Está en la página 1de 14
0 LA OBRA DE ARTE ver el objeto, al presentarse como detrds de si mismo, se vuelve intocable, se coloca fuera de nucs- tro alcance: de ahi una especie de desinterés dolo- oso en relacion a él. En este sentido se puede decir que la extrema belleza de una mujer apaga el deseo de ella. En efecto, no podemos colocarnos a la vez {nel terreno estético en que aparece esa “ella cn sf irreal que admiramos y en el plano realista de la posesidn fisica. Para desearla seria preciso olvidar Que es bella, porque|el deseo es un salto al corazén de a existencia en lo que tiene de mas contingemte y de mas absurdo} La contemplacién estética de Dbjetos reales tiene la misma estructura que la pa- ramnesia, ef la cual el ee funciona como analogia de si mismo en el pasado. Pero en un caso Spee negacién y en el otro una ubicacién en el pasado. La paramnesia difiere de la actitud estética Como la memoria difiere de la imaginacion, IIL VALOR ARTISTICO Y VALOR ESTETICO ROMAN INGARDEN EL Tema principal de esta conferencia sera la distin- Gin entre valor artistico y valor estético. Con ese fin, sera necesario hacer otras varias distinciones: primero, entre la obra de arte y el objeto estetico, y también una distincién entre una cualidad estéti- ‘camente valiosa por un lado y el valor y sus deter- minaciones ulteriores por el otro. Estas distinciones han sido elaboradas en mis diversos trabajos sobre estética y teoria del arte, a partir del libro Das lite- rarische Kunstwerk (1931), pero aqui intentaré llevar mis alld la distincién entre valor artistico y valor cestético. ‘Al comparar la obra de arte y el objeto estético omitiré, para abreviar, la discusién del modo como ‘existe la obra de arte, como objeto real o de alguna otra manera. Pero tocaré brevemente la cuestion de sila obra de arte es un objeto fisico poseedor de una forma especifica 0 es, mas bien, algo cons- truido sobre la base de un objeto fisico como crea- ci6n completamente nueva originada por la activi- dad creadora del artista, La esencia de esa activi- ‘dad consiste en actos especificos de conciencia del artista, pero éstos invariablemente se manifiestan ‘en Gertas operaciones fisicas dirigidas por la yolun- tad creadora del artista que generan o transforman ‘Tomado de Th British Journal of Aesthetics, 4,8 Gulio de 1964), con atoriacion del iuctory dela British Society of Aesthe m 72 VALORES ARTISTICO Y ESTETICO | determinado objeto fisico -el material- otorgin- dole esa forma por la cual se convierte en el sus- “rato existencial de la propia obra de arte, por ejemplo, una obra literaria, musical, pictorica, ar- | quitectonica, etc., y asegurdndole al mismo tiempo tina relativa perdurabilidad y accesibilidad a gran Fntimero de observadores. Sin embargo, en st €5- “Tructura y propiedades la obra de arte siempre se extiende mas alla de su sustrato material, eal que ontoldgicamente la sostiene, si bien las | propiedades del sustrato no carecen de importan- Gia para las propiedades de la obra de arte que “depende de él. La obra de arte es el verdadero ‘objeto hacia cuya formacion se dirigen los actos creadores del artista, mientras que la formacion de su sustrato existencial es una operacién subsidiaria, Subgrdinada a la propia obra de arte que ha de crear el artista. "Toda obra de arte, de cualquier clase, tiene el rasgo distintivo de no ser la clase de cosa comy tamente determinada en todos sus aspectos por variedades de primer grado de sus cualidades, es Uecir, contiene en sf caracteristcas lagunas de de- finicibn, zonas de indeterminacién: es una creacion esquemitica. Ademis, no todos sus compo ‘cualidades 0 determinantes se encuentran en. tado de actualidad, sino que algunos son slo tenciales. Como consecuencia de ello, la obra inte requiere un agente existente fuera de decir un observador, que Ia haga -segain mi expre Sion—concreta, A través de esa actividad de aprecia Gén co-creadora el observador, como se d minmente, “interpreta” la obra 0, como decirlo yo, la reconstruye en sus ca efectivas, y al hacerlo de algan modo bajo fluencia de sugerencias de la propia obra, VALORES ARTISTICO Y ESTETICO 73 su estructura esquematica, completando al menos en parte las zonas de indeterminacion y actuali- zando distintos elementos que hasta alli se encuen- tran sélo en estado potencial. En esta forma se produce lo que yo he llamado una “concrecién” de la obra de arte. La obra de arte, pues, es el pro- ducto de la actividad intencional de un artista: la concrecin de la obra es no s6lo la reconstruccién Ia actividad de_un obsery efectivamente presente en la obra, sino tam tuna terminacién de la obra y una actualizacion de Sus momentos de potencialidad. Por tanto, en Gierto modo es el producto comtin del artista y el observador, Por naturaleza, Ix concrecin va mis alld de la estructura esquematica de la obra de arte, pero al mismo tiempo es -o al menos puede ser- aquello para cuyo surgimiento sirve la obra de arte, ‘© més bien aquello en que la obra alcanza su ima- gen total y completa, 0 en todo caso una imagen mas completa que en cualquier semejanza distinta de la obra misma. Empfricamente, la obra siempre se manifiesta al observador en alguna concrecién. Pero eso no impide al observador tratar de aprehender la obra en su pura estructura esque- ‘mitica junto con todas sus potencialidades caracte- risticas, Peto este modo de percibir la obra de arte exige una actitud y esfuerzo especiales de parte del ‘observador, si quiere abstenerse de toda termina- ci6n arbitraria de indeterminaciones cualitativas y al mismo tiempo registrar plenamente el cardcter especial de cada momento de potencialidad. Este tipo de aprehension de la obra de arte es en reali- dad raro y no se dan en Ia actitud habitual del “consumidor” en su contacto con obras de arte. Como producto comtin del artista y el observa- dor, la concrecién varia en mayor o menor grado 74 VALORES ARTISTICO ¥ ESTETICO jemplo a otro, pero la naturaleza y la exten- Sonic Tan tariacones dependen ala ver del card ter de la obra (especialmente del tipo de arte a que pertenece) y de la competencia del observador, y tambien de ln naturaleza empitica de su observa: jn y de las condiciones particulares en que tiene aan Hay dos maneras posible. de percibir una ‘obra de arte. El acto de percepcin puede ocurrit enel contexto de la actitud estética en busca de una experiencia estética, © puede efectuarse al servicio de alguna preocupacion extraestética, como la in- Vestigacion’ centifica o un simple interés de con- ‘Sumidlor, ya sea con el objeto de obtener el maximo *r del contacto con la obra o ~como ocurre con Frecuencia en el caso de la literatura con el objeto de informarse acerca de las vicisitudes de los per~ Sonajes de la obra o algiin otro hecho extraliterario Sobre el cual el lector puede obtener informacién a wrtir de la obra de arte (como por ejemplo los. istoriadores leen a Homero para informarse so- bre la vida de los griegos antiguos, sus habito dimenta, etc). i SEarel Gite ae anes actnudes pueden p dominar dos fines perceptivos. O bien el a dor buscara en su contacto con la obra realizar tconcrecién mas fiel a ella, 0 eso no Te in particularmente y puede incluso querer dar Mhelta a su fantasia y hasta cierto punto concret ‘Ia obra de acuerdo con su capricho personal (pc ejemplo, un director de teatro). Si la coner ‘curre en la actitud estética, surge lo que un objeto eco, Ese objet ser See Sallcbe preseme en i tavduante ln creacion de la obra 8 la conere se efectiia con la intencin de conform Caracteristicas efectivas de la obra VALORES ARTISTICO Y ESTETICO 75 indicaciones que ella da respecto a los limites de la | terminacién permitida. Pero aunque trate de man- tenerse fiel ala obra misma, el objeto estético efec- tivamente producido por el observador con fre- cuencia difiere en muchos detalles de articulacién de lo que la propia obra permite 0 -si se puede emplear el término~ exige. Debido a esto, el earic- ter bisico del conjunto se modifica, o por lo menos muchos detalles diferirén en distintas reconstruc-