Está en la página 1de 1

Metodología:

1. Se usó el cobre para formar un aro con dos extremos.

2. Usando dos clips, se creó una base para el aro de cobre.

3. Las puntas de los extremos restantes del aro fueron lijadas para asegurar el paso de
energía eléctrica.

4. Se conectó la fuente de voltaje a la base, o sea, los dos clips.

5. Usando un imán y con poca ayuda, se observó como el aro de cobre comenzaba a
rotar de manera veloz.

Conclusión:

Al realizar este experimento, pudimos observar lo siguiente.


El experimento consiste en la atracción y repulsión entre dos imanes, uno natural y
uno electromagnético inducido por la corriente de la pila, lo que induce el
movimiento.
El campo electromagnético inducido en la bobina se debe a la corriente que circula
por la espiral de cable. Así obtenemos un “imán artificial”. Sin embargo, en el imán,
dicho magnetismo es propio del material debido a su naturaleza magnética.
Al situar la bobina sobre el extremo de los clips cerramos el circuito por lo que se
induce un campo magnético en cada una de las espiras de la bobina al pasar, por
éstas, la corriente eléctrica generada por la pila.
Dicho campo magnético se enfrenta al propio del imán por lo que se origina el giro
de la bobina.