Está en la página 1de 3

FISICOQUÍMICA DE SUELOS Y SUS APLICACIONES

AMBIENTALES: POTENCIAL HÍDRICO

Gómez García María Jimena. Guadalupe Soriano Balbuena. Villa Mendoza Jorge Erik
Emmanuel

Departamento de Ingeniería en Sistemas Ambientales, Escuela Nacional de Ciencias


Biológicas – IPN. Av. Wilfrido Massieu, s/no – Unidad Profesional Adolfo López Mateos
(Zacatenco) – Ciudad de México, C.P. 07738, México.Tel. 55-40-39-30-13.
yimena.gomez16@gmail.com, luumgmt@gmail.com, Jzx196@gmail.com.

Key Words: presión osmótica, sales, agua, germinación,suelo.

Resumen

El presente trabajo aborda la importancia del potencial químico del agua en cuerpo sólidos como el
suelo, ya que en condiciones fuera del equilibrio los suelos pueden presentar variaciones de
concentración de solutos disueltos como sales, modificar las condiciones de pH provocando su
incremento o disminución dependiendo de las sales presentes. También puede cambiar sus
condiciones mecánicas, modificar la distribución de agua dentro del mismo y provocar ajustes
osmóticos. Esto tiene como consecuencia principal provocar estrés en plantas por estar sometidas a
condiciones de suelos salinos al tener menor disponibilidad de agua para llevar a cabo sus funciones
vitales y disminuir la concentración de nutrientes en suelos haciéndolos infértiles.

Introducción

Equilibrios energéticos de agua en el suelo

La física clásica reconoce dos formas principales de energía, que son la cinética y potencial. La
energía cinética o de movimiento es proporcional a la velocidad al cuadrado de un cuerpo y la
energía potencial tiene relación a la posición o a las condiciones internas de un cuerpo. Como en
condiciones normales o promedias la velocidad interna del agua del suelo es muy lenta,
generalmente la energía cinética se desprecia. La energía potencial del agua presenta diferencias de
un punto del suelo a otro; esas diferencias son las que originan el movimiento del agua de acuerdo a
la tendencia universal de la materia en el sentido de moverse de donde la energía potencial es mayor
a donde dicha energía es menor. En el suelo el agua en consecuencia se mueve hacia donde su
energía decrece hasta lograr su estado de equilibrio. Se entiende entonces que la cantidad de
energía potencial absoluta contenida en el agua, no es importante por sí misma, sino por su relación
con la energía en diferentes lugares dentro del suelo.

Potencial hídrico

La magnitud empleada para expresar y medir el estado de energía de esta agua es el potencial
hídrico; se compone de cuatro fuerzas que actúan sobre él:
-Potencial gravitacional: Tiende a desplazar el agua por percolación.
-Potencial matricial: Ejercida por las partículas del suelo
-Potencial osmótico: Ejercido por los solutos del suelo
-Potencial de presión: Ocasionada por la presión atmosférica.
El potencial del agua en el suelo tiene incidencia sobre:
● Disponibilidad de agua para las plantas
● Movimiento del agua en el suelo
● Propiedades mecánicas del suelo

Estos también depende de la solución del suelo, el cual se origina de y está en equilibrio con sales
solubles, sales absorbidas, iones intercambiables y compuestos precipitados. Contiene una serie de
cationes, aniones y moléculas inorgánicas, orgánicas u orgánicas-metálicas. Esta serie de
compuestos es de gran importancia para la nutrición vegetal.
Cuando la concentración alcanza niveles perjudiciales se habla de suelos sujetos a procesos de
salinización.

Tipos de suelos y sus efectos en el potencial hídrico

Suelos salinos: Son aquellos que contienen suficiente sal soluble provocando la disminución de
productividad de los suelos sin alterar su pH (entre 7 y 8.5). En estos se observa que la acomulación
de sales muy solubles -en comparación con el yeso- (Porta, 2003 citado en Huerta, 2011). Tienen un
aspecto con costras blancas y son suelos muy permeables. También presentan un incremento de la
presión osmótica por los iones disueltos en el (cloruro de sodio, magnesio y sulfatos).

Suelos sódicos: Son aquellos en que el pH generalmente se encuentra entre valores de 8.2 y 10 (De
la Peña, 1980 citado en Huerta, 2011). Presentan permeabilidad muy lenta y escasa penetración
radicular, por lo que, las plantas presentan desarrollo limitado y en algunos casos sus hojas
adquieren tonos amarillentos.

Tipos de sales presentes en los suelos

Cloruros: Se puede presentar en forma de cloruro de sodio. Este afecta la solubilidad de otra sales
por efecto de ión común, ya que disminuyen al aumentar la concentración de NaCl. También se
puede en forma de cloruro de magnesio y este es característico de suelos con salinidad
extremadamente alta. Otras sales que se pueden presentar son las derivadas de potasio o calcio.

Sulfatos: Pueden presentarse en forma de sulfato de sodio, de magnesio, de calcio, potasio o


derivados de iones hierro o aluminio. Tienen la característica de provocar un pH ácido en los suelos.

Carbonatos: Se presentan en forma de bicarbonato de sodio. En presencia de agua se disocia dando


paso a iones sodio, iones carbonato y iones hidroxilo. Tiene efectos importantes en concentraciones
del orden de 0.05 a 0.1 % de esta sal, ya que da lugar a valores de pH igual a 12.

También se puede presentar suelos con composición de nitratos y boratos.

Figura 1. Espectro de pH de los suelos afectados por sales


Cambios en la presión osmótica por solutos disueltos

El potencial hídrico depende principalmente de la presión osmótica, la cual es debido a los solutos
(sales) disueltos en el agua del suelo. Varía entre 0 y -∝ y su unidad es el MPa. Indica la tendencia del
agua a pasar de una solución menos concentrada (con potencial osmótico más alto o menos negativo)
a otra más concentrada (potencial más bajo o más negativo) para igualar los potenciales. Tanto en
ambientes con un exceso de sales solubles como en condiciones de bajo contenido de agua en el
suelo (el potencial hídrico del suelo disminuye).
Tenemos como ejemplo el siguiente esquema, el potencial osmótico es mayor en la zona A que en la
zona B, debido a que B contiene una mayor concentración de solutos, por lo que el agua se moverá
de A a B.

De esta manera , considerando la absorción de agua de la raíz de un cuerpo vegetal; esta absorción
será mayor a una concentración de solutos relativamente baja (A) , que en una donde los solutos
abundan (B).

Por ello la germinación de una semilla puede ser inhibida debido a la disminución de la absorción de
agua por la semilla, lo cual en última instancia, provocará una disminución de la población de plantas
debido a una deshidratación de las mismas.
Sin embargo, la capacidad de las semillas de absorber agua del suelo varía entre especies y el
contenido de agua del suelo.
Con respecto a los azúcares, es preciso tener en cuenta que un disacárido como la sacarosa se
convierte (por hidrólisis) durante la esterilización, en dos monosacáridos (glucosa y fructuosa), lo que
provoca un cambio en su potencial osmótico. El efecto que tienen los azúcares y macronutrientes en
el potencial osmótico, es diferente en los distintos medios de cultivo, como puede observarse en el
cuadro 1.