Está en la página 1de 4

Tema: Los desafíos del poder autónomo del Estado desde la Teoría de Michael Mann.

Introducción.-

Michael Mann es un sociólogo británico; profesor en la Universidad de California, Los


Ángeles (UCLA) y profesor visitante en la Universidad Queen’s de Belfast. En 1984, Mann
publicó ¨El poder autónomo del Estado: sus orígenes, mecanismos y resultados¨, siendo este
trabajo la base para el estudio del poder despótico y el poder infraestructural del Estado
moderno.

El presente ensayo pretende, en primer lugar resumir los aspecto más trascendentales de la
propuesta de Mann con sus respectiva conceptualización y el aporte que hace este autor a la
concepción de la autonomía del Estado.

Desarrollo.-

Debemos preguntarnos antes de iniciar con este trabajo: ¿Frente a quién se autonomiza el
Estado?. Y para responder con esta interrogante, resumiremos la propuesta de Michael Mann.

Mann critica a las teorías generales del Estado por ser reduccionistas. Argumenta que éstas
limitaban al Estado a las estructuras preexistentes de la sociedad civil y niegan el poder
autónomo del Estado. Esta autonomía que pretende definir Mann se refiere en relación a la
sociedad civil. Es la existencia del Estado sin relación directa con la sociedad civil. Afirma
que existe una teoría alternativa a las clásicas teorías generales del Estado que parece
defender la autonomía estatal: la Tradición Militarista (Fuerza física del Estado, siendo el
Estado superior a las estructuras económicas, ideológicas y culturales), pero que
posteriormente esta teoría fue asociada con el racismo y fascismo.

Sostiene que las teorías reduccionistas y la teoría militar son parciales y continúan siendo
reduccionistas, porque tampoco se observa autonomía a partir de la fuerza coercitiva del
Estado por si sola. Sugiere que se unan las dos teorías descritas y como resultado se podría
tener un cuadro rudimentario de la autonomía estatal dual, siendo este el punto de la mejor
Teoría del Estado desarrollada por Theda Skocpol, quien se inspira en Marx y Weber, citando
a Otti Hintze con dicha visión dual: 1) Estructura de las clases sociales (aspecto interior del

1
Estado) y 2) Ordenación exterior de los Estados. (relaciones militares internacionales).

Estas dos tareas son realizadas por un conjunto de organizaciones administrativas, policiales y
militares (personal estatal) dirigidas por una autoridad ejecutiva, cuyo poder se usa con un
grado de autonomía contra clases dominantes o facciones interiores pacíficas o beligerantes.
Charles Tilly tiene también este enfoque. Este conjunto de organizaciones administrativas,
policiales y militares a las que hace referencia, son lo que el autor denomina élites estatales.

Michael Mann define al Estado a partir de la postura de Weber, quien considera que el Estado
tiene dos niveles diferentes de análisis (institucional y funcional), pero lo objeta a su vez,
porque dice que el Estado desarrolla capacidades económica, ideológicas, culturales y
militares, pero también se enfrenta a poderes económicos, ideológicos, culturales que también
lo realizan agrupaciones de poder de la sociedad civil y por lo tanto el Estado sigue sin ser
autónomo, porque disputa el poder con estas agrupaciones.

Con estos antecedentes, Mann se pregunta: ¿Cuál es la naturaleza del poder que poseen los
Estados y las élites estatales?.

Mann previo a definir cual es la naturaleza del poder que ejercen los Estados, considera
importante dar su definición sobre Estado y dice que: “el Estado es mera y esencialmente una
arena, un espacio y que no obstante ésta es la fuente misma de su autonomía¨. (Mann 1984,
4). En este sentido, para Mann el elemento del suelo o territorio es importante para definir a
un estado autónomo, porque es un espacio donde se puede desplegar el poder en distintas
esferas. Es la presencia del Estado en el territorio. El Estado crea agencias estatales para el
cumplimiento de distintas funciones. Organiza territorialmente a la sociedad.

Para definir con mayor precisión lo que el autor considera la autonomía del Estado, éste
define dos tipos de poder:
1. Poder Despótico.- Capacidad de las élites para tomar decisiones sin negociaciones
regulares con sectores y grupos de la sociedad civil. Poder absoluto. En la literatura se
lo entiende como autonomía del poder. Este poder se lo define a partir del elemento o
la dimensión de la centralización. El poder esta centralizado en las élites estatales y sin
necesidad de consultar ni negociar, se toman las decisiones.
2. Poder Infraestructural.- Capacidad del Estado para implementar realmente

2
decisiones a lo largo de su territorio, independientemente de quién tome dichas
decisiones. Estados efectivos y naciones cohesionadas. El Estado penetra y coordina
centralmente las actividades de la sociedad civil a través de su propia infraestructura,
por ejemplo el Estado controla la política de salarios, almacena nuestra información,
está obligado a ofrecer seguridad, servicios de salud, etc. La dimensión o el elemento
predominante en este tipo de poder es el territorio. La territorialización del poder
político.

A las dimensiones de centralización y territorialización se debe sumar un elemento o


dimensión más que se refiere a la funcionalidad del Estado y que Mann lo considera dentro de
su postura para definir cuando un Estado es autónomo.
La funcionalidad implica la necesidad que el mismo Estado crea de su presencia en el
territorio. Hay funciones que sólo el Estado puede cumplir, porque la sociedad le reconoce, le
delega poderes para que cumpla ciertas funciones.

Conclusiones.-

Los conceptos desarrollados por Michael Mann en ¨El poder autónomo del Estado: sus
orígenes, mecanismos y resultados¨, son importantes para repensar la manera de concebir al
Estado, desmontar las posturas clásicas que solo aceptan la existencia del estado a partir de su
relación con la sociedad civil y se reconoce su autonomía a partir de su ejercicio del poder de
las élites estatales en un determinado territorio. Dejar de ver al Estado como una figura
abstracta y aterrizar su actuación a partir de la toma de decisiones de éstas élites estatales, que
dependiendo que tipo de poder apliquen, pueden o no consultar a la sociedad civil (poder
despótico) y lo más importante, despliegan su poder a lo largo y ancho de un territorio,
cumpliendo funciones delegadas y exigidas por la sociedad civil.

En este último punto, opino existe cierta tensión, porque el autor en todo su trabajo, orienta a
definir conceptos importantes para resaltar la autonomía del Estado, a apartar su sola
existencia de la sociedad civil, pero al cumplir un rol funcionalista, continúa entrelazado con
ésta para la toma de decisiones.

Para finalizar, Mann considera que un Estado Moderno ideal sería despóticamente débil pero
infraestructuralmente fuerte. (Mann 1984,8). El Estado Moderno concebido de esta

3
perspectiva alcanza altos índices de penetración en la vida social en todo un territorio, y su
desafío es abarcar la mayor parte de funciones que pueda, para de esa manera no competir con
grupos de poder de la sociedad civil, sino imponer su estrategia y su política pública a partir
de lo que considera sea lo mejor para la sociedad.

Bibliografía.-
- Mann, Michael. ¨El poder autónomo del Estado: sus orígenes, mecanismos y
resultados¨. En Revista Académica de Relaciones Internacionales, No. 5, UAM-
AEDRI

Número de palabras: 1155

Alumna: Verónica de los Ángeles Cáceres Chasipanta