Está en la página 1de 5

La Discapacidad intelectual (DI)

¿Qué es?

D
e acuerdo con Sulkes (2018) la discapacidad intelectual (DI) es una
condición en la que el funcionamiento intelectual de la persona que está
muy por debajo de los niveles promedio de inteligencia (puntuaciones
obtenidas de CI mediante pruebas estandarizadas) así como también posee cierto
grado de dificultad al desarrollar conductas adaptativas y se manifiesta antes de
los 18 años.

El concepto de discapacidad intelectual (DI) surge ahora como redefinición de lo


que antes era llamado “discapacidad cognitiva” o “retraso mental”. es plausible el
cambio de esta terminología pues anteriormente daba a al individuo un concepto
de estigma, degradante, despectivo e incluso peyorativo para referirse a las
personas con esta condición. Calderón (2017) afirma: “Esta nueva terminología
abre las posibilidades a una mejor comprensión y trato de las personas y las
coloca con nuevas posibilidades de inclusión”.

La DI se clasifica en 4 tipos que son leve, moderada, grave y profunda, es


importante hacer notar que cada condición se manifiesta más por el tipo de
apoyos que requiere principalmente en tres áreas de atención de la inteligencia
que son conceptual (análisis, síntesis, memoria, hablar, leer, escribir, contar,
sumar, restar etc.) Social (formas y modos de relacionarse con los demás, afectos,
control de impulsos etc.) y practica (desarrollo de habilidades comunes como
comer, vestir, manejar dinero etc.). Cada uno de estos tipos de discapacidad
llevara consigo distintos grados de apoyo en función de las características del
individuo así como también de su entorno.

¿Cuáles son las causas de la discapacidad intelectual?

Calderón (2017) sostiene que existen una gran multiplicidad de factores que
generan DI, se pueden clasificar de manera general como genéticos y
ambientales. Los genéticos abarcan determinados síndromes (Down, X frágil,
Angelman entre otros) así como también enfermedades congénitas como
microcefalia e hidrocefalia, enfermedades orgánicas e incluso asociadas a
trastornos mentales como la depresión o la esquizofrenia.

Entre las causas ambientales figuran aquellos factores que se manifiestan antes,
durante o después del nacimiento de un bebe, por ejemplo si la persona tiene
VIH; o rubeola y queda embarazada, si durante el embarazo no consume ácido
fólico, consume alcohol tabaco o drogas o se expone a agentes químicos como
mercurio o plomo o si al momento del parto el bebe tiene falta de oxigenación en
su cerebro o sufre un traumatismo cráneo encefálico e incluso si su entorno de
crianza es carente de afecto, seguridad y provisto de violencia o pobreza.

Todos estos factores podrían desencadenar que una persona tenga discapacidad
intelectual, la cual en la mayoría de los casos no es detectable en un primer
momento sino hasta que el niño entra en edad escolar y empieza a mostrar
retrasos significativos en las áreas intelectual, social, motriz, afectiva en
comparación con los niños de su edad.

¿Cómo enseñar a una persona con DI?

En alusión a lo que comentan Valdespino y Lobera (2010) una característica


importante del modo de pensar del niño con DI es que tiene una forma egocéntrica
de pensar y de relacionarse, la atención y la memoria son muy breves y las
actividades que realiza llegan a ser repetidas y mecanizadas por lo tanto al
momento de querer enseñarle contenidos escolares o habilidades adaptativas
para la vida, se debe buscar formas llamativas de transmitirle la información
atendiendo al estilo de aprendizaje que el niño posee y que sean concisas,
funcionales y sostenidas..

Es importante trabajar desde diversas perspectivas profesionales para ayudar al


niño a potenciar los recursos que posee y trabajar en los que puede conseguir, asi
como también trabajar con su familia para que aprendan a convivir y que
coadyuven en el desarrollo funcional del niño con DI.
Experiencia con la discapacidad intelectual,

El maestro Adrián Sánchez Solís imparte el sexto grado y los tres niveles de
secundaria en una escuela de educación especial ubicada en una comunidad
urbana de la zona oriente del estado de Michoacán, cuando ha trabajado con
alumnos que tienen discapacidad intelectual comenta que sus familias son
personas de estrato económico bajo y por lo tanto no tienen la capacidad de
obtener atención psicológica para sus hijos priorizando sus necesidades
educativas especiales de manera privada, por lo tanto solo cuentan con los
servicios que pudiera ofrecer la escuela. Aunque no existe un diagnostico
psicológico como tal que determine que un niño tiene discapacidad intelectual, el
maestro está capacitado para definir el grado de DI que tiene un alumno a través
de pruebas formales que miden principalmente la capacidad cognitiva del alumno,
capacidad motriz, contexto socio afectivo así como también el desarrollo de
habilidades y conductas adaptativas para poder así integrarlo al grado escolar que
corresponde.

Desde la experiencia del profesor únicamente ha trabajado con la discapacidad


intelectual en grado leve, lo que no significa que los alumnos con esta condición
no hayan requerido apoyos especiales para lograr un mejor desarrollo, ya que
algunos incluso han necesitado complementos visuales o auditivos o
competencias lingüísticas específicas para potenciar un mejor aprendizaje así
como también entrenamiento en habilidades comunes como la manera correcta de
comer o vestirse.

Refiere además que aunque sus alumnos en apariencia física e incluso en el


desarrollo de sus habilidades adaptativas son las habituales como en cualquier
otra persona, no es así en su desarrollo cognitivo pues las características de su
pensamiento como lo son el análisis, la generalización, la síntesis, la anticipación,
la planificación o la diferenciación de cosas o experiencias diversas es más lenta
en este tipo de alumnos o simplemente no existe. También destaca que la manera
de pensar de algunos alumnos es infantil, egocéntrica y muy limitada a pesar de
que su edad cronológica es mayor.
La forma de trabajo del profesor Adrián es mediante estrategias diversificadas con
el grupo poniendo especial atención en la impartición de competencias básicas de
español y matemáticas como leer, escribir, contar y sumar aunque sabe que
algunos de sus alumnos poseen DI, de vez en cuando trata de homogenizar el
grupo con alumnos formando centros de trabajo con los niños que poseen ciertas
características comunes en sus diferentes capacidades para que se ayuden
mutuamente a construir su aprendizaje, sin embargo reconoce que no es fácil y
que la mayoría del tiempo trabaja individualmente con cada uno pues todos tienen
necesidades educativas especiales diferentes y ha llegado a estar incluso más
tiempo ya fuera del horario escolar ayudando a sus alumnos.
REFERENCIAS

Calderón, R. (23 de mayo 2017) Discapacidad intelectual (DI): Todo lo que


necesitas saber para comprenderla [Cognifit. Salud, cerebro y neurociencia].
Recuperado de https://blog.cognifit.com/es/discapacidad-intelectual/

Sulkes, S. 21 de febrero de 2018.Discapacidad intelectual. Kenilworth NJ USA:


Manual MSD. Recuperado de http://www.msdmanuals.com/es/hogar/salud-
infantil/trastornos-del-aprendizaje-y-del-desarrollo/discapacidad-intelectual.

Valdespino L. y Lobera J. (2010). Discapacidad intelectual: Guía practica para la


inclusión en educación inicial y básica. [Documento PDF] México D.F. Pp. 16-18.
Disponible en:
http://www.educacionespecial.sep.gob.mx/2016/pdf/discapacidad/Documentos/Ate
ncion_educativa/Intelectual/2discapacidad_intelectual.pdf