Está en la página 1de 18

1

El Velorio; Dios ha muerto.


Pbro. Sergio G. Román

Escenario: No hay decorado.

Personajes: He numerado a los personajes del 1 al 10 para manifestar que no están sujetos a
un sexo o a un lugar determinado. No hay nombres. Cada uno de los personajes es el
hombre en sus diferentes manifestaciones y así, aunque nada más frío que un número, el
número sólo sirve para distinguirlos.

Vestuario: El de todos los días.

PRIMERA PARTE

En el escenario no hay nadie, está iluminado y se escucha el ruido característico de la gran


ciudad. Comienzan a salir actores vestidos con diferentes trajes soldados, prostitutas,
ejecutivos, y así varias formas, comienza a sonar la canción Dead Soun y comienza la
coreografía, aparece una imagen en sombra de un cristo crucificado y un romano con una
lanza comienza a picar la sombra, hasta que todos desaparecen de escena y la imagen
termina en el piso

De entre el público sale un voceador con los periódicos bajo el brazo derecho y un
ejemplar agitándose en la mano izquierda.

4: ¡Extra, extra! ¡Dios ha muerto, Dios ha muerto! (Lo repite mientras camina hacia el
escenario y desaparece por un lado de él.)

5: (Saliendo de otro lado del escenario.) ¡La extra, extra! ¡Dios ha muerto, Dios ha
muerto! (Se pierde entre el público.)

4: (Sube al escenario.) ¡La extra, la extra! ¡Dios ha muerto, Dios ha muerto!

4 y 5: (Se reúnen en el escenario y lo recorren en todos los sentidos sin deja de vocear.) ¡La extra,
la extra! ¡Dios ha muerto, Dios ha muerto!

(Entran a escena desde diferentes partes del público 1,2 y 3; cada uno sigue a un voceador tratando
de leer el periódico que agitan en la mano, finalmente compran todos los ejemplares y poniendo
cada uno sus fajos de periódicos se sientan sobre ellos ante el público mientras que los voceadores
desaparecen de escena. Cesa el ruido de la ciudad. Permanecen en silencio, leyendo el ejemplar.)

1: (Leyendo en voz alta.) El Congreso Mundial de Científicos declaró hoy: "Después de


largos años de penosa agonía y viendo que ya no se nota en ÉL movimiento ni acción sobre
el mundo, hemos llegado a la conclusión de que Dios ha muerto."
2

2: (Leyendo.) "Hacemos constar, en honor a su memoria, que hasta el último momento


luchó por sobrevivir."

3: (Leyendo.) "Hoy ha pasado a la historia una persona que alguna vez marcó la línea
de acción en el mundo."

1: (Leyendo.) "Hoy se borra del mundo un nombre que en alguna época estuvo en los
labios de todos."

2: (Leyendo.) "El mundo reconoce los servicios que en el pasado prestó pero también
reconoce que hoy ya no es un ser necesario."

3: (Leyendo.) "Dios ha muerto, descanse en paz."

1, 2 y 3: (Poniéndose de pie y en coro.) "Dios ha muerto, descanse en paz."

1: (Triste.) Pobre tipo, después de todo era simpático.

2: (Añorando.) Yo creí que duraría toda la vida.

3: Cuando yo era pequeño ¡Ya era viejo!

1: Y... ¿De qué murió?

2: Dicen que tenía ya tiempo enfermo.

3: Ojalá que no haya sufrido mucho.

(Entran 7 y 8, sobre el hombro de 1,2 y 3 leen la noticia,' ven los rostros afligidos y, burlonamente:)

7: ¡Vamos no estén tristes!, todo se acaba. Hasta Dios. Pongan otra cara. Total; ¡para
lo que se perdió!

8: No estén tristes. No hay para qué. Se llora a un amigo, a alguien a quien se conoce,
a un benefactor, a un político, a un ídolo de las masas, ¡qué se yo! ¿pero a Dios...?

1: (Como apenado.) Es que... verás: es como si fuera algo familiar para mí..., algo mío...

7: ¡Ah! comprendo; tú lo conocías.

1: No precisamente. Yo era creyente, pero no practicante.

2: Pero es que tanto oyó uno hablar de ÉL que ya lo sentíamos como algo propio.

3: Es como si se te hubiera muerto uno de esos parientes de los que tanto te hablan y
que tú no conocías.
3

2: Sí; se siente como una pena.

1: Y eso de decir: "Se murió y ya..."

3: Como que falta algo.

2: Sí; un moño negro en la casa.

1: O un listón en el traje.

7 y 8: (A coro.) O un velorio.

7: ¡Eso es! Ustedes quieren un velorio.

8: Los velorios sirven para que uno se vaya haciendo a la idea de que alguien que
estaba ya no está.

7: Es el final necesario de una historia.

8: El que no tiene velorio es como si no hubiera existido.

7: (Animando a 1, 2, y 3.) Pues... ¿qué esperan? vamos a velar a Dios.

1: (Tímidamente.) Y... ¿el cuerpo?

7: Dios no tiene cuerpo. Velemos el espíritu de un Dios que ya murió.

(Entran en escena los otros 5 actores llevando una mesa cubierta de un lienzo y cuatro cirios. Los
colocan en el centro del escenario en torno a la mesa. Vienen vestidos de negro con capas sobre su
ropa ordinaria; mientras tanto 1,2,3,7, y 8 se han puesto capas negras sobre sus ropas y entre todos
forman dos grupos:)

Muerte:
¡Dios ha muerto para el hombre!, Las estructuras sociales, rechazan su idea.
¡Ya no tenía oportunidad!

Vida;
En el mundo de las finanzas, cambiamos a Dios por el dólar, y escribimos en su memoria
"in God we trust."

Muerte:
La política es atea, Dios era sólo una broma, que se decía en recuerdo de un ateo
"gracias a Dios."

Vida:
Para la Iglesia era un pretexto, de reuniones teológicas, para alquilar Iglesias
4

y construir otras más.

Muerte:
Dios ha muerto, Lo matamos nosotros en las aulas de las escuelas en nombre de la razón.

Vida:
Dios ha muerto, Lo matamos los hombres porque en el mundo estorbaba su ley.

Muerte:
Dios ha muerto, Lo mataron los ricos cuando descubrieron que ya no les servía.

Vida:
Dios ha muerto, Lo mataron los pobres y pusieron la lucha en su lugar.

Vida y Muerte: Dios ha muerto, Dios ha muerto, Descanse en paz.

(Se sirve el café, se encienden cigarrillos y se hace el barullo propio de un velorio. 1, 2 y 3 se


apartan del grupo y forman un grupo silencioso aparte.)

9: (Señalándolos.) Silencio. Miren esos están tristes.

10: ¿Por qué? ¿Acaso eran parientes?

9: No lo creo, pero siempre hay gente que se empeña en tomar los velorios en serio.

10: Caray, nos van a echar a perder la fiesta.

1,2 y 3: ¡Silencio!

1: ¡Silencio!

3: Respeten nuestro dolor.

2: (Explicando.) Tengan consideración con el muerto.

1 y 3: ¡Silencio!

1: Si quieren fiesta esperen a su propio entierro.

3: Este es nuestro muerto.

2: Este es nuestro velorio.

1,2 y 3: ¡Fuera!

(Salen entre protestas, burlas y risas, 1,2 y 3 dando la espalda al público se ponen frente a la mesa.)
5

1: No te conocimos, amigo, pero oímos hablar de ti.

2: Desde niños.

3: Desde niños, antes de pisar las aulas.

1: Antes de las voces venenosas.

2: Antes de que en nosotros asesinaran tu idea.

1, 2 y 3: (A coro.) No te conocimos, amigo.

3: Pero sentimos nostalgia de ti.

(Salen lentamente del escenario. Regresan los demás ya sin luto. Mientras todos observan 4 y 5
traen frente al público una carretilla cargada de ladrillos.)

4: Dios ha muerto.

5: Dios ha muerto.

4: (Alegre.) Se acabó el monopolio del Reino.

5: No más Reino de Dios.

4: Construyamos el reino de los Hombres.

5: Hoy el hombre construye su reino.

4: (Va poniendo ladrillos para hacer una barda.) Fundemos el nuevo reino sobre la
Libertad.

5: (Quita el ladrillo con el pie.) ¿Libertad? estás loco. ¿Qué sentido tiene la libertad?
Fundemos el nuevo Reino sobre la explotación. (Animándolo.) Que otros trabajen para ti.

4: (Convincente.) Sin libertad el hombre no es hombre.

5: La libertad es de los fuertes, de los que saben conquistarla y retenerla. Los débiles
siempre serán esclavos (pone un ladrillo.)

4: (Poniendo otro ladrillo.) Este es el triunfo del proletariado.

5: ¡Ja, ja, ja! ¡Qué iluso! ¿No te das cuenta que cuando el proletariado llegue al triunfo
dejará de ser proletariado y se convertirá en un patrón de reluciente barriga y anillo al
dedo? (quita el ladrillo.)
6

4: (Pone otro ladrillo.) ¿Sobre la Justicia?

5: (Autosuficiente.) No hay justicia. Justicia es lo que me conviene a mi y a ti mientras


estés de acuerdo conmigo (pone otro ladrillo.) Esta es la injusticia.

4: (Otro ladrillo puesto con precipitación.) ¡Sobre el amor! El amor todo lo vence.

5: (Quitándolo) No hay amor. El amor es sólo un sentimiento de utilidad. Amo lo que


necesito y cuando lo tengo, lo destruyo. ¡Eso es el amor! (otro ladrillo.)

4: (Desconcertado.) ¿Entonces?

5: (Pone ladrillos rápidamente según va hablando) El reino de los hombres se funda sobre
el odio, la injusticia, la explotación, la guerra, el interés, la hipocresía, la falsedad, la
mentira... Porque el hombre o es mentiroso, falso, ladrón o es un tonto romántico que jamás
triunfará en el reino de los hombres (señala su obra.) Este es el reino que pueden construir
los hombres, en él el fuerte y el sagaz tienen un lugar. En él los inocentes y los románticos
se hunden.

4: (Saliendo triste del escenario.) El reino de los hombres no es mi reino. Sus valores no
son mis valores. ¿Cuál es mi reino? ¿Cuál es el reino?

(5, 6, 7, 8, 9 y 10 siguen construyendo el muro con ladrillos, pero nadie está de acuerdo y quitan los
ladrillos que otros han puesto, hay discordia y terminan por tirar lo que han hecho.)

10: (Llamando la atención a todos.) Convoco al tribunal del reino de los hombres.
Pido justicia. Juzguen mi causa. Convoco al tribunal de los hombres.

9: ¿Qué deseas?

10: Que se haga justicia.

9: Pues declaro abierta la asamblea. Somos un tribunal. Yo soy el juez.


(Mientras, todos han colocado una mesa para el juez y las sillas para el jurado. El juez usa un zapato
para imponer orden en la sala.) ¡Silencio en la sala! ¡Se abre la sesión! Secretario, proceda a
levantar el acta.

10: Señor juez, señores del jurado de este honorable tribunal del reino de los hombres,
pido justicia. Pido justicia contra Dios.

8: (secretario.) ¿Contra quién?

10: Contra Dios.

8: Sería tan amable de deletrearme el nombre del acusado, es muy raro. ¿Se trata de
algún extranjero?
7

10: (Deletreando.) D -1 - O - S.

8: Muchas gracias.

9: Prosiga; ¿de qué lo acusa?

10: De fraude y de incumplimiento de contrato.

9: ¿Le robó a usted algo?

10: No; me prometió algo que nunca cumplió.

9: Explique usted.

10: Yo..., creía en ÉL. Sí; tenía fe en ÉL.


No, señores del jurado, no me miren así. Yo no tenía la culpa. Mis padres..., no, ni ellos
tampoco. Los padres de los padres de mis padres, generaciones y generaciones de padres,
teníamos la costumbre, digo bien: costumbre de creer en ÉL. Éramos viejos clientes de ÉL,
lo honrábamos, pagábamos fielmente nuestros tributos, colgábamos por todas partes sus
retratos...Puedo decir, ustedes perdonen, que lo amábamos. Yo también lo amé y creí en
ÉL. Cumplí mi parte del contrato. Y yo sólo pedía una cosa de ÉL: que me oyera,
que me escuchara, que me concediera lo que yo pedía. Y por más que gritaba, por más que
alzaba mi voz, aunque mi plegaria fuera un bramido ensordecedor... ÉL no escuchaba. Dios
se hacía el sordo. Me defraudó. No me dio nada.

7: (Como abogado fiscal.) Y por si fuera poco, amenazó a mi cliente. Coaccionándolo y,


lo que es peor, chantajeándolo, lo obligó a cumplir rigurosamente la parte del contrato
que le correspondía. Fue bueno a fuerzas. Amenazado constantemente por la mano
ejecutora de un ojo que todo lo veía. Vivió sometido y atemorizado como un insecto que se
debate bajo el pie de un hombre todo poderoso y prepotente. Vivió lleno de miedo.
Imaginen, señores del jurado, la vida de este pobre hombre sometido constantemente al
terror: pesadillas. Soñaba un dedo gigantesco que lo seguía para aplastarlo y el corría y
corría y de pronto... ¡Llamas! Barreras de llamas y fétidos olores de carne asada. Gritos
alaridos. Gargantas que se desgarran. Despertaba llorando. Lleno de espanto y en sus oídos
el eco de las carcajadas divinas. Un año, otro, muchos, toda su vida desde que le hablaron
de un Dios vengativo y sádico. Acuso a Dios. Por crueldad mental e incumplimiento de
contrato por chantaje y coacción. Acuso a Dios y pido contra EL, la pena máxima. ¿Qué
dicen a esto, señores del jurado?

5: El jurado encuentra al Sr. Dios culpable con todos los agravantes.

9: Yo, en nombre de este tribunal del Reino de los Hombres, declaro culpable a Dios
con todos los agravantes de la Ley y lo condeno a sufrir la pena máxima. Secretario lea la
sentencia.

8: Por orden del juez de este tribunal se sentencia al Señor llamado Dios a la pena de
que se pierda su nombre de la memoria de los hombres, para lo cual se ordena que no se
8

pronuncie mas, como si nunca hubiera existido. Así lo mando... (Da el documento a que lo
firme el juez.)

10: Esperen, yo no quería tanto, yo no pensé que fuera tan grave, esperen yo no quería
eso... (Lo interrumpen los demás felicitándolo, rápidamente se forman corrillos de los que lo
excluyen, Él trata de hablarles, pero no le hacen caso, les jala de la ropa y ellos, molestos, lo hacen
a un lado.) Escuchen no me entendieron, escuchen, háganme caso. Déjenme hablar.
No se vayan, dejen explicarles (salen del escenario y lo dejan solo.)
Estoy solo.
También los hombres son sordos. Hechos a la imagen y semejanza de ÉL. Sordos. No
escuchan. Todos están demasiado atentos a su propia voz. Hoy el signo de la soledad es un
hombre rodeado por una multitud. Hay contacto físico, pero no compañía. Mi soledad de
hoy es más soledad que la de ayer. Añoro el sacro silencio de un diálogo con Dios. Siento
nostalgia. Extraño algo que yo creía no tener. Y en el silencio de mi mismo no noto ya su
silenciosa respuesta. Mi silencio es vacío, estéril. ¡Dios! Tú me hablabas. Tú me
escuchabas. (Sale triste del escenario.)

6: (Dificultosamente entra ojalando una cadena que lleva atada al cuello.) Soy el hombre.
Esta es mi cadena. Estoy preso. Soy un vil esclavo. El hombre siempre tiene cadenas.
Siempre está atado. Mi cadena es pesada, no me deja mover, me ahoga ata mi espíritu, no
lo deja volar. Me ata a mi mundo. Mi cadena yo la he fabricado. Llevo al cuello mi vicio,
mi debilidad, mi pecado y mi mal. Odio mi cadena y la amo. Aunque yo quisiera romperla
(trata de romperla) no puedo. Y aunque pudiera romperla, la volvería a construir, eslabón
por eslabón, y la pondría de nuevo alrededor de mi cuello. Amo a mi cadena y la odio.
¿Cómo me liberaré de ella? ¿Quién me hará libre? ¡Libérenme! ¡Libérenme!

7: (Hablando desde afuera del escenario.) ¡Yo te haré libre!

6: ¿Quién eres?

7: El hombre. El hombre puede liberar al hombre. ¿Acaso no confiarías en la


sabiduría, en la fuerza, en la virtud del hombre?

6: (Desesperándose.) ¡Libérame ya!

7: ¡Claro! ¿Quién querías que te liberara? Sé realista, lo que no obtengas del hombre
nadie te lo dará.

6: (Gritando histérico.) ¡¡Libérame!!

7: Yo te liberaré, yo soy fuerte.

6: (Suplicante.) ¡Libérame!

7: Yo te liberaré, soy sabio.

6: No hables más. Libérame ya de ésta cadena.


9

7: Claro, no te desesperes, yo te liberaré (entra al escenario cargando numerosas cadenas.)


¡Yo soy el hombre!

6: ¡No! ¡No!

(Se apagan las luces mientras se colocan de nuevo la mesa y los cirios. Al encenderse de nuevo, en
la penumbra conveniente, están 6 actores dando la espalda al público y 4 más se colocan entre el
publico. Visten ropajes negros que les cubren hasta la cabeza.)

Muerte: ¿Qué pasa en el mundo de los hombres?

Vida: ¡Todo ha cambiado!

Muerte: ¿Dónde está el orden?

Vida: Los hijos odian a los padres.

Muerte: Los padres atrofian a los hijos.

Vida: Los niños son grotescos enanos.

Muerte: Nacen ancianos los hombres.

Vida: Olvidaron su ternura las mujeres.

Muerte: Y los hombres perdieron el vigor.

Vida: Los campos producen abrojos.

Muerte: La máquina destruye a su autor.

Vida: En los bosques callan las aves.

Muerte: Ya no ríen las colas de los perros.

Vida: Es de noche. Es de noche y no ha salido el sol.

Muerte: ¿El sol? ¿Quién se acuerda del sol?

Vida: ¿Quién recuerda el calor de la hoguera?

Muerte: ¡¿Quién recuerda cuando la luz era luz?!

Vida: ¿Cuándo la palabra era signo y el agua calmaba la sed?

Muerte / Vida: ¿Quién recuerda el dulce rumor de la brisa?


10

Muerte: Noche. No hay estrellas. Noche hecha de noche, sin esperanza de luz.
Noche que parece sin vida.

Vida: Vida ¿Quién recuerda la vida? La vida y la esperanza de la vida. Simiente de vida.
Vivir y vivir. Una vez y después vivir.

Muerte: Ha cambiado todo. Todo es distinto.

Vida: ¿Qué ha pasado en el Reino del Hombre?

Todos: (Se voltean al público y muestran sus rostros descarnados alumbrando su rostro con una
lámpara, cadavéricos y se hace la oscuridad.) Muerte, muerte, muerte, muerte, muerte...

Se hace un intermedio….
SEGUNDA PARTE

(Aparecen Muerte y Vida en el escenario aun esta la mesa y los cirios.)

Muerte: La sangre se para en las venas, cae la piel, miran las cuencas sin ojos,
hiede la carne desnuda.

Vida: Muerte, muerte, muerte... Póstumo estado del hombre, mi polvo se mezcla en el
polvo, al seno de mi madre regresa.

Muerte: Reniego de un cuerpo marchito, anhelo el espíritu inmortal, espíritu nacido de


espíritu, como torrente de agua, infinito.

Vida: ¿Puede la cascada conservar el caudal si se ha cegado la fuente?, ¡ay, ay, ay...!
ya no mana el manantial.

Muerte: Hoy mis ojos son río, ojo de agua salada, lloran el cese de vida, no vive la vida ya.

Vida: Mis huesos están congelados, vaho de muerte es mi vaho, tiembla de frío mi cuerpo,
tiembla temblores de muerte.

Muerte: No hay sol. No hay calor. No hay vida, Este es el reino del frío.

Vida: Este es el reino de la noche, noche hecha de noche. Ausencia total de día, nada salida
de nada.

Muerte: Llora el hombre lo que antes rió. No es vida, la ausencia de Dios.

Vida: Buscando el bien, asesiné al bien. Mis manos lo han logrado: dieron muerte a Dios.

Muerte: No hay Dios.


11

Vida: La muerte reina.

Muerte / Vida: Dios ha muerto.

(Se apaga la luz y salen del escenario entra el actor 3 solo, en el centro del escenario, sopla
suavemente el viento.)

3: Silencio. Silencio fuera de mí, Y dentro... mi voz que grita y aturde.


Silencio, para poder escuchar, para poder descubrir el mínimo vestigio de EL.
Oscuridad: el silencio de la luz, para que el ojo esté listo a descubrir la luz.
Siento en mi piel el beso del viento, me uno al viento, yo soy viento.
Paz. Paz fuera de mí, y dentro de mi silencio y oscuridad, mi alma tensa, a la espera de no
sé qué luz, de no sé qué voz. Silencio, para que el hombre se encuentre a sí mismo, para
que se pierda en la inmensidad de sí mismo. Tiniebla, para que el hombre tiemble ante el
íntimo contacto de su yo; Desierto, océano o firmamento, selva viviente, rescoldo o llama,
Grito de bestia en el concierto de la noche, catarata rugiente o murmullo de arroyo,
conceptos nítidos, vestigios claros, rectos caminos que llevan al hombre al encuentro de
EL. Silencio y tiniebla. Y la mente del hombre medita, piensa, ora, camina, camina...

4: ¡Detente no sigas el camino!

3: ¿Quién eres?

4: Soy la felicidad del mundo. Lo que más se busca. La llave que abre todas las puertas
y logra todos los anhelos, lo que da sentido a la vida de muchos hombres.

3: ¿Puedes dar sentido a mi vida?

4: Piensa. Desde niño ¿qué era lo que más deseabas?

3: Ser grande, para tener todas aquellas cosas que soñaba, que veía y que nunca
estuvieron a mi alcance, para comer lo que jamás había probado y que yo imaginaba que
sabría a gloria, para poder tener dos pares de zapatos y no ponerme aquellos que me daban
pena y que eran parte de mí hasta que se morían de viejos.

4: Tus sueños de niño fueron tener las cosas que tú veías que daban felicidad,
prestigio, un lugar en la vida. ¿Lo has logrado?

3: Bueno, ahora tengo algo de lo que soñé, pero no es bastante, no es bastante y


además me ha costado mucho, trabajar, trabajar casi día y noche para poder tener una
migaja de lo que otros derrochan, seguir ambicionando, y seguir siendo un don nadie.

4: Yo soy el tener, soy la máxima ambición del hombre, te ofrezco ese tener sin
límites, de acuerdo con tus sueños, más allá de tus sueños, imagina, todo lo que puedas
desear, tener, yo te lo doy.
12

3: Un auto deportivo, una residencia, mobiliario ultramoderno, un rancho de


vacaciones, un yate, guardarropa de lujo, fiestas, amigos... tantas cosas que yo deseo.

4: Todo eso y más yo te ofrezco.

3: ¿A cambio de qué?

4: Algo muy sencillo y sin importancia, todo eso es tuyo si postrándote me adoras.

(3 duda un momento, le da la espalda y empieza a caminar, lo detiene 5.)

5: Espera, mi oferta te gustará, está encerrada en el corazón de cada hombre, cada


hombre lleva su semilla muy dentro de sí, te ofrezco el poder.

3: Salir de mi impotencia y de mi frustración, no tener a nadie sobre mí, imponer mi


voluntad a los hombres y que se hagan las cosas como yo quiero que sean, cambiar al
mundo.

5: Imponer tu justicia, repartir tu gracia, ser querido y odiado, temido y alabado.


levantar héroes de la nada y convertir en traidores a los justos, ver la muchedumbre a tus
pies gritando "heil, heil, heil." poder que trae consigo la gloria de una corona de laurel
y una estatua ecuestre, tu nombre escrito en la historia con tinta que no se borra, la
inmortalidad en la memoria de los hombres, ejércitos obedecerán tu mando, verás a tus pies
desfilar los más modernos artificios de la guerra bajo tu bandera, aterrorizarás al mundo y
tu palabra derribará acuerdos y leyes, poder, todo lo que el hombre puede hacer con el
poder, eso te ofrezco. es tuyo si me adoras.

(3 sigue su camino, encuentra a 6.)

6: ¿Qué pasa amigo? ¿Me invitas un cigarrillo?


(3 se detiene, le da un cigarrillo, se lo enciende,)
¿Estás triste?, ¡vamos, hombre, no hay para qué! Ven, te invito una copa (le sirve) ¿Ves
esta botella? dentro de ella está la más poderosa medicina contra la tristeza.
Es alegría pura embotellada, sin ella el hombre no puede ser feliz, ¿No me crees?
¿Acaso no ves los comerciales de la Televisión? una copa y fuera penas, no estés triste,
hombre, olvídate de ti. Goza, Bebe, vamos a pasárnosla muy alegres, ¿Sabes? Conozco
unas amiguitas... ¡mmm!, eso es lo que vale la pena, esto es lo que vale la pena: beber, las
mujeres, la diversión, Libérate hombre, descubre el mundo nuevo que se encierra en el
goce, la embriaguez, la droga, el sexo, un mundo nuevo, hecho de luces y armonía.
¿No hueles los colores? ¿No ves los sonidos? ¿No sientes cómo te disuelves, te mezclas, te
diluyes en un mundo sensorial? Tú eres estrella. ¿No sientes cómo brillas? Tú eres mar.
¿Captas tu inmensidad? Música, color, luz, tacto de seda en todo tu cuerpo.
Un mundo nuevo a tu alcance. Todo esto te daré si postrándote me adoras.

(3 deja su vaso y traía dé caminar, lo detiene 7.)

7: Tú eres diferente. Tus ambiciones van más alto, el saber iguala a los dioses.
13

Hay hombres que son pura inteligencia, tú eres así, te ofrezco la ciencia.
El saber acumulado de todos los hombres sin esfuerzo, ciencia al instante.
Conocer todos los secretos de la humanidad, pondré tu nombre al lado de los grandes
genios del universo: Franklin, Russeau, Descartes, algún extraterrestre y el mismo Cristo,
figurarán junto a ti en una bella ilustración de revista yanqui, ¿O prefieres el exótico saber
que viene del oriente? Te ofrezco el saber milenario de los lamas, el dulce nirvana de la
India, las artes místicas de la China, todo esto en un club de absoluta seriedad y a un precio
justo, jamás la sabiduría del oriente se había vendido tan barata, sabiduría al alcance de tu
mano. Sabiduría instantánea, Eso te ofrezco si postrándote me adoras.

(3 se desprende de 7 y lo detiene 8 que lleva en las manos un arma de fuego.)

8: Tú eres de los nuestros, tus entrañas se revelan ante la injusticia, pan para el
hambriento, justicia para todos, que caiga el tirano, moja tus manos en su sangre y llévala a
tus labios, saciarás tu odio, lucha, destruye, asesina, secuestra, todo es lícito por el bien de
la causa, ríete de esos pobres burgueses atados al capital. ¡Ódialos! el mundo jamás será
justo mientras quede un burgués sobre la tierra, lucha por un mundo nuevo, sin diferencias
de clases, en el que los proletarios tengan el poder, haz el paraíso, construye con violencia y
con sangre, juzga y sentencia, condena y ejecuta, hazte juez sobre los hombres, eres
superior a ellos, estás sobre ellos, siente la satisfacción de la lucha, de ser temido, de ser
dueño de la vida, Ven, (le da la metralleta) todo esto te daré si me adoras.

(3 trata de seguir su camino, pero 4, 5,6, 7 y 8 lo encierran en un círculo y le impiden el


paso.)

4: Te haré rico.
5: Te daré poder.
6: Goza, olvídate de todo.
7: Tendrás la sabiduría de éste y de otros mundos.
8: Venganza, hazte justicia.
4: ¿Quieres un puesto de ejecutivo?
5: Te ofrezco un lugar en el partido.
6: Te doy amor y olvido.
7: Te venderé la ciencia y el conocimiento de ti mismo.
8: Que nadie te explote, destruye.
Todos: Todo esto te daré si postrándote me adoras.

(3 titubea, duda, hace intención de postrarse, por fin, haciendo un gesto de impotencia se
arrodilla. Todos lo felicitan y alegres, lo arrastran fuera del escenario; 2 entra al escenario y
coloca dos letreros sobre la mesa que usará como escritorio: Agencia de empleos. Se
solicita Dios.)

2: El hombre es un animal religioso, no puede estar sin Dios, el viejo Dios ha muerto,
alguien tendrá que llenar ese vacío, en mí hay vacío, necesito llenarlo, tengo la oportunidad
de escoger a un Dios como el que siempre he soñado, seré exigente, no se repetirán los
errores del pasado, he puesto un anuncio en el periódico:"¿Que haría usted si fuera Dios?"
"Acuda a la agencia de empleos. Se solicita Dios."
14

9: (Viste como un artista "mod", su caminar es afectado.)


Yo soy el Dios que solicitan, tengo mucha experiencia: todo el mundo me adora.
Me aman, sueñan conmigo, se desmayan en mi presencia, he vendido más de un millón de
discos, mi voz suena todos los días en millones de hogares, hay miles de clubes de
admiradores por todo el mundo en donde se me rinde culto, mis retratos se ven por todas
partes, mi presencia causa disturbios y alarmas nacionales, cientos de niños en cada lugar
llevan mi nombre, ¡Soy más famoso que Cristo!, yo soy un Dios para las masas, inspiro
sentimientos de amor a todas las mujeres y los hombres se visten como yo, me imitan, son
mi doble, deme el contrato yo soy el único indicado para el puesto.

2: ¿Cual sería tu programa?

9: Lanzar una gran campaña de publicidad, se me inventará una historia que agrade al
pueblo, me convertiré en una idea fija que acompañará por todas partes al hombre a través
de los medios de comunicación, crearé signos y fetiches, distribuiré mi imagen ampliada a
tamaños gigantescos, mi voz se escuchará en cada momento del día.

2: Y seguirás idiotizando a la gente, llenándola de palabras dulces e irreales,


haciéndola olvidar los problemas trascendentales del hombre y convirtiéndola en un simple
factor de consumo, Dios superestrella promovido por campañas de publicidad que lesionan
los derechos del hombre y lo convierten en un robot fetichista que ve realizada en otro la
felicidad que no puede él mismo alcanzar, Dios droga que hace al hombre vivir en sueños
nocivos y deshumanizantes, “No”, no es ese el Dios que quiero, Quiero un Dios que me
haga hombre y no una máquina programada y teledirigida.

9: Dame el contrato, te daré un poco de mi pelo, te envidiarán mis admiradores, te


harás rico, dame el contrato
(2 lo saca del escenario.)

10: (Viste con descuido, lleva flores en las manos.) Siempre pensé que el viejo Dios
cometió un error; no supo gobernar con amor, leyes y leyes, infierno, y esa cadena ínter
construida en el interior de cada hombre que es la conciencia, yo tendré un reinado de
amor.

2: ¿Y cómo lo harás.?

3: El mal viene de la libertad del hombre, cuando el hombre hace el mal daña a toda la
sociedad y acarrea para ella tristeza y dolor, hay resentimiento y rebelión, por eso Dios era
tan impopular, cuántos decían: "Si Dios fuera bueno no habría mal en el mundo." Bien, yo
seré un Dios bueno, quitaré al hombre la capacidad de hacer el mal, sólo habrá bien en el
mundo, no habrá posibilidad de error, no habrá más guerras, ni enfermedades, ni mentira, ni
desacuerdo, ni traición, ni odio, ni fealdad, todo será bueno en mi mundo.

2: Un mundo poblado por seres sin voluntad ni libertad, seres marcados con el destino
inalterable de una felicidad impuesta que no sabrán apreciar porque no la han logrado.
15

Una antiestética uniformidad en la belleza y una mentirosa verdad indiscutible y lograda sin
investigación, una humanidad suave y blanda que todo lo tiene, y que habrá perdido su
característica humana de luchar y crear, un rebajarse en la imagen inteligente y voluntariosa
de la divinidad, Dios titiritero manejando a su antojo el gran guiñol en el que se presentan
dramas sólo aptos para menores, en los que la censura no encontraría jamás dónde meter la
tijera, “No” quiero ese tipo de Dios (lo lleva hacia la salida.)

10: Pero habría paz, amor y belleza.

2: Una paz, una belleza y un amor monstruosos, porque no los habrá logrado el
hombre ni podrá rechazarlos. Fuera.

8: (Esta sentado contemplando cómo 10 es expulsado.) Bravo, mi amigo, creo que


usted y yo llegaremos a un acuerdo, solicito el puesto de Dios, creo que el viejo Dios ya
chocheaba y se hizo demasiado blando a través de los años, ya ni le importaba que hablaran
mal de EL, soltó demasiado la rienda, eso es lo que pasó, yo pienso, si fuera Dios, que al
hombre hay que tratarlo con dureza, que me teman, castigaré todo desacato a mi persona.
He pensado y planeado una serie de acciones de represalia que dejarán chiquitos al diluvio
y a las pestes de Egipto, no le sabría mal al nombre probar desde ahora un poquito de
infierno, que el hombre que quiera salvarse, luche, que le cueste su trabajo y el premio se
dará con cuentagotas, exclusivamente a los que pusieron toda su alma, en cada momento de
su existencia, en lograr su salvación, deme el contrato.

2: Para tener una humanidad atemorizada y fanatizada, para matar en ellos el gozo de
vivir, para someterlos a la horrible pesadilla del fuego eterno y presionarlos con un trágico
chantaje a ser buenos, la bondad a fuerzas no es bondad, no mi amigo, no; usted no me
conviene
(se va 8 indignado.)

7: Yo traigo una idea revolucionaria.

2: ¿También usted quiere ser Dios?

7: No; algo mucho mejor: un hacedor de dioses. Fabricaré dioses a la medida de los
deseos de cada quién, un Dios al gusto de cada hombre, esa es la solución, así todos
quedarán satisfechos, mire; (saca imaginarios dioses de una maleta) este modelo hecho de
azúcar y con los ojos azules es para las solteronas románticas y para las niñas bobas, este de
goma es para los que acomodan las leyes a su gusto, este de hierro es para los masoquistas,
este que siempre dice que sí, para los que creen que todo lo que hacen esta bien hecho
porque les conviene, y éste es el mejor: un espejo, para los que son su propio Dios.

2: Un Dios para cada gusto, un Dios intercambiable, un Dios acomodaticio hecho a la


imagen y semejanza del que cree en él, un Dios para esconder el egoísmo humano y
disfrazarlo de religiosidad, un Dios que es una burla absurda e irreal, no necesitamos esos
Dioses, ya hay demasiados, cada hombre se fabrica su Dios a su manera, “No” es nada
original su idea.
(Toma sus letreros y sale del escenario.)
16

(Entre todos colocan de nuevo la mesa con los ciriales. Sobre la mesa, disimuladamente,
ponen una flor. Se colocan derrumbados, en diferentes partes del escenario.)

3: (Entra agotado, raído y sucio.) Siento náuseas de mi ser, asco de mí mismo,


invencible repulsión en mi vientre, ¡Vergüenza! y un sentimiento invencible de suciedad.
Mis manos, mi rostro, mis ojos, mi cuerpo, todo está sucio, ¡Mi espíritu está sucio! sucio y
mal oliente, busqué en el mundo de los hombres un sustituto de Dios, y ahora estoy sucio,
cansado, dolorido, asqueado de mí mismo, la riqueza no llena el vacío, el poder crea odios,
el gozo produce saciedad y náusea, la sabiduría es vacía y fatua, ¿Quién me hizo juez de los
hombres? Exploté, pisoteé, me desgasté, me inflé como un sapo y llené mis manos y mi
corazón de la sangre de mi hermano. y hoy me siento vacío, sin sentido, sucio y dolorido
(se derrumba.)

2: Busqué entre los Dioses de los hombres y nada hallé, “Nada”, la insondable nada
llena de vaciedad y futileza, nada estéril y yerma que no produjo más que un pesado vacío
dentro de mí.
(Se coloca junto a 3.)

1: (A medida que va hablando se va oscureciendo el ambiente. Una luz directa alumbra


solamente la flor sobre la mesa.) “Frío”, frío de muerte, frío que hace estallar mis huesos y
arranca, poco a poco, con crueldad y dolor, el pequeño resto de vida en mí, mi esperanza ha
muerto en mí como una flor del trópico, no soporto mi frío, mi mundo está muerto, este es
el entierro de una civilización que ya empieza a oler mal, sin Dios no hay vida, sin Dios no
hay espíritu, ¡Y hemos matado a Dios!
(Se derrumba junto a 2 y 3.)

(La siguiente escena se desarrolla solamente con mímica. La luz y el sonido deberán ayudar
a crear un ambiente de expectación y duda que irá acercándose poco a poco a una alegría
serena llena de luz.)

(Sobre la mesa está la flor iluminada por un rayo de luz, 1 está derrumbado junto a 2 y 3.
Desde su lugar descubre la flor, lleno de curiosidad se levanta y se acerca a ella.
Alza los hombros en señal de Indiferencia, le da la espalda, duda, con curiosidad voltea a
verla, la examina sin tocarla. Se ríe de sí mismo, le da la espalda y va a sentarse triste entre
los demás. Sentado está inquieto y voltea una vez y otra a observar la flor. Se pone de pie y
se acerca de nuevo a la flor. Observa que los demás no se den cuenta de lo que hace, tiende
la mano inseguro y ya casi para tocarla la retira rápidamente. En segundo intento toca la
flor, la examina de cerca, la lleva a su nariz, hace un gesto de agrado, la acaricia con los
dedos, con cierta ternura la lleva a sus mejillas y la besa. La pone junto a su pecho con
amor. Ve a 2 y 3 que siguen sentados y lo observan. Esconde la flor a su espalda.
Reflexiona, sonríe, camina hacia ellos y les ofrece su flor. Ellos lo miran extrañados la
reciben, la observan, la huelen. Sonríen y poniéndose de pie dan la mano a 1. Se nota la
amistad y la felicidad en ellos. Buscan más flores y las reparten entre los demás. Ambiente
de alegría y amistad. Se dan flores al público con apretones de manos y buenos deseos. La
luz es abundante y alegre. La música manifiesta felicidad. Mientras esto sucede aparecen
vida y muerte y dicen su dialogo)
17

Vida: Donde hay algo bello, hay Dios.

Muerte: Donde hay algo bueno, hay Dios.

Vida: Donde hay amistad y cariño, hay Dios.

Muerte: Donde el amor es de verdad, hay Dios.

Vida: Donde hay una mente inquieta y limpia, hay Dios.

Muerte: Donde el egoísmo se ha hecho a un lado, hay Dios.

Vida / Muerte: Dios no ha muerto.

Muerte: Solamente muere en los cerebros estúpidamente autosuficientes.

Vida: O en las civilizaciones en decadencia.

Muerte: En la tumba de las civilizaciones no está Dios.

Vida: Dios no es una idea, es un ser verdadero, que, si yo quiero, sale a mi encuentro.

Muerte: Está sentado, esperándome, a la puerta de mi casa.

Vida: Está en el milagro de una flor.

Muerte: En mi hermano.

Vida: En la mano que estrecha mi mano.

Muerte: Y en el silencio de una oración.

(Regresan de entregar las flores, suben al escenario y se acomodan en media luna)

Todos: DIOS NO HA MUERTO.

ESTA A TU PUERTA, TE ESTA ESPERANDO,


SAL A SU ENCUENTRO, DÉJALE ENTRAR.

TIENDE TU MANO, ESTRECHA LA SUYA,


GUARDA SILENCIO, EL TE HABLARA.

VA POR LA CALLE, ESTA EN TU HERMANO,


ABRE TUS OJOS, YA LO VERAS.
18

CREDO:

Creo en Dios.
En el Dios de mis padres y de mis mayores.
Pero también en mi Dios.
Mío porque lo he ido descubriendo.
Lo sigo descubriendo.
Creo en un Dios que es persona.
No una idea.
Ni la suma utópica del bien del mundo.
Ni en el Dios que formarían todos mis hermanos.
El Dios en quien yo creo existe por sí mismo.
Aun cuando yo deje de pensar en EL.
No es creación del hombre.
Ni remedio de sus necesidades.
Ni respuesta a sus limitaciones.
Ni fuga de sus realidades.
Creo que existe Dios.
Dios que se impuso sobre mis dudas.
Sobre argumentos y probetas.
Dios a quien ya no tengo que demostrar,
como no tengo que demostrar que existe un amigo
con quien hablo.
Creo en Dios que me ama.
Pero que no es títere de mis caprichos.
Ni me hace títere de los suyos.
Con verdadera amistad me respeta,
y yo, también lo respeto.
Creo en Dios porque me enriquece,
me hace mejor,
y a través de mí, ama a los que amo.
Creo en Dios.
A pesar de mi debilidad.
A pesar de mis limitaciones.
A pesar de mi humanidad.
Creo en Dios.
Y mi creer es un regalo de ÉL.