Está en la página 1de 6

EVALUACIÓN E INTERVENCIÓN DE LA DEGLUCIÓN EN EL CONTEXTO

HOSPITALARIO.

Marisol Inés Carrera Muñoz

Profesora Flga. Belén Briceño.


1. Diagnósticos médicos y fonoaudiológicos de la paciente.

De acuerdo a los antecedentes clínicos y los hallazgos encontrados en la evaluación, el diagnostico médico
sería Neumonía y ACV en hemisferio derecho. Mientras que los diagnósticos fonoaudiológicos seria disartria
de tipo espástica debido a las características presente de voz ronca, estrangulada, hipernasalidad y
frecuencia respiratoria alterada las cuales evidencian que corresponde a este tipo de clasificación.

2. Mencionar que profesionales deben participar del equipo multidisciplinario tratante y los roles que
deberán cumplir para sacar adelante a la paciente.

Kinesiólogo: Manejo de secreciones y de vías áreas, nos ayudará a mejorar la capacidad respiratoria del
usuario, ya que si el paciente no es capaz de controlar la saliva o sus propias secreciones, se transforma en
un signo de alerta para posibles complicaciones como la broncoaspiración, que conlleva a una neumonía
Aspirativa.

Nutricionista: Su labor es de real importancia, ya que una intervención nutricional apropiada y a tiempo
juega un rol vital en la recuperación de los pacientes con disfagia, minimizando los riesgos de aspiración,
deshidratación y desnutrición.

TENS: Su rol será en apoyarnos en la hidratación continua de nuestro paciente durante el periodo
hospitalario.

Psicólogo: Su rol será el de contener psicológicamente al usuario y a su familia con respecto a las
consecuencias de los trastornos sufridos, debe también manejar las expectativas familiares con respecto al
tratamiento ayudando a explicar el proceso de recuperación y ayudar a la frustración que pueda producir la
condición actual de salud de nuestro paciente.

Otro rol importante de este profesional dentro del equipo será la de fortalecer las capacidades cognitivas de
nuestra paciente realizando terapia para aumentar la atención, entre otras habilidades cognitivas

3. Revise atentamente la evaluación fonoaudiológica y mencione que otros aspectos faltarían por evaluar o
que usted agregaría que le permitirían generar un tratamiento fonoaudiológico más certero. Justifique.

Uno de los aspectos que faltaría, es incluir una evaluación instrumental del proceso deglutorio del paciente,
ya que de esta forma es más objetiva la evaluación. Una de la evaluación que debiese haberse realizado es
una videofluroscopia ya que permite estudiar en tiempo real todas las estructuras que participan en las
cuatro etapas de la deglución, tanto desde el plano lateral como el plano antero-posterior. Es un examen
objetivo, altamente sensible que ha sido considerado el gold standard en el estudio de la disfagia.

4. Genere un Plan de tratamiento fonoaudiológico intrahospitalario de acuerdo a los antecedentes


expuestos.

Objetivo General

1. Lograr en el usuario un adecuado proceso deglutorio de forma segura y eficaz.

Objetivo Específicos

1.1 Mantener una adecuada higiene oral en el usuario dentro del contexto hospitalario.
1.2 Mejorar el ascenso laríngeo en el usuario.

1.3 Aumentar el control motor oral en el usuario.

1.4 Lograr un adecuado maneja de vías aéreas en el usuario en conjunto con equipo multidisciplinario en el
contexto hospitalario.

Objetivos operacionales

1.1.1 Mejorar la higiene bucal utilizando clorexidina (1%) con una frecuencia de 2 veces al día.

1.1.2 Hidratar la cavidad bucal incluyendo paladar, lengua, mejillas y labios con frecuencia constantes
utilizando suero fisiología e hisopo a lo largo del día dentro del contexto hospitalario.

1.1.3 Educar al personal intrahospitalario acerca de la importación de una adecuada higiene oral en el
usuario mediante una charla.

1.1.4 Entrenar a la familia y/o cuidador para que puedan hidratar de forma correcto al usuario incluyéndolos
dentro de una sesión.

1.2.1 Estimular el ascenso laríngeo mediante maniobra de logemann utilizando un espejo laríngeo con una
frecuencia de 4 a 5 veces por 10 minutos logrando gatillar el reflejo de forma correcta en un 80 % de las
veces.

1.2.2 Aumentar el tiempo de elevación laríngea mediante maniobra de Masako realizando 8 degluciones con
5 ml de consistencia puding en un 100% de las veces.

1.2.3 Aumentar el tiempo de elevación laríngea mediante maniobra de mendelshon realizando 8


degluciones con 5 ml de consistencia puding en un 100% de las veces.

5. Mencione al menos 2 Recomendaciones para cada uno de los posibles participantes del equipo tratante,

Enfermería: Monitorear constantemente a nuestro paciente con respecto a los signos vitales, peso.

Kinesiología: Realizar terapia respiratoria, buscando asegurar y optimizar la llegada de oxígeno a los tejidos,
permitiendo que el sistema cardio-respiratorio actúe de manera adecuada y así mantener la mayor
funcionalidad posible del usuario.

Mejorar en el usuario el control de secreciones para mantener una vía aérea despejada.

Nutricionista: Monitorear de forma constante el estado nutricional del paciente, informándonos si existen
variaciones peso o desnutrición. Que le entregué una dieta adecuada que le aporte toda la nutrición que se
posible.

6. Recomendaciones a la familia

1. Postura al momento de la alimentación


Es primordial que antes de comer el paciente se siente en la posición que aparece en la imagen (90 grados).

2. Higiene Bucal
Este punto es muy importante, es recomendable realizar una buena higiene bucal antes y después de cada
alimentación para esto le sugerimos lo siguiente:

 Limpiar bien la cavidad bucal antes y después de cada comida, limpiar bien encías, las mejillas por
dentro y paladar para que así no quede ningún resto de alimento.
 Limpiar la lengua con la ayuda de una gasa o algodón húmedo, pasándola cada vez que el paciente
lo requiera (por sobre la lengua y debajo de ella).
 Es muy importante mantener hidratada la boca, para esto sugerimos humedecer los labios y lengua
cada vez que lo requiera su familiar.

3. Alimentación
Consistencias y Texturas

Las primeras comidas de nuestro familiar deben seguir las siguientes recomendaciones:

Los alimentos deben molerse en licuadora para conseguir una textura uniforme, homogénea que no tenga
grumos, ni huesecillos o espinas.

No deben incluirse diferentes consistencias en un mismo plato, por ejemplo, sopa de fideos, o de arroz sin
triturar, legumbres sin triturar.

Como alimentar a nuestro paciente

Comenzamos a dar el agua o la papilla con una jeringa comenzando por 1 ml para medir la cantidad de
comida para que luego vaciemos en la cuchara. Esta cantidad se va aumentar de acuerdo a lo que el
paciente pueda sin que se presenten los signos de aspiración (ingreso de alimento por la vía respiratoria, ver
punto 4).

Al momento de ingerir el alimento ya sea agua o papilla se pedirá que baje el mentón al pecho y luego
trague, como aparece en la imagen.

Al momento que la persona esta tragando, se debe tocar suavemente el cuello a la altura del cartílago
tiroides más conocido como la “manzana de adán”, si esta se eleva es porque se está logrando de buena
manera la deglución.
Frecuencia de alimentación

Se aconseja comer y beber pequeñas cantidades de alimentos de forma frecuente: 3 comidas


principales (desayuno, comida y cena) y 2 ó 3 comidas complementarias (media mañana, merienda y antes
de acostarse).

RECUERDE ES MUY IMPORTANTE MANTENER HIDRATADO, SIEMPRE HIDRATAR ANTES Y DESPUES DE LA


COMIDA.

4. Indicadores de una posible aspiración


Si usted al alimentar a su familiar observa los siguientes signos, es recomendable que disminuya la cantidad
de alimento:
 Carraspeo y/o tos frecuente (o continuo) durante la ingesta de la comida.
 Luego de tragar el paciente se atore
 La manzana de Adán(Cartílago tiroides) no suba al momento de tragar.
REFERENCIAS

González, R., & Bevilacqua, J. (2009). Disfagia en el paciente neurológico. Revista hospital clínico
Universidad De Chile, 20, 252-262. Recuperado de
https://www.redclinica.cl/Portals/0/Users/014/14/14/Publicaciones/Revista/disfagia.pdf

Bleeckx, D. (2004). Disfagia: Evaluación y reeducación de los trastornos de la deglución. Madrid:


McGraw hill interamericana.

Barbié, A., Marcos, L., & Aguilera, Y. (2009). Disfagia en paciente con enfermedad cerebrovascular.
Actualización. Revista científica de las ciencias médicas en Cienfuegos, 7, 1, 36-34. Recuperado de
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-897X2009000100007