Está en la página 1de 23

El depósito de Veladero está fuertemente oxidado y contiene pocos sulfuros minerales.

Los
minerales del mineral en Veladero son granos autóctonos diseminados de grano fino, así como
fases de Ag que no han sido caracterizadas en detalle antes de este estudio. Aunque los
minerales de sulfuro están en gran parte ausentes, el depósito puede clasificarse como un
depósito epitermal de alta sulfuración debido a la presencia generalizada de facies de
alteración de tipo ácido que están dominadas por el vuggy de cuarzo residual, la alunita, la
caolinita y la jarosita.

El yacimiento de Veladero fue previamente alojado en brechas polimícticas intensamente


alteradas de la Formación Cerro de las Tórtolas del Mioceno medio, y la génesis de los
depósitos se ha relacionado ampliamente con el vulcanismo del Mioceno en la Cordillera de
los Andes (Charchaflié et al., 2007). Sin embargo, no se conocía el momento relativo de los
eventos volcánicos e hidrotermales, ni se había examinado la evolución del sistema
hidrotermal.

Estas características hacen de Veladero una ubicación ideal para examinar las relaciones entre
la actividad volcánica e hidrotermal, así como la evolución de los fluidos hidrotermales desde
la profundidad hasta la paleosuperficie.

Investigaciones anteriores han demostrado que las rocas hospedadoras son generalmente más
antiguas que la mineralización Si la mineralización en Veladero ocurrió en conjunto con el
vulcanismo, o significativamente después, tiene implicaciones importantes para los procesos
de formación para este tipo de depósito. En el Capítulo 2, esta relación temporal se examina
en Veladero a través de la geocronología y la caracterización detallada de la estratigrafía
volcánica a escala de depósito utilizando mapeo de afloramiento, mapeo de bancos y registro
de núcleos.

Alteración de Veladero

En la mayoría de los depósitos de alta sulfidación, la formación de alunita ocurre antes de la


deposición de mineral. Sin embargo, en los depósitos cercanos de El Indio, Pascua-Lama y
Tambo, la alunita se produce en ensamblajes pre, syn y post-mineral. Las investigaciones
petrográficas en Veladero revelaron que la alunita ocurre dentro del yacimiento principal, pero
no como un mineral de ganga para la mena. La jarosita es un mineral común en ensamblajes
supergénicos en depósitos de alta sulfidación, y en Veladero este mineral ocurre en estrecha
asociación con minerales mena. La caracterización isotópica estable de alunita y jarosita se
utilizó para revelar las contribuciones relativas de los fluidos magmáticos y meteóricos y
determinar si estos minerales son de origen superógeno o hipogénico. Las edades absolutas de
alunita y jarosita en Veladero se determinaron usando la geocronología 40Ar-39Ar, lo que
permitió restringir el momento de la alteración en Veladero y la evolución geoquímica de los
fluidos hidrotermales. Los análisis de isótopos estables y la datación 40Ar-39Ar de la alunita y
la jarosita se describen en el Capítulo 3. Mediante el desarrollo de una secuencia paragenética
que relaciona la alteración y la mineralización, las restricciones de edad también se ubicaron
en el momento de la deposición del mineral.

Veladero es un depósito de clase mundial que alberga reservas de 12.2 Moz de oro y

226.2 Moz de plata a fines de 2008 (Barrick Gold Corporation, 2008). El depósito está ubicado
cerca del extremo norte del cinturón El Indio-Pascua Au-Ag-Cu en Argentina (Figura 2.1). La
formación de depósitos epitermales en Veladero está ampliamente relacionada con el
vulcanismo del Mioceno en la Cordillera de los Andes (Charchaflié et al., 2007), pero la relación
temporal exacta entre la actividad volcánica y la mineralización hasta el momento no ha sido
resuelta. Los primeros trabajos en Veladero sugirieron que la mineralización ocurrió
contemporáneamente con el emplazamiento de brechas en un entorno de diatrema y maar,
donde las brechas representan los productos de las erupciones volcánicas (Jones et al., 1999).
Por el contrario, Charchaflié (2003) interpretó que las rocas hospedantes representan un
complejo domo-ventilación que es aproximadamente 5 Ma más antiguo que los minerales del
mineral. Si la mineralización en Veladero ocurrió contemporáneamente con el vulcanismo, o
siguió el vulcanismo, tiene implicaciones significativas para los procesos genéticos de
formación para este estilo de depósito.

El depósito Veladero ha sido activamente extraído en dos pozos abiertos desde 2005.

Mapeo de nueva exposición vertical extensa en los pozos Amable y Filo Federico y el registro
del nuevo núcleo de perforación como se llevó a cabo en el presente estudio ha permitido una
caracterización más completa de las rocas huéspedes y ha proporcionado nuevos
conocimientos sobre el entorno volcanológico del depósito. Este estudio constituye la primera
documentación detallada a escala de depósito de la arquitectura de facies volcánicas en
Veladero.

El sótano del cinturón de El Indio está compuesto por el Périum al Jurasico Choiyoi Grupo en
Argentina (Charchaflié et al., 2007) y la edad equivalente Pastos Blancos Grupo en Chile (Bissig
et al., 2001), así como gneises paleozoicos volumétricamente menores y granitoides
mesozoicos del batolito Elqui-Limari. El grupo Choiyoi consiste en flujos félsicos, tobas y rocas
volcaniclásticas de la secuencia pérmica Guanaco-Sonso, así como rocas volcánicas bimodales
de la Formación Los Tilos. El paquete del sótano ha sido empujado y doblado suavemente.

Con la excepción de Pascua-Lama, los depósitos epitermales del cinturón de El IndioPascua se


alojan en rocas volcánicas e intrusivas del Mioceno tardío que se superponen de manera
incomparable al sótano compuesto. El depósito Pascua-Lama es hospedado por granitos
Jurásico y Paleozoico (Bissig et al., 2001; Chouinard et al., 2005).

Las características litológicas y las relaciones de edad de las rocas volcánicas del Terciario han
sido discutidas en detalle por Bissig et al. (2001), Litvak et al. (2007) y Winocur (2010).

Los siguientes párrafos se resumen con referencia a una columna estratigráfica y un mapa
geológico generalizado adaptado de Charchaflié et al. (2007) (Figura 2.2).

La Formación Valle del Cura varía desde el Eoceno temprano hasta el Oligoceno medio en edad
(45 ± 2 a 34 ± 1 Ma; Litvak et al., 2007), que comprende una secuencia de flujos y ignimbritas
riolíticas a dacíticas de 700 m, así como facies volcaniclásticas que ocurren en el lado argentino
de la frontera internacional (Litvak et al., 2007). Edades para el el resto de las unidades
discutidas a continuación son de Bissig et al. (2001). El más bajo La unidad intrusiva del
Bocatoma Oligoceno (35.9 ± 1.2 a 30.0 ± 1.9 Ma), que se desarrolla en el lado chileno de la
frontera, se compone de reservas dioríticas a granodioríticas. La parte superior

La formación de Tilito del Mioceno Oligoceno al Inferior (25.1 ± 0.4 a 23.1 ± 0.4 Ma) consiste
en tobas de flujo de ceniza riolíticas a dacíticas, flujos basálticos y andesíticos, y asociados
rocas volcaniclásticas de 1200 m de espesor en algunos lugares. Las tobas felsic son
dominantes, pero los flujos andesíticos también existen cerca de Veladero. Kay y Abbruzzi
(1996) describieron el basalto de Las Máquinas equivalente a la edad. La Formación Escabroso
del Mioceno Inferior (21.9 ± 0.9 a 17.6 ± 0.5 Ma) consiste en intrusiones dioríticas a
granodioríticas poco profundas, plagioclasa y augito-fídico andesítico a flujos dacíticos, y rocas
volcánicas asociadas. Las unidades del Eoceno temprano al Mioceno inferior son voluminosas y
están ampliamente distribuidas (Bissig et al., 2001). Durante el Mioceno medio, se produjo una
marcada disminución en los volúmenes erupcionados y la distribución aérea, y esto se ha
relacionado con un cambio tectónico a subducción superficial en los Andes Centrales (Kay y
Mpodozis, 2001).

Se ha deducido que el oro y la plata en Veladero se alojan principalmente en polímeros


brechas de la Formación Cerro de las Tórtolas del Mioceno Medio (Charchaflié et al., 2007),
aunque los resultados del presente estudio sugieren que el depósito puede estar alojado al
menos parcialmente en la Formación Vacas Heladas, algo más joven. La Formación Cerro de las
Tórtolas (16.0 ± 0.2 a 14.9 ± 0.7 Ma) consiste en lavas andesíticas y dacíticas, así como
intrusiones porfídicas y rocas volcaniclásticas. El intrusivo equivalente a la Formación Cerro de
las Tórtolas es la unidad porfídica andesítica a dacítica Infiernillo, que forma intrusiones
hipabisales. La Formación Vacas Heladas del Mioceno Medio (12.7 ± 0.9 a 11.0 ± 0.2 Ma)
consiste en rocas ignimbríticas andesíticas a dacíticas e intrusiones subvolcánicas. La
Formación Pascua del Mioceno Superior (7.8 ± 0.3 Ma) comprende diques de dacita e
ignimbritas. La Formación Vallecito del Mioceno Superior (6.1 ± 0.4 a 5.5 ± 0.1 Ma) consiste en
tobas riolíticas y rocas sedimentarias volumétricas menores. La cúpula riolítica de la Formación
Cerro de Vidrio del Plioceno Medio (2.0 ± 0.2 Ma) comprende las rocas volcánicas más
recientes en el cinturón El Indio-Pascua. El levantamiento de la Cordillera de los Andes ha
producido tres superficies de pediplano subplanar regionales en el cinturón de El Indio-Pascua
(Bissig et al., 2002). La topografía más alta y más antigua es la superficie ca 17-15 Ma Frontera-
Deidad que erosionó la Formación Escabroso. Varios centenares de metros más abajo
topográficamente, la superficie del ca 14-12.5 Ma AzufrerasTorta erosionó la unidad intrusiva
de Infiernillo y está recubierta discordantemente por la Formación Vacas Heladas. Los
modernos pisos de los valles coinciden en gran medida con la superficie ca 10-6 Ma Los Ríos,
que erosionó la Formación Vacas Heladas y está cubierta por la Formación Vallecito. De
acuerdo con Bissig et al. (2002), la deposición de oro en el cinturón El IndioPascua ocurrió
aproximadamente a 200-400 metros por debajo de la superficie Azufreras-Torta y puede haber
sido influenciado por cambios en la tabla paleowater durante la erosión de los frontones de
Los Ríos.

Ajuste estructural local

Se ha interpretado que el depósito de Veladero está alojado en una secuencia homoclinal de


rocas volcánicas y volcaniclásticas de poca profundidad, orientada al este. Estas unidades
cubren discordantemente un cinturón de plegado y empuje, que yuxtapone el Oligoceno
tardío a la Formación Tilito del Mioceno temprano contra la Formación del Pérmico Guanaco-
Sonso (Charchaflié et al., 2007). En este estudio se identificaron cuatro fallas principales de
impacto norte. Las fallas no están expuestas, y sus posiciones y geometrías se dedujeron de las
relaciones estratigráficas (Figura 2.2).

Las fallas de Límite y Muñeco son splays de un solo sistema, que limita el Área de depósito de
Veladero al oeste (Charchaflié et al., 2003). Estas fallas muestran evidencia tanto para
movimiento normal como inverso. La falla Fabiana, que limita el área de depósito de Veladero
hacia el este, se inclina abruptamente hacia el oeste y se infiere que tiene un sentido inverso
de movimiento. La falla MAGSA atraviesa el área de depósito de Veladero y yuxtapone rocas
de Formación Guanaco-Sonso sobre rocas de Formación Tilito. Una serie de intrusiones
andesíticas y dacíticas se han emplazado a lo largo de esta ruptura estructural. El área está
cubierta por las rocas volcaniclásticas de la Formación Cerro de las Tórtolas, y la falla no tiene
expresión superficial. La sensación de desplazamiento en esta falla no se conoce.

Dos fallas sin nombre en Veladero tenían altas leyes de oro a lo largo de su línea de
intersección reportada durante la minería (E. Lopez, comunicación personal 2012). Una zona
de fallas de 20 m de ancho, en dirección noreste, que golpea subvertidamente, atraviesa las
unidades volcaniclásticas en el área de Filo Federico en la porción norte del depósito Veladero.
Una zona de falla de ataque similar, de 15 m de ancho, en dirección noroeste atraviesa la
misma área y es ortogonal a la primera estructura. La sensación de desplazamiento es
desconocida en ambas fallas.

METODOS

La estratigrafía volcánica de Veladero se caracterizó en el campo usando una combinación de


cartografía de banco y afloramiento y registro de núcleos. Se prestó especial atención a
contactos y relaciones transversales. Se examinaron litologías individuales en afloramiento, en
losas pulidas y con secciones delgadas. Las brechas se caracterizaron en base a los siguientes
parámetros: clast versus soporte de matriz, composición de clastos, morfología de clastos,
tamaño de clast, clasificación, estratificación, composición de matriz y grado y naturaleza del
cemento hidrotermal. Aquí se adoptó el enfoque descriptivo de la nomenclatura de brechas,
aunque en este estudio se utilizan las distinciones de tamaño de grano sedimentológico
tradicionales (ver más abajo).

La alteración se estudió en conjunto con la estratigrafía volcánica con el fin de restringir las
relaciones temporales y genéticas entre la actividad volcánica y la formación de depósitos.

La intensidad de la alteración se caracterizó en el campo utilizando una escala de calificación


de 1-5 para la clave minerales de alteración que incluyen alunita, goetita, hematita, jarosita,
grupo de caolinita minerales y cuarzo. Las estimaciones de campo se cuantificaron utilizando
XRD cuantitativa de roca completa en divisiones de 21 muestras de 4 bancos en los que se
expuso una amplia variedad de litologías. Después del triturado fino de la muestra, se molió
una división de 4 gramos de material durante 8 minutos con 10 g de etanol en un molino de
micronización McCrone vibratorio a <10 μm.

La homogeneización de los polvos finos se realizó en un molino mezclador vibratorio. Se


obtuvieron montajes de polvo estándar con orientación aleatoria rellenando los polvos de
muestra en un soporte de muestra de carga superior convencional. Los datos de escaneo de
XRD fueron recogido usando un URD 6 (Seifert-FPM, Alemania), de 5 a 80 2 a un ancho de
paso de 0.03 2 y de ocho segundos por paso. El XRD estaba equipado con un monocromador
de grafito de haz difractado, una rendija de divergencia variable y un tubo de Co. El
instrumento fue operado a 40 kV y 30 mA. Los patrones de difracción en bruto se analizaron
cualitativamente utilizando procedimientos de búsqueda / coincidencia convencionales. El
análisis cuantitativo se realizó con los programas Rietveld de parámetro fundamental BGMN /
AutoQuan. El método de cuantificación se describe en detalle en Monecke et al. (2001),
Kleeberg y Bergmann (2002), y Ufer et al. (2004)
Nomenclatura Breccia

La mayoría volumétrica de las rocas huéspedes de Veladero son brechas, o no coherentes

rocas que contienen clastos de grano medio a grueso Hasta ahora, la nomenclatura aplicada a
las brechas volcánicas ha sido inconsistente en la literatura (Davies et al., 2008). Se han
propuesto varios esquemas de clasificación, basados en adaptaciones de la nomenclatura
vulcanológica o sedimentológica tradicional a rocas volcaniclásticas. Por ejemplo, el esquema
de Fisher (1961) se basa en el tamaño de partícula y los procesos de formación de partículas,
mientras que el esquema de Cas y Wright (1987) se basa en modos de formación y deposición
de partículas. McPhie et al. (1993) se centran en los modos de transporte y deposición. Hacen
una distinción importante entre las rocas volcaniclásticas syn eruptivas resedimentadas, en las
que la resedimentación de los clastos primarios se produjo contemporáneamente con el
vulcanismo y las rocas sedimentarias volcánicas, en donde la deposición fue precedida por la
erosión, la intemperie o la reelaboración. Su clasificación también incluye categorías para
depósitos piroclásticos primarios y autoclasticos. Cabe señalar que en esta nomenclatura, un
piroclasto es simplemente una partícula que se encuentra en un depósito piroclástico
primario, incluidos los que están atrapados en él, y también se forma por una erupción
explosiva. Por lo tanto, un piroclástico no es necesariamente un material magmático primario
fragmentado por un volcanismo explosivo.

Aunque el mecanismo explosivo puede ser similar a las explosiones freáticas, aquí se hace una
distinción ya que el término freático se usa típicamente en el contexto de aguas externas frías
(agua subterránea, agua de mar, agua de lluvia, etc.) que parpadean al vapor al entrar en
contacto con un magma (Browne and Lawless, 2001). Las relaciones de campo en Veladero
sugieren que las erupciones explosivas que crean la brecha se relacionaron espacial y
temporalmente con un sistema hidrotermal activo. El presente estudio, sin embargo, no hace
distinción entre erupciones hidrotermales y magmáticas-hidrotérmicas (Browne and Lawless,
2001) ya que no es posible reconstruir inequívocamente si una erupción piroclástica fue
desencadenada por un magma o no. Solo unas pocas brechas en Veladero contienen
componentes juveniles fácilmente identificables.

Facies principales

Piroclástico primario, syn-eruptivo resedimentado y sedimentario volcanogenico las facies


comprenden las unidades volumétricamente más significativas en Veladero. Unidades
coherentes que contienen texturas de lava enfriada o magma y sin clastos (McPhie et al., 1993)
son volumétricamente mínimas. Una gran proporción del área de Veladero está cubierta por
un denso coluvio compuesto por fragmentos de roca alterada. Las unidades no coherentes que
contienen clastos en Veladero van de estratificadas a no estratificadas, con proporciones
variables de diferentes tipos y formas de clastos. Los clastos de cuarzo residual son los más
comunes, seguidos por los clastos feldespato-fídricos, los intraclastos de brechas anteriores y
los clastos de piedra pómez.

La mayoría de las unidades portadoras de clastos no coherentes contienen clastos> 2 mm y


son clasificados como brechas. Estas unidades se ven afectadas por diversos grados de
alteración simultánea y postemplacement, y muchas unidades contienen clastos que fueron
alterados antes de ser incorporados a las facies de brechas. La alteración generalmente se
manifiesta como reemplazo de la matriz de harina de roca por cuarzo, alunita, jarosita y óxidos
de hierro, como reemplazo invasivo o semipervasivo de clastos, como alteración selectiva de
ciertos minerales dentro de clastos o matriz, o como reemplazo masivo de la roca que
oscurece todas las texturas . Los minerales de alteración comunes incluyen cuarzo, alunita,
jarosita, hematita, goetita, caolinita e ilita. Cabe señalar que la caolinita fue identificada
positivamente por XRD en un número limitado de muestras representativas, pero la presencia
de los minerales del grupo de la caolinita dickita y halloysita no puede descartarse sin un
análisis de arcilla más extenso. En las siguientes secciones, se describen en detalle diez facies y
sus relaciones de contacto con otras unidades. Los nombres de las facies son necesariamente
largos de acuerdo con el esquema de nomenclatura aplicado aquí, y cada facies también se
enumera por número para la correlación con los mapas y registros en las siguientes secciones.
La distribución de facies volcánicas en la escala de depósito se muestra en la Figura 2.5. Las
facies 1-4 comprenden la mayor parte del área de Veladero. Las facies 5-7 también aparecen
en un volumen suficiente para aparecer en el mapa de la escala de depósito, pero las Facies 8-
10 están limitadas volumétricamente. Con base en las descripciones de las facies, se da una
interpretación del origen de cada facies. Tras la discusión de las facies individuales en
Veladero, se incorporan la alteración y la mineralización para construir una imagen completa
del sistema volcánico e hidrotermal.

3227/5000

Facies 1. Brecha de gránulos líticos silicificados y de capas muy gruesas

Las facies volcánicas primarias en el pozo Amable y la mitad sur del El área de Veladero es una
unidad de lecho grueso de lecho que contiene clastos previamente alterados (Figura 2.6a). Esta
unidad está débilmente estratificada, con lechos normalmente graduados de lateralmente
espesor desigual que varía de 3 a 5 metros de espesor. La parte superior de una cama
individual se muestra en la Figura 2.6a. Las longitudes de los ejes intermedios de Clast varían
de 0.5-4 mm, con la mayoría a aproximadamente 2 mm en el eje intermedio. La mayoría de los
clastos están rodeados por fragmentos de cuarzo residual masivo que no contiene ningún tipo
de virola. Los aros varían en color desde marrón oscuro a gris o blanco y tienen un brillo vítreo.
Los fragmentos de cuarzo de Vuggy comprenden <5% de la población de clastos; algunos de
estos clastos raros contienen vacíos parecidos a listones sugestivos de feldespatos lixiviados.
La matriz es harina de roca porosa. En la sección delgada, los clastos y la matriz son> 90% de
cuarzo. Los clastos son agregados de grano fino (2-15 μm) de grano de cuarzo, y la matriz es
una masa de cuarzo de grano fino (2-5 m) con óxidos de hierro menores, arcillas y rutilo. La
alteración de cuarzo-alunita afecta a la unidad en algunas zonas, y en otras áreas la unidad
está sobreimpresa por una alteración débil y penetrante de goetita-hematita que le da un tinte
amarillo débil en el afloramiento, con raros granos diseminados de jarosita <1 mm de
diámetro. La ropa de cama generalmente cae hacia el este de 5 a 30 . En los bancos, muchos
contactos parecen gradacionales debido a la ocultación de detalles finos por el óxido de hierro
y la alteración de la arcilla, que comúnmente es más intensa a lo largo de los contactos.
Durante la perforación, esta alteración comúnmente resultó en la pérdida del núcleo en las
zonas de contacto, lo que significa que se recuperaron pocos contactos. Esta unidad es la
litología dominante en la mitad sur del área de Veladero en Amable. Varias otras unidades de
brechas cortan transversalmente esta unidad, con contactos subverticales a verticales o muy
irregularmente orientados. Los contactos con estas brechas suelen ser agudos y se presentan
en menos de 1 cm.

En función de las características de los clastos y la matriz, la estratificación de esta unidad y los
lechos lateralmente extensos, se infiere un origen piroclástico primario. Esta unidad es
interpretado como una toba lapilli que incorpora clastos previamente alterados. El cuarzo ric la
composición de esta unidad es un producto de alteración de tipo ácido, y la roca original era
probable de la composición félsica. La matriz de cuarzo se interpreta como una fase residual
que no se lixivió durante este tipo de alteración. Los clastos fraccionados son fragmentos de
rocas de basamento preexistentes o de basamento. Si los clastos eran fragmentos líticos
inalterados en el momento de la deposición, la subsiguiente alteración de tipo ácido habría
disuelto las fases no cuaternarias. El cuarzo Vuggy se mantendría como una fase residual. Esto
se ve en el 5% de los clastos, que probablemente representan una roca de pared de
feldespato-fírica lixiviada. Sin embargo, la mayoría de los clastos consisten en cuarzo masivo
de grano fino, que requiere una interpretación genética alternativa. Es importante destacar
que estos clastos carecen de bandas de alteración concéntrica; sus ausencias sugieren que la
alteración precedió a la formación de la brecha. El evento piroclástico así incorporado
fragmentos líticos alterados durante un evento de alteración hidrotermal anterior en
profundidad

Figura 2.6. Facies volumétricamente significativas en Amable y Filo Federico. A: Muy Brecha
de gránulos líticos silicificados de capa gruesa [Facies 1]. B: mediano, arenisca lítica silícica-
clast con sobreimpresión alteración goethita-hematita-jarosita [Facies 2]. C: contactos de la
cara del banco entre Facies 1 (arriba) y Facies 2 (abajo). RE: Massive vuggy quartz [Facies 3]
en afloramiento. E: cuarzo vuggy masivo [Facies 3].
Facies 2. Piedra arenisca lítica de capa media, silicificada-clast

Esta facies consiste en arenisca interestratificada y mudstone. Porque el los lechos de arenisca
son volumétricamente dominantes, la unidad se denomina arenisca (Figura 2.6b). Las camas
son lateralmente continuas a distancias de hasta 100 m. Las camas de arenisca tienen un
espesor de 0,5 a 5 m y consisten en harina de roca fina (<1/16 mm) con clastos silicificados del
tamaño de arena. Estos clastos oscilan entre 1/16 y 2 mm y comprenden tres porcentajes
modales de la roca. Las camas de Mudstone son generalmente de 10 a 15 cm de espesor y
carecen de clastos. La ropa de cama normalmente está clasificada. Los clastos están rodeados
y silicificados de manera penetrante, que van desde <0.1 mm a 1 mm en el eje intermedio. Los
clastos son de colores variados, de marrón oscuro a blanco, y carecen de bandas de alteración
concéntrica. La matriz porosa, que comprende 97-99% de esta unidad, está compuesta de
granos de 1/16 mm o menos. En la sección delgada, los clastos son agregados de cuarzo de
grano fino (2-15 m) y la matriz consiste en granos de cuarzo de grano fino (2-5 m).

Las orientaciones del lecho varían en esta unidad, con poca profundidad, generalmente hacia
el este, desde 0-30 . En el afloramiento, los contactos entre esta unidad y la Facies 1 fueron
típicamente adaptables y se sumergieron superficialmente (Figura 2.6c), variando de agudos a
gradacionales de más de 1 mo menos. En el núcleo de perforación, los contactos normalmente
no se observaron debido a una recuperación deficiente. De forma similar a la brecha descrita
anteriormente, la alteración de cuarzo-alunita afecta a esta unidad en algunos lugares. Una
posterior sobrecarga de goethita-hematita débil afecta la unidad en el centímetro a la escala
del medidor en muchos lugares, y estas zonas contienen granos raros de jarosita <1 mm
diseminados por toda la matriz. Esta unidad y la brecha de gránulos ocurren como una serie
apilada en la mitad sur del área de Veladero, desde 4200-4450 m de elevación en el pozo
Amable. Los contactos entre otras unidades de inmersión superficial pueden ser conformables
o discordantes y se deduce que son deposición o erosión. Similar a la unidad de breccia de
gránulos descrita anteriormente, la composición rica en cuarzo de esta unidad se interpreta
como un producto de la alteración de tipo ácida post-deposicional de una unidad
originalmente félsica. De nuevo, los clastos generalizados silicificados parecen haber sido
alterados hidrotérmicamente antes de la deposición. Se infiere que esta unidad es de origen
piroclástico primario y representa las facies más finas que se correlacionan con la tuf lapilli
descrita anteriormente. Estas dos unidades probablemente representan un aumento episódico
y depósitos de caída como resultado de 28 erupciones. Juntas, estas unidades comprenden la
mayor parte del delantal volcaniclástico en la porción sur del área de depósito de Veladero.

Facies 3. Massive vuggy quartz

Esta litología es la más volumétrica en el área de Filo Federico, en la mitad norte del depósito
de Veladero. Este tipo de roca es gris homogéneo, con hematita moderada en las superficies
de fractura dando a la unidad un tinte rojizo. La unidad no es obviamente estratificado.
Muestra una textura masiva o jigsaw-brecciated. Las gargantas comprenden <10% por
volumen, incluso en las zonas más vuggy. Este tipo de roca se silicifica de forma generalizada
hasta tal punto que todas las demás texturas quedan oscurecidas (Figura 2.6d, 2.6e). En la
sección delgada, el cuarzo que comprende esta roca consta de dos poblaciones: cuarzo de
grano fino (2-5 m) que se presenta como granos agregados y fracturas y cavidades de relleno
de cuarzo euhedral de grano grueso (10-100 m). Esta unidad ocurre como cuerpos masivos,
sin características tales como ropa de cama desde la cual se puede determinar la orientación.

Esta unidad masiva se interpreta como una toba félsica de grano fino que ha experimentado
alteración penetrante de tipo ácido. La lixiviación ácida asociada con esta alteración eliminó
todas las otras fases inicialmente presentes en esta unidad volcánica, dejando solo cuarzo
residual y cavidades. La precipitación posterior de cuarzo llenó algunos espacios vacíos. En
combinación con el bajo porcentaje de cavidades, el bajo volumen de cuarzo secundario en la
sección delgada sugiere que la roca original era bastante félsica y tenía pocas otras fases que
se lixiviaron. La naturaleza generalmente masiva de esta unidad indica que probablemente
hubo originalmente pocos lapilli o fragmentos líticos, y que la toba estaba dominada por
cristales y partículas de ceniza fina.
Facies 4. Brecha de guijarros clastificados con cuarzo y de capa media, silicificados

Esta brecha (Figura 2.7) es volumétricamente significativa en todo elÁrea de Veladero, tanto
en Filo Federico como en Amable. Esta brecha ocurre como 0.5 a Cuerpos de 500 metros de
ancho con geometría de anastomosamiento, irregular o similar a una tubería (o rara vez, con
geometría tipo dique), tanto en Filo Federico como en Amable, así como en Cuatro Esquinas,
entre Filo Federico y Amable. La unidad es invariablemente de corte transversal, con
orientación irregular o subvertical a contactos verticales que son filosos y típicamente se
pueden delinear en <1 cm. La silificación muy intensa y la geometría irregular a subvertical
distinguen a esta unidad de otros tipos de rocas. Esta unidad contiene zonas estratificadas
intermitentes. Estos son normalmente lechos nivelados, lateralmente discontinuos de
mudstone silicificado que varían de 1-30 cm de espesor y se producen a intervalos de 15 cm a
5 m. Los cuellos generalmente varían de 1 mm a 3 cm de diámetro, con la mayoría de los
clastos en el rango de 2-5 mm. Se producen clastos descompensados raros de hasta 10 cm. La
mayoría de los clastos están rodeados por fragmentos líticos penetrantes silicificados. En
algunos casos, los clastos son angulares con una relación de jigsawfit. Algunos clastos
fraccionados son claramente fragmentos de unidades volcaniclásticas templadas y
fuertemente silicificadas, que contienen poblaciones visibles de clastos y cemento de cuarzo.
Menos del 5% de los clastos son fragmentos subangulares de cuarzo vuggy con espacio poroso
visible. Les más del 1% de los clastos son fragmentos angulares de grano fino (<1/16 mm) con
laminación fina. Los clastos raros (<< 1% de la población de clastos) están silicificados de forma
generalizada con márgenes curviplanar. Los márgenes curviplanar típicamente indican material
juvenil (McPhie et al., 1993), y debido a que estos representan un porcentaje tan bajo de la
población general de clastos, pueden ser "clastos juveniles reciclados" asimilados de una de las
unidades de brecha de pared rocosa (Blanco y Houghton, 2006). Los clastos varían en color
desde marrón oscuro y gris oscuro a gris claro o blanco, y la mayoría de los clastos tienen un
color gris medio. En general, este tipo de roca es compatible con matriz, con 50% de clastos y
50% de matriz. En algunas zonas, la brecha casi llega a ser soportada por clastos,
particularmente en zonas más gruesas donde dominan los grandes clastos. El tamaño de grano
grueso sugiere que la porosidad puede haber sido más alta en esta unidad que en las unidades
de grano más fino. Esta facies se silicifica fuertemente como un todo, y por lo tanto el
descriptor de alteración se ha incluido en el nombre de facies según la nomenclatura de
McPhie et al. (1993) La matriz tiene porosidad variable, desde muy vuggy a no porosa. En la
sección delgada, los clastos son agregados de grano fino (2-15 μm) de granos de cuarzo. La
matriz de cuarzo consiste en dos poblaciones: un agregado de cristales de grano fino (2-5 m)
y fenocristales de cuarzo magmático raros (500 m) con texturas embayed características
(Figura 3.4f), y grano grueso (10-100 m) cuarzo controlado por fractura euhedral que rodea o
rellena fracturas y cavidades. En algunos casos, este cuarzo texturalmente 30 distinto, de
grano más grueso se extiende por 2-30 cm en la roca de la pared, llenando cavidades y
fracturas. 2853/5000

Inclusiones fluidas de baja salinidad, ricas en vapor, típicamente asociadas con la alteración
argílica avanzada (Heinrich, 2005) domina en los cientos de clastos de cuarzo examinados
desde esta unidad (Figura 5.8a, b), como se describe en el Capítulo 5. Sin embargo, una
muestra altamente mineralizada (18.7 g / t Au, 50 g / t Ag) de esta facies del pozo Amable
contiene fragmentos de cuarzo subangulares (Figura 5.8c) con inclusiones de tipo crítico,
inclusiones de alta salinidad ricas en líquido e inclusiones ricas en vapor (Figura 5.8d). Las
inclusiones de tipo crítico típicamente se forman a profundidades representativas del campo
monofásico en el sistema H2O-NaCl (por ejemplo, Bodnar y Vityk, 1994), y los dos últimos tipos
de inclusión comúnmente se forman en los sistemas de pórfido (Reynolds y Beane, 1985). Las
inclusiones fluidas en este clast de cuarzo indican una derivación profunda, lo que sugiere que
algunos de los clastos en esta brecha son fragmentos de cuarzo de veta pórfido traídos desde
la profundidad (ver el Capítulo 5 para mayor discusión).

Esta unidad se interpreta como una brecha hidrotermal, donde la energía de emplazamiento
se derivó de un cambio de fase en el agua dentro de un hidrotermal previamente activo
sistema. Los clastos fueron transportados en un fluido acuoso calentado en tuberías que
cruzan el Delantal volcaniclástico estratigráficamente grueso en Veladero. La matriz de brechas
puede tener ha sido alterado a cemento de cuarzo durante o después del emplazamiento. El
generalizado silicificado se interpreta que los clastos fueron alterados hidrotérmicamente
antes del emplazamiento, de forma similar a los de las unidades de toba que contienen clastos.
Los clastos de cuarzo vuggy pueden haber sido alterados antes, o durante el tiempo de
emplazamiento de esta unidad. El redondeo moderado puede ocurrir en clastos transportados
a menos de 170 metros verticales (Sillitoe, 1985), y los clastos en esta unidad no necesitan ser
transportados desde una gran profundidad para lograr su morfología subround. Los clastos de
traza con márgenes curviplanar se interpretan como desgarro los clastos de una unidad de
grano fino que se mojaron cuando se desmembraron, o como clastos juveniles de material
magmático que se desplumaron de unidades anteriores. La unidad también contiene clastos
de cuarzo venoso a partir de una intrusión porfídica en profundidad.

Las raras zonas estratificadas se sumergen superficialmente y probablemente representan


tuberías episódicas surge y cae, en donde las partículas finas se asientan lentamente después
de un evento de sobrecarga, o gas transporte y deposición de partículas finas. Se ha observado
una estratificación similar en brechas hidrotermales en Rodalquilar, España, e interpretada
como una textura detrítica en la tubería (Arribas, 1992). Los clastos de grano fino pueden
representar fragmentos de roca de pared rotos o fragmentos rotos de la estratificación en
tubería. Las zonas de ajuste de jigsaw representan la regeneración de esta unidad con poco
desplazamiento vertical (Sillitoe, 1985), y estas texturas fragmentadas se forman comúnmente
en erupciones explosivas que producen brechas hidrotermales (Cooke y Davies, 2006).
Figura 2.7. Brecha de guijarros con clastos silicificados cementados con cuarzo, de capa media
[Facies 4].
A: Cara de pit Amable (gris) con corte transversal Facies 1 y 2 (bronceado). B: Filo Federico 4425
m elevación, Facies 4 crosscutting Facies 3. C: Detalle de Filo Federico 4425 m de elevación
contacto entre las Facies 3 y 4. D: núcleo de perforación Amable que contiene clast de brechas
anteriores en
Facies 4. E: elevación Filo Federico 4430 m, estratificación en Facies 4. E: taladro Amable núcleo
que muestra la estratificación en Facies 4.

Facies menor
Las facies descritas en las siguientes secciones son volumétricamente menores en
Veladero, pero proporcionan una idea de los procesos activos durante la
deposición de rocas de acogida y la actividad hidrotermal.
Facies 5. Coherente para el pórfido de feldespato brecciado

Intrusiones de pórfido de feldespato volumétricamente menores (Figura 2.8) desde 10 cm


hasta decenas de metros de ancho ocurren en todo el área de Veladero. Estas unidades se
presentan como cuerpos con forma de dique o tubería que cortan transversalmente otras
unidades con contactos afilados. El pórfido de feldespato es de color amarillo claro a marrón
rojizo y contiene feldespatos de 35% de 2 mm de largo en una masa de suelo de grano fino.
Cuando el pórfido se brecha, los clastos son angulares a subangulares y tienen un diámetro de
2 a 10 mm. La población de clastos consiste casi en su totalidad en pórfido de feldespato, con
algunas variaciones sutiles de composición indicadas por el color, el tamaño del grano de
feldespato, la abundancia modal de feldespato y la angularidad del clast. Otros tipos de clastos
en estas brechas comprenden <5% de la población de clastos total. Los clastos de pórfido que
no son de feldespato están generalmente rodeados a redondeados y comúnmente
silicificados. Los clastos han sido arrastrados por generaciones posteriores de pórfido de
feldespato. El pórfido de feldespato se altera localmente a arcillas y cuarzo [Facies 5a], y los
fenocristales de feldespato pueden reemplazarse por arcillas y alunita. En otros casos, esta
unidad es bastante fresca con solo una destrucción menor de feldespatos [Facies 5b]. Una
muestra de esta unidad traza en el campo andesita cerca del límite andesita-dacita en un
diagrama TAS basado en resultados geoquímicos de roca completa (62.95% en peso de SiO2;
Na2O + K2O = 2.23% en peso) (Apéndice B, muestra EHV-012).

La morfología angular del clast y la presencia de zonas de clastos de 1-10 cm de espesor con
márgenes curviplanar sugieren fractura mecánica o fluida discontinua. El polimito las brechas
de pórfido por clado de feldespato pueden producirse a partir de un fundido en profundidad,
cuando los fluidos sobrepresurizados que ascienden a lo largo de una estructura causan la
fractura mecánica de la roca de la pared y generaciones anteriores de pórfidos. Los raros
pórfidos no feldespatos raros son interpretados como roca de pared asimilada.

Los zircones se separaron de un poco profundo alterado y localmente brecciado intrusión


[Facies 5a; EHV-118] y un dique bastante fresco y coherente [Facies 5b; EHV-012].

Todos los granos de zircón fueron prismáticos con altas proporciones de aspecto. No se
observaron picaduras, zonificación o bordes alterados. Los resultados de los análisis U-Pb se
presentan en la Tabla 2.1. Todos los errores se citan en el nivel de confianza 2σ (95%). Los
datos se presentan como diagramas de Wetherill Concordia en la Figura 2.9. La muestra
alterada dio una edad 206Pb / 238U de 16.38 ± 0.06 Ma en base a seis zircones concordantes.
El dique inalterado contenía granos concordantes y discordantes. Dos granos concordantes
206Pb / 238U edades de 32.77 ± 0.26 Ma y 33.28 ± 0.39 Ma respectivamente. Estos zircones
probablemente fueron heredados de la unidad intrusiva de Bocatoma en profundidad (35.9 ±
1.2 a 30.0 ± 1.9 Ma; Bissig et al., 2001). El zircón concordante más joven dio una edad 206Pb /
238U de 12.14 ± 0.11 Ma, que se interpreta como la edad máxima del dique. Estas fechas se
usan para ayudar a restringir el emplazamiento de unidades volcánicas (este capítulo) y las
edades de mineralización y alteración (Capítulo 3)
Figura 2.8. Injertos de pórfido de feldespato [Facies 5]. A: pórfido de feldespato alterado en
Núcleo de perforación Amable. B: dique de pórfido de feldespato inalterado en Amable a
4265 m de altitud. DO: Dique de pórfido de feldespato inalterado en la cara del banco en la
elevación de Amable 4265 m.

Facie 6. Brecha masiva, monomíctica feldespato-frágil clastificado

Esta facies es una brecha monomíctica no estratificada que contiene 0.1-3 cm de diámetro
clastos feldespato-fíricos (Figura 2.10a). Esta brecha se produce en cuerpos lobulados en el
medio para las elevaciones más bajas en el hoyo de Amable, cerca de los márgenes del sur del
depósito de Veladero. Los contactos se pueden delinear en <0.5 my son irregulares sin una
orientación constante. La brecha es compatible con la matriz, con aproximadamente 40% de
clastos y 60% de matriz. Los clanes son dominantemente alterados andesite. La mayoría de los
clastos tienen aproximadamente 2 mm de largo en el eje intermedio. La mayoría de los clastos
son subangulares, aunque existe una población menor de clastos subrounded. Los clastos se
alteran a arcillas y cuarzo, y la microscopía de sección delgada y la XRD cuantitativa indican
que los feldespatos han sido completamente reemplazados por illita. La matriz también se
altera fuertemente a arcillas, clorita y cuarzo finamente cristalino en la mayoría de los casos.
La matriz contiene vetillas de calcita de 1 mm de ancho y 2-3 granos de pirita diseminados de
1-2 mm.

Esta brecha se interpreta como una unidad piroclástica, que contiene clastos que
probablemente

Formación Escabroso basada en la correlación regional de tipos de rocas. Esta unidad ocurre
como lóbulos de roca alterada por propilitas dentro de un paquete de rocas félsicas afectadas
por una alteración argílica avanzada, y puede identificarse fácilmente en el campo por sus
colores púrpura y verde. Estos dos tipos de alteración probablemente ocurrieron
contemporáneamente con y después del emplazamiento. Las diferencias en el estilo de
alteración pueden reflejar el control de la roca madre en química. Las unidades félsicas
contienen fases de potasio necesarias para la precipitación de alunita y minerales del grupo de
la caolinita, y las unidades de composición intermedia contienen hierro, magnesio y calcio, que
son críticos para la formación de clorita y calcita. Como los afloramientos de esta unidad son
tan raros, no es posible proyectar su geometría en tres dimensiones. No está claro si esta
brecha se emplazó contemporáneamente con las tobas félsicas descritas anteriormente, o si se
trata de una unidad volcaniclástica Escabroso syn que fue erosionada y luego cubierta por
tobas félsicas posteriores.

Facies 7. Mediana cama, polimitis feldespato-brecha clast polimérica

Esta unidad es una brecha polimíctica, estratificada, que contiene 0.25-3 cm de diámetro
clastos (Figura 2.10b). La estratificación está presente en 1-15 cm de espesor, lateralmente
discontinua bandas de partículas de tamaño de lutita de grano fino (<1/16 mm), que ocurren
en 0.5-5 m intervalos. La fuerte alteración mineral del grupo de hematita y caolinita oscurece
los contactos en aflora y causa una importante pérdida de núcleo en los contactos en el núcleo
de perforación, y no se pudo determinar la geometría de contacto. Esta brecha se produce en
pequeños volúmenes en varios lugares a bajas elevaciones en el pozo Amable, en los márgenes
meridionales del depósito Veladero. Aproximadamente el 5% de los clastos están rodeados y
silicificados de forma generalizada. Los otros clastos son subangulares. y consiste
completamente en arcillas blancas. Algunos clastos han descubierto texturas y se interpretan
ser feldespato-roca arábica alterada con arcilla. La roca contiene 50% de clastos y 50% de
matriz y es marginalmente compatible con la matriz. La matriz está compuesta de arcillas
friables que tienen degradado a un color morado oscuro.

Esta brecha se interpreta como una unidad piroclástica, que contiene principalmente andesita
fragmentos líticos y fragmentos líticos silicificados menores. Fragmentos de la formación
Escabroso la roca andesítica de la pared probablemente fue arrastrada y expulsada durante
una erupción explosiva. Menor los volúmenes de roca silicificada también fueron traídos desde
la profundidad, similar a los otros Amable unidades descritas arriba. Los intervalos de grano
fino representan el retroceso de la ceniza fina entre pulsos eruptivos. La composición rica en
arcilla de esta unidad puede ser un producto de alteración en los márgenes del halo de
alteración argílica avanzada. Basado en la naturaleza polimíctica de este brecha y la presencia
de clastos silicificados, esta unidad no es un volcánico sin escabroso roca, pero es
contemporánea con las otras tobas Amable descritas anteriormente y consiste
completamente en arcillas blancas. Algunos clastos han descubierto texturas y se interpretan
como feldespato-roca férrica alterada en arcilla. La roca contiene un 50% de clastos y un 50%
de matriz y está soportada marginalmente por matriz. La matriz está compuesta de arcillas
friables que se han desgastado hasta un color púrpura oscuro.

Esta brecha se interpreta como una unidad piroclástica, que contiene principalmente andesita
fragmentos líticos y fragmentos líticos silicificados menores. Fragmentos de la roca de la pared
andesítica de la Formación Escabroso fueron probablemente arrastrados y expulsados durante
la erupción explosiva. Volúmenes menores de roca silicificada también fueron traídos desde la
profundidad, similar a las otras unidades Amable descritas anteriormente. Los intervalos de
grano fino representan el retroceso de la ceniza fina entre los pulsos eruptivos. La composición
rica en arcilla de esta unidad puede ser un producto de alteración en los márgenes del halo de
alteración argílica avanzada. Con base en la naturaleza polimíctica de esta brecha y la
presencia de clastos silicificados, esta unidad es una roca volcánica sin escabroso, pero es
contemporánea con las otras tobas Amable descritas anteriormente

Figura 2.10. Minor Veladero Facies 6-9. A: monomict alterado por Propylitic brecha de
clastos feldespática-fírica [Facies 6]. B: hematita caolinita alterada, camas medianas,
polimitis feldespato-fístula de clastos breccia [Facies 7]. C: brecha hematita alterada,
estratificada, polimíctica, portadora de clastos de hematita [Facies 8]. D: Brecha de Goetita-
hematita alterada, débilmente estratificada, de capas gruesas, polimíctica, compatible con la
matriz [Facies 9].

Facies 8. Brecha estratificada, polimíctica y de barro

Esta unidad es una brecha polimíctica estratificada que contiene una brecha
significativamente mayor proporción de bloques de mudstone que las otras unidades (Figura
2.10c). La brecha es también estratificado, con intervalos de mudstone finamente laminado
que son de hasta 5 m de espesor a intervalos irregulares> 20 m. Esta brecha se produce a poca
profundidad debajo de la superficie de pre-minería en el área de Amable. Los contactos son
irregulares y oscurecidos por la alteración. Aproximadamente el 40% de los clastos en esta
unidad tienen un diámetro de 1 a 8 mm, están rodeados por fragmentos líticos subangulares y
silicificados de forma generalizada. Los clastos de cuarzo de Vuggy son raros, y comprenden
alrededor del 5% de la población de clastos. Estos clastos están rodeados y tienen un diámetro
de 1-8 mm. Los otros clastos son angulares, 2 mm a 5 cm de clastos de lutita finamente
laminada. La brecha es compatible con la matriz y contiene 40% de matriz y 60% de clastos. La
matriz está intensamente modificada con goetita-hematita.

Esta unidad se interpreta como un depósito sedimentario volcánico formado por reelaboración
de brechas anteriores. Los lechos de mudstone gruesos pueden representar depósitos de
ceniza de toba o depósitos lacustres formados en un entorno de maar. Los fragmentos de
mudstone son clastos de ruptura que representan la remodelación fluvial de los lechos de
mudstone.

Facies 9. Polimict grueso estratificado, grueso, apoyado matrizbrecha

Esta unidad contiene múltiples tipos de clast y es reconocible por el alto porcentaje de matriz y
estratificación cruda en lechos gruesos (Figura 2.10d). La nivelación normal poco desarrollada
ocurre en camas de 2-15 m de espesor. Esta unidad se produce a poca profundidad en el hoyo
Amable, intercalada con las Facies 1 y 2. Los contactos suelen ser nítidos, con orientaciones
irregulares. En esta unidad, el 60% de los clastos son fragmentos líticos penetrantes
silicificados. Estos clastos están rodeados y tienen un diámetro de 2 a 5 mm. Menos del 40%
de los clastos son fragmentos de feldespato-rocas fíricas, con feldespatos lixiviados o
reemplazados por arcillas. Los clastos feldespato-fíricos están rodeados y oscilan entre 1 y 1,5
cm a lo largo del eje intermedio. Algunas exposiciones de esta unidad contienen trazas de
lóbulos angulosos de 1 cm de diámetro. Esta unidad contiene 70% de matriz y es compatible
con la matriz. La matriz comúnmente se ve fuertemente afectada por la alteración de goetita y
hematita.

Esta brecha se interpreta como una unidad syn-eruptiva resedimentada que es el producto del
flujo masivo episódico. La nivelación normal débil y los lechos gruesos se producen por flujo de
masa impulsado por gravedad en el delantal volcaniclástico. Los clastos feldespato-fíricos y

Los clastos silicificados de manera penetrante son fragmentos líticos piroclásticos. Los extraños
clastos de mudstone son fragmentos de cenizas litificadas o semi litificadas anteriores o
depósitos lacustres que fueron arrancados por el flujo de masa. Los clastos silicificados de
forma generalizada pudieron haber sido alterados hidrotérmicamente antes de la erupción,
pero la mayor parte de la unidad probablemente se modificó después del emplazamiento.

Facies 10. Brecha de adoquín polimíctico no estratificado, soportado por matriz

En el pozo Amable, hay dos afloramientos de este tipo de roca. En una exposición, esto unidad
cruza la brecha de gravilla silicificada, cimentada en cuarzo, de capa media y silicificada [Facies
4]. En la segunda exposición en Amable, esta unidad cruza la cama muy gruesa, Brecha de
gránulos líticos silicificada-clast [Facies 1]. En ambos casos, los contactos son subverticales, y
este cuerpo de brecha tiene una geometría en forma de zanahoria. Esta es una brecha
apoyada por matriz con clastos de hasta 25 cm de diámetro (Figura 2.11). Hay cuatro tipos de
clast, cada uno de que comprende aproximadamente el 25% de la población total de clastos. El
primer tipo de clast consiste en fragmentos subangulares de 5-15 cm de diámetro de
feldespato-roca fídica coherente. Los feldespatos en estos clastos se han alterado las arcillas, y
la matriz es friable y de color morado oscuro en color. El segundo tipo de clast consiste en
fragmentos subangulares de 5-8 cm de diámetro de piedra pómez. El tercer tipo de clast
consiste en fragmentos sub-redondeados de un fuerte silicificado brecha. Los clastos
silicificados y las texturas de cemento de cuarzo son visibles dentro de estos fragmentos.

El cuarto tipo de clast consiste en fragmentos de una brecha anterior que está estratificada y
Clastos de gránulos silicificados de tamaño granular. La matriz de la unidad de brecha más
grande es una harina de roca fuertemente afectada por el mineral del grupo de la caolinita y la
alteración del óxido de hierro. Los la unidad contiene aproximadamente 60% de matriz y está
mal clasificada.

Figura 2.11. Brecha de adoquín polimíctico no estratificado, soportado por matriz


[Facies 10]. UN: Amable 4265 m banco de elevación cara. B: Amable banco de
elevación de 4420 m. DO: Amable banco de elevación de 4435 m. D: Clasts y matrizen
(C). E: Feldespato-frica andesíticos [Facies 5] clasts en (C). F: clastos cementados con
cuarzo [Facies 4] en (C).
Las brechas de este tipo se infieren como diatremas generadas por erupción
freatomagmática. La geometría en forma de zanahoria, clast grueso, mal clasificado
población, el alto porcentaje de matriz y la naturaleza heterolitológica de los clastos
son características clásicas de una diatrema (Sillitoe, 1985). La brecha contiene
clastos de balsa roca de pared, incluida la brecha lítica de gránulos silicificados y de
capas muy gruesas [Facies 1] y la brecha pebbleada de cuarzo cementado, de lecho
medio, silicificado-clast [Facies 4].
Los fragmentos feldespato-fíricos se interpretan como clastos de basamento o roca de
pared que son probables de la edad de formación Escabroso. Los fragmentos de
piedra pómez se presentan como evidencia de un componente magmático juvenil a las
erupciones. Los clastos juveniles aplanados similares tienen observado en diatremas
en Cripple Creek, Colorado (Sillitoe, 1985). El subrounded la morfología de algunos de
los clastos sugiere una molienda en la tubería. El diatreme atraviesa la brecha lítica de
gránulos silicificados y de capas muy gruesas y el quartzcementado,
Brecha de guijarros de clastos silicificados de capa media e incorpora clastos de
aquellos unidades, lo que confirma que las erupciones de diatrema se produjeron
después de la deposición de la unidades piroclásticas estratificadas y después del
emplazamiento de la brecha hidrotermal [Facies 4].

ALTERACION
La distribución de las facies de alteración se mapeó en la escala de depósito (Figura
2.12). Se mapearon cinco facies de alteración distintas, definidas por asociaciones de
minerales de alteración específicas. Las facies de alteración incluyen 1) clorito-epidota,
2) cuarzo-illita, 3) cuarzalunita, 4) cuarzo-caolinita-azufre, y 5) silícico (formado por
silicificación). Las facies de alteración se mapearon en rocas in situ así como en
coluvio, que está fuertemente alterado en Veladero. Los dos pozos en Veladero se
centran en loci de silicificación separados. El pozo Filo Federico se caracteriza por un
núcleo silícico parcialmente envuelto por cuarzo-alunita +/- jarosita y alteración de
barita (Laidlaw, 2005) al este, sur y oeste, y por alteración de cuarzo-illita al norte. La
alteración clorito-epidoto es dominante distal al hoyo (Laidlaw, 2005). El pozo Amable
muestra una secuencia similar de zonas de alteración concéntrica, aunque el núcleo
silícico es relativamente pequeño y las zonas exteriores son mucho más lateralmente
extensas. En cada pozo, estas facies de alteración están localmente cubiertas por un
horizonte de alteración de cuarzo-caolinita-azufre que presumiblemente es de origen
calentado por vapor.
La mineralogía de alteración se determinó usando análisis cuantitativos de XRD de un
conjunto seleccionado de muestras de las facies más volumétricamente abundantes
en Veladero
(Apéndice C). Las unidades más ricas en cuarzo de Veladero son las brechas de
cantos rodados cúbicos, medianas, silicificadas (Facies 4), que se interpretan como
brechas hidrotermales, y la unidad de cuarzo vuggy masivo Filo Federico [Facies 3],
interpretada como una toba de cristal félsica Las muestras de la brecha hidrotermal
inferida varían de 48.7 a 99.5% en peso de cuarzo, y el resto consta de alunita,
jarosita, barita y, goetita, hematita y rutilo. Una muestra de la unidad de toba de cristal
inferida contiene 96,8% en peso de cuarzo. Las muestras de las dos brechas
volumétricas principales en el área de Amable [Facies 1 y 2], que se interpretaron
como tobas estratificadas, contienen clastos silicificados pero en conjunto son más
bajos en contenido de cuarzo, que varía de 42.8 a 63.8% en peso cuando no están
cerca proximidad a la brecha hidrotermal. En algunos casos, la silicificación se
extiende desde la brecha hidrotermal inferida en la roca de la pared estratificada, que
tiene un contenido de cuarzo hasta a 89.0% en peso.
La alteración de Alunite es más significativa en las dos unidades Amable dominantes
[Facies 1 y 2], que se interpretan como tobas estratificadas. Contenido de alunita en
estos rangos de muestras de 1.0 a 39.1% en peso. Estas unidades contienen hasta
21.7% en peso de jarosita. Clorita y pirita solo se observaron en las Facies 6 y 7, que
contienen abundantes clastos máficos.

Alunita [KAl3 (SO4) 2 (OH) 6] y jarosita [KFe3 (SO4) 2 (OH) 6] son alteraciones clave
minerales en depósitos epitermales de alta sulfuración en general y en Veladero en
particular.
Los halos de alteración de tipo ácido que caracterizan los depósitos epitermales de
alta sulfidación son se cree que es producido por condensados ácidos de vapor
magmático de baja salinidad (Rye, 1993). Por el contrario, la deposición de mineral
puede representar el ascenso posterior de moderadamente líquidos salinos, menos
ácidos, que contienen metales (Heinrich et al., 2004; Pudack et al., 2009). En la
mayoría de los depósitos, la alteración de la alunita ocurre antes del emplazamiento
del mineral (Rye, 1993). Sin embargo, en El Indio, Pascua-Lama y Tambo, la alunita
se produce en pre, syn y post-mineral ensambles, y como un mineral de ganga para el
mineral (Jannas et al., 1999; Deyell et al., 2005a, b). Alunite también ha sido
identificado en sistemas de alteración más antiguos y estériles en el cinturón desde el
comienzo del Oligoceno hasta la edad del Mioceno medio (Bissig et al., 2002).
Se sabe que la jarosita se forma en ambientes calentados por vapor y supergénicos
con alunita (Rye y Alpers, 1997). En Pascua-Lama y Tambo, la jarosita diseminada y
venteada es posterior a las etapas del mineral (Deyell et al., 2005a, b). Sin embargo,
en Pascua Lama, la jarosita también es cruzada por vetas de stockwork mineralizadas,
lo que Chouinard et al. (2005) interpretan como evidencia de jarosita hipogénica o
precipitación intermitente de jarosita supergénica entre pulsos de actividad hipogénica.
En el depósito de El Indio, la jarosita menor ocurre en asociación con rocas alteradas
que contienen caolinita, alunita, sericita y cuarzo, pero la paragénesis de la alteración
no se ha visto limitada (Jannas et al., 1999). Antes de este estudio, solo la jarosita
supergénica ha sido documentada por estudios de isótopos estables en el
Cinturón El Indio-Pascua. Hypogene alunite 40Ar-39Ar edades se han utilizado
previamente para determinar las edades de todos los depósitos significativos en el
cinturón, con la excepción de Veladero, al período de 9.5 a 6.2 Ma (Bissig et al., 2001).
Dos muestras de alunita hipogénica se fecharon del Área de Veladero, con edades de
10.9 y 10.7 Ma (Bissig et al., 2001). sin embargo, el la relación de textura de las
muestras con la mineralización de Veladero no estaba limitada. A Veladero, la alunita
se produce como un componente del halo de alteración de tipo ácido fuera del
principal Filo Federico y Amable, así como en estrecha asociación espacial con Au y
Ag mineralización dentro de los pozos. Sin embargo, a diferencia de Tambo, El Indio y
Pascua-Lama, Alunite no ocurre como un mineral de ganga al mineral en Veladero.
Jarosite es una ganga mineral a Au y Ag mineral en vetillas y cavidades en brechas
silicificadas en ambos pozos en
Veladero. El propósito de este estudio es restringir el momento de la alteración y
mineralización en Veladero. Las edades de alunita y jarosita 40Ar-39Ar se usan para
restringir el tiempo absoluto de eventos de alteración, y relaciones texturales entre
alteración y mineral los minerales permiten extraer conclusiones sobre el momento de
la mineralización. Isótopo estable y los estudios de química cristalina se emplean para
identificar las diferentes generaciones de la alterar minerales e identificar ambientes de
formación para cada tipo de alunita y jarosita