Está en la página 1de 3

CURSO AVANZADO EN DERECHO CONSTITUCIONAL

IBEROAMERICANO

Módulo II: Interpretación y Argumentación Jurídica (Sección “B)

EFICACIA DEL MÉTODO DOGMÁTICO FRENTE


AL EXEGÉTICO (ENSAYO N° 1)

Presentado por:
Isaí Alexander Coreas Chavarría (El Salvador)

21 de enero de 2018
EFICACIA DEL MÉTODO DOGMÁTICO FRENTE AL EXEGÉTICO1
La interpretación jurídica, en un sentido amplio se entiende como la atribución de
significado a un enunciado jurídico, ya sea un contrato, reglamento, ley, la Constitución
y otros. Históricamente esta actividad de “interpretar”, ha representado serias
dificultades, desde su método hasta los resultados obtenidos con el sentido que se le
ha dado a los textos jurídicos.
En cuanto a los métodos tradicionales de interpretación, haré referencia a dos de
ellos: Exegético y Dogmático. En el primero, “la función del Juez consiste en indagar
en lo expresado por la norma, cuál ha sido la intención del legislador al dictarla; ello
significa que se identifica la ley con la voluntad del legislador y que se atribuye a la
labor interpretativa la misión de descubrir esa voluntad, revelándose en esta forma el
sentido de la ley”2. Al respecto, el autor Rodolfo L. Vigo, refiere que en el referido
método “los jueces repiten dogmáticamente la norma legal para el caso, sin valoración
ni creación alguna”3
A pesar de lo anterior, existieron diversos aportes para la interpretación con la
implementación de este método, entre ellos los del autor alemán Savigny, quien
estableció cuatro elementos para realizar exitosamente esta actividad, siendo los
siguientes: a) elemento literal; b) elemento lógico; c) elemento sistemático; y d)
elemento histórico. Conforme al primero, basta comprender el significado de las
palabras que integran un texto jurídico para saber cuál es su sentido o alcance; el
segundo, busca la intención del legislador conforme al texto en su conjunto y sus
relaciones con otras normas atinentes al mismo objeto de regulación o conectadas con
éste; en el tercero, la interpretación se hace no solamente sobre la base de una
relación directa e inmediata entre normas próximas, sino con conexiones mucho más
remotas y amplias, hasta llegar a una interpretación que comprometa los principios en
1
Redactado por: Isaí Alexander Coreas Chavarría, como actividad de la semana 1 del Módulo:
Interpretación y Argumentación Jurídica. Curso Avanzado en Derecho Constitucional Iberoamericano en
el Instituto Iberoamericano de Altos Estudios Judiciales.
2
Bernard, Brigitte, Interdisciplinariedad y nomodinámica jurídica: ensayo de contribución metodológica.
La Universidad del Zulia, Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, Instituto de Filosofía del Derecho
«Dr. J.M. Delgado Ocando», 1998, p. 184.
3
Vigo, Rodolfo Luís, De la interpretación de la ley a la argumentación desde la Constitución: realidad,
teorías y valoración. Díkaion [en linea] 2012, 21 (Junio): [Fecha de consulta: 21 de enero de 2018]
Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=72024685007>
que descansa todo el ordenamiento jurídico como una unidad; y el cuarto, se refiere a
la investigación de la historia del texto y motivos que prevalecieron en el legislador para
su aprobación. Vale destacar que esos elementos no se aplican aisladamente, sino en
su conjunto para la resolución de los casos judiciales. Ahora bien, como resultados de
la interpretación, se tienen en este método la interpretación declarativa y la
correctiva; la segunda, a su vez se divide en abrogante y extensiva.
Por otra parte, se tiene el Método Dogmático de interpretación jurídica,
mediante el cual, “una vez sancionada la ley, se independiza de la voluntad de su autor
y vive a través de su texto una vida autónoma”4; en el mismo se identifican tres
principales etapas de desarrollo: la primera, en la cual este método se interesó en un
primer momento en la ratio legis de la norma, es decir, sus fundamentos o en los
principios en que descansaba; segundo, adquirió relevancia su finalidad y se empezó
a hablar de interpretación teleológica; y en un tercer momento, se da la corriente
histórico-evolutiva, como prolongación del método dogmático, según la cual, su
autonomía al desprenderse de la voluntad del legislador, adquiere todo su sentido,
pues permite asociar el Derecho con las condiciones histórico-sociales en las cuales
surge y se desarrolla.

Conforme a lo antes expuesto, concluyo que el Método Dogmático, tiene mayor


eficacia que el Exegético, debido a que la rigurosidad de este último en cuanto a la
literalidad de la ley en busca de la voluntad del “sabio” legislador, puede llevar a
diversas injusticias en el resultado de la interpretación, tomando en cuenta la
excepcionalidad que representa la interpretación correctiva y sus estrechos límites en
la praxis judicial; por tanto, más allá de lo que el legislador “quiso” decir, la
interpretación debe estar orientada al fundamento o principio en que descansaba la
promulgación de la ley; asimismo, los fines que pretende y finalmente, tomar en cuenta
las condiciones histórico-sociales a partir de las cuales, la ley surge y se desarrolla;
todo esto, con un amplio respeto a los derechos y garantías fundamentales de la
persona humana.

4
Bernard, Brigitte, Ob. Cit. p. 191.

También podría gustarte