Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS

Y ARTES DE CHIAPAS

LENGUAS CON ENFOQUE TURÍSTICO

PALOMA BELEM HERRERA CONDE 1.- “A”

Historia y lengua local I

Mtro. Juan Ramón Álvarez Vázquez

Tuxtla Gtz; Chiapas 01/03/18


Fue Fray Bartolomé de las Casas quien en aquel entonces hizo notar, la
semejanza entre las creencias de los guatemaltecos y las de otros pueblos que
hoy denominamos mesoamericanos.
Miguel Othón de Mendizábal, Clark Wissler, Alfred L. Kroeber y Wigberto
Jiménez Moreno se encargaron de determinar los limites espaciales de la
afinidad cultural, aportar elementos conceptuales para una futura precisión y
fincar algunos de los términos de lo que sería el debate. En forma paralela,
una corriente del pensamiento antropológico afinaba sus herramientas teóricas
para abordar problemas similares en el nivel continental. Eran éstas el
concepto de horizonte cultural, precisado por Hebert Spinden; el de área
cultural, definido por Wissler; el de rasgo cultural, propuesto por Kroeber; el
de complejo cultural y otros afines.

Como una deliberación del XXVLL Congreso Internacional de Americanistas


(1939) se creó con ese propósito el Comité Internacional para el Estudio de
Distribuciones Culturales en América.

Para el cumplimiento de su misión, Kirchhoff empezó por identificar la


superárea cultural con el nombre de Mesoamérica y reconocer a las sociedades
que la integraron como ‘’cultivadores superiores’’
Con el fin de distinguir culturalmente los pueblos de la superárea, Kirchhhoff
aplico la técnica de caracterización por medio del señalamiento de rasgos
presentes y ausentes, comparando Mesoamérica con los pueblos de otras
superáeas americanas: sureste y suroeste de los E.U.A, Chibcha, Andes y
Amazonia. Con los elementos comunes a Mesoamérica y otras superáreras
hizo subgrupos, y asi el cultivo del maíz, el frijol y la calabaza integro a todas
las superareas en un conjunto. Kirchhoff expuso estos resultados en 1943.
Gordon R. Willey, quien concibió la superarea como una cultura de
agricultores que paso a convertirse en una cultura urbana.
En 1968 William T. Sanders y Barbara J. Price se refieren a una única y gran
tradición mesoamericana, lo que hace que sincrónicamente como una
contradicción. En 1975, Jaime Litvak King destaca el papel que tuvo el
intercambio interétnico en la conformación de Mesoamérica, formó una red de
relaciones normales en equilibrio siempre cambiante. De esta manera, explica,
se combinaron varios mecanismos simultáneos: las dinámicas locales, las
medias o regionales y la general.
Durante la XIX Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de Antropología,
organización que convocó a sus miembros precisamente para debatir sobre el
problema del concepto Mesoamérica. Durante esta reunión académica, que
tuvo lugar en 1985 en la ciudad de Querétaro, Anne Chapman consideró que
el modelo de Mesoamérica debe construirse considerando la superárea como
una alta cultura o civilización, con base en dos niveles: sociedad y cultura.
Mesoamérica fue una realidad histórica, producto de muy variadas
interrelaciones.

La diversidad de los pueblos mesoamericanos arranca de su origen mismo:


arribaron al territorio estudiado en muy diferentes épocas y hablaban muy
distintas lenguas.
Pueden ser agrupados en 16 familias lingüísticas:
1.- Hokano- coahuilteca
2.- Chinanteca
3.- Otopame
4.- Oaxaqueña
5.- Mangueña
6.-Huave
7.- Tlapaneca
8.- Totonaca
9.- Mixe
10.- Maya
11.- Yutoazteca
12.- Tarasca
13.- Cuitlateca
14.- Lenca
15.- Xinca
16.- Misumalpa

Los primeros mesoamericanos se identifican como pueblos agricultores,


descendientes de los nómadas recolectores-cazadores que habían habitado el
mismo territorio durante milenios.
Los agricultores, como cultivadores de dicha plantas, pudieron desarrollar una
tradición compartida, independiente de influencias extracontinentales, hasta el
siglo XVI. Estos dos grandes hitos históricos-sedentarismo agrícolas e
irrupción europea- son los límites temporales de Mesoamérica, que inicia
hacia 2500 a.c. para desaparecer como tradición cultural automa a partir de
1521 d.c.

La historia de Mesoamérica se teje, pues, con tres hilos: Lo mesoamericano, lo


local-regional y la opción globalizadora de los protagonistas.

El problema de complejidad histórica, desemboca forzosamente en la división


cronológica de Mesoamérica.
Esta es la que sigue las tres divisiones básicas llamado:
*Preclásico
*Clásico
*Posclásico

Mesoamérica cambio de dimensiones durante su existencia. La tradición de


los agricultores fue extendiéndose gradualmente por toda la zona en que las
aguas de temporal garantizaban las cosechas. Después en el primer siglo de
nuestra era, dominada las técnicas de regadío y aprovechando las condiciones
climáticas favorables, los agricultores, avanzaban hacia el norte par alcanzar
durante el clásico sus posiciones más septentrionales.

La superárea mesoamericana ha sido dividida aquí en seis áreas,


caracterizadas por sus particularidades culturales importantes. Estas seis áreas
son:

1.- Occidente
2.- Norte
3.- Centro de México
4.- Oaxaca
5.- Golfo
6.- Sureste

Los límites entre estas áreas culturales no fueron siempre los mismo, pues las
regiones que los integraban podían pasar de un escenario histórico- cultural a
otro en una época dada.