Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE NUEVO LEÓN

FACULTAD DE INGENIERÍA CIVIL

ÉTICA, SOCIEDAD Y PROFESIÓN.

ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE 2.

Investigación. Condiciones sociales en que aparecen las escuelas éticas

NOMBRE: ANGEL FABIÁN CARRANZA GARCÍA

MATRICULA: 1545424

GRUPO: 002

PLAN: 2013

Ciudad Universitaria, San Nicolás de los Garza, N.L. a 27 de febrero de 2018.


Posturas éticas

Ética de Aristóteles: Aristóteles nació en el año 384 a.C en Estagira, una ciudad
situada en Macedonia, que intentaba expandirse conquistando ciudades griegas, lo
cual la enemistó con Atenas. Tuvo que huir de Atenas en el año 323 a.C. Entró en
la academia platónica con 17 años y permaneció allí hasta la muerte de Platón 20
años después. Aristóteles fue el encargado de la educación de Alejandro Magno,
hijo del rey de macedonia.

La ética de Aristóteles, tiene como objetivo alcanzar el fin propio del hombre al que
se dirigen todas las actividades humanas, es decir, la felicidad, pero también es una
ética de la virtud ya que ésta es el medio por excelencia para alcanzar la felicidad,
y esto se logra, según Aristóteles, al encontrar el punto medio de los extremos
Aristóteles reconoce que es difícil estipular en donde está el justo medio ya que la
ética no es una ciencia exacta como las matemáticas y que en muchas ocasiones
no es un punto medio simétrico entre los dos extremos.

Estoicismo: El estoicismo se da en el periodo helénico, esta época comienza con


la muerte de Alejandro Magno (323 a.C.), esto prácticamente coincide con la muerte
de Aristóteles el 322 a.C., y termina con la caída de Grecia bajo la dominación de
Roma. La Escuela Estoica nació en Atenas hacia el año 300 a.C. fundada por Zenón
de Cito, quien fue discípulo del cínico Crates, el megárico Estilpón y el académico
Jenócrates, siendo el cinismo quien ejerció sobre él, la mayor influencia.

El estoicismo de Séneca es una doctrina ética práctica. Según los principios


estoicos no existen actos malos en sí mismos sino el mal moral que representa la
ausencia del recto orden en la voluntad humana. Las virtudes esenciales son la
prudencia, la fortaleza, la templanza y la justicia que se complementan entre sí, pero
la conducta verdaderamente virtuosa es la del sabio, que se ha liberado de las
pasiones, tiene dominio de sí mismo y acepta su finitud. El ideal ético estoico se
consigue cuando logramos amar a toda la humanidad como a nosotros mismos.
Según los estoicos el comportamiento racional conduce a la virtud y es la única vía
hacía la felicidad.

Epicureísmo: Epicuro nació en el año 341 a.C en Samos, Grecia, aunque a sus 18
años se trasladó a Atenas, donde tuvo su formación y posteriormente fundo su
escuela filosófica. Epicuro desarrolló su labor filosófica durante la época helenística,
período histórico griego de gran inestabilidad política y social y de gran angustia
personal que se extendió desde la muerte de Alejandro Magno (323 a. de C.) hasta
el fin de la República romana (31 a. de C.). Se separa la ciencia de la filosofía, el
centro de esta última seguía siendo Atenas. Pero las ciencias se desarrollaban en
Alejandría y Rodas, nuevos centros del "imperio".

Epicuro afirmó que es bueno todo lo que produce placer, pues el placer, según él,
es el principio y el fin de una vida feliz. Pero para que el placer sea real debe ser
moderado, controlado y racional. Para el epicureísmo, lo malo es todo aquello que
le produce dolor al ser humano. Son las cosas que nos hacen o nos afectan en el
sentido espiritual y corporal, Epicuro señaló que el placer no tiene que ser
necesariamente un placer sexual, sino también algo que nos produzca placer el
hacerlo, como: respirar tranquilamente en el campo o tomar helado, pero sobre todo
los placeres espirituales como la música de calidad o un buen libro también.

Ética cristiana medieval: Está ideología surgió en lo que hoy es Europa, desde la
caída del Imperio romano de Occidente (c. 476) hasta la reforma protestante (siglo
XVI). Este periodo, se caracterizó por una fragmentación económica y política,
debido al cambio de la esclavitud por servidumbre, dando paso a una sociedad llena
de jerarquías. La religión sobresale y garantiza una “Unidad Social”, por lo que es
la iglesia quien se encarga de la moral en ese tiempo.

La ética cristiana parte de un conjunto de “verdades reveladas” acerca de “dios”, las


relaciones del hombre con su creador y el modo de vida práctico que aquél ha de
seguir para salvarse en el otro mundo. El cristianismo pretende elevar al hombre del
orden terreno a un orden sobrenatural en el que pueda vivir una vida plena, feliz y
verdadera, sin las imperfecciones, desigualdades e injusticias terrenas. Al proponer
la solución de graves males mundanos en un más allá, el cristianismo introduce una
idea de una enorme riqueza moral: la de la igualdad de los hombres.

La ética cristiana tiende a regular la conducta de los hombres con vista al otro mundo
(a un orden sobrenatural) y teniendo su objeto o valor supremo fuera del hombre,
es decir, en dios. De ahí para ella la vida moral solo alcance su plena realización al
elevarse el hombre a ese orden sobrenatural, y de ahí también que los
mandamientos supremos que rigen su comportamiento, y de los cuáles derivan
todas sus reglas de conducta, procedan de dios y apunten a él como objeto último.

La doctrina cristiana cuenta con dos tipos de virtudes:

1) Virtudes cardinales las cuales regulan la relación entre los hombres:


“Prudencia, fortaleza, templanza y justicia”.
2) Virtudes teologales las cuales regulan la relación entre el hombre y dios: “Fe,
esperanza, caridad”.
Fuentes bibliográficas

1. Chávez/Bustos/Infante/Benavides. (Primera edición 2009). Ética, sociedad y


profesión. Renacimiento 180. Delegación Azcapotzalco, México D.F: PATRIA.
2. Aristóteles. (349 a. C.). Ética a Nicómaco. Antigua Grecia.
3. José Ramón Naranjo. (2009). Los Estoicos: Epicteto, Seneca, Marco Aurelio.
España: Nueva Acropolis.
4. Marcelino Rodríguez Donís. (2006). Epicuro y su escuela. Sevilla, España:
Universidad de Sevilla.