Está en la página 1de 3

Región Occidental: Ubicación territorial, sistemas de agua y cuencas,

fuentes nutricionales, anteriores y actuales.-

Los dos sistemas hidrográficos del Gran Chaco son el Parapití y el Pilcomayo. Antiguo
límite del Paraguay con la Rca. de Bolivia era el primer río – el Parapití- luego de los
nuevos límites desde el conflicto bélico con Bolivia, el Parapití quedó en tierras bolivianas..
La misma suerte correspondió al río Bermejo, antiguo límite con la Argentina y hoy en su
territorio. En tanto que el Pilcomayo atípico por errático e imprevisible conforma con los
ríos menores, Confuso, río Negro, río Verde la excepción sobre el árido suelo chaqueño.
Sus lagunas y riachos, muchas, con muy alto contenido de sodio hicieron del Chaco una
región casi única, seca casi siempre y otra inversa, de grandes lluvias por períodos bien
establecidos. Esto ha permitido el crecimiento de una flora y de un bosque muy particular
todas y/o en su mayoría espinosas y muy duras y de crecimiento lento. También una fauna
con algunas diferencias a la de la región Oriental.-
Régimen de Sequías y lluvias. También tenía su ciclo casi invariable de periodos de
10 años de húmedo y pluvioso y otros 10 años de clima seco y de escasa lluvia. Este
sistema permitía un buen manejo y del uso sustentable del suelo chaqueño con sus déficits
y su muy particular ecosistema. En algunos con mayor cantidad de agua mientras que en
otro con insuficientes cantidades de lluvia y muy escasa humedad. El paulatino retroceso
del río Pilcomayo y sus cursos de agua cambiantes y erráticos dejaron de alimentar el río
Montelindo. La gran colmatación sedimentaria que sufre el curso del río Pilcomayo, desde
las estribaciones andinas -Villa Montes- hace que este río sufra un continuo retroceso.
Luego irá buscando otros cauces en y dentro de los cambios cíclicos de sus cursos. –
De ahí que el agua haya sido el histórico déficit que se le puede apuntar al Chaco tanto en
su conquista inicial, dificultado por la escasa y variable disponibilidad como su acceso a
las fuentes. La consolidación y la población del Chaco otorgaban sorpresas y desconcierto
en la cuenca del Pilcomayo. Las variaciones de los cursos dificultaron por mucho tiempo el
conocimiento del cauce exacto del Pilcomayo. Por sus cambios continuos, su crecimiento
muy rápido mantuvo sin mayores atractivo a sus pioneros. A más de un explorador el
Pilcomayo se cobró como tributo los que querían desentrañar sus extrañas y muy
particulares aguas.-
Poblaciones indígenas con ethos migrantes habituales aprendieron armonizar su
población con la cuestión de agua y el acceso a sus fuentes que la tomaron por hábitat.
Bajantes repentinas muy variables y en otras la sequedad de sus cauces, tuvieron que
soportar las primeras poblaciones de paraguayos, argentinos y luego la germano paraguaya
que pasaron a convivir con el atípico río. Los 246925 Km2 de la R. Occidental por su
planicie extendida y larga solo tiene un perfil ligeramente ascendente desde el río
Paraguay con orientación al noroeste. Desde la aproximada mitad del Chaco presenta
esas oscilaciones en un ligero ascenso hacia las primeras estribaciones andinas. En Mcal.
Estigarribia se estima en 150 m. su altura sobre el nivel del mar, en tanto que en la frontera
con Bolivia tiene una aproximada altura de 500 a 750 sobre m. sobre esa referencia: el
nivel del mar.-

Antiguas zonas boscosas, palmares y montes ralos:


Se estima que anteriormente 140.000 Km. 2 de la zona del Chaco, estaba cubierto por bosques
bajos, palmares y montes ralos. En tanto los campos cubiertos de pastos, espartillos, algarrobos etc.
Esos campos tenían una muy pobre y escasa vegetación. Las praderas naturales se estimaban en
casi 100.000 Km.2 Las lluvias son más escasas en esta región que en la Oriental y también
hidrográficamente es pobre comparada con la misma, dado que la oriental está ampliamente regada
por ríos, arroyos, aguadas naturales y áreas extensas en que abundan grandes humedales,
Ñeembukú, Yetyty del Norte. Las lluvias son más abundantes en las zonas cercanas al río
Paraguay, luego irá en disminución como en el Chaco central y centro-este.
El Pilcomayo desciende “c omo desde un plano inclinado” hasta casi 400 m. en Villa Montes –
Bolivia- y sus aguas en una apreciable cantidad provienen del deshielo de los Andes. Esta era la
versión más creíble y la aprendida en los textos.-
Sin embargo las tecnologías satelitales y de observaciones varias generadas desde escaso tiempo
atrás, han determinado finalmente que las aguas del Pilcomayo crecen con las abundantes
lluvias del sistema pluvial boliviano-brasilero afectados al sistema de la Amazonía compartida
entre los dos países. El Acre boliviano donde conflictuaba el problema de la extracción de la
siringueira o el árbol del caucho, especialmente entre comunidades indígenas de ambos países,
finalmente el Acre terminó siendo absorbido por el Brasil. La diplomacia imperial arguyó el
elemento de zona de desestabilización y quedó con el antiguo territorio del Acre boliviano.-
El sedimento que arrastra el Pilcomayo hace que el río retroceda cada vez más. Su retroceso se
evidencia con más notoriedad y se estima que el río errático irá tomando nuevos cursos con lo que
se modificaría la cuenca o zona del Pilcomayo. Naturalmente este proceso de reacomodo tardará
mucho tiempo aún.-
El “agua dulce” ha sido siempre escasa y de difícil abastecimiento, especialmente en el llamado
período seco que tiene como punto inicial el otoño y se extiende hasta la estación primaveral. Esa
falta de agua contrasta con el del período húmedo o lluvioso en el que se producen verdaderas
inundaciones por la escasa capacidad de absorción del suelo.-