Está en la página 1de 5

6 Aportaciones de Leibniz a la Filosofía y a la

Sociedad
Por

Alberto Cajal

Gottfried Wilhem Leibniz fue un matemático y filósofo alemán. Nació el 1 de julio de 1646 en Leipzig, Alemania y
murió el 14 de noviembre de 1716 en Hannover, Alemania. Sus estudios se ubican en las áreas de la
matemática, metafísica, lógica, teología y lingüística.

Sin embargo, sus aportes van mucho más allá, habiendo sentado nociones para ciencias posteriores como la
medicina, la geología, la biología, la psicología y la ingeniería.

Como matemático, sus aportes más famosos fueron la creación del sistema binario moderno y el cálculo
infinitesimal. Como filósofo, fue uno de los grandes racionalistas del siglo XVII junto a Descartes y Spinoza, y es
reconocido por su optimismo metafísico.

La Enciclopedia Británica lo describe como: “Un hombre capaz tanto de pensar por varios días sentado en la
misma silla, como de recorrer las rutas de Europa en verano e invierno. Un trabajador infatigable, un frecuente
escritor de cartas, un patriota y cosmopolita, un gran científico y uno de los espíritus más poderosos de la
civilización occidental.” (Belaval, 2017). Leibniz fue, sin duda, un pensador de ideas fértiles y un intelectual
integral.
Los aportes más importantes de Leibniz

Aportes en matemáticas

Fueron varios los aportes de Leibniz a las matemáticas; el más conocido y polémico es el cálculo infinitesimal. El
cálculo infinitesimal, o simplemente cálculo, es una parte de la matemática moderna que estudia los limites,
derivadas, integrales y series infinitas.

Tanto Newton como Leibniz presentaron sus respectivas teorías del cálculo en un lapso de tiempo tan corto, que
llegó inclusive a hablarse de plagio.

Hoy en día ambos se consideran coautores del cálculo, sin embargo, terminó por utilizarse la notación de Leibniz
por su versatilidad.

Fue Leibniz, además, quien le dio el nombre a este estudio y quien le aportó la simbología utilizada hoy en día: ∫
y dy = y²/2.

En 1679, Leibniz ideó el sistema binario moderno y lo presentó en su trabajo Explication de l’Arithmétique
Binaire en 1703. El sistema de Leibniz usa los números 1 y 0 para representar todas las combinaciones
numéricas, a diferencia del sistema decimal.

Aunque a menudo se le atribuye su creación, el mismo Leibniz admite que este descubrimiento se debe al
estudio profundo y a la reinterpretación de una idea ya conocida en otras culturas, especialmente la china.

El sistema binario de Leibniz se convertiría más adelante en la base de la computación, ya que es el que rige casi
todas las computadoras modernas.

Leibniz también fue un entusiasta en la creación de máquinas calculadoras mecánicas, proyecto que estuvo
inspirado por la calculadora de Pascal.

La Stepped Reckoner, tal como le llamó, estuvo lista en 1672 y fue la primera que permitió realizar operaciones
de adición, sustracción, multiplicación y división. Para 1673 ya la presentaba a algunos de sus colegas de la
Academia de Ciencias de Francia.

La Stepped Reckoner incorporaba un dispositivo de engranaje de tambor escalonado, o “rueda de Leibniz”.


Aunque la máquina de Leibniz no fue práctica debido a sus fallas técnicas, sentó la base para la primera
calculadora mecánica comercializada 150 años después.

Información adicional acerca de la máquina calculadora de Leibniz está disponible en el Computer History
Museum y en la Encyclopædia Britannica.

Aportes en filosofía

Resulta complicado englobar la obra filosófica de Leibniz, ya que, aunque abundante, está basada principalmente
en diarios, cartas y manuscritos.
A lo largo de su vida, Leibniz solo publicó un libro, La “Teodicea” y el otro, “Nuevos ensayos sobre el
entendimiento humano” fue publicado de manera póstuma, en 1765.

Dos de los principios filosóficos más importantes propuestos por Leibniz son la continuidad de la naturaleza y la
razón suficiente.

Por una parte, la continuidad de la naturaleza está relacionada al cálculo infinitesimal: un infinito numérico, con
series infinitamente grandes e infinitamente pequeñas, las cuales siguen una continuidad y pueden ser leídas de
adelante hacia atrás y viceversa.

Esto reforzó en Leibniz la idea de que la Naturaleza sigue ese mismo principio y por tanto “no hay saltos en la
Naturaleza”.

Por otra parte, la razón suficiente se refiere a que “nada ocurre sin una razón”. En este principio hay que tomar
en cuenta la relación sujeto-predicado, es decir A es A.

“Para cada predicado cierto de un sujeto, debe haber un conjunto de otros predicados verdaderos que
constituyen una razón suficiente para su verdad.” (Douglas Burnham, 2017).

Es decir, estos predicados se mantienen unidos al sujeto como una serie de explicaciones de la razón suficiente
del mismo.

Este concepto está muy relacionado al de plenitud o mónadas. En otras palabras, ’Mónada’ significa aquello que
es uno, no tiene partes y es ,por tanto, indivisible.

Estas son las cosas fundamentales existentes (Douglas Burnham, 2017). Las mónadas se relacionan a la idea de
plenitud debido a que un sujeto pleno es la explicación necesaria de todo cuanto contiene.

Leibniz explica las acciones extraordinarias de Dios al establecerlo como el concepto completo, es decir, como la
mónada original e infinita.

Leibniz es muy conocido por su optimismo metafísico. “El mejor de los mundos posibles” es la frase que mejor
recoge la tarea de Leibniz de responder a la existencia del mal.

Según Leibniz, de entre todas las posibilidades complejas dentro de la mente de Dios, es nuestro mundo el que
refleja las mejores combinaciones posibles y para lograrlo, existe una relación armónica entre Dios, el alma y el
cuerpo.

A través de la Teodicea, Leibniz expone a plenitud esta idea. La Teodicea fue el único libro que publicó Leibniz
durante su vida. El libro fue publicado en 1710 y su nombre completo es “Ensayo de Teodicea sobre de la
bondad de Dios, la libertad del hombre y el origen del mal”.

Este libro es la única obra filosófica extensa que el filósofo alemán publicó durante su vida. Contiene las
principales tesis y argumentos de lo que comenzó a ser conocido ya en el siglo XVIII como “optimismo” (…): una
teoría racionalista sobre la bondad de Dios y su sabiduría, sobre la libertad divina y humana, la naturaleza del
mundo creado y el origen y el significado del mal.
Esta teoría se resume a menudo con la famosa y frecuentemente mal interpretada tesis leibniziana de que este
mundo, a pesar de la maldad y el sufrimiento que contiene, es “el mejor de todos los mundos posibles.” (Caro,
2012).

La Teodicea es el estudio racional leibziniano de Dios, con el cual trata de justificar la bondad divina aplicando
principios matemáticos a la Creación.

Aportes en literatura

Leibniz adquirió una gran cultura tras leer los libros de la biblioteca de su padre. Tuvo un gran interés por la
palabra, era consciente de la importancia del lenguaje en los avances del conocimiento y el desarrollo intelectual
del hombre.

Fue un escritor prolífico, publicó cuantiosos panfletos, entre los que sobresale “De jure suprematum“, una
importante reflexión sobre la naturaleza de la soberanía.

En muchas ocasiones firmó con seudónimos. Escribió cerca de 15000 cartas enviadas a más de mil destinatarios.
Muchas de ellas tienen la extensión de un ensayo, más que cartas eran tratados sobre distintas materias de su
interés.

Publicó numerosos libros en vida, pero dejó infinidad de escritos sin publicar, tanto que aun hoy se siguen
editando sus obras. La obra completa de Leibniz ya supera los 25 volúmenes, con un promedio de 870 páginas
por volumen.

Además de todos sus escritos acerca de Filosofía y Matemáticas, tiene escritos médicos, políticos, históricos y
lingüísticos.

Aportes en Topología

Leibniz fue el primero que uso el término analysis situs o sea, análisis de la posición, que se utilizaría después
en el siglo XIX para hacer alusión a lo que se conoce hoy como topología.

De manera informal, se puede decir que la topología se encarga de las propiedades de las figuras que
permanecen invariables.

Podemos observar que cuando Leibniz escribió: “La línea recta es una curva que tiene todas sus partes similares
a su totalidad”, estaba sentando las bases de la topología hace más de dos siglos.

Aportes en Medicina

Para Leibniz la medicina y la moral estaban íntimamente relacionadas. Consideraba la medicina y el desarrollo
del pensamiento médico como el arte humano más importante, después de la teología filosófica.

Fue parte de genios científicos que como Pascal y Newton, utilizaron el método experimental y el razonamiento
como base de la ciencia moderna, que además fue reforzada por el invento de instrumentos tales como
el microscopio.
Leibniz apoyó el empirismo médico, pensó en la medicina como una base importante de su teoría del
conocimiento y la filosofía de la ciencia.

Creyó en el uso de las secreciones corporales para diagnosticar la condición médica de un paciente. Fueron
claros sus pensamientos sobre la experimentación con animales y la disección de estos para el estudio de la
medicina.

Además hizo propuestas para la organización de las instituciones médicas, incluyendo ideas sobre salud pública.

Aportes en Religión

Leibniz era cristiano luterano y como buen hijo de su época, era un ferviente creyente en Dios y en sus
propuestas filosóficas, siempre lo ubicó el lugar más importante.

Su referencia a Dios se hace clara y habitual en sus escritos. Concebía a Dios como idea y como ser real, como el
único ser necesario, que crea el mejor de los mundos.

Para Leibniz, dado que todo tiene una causa o razón, al final de la investigación hay una única causa de donde
todo se deriva. El origen, el punto donde se inicia todo, esa “causa incausada”, es para Leibniz el mismo Dios.

Leibniz fue muy crítico con Lutero y lo acusó de rechazar la filosofía como si fuera enemiga de la fe.

Además, analizó la función y la importancia de la religión en la sociedad y su distorsión al volverse solo ritos y
fórmulas, que llevan a una falsa concepción de Dios como ser injusto.

Referencias

1. Belaval, Y. (2017). Encyclopædia Britannica. Obtenido de Gottfried Wilhelm Leibniz: britannica.com.


2. Caro, H. D. (2012). The Best of All Possible Worlds? Leibniz’s Optimism and its Critics 1710 –
1755. Obtenido de Open-Access-Repositorium der Humboldt-Universität zu Berlin : edoc.hu-berlin.de.
3. Douglas Burnham. (2017). Gottfried Leibniz: Metaphysics. Obtenido de Internet Encyclopedia of
Phylosophy: iep.utm.edu.
4. History of Computers and Computing. (2017). The Stepped Reckoner of Gottfried Leibniz. Obtenido
de History of Computers and Computing: history-computer.com.
5. Lucas, D. C. (2012). David Casado de Lucas. Obtenido de Notaciones en el Cálculo Diferencial:
casado-d.org.

https://www.lifeder.com/aportaciones-de-leibniz/