Está en la página 1de 2

Historia de la Opera sugiriendo que

combina las artes del canto coral y solista,


declamación, actuación y danza en un espectáculo
escénico.

Algunos autores señalan como precursores


formales de la ópera a la tragedia griega, a los
cantos carnavalescos italianos del siglo XIV (la
mascerata italiana) y a los intermedios del siglo
XV (pequeñas piezas musicales que se insertaban
durante las representaciones teatrales).1

Dafne de Jacopo Peri fue la primera composición considerada ópera, tal como la
entendemos hoy. Fue escrita durante 1597, bajo la gran inspiración de un círculo elitista de
literatos humanistas florentinos, conocidos como la "Camerata de' Bardi" o "Camerata
Florentina". Significantemente, Dafne fue un intento de revivir la tragedia griega clásica,
parte del más amplio revivir de las características de la antigüedad, propio del
Renacimiento. Los miembros de la Camerata consideraban que las partes corales de las
tragedias griegas fueron originalmente cantadas, y posiblemente el texto entero de todos los
roles; la ópera entonces fue concebida como una manera de "restaurar" esta situación.
Dafne se representó en privado por primera vez el 26 de diciembre de 1598 en el Palacio
Tornabuoni de la ciudad de Florencia (Italia), y en público el 21 de enero de 1599 en el
Palacio Pitti, de Florencia.

La Historia del teatro estudia la


evolución del arte dramático a través del
tiempo. El concepto del teatro es muy
amplio: cualquier grupo de personas que
desarrolla un espectáculo en un tiempo y
espacio determinado forman un espectáculo
teatral. El teatro tiene una base literaria, un
guion o argumento escrito por un
dramaturgo. Pero ese texto dramático
requiere una puesta en acción, para la cual es
imprescindible la interpretación por medio
de actores o personajes que desarrollen la
acción, así como elementos como la
escenografía y decorados, la iluminación, el maquillaje, el vestuario, etc. Ciertos
espectáculos pueden ser igualmente sin texto, como en el caso de la mímica y la
pantomima, donde destaca la expresión gestual. Por otro lado, un elemento indispensable
para la comunicación es la presencia de un público. El teatro tiene una función de
socialización de las relaciones humanas, ya que presenta cierto grado de ritualización.

Los orígenes del teatro se encuentran en antiguos ritos de origen prehistórico, donde el ser
humano empezó a ser consciente de la importancia de la comunicación para las relaciones
sociales. Ciertas ceremonias religiosas tenían ya desde su origen cierto componente de
escenificación teatral. En los ritos de caza, el hombre primitivo imitaba a animales: del rito
se pasó al mito, del brujo al actor.