Está en la página 1de 98

LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m.

PÆgina 1

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

“La Esperanza de todas


las eras es un Mundo
Unificado de Paz”
Rev Sun yung oon
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 2

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

INDICE
MENSAJE de bienvenida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4

INTRODUCCIÓN al Seminario para Embajadores de la Paz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

DISCURSO Principal - Plenario de Apertura "Buen Gobierno para un Mundo en Crisis" . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7


Rev. Dr. Chung Hwan Kwak, Presidente de la FIIPM y del CIIP

CAPITULO l: Principios para la paz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11


Introducción
Primer Principio Universal - Dios es el Padre de la Humanidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Segundo Principio Universal - La Naturaleza Humana Esencial es la Espiritual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Tercer Principio Universal - Vivir por el bien de los demás . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Cuarto Principio Universa - El Matrimonio es una Institución Sagrada y la Familia es la . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
Escuela del Amor y los Valores y Virtudes Espirituales y Eticas
Quinto Principio Universa -El Diálogo y la Cooperación entre las Religiones es esencial para la Paz . . . . . . . . 15
La ruptura de los humanos con Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
La Restauración: Fundamento de Fe y de Sustancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
Las luchas y la solución de los Conflictos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Amar a los enemigos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
Iniciativas y Actividades basadas en estos Principios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20

CAPITULO ll: El mundo en un punto de transición (Liderazgo Responsable y Buen Gobierno) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21


Modelos Básicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Liderazgo Responsable que sea un Modelo para los ciudadanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Las Dos Dimensiones Del Buen Gobierno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Implicaciones Globales y las Naciones Unidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
El Diálogo y la Armonía Interreligiosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
La formación de un Consejo Interreligioso en las Naciones Unidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31

CAPITULO lll: La Necesidad de una Educación del Carácter . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21


Prefacio
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
Las influencias comparativas en la vida de la juventud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
Parte 1: La Prioridad De Una Educación Moral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
LA EDUCACIÓN MORAL TRADICIONAL
Parte 2 - Las Tendencias en la Educación Moral de los Estados Unidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
A. Un colapso de los valores tradicionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
LAS RAÍCES FILOSÓFICAS DE LA CLARIFICACIÓN DE VALORES
EL APRENDIZAJE A TRAVÉS DEL DIÁLOGO
REMORDIMIENTOS SOBRE LA NEUTRALIDAD DE VALORES
B. Educación del carácter . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
LO COMÚN EN LA EDUCACIÓN MORAL
Parte 3 - Las Metas de la Educación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
La eficacia de la educaciòn del caracter . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
A. Un carácter maduro
DISTINTAS PERSONALIDADES UNIDAS EN EL CARÁCTER
B. Relaciones afectuosas y la familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
PRINCIPIOS MORALES COMUNES Y RECONOCIDOS POR LAS PRINCIPALES CULTURAS MUNDIALES

2
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 3

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

C. Dominio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
Conclusión: una educación equilibrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
La súplica de un director . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
Apendice - Sugerencias para fomentar un buen caracter . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
Promocionar la madurez personal
Promocionar relaciones afectuosas
Promocionar formas de contribuir a la sociedad
Referencias del Capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51

CAPITULO IV: La Familia como Escuela del Amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52


Prefacio
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
Una muestra de puntos de vista académicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
Parte 1: El orden y las posiciones en la familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
A. El Orden Natural en la Familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .55
B. Los tres ejes de los lazos familiares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
Armonizando las perspectivas de Oriente y de Occidente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
Parte 2: Las cuatro dimenciones del corazón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
A. La dimensión del corazón del niño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
B. La dimensión del corazón de hermanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
CONTEXTOS MAS AMPLIOS PARA EL CRECIMIENTO DEL CORAZÓN
UN AMBIENTE PROTECTOR PARA LOS ADOLESCENTES
C. La dimensión del corazón de los conyuges . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
D. La dimensión del corazón de los padres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
EL AMOR PUEDE LLEGAR DESDE MUCHAS DIRECCIONES
Parte 3: La ética familiar como base para una sociedad cívica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .65
A. La sociedad es la extensión de la familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
LA FAMILIA Y LA SOCIEDAD CÍVICA
B. Los tres roles del sujeto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
ENCONTRANDO UN EQUILIBRIO ENTRE INTERESES VERTICALES Y HORIZONTALES
C. La familia encaja en el orden social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
ARMONIZANDO LAS DIMENSIONES ESPIRITUALES Y MATERIALES
D. Las familas fuertes tienen un enfoque más allá de su propia existencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
MODELOS DE EMPRESAS COMERCIALES CO-LABORALES
E. Trabajando para el bien más grande . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
LA PIEDAD FILIAL COMO LA BASE DE LA VIRTUD
F. La piedra angular de la paz mundial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Referencias del Texto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

CAPITULO V: El servicio público: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74


Vivir por el bien de los demás y una nación de ideales y principios

CAPITULO VI: Diez mandamientos para traer paz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

CAPITULO VII: La misión y responsabilidad de los Embajadores de la Paz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82

DISCURSO Tiempo de Liderezgo y de Buen Gobierno para Garantizar la Paz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93


Rev. Dr. Chung Hwan Kwak, Presidente de la FIIPM y del CIIP

3
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 4

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

ESTIMADOS EMBAJADORES DE LA PAZ


ESTIMADOS LECTORES EN GENERAL

L
e presentamos este Manual, que contiene apuntes de las conferencias que se ofrecen en los seminarios
nacionales y regionales de la Federación Interreligiosa e Internacional para la Paz Mundial, eventos des-
tinados a educar y designar a los nuevos Embajadores de la Paz en cada nación.

El presente sumario se ha basado en las versiones de las disertaciones que se han estado ofreciendo aquí, que son
una explicación en español - con algunos agregados y cambios - de las que se ofrecen en el ámbito internacional.

En Uruguay ya se han realizado diez seminarios para Embajadores de la Paz, y se ha estado trabajando en for-
ma constante a fin de mejorar y desarrollar el contenido educativo de los seminarios para Embajadores de la Paz,
los textos y programas en power point que las ilustran..

Es como ya dijimos, un manual que contiene anotaciones y esquemas, y no constituye la versión final de las
conferencias, tanto en sus textos, como en el contenido y diseño de los programas visuales de apoyo a los diser-
tantes. Una recopilación destinada al estudio y la reflexión, para tener una mejor base de conocimiento y permi-
tiendo así, saber más sobre el pensamiento y visión que anima tanto a la FIIPM como al Consejo Interreligioso e
Internacional para la Paz, organización mundial, que busca ser un "modelo" para las futuras Naciones Unidas, re-
formadas, que integren dentro de sí la dimensión espiritual y la visión de las religiones.

Entre los temas que contiene este compendio están dos discursos del Reverendo Chung Hwan Kwak, Presiden-
te de la FIIPM. Uno, dado en el mes de enero del presente año, en Seúl, presentando al Consejo Interreligioso e In-
ternacional, ante centenares de líderes tanto religiosos, como políticos y académicos de todo el mundo. Otro, es el
ofrecido el año pasado, relativo al papel de EE.UU. en el mundo actual y su relación con la Organización de Nacio-
nes Unidas. Creemos que ambos, por distintas razones, constituyen dos documentos importantes para apreciar la
visión de la FIIPM.

Además de esto, el núcleo del manual lo constituyen cinco presentaciones de la FIIPM. Cuatro de origen inter-
nacional: "Filosofía para la Paz: Cinco Principios Básicos"; "Liderazgo y Buen Gobierno"; "Diez Mandamientos para
la Paz" y "La Misión de los Embajadores de la Paz". Una local, desarrollada enteramente por el capítulo uruguayo,
titulada: "Servicio Público: Vivir por el bien de los demás".

En particular dos de ellas, "Filosofía para la Paz: Cinco Principios Básicos" y "Diez Mandamientos para la Paz"
son los fundamentos filosóficos-éticos para la acción del Consejo Interreligioso e Internacional, una obra que los
Embajadores de la Paz deben sostener con toda su sabiduría, experiencia, y recursos.

Finalmente hay dos presentaciones de una institución relacionada con la FIIPM, la Fundación Educativa Inter-
nacional. Dichas presentaciones son: "La Necesidad de una Educación del Carácter" y "La Familia como Escuela del
Amor", y se ofrecen en los seminarios para Embajadores de la Paz, como parte de una visión sobre un desarrollo
humano integral, a partir del perfeccionamiento del carácter, el corazón y los valores de una persona; y de la cons-
trucción de Familias que sean Escuelas del Amor, y que como la célula básica de la sociedad y la civilización, sean
también creadoras del estándar para el desarrollo social.

Todos los textos, a excepción de los discursos del Reverendo Kwak, están acompañados con la impresión de las
diapositivas que se proyectan en las diferentes conferencias. De esta forma el lector podrá relacionar, lo que lee,
con el elemento correspondiente que lo ilustra.

Por último, el objetivo más importante de este manual es la aspiración de trasmitir, de la mejor forma posible,
la visión, las ideas y los principios que el fundador de la FIIPM, Reverendo Sun Myung Moon, ha dado como su he-
rencia a los Embajadores de la Paz. Una herencia destinada a ser usada como la mejor y más noble arma en el afán
de traer reconciliación, paz, y unidad en el mundo.

Que Dios bendiga el trabajo de los Embajadores de la Paz en las Américas.

Montevideo, Julio de 2004

4
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 5

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

INTRODUCCIÓN
AL SEMINARIO PARA EMBAJADORES DE LA PAZ

os seminarios internacionales de liderazgo de la FIIPM, fueron iniciados por el fundador de la FIIPM,


M Dr. Sun Myung Moon, para brindar presentaciones informadas, inspiradoras y con aporte de solucio-
nes sobre los aspectos vinculados a los temas críticos de nuestra época. La FIIPM destaca varios prin-
cipios nucleares que constituyen el fundamento de su visión, su carácter institucional y sus programas. Ellos son:

✔ La familia es la unidad social más fundamental, su salud, vigor y vitalidad son críticos para el bienestar de
la sociedad en su concepto más amplio y de la nación.
✔ La armonía interreligiosa es esencial para la paz mundial
✔ Los líderes políticos, religiosos, académicos, de los medios de comunicación y de la sociedad civil deben
trabajar cooperativa y amistosamente en el trato de los problemas críticos de nuestras sociedades, de nues-
tras naciones y del mundo
✔ La educación de la juventud debe dirigirse no sólo al desarrollo de la carrera profesional, sino al desarro-
llo del carácter y la moral
✔ La armonía humana y la paz requieren que todas las personas compartan y practiquen los principios con-
cernientes a "vivir para el bien de los demás" y "superar las barreras de raza, religión, cultura, nacionali-
dad, etc."-que históricamente han dividido a los pueblos

Este seminario aspira a reunir a los ciudadanos de un amplio rango de actividad para explorar caminos que
lleven al fortalecimiento y revitalización de las familias y para dotar a la juventud actual con una visión moral
que los inspire en el logro de su más alto potencial. Entre los temas que se cubrirán figuran:

- Principios para la Paz


- El Imperativo Interreligioso
- Una Visión para el Liderazgo Responsable y El Buen Gobierno
- Servicio Público: Vivir por el Bien de los demás
- El Desarrollo Humano Integral: Educación del Carácter y de los Valores
- La Familia, Escuela del Amor
- La Misión de los Embajadores de la Paz

Este seminario proveerá en efecto herramientas para la formación de ideas, recursos, planes de estudio y
proyectos estratégicos de acción, que puedan servir para el bienestar de nuestras sociedades y naciones.

AUSPICIANTE
La Federación Interreligiosa e Internacional para la Paz Mundial (FIIPM), fundada por el Rev. Sun Myung Moon
y su señora en 1999, fue establecida para tender una red global de líderes mundiales dedicados a trabajar jun-
tos cooperativamente para la paz mundial. Mediante sus muchas iniciativas que abarcan el mundo, la FIIPM pro-
mueve una amplia gama de esfuerzos encaminados hacia la paz a cargo de líderes políticos, religiosos, acadé-
micos, lideres de los medios de comunicación, líderes de las ONG's entre otros.

Los propósitos principales de la FIIPM incluyen:

· La promoción de la educación moral para la juventud


· El fortalecimiento de los matrimonios y las familias
· La promoción del diálogo interreligioso
· El apoyo a la visión de reformar las Naciones Unidas
· La superación de las barreras que dividen a los pueblos; barreras tales como raza, religión, cultura y nacionalidad
· La práctica de la ética de "vivir para el bien de los demás"

5
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 6

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

A partir de su fundación, la FIIPM, ha puesto gran énfasis en la educación y como uno de sus primeros em-
prendimientos la FIIPM comenzó una serie de seminarios educativos internacionales centrados en "el fortaleci-
miento de la familia y la edificación de una cultura de paz". Durante la Asamblea 2000 de la FIIPM, que tuvo
lugar en Nueva York en el edificio de las Naciones Unidas del 17 al 20 de agosto de 2000, sobre el tema "La
Renovación de las Naciones Unidas y la Edificación de una Cultura de Paz", el fundador de la FIIPM reafirmó la
importancia de los programas educativos internacionales. Centrados en esos temas, los programas educativos
se llevaron a cabo en 185 países al terminar el año 2000. En programas para el año 2001 la FIIPM, buscó com-
plementar otros temas de las Naciones Unidas tales como "El Diálogo entre las Civilizaciones", "El Día Interna-
cional de las Familias" y el "Año Internacional de los Voluntarios". Durante los años 2002 y 2003 la FIIPM, ha
desarrollado las siguientes iniciativas:

· Prevención del VIH/SIDA


· Paz en el Medio Oriente y Peregrinaciones Interreligiosas e Internacionales a Tierra Santa
· Seminarios en Gaza
· Un Consejo Religioso en el seno de las Naciones Unidas
· La formación del Consejo Interreligioso e Internacional para la Paz, como "modelo" de unas Naciones
Unidas integrales
· Una serie de Simposios ONU-EE.UU

La FIIPM tiene capítulos en todo el mundo, cada uno integrado por un núcleo de dedicados voluntarios que
trabajan en el establecimiento de familias, sociedades y naciones que deseen fomentar la paz. Los seminarios
internacionales de liderazgo, que comenzaron en febrero de 2001, ofrecen un programa que contribuye a la edu-
cación permanente de líderes y voluntarios nucleares que sostienen en todo el mundo la actividad de los capí-
tulos nacionales de la FIIPM. Estas personas son designadas como Embajadores de la Paz, que representan a la
FIIPM y promueven sus propósitos de paz en todo el mundo.

En todos sus programas la FIIPM sostiene el principio fundamental de "vivir para el bienestar de los demás".
El lema de la FIIPM "la esperanza de todas las épocas es un mundo unificado de paz", que guía y concentra to-
dos nuestros esfuerzos.

6
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 7

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

"BUEN GOBIERNO PARA UN MUNDO EN CRISIS"


CUMBRE MUNDIAL DEL LIDERAZGO Y EL GOBIERNO

DISCURSO PRINCIPAL - PLENARIO DE APERTURA


R EV. DR. C HUNG HWAN KWAK, PRESIDENTE DE LA FEDERACIÓN I NTERRELIGIOSA E
I NTERNACIONAL PARA LA PAZ M UNDIAL Y DEL CONSEJO I NTERRELIGIOSO E I NTERNACIONAL PARA LA PAZ
Seúl, Corea, 26 de Enero de 2004

S
us Excelencias. Distinguidos Líderes mundiales de 160 naciones. Actuales y ex-jefes de Estado y go-
bernantes. Líderes religiosos de todas las tradiciones, eruditos, parlamentarios, líderes cívicos, seño-
ras y señores.

En nombre del Reverendo Sun Myung Moon y su señora, es un honor para mí darles la bienvenida a esta
Cumbre Mundial del Liderazgo y Buen Gobierno, auspiciado por la Federación Interreligiosa e Internacional por
la Paz Mundial (FIIPM) y el Consejo Interreligioso e Internacional para la Paz (CIIP). Les agradezco su asistencia
y su reconocimiento acerca de la importancia de congregarnos aquí a fin de considerar el tema "Buen Gobier-
no para un Mundo en Crisis”.

El 3 de Octubre pasado, la FIIPM lanzó el CIIP. En oportunidad de la reunión inaugural del CIIP, el Rev. Moon
ofreció un discurso sobre el tema la "Eliminación de los límites". En aquel discurso, ofrecido frente a 1500 dele-
gados internacionales presentes, de 160 naciones, él indicó:

"Cuando amamos a nuestros enemigos y nos hacemos uno con ellos, los límites entre nosotros se derrum-
barán. Es por ello que la estrategia y la táctica de Dios ha sido siempre "ama a tu enemigo". No puede haber
mayor estrategia para la paz que esta. A lo largo de la historia este hecho increíblemente ha escapado a la com-
prensión de la humanidad y todavía tiene que ser entendido, aún en los tiempos modernos. Hoy les digo clara-
mente que la estrategia y la táctica de Dios para salvar a la humanidad es amar a tu enemigo. Ustedes y los
miembros de la Iglesia de la Unificación que me han seguido hasta ahora, son los representantes de la historia,
así como del mundo actual, que ahora conoce este increíble secreto del Cielo. Es nuestra responsabilidad ahora
heredar este principio, ponerlo en práctica y volvernos verdaderos seres humanos. Si ustedes cumplen estas co-
sas, pueden estar seguros que serán actores principales en la creación de un mundo de paz."

Cuando consideramos la situación actual del mundo y la necesidad de un buen gobierno, espero que poda-
mos mantener esta cita en mente. El principio fundamental que guía el trabajo del CIIP es "vivir para el bien de
los demás". Por otra parte, este principio puede ser la base de una nueva metodología de paz y buen gobierno.

En el comienzo del año 2004, el Reverendo Moon proclamó el amanecer de la "era del Reino de Paz". El Rei-
no de Paz se refiere al establecimiento de la esfera de la armonía universal, la cooperación y prosperidad entre
todas las personas, más allá de su raza, religión, nacionalidad o cultura. Dentro del Reino de Paz, todos los se-
res humanos pertenecen a una sola familia y un solo linaje de amor verdadero bajo Dios. Los ciudadanos del
Reino de Paz son hermanos que viven juntos en amor verdadero.

El fundamento del Reino de Paz es Dios. La historia humana, debido a la Caída, no ha sido una expresión
del ideal de Dios. Dios ha estado buscando establecer relaciones de amor verdadero entre los seres huma-
nos. Así es que Dios ha buscado un compañero objetivo de amor verdadero. En este tiempo de la historia, es-
te sueño se está volviendo una realidad y toda la humanidad está destinada a relacionarse con Dios como
compañeros objetivos de amor verdadero.

Así, el Reverendo Moon está declarando también el amanecer de la era en la que el eterno Dios vivo puede
ejercer pleno dominio y particularmente dominio de amor verdadero que es el atributo fundamental de Dios. El
Reino de Paz es una esfera caracterizada por el amor verdadero como la base de las relaciones humanas. El Rei-
no de Paz se caracteriza por la práctica de vivir para el bien de los demás.

7
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 8

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

El principio de "vivir por el bien de los demás" no es la enseñanza de una simple religión o una filosofía moral. Uno
puede encontrarlo representado en las sagradas escrituras de prácticamente todas las religiones, por no mencionar a
los grandes filósofos morales. No solamente es una gran enseñanza, sino es un principio de acción y práctica. Nosotros
reconocemos este principio trabajando en las vida de Jesús, Moisés, Mahoma, Buda, Confucio, Sócrates, Gandhi, etc.

Los grandes fundadores de las religiones entendieron este principio, tan básico como las leyes naturales del
universo, ya sea la ley de gravedad o las leyes matemáticas, físicas o químicas. Cuando violamos esta ley, hay
graves consecuencias. La paz en si misma tiene su fundamento en la aplicación de este principio.

Así como Dios es el autor y origen de las más básicas leyes científicas del universo, Dios también es el origen y autor
de las leyes espirituales y morales básicas del universo. Así como nosotros nos ilustramos acerca de circunstancias físicas
a través del conocimiento científico, podemos ilustrarnos acerca de circunstancias espirituales a través de la religión.

La Paz, fundamentalmente, tiene que ver con la calidad de las relaciones. La paz se obtiene cuando las rela-
ciones son armoniosas, equitativas y cooperativas. La armonía se obtiene en el orden natural cuando los objetos
siguen las leyes del universo. La armonía y la paz se obtienen en el orden humano, cuando seguimos las leyes
morales y espirituales del universo.

Por esta razón, sin un entendimiento de Dios y Sus principios, la paz nunca será alcanzada. Como seres hu-
manos, no somos simplemente seres físicos, sino también fuimos creados como seres espirituales. Somos seres
espirituales que existen en cuerpos físicos a través de nuestra vida en la tierra. En un determinado momento, ca-
da uno de nosotros terminaremos nuestra existencia física. Sin embargo, continuaremos existiendo como seres
espirituales y moraremos en el mundo espiritual eternamente.

La razón por la cual los grandes maestros espirituales del mundo nos han aconsejado vivir de acuerdo a prin-
cipios espirituales y evitar estar demasiado apegados a los placeres materiales y el confort, es precisamente por-
que nuestra vida física es temporal. Por cierto, nuestra vida física es apenas más que un campo de entrenamien-
to o escuela preparatoria para nuestra vida eterna. Así como la vida en el vientre materno precede y nos prepara
para nuestra vida en la tierra, la vida en la tierra precede y nos prepara para la vida en el mundo espiritual.

Cuando pensamos en paz, debemos pensar en muchos niveles. Muchas veces relacionamos paz con el poder
administrativo o político. Así es, muchas veces pensamos que la paz existirá mediante una fuerza externa o me-
diante una ley externa. Pero la paz, sin embargo, no comienza en la esfera política o gubernamental. La paz co-
mienza en el individuo.

Además, la paz se mueve desde la dimensión más interna hacia la externa, desde lo invisible a lo visible y
desde lo espiritual a lo físico. Así, cuando hablamos del individuo como fundamento para la paz, nos referimos
más fundamentalmente al carácter interno y la conciencia espiritual del individuo.

El primer desafío para la paz es yo mismo. Si no puedo establecer paz dentro de mi mismo, mediante el es-
tablecimiento de la armonía y la cooperación entre mi mente y mi cuerpo, entonces no puedo esperar el crear la
paz mundial. Por ejemplo, si tengo problemas y conflictos con mi propio carácter no estaré en paz, sin importar
la situación del mundo exterior. De esta forma, la base para la paz es resolver los problemas de mi carácter indi-
vidual. Y resolver los problemas del carácter individual es un asunto de desarrollo espiritual.

El tema para esta conferencia está relacionado con el buen gobierno. El buen gobierno no está simplemente re-
lacionado a los gobiernos. El término buen gobierno se refiere a la forma en que nosotros manejamos o goberna-
mos cierta área o esfera de responsabilidad. Podemos, por lo tanto, hablar de gobierno global, por ejemplo, cuando
consideramos a las Naciones Unidas o de gobierno individual, cuando pensamos en un determinado ser humano.

Así como la paz comienza en el individuo, el buen gobierno también comienza con el individuo y está rela-
cionado primariamente con la forma en la que determinada persona administra sus propios deseos, intereses,
apetitos, pasiones, deberes y obligaciones. Si la persona permite que los deseos egoístas lo dominen o si queda
esclavizado por apetitos físicos o pasiones, podemos decir que esa persona no es capaz de un buen auto-gobier-
no. Por otra parte, y este es un punto muy importante, tal persona probablemente no esté apta para practicar
buen gobierno en otros contextos sociales, por ejemplo en la familia.

8
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 9

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

El gobierno de una casa o una familia es responsabilidad del esposo y la esposa, los padres. Si el esposo o
la esposa no tuvieron la capacidad de practicar en forma exitosa el auto-gobierno, ellos serán débiles para fun-
cionar bien ya sea como esposos o como padres. Dicho de otra forma, una persona que no gobierna sus pro-
pios deseos y que no puede ser una persona de buen carácter, no podrá ser un buen esposo y no podrá, por
otra parte, ser un buen padre. Un padre verdadero es aquel que ha ganado autodominio, que ha establecido con
su esposa una relación amorosa y armoniosa y "gobierna" su familia en un modo responsable, amoroso y pro-
ductivo. Aparte, el gobierno dentro de la familia que es ejercido por los padres no es meramente externo, como
proveer las necesidades materiales básicas para todos los miembros de la casa. Sino, es fundamentalmente de
naturaleza interna, es decir, proveer un ámbito de amor verdadero, respeto, compasión y cuidado. Así, el gobier-
no de la familia incluye el cuidado físico, el cuidado espiritual, la educación y la práctica del amor verdadero.
Los padres exitosos son aquellos quienes practican el principio de vivir para el bien de los demás.

El Gobierno se aplica también a un amplio rango de contextos sociales, incluyendo los negocios, las escue-
las, las organizaciones cívicas y las religiones. A veces asociamos gobierno a un directorio que tiene la respon-
sabilidad de supervisar el liderazgo y el trabajo dentro de una institución, como una iglesia, una universidad,
una organización no gubernamental, o un negocio. En estos casos, el buen gobierno está asociado con cualida-
des como la transparencia, la responsabilidad, responsabilidad fiscal, honestidad, etc. Los directores y los admi-
nistradores asumen la responsabilidad de asegurar que una determinada institución esté trabajando de acuer-
do a su misión y propósito. Un buen director o administrador, nuevamente, es aquel que actúa con un propósito
altruista y quien ha alcanzado un nivel de autodominio que le permite vivir una vida pública.

Todos nosotros conocemos que hay instituciones que no están gobernadas de acuerdo a principio morales.
En muchos casos, por ejemplo, la motivación por los beneficios ha hecho que las corporaciones funcionen in-
moralmente, violando la confianza y las inversiones de los accionistas, por no mencionar la de sus clientes y te-
nedores de acciones. En el mundo de la política muchas veces vemos a individuos mucho más preocupados por
la fama, el poder o los privilegios que por el bien público.

Buen gobierno, aún en el mundo de la política, está arraigado también al buen carácter. Como perdemos
de vista este principio y como confiamos en gente de poder que no son personas de buen carácter, invitamos
a la corrupción que alternadamente destruye la confianza, conduce hacia las tensiones y al conflicto en última
instancia.

Aunque tenemos la tendencia de ver a las religiones y a las organizaciones sin fines de lucro como exen-
tas de corrupción y faltas a la moral, la historia de mal gobierno dentro de las instituciones religiosas y den-
tro de las instituciones sin fines de lucro está llena de fallas. Cuando los líderes religiosos guían a sus segui-
dores de acuerdo a principios estrechos o egocéntricos, no están practicando un buen gobierno. Cuando las
organizaciones no gubernamentales se convierten en grupos de interés que solamente buscan el éxito in-
mediato y estrecho en su comunidad en particular, somos testigos de la interrupción de la confianza públi-
ca, haciendo que la paz sea aún más difícil de alcanzar.

En la era del Reino de Paz, autogobierno es la responsabilidad primaria de cada uno de los ciudadanos. La
clave del autogobierno es el desarrollo de un carácter moral verdadero, que está basado en un corazón de amor
verdadero. El carácter moral emerge cuando la conciencia se desarrolla mediante una relación con el amor y la
verdad de Dios. El carácter moral se consolida también con un conocimiento profundo de la realidad de nues-
tra vida espiritual y el mundo espiritual alrededor nuestro.

Así, el buen gobierno no es traído a la existencia mediante una fuerza externa o poder. Sino, mientras ma-
duramos y nos perfeccionamos a nosotros mismos en el amor verdadero de Dios, el buen gobierno emergerá
naturalmente y de acuerdo con la idea original de Dios, sin coerción o fuerza.

Un reino de paz es un reino de hombres y mujeres autogobernados. No es un mundo dirigido por un sim-
ple dictador o un líder, o a través de un poder externo o una fuerza militar. A través de la práctica del amor ver-
dadero, todos los ciudadanos del reino de paz están llamados a ser los dueños y líderes del reino de paz. La paz
procede desde el individuo a la familia, a la sociedad, a la nación y al mundo. Así como el buen gobierno pro-
cede desde el individuo a la familia, a la sociedad, a la nación y al mundo. El buen gobierno, como la paz, se
fundamentan en el principio de vivir para el bien de los demás.

9
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 10

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

El reino de Paz es establecido cuando cada uno de nosotros hereda el amor verdadero de Dios, aplicando el
principio de vivir por el bien de los demás en nuestra familia, nuestras religiones, nuestras asociaciones y nues-
tros gobiernos. Heredamos el amor verdadero de Dios sobre el fundamento de armonía, unidad y cooperación.

Esta herencia tiene dos dimensiones. La primera está referida a la tradición interna y la cultura de amor ver-
dadero que pasamos de una generación a la siguiente, mediante el linaje de sangre. Una segunda dimensión es-
tá relacionada con el sistema externo de gobierno, que pasamos de una generación a la siguiente, para ser abra-
zada con un corazón de responsabilidad y de propiedad y que está arraigado en el amor verdadero.

Durante el curso de esta Cumbre, tendremos la oportunidad de celebrar y honrar el cumpleaños de los fun-
dadores de la FIIPM y del CIIP, el Reverendo Sun Myung Moon y su Señora. El Rev. Moon está celebrando su 84to.
cumpleaños y la Señora Moon su 61ro. Sus vidas enteras han sido consagradas a la realización de un Reino de
Paz Universal, centrado en el amor verdadero y los principios de Dios. Ellos trabajaron para establecer un mun-
do sin fronteras, un mundo que esté más allá de los límites de la raza, la religión, la cultura o la nación.

Participando de esta Cumbre Mundial tendremos la oportunidad de estudiar y aprender de la visión del Funda-
dor y los principios fundamentales, los valores y las estrategias para la paz, que son la base del trabajo de la FIIPM
y del CIIP.

Esta no es una conferencia o una cumbre ordinaria, porque realmente estamos frente al umbral de la era de
la paz universal, la era que toda la humanidad ha deseado. Mientras estamos reunidos, permitamos reflejar pro-
fundamente en nuestro mundo sus problemas críticos, y la forma en que podemos trabajar juntos como una co-
munidad de Embajadores por la Paz. El Dr. Moon ha llamado al CIIP "Naciones Unidas de la Paz." Las "Naciones
Unidas de la Paz" viven de acuerdo a los principios de amor verdadero y de vivir por el bien de los demás. Tra-
bajemos juntos para construir precisamente este tipo de institución.

En este siglo XXI veremos muchos cambios dramáticos. En particular, la llegada de la nueva era se caracteri-
zará por tres desarrollos primarios.

Primero de todo, habrá un creciente interés y conocimiento de la realidad espiritual que nos rodea. Mientras
que la historia reciente ha sido excesivamente materialista, humanista e inclusive ateísta, estamos en el medio
de un despertar espiritual que transformará la historia.

En segundo lugar, más y más personas comenzarán a darse cuenta del significado sagrado y social de la fami-
lia. De nuevo, en décadas recientes y en sociedades alrededor del mundo hemos visto la ruptura de la familia y la
emergencia de extrañas y disfuncionales estructuras familiares. Sin embargo, en este siglo mientras nuestros sen-
tidos espirituales se adaptan, nosotros podremos apreciar el valor de la familia como escuela del amor verdadero.

Finalmente, el deseo por la faz crecerá fuertemente y abriremos nuestros sentidos espirituales. La Paz no es
la meta de una simple nación, o raza, o religión. la Paz es un asunto de importancia mundial. Desafortunadamen-
te nuestro mundo sufre por tantos conflictos. Todavía, la paz es la esperanza de todas las eras y nosotros seremos
testigos del amanecer de una era donde aprendemos a sobrepasar las divisiones del pasado, donde aprendemos
a reconciliarnos unos a otros y a amarnos los unos a los otros, más allá de la raza, más allá de la religión y más
allá de la nacionalidad.

Sin cultivar nuestra espiritualidad, sin embargo, es imposible manifestar o incorporar un carácter de amor ver-
dadero. Sin desarrollar nuestra espiritualidad, no podemos esperar establecer una familia ideal y no podemos
educar apropiadamente a la generación siguiente. Así, estas tres tendencias están interrelacionadas. Mediante el
desarrollo espiritual, establecemos el fundamento para el establecimiento de familias de amor verdadero, y so-
bre este fundamento, una paz verdadera y perdurable es posible.

Nuestro mundo está a punto de ser dado vuelta al revés, mediante una revolución del amor verdadero y la bon-
dad. El CIIP es un instrumento que ayudará a ingresar en la era del Reino de Paz, trayendo no solamente esperan-
za a billones de personas de todo el mundo, sino trayendo soluciones concretas a nuestros problemas críticos.

Gracias nuevamente. Dios bendiga a cada uno de ustedes, a sus familias y sus naciones.

10
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 11

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ


CAPITULO I

PRINCIPIOS PARA LA PAZ


INTRODUCCIÓN

E
n el momento de inaugurar la Federación Interreligiosa e Internacional pa-
ra la Paz Mundial (FIIPM), su Fundador, el Reverendo Sun Myung Moon, es-
tampo en caracteres chinos lo que sería el lema central de la misma, refle-
jando el ideal supremo por el cuál ella trabajaría: "La Esperanza de todas las Eras es
la de un Mundo Unificado de Paz".

Hombres y mujeres, de todas las creencias, razas, culturas y condiciones sociales,


han anhelado vivir en Paz, tanto consigo mismo como con otra gente.

Sin embargo, la realización de ese sueño, convertido en ideal y proclamado por


todos los grandes profetas, reformadores espirituales, y sabios a lo largo de los siglos,
ha resultado ser un largo y espinoso camino tanto desde el nivel individual hasta el
mundial.

Durante el siglo XX presenciamos un círculo vicioso de guerras y holocaustos, se-


guidos de cortos períodos de pacificación, para luego entrar en otro conflicto global.
Al entrar en este siglo, las acechanzas a la Paz son cada vez más grandes. Por eso hoy
más que nunca, debemos preguntarlos ¿Cómo podemos realizar nuestros sueños de
Paz?

Para trabajar en una dirección correcta y realizar un aporte sustancial a esa causa
suprema, debemos revisar conceptos, ideas y prácticas que han guiado, especialmen-
te en las últimas décadas, esa búsqueda.

En primer término, deberíamos basarnos en una visión que armonice lo espiritual


con lo material, reconociendo que la naturaleza del cosmos y del ser humano es tan-
to espiritual como física. Por lo tanto la paz - en tanto armonía, cooperación y unidad
de las partes - exige la armonía, la cooperación y la unidad entre las dos dimensio-
nes. Debe haber un correlato mayor entre los Valores Espirituales Universales y las Accio-
nes concretas en los campos diplomático, político, económico y de la seguridad inter-
nacional.

En segundo término, necesitamos expresar claramente principios que sirvan co-


mo base de la acción armoniosa y cooperativa de la religión, la política y la sociedad
civil. Cada uno de ellos realizando su responsabilidad.

En tercer término, y por último, un camino para alcanzar la Paz - que no es la me-
ra no existencia de conflictos armados - sustentado en última instancia en el poder
espiritual y moral y no en la fuerza material, ya sea política, militar o económica.

En esta primera conferencia queremos explorar cuestiones importantes tales ¿Có-


mo se origina el conflicto y la lucha?; ¿Donde se origina el ideal de Paz y cuales son
sus fuentes?; ¿Como es posible pasar de un estado de conflicto y división a uno de
paz y unidad, yendo a través de un proceso de la reconciliación?

Para ello queremos presentar Cinco Principios o Pilares que creemos fundamenta-
les para dar respuesta a esas interrogantes, principios basados en los Valores Espiri-
tuales Universales que están contenidos en todas las grandes tradiciones religiosas.

11
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 12

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

PRIMER PRINCIPIO UNIVERSAL


- DIOS ES EL PADRE DE LA HUMANIDAD

No importa como lo denominemos: Dios, Yahvé, Jehová, Alá, Gran Arquitecto, Rea-
lidad Ultima, existe un Único Creador, Dios. La existencia de un Único Dios se puede
apreciar en los libros sagrados de las grandes religiones. Así vemos "Hijos sois de Je-
hová, vuestro Dios..." (Deuteronomio 14.1 ) en el Judaísmo; "Padre Nuestro que estas
en los Cielos, santificado sea Tu Nombre..." (Mateo 6:9 ) en el Cristianismo y "Oh mi
pueblo! Rindan culto a Ala, no hay mas Dios excepto El..." (Corán 7:59, 85; 11:50,61,84;
23:23) en el Islam.

Una encuesta organizada por la BBC en el correr de este año muestra que la ma-
yoría de los seres humanos piensa que existe un Dios o un ser superior. Así lo sostu-
vo más del 80% de los 10.000 consultados. También otras anteriores de Gallup Mun-
dial muestran que casi un 90% de la población mundial cree en la existencia de Dios
o un Ser Superior. Podemos entonces ver que la mayoría de las personas del mundo
creen en la existencia de un Creador.

El problema mayor radica en que no tienen conciencia de las implicaciones de es-


te Principio, que son varias y decisivas:

1. Los seres humanos somos creados por Dios como sus "hijos y templos";
2. Los seres humanos hemos sido creados para un fin superior de naturaleza moral.
Por ello tenemos dentro de cada uno la capacidad de madurar y expresar Valores
como Amor, Verdad, Bondad y Virtudes como la Compasión, la Rectitud, la Com-
prensión, la Empatía, la Misericordia, que son universales y tienen su origen en Dios
3. Los seres humanos somos hermanos entre sí. Ante los ojos de Dios no existen di-
ferencias de color de piel, lugar de nacimiento, religión o ideología política. Todos
somos sus "hijos" y por lo tanto "hermanos" entre sí.
4. El espíritu y sentido de la hermandad es el amor, armonía y paz fraterna, por lo
que somos y debemos vivir como una Única Familia Mundial. Por lo tanto vivir en
amor y paz es el destino original y natural de los hermanos.

SEGUNDO PRINCIPIO UNIVERSAL


- LA NATURALEZA HUMANA ESENCIAL ES LA ESPIRITUAL

Los seres humanos estamos formados por una naturaleza que tiene un aspecto es-
piritual y uno físico que deben formar un ser armonizado. Tenemos mente y tenemos
cuerpo. Mientras la Mente busca la satisfacción interna encontrándose con la Verdad,
la Belleza, la Bondad, y por sobre todo el Amor; el Cuerpo busca su bienestar físico
obteniendo comida, casa, ingresos, confort. El resultado de la realización de ambas
metas, la interna y la externa, nos trae alegría.

Un problema hoy en día es que los seres humanos han centrado sus vidas, indivi-
duales y colectivas, en perseguir los Valores Materiales, ignorando o despreciando a
los Valores Espirituales.

No puede haber paz interna, si la mente no conduce al cuerpo y por el contrario


el bienestar físico se transforma en nuestra prioridad a expensa de otras. Cuando ac-
tuamos en contra de nuestra Conciencia sentimos remordimiento y más tarde, aplas-
tando una y otra vez nuestra conciencia, nos volvemos insensibles a su "voz", cayen-
do en el cinismo y la hipocresía. Eso nos lleva inevitablemente al individualismo y al
egoísmo que son la base del conflicto, el crimen y las luchas entre hermanos.

Por eso el crecimiento espiritual de cada persona, que es madurar su carácter, en

12
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 13

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

particular el centro de su carácter interno, su Corazón, es algo prioritario. Somos crea-


dos con la potencia de amar, pero debemos perfeccionar la usina de ese amor que
es el Corazón. El crecimiento espiritual exige de cada uno el cumplimiento de su res-
ponsabilidad, de buscar los Valores Divinos y practicarlos en las relaciones con los
demás.

Entonces la Paz a escala global comienza con la Paz a escala individual. Aunque
parezca algo muy simple, es también algo absolutamente ilógico pensar que mien-
tras el individuo no tenga paz interna podrá establecer un ambiente pacífico ya sea
en la Familia como en el Mundo.

De la misma forma que para crecer físicamente necesitamos alimentos, sol, agua,
entre otros, para crecer espiritualmente necesitamos de los Valores del Amor y la Ver-
dad, que vienen de Dios. Al recibir esos valores y ponerlos en práctica en acciones de
bondad, nos devuelve un elemento de vitalidad que fortalece y acrecienta el perfeccio-
namiento de nuestra mente y corazón.

Para el perfeccionamiento individual es necesario una Educación del Corazón y


una Educación de Normas Morales y Éticas, o sea de como debemos comportarnos
correctamente en las distintas responsabilidades de la vida (Ej.: hijo, esposo/a, padres,
ciudadano, líder, etc.). La Educación del Corazón y la de Normas se complementa con
la Educación Intelectual, Tecnológica y Física, para realizar nuestra vocación personal
(Ej.: maestro, artista, periodista, etc.). Cuando esta última forma de Educación esta sus-
tentada en las otras dos formas primarias de Educación, los talentos intelectuales y
técnicos de un individuo están bien dirigidos, contribuyendo a la sociedad.

Tres ámbitos esenciales para esta educación deberían ser la Familia, como Escue-
la del Amor; los Colegios, como extensión del hogar; y Medios de Comunicación res-
ponsables de su poder.

El crecimiento espiritual de cada uno implica tener una relación armoniosa con el
ambiente espiritual. Significa reconocer que mientras nuestro ser físico es temporal,
por el contrario nuestro ser espiritual es eterno. Que una vez que dejemos esta vida
iremos a otra dimensión de la existencia en el mundo espiritual. Allí recogeremos los
frutos, buenos y malos, de lo que hemos labrado en esta existencia en la Tierra.

Significa un respeto por los antepasados, por los santos, patriotas y sabios de la
historia sobre cuyo mérito y sacrificio estamos parados, y que hoy viven en el mun-
do espiritual.

Por eso, tanto los cambios que se persiguen en la sociedad como el ejercicio del
gobierno o del liderazgo en distintas ámbitos de actividad de la sociedad, sino tienen
una conexión con la dimensión espiritual eterna corren el casi seguro riesgo de traer
frustraciones y desgracias.

TERCER PRINCIPIO UNIVERSAL


- VIVIR POR EL BIEN DE LOS DEMÁS.

El Primer y Segundo Principio implican que Dios, como el Padre de la Humanidad,


tuvo un Ideal al crear a los humanos. Ese Ideal era que como hermanos unos de otros,
desarrolláramos relaciones basadas en el amor, excitantes, que nos dieran alegría y
hubiera para unos y otros un beneficio mutuo.

Para establecer dichas relaciones es necesario sin embargo que las partes establez-
can una sana relación recíproca basada en el dar y recibir. El dar debe preceder al re-

13
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 14

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

cibir. Así bajo un propósito común, dos partes se unen mediante esta acción, donde
una vive por el bien de la otra y viceversa.

Si observamos el Universo vemos que su armonía y belleza se basa justamente en


principios y leyes naturales que son la base de las leyes de la ética humana. Desde el
nivel de los átomos hasta el sistema solar vemos que todas las cosas creadas existen
para un fin superior a ellas mismas y se vinculan entre sí mediante un acción de dar
y recibir que da como fruto una dimensión más alta que las partes.

En el judaísmo, cristianismo, e islamismo, así como en otras religiones o filosofías


de vida se puede ver como se realza este principio de vivir por el bien de los demás
(dar lo mejor de uno por el bien del prójimo o hermano). Así podemos citar:

◆"Todas las criaturas (los humanos) son Hijos de Dios, y

Dios estima más a aquellos que tratan bien a sus hijos" -


Islam. Hadith of Baihaqi

◆"Todos los hombres son responsables para otros" -


Talmud, Sanedrín 27b

◆"Dad,y se os dará...porque con la misma medida con que

medís, os volverán a medir" - Lucas 6:38

◆"Ninguno de ustedes es un creyente hasta que ame para


su hermano lo que ama para si mismo" - Islam. Cuarenta
Hadith de un-Nawawi 13

Este Principio armoniza el propósito del individuo con el del conjunto. Uno vive
para el bien de miles y miles viven para el bien de uno. Este Principio es pues la ba-
se para una existencia armoniosa y pacífica. Bajo un propósito común que viene del
Creador, dos partes una en posición de Sujeto (inicia la relación dando) y la otra en
posición de Objeto (responde recibiendo y devolviendo) llegan, como ya dijimos, a crear
una nueva realidad que es la expresión de ambos.

Mente y Cuerpo se unen bajo la acción de dar y recibir y crean un individuo ar-
monioso y pacifico; esposo y esposa un matrimonio unido; padres e hijos una fami-
lia de amor; gobierno y pueblo una nación de bienestar; y mundo espiritual y mun-
do físico el cosmos completo y unido.

En el ideal de la creación divina la Paz se establece así mediante millones de re-


laciones de dar y recibir donde uno vive por el bien de los demás. Un Dar y Recibir
que no tiene límites ni barreras que lo detengan. El individuo vive por el bien de su
familia, la familia por el bien de la sociedad, la sociedad por el bien de la nación, y
cada nación por el bien del mundo, y el mundo vibra y late por el bien de cada indi-
viduo, familia, sociedad y nación.

En resumen, el vivir por el bien de los demás es la enseñanza esencial de todas las
religiones; es la condición para crecer espiritualmente (crecemos dando a los demás no
actuando en forma egoísta); es la forma de conmover el corazón del prójimo; es el sus-
tento para relaciones matrimoniales y familiares exitosas; es la conducta de un buen
gobierno; y es clave para establecer la paz entre naciones, etnias, razas y culturas.

El vivir por el bien de los demás incluye un respeto por el ambiente físico. Un cui-
dado apropiado del medio ambiente, conduciéndonos como verdaderos dueños, ac-
tuando con amor y responsabilidad hacia la naturaleza; cuidando todas las cosas ma-
teriales ajenas como propias; y no mal usando el dinero y las propiedades públicas.

14
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 15

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

CUARTO PRINCIPIO UNIVERSAL


-EL MATRIMONIO ES UNA INSTITUCIÓN SAGRADA Y LA FAMILIA ES LA
ESCUELA DEL AMOR Y LOS VALORES Y VIRTUDES ESPIRITUALES Y ETICAS.

La relación de amor entre un hombre y una mujer en matrimonio es una relación


sagrada que debe ser eterna y debe basarse en la lealtad, fidelidad y el respeto mu-
tuo.

Dicho matrimonio es el origen de la Familia, el escenario de Cuatro Reinos del Amor


y del Corazón. Uno aprende en la Familia a amar y a desarrollar el corazón de un hijo/a;
de un hermano/a; de un esposo o esposa y de un padre o madre. Cuando en la Fa-
milia uno pudo amar en esos cuatro niveles, uno llega a tener un corazón maduro y
puede decir que reina con amor.

En la Familia uno aprende como hijo las virtudes primarias de esa condición: res-
peto y gratitud hacia sus padres y abuelos; como hermano, aprende a vivir en armo-
nía y con pureza de corazón hacia sus hermanos; como esposo o esposa desarrolla
las virtudes de la fidelidad, lealtad y compromiso hacia su cónyuge; y como padres
las virtudes de la atención desinteresada y completa y la compasión hacia sus hijos.

Por ello, Familias fuertes y unidas en Amor Verdadero, expresando aquellas virtu-
des, deben ser el enfoque principal para establecer bases éticas y sociales duraderas
para la Paz. Familias guiadas por propósitos altruistas viven sirviendo a la comunidad
y la nación y son fuente de armonía social.

Las familias pueden ser también puentes de cultura a través de matrimonios inter-
nacionales, en donde las diferencias étnicas, raciales y religiosas, son superadas por
la fuerza del amor, disolviendo con el paso de las generaciones los odios ancestrales.
Son el soporte para naciones pacíficas. Y son la base para generar empatía entre los
humanos.

QUINTO PRINCIPIO UNIVERSAL


-EL DIÁLOGO Y LA COOPERACIÓN ENTRE LAS RELIGIONES ES ESENCIAL PARA LA PAZ.

Las religiones son las fuentes de los valores más profundos y de los ideales más al-
tos. Son un poderoso instrumento de transformación personal y también social, constru-
yendo culturas y civilizaciones. Por ello, cuando el conflicto y división religiosa sucede,
al centrarse las religiones en sí mismas más que en su razón de ser, que es elevar a la
gente hacia Dios, se forman negativamente las personas y las sociedades bloqueando
el camino hacia la paz.

Por ello la Paz Mundial no podrá establecerse sin el diálogo y la armonía interreli-
giosa.

Las Religiones entienden y comparten que la causa del conflicto y división huma-
na es espiritual y que por lo tanto el camino hacia la Paz pasa por esa dimensión.

LA RUPTURA DE LOS HUMANOS CON DIOS


La separación de la Humanidad con Dios, nos aparto del propósito original para
el que la vida humana fue creada. Los seres humanos se hicieron ignorantes de la vo-
luntad y el plan divino, y se estableció una tradición egoísta basada en el vivir por el
exclusivo bien de uno mismo, en contraposición con el principio de Dios, de vivir por
el bien de los demás, sustento de una forma de vida altruista.

15
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 16

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

La ruptura de la relación vertical entre Dios y sus hijos, la Humanidad, significo la


"caída" de los seres humanos de su posición y valor original. La ruptura vertical trajo
el conflicto interno en el individuo, entre su mente y su cuerpo, y entre los seres hu-
manos entre sí. Al perder el conocimiento del propósito, la mente y el cuerpo de los
seres humanos, luchan entre sí, ocasionando el conflicto interno, y alejando la posi-
bilidad de estar en paz con uno mismo.

Como decía Pablo, en el capítulo 7 del Libro de Romanos en el Nuevo Testamen-


to, queriendo hacer el bien terminó haciendo el mal que no quiero. Al perder al Pa-
dre común, los hermanos no conocen el valor y la dignidad de cada uno, y luchan y
se maltratan entre sí, siendo el origen del crimen y las guerras.

De esta forma la ruptura de la relación espiritual primaria, entre Dios y los seres
humanos, dio lugar al establecimiento de un modelo egoísta, que es fuente de la mal-
dad. La ausencia de autodominio (gobierno de la mente sobre el cuerpo) llevo a la
deshonestidad y promiscuidad sexual, a la violencia doméstica y la falta de respeto
entre el hombre y la mujer. A la infidelidad y al divorcio.

Para resolver esta desarmonía espiritual se necesita un remedio espiritual. Por ello
las religiones llaman a disciplinar el cuerpo, sacrificando y negando sus deseos. En-
seña la contención, la paciencia y el perdón en las relaciones. Amar al prójimo y aún
al enemigo.

De esta forma la Religión es el medio para restaurar la ruptura de los seres huma-
nos con Dios y entre ellos. Como dice la propia palabra "religar" lo que esta separado.

Pero para restaurar algo que ha sido roto uno debe pagar un precio. Hay que es-
tablecer bases para resolver el conflicto que pasan por lo que podemos llamar "con-
diciones de indemnización" Esas condiciones son un esfuerzo conciente, personal y
colectivo, para revertir el proceso por el cual esa armonía y paz original fue perdida.

LA RESTAURACIÓN: FUNDAMENTO DE FE Y DE SUSTANCIA


Revertir implica entonces reparar lo que esta "roto". Revertir la causa del dolor que
los seres humanos hemos ocasionado a Dios al no tratarnos como hermanos sino co-
mo enemigos. Reparar el daño hecho unos a otros. Estar dispuestos a reconocer nues-
tros errores y pedir perdón. Estar abierto a recibir la reparación y a perdonar. En fin a
corregir la injusticia.

La reparación es la base de la reconciliación y la renovación en las relaciones frac-


turadas. Dejando atrás los deseos de venganza, perdonando, ayudando a otros a cam-
biar, dejando un buen testamento a las generaciones venideras liberándolas del odio
del presente.

La restauración de las relaciones rotas implica recobrar la Fe en Dios. No una me-


ra creencia en que algo superior existe, sino una Fe viva y auténtica en Dios, como un
Padre de amor y dolorido por el comportamiento de sus hijos, al cual debemos con-
solar cambiando nuestra manera de vivir. Esa Fe vertical debe ser fuerte para dar vi-
talidad a la capacidad de encarnar los sentimientos y palabras en acción, o sea en
amar a nuestros hermanos por encima de las barreras actuales. De esta forma, sobre
el Fundamento de Fe se puede establecer, un Fundamento de Sustancia, a través de
buenas relaciones horizontales.

Así la Fe debe proveer un fundamento para las relaciones horizontales, promover


el amor verdadero en la vida individual y social, cambiar el punto de vista egoísta por

16
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 17

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

uno altruista, y dar poder para superar la incomprensión y la persecución que se su-
fre cuando se desea hacer el bien.
En el Antiguo Testamento hay una historia de como dos hermanos enfrentados,
pudieron llegar a unirse. Es un manual de relaciones y un buen ejemplo para una di-
plomacia basada en el corazón y no en el cinismo del poder egoísta. Esaú perdió su
primogenitura en manos de su hermano menor Jacob, por ello Esaú se resintió con
Jacob al punto de querer matarlo. Jacob huye a otra tierra, donde es oprimido tenien-
do que ir por un duro curso para pasar de la condición de sirviente a la de dueño. En
ese curso Jacob aprende humildad y anhela reconciliarse con su hermano y volver a
su patria. Jacob en camino a su tierra lucha espiritualmente y vence. Esaú lo espera-
ba con un corazón lleno de odio junto con 400 hombres. Jacob viene con la mitad de
su fortuna dispuesto a dársela a su hermano. Finalmente en acción conmovedora Ja-
cob se inclina siete veces ante Esaú, y ambos de acercan, se abrazan y reconcilian.

En esta historia hay un modelo de la forma de restaurar las relaciones fracturadas


entre las partes, disolviendo el odio y la desconfianza mutua. Un principio primario es
que solo el amor puede eliminar la enemistad. Que para eliminar la enemistad alguien
debe tomar la iniciativa sin estar midiendo quién tiene la justicia de su lado y la ra-
zón del reclamo. El círculo vicioso del reproche conduce a extender indefinidamente
el conflicto en el cual todos pierden. Debe haber un hermano que esta dispuesto a
abrazar al otro, y este otro debe estar dispuesto a recibir ese abrazo.

LAS LUCHAS Y LA SOLUCIÓN DE LOS CONFLICTOS


Vivimos entonces en un mundo que no refleja el ideal de paz de Dios, por ello sa-
bemos que luchar puede ser necesario y moralmente justo. Para la defensa propia o
para defender al débil u oprimido o contra un mal mayor, como fue con los totalitaris-
mos nazi y comunista, y ahora con el terrorismo que hace mal uso del nombre de Dios.

Pero debemos saber que las luchas no resuelven las causas de los conflictos. De-
rrotando a un enemigo no se disuelven sus reclamos ni se acaba con su resentimien-
to. El derrotado, si no media también una acción moral, de grandeza, por parte del
vencedor, estará inclinado a buscar revancha. Más cuándo es humillado.

Veamos un ejemplo histórico. Al finaliza la Primer Guerra Mundial las potencias


vencedoras, Inglaterra, Francia, EEUU e Italia impusieron a Alemania en el Tratado de
Versalles, firmado el 28 de junio de 1919, condiciones humillantes que fueron un fac-
tor para que la naciente República Democrática del Weimar no pudiera asentarse y se
viera enfrentada a los extremismo de derecha e izquierda. Finalmente el fracaso de la
República del Weimar facilitó que el nazismo utilizará las penurias y humillación ale-
mana para su propio provecho, abriendo el camino para un terrible holocausto.

En contraposición al finalizar la II Guerra Mundial las potencias aliadas democrá-


ticas aunque ocuparon la parte occidental de Alemania le permitieron levantarse co-
mo nación. En 1947 EEUU impulsa el Programa de Reconstrucción Europea (conoci-
do como Plan Marshall) destinando U$S 13.000 millones a Gran Bretaña, Francia,
Alemania, e Italia.

De esta forma las potencias occidentales revancha de su anterior enemigo y la de-


mocracia llego a consolidarse en Alemania. La reciente conmemoración de los 60 años
del Desembarco en Normandía el 6 de junio de 1944, comprobó este principio al es-
tar junto a los líderes de las potencias vencedoras el Primer Ministro de Alemania.

El otro ejemplo es Japón, el Gobierno aliado, guiado por el General Douglas Mac
Arthur, democratizó Japón realizando elecciones en 1946, dando el voto a la mujer;

17
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 18

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

modernizo la economía, hizo la reforma agraria; mantuvo al Emperador como símbo-


lo de la unidad nacional. La ayuda de los EEUU a su anterior enemigo llegó a ser ha-
cia 1949 de más de U$S 1 millón al día.

La diferencia de los resultados de una y otra conducta están a la vista y son un


ejemplo de hacia donde conduce una derrota militar seguida de humillación y a don-
de conduce una derrota militar seguida de sabiduría, grandeza y espíritu de reconci-
liación del ganador.

AMAR A LOS ENEMIGOS

Por ello debemos estudiar más detenidamente que significa "Amar a los enemi-
gos". En el Antiguo Testamento se dice claramente que los dos grandes mandamien-
tos son Amar a Dios y Amar al prójimo como a ti mismo. Pero Jesús predicando agre-
gó un nivel del amor más sacrificado e importante, el de amar a nuestros enemigos.
El advirtió que: "si ustedes aman a quienes los aman, ¿qué recompensa tendrán? ¿No
hacen lo mismo los recaudadores de impuestos? ¿Y si tú saludas solamente a tus her-
manos, qué más estás haciendo que los otros? ¿No hacen acaso lo mismo los genti-
les? Ustedes por lo tanto deben ser perfectos como vuestro Padre que está en los cie-
los es perfecto" (Mateo 5.43-48)

Aunque muchos piensan que eso es un valor cristiano en realidad uno puede ver
ese tipo de enseñanza en todas las religiones, lo que veremos con mayor profundidad
en otra disertación. Sin embargo ha estado oculto, justamente por que es la llave pa-
ra resolver los conflictos de la historia.

Quién es mi enemigo, es un hermano que no identifico como tal y con el cuál es-
toy separado y enemistado. Al hablar de enemigo siempre pensamos en el enemigo
de mi país, de mi ideología política, de mi religión, pero muchas veces en el mundo
de hoy, el enemigo es la persona que más cerca esta de mí, en especial en las con-
flictivas relaciones familiares actuales. También dentro de uno muchas veces el "cuer-
po" es el peor "enemigo" de la mente y la conciencia.

Las personas no piensan en las consecuencias eternas para sus vidas de no disol-
ver los odios y rencores en sus corazones mientras viven su existencia física. Cuando
esto no sucede, en la vida espiritual su odio los encadenara a quienes odian. Su vida
será así un infierno. Aquello que más aborrecen será aquello que lo acompañara en
su vida espiritual eterna. En la Biblia se dice acertadamente: "todo lo que ates aquí se-
rá atado en los Cielos, todo lo que desates aquí será desatado en los Cielos".

Martín Luther King, quién junto con Mahatma Gandhi fueron en el siglo XX, los
dos más grandes ejemplos de devolver al mal con bien, con sabiduría señalo que "No-
sotros nunca nos libramos de un enemigo reuniendo odio con odio; nosotros nos lí-
branos de un enemigo cuando nos libramos de su enemistad"

Por su parte el fundador de la FIIPM, el Reverendo Sun Myung Moon, hablando el


3 de octubre de 2003 en Nueva York, ante líderes religiosos y políticos, se expresó
claramente acerca del camino que deberíamos tomar si queremos traer la paz:

"El deseo de Dios es un mundo de bondad y unidad, un mundo de unidad en el


cual la humanidad viva como una gran familia. Las fronteras no tienen lugar en un
mundo así. En un mundo sin fronteras, no puede haber enemigos. El concepto de "ene-
migo" implica la existencia de fronteras.

Cuando amamos a nuestros enemigos y nos unimos con ellos, las fronteras en-

18
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 19

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

tre nosotros caerán. Por esto, la estrategia y la táctica de Dios siempre ha sido: "Amen
a su enemigo".

No puede existir una estrategia mayor que ésta para la paz. A lo largo de la histo-
ria, este hecho increíble ha escapado al entendimiento de la humanidad, y aún tiene
que ser comprendido, incluso en tiempos modernos. Hoy, les digo claramente que la
estrategia y la táctica de Dios para la salvación humana es amar al enemigo.

INICIATIVAS Y ACTIVIDADES BASADAS EN ESTOS PRINCIPIOS


La FIIPM ha estado implementando programas inspirados en estos Cinco Princi-
pios Universales.

A realizado centenares de seminarios nacionales, regionales e internacionales, pa-


ra educar e inspirar a decenas de miles de ciudadanos del mundo sin importar raza
o religión a que se conviertan en Embajadores de la Paz y esparzan por el mundo la
semilla de estos valores.

Ha fomentado a través de las Conferencias Mundiales de Líderes Musulmanes, en


los críticos momentos posteriores al 11 de setiembre, el establecimiento de puentes
entre Occidente y el Islam.

A través de las Ceremonias de Bendición del Matrimonio para la Paz Mundial, ha


dado nacimiento a una vía para traer renovación en los Matrimonios y Familias de to-
do el mundo, uniendo a líderes de todas las religiones en el esfuerzo.

Propicia junto con la Fundación Educativa Internacional los Cursos de Educación del
Carácter y los Valores en los adolescentes para construir una educación para la paz.

Apoya el Servicio Juvenil Religioso, en el cuál jóvenes de distintas religiones conviven


y trabajan juntos para servir a distintas comunidades necesitadas en diferentes países.

A estado involucrada en el Festival Deportivo Interreligioso para la Paz, donde se


usa el deporte como un trampolín para el acercamiento y conocimiento mutuo. Tam-
bién con la Copa Sun Moon de la Paz realizada el año pasado y que con lo recauda-
do se han implementado proyectos para ayudar al África.

Conciente del peligro que significa la división entre EEUU y las Naciones Unidas
ha realizado Simposios sobre la ONU con congresistas estadounidenses, embajadores
y funcionarios de dicha organización mundial para discutir como se puede mejorar la
relación.

Ha emitido tres históricas Declaraciones para la Paz ( Washington, Jerusalén y Se-


úl) cuyo contenido busco restaurar errores del pasado. Una obra destacada han sido
los esfuerzos en lograr cerrar la herida de judíos y cristianos por la crucifixión de Je-
sús. La Conferencia de Líderes Eclesiales de EEUU, hermanada con la FIIPM, llevó ade-
lante ceremonias en su país y en Tierra Santa para bajar la cruz de las iglesias y ter-
minar con una era de enfatizar el dolor y la división más que la esperanza y la unidad.

En abril del 2003 la FIIPM lanzó en Washington D.C. la Iniciativa de la Paz para el
Medio Oriente tras lo cual se llevaron a cabo cinco grandes peregrinaciones de miles
de pastores cristianos, rabinos judíos, imanes musulmanes y otras personalidades de
EEUU, Europa, Asia y otros lugares del mundo, viajaron a Tierra Santa manifestando
en favor de la reconciliación, el perdón mutuo y la paz. La cumbre de este esfuerzo
fue la manifestación y movilización mundial del 22 de diciembre del año pasado.

19
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 20

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

Esas actividades en Israel fueron acompañadas de Conferencias en Gaza, en los


territorios palestinos, dialogando con la otra parte del conflicto.

Conciente de que la ausencia de la paz es un problema en primer lugar espiritual


y moral y que los esfuerzos políticos, diplomáticos, militares o económicos no podrán
eliminar la raíz de los problemas, la FIIPM ha apoyado con gran énfasis la formación
de un Consejo Interreligioso en las Naciones Unidas que actué como conciencia moral
y como instrumento de pacificación junto a los demás cuerpos de la máxima organi-
zación mundial. Debemos ser conciente que un plan maestro para traer Paz en el Mun-
do debe tener en cuenta el poder transformacional de las religiones y sus enseñanzas.

En ese sentido el Gobierno de Filipinas propuso a la 58va. Asamblea General el estu-


diar la posibilidad de incorporar a las religiones y recuperar el legado y sabiduría espiritual
que ellas poseen y que casi no ha sido tenido en cuenta desde la fundación de la misma.

Por último ha impulsado la formación de un Consejo Interreligioso e Internacional


para la Paz a escala global y nacional, como un modelo para una futuras Naciones
Unidas integrales, en donde las religiones, la política y las organizaciones de la socie-
dad civil, puedan trabajar cooperativamente, centradas en los valores y principios es-
pirituales universales, abriendo el camino para que ese sueño eterno de un mundo
de paz y unidad se realice en nuestro tiempo.

CONCLUSIÓN
Dios no gobierna por la fuerza, Él ha dado a sus hijos -a nosotros los seres huma-
nos - libre albedrío para ser co-creadores con Él de ese Ideal original. La fe, el creci-
miento espiritual de cada uno, la primacía del principio de vivir por el bien de los de-
más, la construcción de buenos matrimonios y buenas familias, el educar moralmente
sanos a los hijos, el reparar los errores, el pedir perdón y perdonar, el reconciliarse, el
actuar con piedad y misericordia es algo que Dios desea que todos hagamos. Es su
Voluntad, pero nosotros debemos responder cumpliendo nuestra cuota de responsa-
bilidad. Cuando no la cumplimos, el sufrimiento y el dolor se pasa de generación en
generación. Cuando la cumplimos, la paz puede llegar a lograrse.

Enseñar y lograr que se encarne en la sociedad global del siglo XXI es una res-
ponsabilidad que las religiones deberían asumir en forma unida trabajando juntas pa-
ra ese fin supremo. El resultado sería un mundo en el cual todos, sin importar nues-
tra condición podríamos vivir como parte de una sola familia bajo un solo Dios.

Esa es la esperanza que nos anima y que esta claramente expresada en estas pa-
labras del Reverendo Moon en 1991.

"El siglo XXI será un siglo de rectitud. En el siglo XXI la riqueza


no será el factor dominante. En su lugar, el espíritu y el alma
humana dominarán. El siglo XXI será la era de la unidad entre
Dios y los seres humanos. Será la era donde un nuevo despertar
llegará a cada uno al darse cuenta de que se beneficiará más en
tanto que viva más genuinamente por sus semejantes.

En el siglo XXI el egoísmo disminuirá. La vida, el honor y la


gloria basado en el altruismo triunfarán…

A fin de realizar este sagrado deber y responsabilidad histórica de


construir una paz duradera, nosotros ofreceremos nuestras vidas,
fortunas y sagrado honor con total dedicación…"

20
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 21

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ


CAPITULO II

EL MUNDO EN UN PUNTO DE TRANSICIÓN


LIDERAZGO RESPONSABLE Y BUEN GOBIERNO

A
l igual que en la exposición anterior debemos preguntarnos la razón por
la cuál debemos investigar nuevamente acerca de los conceptos de Lide-
razgo y Gobierno.

En un mundo completamente interrelacionado, interdependiente e intercomuni-


cado como el actual, el componente y la responsabilidad global, alcanza a todos los
liderazgo, en las diferentes áreas de la sociedad y en las diferentes naciones. Todos
de una manera u otra, con más o menos poder, debemos renovar nuestros enfoques,
valores y los medios que utilizamos para lograr que el mundo sea gobernable. Una
gobernabilidad sustentada no en última instancia en la fuerza sino en valores peren-
nes, instituciones libres y morales, relaciones fructíferas para ambos, de respeto mu-
tuo, y con un liderazgo con visión, principios y creíble.

Pero hoy en día tanto los valores, como las instituciones y los liderazgos están en
entredicho y vivimos un tiempo cargado de incertidumbres y de enormes retos. Sen-
timos que necesitamos un cambio fundamental y que los acontecimientos globales
nos dicen sin lugar a dudas de que estamos en los albores de algo extraordinario. Pe-
ro la dirección, buena o mala, que los acontecimientos y los cambios tomen, depen-
de en gran medida de escuchar la voz de la conciencia y del corazón.

El mundo en su totalidad, las naciones y sociedades que lo integran se enfrentan


a una coyuntura histórica de enorme gravedad, cargada de dilemas morales, sociales
y políticos sin igual. Tenemos poca conciencia de la inmensa peligrosidad que la si-
tuación mundial encierra, así como de su impacto en los siglos venideros. Al igual que
quién debe desarmar una "bomba", debemos saber exactamente cuál es la "ruta" que
nos conduce al "corazón" del dispositivo, y cuál es el "cable" que debemos cortar pa-
ra detener el mecanismo que irremediablemente conduce a la explosión.

En una época histórica como la que vivimos, las frustraciones y las esperanzas se
entrecruzan. Como se entrecruzan también, los peligros de una confrontación global
de enormes proporciones, con las posibilidades de pasar a un nivel superior de la ci-
vilización humana, estableciendo una auténtica comunidad global de naciones basa-
da en la avenencia y colaboración entre civilizaciones y religiones.

El historiador británico Arnold Toynbee escribía en "La Historia" (compendio de su


"Estudio de la Historia" publicado entre 1934-1961) sobre las posibilidades de tal co-
munidad global que: "…el mismo acto de crear una unión política a escala ecuméni-
ca confirmará la verdad moral de que la vida sólo es viable en la medida que se abar-
ca como un todo… En este sentido un futuro Estado Universal…lejos de estar
predestinado a convertirse en un monumento laico a una civilización a punto de de-
sintegrarse, puede contener, desde el principio, las semillas de un movimiento espiri-
tual que ya se ha revelado en las religiones superiores…"

A la vez advertía: "Hoy no podemos permitirnos el lujo de esperar aprender es-


ta lección por repetición de la experiencia, de primera mano, de nuestros predece-
sores. Pues de hacerlo así, las elecciones que se nos plantearán se reducirán a la al-
ternativa entre una tiranía mundial o el término de la vida misma.. Si nos cruzamos
de brazos, nos encontraremos arrollados por los acontecimientos, más allá de nues -
tro control"

21
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 22

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

Eso es lo que parece estar sucediendo actualmente. Muchos fenómenos y tenden-


cias mundiales parecen estar moviéndose sin control ni dirección llevándonos hacia
un colapso. Si tuviéramos que describir este escenario podíamos señalar siete asun-
tos relacionados entre sí.

1. El círculo vicioso de guerra - paz - guerra. Durante todo el siglo XX la humani-


dad se precipitó a guerras, las que trajeron un sufrimiento sin par. Al fin de las mis-
mas sobrevino un período de idealismo y deseos de establecer una paz duradera (Li-
ga de las Naciones; Naciones Unidas), etapa que duro poco, tras la cual se desencadeno
un nuevo período de enfrentamientos. Así sucedió también con el fin de la Guerra Fría,
tras la que la idea de la formación de un Nuevo Orden Mundial convoco nuevamen-
te la fácil ilusión de pensar que sólo por medio de mecanismos políticos y económi-
cos se podría alcanzar el objetivo.

2. La gravedad y extensión de la decadencia moral y social. Las sociedades, en


particular las que se ubican en la esfera cultural occidental, están sometidas a un pro-
ceso de declinación de los valores morales; de destrucción de la familia y el matrimo-
nio; de desconocimiento absoluto del contenido espiritual y ético de la educación; y
de expansión de una cultura relativista y hedonista. Todo esto se manifiesta en ma-
yor crimen, drogadicción, y violencia. Fenómenos estos y otros que son de un peligro
tal que ponen en entredicho el futuro de nuestras sociedades

3. La interrelación e intercomunicación entre las civilizaciones, sociedades y na-


ciones. La misma constituye tanto un medio nunca visto para expandir el bien, como
lo es también para la rápida expansión y multiplicación de los fenómenos de deca-
dencia y de las amenazas, no pudiendo escapar nada ni nadie a las mismas. La glo-
balización es un fenómeno de raíces naturales en cuanto estamos destinados como
seres humanos a ser parte de una Familia Mundial. En realidad lo que está en entre-
dicho son los valores sobre los cuales la afincamos.

4. La insatisfacción e ingobernabilidad de las sociedades es cada vez mayor. Las


luchas de poder entre derecha e izquierda, son causa y efecto a la vez, de esas insa-
tisfacciones y de esa ingobernabilidad. Las naciones se mueven, y en particular en Amé-
rica Latina, en un permanente estado de conflicto e inestabilidad. Los pueblos exigen
más y tienen menos paciencia. Las encuestas de opinión mundial muestran que tan-
to en los países más ricos como en los menos o los pobres, la insatisfacción es un sen-
timiento generalizado.

5. La crisis y la desconfianza de los liderazgos e instituciones políticas. Los lideraz-


gos y las instituciones políticas que caracterizan a la democracia, han caído en serios
problemas de corrupción, abuso del poder, falta de visión y valores. Todo esto ha ge-
nerado, con razón o sin ella, un peligroso vació que en el siglo pasado fue ocupado
por déspotas y tiranos. También los escándalos financieros, han traído un aumento de
la sospecha sobre los líderes empresariales, financieros y las instituciones en ese cam-
po. Un reciente estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo sobre
"La Democracia en América latina" muestra que más de la mitad de los latinoameri-
canos esta dispuesto a sacrificar la democracia si los gobernantes le resuelven sus pro-
blemas materiales.

6. Las dificultades de las Religiones Mundiales en detener la decadencia moral y


social y obtener la Paz. Las Religiones Mundiales tienen dentro de sí los valores, la sa-
biduría, la experiencia de atender y resolver los aspectos espirituales y éticos de la ac-
tual coyuntura mundial. No obstante sus enfoques reducionistas, cuando no sectarios,
le han impedido aplicarse a su verdadero propósito, que es lograr que los seres hu-
manos experimenten una mayor unidad con Dios y por ende una mayor espirituali-
dad, moralidad y espíritu pacífico. Siendo la solución muchas veces se han converti-

22
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 23

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

do en el problema. La definición más clara de esta situación es la que nos dice que la
gente cree en Dios pero vive como si Dios no existiera.

7. El agravamiento de la Situación Internacional. Las Naciones Unidas, parecen ser


incapaces de conducir un proceso global de armonización y pacificación, y el enorme
poder hegemónico de los EEUU no es suficiente para alcanzar ese mismo fin. El terro-
rismo que tiene su justificación doctrinal en la ideología islámica, propugnando, la "yi-
had" internacional, y el acceso a las armas de destrucción masiva por parte de esos u
otros grupos extremistas constituyen una amenaza a la paz y la seguridad que no po-
demos desconocer. La incapacidad de resolver los problemas del Medio Oriente, co-
mo el conflicto israelí-palestino, y las enormes dificultades de la situación de Irak, no
hacen sino aumentar los riesgos de subir la escala de tensiones y violencia interna-
cional a un escaño de mayor peligro.

Debemos pues revisar nuestra visión, principios, y prácticas, para revertir la deca-
dencia espiritual y moral y también alcanzar la paz. Necesitamos poner nuestra espe-
ranza en un camino basado en última instancia en el poder espiritual. El ejercicio de
la fuerza coercitiva, aunque tenga base moral; y los cambios económicos y políticos,
sino tienen en cuenta las causas espirituales últimas de los conflictos solo lograran un
apaciguamiento temporal. Es que el camino para desarmar la "bomba", pasa primero
por el corazón de los seres humanos.

Por ello el concepto del Liderazgo Responsable y del Buen Gobierno empieza por
reconocer que los problemas que estamos enfrentando tienen en última instancia una
causa interna, que la podemos definir como espiritual y ética.

MODELOS BÁSICOS
Una contrariedad capital es que hemos perdido los modelos y principios modéli-
cos para la conducta individual y las relaciones sociales. Sin tener esos modelos es
muy difícil tener una guía para establecer relaciones globales justas, pacíficas y dura-
deras. Especialmente el declive de los valores espirituales; la crisis de la Familia y la
decadencia de la Educación arrastran tras de sí al resto del cuerpo social.

Entonces ante la pregunta ¿Por donde empezar?, podemos responder que debe-
mos empezar explorando sobre las metas y modelos originales para la vida y la so-
ciedad humana.

Eso nos lleva a una pregunta existencial primaria: ¿Cuál es el origen del Universo
y de la Vida Humana?

Si observamos el Cosmos podemos apreciar en los Principios que lo regulan, so-


bre los cuales se afinca un Orden, todo lo que trae y permite la Armonía entre sus
componentes. De esa forma existen Principios o Leyes que regulan las relaciones en-
tre los distintos Reinos de la Naturaleza, que le dan un Orden y Jerarquía de Propósi-
to a sus relaciones, lo que permite el equilibrio y la armonía.

Todo eso es Efecto o la manifestación visible y entendible de una Causa Primera,


que llamamos Dios. Dios es entonces el Ser Original, el Creador del Universo y la Vi-
da. De el cómo Creador viene el Propósito Original de toda su Creación. Es por lo tan-
to el Modelo Original para todos los seres humanos.

En la Filosofía para la Paz que enseñamos Dios, que reúne los muchos atributos
que las religiones enseñan, pero tiene como Naturaleza más Esencial de su perso-
nalidad, el CORAZON. Corazón es el impulso de amar y unirse en Amor con otro u

23
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 24

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

otros. Por eso Dios, es antes que nada un Dios de Amor, que creo todo por un pro-
pósito de satisfacer su Corazón. Esa naturaleza original es trasmitida a los seres hu-
manos y por eso somos seres que ansiamos en lo más profundo de nuestro ser, amar
y ser amados, vivir en paz con uno mismo y con otros, ser creadores de nuevos ob-
jetos de nuestro amor (los hijos) y de cosas que expresen nuestro carácter u natu-
raleza (obras).

Cuando queremos distinguir una persona como persona de bien decimos es una
persona de buen corazón, o sea una persona que es capaz de vivir por el bien de otros,
amando y sirviendo.

Dios es la fuente del Amor Verdadero y los seres humanos - como ya vimos en la
primera conferencia - deben tener como su primera meta de vida perfeccionar su ca-
rácter interno, que es perfeccionar y madurar su Corazón y con ello la calidad de su
Amor.

¿Cómo es el Amor Verdadero? Da, y da, una y otra vez sin tener cuenta el costo
ni los beneficios. Es una inversión absoluta y eterna, hecha por el bien de la o las per-
sonas amadas. No tiene límite de razas, culturas o religiones. Es leal y fiel, compren-
sivo, puro, y servicial.

Este punto de partida es imprescindible para ver cuál es el Enfoque Social Origi-
nal. Así podemos preguntarnos: Dios, ¿es derecha o izquierda?, ¿Capitalista o socialis-
ta? Dios esta más allá de derecha e izquierda, de arriba o abajo, de atrás o adelante.

Dios es el Padre Original y Verdadero. Esto significa que Dios es el modelo para
que los Hombres y Mujeres puedan ser aquí en la Tierra, personas que puedan Amar
y Liderar con un auténtico corazón paternal que refleje las virtudes masculinas y fe-
meninas.

Dios es también el Maestro Original, fuente de la verdad y la sabiduría. Así que li-
derar correctamente implica heredar esa naturaleza siendo Maestros para otros vivien-
do de acuerdo a la verdad y encarnándola.

Dios es también el Creador del Cosmos el patrón de como se invierte lo mejor de


uno mismo en la creación, como se la ama y como se la gobierna correctamente sin
abuso. Dios es entonces el Modelo del Dueño Original, aquel que sabe el Valor de las
cosas creadas por Él. Los seres humanos debemos también heredar este patrón para
saber usar nuestra creatividad, que nos da el poder de crear y dominar, sobre la ba-
se del corazón y usando el amor. Un dueño verdadero no es el que tiene un título si-
no el que más ama su propiedad.

Este Modelo Original de Padre, Maestro y Dueño Original y Verdadero es el Modelo


para la Expansión Social. Individuos, Familias, Sociedades, Naciones que puedan practi-
carlo traen como su resultado natural un Mundo más armónico, cooperativo y pacífico.

Las raíces del conflicto y la violencia están por el contrario en la ruptura o viola-
ción de ese modelo original. La ruptura de la relación que debería unir a Dios y la Hu-
manidad genera una Violencia Espiritual; la ruptura de las relaciones de amor entre
hombre y mujer, la violencia sexual; y la ruptura de las relaciones entre hermanos, la
violencia física.

La Sociedad Humana ha perdido el patrón del corazón de Padres, de Maestros y


de Dueños. Por ello tenemos familias destrozadas e hijos sin padres; mucho conoci-
miento externo pero ignorancia espiritual y carencia de valores morales; malas y con-
flictivas relaciones humanas, atacando la dignidad que el prójimo tiene; mucho poder

24
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 25

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

tecnológico, económico, comunicacional, pero un mal uso del mismo, con corrupción,
abuso del ambiente y crimen.

El Patrón Original de Dios debe ser el Patrón Original para ejercer el Liderazgo y
el Gobierno.

LIDERAZGO RESPONSABLE QUE SEA


UN MODELO PARA LOS CIUDADANOS
Se necesitan líderes que no solo vean los procesos externos de la sociedad, de su
cuerpo político y económico, sino que vean la dimensión espiritual de las relaciones
sociales y aprecien que es necesario cambiar las cosas empezando por ser ellos mo-
delos de como restaurar la dignidad verdadera que el individuo, la familia, la socie-
dad, la nación y el mundo deben tener.

Uno de los problemas actuales, es la desconfianza de los ciudadanos del mundo


en sus líderes y en las instituciones gubernamentales, así como también en otras de
carácter no solo político sino económico, e inclusive con los religiosos.

Por ello es necesario restaurar esa desconfianza. Aunque muchas veces las críti-
cas generalizadas son injustas y erróneas, las sociedades desean verse lideradas por
personas que representen lo mejor de ellas mismas y no lo peor. Ver reflejado en el
liderazgo lo más excelso de la naturaleza humana, personas que pueden estimular a
sus compatriotas a superarse, guiándolos a una vida mejor.

El Informe de Desarrollo Humano del año 2003, del Programa de las Naciones Uni-
das para el Desarrollo, dice en una sección del mismo referente a la pobreza y falta
de igualdad de que: "Una razón común es el mal gobierno. Cuando los gobernantes
son corruptos, incompetentes y no tienen en cuenta a los ciudadanos, las economías
nacionales vacilan". No es entonces que las crisis económicas crean malos gobernan-
tes sino que malos gobernantes (líderes sin carácter, ni valores) crean a través de sus
actos mayores desigualdades y problemas para sus naciones.

Podemos entender entonces que la primera exigencia para un buen liderazgo, no


esta en su intelecto, conocimiento, técnicas, sino en su corazón. Sobre un buen cora-
zón pueden asentarse todo los otros aspectos de su personalidad y ser usados en una
forma correcta al servicio de la nación y del mundo. El buen corazón pide no usar el
poder o la posición de liderazgo para su beneficio propio de forma egoísta y abusiva;
no violar la dignidad de los ciudadanos, empezando por las relaciones más básicas
que son la de hombre y mujer, padres e hijos. Mostrar ante todo un carácter maduro
y recto, y servir de modelo que estimule a la consagración y entrega ciudadana. Líde-
res que vivan por el bien de otros, tienen la autoridad moral de pedir a las socieda-
des la práctica de ese mismo valor.

Muchas veces en la sociedad actual se desvincula la conducta privada de la públi-


ca. Pero todos los actos humanos tienen consecuencias públicas y cuando son reali-
zados por los líderes, sus consecuencias son más vastas, profundas y duraderas, ya
sea para el bien o para mal.

Por eso, como ya señalamos anteriormente, el liderazgo exige respetar la santidad


del cuerpo humano, teniendo conciencia de las consecuencias espirituales eternas de
las acciones en esta vida. Los problemas de abuso de drogas legales o ilegales; la in-
fidelidad; la promiscuidad sexual, y la ruptura matrimonial y familiar aunque son pro-
blemas que afectan a nuestra sociedad, el romper con ellos exige liderazgos que den
un ejemplo mejor y no multipliquen esos males en su propia vida.

25
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 26

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

También un liderazgo basado en el buen corazón implica practicar una adminis-


tración responsable de los recursos de una nación o del ambiente natural. No abusar
de los dineros públicos y utilizar los recursos naturales de una manera responsable
son parte esencial del perfil del buen liderazgo.

LAS DOS DIMENSIONES DEL BUEN GOBIERNO


El verdadero esfuerzo y obra para resolver los problemas tanto nacionales como
mundiales no puede ser unilateral.

Debemos enfocarnos tanto en lo espiritual y religioso como en lo político y eco-


nómico. En ese sentido el enfoque para el siglo XX debe ser una superación tanto del
integrismo, que violaba el principio de la libertad de conciencia y religión, como del
laicismo como ideología militante de un Estado y un cuerpo dirigente de la sociedad,
receloso de la religión y que solo la "tolera", pero en los hechos le impide tener una
influencia benéfica en los asuntos de la sociedad. El argumento preferido es los pro-
blemas que el extremismo religioso ha creado y aún crea en el mundo, pero obvian-
do la fuerza extraordinaria y sin parangón de sus valores espirituales y éticos.

Al igual que el ser humano la sociedad humana necesita de una mente y un cuer-
po que vivan armonizados, respetando la individualidad y posición de cada uno, cen-
trado en el propósito de la existencia.

Un individuo armonizado es aquel cuya mente espiritual (donde reside el cora-


zón y la conciencia) y cuerpo se unen centrados en los valores espirituales perennes.
Ese modelo al extenderse nos lleva al mundo en donde las religiones como una con-
ciencia deben aportar para construir el mejor ambiente moral mientras que la políti-
ca y la economía respetando esos valores, deben trabajar para el mejor ambiente y
vida material.

IMPLICACIONES GLOBALES Y LAS NACIONES UNIDAS


Esta visión tiene implicaciones para las relaciones internacionales y en particular
para las Naciones Unidas.

Repasemos algunas aristas sobresalientes y trágicas de la historia del siglo XX. Ne-
gando a la religión, y proclamando ya sea al superhombre o al mítico proletariado,
dos formas seculares y totalitarias de cultos religiosos, el nazismo y el comunismo,
produjeron terribles holocaustos. Nos llevan a recordar las palabras de William Penn
(1644-1718) quién aleccionó a las generaciones venideras acerca que: "Los hombres
han de ser gobernados por Dios, o de otra manera han de quedar dominados por ti-
ranos".

Al terminar la II Guerra Mundial, una ola de idealismo gano al mundo y la religión,


y en particular al cristianismo, estaba en un punto de influencia muy importante. Co-
menzaba a tomar fuerza el ecumenismo. En la India, Mahatma Gandhi, enseñaba el
amor entre todos los seres humanos por encima de cualquier religión, y llamaba a la
unidad de los creyentes. El pueblo judío comenzaba a reunirse luego de una diáspo-
ra de siglos. La familia y los valores familiares eran considerados muy importantes.

Cuando delegados de 50 naciones se reunieron el 25 de abril de 1945 para la


Conferencia de las Naciones Unidas para la Organización Internacional, y dieron ini-
cio a meses de trabajo para redactar su carta fundacional, las naciones y los líderes
democráticos y cristianos, tanto de EEUU como Europa tuvieron que pagar varios cos-

26
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 27

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

tos para que la URSS, una nación totalitaria y atea, ingresara a la misma. Los más co-
nocidos tienen que ver con las votaciones y las cuotas de poder, pero hubo otro me-
nos evidentes pero aún más importante. La religión, y Dios como fuente de los dere-
chos humanos, tal cual lo señala la Declaratoria de la Independencia de los EEUU de
1776, fueron dejados de lado.

El académico Dr. Lee Edward, observó en su ensayo "El fin de la Guerra Fría" que
"Desde sus principios las Naciones Unidas fueron esencialmente una organización po-
lítica de gobiernos y no muy frecuentemente se concentraba en aquellos factores no-
políticos de carácter humano que son necesarios para construir puentes permanentes
entre gente de diferentes culturas"

Entre aquellos años y 1991 las Naciones Unidas fueron uno de los escenarios de
la Guerra Fría entre las naciones democráticas occidentales y la URSS y el llamado
"campo socialista". Cuando el comunismo cae, la idea de crear un Nuevo Orden Inter-
nacional, basado solo en una perspectiva secular, que tenía en la ciencia, la política
y la economía sus medios realizadores, genera un optimismo que basto pocos años
para que desapareciera.

Aunque nadie puede negar que las Naciones Unidas han tenido un papel impor-
tante en muchos conflictos y asuntos globales pero también es cierto que no han po-
dido cumplir sus misiones más trascendentes y que esta en entredicho su futuro. En
los últimos años las voces y pedidos para una reforma de la misma, han crecido. Aho-
ra con la Guerra de Irak y en particular con la división entre las Naciones Unidas y los
EEUU, la percepción negativa sobre su situación actual ha crecido, al punto que hay
quienes dicen que las "Naciones Unidas han muerto".

La característica de los conflictos y retos que las Naciones Unidas deben enfrentar
no pueden ser asumidos y resueltos con la visión y acciones que hasta ahora han pre-
dominado dentro de ella. Al igual que en el nivel nacional, en el internacional, los pro-
blemas tienen una faceta bien política, económica, diplomática o militar, pero en úl-
tima instancia una raíz espiritual, emocional y moral.

Roberto Kaplan, en una obra reciente titulada "El retorno a la Antigüedad. La po-
lítica de los guerreros", haciendo una premonición señala "las dificultades de los es-
tadistas en el nuevo siglo no emanarán de las muchas cosas que irán bien en las re-
laciones internacionales, y que los humanistas celebrarán debidamente, sino de las
cuestiones más oscuras de esta época". Esas cuestiones oscuras están enquistadas
en el corazón humano.

Por un lado esta el idealismo de Immanuel Kant expresado en "La Paz Perpetua",
escrito en 1795, hablando de una futura Federación de Estados Republicanos como
sostén de esa Paz, y por otro el realismo, de Thomas Hobbes, en su "Leviatán", por
el cual sólo un poder coercitivo fuerte podría poner límite al "hombre" que se conver-
tía en "lobo". Aunque puedan parecer antagónicas ambas visiones no lo son, y de-
bemos tener la capacidad de comprender la naturaleza del conflicto humano básico,
que no es sino espiritual.

Desde muchos ámbitos, de una forma u otra, hay por lo menos cuatro ideas que
se están abriendo paso y sobre las que hay mayor conciencia de su importancia: a)
que los problemas del mundo, entre ellos la ausencia de paz, tienen una raíz espiri-
tual y ética; b) que no bastan medidas políticas y económicas sino que deben ser com-
plementadas con la sanación espiritual y moral; c) que el campo religioso y el secu-
lar deben cooperar para atacar los problemas desde todos los ángulos y aspectos de
la naturaleza y el quehacer humano; y d) que el diálogo y armonía entre las religio-
nes es imperativo para traer la paz.

27
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 28

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

EL DIÁLOGO Y LA ARMONÍA INTERRELIGIOSA


Al respecto Hans Küng, profesor emérito de Teología Ecuménica de la Universidad
alemana de Tubinga, hizo una intervención en la que subrayó que "ha llegado la ho-
ra de dialogar y de sentar las bases de un nuevo modelo político común de coopera-
ción e integración racional capaz de superar pacíficamente los conflictos seculares".
En su opinión, "no habrá paz entre las naciones sin paz entre las religiones "y" no ha-
brá paz entre las religiones sin diálogo entre las religiones".

Necesitamos pues la visión, los valores, la experiencia y el poder espiritual de las


religiones. Pero necesitamos imperiosamente que esas potencialidades únicas sean
bien encaminadas y bien usadas, para contrarrestar la fuerza del egoísmo en los asun-
tos humanos y para fortalecer el idealismo y altruismo. Para poner reconciliación allí
donde hay rencor, cambiar el odio por amor, el enfrentamiento y la división por uni-
dad y colaboración.

El espíritu que debe encaminar ese aporte decisivo de las religiones fue bien expre-
sado por el Rabino David Ben-Ami, al decir, "En lugar de verter sangre sobre nuestras di-
ferencias religiosas necesitamos llegar profundamente a los valores comunes que todas
las religiones comparten como el amor, el servicio a los demás, el perdón y la compren-
sión". Agregó que: "Sin estos valores superiores, las negociaciones basadas en intereses
nacionales competitivos seguirían siendo infructíferas y sólo incrementarían el ciclo de
la violencia. Necesitamos urgentemente la sabiduría y la visión profunda de nuestras tra-
diciones religiosas, funcionando en armonía y en apoyo y orientación de los esfuerzos
de los líderes políticos y cívicos".

Entre el año 2003 y 2004 se han estado sucediendo nuevos hechos. Entre el 23
y 24 de setiembre de 2003, se realizo en Astana, Kazakhstan (ex República soviética
de Asia Central), el Congreso de Religiones Mundiales Tradicionales. Importantes líde-
res de 18 importantes credos religiosos viajaron a ese histórico congreso El mismo fue
presidido por el Presidente Nursultan Nazarbayev, quién ofreció proporcionar un nue-
vo edificio por lo que un delegado sugirió que podría ser las "Naciones Unidas de
Religiones" donde las disputas puedan ser discutidas en un lugar neutral

En Singapur a mediados de setiembre del mismo año, el "Interreligious Harmony Cir-


cle", que tuvo su origen en una iniciativa del propio gobierno de Singapur en los años '60,
cuando la isla sufrió una serie de desórdenes interreligiosos, dio a conocer una "Declara-
ción de armonía religiosa", en la que los diferentes credos de Singapur han manifestado
su compromiso para construir una convivencia pacífica en la vida social del país. En di-
cha declaración se dice: "Nosotros, población de Singapur, reconocemos que la armonía
religiosa es esencial para la paz, para el progreso y la prosperidad de nuestra nación mul-
ticultural y multirreligiosa", y agrega "Nos comprometemos a reforzar la armonía religio-
sa por medio de la tolerancia, la confianza, el respeto y la comprensión recíproca. Afirma-
mos reconocer la naturaleza secular del Estado; promover la cohesión en el ámbito de la
sociedad; respetar la libertad religiosa de unos y otros; hacer crecer nuestro espacio en el
respeto de la diversidad; incrementar las relaciones interreligiosas".

En la Unión Europea, también en el correr del 2003, el ministro italiano del Inte-
rior, Giuseppe Pisanu, pidió la creación en el seno de la misma de una Comisión Inte-
rreligiosa para el diálogo entre las distintas doctrinas. Argumento que la mejor arma
contra el fanatismo religioso y el terrorismo es el diálogo entre las tres grandes reli-
giones monoteístas del Mediterráneo -cristianismo (en sus tres grandes ramas), Islam
y judaísmo- en un diálogo que sirva como factor de paz y cohesión social.

En mayo del 2004 durante su visita a España, el Gran Rabino Asquenazi de Israel,
Yonah Metzger, dijo que debería considerarse formar una especie de Organización de

28
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 29

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

Naciones Unidas de las Religiones, donde cada uno acuda con un embajador.

La Iniciativa de Paz para el Medio Oriente, las Peregrinaciones de líderes religio-


sos judíos, cristianos y musulmanes a Tierra Santa, y la formación de un Consejo In-
terreligioso e Internacional por la Paz (fuera del marco de las Naciones Unidas), todas
estas actividades y proyectos impulsados por la Federación Interreligiosa e Internacio-
nal para la Paz Mundial constituyen también un esfuerzo extraordinario y profunda-
mente innovador en pos de esa meta.

LA FORMACIÓN DE UN CONSEJO
INTERRELIGIOSO EN LAS NACIONES UNIDAS
Las Naciones Unidas deben pues reconocer sus falencias actuales y reformarse a
sí misma para alcanzar sus metas. Para recobrar su liderazgo y tener un papel central
en la formulación de una sociedad mundial armoniosa y pacífica en este siglo deben
contemplar al conjunto de la civilización humana.

Esto implica como ya vimos, tener ella misma mayor sabiduría y previsión y no
sólo contemplar la política, la economía, la ciencia y otros aspectos materiales de la
civilización, sino también su aspecto espiritual y moral. Ese aspecto tiene su raíz y sos-
tén en las religiones. Las religiones y sus valores ético-religiosos son como la concien-
cia universal y aunque ese papel este pasando por un momento crítico no puede ser
cumplido por nadie sino por ellas.

Implica también el reconocer que la Paz es una meta que para alcanzarse necesi-
ta de instituciones como la religión, la familia y la educación para lograrlo. El origen
de la Paz esta en el individuo y en sus relaciones y modelos de vida más básicos, su
Fe, la Familia y la Escuela.

Finalmente, luego del fin de la "Guerra Fría" los conflictos más virulentos tienen
una carga religiosa, cultural y étnica muy importante. La suma de religión, raza y cul-
tura usado como pretexto para luchar y destruir a otros son los factores que encien-
den el corazón de millones de personas llevándolas a actuar con odio, rencor y vio-
lencia. La forma más cruenta e irracional de este fenómeno es el terrorismo de base
religiosa, mal usando el nombre de Dios.

Por todo lo anterior es la iniciativa de crear un Consejo Interreligioso en las Nacio-


nes Unidas, sería un acto que completaría el espíritu original de la fundación de las
Naciones Unidas en 1945; reforzaría su papel céntrico, maltrecho luego de la Guerra
en Irak; y atacaría las causas religiosas y emocionales de los conflictos actuales. En-
carnaría en si mismo la gran oportunidad para el diálogo y el compromiso de las re-
ligiones y líderes religiosos nacionales y mundiales con la causa de la paz; y la vía pa-
ra el intercambio y el trabajo en conjunto - centrado en valores espirituales y éticos -
entre el campo religioso y el secular para revertir la decadencia moral y social y traer
pacificación en distintos ámbitos.

Mientras el Cuerpo Político y Económico de las Naciones Unidas atendería los as-
pectos de las negociaciones, transacciones, y de la cooperación entre naciones, y de
las reformas estructurales para mejorar la vida material de la familia humana; el Con-
sejo Interreligioso se enfocaría en la faceta transformacional de la gente del mundo,
no estando limitado por barreras nacionales, y apuntaría al cambio espiritual y moral,
base para una buena dirección de las reformas externas.

También ambos juntos podrían tener más fuerza usando potencialidades no de-

29
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 30

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

sarrolladas en los asuntos internacionales. En una recopilación de ensayos titulada


"Diplomacia basada en la Fe: la derrota de la Realpolitik", Douglas Jhonston y Brian
Cox, señalan los aspectos de una diplomacia basada en la fe que reforzarían la di-
plomacia tradicional. Una es ver más allá de los aspectos superficiales y entender
las raíces ocultas del encono entre las partes; iniciativas no habituales pero aptas
para diluir el encono como pueden ser la oración, llamados al perdón y arrepenti-
miento; carisma y autoridad espiritual y moral; capacidad de perseverar más allá
de las dificultades del momento. Las mismas ideas y propuestas pueden prosperar
o naufragar, según sea bueno o malo el ambiente y estado espiritual y emocional
de las partes que negocian.

En el año 2000 hablando en una sala de las Naciones Unidas, el fundador de la


FIIPM, Reverendo Sun Myung Moon, lanzó la idea de la formación de este Consejo.
El señalo en dicha oportunidad:

"En su raíz, los problemas humanos no son puramente sociales o políticos, de ma-
nera que los enfoques sociales y políticos aislados tendrán siempre una efectividad li-
mitada. Aunque las autoridades seculares gobiernan la mayoría de las sociedades hu-
manas, la religión late en el corazón de gran parte de las identidades nacionales y
culturales. En realidad, la fe y la devoción religiosas tienen bastante más importan-
cia, en la mayor parte de los corazones, que las lealtades políticas"

Y que "La paz mundial puede alcanzarse completamente sólo cuando la sabiduría
y los esfuerzos de los líderes religiosos del mundo, quienes representan las inquietu-
des internas de la mente y la conciencia, trabajen cooperativa y respetuosamente con
los líderes nacionales quienes cuentan con mucha sabiduría y una experiencia mun-
dana acerca de la realidad externa o cuerpo".

Cinco años antes, el 5 de octubre de 1995, durante su visita a las Naciones Uni-
das el Papa Juan Pablo II enfatizo la necesidad de una reforma de esa organización
internacional, en donde tuviera en cuenta la dimensión espiritual y moral. El Papa di-
jo que "Es necesario que la Organización de las Naciones Unidas se eleve cada vez
más de la fría condición de institución del tipo administrativo a la de centro moral..."

En enero de 1997, Juan Pablo II volvió sobre el tema al hablar antes los embaja-
dores acreditados en el Vaticano y dijo: "Tal vez, lo que más falta hoy a los protago-
nistas de la comunidad internacional no son ni los acuerdos escritos ni las sedes don-
de expresarse: ¡estás son muchísimas! Lo que falta es una ley moral y la valentía de
guiarse por ellas".

El 10 de noviembre de 2003, el embajador permanente de Filipinas ante las Na-


ciones Unidas, Bayanis Mercado, en un no muy extenso pero si sustancioso discur-
so, argumento a favor de la formación de una Comisión de Trabajo que estudiará
la forma en que las religiones pueden colaborar en las Naciones Unidas. Bayanis
Mercado dijo al final de su discurso que su país esta convencido que para construir
una cultura de paz es necesario usar al máximo el potencial del diálogo y la coo-
peración interreligiosa.

Esta iniciativa de Filipinas continua su trámite, el que, ateniéndonos a la realidad


de las Naciones Unidas no será expeditivo. No obstante parece algo imperioso que di-
cha Organización deba pronunciarse, en la próxima Asamblea General, que comen-
zará en setiembre del año 2004, sobre tan importante cambio.

La iniciativa de Filipinas tiene algunos antecedentes importantes en el seno de


las Naciones Unidas. Años atrás las Naciones Unidas a instancias del Presidente ira-
ní, Mohammad Jatami, declaro el año 2001, como el año del Diálogo entre Civili-

30
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 31

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

zaciones y Culturas (Resolución 53/22 de la 53ª. Asamblea General de las NNUU,


1998). Esto sucedió luego del encuentro entre Jatami y Juan Pablo II.

CONCLUSIÓN
Un liderazgo responsable para el logro del buen gobierno global, necesita com-
prender la dimensión espiritual de la existencia humana y la raíz también espiritual
que hay detrás de los conflictos actuales que no permiten establecer la paz.

Debe guiarse para enfrentar los dilemas de este época en los valores ético-religio-
sos universales, y debe fomentar tanto el diálogo y la armonía interreligiosa, como la
cooperación entre el campo religioso y secular para la resolución de esos dilemas y
para asentar las bases de una paz duradera.

En 1919, una figura prominente británica y mundial, John Maynard Keynes, escri-
bía en la conclusión de su libro "Las Consecuencias Económicas de la Paz", que: "Los
sucesos del año entrante no serán trazados por los estadistas, sino por las corrientes
desconocidas que continuamente fluyen…de las que nadie suele predecir sus conse-
cuencias. Solo de un modo podemos influir en esas corrientes: poniendo en movimien-
to aquellas fuerzas educadoras y espirituales que cambian la opinión. La afirmación
de la verdad; el descubrimiento de la ilusión; la disipación del odio; el ensanchamien-
to y la educación del corazón y del espíritu de los hombres deben ser los medios".

En ese sentido tanto la propuesta de integrar la dimensión espiritual y religiosa en


la visión, práctica y organización de las Naciones Unidas, como la formación del Con-
sejo Interreligioso e Internacional, como un "modelo" de como eso podría suceder,
son resultado de una conciencia universal que busca la afirmación de la verdad, la
afirmación de la esperanza, el fin de los odios y resentimientos, y la confianza en que
Dios puso en el espíritu y corazón de los seres humanos, los principios y valores para
alcanzar las metas más nobles, entre las cuales sobresale construir en este siglo una
civilización humana pacífica.

31
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 32

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL


CAPITULO III

LA NECESIDAD DE UNA
EDUCACIÓN DEL CARÁCTER
LA PRESENTE CONFERENCIA ES EXPUESTA POR LA FUNDACIÓN EDUCATIVA INTERNACIONAL, EN LOS
SEMINARIOS DE LA FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL, EN LAS
DISERTACIONES REFERIDAS AL "DESARROLLO HUMANO". FORMA PARTE DE UN PROGRAMA EDUCATIVO
MUNDIAL DE 12 DISERTACIONES.

PREFACIO

E
stamos viviendo en una era de cambios profundos y vemos cómo los ade-
lantos científicos y tecnológicos están cambiando las bien definidas tradicio-
nes y valores. Las normas y valores que están establecidos desde generacio-
nes, parecen ineficaces en responder a los problemas que acompañan estos cambios.
Estos incluyen la tendencia mundial de una inmoralidad sexual, el crecimiento de una
cultura basada en el divorcio y la ruptura familiar como su consecuencia. También te-
nemos que enfrentar el crimen y la violencia, el abuso de las drogas y del alcohol; y la
destrucción del medio ambiente. Anteriormente eran problemas de la sociedad occi-
dental, pero ahora se están infiltrando en todas las culturas rápidamente, de tal mane-
ra que ninguna nación puede considerarse excluida de las influencias negativas.

La raíz de la mayoría de los problemas es el individualismo egoísta y el deseo de


la "gratificación instantánea". De acuerdo con esta filosofía de vida todos los valores
son subjetivos, relativos y anárquicos, no se sabe nada, no se comunica nada y la vi-
da no tiene sentido. Esta perspectiva, inconsciente e indefinida, sin embargo sirve co-
mo fundamento para la mayoría de los comportamientos destructivos que vemos hoy
en el mundo. Sin una base de valores comunes, absolutos e incambiables, la socie-
dad humana se fragmenta en nada más que en individuos y si se forman grupos es-
tos buscan alcanzar sus propios intereses y deseos egoístas.

Existe evidencia bien difundida, de que en los lugares donde la estructura familiar
se derrumbó, también ocurrieron los problemas más graves entre la juventud y la so-
ciedad en general. Por otro lado, en donde las familias se muestran fuertes y estables,
hay mucho menos problemas sociales. Por consiguiente, las familias sanas son la ba-
se de una sociedad sana. La familia constituye la primera escuela del amor, porque
justamente allí los jóvenes aprenden valores esenciales y virtudes que son la base pa-
ra alcanzar sus metas en la vida. Por ejemplo, si los niños reciben el amor y la guía
adecuada de sus padres, hay mucho menos posibilidades de que se conviertan en per-
sonas promiscuas.

Ya que las naciones del mundo continúan desarrollándose en el sector industrial


y económico, ¿pueden eludir los problemas sociales que acompañan las riquezas ma-
teriales? Solo si las naciones reconocen y adelantan condiciones para crear una so-
ciedad moral, es posible evitar tales problemas. Ahora quisiera hablarles sobre la im-
portancia de cultivar el corazón y el carácter.

Como padres, profesores y líderes, nuestro enfoque es más amplio que solamen-
te educar el intelecto de nuestros jóvenes. Su educación moral y ética es de suma im-
portancia, porque sus valores se expresan a través del corazón y el carácter.

Cultivar el corazón y el carácter influencia profundamente nuestra habilidad en al-


canzar metas no-materiales que nos brindan felicidad y una autorrealización verda-
dera. Hay tres metas básicas y fundamentales en la vida. La primera es desarrollarse

32
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 33

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

hasta convertirse en una persona de carácter maduro quien conoce el auto-control y


puede desarrollar su capacidad para amar. La segunda meta es establecer una fami-
lia feliz y sana, experimentando relaciones éticas y amables como resultado de esta
vida familiar. La tercera meta es usar nuestras habilidades creativas para hacer una
contribución positiva y bien definida a la comunidad. El punto central que guía estas
tres metas es el amor verdadero.

La naturaleza humana tiene como su esencia al corazón, la fuerza que empuja ha-
cia toda relación y toda ambición moral. Por ende, el primer nivel de educación es
ayudar a los alumnos a alcanzar el carácter maduro a través del desarrollo del cora-
zón. El segundo nivel de educación es elevar su capacidad para crear relaciones au-
ténticas, que son centradas en el amor verdadero y para entender el comportamien-
to apropiado. Esta "educación de las normas" apoya el desarrollo creando estas
relaciones auténticas, porque están basadas en el amor verdadero. El tercer nivel de
educación, de hecho el factor dominante en la educación moderna, es adquirir cono-
cimientos y pericia tecnológica para seguir una carrera.

Estos tres niveles de educación forman una pirámide cuya base es el desarrollo
del corazón. Sin embargo, en realidad la educación moderna se percibe más como
una pirámide invertida con un gran énfasis en el rápido aprendizaje de mucha tecno-
logía e información, mientras que descuida las demás dimensiones de la educación.
Una mirada equilibrada hacia la educación dará prioridad a la educación del corazón
y a la "educación de las normas" como base para la educación intelectual y física.

El punto principal de la personalidad de un niño es su habilidad de relacionarse


con los demás con amor verdadero. El amor verdadero significa vivir por los demás
sin calcular sus recompensas personales. Cuando uno aplica esta clase de amor en la
relación entre hombre y mujer, de forma natural se aplica la abstinencia sexual antes
del matrimonio y la fidelidad conyugal inseparable dentro del mismo. Si la motivación
está basada en principios morales, la persona siempre actuará en el mejor interés de
las personas a quienes ama, sin perjudicar jamás su salud, sus metas futuras o la in-
tegridad personal.

Una persona experimenta el amor verdadero con los llamados "Cuatro Reinados
del Corazón." Primero: el corazón filial hacia sus propios padres en respuesta a su amor
incondicional y sacrificado. Segundo: el corazón de amor y amistad mutua entre her-
manos y entre compañeros. Tercero: el corazón del amor conyugal entre marido y mu-
jer. Cuarto: el corazón de amor paterno incondicional hacia sus propios hijos. Al de-
sarrollar estos Cuatro Reinados del Corazón, una persona se convierte en un hombre
o una mujer de buen carácter, encarnando el amor verdadero. Por consiguiente, la fa-
milia se convierte en la base para la felicidad, la vida y los ideales humanos.

Los padres tienen el deseo de enseñar a sus hijos y mostrarles como convertirse
en hijos e hijas del deber y la piedad filial, así que pueden amar y respetar a sus pa-
dres y, como consecuencia, amarán a sus maestros y mayores. Para alcanzar la pie-
dad filial verdadera, la persona tiene que servir a su familia y sacrificarse por ella. Prac-
ticando esta forma de vida y además siempre estando listo para sacrificar a la familia
por el bien de la comunidad y la nación, la persona se convierte en un ciudadano y
patriota verdadero. Una persona que está dispuesta a sacrificar su vida mostrando va-
lores universales para el beneficio de la humanidad, se llamará "santo" o "sabio".

En la familia, los padres tienen tres roles de sujeto: como padres verdaderos, maes-
tros verdaderos y líderes verdaderos. El punto central para el cumplimiento de estos
roles es el amor verdadero. El amor verdadero es un amor incondicional y sacrifica-
do; la persona se invierte, se olvida de lo invertido y continua dando sin expectativa
de obtener alguna recompensa. El mejor ejemplo de esta forma de amor son los pa-

33
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 34

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

dres, que viven altruistamente para el beneficio de sus hijos. Viviendo de acuerdo a
tal estándar, las personas se convierten en padres verdaderos. El rol del padre o de la
madre es a su vez un rol de maestro verdadero. Esto significa la enseñanza de valo-
res morales, y además significa ser un ejemplo para los demás integrantes de la fa-
milia. Adicionalmente, el rol paternal se expande y se convierte en liderazgo verdade-
ro. Esto se logra mientras uno guía a sus hijos en la dirección justa y, al mismo tiempo,
mantiene el sentimiento de altísima responsabilidad con respeto a la vida y al futuro
de la familia.

En la sociedad se aplican estos roles. Por ejemplo, en primer lugar, un maestro pue-
de ser también un padre verdadero, mostrando su corazón paternal hacia el alumno
y amándole como a su propio hijo. En segundo lugar, los maestros tienen que ser maes-
tros verdaderos. Esto implica guiar a los alumnos en la dirección justa, tanto con en-
señanza como con el ejemplo personal. Finalmente, un maestro, siendo un líder ver-
dadero, siente responsabilidad por el bienestar físico y moral de los alumnos a su cargo,
tal como un padre se siente responsable por el bienestar en general de sus hijos. Lo
mismo se puede decir de toda persona que sea responsable tanto por un grupo redu-
cido como por una nación entera.

El trabajo en conjunto de la familia, la escuela y la comunidad desarrolla el carác-


ter moral de los jóvenes; así una sociedad cívica se formará y una verdadera civiliza-
ción espiritual puede lograrse. De tal manera, se enriquecen el hogar, la escuela y la
comunidad porque trabajan unidos para un propósito común.

Ahora, en los primeros años del siglo XXI, toda la humanidad está esperando el
amanecer de una nueva cultura mundial de paz y unificación. Ya que el siglo XX fue
la época de grandes avances científicos, tecnológicos y económicos, el siglo XXI ten-
drá que ser la era de un renacimiento espiritual y mundial.

Nuestra experiencia del siglo XX nos mostró, que solo avances científicos, tecno-
lógicos y económicos no forman las condiciones apropiadas para lograr la paz, armo-
nía y felicidad verdaderas. Mas bien necesitamos una nueva filosofía universal que es-
té basada en valores esenciales, que promueva la creación de familias verdaderas,
sociedades sanas y naciones capaces de convivir en un mundo de paz y unificación.
Buscamos los valores que representen lo mejor de las filosofías espiritualistas como
así también de las materialistas, de los caminos tradicionales y los contemporáneos;
y de las maneras orientales en contraste con las occidentales. Tratando de integrar es-
tas ideas complementarias, se puede encontrar una base más completa para apreciar
y aplicar los valores morales y éticos.

Los jóvenes necesitan un cálido ambiente familiar, en el cual puedan desarrollar


sus conciencias y corazones de amor verdadero para realizar de esta manera sus es-
peranzas y sueños. La conciencia fuerte y pura es la base para la excelencia académi-
ca, los logros personales, la estabilidad dentro de la familia y la ciudadanía verdade-
ra. Esta conciencia siempre guía a la persona para hacer lo correcto. Sin embargo, el
ambiente moralmente corrupto hace que la conciencia no pueda trabajar adecuada-
mente. Como padres, maestros y líderes tenemos la responsabilidad de primero puri-
ficar y liberar a nuestra propia conciencia; luego tenemos que ayudar a nuestros jó-
venes a seguir nuestro ejemplo. Los jóvenes que logren tener una conciencia pura y
practicar el amor verdadero, se esforzarán en llevar una vida ejemplar, con lo mejo-
res deseos y la buena voluntad de vivir por el beneficio de los demás. Esto es un pun-
to esencial para lograr una sociedad cívica y una civilización verdaderamente rica es-
piritualmente.

34
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 35

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

INTRODUCCIÓN
Los padres y maestros en todo el mundo están discutiendo acerca de cómo pode-
mos educar a nuestros hijos para que se conviertan en ciudadanos responsables en
esta era de cambios constantes. La ruptura de la familia y las "enfermedades" socia-
les que le acompañan, son una preocupación mundial. La humanidad esperaba que
los avances científicos, tecnológicos y económicos trajeran una felicidad humana más
profunda, pero ahora podemos ver que esto no es siempre el caso. Muchas socieda-
des están pasando por graves rupturas sociales.

Algunos astronautas, quienes vieron a nuestro planeta desde el espacio, experi-


mentaron un sentimiento profundo de "unidad terrestre", o sea, el entendimiento del
planeta como hogar de toda la población humana. Justo este elevado sentimiento de
identidad nos da la esperanza de erradicar los prejuicios que hay con respecto a la ra-
za, creencia, sexo y clases sociales que nos dividen todo el tiempo. ¿Entonces, que te-
nemos en común? Las circunstancias externas son muy distintas en diferentes luga-
res del mundo, pero sí compartimos una base ética común. Valores tales como la justicia,
la amabilidad y el respeto a la verdad están reconocidos y respetados en todo el mun-
do y sobrepasan culturas, nacionalidades, idiomas, religiones y razas. Todos los seres
humanos reconocen tales valores universales como buenos y deseables, sin embar-
go, nuestra reciente historia desafiaba a nuestros ideales. Veamos el siglo XX.

Sabemos que el mundo cambió dramáticamente en los últimos cien años, para
bien en la mayoría de los casos. La ciencia y la tecnología moderna elevaron el nivel
de vida materialmente. Los desarrollos en la medicina eliminaron muchas enferme-
dades que atormentaron a la humanidad tiempos atrás. Los avances en el transporte
y en las comunicaciones ayudaron a comunicarnos con mucho más facilidad, que en
cualquier época. Rápidos desarrollos, especialmente en el uso de Internet nos cam-
biaron la forma de comunicación y los negocios. Podemos decir, que los avances en
las ciencias y la tecnología representan lo mejor del siglo XX.

Al mismo tiempo, aún cuando la tecnología nos facilitó la comunicación y el


aprendizaje sobre el prójimo, existe poca evidencia de que logramos convivir de for-
ma mejor. El lado oscuro del siglo XX vivió sangrientos conflictos de tamaños nunca
visto antes. Murieron más personas en las guerras del siglo pasado, que en el conjun-
to de todos los siglos anteriores. La segunda parte del siglo XX fue dominada por la
Guerra Fría entre superpoderes que llevaron el mundo al borde de la aniquilación. A
finales del siglo se terminó la Guerra Fría, pero los conflictos regionales todavía están
amenazando grandes partes de la población mundial.

La segunda parte del siglo XX también presenció el desarrollo gradual de otra gran
crisis fundamental, sin embargo poco visible: el colapso de la vida familiar. Hoy en día es-
ta crisis tiene proporciones casi epidémicas y todos los países del mundo están afectados.
Hay mucho abuso hacia la mujer y los niños; hay un alto nivel de infidelidad en el matri-
monio, como así también un altísimo grado de divorcios. La juventud se encuentra cada
vez más alejada de sus padres, mientras el respeto entre marido y mujer ya casi no exis-
te. Las personas son cada vez más y más absorbidas por sus propios problemas.

El declive de la familia está aumentando más en los países prósperos que en los
países subdesarrollados, por eso existe el pensamiento generalizado de que cierta pros-
peridad económica combinada con libertad política ya resolverá los problemas, pero
esto es un pensamiento demasiado ilusorio. Tenemos que considerar razones más fun-
damentales para la causa del decline de la familia que solamente los problemas eco-
nómicos. Las familias son como las células de la sociedad humana. Si las células con-
traen alguna enfermedad, eventualmente el cuerpo entero sufrirá.

35
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 36

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

La desintegración familiar en las últimas décadas también llevó consigo un aumen-


to en los problemas juveniles. Sin la influencia educativa de fuertes lazos familiares,
los jóvenes en países ricos explotaron las posibilidades de riqueza y libertad para ex-
perimentar con drogas y el sexo libre. Esta "cultura juvenil" recientemente se expan-
dió por todo el mundo y trajo también los problemas del SIDA, otras enfermedades
de transmisión sexual, la drogadicción, el crimen y la violencia juvenil.

LAS INFLUENCIAS COMPARATIVAS EN LA VIDA DE LA JUVENTUD

En los EE.UU. el decline de la fuerza moral de las familias y sus efectos en la ju-
ventud durante la segunda parte del siglo XX se hace muy visible observando un es-
tudio hecho por la Universidad del Estado de Michigan. Este estudio nos muestra que
entre los años 1950 y 1990 hubo un cambio total en las influencias que los jóvenes
consideraron de mayor importancia para sus vidas. Unos cincuenta años atrás, las in-
fluencias más importantes eran los padres y el ambiente hogareño; a esto le seguía
la escuela, la iglesia, los amigos y la televisión. En el año 1990 los amigos y la tele-
visión se convirtieron en las influencias más importantes de la juventud. Se entiende,
que unos compañeros de escuela inmaduros y programas televisivos motivados sola-
mente en recaudar ganancias, nunca pueden reemplazar al amor, el cuidado y la guía
moral de padres preocupados y de un cálido ambiente hogareño. (Ref. 1)

Para comprender los cambios profundos que ocurren en nuestros jóvenes, sirve un
estudio comparativo entre los problemas que existían en escuelas estadounidenses en
1940, con los que se enfrentaban en 1990. Los problemas bien conocidos, tales co-
mo, hablar sin autorización y correr en los corredores, fueron reemplazados por pro-
blemas más graves, como por Ej. el uso de las drogas, el suicidio, el robo y el asalto.
Los Estados Unidos experimentaron este espantoso comportamiento en su forma más
terrorífica con olas de tiroteos en las propias escuelas.

Históricamente tres instituciones sociales compartieron la tarea de la educación


moral: la familia, las agrupaciones religiosas y las escuelas. Cuando las escuelas ya
no sirven más para comunicar los valores morales y la familia como institución se
derrumba, la sociedad enfrenta un problema muy grave. Los gobiernos nacionales
hacen esfuerzos para tratar de solucionar los problemas sociales que son, a su vez,
el resultado de una crisis de valores, pero estos esfuerzos por lo general tienen muy
poco éxito.

Desde 1960 hasta 1990 el gobierno de los Estados Unidos aumentó sus gastos
para solucionar problemas sociales en un 500 %. A pesar de estos gastos enormes,
en el mismo periodo hubo un incremento de 500 % de crimen violento, un incremen-
to de 400 % de nacimientos extramatrimoniales, un incremento de 400 % de divor-
cios, 300 % más de niños que viven en hogares con solo un padre o una madre y un
aumento de 200 % de suicidios de adolescentes.

Aun los mil millones de dólares que se gastan en programas socio-económicos no


pudieron mejorar estas situaciones. Por supuesto, se necesita dinero, pero solamente
el dinero no puede solucionar los problemas. Los líderes entienden que estos proble-
mas agravados tienen que encontrar una solución fundamental. Las preguntas bási-
cas que tenemos son asuntos más internos, involucrando la mente y el corazón, lo
que es beneficioso para el ser humano y lo que es nocivo; las preguntas sobre el bien
y el mal; sobre lo justo y sobre lo equivocado. Estas preguntas son de carácter moral.

El historiador británico Arnold Toynbee escribió en su libro "Civilización bajo Jui-


cio": "Si el poder material aumenta, entonces nuestra necesidad por un enriquecimien-
to espiritual y entendimiento de las virtudes tiene que aumentar también para usar

36
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 37

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

nuestros poderes para el bien y no para el mal... Nunca fuimos lo suficientemente ade-
cuados como para manejar nuestro poder espiritual y hoy en día la brecha moral es...
más grande que en cualquier momento anterior." (Ref. 2)

Podemos decir que en el corazón del problema humano está el propio corazón hu-
mano. La solución del problema humano no llegará con avanzadas tecnologías o pro-
gramas gubernamentales. Una buena sociedad humana se formará solamente crean-
do seres humanos de buen carácter. ¿Cómo se puede lograr esto y cual será el rol de
la educación? Estos son los dos puntos de nuestra presentación.

El carácter es la base para todo lo que hacemos en nuestras vidas. Crea las condi-
ciones sobre las cuales utilizamos nuestras habilidades y pericias, por ende en esta
presentación se va a enfatizar la importancia de la educación moral. No es un concep-
to nuevo. Al contrario, tiempos atrás la educación moral fue considerada como un as-
pecto fundamental en la educación pública. Sin embargo, como vamos a ver en la pre-
sentación de "desarrollos en la educación estadounidense", hay una gran tendencia
en las últimas décadas, de dejar a un lado el inculcar valores específicos en la juven-
tud. En nuestra opinión, aún en la sociedad más abierta, existen ciertos valores uni-
versales que se pueden enseñar sin oprimir los derechos personales. Al final ofrece-
mos una propuesta de una educación integral equilibrando valores, habilidades y
conocimientos compartidos.

PARTE 1: LA PRIORIDAD DE UNA EDUCACIÓN MORAL


Para entender la necesidad de una educación del carácter tenemos que mirar la
naturaleza humana.

El ser humano tiene dos aspectos fundamentales. Por supuesto, todos tenemos un
cuerpo, pero también hay algo más. Reconocemos una dimensión no física y le lla-
mamos de distintas formas: la mente, el espíritu o el carácter.

Las dos dimensiones del ser humano nos obligan a buscar dos juegos de valores
que le corresponden. Primero: con el enfoque en nuestros cuerpos tenemos deseos y
necesidades físicas. La comida, la buena salud y una vivienda agradable son las ne-
cesidades más básicas que tenemos. Además, buscamos la riqueza para alcanzar ni-
veles más altos del confort físico y para obtener un control mayor sobre nuestras vi-
das. Por el otro lado nos encontramos con nuestra mente que, guiada por nuestra
conciencia, busca valores morales y espirituales, como la verdad, la belleza, la bon-
dad y el amor verdadero. La satisfacción interna viene cuando uno puede encontrar
o realizar estos valores.

Muchas personas creen equivocadamente que la satisfacción interna ya viene con


la búsqueda de valores materiales. Sin embargo, esta satisfacción es pasajera e incom-
pleta. Esto se debe a que no podemos negar nuestra dimensión espiritual.

La educación tiene que reconocer las dos dimensiones del ser humano. Solamen-
te así estamos guiando a los jóvenes por el camino de la felicidad verdadera y eterna.

Declaramos que existen dos aspectos de la educación: la "educación moral y éti-


ca", que se necesita para que la persona entienda los valores de la verdad, la belleza,
la bondad y el amor, los cuales crean la base de un buen carácter; y lo que se podría
llamar la "educación convencional" (la educación académica, técnica y profesional; la
educación artística y el entrenamiento físico), es decir, todo aquello que ayuda a la
persona para seguir metas practicas, o sea, una carrera, obtener riquezas, una vida có-
moda, la buena salud y un buen nivel social.

37
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 38

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

De las dos dimensiones de educación, la ética y la moral seguramente es la más


importante. Las dos dimensiones tendrán que relacionarse como la mente y el cuer-
po. De la misma manera en que nuestra mente tiene que guiar y controlar a nuestro
cuerpo, así también la moral y la ética tendrán que guiar y controlar el uso del cono-
cimiento práctico, de las habilidades y de cualquier otra actividad. De otra forma se-
remos individuos inmaduros, egoístas y como sociedad podríamos mal usar el cono-
cimiento y la tecnología hacia propósitos egoístas.

Se entiende que la educación siempre estuvo enfocada en transmitir el conocimien-


to a la próxima generación, con el fin de elevar las personas para que sean capaces
de desarrollar nuevos horizontes en las disciplinas elegidas. Queremos que nuestros
jóvenes hereden el conocimiento acumulado de toda la humanidad. También quere-
mos que hereden los valores más altos de nuestra cultura. De esta forma la educación
tradicionalmente estuvo enfocada en enseñar a los jóvenes cierto estándar moral con
responsabilidad social, preparando a la próxima generación para convertirse en ciu-
dadanos y líderes responsables. Finalmente podemos ver que la educación siempre
estuvo enfocada en el desarrollo, tanto intelectual como moral.

LA EDUCACIÓN MORAL TRADICIONAL

Los Peregrinos de los Estados Unidos creían que la misión central de la educación
era "engrandecer el carácter moral de la sociedad". Noah Webster escribió en 1790:
"La educación, pensando en términos amplios, forma el carácter moral del hombre, y
la moral es la base para el gobierno... Es mucho más fácil introducir y establecer un
sistema funcional para preservar la moralidad, en vez de corregir de forma penal las
anormalidades de un mal sistema... El único método practico para reformar la huma-
nidad es comenzar con los niños." (Ref. 3) Los alumnos de tiempos pasados aprendie-
ron a escribir copiando frases como: "El empleo previene el vicio", "La alabanza sigue
el empeño" y "La justicia es un derecho común". (Ref. 4)

Por varios siglos, estudiantes Chinos memorizaban y copiaban frases de los libros
clásicos de Confucio, como por ejemplo: "Con ocio en la juventud, el arrepentimien-
to no tarda mucho", "Donde hay fuerza de voluntad, también hay un camino" y "La
intolerancia hacia pequeños insultos, arruinarán grandes proyectos". (Ref. 5)

La meta de la educación clásica era desarrollar en el niño un carácter y una acti-


tud definida y específica. Una descripción de Platón sobre la educación en la Grecia
antigua nos muestra lo siguiente: "La educación empieza con los primeros años de la
niñez. Desde el momento en que el niño entiende cuando se le habla, el padre y la
madre tienen que esforzarse para lograr que el niño sea lo más bueno posible, o sea
que con cada palabra y acción tienen que mostrar lo que es bueno y lo que es malo,
lo que es honorable y lo que no es honorable... Más adelante lo mandarán a maes-
tros a que les enseñen a tener una buena conducta, mucho más que aprender a leer
y escribir. Los maestros hicieron eso, tal cual... Pusieron en las manos de los alumnos
obras de grandes poetas que ellos tenían que leer y aprenderlas de memoria, en sus
banquillas escolares. Estas obras están llenas de instrucciones, de historias y alaban-
zas sobre hombres famosos de tiempos pasados; la meta definitiva se constituye en
el hecho de que el niño tendrá que admirar e imitar, haciendo sus esfuerzos para con-
vertirse en uno de ellos". (Ref. 6)

PARTE 2 - LAS TENDENCIAS EN LA


EDUCACIÓN MORAL DE LOS ESTADOS UNIDOS
Ahora vamos a ver los recientes desarrollos en la educación moral. ¿Cómo fue

38
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 39

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

nuestro empeño en los últimos años para transmitir nuestra moral y ética? Vamos a
examinar algunas tendencias en el sistema educativo de los Estados Unidos, ya que
esto influye a muchas partes del mundo.

A. UN COLAPSO DE LOS VALORES TRADICIONALES

En la década de los '60, se podía ver claramente en el hemisferio occidental el


colapso total de los valores que tradicionalmente estaban enfatizados por la educa-
ción. Era el tiempo de la revolución sexual y la cultura de la droga, en la cual la ju-
ventud aprendió a desafiar todo lo que era autoridad. La idea de los valores absolu-
tos e incambiables fue rechazada, se reemplazó por un cierto relativismo moral sin
distinciones bien definidas entre el bien y el mal. Todo eran asuntos debatibles. Po-
co después, el individualismo egoísta se puso de moda. De repente los derechos in-
dividuales eran más importantes que la responsabilidad personal hacia la sociedad.
Los valores del sacrificio y la auto-negación ya no eran más necesarios, hasta fueron
considerados una filosofía poco inteligente de la vida. La cultura popular creó este
punto de vista.

Los cambios culturales tenían un impacto muy fuerte en el ámbito de la educa-


ción. Muchos profesores adaptaron la actitud de "valores neutrales" o sea insistían
en que no había que "imponer" su sistema de valores a los alumnos. Había que res-
petar el punto de vista de cada persona, no importa cuál fuese. Al mismo tiempo se
notaba una baja en la influencia religiosa con sus enseñanzas morales. La descon-
fianza contra toda autoridad se hizo notar en las aulas también, de repente los maes-
tros no eran más ejemplos y guías morales, sino solamente transmisores de la ma-
teria educativa.

LAS RAÍCES FILOSÓFICAS DE LA CLARIFICACIÓN DE VALORES

La clarificación de valores tiene sus raíces en la psicología humanista estadouni-


dense. Una nueva forma de mirar a la ayuda emocional fue presentada por Carl Ro-
gers, él la llamó "la terapia centrada en el cliente". En este enfoque, el terapeuta no
da consejos, sino que se hace eco de los pensamientos y emociones del paciente tan
objetivamente como sea posible. La meta es que el paciente pueda encontrar solucio-
nes para sus problemas dentro de sí mismo, haciendo visibles sus metas, deseos y va-
lores más profundos. Estas "auto-realizaciones" pueden ayudar en motivar a una per-
sona a clarificar y cambiar sus actitudes y comportamientos. Para aplicar este enfoque
también con los niños, como recomendó Carl Rogers, hay que presumir que los niños
son capaces de desarrollarse en capacidades morales, que no necesitan aprender nin-
gún código moral de la sociedad. (Ref. 7)

El punto de vista de Rogers está basado en la filosofía del "Romanticismo" del fi-
lósofo Jean-Jacques Rousseau. De acuerdo al Romanticismo los niños son buenos ya
de por sí, pero la sociedad los corrompe. Si solamente les permitieran a los niños cre-
cer en un ambiente natural, sus virtudes florecerían.

Estos factores culturales eran una fuerte influencia para los nuevos métodos de
educación, tal como la llamada "clarificación de valores". Este nuevo enfoque se pre-
sentó en las escuelas por primera vez en 1966 con la publicación de "Los Valores y
La Enseñanza", del autor Louis Raths, profesor de la Universidad de Nueva York. Se-
gún su punto de vista, a los alumnos no había que llevarlos hacia una elección moral
bien definida, sino que podían "clarificar" su posición con cualquier asunto. No impor-
ta si se la merecía o no, cada opinión era considerada tan importante como cualquier
otra. El método en el cual los adultos tendrían que inducir a sus niños directamente
hacia lo bueno y evitar lo malo, o solamente influenciarles en sus posiciones de va-
lores, fue rotundamente rechazado. De tal manera, las elecciones morales se convir-
tieron en preferencias, ni buenas, ni malas, solo distintas.
39
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 40

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

El ejemplo hipotético que sigue nos muestra como la clarificación de los valores
funciona en la práctica. El maestro pregunta a una alumna: "Sally, ¿cuál es tu punto
de vista acerca del sexo antes del casamiento?" Sally responde: "Yo creo que el ma-
trimonio es sagrado y que hombres y mujeres no deberían tener sexo antes de casar-
se. Tienen que ser leales el uno al otro, manteniendo un compromiso para toda la vi-
da." "Muy bien, Sally," responde el maestro. "Bueno, John, ¿cuál es tu punto de vista?"
"Yo pienso que las personas tienen que ser libres para experimentar; pues quedar atra-
pado con una persona es demasiado pequeño." El maestro responde: "Muy bien John,
aclaraste tus valores."

Al enseñar el respeto hacia todos los valores, las escuelas estadounidenses en rea-
lidad no enseñaron ningún valor, y como consecuencia, tenemos graduados que tie-
nen gran dificultad en distinguir entre el bien y el mal.

El resultado de este enfoque es "relativizar" las enseñanzas morales tradicionales,


que se presentan como "anticuadas" y poco reales para los tiempos que corren o si
no como una intrusión autócrata en el ámbito de las elecciones personales. Este en-
foque también desautoriza a los padres y al rol importante que juegan en el crecimien-
to del niño. A los alumnos se les enseña a dudar de toda autoridad, inclusive de los
propios padres.

Podemos entender porqué la metodología de la clarificación de valores era tan po-


pular cuando fue presentada primero en los años sesenta, en un ambiente en donde
toda autoridad fue criticada. Era una enseñanza mucho más interactiva que la de sus
predecesores, ya que estimulaba la participación de los alumnos. Animaba a los alum-
nos a pensar críticamente y a desafiar las tradiciones y opiniones existentes. Alenta-
ba a una multitud de opiniones tolerando puntos de vistas diferentes y se iniciaron
discusiones animadas sobre los asuntos del día.

Esta versión de metodología parece más apropiada a los tiempos modernos que
la forma antigua de instrucción directa. En las sociedades democráticas en el mundo
entero, se espera, y en verdad, se exige de los jóvenes una opinión en las discusio-
nes vigentes. Este enfoque logra que el alumno se responsabilice y tome parte activa
en su propio aprendizaje, o sea, no recibe la información a la fuerza. Sin embargo, pa-
ra que sea efectivo y beneficioso debe estar envuelto en un ambiente moral. De otro
modo, puede llegar a tener resultados desastrosos si no hay normas morales bien en-
tendibles y si se considera cada punto de vista igualmente válido, aún cuando el pun-
to de vista sea antisocial.

EL APRENDIZAJE A TRAVÉS DEL DIÁLOGO

El método de educación sin directivas es tan antiguo como Sócrates y Confu-


cio. El diálogo de Sócrates a través de preguntas era un método para captar los va-
lores del estudiante. Confucio preguntaba y alentaba constantemente a sus alum-
nos para hacerles conocer el punto de vista de cada uno. Él decía: "Solo a aquel
que está lleno de ansias voy a enseñar, solo a aquel que esta "burbujeando" con
excitación voy a deslumbrar. Si yo les muestro una esquina y no me pueden mos-
trar las otras tres, no voy a continuar la lección". (Ref. 8) Una parte crucial del mé-
todo non-directivo de Confucio era su evaluación; él discutía las repuestas con sus
alumnos y los evaluaba contra un estándar moral. Sócrates no usó su método de
enseñanza con menores de treinta años. Los métodos son todavía muy útiles pa-
ra la instrucción moral positiva, siempre y cuando se examine y evalúe las relacio-
nes con los valores morales.

Hoy en día, décadas más tarde, los educadores reconocen las limitaciones y fra-
casos de la clarificación de valores. Aún cuando este sistema alentaba a los jóvenes

40
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 41

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

a expresarse y pensar críticamente, al no enseñar un estándar moral bien claro, no


fue exitoso en crear hombres y mujeres de carácter. En vez de eso, había personas
mediocres que toleraban la inmadurez y la inmoralidad.

Finalmente, la clarificación de valores fue un fracaso, porque se cometió el error


de tratar a los estudiantes juveniles como adultos, quienes solamente necesitaban cla-
rificar sus sensatas opiniones ya formadas. Ignoraba por completo que tanto los ni-
ños, como así también muchos adultos, necesitan ayuda en primer término para for-
mar sus sensatas opiniones.

REMORDIMIENTOS SOBRE LA NEUTRALIDAD DE VALORES

Merrill Harmin, una de las líderes del grupo de la clarificación de valores, con el
paso del tiempo expresaba remordimiento sobre su impacto: "Nuestro énfasis con re-
lación a la neutralidad de valores probablemente hizo mucho daño a la moralidad tra-
dicional... Reflexionando sobre el asunto, probablemente podría haber sido mejor si
mostrásemos una imagen más equilibrada... Hay sentido en declarar que la verdad es
mejor que el engaño; cuidar es mejor que lastimar; la lealtad es mejor que la traición
y compartir es mejor que explotar." (Ref. 9)

Un maestro en Amherst, Nueva York, relató: "En mi opinión, dejar a los chicos so-
los para que descubran sus propios valores es como ponerles en un laboratorio quí-
mico diciéndoles: 'Bueno chicos, descubran sus propios limites.' Si estallan, podemos
decir que se fueron en una búsqueda auténtica hacia el ser verdadero".

Con respecto a lo dicho anteriormente, podemos resumir las razones del porqué
la educación tradicional perdió su influencia tanto en los Estados Unidos, como en otras
partes del mundo:

1. Por el aumento del relativismo moral, la neutralidad de los valores se ha he-


cho la norma en el proceso educativo.
2. Se daba por entendido que el pluralismo de la sociedad moderna impedía la
enseñanza de valores comunes o universales.
3. Como la sociedad estaba más alerta y en conexión con el tema de las doctri-
nas religiosas en las escuelas, también se miró la enseñanza de valores de for-
ma negativa. Quedó la triste sensación de que la enseñanza de valores tam-
bién era una forma sutil de promulgar diversas religiones.
4. Muchas personas creen que el pluralismo requiere tolerar y aceptar cualquier
creencia o forma de vida. El fracaso de no haberlo hecho se miró como indi-
cación de fanatismo e intolerancia.

B. EDUCACIÓN DEL CARÁCTER

Enfrentando el abandono de la educación moral y sus consecuencias desastrosas


en la vida de los jóvenes, muchos Estadounidenses empezaron a criticar duramente
el sistema de las escuelas públicas, hasta trasladaron a sus hijos a escuelas privadas
y caras, donde se enseñaban los valores morales tradicionales o se inclinaban por la
enseñanza hogareña. Al mismo tiempo, apareció a finales del siglo pasado, en los años
'90, un creciente movimiento que se enfocaba en la educación moral en las escuelas
públicas con el nombre de "educación del carácter". La educación del carácter fue de-
finida como "un esfuerzo premeditado para desarrollar un buen carácter, basado en vir-
tudes esenciales tanto para el individuo como así también para la sociedad." (Ref. 10)
En los Estados Unidos un creciente número de escuelas empezó con programas de
educación del carácter. Se estima que una tercera parte de las escuelas publicas esta-
dounidenses están considerando o ya iniciaron esta forma de programas de educa-
ción del carácter. (Ref. 11)

41
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:41 a.m. PÆgina 42

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

Ahora vamos a tratar los valores universales. ¿Qué son y cómo podemos reconocerlos?

El carácter consiste de "valores en acción". Las personas de buen carácter pueden juz-
gar qué es lo correcto para luego hacer lo correcto. Los valores pueden ser morales o no-
morales. En esta presentación, nos enfocaremos en los valores morales, que vienen acom-
pañados de obligaciones, tales como la honestidad y la responsabilidad. Los valores
morales nos transmiten cómo tendríamos que actuar y nos sentimos obligados a cumplir
con ellos, aún si no nos convienen en lo personal. Los valores no-morales, como por ejem-
plo, escuchar música, no vienen con esta obligación. Además se pueden dividir los valo-
res morales en universales y no-universales. Los valores universales (como el trato a toda
persona con justicia y respeto hacia su vida, su libertad e igualdad) nos obliga a todos a
ejercer dichos valores en donde sea, para reafirmar nuestro mérito y nuestra dignidad.

LO COMÚN EN LA EDUCACIÓN MORAL

El escritor británico C.S. Lewis ofreció una defensa para los valores universales de
tal manera: "Yo sé que algunos dicen... las diferentes civilizaciones y los tiempos dis-
tintos tenían una moralidad muy diferente. No es así... Si alguien se toma el trabajo
de comparar las enseñanzas morales entre los Egipcios, los Babilonios, los Hindúes,
los Chinos, los Griegos y los Romanos, lo que le va a sorprender es cuán parecidos
son unos a otros y también a los nuestros...

Piensen, lo que podría significar una moralidad totalmente distinta. Piensen en un


país en el cual se admirase a las personas que abandonan una batalla o donde una
persona se sintiese orgullosa de engañar a todos los que le traten muy bien. Sería lo
mismo que imaginarse un país en donde 2 mas 2 son 5. Los hombres tenían sus di-
ferencias en cuanto a con quien hay que ser altruista, o sea, con la familia, con sus
compatriotas o con cualquier persona; pero todos siempre estaban de acuerdo en que
no se puede poner en primer plano a sí mismo." (Ref. 12)

¿Cuáles son los criterios para reconocer a un valor universal?

1.Tendría que pasar por la prueba de la inversión: si yo te hago algo, ¿cómo me


sentiría, si vos me haces lo mismo a mí? Para pasar por esta prueba, uno tiene
que respetar la propiedad de su prójimo, no tomando lo que pertenece a otra
persona. Otra prueba para obtener la validez universal es la generalidad: ¿Es bue-
no si todos lo hacen?

2.Un valor universal también se impone a la conciencia: se tiene que sentir bien
tanto para la intuición, como para la razón. Aún los alumnos escolares entien-
den los valores, cuando por ejemplo un niño grita: "¡Él me golpeó primero!" Ins-
tintivamente saben que el que provocó la pelea es el más culpable.

3.Además, un valor universal a largo plazo trae beneficios para el individuo y pa-
ra la sociedad. El refrán "la honestidad es la mejor línea de conducta" nos ense-
ña, que aunque a veces es más conveniente mentir o esconder la verdad, a lar-
go plazo este comportamiento alimenta desconfianzas y resentimientos que muchas
veces terminan en conflictos y destrucción.

4.Los valores universales se encuentran mundialmente, en una gran diversidad de


culturas.

5.A través de la práctica de los valores universales se nutre un carácter virtuoso.

En resonancia con los ideales más altos de la naturaleza humana, un valor univer-
sal se puede reconocer aún entre las sociedades humanas más diversas. Una acción

42
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 43

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

heroica de auto-sacrificio, como por ejemplo, arriesgar la vida para salvar un niño hun-
diéndose en un río, se honra tanto en el Oriente como en el Occidente; tanto en una
sociedad moderna industrializada, como en una tribu aborigen.

El reconocimiento de la existencia de valores universales es la base del movimien-


to contemporáneo educativo del carácter; permite responder a objeciones contra la
educación moral. La descripción de los valores universales permite también hacer una
critica efectiva contra el relativismo y nos abre la puerta para una educación moral
aún en las sociedades más liberales.

Además, estos valores son la base para una educación moral distanciada de la en-
señanza religiosa.

PARTE 3 - LAS METAS DE LA EDUCACIÓN


Finalmente consideramos un equilibrio apropiado entre los dos aspectos de la educa-
ción: la educación del carácter y la educación hacia una carrera. Ya hemos propuesto an-
tes que los dos tienen que relacionarse como la mente y el cuerpo; con los valores guian-
do a las acciones. Ahora analizamos detalladamente los componentes de un enfoque
verdaderamente equilibrado, que considera también el desarrollo de la persona completa,
o sea, físicamente y espiritualmente, mentalmente y emocionalmente, moralmente e inte-
lectualmente. Es importante mencionar que el concepto que tiene la Fundación Educativa
Internacional no está limitada a las instrucciones formales impartidas en instituciones de
enseñanza. La educación, particularmente la educación moral, empieza en la temprana edad
y se extiende hacia toda nuestra vida. Los sistemas educativos formales tendrán que res-
petar y armonizar con la enseñanza de vida integral que se encuentra en el ámbito fami-
liar. Esta presentación tiende a alentar a padres, maestros y demás personas importantes
en la vida de un niño, a tomar la responsabilidad como educadores morales.

Thomas Lickona, un líder del movimiento contemporáneo estadounidense de edu-


cación del carácter, escribió: "La educación tiene dos grandes metas: Ayudar a los jó-
venes a hacerse personas astutas... y buenas."

LA EFICACIA DE LA EDUCACIÓN DEL CARÁCTER


Los investigadores empezaron a evaluar la eficacia de los programas de educación
del carácter y si con ellos aumentaba el nivel moral y los buenos modales de los jó-
venes. Por ejemplo, el Proyecto del Desarrollo del Niño, un amplio programa de edu-
cación del carácter en la primaria de jornada completa, fue implementado en 46 es-
cuelas en 4 estados de los EE.UU. y luego fue evaluado en tres distintos estadios. Los
resultados muestran unos cambios positivos y sólidos en una esfera amplia de actitu-
des estudiantiles y en sus inclinaciones, sentimientos y comportamientos. Los campos
de mejoramiento incluyen habilidades en la resolución de conflictos, preocupación por
los demás, confianza y respeto para los maestros, una motivación pro-social, compor-
tamiento altruista y un comportamiento positivo en general entre los alumnos. (Ref. 13)

Sin duda, la meta de la educación es generar seres humanos decentes y compe-


tentes, que puedan brindar un mejoramiento para ellos y para los demás. Podemos
dividir la meta de la educación en tres grandes aspectos:

◆ El aspecto individual: el desarrollo del carácter maduro.


◆ El aspecto social: el aprendizaje para construir relaciones éticas y armoniosas
con los demás, empezando con la familia.
◆ El aspecto laboral: desarrollando sus habilidades y pericias para convertirse en
un verdadero ciudadano productivo.

43
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 44

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

A. UN CARÁCTER MADURO

Empezamos con la primera de estas metas: por el carácter maduro. Uno puede de-
finir el carácter maduro como la inclinación interna que conduce a la conducta correc-
ta. Nuestra recopilación de actitudes y hábitos capacita y facilita la acción moral. Ca-
da tarea y cada logro muestran la marca de nuestro carácter. Además, como vamos a
ver, un resultado al lograr el buen carácter, es la capacidad de amar a los demás y
convertirnos en ciudadanos más productivos. El buen carácter entonces es la base pa-
ra todo esfuerzo humano.

DISTINTAS PERSONALIDADES UNIDAS EN EL CARÁCTER

Hay una diferencia con importancia moral entre la personalidad y el carácter. Ca-
da persona es un individuo único, con su propia personalidad. La personalidad es va-
riable de persona a persona, como así también los talentos y las habilidades en gene-
ral. Por otro lado, un tipo de carácter se puede encontrar en muchas personas. El carácter
se forma con virtudes universales.

Cuando decimos que una persona tiene un buen carácter, por lo general quere-
mos decir que él o ella tiene un buen corazón. El corazón es el núcleo del carácter
humano. La motivación más profunda de todo esfuerzo moral surge del corazón. Par-
ticularmente, el corazón es la fuente del impulso fundamental para los lazos entre
parientes. Justamente es el corazón que motiva a la persona a buscar la alegría de
amar y ser amada; la satisfacción de valorar a un objeto y de ser valorado. El amor
y el parentesco describen una necesidad humana tan fuerte como lo es la necesidad
de comida y vivienda. De hecho, las personas están dispuestas a sacrificar ambas por
causa del amor.

El amor en su sentido más verdadero tiene una moralidad innata. Requiere accio-
nes altruistas: el dar, el servir y el sacrificio de uno mismo para el bien del ser queri-
do. El amor también tiene una ética innata, porque solo puede ser realizado en rela-
ción con otro ser humano. El criterio para determinar si nuestro amor es verdadero o
falso, generoso o posesivo, altruista o egoísta, está basado en definitiva en lo que de-
cide nuestra pareja. Por ende, para alcanzar el amor verdadero, nuestro corazón se
complace en fomentar una personalidad y desarrollar un carácter con normas mora-
les y éticas que puedan pasar el examen del amor. A razón de esta naturaleza del co-
razón, las personas rechazan los afectos superficiales e hipócritas, alaban a los matri-
monios duraderos y también sienten repugnancia a las aventuras amorosas
extra-matrimoniales.

Nuestro corazón se desarrolla desde el momento del nacimiento. Sin embargo, no


es un proceso automático como es el crecimiento del cuerpo humano, sino algo que
tiene que cultivarse como una planta que tiene que ser cultivada con amor y cariño
para que crezca sana y hermosa. Uno necesita sus experiencias con el amor, para que
el corazón se pueda abrir y conectarse internamente con los demás. Un corazón cul-
tivado es un corazón con alto nivel de moralidad, por ende, uno tendrá que conocer
personas que son ejemplos de moralidad, que sirvan como modelos a seguir. Además,
uno tendrá que esforzarse en el cuidado de los demás, o sea, valorar y apreciar a su
prójimo. Un corazón cultivado es un corazón altruista.

El mejor ambiente para este crecimiento está en la familia, pero también las es-
cuelas toman un rol importante en esto. Los maestros pueden ser una influencia muy
importante en el desarrollo del corazón del niño y del joven adulto. Eso ocurre, cuan-
do el maestro se conecta con los niños con un corazón paternal de interés y amor crea-
ndo un ambiente confiable para el aprendizaje.

44
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 45

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

Por lo tanto, las personas maduras se distinguen por el hecho de que pueden amar
y sacrificarse por los demás con un corazón sincero. Muestran un auto-control y pue-
den resistir a la tentación de seguir a impulsos egoístas, para practicar con consisten-
cia el vivir por los demás. Sus palabras y acciones son uno. Muchas personas cono-
cen lo correcto y hablan de lo correcto, pero fallan en practicar sus propias palabras.
A estas personas llamamos hipócritas. Las personas con un carácter maduro viven se-
gún sus valores y los convierten en virtudes personales. Los padres, tanto como los
maestros tienen la responsabilidad de convertirse en ejemplos morales.

La primera parte de la educación se concentra en el desarrollo del corazón; el in-


dividuo muestra un carácter confiable y seguro en todas las relaciones y tratos que
vendrán en el futuro. El cultivo del corazón es la primera dimensión de la educación
que finalmente da frutos en un carácter maduro. También es el fundamento para ob-
tener las otras dos dimensiones (social y laboral) de la educación.

B. RELACIONES AFECTUOSAS Y LA FAMILIA

La segunda dimensión de la educación corresponde a la segunda meta de la edu-


cación: ayudar a las personas en desarrollar la capacidad de establecer relaciones éti-
cas y afectuosas. El amor no puede ser separado de la ética, porque la ética determi-
na la manera de vivir de forma apropiada con los demás. Construida sobre la primera
meta, o sea tener un carácter maduro con la capacidad para el amor verdadero, una
persona aprende a respetar el estándar y las reglas correctas para las buenas relacio-
nes. La familia afectuosa y armoniosa es al mismo tiempo, la meta y el contexto cen-
tral del entrenamiento y de la practica ética.

La instrucción de las reglas y normas del comportamiento es la llave para la edu-


cación de la ética. El buen carácter solo nace con un curso de perpetua auto-discipli-
na, combinada con el esfuerzo de alcanzar un cierto nivel de buen comportamiento.
El entrenamiento ético nos provee de un nivel apto como para guiar nuestras vidas
personales y nuestras relaciones con los demás. Esta parte de la educación se ocupa
del aprendizaje de reglas, el entrenamiento para obedecer estas reglas y el entendi-
miento del porqué de las reglas. La Regla Dorada: "Tratar a los demás como tu quie-
res ser tratado", es una guía típica para una vida ética.

PRINCIPIOS MORALES COMUNES Y RECONOCIDOS POR LAS PRINCIPALES CULTURAS MUNDIALES

El mal puede ser superado por el bien: "Amen a sus enemigos y oren por aquellos
que les persiguen" (Cristianismo). "El hecho bueno y el hecho malo no son lo mismo.
Rechaza el hecho malo con uno mejor y verás, que aquel con quien tenías enemistad
se convertirá en un amigo muy cercano" (Islamismo). "Conquista el enojo con amor. Con-
quista el mal con el bien. Conquista el mezquino con el dar. Conquista el mentiroso con
la verdad" (Budismo). "Yo trato a los que hacen bien con la bondad y también trato a los
que no hacen bien con la bondad. De tal manera se cumple la bondad" (Taoísmo).

Lo que damos volverá a nosotros: "Las cenizas vuelven a la cara de aquel, que las
tira." (Proverbio Africano). "Lo que uno siembra, también cosechará" (Cristianismo). "Cual-
quiera que sea la aflicción que te visitará, será por obra de tus propias manos" (Isla-
mismo). "El imprudente está consumado por sus propias obras, como uno quemado
por el fuego" (Budismo).

La responsabilidad por nuestros problemas de la vida comienza con uno mismo:


"Practicando el tiro de arco tenemos algo parecido a los principios morales de la vida
de un hombre. Cuando el flechero falla el centro, él busca la causa del fracaso dentro
de sí" (Confucianismo). "El hombre tendrá que descubrir su propia realidad y no frus-
trarse en el intento. Porque lo tiene a su propio ser como su único amigo o su único

45
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 46

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

enemigo" (Hinduismo). "¿Porqué miras la astilla en el ojo de tu hermano, pero no ves


el tronco en tu propio ojo?" (Cristianismo).

En la familia, la conducta ética incluye cumplir con nuestro apropiado rol según la
posición que tenemos, ya sea como hermano mayor, hijo, hija, esposa, padre, etc. Sig-
nifica aceptar la responsabilidad que acompaña a este rol, manteniendo la fidelidad
matrimonial y el cuidado de la integridad familiar.

Las escuelas se componen de redes de relaciones y responsabilidades. En el caso


ideal, el nivel de la escuela se encuentra en armonía con el nivel de la familia. La edu-
cación, mirándola desde un estándar ético, se compone de un entrenamiento conti-
nuo de conductas, actitudes y maneras. Incluye el arte de crear la armonía en las re-
laciones de la vida diaria. Con esto también está involucrado el sentido de cuándo y
cómo hay que seguir y cuándo y cómo hay que dirigir. Una persona ética puede re-
lacionarse bien aun con personas de difícil convivencia.

Las reglas de la ética no son fines en sí; ellos existen para facilitar relaciones afec-
tuosas y para asegurar la armonía social. Así como viajar en auto es seguro y rápido
sólo si se obedecen las reglas de transito, de la misma manera, las relaciones familia-
res solo pueden ser armoniosas y afectuosas cuando se entienden y observan las re-
glas éticas. Cuando la familia es una familia ética, la armonía y el amor auténtico pue-
den florecer entre los miembros familiares y extenderse a las relaciones en la sociedad.

Con la educación moral y ética uno tendrá que producir el equilibrio entre el amor
y las reglas. Puede parecer que actuar con un corazón afectuoso por un lado y actuar
obedeciendo las reglas por el otro, sean opuestos. Después de todo, la naturaleza del
amor se preocupa por el bienestar de los demás y por ende las expresiones del cora-
zón amante están llenas de compasión y perdón. Por otro lado, las reglas éticas se en-
tienden como exigentes, justas, estrictas e inflexibles.

Sin embargo, estos componentes aparentemente opuestos de la educación moral


y ética son complementarios y siguen el mismo propósito (implementar la bondad).
El amor que nutre y cultiva el corazón de un niño, infunde la motivación y el deseo
de comportarse bien. Las reglas éticas definen la buena conducta y son la guía para
el entrenamiento hacia la bondad. Por ende, el amor y la preocupación para los de-
más pueden motivar en forma poderosa a una persona para seguir las reglas de bue-
na conducta. Si uno es estricto consigo mismo dentro de las reglas, también es más
confiable y puede relacionarse con honestidad e imparcialidad con los demás.

El refinamiento del corazón y la educación del estándar ético tendrán que equili-
brarse. Si la educación moral pone su énfasis en las reglas y carece del amor, se con-
vierte en algo excesivamente duro y formal. Las personas educadas de tal manera, si
bien son disciplinadas y confiables, carecen de compasión y de sensitividad. Pueden
convertirse en personas egoístas que lastiman a los demás; también pueden tener di-
ficultades expresando y recibiendo amor. Por el otro lado, la educación con un fuerte
enfoque en el amor, pero débil con las reglas, puede tener como resultado jóvenes sin
disciplina, caprichosos e irresponsables. Aun si poseen mucha compasión por los de-
más, no tendrán la suficiente fuerza de carácter como para mantener relaciones fie-
les y confiables que exigen el sacrificio, la perseverancia y la lealtad.

Por lo tanto, la segunda de las tres metas de la educación, las relaciones éticas y
afectuosas, requiere tanto un refinamiento del corazón, como así también la enseñan-
za de las reglas éticas. Las personas que son educadas de tal manera, entenderán de
forma natural los principios éticos y vivirán según ellos; serán capaces de formar ma-
trimonios fuertes, se convertirán en padres eficaces y generalmente vivirán por un pro-
pósito con ideales más altos.

46
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 47

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

Las dos dimensiones de la educación, el refinamiento del corazón y la educación


de las normas, juntas, se consideran como la educación ética y moral o la educación
del carácter. La educación moral y ética es la base de toda educación.

C. DOMINIO

Vamos a considerar ahora la educación más convencional, a la que le llamaremos


la "educación para alcanzar el dominio". Todos tenemos deseos naturales de crear y
dominar, que se cumplen con la educación, el entrenamiento y la practica. Esta di-
mensión de la educación involucra la educación académica, la adquisición de cono-
cimientos en materias tales como por ejemplo las ciencias naturales y sociales, histo-
ria, matemáticas y literatura. También incluye la educación técnica en materias más
prácticas, como por ejemplo ingeniería, medicina, leyes y computación. Finalmente
también comprende la educación del arte y la educación física.

La educación para alcanzar el dominio no es un fin en sí mismo, sino que fomen-


ta el propósito más grande de educar ciudadanos productivos, que pueden alcanzar
su potencial individual y así contribuir a la sociedad y al mundo entero. En la medida
en que las personas desarrollan sus conocimientos, habilidades y pericias, tienen el
potencial de ser cada vez más útiles y traer más beneficios para la sociedad en ge-
neral (siempre y cuando tengan un carácter justo y mantengan relaciones apropiadas
en sus familias, en la comunidad y con sus compañeros de trabajo). Basado en el buen
carácter y con la guía de un corazón afectuoso, podemos equilibrar nuestros deseos
para el éxito personal con el propósito más grande de traer beneficios para los demás.
De tal manera, nuestro trabajo y nuestra creatividad pueden ser valiosos para la so-
ciedad y el mundo entero. Tales personas nunca podrían permitir que sus ambiciones
personales les llevaran a aprovecharse de los demás, mal usar el dinero público o
cualquier otra actividad engañosa.

El dominio y la moralidad tienen que entrelazarse necesariamente. No importa si


trabajamos con nuestras manos o con nuestra mente; si trabajamos con personas u
objetos; por igual, una conciencia fuerte con la capacidad de amar bien desarrollada,
aseguran una contribución digna a la comunidad humana. Un buen doctor no sola-
mente está lleno del conocimiento de la medicina, sino que también sabe tratar a sus
pacientes con amor y respeto. Un gran músico no solamente tiene habilidades para
la expresión creativa, sino que sabe elevar el espíritu de los demás con su arte. El do-
minio también está entrelazado con la ética. Los comerciantes tienen que tratar a sus
clientes con honestidad. También los gerentes tienen que ser motivados por conside-
raciones éticas en el trato con sus empleados. Los abogados no tienen que aprove-
charse de aquellos que les confíen.

Aún si es muy importante, el dominio por sí solo no trae el éxito como resultado
de un esfuerzo. Las actitudes del corazón, la habilidad en crear buenas relaciones y el
trato ético y humano con los demás, nos proveen la guía moral necesaria para el uso
de la pericia técnica y de esta manera beneficiar tanto a la sociedad como así tam-
bién alcanzar cierto cumplimiento personal.

De la misma manera, el dominio tiene que estar acompañado de la preservación


del medio ambiente. El amor y el cuidado de la naturaleza son componentes de un
carácter sano.

Podemos imaginarnos que el planeta tierra es como una gran madre que nos pro-
vee de todos los elementos que nutren a nuestros cuerpos y nos mantienen con vida.
Tendríamos que tratar a la naturaleza como tratamos a nuestra propia madre, con el
mismo sentimiento de agradecimiento por la vida y la nutrición que ella nos brinda
de forma constante.

47
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 48

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

El mundo de la naturaleza también se puede entender como una extensión de nues-


tro propio cuerpo. Por consiguiente, un carácter bueno nos ayuda a dominar nuestros
deseos físicos y también nos guía a reprimir la avaricia para no abusar del medio am-
biente.

Con esto podemos ver que desarrollar el dominio sobre la base de un corazón afec-
tuoso y de un carácter maduro, nos trae como resultado una persona que puede ha-
cer contribuciones significativas a la sociedad y al mundo, sin importar si son logros
técnicos, o con asociaciones voluntarias, o preservando el medio ambiente. Con este
tipo de educación y con esta clase de personas, podemos estar seguros de que el co-
nocimiento y la tecnología nunca serán mal usadas, sino que siempre serán dirigidas
hasta el bien mayor.

Las tres dimensiones de la educación (el refinamiento del corazón, la educación


de normas y la educación para alcanzar el dominio) son necesarios para realizar el
propósito último de la educación: elevar ciudadanos verdaderamente productivos. Es-
ta meta se cumple cuando el hogar, la escuela y la comunidad trabajan en conjunto
para asegurar que las tres dimensiones estén equilibradas.

CONCLUSIÓN: UNA EDUCACIÓN EQUILIBRADA

El desafío que tendremos en la educación para el siglo XXI será corregir el dese-
quilibrio actual. Tendremos que entender que una persona bien educada es un ser hu-
mano que desarrolló un corazón amable, conoce los conceptos éticos, y tiene domi-
nio sobre ciertos conocimientos y habilidades para realizar una actividad productiva.
Ya que este tipo de persona cuida su familia y siente responsabilidad por ella, no cae
en la trampa de la auto-indulgencia. Estas personas saben trabajar duro, también tie-
nen las virtudes personales requeridas para crear riquezas y usarlas sabiamente. Ellos
son capitales sociales y económicos para sus comunidades.

Para obtener una prosperidad social se requiere ciudadanos de carácter maduro


con la capacidad de mostrarse responsables. No tendrán que caer en la trampa de la
corrupción, ni usar sus habilidades para adelantarse a costa de los demás. Es muy cier-
to que el usar los conocimientos y habilidades para el beneficio o el perjuicio de la
sociedad, depende mayormente del corazón y del carácter de la persona. En su gran
mayoría el comportamiento criminal empieza con problemas en la familia, la paz so-
cial requiere que los ciudadanos tengan unos hogares felices y bien establecidos. Por
eso, una sociedad prospera se reconoce por el hecho de que hay personas maduras
de corazón y carácter, que son felices con sus familias y sus vidas sociales y también
tienen el conocimiento y las habilidades para contribuir positivamente en la sociedad
en que viven.

Como hemos mencionado antes, la educación tendrá que tener en cuenta las di-
mensiones tanto físicas como espirituales del ser humano para brindar a los jóvenes
los valores y las habilidades con las cuales encuentren una felicidad duradera. Las raí-
ces de la felicidad empiezan con un carácter maduro y unos lazos familiares afectuo-
sos. La felicidad que se encuentra como resultado de la búsqueda de riqueza, del po-
der y del conocimiento se siente mejor basado sobre este fundamento.

Observando hoy en día nuestros distintos sistemas de educación, podemos ver que
en muchos casos estas dimensiones no se encuentran en equilibrio. La tendencia en
general, especialmente durante el siglo pasado, fue darle mayor atención y proveer
recursos para la tercera dimensión de la educación (crear ciudadanos con conocimien-
tos, habilidades y creatividad) mientras que se descuidaron las dimensiones fundamen-
tales de la educación. El resultado de este enfoque demasiado predominante en una

48
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 49

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

sola dimensión, se puede ver en profesionales altamente educados, quienes carecen


del corazón y del nivel moral correspondiente a su influencia y responsabilidad. Por
eso tenemos especialistas en computación que usan sus conocimientos para crear al-
go con el único fin de destrozar el trabajo de miles de computadoras. Tenemos artis-
tas creativos que usan su talento para propagar la promiscuidad y la violencia. Al mis-
mo tiempo, a causa de la falta de refinamiento del corazón y de la educación con normas,
nuestro mundo sufre los efectos del egoísmo, la desintegración de la familia y miles
de enfermedades sociales más que vienen como consecuencia de lo anterior.

LA SÚPLICA DE UN DIRECTOR

En conclusión, nos ayuda reflexionar sobre una carta que escribió el director de
una escuela estadounidense que sobrevivió a los campos de concentración de Hittler.
Él aprendió de esta experiencia, que si no están marcadas claramente las prioridades,
aún la persona más educada se puede convertir en un criminal. Cada vez que un nue-
vo maestro o maestra empezaba en el instituto, le mandaba una carta recordándole
a él o ella que las atrocidades de las cuales él fue testigo fueron cometidas por per-
sonas muy educadas: "Mis ojos vieron lo que nadie tendrá que ver: cámaras de gas
construidas por ingenieros bien entrenados, niños envenenados por médicos recibi-
dos, bebés asesinados por enfermeras entrenadas, mujeres y bebés fusilados y que-
mados por personas que se recibieron de la Secundaria o de la Facultad. Por ende,
tengo mis sospechas acerca de la educación...

Mi súplica es: ayuden a sus alumnos a ser humanos. Nunca sus esfuerzos tendrán
que producir monstruos sabios, psicópatas con habilidades o educados hombres de
mal. Leer, escribir y la aritmética son importantes solo si sirven para crear niños más
humanos."

Definitivamente, la mejor forma en la cual uno puede servir a la sociedad es a tra-


vés de un enfoque verdaderamente equilibrado hacia la educación. Esta forma de edu-
cación no solamente educará a los jóvenes a convertirse en técnicos, periodistas, cien-
tíficos y artistas. Más importante aún, les enseñará a ser verdaderamente humanos.

49
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 50

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

APENDICE -
SUGERENCIAS PARA FOMENTAR UN BUEN CARACTER

Tenemos el potencial para influenciar a los jóvenes en una variedad de maneras,


como maestros, como padres y como líderes. A continuación presentamos algunas su-
gerencias para ayudar a los jóvenes a desarrollar un buen carácter.

PROMOCIONAR LA MADUREZ PERSONAL


· Ser un modelo de carácter maduro.
· Hacerles conocer personas ejemplares.
· Hacerles conocer historias sobre personas ejemplares.
· Darles responsabilidades según su edad.
· Involucrarles en la creación de las reglas.
· Poner limites apropiados y promocionar la auto-disciplina.
· Hacerles responsables por sus palabras y su comportamiento.
· Enseñar habilidades para resolver conflictos.
· Tener expectativas altas y consistentes.
· Darles oportunidades para la reflexión moral.
· Ayudarles en la auto-evaluación.

PROMOCIONAR RELACIONES AFECTUOSAS


· Ser un modelo de relaciones afectuosas.
· Crear relaciones de cuidado y preocupación.
· Crear un sentido de pertenencia.
· Enseñar una ética de inter-dependencia.
· Crear oportunidades para el trabajo en equipo y la cooperación.
· Enseñar habilidades para resolver conflictos.
· Dar la oportunidad de conocer una variedad de personas.
· Enseñar historias con relaciones afectuosas.
· Enseñar misericordia.
· Ayudar a los jóvenes a expresar el aprecio.
· Desalentar activamente el egoísmo y la crueldad inmediatamente.
· Enseñar la etiqueta y los buenos modales.
· Enseñar el rol del líder, el rol del ayudante y cuándo hay que tomar dicho rol
en situaciones adecuadas.

PROMOCIONAR FORMAS DE CONTRIBUIR A LA SOCIEDAD


· Ser un modelo de contribución a la sociedad.
· Buscar oportunidades en las cuales los jóvenes pueden hacer una diferencia en
su comunidad.
· Buscar oportunidades en las cuales los jóvenes pueden servir a los ancianos.
· Alentar a los jóvenes para ayudar a los niños más pequeños.
· Enseñar a los jóvenes el cuidado del medio ambiente.
· Alentar el aprecio hacia el aprendizaje.
· Hacer conocer a los jóvenes personas que tienen una variedad de habilidades
e intereses.
· Enseñar historias sobre personas que hicieron importantes contribuciones a la
sociedad.
· Tener una expectativa para la excelencia.

50
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 51

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

REFERENCIAS DEL CAPÍTULO


1- "U.S. Congressional Quarterly" (de William Bennett). "Indice de los Líderes Culturales" (Nueva
York: Simon y Schuster, 1994, Pág. 83).
2- Arnold Toynbee, Civilización en Juicio, (Oxford: University Press, 1948).
3- Noah Webster, "La Educación de la Juventud en América" (1790), Frederick Rudolph, ed.,
"Ensayos sobre la Educación en la Joven Republica", (Cambridge: Harvard University Press,
1965), Pág. 63.
4- John Silber, "Explorando los Modelos Para La Educación Del Carácter," Fundación Educativa
Internacional, Conferencia Internacional de Profesores / Maestros, Washington, D.C. Junio 12-
18, 1995
5- See Gong Dafei, Frases Chinas: Frases Doradas de Pensadores Chinos en los últimos cinco mil
años (Beijing: Sinolingua, 1994).
6- Pitágoras 325 c-e.
7- Carl Rogers, "Libertad para aprender" (Columbus, Ohio: Merrill, 1969.)
8- Los Analectas VII. 8. Arturo Waley, "Los Analectas de Confucio" (Nueva York: Random House,
1938.
9- Merrill Harmin, "La Clarificación de los Valores y una Moralidad Alta: Podemos obtener a los
dos", Educación en el Liderazgo, pp.24-30.
10- Philip Vincent, "Charla para los Canandaigua" (Nueva York) Distrito Escolar de la Ciudad.
11- Organizaciones destacadas en la educación del carácter incluyen: La Sociedad para la
Educación de Carácter en Washington, D.C.; "Carácter Plus" (ex PREP) en St. Louis, Missouri;
el Centro para las "Rs" No. 4 y 5 en SUNY Cortland, Nueva York; el Centro para el Progreso
de Ética y Carácter en la Universidad de Boston y el Centro Internacional para la Educación
del Carácter en la Universidad de San Diego, California.
12- C. S. Lewis, "Lo Bueno y lo Malo como Guía para Entender el Universo", Charlas en las
emisiones de radio (Londres: Centenary Press, 1942), Pág. 11.
13- "El Proyecto del Desarrollo del Niño: Un Resumen Breve del Proyecto y Resultados de Tres
Estudios de Evaluación", Oakland, California: Centro del Desarrollo de Estudios, septiembre de
1998. También vea, "Las Escuelas del Carácter: Salvando los Valores Americanos Para el
Puesto de Trabajo del Mañana", las Empresas de McGraw-Hill y la Sociedad de Educación del
Carácter, Pág. 15. "Escuelas Nacionales de Carácter, las Mejores Prácticas y Nuevas
Perspectivas", Sociedad de Carácter, 1999, Pág. 16, 20, 40.

51
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 52

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL


CAPITULO IV

LA FAMILIA COMO
ESCUELA DEL AMOR
LA PRESENTE CONFERENCIA ES EXPUESTA POR LA FUNDACIÓN EDUCATIVA INTERNACIONAL, EN LOS
SEMINARIOS DE LA FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL, EN LAS
DISERTACIONES REFERIDAS AL "DESARROLLO HUMANO". FORMA PARTE DE UN PROGRAMA EDUCATIVO
MUNDIAL DE 12 DISERTACIONES.

PREFACIO

L
a familia es la única institución social, en la cual todos los miembros de la
sociedad participan de todo y con consistencia. Las obligaciones familiares
son responsabilidad directa de todos. Con escasas excepciones, la mayoría
de las personas nacen en una familia para luego establecer su propia familia. Ahí, en
la familia, los niños aprenden a socializarse para poder expresar sus propias necesi-
dades en un contexto social más amplio. La sociedad no puede sobrevivir sin un me-
dio para la producción y la distribución de artículos de consumo; la protección de los
jóvenes, ancianos, embarazadas y enfermos; conformidad con las leyes y demás asun-
tos. Si los individuos están motivados a servir a estas necesidades, la sociedad pros-
pera. Estas motivaciones imprescindibles se nutren en la familia.

La familia es la unidad social clave, y de su correcto funcionamiento dependen to-


das las demás instituciones. Por ejemplo, el comportamiento que se aprende en la fa-
milia, se convierte en un modelo o prototipo para el comportamiento requerido en la
sociedad en general. Por consiguiente, la familia sirve a la sociedad en general en la
formación de sus ciudadanos. Si la familia fracasa en funcionar, las metas de la socie-
dad no pueden ser cumplidas.

A través de la familia, el proceso de la socialización ocurre y el individuo se acos-


tumbra a servir al conjunto. Si la familia y la sociedad están para ayudarse, tienen que
relacionarse. Por lo tanto, esta presentación cubre dos temas: la relación entre los miem-
bros de la familia y la relación entre la familia y la sociedad. Esta presentación trata
la segunda de las tres metas fundamentales de la vida explicadas en "Los Principios
Universales y las Metas de la Vida":
1. Desarrollarse en una persona con carácter maduro.
2. Desarrollar la habilidad de amar a los demás a través de las relaciones familiares.
3. Contribuir a la sociedad a través de la creatividad y el dominio.

Vamos a ver cómo las relaciones familiares están estructuradas y cómo contribu-
yen al funcionamiento sano de la sociedad. Vamos a mostrar cómo la familia nos pre-
para para la sociedad, manteniendo sus normas y valores culturales.

A través de estas presentaciones, el público en todo el mundo descubrió un pro-


fundo entendimiento de las relaciones en familia, no como un fin en sí mismo, sino
como un camino para contribuir a la sociedad.

52
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 53

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

INTRODUCCIÓN
Las familias tienen un rol central en todas las culturas. Los niños absorben los va-
lores y los modelos del comportamiento de su sociedad a través de su vida hogare-
ña, ya que la familia multiplica el linaje y la herencia del pasado y la extiende para el
futuro.

La esencia de la familia es el parentesco. A través de la familia estamos conecta-


dos con la sangre (el linaje) y con los afectos. Esta presentación clarifica las relaciones
familiares y explica su rol de cultivar un carácter maduro, profundizando el corazón.
¿Cuáles son los aspectos únicos del amor del hijo, del hermano, del cónyuge y de los
padres? ¿Cuáles son exactamente las virtudes que se manifiestan en cada una de esas
dimensiones de amor? ¿Cómo se conectan estas relaciones con nuestros roles en la
sociedad? Estas son algunas de las preguntas que vamos a responder en esta presen-
tación.

Las intensas calidades emocionales de las relaciones familiares fueron observadas


durante la historia y su valor significativo fue afirmado en la literatura antigua de mu-
chas culturas. Las escrituras antiguas de moral y ética advirtieron muchas veces que
la sociedad pierde su fuerza, si las personas no cumplen con sus obligaciones en fa-
milia. La enseñanza de Confucio fue que una sociedad feliz y próspera depende del
cumplimiento de las personas con sus propios roles en la familia, especialmente ha-
cia sus padres. Él enseñó, que el lazo de padre / hijo es aún el modelo para la rela-
ción entre un monarca y sus súbditos. La importancia cultural de la familia también
se encuentra enfatizada en la tradición Judeo-Cristiana, la Biblia rastrea bendiciones
y responsabilidades a través de las generaciones de una familia. Las escrituras más
antiguas en la India, la Rig-Veda y las Leyes de Manu, dedican mucha atención a la
familia.

Los filósofos y los científicos sociales desde ya fueron fascinados por el impacto
de la familia en la sociedad. La socióloga Brigitte Berger menciona que la familia es
el bloque de construcción más básico sobre cual todos las demás modelos sociales
están parados. Ella escribe: "Los sistemas familiares proveen la base sobre la cual...
surgen las culturas y civilizaciones. La familia es la institución para crear culturas de
excelencia." Ya que la sociedad civil se construye sobre el fundamento de las virtudes
aprendidas en la familia, Berger insiste en que las personas reconozcan "la importan-
cia singular de la familia en la formación de la civilización." (Ref. 1)

El propósito más alto de la familia es funcionar como escuela de amor. Por supues-
to, la familia también transmite valores y tradiciones, pero la esencia de su rol es cul-
tivar el corazón a través de las muchas dimensiones de afectos. De cierta manera, el
amor es como un idioma que hay que aprender. Tal como la inmersión es la experien-
cia más efectiva para aprender un nuevo idioma, impartiendo y practicando el amor
en la familia se provee el ambiente perfecto para el aprendizaje.
Llamando a la familia la escuela del amor, el fundador de la FEI, el doctor Sun Myung
Moon, eleva las imágenes tradicionales de la familia. Cuando se considera a la fami-
lia como un capullo o un nido, el enfoque parece estar más hacia el bienestar perso-
nal. Al considerar a la familia como escuela del amor integra tanto a las funciones per-
sonales como a las públicas. Además, la familia como escuela del amor puede generar
un renacimiento en la comunidad.
La opinión pública y la defensa de la familia hasta ahora estaban enfocados en la
necesidad funcional de la familia, esclareciendo su rol en la estabilidad social, pero
errando en reconocerla como base para el mejoramiento en nosotros y en la socie-
dad. El amor que recibimos en nuestro hogar, provee la estructura para realizar nues-
tro destino como individuos y como un pueblo. Aquello que nos convierte en perso-
nas humanas de verdad, proviene del amor único que solo puede ser dado a una persona

53
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 54

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

a través de su familia. Sin estos cuatro grandes amores que provee la familia, se im-
pide el crecimiento de las personas como seres humanos. El amor de familia está en
concordancia con un sueño enterrado profundamente en el corazón humano. Despier-
ta la capacidad para la alegría que aún los defensores más dedicados todavía no en-
tendieron. En vez de comprender a las familias solamente como una forma de cum-
plimiento de nuestra responsabilidad social, es mejor comprenderlas como escuelas
del amor, que al fin y al cabo capacitan al corazón a expresarse en todas las dimen-
siones.

En la historia humana no hay ejemplo de una cultura que sobrevivió sin la base
de una estructura familiar estable. Expresándolo con las palabras de la antropóloga
Margaret Mead: "Desde que tenemos conocimiento colectivo, los seres humanos viví-
an en familias. No conocemos ningún periodo en el cual no se haya aplicado esto. No
conocemos ningún pueblo que haya sido exitoso a largo plazo disolviendo la familia
o desplazándola... Muchas veces, a pesar de las propuestas para el cambio y los expe-
rimentos reales, las sociedades humanas reafirmaron su dependencia a la familia co-
mo la unidad básica de la vida humana, la familia de padre, madre e hijos." (Ref. 2)

UNA MUESTRA DE PUNTOS DE VISTA ACADÉMICOS

Las familias son de cultura universal; ellas tienen las características esenciales de
la sociedad a través del mundo. James Q. Wilson explica: "En casi toda sociedad es-
tudiada por historiadores o antropólogos, los seres humanos conviven basados en la-
zos de parentesco que toman la responsabilidad de educar a los niños. Los lazos de
parentesco invariablemente implican restricciones en cuanto a quién tiene acceso se-
xual con quién; las responsabilidades de la educación de los niños implican invaria-
blemente obligaciones económicas y no-económicas. También, en prácticamente to-
da sociedad, la familia se define con el matrimonio, o sea, con un contrato hecho público
que legitima la unión sexual entre un hombre y una mujer". Como explica Wilson, hay
mucha evidencia de que el rol de la familia en organizar el amor, la sexualidad y el
cuidado para los niños es la columna vertebral de una sociedad civil y próspera. Por
ende, el status de la familia es la importante unidad de medida para evaluar la salud
social de una nación.

Las familias contribuyen al bienestar emocional de las personas. Daniel Gole-


man desarrolló el concepto de la "inteligencia emocional". Él afirma que el carác-
ter y el destino de una persona son predominantemente determinados por cualida-
des tales como el altruismo, la misericordia, la habilidad de amar y ser amado, que
se desarrollan al principio en la familia, la primera "escuela del aprendizaje emo-
cional". "Para crear estos razonables hábitos del corazón que nutren y sostienen los
barrios... necesitamos espacios, hogares para el corazón. Un decente y afectuoso ho-
gar de una pareja de padres constituye este espacio perfecto", escribe Jean Bethke
Elshtain. (Ref. 3)

"Desarrollar una familia es el trabajo más duro y más complicado del mundo", se-
gún la terapeuta de familias Virginia Satir (Ref. 4). Mary Pipher (Ref. 5), quién también
es terapeuta de familias, llama a las familias "nuestro refugio de la tormenta, nuestra
institución más antigua, más preciosa y nuestra última gran esperanza".

Muchas veces se describen a las familias con imágenes de la naturaleza, tal como
la gran cantidad de células interconectadas que forman el cuerpo humano, a veces se
denominan a las familias las "células" de la comunidad y de la nación. Las familias
son como semilleros de las virtudes, de acuerdo a los investigadores Mary Ann Glen-
don y David Blankenhorn (Ref. 6), porque las familias son los cultivadores primarios de
la aptitud, del carácter y de la ciudadanía.

54
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 55

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

Las tendencias que causan la erosión y la inestabilidad del matrimonio y de la fa-


milia por todo el mundo, nos preocupan. Hay documentaciones bien fundadas de que
la disolución de la familia es una de las causas más importantes para el desorden so-
cial. Los expertos, como por ejemplo Karl Zinsmeister del Instituto Americano de Em-
presas, afirma que la llave para resolver los problemas sociales se encuentra en re-
construir familias fuertes. Él escribe: "Hay una montaña de evidencia científica mostrando
de que cuando las familias se desintegran, los niños muchas veces terminan con ci-
catrices intelectuales, físicas y emocionales que duran toda la vida... hablamos de la
crisis de drogas, de la crisis educativa, del problema de los embarazos adolescentes y
de la delincuencia juvenil. Pero todos estas desgracias se pueden remitir prácticamen-
te a una fuente: familias quebradas".

Los pensadores reconocen el valor de la familia y buscan caminos para prevenir


una crisis. Buscan un modelo de familias fuertes, afectuosas y armoniosas, que pue-
dan nutrir a sus hijos y levantar a su comunidad.

Empezamos con nuestra presentación viendo las formas a través de las cuales el
orden y las posiciones familiares moldean la experiencia del amor. El corazón ayuda
a la corriente del amor y vamos a examinar las distintas dimensiones del corazón en
las cuales el amor debe fluir. Finalmente, como la dinámica del amor se expande, va-
mos a explorar cómo la cultura del hogar moldea a la cultura en general y cómo, a
cambio, esta cultura tiene su impacto en la cultura del hogar.

PARTE 1: EL ORDEN Y LAS POSICIONES EN LA FAMILIA

A. EL ORDEN NATURAL EN LA FAMILIA


Las relaciones familiares son las más fundamentales en nuestras vidas, porque a
través de ellas aprendemos cómo amar. Nuestra familia en la cual nacimos y la fami-
lia que creamos, hacen juegos permanentes de relaciones afectuosas y nos desafían
a crecer de corazón. La energía del amor tiene que cultivarse en ciertas direcciones,
para poder florecer en un amor verdadero y duradero.

Hay tres modelos del orden en la familia:

1. El orden vertical entre las generaciones que conecta a los niños, los padres, los
abuelos, los bis-abuelos, etc.
2. El orden horizontal que conecta a personas de edades parecidas, como herma-
nos, marido y esposa, primos, etc.
3. El orden individual se eleva a partir de nuestro eje personal de valores esenciales.

Al mantener estos tres modelos del orden, se asegura la armonía en la familia. Per-
diendo este orden se obtiene como resultado el desequilibrio y la desarmonía, como
por ejemplo, cuando una persona abandona su familia para buscar la satisfacción in-
dividual.

El orden en la familia corresponde al orden en el universo. Tal como en la familia


humana, la exquisita armonía que se encuentra en todo, desde el microcosmos hacia
el macrocosmos, está basada en un orden y posiciones bien definidas. Los electrones
giran alrededor de un núcleo atómico por causa del equilibrio entre la fuerza centrí-
peta (girando hacia el centro) y centrífuga (girando hacia afuera del centro). En un ám-
bito más grande, el equilibrio entre estas fuerzas gobierna el movimiento del planeta
dentro de nuestro sistema solar y nuestro sistema solar dentro de la galaxia. Aún una
pequeña desviación en las órbitas de los planetas podría causar un verdadero caos
en nuestro sistema solar.

55
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 56

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

Aunque las estructuras que se encuentran en la naturaleza y en la sociedad son


muy similares, hay una diferencia enorme en cómo se mantiene el orden. El orden de
la naturaleza está gobernado por leyes físicas, mientras que el orden social se man-
tiene basado en la fuerza del carácter, con moral y ética como guías. Las personas con
corazón y conciencia bien maduros, trabajarán de acuerdo con los principios del amor
verdadero. (Ref. 7) Sólo incorporando estos principios y practicándolos podemos alcan-
zar nuestro potencial como seres humanos de buen carácter.

Este proceso de crecimiento y maduración que ocurre en la familia nos permite


experimentar cada una de los tres modelos de orden. Por consiguiente, un hijo se con-
vierte en un hermano y luego en un marido, padre, abuelo, etc. Una hija se convier-
te en una hermana y luego en una esposa, madre, abuela, etc. Pasando por cada nue-
va etapa de nuestra vida, adquirimos cualidades adicionales y experimentamos una
realización más grande.

Hay tres modelos interrelacionados que se encuentran en el universo, similar al


orden en la familia:

1. La jerarquía vertical establecida entre los centros de rotación de los cuerpos


celestes. Por ejemplo, la luna gira alrededor de la tierra, mientras que la tierra
gira alrededor del sol; el sistema solar gira alrededor del centro de la Vía Lác-
tea, así estableciendo tres niveles de orden vertical.

2. El orden horizontal creado entre cuerpos que se relacionen independientemen-


te hacia el mismo centro superior. Los planetas Mercurio, Venus, Tierra, Mar-
te, Júpiter y demás giran alrededor del mismo centro, el sol. Por lo tanto, los
planetas están interrelacionados en un orden horizontal.

3. El orden individual creado con la rotación alrededor del propio eje. La rotación
terrestre de veinticuatro horas controla los ritmos de día y noche, movimien-
tos de los océanos, vientos y corrientes y las funciones múltiples de los orga-
nismos con vida.

La existencia perpetua del universo depende del mantenimiento de estos tres mo-
delos de orden. Los detalles entre los modelos pueden variar, pero el principio esen-
cial de las relaciones interconectadas permanecen como una constante. La esencia cons-
tituye un orden incambiable y armonioso.

B. LOS TRES EJES DE LOS LAZOS FAMILIARES

Vamos a ver más de cerca cómo la familia ejemplifica este orden universal. Se pue-
de representar a la familia como una esfera con tres ejes.

El eje vertical conecta a los miembros familiares que se encuentran en una rela-
ción dinámica de mayor a menor, o sea, padres e hijos o abuelos y nietos. Este eje re-
presenta una jerarquía de generaciones.

Los dos ejes horizontales (adelante y detrás, derecho e izquierdo) son más simétri-
cos e iguales. El primer eje horizontal establece el orden entre personas de la misma ge-
neración y de edad parecida, con los mayores adelante y los menores detrás. Conecta
a los niños mayores y menores en la familia y a mayores y jóvenes entre compañeros.

Las personas que viven en una cultura más tradicional, por lo general ceden a aque-
llos con mayor edad y ayudan en el cuidado de los jóvenes.

El segundo eje horizontal conecta marido y mujer. Esta relación se distingue en

56
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 57

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

calidad, del eje entre compañeros de mayor o menor edad:

1. No importa quien sea mayor, marido y mujer comparten libremente los mismos
beneficios y responsabilidades;
2. Hay una intimidad muy exclusiva entre un hombre y una mujer con dedicación
entre sí que dura toda la vida;
3. Sólo la relación de marido / mujer abarca el amor sexual.

Estos tres ejes (padre / hijo, mayor / menor y marido / mujer) crean una esfera.
Nuestro destino es vivir para el bien de las personas conectadas con nosotros en es-
tos ejes. El centro de una familia no es una persona, sino el punto de unión entre es-
tos tres ejes. Practicando el amor verdadero, cada uno de estos ejes se interconecta
con los demás en un ángulo de 90 grados, por lo tanto, cada uno se encuentra a la
misma distancia con el centro o el núcleo. La igualdad en la familia significa que ca-
da persona recibe un amor óptimo según su rol en la familia.

Este sistema de orden familiar puede ayudar a evaluar el orden social. El ejemplo
nos ayuda a entender las debilidades en culturas donde se oprime a la mujer. El rol
del hombre fue enfatizado mucho en la esfera pública. Por ende, las instituciones so-
ciales tienen la tendencia de ser demasiado masculinas a expensas de las cualidades
femeninas. Esto crea sociedades y relaciones internacionales con limitaciones fuertes,
fuera de equilibrio. En contraste, cuando los dos, el hombre y la mujer contribuyen, la
sociedad se beneficia. Hay un equilibrio y una combinación mayor de virtudes com-
plementarias, de esta manera la armonía y el conjunto permanecen unidos y progre-
san tanto en las relaciones domésticas como en las internacionales.

Esta verdad también se encuentra en el eje vertical. En el amor verdadero, hay equi-
librio entre mayor y menor. Las sociedades tradicionales, asignan mucha autoridad
sobre la base de la edad y miran a la asistencia y al respeto como las virtudes más al-
tas. En contraste, las sociedades modernas muchas veces enfatizan sólo el progreso y
tienen la tendencia de valorar el futuro más que el pasado. Así como las familias sa-
nas buscan un buen equilibrio vertical con actividades horizontales que se expanden,
las sociedades sanas también buscan caminos preparando el futuro sin perder las ra-
íces beneficiosas del pasado.

ARMONIZANDO LAS PERSPECTIVAS DE ORIENTE Y DE OCCIDENTE


Las sociedades enfatizan distintos valores esenciales, dependiendo si enfocan en
el eje vertical o el eje horizontal. En la cultura oriental se reverencia a los ancestros,
se respeta la ética y jerarquía vertical, se enfatiza la piedad filial y la lealtad. En cam-
bio, la cultura occidental, se enfoca más en la ética de tipo horizontal, enfatizando en
valores tales como la hermandad y la igualdad. Algunos observadores reconocieron
cómo en las simples prácticas cotidianas se reflejan estas preferencias. Por ejemplo,
los idiomas occidentales se escriben horizontalmente, mientras que muchos idiomas
orientales corren verticalmente. Darse la mano es un saludo horizontal, mientras que
inclinarse es vertical.

En muchas culturas tradicionales el amor crece a partir del deber, de la posición y


del orden. Se promueve un amor que se niega a si mismo y afirma al prójimo. La me-
ta buscada es el orden social, la armonía y el acuerdo en general. Se aprecia el pasa-
do como fuente de tradición y ejemplo, con un alto respeto hacia los ancestros. Tam-
bién el futuro es importante y se enfatiza en el sacrificio por las generaciones venideras.

La cultura contemporánea occidental entiende el amor más como un asunto de


emociones y pasiones. El amor requiere un ser, una persona, un "yo" con autonomía

57
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 58

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

y libre voluntad. El tiempo en el cual uno se maneja es el presente y el futuro, el des-


tino de la persona se moldea basado en decisiones morales muy sujetas al "aquí y
ahora", en vez de circunstancias pasadas.

Es importante destacar que estas dos perspectivas, una horizontal y otra vertical,
son complementarias y no necesariamente contradictorias. Ninguna de las dos es su-
perior, sin embargo, el orden vertical tendrá que guiar, ya que honra un punto de vis-
ta más original. Como evidencia podemos decir que la armonía de los niños surge del
más elevado funcionamiento vertical del amor y de la guía paternal.

El equilibrio y la armonía entre el orden vertical y horizontal promocionan la paz


y la unificación. La globalización, un tema contemporáneo en debate, sólo tiene un
encanto limitado si significa ser regularizado o dominado por una cultura singular. En
contraste, una síntesis superior de distintas culturas, rinde más que solamente la su-
ma de sus partes.

El mundo moderno de la medicina nos da un buen ejemplo de tal sinergia. Com-


binando elementos de la medicina moderna con la medicina tradicional, muchas ve-
ces encuentran la curación que no estaría al alcance de cualquiera de los dos por se-
parados. Por ejemplo, William Collinge está promocionando lo que él llama la
"medicina integral" para tratar con enfermedades crónicas, como por ejemplo el sín-
drome del cansancio crónico y "fibromyalgia" (Ref. 8) Los pacientes occidentales que
padecen de cáncer, podrían buscar alternativas, de los tratamientos orientales.

PARTE 2: LAS CUATRO DIMENCIONES DEL CORAZÓN

En el curso normal de vida, un niño o niña crece entre hermanos y compañeros,


se casa y se convierte en un padre o una madre. Estos son los niveles básicos por los
cuales pasamos en nuestras vidas. Cada rol que sigue se suma como una capa a la
anterior. Cada rol también abre una nueva dimensión en nuestro corazón. Los seres
humanos expresan el amor en su forma natural en cuatro direcciones: hacia nuestros
padres, nuestros hermanos, nuestro cónyuge y nuestros hijos. Así se forman las cua-
tro dimensiones del corazón: el amor de hijo/a, el amor de hermano/a, el amor de
cónyuge y el amor de padres. Todas las demás formas de amor, tienen su origen en
estas cuatro formas de amor.

Algunos roles surgen simultáneamente, como por ejemplo, cuando un bebé nace
tanto como hijo y como hermano. Desde el punto de vista del desarrollo sin embar-
go, cada área tiene su "período". La época de cada dimensión será, cuando se enfo-
que en su desarrollo. Entrando en una dimensión nueva, no significa el fin del des-
arrollo de las anteriores. Las áreas tienen su impacto de manera dinámica durante toda
nuestra vida. Por ejemplo, cuando los hermanos se encuentran para celebrar un ca-
samiento o están de luto en un funeral, sus lazos de corazón pueden renovarse y pro-
fundizarse.

Tendríamos que elevarnos desde una dimensión hacia la próxima sólo cuando nues-
tro amor alcance el nivel esperado para esta dimensión. Es una realidad particular-
mente pensando en las transiciones a las dimensiones de cónyuge y padres. La ma-
durez física muchas veces nos ofrece el potencial para un nuevo rol, antes de que
pudiéramos alcanzar este nivel de madurez de corazón. Este desequilibrio crea mu-
chos desafíos, pero la vida siempre nos da oportunidades de aprendizaje terapéutico
para llenar los espacios vacíos. Por ende, en el matrimonio, los cónyuges a menudo
brindan un amor maternal o paternal mutuo para cubrir los agujeros de la infancia.

Cada dimensión incluye un rol y una regla. Estas reglas incluyen responsabilida-

58
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 59

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

des, actitudes y virtudes asociadas con cada dimensión. Cada cultura tiene sus reglas
para la esposa perfecta, el niño bien educado, el padre ejemplar, etc. Los detalles cam-
bian según las distintas culturas, sin embargo, en el fondo de tanta diversidad se en-
cuentra un denominador común: el cariño. En todas las culturas, el molde común es-
tablecido en la familia, prepara a las personas para roles más amplios en la sociedad.

A. LA DIMENSIÓN DEL CORAZÓN DEL NIÑO

La dimensión del corazón del niño es el alba del aprendizaje moral y ético. La fun-
ción primaria del bebé después del nacimiento, es establecer un lazo poderoso con
sus padres, especialmente con su madre. La mismísima llegada de un bebé hace na-
cer el amor paternal. Los bebés necesitan mucho cuidado. Cuando se les da comida,
se les cambia, se les baña, se les acaricia y uno juega con ellos, se experimenta el
compromiso familiar de atenderles, nutrirles y protegerles. Los ojos y voces de los pa-
dres, juntos con su contacto físico y su disponibilidad, dan muchísima información so-
bre la vida en el mundo. Cuando se pueden satisfacer las necesidades de los niños,
aprenden que hay seguridad en abrir sus corazones. En este tipo de ambiente, los ni-
ños aprenden, que las personas cercanas les ayudarán y son buenos. Esta comunica-
ción no-verbal penetra profundamente en la dimensión del corazón del niño.

Según innumerables estudios, la manera en la cual los padres tratan a sus niños
(o sea con una disciplina fuerte o con más entendimiento y un sentimiento de mise-
ricordia, con indiferencia o con calidez), tiene sus consecuencias profundas y durade-
ras en la vida emocional del niño. El psicólogo Eric Erikson afirmó que la primera vir-
tud del niño es la confianza. El niño aprende la seguridad de entrar en relaciones.
Respondiendo al amor paternal, los bebés irradian una forma de encanto amoroso.
Ellos sonríen, se muestran tímidos, hacen payasadas pequeñas y comunican un aire
de agradecimiento y satisfacción. Los adultos hacen tonteras, juegan con el bebé que
se esconde en el hombro de su madre para luego fijarse, si hay alguna respuesta. Así
se muestra la primera etapa del amor del niño. Aún un bebé tomando el pecho, a ve-
ces toma un descanso para mirar a la cara de la madre y sonreírle en agradecimien-
to. Las lecciones más básicas en la vida se aprenden en los pequeños y repetitivos in-
tercambios entre padres e hijos. De tal manera, los niños empiezan a responder a sus
primeros compañeros en el amor. Esta sensibilidad temprana es la base para que uno
pueda relacionarse en la vida con emoción y responsabilidad.

Los seres humanos tienen un deseo innato por los lazos compartidos. Los prime-
ros lazos del niño son hacia sus padres; la conexión padre / hijo es la llave para el de-
sarrollo moral. (Ref. 9) Las conexiones agrandan el crecimiento del corazón y la capa-
cidad para la empatía. (Ref. 10) Nuestra habilidad en reconocer y sentir dolor, sufrimiento
o alegría en otra persona, como en uno mismo, es la base para la capacidad de dar
amor, tomar responsabilidad y tener relaciones satisfactorias con los demás. La em-
patía se crea en los niños pequeños a través de un lazo afectuoso con sus padres.

Nacido del amor que tienen por sus padres, los niños obedecen naturalmente; con
el tiempo aprenden a controlar sus impulsos, porque esto complace a sus padres. Los
niños se ganan el amor y la creciente aprobación de sus padres cuando toman más
responsabilidades según su edad. La voz del padre / madre que escucha el niño, con
el tiempo se convierte en una especie de voz-guía dentro del niño.

El mismo corazón que se desarrolla primero como respuesta al amor paternal, se


convierte en la motivación esencial para el intercambio con la comunidad más gran-
de. Aquellas personas que fortalecieron los lazos de confianza con sus padres, son ca-
paces de seguir instrucciones y pueden recibir guía de los demás. No tienen miedo de
que el apoyo y el servicio a los demás les quitará importancia. Ellos pueden sacar lo
mejor de sus maestros y superiores y hasta pueden heredar sus posiciones. La piedad

59
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 60

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

filial en su extensión incluye la lealtad y el patriotismo. En muchos idiomas, la nación


se llama el país paternal o el país maternal.

Los niños pequeños respetan y obedecen a sus padres con la imagen de que sus
padres son perfectos y saben de todo. Cuando los niños se dan cuenta de las inevita-
bles fallas de sus padres, tienen la tendencia a criticarles. Sin embargo, un conocimien-
to más profundo del sacrificio de sus padres y el aprecio por su sabiduría y corazón
amante, crea la base para una vida de respeto y agradecimiento. Unos lazos positivos
en la edad temprana con sus padres, pueden ser una influencia positiva durante toda
la vida del adulto y ofrecen una base segura sobre la cual se pueden formar otras re-
laciones importantes. Esta dimensión de piedad filial continúa más allá de la niñez,
muestra sus frutos en la devoción madura, porque los niños a veces tienen la oportu-
nidad de cuidar a sus padres en la vejez. Un aprecio más profundo también llegará,
cuando el hijo o la hija tengan un trabajo, se casen, se conviertan en padre/madre,
cuiden de los demás y tomen responsabilidad en general por la comunidad. Al fin y
al cabo, los hijos con piedad filial quieren que sus padres sientan orgullo y quieren
dejar un buen legado a sus propios hijos. Confucio decía: "La verdadera piedad filial
se entiende en terminar exitosamente el trabajo incumplido de nuestros antepasados
y transmitir estos logros hacia la posteridad".

B. LA DIMENSIÓN DEL CORAZÓN DE HERMANOS

Tenemos la tendencia natural de amar a las mismas personas que nuestros pa-
dres aman. Como un rayo de sol que se refleja en un prisma, el amor paternal puede
irradiar y alumbrar el amor mutuo que tienen los hermanos. Conectados con las ale-
grías y tristezas de la convivencia familiar, los hermanos crecen respondiendo a la guía
y el cuidado de sus padres para desarrollar relaciones entre sí. En la dimensión de co-
razón entre hermanos, el amor se convierte en algo recíproco, porque los niños apren-
den a dar tanto como a recibir. Como en todas las relaciones, se necesita cierto es-
fuerzo para desarrollar lazos fuertes de corazón con nuestros hermanos.

El nacimiento de un segundo niño cambia la dinámica familiar dramáticamente.


El niño, acostumbrado a ser el enfoque único de toda atención de los padres, ahora
tiene que compartir esta atención con el bebé recién nacido. El hijo mayor recibe la
aprobación paternal siendo un buen ejemplo y una buena guía para el hijo menor.
Desde su nacimiento, los niños menores tienen que interrelacionarse con distintas va-
riedades de personas, así aprenden que el amor es algo que se comparte.

El amor paternal construye el estándar para relaciones armoniosas entre los niños.
Los padres enseñan a sus hijos cómo sobrellevar luchas y peleas para crear el orden
y la armonía. Los padres sabios están atentos acerca de las relaciones entre sus hijos.
A menudo dan privilegios y responsabilidades especiales al hijo mayor. Así se crea
naturalmente una relación ordenada entre hijos mayores y menores.

Los estudios nos muestran, que las cálidas relaciones apoyándose entre los her-
manos, crea la empatía(Ref. 11) y un comportamiento pro-social. (Ref. 12) Cuando los
niños crecen en una cultura que tiene como enfoque lazos intercambiables y la leal-
tad, naturalmente cuidarán, guiarán y ayudarán al prójimo. En muchas sociedades tra-
dicionales, el hijo mayor recibe una parte más grande de la herencia con más respon-
sabilidades para el bienestar de la familia. Se alienta a los hermanos menores a ceder
al hermano mayor para aceptar su guía, cuidado y liderazgo. De acuerdo a Confucio,
el deber del hermano mayor es comportarse de forma caballeresca y protectora, mien-
tras el deber del hermano menor tendrá que ser uno de humildad y respeto.

Estas experiencias dan a los hermanos mayores la capacidad de relacionarse bien


con sus menores y subordinados en todos los aspectos de la vida. Muchos hijos ma-

60
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 61

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

yores eligen una profesión que tiene que ver con "el cuidado", tomando en cuenta sus
experiencias en criar a sus hermanos menores.

Las relaciones entre hermanos nos preparan para vivir en un mundo con muchas
diversidades. Aun los niños con los mismos padres a menudo son muy distintos en
temperamento, personalidad, gustos, preferencias y talentos. Poder convivir en una
familia grande o extensa, exige cierto entrenamiento en tolerancia, caridad y una acep-
tación de diferencias.

Este fundamento firme en el amor y la atención paternal, ayuda a los niños a de-
sarrollar su identidad y tratar con los complejos desafíos de relacionarse con vecinos,
compañeros de escuela, primos e iguales de edad. Las relaciones con iguales brindan
oportunidades para desarrollar amistades con muchas personas distintas. Los amigos
pueden ser una fuente inmensa para el aprendizaje emocional, el conocimiento y el
ámbito social. Estas interacciones dan la oportunidad a los niños de practicar virtudes
que son esenciales para encajar en la comunidad y para aprender a manejarse en la
gran tarea de vida de contribuir a la sociedad en general. (Ref. 13)

Para los adolescentes, las relaciones con sus compañeros, son a la vez su mayor
preocupación y su más grande desafío. Ellos se fijan en sus compañeros con preocu-
paciones de formación muy reales. Las lecciones de relación que aprenden en estos
años son cruciales para el éxito en la próxima dimensión del corazón.

Los padres tienen la tendencia de sobreproteger a sus hijos adolescentes, pero es


más aconsejable, que se involucren activamente en la comunidad, para encontrar o
crear ambientes sanos. Los grupos de familias que comparten su tiempo, proveen un
ambiente natural para que los niños puedan desarrollar amistades sanas. Los años de
la adolescencia son difíciles para los padres, sin embargo la influencia paternal es cri-
tica. Cuando los padres se involucran activamente en la vida de sus hijos, los niños
tienen la tendencia de heredar los valores positivos de sus padres.

Los adolescentes buscan la aventura y toman riesgos, creyendo que son invulne-
rables a los accidentes o heridas graves. Cambian muy de repente, son corteses y lle-
vaderos un día, pero obsesivos y egoístas el próximo día. Los padres, maestros y líde-
res de comunidades pueden ayudarles positivamente para transformar sus auto-céntricas
energías. Las actividades atléticas, culturales y humanitarias pueden enseñarles virtu-
des tales como el coraje, la integridad, el amor a la patria, normas laborales y la leal-
tad.

CONTEXTOS MAS AMPLIOS PARA EL CRECIMIENTO DEL CORAZÓN

Convivir con compañeros de la facultad, creando un espíritu de amistad en el tra-


bajo, uniéndose a un equipo deportivo o la participación en asociaciones voluntarias,
son todas extensiones de la dimensión del corazón de hermanos. Unirse a un club o
una agrupación de servicio social, puede significar amistades y el desarrollo de habi-
lidades cooperadoras. Estas organizaciones voluntarias casi cumplen la función de pa-
dres, porque crean un ambiente para relaciones de compañeros y también dirigen su
crecimiento. Personas que trabajan juntos para un propósito común, crean lazos muy
especiales que se parecen a la relación fraternal. Las conexiones fraternales ayudan
a crear y mantener una sociedad cívica. La experiencia del amor fraternal ayuda a man-
tener a las organizaciones voluntarias. Tal es así, que muchas se autodenominan "fra-
ternidades" o "hermandades".

El espíritu fundador de la democracia se basa en el entendimiento de que todos


los seres humanos son hermanos. Las sociedades democráticas proveen oportunida-
des para que las personas puedan desarrollar un corazón fraternal de cooperación y

61
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 62

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

cuidado hacia los demás. Si se debilita este entendimiento de fraternidad, la demo-


cracia es nada más que un caparazón vacío con instituciones impersonales.

Así como un hijo mayor tiene que ampliar su amor desde una relación exclusiva
con sus padres a un amor compartido con un nuevo hermano, los adolescentes en-
frentan pruebas similares cuando avanzan de la pubertad hacia el matrimonio. Por un
lado la adolescencia es un periodo invaluable para explorar potenciales en las rela-
ciones con los compañeros, también para aprender sobre uno mismo, creando armo-
nía con los demás. Por otro lado, cuando nace la atracción hacia el sexo opuesto, la
adolescencia puede ser un periodo muy engañoso si la confianza inocente y la curio-
sidad natural del joven toman la dirección equivocada.

Los adolescentes a veces tienen una presunción con un profesor o alguien del se-
xo opuesto, que derrumba sus limites naturales emocionales en un romance inmadu-
ro que ellos confunden con el amor verdadero. La tendencia moderna indica, que los
adolescentes se apuran en crear la intimidad física, apropiada solo dentro de un com-
promiso matrimonial. Una prematura experiencia sexual a menudo cambia el curso
de la vida del joven de forma irreversible. Es muy crucial, que la primera experiencia
del amor sea sin trauma o abuso. Por eso, las sociedades civilizadas buscan proteger
el bienestar de sus ciudadanos de menor edad. Sin duda alguna, el amor inmaduro
involucra a otra persona para satisfacer los deseos de uno. El sentimiento de haber si-
do usado nunca tendrá que ser parte del primer amor. Además, el sexo fuera del ma-
trimonio, limita la capacidad de desarrollar intimidad y confianza como cónyuge, de-
bilitándola de forma muy profunda.

Los adolescentes, cuyos corazones crecieron con muchas relaciones sanas en la


dimensión del corazón de hermanos, están mucho mejor preparados para la intimi-
dad física y emocional del matrimonio. Aquellos, que crecieron de corazón y desarro-
llaron confianza en la guía de sus padres y sus mayores, pueden refinar y controlar su
deseo para la gratificación sexual. Explorar y crear un dominio en dimensiones tales
como la música, el arte, el deporte, la tecnología, la ciencia o el servicio humanitario,
ayuda a perfeccionar la personalidad de la persona y crea el fundamento para enfren-
tar las responsabilidades del matrimonio y del arte de ser padres.

UN AMBIENTE PROTECTOR PARA LOS ADOLESCENTES

El psicoanalista Tony Anatrella se lamenta: "Toda una generación fue mutilada en


su imaginación porque pensamos que era bueno dejarles solos, imaginándonos que
ya eran adultos... Podríamos dar el siguiente consejo a la sociedad: por el bien de los
niños, por el bien de su inmadurez, no les den privilegios de acceder a una madurez
falsa dándoles la responsabilidad que todavía no tienen, aún si luchan para obtener-
la. Mientras que estén en el proceso de crecimiento, la responsabilidad se encuentra
en personas con posiciones paternales. (Ref. 14)" Los adolescentes hoy en día crecen
demasiado rápido y les falta esta maravillosa edad de la inocencia y también los be-
neficios que nacen de un crecimiento ordenado en la dimensión de corazón de herma-
nos. No pueden obtener estas experiencias si les dejamos solos. Sin una guía en la edad
temprana, puede que crezcan sin limites para guiar el desarrollo de su carácter.

De hecho, el tránsito a través de toda la adolescencia es muy frágil y requiere mu-


cha atención y cuidado de los padres y de los abuelos. Hay un apoyo creciente en el en-
tendimiento de que la abstinencia sexual hasta el matrimonio crea el ambiente protec-
tor para el desarrollo del carácter y del altruismo. Aún así, la cultura popular propagandiza
el sexo casual, disfrutando sin tomar en cuenta las cicatrices emocionales y los riesgos
de salud. Los padres, los profesores y todos los adultos en general que están en contac-
to con los adolescentes, son de importancia vital para combatir este destructivo punto
de vista que les roba a los jóvenes preciosas experiencias de sus años adolescentes.

62
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 63

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

C. LA DIMENSIÓN DEL CORAZÓN DE LOS CONYUGES

Mientras que los niños se benefician de las relaciones sanas con muchos adultos
y los adolescentes crecen a través de crear lazos de amistad con muchas personas, el
matrimonio es una sociedad exclusiva. En los votos matrimoniales, un hombre y una
mujer se confían el uno al otro por completo. El lazo sexual entre marido y mujer es
nada más que una expresión física de dos personas maduras que se aman y se jun-
tan para ser uno en apertura y confianza total, sin ningún obstáculo en el medio. La
unión matrimonial en los ámbitos físico y emocional, solo puede tener significado pro-
fundo con una sola persona.

La dimensión conyugal del corazón está reservada para la intimidad emocional y


psicológica entre dos seres maduros que comparten sus más profundos pensamien-
tos, sentimientos, sueños, cuerpos, posesiones, el hogar y los niños. Vale darles tanto
el honor y la reverencia, como el apoyo de la comunidad.

El matrimonio ofrece un área de crecimiento único, una etapa de vida en particu-


lar en donde dos opuestos que se complementan aprenden a trabajar y a actuar co-
mo uno en una "sociedad matrimonial". El amor conyugal representa la realización
del amor horizontal. Se cruza con el amor vertical cuando trae sus frutos de crear a
los niños. Por consiguiente, el amor entre marido y mujer tiene muchas dimensiones.
La relación fundamental es el de cónyuges, sin embargo, a veces pueden relacionar-
se como hermanos o como padre/madre e hijo/a. Un hombre puede expresar un co-
razón paternal hacia su mujer, mientras la esposa puede mostrar un corazón mater-
nal hacia su marido.

Como nuestra capacidad de amar crece y se desarrolla, muchas veces nos senti-
mos conmovidos al compartir nuestras alegrías con los demás. Involucrarse de tal ma-
nera, enriquece nuestras relaciones. El cónyuge es el portón para encontrarse con la
mitad de la humanidad. Ya que cada persona es un microcosmos de la masculinidad
o feminidad, el matrimonio ofrece la oportunidad de entender las dimensiones mas-
culinas y femeninas desde un punto de vista más interno. Las relaciones con amigos
y compañeros de trabajo, pueden ser más fáciles y transparentes, mientras que apren-
demos a entender y apreciar al cónyuge.

Encontrar la realización en ésta dimensión del corazón, es un esfuerzo que crece


y se profundiza a lo largo de los años, hasta que alcanza una riqueza irremplazable
en experiencias compartidas. Durante el curso de una vida, las parejas casadas expe-
rimentan muchos cambios. Los bebés nacen y algunos seres queridos mueren. Las ilu-
siones románticas desaparecen, las hormonas siguen creciendo y bajando, y la radian-
te semblanza de la juventud se marchita para dar lugar a una apariencia con arrugas.
Hay tiempos altos y bajos, hay salud y enfermedades, hay sentimientos de almas com-
partidas y hay que sobrellevar tentaciones también. Las parejas que lograron que sus
lazos se queden fuertes, crearon un amor duradero de verdad. La sabiduría, la madu-
rez y la integridad que honran toda una vida de amor y compromiso, hacen que es-
tas parejas sean maestros invaluables hacia cualquier persona.

La tarea más importante para un marido y su mujer es alcanzar la unidad del co-
razón. Justo esta unidad crea la libertad para relacionarse en distintas formas. La in-
tensidad del amor incondicional entre marido y mujer tiene más valor que una apa-
riencia linda, la educación, las posesiones o la posición en la sociedad.

Si el amor conyugal se divide, no se pierde solamente una perfección en poten-


cia, sino también se convierte en una fuente de abuso y engaño, finalmente violando
al compañero en su aspecto más humano. El amor conyugal se crea sobre una base
de confianza y fidelidad absolutas. A veces hay un sentimiento de desequilibrio en la

63
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 64

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

expectativa del nivel de pureza y fidelidad del hombre y de la mujer. De hecho, la mis-
ma entrega mutua significa, que marido y mujer tienen exactamente la misma obli-
gación de mantenerse fieles el uno al otro.

La entrega que se experimenta en el matrimonio, es una preparación importante


para el parentesco. Amar a nuestro cónyuge incondicionalmente a través de tiempos
difíciles y desafiantes, fortalece nuestro carácter y profundiza nuestra capacidad de
amar. Necesitamos todos los recursos del carácter y del amor para encontrarnos con
el desafío del parentesco. Nuestra entrega en ayudar al crecimiento continuo de nues-
tro cónyuge nos prepara para asumir el rol de padre / madre. Ahí, en la dimensión de
ser padres, nuestra inversión del amor y del apoyo muestra sus frutos duraderos.

D. LA DIMENSIÓN DEL CORAZÓN DE LOS PADRES

La relación entre marido y mujer tiene un impacto más allá de su felicidad personal.
Es muy crucial pensando en su rol como padres, una de las experiencias de vida
más transformadoras. Un matrimonio armonioso, amante, entregado y desinteresado
crea el ambiente en donde los niños pueden sentirse seguros, en el cual se responde
a sus necesidades y pueden aprender formas positivas del comportamiento. Un buen
matrimonio es un fundamento necesario para el éxito en la dimensión de corazón de
padres.

El corazón paternal anhela expandir y multiplicar el amor. El amor paternal evoca


las emociones más nobles y las acciones más altruistas de las personas comunes. Ya
que su naturaleza está enfocada en otras prioridades, la dimensión de corazón de pa-
dres es lo que más conduce al crecimiento moral. Hay una transición natural en la es-
cuela del amor, como por ejemplo, los nueve meses del embarazo durante los cuales
el marido y la mujer pueden prepararse como padres.

El amor paternal comprende la más exigente y sacrificada dimensión de todas las


dimensiones del corazón. Requiere una inversión y un sacrificio constante. El funda-
mento de estas cualidades es la compasión, un entendimiento profundo del sufrimien-
to humano y una apertura en ayudar al crecimiento de los hijos. El arte de ser padres
requiere cualidades de carácter tales como el sacrificio, la generosidad, la paciencia y
el perdón. El amor genuino transforma todo, convierte la fealdad en belleza y los ma-
los olores en perfume. El amor paternal es como la sangre que fluye por todo el cuer-
po: desde la nariz mocosa hasta los pies apestosos. Por el bien de sus hijos, los pa-
dres están dispuestos a hacer cualquier cosa e ir a cualquier lado.

El regalo más inolvidable que los padres hacen a sus hijos, es su amor incondicio-
nal. ¿Acaso una madre lleva una cuenta de cuántas veces cambió los pañales de su
bebé, para que algún día, cuando él crezca y reciba su primer sueldo, ella le pueda
presentar la factura? Por supuesto, que no. El amor de los padres es incondicional y
su recompensa es el bienestar y la felicidad del niño. Si el niño corre a la calle frente
a un auto, la madre corre detrás de él, nunca pensando en el peligro que ella misma
corre. Un padre no vacila al entrar en una casa en llamas, arriesgando su vida para
salvar a su hija que duerme dentro de la casa. El amor paternal es el eje vertical alre-
dedor del cual la familia gira. El amor paternal es desinteresado, dándolo todo por el
bien del niño. Los padres invierten amor y guía constantes, con el profundo deseo de
que sus hijos puedan desarrollar todas las dimensiones del corazón, para que algún
día lleguen ellos también a ser padres.

EL AMOR PUEDE LLEGAR DESDE MUCHAS DIRECCIONES

El amor paternal puede tomar muchos enfoques. Por lo general, la madre está en-
focada hacia la estabilidad, la paz y lo más interno de la familia, mientras que el pa-

64
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 65

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

dre muy a menudo tiene que enfocar su atención hacia afuera de la casa en activida-
des que apoyen a la familia. Por lo general, uno de los padres estimula los sentidos y
las emociones, de manera tal que la identidad del niño pueda formar sus raíces. Esto
es muy parecido a la tierra que provee el agua y los minerales para nutrir la forma-
ción de vida. El otro padre estimula con una estructura más verbal, a través de la cual
la identidad del niño desarrolla un tronco, ramas y frutos. Este rol se asemeja al del
sol con la planta. Un amor que apoya, suavemente y empuja al niño desde abajo; mien-
tras que el otro amor lo desafía, y tira al niño desde arriba. Los roles complementa-
rios que cumplen el padre y la madre, sostienen el crecimiento consecutivo del carác-
ter y el corazón.

El amor de los abuelos es una extensión del amor paternal. El agrado que tienen
al ver a sus hijos crecer hasta la madurez, estableciendo un hogar afectuoso, se ase-
meja con la alegría de ver el fruto del amor de sus niños. Con moderada sabiduría y
con un carácter maduro, los abuelos fomentan lazos particulares con sus nietos. Ellos
son una fuente invalorable de seguridad con raíces fuertes para el niño. Porque expe-
rimentaron el desafió de crear una familia, pueden asistir con sabiduría y aliento a los
jóvenes padres, convirtiéndose en la presencia alentadora en la vida de sus nietos.
También porque sobrevivieron muchos desafíos y ahora pueden comentar sus expe-
riencias, los abuelos se convierten en un tipo de asilo seguro cuando padres e hijos
experimentan los peligros de la vida. La perspectiva de la vida es enriquecida y vita-
lizada cuando vista desde otra generación, es presentada con chispa y sinceridad. Fi-
nalmente, los niños aprenden el comportamiento de "niño afectuoso", mirando cómo
sus padres son "niños" ante los abuelos.

Los roles familiares de ser niño, hermano, cónyuge y padre son los roles más fun-
damentales de toda nuestra vida. Son las cuatro formas más importantes de amor, ca-
da una con sus dimensiones únicas de experiencias y responsabilidades. Dentro de
cada dimensión aprendemos las virtudes que componen un carácter maduro. Invir-
tiendo en estas significativas relaciones se enriquece profundamente la vida de una
persona. Esto quiere decir que el ambiente familiar y las cuatro dimensiones del co-
razón son cruciales para toda consideración de desarrollo moral. Nuestra vida, amor
y corazón se extienden a través de los niveles ilimitados de la experiencia en cada
una de estas dimensiones.

Cada dimensión apoya y participa en la próxima, mientras que la dimensión que


sigue requiere un grado más alto de responsabilidad y altruismo, que el anterior. El
éxito en cada dimensión se mide según el grado en que uno puede manifestar los va-
lores de las dimensiones anteriores.

Nuestra capacidad para amar aumenta mientras aprendemos a sobrellevar los de-
seos egoístas y desarrollamos nuestra habilidad de vivir por el bien de los demás. Fi-
nalmente, buscamos obtener un corazón de amor auténtico para poder pararnos co-
mo padres verdaderos.

PARTE 3: LA ÉTICA FAMILIAR COMO


BASE PARA UNA SOCIEDAD CÍVICA

A. LA SOCIEDAD ES LA EXTENSIÓN DE LA FAMILIA

El comportamiento ético en la sociedad está conectado con el desarrollo de las bue-


nas relaciones familiares en todos los ejes. La más profunda moral de una persona se
crea en las cuatro dimensiones del corazón. Cuando creamos lazos de amor con mu-
chos miembros de nuestra familia, desarrollamos un carácter bien esférico y equilibra-

65
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 66

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

do, así podemos relacionarnos muy cómodamente con muchas personas. El filósofo de
Rusia, Vladimir Solovyev, comenta sobre el rol vital que tiene el amor en las vidas hu-
manas: "El amor es tan importante... ya que transforma todos nuestros intereses de vi-
da del egoísmo al altruismo, o sea, el centro cambia por completo en nuestras vidas
personales". (Ref. 15) Si estamos bien entrenados en el amor, tratamos a las personas
como una extensión de nuestra propia familia. Podemos respetar a un anciano en la
calle como si fuera nuestro abuelo; podemos ver a la cajera como a nuestra hermana;
podemos admirar a los niños jugando en el patio de la escuela como a nuestros pro-
pios niños. Todos los seres humanos tienen esta experiencia familiar en común.

El amor entre padres e hijos, centrados en el eje vertical, se puede extender a las
relaciones entre superiores y subordinados, tales como líderes y seguidores, jefes y
empleados, maestros y estudiantes, presidentes de gobiernos con sus ciudadanos y
personas de generaciones distintas. El patrón de las relaciones entre hermanos se ex-
tiende entre parientes, amigos, vecinos, compañeros en el trabajo y ciudadanos de la
misma generación. El amor conyugal entre marido y mujer abre el corazón del mari-
do hacia la feminidad y de la esposa hacia la masculinidad.

LA FAMILIA Y LA SOCIEDAD CÍVICA

La fragmentación de las naciones al fin del siglo XX estimuló muchas discusiones


sobre lo que constituye y sostiene una sociedad cívica. En la Grecia y Roma antigua,
la sociedad cívica significaba un orden social en el cual las personas regularizaban sus
relaciones y encontraban soluciones para sus peleas según un cierto sistema de leyes;
con cortesía hacia el prójimo y con una participación activa del ciudadano. (Ref. 16)

El concepto de la sociedad cívica se desarrolló con el paso del tiempo. Para los
eruditos clásicos liberales John Locke y John Stuart Mill, una sociedad cívica definía
el rol apropiado para el gobierno, protegía las libertades individuales e incentivaba aso-
ciaciones privadas de ciudadanos. Sostenían que la combinación entre estos tres fac-
tores formaban la base fundamental sobre la cual las personas y las naciones podían
prosperar.

El concepto de la sociedad cívica experimenta un renacimiento en algunos países,


como una combinación atractiva del pluralismo dentro de la sociedad que trae consi-
go una variedad de posibles sistemas políticos y económicos. Se entiende la sociedad
cívica como una sociedad que incorpora dimensiones culturales, educativas y religio-
sas. (Ref. 17)

La socialización en la edad temprana, alienta a las personas a vivir para encontrar-


se con las expectativas de la sociedad. Esta socialización temprana en su mayor in-
fluencia viene a través de la familia.

Sin embargo, tanto los niños como los adultos, con el tiempo enfrentan tentacio-
nes que les pueden desviar. Las instituciones dedicadas a la seguridad pública (como
la policía), sólo pueden controlar con la fuerza el extremo desalineamiento social. Pe-
ro estas formas de control externo no ayudan. Lo que verdaderamente hace falta, es
un conjunto de guías sociales, dando forma a la persona en su interior, para dar criti-
ca constructiva a un individuo cuando cumple, y critica correctiva cuando falla. Estos
controles internos complementan los controles sociales estandarizados en las institu-
ciones formales.

B. LOS TRES ROLES DEL SUJETO

Hay tres roles de sujeto, o roles iniciadores, que se aprenden en la familia: el rol
del padre, del maestro y del líder. Estos roles marcan el estándar del liderazgo en la

66
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 67

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

sociedad. Los padres tienen la mayor responsabilidad y son los líderes naturales de la
familia. También son maestros naturales, con su palabra y su ejemplo. La atención, la
inversión y el sacrificio que están cultivados en la dimensión del corazón de padres,
forman la base ética para toda persona con un rol de sujeto.

Los padres son sujetos en la dimensión del amor, los maestros son sujetos en la
dimensión de la verdad y los líderes son sujetos en la dimensión de los logros. El amor
paternal forma el corazón y el carácter de los niños; el rol de los maestros es trans-
mitir un conocimiento práctico y ayudar a los niños a distinguir el bien del mal. El rol
de los líderes comprende la creación de un ambiente en el cual las personas puedan
cumplir con sus responsabilidades, prosperando y logrando expresar su potencial.

Los roles de padres, maestros y líderes están conectados. Los comerciantes ten-
drán que mostrar amor e interés hacia sus empleados, enseñándoles cómo ser exito-
sos. Los maestros tendrán que crear un ambiente de esmero y cariño en sus aulas a
través del corazón paternal, guiando a los alumnos con sus palabras y su ejemplo. Los
líderes inician, dirigen y hacen los planes. Los buenos líderes pueden reconocer el ím-
petu de su ejemplo propio y se esmeran para educar a las personas con sus expresio-
nes de corazón. (Ref. 18) Este estándar se aplica a los padres, los maestros y los líde-
res en cualquier nivel.

Cada uno de nosotros está conectado con otras personas en una variedad de for-
mas. Hay personas que nos admiran y nos toman como sujeto, sin importar si fuera
como padre, maestro, líder o mentor. Al cumplir estos roles de sujeto, ayudamos a for-
mar una sociedad cívica.

ENCONTRANDO UN EQUILIBRIO ENTRE INTERESES VERTICALES Y HORIZONTALES

Los padres pasan sus valores morales a sus hijos. Estos estándares éticos guían a
las relaciones en la familia y pueden ser aplicados en todos los aspectos de la socie-
dad. La ética se relaciona tanto con el eje vertical, como horizontal. Por ejemplo, en
la familia aprendemos a equilibrar las posesiones privadas y públicas. Compartimos y
cuidamos tanto las pertenencias personales como las públicas, se aprende a respetar
los derechos y las propiedades de los demás. Los verdaderos valores familiares son la
base para el equilibrado entendimiento de la práctica social y económica. Esto va más
allá de las fallas del exceso del capitalismo o del colectivismo extremo.

En la familia se crean relaciones armoniosas entre iguales, centrados en la autori-


dad paternal. Las mismas habilidades que crea la armonía entre los integrantes de la
familia con distintas personalidades, son útiles para crear relaciones sociales coope-
radoras. Esto puede ayudar a las democracias liberales, en donde las relaciones hu-
manas están hundidos en la competencia ilimitada en el ámbito de la política y la eco-
nomía.

La buena voluntad y la armonía pueden fluir más fácilmente cuando hay un or-
den vertical de la compasión y un propósito paternal. Los practicantes del programa
del "Bienestar en la Familia" (Ref. 19), que desarrollaron psicólogos clínicos para ayu-
dar a familias a mejorar sus relaciones, enseñan con humor a los niños occidentales
que no hay igualdad en la familia, porque los padres son los jefes. "Su turno ya lle-
gará, pero por ahora sus padres están al mando", se explica a los niños. De la mis-
ma manera, se necesita un orden vertical de liderazgo y autoridad en la sociedad,
un líder coherente tiene como modelo un buen padre, tomando una actitud de sa-
crificio hacia sus votadores, invirtiéndose como un padre lo haría hacia su hijo. Un
líder verdadero da guía con un corazón paternal. El corazón verdadero del liderazgo
no pretende mantener la autoridad y el poder, sino más bien busca transmitir el po-
der a los demás y educarles.

67
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 68

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

C. LA FAMILIA ENCAJA EN EL ORDEN SOCIAL

Las relaciones sociales más amplias, son en un sentido extensiones de cariñosas


relaciones familiares. La misma fórmula para encontrar armonía en las relaciones fa-
miliares, se aplica a la nación y al mundo. El amor, que experimentamos en nuestra
familia, se puede extender a la sociedad más amplia. Mencius dijo: "Trata a los ancia-
nos de tu propia familia de manera apropiada a su edad avanzada y extiéndelo a los
ancianos de otras familias; trata a tus jóvenes de manera apropiada a su tierna edad
y extiéndelo a los jóvenes de otras familias". (Ref. 20)

Por consiguiente, cada persona dentro de la familia es un portón para la dimen-


sión que él o ella representa. La relación que tiene un niño con sus hermanas lo intro-
duce al mundo del sexo opuesto; la manera con la cual se comunica con sus padres
y tíos lo guiará a la forma en la cual él se relacionará con sus maestros y demás per-
sonas en roles similares. Así, cada persona tiene muchos portones hacia la sociedad
más amplia.

Los seres humanos están situados en una gran constelación de relaciones que em-
piezan en la familia y se extienden a la comunidad, la nación y el mundo entero. La
familia está integrada por individuos comprometidos en el bienestar de los demás in-
tegrantes de la familia. Una comunidad sana está compuesta por familias que se apo-
yan mutuamente. Las familias centradas en servir a la comunidad, se interconectan
de forma muy natural. La comunidad cosecha sus beneficios a través de familias que
toman responsabilidad, y las familias se benefician en ser parte de una comunidad di-
námica y servicial. Este movimiento dinámico se expande, dando a la nación y a to-
do el mundo unos principios de bondad duraderos y dignos de confianza.

ARMONIZANDO LAS DIMENSIONES ESPIRITUALES Y MATERIALES

Una buena sociedad necesita programas económicos para reducir la pobreza y pa-
ra mejorar las condiciones ambientales. Además, se necesitan programas sociales y
educativos para fomentar individuos de buen carácter y promocionar familias fuertes.
En una sociedad tanto cívica como próspera, los aspectos espirituales están en armo-
nía con los aspectos materiales. Las dos dimensiones de la civilización mantienen un
equilibrio natural en una cultura de corazón centrada en la familia.

La civilización, en su forma más ideal, se entiende como una armonía entre los de-
seos humanos, tanto espirituales como materiales. Los deseos de la mente de seguir
a la verdad, la belleza, la bondad y el amor, tienen sus raíces y son nutridas y guia-
das a través de las experiencias en la familia. La familia juega un papel crucial en el
desarrollo moral, social y emocional de la persona. Los corazones de los niños tienen
que ser cultivados en la familia desde la infancia, mientras que su carácter es flexible.
Cuando la persona se convierte en adulto, por lo general tiene su carácter ya forma-
do. Los deseos del cuerpo hacia posesiones, confort, salud, sueño y sexo también se
abordan mejor en la familia. Hay evidencia abundante, de que el fundamento para la
prosperidad tiene sus raíces en el ambiente familiar. Los miembros de una familia se
apoyan entre sí más allá de las preocupaciones de la productividad o de la eficiencia.
"Los individuos se necesitan (en la familia), se buscan y están atados en una unidad
que no es compulsiva, ni tiene consideraciones de ganancias ni contratos", escribió el
sociólogo Pitrim Sorokin, "de forma muy espontánea sólo por el bien de estar juntos,
por el bien del propio compañero, más allá de placeres, ganancias, compulsiones o
contratos" (Ref. 21). La familia comanda y armoniza los valores espirituales y materia-
les de la forma más beneficiosa tanto para la satisfacción individual como para la es-
tabilidad de la sociedad. Esto se debe al hecho de que las buenas familias nutren y
alientan el hábito de anteponer el beneficio de la familia por encima de los intereses
personales. El apoyo mutuo entre los integrantes de la familia puede traer un aumen-

68
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 69

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

to de productividad económica. Las personas casadas tienen tendencia a ser más pro-
ductivos en su trabajo por el apoyo psicológico y emocional que reciben. También sus
hijos andan bien en la escuela y se convierten en personas más productivas social-
mente que viven respetando las leyes al igual que los adultos. Por ende, podemos lle-
gar a la conclusión de que la micro-estructura de marido, mujer y sus niños afectan
la macro-estructura de la cultura y la economía más que cualquier otra institución.

D. LAS FAMILAS FUERTES TIENEN UN ENFOQUE MÁS ALLÁ DE SU PROPIA EXISTENCIA


La presentación "Los Principios Universales y las Metas de la Vida" describe la re-
lación entre los propósitos duales en nuestras vidas. Nuestro deseo innato de encon-
trar valor a través de contribuir a un bien más grande, se llama "el propósito conjun-
to", mientras que nuestro deseo de mantener y beneficiarse a sí mismo se llama "el
propósito individual". Las familias, las comunidades y en fin, toda persona tiene los
dos propósitos: contribuir a una entidad más grande y beneficiar al propio ser. Los
santos y las demás personas iluminadas entendieron, que servir al propósito del con-
junto es la forma más perfecta de cumplir el propósito individual. Sin embargo, la
mayoría de las personas sólo persiguen su propio propósito así creando el infierno
del egoísmo y de la competencia hostil que echa una nube oscura sobre la vida en
este mundo.

Una jerarquía social entrelazada empieza cuando las personas apoyan a su propia
familia que, a su vez, está preocupada por el bienestar de cada uno de sus miembros.
Cuando las familias contribuyen al bienestar de su comunidad, la comunidad prospe-
rará, ofreciendo beneficios y protección para sus familias de las cuales depende. El
mismo principio se puede aplicar a las relaciones entre las organizaciones de ciuda-
danos con sus naciones y entre las relaciones de naciones con el mundo entero.

Compartir lo que hemos recibido es el camino natural de la vida. Está en con-


formidad con la ecología de la naturaleza, en la cual todas las criaturas dan y reci-
ben constantemente en la interconectada red de la vida. Tal como mi familia vive
para el bien de la sociedad, la sociedad prosperará y mi familia compartirá su pros-
peridad. En la medida en que las organizaciones vivan para el bien de la nación, la
nación prosperará, como así también todas las organizaciones que la comprenden.
Y cuando la nación vive para el bien del mundo, la prosperidad del mundo se ex-
tiende a todas las naciones. Este es el Gran Circulo de la Vida, dando y recibiendo
la energía del amor.

En una sociedad cívica, los propósitos individuales y colectivos se apoyan de for-


ma muy natural. El conjunto apoya al bienestar de sus partes componentes porque las
partes en prosperidad pueden apoyar mejor al conjunto. Demasiado énfasis en cual-
quiera de las dos, puede traer consecuencias desastrosas. Dar la prioridad al propósi-
to individual en vez del propósito del conjunto, es una de las mayores causas de pro-
blemas en matrimonios y también causa muchos problemas sociales. Los individuos
egoístas son como células de cáncer que extraen a la sociedad la savia de la energía
productiva. En grandes cantidades, pueden provocar la destrucción de una civilización
entera. De la misma manera, enfatizar demasiado en el propósito de conjunto puede
traer la opresión y la pérdida de la libertad individual.

MODELOS DE EMPRESAS COMERCIALES CO-LABORALES

Las actividades comerciales se benefician siguiendo principios universales que den


prioridad al bienestar del conjunto. Por ejemplo, una empresa es una forma de fami-
lia. Dentro de las reglas del mercado, tendrá que preocuparse por el bienestar de sus
empleados. Muchas empresas estadounidenses y japonesas descubrieron que las re-
laciones cooperativas y co-laborales entre los empleados y la administración, ayudan

69
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 70

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

a mejorar la producción y dan a la empresa una ventaja competitiva. Las buenas re-
laciones entre la administración y los empleados están fomentadas a través de la le-
altad y el respeto mutuo.

E. TRABAJANDO PARA EL BIEN MÁS GRANDE

Al cumplir con nuestras responsabilidades se muestra el carácter noble. La ética


de la piedad filial que uno aprende como niño, es la base para toda devoción hacia
el bien más grande. Aún en la familia, la piedad filial no está limitada a la niñez tem-
prana. Es importante mencionar que somos "hijos" de nuestros padres toda una vida.
La dimensión de corazón del niño trae sus frutos a través de un respeto maduro y mu-
tuo entre los hijos adultos y sus padres, sin suprimir para nada la devoción que des-
de niño mostraba hacia ellos.

Los padres verdaderos no solamente enseñan a sus hijos e hijas la piedad filial, si-
no también cómo ser buenos ciudadanos. Un hijo que hace una contribución signifi-
cante a la sociedad, es una fuente de gran orgullo y alegría para sus padres. Expan-
diéndose al plano de la nación es la ética fundamental del patriotismo. El patriota pone
el bien del país por sobre todo, al punto de sacrificar las riquezas y la familia. Con el
ejemplo vivido de la ciudadanía y del patriotismo, los niños aprenden a conectar las
obligaciones personales de la familia con los niveles más altos de responsabilidad so-
cial. Aún del presidente de una nación se espera una continua actitud de hijo filial ha-
cia sus padres y que mantenga los niveles de la buena ciudadanía. Una persona que
cumple de forma sobresaliente se honra como un tesoro viviente nacional.

Las personas más honradas saben extender la dimensión del vivir por el bien más
grande aún más allá de las fronteras nacionales. La historia reconoce a aquellos, que
trascienden los límites de su raza, cultura o nación y trabajan para el mejoramiento
de la humanidad. Ellos no son solamente el orgullo para su propia nación, sino tam-
bién para el mundo entero. Se da un altísimo reconocimiento a estos santos y pacifi-
cadores. Los pacificadores se consagran con un amor sacrificado para traer a grupos
en desacuerdo a la reconciliación, siempre guiándolos por el camino en que las per-
sonas puedan convivir juntas en armonía. Se reconoce a los santos y sabios en todo
el mundo por sus contribuciones a la sabiduría y al mejoramiento espiritual de toda
la humanidad.

LA PIEDAD FILIAL COMO LA BASE DE LA VIRTUD

Según un tratado de Confucio bien conocido, la piedad filial es la raíz de toda vir-
tud y el principio detrás de toda enseñanza moral: "Entonces, la piedad filial es la ra-
íz de todas las virtudes y el tronco a través de la cual crece toda enseñanza moral...
Nuestros padres nos han dado nuestros cuerpos, hasta cada cabello y cada parte de
la piel, y no podemos infligirles heridas de ninguna manera: esto se entiende como
el comienzo de la piedad filial. Cuando hemos establecido un carácter con la práctica
de la vida filial, así nuestro nombre será famoso en futuras épocas, glorificando a nues-
tros padres: este es el fin de la piedad filial. Empieza con el servicio a los padres; pro-
sigue con el servicio al líder y tiene su cumplimiento con el establecimiento del (buen)
carácter" (Ref. 22).

F. LA PIEDRA ANGULAR DE LA PAZ MUNDIAL

Una bien conocida enseñanza de Confucio nos lleva en un circulo completo a nues-
tro comienzo, a la familia como campo de entrenamiento para las relaciones humanas:

70
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 71

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

Si hay un corazón justo,


Hay belleza en el carácter.
Si hay belleza en el carácter,
Hay armonía en el hogar.
Si hay armonía en el hogar,
Hay orden en la nación.
Si hay orden en la nación,
Hay paz en el mundo.
(La Gran Enseñanza)

Todas las culturas tienen en común la experiencia de convivir en familias. Por con-
siguiente, la familia provee un terreno común para que las personas de distintas na-
cionalidades, culturas o tradiciones filosóficas puedan interconectarse. James Q. Wil-
son nos dice que el rasgo humano común, que se encuentra durante toda la historia
y en todas las sociedades conocidas, es el amor de padres para sus hijos. Este amor
nos revela en el nivel más profundo nuestra humanidad, que nos une; es algo univer-
sal. "Podemos tratar con las personas en este mundo, porque primero aprendimos a
tratar con los miembros de nuestra familia" (Ref. 23).

En una familia, los padres son mediadores en las peleas de sus hijos, abrazan a
los dos lados y los educan. Ellos muestran a sus niños cómo apreciar los puntos bue-
nos que sus hermanos tienen. Bajo el paraguas del amor paternal, todos son iguales.
Libros de J. Lorne Peachey y Farley y Betsy Jones contienen informaciones valiosas pa-
ra padres acerca de cómo se puede educar a niños pacificadores. (Ref. 24) Los padres
cariñosos quieren que sus hijos sobresalgan. El amor paternal puede compensar los
defectos del niño, buscando caminos para apoyar a un niño enfermo o discapacita-
do. De la misma forma, los líderes sociales que tienen un corazón paternal, pueden
buscar la reconciliación y el espíritu de solidaridad entre grupos muy diversos. En to-
das las partes del mundo, la vista de un bebé en los brazos de una madre puede de-
rretir el corazón y unir a las personas en emociones compartidas y entendimientos
mutuos. Aprendemos que no somos tan distintos después de todo. Aquellos, que bus-
can una función pública, reconocen la universalidad de esta cualidad humana. Aún
en tiempos de guerra, las personas se conmueven con fotos de niños sufriendo en el
lado enemigo y quieren terminar con la matanza. El instinto de familia para nutrir y
proteger a los jóvenes y los inocentes es la llave para la paz mundial. Nos recuerda,
que somos todos parte de la misma familia humana.

La facilidad, con la cual los niños se relacionan con personas de culturas y razas
distintas, nos da esperanza de poner a un costado la pesadez cultural que carga a las
personas en nuestro planeta. Ya que cada persona es un microcosmos de toda la hu-
manidad, la unidad que creamos como marido y mujer ayuda a armonizar el mundo
de los hombres y el mundo de las mujeres.

71
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 72

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

CONCLUSIÓN:
Ahora es muy evidente, cuán deseable es fomentar y mantener una cultura cen-
trada en la familia. Esta presentación nos aclaró, cómo el orden y la armonía en la
sociedad están basados sobre valores y comportamientos que fueron aprendidos y prac-
ticados en la familia. En la familia, las personas desarrollan raíces y lazos que pueden
permanecer fuertes durante toda una vida. Los esfuerzos en promocionar una cultu-
ra centrada en la familia merecen el apoyo de padres, educadores y de los demás lí-
deres comunitarios. El hogar, el sistema educativo entero y la comunidad más gran-
de, pueden darnos un mensaje consistente que apoye y nutra los valores de la familia.

Además, así como la sociedad puede fortalecer a la familia, también la familia pue-
de fortalecer a la sociedad. Cada uno de nosotros es miembro de una familia y cada
familia se interconecta con otras familias y con la sociedad más grande. Todos pode-
mos aumentar el nivel de estos intercambios para encontrar nuevas maneras de con-
tribuir a la sociedad y participar en nuestras comunidades. Las crecientes experiencias
que tenemos en las cuatro dimensiones del corazón, fomentan justo el mundo de paz
que anhelamos en lo más profundo de nuestro ser.

Como cada vez más y más las familias se enfrentan con este desafío, acerquémo-
nos cada vez más a la sociedad, en la cual deseamos criar a nuestros hijos.

72
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 73

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

REFERENCIAS DEL TEXTO


1 James Q. Wilson "The Moral Sense" (El Sentido Moral), Nueva York: Free Press, 1993, pag. 158.
2 Daniel Goleman "Emotional Intelligence" (La Inteligencia Emocional), Nueva York: Bantam Books,
1997, Pág. 189.
3 Jean Bethke Elshtain, "The Future of the Family?" (¿El Futuro de la Familia?), The World & I
Magazine, December 1995, Vol. 10, N° 12, pag. 288.
4 Virginia Satir, "The New Peoplemaking" (Haciendo Nuevas Personas), Mountain View, California:
Science and Behaviour Books, 1988, pag. 6
5 Mary Pipher, "The Shelter of Each Other: Rebuilding Our Families" (El Refugio del Uno al Otro: El
Reconstruir De Nuestras Familias), Nueva York, Ballantine Books, 1996, pag. 10.
6 Mary Ann Glendon & David Blankenhorn, editores, "Seedbeds of Virtue: Sources of Competence,
Character and Citizenship in American Society" (Los Semilleros de las Virtudes: Fuentes De La
Aptitud, Del Carácter y de la Ciudadanía En La Sociedad Estadounidense), Lanham, MD: Madison
Books, 1995.
7 Como ya fue explicado en la presentación "Los Principios Universales y las Metas de la Vida", el
amor es la atracción emocional con la cual los socios de sujeto y objeto se unen y experimentan
alegría. La atracción del amor es neutra y puede tomar varias direcciones. El amor verdadero es
la dirección adecuada, que se cultiva a través de la ética familiar. El amor verdadero también
busca una alegría completa, duradera y comprensiva total. Cuando el corazón se esfuerza en
alcanzar ésta alegría, sus esfuerzos son manifestados como amor verdadero.
8. William B. Collinge, "The American Holistic Health Association Complete Guide to Alternative
Medicine" (La Completa Guía de la Asociación Americana de Salud para la Medicina Alternativa),
Nueva York, Warner Books, 1997. Tanto el síndrome del cansancio crónico como la fibromyalgia
involucran unas acciones reciprocas asombrosas entre los sistemas inmunes, circulatorios,
digestivos y nerviosos.
9 Marvin Berkowitz y John H. Grych, "Fomentando la Bondad: Enseñando a los Padres Para Facilitar
el Desarrollo Moral de los Niños", "Journal of Moral Education", (septiembre 1998), p. 371.
10 James Q. Wilson, "El Sentido Moral", p. 105; Deidre V. Lovechy, "El Desarrollo de la Identidad con
Niños Dotados: Sensitividad Moral", Roper Review 20 (diciembre 1997), p. 93.
11 Corinna Jenkins Tucker, Kimberly A. Updegraff, Susan M. McHale and Ann C. Crouter, "Hermanos
Mayores Como Ayudantes Sociales Para El Aprendizaje De Compasión En Los Hermanos
Menores" "Journal of Early Adolescence" (May 1999), Pág. 176-99.
12 J. Dunn y E. Munn, "Hermanos y el Desarrollo del Comportamiento Prosocial", "International
Journal of Behavioral Development 9 (1986), Pág. 265-84.
13 Harville Hendrix, "Alcanzando el Amor Que Quieres" (Nueva York: Harper, 1988)
14 Tony Anatrella, "Interminables adolescences", (Paris: Cerf/Cujas, 1988) p. 8.
15 Vladimir Sergeyevich Solovyev, "El Significado del Amor", traducido por Thomas R. Beyer
(Hudson, NY; Lindisfarne Press, 1985).
16 A. Ferguson, "Un Ensayo Sobre La Historia De La Sociedad Cívica", (New Brunswick: Transaction,
1991); K. Kumar "La Sociedad Cívica: Una Investigación De La Utilidad De Un Termino Historico",
"British Journal of Sociology 44 (3), Pág. 375-401; W. Roepke "Las Bases Morales De La
Sociedad Cívica" (Nueva York: Transaction, 1996)
17 Charles K. Rowley, "Sobre La Naturaleza De La Sociedad Cívica", "The Independent Review,
Winter 1998.
18 Lee la entrevista con el Presidente de los EEUU George W. Bush con Dotson Rader, "No tengo
miedo de Tomar La Oportunidad", Parade Sunday Newspaper Magazine, 29 de abril del 2001, p. 4.
19 Virginia Morgan Scott y George T. Doub, "Habilidades De Sobrevivencia Para Familias Sanas"
(Santa Cruz, CA: Family Wellness Associates).
20 Mencius I.A. 7
21 Pitrim Sorokin, "Las Dinámicas Sociales y Culturales" (Boston: Porter Sargent Publisher, 1957), p. 445.
22 Un Clásico En la Enseñanza sobre la Piedad Filial
23 James Q. Wilson, "El Sentido Moral", Pág. 162-63.
24 J. Lorne Peachey, "Como Enseñar La Paz A Los Niños" (Scottdale, PA; Herald Press, 1981); Farley
and Betsy Jones, eds. "Educando A Niños Hacia La Paz" (New York; HSA Publications, 1997).

73
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 74

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL


CAPITULO V

EL SERVICIO PÚBLICO:
VIVIR POR EL BIEN DE LOS DEMÁS Y UNA NACIÓN DE IDEALES Y PRINCIPIOS

L
a palabra Servicio Público tiene siempre una connotación referida al servi-
cio en la política, el Gobierno o el Estado. En ese sentido se le iguala al con-
cepto de Servicio Civil.

Sin embargo quedemos hablar de Servicio Público desde una perspectiva que supere
los límites habituales, que reducen su verdadero sentido y alcance, Queremos verlo
no desde el escenario o forma que adquiere ese denominado "servicio público", sino
desde su esencia, contenido trascendente, encerrado en su propósito, y que se mues-
tra a veces en un principio "invisible" al ojo de la gente.

Sobre el soporte de la filosofía helénica en Grecia; del confucionismo en China; y


del cristianismo en Inglaterra, el servicio civil o público, tenía como base una filosofía
moral. Es más en Inglaterra, lo que fue enraizado luego en los EEUU, los conflictos re-
ligiosos trajeron como consecuencia que la fuente de inspiración del Servicio Público
fueran valores ético-religiosos comunes a las diferentes creencias y afianzados tam-
bién en argumentos provenientes de la razón y la lógica.

No obstante en muchos lugares, tanto en Europa como en América Latina, una men-
talidad socialista o estatista llevó al concepto de que el servicio público sólo puede rea-
lizarse mediante el Partido o los Partidos, el Estado y el Gobierno y todo lo que cae
en la esfera privada tiene un sentido de beneficio individual o egoísta.

Por el contrario en el otro extremo, una cultura individualista egocéntrica y hedo-


nista nos dice o sugiere, que el "servicio público" es algo sin valor. El altruismo es
una causa perimida y pérdida.

Ambas perspectivas son absolutamente erradas. Lo que define si un servicio es pú-


blico, no es el escenario desde donde se hace sino el propósito de las acciones y el
beneficio para los demás que estas ocasionan.

Dicho de otra manera, uno puede actuar en el Estado y el Gobierno y no servir al


público, y si hacerlo desde la esfera de la sociedad civil y el ámbito privado, y vice-
versa. Si se hace con un propósito egoísta será un servicio a sí mismo o a su entorno
inmediato (llámese familia, partido o sector); si se hace con un propósito altruista, bus-
cando el bien de los demás, será un servicio público. Los que actúan así serán "servi-
dores públicos" sino, por el contrario serán "servidores de sí mismos".

El tema del servicio público nos lleva a examinar un punto de reflexión fundamen-
tal: la individualidad.

Cada ser humano es una individualidad. Según el diccionario "individualidad" sig-


nifica: calidad particular de una persona o cosa por la cual se da a conocer o se seña-
la singularmente. Cuando se cree que los seres humanos hemos sido creados como
parte de un plan cósmico, y no somos el simple fruto de la casualidad, se acepta que
cada ser humano es único tanto en lo físico como en lo espiritual. Aunque haya un
valor y características comunes que nos identifican, como parte de la familia huma-
na, cada uno luce ciertas singularidades, que cuando maduran y se orientan correc-
tamente traen como resultado una mejor sociedad. En un jardín cada árbol, cada flor,
cada fruto, aporta una figura, un color, un aroma y un sabor único que juntos dan una
belleza mayor.

74
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 75

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

La tragedia es que aunque hemos sido creados por Dios, para un propósito moral
superior - lo que implica necesariamente poner los talentos y potencialidades de nues-
tra individualidad para el beneficio de ese propósito - en los seres humanos ha "en-
trado" una "naturaleza no original", una "naturaleza egoísta".

Tal situación hace vivir a los seres humanos en un estado de conflicto interno perma-
nente, conflicto que se extiende luego a la familia, la sociedad, la nación y el mundo.

El historiador británico Paul Johnson señalaba al respecto que: "de una forma u
otra, todos los pensadores han reconocido que la naturaleza humana tiene fallos. Los
cristianos lo llaman pecado original, se le puede llamar como se quiera, pero hay al-
go malo en la naturaleza humana". Estas palabras de un contemporáneo no hacen si-
no reiterar en otros términos lo que en los comienzos de la era cristiana el Apóstol Pa-
blo decía: "Según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios: mas veo otra ley
en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi espíritu, y que me lleva cautivo a
la ley del pecado que esta en mis miembros".

Esta naturaleza egoísta que no es original de la condición humana (la conciencia


la rechaza mediante el remordimiento, la vergüenza y el arrepentimiento) nos lleva a
una forma de vivir centrada en uno mismo.

De que forma se aprecia esta "naturaleza". No se trata solo de una especulación


teológica o filosófica sino que tiene manifestaciones concretas en la forma en que vi-
vimos individual y colectivamente.

Primero: Apreciamos la vida y todo lo que en ella hay desde el punto de vista del
deseo e interés personal o sectorial no teniendo en cuenta otros valores y propósitos
que los de nuestra situación o bienestar material. Es olvidar el punto de vista del bienes-
tar público y pensar y vivir centrados en el punto de vista del interés personal.

Segundo: Exigir derechos sin estar dispuesto a cumplir nuestros deberes. Vemos
en uno más valor del que hay y vemos en otros, menos valor del que ellos tienen. Ello
lleva a la envidia y al crimen, al buscar tomar lo que no es nuestro, y que yo "creo"
que me pertenece.

Tercero: Invertir del orden natural de las cosas abandonando nuestra responsabi-
lidad y posición. Al no estar dispuesto a cumplir con nuestros deberes abandonamos
nuestra responsabilidad afectando al conjunto y rompemos el orden a través del cuál
tanto el amor como los valores pueden expresarse. La desarmonía trae conflicto y el
conflicto, odio. Padres abandonando su posición dejando a los hijos sin amor ni guía.
Los hijos no quieren seguir a sus padres queriendo derechos para los cuales no están
preparados. Este tipo de situación se puede apreciar hoy en día en todos los órdenes
de la vida donde quienes están arriba no dan el buen ejemplo y quienes deben se-
guir no desean hacerlo.

Cuarto: Multiplicar el error y el mal en los otros, especialmente en los más jóvenes
a través de malas formas de pensar y actuar, con malos hábitos y tradiciones. Una ma-
nera de encubrir mis errores y malas formas de vivir es "encubrirlo" como un mal gene-
ral. Esa es una perversa forma moderna de evitar el juicio moral señalando que las co-
sas son así, evitando pensar en como las cosas deberían ser de manera correcta.

Esta forma de pensar y vivir la vida - viviéndola para el beneficio exclusivo de uno
mismo - es origen de la arrogancia, la lujuria, la explotación, la venganza, la codicia,
el prejuicio.

Se encubre a veces como una supuesta forma de amor. Pero un amor egocéntri-
co, lleno de irresponsabilidad, infidelidad, deslealtad y deshonestidad. Un amor que
75
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 76

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

da en forma condicionada, calculando las recompensas, las ventajas; manteniendo siem-


pre en el fondo del corazón, el rencor, el ardor por la venganza. Es un amor cambia-
ble. Dura poco. Es un amor sin principios y valores elevados. Es el resultado de un ca-
rácter débil, un corazón mal formado y una conciencia no activada. Es el origen de los
conflictos que hay en la sociedad, desde el ámbito familiar al internacional.

Debemos reconsiderar este camino sabiendo que a los seres humanos se nos ha
sido dada por Dios una naturaleza, donde conviven dos propósitos que deben armo-
nizarse, el propósito público (beneficiar a otros) y el propósito individual que busca
atender el desarrollo y sostén de mi individualidad. Ambos propósitos no son exclu-
yentes. El propósito público necesita para su logro el desarrollo de las individualida-
des y estas no pueden cumplir con su verdadero destino y alcanzar su madurez sin
ponerse al servicio de los demás.

A diferencia de aquella "naturaleza egoísta" en la naturaleza original de bondad,


la individualidad vive centrada en el propósito por el cuál fue creada por Dios.

Primero: Aprecia la vida y todo lo que en ella hay desde un punto de vista más al-
to. Con un corazón agradecido, humilde, apreciando el valor que hay en los demás y
amándolos como Dios mismo.

Segundo: Cumpliendo con sus deberes antes de exigir más derechos. Sabe que la
posición viene del valor y no al contrario. Que la felicidad no es una meta sino una
recompensa por cumplir con las metas originales de la vida. Que cumpliendo mi res-
ponsabilidad aporto al bienestar tanto mío como de los demás.

Tercero: Toma responsabilidad por los demás sin utilizar el poder que de ello emane
para su beneficio personal. Cuanto más alto está más da y se sacrifica por el bien de otros.

Cuarto: Multiplica el bien, se arrepiente de sus errores, los repara y nos los multi-
plica en los demás. Enseña que el dar precede al recibir. Enseña una vida moral y res-
ponsable a los jóvenes y trata de ser él un ejemplo de ello.

Podemos definir a esta naturaleza original como naturaleza altruista basada en el


amor verdadero. El altruismo es la base de la bondad y de una vida bondadosa.

La naturaleza original, altruista, como la base de la bondad se manifiesta en la hu-


mildad, la facilidad en perdonar y arrepentirse, en el autocontrol, en la disposición a
servir, en la generosidad y en actuar con justicia.

Su sustento como lo expresamos esta en el Amor Verdadero. El Amor Verdadero


implica entender el corazón y necesidades del otro. Dar en forma incondicional, que
es invertir y olvidar. Perdonar y reconciliarse. Es un amor que es incambiable y no tie-
ne límites de ningún tipo. Es capaz de cruzar el límite más "duro", el de abrazar, re-
conciliarse y amar a sus "enemigos".

El Amor Verdadero tiene sus fuentes y principios en propósitos elevados. Tiene su


raíz en Dios mismo. Es idealista por que ve más allá de las circunstancias y los resul-
tados inmediatos. Es en definitiva, resultado de un buen carácter. Este a su vez es la
conclusión de un corazón bien formado y de una conciencia activa y vigilante.

El Reverendo Sun Myung Moon en un discurso dado hace años atrás decía que:

"La bondad es actuar para el beneficio de otras personas. El motivo de cualquier


individuo bueno, familia buena o una sociedad de bondad es hacer cosas en benefi-
cio de los demás. La definición divina de bondad es la entrega total, el servicio total

76
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 77

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

y el altruismo absoluto. Uno vive para los demás y los demás viven para uno. Aquí
abunda la unidad, la armonía y la prosperidad. En la sociedad humana cuantas más
cosas hacemos por los demás, más buenos nos convertimos. Si nos mantenemos ha-
ciendo cosas por el bien de los otros, nos acercamos más al punto central, Dios".

La Conciencia y el Corazón son las bases del Amor Verdadero. La Conciencia guía
al amor verdadero, lo inspira con el sentido innato de lo bueno y lo justo. El Corazón
motiva y genera, como una usina, la fuerza y vitalidad de ese Amor.

La Conciencia como guía e inspiradora indica el bien más alto, nos hace sensibles a
la verdad, pero necesita despertarse por medio de la educación, la reflexión serena, la
meditación y la oración. La conciencia es un maestro interno, que muchas veces esta
aplastado, y al cual debemos escuchar por que la conciencia como la voz interna de Dios
mismo en nuestro ser nos lleva a vivir de acuerdo a la verdad y a practicar la bondad.

Por su parte el Corazón como la usina generadora del Amor Verdadero hace al ser
humano un ser digno de su esencia especial y única. Encuentra la Felicidad por me-
dio del amor servicial. Se satisface mediante relaciones basadas en los valores espiri-
tuales eternos, sustento de la moral y la ética. Busca la armonía y la fraternidad.

El Corazón necesita cultivarse. Cuando el ser humano va por un curso de educación,


autodisciplina y esfuerzo de vivir centrado en los valores de un corazón auténtico, que
es vivir por el bien de los demás, y somete a los deseos del cuerpo (de vivir sólo para
su bien) llega a adquirir un corazón bien formado. Por el contrario cuando eso no suce-
de, el corazón se mal forma. Un corazón bien formado da una luz que alumbra todo. Un
corazón mal formado arroja al ser humano y a su entorno a las peores tinieblas.

Mencio definía las características de ese corazón bien formado. El maestro confu-
cionista decía:

"De esto podemos ver que no es humano no tener un corazón que simpatiza con
el dolor. Igualmente no tener un corazón que rechaza el vicio, tampoco es humano.
No tener un corazón que está dispuesto a diferir, eso no es humano. Y no tener un co-
razón que discrimina entre lo verdadero y lo falso tampoco es humano".

En conclusión, el Servicio Público solo es genuino cuando se basa en el principio


de vivir por el bien de los demás. Este a su vez tiene su fundamento en el Amor Ver-
dadero como el valor supremo. A su vez la Conciencia activa y vigilante, y el Corazón
bien formado y maduro, son la base sobre la que se asienta la práctica de ese amor.

Servicio Público es entonces fuera de toda discusión: Vivir por el Bien de los de-
más. Eso puede ocurrir en el ámbito del gobierno y el estado o del ámbito privado y
la sociedad civil. No tiene que ver con el escenario sino con la actitud, corazón, con-
ciencia, y valores de cada ciudadano.

Si uno vive por el bien de su nación puede ser calificado como patriota. Si vive por
el bien del mundo, que incluye el propósito de su nación, uno puede ser calificado de
santo. Si vive por el bien de Dios, que es construir su Reino aquí en la tierra, lo cuál
incluye el bien de todas las naciones, razas y pueblos, uno representa la imagen de
un hijo sagrado, hijo original de Dios.

Poco tiempo atrás, el 21 de septiembre de 2002, el Reverendo Moon en un dis-


curso titulado "La Tierra Paterna de Dios y el Mundo Unificado", hablo sobre la misión
más importante de los hombres y mujeres de esta época. Una época donde se entre-
cruzan un pasado, lleno de anhelos no realizados, un presente cargado de tribulacio-
nes, y un futuro donde esos nuestros mejores sueños deben haberse realizado.

77
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 78

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

El dijo: "Solamente cuando estemos en condiciones de legar una tradición que que-
de hasta la eternidad para nuestros descendientes. Solamente cuando haya una na-
ción vivirá la sangre y el sudor que derramamos, solo cuando exista esa nación hom-
bres y mujeres levantarán un monumento agradeciendo a Dios por el resultado del
trabajo en esta Tierra y solo entonces permanecerá la gloria de cada esfuerzo. Si no
existiera una nación, todo habría sido inútil. Por esto es que debemos comprender que
el establecimiento del Reino de Dios es nuestra tarea más importante".

Agregó a continuación: "No, ustedes no tienen ahora una nación así, pero ustedes
deben establecerla ahora. ¿Qué clase de nación le dije que sería esta? Será una na-
ción de ideales y una nación de unidad. Será una nación en la que todas las personas
puedan ingresar. En la obra para establecer esta nación, no se excluirá a nadie".

Y desafiando la responsabilidad de cada uno señaló: "Si ustedes no son capaces


de completar la tarea de restaurar una nación en la Tierra, entonces el mundo espiri-
tual no tendrá el valor de una persona del Reino del Cielo. Ustedes deben llevar con-
sigo a la otra vida el logro y los méritos de haber participado del dominio de Dios so-
bre la Tierra. Esta es la norma original de la creación de Dios".

Cerró su alocución con una sentencia que refleja un espíritu de determinación que
todos deberíamos poner al afrontar los retos del mundo actual. Así concluyo dicien-
do: "Nada envidio de este mundo porque no me interesan las cosas de este mundo.
El supremo anhelo de toda mi vida ha sido este: ¿No sería yo capaz de morir en una
nación en que Dios pueda protegerme? Si yo no logro esto durante mi vida terrenal,
¿no habría sido la mía una vida miserable? Yo debo establecer a esta nación antes de
morir y vivir allí, aunque fuera durante un único día".

Este es el espíritu, la visión y los ideales que deben alentar a los Embajadores de
la Paz, como modelos de ciudadanos de una nación de bondad, que es el Ideal de
Dios desde el inicio de la historia humana. La Paz en el mundo debe empezar por un
punto una nación que sea un ejemplo de paz para otras. De allí como una explosión
atómica del bien su onda puede alcanzar a todos por igual.

Los Embajadores de la Paz deben ser así propulsores de esa meta y un ejemplo
universal de cuatro principios básicos:

1. Vivir por el bien de los demás.


2. Encarnar el ideal de una verdadera familia mediante la fidelidad, lealtad y
pureza sexual.
3. Practicar la cooperación y reconciliación entre Religiones y Naciones.
4. Promover un liderazgo espiritual, moral y unificador de acuerdo a los va-
lores espirituales y éticos divinos.

Entonces, en conclusión, cuanto más alta y noble sea la causa por la cuál uno vi-
ve; cuanto mayor sea la herencia espiritual y moral que uno deje; cuanto más gran-
de sea el beneficio para los demás de su obra durante su existencia aquí en la Tierra,
mayor es su Servicio Público.

Hoy en día no hay causa más grande, y de mayor beneficio para nuestros ante-
pasados y nuestros descendientes que lograr - en nuestro tiempo - esa "nación de
ideales y de unidad". Ese es el mayor servicio público que podemos hacer, esa es la
principal responsabilidad histórica de los Embajadores de la Paz y ese será su mayor
aporte por el cuál serán recordados con admiración en los tiempos venideros. Su es-
fuerzo y dedicación sincera por esa causa quedara labrada en el corazón de millones
de personas en el futuro y en el de millones de antepasados que se verán así conso-
lados finalmente, al ver concretados sus sueños nunca antes realizados.

78
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 79

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ


CAPITULO VI

DIEZ MANDAMIENTOS
PARA TRAER PAZ

Y
a hemos estudiado los Cinco Pilares para la Paz, que deberían ser los prin-
cipios que deberían sustentar el diálogo, la cooperación y la armonía en-
tre las religiones y entres estas y el liderazgo y cuerpo político de la so-
ciedad mundial. Estos Pilares son expresión de los Valores Espirituales y Morales
Universales, que son los que resumen los mandatos de una Conciencia despierta y
un Buen Corazón.

También estudiamos los Fundamentos para el Buen Liderazgo y el Buen Gobier-


no, enfatizando la dimensión espiritual del liderazgo y del buen gobierno y la prima-
cía del factor espiritual y moral en la solución de los conflictos y en traer la paz.

Por último expusimos en base a lo anterior que la gobernabilidad mundial de-


bería tener en cuenta ello, y se enfatizaba la iniciativa de formar un Consejo Inte-
rreligioso en el seno de las Naciones Unidas, para poder formar unas auténticas Na-
ciones Unidas que integraran tanto lo espiritual/religioso como lo material/político
y económico.

En el camino a construir a esas Naciones Unidas, la FIIPM puso en marcha el Con-


sejo Interreligioso e Internacional para la Paz, el cuál ha estado abocado a promover
los Cinco Pilares para la Paz, iniciativas concretas llevadas adelante por el liderazgo
religioso y político, y también guías o principios para un accionar constructivo.

Veamos pues uno a uno los Diez Mandamientos para lograr la Paz que expone el
Dr. Wilson y haremos breves comentarios.

Primero, Existe un solo Dios, que es el Padre de toda la humanidad ("Yo soy el
Señor, tu Dios" - "No tendrás otro Dios aparte de mí"), sin importar religión o raza.
El reconocimiento de todas las religiones de que existe un solo Dios y que este ha
dotado a todos los seres humanos, en cuanto sus hijos, del mismo valor y dignidad,
es pues un requisito básico para que la humanidad pueda vivir como una familia
mundial.

Segundo, la prioridad de los espiritual sobre lo material ("No te hagas ningún ído-
lo o figura") El reconocimiento de que los seres humanos y el cosmos tienen dos di-
mensiones, una espiritual y otra física, y que la primera es primaria, es la puerta pa-
ra abrir el camino a la revolución en el corazón de los humanos y generar una
poderosa fuerza emocional de amor, que mueva hacia el perdón, el arrepentimiento
y la reconciliación de las partes enfrentadas. Sin está óptica, ninguna victoria militar
o política aunque se logre será definitiva y resolverá los problemas en su raíz. Los lí-
deres religiosos deben tener un papel más preponderante y actuar con valentía sal-
tando las barreras que hoy separan a la gente en el mundo secular.

En cuanto seres espirituales eternos los seres humanos deben tener conciencia de
las consecuencias tanto en esta vida como en la vida en el mundo espiritual luego de
la muerte física, del guardar odio y de no haber roto con las ataduras que el mismo
crea en el corazón y la mente.

Tercero, la Fe es un canal para crear la Paz, no para el proselitismo ("No usarás el


nombre de Dios en vano"). La responsabilidad de las religiones debe ser usar su po-

79
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 80

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

der para hacer experimentar a la gente el amor de Dios y no ser un impedimento pa-
ra ello. Lo anterior implica:

· La libertad de conciencia y religión en todo el mundo;


· El respeto de palabra y actos entre las religiones;
· El no uso de metodologías agresivas de conversión de una religión a otra; y
· La solidaridad con otros para dar testimonio de Dios.

Y en particular, no usar en vano el nombre de Dios.

Cuarto, el fomentar y practicar el diálogo interreligioso ("Acuérdate del sábado pa-


ra santificarlo"). Significa: adorar a Dios en forma conjunta; trabajar juntos regular-
mente; educar a los creyentes de su iglesia en el respeto hacia las otras religiones, y
no sólo con sus líderes sino con todos sus creyentes.

Quinto, es liderazgo y líderes con un corazón de padre y madre ("Honra a tu pa-


dre y a tu madre"). Líderes que sean capaces de amar y servir desinteresadamente a
sus pueblos y el mundo, de la forma como amarían y servirían a sus hijos. Un lide-
razgo con esta naturaleza esencial reforzaría a la democracia en cuanto sería un fre-
no a la corrupción, el abuso del poder, y la falta de sensibilidad y misericordia con
quienes sufren desigualdades o injusticias.

Sexto, lo constituye no devolver al mal con mal ("No matarás") y ver como las bue-
nas causas han prosperado. La estrategia del mal ha sido siempre golpear primero y
avanzar derramando sangre inocente. Por el contrario la estrategia del bien siempre
debe ser aceptar el golpe, derrotar al agresor, y sin resentimiento construir una nue-
va relación. Es interesente ver al respecto los ejemplos de las relaciones entre los ven-
cedores y vencidos después de las II Guerra Mundial y la relación entre EEUU y Rusia
después de la "Guerra Fría".

Séptimo, es fortalecer a la Familia como escuela del amor y sustento de la paz ("No
cometerás adulterio"). Debemos detener la marea de laxitud moral que destruye la fa-
milia y fortalecer la misma como la escuela del amor y los valores que pueden dar
origen a la paz desde el nivel individual al social. Una ética familiar de paz y unidad
es la base imprescindible para una ética social de paz y unidad. Agrega que en los
matrimonios y las familias interreligiosas e interraciales esta una de las claves para
terminar con los prejuicios y no trasladarlos a las nuevas generaciones.

Octavo, es el principio de vivir por el bien de los demás ("No hurtarás"). Si el prin-
cipio que sigue primando y el norte de las vidas individuales y grupales es vivir pri-
mero y antes que otra consideración por el exclusivo bien propio nunca la paz podrá
establecerse y crecerá el odio, el conflicto, y la sangre derramada. Por el contrario el
dar sin limitaciones y el no tomar para si lo de otros es una enseñanza que todas las
religiones erigen como una piedra angular y valor sagrado que viene de Dios. Esto
implica también el educar a los jóvenes para que no repitan los errores del mundo
adulto, ofreciendo guía y educación ética y moral; ayudándolo a superar las barreras
de raza, religión y nacionalidad; y practicando el servicio a los demás - desarrollando
un corazón de afecto hacia otros - desde la escuela.

Noveno, es Amar a los enemigos ("No dirás contra tu prójimo falso testimonio").
Este mandamiento esta íntimamente relacionado con el sexto y esta en las tres prin-
cipales religiones: judaísmo, cristianismo e islamismo.

Así podemos citar:

Ustedes han oído lo que se dijo, "amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo" pe-

80
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 81

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

ro yo les digo a ustedes Ama a tus enemigos y ora por quienes te persiguen, de mo-
do que ustedes puedan ser hijos de vuestro Padre que está en el cielo porque Él ha-
ce que el sol salga sobre los malos y los buenos y El envía la lluvia sobre los justos y
los injustos. Porque si ustedes aman a quienes los aman, ¿qué recompensa tendrán?
¿No hacen lo mismo los recaudadores de impuestos? ¿Y si tú saludas solamente a tus
hermanos, qué más estás haciendo que los otros? ¿No hacen acaso lo mismo los gen-
tiles? Ustedes por lo tanto deben ser perfectos como vuestro Padre que está en los cie-
Cristianismo, Mateo 5.43-48)
los es perfecto" (C

Dijo Dios, "Parézcanse a Mí del mismo modo que pago bien por mal también pa-
guen ustedes bien por el mal que hayan recibido". (JJudaísmo, Éxodo Rabbah 26.2)

Puede ocurrir que Dios disponga que exista amor entre ustedes y quienes ustedes
tienen como enemigos. Porque Dios tiene poder sobre todas las cosas; y Dios todo lo
perdona, y es el sumun de la misericordia. (IIslam, Corán 60.7)

Finalmente, el décimo es antes de acusar o señalar a otro uno debe examinarse a


sí mismo ("No codiciarás la casa de tu prójimo"). En todo conflicto hay por lo menos
dos partes que se acusan entre sí. Aunque pueda parecer muestra de debilidad la cla-
ve de superar el ciclo interminable de acusaciones mutuas esta en "ver la viga en el
ojo propio antes que la paja en el ajeno". Las imputaciones permanentes y la incapa-
cidad de ver en el otro, puntos en común o aún una fe, valores, u obras mejores a la
nuestra, no ayudan a ninguna causa ni ayudan a cambiar lo que esta mal.

Un ejemplo concreto ha sido como la FIIPM y luego el Consejo Interreligioso e In-


ternacional después de su fundación en octubre de 2003 han impulsado la reconci-
liación judeocristiana, en particular alrededor del espinoso tema de la muerte de Je-
sús, promoviendo que cada parte reconociera sus errores.

La Paz necesita para alcanzarse un enorme sacrificio, en particular de los líderes,


y en especial de los líderes espirituales y religiosos. El cambiar el curso de los acon-
tecimientos y lograr un camino para la reconciliación y la paz, exige que escuchemos
la voz de nuestra mente y conciencia original que nos conecta con Dios, con Verdad
y Amor, y estemos dispuestos a hacer lo correcto, aunque lo correcto pueda parecer
difícil, irrealizable, contrario a mis "intereses", "políticamente no correcto". El verdade-
ro liderazgo se guía por Mandamientos Eternos y no por opiniones fluctuantes o va-
lores relativos. Sigue a un corazón que perdona y abraza y no a un corazón que bus-
ca venganza y esta permanentemente agazapado buscando el mejor momento para
concretarla.

Las religiones, y en forma preferencial las tres grandes religiones monoteístas fue-
ron inspiradas por Dios con el fin de hacer retornar a los seres humanos a su Padre
Creador. Para ello debemos alcanzar Paz dentro de cada uno y extender esa Paz a to-
dos. Los Diez Mandamientos son una guía para ello.

81
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 82

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL


CAPITULO VII

LA MISIÓN Y RESPONSABILIDAD
DE LOS EMBAJADORES DE LA PAZ
"LA ESPERANZA DE TODAS LAS ERAS ES LA DE UN
MUNDO UNIFICADO DE PAZ"- REV. SUN MYUNG MOON

Y
ay millones de personas en todo el mundo, de distintas razas, creencias re-
ligiosas, nacionalidades y culturas, que mantienen vivo en su mente y en
su conciencia el deseo de realizar un mundo de paz, unidad y libertad.

Todos ellos son potenciales Embajadores de la Paz, personas que pueden promo-
ver a partir de su ejemplo, palabra u obra, los valores y metas que pueden traer re-
conciliación y paz en el mundo hoy.

¿Cuál es la misión y responsabilidad de un Embajador para la Paz?

PRIMERO
Creer, practicar y expandir los principios y valores espirituales y morales universa-
les, y en particular el principio básico de "Vivir por el Bien de los Demás".

SEGUNDO
Construir una vida familiar ejemplar y defender el ideal de Familias Verdaderas,
que basándose en un amor genuino, respeto mutuo y el servicio de unos a otros, se
conviertan en Escuelas del Amor y los Valores. Una fuerza fundamental y efectiva de
paz y armonía en el mundo globalizado.

LA FAMILIA ES LA INSTITUCION PRIMERA


De entre todas las instituciones que existen, la familia es la primera, la más
básica e importante. El propósito de nuestra existencia es la realización de es-
te ideal de amor verdadero y felicidad en la familia, el cual se extenderá natu-
ralmente a la sociedad. Buenas familias son elemento imprescindible para re-
alizar una sociedad sana, próspera y feliz en cualquier parte.

La familia es la unidad fundamental y el elemento indispensable en la cons-


trucción de cualquier sociedad. Si no podemos lograr paz, amor y felicidad en
nuestros hogares, no existirá esperanza de crear paz, amor y felicidad en la so-
ciedad, la nación o el mundo.

LA EDUCACIÓN SEXUAL COMO EDUCACION PARA EL AMOR Y LA FAMILIA


En este momento en Uruguay se habla de la necesidad de impartir clases
de educación sexual a nuestros jóvenes. Sin duda que las necesitamos, pues
el panorama que ofrece la sociedad actual respecto a los problemas vincula-
dos a la sexualidad es preocupante: embarazos de adolescentes, madres sol-
teras, abortos, mujeres y niños abandonados, parejas sin compromiso de per-
manencia, fracasos conyugales, prostitución en ambos sexos, violaciones,
pornografía, y un incremento progresivo de las enfermedades de transmisión
sexual, incluyendo el SIDA.

82
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 83

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

Ante esta situación preocupante se necesita una educación que enfatice los
valores éticos y morales, pues educar es instruir, formar, guiar, sacar lo mejor
que hay dentro de una persona; irla puliendo y limando para hacerla más due-
ña de sí misma. Desafortunadamente muchos de los programas sobre educa-
ción sexual no cumplen ese criterio, pues sólo cubren la parcela informativa,
pretendiendo ser "neutros" en el aspecto formativo de los valores. Pero en el
fondo no hay tal cosa como educación sexual neutra. Habrá unas educacio-
nes más cargadas de orientaciones que otras, unas en la línea de la liberación
sexual o apuntando hacia el marxismo, hacia las corrientes del psicoanálisis
de Freud o siguiendo las directrices de Jung, Adler o del conductismo o inspi-
radas en el humanismo cristiano... pero vacías de algún criterio no es posible.
Muchos programas actuales son deficientes en presentar a la sexualidad liga-
da al amor conyugal y presentan una mera información genital, enfocada so-
lamente en los aspectos biológicos, médicos e higiénicos del sexo, con toda
gama de detalles sobre los métodos posibles para evitar el embarazo y las en-
fermedades de transmisión sexual.

Un enfoque supuestamente "neutro" o "hedonista" de la sexualidad es in-


terpretado a menudo por los adolescentes como una abierta invitación a la ex-
periencia sexual prematura, cuando esas enseñanzas no reconocen que la se-
xualidad humana está ligada al amor conyugal de la pareja que se caracteriza
por ser único y exclusivo. Se es estricto en pedir a los jóvenes una edad para
votar y una madurez y entrenamiento para recibir la libreta de conducir, pero
no en cambio para algo mucho más serio y trascendente como es el uso res-
ponsable de la sexualidad. No es ninguna sorpresa, por tanto, que estadísticas
y estudios sobre el tema muestran como el resultado de ese tipo de educación
conduce a un incremento del mismísimo problema que se trata de solucionar.

Por eso necesitamos programas educativos para la formación moral del ca-
rácter y el control de uno mismo. Dominar y ser señor de la propia sexualidad,
gobernándola con amor, para entregarla a otra persona, a través de una do-
nación comprometida. El amor y la sexualidad forman un conjunto recíproco:
no se puede dar el uno sin el otro en la relación hombre-mujer. Esto cumpliría
además con el primer punto de la prevención primaria que promueve la Orga-
nización Mundial de la Salud: Un comportamiento sexual más seguro. En otras
palabras fomentar la PUREZA y la FIDELIDAD.

Es importante que no nos confundamos, pues el problema primario no son


las enfermedades de transmisión sexual, ni los embarazos de niñas adolescen-
tes; eso son sólo las consecuencias o los lamentables síntomas del problema.
El problema siempre ha sido la actividad sexual precoz y promiscua fuera del
ámbito conyugal. Esa es la raíz del problema, y ahí es donde debemos empe-
zar a solucionarlo. Todo lo demás es como poner parches o seguir vertiendo li-
quido en una taza agujereada.

Por eso se necesita una educación de valores que promueva el amor ver-
dadero y una sexualidad sana como el estándar y la norma social esperada.
Cultivar el corazón y el carácter debe ser el interés primordial de un buen pro-
grama de educación.

Maestros, padres, consejeros, médicos, educadores y todos los interesados


en promover el bienestar de la juventud y de las familias, no pueden ignorar
la necesidad de enseñar a los jóvenes el valor de la pureza en la formación de
su carácter y su importancia como preparación para lograr un amor autentico
y una pareja estable, como fundamento para el matrimonio y la familia. Es ade-
más un mandato constitucional velar, formar y procurar el perfeccionamiento

83
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 84

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

moral: "La familia es la base de la sociedad y el Estado velará por su estabili-


dad moral..." y "en todas las instituciones docentes se atenderá especialmen-
te la formación moral y cívica de los alumnos" y "el Estado legislará... procu-
rando el perfeccionamiento físico, moral y social de todos los habitantes del
país" nos recuerdan los artículos 40, 71 y 44 de nuestra Constitución. Sabe-
mos que toda familia comienza con el amor sincero y fiel de una pareja. Pri-
mero surge el amor, después el compromiso que nos lleva a formar una pare-
ja estable y luego vienen los hijos. La sexualidad es maravillosa, bella y sublime,
una inagotable fuente de placer y éxtasis a la que cada hombre y mujer tiene
derecho, siempre que se utilice de acuerdo a los valores propios de QUIEN ori-
ginalmente la diseñó. Como los seres humanos no podemos vivir sin experi-
mentar el amor, si no somos capaces de vivir por las normas del amor verda-
dero, es evidente que la alternativa será un amor irresponsable, promiscuo, y
eso no nos va a conducir a un buen final. Como ya expresamos, la corrupción
sexual ha causado la caída y decadencia de muchos grandes hombres y na-
ciones a lo largo de la historia humana, y definitivamente no queremos esto
para el futuro de nuestro Uruguay.

Para establecer familias verdaderas y la paz en el mundo, es necesario el


compromiso de amor eterno y de fidelidad sexual absoluta en nuestros matri-
monios.

"Sólo puede existir una familia pacífica de naciones cuando tengamos na-
ciones con familias pacíficas."

Si afirmamos que la familia es la base de la sociedad, es muy claro con-


cluir que el éxito del matrimonio implica el éxito de la familia y que familias
exitosas construirán éxito en la sociedad. Esto es lo que todos anhelamos, una
sociedad próspera, justa y confiable que provea sustento para vivir felices. El
cemento fundamental del matrimonio y la familia es la fidelidad sexual.

EL AMOR CONYUGAL ES UNICO Y EXCLUSIVO


Por lo tanto, en la búsqueda de una familia estable y feliz necesitamos es-
tablecer un principio imprescindible: Las relaciones sexuales, como la expre-
sión de un amor verdadero y eterno, deben de realizarse única y exclusiva-
mente dentro del matrimonio.

El órgano sexual del hombre es propiedad de su esposa y viceversa. Mari-


do y esposa intercambian la propiedad de sus órganos y desde ese momento
hay un único dueño para siempre; es como si voluntariamente se pusieran un
cinturón de castidad y le entregaran la llave a su cónyuge. Esta es una verdad
simple y ningún poder la podrá cambiar. El problema ha surgido con la idea
de que nosotros tenemos la potestad sobre nuestro órgano sexual y que tene-
mos el derecho de usarlo de cualquier modo que el cuerpo desea.

Sólo el marido y la esposa tienen la llave de acceso para abrir esos luga-
res sagrados para el cumplimiento del amor celestial. Ese acto de amor está
destinado a ser la posesión más sagrada del marido y su esposa, y nunca de-
be profanarse permitiendo que un extraño entre y lo adultere o corrompa. Es-
ta es la única forma correcta de comprender la relación entre marido y espo-
sa. Una vez que el hombre y la mujer encuentran su amor verdadero, es algo
eterno y permanente y no puede existir un amor alternativo.

La satisfacción y realización definitivas para cualquier hombre o mujer se


encuentran, sin lugar a dudas, en el verdadero amor. La relación sexual entre
el marido y su esposa es el estado del amor verdadero. Esta unión está desti-

84
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 85

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

nada a ser lo mas sublime y el valor supremo, lo más sagrado de todas las co-
sas santas. No existiría nada mejor. Sería la experiencia suprema y el éxtasis
de la vida. El ancla que nos daría estabilidad permanente. Aunque podamos
tener muchas distintas experiencias en el transcurso de la vida, siempre per-
maneceríamos conectados a esa ancla central.

Cuando el amor de marido y esposa se consuma en este nivel tan sagra-


do, el marido y la mujer pueden sentirse satisfechos y realizados para siem-
pre. Así como nosotros no podemos cambiar a nuestros padres que nos dieron
nacimiento, una vez que un hombre y una mujer se casan bajo el poder abso-
luto del amor verdadero, jamás pensarán en divorciarse, su amor llega a ser
incambiable y eterno, así como eterna es la vida que ellos crean a través de
sus hijos que son los frutos de su amor. Son marido y mujer en esta tierra y
también en el mundo espiritual por la eternidad. Este es el verdadero signifi-
cado de la expresión "amor eterno".

Hombres y mujeres estamos destinados para que como marido y esposa


podamos unirnos, lo que supone la bendición más increíble. A través de esa
unión, sienten placer en el Palacio del Verdadero Amor (los órganos sexuales).
Ese es el punto de comienzo de la felicidad verdadera. Ese no sólo es el mo-
mento cumbre de consumación para hombre y mujer, sino que es el punto cul-
minante de consumación también para nuestro Creador. La imagen entera in-
visible de Dios se completa en ese instante. El mundo espiritual y el mundo
físico, el Creador y lo creado, todo llega a ser uno en ese momento. Es ahí don-
de se manifiesta la alegría de la creación. Esa es la forma de vida que nuestro
Creador concibió para cada hombre y mujer aquí en la tierra y cuando se ter-
mina esta clase de vida en la tierra, iremos al mundo espiritual eterno.

El hombre es un ser privilegiado, por ser capaz de realizar el acto del amor,
una y otra vez, toda su vida y continuar después en el mundo espiritual. Las
experiencias de amor con los demás son nuestro verdadero tesoro y forman
nuestra personalidad, identidad y carácter. Esa es la única riqueza o posesión
que podemos llevar con nosotros para siempre.

Dado que la vida misma surge del amor, tenemos que reconocer que la re-
lación verdadera de amor entre un hombre y una mujer es una bendición y un
don que Dios nos otorga, un don que debe ser apreciado y ensalzado como
un valor supremo. La expresión de ese amor a través del acto conyugal debe-
ría tener una dimensión mística y sagrada, ya que es la unión íntima entre el
marido y la esposa con Dios para disfrutar y expresar el amor eterno que El
originalmente diseñó.

¿En qué lugar físico finalmente se conectan el hombre y la mujer para la


consumación de su amor? Ese lugar son los órganos sexuales. ¿De dónde se
originó la humanidad? No de los ojos, no de la nariz, no de la cabeza, pero si
de los lugares más sagrados: Los órganos reproductores, los órganos del amor,
los órganos sexuales. Esos órganos son los palacios del amor, los lugares más
importantes y sagrados, pues a través de ellos se realiza el acto del amor, a
través de ellos se crea la vida y se transmite el linaje. Nuestros ideales, nues-
tra existencia, la vida y la felicidad, todo esta conectado a ese lugar central
donde se consuma el amor.

El amor, la vida y el linaje están relacionados con los órganos sexuales. El


vínculo del amor, la vida y linaje es lo qué da a la historia su continuidad, en-
lazando el pasado, el presente y el futuro. Por esta razón, el acto del amor de-
bería ser lo más precioso, hermoso y santo en la vida.

85
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 86

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

Nuestro destino natural y evidente será poder experimentar el "Verdadero


Éxtasis del Amor Divino" que se caracteriza por una paz extrema, tranquilidad,
serenidad y una alegría radiante. La pareja experimenta un estado dichoso, li-
bre de tensiones, una trascendencia del ego y un sentimiento absoluto de uni-
dad con la naturaleza, con el orden cósmico, y con Dios. Es característica de
esta condición una comprensión intuitiva y profunda de la existencia, así co-
mo un diluvio de múltiples visiones específicas de relevancia cósmica. Sabe-
mos que ese éxtasis se deriva del Amor, y que el Amor se expresa en la pare-
ja como energía sexual transformada. Para comprender esta verdad fundamental
del amor, debemos aceptar el aspecto divino y sagrado de la sexualidad pri-
mero, y debemos aprender a rendirle culto a través de los sentidos. La acepta-
ción total y el dominio de todas las energías naturales lleva a la experiencia
más sublime.

La pareja siente una ola de energía que los envuelve. A medida que esa in-
tensa ola los baña de beatitud y gloria, sienten una fusión completa el uno con
el otro, un estado de unidad total. No es sólo un momento de placer físico; es
un intenso sentimiento de conexión profunda, amorosa con el otro, donde los
contrarios dejan de existir, y las energías masculinas y femeninas que se ori-
ginan en Dios fluyen juntas en armonía completa.

Debemos estar abiertos a la noción de que el cuerpo es algo más que el


tacto y no se detiene en la piel. La respuesta sexual es un todo un proceso --
una unión de mente, cuerpo, y alma -- y la conexión que sentimos cuando di-
cho proceso se da por completo es una experiencia que expande la mente y
el cuerpo en una explosión de creatividad y belleza que nos abre el corazón.

La primera noche cuando se comparte el primer amor, el momento cuan-


do marido y esposa se funden juntos en total unidad a través de un amor com-
pleto físico y espiritual, cuando íntimamente se ensamblan en armonía total,
ése es el lugar y el momento donde se cumple con el propósito entero de la
creación. Ese es el punto de comienzo de la felicidad verdadera, lo que supo-
ne la bendición más increíble.

EL AMOR ES TODO LO QUE EXISTE, SIEMPRE EXISTIÓ, Y SIEMPRE EXISTIRÁ...


El dueño original de nuestros órganos sexuales es Dios... (Dios es el nume-
ro uno de los sexólogos por ser el Creador y Diseñador de los órganos del amor
para que podamos expresar ese amor intimo y conyugal en la bendición de
un matrimonio celestial)

Apreciados líderes en todos los campos, ¿pueden ustedes dar conferencias


sobre este importante tema a su gente? Desde ahora, por favor enseñen cla-
ramente a todos y en todo lugar esta preciosa y cósmica ley del verdadero amor.
A causa de que este principio de la fidelidad es constantemente violado, nues-
tro mundo se mantiene repetidamente de CRISIS en CRISIS.

La promiscuidad sexual desintegra la familia, destruye a la comunidad y


socava los fundamentos de la sociedad. Arnold Toynbee, uno de los más gran-
des historiadores modernos, nos recuerda que: "De entre las 21 civilizaciones
más notables de la historia, 19 perecieron no por haber sido conquistadas, si-
no por la decadencia interior."

LECCIONES DE UN PASADO QUE NO DEBEMOS REPETIR


En un importante trabajo de antropología comparada, el Dr. Joseph Daniel
Unwin, quien por siete años analiza meticulosamente 80 sociedades y 16 ci-
vilizaciones en un período de más de cuatro mil años de historia, concluye de-

86
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 87

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

mostrando que una sociedad o bien escoge la promiscuidad sexual y decae,


o bien disciplina sexual y prospera. Como antropólogo el Dr. Unwin en la dé-
cada de 1930 desarrolla ese importante estudio en la Universidad de Cambrid-
ge en Inglaterra cuando las teorías del Dr. Sigmund Freud estaban en auge.

Freud sabiamente reconoció que detrás de los profundos problemas psico-


lógicos de los seres humanos subyacía la sexualidad y el deseo sexual, y así
lo expresaba en Tres Ensayos Sobre la Teoría de la Sexualidad: "Sólo puedo
decir una y otra vez ?porque nunca fui capaz de descubrirlo de otro modo? que
la sexualidad es la clave para el problema de la psiconeurosis y de las neuro-
sis en general". La conclusión de Freud era que si se reprimían los deseos se-
xuales, dicha represión produce lo que ahora conocemos como enfermedades
psicosomáticas, y por eso no habría que suprimirlos, sino que libremente ex-
presarlos o en todo caso sublimarlos. Pero para Freud no había un estándar éti-
co sexual, y cada cultura establecía sus propios modelos, y precisamente el Dr.
Unwin inició esta investigación y estudio de las civilizaciones de la historia co-
mo una antropología comparada tratando de comprobar las teorías de Freud.

Pero lo que el Dr. Unwin descubrió cambió su punto de vista 180 grados,
él encontró que en todas y cada una de estas civilizaciones, tales como Roma,
Grecia, Mesopotamia, Egipto, entre muchas otras, cuando las familias eran es-
tables y mantenían una fidelidad matrimonial era el periodo cuando la civili-
zación florecía y se elevaba con lo que él llamó "energía expansiva". Las per-
sonas al estar dedicadas a la familia, también se dedicaban a la comunidad y
a la nación, y el patrimonio y la prosperidad crecía. El servicio a la comunidad
y el matrimonio se fortalecía, y esos eran los tiempos del desarrollo y la más
alta creatividad en el arte, la ciencia y la cultura; pero el Dr. Unwin también
descubrió que cuando el amor sexual se salía fuera del contexto seguro del
matrimonio, y se aceptaba como normal la sexualidad prematrimonial, extra-
matrimonial y entre personas del mismo sexo, en tales casos, él descubrió que
esa civilización se desintegraba al cabo de tres generaciones. Lo más sorpren-
dente y preocupante de todo es que él nunca encontró ni una sola excepción
histórica a este fenómeno. (Dr. J. D. Unwin - Sex and Culture - 1934, Oxford
University Press)

Aldous Huxley describe la importancia de este estudio diciendo: "La evi-


dencia para estas conclusiones es tan amplia, que es difícil ver como puede ser
rechazada."

LA FAMILIA Y EL AMOR
En la familia cada uno crece, aprende y experimenta los ilimitados reinos
del amor: primero, el amor filial hacia nuestros padres, luego el amor entre her-
manos y hermanas, después el amor conyugal con nuestra pareja, y finalmen-
te el amor paternal hacia nuestros propios hijos e hijas. Cuando aprendemos
y experimentamos estos cuatro reinos de amor en nuestro corazón, nos gra-
duamos en esta escuela del amor. A través de este proceso nos preparamos
para señorear todas las complejas relaciones de la sociedad en general. Debi-
do a que somos diferentes de los animales, los seres humanos tenemos pocos
instintos que nos guían. Aprendemos cómo amar y vivir, básicamente de nues-
tra familia y cultura. Por esta razón, es esencial establecer verdaderos patrones
de comportamiento en nuestras familias para que luego modelen constructi-
vamente la vida humana de las futuras generaciones.

Aquellas familias que por un período de tres generaciones mantengan con


éxito la abstinencia y pureza sexual hasta la constitución de la pareja así co-
mo la fidelidad sexual absoluta en sus matrimonios, dichas familias serán re-

87
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 88

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

conocidas por éste logro tan valioso y recibirán el honor y la gloria de ser una
VERDADERA FAMILIA DE PUREZA Y FIDELIDAD que será motivo de un gran
prestigio, dignidad y honra, no sólo para esas familias sino también para su
comunidad y su país. Los nombres de esas familias serán reconocidos y apre-
ciados por todos...

Como dice "La Gran Enseñanza" confucionista, el camino a la felicidad es


"honradez en el corazón, belleza en el carácter, armonía en el hogar, orden en
la nación, paz en el mundo".

TERCERO
Los Embajadores de la Paz, como verdaderos ciudadanos del mundo, deben ir más
allá del amor a la patria, sobrepasando las barreras que dividen los pueblos actuan-
do con respeto, empatía y solidaridad con las personas de otras naciones, sexos, ra-
zas y religiones. Debe ser así un centro de armonía espiritual y física en el mundo.

CUARTO
Debe al creer en la existencia de un solo Dios, creador de todos los seres huma-
nos, entender la necesidad del diálogo, la armonía, y la cooperación entre las religio-
nes, los líderes religiosos, y los creyentes en general. Los Embajadores de la Paz de-
ben crear una conciencia universal sobre esta necesidad y enfatizar los valores
espirituales y éticos universales que le son comunes a las distintas creencias religio-
sas y filosofías espiritualistas.

QUINTO
Promover la armonía internacional, entre naciones y culturas. Fomentar el diálo-
go, la comprensión, el conocimiento interpersonal, el intercambio, para crear puentes
de entendimiento entre las distintas partes de la familia humana.

LAS DIFICULTADES EN EL DIALOGO Y LA COOPERACION INTERELIGIOSA


Cuando profundizamos en el estudio de las distintas religiones y compara-
mos sus enseñanzas y prácticas, reconocemos que en lo fundamental la ma-
yoría comparten unos valores espirituales comunes, así como también ciertas
creencias básicas; tales como reconocer la existencia de Dios, el Creador de
todo lo que existe, aunque lo definan con diferentes términos y le den distin-
tos atributos; la creencia en una vida después de la muerte de nuestro cuerpo
físico; y que debemos vivir de una forma altruista por el bien común y la feli-
cidad de los demás. Entonces, ¿por qué existen tantas dificultades en el diálo-
go, el entendimiento y la cooperación entre personas que pertenecen a distin-
tas tradiciones espirituales y religiosas?

Me gustaría ilustrar en la forma más gráfica posible con una analogía al-
gunas de esas dificultades, y ofrecer algunas sugerencias que contribuyan a
un mejor entendimiento y cooperación mutua. Usaremos el ejemplo de una
montaña:

Tenemos una enorme montaña en la que multitudes de personas están su-


biendo por distintas rutas en cada una de sus múltiples laderas. Algunos están
bastante arriba en su ascenso, mientras que otros apenas comenzaron.

88
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 89

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

Imagínense por un momento lo qué ocurriría si alguien de los que está bas-
tante abajo en su ascenso en una de sus laderas pudiese comunicarse libre-
mente con alguien de los que suben por la ladera opuesta. Esta persona rela-
taría sus experiencias de cómo encontró la montaña, su apariencia, que
características presenta, el camino de ascenso con todas las dificultades que
encontró y superó, así como el paisaje que va divisando a medida que sube a
los distintos niveles. El que le escucha pertenece al grupo de los que suben por
el lado opuesto de esta montaña, y recibe esta detallada descripción, pero se
queda muy desconcertado. Lo primero que piensa es que esa persona esta su-
biendo otra montaña diferente a la suya, pues su relato sobre la apariencia, las
características de la montaña y el camino recorrido, son totalmente distintos
al los que él experimentó, así como el paisaje que él divisa es también muy
diferente al descrito.

Cada uno está totalmente convencido de las experiencias propias. Cada uno
tiene seguridad de dar una versión acertada, precisa y verdadera en todo lo que
expresa. De esta forma, el desacuerdo acerca de que están en el camino correc-
to para llegar a la cima se hace más intenso, no hay posibilidad de llegar a un
consenso, ni aceptación mutua, y sinceramente creen que no merece la pena
seguir hablando porque definitivamente sospechan de que están subiendo dos
montañas diferentes, y que por eso llegarán finalmente a lugares distintos.

Cada uno va a insistir en que el otro está recorriendo un camino equivo-


cado, y lo que debe hacer es desandar el camino ya recorrido, dar todas las
vueltas que sean necesarias hasta que encuentre el camino correcto que el
otro ha experimentado y que asegura es el único seguro para alcanzar la de-
seada cima.

Algo parecido, aunque en menor grado, ocurriría incluso en el diálogo en-


tre aquellos que aun dentro de la misma ladera van por distintas rutas y se en-
cuentran en diferentes niveles del ascenso. Aquellos que están más elevados
pueden entender y aconsejar a los que todavía recorren las partes más bajas,
pero no a la inversa, pues los de más abajo difícilmente entienden y compar-
ten la perspectiva y el paisaje de los que ya alcanzaron en su ascenso los ni-
veles más altos.

En este ejemplo gráfico de quienes suben la montaña podemos compren-


der el por qué de los distintos puntos de vista y las dificultades para dialogar,
entenderse y poder cooperar en el propósito común de llegar a la cima. Algo
que sí es claro de entender es que la mejor forma de que lleguen a compren-
derse es que todos sigan adelante en su camino de ascenso y no se detengan
ni retrocedan, pues en la medida en que lleguen a niveles más elevados po-
drán empezar a vislumbrar hacia el horizonte un paisaje cada vez más en co-
mún; y aunque todavía se encuentren en laderas opuestas, se darán cuenta
de que suben la misma montaña y que por lo tanto alcanzarán la misma ci-
ma. No hay duda que una vez en la cima, todos y cada uno verán finalmente
el mismo paisaje con la amplitud de los 360 grados a todo su alrededor.

El camino hacia el entendimiento, la comprensión y la unidad va a llegar


en la medida que todos y cada uno profundizamos en nuestra propia fe, nues-
tras creencias y tradiciones. Solo cuando nos elevamos hacia la cima a través
de profundizar en nuestra espiritualidad, podremos empezar a ver el mismo
paisaje valioso y común que compartimos con aquellos que recorren un cami-
no diferente, pero con quienes buscamos los mismos ideales y valores, y con
los que en definitiva encontraremos, una vez alcanzada la cima, la misma Ver-
dad y Amor Universal.

89
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 90

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

Esta analogía también nos lleva a la reflexión de que todos y cada uno de
nosotros debemos recorrer nuestro propio camino espiritual, cada uno es res-
ponsable de buscar y encontrar la verdad, y de encontrarse y unirse con Dios
por sus propios esfuerzos. Eso es algo que nadie puede hacer por otro, y que
cada uno tiene que enfrentar este desafío de acuerdo a sus circunstancias. Por
eso necesitamos tener paciencia y sabiduría en tolerar y aceptar de buen gra-
do el camino que otros recorren y las diferencias con los demás, sean estas ra-
ciales, culturales o religiosas.

Esa es y ha sido la actitud del místico, que es la gran esperanza para el diá-
logo y la cooperación interreligiosa. Pero, ¿quién es el místico? No es necesa-
riamente quien vive ajeno y apartado del mundo para concentrarse sólo en
Dios. Es aquel que ve la realidad con "los ojos de Dios".

Los místicos de todas las religiones, aunque a veces manifiesten aspectos


propios de su religión, se entienden, porque hablan un mismo lenguaje: el del
amor de Dios. Como todos los místicos se levantan hacia Dios, y Dios es Uno,
todos miran sobre el mundo de una manera similar. Dios unifica en Él toda la
creación y a todos los que se acercan a Él. Un místico comprende a otro místi-
co porque se sitúan en el mismo punto de vista: el de Dios. Por ello, los en-
cuentros de oración entre miembros de diferentes religiones no son difíciles y
sí muy provechosos. A la vez, no caen en el fundamentalismo porque recono-
cen amargamente la distancia que todavía les separa de Dios.

Los auténticos místicos son personas enormemente desprendidas porque


desde Dios han comprendido qué es lo importante. Su deseo está puesto sólo
en Dios. Por ello viven altruistamente para el beneficio de los demás.

Los místicos de todas las religiones se entienden porque todos pueden ver
a las instituciones sólo como vehículos de su religión. Esta actitud les cuesta a
menudo ser considerados heréticos. Ven en la Institución no un fin sino un me-
dio para llegar a Dios. No la desprecian sino que la valoran y mucho.

VALORES UNIVERSALES Y EL ORDEN DE PRIORIDADES


En "general" los seres humanos están básicamente de acuerdo en que cua-
lidades son virtuosas y cuales no; la diferencia está en la manera que estos es-
tablecen el orden de prioridades. Este es un punto esencial para el dialogo y
la armonía entre religiones y culturas: El orden de prioridades

En "general" estamos todos buscando el amanecer de una civilización uni-


ficada, que abrazaría a la gran diversidad de tradiciones culturales en el mun-
do como una gran familia humana. Por eso deben valorarse las contribuciones
hechas por todas las culturas, no solo por lo que han logrado en si mismas con
su orden de prioridades, sino por lo que esos logros pueden ofrecer a la comu-
nidad global.

Una lista parcial de ese orden de prioridades que las distintas culturas, tra-
diciones, ideas y valores desarrollaron y que contribuirían a crear esa cultura
unificada, incluirían por ejemplo a:

Aristóteles... Las virtudes, (generosidad)...


Platón... Los ideales de verdad, belleza y bondad...
Judaísmo... El monoteísmo ético, la providencia, los profetas...
Cristianismo... La fe, el amor sacrificial, el amor incondicional...
Roma... El derecho y las leyes...
Inglaterra... El empiricismo, los derechos constitucionales...

90
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 91

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

Las Américas... La libertad, los derechos humanos, el individualismo, la


diversidad multicultural...
Capitalismo... La iniciativa individual, el libre mercado...
Socialismo... El internacionalismo, la justicia económica...
Democracia... La libertad, el auto-gobierno, la participación...
Islam... La obediencia a Dios, la armonía racial...
Budismo... La auto-disciplina, la compasión...
Confucionismo. La familia, la integridad personal, el orden ético...
Taoísmo... La armonía...
Hinduismo... La ciencia del Yo interior...
Jainismo... La no-violencia...
AFRICA... La solidaridad comunitaria...

Los indígenas
Americanos... La concientización ecológica...
Shamanismo... El mundo espiritual...

CUATRO PRINCIPIOS PARA LOGRAR LA PAZ Y LA UNIDAD


1. Vivir por los demás.
2. Hacer realidad el ideal de la verdadera familia mediante la pureza.
3. Practicar la cooperación y reconciliación entre religiones y naciones.
4. Promover un liderazgo espiritual, moral y unificador acorde a valores divinos.

SEXTO
Los Embajadores de la Paz deben ser los abanderados de la Reforma de las Nacio-
nes Unidas, para que esta se convierta en una organización que represente globalmen-
te la existencia humana, que es tanto espiritual como material. Por ello los Embajado-
res de la Paz deben estar en la primera línea promoviendo que sus naciones apoyen
la formación de un Consejo Interreligioso en el seno de la ONU y también el desarro-
llo del Consejo Interreligioso e Internacional de la Paz como un modelo para unas fu-
turas Naciones Unidas integrales.

SÉPTIMO
Deben ayudar al desarrollo de una cultura de paz, que es una cultura moralmen-
te responsable, colocando su sabiduría y experiencia para usar la religión, la política,
los medios, las escuelas, universidades y las organizaciones no gubernamentales pa-
ra edificar una nueva cultura basada en valores trascendentes que promueva la paz
desde el nivel individual al global.

OCTAVO
Los Embajadores de la Paz deben inspirar el concepto de la responsabilidad com-
partida que todos los ciudadanos, pueblos y naciones tenemos con nuestro mundo y
con la suerte de cada uno. Por ello deben apoyar conceptos de desarrollo que con-
templen tanto lo espiritual como lo material, el uso del medio ambiente y sus recur-
sos de forma correcta para lograr un desarrollo justo y sostenible.

Finalmente, la misión de los Embajadores de la Paz es ejercer un liderazgo respon-


sable, iniciando, apoyando y promoviendo políticas públicas o de proyectos de la so-
ciedad civil tendientes a:

91
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 92

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

- Fortalecer el Matrimonio y la Familia


- La Educación del Carácter y los Valores entre los niños y adolescentes
- Promover el diálogo y acción común entre las religiones
- Promover el perdón, el arrepentimiento mutuo y la reconciliación entre las
partes enfrentadas, allí donde sea
- Integrar el servicio voluntario a la educación
- Promover un desarrollo material justo, con beneficios compartidos
- Ayudar a tirar las barreras que separan a la familia humana

Ejercerán así un liderazgo espiritualmente fuerte, moralmente legítimo, con buen


corazón, gran visión y mucha creatividad que provendrá de su conocimiento, expe-
riencia y dedicación en áreas como religión, educación, campo académico, medios de
comunicación, ONG's, negocios, arte y deporte, entre otros.

A través de los Seminarios internacionales, regionales y nacionales que la Federa-


ción Interreligiosa e Internacional ha realizado y realiza en el mundo, ya ha designa-
do a decenas de miles de ciudadanos con el título de "Embajadores de la Paz", acre-
ditado por un diploma firmado por el Reverendo Moon y su Señora.

En dicho diploma se puede leer lo siguiente:

"Conforme con su misión de establecer la paz mundial, la Federación Interreligio-


sa e Internacional para la Paz Mundial designa como Embajadores de la Paz a aque-
llos individuos que son un ejemplo del ideal de una vida dedicada a los demás, y que
se abocan a prácticas que promueven los ideales fundacionales de la FIIPM: Valores
morales universales, sólida vida familiar, cooperación interreligiosa, armonía interna-
cional, renovación de las Naciones Unidas, medios de comunicación responsables, y
establecimiento de una cultura de paz. Trascendiendo las barreras raciales, naciona-
les y religiosas, los Embajadores para la Paz contribuyen al cumplimiento de las espe-
ranzas de todas las eras, un mundo unificado de paz donde las dimensiones espiri-
tuales y materiales están armonizadas".

Es una hermosa e histórica responsabilidad. Para ser verdadero dueño de la mis-


ma, no bastan títulos, posiciones o conocimientos, antes que nada importa el amor
que ponemos en lo que hacemos para ser dignos de tal distinción.

También debemos, como dijimos en las primeras disertaciones, tener un respeto


por Dios, nuestro Creador, quién es el origen del Ideal de paz por el cual trabajamos
y es en definitiva nuestro Padre, Maestro y nuestro Guía, y aún nuestro mejor compa-
ñero en el cumplimiento de nuestra responsabilidad. El brega antes que nosotros por
nuestra victoria.

También debemos tener respeto por los santos, patriotas, sabios y buenos antepa-
sados que no pudieron ver realizados durante su vida aquí en la Tierra las metas que
hoy también nosotros perseguimos, pero que desde el Mundo Espiritual se desviven
por que tengamos éxito.

En síntesis, la misión de un Embajador de la Paz, es ante todo ser la "sal" y la "luz"


de un mundo afligido y confundido. Con verdad y amor debemos recordar las pala-
bras de Jesús en el Sermón de la Montaña cuando decía:

"Vosotros sois la sal de la tierra...Vosotros sois la luz del mundo. Así alumbre vues-
tra luz delante de los hombres, para que vean vuestras nuevas obras y glorifiquen a
Vuestro padre que está en los Cielos".

¡Muchas gracias por su atención!

92
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 93

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

TIEMPO DE LIDERAZGO Y DE BUEN


GOBIERNO PARA GARANTIZAR LA PAZ
EE.UU Y EL MUNDO EN UN MOMENTO CRUCIAL
R EV. DR. C HUNG HWAN KWAK - PRESIDENTE DE LA F.I.I.P.M.

EDIFICIO CONGRESIONAL RAYBURN


24 DE JUNIO DE 2003, WASHINGTON D.C.

E
xcelencias, honorables miembros del Congreso, Embajadores para la Paz, damas y caballeros. Gracias
por reunirse esta noche aquí en Capitol Hill para este evento que yo considero es muy importante. Es un
gran privilegio dirigirme a esta distinguida audiencia en nombre de la Federación Internacional e Interre-
ligiosa para la Paz Mundial y sus fundadores, el Rev. Dr. Sun Myung Moon y su señora Hak Ja Han Moon.

Actualmente el mundo está lleno de peligros y oportunidades. Por un lado, los impactantes y trágicos aconteci-
mientos del 11 de Setiembre de 2001, nos quitaron cualquier ilusión de que el mundo esté en paz en la era de la
pos Guerra Fría. También hizo que nos diéramos cuenta que nosotros en EE.UU. no podemos separar nuestra pro-
pia seguridad del contexto de la situación internacional. Ambos, el terrorismo mundial y la proliferación nuclear, son
asuntos serios que amenazan nuestra seguridad. Las recientes tensiones en el Medio Oriente y en Corea evidencian
el peligro que estamos enfrentando en este momento.

Pero mientras nosotros enfrentamos grandes desafíos y amenazas, nuestro tiempo es también aquel en el que
podemos esperar un futuro mejor para nuestros hijos. La historia de la humanidad no sigue el curso del destino o
la predestinación total, sino que la historia de la humanidad se desarrolla según las ideas y acciones de los seres
humanos. Cuando la gente buena vive de acuerdo a sus valores y principios, actúa con coraje y corrección el cur-
so de la historia puede seguir el camino correcto de la paz y del bien universal. De esta manera, la bondad y la paz
van a prevalecer, donde el diablo y la tiranía puedan haber gobernado.

En la historia de la humanidad, incluso luego de varias décadas o siglos de grandes logros, puede no haber
existido tiempo para la relajación moral. Seguramente este principio se aplique en el momento actual.

Históricamente, la mayoría de las civilizaciones han aceptado principios universales que afirman una fuerza di-
vina que guía las historia de la humanidad. Este poder divino, no busca el control total de los resultados de la his-
toria de la humanidad, pero busca lograr la voluntad divina. Aquí en EE.UU, nosotros decimos "una nación de Dios"
Que es justamente una expresión correcta del ideal de Dios. Pero Dios también busca unificar el mundo bajo su
bendición.

La antigua población de Israel, como lo establece el Torah, entendió que tenían un pacto con la comunidad, vi-
vir de acuerdo a la voluntad de Dios y establecer una nación centrada en Dios como el origen supremo, fuente de
la vida y el amor. El corazón de Dios no es solamente para el bienestar de una sola nación o población. Dios busca
el bien, la felicidad y la paz universal a través del amor. Al mismo tiempo, para lograr este ideal, Dios ejerce su vo-
luntad a través de los individuos en particular, de la familia, de la sociedad, y de la nación, todo para garantizar la
creación de un mundo armónico y de amor verdadero. Los individuos y los grupos, aún con la providencia de la sal-
vación de Dios, tienen su porción de responsabilidad. Cuando nosotros defraudamos a alguien o fracasamos, de-
bemos arrepentirnos.

El Cristianismo surgió de los fundadores de Israel y del Judaísmo. Tiene sus raíces allí. Lamentablemente, debi-
do al rechazo y a la crucifixión de Jesús, conjuntamente con la historia del cristianismo y del antisemitismo que le
siguieron, no ha habido suficiente respeto mutuo, apreciación, y cooperación entre Judíos y Cristianos. Esta es una

93
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 94

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

de las trágicas realidades de la historia, un hecho que ha sido dañino, no solamente para Cristianos o Judíos, sino
para el mundo. Si los Cristianos y los Judíos se hubieran unido y trabajado juntos, hubieran hecho mucho mas pa-
ra ayudar al mundo entero.

El Cristianismo se creó en base a sus raíces y se extendió mas allá de los límites de la antigua Israel. Sobre to-
do, a través de los primeros peregrinos y muchas comunidades cristianas que vinieron en busca de libertad religio-
sa y de la oportunidad de establecer "una ciudad en la montaña" o "una nueva Jerusalén", EE.UU. nació centrado
en una visión religiosa. Como un país representativo y mayormente Cristiano, EE.UU. se mantiene en la posición de
una nación centrada en la providencia de Dios y con una responsabilidad similar a la de los orígenes del pueblo de
Israel. Esto es, EE.UU. heredó, como una gran nación Cristiana, la misión de recibir y seguir al Señor y servir al mun-
do con amor verdadero.

Por supuesto, el liderazgo de EE.UU. hoy en día, es incuestionable. El reciente despliegue de fuerzas en Afganis-
tán y en Irak, intentaron vencer el terrorismo y la tiranía y han demostrado claramente la superioridad militar de
EE.UU. Sin embargo el poder de EE.UU. está enraizado en profundas condiciones y cualidades. Si EE.UU. parte de
sus bases morales y espirituales y falla en servir al mundo con amor y sacrificio por el bien de los demás, no pue-
de mostrarse frente al mundo como "el hermano mayor", como una "segunda verdadera Israel" en una relación de
alianza con Dios.

Hay propósitos internos relativos al crecimiento de EE.UU. Así como desde el comienzo Israel entendió su mi-
sión en lo referente a la llegada del Mesías y al establecimiento de un reino digno, EE.UU. también, ha sido ben-
decido por Dios para crear una nación de virtud, y permanecer como ejemplo de amor verdadero de Dios para to-
do el mundo.

La historia de EE.UU. en el siglo XX es remarcable. En ambas guerras mundiales, la 1ª y la 2ª EE.UU. cumplió


un rol de liderazgo. Luego, esta situación de crisis mundial condujo a grandes iniciativas de paz, tales como las de
la Liga de las Naciones y las Naciones Unidas. Después de la 2ª Guerra Mundial se formó Naciones Unidas con el
amplio apoyo y respaldo de EE.UU.

Es decir, luego de la 1ª y la 2ª Guerra Mundial, EE.UU. cambió rápidamente su despliegue de fuerzas en el cam-
po de batalla, para convertir las armas en arados. Si EE.UU. es una nación centrada en Dios, debe brindar amor, per-
dón y reconciliación, incluso frente al enemigo. Aunque la guerra o el conflicto sea inevitable, una nación que co-
noce el corazón de Dios y los caminos de Dios, al final, rápidamente trabajará para establecer la paz y la reconciliación.

Aunque los fundadores de Naciones Unidas son parte de la historia de EE.UU., es necesario trabajar mas, en tér-
minos de renovar a EE.UU. y a Naciones Unidas. En el momento actual de crisis - en este momento crucial de la his-
toria - necesitamos examinar seriamente nuestros principios y prácticas de gobierno.

En este momento, el mundo está listo y necesita fuerza, coraje, desinterés y liderazgo que venga de ambos, de
EE.UU y de Naciones Unidas. Es por esta razón que la FIIPM ha propuesto el establecimiento de un Consejo Inte-
rreligioso en las Naciones Unidas. En su mensaje en el año 2000 en Naciones Unidas, el Rev. Dr. Sun Myung Mo-
on mencionó que "la estructura actual de Naciones Unidas, compuesta por representantes nacionales, debe ser con-
siderado como un Congreso, donde el interés de cada miembro esté representado. Sin embargo, yo me permito
sugerir que debe considerarse seriamente la formación de una asamblea, o consejo de representantes religiosos en
la estructura de Naciones Unidas."

Tal como está estructurada actualmente Naciones Unidas, no puede ofrecer los beneficios de una visión espiri-
tual, moral y social que venga de la religión. Esta situación debilita a Naciones Unidas, porque ella busca desarro-
llar una misión muy importante. Para corregir este desequilibrio, las Naciones Unidas deben desarrollar un consejo
de hombres y mujeres que solo y únicamente apunten a la tarea de representar los principios morales y espiritua-
les relativos a los temas de consideración de la Asamblea General. Muchos de estos representantes pueden ser lí-
deres religiosos u otros profesionales de diferentes ramas, pero deben ser reconocidos por su espiritualidad y carác-

94
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 95

MANUAL DE ENSEÑANZA BÁSICA PARA LOS EMBAJADORES DE LA PAZ

ter ejemplar. Algunos pueden ser nombrados para un cargo en el Consejo de los Estados Miembros de Naciones
Unidas y otros por sus religiones. El proceso de selección debe ser intachable, sin intereses especiales de por me-
dio y si fuera necesario, la selección final debería hacerse por un sistema de sorteo o algo similar. El proceso de se-
lección debe estar por encima de intereses nacionalistas o sectarios.

El Rev. Moon, de Corea, la tierra donde el Cristianismo prospera y el lugar donde los ideales del Rev. Moon se
abrieron al mundo, es un lugar que permanece distante del nacimiento de las creencias de Abraham: Judaísmo, Cris-
tianismo e Islam, aunque es un lugar que comprende el corazón y la providencia de Dios. Por esta razón, durante
cerca de 30 años, él se ha dedicado a promover la paz en Medio Oriente, especialmente estimulando al diálogo,
respeto y cooperación entre los líderes y seguidores religiosos.

Tradicionalmente y en parte por el acercamiento entre el Judaísmo y el Cristianismo, EE.UU. tiene una relación
muy cercana con Israel, como también tiene un acercamiento con Corea y permanece comprometido con la protec-
ción de Corea del Sur. Israel, EE.UU. y Corea están en muchos aspectos, en el centro de la crisis actual del mundo.
Al respecto EE.UU. está mirando hacia ambos, Oriente y Occidente, considerando sus responsabilidades mundiales.
No es por accidente que estas 3 naciones están en el centro de la situación actual del mundo. Ellas tres están rela-
cionadas de manera muy significativa en la providencia del Señor para establecer una nación ideal y un mundo de
paz y bondad.

La zona militarizada que está entre Corea del Sur y Corea del Norte es un símbolo del sufrimiento causado por
el conflicto y la guerra. El dolor y la miseria en ese lugar es muy profunda como para ser comprendida. Esta situa-
ción debe ser revertida y este lugar de guerra debe convertirse en un lugar de paz. La zona militarizada debe con-
vertirse en una zona de paz que proporcione un modelo de paz, armonía y cooperación entre la gente de todas las
razas, naciones, religiones y culturas, viviendo juntos como una familia. El Rev. Moon y la FIIPM han propuesto a
Naciones Unidas hacer de la zona militarizada una zona de paz.

Los dos, EE.UU. y Naciones Unidas, necesitan controlar la tensión del Medio Oriente y de Corea. En este aspec-
to, EE.UU. y Naciones Unidas deben trabajar juntos por el bien del mundo.

Como EE.UU. sale de una reciente intervención en Afganistán e Irak, es una buena oportunidad de aprovechar
su historia de pacificador, compasión y desinterés. La reciente decisión de derrocar el régimen de Sadan Hussein en
Irak, tomada sin el apoyo del Consejo de Seguridad, fue un duro golpe para Naciones Unidas. En este sentido la na-
ción que dio nacimiento a Naciones Unidas ha amenazado su importancia o su existencia.

Es también muy importante que los estadounidenses se den cuenta y sean sensibles a las opiniones y a los sen-
timientos que mucha gente en el mundo tiene de ellos en el momento actual. Hay que decir que, justa o injusta-
mente, hay en muchos lugares, un profundo dolor, rabia y resentimiento hacia EE.UU. y hacia los estadounidenses.
Por supuesto, lo más importante no es como ustedes o yo vemos esta situación, sino como la ve Dios. Partiendo de
la base que todos conocemos a Dios, a través de los fundadores de las religiones del mundo y de las escrituras, Dios
busca paz y armonía. Por lo tanto, la guerra debe ser evitada, pero cuando ella ocurre, el sufrimiento debe ser mi-
nimizado y la paz debe ser rápidamente restaurada.

En este momento, EE.UU. puede dar un paso hacia delante en pos de la paz mundial. Mientras continúa su apo-
yo leal a Israel y a Corea del Sur, debe mostrar al mundo su compasión mundial y su deseo de justicia. Pero más
importante es que EE.UU. debe mostrar al mundo el secreto de su éxito. Ese secreto, no es simplemente la libertad
que nosotros valoramos, sino que radica en la vida espiritual y religiosa de la gente. Las raíces de EE.UU. pueden
verse en los padres de los peregrinos, quienes sacrificaron todo por su fe en Dios. Ellos pusieron la voluntad de Dios
para el establecimiento de su reinado, por encima de su propio confort o deseo. En particular, ellos permanecieron
abiertos a la providencia del Señor. El mismo sentimiento y compromiso debe ser renovado en EE.UU. hoy. Porque
nosotros estamos en un momento crucial.

Es con esto en mente que la FIIPM ha estado trabajando desde 1998, para compartir su visión y brindar apoyo

95
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 96

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL PARA LA PAZ MUNDIAL

a todas las naciones alrededor del mundo, con la propuesta del Rev. Moon de establecer un Consejo Interreligioso
de Naciones Unidas. Recientemente, la República de Filipinas ha dicho que se está preparando para entregar una
resolución formal a la vigésimo octava Asamblea General de Naciones Unidas del próximo setiembre 2003, dedi-
cada al establecimiento de un Consejo Interreligioso en las Naciones Unidas. Yo espero que EE.UU. y muchos de us-
tedes apoyen esta importante iniciativa. El momento es el adecuado y la necesidad es muy grande. Hay mucho pa-
ra perder si nos demoramos. Este es un momento histórico, un momento crucial. Verdaderamente, si EE.UU. toma
la medida de apoyar esta iniciativa, va a estar dando un paso muy importante, demostrando su verdadero espíritu
y carácter como líder de una nación de paz. De esta manera, puede considerarse como el "querido hermano ma-
yor" para las naciones del mundo.

El deseo de Dios es mucho más amplio que tener "una nación bajo el reinado de Dios". El eterno anhelo de Dios,
es tener una familia mundial con amor verdadero, donde los niños vivan juntos con respeto mutuo, armonía, y co-
operación: un mundo de Dios. La era de los conflictos interreligiosos y la falta de armonía debe llegar a su fin, así
como las peleas entre las naciones deben terminar. Con respecto a esto, todas las religiones y todas las naciones
deben arrepentirse por viejos errores del pasado y tomar una nueva determinación por la paz. Es precisamente a
través del establecimiento de un Consejo Interreligioso en Naciones Unidas, que el mundo entero puede mostrar su
resolución de comenzar una nueva etapa de paz y terminar el sufrimiento causado por las guerras, la enfermedad
y la pobreza.

EE.UU. junto a Naciones Unidas, pueden ser líderes de esta nueva era, centrados en la voluntad de Dios de uni-
ficar el cosmos con verdadero amor y bienestar universal. El ideal de Dios de riqueza, tecnología y calidad de vida
debe ser disfrutado por todos sus niños. No debe haber discriminación basada en la raza, religión, nacionalidad o
ubicación geográfica, etc.

Para realizar este ideal, es esencial una institución como Naciones Unidas. A medida que la tecnología, las co-
municaciones, los transportes y el comercio internacional se desarrollen, se producirá mas y mas la unificación del
mundo. Nosotros vemos evidencias de esto en la tendencia en aumento a través de la cooperación regional, por
ejemplo, en el desarrollo de la Unión Europea. Esta tendencia va a continuar. Es irreal para países desarrollados cre-
er que ellos pueden continuar creciendo aislados de grandes masas que sufren de enfermedades, hambre y pobre-
za. Naciones Unidas puede ser el instrumento para facilitar este cambio. Sin embargo y esto es muy importante, que
cualquier institución dedicada a la paz y al gobierno mundial, como es Naciones Unidas, debería heredar la visión,
el corazón y los sentimientos de Dios para que su misión fuera conducida exitosamente. Por tanto, el Consejo Inte-
rreligioso es imperativo en este momento de la historia.

Nosotros vivimos en un momento crucial de la historia. Trabajemos juntos por la paz. Trabajemos juntos para
lograr la voluntad de Dios en EE.UU. y en el mundo y trabajemos juntos para establecer un Consejo Interreligioso
en Naciones Unidas. De esta forma podremos resolver los problemas mundiales más importantes y terminar con el
sufrimiento de millones de personas alrededor del mundo.

Gracias, que Dios los bendiga a ustedes y a sus familias.

96
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 98

Federación Interreligiosa e Internacional para la Paz Mundial


Uruguay Estados Unidos
Florida 1422 - Montevideo 3600 New York, NE
Tels: 902 1787 - 901 0563 Suite 350, Washington, D.C. 20002
Fax: 902 9293 Telephone: (202) 269-5345 Fax (202) 526-6903/4
E-mail: fiipmgral@redcivica.com.uy E-mail: iifwp@mindspring.com
Web: www.redcivica.com.uy Web: www.iifwp.org
LIBRO 2.qxd 14/09/2004 12:42 a.m. PÆgina 99

Edición Preliminar

FEDERACIÓN INTERRELIGIOSA E INTERNACIONAL


PARA LA PAZ MUNDIAL

Intereses relacionados