Está en la página 1de 48

LAS MUTACIONES DE LA HIDRA

SERGIO RODRÍGUEZ LASCANO

zineditorial

LAS MUTACIONES DE LA HIDRA SERGIO RODRÍGUEZ LASCANO zineditorial

Segunda Edición: Rodríguez Lascano, Sergio, Las mutaciones de la hidra, Zineditorial, Ciudad de México, 2017.

Primera Edición: 2016 Segunda Edición: 2017

Texto no editado comercialmente por el autor.

Zineditorial (comp.) Cuidado de la edición: Zineditorial Diseño de portada: Zineditorial Este folleto se editó en Software Libre

Zineditorial Para descargar la versión digital: zineditorial.wordpress.com

AQUI TRANSCRIBIMOS, EDITAMOS Y COMPILAMOS DOS DE LAS PARTICIPACIONES DE SERGIO RODRÍGUEZ LASCANO EN LOS SEMINARIOS-SEMILLEROS “EL PENSAMIENTO CRÍTICO FRENTE A LA HIDRA CAPITALISTA”, CONVOCADOS POR EL EJERCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL. LA PRIMER PARTICIPACIÓN SE LLEVÓ A CABO ENTRE EL 3 DE MAYO DE 2015 EL EL CIDECI-UNITIERRA (CENTRO INDIGENA DE CAPACITACIÓN INTEGRAL-UNIVERSIDAD DE LA TIERRA) EN SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS, MÉXICO. LA SEGUNDA EN UNA RÉPLICA DEL SEMINARIO- SEMILLERO EN CIUDAD UNIVERSITARIA, MÉXICO, D.F, EL 25 DE FEBRERO DE 2016.

APUNTES SOBRE EL PENSAMIENTO CRÍTICO VS LAS MUTACIONES DE LA HIDRA

A Don Luis Villoro, maestro de mi generación

Al profesor Galeano, maestro de la primera generación de estudiantes del primer nivel de la escuelita zapatistas.

I

El debate del poder se inició hace varios años y creo que estuvo mal ubicado. Las posiciones se polarizaron sin atenerse a la nueva realidad del capitalismo, ni al planteamiento de lo que fue la izquierda revolucionaria (aunque creo que, salvo unas cuantas excepciones, ésta ya no existe). La vieja concepción de la izquierda revolucionaria no se resumía en la idea de tomar el poder para transformar el mundo; había un paso previo que, de hecho, fue el punto que dividió las aguas entre ella –la izquierda revolucionaria– y lo que se conoció como la izquierda reformista. Para la primera, un paso paralelo a la toma del poder, era la destrucción del poder burgués existente, en especial de su estructura militar e institucional, es decir, del aparto del Estado burgués. La segunda soñaba con cambio sin rupturas, como producto de un crecimiento electoral, las barricadas debían ser sustituidas por las urnas.

No entraré al fondo de este debate, solo quería destacar, que ambas tenían una concepción vanguardista y querían o decían querer construir una sociedad socialista.

1

Entendían que el poder era una relación social y que era indispensable expropiar el poder político a la burguesía y destruir el viejo aparto de Estado, no simplemente llegar al gobierno u ocupar la administración pública. Hoy no es claro cual es la disyuntiva de las izquierdas, a veces parece no haber ninguna. Los hechos muestran que quienes dicen que es indispensable tomar el poder para cambiar al mundo lo hacen como una coartada, simplemente para controlar la administración pública. Al final el problema que se plantea es el siguiente:

¿de qué poder hablan? La confusión es extrema. ¿Poder es igual a ganar, una, dos, tres elecciones? ¿A tomar el gobierno, o peor a ganar la administración pública? Algunos dirán, que se trata de tomar el gobierno para desde ahí cambiar la correlación de fuerza y posteriormente llevar a cabo, una serie de cambios estructurales que den paso a la construcción de otro Estado y otra sociedad. Pero la estrategia de una buena parte de la izquierda y sus teóricos no es tomar el poder para cambiar el país o el mundo, sino cambiar la administración (ni siquiera el gobierno) sin tocar el poder. Las razones van desde las perspectivas estratégicas del llamado socialismo del siglo XXI hasta la imposibilidad objetiva de derrotar al capital desde la administración. Hace apenas unas semanas, un intelectual de Syriza, partido de la izquierda griega, en el gobierno dijo:

“Tomar el poder sin dejarse tomar por él –para luego agregar–, creo que ahora hemos visto los límites de esa estrategia. Hemos visto que estas instituciones europeas no son receptivas ante el argumento político-democrático que sostiene, ‘somos un gobierno electo con un mandato por cumplir’, ustedes son nuestro banco central y lógicamente nosotros esperamos que hagan su trabajo y nos permitan llevar a cabo el proyecto por el que fuimos votados”. Evidentemente esto es imposible.

2

Lo mismo, o algo más complicado se puede decir de la llega a la administración pública del Movimiento al Socialismo en Bolivia, del Frente Amplio en Uruguay, de Rafael Correa en Ecuador, de Hugo Chávez y maduro en Venezuela, para no hablar del caso patético de Daniel Ortega en Nicaragua. No es lo mismo luchar por la toma del poder –independientemente de lo que pensemos de eso–, que ganar la administración. Ganar para mantener una economía extractiva y expropiarle a la comunidad indígena, con discursos que recuerdan las peores épocas del caudillismo, pero que expresados por un dirigente indígena son lamentables. Cito a Evo Morales: “Lamento mucho que algunos hermanos me hayan pagado mal, a algún sector social se le regaló volquetas y después en esas volquetas llevaban bloqueadores contra el Evo; dotamos radios de comunicación a algún sector social, después dirigentes aprovechan ese radio, para hablar contra el Evo Morales, les compramos cedes sindicales y después ahí planifican conspirar contra el Evo, regalo ambulancias a las cooperativas mineras y en esas ambulancias en vez de llevar enfermos o heridos, llevan dinamita para dinamitar las calles o caminos” –se quejó Evo, aunque agregó– “no está resentido Evo, porque eso hacen –pagarle mal–, algunos dirigentes, no las bases o el pueblo” (discurso de Evo Morales en la clausura del XVIII Marca Tantachahui del CONAMAQ). Claro, esos indígenas que llevaban esa dinamita estaban impidiendo la construcción de una carretera que va a partir Bolivia, porque va a atravesar desde la selva hasta Los Altos de Bolivia. Ganar para crear industrias contaminantes y declarar como lo hizo José Mujica: “hay un arsenal allá en la costa atlantica que durante años figuran como propiedad del Ministerio de Ganadería y Agricultura, logramos que se le transfiera al Instituto de Colonización, eso no sirve

3

para hacer ganadería ni agricultura. Y les dijimos, ‘esto hay que rematarlo en pedazos, eso vale en pila. Van a venir turistas, van a hacer casas y el pobrerío de la zona le va a hacer su jardinsito, le va a arreglar su casita y ahí va viviendo’. Dijimos ‘venderlo’ y te aparece un movimiento ecologista y te dice, ‘¿cómo van a privatizar esto?’ y seguro que lo vamos a privatizar, para que los que tienen lana paguen y con esa guita comprarnos tierritas para tener colonos”. En las épocas de gloria de la izquierda revolucionaria, se decía que de nada sirve ganar el poder político si no se hacen incursiones despóticas contra el mercado capitalista, parece que ahora se trata de hacer incursiones despóticas a la administración pública, generar un sector burocrático corrupto –hasta el tuétano–, acusar a la extrema derecha de descontento social y administrarlo. Sin lugar a dudas en las épocas de un capitalismo industrial, con un proletariado centralizado y poderoso, se podía pensar en lo que algunos llamaron la vía clásica de la revolución. Hoy el capitalismo funciona de otra manera, tiene otras preocupaciones, genera nuevos enemigos –los nuevos otros–, y llega a la convicción de que su conflicto no es con una clase social únicamente, sino con la humanidad como tal. Por eso, de repente existen países – ya no simplemente sectores sociales o territorios– cuya desaparición no alteraría la función del mercado mundial. Siento decirlo, pero que Grecia se quede o no en la Zona Euro no modificará un ápice la nueva forma de la ganancia y la acumulación.

II

La Nueva Ley General del Funcionamiento del Capitalismo

Mucho se ha dicho sobre la anarquía de la producción capitalista, entendida como un acto de violencia masiva

4

que evita al máximo cualquier tipo de regulación social. El pavor a la revolución y la crisis de 1929 llevaron al capital a aceptar la mediación del Estado. Se pretendía regular los proceso de inversión y de inflación del crédito. Para intentar generar una dinámica de pleno empleo se impulsó lo que se conoció como la tercera demanda: bienes de consumo duradero –automóviles, refrigeradores, estufas, posteriormente televisores y computadoras–. En la práctica el llamado Estado Benefactor representó una anomalía en el proceso del capital. Esta anomalía fue resuelta con una ofensiva contra los trabajadores, en especial los industriales. Se fragmentó la vieja organización del trabajo y se favoreció el proceso de acumulación por despojo, el territorio empezó a ser visto como un factor directamente en condiciones de engendrar valor –como fuerza productiva social–, dejó de ser simplemente contexto donde se organiza el ciclo productivo y se convirtió en factor directo de la cadena productiva. Esto permitirá la reconquista de territorios del planeta y la reubicación del dominio. El asunto no es ya dominar países, sino controlar territorios. Las empresas multinacionales se encargan del problema desarrollando guardias de seguridad privada o bandas del crimen organizado o grupos paramilitares, todo con el apoyo del ejercito y la policía en cada país. Esta derrota de la clase trabajadora no solo selló la suerte de los viejos sindicatos o de la forma específica de la vida de la clase obrera; sobre todo evidenció que la vieja estructura sindical se había convertido en la peor camisa de fuerza contra los trabajadores, su labor de control, corrupción, represión, permitió que se concluyera lo que se venía configurando desde hace muchos años: la conversión de los sindicatos en instrumentos de dominación mediante su integración al aparto de Estado. Una vez desorganizada una forma de organización de la vida de un sector clave de los subalternos, el capitalismo dio un nuevo paso adelante,

5

transformó aspectos claves de esa anarquía pero ahora no únicamente en la producción de mercancías, sino en el dinero como tal. Decía Carlos Marx, “el dinero transforma las facultades humanas reales y naturales en simples representaciones abstractas”. Así se generó una transformación en el proceso de acumulación (A) al pasar de la acumulación de capital como la base del ciclo económico, a la acumulación de dinero ficticio. La autonomía de los bancos centrales es la expresión de la cesión del poder del Estado al capital, del mutis del Estado frente al mercado del dinero. Esto ha permitido que la formula dinero-dinero incrementado (D- D’) sea más atractiva y veloz y sustanciosa que la vieja formula dinero-mercancía-dinero incrementado (D-M-D’). En esa vieja lógica, el ciclo productivo inicia con una cantidad de dinero que se invierte (D), se compran las mercancías necesarias para la producción: materias primas, energía, maquinaria, etcétera y fuerza de trabajo (FT). Estas juntas son el capital productivo cuyo valor es igual a la mercancía (M); esto permitirá entrar al proceso productivo (P), cuyo resultado se materializara en formas de nuevas mercancías. (M) aumentó y pasó a mercancía incrementada (M’). Para que esto cristalice todavía se requiere de la prueba de la realización (R), es decir, que sean intercambiables por una suma de dinero mayor a la inversión inicial (D’). Ese dinero incrementado se convertía en acumulación productiva al reinvertirse mayoritariamente en un nuevo ciclo productivo que volvería a dar paso a la formula dinero-mercancía-dinero incrementado (D-M-D’). El significado profundo de dinero-dinero incrementado (D-D’) tiene que ver con lo que se conoce como la fetichización del dinero, lo que permite que dinero-dinero incrementado (D-D’) sea el nuevo tipo de acumulación. Dinero-acumulación incrementada (D-A’),

6

donde acumulación incrementada (A’) significa, acumulación incrementada no-productiva. Teniendo como fuente ideológica el concepto elaborado por los economistas del mercado del dinero –cito un texto clave–:

“pasar de los mercados impulsados por la producción de las mercancías, a los mercados impulsados por el crecimiento por medio del dinero”. Esto ha generado una nueva conformación del capital financiero, ya no es la suma de capital industrial y capital bancario, ahora se trata de la suma del capital industrial (con un peso específico mucho menor) con el capital bancario, el capital especulativo y con la creación de algo realmente alucinante que se conoce como las finanzas de la sombra o el Sistema Bancario de las Sobra – Shadow Bancking System (SBS)–. Además del mercado de acciones y obligaciones de divisas, de los activos derivados, de los títulos, de los hedge funds (instrumentos de inversión alternativa o fondos de alto riesgo). Muchas finanzas de las sombras son sociedades de gestiones de activos y filiales de los grandes bancos. Sus operaciones no se muestran en los balances de la casa matriz. Los grandes bancos tienen un pie en el sistema “paralelo” y otro en el bancario “tradicional”; actúan en la frontera entre la legalidad y la ilegalidad. Los tristemente celebres paraísos fiscales son hoy una pálida sombra. Para darnos una idea del significado de esto, hagamos un ejercicio de comparación. Los sistemas de la sombra mundial, totalizan alrededor de 60 billones de dólares hacia finales del 2011. El Producto Nacional Bruto (PNB) de Estados Unidos es de 16.99 billones de dólares, seguido muy de cerca por el de China que alcanzó 16.04 billones de dólares. O veamos cómo se expresa este tema del dinero- dinero incrementado (D-D’) con la deuda pública norteamericana: la oficina de Gerencia y Presupuesto de la Casa Blanca considera que ésta llegará a 19,683 billones

7

de dólares en 2015. La OCDE estima que el próximo año representará el 101.4% del Producto Nacional Bruto norteamericano y el FMI proyecta que en el 2016 llegará a 110%. O sea que el PNB norteamericano de un año no alcanzaría para pagar a los tenedores de los Bonos del Tesoro. Pero al mismo tiempo, tienen que pagar intereses por esos bonos de deuda. El que presta pone el dinero y le regresan dinero incrementado. Estos datos reflejan hasta dónde ha llegado la debilidad de los Estados-nacionales en el terreno económico. Mientras que el Sistema Financiero (dominado por una serie de crápulas que no solo no tienen que ver con el viejo espíritu descrito por Schumpeter, sino que ahora son auténticos gangsters –con perdón de los gangsters–) cuenta con una acumulación nunca antes vista de dinero, los países tienen un PNB completamente disminuido en relación a los activos de las sociedades financieras. La tierra prometida de la ganancia rápida y fácil de una burguesía que hace mucho que ya no tiene nada de progresista, representa el infierno de la crisis para algunos cuando estalla la burbuja, como sucedió en 2007 y 2008. Lejos estamos de los años en que General Motors, o la Ford, o la Chrysler, o las siderúrgicas encabezaban la lista de las empresas más ricas del mundo. Según Forbes, de las 10 empresas más grandes del mundo en 2014, siete son bancos, dos petroleras. Cinco son chinas –las tres primeras de ellas– y cinco otras son norteamericanas. China dejo de ser concebida como el taller del mundo para convertirse en el banco del mundo, su conversión hacia el capitalismo ha sido producto de la comunicación de varios factores:

1) El fracaso del conjunto de las políticas económicas de la era maoísta que trajeron como consecuencia millones de muertos de hambre. 2) El control sobre la mano de obra que permitió que durante los años noventas las industrias

8

multinacionales con casas matrices en Canadá, Estado Unidos y en algunos países europeos se deslocalizaran hacia China. 3) El impulso que recibió el sistema financiero en 1997 con la anexión de Hong Kong. 4) La deslocalización de una serie de industrias multinacionales –que se habían asentado en China, en las cuales los financieros chinos ya tienen acciones o que están endeudadas con bancos chinos– hacia Vietnam, Laos, Kampuchea, Tailandia, Indonesia, los nuevos talleres del mundo. 5) Una parte importante de la deuda norteamericana se encuentra en manos de los chinos, más de 3 billones de dólares. 6) El surgimiento de decenas de multimillonarios chinos, según la última lista de Forbes. Estados Unidos provee esta lista con 492 personas, seguido de China con 152 y después Rusia con 111, muchos son miembros del Partido Comunista Chino y la mayoría de los rusos eran militantes del Partido Comunista de la Unión Soviética, al final ambos partidos fueron empresas exitosas en la formación de grandes millonarios. A pesar de lo anterior, los nostálgicos del pasado que añoran el mundo bi-polar donde existía un campo bueno –el de la Unión Soviética– y otro malo –el de los Estados Unidos–, siguen sin hacerse a la idea de que esa visión forma parte de la prehistoria, (como dicen los compañeros zapatistas) es decir, del siglo XX. Por eso ahora, hacer del BRIC (Brasil, Rusia, India, China, bautizado así por Jim O’Neill –director del área de economía global de Goldman Sachs–), el nuevo paradigma geopolítico que va a minar el poderío norteamericano. Permítanme una leve sonrisa. Esta nostalgia reaccionaria, tiene varios puntos débiles:

9

1) De esos cuatros países, dos están sumidos en una crisis de proporciones impresionantes –Rusia y Brasil–.

2) Nadie está menos interesado en que Estados Unidos viva una gran crisis que China, Estados Unidos es su principal mercado y su principal deudor. No trabajan para hundir a los norteamericanos, trabajan para otra cosa. 3) El error fundamental del análisis geopolítico, es que sigue entendiendo la economía mundial como la suma de las economías nacionales y lo siento, pero eso también es prehistoria. Hoy es la suma de las grandes sociedades financieras, legal e ilegales –que al fin y al cabo son las mismas–, las grandes industrias con el crimen organizado o desorganizado, es decir, la violencia ilegítima del capital ilegítimo. 4) Finalmente, pueden y de hecho estallan guerras que involucran a Rusia y a Estados Unidos y muy probablemente dentro de poco tiempo a China. Pero atrás no están las decisiones soberanas de los Estados, sino los intereses financieros privados que sobre-determinan todos los aspectos de la IV Guerra Mundial, la sociedad del poder que busca controlar cada vez más territorios y fuentes de energía sin importar mucho de que países se trate.

III

La Crisis: la Nueva Coartada

El análisis tradicional establece que el capitalismo es un sistema productivo que vive en crisis cíclicas, ubicadas en dos ciclos. Uno, el corto, que tiene que ver con la renovación tecnológica o lo que Marx llamó, “el agotamiento moral de la maquinaria”. En El Capital explicaba que cuanto más corto sea el periodo durante el cual se reproduce su valor total, menor será el riesgo del

10

desgaste moral y cuanto más larga sea la jornada de trabajo, más corto será aquel periodo. La definición sigue siendo magnífica pero la rotación de la maquinaria en estas épocas no tiene la duración que en las épocas de Marx. Ahora, una serie de innovaciones tecnológicas no llegan ni a los circuitos productivos; se quedan en los discos duros de muchas computadoras sin ser llevadas a la práctica. Si toda modificación tecnológica o de maquinaria significa la expropiación de los saberes obreros, esa explicación ha limitado al máximo la capacitación de la fuerza de trabajo. La velocidad en la rotación de la maquinaria en esta fase del capitalismo ha llegado a una ausencia de límites, más allá de que es imposible que el capital sobreviva con trabajo muerto (porque requiere del trabajo vivo para lograr la conversión de plustrabajo en plusvalía), la realidad es que el viejo obrero con capacidad tecnológica es cada vez menos necesario, la rutina en la linea de montaje o en los círculos de calidad o en la combinación de ambos, representa la nueva realidad de la terrible enajenación del trabajo. Al obrero industrial hoy no sólo le es extraña la mercancía que crea, su propio cuerpo le es ajeno, cada vez le pertenece menos. Los ciclos largos, se decía, normalmente duraban 52 años y estaban vinculados a dos procesos: la tendencia decreciente de la tasa media de ganancia y un desequilibro entre el sector 1 (bienes de capital) y el sector 2 (bienes salariales) de la producción. La conjugación de ambos aspectos permite una crisis del proceso de acumulación y de reproducción ampliada del capital. En teoría, el proceso de caída de la tasa de ganancia duraba alrededor de 26 años y otros 26 tardaba su recuperación. La realidad es que hoy se vive un proceso de caída de la tasa de acumulación fundamentalmente porque un nuevo factor juega un papel que no existía antes: la financiarización. El equilibrio que había entre tasa de ganancia y tasa de acumulación dejó de existir. La

11

ganancia es mucho más importante que la acumulación. Todo esto permite una distorsión gigantesca de los ciclos económicos, la crisis se convierte no sólo –como dicen algunos idealista– en el producto de la resistencia de los trabajadores, sino en una decisión planificada que permite liberar y librar el mercado. A veces es la crisis de la deuda (Argentina, México, Estados Unidos); otra la de los títulos basura, Subprime (Estados Unidos, España, Grecia y muchos otros países de Europa); otra la de los déficits presupuestarios (España, Grecia, Irlanda, Italia); crisis de la burbuja especulativa (México, Argentina, Brasil, Rusia); y la tristemente célebre “crisis puntocom”, cuando el índice Nasdaq pasó de 5,000 puntos a 1,500 en menos de dos años –y que puso en crisis el concepto de una nueva economía, tan caro a algunos como Manuel Castells y los teóricos del capitalismo del conocimiento–. Crisis, crisis, más crisis. Un año un país, otro varios, otro una crisis generalizada. Crisis, crisis. Tan frecuentes, tan similares, que cada vez son más sospechosas. La crisis no parece ser el destino del capitalismo, sino su realidad permanente, su dinámica propia, su esencia, es lo que hoy lo define y lo explica. No es un Estado Nacional o una burguesía nacional la que entra en crisis, se trata de algo mucho más perverso, la existencia de una sociedad del poder que decide quién y en qué momento un país, una serie de países, entra en crisis. Sociedad del poder que casi siempre está vinculada a los grandes centros financieros. Pero lo verdaderamente fundamental es que hoy no hay nadie en la sociedad del poder que plantee de manera creíble una forma diferente de organizar las relaciones sociales. Algunos de ellos pueden hacer pequeñas críticas, otras fustigan las políticas económicas de tal o cual gobierno, pero nadie pone en duda el corazón de la propuesta neoliberal.

12

Podemos ahora ver algunas tendencias que hoy se

manifiestan en la organización del sistema capitalista:

a) Lo fundamental de la ganancia no viene de la extracción

de plusvalía –a la larga, esto es una bomba de tiempo–, sino de la burbuja especulativa.

b) La clase obrera industrial es una gran minoría, siempre

lo fue, pero antes lo era en relación con el campesinado,

hoy lo es en relación a todos los otros trabajadores.

c) La mayoría de los trabajadores del mundo son precarios

e informales.

d) Existe una deslocalización del capital que hace mucho

más complicado identificar al patrón, ¿contra quién se hace la huelga? e) Muchos analistas de la globalización parten del comercio entre las naciones. Éste a existido desde que el

capitalismo se instala como sistema-mundo, la particularidad de su fase actual en el terreno de la economía es la dislocación del capital y por lo tanto de la inversión. Éste es un proceso de mutación espacial del capital que permite una doble modificación: pasar de la lógica del intercambio comercial a la de una estrategia de las firmas multinacionales; salir de las relaciones internacionales entre las naciones para inaugurar una entre la firmas multinacionales. Pero ahora todo como un bulldozer que arrasa con todo lo que tiene en frente. Esta nueva forma del capital (el capital financiero) arrastra países, pueblos, culturas, idiomas, formas de vida. El ejemplo griego es revelador, un país cuya deuda representa el 185% de su Producto Interno Bruto. ¿Alguien en su sano juicio puede pensar que ganar una elección y ser gobierno representa realmente tomar el poder?

f) Hoy existiría la posibilidad de sustituir una buena parte

del trabajo vivo industrial, pero ¿quién compraría las mercancías? En este sentido como nunca antes, el desarrollo de las fuerzas productivas está aprisionado por unas relaciones reproducción obsoletas.

13

g) El Estado-nación ya no juega ningún papel de lo que

antes jugaba, en especial el de regulador de la inversión. La mano invisible del mercado se impuso y los grandes señores del dinero deciden lo fundamental. La burguesía nacional es parte del museo de las reliquias. Los gobiernos y parlamentos son figuras decorativas onerosas que tienen como única misión la seguridad interna, no para la ciudadanía sino para los verdaderos dueños del país. La

clase obrera nacional está sumergida en proceso de

internacionalización que aunque suspire por el viejo Estado Benefactor que fue fundamental en los años de

fortaleza, ya no puede regresar; el mercado interno es otra pieza de museo. h) Como dijo el finado Subcomandante Marcos, se necesita un Estado mundial pero la sociedad del poder no trabaja seriamente para ello y creo que, por lo pronto, prefiere un mundo sin regulación.

i) Las crisis no son producto como en la época del

feudalismo de catástrofes naturales que provocan escasez,

es decir de una crisis de subproducción de bienes, tampoco

como

en los años dorados del capitalismo de los siglos

XIX

y XX de una crisis de sobreproducción de

mercancías. Las crisis hoy son decididas en un cuarto de guerra., los miembros de los consejos administrativos de la sociedad del poder utilizando a los instrumentos

internacionales (FMI, Banco Mundial, la troika europea, etcétera) que hace años crearon los Estados Nacionales

para regular los flujos de capital y que hoy están coptados por el capital financiero internacional. “¿Las crisis? –dice el Subcomandante Insurgente Marcos–, Claro solo oprime

usted este botón de aquí

“eyección”

no, ése no, ése es el de

sí. Bueno oprime usted ese botón y

¡tarán!, ahí tien usted la crisis que necesita, completa, con

sus millones de desempleados, sus tanques antimotines,

sus especulaciones financieras, sus sequías, sus

hambrunas, su deforestación, sus guerras, sus religiones

el otro

14

apocalípticas, sus salvadores supremos, sus cárceles y

cementerios (para los que no sigan a los salvadores eternos), sus paraísos fiscales, sus programas asistenciales

claro, un poco

de caridad siempre será bien visto” (Subcomandante Insurgente Marcos Ellos y Nosotros II. La maquina en casi dos cuartillas).

con tema musical y coreografía incluido

IV

La Tormenta

Socialismo o barbarie, decía Rosa Luxemburgo. La tormenta que se avecina no es producto de la barbarie, sino

del

liberarse de la mitología del Progreso.

El desprendimiento de los glaciares en el cono sur, las crisis de Chernobyl, Fukushima, Three Mile Island, el calentamiento global, el arrasamiento de los pulmones de

la tierra, la vuelta al trabajo esclavo, la predominancia

mundial del trabajo precario, la eliminación masiva del campesinado mundial, el incremento de las plagas, la miseria mundial, las guerra y las nuevas guerras, los odios étnicos, los renglones torcidos de dios, el incremento del trafico de personas, el terrible método de las desapariciones forzadas, la nada nueva forma de

explotación del cuerpo (no simplemente de la fuerza de trabajo), la ausencia total de perspectivas para el 80% de la población mundial, la crisis de la educación, del sistema de salud, etcétera, etcétera, todo eso es el resultado del Progreso. El Progreso en el capitalismo actual es comprar una casa a crédito que te van a quitar porque nunca vas a poder pagar ni siquiera los intereses; tener un fondo de retiro que se pasea por los Shadow Banking Systems y que corre el riesgo de desaparecer de la noche a la mañana; tener un ejido donde abajo del suelo hay oro, plata o cobre

o cualquier metal –claro si es coltán mucho mejor– y

Progreso. Cualquier proyecto emancipador debe

15

derrepente se declara área protegida y luego se vende a los canadienses, se extrae todo el mineral, sale por las Costas del Pacífico, es llevado por tremendos barcos chinos y nos dejan a cambio toda la materia prima para producir cristal. La catástrofe que se avecina no es una crisis más en la historia del capitalismo, es un ajuste de cuentas entre el capital y la humanidad. Y va más allá de las buenas o malas intenciones de tal o cual gobierno. Y se expresa en un dato tremendo y al mismo tiempo nítido: a finales del 2014 la deuda mundial representa el 286% del Producto Interno Bruto mundial. Estamos frente al auténtico hoyo negro de la economía mundial. La tormenta está ya entre nosotros, decenas de miles de desaparecido, centenares de miles de asesinados y secuestrados, territorios enteros tomados por una santa alianza entre las bandas criminales y la más grande y peor de las bandas: las fuerzas armadas del país. La tormenta en que las fuerzas armadas y policiacas norteamericanas ya tienen miles de asesinos armados dentro del país. La catástrofe de ver como avanza la desertificación del país como producto de la construcción de minas a cielo abierto que transforman la vieja cultura agraria y nos regresan a los bares, prostíbulos llenos de niñas centroamericanas, a los matones y asesinos que se pasean, nada más que ahora con cuernos de chivo o M16. La catástrofe de millones de nuevos esclavos en todo el mundo; los teóricos de la “nueva cultura laborar” deberían de tener la cara llena de vergüenza, el obrero plurivalente que debía pensar el mundo al revés es sustituido por un nuevo esclavo que vive hacinado en galerones y que mira pasar el tiempo sin tener la menor idea de lo que significa una jornada de trabajo, un contrato colectivo, un círculo de calidad, una fusión entre trabajo manual y trabajo intelectual.

16

La catástrofe de un movimiento campesino que

cedió poco a poco, para ceder todo poco a poco y que cada año amenaza con retomar la Ciudad de México como lo hizo Emiliano Zapata en 1914, que acaba negociando en

gobernación mayor ayudas que nunca

agremiados, sino que se queda en sus bolsillos y que ahora orgullosos se dedican a conformar grupos paramilitares como el de la CIOAC que hace un año asesino a nuestro compañero el profesor Galeano. Parece que la tormenta está aquí, y va a desarrollarse con mayor fuerza, entonces habrá que pensar cómo salvarse, cómo construir una cosa, por pequeña que sea.

llegaran a sus

V

Nuevas Características del Capitalismo

Si es verdad que la fase neoliberal del capitalismo no es un simple cambio de modelo económico, sino del conjunto de las relaciones sociales, en tanto se busca controlar, no solo la fuerza de trabajo, sino la vida de los seres humanos, entonces estamos hablando de un proyecto de dominación que busca des-organizar, re-organizar desde luego, la economía. Pero también la cultura, los lazos humanos que se han construido desde siglos atrás, la economía moral de los que viven en el campo y en las ciudades. Se busca fragmentar las relaciones laborales, romper el tejido social, criminalizar a los movimientos sociales y al Otro –al que no forma parte de ese nosotros cerrado a piedra y lodo que es la sociedad del poder y donde es mucho más fácil salir que entrar–. Veamos algunas de las características de esta fase:

a) En los últimos 30 años se ha construido un archipiélago mundial de islas en las que está concentrada la capacidad tecnológica y científica mundial, el poder financiero, el poder simbólico y mediático del tiempo

17

presente. Una treintena de ciudades representan la infraestructura del cerebro y corazón del archipiélago. A su lado, hay zonas claves para el cultivo del capitalismo, porque en ellas se encuentran las reservas energéticas del mundo –petróleo, gas, uranio, agua, biodiversidad–; si en las 30 ciudades se administra y se maneja los flujos financieros, en estas zonas se juega el control del mundo y el futuro de la humanidad, la nueva conformación y la nueva competencia. Paralelamente se busca establecer macro-regiones productivas. Su ubicación geográfica y su adscripción formal a tal o cual estado son secundarias, lo crucial para su definición es su importancia geopolítica y geoeconómica. b) El control del territorio se convierte en factor productivo clave en tanto directamente genera condiciones para engendrar valor, esto es hoy por hoy el escenario de las confrontaciones más significativas entre el capital y los guardianes de la tierra, los pueblos originarios. c) El Estado Nacional como un holograma (vacío de contenido) produce un espectro al que dirigir todas las diatribas. La explotación, el despojo, el desprecio y la represión, ceden el paso al monstruo de la corrupción. A un jefe de Estado no se le pide ya una visión global del desarrollo económico, sino simplemente que no robe, que viaje en Volkswagen o en Tsuru, como si eso sustituyera el papel que todos juegan como parapetos del capital financiero-especulativo. El Estado Nacional queda reducido a cenizas, de ser regulador de la competencia o de los factores de la producción, hoy es un mero instrumento de seguridad interna para que la destrucción de la nación se lleve a cabo bajo una vigilancia extrema. d) La sub-cultura que ese Estado dejó atrás es muy grande, por eso el grueso de los movimientos sociales se dirigen a ellos para solicitarles protección (para sobrevivir), no deja de ser paradójico que acudan al criminal para que detenga el crimen. Los sindicatos, las

18

organizaciones campesinas, las organizaciones de colonos, etcétera, vuelven hacia el gobierno añorando una época que ya pasó y que no volverá.

e) No sólo las organizaciones sociales hacen eso,

también las organizaciones de izquierda, el culto al mal menor que permite la lógica perversa de ir cediendo un poco para ceder todo, se ha impuesto en el pensamiento de izquierda. Para mucho el problema es quién está y en gobierno y qué política implica; hasta ahora todos han reducido sus plataformas originarias para pasar al realismo político, en construir el capitalismo –el enseñar a la

burguesía a construir el capitalismo– en el terreno político. Ese intinerario va de Marx a Keynes para descubrir llenos de emoción a Piketty y finalizar aplicando lo que decía Freidman, puede ser que este camino esté empedrado de buenas intenciones (lo dudo, pero seamos benévolos), pero pensamos que acabará en desmoralización y fracaso. Atrás de esto no se implica un juicio moral sino algo que pensamos que debería ser fuente de discusión más que seria, a saber, ¿para qué sirve la toma de gobiernos en un Estado que ya no es lo que era y deja poquísimas posibilidades de cambios profundos?

f) La idea de que el proletariado era el núcleo de

todo proceso de rebeldía, el sujeto histórico de la revolución no era producto de la mente calenturienta de tal

o cual revolucionario –llamase anarquista o marxista–, atrás se ubicaba un análisis del capitalismo de esa época, un análisis de la situación actual nos permite ver diáfanamente que ahora no hay un núcleo unificado de resistencia, que hay una gran diversidad de proceso de rebeldía. Por tanto, se requiere abandonar el síndrome de “esperando a Godot”. Los sujetos sociales no son una expresión abstracta, no son creaciones de la mente de un intelectual, son expresiones de la lucha. En innumerables ocasiones el sujeto no llega vestido de overol, sino de color diversos, guaraches, sombreros, o de punk, darketos

19

o pantalones o faldas que se organizan y dicen basta a la

buena onda de los hombres “feministas” que otorgan y quitan derechos a las mujeres como si fueran una especie de tómbola.

VI

Conclusiones

Si es verdad que el concepto lucha de clases no parte de equivalencias preestablecidas sino que es la lucha la que determina lo otro, entonces es indispensable entender el

carácter diverso y diferenciado de los que luchan. Cualquier etiqueta que se haga de esa diversidad la empobrece, la diversidad no requiere de ningún elemento de uniformidad (ni siquiera en el nombre). La teoría de la vanguardia no opera más porque habla inevitablemente de un movimiento homogéneo o poco heterogéneo al que hay que hegemonizar y cualquier lector –para no decir actor– de lo que está pasando en los últimos años puede señalar que la homogeneidad en los movimientos sociales es inexistente. Esa ausencia impide la indispensable hegemonía, quintaesencia del concepto –permítaseme la expresión– angustiante y perverso de la vanguardia. Entre los diferentes lo que da frutos es –pensamos nosotros– compartir. La compartición es una vía para conocernos, para echar trato y hacer cosas, compartir desde el reconocimiento de que somos diferentes y de que estamos felices en medio de nuestra diferencia porque, como todo en la vida, lo homogéneo es pobre y parcial. Por ejemplo, compartir lo que está sucediendo en

la región Kurda de Siria y su lucha por la autogestión y la

autonomía, ahí donde nos vemos en nuestras similitudes y diferencias, sin que nadie quiera imponer una linea política

específica. Por eso es fundamental el encuentro, la compartición, también en el terreno de las ideas, el nuevo pensamiento emancipatorio no puede ser producto de una

20

mente brillante sino del encuentro de muchos diferentes, de los que buscan crear una serie de ideas comunes anticapitalistas frente a la forma de organización- desorganización del sistema capitalista. La respuesta a esta dura cadena que el neoliberalismo ha impuesto saldrá del encuentro y la comparición de los que resisten y se rebelan, no solo en las calles y los ejidos, los pueblos y comunidades, los barrios y montañas, la selva y los altos, la cultura y el género, el cuerpo y la mente, la ciencia y la filosofía, sino entre todos los que se resisten al pensamiento haragán, es decir, al pensamiento único sea de derecha o de izquierda. Los que no hacen apología del pragmatismo según el cual la política es únicamente el arte de la oportunidad y olvidan que el verdadero arte de la política es hacerla innecesaria, romper el individualismo es la elaboración teórica de una precondición del pensamiento crítico. Otra, es la modestia, para que sirva, la teoría debe ser resultado de una practica social, parafraseando a Dionys Mascolo: un pensamiento en acto, la prueba práctica de las ideas basada en una especie de lealtad hacia los desconocidos, hacia los inexistentes, hacia los invisibles, hacia los nadie, hacia los que viven en la frontera, en el límite, entre el dolor y rabia. Unos días antes del seminario-semillero alguien me escribió lo siguiente: “Diversas fuentes aunque quizás ninguna especializada, afirman que la hidra es un diminuto animal inmortal, al menos dicen, un animal que puede llegar a vivir para siempre en condiciones adecuadas. Lo que más sorprende a esos estudiosos, y a quienes divulgan los conocimientos de los estudiosos, es su poder regenerativo. Se dice que ‘si el cuerpo de una hidra es cortado en diferentes partes, cada parte regenera una cabeza en su lado apical original y un pie en el lado basal terminal original’. Mi ignorancia sobre la biología y mi sospecha de que la mayor parte de nuestro conocimiento especializado son hipótesis soportadas y válidas por la

21

gran industria académica, pero sin más valor que aquel que tiene mucho de nuestro conocimiento ordinario, me permiten lanzar una hipótesis. Si la hidra es inmortal en este mundo, lo que tenemos que hacer para acabar con ella, es construir un mundo en que la hidra no pueda reproducirse. En la filosofía contemporánea se dice que un mundo posible es un espacio de posibilidad, una posibilidad lógica, una posibilidad concebible. Lo que no se dice, es que este modo de pensar y hablar acerca de los mundos posibles le quita a la metáfora todo su poder transformador, se pierde de vista que no se trata de concebir otros mundos, sino de construirlos. Las metáforas de la hidra y de los mundos posibles dejan en claro que la transformación del sistema en que vivimos no puede hacerse por partes, cada vez que rompamos una cabeza crecerá otra, la hidra se reproducirá infinitamente si no modificamos el entorno de modo tal que ella no pueda sobrevivir. Pero quizá para darle contenido a la idea de otros mundo, podemos comenzar por preguntarnos, ¿quiénes somos?, ¿quiénes queremos ser?, ¿quiénes podemos ser en qué mundo?”. Hasta aquí lo que me escribió esta persona. Hace muchos años un rebelde alemán dijo, la filosofía no ha hecho más que interpretar de diversos modos al mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo. Interesante verdad, pero incompleto. Yo diría: para interpretar de diversos modos el mundo es necesario comenzar a transformarlo. A las preguntas finales de esa alguien que me escribió creo que la falta una que es clave, ¿qué hacemos para transformar al mundo, porque es la única posibilidad para así poder interpretarlo? Efectivamente, si para derrotar a la hidra se requiere de otra geografía, entonces es necesario construirla y no actuar con base en las reglas de la actual.

22

Otra geografía, otro tiempo –calendario dicen los compas–. Cuando José Arcadio Buendía está atado a un árbol y llega el padre Nicanor de Macando y lo reta a jugar a las damas, él no acepta, “porque nunca –dice él– puedo entender el sentido de una contienda entre dos adversarios que están de acuerdo en los principios”. No se puede destruir la hidra si nuestro accionar político y ético cuenta con los mismos principios que la hidra ha impulsado desde que la dominación es dominación. Ese es el problema de la mayoría de la izquierda mexicana y del mundo, se parece tanto a sus contendientes que actúa y piensa igual que ellos, y quien piensa y actúa igual que sus contendientes se convierte en lo mismo. “Hoy somos lo que tanto odiamos”, dijo José Emilio Pacheco. Quizá el Estatuto de Kyoto le corte un tentáculo, la Carta de los Derechos Humanos y el reconocimiento de las cuatro generaciones del derecho otro, si Syriza resuelve salirse de la Zona Euro podría perder una cabeza, si se gana una huelga general en algún país otra, etcétera. Pero nada de esto por sí solo –ni todo junto–, garantiza que el animal ese detenga su proceso de reproducción y de regeneración. Para acabar con su fuerza es necesario crear un mundo en donde no pueda reproducirse. Se requiere hacer tabla rasa y volver al comienzo –que, como le gustaba decir a Deleuze, siempre se encuentra a la mitad–, al final no se tira todo por la borda pero si lo que ya no ayuda a entender lo que está pasando. Construir otras relaciones sociales por pequeñas que ellas sean al inicio, no contentarse con ver cómo florecen, sino siempre plantearte el reto de vincularte (no fusionarte) con otros que quieran hacer lo mismo. Donde las relaciones de dominio no operen, donde valgas por lo que eres y no por lo que ganas, donde puedas trabajar sin que exploten tu mano de obra, donde lo que creas o crees no te sea ajeno, que no baile frente a tus ojos sino que tu

23

bailes alrededor de tu creación y que a partir de ahí te propongas repensar el mundo. ¿Quiénes somos? ¿Quiénes queremos ser? ¿Quiénes podemos ser? ¿En qué mundo? ¿Qué hacemos para transformar al mundo, porque es la única posibilidad para así poder interpretarlo? Esas serán las precondiciones para poder derrocar algún día, a la maldita hidra capitalista.

CIDECI-UNITIERRA, 3 de mayo de 2015

24

LA TORMENTA, CAPITAL Y CRISIS ECONÓMICA

Quiero empezar con una cita de alguien que no es un economista, es un físico, fue Premio Nobel en física y es el inventor de la teoría de la relatividad. Un mes de mayo como el que nos contempla, pero hace 66 años, en 1949, Albert Einstein escribió: “La anarquía económica de la sociedad capitalista, tal como existe hoy, es en mí opinión la verdadera fuente de mal. El capital privado tiende a concentrarse en pocas manos, en parte debido a la competencia entre los capitalistas y en parte porque el desarrollo tecnológico y el aumento de la división del trabajo animan la formación de unidades de producción más grandes a expensas de las más pequeñas. El resultado de este proceso es una oligarquía del capital privado, cuyo enorme poder no se puede controlar con eficacia –incluso en una sociedad organizada políticamente de forma democrática. Esto es así por qué los miembros de los cuerpos legislativos son seleccionados por los partidos políticos financiados en gran parte –o influidos, de otra manera– por los capitalistas privados, quienes para todos los propósitos prácticos, separan al electorado de la legislatura.” Déjenme explicarles rápidamente qué es lo que yo creo que está sucediendo en el terreno de las grandes modificaciones que estamos viviendo en el capitalismo en los últimos 30 años. Ahora, digo “los últimos 30 años” no simplemente por la idea esa de que inició el neoliberalismo, sino porque, realmente, si fuéramos muy concretos desde el punto de vista económico, lo que se vivió fue una reestructuración. No tan sólo del modelo económico, sino de la forma de organización/ desorganización de la sociedad, la economía, la cultura,

25

incluso la lengua, las relaciones sociales, la ciencia, etcétera. Todo eso sobre una modificación sustancial a partir más o menos en 1980-1982. Claro, yo soy un creyente de que es necesario meter siempre el concepto de economía política para poder entender qué es lo que sucede en el capitalismo. Y la economía política no simplemente son una serie de datos estadísticos que nos permiten entender la evolución del capitalismo, sino que también son una serie de cuestiones políticas que nos permiten entender las modificaciones económicas que se están llevando a cabo. Van relacionadas, no pueden separarse economía y política, no pueden marchar cada una por su lado. Porque si uno nada más analiza la política se va a equivocar, porque entonces va a perder de vista lo que son los intereses de clase, las relaciones sociales, etcétera; y si uno solamente ve los datos económicos no va a ver las fuerzas sociales que permitieron el desarrollo de esos procesos económicos. Entonces tenemos que juntar los aspectos, economía y política.

En 1980 llega Margaret Thatcher al gobierno de Inglaterra. Y se va a enfrentar –ni siquiera se puede decir que se vaya a enfrentar–, va a provocar, la gran huelga minera de los mineros del carbón de la Gran Bretaña. Es decir, no tan solo de Inglaterra, pero también de Escocia, de Irlanda, del país de Gales, etcétera. ¿Por qué? Porque plantea que va a haber una sustitución de energía, bajo el pretexto de que es necesario generar energías limpias y la energía por carbón es una de las energías más sucias. Todo resultó falso, porque siguen usando el carbón como energía en Inglaterra, pero el chiste era que fue necesario enfrentar al sindicato más poderoso de Europa, que tenía más de 1 millón y medio de agremiados. Duró ocho meses la huelga. Ocho meses, y fue derrotada. Si ustedes quieren encontrar la explicación de películas como The Full Monty o como Lluvia de piedras, pues la

26

van a tener que buscar en esa huelga, en esa huelga que derrotó a una de las clases obreras más poderosas del mundo.

El segundo punto que quiero poner como ejemplo en el terreno de la política sucedió años después en Italia (que es ahora si que por definición casi casi la cultura obrera desde la época de los consejos de fábrica de Turín en 1922, pero siempre fue la tradición obrera, una tradición muy fuerte). El Partido Comunista Italiano tenía 36% de votos por si sólo, y eran votos obreros. En todas las ciudades, en todos los barrios, en todas las colonias de Italia, había clubs obreros, había comedores obreros, había centros de recreación obreros, el cine italiano era un cine pensado y hecho en función de esa cultura obrera. Pier Paolo Pasolini –un director de cine italiano, que ya murió– tuvo una frase muy celebre, dijo, “el Partido Comunista Italiano es un país dentro del país”. Porque no podía caer una hoja de un árbol en el que no hubiera una definición fundamental del Partido Comunista Italiano. Bueno, sus dirigentes, más o menos a finales de los años 80, deciden que es necesario abandonar el nombre “comunista” porque es políticamente incorrecto, porque ya no viste, porque se oye mal la palabra comunista. Entonces plantean la idea de que es necesario no tan solo cambiar la idea del partido comunista como nombre, pero cambiar la idea del partido comunista como representación de clase. Porque si ustedes ven los libros clásicos de la teoría política, se dice, “un partido político busca representar a una clase social”. Esa es la teoría clásica, ahora ya no sucede nada de eso, ahora todos buscan el centro, todos los partidos políticos buscan ocupar el centro y el centro. Como dijo Santo Tomás de Aquino con respecto a la punta de un alfiler: en la punta de un alfiler cabe toda la corte celestial. Es decir, es una jalada, no existe el centro. Entonces, el Partido Comunista Italiano se reúne, para cambiarse el nombre y no llegan a acuerdo entre sí de

27

como llamarse, y entonces a alguien se le ocurre la brillante idea de decir: que se llame “la cosa”. Y por ocho meses, el Partido Comunista Italiano, el partido comunista más grande de occidente de los comunistas, se llama “la cosa” porque no sabían como definirlo, porque era tan grande el salto al vació que estaban dando que no sabían como definirlo. Eso cambio el mundo. Claro, se dieron muchas cosas más también. Se dio la derrota de los Sandinistas, se dio la derrota de la Revolución Salvadoreña, se dio la derrota de la Revolución Guatemalteca, todas acabaron pésimo. La Revolución Sandinista acabó con una corrupción de los líderes en lo que se conoció como “la piñata” en El Salvador. Joaquín Villalobos (el mismo que había matado a Roque Dalton, al gran poeta Roque Dalton), vino a entregar su AK47 a Salinas de Gortari (por cierto, también de los Sandinistas, Tomás Borge había escrito una biografía de Salinas de Gortari). De los guatemaltecos, Rolando Morán, había ido al Petén –lugar de las peores masacres de los indígenas mayas guatemaltecos– con el general del Ejercito a brindar por la paz. Y entonces estaban brindando y dicen, vamos a derramar un poco de whisky (obviamente un Clifford 15 años) por los muertos. Ese es un acto inmoral, derramar con el que los asesinó. Pero atrás, entonces, había un problema: había cambiado toda la estructura económica del mundo. Es decir, el neoliberalismo desde el punto de vista económico, significa una transformación radical en varios aspectos. Empezó por el mundo del trabajo; el mundo del trabajo en todo el mundo fue reorganizado y fragmentado. Fíjense ustedes nada más el dato que les voy a dar:

hoy las grandes centrales obreras europeas –como la CGT francesa o comisiones obreras o la UGT de España– no tienen más allá de 800,000 miembros, porque hay un

28

proceso de des-sindicalización masiva, porque no le ven sentido.

¿Por qué? Porque el salario fue fragmentado. Bueno, es lo mismo que pasa aquí con los profesores de la universidad, su salario nominal es uno y su salario por

“torti-bonos” es otro, y muchas veces los “torti-bonos” son más grandes que su salario nominal. Porque eso significa productividad del trabajo, les pagan por ser productivos. Entonces, desde el punto de vista del mundo obrero, cambió esa relación de una manera sustancial, al cambiar esa relación en el terreno salarial, también cambió la relación en el mundo laboral del contrato. El Subcomandante Insurgente Marcos –ya fallecido– dijo: “la modernidad avanza para atrás”. Es verdad, la modernidad avanza para atrás. Volvió el trabajo a domicilio, que era una cosa que existía poquito después de la Edad Media; que es esta idea de que el patrón no paga fábrica, que no paga maquinas, sino que entrega – sobre todo en el caso textil– ropa y ya cada quien se va a su casa a trabajarlas o a coser balones (como en Tehuacán, Puebla).Volvió el trabajo esclavo –pero el trabajo esclavo de verdad–, en los talleres del sudor en Indonesia, en Vietnam. Bueno este es otro ejemplo dificilísimo. Para mi generación Vietnam fue así como, pues, el oxígeno. Fue la demostración de que se podía derrotar al imperialismo Yanqui hasta en el terreno militar. Ya no tan solo en el terreno político, pero también en el terreno militar. La

heroicidad del pueblo vietnamita fue una cosa

Yo

recuerdo que aquí en Filosofía y Letras en el cineclub del Ché, veíamos las películas de Vietnam, de esas impresionantes películas en las que tu ves a unos seres humanos bastante pequeños, combatir contra un pinche

ejercito super modernizado y todo lo demás, y derrotarlo. Ahora Vietnam es una gran maquila –es una de las más grandes maquilas del mundo– y para convertirse en

29

maquila, le tuvo que pagar una indemnización a Estado Unidos de 55 mil millones de dólares por daños de guerra. Todo eso está pues muy cabrón, ¿cómo pues? o sea, era al revés, los daños de guerra los provocó Estados Unidos en Vietnam; todavía hay gente que en el campo en Vietnam estalla por minas enterradas, que están ahí todavía en el campo vietnamita. Entonces, hubo una modificación del mundo del trabajo –una modificación tremenda del mundo del trabajo–. Se pasó de los viejo métodos Taylor y los viejo métodos Ford a lo que se conoció como los métodos Japoneses, Toyotistas o que algunos llaman Canvas, en el que supuestamente se elimina la separación entre el trabajo manual y el trabajo intelectual. ¿Por qué? Primero, porque antes (en los métodos Taylor y los métodos Ford) la administración de la fábrica estaba separada de la línea de producción. En los métodos japoneses la administración de la fábrica está en la misma fábrica, ahí mismo están ellos, entonces supuestamente es una eliminación de esa separación. Segundo, porque se forman los círculos de calidad, en lugar de simplemente la línea de montaje. Y supuestamente los círculos de calidad se fijan las metas de producción, porque como les decía, como ya no importa el salario sino importa la producción – o sea cuanto produces al día–, pues ahí es donde se va a discutir la forma de la producción. Y luego, inventaron los métodos de trabajo bajo estrés –eso funciona aquí en México, en Querétaro y en Aguascalientes–. Son unas fábricas que tienen un semáforo con 3 luces, verde, amarillo y rojo. Entonces, cuando la producción va muy bien, pues está en verde y se oye una música ambiental tipo “zen”. Cuando se pone en amarillo –o sea que se alenta la cadena de montaje– suena una alarma extremadamente fuerte, pero es simplemente la indicación para que los obreros se pongan listos y hagan más rápido su trabajo. Pero si se alenta más la producción,

30

entonces se pone en rojo y al momento de ponerse en rojo ya no es una alarma, es un tremendo ruido e inmediatamente de arriba –donde están una torres de luz–, sale una luz que enfoca directamente al obrero que es el responsable de que la línea de montaje o la línea de producción sea haya alentado. Claro, sucede lo que tiene que suceder, pues imagínense, está la luz hacia una persona como responsable de que la línea de producción no va avanzando rápidamente, todos los demás obreros se voltean y le echan la culpa. ¿Por qué? Porque se están limitando sus “torti-bonos” o se están limitando sus bonos de productividad. Uno no sabe si a ese obrero se le murió un familiar, está enfermo, tiene ganas de ir al baño (porque ahora en la Ford de aquí de Tlalnepantla ya no dan tiempo para ir al baño y los obreros se hacen en su mismo uniforme, porque no les dan tiempo, ya tampoco tienen la hora de comida). Entonces, todo eso ha significado modificaciones terribles en el proceso productivo. Modificaciones que también se viven en la universidad, en los servicios, en todos lados hay esas modificaciones en el terreno laboral. ¿Cuánta gente aquí que ha terminado su carrera, que tiene licenciatura, maestría, doctorado y postdoctorado están suspirando por tener una plaza? Entonces, empezó en el mundo del trabajo, pero no se quedó en el mundo del trabajo. ¿Por qué compañeros? Hace 30 años, las empresas más grandes del mundo eran las 30 primeras automotrices y petroleras. Las Siete Hermanas –petroleras– y las grandes empresas automotrices –en primer lugar la General Motors, en segundo lugar la Ford Motor Company, en tercer lugar la Chrysler–, esas eran las grandes empresas del mundo, hoy no. Hoy ninguna de esas está en las 20 primeras empresas más grandes del mundo. Hoy están cuatro bancos chinos – el primero, segundo, tercero y cuarto lugar son cuatro bancos chinos– y luego están tres bancos americanos.

31

Luego por fin viene una petrolera y luego vienen dos financiadoras. Luego viene Toyota, en el lugar número 16 está Apple (que para todos esos que hablan del capitalismo del conocimiento pues ¿cuál?, eso no funciona, el capitalismo del conocimiento es un oxímoron, o sea es una contradicción en los términos). Entonces, son fundamentalmente bancos. Una de las gráficas que yo he sacado ahora que estoy haciendo mis explicaciones refleja lo siguiente: la curva de ganancias (de tasa de ganancias) ha crecido en los últimos años como un 7%, mientras que la productividad del trabajo ha bajado como un 4%. Eso contradice todas las categorías económicas. Yo fui a presentar eso en Economía, porque dije, a ver si estos maestros de economía me lo explican, ¿cómo es posible que la curva de productividad vaya para abajo y la curva de ganancias vaya para arriba? Es una contradicción. Productividad significa, hacer más rápido un proceso productivo, gastar menos tiempo en hacer un proceso productivo. Todos ustedes saben que cada vez más se utilizan robots en las fábricas; cada robot de la Volkswagen sustituye diez obreros, cada robot que existe sustituye diez obreros. Un robot como una maquina- herramienta de control numérico, no es otra cosa que expropiación del saber obrero. El ingeniero que las diseña, lo que hace primero es observar la forma en cadencia de producción del obrero y luego eso lo pone en una maquina. Entonces, supuestamente esos robots hacen que sea mucho más rápido el proceso productivo. Les voy a dar un dato:

cada 1 minuto 15 segundos sale un carro de la línea de producción de Volkswagen. O sea esta plática que puede durar media hora, pues significa más o menos 20 carros – 20 carros de Volkswagen que salieron de la línea de producción–. Y claro, evidentemente que para el señor de la Volkswagen, lo que estamos haciendo nosotros es

32

totalmente improductivo y lo que el hace es muy productivo. Entonces, eso significa que hay una rapidez muy grande, pero, si se usara toda la capacidad instalada en la Volkswagen para hacer mercancías (en este caso carros) cada carro saldría cada 20 segundos. Lo que pasa es que no se usa toda la capacidad instalada. ¿Y por qué no se usa? Saturan el mercado, o sea no hay compradores suficientes para todas esas mercancías, esa es una de las explicaciones clásicas que hay sobre la crisis, es decir hay subconsumo. O sea, si al mismo tiempo los salarios son muy bajos –los ingresos son muy bajos– un carro en Estado Unidos se cambia cada cinco año, en México se cambia más o menos cada trece/catorce años; es una diferencia muy grande. Entonces, este es un hecho muy importante: no están sacando todas las mercancías que podrían sacar. Esa es una de las razones por las que el nivel de acumulación sea bajo, pero hay otra razón más. ¿Cuánto ha crecido la economía mexicana en los último 20 años? 2% más o menos, –suponiendo que fuera verdad, vamos a hacerle caso al INEGI y decir que 2%, simplemente para un ejercicio aritmético. Para saber el crecimiento real de la economía, no basta con saber el crecimiento del Producto Interno Producto, es indispensable dividir lo que se obtiene de producción, de comercio y todo lo demás, o sea el crecimiento del

Producto Interno Bruto, entre el crecimiento de la población. Eso es lo que te va a dar el crecimiento real. El crecimiento de la población en México ha venido bajando, pero está alrededor de 1.9%, eso quiere decir que: no hay

crecimiento. Si uno divide 2 entre 1.9, pues da 0.00 no hay crecimiento económico. Entonces, no hay crecimiento económico, y sin embargo, hay ganancias –y ganancias extremadamente fuertes–. Entonces esto está haciendo que la vieja formula

o sea

33

que explicó Marx en El Capital, de dinero-mercancía- dinero incrementado D-M-D’ (que es la plusvalía) [funcione de manera diferente], hoy una parte fundamental del dinero incrementado no regresa al proceso productivo –eso es la acumulación–, sino que se va a otro lado. ¿A dónde creen que se va? Se va a la banca, pero no a la banca de fútbol, sino que se va a las grandes empresas bancarias.Y no crean que son empresas bancarias mexicanas, porque en México hay dos bancos que son propietarios de mexicanos. Bueno, el hecho es que o se van ahí o se van a otro lado porque en los últimos cinco meses han salido del país 30 mil millones de dólares, y no están en bancos de aquí, sino en otros bancos. Pero a nivel mundial este hecho es un hecho masivo, impresionante. Fíjense bien, hay una cosa que (en el colmo del viaje mágico y misterioso de los economistas burgueses) inventaron que se llama Sistema de Banco de las Sombras. El Sistema de Banco de las Sombras tiene una ganancia anual de 60 mil billones de dólares; el Producto Interno Bruto mundial es 60 mil billones de dólares (o sea apenas está por abajito de lo que es el PIB de todo el mundo). El Banco de las Sombras, no es más que la doble contabilidad de los bancos; para no ser regulados generan una contabilidad separada, que no pasa por las Secretarías de Hacienda del mundo ni por los sistemas regulatorios financieros mundiales; y por lo tanto puede poner tasas de interés, puede comprar Pasivos para venderlos como Activos, puede comprar deudas de países –como Argentina, con los Fondos Buítres–. Hay unas cosas que se llaman calificadoras de riesgo (que son: Morgan Stanley, Fitch, etc.), y esas calificadoras ponen las categorías que son triple A (AAA), doble A (AA), doble B (BB) y triple B (BBB) para evaluar el valor de la deuda en el mercado, según sea el país y su capacidad económica. Si es AAA, la deuda tiene un valor

34

como del 90%, si es AA pues ya vale como 75%, si es BB pues ya vale como 50% y si es BBB vale como 30%. Cuando un país como Argentina o como México tiene una deuda externa muy grande, [la “vende”]. Entonces los fondos buitres, compran deudas de países muy atrasados, muy mal económicamente en 30% a los grandes bancos – es decir, al Fondo Monetario Internacional, al Banco Interamericano de Desarrollo, etcétera–. Ustedes podrían decir, ¿y entonces que ganaron ellos?, pues ganaron un chingo de años, porque les pagaron intereses y entonces les han pagado esa deuda tres, cuatro, cinco veces y siguen debiendo el principal de la deuda porque solamente pagan intereses y servicios de la deuda (el servicio de la deuda es porque supuestamente hay unos economistas que están trabajando sobre de ella y entonces, pues les tienen que pagar, es realmente otro impuesto). Y claro, como no pagan el capital –el principal–, entonces esos bancos, aparte de que ya ganaron 300% de interés, se lo venden al Banco de las Sombras, en 30%; y el Banco de las Sombras, regresa, lo mete a un tribunal y cobra el 100%. O sea todos ganan, menos el país que debe. Por eso al Subcomandate Marcos le encantaban esas dos frases que decían: “el que paga manda” y “no importa que me pagues lo que importa es que me debas, porque si me debes te tengo agarrado”. Entonces, ese hecho, está generando un problemón en el terreno económico, porque hoy el dinero circulante en el mundo no tiene respaldo productivo, no tiene ningún respaldo productivo. Les voy a poner un ejemplo: la deuda pública mundial. La deuda pública mundial representa el 276% del Producto Interno Bruto mundial. O sea, ¿cómo es posible que esa deuda sea casi tres veces el PIB mundial? Eso significaría que en tres años, todos los países del mundo, todo lo que produjeran, comercializaran, vendieran,

35

obtuvieran (por lo que sea, desde el narcotráfico hasta satélites interespaciales), todo lo usaran para pagar deuda y por lo tanto nadie tuviera un solo ingreso. Entonces es obvio, que esa deuda nunca se va a poder pagar. Pero, se pagan los intereses; y ya con los intereses es más que suficiente para ganar. Hace poquito hubo elecciones en Grecia y ganó Syriza, que quiere decir Izquierda Radical Griega y la ganó precisamente con un proyecto anti-neoliberal, dijeron: ‘aquí no vamos a permitir que se impongan planes de austeridad’. Y la Troika europea (el Banco Europeo, el Deutsch Bank y el Fondo Monetario Internacional) les dijo: ‘pues aquí ustedes tienen que pagar en sus plazos determinados su deuda’. Y dijeron: ‘no tenemos dinero, no podemos pagarlo’. Y contestaron: ‘nos vale gorro, lo tienen que pagar’. Entonces el presidente de Grecia, Tsipras, convoca –un domingo, junto con su Ministro de Finanzas, Varufakis–, a un referéndum para que el pueblo decida si acepta o no acepta el plan de austeridad de la Troika europea. Obviamente la gente dice: no, no queremos planes de austeridad (60% de la población dice no, no queremos planes de austeridad). Resultado: lo que acepto Tsipras después, fue peor que el primer plan de austeridad que le estaba ofreciendo el Banco Europeo. Entonces, en Grecia subió la jubilación de 62 años a 68, se puso IVA en alimentos y medicinas, subió en 25% el IVA a todas las islas turísticas de Grecia, se puso una rebaja al fondo de pensiones (ahora si que los pensionados no tienen porque haberle bajado a su monto de pensión), etcétera. Y Varufakis –que ya no formaba parte del gobierno y que había sido responsable también de todo lo que había pasado–, hizo una frase muy buena. Dijo: “mientras que en Chile, durante el golpe militar a Salvador Allende, usaron aviones, tanques y metralla, en Grecia nada más utilizaron bancos para dar el golpe de Estado”.

36

No fue necesario aviones, metralla y tanques,

solamente bancos. Esa es la nueva ingeniería financiera del mundo: no requiere más que bancos, porque debes todo,

debes todo tu ingreso. Y si no pagas [

global, pues está la amenaza de que te ahorcan. Porque es muy simple, en última instancia todas esas propuestas no tenían como punto de partida romper con el capitalismo. Porque hoy si no hay vuelta de hoja, antes se podía discutir que si luchabas por tal o cual reforma y todo eso, pues podías chance y salir adelante. Hoy no hay alternativa, ahora si más que nunca: o revolución socialista o caricatura de revolución. Es decir, es imposible mantenerse en la lógica del capitalismo, porque te van a seguir sangrando. México tiene una deuda pública (sin contar FOBAPROA y sin contar PIRIDIEGAS y sin contar el fondo de pensiones) de 12 mil billones 600 mil millones de pesos. Aquí el cinismo de algunos economistas es impresionante (espero que no haya economistas que se sientan ofendidos) pero hay mucho cinismo en la política económica del país. Se dice:

] en una economía

‘eso representa nada más el 60% del Producto Interno Bruto’. Pero fíjense que la diferencia es esta: Estado Unidos o Alemania, mide su economía no en Producto Interno Bruto (PIB), lo miden en Producto Nacional Bruto (PNB).

¿Cuál es la diferencia entre PIB y PNB? Nosotros medimos la economía en PIB, que significa: todas las fábricas, comercios, etcétera, que están en nuestro país, forman el PIB. Pero resulta que la impresionantemente mayoría de las mercancías que se hace en México son de firmas multinacionales. En México solamente se produce el 10% de los bienes de capital (es decir, de la maquinaria), el 90% es traído de fuera. Es decir, si uno le quitara al PIB las fábricas multinacionales (sobre todo las 175 fábricas multinacionales que están en México), si le quitara uno todos los hoteles que están en la Riviera Maya,

37

en la Riviera Nayarita, en la Riviera de Cabo San Lúcas, en Huatulco, etcétera, si le quitara uno todas las construcciones mineras recientes que están sacando y llevándose el oro de este país, si le quitara uno todo eso, ¿qué quedaría? Quedaría la economía nacional; casi nada. Bueno, algo de Carlos Slim (que obviamente toda esa cosa de la lista Forbes de los hombres más ricos es un velo compañeros, es un velo nada más, o sea la empresa Telcel ocupa el lugar 195 de las empresas más grandes del mundo; Citibank que aquí se llama Banamex, ocupa el noveno lugar de las empresas más grandes del mundo). En cambio, Estado Unidos, mide su economía en PNB, que es: toda inversión norteamericana, sin importar que en país esté, forma parte del PNB. Entonces la “Ford de México”, pues realmente tiene dos contabilidades, la contabilidad que hace en México para decir que es PIB, y la verdadera, la que hace Estados Unidos para decir: esto forma parte de nuestro PNB, no del de ellos. O sea, ese es el gran problema. Lázaro Cárdenas, y luego algunos gobiernos que siguieron, plantearon una política de industrialización real (capitalista eh, no era socialista, ahí si se equivoca Adolfo Gilly y compañía de los que piensan que Cárdenas era socialista); el hizo una política nacional-capitalista y el petróleo fue la gran palanca para desarrollar la industria nacional. Decidieron hacer una política de sustitución de importaciones de bienes salario (zapatos, vestido, muebles, etcétera) y hubo desarrollo industrial, indudablemente. Pero, no se aventaron a los bienes de capital, solamente a los bienes salariales, o a los bienes de consumo inmediato. Entonces, ahí hubo eso, hoy no hay absolutamente nada de eso.

Yo platicaba con un compañero de Ciencias, con Javier, y el me explicaba todas las cosas que hay en la universidad que son “made in China”, todo lo que existe

38

en la universidad. Y yo le platicaba una anécdota: que una

vez acompañe al Subcomandante Marcos en una cosa que hicimos de pasar por varios Estados, y entonces dábamos las conferencias juntos y un compañero que venía acompañándonos también, traía una gorra de la Virgen de Guadalupe; y estaba yo dando mi exposición y le dije, ‘te apuesto a que tu gorra está hecha en China’. Y entonces

me dijo: ¡Ah no creo! Y se la quitó y decía made in China.

E igual, cada vez que hay 15 de septiembre o 16 de

septiembre, todas la banderillas y todo eso, están hechas en China. Bueno, esa es la realidad; entonces cuando hay una crisis económica en un país como China, pues tiene repercusiones terribles para México. Cuando hay una crisis económica, como la del 2008 en Estados Unidos, pues entonces tiene una crisis económica impresionante México

(fue lo que dijo Carstens que iba a ser un “catarrito”, y fue tremenda pulmonía). Pero estamos al borde de una nueva crisis –no es que ya estemos dentro de ella– y les voy a explicar más o menos rápido en que consiste. Los bancos están agarrando y lanzando prestamos

al por mayor (yo me imagino que algunos de ustedes todos

los días reciben llamadas telefónicas de: ‘¿no quiere usted

una tarjeta bancaria? Le vamos a dar no se que no se cuanto’). Bueno, todo eso se llaman créditos basura –que

en la jerga económica se llaman Subprime–. Entonces, los

créditos Subprime, están dados a gente que de antemano se sabe que no los van a pagar, pero, les van a cobrar intereses. Por ejemplo, una amiga mía que me dice: ‘estoy bien contenta porque saque mi crédito de INFONAVIT’. Y le digo: ‘¿Ah si, y cuánto te están cobrando?’, ‘7% mensual’ -me dice muy feliz-, ‘y ¿por cuántos meses?’ le pregunto y me dice: ‘por 20 años’. Y le dije: ‘Ah, pues multiplica 7 por 12 y luego por 20 y vas a saber lo que vas a pagar por tu casa’. Y entonces ya no van a ser lo que es

39

el precio de tu casa, si no que va a ser casi el triple lo que vas a pagar por tu casa. Y eso es si pagas regularmente, porque sino pues… Y claro, esos son los créditos baratos, ¿cuánto cobra una tarjeta de crédito de interés? Bueno, hay dos tipos de tarjeta de crédito, la que cobra 36% anual y la que cobra 59% anual. O sea, ustedes imaginense lo que es eso. El caso es que es una cantidad muy muy grande de pagar por intereses. La gente más necesitada (cuando toda esta cosa del Buen Fin y todo lo demás), saca sus tarjetas de crédito porque piensan que (como les dicen) en 6 meses no vas a pagar intereses. Bueno, el caso es que te prestan aunque no tengas, porque vas a pagar intereses. Pero luego cuando son demasiados créditos Subprime, el mismo que te vendió el crédito, se protege, y entonces apuesta contra ti –apuesta contra su crédito–. [Esto es posible porque] hay una cosa que se llama permutas de impago crediticio/incumplimiento crediticio (Credit Default Swaps CDS 1 por sus siglas en inglés), en el que tu puedes apostar contra lo mismo que prestaste. Hay una pelicula que se llama La Gran Apuesta

Hay ahí una parte en la que Selena

Gómez hace una explicación de lo que son los CDO’s

(Collateralized-DebtObligation, Obligación Colateralizada

por Deuda en español) sintéticos. (

(The Big Short) (

).

jugando

Blackjack, el cual es un juego en el que te dan dos cartas (o más) y mientras más te acerques o llegues a 21 ganas. Entonces le dan dos cartas a Selena y resulta que tiene 18 puntos, es una mano buenísima , sabe que si pide otra carta lo más probable es que se va a pasar y pedería. Entonces se planta en 18 puntos. Los compañeros detrás de ella hacen

)

Están

1 Los CDS sobre bonos hipotecarios basuras al principio operaban como un instrumento para equilibrar los riesgos, como una poliza de seguro, pero pronto se convirtieron en instrumentos de especulación, en un simple apostar sobre la posibilidad de incumplimiento de pago. (N. de lxs E.)

40

una “apuesta sobre la apuesta” (side bet) y apuestan sobre el resultado de la apuesta inicial de Selena Gómez. Y otro que está al lado dice: ‘yo también quiero apostar a favor suyo’. Y derrepente surge alguien atrás y dice: ‘yo apuesto en contra de ti’ (pero si apuesto en contra de ti, toda la proporción de apuestas están a favor, entonces mi interés tiene que ser más grande, porque estoy arriesgándome más); y entonces, mientras que ustedes van a ganar una parte más pequeña porque es una muy buena apuesta, si yo gano, gano un gran interés, porque es una apuesta complicada. 2

Pero, ¿quiénes apuestan en contra del crédito subprime? El mismo que lo presto, porque sabe que no lo van a pagar, y entonces va a ganar tres veces: va a ganar (sobre todo si es hipotecario) porque le pagaron intereses; va a ganar porque se protegió apostando en contra; y va a ganar porque se queda con la casa. Entonces, no pierde. Cuando en las audiencias del Senado Norteamericano le preguntan a esta gente: ‘¿oigan pero no les parece inmoral prestar algo que es basura y que saben que no se va a pagar?’ Y entonces el cuate (con una frialdad impresionante) le dice: ‘defina inmoral’. Y entonces agarra el otro y dice: ‘¡Ah! inmoral es hacer una

que es mala, que le va a causar

cosa que está mal, que

maleficio a alguien, no es en su beneficio’. Y todavía le dice: ‘no no, pero a mí eso no me importa, a mí me importa si me responde la siguiente pregunta, porque usted

2 Un CDO sintético es un CDO integrado completamente por permutas de impago cediticio (credit default swaps). Se apuesta sobre la apuesta, y esto puede seguir indeterminadamente. Antes de que aparecieran los CDS y los CDO sintéticos el límite de los bonos hipotecarias subprime a los que se podía acceder era claro, el número determinado de bonos hipotecarios en existencia. Pero ahora con estos, los bonos hipotecarios no tienen ya límite, pueden estar referidos a un número infinito de CDO’s sintéticos. (N. de lxs E.)

41

es senador y usted hace leyes, ¿es ilegal?’ Y entonces el senador le dice: ‘no’. Bueno, no es ilegal, premítame, me paro y me voy, porque por qué chingados me está usted preguntando a mí cosas sobre la moralidad, usted hace las leyes. Que son omisas y que por lo tando dejan una manga ancha impresionante para los banqueros. Bueno, ahora está saliendo la noticia de que el Deutsch Bank está teniendo un crecimiento de los Subprime, de más de 2 billones de euros. Y la gente, empieza a apostar en contra del Deutsch Bank. Pero miren, si se va a pique el Deutsch Bank, se va a pique toda Europa, porque es el sostén de toda Europa el Deutsch Bank.

Muy bien, ahí está el rollo, más o menos, insisto, hubiera sido mucho mejor hacerlo con gráficas y todo eso. Pero yo les pregunto ¿y el Estado? ¿qué pasa con el Estado? Exacto, ¿cuál Estado? ¿dónde está el Estado? Porque resulta que la FED –el banco central norteamericano– es privado, resulta que el BPI –que es el banco central de bancos centrales de todo el mundo, que está Basilea Suiza– es privado. Entonces, ¿dónde están los viejos bancos centrales? Cuando México vota independizar el banco central del Estado, está quitándose la potestad fundamental que tiene un Estado-Nación. ¿Saben cuál es? Emitir moneda. No es el Estado el que emite moneda, es el banco central, que es independiente del Estado. Entonces, ¿dónde queda el Estado-Nacional? ¿en qué país funciona el Estado-Nacional? Por lo tanto, eso nos debe llevar a una consecuencia. Yo empecé con la clase obrera inglesa y lo que pasó en Italia, ¿y qué pasó con los partidos de izquierda? Están en la punta del alfiler como toda la corte celestial o sea los querubines, los arcángeles y los serafines (o sea, esos son los partidos políticos). Entonces,

42

el hecho es que hay un proceso de extinción, de desaparición del Estado-Nación. ¿Qué queda? Queda el Estado de seguridad interna, que solamente sirve para proteger la inversión extranjera –en el caso de México–. Es un Estado que sirve

para eso, si les estorba alguien, los matan o los desaparecen; si tienen que regular el precio de la coca, la heroína de y las metanfetaminas, detiene al Chapo, si va a

la

baja lo detienen porque eso la va a subir, si va muy alto,

se

sale porque eso la va a bajar. O sea, son las leyes del

mercado las que imponen todo, absolutamente todo, de la

política nacional. Son los que protegen las minas de oro de los campesinos a quienes les arrebataron la tierra, son los que protegen los plantíos de amapola, etcétera. Y son los que van a Iguala y dicen: “hay que superar las cosas”, ósea 43 desaparecidos, pues qué, que importan 43 desaparecidos. El asunto es que, –sin embargo– hay un gravísimo problema, cuando Carlos Marx decía que el capitalismo inmediatamente creaba su contradicción, enserio que le atinaba. Hay un peligro muy grande (para ponerlo en términos de un físico), de que la economía mundial caiga

en un hoyo negro. Porque se está separando demasiado la

ganancia, de la producción. Y va a llegar un momento en que ya ni siquiera los intereses se puedan pagar, y eso va a

tener consecuencias de quiebres de bancos. Ya en 2008 Lehman Brothers (la gran financiadora norteamericana que existía desde 1874) quebraron. Quebró la General Motors

y tuvo que ser rescatada por Obama. O sea, hay la

posibilidad de un hoyo negro. Y ese hoyo negro de la economía –creanme compañeros–, va a afectar a todo el mundo. Va a afectar las pensiones de los trabajadores mexicanos, va a afectar aún más el salario de los trabajadores mexicanos, va a afectar el empleo de los trabajadores mexicanos, va a afectar estas universidades (van a volver a plantearles que tienen que pagar porque,

43

¿cómo es eso de que no paguen?), va a afectar todas las relaciones sociales del mundo y del país. Entonces ahora si que yo nomás les digo lo que creo que va a pasar, cada quien es libre de creer si es verdad o no, pero si acaso creen, habría de hacer algo porque el panorama es bastante terrorífico, bastante terrible. Pero, no vine nada más a contarles cosas tristes verdad. Ayer [24 de febrero de 2016] salió un comunicado del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, donde están planteando como están viviendo las comunidades zapatistas. Cómo han avanzado de tal manera que ya

tienen hospitales de cirugía, cómo las clínicas que hay, las

escuelas que hay, la agroecología

Estamos hablando de

decenas de miles de seres humanos. Yo les aconsejo que lean ese comunicado, está en la página del Enlace Zapatista, es el penúltimo, porque hoy salió uno burlándose de que ya no son perseguidos, ya se elimino su

posibilidad de detención, entonces se burlan pues al estilo

de ellos, le hacen así al gobierno

Pero, el fundamental es

el anterior, vean lo que puede hacer la sociedad, las organizaciones sociales, los sectores sociales, los pueblos, cuando realmente se organizan, como pueden tomar en sus manos el control de sus destinos y construir una economía diferente, basada no en la ganancia, sino en la solidaridad humana. Gracias

Ciudad Universitaria UNAM, 25 de febrero de 2016

44