Está en la página 1de 85
Índice
Índice

No. 2059 • 17 de abril de 2016

6
6
Índice No. 2059 • 17 de abril de 2016 6 18 22 CASO AYOTZINAPA 6 Sobornos
18
18
Índice No. 2059 • 17 de abril de 2016 6 18 22 CASO AYOTZINAPA 6 Sobornos
22
22

CASO AYOTZINAPA

6 Sobornos y torturas atrás de la “verdad histórica” /Anabel Hernández

12 Los militares se enredan en sus declaraciones /Gloria Leticia Díaz

18

22

26

FUERZAS ARMADAS

Círculo de impunidad en la Sedena /Arturo Rodríguez García

DESAPARECIDOS

Búsqueda ciudadana ante la inacción gubernamental /Gloria Leticia Díaz

THE PANAMA PAPERS

Laberinto de empresas fantasma para exprimir a Pemex /Jorge Carrasco y Mathieu Tourliere

29

Una offshore para amigos del Chapo /Patricia Dávila

32

Vienen los “#SingapurPapers” /Jesusa Cervantes

CISA / Co mu ni ca ción e Información, SA de CV

CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN: Francisco Álvarez Romero, Estela Franco Arroyo, Salvador Corro Ortiz, Rafael Rodríguez Castañeda, Julio Scherer Ibarra

Ortiz, Rafael Rodríguez Castañeda, Julio Scherer Ibarra semanario de información y análisis DIRECTOR FUNDADOR:

semanario de información y análisis

DIRECTOR FUNDADOR: Julio Scherer García † SUBDIRECTOR FUNDADOR: Vicente Leñero Otero †

DIRECTOR: Rafael Rodríguez Castañeda

SUBDIRECTOR EDITORIAL: Salvador Corro SUBDIRECTOR DE ADMINISTRACIÓN: Alejandro Rivera

ASISTENTE DE LA DIRECCIÓN: María de los Ángeles Morales; ayudante, Luis Ángel Cruz

ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN EDITORIAL: Flor Hernández

ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN DE ADMINISTRACIÓN: Laura Ávila

COORDINADORA DE FINANZAS DE REDACCIÓN: Beatriz González

COORDINADORA DE RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda

EDICIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez, Sergio Loya, Hugo Martínez, Juan Carlos Ortega

35

38

ESTADOS /PUEBLA

Denuncian “la mayor defraudación filantrópica en la historia” /Álvaro Delgado

ANÁLISIS

El Lado B /Denise Dresser

39

Los Porkys /Naranjo

40

El gobierno “madruga” al GIEI /Jesús Cantú

41

En pie de lucha /John M. Ackerman

43

Nueva estrategia hacia Estados Unidos:

¿posible? /Olga Pellicer

44

Una pregunta para Shakespeare y Cervantes /Ariel Dorfman

45

TIEMPO FUERA: ¿Qué es ser feliz? /Fabrizio Mejía Madrid

INTERNACIONAL

46 PANAMA PAPERS: Paraíso para mercenarios /Homero Campa

REPORTEROS: Carlos Acosta, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Juan Carlos Cruz, Patricia Dávila, Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Santiago Igartúa, Arturo Rodríguez, Mathieu Tourliere, Rodrigo Vera, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil CORRESPONSALES: Campeche, Rosa Santana; Colima: Pedro Zamora; Chiapas, Isaín Mandujano; Guanajuato: Verónica Espinosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Oaxaca, Pedro Matías; Puebla, María Gabriela Hernández; Tabasco, Armando Guzmán; Veracruz, Noé Zavaleta INTERNACIONAL: Homero Campa, coordinador; Corresponsales: Madrid: Alejandro Gutiérrez; París: Anne Marie Mergier; Washington: J. Jesús Esquivel

CULTURA: Armando Ponce, editor; Judith Amador Tello, Isabel Leñero, Niza Rivera Medina, Colum- ba Vértiz de la Fuente, reporteras; Colaboradores: Javier Betancourt, Blanca González Rosas, Estela Leñero Franco, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía Espitia, José Emilio Pacheco , Alberto Pa- redes, Raquel Tibol , Florence Toussaint; cultura@proceso.com.mx

ESPECTÁCULOS: Roberto Ponce, coordinador. espectaculos@proceso.com.mx

DEPORTES: Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra

FOTOGRAFÍA: Marco Antonio Cruz, coordinador; Fotógrafos: Germán Canseco, Miguel Dimayuga, Benjamín Flores, Octavio Gómez, Eduardo Miranda; asistente, Aurora Trejo; auxiliar, Violeta Melo

AUXILIAR DE REDACCIÓN: Ángel Sánchez

ANÁLISIS: Colaboradores: John M. Ackerman, Ariel Dorfman, Sabina Berman, Jesús Cantú, Denise Dresser, Marta Lamas, Rafael Segovia, Javier Sicilia, Enrique Semo, Héctor Tajonar, Ernesto Villanue- va, Jorge Volpi; cartonistas: Gallut, Helguera, Hernández, Naranjo, Rocha

Lidia García,

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Rogelio Flores, coordinador; Juan Carlos Baltazar, Leoncio Rosales

CORRECCIÓN TIPOGRÁFICA: Jorge González Ramírez, coordinador; Serafín Díaz, Daniel González, Patricia Posadas

49 35 69 74 49 MEDIO ORIENTE: La guerra de los niños /Beatriz Lecumberri 53
49 35 69 74 49 MEDIO ORIENTE: La guerra de los niños /Beatriz Lecumberri 53
49 35
49
35
49 35 69 74 49 MEDIO ORIENTE: La guerra de los niños /Beatriz Lecumberri 53 Presos
69
69
49 35 69 74 49 MEDIO ORIENTE: La guerra de los niños /Beatriz Lecumberri 53 Presos
74
74

49

MEDIO ORIENTE: La guerra de los niños /Beatriz Lecumberri

53

Presos en sus propias casas /Beatriz Lecumberri

56

MEDIOS: Censura “por la vía de los hechos” /Jenaro Villamil

58

ENSAYO

La función cultural del multilingüismo (segunda parte) /Jorge Sánchez Cordero

60

CULTURA

El teatro de Cervantes, injustamente valorado /Armando Ponce

64 Páginas de crítica

ARTE: Sarah Minter (1953-2016) /Blanca González Rosas

MÚSICA: Un show para Consuelito Velázquez Raúl Díaz

DISEÑO: Alejandro Valdés Kuri, coordinador; Fernando Cisneros Larios, Antonio Fouilloux Dávila, Manuel Fouilloux Anaya y Juan Ricardo Robles de Haro

COMERCIALIZACIÓN: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Mercadotecnia: Lucero García, Norma Velázquez. Tel. 56362059. Karina Valle. Circulación: Mauricio Ramírez. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Barbara López, Gisela Mares, Fernando Polo, Andrés Velázquez. Publicidad: Ana María Cortés. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062. Eva Ángeles, Rubén Báez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636- 2080 y 01 800 202 49 98. Mónica Cortés, Ulises de León, Benita González, Atención a suscriptores (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García, Rosa Morales.

TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN: Fernando Rodríguez, jefe; Marlon Mejía, subjefe; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas

ALMACÉN y PROVEEDURÍA: Mercedes Guerra, coordinadora; Rogelio Valdivia

MANTENIMIENTO: Miguel Olvera CONTABILIDAD: Edgar Hernández, contador; Ma. Concepción Alvarado, Rosa Ma. García, Raquel Trejo COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz

OFICINAS GENERALES: Redacción: Fresas 13; Administración: Fresas 7, Col. del Valle, 03100 México, DF CONMUTADOR GENERAL: Karina Ureña; Susana Arellano, 5636-2000 FAX: 5636-2055, Palabra de Lector; 5636-2086, Redacción. AÑO 39, No. 2059, 17 DE ABRIL DE 2016 IMPRESIÓN: Quad Graphics. Durazno No.1, Col. San José de las Peritas, Xochimilco, México, DF

No.1, Col. San José de las Peritas, Xochimilco, México, DF TEATRO: Hey! Woyzeck, perro! /Estela Leñero

TEATRO: Hey! Woyzeck, perro! /Estela Leñero Franco

CINE: Con la frente en alto /Javier Betancourt

TELEVISIÓN: Producciones del Canal Judicial /Florence Toussaint

LIBROS: Relatividad /Jorge Munguía Espitia

69

74

ESPECTÁCULOS

Vuelve el musical El hombre de La Mancha /Columba Vértiz de la Fuente

DEPORTES

Carreras sin control /Beatriz Pereyra

78

Un mago bajo sospecha /Raúl Ochoa

80

Palabra de Lector

82

Mono Sapiens /En un lugar de Los Pinos /Helguera y Hernández

Sapiens / En un lugar de Los Pinos /Helguera y Hernández agencia de fotografía EDITOR: Marco

agencia de fotografía

EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017

Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017 Siguenos en: @revistaproceso facebook.com/revistaproceso

Siguenos en:

Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017 Siguenos en: @revistaproceso facebook.com/revistaproceso Certificado de

@revistaproceso

5636-2016 y 56362017 Siguenos en: @revistaproceso facebook.com/revistaproceso Certificado de licitud de

facebook.com/revistaproceso

Certificado de licitud de título No. 1885 y licitud de contenido No. 1132, expedidos por la Comisión Calificadora de Publicaciones de Revistas Ilustradas el 8 de septiembre de 1976. Proceso es una Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2011-072215095900-102. Número ISSN: 1665-9309

el Número 04-2011-072215095900-102. Número ISSN: 1665-9309 Circulación certificada por el Instituto Verificador de

Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios Registro No. 105 / 23

Suscripciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,490.00, 6 meses, $850.00; Guadalajara, Monterrey, Puebla y Xalapa: Un año, $1,600.00, 6 meses, $880.00. Ejemplares atrasados: $45.00.

Prohibida la reproducción parcial o total de cualquier capítulo, fotografía o información publicados sin autoriza- ción expresa de Comunicación e Información, S.A. de C.V., titular de todos los derechos.

CASO AYOTZINAPA

Sobornos y torturas atrás de la “verdad histórica”
Sobornos y
torturas
atrás de la “verdad histórica”

La atroz realidad es que la tortura y el soborno son las he- rramientas que la PGR ha aplicado, no para esclarecer los hechos de la noche trágica de Iguala, sino para apuntalar la “verdad histórica” decretada por el exprocurador Mu- rillo Karam. Expedientes judiciales del caso Ayotzinapa, cartas de denuncia de algunos detenidos y documentos que relatores de la ONU enviaron al gobierno federal así lo revelan. Esta investigación fue llevada a cabo con el apoyo del Programa de Periodismo de Investigación de la Universidad de California en Berkeley y el Fondo para Pe- riodismo de Investigación (FIJ, con sede en Washington).

ANABEL HERNÁNDEZ

J esús Murillo Karam, exprocu- rador general; Tomás Zerón de Lucio, director de la Agencia de Investigación Criminal, y Gus- tavo Salas Chávez, titular de la Subprocuraduría Especializa-

da en Investigación de Delincuencia Or- ganizada (SEIDO) accedieron a que se re- curriera a la tortura –y los dos primeros incluso ofrecieron sobornos millonarios– para manipular el caso de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Nor- mal Rural de Ayotzinapa. Esto se revela en expedientes judicia- les –de los cuales se tiene copia– y car- tas enviadas a la reportera, que contienen esas imputaciones directas contra Muri- llo, Zerón y Salas, principales responsa- bles de la investigación sobre la desapari- ción de los normalistas ocurrida en Iguala en septiembre de 2014.

En la investigación documentada se encontró que al menos 15 detenidos ha- brían sufrido violencia sexual –amena- zas de violación contra sus familiares y la consumación de algunas de ellas, asfixia, toques eléctricos en genitales y violación– para obligarlos a confesar su participación en los hechos, imputar a otros y firmar de- claraciones prefabricadas. A casi 19 meses de la desaparición de los estudiantes, la versión oficial que has- ta ahora sostiene la Procuraduría General de la República (PGR) es que los 43 fueron asesinados y cremados en el basurero de Cocula. La versión se sustenta con testi- monios de presuntos miembros del grupo criminal Guerreros Unidos y policías de Iguala y Cocula, quienes habrían confesa- do su participación en los hechos. La violencia sexual usada como méto- do de tortura para obtener confesiones fue

abordada en dos cartas enviadas en febre- ro y julio de 2015 al gobierno de Enrique Pe- ña Nieto por altos funcionarios de la ONU, a raíz de varios procedimientos especiales ordenados por el Consejo de Derechos Hu- manos de esa organización, ante las “se- rias” acusaciones de “detenciones arbitra- rias, tortura, tratos crueles e inhumanos y degradantes” por parte de 13 detenidos en- trevistados directamente por relatores de las Naciones Unidas. De acuerdo con la información reca- bada por la reportera, las víctimas fueron ocho presuntos miembros de Guererros Unidos: Sidronio Casarrubias, acusado de ser líder del grupo en la región; Gildar- do López Astudillo; Felipe Rodríguez Sal- gado; Patricio Reyes Landa; Agustín Gar- cía Reyes; Jonathan Osorio Cortés; Marco Antonio Ríos Berber y Raúl Núñez Salga- do; así como siete funcionarios de las po-

Octavio Gómez

Octavio Gómez licías de Iguala y Cocula: Verónica Bahe- na Cruz, Santiago Mazón Cedillo, Héctor Aguilar

licías de Iguala y Cocula: Verónica Bahe- na Cruz, Santiago Mazón Cedillo, Héctor Aguilar Ávalos, Alejandro Lara García, Éd- gar Magdaleno Navarro Cruz, Jesús Parra Arroyo y Magali Ortega Jiménez. Casarrubias denunció ante el juez se- gundo de Distrito en Materia de Procesos Federales en el Estado de México, Carlos Alberto Sosa López, la tortura y amenazas en su detención, prácticas que Tomás Ze- rón, según el denunciante, avaló para obli- garlo a firmar una confesión prefabricada por la PGR. Semanas después –afirmó ante el juez en su ampliación de declaración en la cau- sa penal 84/2014, rendida el 25 de febrero de 2015–, el entonces procurador Jesús Mu- rillo Karam le ofreció 66 millones de pesos para que le dijera dónde estaban los estu- diantes; de no hacerlo, lo amenazaba con que lo iba “a refundir por 80 años en una

celda solo”. Para la ONU, el testimonio de tortura y agresiones sufridas por Casarru- bias es creíble, luego de hacerle entrevistas y valoraciones psicológicas. “Sin implicar, de antemano, una con- clusión sobre los hechos ni sobre el carác- ter arbitrario o no de la detención, quisiéra- mos expresar nuestra seria preocupación acerca de la detención, tortura, incluida se- xual, y la restricción al derecho de defensa sufrido por el señor Casarrubias Salgado”, se afirma en la carta enviada el 25 de febre- ro de 2015 a Jorge Lomónaco, embajador y representante de la misión permanente de México ante la ONU en Ginebra. La firman cuatro altos funcionarios de la ONU: Seong-Phil Hong, presidente-rela- tor del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria; Ariel Dulitzky, presidente-rela- tor de Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzadas o Involuntarias; Gabriela Knaul,

relatora especial sobre la independencia de magistrados; y Juan E. Méndez, rela- tor especial sobre la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Infierno en la SEIDO

Según la declaración rendida ante el juez el 21 de octubre de 2014, Casarrubias fue detenido por hombres armados el 15 de octubre, en el restaurante Fogón do Bra- sil, en Lerma, Estado de México, junto con tres acompañantes, entre ellos Teresa Ri- vera Díaz. Lo llevaron a la Ciudad de Méxi- co, a un edificio que podría ser de la PGR, pues ahí vio a Tomás Zerón. “Llegamos a un cuarto, o más bien lo llamaría la sala del infierno; me sientan por un momento y llega una persona que se mira diferente a los demás, habla muy suave y viste diferente (…) se acerca pau-

que se mira diferente a los demás, habla muy suave y viste diferente (…) se acerca

El terror en las mazmorras

ANABEL HERNÁNDEZ

N o sabe si es de día o de noche.

Está boca abajo en el suelo, ama-

rrado de las manos, inmóvil. Pue-

de sentir una alfombra en un lado

de su rostro. No está en un lugar clandes- tino sino en las oficinas de la PGR, en ma-

nos de policías ministeriales federales de la Agencia de Investigación Criminal. “Me dicen que ya no hay regreso, que esto es el comienzo… En ese momento me bajan el pantalón y me quitan las vendas de los pies, me echan agua en los testículos

y en ese momento proceden a asfixiarme

nuevamente y me introducen algo en mi trasero. Es como si fuera de fierro por la

forma en que me penetran. En esos mismos momentos me están asfixiando con la bolsa de plástico y una mano presiona mi nariz

y la oprime, me la cierra con la presión de

las manos. En ese momento siento también toques eléctricos en los testículos… “El hombre está sentado sobre mí, sudando y nervioso; se oye muy agitado su cuerpo y entonces me ordena que me le- vante los pantalones. Estoy mojado, siento mis ropas mojadas y un dolor fuerte en el ano y en el ombligo y mi pecho, a la altura del corazón… y me dice el que ordenó la tortura que si ya voy a hacer lo que ellos dicen, les contesto que sí que haré todo lo que ellos ordenen.” Lo entregan a otros agentes, que lo lle- van a un nuevo calvario. Le duele cada parte de su cuerpo. Cuando lo dejan ir al baño se da cuenta que está sangrando del recto, además de que tiene costras de sangre en medio de sus piernas. Tiembla del susto.

Este es el testimonio de una de las

15 personas acusadas de participar en

la desaparición de los 43 normalistas de

Ayotzinapa, quienes fueron detenidas y torturadas por integrantes de la Policía Fe- deral, la Agencia de Investigación Criminal

y la Secretaría de Marina, según denuncia- ron ante las Naciones Unidas y el Poder Judicial, así como en cartas enviadas directamente a esta reportera. Se trata de Sidronio Casarrubias,

Gildardo López Astudillo, Felipe Rodríguez Salgado, Patricio Reyes Landa, Agustín García Reyes, Jonathan Osorio Cortés, Marco Antonio Ríos Berber y Raúl Núñez Salgado. Cinco de ellos fueron señalados por la PGR como testigos clave para escla- recer los hechos ocurridos en Iguala. El grupo incluye a funcionarios de las policías municipales de Iguala y Cocula:

Verónica Bahena Cruz, Santiago Mazón Cedillo, Héctor Aguilar Ávalos, Alejandro Lara García, Édgar Magdaleno Navarro Cruz, Jesús Parra Arroyo y Magali Ortega Jiménez. En una carta del 10 de julio del año pa- sado, funcionarios de la ONU reclamaron al gobierno de Enrique Peña Nieto las deten- ciones arbitrarias de 12 de los detenidos:

“También expresamos seria preocu- pación con las alegaciones según las cuales la tortura –que incluye las violen- cias sexuales y las amenazas de violación

a familiares– y los malos tratos tuvieron

como propósito extraer confesiones forzadas y prefabricadas, y que el uso de estos métodos no parece ser en casos

Zerón de Lucio. Intimidaciones Miguel Dimayuga
Zerón de Lucio. Intimidaciones
Miguel Dimayuga

aislados”, señalaron en la misiva Seong- Phil Hong, presidente-relator del Grupo

de Trabajo sobre la Detención Arbitraria; Ariel Dulitzky, presidente-relator de Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzadas

o Involuntarias; Gabriela Knaul, relatora

especial sobre la independencia de magis- trados; y Juan E. Méndez, relator especial sobre la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes . Los siguientes testimonios fueron recabados por la ONU y la autora de este reporte. Por respeto a las víctimas se omite su nombre en la descripción de los abusos.

Quienes lo detuvieron nunca mostraron una identificación. Se lo llevaron en un vehículo con otros detenidos. Los transportan en helicóptero a otro lugar, donde una persona vestida de marino le atiende la ceja que le abrieron sus captores de un golpe. Sentado en el suelo, escucha los gritos de otros. Es su turno. “Me fueron a traer dos personas vestidas de marinos y me metieron a un cuarto. Me empezaron a amarrar las manos con una venda hacia atrás y me amarraron los pies… me empezaron a dar toques eléctricos en mis testículos, también en mi ano y en la boca… y también me ponían una bolsa en la cara hasta el grado de perder la respiración, y en cuanto la perdía me pegaban en el pecho y el estómago. Así estuvieron unas tres horas, me decían que me iban a decir todo lo que tenía que decir. “En cuanto a la foto de mi familia, me dijeron que si ahora sí iba a cooperar con ellos, que si no, iban a matar a mi esposa y que a mis dos niñas también las iban a ma- tar, pero antes de matarlas las iban a violar

y que les iban a meter el lado del cañón por

el ano, y que a mi esposa la iban a violar

entre todos… que de todos modos yo era

un muerto de hambre.”

sadamente y me habla al oído y me di- ce que viene de parte del procurador, que con él puedo arreglar las cosas antes de que sea demasiado tarde.” “Esta gente te va a hacer que manifies- tes lo que se te ordene, porque el procura- dor lo autorizó”, le dijo el presunto mensa- jero de Murillo Karam y comenzó la tortura. Casarrubias identificó ante el juez al agente de la PGR Gabriel Valle Campos como uno de sus torturadores. En esta investigación periodística se pudo corroborar que en la PGR labora un agente con ese nombre. Después lo trasladaron a una oficina

a la cual llegó Zerón: “Me dice que la mu- chacha que me acompañaba la va a dejar

ir y que él la va a mandar a su casa, pero es

mentira, porque después de un rato me di-

Chivos expiatorios
Chivos expiatorios

Policías federales ministeriales le vendan los ojos, la meten a un cubículo y la sujetan

a una silla donde la amenazan con quitarle

su casa y violar a las mujeres de su familia. La golpean en las costillas, la patean en las piernas y aplican descargas eléctricas. Por

el miedo se orina en la ropa y los policías

que la torturan aprovechan para humillarla

e insultarla. Se la llevan de la oficina donde estaba a las de la Subprocuraduría Espe- cializada en Investigación de Delincuencia Organizada, donde la hicieron declarar lo que ordenaron.

Mientras se encuentra vendado y maniata- do, la Policía Federal Ministerial lo amenaza con desaparecerlo y hacerle lo mismo a toda su familia. Como si fuera un protocolo, igual que a los otros le ponen una bolsa para provocarle asfixia mientras le aplican descargas eléctricas en pies y testículos, mientras le preguntan el paradero de los estudiantes desaparecidos. Mientras se ensañaban con él, escuchaba los gritos de dolor de otros detenidos, como si no fuera un edificio de oficinas públicas, sino mazmorras de terror.

ce: ‘Para que veas ahí está la muchacha que te acompaña’, y me meten a una oficina y me dice que hable”, mientras el titular de la Agencia de Investigación se queda presen- te. Casarrubias dijo al juez que la joven no era Teresa Rivera. Denunció ante el juez que en presencia de Zerón agentes de la PGR lo amenazaron para que no dijera nada de lo que le habían hecho: “Si no, ya sabes lo que te podemos hacer a ti y a tu familia; recuerda a tus hi- jos, esposa y padres”, le advirtieron. Señaló que tras varias horas una per- sona le dijo que lo iban a trasladar a la SEI- DO, pero que cuando rindiera su declara- ción él debía decir que lo habían detenido el 16 de octubre y no el 15, como realmen- te ocurrió.

el 16 de octubre y no el 15, como realmen- te ocurrió. Es detenido por personal
el 16 de octubre y no el 15, como realmen- te ocurrió. Es detenido por personal

Es detenido por personal de la Agencia de Investigación Criminal. Antes de ser pre-

sentado ante el Ministerio Público, es gol- peado fuertemente en espalda, abdomen

y testículos. Sabe que todo esto ocurre en

oficinas de la PGR, pero no sabe cuáles. Cuando finalmente lo llevan ante el MP las cosas no mejoran. Incluso el encargado

de tomarle la declaración lo ame-

Incluso el encargado de tomarle la declaración lo ame- naza con violar a su esposa y

naza con violar a su esposa y matar

a toda su familia si no se declara

culpable de los hechos del 26 y 27 de septiembre en Iguala.

culpable de los hechos del 26 y 27 de septiembre en Iguala. CASO AYOTZINAPA Está en

CASO AYOTZINAPA

Está en oficinas de la Secretaría de Marina. Lo golpean en hombros, costillas y muslos; le aplican toques eléctricos en los pezones y testículos, mientras de otras formas le provocan asfixia. Los marinos lo presentan ante el Ministerio Público 12 horas después de su detención. Cuando la perito hace la inspección física encuentra tales daños que ella misma recomienda que lo manden al hospital para ser valorado por especialistas en oftalmología, traumatología y ortopedia. En respuesta a la carta de la ONU, el gobierno de Peña Nieto reconoció que tuvo que abrir las averiguaciones previas 312/ UEIDAPLE/DT/31/2015, 114/AP/DGDCS- PI/2015, 185/API/ DGDCSPI/2015, 044/AC/ DGDCSPI/2015, y 047/AC/ DGDCSPI/2015 para indagar los hechos de tortura y abuso de autoridad en 10 de los 13 detenidos a los que se refirió la comunicación de la instan- cia internacional. Admitió también que las presuntas víctimas de tortura fueron deteni- das por la Policía Federal, la Policía Federal Ministerial de la Agencia de Investigación Criminal y la Secretaría de Marina.

reclamo de la ONU a Peña Nieto y testimonios El
reclamo de la ONU a Peña Nieto y testimonios
El
Criminal y la Secretaría de Marina. reclamo de la ONU a Peña Nieto y testimonios El

9

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

Afirma que le dictaron lo que debía de- cir ante una cámara de video: “Sin erro- res léelo una y otra vez hasta que ya estés listo”, y agregaron que eso sólo era infor- mación para su archivo, que no iba a salir al público. Antes de llevarlo a la SEIDO le dijeron: “Pórtate bien y sigue las instruc- ciones, ya viste que el jefe nos apoya y él personalmente dio la orden”. Se referían a Zerón, explicó al juez. Agregó que la madrugada del 17 de oc- tubre, en la SEIDO, el agente del Ministe- rio Público redactó su declaración, sacan- do cosas de su computadora. “Tú nomás la vas a firmar y poner tu huella”, le dijo. Él le informó al MP que había sido torturado, pero éste le advirtió que no lo dijera, pues “ahorita ya tienen a tu familia”. Su abogado de oficio, quien llegó tar- de, se quedó dormido y no le proporcio- nó ninguna asesoría. Bajo amenaza de da- ñar de la misma forma a su esposa e hijos, firmó la declaración ministerial sin que le permitieran leerla. De acuerdo con los documentos ob- tenidos, el agente del Ministerio Públi- co que le tomó declaración a Casarrubias fue Juan Francisco Quezada López, a las 03:00 horas del 17 de octubre ante el de- fensor público llamado Eduardo Martínez Loera. La responsable de la integración de la averiguación previa era Lourdes López Lucho.

“Pieza clave” de la PGR

El mismo día que la PGR, según el acusado, fabricó la declaración, Murillo Karam, Ze- rón y el comisionado nacional de Seguri- dad, Monte Alejandro Rubido, dieron una conferencia de prensa donde anunciaron que la Agencia de Investigación había lo-

Salas Chávez. Investigación sesgada Benjamín Flores
Salas Chávez. Investigación sesgada
Benjamín Flores
Casarrubias Salgado. Acusación fabricada www.seguridadjusticiaypaz.org.mx
Casarrubias Salgado. Acusación fabricada
www.seguridadjusticiaypaz.org.mx

grado la captura de Sidronio Casarrubias,

a quien acusaron de ser líder máximo de

Guerreros Unidos. Murillo Karam afirmó que su captura “ayudará a resolver el caso de la muerte de seis personas en Iguala y la posterior desaparición de 43 estudiantes de la Es- cuela Normal Rural de Ayotzinapa”. Casarrubias no pudo denunciar ante el juez la tortura que sufrió sino hasta el 21 de octubre; aseguró que todo lo dicho en

sus dos declaraciones ministeriales era fal- so. El 22 de octubre Murillo Karam dio una nueva conferencia de prensa para infor- mar sobre los “avances del caso”. Dijo que

a partir de la detención de Casarrubias “y

después de sus declaraciones, se ha logra- do establecer una línea de investigación”. Afirmó: “El grupo delincuencial auto- denominado Guerreros Unidos había teji- do una red de complicidad en varias alcal- días, sobre todo con personal de seguridad municipal. En el caso concreto de Iguala, esta complicidad abarcaba desde autori- dades municipales hasta la policía local. “Este líder del grupo delictivo Guerre- ros Unidos señaló a la señora María de los

Ángeles Pineda Villa, esposa del exalcalde de Iguala, como la principal operadora de

actividades delictivas desde la presiden- cia municipal, desde luego en complici- dad con su esposo, el señor José Luis Abar- ca, y el secretario de Seguridad, Felipe Flores Velázquez.” Aseguró que por creer que los estu- diantes eran miembros del grupo criminal Los Rojos: “Casarrubias avala las acciones para, entre comillas, la defensa de su te- rritorio de influencia en Iguala”.

A diferencia de lo dicho en la confe-

rencia de prensa, judicialmente la PGR só-

lo acusó a Casarrubias de delincuencia

organizada y portación de armas de uso exclusivo del Ejército, no por la desapari- ción de los normalistas.

El 23 de octubre el juzgado dio vista a

la PGR por los supuestos actos de tortura en agravio de Casarrubias para que inicia- ra una investigación. El 7 de noviembre Murillo convocó a conferencia de prensa para dar por re- suelto el caso. Anunció la detención de Agustín García Reyes, Patricio Reyes Lan- da y Jonathan Osorio, cuyos casos de tor- tura también han sido retomados por la ONU. Afirmó que confesaron haber recibi- do a los estudiantes, haberlos matado en el basurero de Cocula y haberlos quema- do; desde entonces, la versión oficial de la PGR no ha cambiado, aunque las pruebas científicas de tres grupos de expertos afir- man que eso no sucedió. En una carta enviada a Peña Nieto el 25 de febrero de 2015, la ONU afirmó que la defensa particular de Casarrubias pudo aportar al juzgado pruebas sobre las agre- siones que sufrió y que presenta múlti- ples síntomas de estrés postraumático y daños físicos. En respuesta, la misión permanente de México en la ONU, en Ginebra, señaló que el 17 de diciembre de 2014 la PGR inició la averiguación previa 406/AP/DGDCSPI/14 por el delito de tortura contra quien o quie- nes resulten responsables. Pero el gobierno de Peña Nieto reiteró que hay elementos que avalan la detención de Casarrubias.

El “Sapo Guapo”

La PGR afirmó que tras el arresto de Mario Casarrubias –supuesto líder de Guerreros Unidos– en abril de 2014, su hermano Si- dronio habría ocupado su lugar. Pero Mario fue exonerado el 13 de septiembre de 2015 de los delitos de delincuencia organizada. Se tuvo acceso a la causa penal de Mario Casarrubias Salgado –la 88/2014 radicada en el Juzgado Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales en el Esta- do de México–: la PGR nunca pudo pre- sentar pruebas creíbles para acusar al

Eduardo Miranda

llamado Sapo Guapo de ser el líder de Gue- rreros Unidos ni de pertenecer a ningu- na organización criminal, por lo cual de- terminó su libertad, aunque sigue preso en el Centro Federal de Readaptación So- cial número 1, El Altiplano, ahora acusa- do de portación de arma de uso exclusi- vo del Ejército. En el expediente integrado por la PGR en abril de 2014, en las decenas de decla- raciones ministeriales acumuladas sobre la forma en que supuestamente operaba Guerreros Unidos, nunca se habló de Si- dronio Casarrubias ni se mencionaba a Gildardo López Astudillo, José Luis Abarca, María de los Ángeles Pineda Villa ni a nin- guno de los otros acusados por la desapa- rición de los normalistas.

La propuesta millonaria

En una audiencia de pruebas llevada a ca- bo el 25 de febrero de 2015, Sidronio Ca- sarrubias explicó al juez que durante sus primeros 30 días de prisión en El Altipla- no, fue visitado tres veces por funciona- rios de la PGR para presionarlo. La primera visita la hizo un funciona- rio de nombre “Abraham”, de quien no tie- ne los apellidos; la segunda la hizo Tomás Zerón. Refiere que ese día dos custodios lo sa- caron de su celda al área de aduanas del penal y lo subieron a un vehículo; en otro viajaba Tomás Zerón. Los autos avanzaron unos 30 metros, se detuvieron y desde el otro vehículo le habló Zerón. “Me dice (…) que ahí está un hermano mío con ellos, y efectivamente está un hermano mío que se llama Rafael Casarrubias”, dijo Sidro- nio. Su hermano es militar.

Una llamada telefónica hizo que Ze- rón cambiara de planes: “El señor Tomás ordena que me regresen inmediatamen- te; para esto se regresa la camioneta y me dice que no me preocupe, que ya no va a hacer lo que está planeado, que mi fami- lia está bien y que mi hermano va a regre- sar con bien”. La tercera visita la hizo, según él, días más tarde Jesús Murillo Karam. Casarru- bias afirma que dos oficiales lo sacaron de su celda y lo trasladaron a una oficina donde lo esperaban tres personas. “Me di- ce el señor que pase (…) me pregunta que

si sé quién es él; yo le contesto que no, que

nunca lo he visto en mi vida ni sé quién sea; me dice: ‘Soy el procurador de la Re- pública, Murillo Karam’. “Me dice que él desea hablar conmigo

y yo le digo que si está mi abogado pre-

sente puede hablar conmigo”, dijo Ca- sarrubias al juez. “Por lo visto no estás entendiendo quién soy; tengo el poder su- ficiente para refundirte por el resto de tu

vida en una celda”, le contestó Murillo, de acuerdo a la versión de Casarrubias.

“Sé que fuiste torturado”, le dijo, “y quiero que me digas si puedes reconocer por medio de la voz a las personas que te torturaron, porque esos que te hicieron eso también son unos criminales”. “En ese momento (…) me ofrece 66 mi- llones de pesos, que yo le diga dónde es- tán los estudiantes; yo le digo que no sé, como ya hice mención antes al señor Ze- rón y al señor Abraham.” Casarrubias afirmó ante el juez que le reclamó a Murillo Karam que mientras lo torturaron, el comandante que dio la or- den dijo que fue de parte suya, pero el pro- curador no hizo ningún comentario. Dos días después de la denuncia del intento de soborno ante el juez, Peña Nie- to removió a Murillo Karam de su cargo.

Compra de culpables

Felipe Rodríguez Salgado, a quien la PGR acusa de haber dirigido al grupo que su- puestamente mató y quemó a los norma- listas, redactó una carta en la cual afirma que en enero de 2015, a unos días de ha- ber sido detenido, Zerón fue al penal fede- ral de Nayarit, donde está preso. “Quería que yo me echara la culpa de

lo de los estudiantes y le firmara unos do- cumentos y que señalara a gente que ni conozco, que dijera que ellos eran mis pa- trones y quienes eran los que me pagaban, un tal Sidronio y al expresidente de Igua- la; a cambio le iba a dar dinero a mi fami-

que a mí

me darían ocho años de cárcel.” Afirma que el 18 de febrero de 2015 el funcionario lo volvió a buscar para insistir en su oferta. Volvió a negarse. Ese funciona- rio le advirtió: “Dejas ir una gran oportuni- dad, a (sic) cuidadito y le cuentes a nadie de esta conversación porque te puede ir muy mal y a tu familia”. Responsabiliza de lo que les pueda pasar a él y a su familia a Zerón. El 27 de septiembre de 2015 Gildar- do López Astudillo, a quien la PGR llama El Gil, ante el juez tercero de Distrito en Procesos Penales Federales del Estado de México, Raúl Valerio Ramírez, denunció la tortura a la que fue sometido. Afirmó que nunca ha pertenecido a Guerreros Unidos. Narró que, sin orden ju- dicial, el 16 de septiembre entró a su domi- cilio un grupo de policías encabezados por un hombre alto, con marcas de acné, vesti- do con traje gris. Ante su esposa y sus hi- jos lo esposaron y torturaron con una bolsa de plástico en la cabeza mientras le pre- guntaban dónde estaban los estudiantes. Lo amenazaron con abusar sexualmente de su esposa, a quien se llevaron arresta- da junto con él. En un escrito enviado al juez denun- ció que la persona que encabezó la incur- sión fue Gustavo Salas Chávez, titular de la SEIDO.

lia y les iba a comprar una casa

CASO AYOTZINAPA

Afirmó que lo fueron a ver a El Altipla- no dos presuntos agentes del Ministerio Público, quienes le llevaron papeles para que los firmara, le ofrecieron dinero y una condena de 10 años. Se negó. El 30 de di- ciembre su cuñado, Reynaldo Román Ná- jera, fue asesinado en Cocula. Magali Ortega Jiménez, acusada de de- lincuencia organizada, fue asesora jurídi- ca de la policía de Iguala y tenía sólo dos meses trabajando en la de Cocula. Fue de- tenida el 13 de octubre de 2014 y afirma que la obligaron a firmar una declaración incriminando a algunos de sus compañe- ros, tras lo cual la dejaron libre. Días después su abogado, Isabel Agua- rio Álvarez, quien había sido ministerio pú- blico en la PGR, la citó en un restaurante a donde según ella llegaron dos hombres que dijeron venir de la procuraduría y le ofrecieron 10 millones de pesos para que declarara contra otras personas, a cambio de no detenerla. Se negó y el 15 de enero de 2015 fue nuevamente arrestada. La reportera solicitó entrevistas con los titulares de la Agencia de Investigación Cri- minal y la SEIDO, para recabar su versión de los hechos. Hasta el cierre de edición no habían aceptado concederla. Respecto a Murillo Karam, quien ya no es servidor pú- blico, se trató de obtener algún número te- lefónico suyo en la oficina de la actual ti- tular de la PGR, pero ahí afirmaron que no tienen contacto con el exprocurador.

Peña Nieto y Murillo Karam. Negligencia

CASO AYOTZINAPA

Ahora que el GIEI deja sus indagatorias sobre el caso Ayotzinapa, se torna más difícil saber cuál fue la par- ticipación de los militares la noche en que desapare- cieron los 43 normalistas. Más todavía ahora que la PGR dio a conocer las contradictorias declaraciones de varios oficiales y soldados que estuvieron en Iguala aquella ocasión.

Los militares se enredan en sus declaraciones
Los militares
se enredan
en sus declaraciones

GLORIA LETICIA DÍAZ

C on la determinación de la Co- misión Interamericana de De- rechos Humanos (CIDH) de dar por concluida la asistencia técnica del Grupo Interdisci- plinario de Expertos Indepen-

dientes (GIEI) para esclarecer la desapari-

ción forzada de 43 normalistas de Ayotzi- napa, aleja las posibilidades de establecer la participación de las Fuerzas Armadas la noche del 26 de septiembre en Iguala. Impedidos desde su primer manda- to para interrogar a integrantes del 27

Batallón de Infantería, los miembros del GIEI fueron excluidos de las 50 compa- recencias de militares ante agentes del Ministerio Público adscritos a la Sub- procuraduría Especializada en Investi- gación de Delincuencia Organizada. De ellas, 42 fueron declaraciones ministe- riales y ocho sólo ampliaciones de seis elementos. Fuera de la investigación, el GIEI es- tá imposibilitado para aclarar por qué las ampliaciones de los testimoniales de al menos dos elementos –el capitán José

Martínez Crespo y del soldado Eduardo Mota Esquivel, adscrito al área de inteli- gencia militar– modificaron drásticamen- te su versión original sobre la presencia de las tropas en las calles de Iguala la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiem- bre de 2014. De acuerdo con las declaraciones ori- ginales del personal castrense a las que tuvo acceso este semanario, no atendían precisamente una emergencia ciudada- na; acudieron a rescatar la motocicleta en la que se desplazó el soldado para do-

Derechos Humanos. Reconstrucción e inconsistencias

que se desplazó el soldado para do- Derechos Humanos. Reconstrucción e inconsistencias 12 2059 / 17

Benjamín Flores

El informe del ómbudsman. Coincidencias con la CIDH

cumentar las agresiones a los estudian- tes de parte de los policías municipales. Esa fue la coartada para explicar la pre- sencia de los soldados ante el juez de ba- randilla, que no fue consignada en sus primeras testimoniales. Las declaraciones de los militares apa- recen censuradas en la versión pública de los nuevos tomos de la indagatoria, subida al portal de la Procuraduría General de la República (PGR) la semana pasada, lo que impide a los usuarios advertir las incon- sistencias de las declaraciones.

Hasta septiembre de 2015, luego de co- nocerse el primer informe del GIEI sobre la desaparición forzada de los estudian- tes, la PGR había llamado a comparecer nuevamente a seis elementos castrenses; el coronel de infantería José Rodríguez Pé- rez, el subteniente Fabián Alejandro Piri- ta Ochoa, los soldados Jorge Ortiz Canales, Ezequiel Carrera Rifas, Eduardo Mota Es- quivel y el capitán José Martínez Crespo; los dos últimos ampliaron sus declaracio- nes originales dos veces. De la revisión de estas declaraciones

sin censura se advierte que en las prime- ras ampliaciones de Mota Esquivel y Mar- tínez Crespo, efectuadas el 26 de agosto de 2015, los agentes ministeriales los interro- gan sobre el material de video y fotogra- fía de los hechos ocurridos la noche del 26 y la madrugada del 27. Esos documentos gráficos, según denunciaron los integran- tes del GIEI, no están integrados al expe- diente del caso. En la primera versión de Martínez Crespo ante el agente del Ministerio Pú- blico, el 3 de diciembre de 2014 en Igua-

Crespo ante el agente del Ministerio Pú- blico, el 3 de diciembre de 2014 en Igua-
Crespo ante el agente del Ministerio Pú- blico, el 3 de diciembre de 2014 en Igua-
Crespo ante el agente del Ministerio Pú- blico, el 3 de diciembre de 2014 en Igua-

CASO AYOTZINAPA

la, consignó que el soldado Mota Esquivel lo acompañó en su recorrido por la ciudad para atender una llamada de emergen- cia por la presencia de gente armada en el hospital Cristina. Dijo también que hizo una “fotografía panorámica” a los estudiantes que ahí se refugiaban, así como “un fragmento de la entrevista” que dio un dirigente estudian- til tras el primer ataque armado a uno de los camiones en los que viajaban los estu- diantes. Ese material lo entregó al enton- ces comandante del 27 Batallón, José Ro- dríguez Pérez. En su segunda declaración, Martínez Crespo responsabilizó al soldado Mota y a su superior, el teniente Joel Gálvez San- tos, de descargar el material gráfico del celular de Mota, y que a él le correspon- dió tener una copia, misma que anexó en su informe de esos días y entregó a su su- perior, “desconociendo el destino final de los mismos”. Mota Esquivel fue interrogado por las imágenes tomadas en la carretera fren- te al Palacio de Justicia, donde el autobús 1531 de la línea Estrella de Oro fue agredi- do por policías municipales, así como las captadas en el hospital Cristina, a donde llegó herido Édgar Andrés Vargas, acom- pañado de unos 40 normalistas. Sobre las primeras imágenes, Mota Es- quivel dijo que tomó “cuatro o cinco fotos” con su celular para justificar su trabajo an- te su jefe Gálvez Santos, que las copió en la computadora del cuartel militar y luego las borró de su dispositivo móvil porque “no las consideré de importancia”. Además, di- jo, eran “de mala calidad”. Sobre el segundo paquete de fotogra- fías, el soldado no supo explicar cómo en- tregó la información a Gálvez, si bien en su primera declaración aseguró ser res- ponsable del Sistema de Inscripción de Archivos Arcanos, “un sistema de correo electrónico”. El 11de septiembre de 2015 ambos per- sonajes fueron llamados por la PGR a una segunda ampliación. Esa vez menciona- ron su presencia ante el juez de barandi- lla, a quien no mencionaron en su prime- ra declaración ministerial a pesar de que

en su prime- ra declaración ministerial a pesar de que En Dinamarca. Defensa Diplomacia pendenciera y
En Dinamarca. Defensa
En Dinamarca. Defensa

Diplomacia pendenciera

y vilipendiada

ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA

L a reticencia del gobierno mexicano

a la observación y asistencia inter-

nacional alcanzó su peor momento

cuando el presidente Enrique Peña

Nieto reiteró desde Dinamarca, el jueves 14, lo que dos semanas antes adelanta- ban sus colaboradores: el fin de la estan- cia en México del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), invita- dos a investigar la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Bajo presión internacional y con movilizaciones multitudinarias en el país, el gobierno acordó con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la integración del GIEI. El informe de investigación y primeras conclusiones se presentaron el 6 de septiembre de 2015, señalando irregularidades, incon- sistencias y ausencias en la investigación

de los hechos, descalificando la llamada “versión histórica”. Luego, a solicitud del Estado mexicano y de los represen- tantes de las víctimas, el mandato se renovó seis meses, plazo que concluirá el sábado 30. Desde la presentación del informe, el grupo de expertos encontró obstáculos por parte del gobierno, al cual terminó acusando de violentar acuerdos, alentar el desprestigio contra sus miembros, en- tre otras cosas por admitir una denuncia (por el destino de los recursos públicos asignados al GIEI) contra el secretario ejecutivo de la CIDH, el mexicano Emilio Álvarez Icaza. Días antes de anunciar el fin de la rela- ción, la Procuraduría General de la Repú- blica (PGR) admitió abrir una averiguación previa contra Álvarez Icaza, por ser quien

blica (PGR) admitió abrir una averiguación previa contra Álvarez Icaza, por ser quien 14 2059 /
blica (PGR) admitió abrir una averiguación previa contra Álvarez Icaza, por ser quien 14 2059 /

firmó el acuerdo entre la CIDH y México. La Comisión respondió el 29 de marzo con un comunicado en el que afirmaba que había una campaña de desprestigio y reprobaba que se diera entrada a la denuncia. Ese día, el secretario de Gobernación anticipó, en entrevista con Radio Fórmula, que no daría prórroga al GIEI. En reacción a ello, el presidente de la CIDH, James Cavallaro, dijo en entrevista con este semanario: “No es decisión del señor (Miguel Ángel) Osorio Chong, secre- tario de Gobernación, dar por terminada la participación del GIEI en el caso Ayot- zinapa. Extender o ampliar la prórroga de trabajo del GIEI es decisión de la CIDH” (Proceso 2057). Lejos de suavizar la tensión, el gobierno peñista se radicalizó. El sábado 2, un grupo colegiado de expertos en fuego y la PGR revelaron conclusiones preliminares que reforzaban la “verdad histórica” ofrecida un año antes, al afirmar que al menos 17 cuerpos fueron calcinados en el basurero de Cocula y asegurando que ahí pudieron desaparecer los 43 jóvenes. En respuesta, el GIEI denunció un día después que la PGR había roto acuerdos y que las conclusiones no se habían trabaja- do con ellos. La crisis avanzaba y ese día los expertos patentaron su rompimiento con la PGR. El gobierno negó la ruptura el jueves 7 cuando, al anunciar la gira presidencial por Alemania y Dinamarca, el vocero presiden- cial Eduardo Sánchez, se limitó a recordar que la prórroga concluía el día 30, y la jefa de la oficina de la Cancillería, Ana Paola Barbosa, más diplomática, expuso lo que sería la afirmación persistente en los días que siguieron: “Es importante recordar que fue precisamente el gobierno de México quien, por iniciativa unilateral y nuestra, que se pide la creación de este grupo. Ha sido un diálogo estrecho sumamente útil y seguiremos trabajando y apoyándolos hasta que termine su mandato que es hasta fin de mes” (sic). Finalmente el viernes 15 la CIDH confirmó lo que Peña Nieto había dicho en Dinamarca: que el trabajo del GIEI concluía.

La Comisión lamentó la postura del gobier- no mexicano en un comunicado en el cual admitía necesitar la anuencia del Estado parte, a contrapelo de las declaraciones previas de Cavallaro.

Una semana de crisis

La segunda semana de abril arrojó un saldo negativo para el gobierno de Peña Nieto en materia de derechos humanos; al desencuentro con la CIDH se sumaron los cuestionamientos internacionales por el mal desempeño en la materia. En Berlín, aun con el lenguaje diplomá- tico que suele caracterizar las visitas de Es- tado, el presidente alemán, Joachim Gauck, expresó el lunes 11 frente a Peña Nieto, a propósito de la violencia criminal en México:

“Los ciudadanos esperan del Estado, ade- más de la prevención de la violencia, que los crímenes sean esclarecidos y sancionados con prontitud y respetando los principios del Estado de derecho”. En otro encuentro, la canciller Angela Merkel dijo que ofreció a Peña Nieto ayuda para esclarecer la desaparición de los normalistas, apoyar el combate al crimen y, entre otras consideraciones, expuso:

“Queremos que la policía mexicana sea más eficiente, también en el respeto a los derechos humanos”. Peña Nieto se limitó a aseverar que México “es un país que protege la defensa de los derechos humanos”. Así, una gira programada para echar a andar una serie de temas económicos, culturales y de turis- mo, terminaba confrontando al mandatario con su desprestigio internacional. Al día siguiente de su declaración frente a Merkel, el Departamento de Estado esta- dunidense emitió el informe anual Country Reports on Human Rights Practices for 2015; concluyó que a tres años de gobierno de Peña Nieto las violaciones a los derechos humanos, así como la corrupción y la impuni- dad, siguen siendo una constante en México. Entre los temas del mencionado informe destaca la existencia de “graves abusos” de policías y militares en ejecucio- nes extrajudiciales, tortura y desaparición.

Exhaustivo, el informe documentó también las precarias condiciones carcelarias, las amenazas y violencia contra periodistas y defensores de derechos humanos. Además observó la falta de transparencia en viola- ciones graves a los derechos humanos. Ante la contundencia del informe, el sub- secretario de Asuntos Multilaterales y Dere- chos Humanos de la Cancillería, Mario Ruiz Cabañas, dijo en Washington que México no negaba los “retos y desafíos” en la materia. Añadió: “Por eso tenemos una política de cooperación muy abierta, vigorosa, con los organismos internacionales y regionales. “Lo que hacen algunos informes que hacen algunos países, pues son ellos los que lo dicen. Nosotros tenemos una gran convicción de que se está haciendo un gran esfuerzo por parte del gobierno fede- ral para atender todos y cada uno de los retos que México enfrenta” (agencia EFE, miércoles 13). La declaración se hacía en el contexto del desencuentro con la CIDH y ante los cuestionamientos a Peña Nieto en Europa. Para colmo, en México, el ómbudsman afir- maba que policías federales participaron en los hechos de Iguala, y en redes sociales se viralizaba un video en el cual se ve a milita- res y policías federales torturar a una mujer.

Rijosidad

El primer día de su administración, Peña Nieto enunció la política exterior como eje de gobierno en su planteamiento “México, actor con responsabilidad global”. El relanzamien- to de la política exterior, si bien consiguió consolidar temas de la agenda económica, adoptó un matiz contestatario en materia de derechos humanos, al grado de romper con el mesurado lenguaje de la diplomacia. En marzo de 2014, durante el XXV pe- riodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el gobier- no mexicano presentó sus observaciones respecto a 176 recomendaciones que había recibido en octubre durante su evaluación en el Examen Periódico Universal. Sólo aceptó 166, y entre las que rechazó destacaba su negativa a eliminar la figura del arraigo y a

166, y entre las que rechazó destacaba su negativa a eliminar la figura del arraigo y
166, y entre las que rechazó destacaba su negativa a eliminar la figura del arraigo y
166, y entre las que rechazó destacaba su negativa a eliminar la figura del arraigo y
En Alemania. Cambio de enfoque lagazzettadf.com
En Alemania. Cambio de enfoque
lagazzettadf.com

reconocer jurisdicción del Comité de Desa- parición Forzada de la ONU. Casi un año después, los días 1 y 2 de febrero de 2015, en Ginebra, el Estado Mexicano fue severamente cuestionado por esa negativa. Ahí, fue el subsecretario Juan Manuel Gómez Robledo quien pro- tagonizó acaloradas discusiones valién- dose incluso de la ironía para responder a los miembros del Comité (Proceso 1997). El 16 de febrero siguiente, no sólo se dejó de aceptar la jurisdicción sino que el entonces canciller, José Antonio Mea- de, descalificó las recomendaciones del informe del Comité sobre la situación de las desapariciones forzadas en México, consi- derando que no fue una revisión exhaustiva y acusando falta de seriedad y objetividad. Quizá la descalificación más famosa fue la que se hizo en octubre pasado al relator especial sobre tortura de Nacio- nes Unidas, a quien de plano, ya no se le quiso recibir en México. Algo similar ocurrió con el relator de Libertad de Expresión al iniciar el gobierno peñista y –precedente de la actual crisis con el GIEI– descalificó el informe de la CIDH, publicado el pasado 2 de marzo. Si bien, la atención internacional en materia de derechos humanos en

México se centra en temas de seguridad

y justicia, hay otros también de derechos

humanos a los que se responde con furia. El martes 12, en medio de la disputa entre la CIDH y a punto de emitirse el informe del Departamento de Estado, el titular de Desarrollo Social, José Antonio Meade, abrió otro frente, ahora contra la

Comisión Económica para América Latina

y el Caribe (Cepal), que publicó su infor-

me sobre México, enfatizando que en los últimos cinco años no disminuyeron los niveles de marginación. Meade expuso:

“Es lisa y llanamente un mal estudio”. Meade reprobó la metodología. El 7 de octubre de 2015 el Alto Comi- sionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hus- sein, se refirió a México a propósito del

trato recibido por el relator sobre tortura, invitado por el gobierno mexicano y luego

vilipendiado:

“Desde hace tiempo México ha sido muy generoso en sus invitaciones; por tanto, ha sido una sorpresa para nosotros

cuando el relator especial sobre la Tortura

y Otros Tratos o Penas Crueles, Juan

Méndez, fue sujeto de virulentos ataques personales por parte de algunos actores políticos”, reprochó.

fueron identificados por otros elementos castrenses.

La moto

El oficial y el soldado reconstruyeron el motivo del despliegue militar la noche del 26 de septiembre en Iguala: la búsqueda de una motocicleta. Ese elemento no fue mencionado durante los 12 meses poste- riores a la desaparición de los normalis- tas; sólo se conoció hasta la tercera com- parecencia de Mota y Gálvez. En su primera intervención, el 3 de di- ciembre de 2014, el soldado admitió que salió del 27 Batallón a bordo de una moto- cicleta de su propiedad y habló de los abu- sos que sufrieron los estudiantes que via- jaban en el autobús 1531 frente al Palacio de Justicia, sobre la carretera a Chilpan- cingo, a manos de los policías municipa- les. Dijo que se lo notificó a su superior, quien le pidió permanecer sólo “un rato” para no arriesgarse; incluso, aseguró Mo- ta Esquivel, le recomendó que no se acer- cara mucho. De acuerdo con ese testimonio, Mota observó que entre las 22:00 y las 22:30 ho- ras del 26 de septiembre, policías munici- pales aventaron granadas lacrimógenas al interior del autobús para obligar a los jó- venes a entregarse. “Me percaté que a los estudiantes que bajaban del camión, la Policía Municipal los esposaba con las manos hacia atrás y en forma agresiva los tendían en el piso, bocabajo, siendo esto un número aproxi- mado de 10 estudiantes. Y como recibí la instrucción que no me arriesgara mucho, opté por retirarme del lugar”, narró Mo- ta en diciembre de 2014; también dijo que informó de ello a su mando superior y le entregó “cuatro o cinco fotografías” toma- das con su celular. En su última comparecencia, Mota describió con detalles su motocicleta (una Yamaha 125 blanca, modelo 2012, con pla- cas FRG-26 del estado de Guerrero), así co- mo la ruta que tomó para llegar a las in- mediaciones del Palacio de Justicia. “Los policías municipales de Iguala se percataron de mi presencia por lo que op-

“Los policías municipales de Iguala se percataron de mi presencia por lo que op- 16 2059

té por dejar en ese lugar mi motoneta pa- ra tratar de despistarlos y posteriormente regresar al mismo lugar para observar lo que seguía pasando. Pero ya cuando iba ca- minando, como a unos 300 metros obser- vé que los policías se acercaron a mi moto, asegurándola. Como vi que estaban muy agresivos los policías, opté por dejar que se la llevaran, pensando en que se la lle- varían a las instalaciones de la barandilla para posteriormente recuperarla”, contó el soldado a los ministeriales federales. De acuerdo con esa versión, Mota re- gresó caminando a las instalaciones del 27 Batallón –“sin percatarme de nada re- levante en el trayecto”– y dio cuenta de su pérdida a su superior Joel Gálvez, quien le pidió esperar para ver cómo se soluciona- ba el problema. “Posteriormente –agregó Mota– me ba- jé a las áreas verdes a fumar un cigarro y me encontré con el capitán segundo de infantería José Martínez Crespo, quien me comentó que le habían dado la instruc- ción de salir a patrullar y a recuperar mi motoneta.” Según el soldado, del 27 Batallón salie- ron dos camionetas Cheyenne que se di- rigieron al Palacio de Justicia. Al no ver su vehículo, se dirigieron a las instalaciones de la Policía Municipal, donde el capitán Martínez Crespo y tres elementos entra- ron a preguntar por la motoneta. Mota, quien se habría quedado en uno de los vehículos oficiales porque vestía de civil, fue notificado por el capitán que su moto no se encontraba ahí. Más tarde re- cibió un mensaje vía Whatsapp de su su- perior en el que le informó que el vehículo estaba en el Palacio Municipal. Los solda- dos fueron a recogerla y la subieron a la batea de una de las camionetas. Durante la búsqueda de la moto, el capitán recibió la orden de trasladarse al hospital Cristina. En el trayecto, ambos pasaron por la calle Juan N. Álvarez, donde se encontraban tendidos dos estudiantes, “sin notar la presencia de persona alguna o corporación policiaca”, pero no descen- dieron de los vehículos militares. El capitán Martínez Crespo añadió a sus declaraciones anteriores que en los

CASO AYOTZINAPA

Ejército. Pieza protegida José Luis de la Cruz / Procesofoto
Ejército. Pieza protegida
José Luis de la Cruz / Procesofoto

primeros 30 minutos del 27 de septiem- bre el coronel de infantería José Rodríguez Pérez le ordenó “recuperar la citada moto como propiedad del soldado de infantería Eduardo Mota Esquivel, a quien momen- tos antes, personal de la Policía Munici- pal había subido a una de sus camione- tas (sic)”. En su tercera comparecencia, el capi- tán dijo que ordenó al soldado subirse a una camioneta militar para identificar su motoneta y le preguntó “cuáles habían si- do las causas por las cuales la Policía Mu- nicipal se había llevado su motoneta”, a lo que el soldado respondió que “se la ha- bían quitado cuando él estaba haciendo unas tomas fotográficas en el puente que se encuentra en las inmediaciones del Pa- lacio de Justicia”. Martínez Crespo escribió su trayec- to hacia el último punto donde el soldado vio su vehículo, observaron cómo remol- caban al autobús Estrella de Oro, y que en- filaron hacia las instalaciones de la Policía Municipal donde el capitán solicitó “ha- blar con el juez de barandilla para pregun- tar si en ese lugar no se encontraba la mo- toneta del soldado Mota Esquivel”.

Según el capitán, en compañía de dos solados, estuvo menos de cinco minutos en el lugar, y que el juez lo recibió “a dos metros de su oficina” y le mostró las mo- tos oxidadas que tenían resguardadas. El oficial describió su recorrido por la ciudad, su incursión en el hospital Cris- tina y en la calle Juan N. Álvarez donde ocurrió el primer ataque, hasta que se le notificó que la moto estaba en el Palacio Municipal, y se entrevistó con el director de Tránsito Municipal, quien ordenó a sus subalternos entregar la moto. Los agentes del Ministerio Público ad- juntaron a la declaración fotografías de los sitios recorridos por las camionetas militares al mando del oficial que buscaba una motocicleta, hecho que no mencionó en su primer testimonial. La mención de Martínez Crespo de una orden del entonces comandante de la 27 Zona Militar para recuperar la motone- ta, llama la atención si se considera que en ninguna de las dos comparecencia ren- didas por el coronel Rodríguez Pérez, el 4 de diciembre de 2014 y el 2 de marzo de 2015, se nombra a Mota Esquivel, mucho menos a su vehículo.

de 2014 y el 2 de marzo de 2015, se nombra a Mota Esquivel, mucho menos
de 2014 y el 2 de marzo de 2015, se nombra a Mota Esquivel, mucho menos

Miguel Dimayuga

Desde hace casi cinco años, el teniente de infantería José Guadalupe Orizaga y Guerra se encuentra atrapa- do en los vericuetos de la justicia castrense. A finales de junio de 2011 lo detuvieron por su presunta participa- ción en el asesinato de un ingeniero en Morelos. Lo so- metieron a tortura y dos años después, cuando rindió su declaración ante el fiscal militar, resultó que éste había sido testigo de la vejación a la que fue sometido. Desde entonces su caso está empantanado.

ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA

E l día que el teniente de infan-

tería José Guadalupe Orizaga y

Guerra acudió a declarar sobre

la tortura, incomunicación y

retención ilegal de las que fue

objeto durante cinco días por

parte de agentes de la Policía Judicial Fe- deral Militar (PJFM), se llevó una sorpresa:

el fiscal castrense que le tomó la declara- ción, Luis Chagoya Meinguer, era el mis- mo que presenció las sesiones en las que fue vejado. Era 2013 cuando el militar supo que es- taba inmerso en un círculo de impunidad.

Círculo de impunidad en la Sedena
Círculo de
impunidad
en la Sedena

Margarito Pérez Retana / Procesofoto

Todo empezó el 30 de junio de 2011, cuan- do fue detenido por su presunta partici- pación en el asesinato de Jethro Ramsés Sánchez Santana, un ingeniero morelense detenido el mes anterior por policías mu- nicipales de Cuernavaca. Los uniformados lo entregaron a po- licías federales, que lo llevaron al 21 Ba- tallón de Infantería, donde una Fuerza de Reacción, de la que Orizaga y Guerra era comandante operativo, se hizo cargo de él (Proceso 1852). En la detención de Sánchez Santana, quien murió a causa de la tortura a la que fue sometido, participaron ocho policías municipales, 10 federales y una veintena de soldados, pero sólo Orizaga y Guerra y otros dos militares están presos bajo car- gos que, conforme a documentos obteni- dos por Proceso, les fueron imputados ba- jo tortura e ilicitudes por las autoridades castrenses. Es decir, para resolver rápido la muerte de un civil por tortura, el aparato de justi- cia militar torturó a sus soldados. Tras la desaparición del ingeniero, ocurrida el 1 de mayo de 2011, sus fami- liares y organizaciones civiles llevaron a cabo varias movilizaciones para exigir a las autoridades su presentación. Semanas después su cuerpo fue localizado en Atlix- co, Puebla, semienterrado en un paraje. Según los organismos de derechos hu- manos, se trató de una ejecución extra- judicial. El caso de Sánchez Santana fue uno de los de mayor impacto en el gobier- no de Felipe Calderón, sobre todo después de que el Movimiento por la Paz con Jus- ticia y Dignidad se solidarizó con Héctor Sánchez López, padre del ingeniero, y sus familiares. La presión ciudadana motivó la salida del comandante de la XXIV Zona Militar, general Leopoldo Díaz Pérez, quien nunca fue sometido a proceso. El 30 de junio siguiente, un grupo de la PJFM detuvo a varios militares, entre ellos a Orizaga y Guerra, quien fue tras- ladado de Cuernavaca al Campo Militar Número 1-A en la Ciudad de México, don- de, según su declaración, permaneció en- cerrado en un cuarto para oficiales en las instalaciones de la Tercera Brigada de la Policía Militar. Ahí, según el teniente de infantería, fue golpeado. Sus verdugos lo llevaron poste- riormente ante Chagoya Meinguer, quien recabó sus firmas en confesiones ante la coacción evidente y luego le asignó al sar- gento Zeferino Hernández Peña como su defensor de oficio. Hernández Peña no era un defensor de oficio, sino un oficinista adscrito al Mi- nisterio Público de la XXIV Zona Militar en Cuernavaca, Morelos. Esto es, un emplea- do de la PJFM que se convirtió en defensor de un acusado por esa misma instancia.

Chagoya Meinguer tuvo cuidado de que en las actuaciones ministeriales el nom- bre del sargento Hernández fuera regis- trado sólo como “defensor particular”. Durante los días en que Orizaga y Gue- rra, firmó declaraciones, Hernández Peña estaba comisionado a un Ministerio Públi- co sin que hubiera registro de otro tipo de comisión. La información sobre el supuesto “de- fensor particular” fue solicitada por los abo- gados de Orizaga al Juzgado Segundo de Distrito, que a su vez pidió a la Procuraduría General de Justicia Militar un informe sobre las actividades del sargento Hernández Pe- ña durante los días en que Orizaga estuvo incomunicado y sujeto a tortura. El mismo Juzgado Segundo, al perca- tarse de que había indicios de tortura, pi- dió iniciar una averiguación previa de ofi- cio en la procuraduría militar y se le asignó el número de expediente SC/429/201-V-XI. El juzgado instruyó a la Procuraduría de Justicia Militar que asuma la denun- cia por tortura realizada por el teniente Orizaga, pues luego de tres años el Mi- nisterio Público Militar no la ha integra- do la averiguación previa para consignar- la a un juez. El expediente tiene vicios de origen:

Chagoya Meinguer, uno de los implicados en el caso del teniente Orizaga, admitió la denuncia y tomó las declaraciones más comprometedoras del caso, pero se excu- só posteriormente, cuando la investiga- ción estaba avanzada. Es decir, declaró te- ner conflicto de intereses en el asunto, por estar acusado, cuando se cercioró de que la denuncia quedara estancada.

Tortura como sistema

Recluidos en la prisión del Campo Mili- tar Número 1-A, el teniente José Guadalu- pe Orizaga y Guerra, su otrora subalterno Edwin Raziel Aguilar Guerrero y el coronel José Guadalupe Arias Agredano son los únicos presos por la muerte del ingeniero Sánchez Santana. Diferentes documentales han puesto en entredicho la versión oficial que impu- ta sólo a Orizaga y Aguilar Guerrero, pe- se a que ambos niegan haber torturado y asesinado Sánchez Santana, quien murió a manos de los militares. Para encausar a los dos oficiales, el Ministerio Público Militar integró inclusi- ve declaraciones de miembros de la Fuer- za de Reacción, quienes una vez liberados aseguraron que declararon bajo tortura. Entre el 1 y el 6 de julio de 2011, al me- nos cuatro soldados describieron su de- tención y las torturas a las que fueron su- jetos por parte de la PJFM, en los informes que rindieron a la primera comandancia del 21 Batallón de Infantería. Los documentos escritos a mano, fir-

FUERZAS ARMADAS

Sánchez López. Indignación

mados y foliados son coincidentes en la descripción de la forma en que procedie- ron con ellos los agentes de la PJFM, quie- nes presuntamente condujeron a los dete- nidos a cuartos de instalaciones militares, donde los obligaron a firmar declaraciones incriminatorias. Entre esos informes destaca el del sol- dado de infantería Adrián Domínguez Gar- cía, quien el 1 de julio de 2011 informó a sus superiores sobre su detención el día anterior por elementos de la PJFM que arri- baron a Cuernavaca, formaron, desarma- ron y detuvieron a varios integrantes de la mencionada Fuerza de Reacción. Domínguez García describió en el do- cumento la forma en que fue conducido a unas instalaciones donde lo hicieron sen- tarse, lo maniataron, le vendaron los ojos y le dijeron que “se iban a encargar” de su familia y de él. Durante la sesión, afirmó que lo ha- bían golpeado en la cabeza, en la nuca y en el rostro, además de amagarlo con dar- le toques eléctricos. Otro denunciante fue el soldado de in- fantería Jesús Rendón García, a quien los agentes de la PJFM llevaron a las instala- ciones del Séptimo Regimiento de Artille- ría junto con otros militares.

a las instala- ciones del Séptimo Regimiento de Artille- ría junto con otros militares. 2059 /

El caso del coronel suicida

JUAN VELEDÍAZ

sultadas en la Ciudad de México y Oaxaca señalaron por separado al general de divi- sión Juan Ernesto Antonio Bernal Reyes, comandante de la VIII Región Militar, como uno de los mandos que presuntamente pidió un porcentaje del presupuesto de la obra al coronel. Sobre Bernal Reyes se sabe que desde que fue comandante de la zona militar de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, solía ordenar a sus subordinados que cada vez que se presentaran a junta en el cuartel lo hicieran llevando consigo dos tarjetas de recarga telefónica de 500 pesos cada una para su uso personal. A quien no acataba la disposición, lo corría de sus oficinas. Las mismas fuentes que pidieron no ser citadas por nombre y rango –por las repre-

salias que suele haber en el Ejército hacia quienes hablan con la prensa– señalaron que López Camacho también recibió presio- nes del subdirector de ingenieros militares y director de obras, general Pedro León Álva- rez Alcacio, quien presuntamente también pidió un porcentaje del presupuesto. Ante el cúmulo de irregularidades en la obra de San Bartolo Coyotepec, reporta- das desde el año pasado por la ASF, y las versiones en torno a la circunstancia que rodea la muerte del coronel López Cama- cho, se solicitó una entrevista al área de Comunicación Social de la Sedena, a cargo del brigadier Marco Antonio Álvarez Reyes,

al cierre de esta edición no había respuesta

a la petición. A López Camacho lo empezaron a pre- sionar, se intentó defender al explicar cómo se maneja el Consejo de la Judicatura Fe- deral en su área de obras, pero cuando se vio acorralado por las auditorías tomó esa decisión, agrega una fuente militar.

Retrasos y consecuencias

L o primero que llamó la atención a las

autoridades de la Procuraduría Ge-

neral de Justicia capitalina cuando

llegaron al estacionamiento del edi-

ficio Hares, en la esquina de Lago Xochi- milco y avenida Ejército Nacional, fue que dentro del vehículo donde se encontró sin vida el cuerpo del coronel Rigoberto López Camacho no había huellas de golpes ni for- cejeos. Tampoco se encontró algún recado póstumo. Los peritajes iniciales asentados en la averiguación previa MH-1/T3/286/16-03, abierta por el ministerio público de la de- legación Miguel Hidalgo, mostraron que la víctima tenía un solo disparo en el paladar con huella de salida en la nuca. Este hecho descartó las especulaciones aparecidas el pasado 8 de marzo en algunos diarios capitalinos, de que la muerte del coronel, ingeniero militar comisionado en Oaxaca, había sido un asesinato. López Camacho era responsable de la obra que la Secretaría de la Defensa Na- cional (Sedena) construyó en el municipio de San Bartolo Coyotepec, Oaxaca, para el Consejo de la Judicatura Federal (CJF). El proyecto incluía un edificio circular, sede del Poder Judicial de la Federación en la entidad. En sus nueve niveles se localiza- rían las oficinas de ocho juzgados de distri- to, dos tribunales unitarios y seis colegia- dos además de áreas de servicios comunes y estacionamiento para 152 vehículos. De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en su informe de la cuenta pública del ejercicio fiscal 2013, presentado en febrero de 2015, también se previó un segundo edificio para estaciona- miento con capacidad para 464 automó- viles. La superficie total de construcción se fijó en 54 mil 687.67 metros cuadrados, donde se incluyeron “terrazas, balcones, circulaciones abiertas, más 12 mil 047.36 metros cuadrados del área de jardines y vialidades”. En mayo de 2013, un mes después de declarar desierta la convocatoria de licita- ción para la construcción de éste y otros inmuebles, el CJF entregó a la Sedena el contrato de la obra por 813 millones de pe- sos. Por el mismo proyecto la constructora ICA, uno de los interesados en el proyecto, había calculado 650 millones de pesos (Proceso 1935). En su informe de la cuenta pública, la ASF señaló que el CJF al contratar a la Se- dena “no obtuvo las mejores condiciones disponibles de mercado”. No exigió a la dependencia la comprobación oportuna de los recursos otorgados, y le reconoció en

las “estimaciones de obra para comproba- ción de los recursos otorgados, volúmenes mayores de los ejecutados”.

“No aguantó la presión”

Mientras trabajaba en Oaxaca, López Camacho compró un departamento en una de las torres de 22 pisos en cuyo estacionamiento fue encontrado sin vida. La inmobiliaria propietaria del complejo que abarca cuatro edificios, en los límites de las colonia Polanco y Anáhuac, cotizó el departamento más barato de 82 metros cuadrados en 4 millones de pesos; el más caro, de 140 metros cuadrados, está tasa- do en poco más de 7 millones. Las irregularidades en la obra que la Dirección de Ingenieros Militares de la Se- dena llevó a cabo en los últimos dos años y medio, provocaron la separación del titular de esa área, el general de brigada ingeniero constructor José Antonio González de la Fuente, de acuerdo con fuentes del Estado Mayor de la Defensa que pidieron no ser citados por nombre o grado. En su lugar fue nombrado de manera interina el tam- bién ingeniero constructor general brigadier Merced Gerardo Correa Díaz. Entre las irregularidades que se en- contraron en la gestión del coronel López Camacho en la obra de San Bartolo Coyo- tepec, Oaxaca, fue que se presupuestó de más y el excedente no se puso en la obra. Hubo gastos más arriba de lo permitido. De un monto calculado en poco más de 800 millones de pesos, se presume un desfalco de por lo menos 80 millones. Fuentes mili- tares adscritas a la comandancia de la VIII Región Militar, con cuartel en la capital del estado, señalaron que hubo demasiadas presiones contra el jefe de la obra por parte de mandos castrenses. Al menos tres fuentes diferentes con-

En la revisión de los contratos específicos de colaboración entre el CJF y la Sedena, en diferentes estados del país, también se incluyó la obra de Oaxaca, que presentó retrasos en los plazos de entrega. Según

la ASF el periodo de ejecución del contrato

La escena del deceso Especial
La escena del deceso
Especial

concluyó el 30 de diciembre de 2014, y no obstante que del importe del contrato se entregó 97.4%, equivalente a poco más de 792 millones de pesos de un importe máximo de 813 millones 284 mil pesos, la obra no se había terminado. “Aunado a que por la falta de comprobación oportuna de los recursos se desconoce si el importe otorgado co- rresponde con el ejecutado, además se constató mediante visita física que sólo se cuenta con personal mínimo que está realizando trabajos de reparación de fu- gas y filtraciones de agua, la energización de la subestación eléctrica y la jardinería; y que en distintas áreas de los diferentes niveles existen materiales y mobiliario almacenados”, dice el informe. A finales de agosto de 2015, la ASF reportó que la comprobación de los recursos invertidos ascendía a 600 millones 414 mil pesos, de los 792 millones 266 mil ejercidos, además de que se habían entregado a la Sedena las solicitudes de sus estimaciones. Para esa fecha la ASF estaba “en proceso de formalización de un convenio modificatorio para la conclusión de los trabajos, de tal forma que una vez que sea formalizada la supervisión del CJF estará en condiciones de solicitarle a la Sedena la entrega de los trabajos con el cumplimiento de las especificaciones y calidad requeridas en el proyecto”. Cuando la ASF revisó la información presentada, determinó que persistía el resultado, “debido a que no se ha com- probado la totalidad del importe otor- gado por lo que se desconoce si dicho importe corresponde con lo ejecutado, la obra no está concluida ni se han co- rregido las deficiencias señaladas”. Fueron estas observaciones a finales del verano pasado las que aumentaron la presión contra López Camacho. La obra de San Bartolo Coyotepec era la única de las que la Sedena había rea- lizado a diversas dependencias, como el Sistema de Administración Tributaria, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación y para el Instituto Nacional de Migración, entre otras, que presentaba retrasos e irregularidades. Hasta los primeros días de abril, un mes después de su fallecimiento, la procuraduría capitalina estaba a la espera del resultado de los peritajes de medicina forense para determinar la mecánica de los hechos y de las lesiones, y concluir con total certeza de que la muerte de Ló- pez Camacho fue un suicidio. La hipótesis según la averiguación previa, se basa a que no existe un probable responsable del homicidio. Además de que el arma quedó cubierta de sangre de la víctima, lo que influyó en el retraso del dictamen.

Después de cubrirle los ojos y mania- tarlo, Rendón García fue golpeado y tras- ladado a un cuarto de baño, donde reanu- daron la golpiza; incluso le colocaron una bolsa de plástico en la cabeza.

“A ver cuánto aguantas”, le dijeron.

Según su informe, el soldado fue con- ducido a otra habitación, donde lo “entre- vistaron” no por los hechos relacionados con la desaparición de Sánchez Santa- na, sino por los nombres de su propia fa- milia, sus domicilios, lugares de trabajo y otros datos personales. Después de la inti- midación, lo tuvieron bajo vigilancia varias horas hasta que lo soltaron. Tenía todo el cuerpo amoratado. La descripción que hizo el soldado Je- sús Alberto Almonte Aguirre, quien el 4 de julio de 2011 fue sometido a una se- sión que se prolongó de dos a tres horas, es similar. Lo mismo ocurrió con la de otro compañero suyo cuyo nombre no apare- ce en el escrito, aunque sí su firma y ma- trícula militar.

Caso estancado

En los recursos promovidos por la defen- sa del teniente José Guadalupe Orizaga y Guerra destacan documentos en los que se observa un procedimiento denomina- do “interrogatorio inteligente” que aplica el llamado “grupo de información” a los detenidos por el Ejército, como Orizaga y Guerra, quien era comandante de opera- ciones (Proceso 1863).

Luego de que se instruyera la apertura del citado expediente por la tortura de los oficiales militares, en 2014, el teniente Ori- zaga presentó otra denuncia (Averiguación SC/400/2014-IX) que quedó a cargo del Dé- cimo Primer Agente del Ministerio Público Militar, Salvador Rangel Sánchez. Según ese expediente, el teniente Ori- zaga fue detenido el 30 de junio de 2011, dictaminado sin lesiones en el Campo Mi- litar 1-A y luego dictaminado con lesiones e internado el 4 de julio en Cuernavaca. Durante esos cinco días, según las actua- ciones del caso, no fue presentado ni con- signado ante un juez.

A tres años de que se abriera la averi-

guación, las actuaciones no han conclui- do, por lo que Orizaga ha promovido varios amparos contra la inacción. Con la inten- ción de sensibilizar al secretario de la De- fensa Nacional, Salvador Cienfuegos, así como a otras autoridades del ámbito cas- trense, el teniente le envió un oficio el pa- sado 6 de enero en el cual invoca diferentes

artículos del derecho nacional a interna- cional relacionados con la tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes.

El documento fue enviado también al

general Jesús Gabriel López Benítez, pro- curador de Justicia Militar, de quien de- pende la PJFM. Orizaga le recordaba al ge-

FUERZAS ARMADAS

Díaz Pérez. General “sacrificado” Margarito Pérez Retana / Procesofoto
Díaz Pérez. General “sacrificado”
Margarito Pérez Retana / Procesofoto

neral sus declaraciones emitidas el 27 de febrero de 2014, cuando, a propósito del proyecto de reformas al Código de Justicia Militar, expresó:

“Una característica esencial de la ju- risdicción militar es la celeridad y ejem- plaridad, esto se logra cuando ante la ocu- rrencia de una conducta tipificada por el ordenamiento penal militar, el órgano re- visor investigador actúa de manera inme- diata, integrando la indagatoria corres- pondiente y consignándola ante el juez militar”. Añadió que esa actuación se sus- tenta en la ley, el honor y principios éti- cos sólidos. La declaración de López Benítez, luego de tres años de esperar la consignación de

la averiguación previa iniciada por su tor- tura, ni siquiera llegó a sus destinatarios,

el secretario de la Defensa y el procurador

militar, pues se remitió al agente del Mi- nisterio Público, donde se respondió al ofi- cio de Orizaga con una rebuscada explica- ción jurídica. En dicha respuesta, enviada el 12 de febrero de 2016 con la firma del jefe de averiguaciones previas, Sergio Hernández

Cancino, se expone que no es posible con- signar el expediente de Orizaga, debido

a que aún están integrando información,

que faltan peritajes y la aplicación del Pro- tocolo de Estambul, que hasta el viernes 8 seguía sin practicarse. A cinco años de los hechos que dieron

origen al caso, la suma de torturas, preva- ricación en el Ministerio Público Militar y denuncias en las que los acusados por la muerte de Sánchez Santana son denun- ciantes y víctimas, el estancamiento de las actuaciones ejemplifican la impunidad en

la justicia castrense.

el estancamiento de las actuaciones ejemplifican la impunidad en la justicia castrense. 2059 / 17 DE

Búsqueda ciudadana

ante la inacción gubernamental

La llegada de la Primera Brigada Nacional de Búsqueda de Personas causó conmoción en el municipio de Ama- tlán de los Reyes, en Veracruz. Sus integrantes son ras- treadores de pistas con años de experiencia en la locali- zación de personas y fosas clandestinas, que acudieron a compartir sus experiencias y conocimientos con los veracruzanos que sufren del mismo dolor. Los une una certeza: que la autoridad no va a hacer nada por ellos.

GLORIA LETICIA DÍAZ

A MATLÁN, VER.– No hay obstácu- los que Simón Carranza no pueda superar en la búsqueda de desaparecidos. Camina en- tre huizaches y cañaverales ob- servando con detenimiento el

terreno; trepa cerros pedregosos, desciende a pozos tapados con basura; “vuela” sobre el caudaloso río Blanco, amarrado por la cin- tura con una cuerda de nylon para otear en- tre una presa de troncos; e incluso se mete a escarbar una fosa de al menos cinco metros de profundidad.

Nada parece detener a este cincuentón bajito, delgado y correoso, quien no tiene fa- miliares desaparecidos pero se convirtió en una pieza fundamental en el arduo trabajo de localizar fosas clandestinas. En Guerrero descubrió 60 cuerpos ente- rrados. Es tan eficiente en la ubicación de fosas que él y Mario Vergara, integrante de la organización Los Otros Desaparecidos de Iguala, han sido contratados por la Procura- duría General de la República (PGR). “En Delicias encontramos una fosa con 80 cuerpos. Para hacer eso usaron máquinas. Esa gente no tiene madre: si ya los mataron para qué los entierran”, dice

Simón Carranza. En el Río Blanco Germán Canseco
Simón Carranza. En el Río Blanco
Germán Canseco

Simón, albañil cuando no busca entierros. Amenazado por Guerreros Unidos, Ca- rranza tuvo que huir de su pueblo en Cocu- la para continuar con la tarea. Y ésta lo trajo a Veracruz. “Se siente bien el agradecimien- to que muestra la gente cuando encontra- mos un cuerpo, es mejor que ganarte cien pesos”, dice el rastreador, quien decidió compartir sus conocimientos con las fami- lias veracruzanas interesadas en aprender su técnica. “Yo no confío en la varilla (que se in- troduce en la tierra para oler la punta); hay cuerpos que ya no huelen porque han pasa- do mucho tiempo enterrados. Lo mejor es observar: cuando se abre una fosa, tierra de abajo queda encima, en los borditos, y es de otro color. Así he sacado cuerpos con cuatro años de muertos.” El sábado 9 de abril Carranza llegó a Veracruz como parte de la Primera Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desapa- recidas, encabezada por la Red de Enlaces Nacionales, en la que participan integran- tes de colectivos de Guerrero, Sinaloa y Coahuila afiliados a esa red y que ante la in- dolencia gubernamental decidieron buscar a sus seres queridos. “Esta iniciativa es una muestra del fracaso de las instituciones, porque los familiares de desaparecidos no tenemos

22 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

muestra del fracaso de las instituciones, porque los familiares de desaparecidos no tenemos 22 2059 /

Germán Canseco

Germán Canseco garantías ni el derecho a la verdad ni a la justicia ni a la

garantías ni el derecho a la verdad ni a la justicia ni a la memoria; nos queda claro que si no buscamos nosotros nadie lo va a hacer”, reflexiona Juan Carlos Trujillo He- rrera, coordinador de la Red de Enlaces Na- cionales, entrevistado en el trayecto de la Ciudad de México a Amatlán. Con cuatro hermanos víctimas de de- saparición forzada –dos en 2008 por he- chos atribuidos a policías ministeriales de Guerrero y dos en 2010 por policías inter- municipales en Poza Rica, Veracruz–, Truji- llo advierte que la movilización ni siquiera es para exigir justicia: “Sabemos que nun- ca va a llegar en este país. Las autoridades no buscan a los culpables porque se van a encontrar a ellas mismas. No hay voluntad política, no hay respuesta para nosotros”. Como miles de familiares de desapa- recidos, Trujillo Herrera transitó por ofi- cinas de procuradurías estatal y federal; acompañaba a su madre, María Herrera, cuando ella increpó a Felipe Calderón en 2011, y desde entonces forma parte tam- bién del Movimiento por la Paz con Justi- cia y Dignidad. “Lo único que queremos es tocar los co- razones de quienes tengan información de dónde se encuentran algunos de los corazo- nes que dejaron de latir para que descansen sus familias”, apunta Trujillo Herrera, quien

comparte con su madre medidas cautelares porque fueron amenazados. La Brigada Nacional fue planeada por la Red de Enlaces Nacionales en agosto del año pasado a fin de reproducir las “buenas prácticas de algunos colectivos de familia- res en la búsqueda ciudadana”. En Amatlán los brigadistas fueron reci- bidos por el párroco Julián Verónica Fernán- dez, responsable diocesano y provincial de la Pastoral Social y de Migrantes. Su feligre- sía garantiza el hospedaje y la alimentación de los integrantes del movimiento que per- manecerán ahí hasta el viernes 22. Verónica Fernández ha visto con alarma las desapariciones de migrantes centroa- mericanos, y señala que desde hace cinco años esa tragedia se hizo extensiva a los veracruzanos:

“La desaparición de jóvenes en Tierra Blanca (en enero pasado) destapó algo que viene de tiempo atrás. Es una situación la- mentable, ha tocado a la zona sur del esta- do. En Coatzacoalcos, por ejemplo, nos han dicho que hay quienes han ido a buscar en- tre la arena, en las dunas, y han encontrado hermanos ahí. “En Xalapa, Córdoba y Orizaba hay mu- chos chavos desaparecidos y se han en- contrado fosas. Hace como dos semanas encontraron una cerca de Ciudad Mendoza,

DESAPARECIDOS

otra cerca del aeropuerto, que está llegando a Xalapa, (y otras más en) El Lencero y Paso del Macho, que son las que se han dado a conocer oficialmente”, apunta el sacerdote, quien ha sido amenazado por su apoyo en defensa del territorio. Hace un año, Verónica fue visitado por el sacerdote de Acapulco Jesús Mendoza, de la Pastoral del Consuelo, para capacitar a la parroquia de Los Santos Reyes de Amatlán en el “acompañamiento con las comuni- dades, ya no a personas sino a grupos que están buscando a sus desaparecidos”. De ahí que, con la aprobación del obispo de Córdoba, Eduardo Patiño Leal, el sacerdote decidió apoyar sin reservas el proyecto de la Red de Enlaces Nacionales. “Ha sido muy duro, muy desgarrador y muy fuerte encontrar a hermanos de otros lugares y escuchar similares historias, pero con un plus: ellos ya no se quedaron quie- tos, no se han quedado callados y, a pesar de que han perdido un familiar, ahora ellos vienen a enseñar cómo buscar y cómo en- contrar verdad, para que a sus familiares, si es que están difuntos, se les pueda dar cristiana sepultura y llorarles y saber dónde están. También es una experiencia muy es- peranzadora”, apunta el sacerdote. El domingo 10, durante las celebracio- nes religiosas, convocó a los feligreses a es- cuchar a los miembros de la Red de Enlaces Nacionales, quienes pidieron información sobre posibles fosas clandestinas y propu- sieron que en lugar de aportar la limosna tradicional las personas anotaran en un papel y de forma anónima los datos que tuvieran.

Tierra de ausentes

En febrero de este año, el corresponsal de Proceso en Veracruz, Noé Zavaleta, infor- mó que para la PGR, esta entidad ocupa el primer lugar en investigaciones federales abiertas por desapariciones, con 183 casos, seguido de Tamaulipas (173) y Guerrero (92). Según cifras de la Fiscalía General del Estado, en Veracruz se cometen en pro- medio 44 homicidios al mes. La propia de- pendencia informó al corresponsal que de 2010 a 2015 abrió 2 mil 68 averiguaciones por desaparición de personas, de las cua- les 950 se mantienen vigentes y 700 de és- tas corresponden a víctimas de entre 15 y 19 años, en tanto que localizó 119 cuerpos (Proceso 2050). Zavaleta dio cuenta de que mucho antes de que cinco jovencitos de Tierra Blanca fueran detenidos y desaparecidos por policías municipales el pasado 11 de enero, decenas se encontraban en la mis- ma condición en Xalapa, Puente Nacional, Coatzacoalcos, Minatitlán, Cosoleacaque, Boca del Río, Veracruz, Cosamaloapan, los Tuxtlas, Medellín de Bravo y Tres Valles desde 2011.

del Río, Veracruz, Cosamaloapan, los Tuxtlas, Medellín de Bravo y Tres Valles desde 2011. 2059 /
del Río, Veracruz, Cosamaloapan, los Tuxtlas, Medellín de Bravo y Tres Valles desde 2011. 2059 /

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

23

El corresponsal ha dado cuenta ade- más de hallazgos de al menos 13 fosas clandestinas con cerca de 150 cuerpos en los municipios de Tres Valles, Manlio Fabio Altamirano, Alvarado, Soledad de Doblado, Veracruz, Acayucan, Perote, Lerdo de Teja- da, Cosamaloapan, Emiliano Zapata y Mal- trata (Proceso 1959, 1964, 2036 y 2047). Las desapariciones se han atribuido sobre todo a la guerra entre dos organiza- ciones delictivas: Los Zetas y el Cártel de Jalisco Nueva Generación, así como a la incursión de una tercera expresión de los

desertores de ambos grupos, llamada Zetas Sangre Nueva, aunque también hay señala- mientos contra los cuerpos policiacos y las fuerzas armadas. La Comisión Interamericana de Dere- chos Humanos (CIDH) y el Comité sobre Desaparición Forzada de la ONU (CED), tie- nen información de al menos 46 víctimas de desaparición forzada. En algunos de esos delitos participa- ron efectivos de las secretarías de Marina y la Defensa, como parte de las Fuerzas Tácticas durante el Operativo Veracruz Se-

de las Fuerzas Tácticas durante el Operativo Veracruz Se- guro, como denunciaron en octubre ante la

guro, como denunciaron en octubre ante la CIDH y el 2 de febrero ante el CED las organizaciones civiles El Solecito de Ve- racruz, Id(h)eas Litigio Estratégico en De- rechos Humanos, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos y el Instituto Mexicano de Dere- chos Humanos (Proceso 2050).

Experiencia compartida

La noticia de la presencia de los brigadis-

tas en Amatlán conmocionó a esta región de Veracruz, asegura Araceli Salcedo, líder del Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, quien busca a su hija Fer- nanda Rubí, desaparecida en septiembre de

2012.

“En menos de 24 horas se sumaron 50 casos. Llegó la información a la parroquia de gente que salió de sus casas, donde es- taban sumidos en su dolor, porque ya no creemos en las autoridades. Ahorita que llegó la brigada tenemos la fe de que vamos

a encontrar, vamos a tener frutos”, apunta. Salcedo, quien participa en los recorri- dos resguardada por policías federales por- que ha recibido amenazas, advierte que el camino de quienes buscan a los desapare- cidos está sembrado de obstáculos: “Son las mismas autoridades las que te dicen ‘si ha- ces desmadre no vas a encontrar a tu hija’, pero callados tampoco tenemos logros y ya son muchos los que esperamos respuesta”.

Araceli confirma que el grueso de los desaparecidos son “todos jovencitos, niñas de entre 15 y 26 años, y muchachos de 14 a 35. No tiene que ver el estatus ni si son bue- nos o malos: a todos desaparecen”. Hasta el jueves 14, a partir de comen- tarios anónimos recibidos durante su es- tancia en Amatlán, los integrantes de la Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas exploraron cinco puntos. No obtuvieron resultados positivos, sólo indi- cios de que al menos dos lugares pudieron ser utilizados para ocultar cadáveres: un pozo en la zona conocida como La Pochota

y un sector del río Blanco. Éste último lugar

lo sobrevolaron con un dron prestado por la Agencia Veracruzana de Comunicación. Todas esas búsquedas se realizaron sin el apoyo de la Policía Federal, a pesar de que la Red de Enlaces Nacionales solicitó sema- nas antes su colaboración. El viernes 15, por una comunicación anónima llegada a la parroquia de Amatlán, la brigada localizó en el municipio de Cór- doba 11 “hallazgos” (lugares con restos que pueden ser humanos o no, y pueden ser de una persona o más) con restos calcinados. En esa ocasión los rastreadores estuvieron escoltados por tres policías federales a bordo de una camioneta y la Red de Enlaces Nacio- nales pidió a las autoridades su intervención para resguardar e identificar los restos. Al atardecer de ese día, peritos de la

24 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

para resguardar e identificar los restos. Al atardecer de ese día, peritos de la 24 2059

Fiscalía estatal arribaron al lugar para ini- ciar los levantamientos forenses; muy poco más tarde la institución afirmó en un co- municado que los restos encontrados no eran humanos. Antes de salir al campo, Mario Vergara, quien busca a su hermano Tomás y se ha hecho conocido buscando fosas y además representa a Los Otros Desaparecidos de Iguala, recomienda a la gente de Veracruz que se prepare emocionalmente:

“Es muy duro encontrar restos. En una ocasión subimos al cerro y una compañera reconoció el zapato de su hermano. Nadie quiere encontrar entre la tierra a los suyos, pero llega un momento en que ya no impor-

ta cómo los hallemos.”

Julio Sánchez Pasillas, quien busca a su hija Tania desde 2012, se integró hace dos años al Grupo Vida de Torreón, Coahuila. En entrevista advierte que con cada búsqueda los familiares de desaparecidos desarrollan un proceso interno muy doloroso. Los primeros dos años buscó a su hija viva. Se movió por el país siguiendo pistas por sí mismo, pues se dio cuenta de la falta de voluntad de las autoridades para hacer su trabajo:

“Se cansa uno de buscar en los escri- torios, en los papeles, en los archiveros de las autoridades y ahí nadie va a encon- trar lo que busca; ellos desde su escritorio quieren hacer todo, cuando tuve acceso al expediente me di cuenta de que 90% de la información que tenían ellos yo se las pro- porcioné y la investigué.” Sánchez Pasillas dejó su empleo para dedicarse por completo a la búsqueda de su hija y de otras personas. “Al principio me sentía culpable, pero tenemos que reconocer que es una posibi- lidad que mi hija ya no esté con vida. Ahora estoy convencido de que esta labor no sola- mente es para encontrar a mi hija, sino que encontrando unos restos humanos existe la posibilidad de que una familia descanse de

ese peso, de ese dolor”, dice y agrega que el Grupo Vida ha localizado 50 fosas con hue- sos calcinados que aún no se identifican. A los prospectos de buscadores ciuda- danos de fosas en Veracruz, Sánchez Pasi- llas les recomendó identificar fuentes de información, como campesinos o arrieros; verificar físicamente las características de los lugares donde puede haber alguna fosa

y solicitar apoyo de corporaciones policia-

cas para que los protejan. Por ese proceso doloroso también pasó Alma Rosa Rojo Medina, quien busca a su hermano Miguel Ángel, desaparecido en 2009. Representante de Voces Unidas por la Vida-Sabuesos, de Culiacán, Sinaloa, Rojo Medina y el grupo incursionaron en las búsquedas desde agosto del año pasado, después de integrarse a la Red de Enlaces Nacionales y tomar talleres con Mario Ver- gara en la Ciudad de México.

Este grupo, al que pertenecía Sandra Luz Hernández (asesinada en mayo de 2014), ha

localizado los restos de dos personas. Ellos reciben información confidencial incluso de los responsables de las desapariciones

y piden apoyo policiaco para su seguridad.

“Antes de que mataran a Sandra, nues- tra lucha era exigir a las autoridades que

investigaran, pero no hacen nada. Ya tenía- mos ubicadas algunas fosas, pero no nos apoyó el gobierno. Después de que fuimos

a los talleres con Mario, decidimos ir noso-

tras a buscar. En nuestro grupo hay 18 fami-

DESAPARECIDOS

lias de 46 desaparecidos, pero en Culiacán hay al menos 500 víctimas. La mayoría son desapariciones forzadas cometidas por la policía ministerial o estatal”, explica Rojo Medina. Con los conocimientos acumulados, entre ellos el de embadurnar con ajo el cal- zado para ahuyentar las víboras de los te- rrenos agrestes, la activista dice que lo más valioso que lleva a los veracruzanos es “una esperanza muy grande para encontrar a sus seres queridos, y para que en un futuro va- yan a Sinaloa a buscar a los nuestros”.

a sus seres queridos, y para que en un futuro va- yan a Sinaloa a buscar
a sus seres queridos, y para que en un futuro va- yan a Sinaloa a buscar
a sus seres queridos, y para que en un futuro va- yan a Sinaloa a buscar

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

25

Laberinto de empresas fantasma para exprimir a Pemex José Ramiro Garza Cantú –un empresario cercanísimo

Laberinto

de empresas fantasma para exprimir a Pemex
de empresas fantasma para exprimir a Pemex

José Ramiro Garza Cantú –un empresario cercanísimo al poder desde hace 40 años y dueño del diario La Razón– armó una estructura planetaria de compañías offshore para rentarle tres plataformas de exploración a Pemex. El tamaulipeco se valió de los servicios de Mossack Fonseca para urdir empresas fantas- ma en varios continentes, conseguir préstamos, librar audito- rías, evitar el pago de impuestos y, finalmente, cobrarle 1 millón y medio de dólares diarios a Petróleos Mexicanos. Y, según la información disponible, hasta la fecha las plataformas no le han dejado un solo peso de ganancias al país.

no le han dejado un solo peso de ganancias al país. JORGE CARRASCO ARAIZAGA Y MATHIEU
no le han dejado un solo peso de ganancias al país. JORGE CARRASCO ARAIZAGA Y MATHIEU
no le han dejado un solo peso de ganancias al país. JORGE CARRASCO ARAIZAGA Y MATHIEU

JORGE CARRASCO ARAIZAGA Y MATHIEU TOURLIERE

A ntiguo contratista de Petróleos Mexicanos, José Ramiro Garza Cantú es uno de los mexica- nos más beneficiados de las empresas offshore de Mossack Fonseca. Con la ayuda del des-

pacho panameño especializado en paraísos fiscales, integró una vasta red de compañías de papel para rentarle a Pemex plataformas para la exploración en aguas profundas por casi 1 millón y medio de dólares al día, sin que a la fecha se haya anunciado hallazgo alguno. Con 84 años recién cumplidos y naci- do en Reynosa, Tamaulipas, Garza Cantú es desde hace casi cuatro décadas contra- tista de la principal empresa del Estado mexicano. Sus relaciones económicas con Pemex las comenzó en los setenta al lado del entonces poderoso líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, su paisano ya fallecido Joaquín Hernández Galicia, La Quina. Las distintas administraciones de Pe- mex durante los gobiernos priistas lo hicie- ron crecer como contratista. Pero fue en el gobierno del panista Felipe Calderón cuan- do consiguió multimillonarios contratos para encaminarse en la explotación de lo que el expresidente llamó “un tesoro escon- dido en el fondo del mar”.

El gobierno de Enrique Peña Nieto se los ha ampliado hasta diciembre del próximo año, a pesar de que la empresa estatal en- frenta la caída de los precios internaciona- les del crudo. Apenas la semana pasada, la Secretaría de Hacienda anunció una inyec- ción de 123 mil 500 millones de pesos para pagar a proveedores y reducir su deuda. Para lograr los millonarios contratos, Garza Cantú recurrió a complejas estructu- ras financieras que impulsó desde el inicio del gobierno de Calderón a través de dos grandes operadores: el propio Mossack Fon- seca y la firma Igmasa, experta también en

la

creación de empresas en paraísos fiscales

e

involucrada en escándalos de evasión de

impuestos en la compra-venta de jugado- res en el futbol europeo. Gracias a esas estructuras, Garza Cantú es ahora uno de los pocos mexicanos que ha capitalizado “el tesoro” anunciado por Calderón, según muestran los documentos que forman parte de la investigación perio- dística internacional #PanamaPapers, de la que Proceso formó parte. El periódico alemán Süddeutsche Zei- tung (http://www.sueddeutsche.de/) obtuvo de manera anónima 11 millones y medio de documentos sobre las operaciones de Mossack Fonseca en paraísos fiscales de todo el mundo desde su creación, en 1977,

hasta diciembre pasado. La investigación fue coordinada por el Consorcio Inter- nacional de Periodistas de Investigación

(ICIJ, por sus siglas en inglés, https://www. icij.org/) que la compartió con más de cien organizaciones periodísticas en el mundo. El pasado domingo 3, cuando Proceso dio a conocer en proceso.com.mx los re- sultados de la investigación, los nombres de José Ramiro Garza Cantú y su hijo José Ramiro Garza Vargas fueron identificados como dos de los clientes más importantes de Mossack Fonseca en México. Sus archi- vos suman miles de correos electrónicos, imágenes, actas y otros documentos. Requerido antes de esa publicación, Garza Cantú, propietario del periódico La Razón, no respondió a las llamadas de Pro- ceso. Pero una vez que los Panama Papers se habían convertido en noticia mundial, el Grupo R, conglomerado de las empresas del contratista de Pemex, emitió un comunica- do de prensa para justificar sus operaciones offshore. Fechado el jueves 7, el comunicado fue firmado por Enrique Tovar, director de Pla- neación de Grupo R y quien ha participado como directivo en algunas de las socieda- des offshore con las que Garza Cantú ha ob- tenido los contratos para el arrendamiento de plataformas petroleras a Pemex. En su comunicado, Tovar defendió la legalidad de las empresas offshore y las se- ñaló como necesarias para la operación de Grupo R. Sin embargo, desvió el tema hacia el arrendamiento de embarcaciones para Petróleos Mexicanos.

26 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

embargo, desvió el tema hacia el arrendamiento de embarcaciones para Petróleos Mexicanos. 26 2059 / 17

Especial

a Plataformas del Grupo R
a
Plataformas del Grupo R

Apenas de soslayo se refirió al arrenda- miento de plataformas petroleras de aguas profundas. Y mucho menos mencionó el laberinto de empresas offshore que ha crea- do el grupo para obtener los contratos de arrendamiento. En los archivos de Mossack Fonseca se documenta la maraña de empresas a través de las cuales el Grupo R le renta a Pemex tres plataformas de aguas profundas con las que obtiene cerca de 1 millón y medio de dólares al día. Se trata de las plataformas Centenario y Bicentenario, en la costa de Veracruz; y Muralla IV, en el litoral de Tabas- co. Las tres tienen bandera de Panamá, con las ventajas fiscales que eso representa. Las operaciones en paraísos fiscales le han permitido a Garza Cantú también, ya en el gobierno de Peña Nieto, crear cuatro fundaciones en el paraíso fiscal de Seychelles, también con el apoyo de Mossack Fonseca, firma que tras el escán- dalo de los #PanamaPapers es investigada por la Fiscalía Anticorrupción de Panamá. Clave en la creación de las estructuras offshore de Garza Cantú es el despacho Ig- masa, que tiene su sede en el principado de Andorra, un paraíso fiscal en Los Pirineos. Igmasa fue fundado en 1987 y es clien- te de Mossack Fonseca desde inicios de los años 2000, con el que tenía “más de 50” so- ciedades operativas en 2010, según correos electrónicos obtenidos por el ICIJ. En los archivos de los Panama Papers, Pro-

ceso encontró que entre 2009 y 2015 Igmasa creó tres empresas en Hong Kong para Gar- za Cantú; a las que se suman tres en Bél- gica, dos en Uruguay, cinco en Seychelles, una en Gibraltar, otra en Luxemburgo, dos en Portugal y una en Inglaterra. Además, incorporó cuatro fundaciones en Seychelles para el empresario y su hijo, y participó en transacciones multimillonarias con bancos de Europa y Estados Unidos que el magnate realizó a través de estructuras offshore. A pesar de la intensa colaboración en- tre las dos firmas dedicadas a la creación de empresas offshore, el 12 de febrero de 2010 Ignasi Maestre, uno de los socios del despa- cho Igmasa Management, envió un correo electrónico a Jürgen Mossack y Ramón Fon- seca, los fundadores de Mossack Fonseca, para expresarles su “descontento en el fun- cionamiento de su oficina de Hong Kong”. La palabra “descontento” era un eu- femismo. Desde el 9 de diciembre de 2009 Igmasa había solicitado a la oficina de Mossack Fonseca en Hong Kong que cambiara “urgentemente” las acciones de Luntam Holding, una empresa ficticia in- corporada en la ciudad china. El nuevo ac- cionista debía ser Sabia Drilling Business S.A., una sociedad incorporada en Seyche- lles en 2009. Pero tanto la oficina de Mossack Fonse- ca en Hong Kong como su proveedor mul- tiplicaron los errores –incluso enviaron los documentos a Johannesburgo en lugar de

THE PANAMA PAPERS

Andorra– y el proceso se demoró dos meses. Además, se negaron a seguir una instruc- ción de Igmasa: posfechar los documentos

para que Sabia Drilling Business apareciera como accionista desde el 1 de diciembre de

2009.

La urgencia se debía a que Igmasa ges- tionaba una importante operación de com- pra de activos para la familia Garza Cantú, la cual implicaba dos préstamos por un to- tal de más de 495 millones de dólares para afianzar su relación comercial con Pemex.

El 22 de enero de 2010, los despachos De- loitte y Clifford Chance iniciaron una audito- ría jurídico-fiscal de la compleja estructura offshore que Igmasa había armado para la operación. Cuando Maestre envió el correo

Mossack Fonseca, el despacho de Andorra

se encontraba bajo mucha presión, pues de- bía presentar a los auditores los documentos que se estaban tramitando en Hong Kong. Un mes después, Igmasa pudo resolver los problemas con sus auditores, pero Garza Cantú estuvo a punto de perder un jugoso negocio: el arrendamiento a Pemex de la plataforma de perforación semisumergible Centenario GR, por el cual el empresario co- bra 495 mil dólares diarios a la paraestatal desde su puesta en operación, en julio 2011. La operación de compra de la platafor- ma resultó de una ingeniería offshore de suma complejidad, la cual articuló una em- presa en Seychelles, otra en Hong Kong –así como su subsidiaria en Bélgica– y una últi- ma sociedad incorporada en Portugal.

“El tesoro escondido”

A partir de la presentación de su fallido pro-

yecto de reforma energética, en abril de 2008,

la administración de Felipe Calderón insistió

en la importancia del petróleo en aguas pro- fundas para el futuro de México. El proyecto había arrancado meses antes, y Garza Cantú ya era un elemento central en ello.

En junio de 2007, Pemex Exploración y Producción (PEP) –entonces a cargo de Jesús Reyes Heroles– otorgó una serie de multi-

Garza Cantú. Enredo de “offshores”

Jesús Reyes Heroles– otorgó una serie de multi- Garza Cantú. Enredo de “offshores” 2059 / 17

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

27

millonarios contratos para la instalación

y el arrendamiento de cuatro plataformas

perforadoras semisumergibles en aguas ul- traprofundas del Golfo de México. Las empresas ganadoras fueron Indus- trial Perforadora de Campeche –filial de Grupo R–, con un contrato de cerca de mil millones de dólares; la inglesa Sea Dragon Offshore –958 millones de dólares–, la es- tadunidense Noble Corporation –530 mi- llones de dólares– y la noruega PetroMena –942 millones de dólares–. PetroMena obtuvo uno de los contratos

a pesar de que se encontraba en crisis, y

en mayo de 2009 ocurrió lo anunciado: la empresa noruega se declaró en quiebra y se puso a disposición de una Corte esta- dunidense para proceder a la venta de sus bienes, entre ellos la plataforma PetroRig III, destinada a ser arrendada a Pemex. Fue una oportunidad de negocio más de Garza Cantú con Petróleos Mexicanos. A través del despacho Igmasa, empezó a ma- niobrar desde marzo de 2009 para comprar esa plataforma, que más tarde se conoció como Centenario GR. Los documentos filtrados muestran que, el 18 de ese mes, la filial de Mossack Fonseca en Seychelles constituyó la em- presa Sabia Drilling Business, S.A.,cuyos primeros directores fueron Garza Cantú y Garza Vargas. En junio siguiente, traspasó Luntam Holding Limited, una sociedad de Grupo R en Hong Kong, a la administración de Mossack Fonseca. El despacho de Andorra actuó con ur- gencia y en 10 meses tenía su estructura

preparada. Sabia Drilling se adueñó de las acciones de Luntam Holding Limited y de Rubicon Drilling Services, una empresa fan- tasma establecida en el archipiélago de Ma- deira en Portugal, que goza de un régimen tributario equivalente al de un paraíso fiscal. En febrero de 2010, la agencia Moody’s adelantó que Pemex otorgaría el contrato de arrendamiento de la plataforma Petro- Rig III a Grupo R, pese a que la calificadora había advertido que el corporativo del ta- maulipeco era de “limitada experiencia” en operaciones de aguas profundas. Para comprar la plataforma, trasportar-

la hacia el pozo e instalarla –lo cual tuvo un

costo de 660 millones de dólares–, Grupo R obtuvo dos préstamos de BBVA Bancomer, el primero por 225 millones y el segundo por 270 millones de dólares, que fueron protegidos por dos acuerdos prendarios. En ese esquema, no fue directamente Grupo R el que adquirió la plataforma, sino RDS Ultra-Deepwater Ltd., establecida en las Islas Caimanes y filial de la empresa Ru- bicon Drilling Services. Junto con Luntam Holding, Rubicon Drilling Services compró en 2009 a la belga Wilemprom SPRL, firma que en los archi- vos de Mossack Fonseca se describe como empresa de “inversiones de compañías”.

La mesa estaba puesta. Desde enton- ces, Rubicon Drilling Services arrienda la plataforma Centenario GR a la empresa de papel belga; la cual a su vez la subarrien- da a Grupo R Exploración Marítima, que la renta a PEP por 495 mil dólares al día.

Esquemas similares

Igmasa Management armó otros dos es- quemas similares para la familia Garza Cantú. El primero lo empezó en junio de 2007, al inicio del gobierno de Calderón, cuando Industria Perforadora de Campe- che (IPC) S.A. de C.V., obtuvo el contrato de Pemex para operar una plataforma en las aguas profundas del Golfo de México. En ese caso, la empresa de Hong Kong no se llamaba Luntam Holding, sino Asia Drilling Equipment Holding Limited; la portuguesa fue Utiledulci Comércio In- ternacional E Servicos; y la belga fue Euro Investments Maritime Equipment. La plataforma, construida por la empresa coreana Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering, fue bautizada Bicentenario. Desde junio de 2011 IPC la alquila a Pemex por 530 mil dólares al día. Igmasa empezó a montar la tercera estructura con Mossack Fonseca en ju- nio de 2011. En los documentos obtenidos por el ICIJ no aparece la finalidad de esa estructura. Además de las Centenario GR y Bicente- nario, desde febrero de 2013 Garza Cantú renta a Pemex La Muralla IV, otra platafor- ma de perforación en aguas ultraprofundas ubicada a 148 kilómetros de la costa tabas- queña. En un requerimiento de informa- ción pública, Pemex informó que Grupo R Perforación Marina S.A. de C.V., arrienda además la plataforma Muralla IV a PEP por 489 mil dólares diarios. En 2014 Igmasa realizó una serie de reestructuraciones en las empresas a peti- ción del empresario tamaulipeco. Con es- tos cambios, Cardalem S. A., una empresa que la familia Garza abrió en Uruguay en diciembre de 2008, se adueñó de las accio- nes de las sociedades de Hong Kong rela- cionadas con las plataformas. El primer director de la empresa uruguaya fue Enri- que Tovar Milán, director de Planeación de Grupo R y director general de Grupo R Ex- ploración Marina S.A. de C.V. Entre los movimientos más recientes registrados en los archivos de Mossack Fonseca, la filial de Mossack Fonseca en Seychelles incorporó entre 2014 y 2015 cuatro fundaciones cuyos beneficiarios son los Garza, padre e hijo. También re- cientemente, el gobierno de Peña Nieto le extendió hasta diciembre de 2017, los con- tratos de renta de las plataformas Centena- rio y Bicentenario, aunque “con una rebaja”. El precio que se negoció fue de 365 mil dó- lares al día.

PATRICIA DÁVILA

E l 30 de septiembre de 2013 el bufete panameño Mossack Fon- seca recibió una notificación: su cliente Janeth Perilla Ramírez había sido detenida en México, acusada de lavado de dinero

para el Cártel de Sinaloa. El despacho ignoró la información y continuó con la operación para crear una empresa offshore, la Lindley Services Inc. De acuerdo con la documentación de #PanamaPapers, la investigación global en la que participó Proceso durante varios meses, los primeros contactos de Mossack Fonseca con Perilla Ramírez fueron en abril de 2013 por medio de su oficina en su na- tal Colombia. Para el trámite, ella contrató los servicios de su compatriota, el abogado Mauricio Marín Elizalde. En ese mismo mes, Marisol Cuesta, de Mossack Fonseca, notificó al abogado de Pe- rilla que los documentos corporativos de la sociedad habían sido emitidos y que el pac- to social se encontraba legalizado. Y ante la pregunta de Cuesta sobre dónde realizaría sus actividades la empresa, el abogado Ma- rín respondió que lo haría en Colombia. De acuerdo con los archivos conoci- dos por la filtración al periódico alemán Süddeutsche Zeitung (http://www.sueddeuts- che.de/), no se trata de la primera vez que Mossack Fonseca está involucrada en casos de mexicanos y colombianos acusados de narcotráfico. Uno de ellos es el colombiano Juan Pa- blo Londoño, señalado por Estados Unidos de ser parte de una estructura de lavado de dinero para el Cártel de Sinaloa (Proceso

2058).

La investigación internacional en la que participaron más de 100 medios en el mundo, incluido este semanario, y que fue coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés, https://www.icij.org/), señala que el primer movimiento de Lindley Ser- vices Inc. con Mossack Fonseca se registró hasta agosto de ese mismo año, cuando el despacho especializado en empresas offsho- re abrió cuentas bancarias a nombre de esa empresa en el banco Davivienda Panamá.

Los mensajes

El 30 de septiembre de 2013, a las 08:15 ho- ras, Mirzella Tuñón, del Departamento de Cumplimiento de Mossack Fonseca, fue in- formada de que casi dos años antes, el 24 de septiembre de 2011, su cliente colombiana había sido detenida en la Ciudad de México por lavado de dinero. Tuñón reenvió la información a Eli- zabeth Peña, también del Departamento de Cumplimiento, encargado de la revi- sión de los antecedentes de sus clientes.

28 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

de Cumplimiento, encargado de la revi- sión de los antecedentes de sus clientes. 28 2059 /
THE PANAMA PAPERS Una “offshore” para a m i g o s del “Chapo” Inexplicablemente,

THE PANAMA PAPERS

THE PANAMA PAPERS Una “offshore” para a m i g o s del “Chapo” Inexplicablemente, Tuñón

Una “offshore” para

amigos

del “Chapo”

Una “offshore” para a m i g o s del “Chapo” Inexplicablemente, Tuñón escribió en su

Inexplicablemente, Tuñón escribió en su mensaje: “Adjunto los resultados, todo en orden”. A partir de ahí, el despacho pa- nameño comenzó a prestar sus servicios, incluidos los esquemas para eludir im- puestos, sin importar el antecedente. Los días siguientes, Mossack Fonseca se dedicó a ejecutar los cobros por concep- to de adquisición y registro de la sociedad Lindley Services Inc. Aparentemente, la ac- tividad continúo sin contratiempos durante un año. En otro trámite para Lindley Services, el 20 de noviembre de 2014, un intercambio de mensajes internos del bufete panameño catalogados de importancia “alta” y “confi- dencial”, solicitaron abrir el caso “para que nos indiquen qué se requiere para poner a nombre de una sociedad un terreno ubi- cado en Panamá (y)… se lo asignen a Li An Chong”, una abogada civilista del despacho Mossack Fonseca. Más adelante, en otro correo que Mos- sack Fonseca dirigió al colombiano Marín Elizalde, abogado de Perilla, le señaló que para colocar esa propiedad de la señora Janeth a nombre de Lindley Services Inc.

Mathieu Tourliere

En 2013, el despacho panameño Mossack Fonseca se enteró de los malos pasos de una de sus clientes, la colombiana Janeth Perilla Ramírez, señalada como lavadora de dinero para el Cártel de Sinaloa, pero igno- ró esa información durante dos años y prosiguió en la creación de la empresa offshore Lindley Services Inc. Y cuando retomó el tema, comenzó una guerra de correos electrónicos para tratar de esconder la trama. Al final, archivó el caso como si nada hubiera pasado.

se debía emitir un documento de traspaso (contrato de compraventa o donación). Luego se refirió a la mejor forma de evi- tar el pago de impuestos: “De cualquiera de las dos formas, a la hora de la transfe- rencia, se deben cancelar dos impuestos: el de transferencia de bienes inmuebles (2% del monto de la transacción y si es dona- ción, del valor del terreno) y el de ganancia de capital (3% el valor de la transacción y

si es donación, del valor de la propiedad)”. Para ello, según el mensaje, el docu- mento de traspaso de propiedad se deberá elevar a escritura pública y consignar ante el Registro Público de Panamá. Para tal fin, el propietario deberá otorgar un poder es- pecial a Mossack Fonseca para que lo repre- sente en este acto, ya que de lo contrario (el abogado Marín Elizalde) deberá viajar a Pa- namá para firmar la escritura.

contrario (el abogado Marín Elizalde) deberá viajar a Pa- namá para firmar la escritura. 2059 /
contrario (el abogado Marín Elizalde) deberá viajar a Pa- namá para firmar la escritura. 2059 /

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

29

Eduardo Miranda

Higa. Destructor

Los millones detrás de Xochicuautla

JORGE CARRASCO ARAIZAGA

D etrás del enfrentamiento entre la co-

munidad de San Francisco Xochi-

cuautla y el Grupo Higa está uno

de los contratos que el empresario

Juan Armando Hinojosa Cantú refirió ante la firma panameña Mossack Fonseca para crear el año pasado empresas offshore con el propósito de movilizar por lo menos 100

millones de dólares. El proyecto carretero Aeropuerto de To- luca-Naucalpan aparece como uno de “los más significativos del Grupo Higa en los últimos años”, según la documentación obtenida por Proceso como parte de la in- vestigación internacional #PanamaPapers,

coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés, https://www.icij.org/) a partir de la filtración de 11 y medio millones de documentos de Mossack Fonseca al pe- riódico alemán Süddeutsche Zeitung (http:// www.sueddeutsche.de/). La oposición de los comuneros al pro- yecto carretero, por las amenazas que representa al ecosistema de esa zona oto- mí, no es nueva. Sin embargo, Hinojosa Cantú la pasó por alto cuando se apresu- ró, en julio del año pasado, a crear com- plejas estructuras a través de sociedades británicas y fundaciones establecidas en Holanda y Nueva Zelanda para mover lo que sus asesores financieros describieron

como “una pequeña parte” de su fortuna. El despacho D’Orleans, Bourbon & As- sociates Group, que tiene oficinas en distin- tas partes del mundo, elaboró el documento en el que menciona una docena de contra- tos del Grupo Higa para justificar la riqueza del constructor de la “Casa Blanca” del pre- sidente Enrique Peña Nieto y su esposa, An- gélica Rivera. Entre ellos está el proyecto carretero Aeropuerto Toluca-Naucalpan que ha cau- sado el rechazo de los pobladores de San Francisco Xochicuautla por las afectacio- nes al bosque y a los mantos acuíferos de esa zona. La semana pasada fue necesaria la intervención policial para que comenza- ran los trabajos en la zona. Pero se tuvieron que parar de manera indefinida ante el re- chazo organizado de los comuneros desde el año pasado.

PEP y UHNWI

La responsable de la obra es la empresa Au- tovan-Teya, filial del Grupo Higa, propiedad de Hinojosa Cantú. De acuerdo con el docu- mento, la Constructora Teya tiene 36 años de existencia y es “una de las empresas lí- deres en la construcción civil del país”. Además de la carretera en discordia, menciona otras 10 obras como algunos de los proyectos más significativos del Gru- po Higa “en los últimos años”; es decir en los gobiernos de Enrique Peña Nieto en el Estado de México y en el federal (Proceso 2058). La mayoría de las obras que refiere son del Estado de México:

La construcción de más de 58 tramos carreteros, el viaducto elevado Bicentena- rio, el Aeropuerto Internacional de Toluca y el libramiento Acambay, la modernización de 31 vialidades primarias y 39 carreteras en

Y añadió: “Es importante mencionar que antes de poder proceder con el traspa- so de la propiedad, la misma debe encon- trarse paz y salvo, tanto con el Ministerio de Economía y Finanzas (impuesto de in- mueble), como con el Instituto de Acue- ductos y Alcantarillados (cuenta de agua). Si se trata de un apartamento, deberá estar (en) paz y (a) salvo respecto a las cuotas de mantenimiento”.

Impasse de dos años

Hasta el 18 de marzo de 2015, prácticamen- te dos años después, Mossack Fonseca re- tomó el tema sobre la acusación por lavado de dinero contra su cliente en México. Carolyne Castanedas, del bufete pa- nameño, comunicó a su colega Marisol Cuestas: “Después de haber comparado las búsquedas realizadas de la Sra. Janeth Pe- rilla Ramírez (accionista de la sociedad en mención) con la copia del pasaporte que

nos enviaste de la misma, hemos notado que existen coincidencias iguales con el nombre y la fecha de nacimiento de la Sra. Perilla con los resultados encontrados. “La información (mencionada) mues- tra lo siguiente de la Sra. Janeth Perilla: fue arrestada en el año 2011 por el delito de la- vado de dinero. Mencionada en México por formar parte del Cártel de Sinaloa (organi- zación criminal dedicada al lavado de dine- ro, narcotráfico y soborno a políticos, entre otros delitos).Vinculada por ser novia del Sr. Lucenilla Salazar, a quien se le acusaba de ser coordinador de las operaciones de com- pra-venta y operador financiero de cocaína hasta por 5 millones de dólares semanales. El Sr. Lucenilla trabajaba para el Chapo Guz- mán, jefe del Cártel de Sinaloa.” Para fortalecer la información, Casta- nedas anexó ligas de varios medios de co- municación mexicanos, y adjuntó datos de portales oficiales del gobierno mexicano, incluida una nota de la Presidencia de la

República fechada el 27 de septiembre de ese año, en la que alude al arraigo por 40

días dictado por un juez a varios detenidos, entre ellos Janeth Perilla y su novio, identi- ficado como Crhystian Guillermo Luceni- lla Salazar o Christian Guillermo Lucenilla Salazar.

A ellos se les decomisaron cinco auto-

móviles, dos motocicletas, un envoltorio con mariguana, dos armas de fuego cor- tas, mil 85 cartuchos y 10 cargadores de

diferentes calibres, 105 teléfonos celulares, dos laptops, así como alrededor de 1 mi- llón de dólares, 70 mil pesos y documentos diversos. “Agradecemos contacten al cliente para confirmar que se trata de la misma per- sona. De ser así, debe proporcionarnos las explicaciones pertinentes referentes a este sensitivo tema para poder analizar el futuro de esta sociedad”, pidió Castanedas.

Y envió el correo a Sandra Cornejo, tam-

bién del Departamento de Cumplimiento

30 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

Y envió el correo a Sandra Cornejo, tam- bién del Departamento de Cumplimiento 30 2059 /

Especial

el Estado de México, la modernización de la vialidad de las torres de Zinacantepec a San Mateo Atenco, la construcción del es- tadio y gimnasio de la Universidad Autóno- ma del Estado de México y el Hospital de Zumpango. También menciona la remodelación del hangar presidencial, “a través de una asignación directa por 945.5 millones de pesos”, el acueducto de Monterrey, y su interés para construir 17% del nuevo ae- ropuerto internacional de la Ciudad de México, “que será el más grande y moder- no del mundo”. Sin precisar, como otras obras menciona la construcción y rehabili- tación de unidades médicas en diferentes municipios. Para demostrar la solvencia de Hinojo- sa Cantú, el documento no se limitó a esas obras y a la constructora Teya. Mencionó que “algunas” de las empresas que tiene son: Eolo, compañía aeronáutica, situada en el aeropuerto internacional de Toluca y que da varios servicios aeroportuarios, en- tre ellos de aerotaxi. De la flota de Eolo dice tener un avión Challenger, un avión Hawker, un avión Learjet, un helicóptero Augusta Koala y un helicóptero Augusta Grand. La información indica que también es dueño de la empresa Mezcla Asfáltica de Calidad; Impresión Publicitaria, que tiene entre sus clientes a Coca-Cola, Domino’s Pizza y el Tec de Monterrey; y Bienes Raí- ces H&G, que desarrolla vivienda de lujo y propiedades vacacionales en el Estado de México, Guerrero, Quintana Roo y Campe- che. Uno de sus clientes fue el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Vide- garay, con una residencia de descanso que le vendió en Malinalco, Estado de México, durante la campaña presidencial de Peña Nieto.

de Mossack Fonseca. Dos meses después –el 5 de mayo de 2015–, Cornejo reenvió la información a Juan Esteban Arellano, de la oficina Mossack Fonseca en Colombia. “Estimado Juan Esteban –escribió Cor- nejo–, te adjunto mensaje que se explica por sí solo. Quedo en espera de tu respues- ta, ya que necesito preparar un reporte para informar sobre esta situación.” Arellano le contestó ese mismo día:

“Acabo de hablar con Mauricio Marín, que es el ‘cliente profesional’, ya que el ‘cliente final’ (Janeth Perilla) en este momento está en Canadá. Le solicité que me confirme si es la misma persona y me dé sus comentarios de descargo”. Al día siguiente, el 6 de mayo, en otro mensaje, aclara que quien estaba relaciona- do con delitos de narcotráfico era Lucenilla Salazar: “Me permito adjuntar los correos de Mauricio Marín (cliente profesional) donde nos menciona que la Sra. Perilla no está involucrada en ninguna irregularidad,

Sra. Perilla no está involucrada en ninguna irregularidad, THE PANAMA PAPERS Además, es dueño de Consorcio

THE PANAMA PAPERS

Además, es dueño de Consorcio IGSA Médica del Perú, que cuenta con la exclu- sividad por 30 años para el tratamiento de pacientes renales en ocho departamen- tos (estados) del país, incluida Lima, la ca- pital. Según el documento, el negocio tiene un valor de mil 200 millones de soles, casi 370 millones de dólares al tipo de cambio actual. Identificado en el documento como ingeniero civil “originario del Estado de México, graduado del Tecnológico de Monterrey”, Hinojosa Cantú fue asesorado para transferir el dinero que tenía en seis cuentas bancarias en las Islas Vírgenes Bri- tánicas y la isla Nevis, en el Caribe, a tres fi- deicomisos en Nueva Zelanda a nombre de su madre y su suegra. En el esquema, esos fideicomisos pa- saron a ser los beneficiarios de funda- ciones establecidas en Holanda, cuyo propósito era la “protección de bienes”, la “planeación de sucesión familiar”, así como “confidencialidad y privacidad”, pu- blicó proceso.com.mx el pasado domingo 3, cuando los más de 100 medios que par- ticiparon en la investigación de #Panama- Papers revelaron en forma simultánea sus hallazgos. A pesar de ser considerado una PEP (persona políticamente expuesta), por su estrecha relación con Peña Nieto, Mossack Fonseca le ofreció sus servicios “no sólo desde el punto de vista de negocio… sino también desde el punto de vista estratégi- co”, porque este señor conoce a muchos UHNWI (individuo de fortuna neta ultra ele- vada) en México. Los UHNWI son personas con activos líquidos superiores a los 30 millones de dó- lares, sin incluir sus bienes personales, re- sidencia principal ni piezas de colección.

sino que ella mantenía una relación senti- mental con uno de los abogados que termi- nó involucrado en estos problemas”. Adjuntó documentos para demos- trar que Perilla no era la parte procesada, sino que sólo la llamaron como testigo; reiteró que estaba libre y vivía en Canadá. Y añadió: “Mauricio me pido de mane-

ra especial que por favor analicemos bien el caso, que él la conoce y puede dar fe de que ella no fue partícipe en ninguno de es- tos actos y que desgraciadamente se vio vinculada por haber mantenido esta rela- ción sentimental con uno de los abogados que terminó vinculado a estos actos. “Yo lo que te puedo decir es que co- nozco a Mauricio. Como tú lo puedes ver, es un gran cliente nuestro; es un abogado tributario prestigioso en Bogotá, vinculado

a todos los gremios tributarios importantes

a nivel nacional e internacional. Es catedrá-

tico universitario, y yo creería que él jamás va a brindar sus servicios a una persona

que esté vinculada en actos ilícitos. En todo caso tú tienes la última palabra.”

Señales confusas

En un correo enviado el mismo 6 de mayo, el abogado Marín Elizalde le comentó a Arellano: “Juanes, como te dije, mi clien- te era novia de un abogado mexicano que resultó implicado en estos hechos y el día del allanamiento a la casa de él, ella lo acompañaba y terminó involucrada en la investigación. Pero, como ves, se precluyó la investigación en su contra porque no te- nía ninguna responsabilidad en el asunto. Dime si necesitas algo más”. Le anexó copia de la causa penal 104/2011, en la que el juez negó la orden de aprehensión contra todos los detenidos, entre ellos Janeth Perilla y su pareja senti- mental, Lucenilla Salazar, por los delitos contra la salud, así como por operaciones con recursos de procedencia ilícita. Los otros detenidos exonerados de esos dos delitos fueron Diego Paredes Escalante, Eduardo Altamirano Charis, Carlos Augus- to Echeverri López y Jorge Hernán Valencia González. Sin embargo, en esa misma cau- sa penal se les dictó orden de detención a todos ellos, incluyendo a Lucenilla Salazar, por el delito de portación de arma de fue- go de uso exclusivo del Ejército, Armada o Fuerza Aérea Mexicana. También incluyó copia de la causa penal 109/2012 en la que, como defensor de Perilla Ramírez, aparecía Juan Manuel González Gómez, con domicilio en Aveni- da Alborada, colonia Parques del Pedregal, Ciudad de México, en la que el estatus de su cliente cambia de indiciada a testigo de los hechos. En otro de los anexos, mandó copia de la causa penal 117/2013-III en la que todos los detenidos, incluyendo Perilla Ramírez, son señalados de probable posesión de car- tuchos para uso exclusivo del Ejército, así como por delitos contra la salud en su mo- dalidad de posesión con fines de comercio

Guzmán. Cerca de Panamá

la salud en su mo- dalidad de posesión con fines de comercio Guzmán. Cerca de Panamá

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

31

del estupefaciente denominado clorhidrato de cocaína y cannabis sativa. En septiembre de 2015, Lucenilla Sala- zar quedó libre tras pagar una fianza de 127 mil pesos porque la Procuraduría General de la República (PGR) no logró acreditar su responsabilidad en delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita. La PGR lo acusó de coordinar traslados de dinero para realizar operaciones de com- pra y venta de droga que iban de 3 a 5 mi- llones de dólares en efectivo cada semana para el Cártel de Sinaloa. La entonces Secretaría de Seguridad Pública señaló que Lucenilla, como licen- ciado en derecho, se encargaba de la defen- sa legal de algunos integrantes del crimen organizado. Además, según Cuitláhuac Salinas Mar- tínez, en ese tiempo secretario del despacho del Sexto Tribunal Unitario en Materia Pe- nal del Primer Circuito, Lucenilla quedó en libertad provisional bajo caución, pues no

había manifestado ninguna conducta nega- tiva. Y, como dijo ser comerciante, se presu- me que tiene un modo honesto de vivir. Para Mossack Fonseca quedó aclarado

el punto y archivó el tema. El 19 de mayo de

2015, Carolyne Castanedas le urgió a Juan Esteban Arellano el envío, entre otras co- sas, de referencias bancarias y detalles de las cuentas bancarias o activos a nombre de

Lindley Services Inc., actividades específi- cas de la sociedad, ya que, le explicó, sólo se tiene información de que se dedica a la compra-venta de inmuebles, protección pa- trimonial, así como a la proveniencia de los fondos de su cliente. La documentación enviada al bufete in- cluyó una carta expedida por BBVA Colom- bia, donde abrió cuentas desde 2003; otra emitida por Aury E. Falco, administradora de las empresas de Janeth Perilla, en la que informó sobre la conformación del patri- monio de Perilla Ramírez, quien “ejerce una actividad económica independiente”. Según los documentos, ella se dedicaba

a la ganadería desde 1990, poseía una So- ciedad Anónima llamada Comercializadora de Bienes NP, constituida en 2005, dedica- da a la compra, venta y arriendo de bienes inmuebles. Y en lo que atañe a la empresa Lindley Services Inc., la información de- talla que se creó con fines de “protección patrimonial”. En otro, la contadora de la empresa mencionó el promedio mensual de ingre- sos netos recibidos: 26 millones de pesos por cría de ganado bovino; 14 millones 200 mil por arrendamiento de bienes inmue- bles; 2 millones 500 mil por rendimientos financieros, y 800 mil pesos por honorarios. Y en la declaración de renta de 2015 de

la empresa, señaló que es poseedora de un

patrimonio bruto de 4 mil 530 millones 900 mil pesos colombianos, unos 176 mil dóla- res al tipo de cambio actual.

Vienen

los “#SingapurPapers”

Gracias a un acuerdo tributario, el movimiento de ca- pitales entre México y Singapur se incrementó… y se abrieron nuevas posibilidades para la defraudación, el ocultamiento y el lavado de capitales. En un tinglado que incluye a altos funcionarios mexicanos de varios gobiernos, por ejemplo, Pemex fue desangrada mediante contratos onerosos y opacos que enriquecieron a empre- sarios a ambos lados del Pacífico, y que desvalijaron las arcas públicas. Así, llegó el momento de sacar a la luz los #SingapurPapers, de acuerdo con el exprocurador fiscal federal Gabriel Reyes Orona.

JESUSA CERVANTES

A partir de 2006 los cuantiosos recursos de mexicanos en el extranjero dejaron de preferir los tradicionales paraísos fis- cales –como Islas Caimán, Is- las Vírgenes Británicas, Aruba

o Bahamas– para empezar a moverse a los nuevos “paraísos operativos”, con Singa- pur a la cabeza. Esto gracias a los “nulos mecanismos de fiscalización” impulsados entre ambas naciones. “El mejor escondite que se diseñó desde México es Singapur, y no es casual, basta con revisar el último convenio modi- ficatorio de doble tributación (CM2T) entre ambas naciones, con el cual los mecanis- mos de fiscalización no son laxos, sino nu- los”, dice a Proceso quien fue procurador fiscal del país en 2001, Gabriel Reyes Oro- na, al explicar cómo operan esos refugios financieros. Con el CM2T, las inversiones del país asiático en México aumentaron, igual que los viajes de algunos mexicanos hacia aquella nación. Incluso la empresa estatal más importante, Pemex, al arranque del sexenio peñista anunció la compra de 10

plataformas petroleras en aquel país. Un encargo nunca antes visto en esta materia. Entre los viajeros frecuentes al país asiático destaca el entonces director de Pemex, Emilio Lozoya Austin; el director en México del principal fondo de inver- siones de Singapur, Temasek, Lorenzo González Bosco, y Gonzalo Gil White, di- rector de la empresa de servicios petro- leros Oro Negro e hijo del exsecretario de Hacienda en el sexenio foxista, Francisco

Gil Díaz. En los tres primeros años del gobierno peñista, estos hombres hicieron de Singa- pur su lugar para las inversiones. El principal operador de la firma del convenio modificatorio de doble tribu- tación original (C2T), ocurrido el 9 de noviembre de 1994 en Singapur, fue el entonces subsecretario de Ingresos del gobierno salinista, Francisco Gil Díaz, y quien dio el impulso final para hacer nula la información fiscal o indagar el origen de los recursos de una empresa (es decir, quien finalmente hizo una redacción que se “presta al ocultamiento de identidad”) fue José Antonio Meade, al firmar como canciller el CM2T el 8 de diciembre de

2011.

32 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

fue José Antonio Meade, al firmar como canciller el CM2T el 8 de diciembre de 2011.
Reyes Orona. “Paraíso para mexicanos” Octavio Gómez
Reyes Orona. “Paraíso para mexicanos”
Octavio Gómez

De #PanamaPapers a #SingapurPapers

“Los intereses ganados por los particulares sobre depósitos bancarios y los ingresos de origen extranjero, incluidos aquellos di- videndos sobre valores extranjeros, están exentos de impuestos en Singapur. Tam- poco hay impuesto sobre las ganancias de capital. “Puede haber libremente cuentas en las principales divisas. Las cuentas pueden ser abiertas a nombre de entidades extran- jeras, como corporaciones, fideicomisos y de sociedades de responsabilidad limitada, lo que da mayor privacidad. Así se deja de lado, a veces en forma legal, cualquier obli- gación de informar activos como carteras personales.Y todos estos beneficios existen en un régimen de secreto bancario fuerte. Las autoridades fiscales en Singapur están inhibidas de tener acceso a cuentas banca- rias individuales”, reza la publicidad fiscal de Singapur. Las ventajas de invertir en Singapur se hicieron extensivas a México cuando se fir- mó el C2T, el cual implica que una empre- sa no pagará el mismo impuesto en ambos países.

México ha signado C2T con 42 naciones, pero sólo el de Singapur tiene un acuerdo modificatorio; rubricado el 8 de diciembre de 2011, entró en vigor el 9 de enero de 2012. Los cambios, de acuerdo con Reyes Oro- na, crean “un limbo” fiscal, pues no se inclu- yen las entidades no reguladas y, además, las autoridades no están obligadas a dar información. Si a eso se añade que Singa- pur, según sus leyes, no tiene que indagar el origen del dinero para invertir, se entiende que esa nación del sureste asiático se haya vuelto un nuevo paraíso operativo. El exfiscal es contundente: así como se hizo con los #PanamaPapers, habría que buscar #SingapurPapers. Y explica cómo pueden ocurrir las irregularidades en dicho archipiélago:

“Un sujeto X deposita una cantidad de 100 pesos en una cuenta en Singapur y se acerca a una de las empresas inversionistas solicitándole un préstamo. Con los recur- sos del préstamo, esta empresa inversio- nista adquiere inversiones en México. Y el acuerdo es que el sujeto X dice: ‘Todos los recursos que me prestaste son para esta inversión, y las ganancias de ella son mías, pero tu préstamo está garantizado con tu depósito’”.

THE PANAMA PAPERS

Con esta operación se “oculta al inver- sionista” y la empresa que se presta para fungir como inversionista es sólo una pan- talla que cobra una comisión por aparentar. Por ello Singapur se convirtió en la nueva meca del lavado de dinero, donde se hacen operaciones back to back o prés- tamos paralelos (como el descrito), abunda Reyes Orona. “Una persona que quisiera ocultar dinero constituye la empresa fan- tasma, abre la cuenta en Singapur y ésta es la garantía del préstamo. La empresa inver- sionista hace la inversión, que está garan- tizada al ciento por ciento, además de que obtiene una comisión. Los dividendos se registran en la cuenta de X”. Los prestamos back to back surgieron en Gran Bretaña en los setenta para evitar la salida de divisas de ese país y, según las definiciones financieras, sirven “hasta para lavar dinero”.

En familia

Entre los grandes beneficiados de la políti- ca fiscal que impulsó Francisco Gil Díaz con Singapur han sido sus propios familiares, quienes han sabido aliarse con exdirecto- res de Pemex y funcionarios del fondo de inversión de Singapur llamado Temasek, al incluirlos como socios en su próspera empresa. De acuerdo con el Registro Público de la Propiedad, el 17 de diciembre de 2009 Gonzalo Gil White, hijo del exsecretario de Hacienda, creó junto con Carlos Enrique Williamson Nasi, colombiano especialista en asuntos televisivos y exfuncionario de Televisa, la firma Integradora de Servicios Petroleros Oro Negro, Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable. Su objeto social nada tenía que ver en- tonces con petróleo, pues su objeto social era dar préstamos, constituir toda clase de garantías, prendas, avales y obligados solidarios. Tres meses después de que entró en vigor el CM2T entre Singapur y México, el 11 de abril de 2012 invitaron a otro parien- te de Gil Díaz a la empresa. Se trató de José Cañedo White, sobrino del exsecretario de Hacienda e hijo de Guillermo Cañedo de la Bárcena, exsocio de Televisa. Tanto Cañedo White como Williamson Nasi se encargaron de las finanzas de Televisa un tiempo. En abril de 2012, Oro Negro modificó su objeto social. Ahora se dedicaría a “operar directamente o a través de sus subsidiarias como prestadores de servicios para la in- dustria petrolera y de gas en México y en el extranjero”. Cuando los Cañedo salieron de Televisa, el dinero de sus acciones lo invirtieron en la creación del fondo Axis Capital Manage- ment en Estados Unidos, empresa que sería la base para Oro Negro.

Axis Capital Manage- ment en Estados Unidos, empresa que sería la base para Oro Negro. 2059

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

33

www.vebidoo.com

Ramírez Corzo. Su Oro Negro Germán Canseco
Ramírez Corzo. Su Oro Negro
Germán Canseco

En 2012 ingresó a Oro Negro como ac- cionista Luis Ramírez Corzo, exdirector de Pemex Exploración y Producción (PEP) y del corporativo Pemex en la administra- ción foxista. También se incluyó a Roberto Rocha López, quien desde 2008 ha sido di- rector de inversiones para Latinoamérica de Temasek. El terreno se preparaba. Llegaron otros accionistas que habían ocupado cargos importantes en el fondo de inversión Ares (Estados Unidos) y gen- te ligada a Televisa, como Gilberto Pérez Alonso, consultor de la Presidencia de la televisora, y los abogados Francisco Ibá- ñez Grimm y Pablo Ortega Mijares, quie- nes forman parte del despacho Mijares, Angoitia, Cortés y Fuentes S.C., fundado

González Bosco. Viajero frecuente

por Alfonso de Angoitia (actual vicepresi- dente de Televisa y quien también cuenta con empresas offshore en Bahamas).

El 26 de octubre de 2012, de acuerdo

con el Registro Público de la Propiedad, Oro Negro sumó a sus accionistas al es- telar: Lorenzo González Bosco, actual director en México del fondo estatal de inversiones de Singapur, Temasek.

Y para cerrar arribó Alberto Cortina,

socio de Actividades de Construcción y Servicios, que a su vez se alió en abril de 2012 con la constructora OHL, de la que Lozoya Austin fue consejero hasta antes de asumir la Dirección de Pemex el 1 de diciembre de 2012.

¿Back to back?

A las 15:45 horas del 31 de enero de 2013,

los sótanos de las torres ejecutivas de Pe- mex explotaron. Su director, Emilio Lo- zoya Austin no pudo estar presente para revisar los daños; en pleno vuelo, surcaba los aires entre Singapur y México luego de revisar el proceso de construcción de 10

plataformas petroleras que en breve PEP tendría trabajando. Lozoya Austin, Gil White, González Bosco y Cañedo White se convirtieron

en visitantes asiduos de Singapur. El pri- mero como director, el segundo y cuarto como intermediarios y el tercero como integrante de la empresa intermediaria y como representante en México del fondo singapurense que financiaba la construc- ción de plataformas petroleras. Un nego- cio en donde todos –Singapur, México y sus empresarios– ganaban. Oro Negro es la segunda empresa pro- veedora de plataformas extractivas en

el país. Arriba de ella está Noble, y deba-

jo, Grupo R, de José Ramiro Garza Cantú,

quien también ha creado una compleja red de empresas offshore, de acuerdo con los #PanamaPapers. Las operaciones de cientos de millo- nes de dólares que la empresa Oro Negro ha logrado con Pemex son similares a las que describe el exprocurador Reyes Oro- na cuando explica el esquema de “oculta- miento de identidad”. La renta de plataformas para Pemex entre Singapur, Temasek y Oro Negro se dio de la siguiente manera:

En enero de 2013, Lozoya –ya director de Pemex– dijo durante una de sus estan- cias en Singapur que las 10 plataformas petroleras autoelevables serían rentadas durante 10 años por Pemex y que el trato para la construcción era con la empresa Keppel Fels, de Singapur.

Lo único que no informó es que el tra-

to no sería directo entre Pemex y Keppel Fels, sino que habría un intermediario:

Oro Negro, y más aún, que Keppel no te- nía dinero para crear esa infraestructura,

sino que sería Temasek el que le daría los recursos. De acuerdo con Mario José Galicia, ex- petrolero y coordinador colegiado del Co- mité Nacional de Estudios de la Energía, las plataformas que construyó Keppel con dinero de Temasek las rentó a Oro Negro a un precio “elevado”. Oro Negro compró tres plataformas. La primera fue adquirida a crédito a la empresa Todco, en 36 millones de dólares.

A Pemex se la rentó en 50 mil dólares por

día, es decir, 54 millones de dólares en tres años. Así, al final obtuvo una ganancia de 18 millones de dólares. Además, Oro Ne- gro se hizo propietaria de la plataforma, que puede seguir rentando. “Si Pemex hubiera comprado las tres plataformas en lugar de rentarlas, habría gastado sólo 5% de su presupuesto asig- nado a PEP durante un año”, se lee en el portal Frecuencia laboral. Así como Oro Negro adquirió la em- presa Todco, proveedora de Pemex desde 2003, lo ha hecho con las 10 plataformas que Keppel construyó para Pemex. Oro Negro no sólo compró la plata- forma a Todco, sino la empresa misma,

y logró rentar a Pemex, a través de ésta,

plataformas en 2013 y 2014 por un total de

852 millones 185 mil 737 dólares, en tanto que a título de Oro Negro logró, en diciem- bre de 2015, un contrato de renta por cin- co años (18 de enero de 2016 al 9 de enero de 2021), por 247 millones 870 mil dólares. En el caso del entramado de la construc- ción, renta y adquisición de plataformas de Singapur, la operación fue así: Temasek- Singapur le presta dinero a Keppel para construir plataformas. Pemex anuncia renta de plataformas de Singapur pero no lo hace directamente, sino que busca

a Oro Negro de intermediario, que con el

dinero de la renta que le paga Pemex logra

a su vez quedarse con las plataformas que luego podrá volver a rentarle.

En Oro Negro participa Temasek-Méxi- co a través de Lorenzo González Bosco. Así, Temasek no sólo recuperó el préstamo que

le hizo a Keppel, sino que, además, obtuvo

una propiedad en sociedad con Oro Negro. Reyes Orona insiste en que hay que in- dagar por qué Temasek se volvió un fondo tan importante en materia petrolera. González Bosco dijo el 18 de marzo de 2015, en su calidad de director de Temasek- México, que había siete inversiones en Mé- xico, y para 2018 espera que sean 20, con oportunidades de expansión en otros ru- bros energéticos y de telecomunicaciones. Reyes Orona considera: hay que indagar por qué el incremento de inversión de em- presas singapurenses en México. Especula:

quizá son consorcios constituidos en Singa- pur pero por mexicanos, y a lo mejor el dine-

ro sólo está regresando. Y suelta la frase: “Lo

que no suena lógico, suena metálico…”.

está regresando. Y suelta la frase: “Lo que no suena lógico, suena metálico…”. 34 2059 /

34 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

está regresando. Y suelta la frase: “Lo que no suena lógico, suena metálico…”. 34 2059 /

ÁLVARO DELGADO

L Fundación Mary Street Jen-

kins, la institución de benefi- cencia que durante décadas fue

más rica de México, ha sido

a

la

saqueada: su patrimonio de casi 13 mil millones de pesos,

equivalente al presupuesto de Colima para este año, quedó en manos de un gru- po de abogados que se llevaron todo ese dinero al país caribeño de Barbados. La consumación de este “auténtico sa-

queo” de la organización, que financia a la Universidad de las Américas de Puebla y

a otros proyectos de asistencia social, se

produjo con la presunta complicidad del gobernador poblano, Rafael Moreno Valle (PAN), y los beneficiarios verdaderos son algunos de los miembros de la familia Jenkins, quienes, usando a los abogados como prestanombres, supuestamente se quedaron con toda la fortuna. Esta “clara confabulación” entre los Jenkins, Moreno Valle, funcionarios, no- tarios y abogados está descrita a detalle en la denuncia que el 16 de marzo pre- sentó Guillermo Jenkins de Landa, el pri- mogénito de la familia supuestamente beneficiaria, que pide investigar “la más grande defraudación cometida en perjui- cio de la beneficencia privada en la histo- ria de este país”. En la denuncia presentada ante la Jun- ta para el Cuidado de las Instituciones de

Asistencia Privada del Estado de Puebla se documenta que la Fundación Jenkins donó hace dos años, el 30 de abril de 2014, todo su patrimonio –valuado en 720 mi- llones de dólares– a la Fundación Bienes- tar de la Filantropía, que de inmediato se llevó el dinero a Barbados. “Si la cantidad donada no fuera exor- bitante en sí misma, es interesante ha- cer hincapié en que este saqueo se llevó

a un extremo tal que, como consecuen-

cia de esta donación, la Fundación Mary Street Jenkins literalmente se quedó en

la calle, al no conservar siquiera un in- mueble donde poder establecer su domi- cilio y su oficina.”

Y así, afirma el denunciante, “en rea-

lidad se materializa una liquidación de facto de la Fundación Mary Street Jenkins, consumándose con ella la más grande defraudación cometida en perjuicio de la beneficencia privada en la historia de

este país, la cual, en caso de que esta Jun- ta decida nuevamente no actuar, se habrá materializado a ciencia y paciencia de la entidad pública que siempre ha estado encargado de su cuidado”.

Y es que el denunciante infructuosa-

mente ha recurrido en varias ocasiones a

la Junta, un organismo desconcentrado del

gobierno de Moreno Valle, para que san- cione las acciones “ilegales” de su propia

ESTADOS /PUEBLA
ESTADOS /PUEBLA
las acciones “ilegales” de su propia ESTADOS /PUEBLA Denuncian “la mayor defraudación filantrópica en la

Denuncian “la mayor

defraudación

filantrópica en la historia”

Una serie de artimañas legales desfondaron a una de las mayores organizaciones benéficas de Puebla y del país. Integrantes de la Fundación Mary Street Jenkins echaron

a quien la presidía, crearon una nueva firma en Barbados

y le transfirieron los 720 millones de dólares que adminis- traba la agrupación en México. La influencia del goberna- dor Rafael Moreno Valle planea sobre todo el caso, igual que el fantasma de la defraudación fiscal…

Moreno Valle planea sobre todo el caso, igual que el fantasma de la defraudación fiscal… 2059

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

35

Eduardo Miranda

Moreno Valle. Presunta complicidad
Moreno Valle. Presunta complicidad

familia, cometidas tras su expulsión como patrono de la Fundación Jenkins, en junio de 2013, justo cuando comenzó la “cade- na de ocultamientos y de engaños” con el “único objeto de desviar y de expatriar ile- galmente del país dicho patrimonio”. Con base en abundante documenta- ción, que anexa a su denuncia, Jenkins de Landa exige a la Junta declarar la ilegali- dad del “contrato marco de donación con- dicional”, mediante el cual la Fundación Jenkins donó a la Fundación Bienestar para la Filantropía los 720 millones de dó- lares, porque se trata de dos fundaciones controladas por la familia Jenkins. “La supuesta donación que en este caso se denuncia no es más que una ope- ración simulada en la que, detrás del velo de la personalidad moral creado por la Fundación Bienestar para la Filantropía, en realidad se oculta que dicha fundación es controlada por las mismas personas físicas que controlan la fundación Mary Street Jenkins.” Se refiere a Elodia Sofía de Landa Irízar y Guillermo Jenkins Anstead, sus padres, quienes –asegura– “siempre han buscado burlar la voluntad testamentaria” de Wi- lliam Jenkins, el creador de la fundación, para quedarse con su fortuna, una visión que “ha sido alimentada por la ambición desmedida” de su hermano Roberto. Roberto Jenkins de Landa es allegado a Moreno Valle y asiste a los principales ac- tos del gobernador, como la inauguración del Museo Barroco o el Quinto Informe de Gobierno, en enero, cuando negó toda irregularidad en el manejo de la Funda- ción: “Aquí estamos, nada cambia, y aquí vamos a seguir felices de la vida”. En la denuncia, Jenkins de Landa exi- ge a la Junta investigar “el saqueo” y so- licita que, si los responsables se niegan a restituir de forma voluntaria los recursos

indebidamente desviados, se ejerzan ac- ciones civiles y penales contra ellos.

Herencia a fuerza

La denuncia es el capítulo más reciente en una trama de corrupción, tráfico de influencias, compra de justicia y otras ile- galidades que ha sacudido a la Fundación Mary Street Jenkins en los últimos tres años (Proceso 1695 y 2001). “Éste ya no es sólo un asunto fami- liar, es un tema público”, advirtió Jenkins de Landa, en entrevista con este reporte- ro, en junio de 2014, cuando detalló que el origen del conflicto fue su “ilegal” re- moción como patrono propietario y se- cretario de la fundación, por oponerse a reformar los estatutos para que sus her- manos fueran incluidos como “herencia” en el patronato. Actualmente la fundación la preside Guillermo Jenkins Anstead y la vicepresi- denta es su esposa, Elodia Sofía de Landa de Jenkins, mientras que los miembros de su patronato son Manuel Mestre Martínez, Juan Guillermo Eustace Jenkins, Roberto Jenkins de Landa, María Elodia Jenkins de Landa, Margarita Jenkins de Landa y Juan Carlos Jenkins de Landa. Guillermo Jenkins de Landa, el primo- génito, fue parte del equipo que, en 2000, venció en tribunales al exbanquero pobla- no Manuel Espinosa Yglesias, quien pre- tendía dejar a sus hijas en el patronato de la fundación que creó su amigo. “Con mi padre resultó peor”, afirmó. Jenkins de Landa fue destituido como patrono gracias a las maniobras de los abogados Virgilio Rincón Salas y Carlos Román Hernández, contratados a razón de 2 millones de dólares por el represen- tante jurídico de la Fundación, Alejandro González Muñoz. Jenkins de Landa denunció desde 2003, también ante la Junta, esta remo- ción de su cargo, pero ni los anteriores ni los actuales miembros del patronato de esta instancia, todos subordinados de Moreno Valle, actuaron para hacer justicia, como lo reitera en la actual demanda:

“Esta ilegal remoción del suscrito Gui- llermo Jenkins de Landa como patrono propietario de la Fundación Mary Street Jenkins debe ser considerada como la primera pieza del engranaje de maqui- naciones para que se pusiera en marcha el saqueo que en este acto se denuncia, tal como se lo he manifestado a esta Jun- ta en todas las denuncias que, simple y sencillamente, hasta la fecha ha decidido ignorar.” La denuncia de Jenkins de Landa alu- de a la ley, los estatutos y el testamente de su abuelo, William o Guillermo Jenkins, quien en 1954 creó la fundación, para afir-

mar que el donativo del patrimonio de ésta a Bienestar para la Filantropía debe ser sancionada. En los Estatutos queda claro que el patrimonio de la Fundación Jenkins es intocable e irrevocable, y que se deben utilizar en el cumplimiento de su objeto

social sólo los productos del capital, como también lo ordena la Ley de Instituciones de Beneficencia Privada para el Estado de Puebla. Pero, además, William Jenkins pro- hibió expresamente que el patrimonio de la fundación que él creó en 1954 y que encabezó hasta su muerte, en 1963, fuera considerado una herencia para sus descendientes, como lo dictó en su

testamento:

“Siempre ha tenido la firme convic- ción que, en bien de sus hijos, los padres

no deben dejarles grandes fortunas como herencia, sino más bien enseñarlos y ayudarlos a trabajar para que ellos mis- mos ganen lo que necesitan, teniendo

la creencia el propio señor testador que nadie, con capacidad para trabajar, debe gastar dinero que no haya ganado por su propio esfuerzo.”

Y añadió que, “siguiendo este princi-

pio, manifiesta que no es su voluntad dejar

a sus hijos riqueza ni fortunas, sino más

bien ayudarlos a trabajar para que puedan hacer su porvenir con su propio esfuer- zo, y declara que es su expresa voluntad no dejar a sus hijos herencia alguna, sino sólo proporcionarles la ayuda en la forma en que ha mencionado y espera, Dios me- diante, poder hacer esto durante su vida”. Por eso, describe la denuncia, el patri- monio de la Fundación Jenkins no podía haberse donado a Bienestar para la Filan- tropía, porque además ésta es también controlada por los miembros del patrona- to de la primera.

Abogados de paja

En efecto, la Fundación Bienestar para la Filantropía fue creada en Aguascalientes, en septiembre de 2009, a solicitud de Anto- nio Obregón Barrera y Juan Manuel Martí- nez del Campo Herrera, ambos allegados a Jenkins Anstead, según la propia denuncia.

Y en la operación para transferir los

720 millones de dólares de la Jenkins a la Bienestar para la Filantropía –que equiva- len a 12 mil 696 millones de pesos, al tipo de cambio de 18 pesos por dólar–, intervi- nieron otras tres personas allegadas a los

Jenkins: Los abogados Virgilio Rincón Sa- las y Carlos Román Hernández, a quienes Alejandro González Muñoz, jurídico de la Fundación Jenkins, contrató para remover como patrono propietario al primogénito de la familia.

Y fueron justamente González Muñoz

y Rincón Salas quienes firmaron como

36 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

de la familia. Y fueron justamente González Muñoz y Rincón Salas quienes firmaron como 36 2059

Eduardo Miranda

apoderados de la Fundación Jenkins, el 30 de abril de 2014, el contrato mediante el

“Si toda esta lista de ocultamiento y de engaños no fuera suficiente, llama la

cual ésta donó los 720 millones de dólares a Bienestar para la Filantropía, represen- tada por Román Hernández. Más aún: siete meses después de efec- tuada esta operación, el 12 de noviembre de

atención el hecho de que la Fundación Bienestar para la Filantropía, en la decla- ración rendida ante el SAT como ‘dona- taria autorizada’ por el ejercicio de 2014 haya declarado que recibió donativos por

2014, se formalizaron los nombramientos

la

ridícula cantidad de 1 millón 800 mil

de González Muñoz como presidente del patronato de la Fundación Bienestar para la Filantropía, Rincón Salas como vicepre- sidente y Román Hernández como vocal. Y, según la denuncia de Jenkins de Lan- da, un mes después se produjo otra deci- sión: El 16 de diciembre de 2014, Bienestar

pesos, cuando existen pruebas de que, en realidad, recibió bienes valuados en 720 millones de dólares.” Una irregularidad más, según la de- nuncia de Jenkins de Landa, es que tampoco existe constancia de que los in- volucrados en todas las operaciones des-

para le Filantropía cambió su domicilio de Aguascalientes a la ciudad de Bridgetown, Barbados. Consta también en la denuncia de Jen- kins de Landa que además se sumaron al

critas hayan dado el aviso a la autoridad, como lo ordena la Ley para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recur- sos de Procedencia Ilícita. Jenkins de Landa concluye:

patronato cuatro personas: Dustin David Philla Delany, Yoshodra Rampersaud, Erica Rechelle Marshall-Forde y Michelle Shaiba Davidson.

“A través de toda la sucesión de actos ilegales, simulados y dolosos, realizados por todos los patronos de la Fundación Mary Street Jenkins y de los patronos de

La incorporación de estas cuatro per-

la

Fundación Bienestar para la Filantropía

sonas, que en realidad son miembros de

y

de sus asesores (abogados internos o

un despacho, fue para poder domiciliar

externos, notarios, asesores, fiscales, ase-

la fundación en Barbados, pero lo que es verdaderamente grave es que ni siquiera se informó la verdad al Sistema de Admi- nistración Tributaria (SAT).

sores financieros y posiblemente de inte- grantes pasados o presentes de esta Junta) se ha conseguido violar por completo la voluntad del fundador de la Fundación

ESTADOS /PUEBLA

Guillermo Jenkins. El demandante
Guillermo Jenkins. El demandante

Mary Street Jenkins y cometer un fraude en contra de los ciudadanos del estado de Puebla, principalmente, y de todo el país, además de burlarse por completo de las leyes y las autoridades mexicanas, empe- zando por esa junta que sería la principal responsable de permitir la materializa- ción de este desfalco…”

que sería la principal responsable de permitir la materializa- ción de este desfalco…” 2059 / 17
que sería la principal responsable de permitir la materializa- ción de este desfalco…” 2059 / 17
que sería la principal responsable de permitir la materializa- ción de este desfalco…” 2059 / 17

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

37

Denise Dresser

El Lado B

E llos. Los otros. Los que viven con menos de un dólar al día, no co- men a diario y cuando enferman to- man agua hervida para paliar el dolor. Los olvidados de la tierra. Los pobres de este país. Contabilizados en ci- fras, manipulados en elecciones, usa- dos cuando es necesario e ignorados cuando es conveniente. La subclase permanente con la cual México se ha acostumbrado a vivir como si fuera normal. Como si fuera hábito y cos- tumbre coexistir con la miseria de tan- tos. Como si no fuera una vergüenza nacional, una herida supurante, una humillación que debería ser comparti- da. Porque la pobreza no es un fracaso personal; es el fracaso de un sistema político, de una estructura económica. La pobreza también refleja a quienes no son pobres. Refleja a un México descuidado, un México desinteresado, un México que no voltea a ver a quienes tienen que caminar horas para llegar a la escuela. A quienes sobreviven sin servicios bási- cos, como agua y electricidad. A quienes los programas sociales –la Cruzada con- tra el Hambre y Prospera– les pasan de lado o apenas rozan. Tantos mexicanos habitando comunidades que no gene- ran fuentes de empleo, donde la tierra ya no es fértil, en los municipios más pobres, en los estados más pobres. Los olvidados de los olvidados que cobran cuerpo y presencia gracias al esfuerzo de un grupo de periodistas empeñados en recordarnos que existen. Los autores del libro El Lado B de la Lista de Millonarios:

Los Doce Mexicanos Más Pobres. Doce historias de desigualdad. Doce historias de connacionales que

ejemplifican lo que muchos preferirían no ver. Doce mexicanos que pertenecen, en palabras de Juan Villoro, al “lado B de la lista Forbes” de multimillonarios. Una lista que anualmente nos revela quiénes son los más ricos. Quienes han acumu- lado vastas fortunas al amparo del Esta- do. Quienes han prosperado en sectores concesionados y concentran 46.6% de la riqueza. Quienes –en realidad– gobiernan. Esa lista conocida, comentada, disemina- da, retrata al país de privilegios, pero en la otra lista están aquellos, los de abajo, cuya sonrisa y cuyo nombre nadie cono- ce. Los sin nombre, sin rostro, sin histo- ria, por fin puestos en el escenario para que México pueda mirarse a sí mismo con más honestidad y ver cuán desigual es. Posicionado entre los 25 países más desi- guales del planeta, superado tan sólo por algunas naciones africanas, Haití, Hondu- ras y El Salvador. 55.3 millones de mexicanos. 55.3 mi- llones de ciudadanos. Retratados a través de 12 representantes de los 10 municipios con mayor pobreza extrema de los 10 es- tados con más carencias del país. Retra- tados en una apuesta por escuchar, visi- bilizar, entender a los de abajo. Historias como la de Juan Manuel Díaz, cortador de limones de 34 años, de Huimanguillo, Ta- basco. Cuyo hijo, con zapatos demasiado grandes porque no son suyos, “siempre se está cayendo” por desnutrición. Pro- veniente de un lugar donde una de cada cuatro personas vive en pobreza extrema; un lugar donde aprendió a mendigar y si- mular lágrimas, porque si volvía sin dine- ro, su madre lo golpeaba. Hoy su mayor ingreso en un día con suerte puede ser de 150 pesos, pero los días de trabajo son es- casos. Su pensamiento está tan ligado a la

supervivencia que no se permite siquiera soñar. Historias como la de Marisol Rivera Huitrón, estudiante de 16 años de Nocu- pétaro, Michoacán. Ha abandonado a su familia en la ranchería El Platanal para venir a trabajar en una casa a cambio de techo y comida. Creció sin televisión, sin refrigerador, sin energía eléctrica. Creció sin agua potable y sin drenaje. Creció en el estado con el sexto lugar de rezago en el país, y en el municipio donde 48.7% de la población vive en pobreza extrema, en medio de una espiral de hambruna. No tuvo dos pesos para pagar las fotocopias del examen múltiple de informática en la preparatoria en la cual estudia, y cuan- do pudo hacerlo, lo reprobó porque sólo había tocado una computadora en dos ocasiones fugaces en su vida. De niña caminaba dos horas de ida y dos horas de regreso para llegar a la primaria más cercana. A pesar de que Nocupétaro fue la sede del lanzamiento estatal de la Cru- zada Nacional contra el Hambre, ha sido un simulacro porque era dinero ya etique- tado de distintos programas sociales que no han hecho mella. Pero a Marisol se le ilumina la cara cuando puede jugar futbol y meter goles, aunque no tenga uniforme. O cómo no pensar en Esperanza Bola- ños Méndez, de San Miguel Eloxochitlán, en Puebla. Viuda, sola, manteniendo a sus seis hijos, trabajando en una vieja choza de madera de tres por cuatro metros, con techo bajo, una sola puerta y dos ventanas sin vidrios. Una madre para la cual es di- fícil comprar cuadernos y vestir a quienes cuida, con manos metidas siempre en el nixtamal. Una madre que rasca pesitos para criar niños en un lugar donde las ca- rencias de alimentación alcanzan a 36% de

38 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

para criar niños en un lugar donde las ca- rencias de alimentación alcanzan a 36% de

las personas. Abandonada por las auto- ridades, sobreviviendo gracias a lo que sus dos hijos migrantes le envían desde California. Doce perfiles que son arquetipos de lo que se vive y se padece aquí y allá. Esos otros países dentro del mis- mo país. Los muchos Méxicos que coexisten con el país de privilegiados que ha descrito Gerardo Esquivel en su magistral estudio sobre la desigualdad en México. El mirreinato donde al 1% más rico le corresponde 21% de los in- gresos; donde el 10% más rico concen- tra 64.4% de toda la riqueza del país; donde la riqueza de los millonarios creció 32% entre 2007 y 2012, y excede por mucho las fortunas de otros en el resto del mundo. El país plutocrático en el cual la fortuna de 16 multimi- llonarios en 2002 representaba 2% del PIB; en 2014 ese porcentaje subió a 9%. Mientras en Oaxaca, en Michoa- cán, en Yucatán, en Tabasco, en Puebla, en Veracruz, en Chiapas, en Hidalgo, en Guerrero, los habitantes del Lado B viven en la angustia constante, en la indignidad permanente, Invisibles para tantos. Al margen de la concien- cia colectiva, exiliados en su propio país. Pobres que son discriminados, pobres que son odiados, pobres que son vilipendiados. Con pocos que los defiendan y hablen por ellos. Gracias entonces a los autores de esta obra por iluminarlos, por recordarnos aquella frase de Pericles: “La verdadera des- gracia de la pobreza no es que exista, sino que no se luche contra ella”. De a deveras. Para que los del Lado B pue- dan salir de allí y tener el derecho de soñar.

ANÁLISIS

Naranjo

Los Porkys

Lado B pue- dan salir de allí y tener el derecho de soñar. ANÁLISIS Naranjo Los

Jesús Cantú

El gobierno “madruga” al GIEI

E n octubre de 2015 el gobierno mexicano aceptó prolongar seis meses la presencia del Grupo Interdisciplina- rio de Expertos Independientes (GIEI), como parte de una estrategia para re- vertir la pésima imagen oficial tras la divulgación de su primer informe, el 6 de septiembre de ese año, que destruía la “verdad histórica” de la Procuraduría General de la República (PGR). Hoy, a punto de concluir el segundo mandato el 30 de abril, es muy claro que en realidad lo único que le interesó al gobierno mexicano en aquel momento era recomponer la relación de fuerzas (gobierno mexicano-GIEI) y pretender revalidar su “verdad histórica”; nunca pensaron en dilucidar qué pasó en Igua- la con los 43 normalistas de Ayotzinapa entre el 26 y el 27 de septiembre de 2014. Tras la firma del acuerdo que prolon- gaba la estancia del GIEI, en estas pági- nas señalé (Proceso 2034): “La PGR está más empeñada en preservar ‘la verdad histórica’ para deslindar a las fuerzas federales de cualquier responsabilidad”; sin embargo, aclaraba que si los térmi- nos del acuerdo se cumplían a “cabali- dad, podrían modificar radicalmente la investigación”, por lo que concluía que “el forcejeo entre los organismos in- ternacionales y el gobierno federal se prolongará, por lo menos durante los siguientes seis meses”. Estos seis meses fueron vitales para el gobierno mexicano que no sólo in- cumplió los términos del acuerdo, sino que logró desacreditar –ante una parte de la opinión pública mexicana– el tra- bajo de los expertos del GIEI y difundir un informe que da nueva vida a “la ver- dad histórica”. En retrospectiva se puede reconstruir la estrategia con precisión. Todavía no se iniciaba el segundo pe- riodo formal, cuando el gobierno mexi-

el segundo pe- riodo formal, cuando el gobierno mexi- cano ya estaba desdiciéndose de lo que

cano ya estaba desdiciéndose de lo que había firmado: los expertos no podrían en- trevistar directamente a los elementos del

27 Batallón de Infantería, con sede en Igua-

la, Guerrero, que había sido una de las prin-

cipales solicitudes de los expertos. La única forma en que podrían declarar los militares sería ante el Ministerio Público, que estaría

dispuesto a recibir las recomendaciones de los expertos. Desde febrero de este año, poco des- pués de la mitad del segundo mandato, los expertos denunciaron en rueda de prensa más incumplimientos del gobierno mexi- cano, donde destacaban, entre otros: lo que llamaron la “fragmentación” de las investi- gaciones, de tal forma que las nuevas evi- dencias no se incluían en la averiguación previa original y el GIEI no tenía acceso a

las mismas; la demora en la asistencia téc- nica que el Grupo de Expertos solicitó a la PGR para investigar todo lo relacionado con

el

“quinto autobús”; la retención de videos

y

fotografías tomadas por elementos del

Ejército durante al ataque contra los nor- malistas, así como del video tomado desde

el Palacio de Justicia de Iguala, que registró

el momento en que los policías atacaron a

los normalistas; y el resguardo por parte de

la SEIDO de restos óseos recuperados en un

sitio cercano al basurero de Cocula (no en éste). En paralelo a los incumplimientos de los acuerdos, el gobierno mexicano inició dos campañas: una, para posicionar en la opinión pública que la diferencia entre “la

verdad histórica” y el informe del grupo de expertos era si los normalistas habían sido

o no cremados en el basurero de Cocula; y

la otra, para descalificar a los integrantes del grupo de expertos y de la misma Comi- sión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), particularmente a su secretario eje- cutivo, el mexicano Emilio Álvarez Icaza. Cuando consideraron que las campañas habían logrado su cometido y en la víspe- ra de que concluyera el segundo mandato del GIEI, convocaron a una conferencia de prensa en la PGR, en la que el subprocura- dor de Derechos Humanos, Eber Betanzos,

y el vocero del grupo colegiado de expertos

de fuego, Ricardo Damián Torres, dieron a conocer un informe preliminar que afirma- ba que sí hubo fuego de gran escala en el basurero y que habían encontrado restos de, al menos, 17 personas (sin aclarar que algunos de éstos evidentemente no corres- ponden a los normalistas). También aclara- ron que todavía faltaban estudios y pruebas para poder confirmar que los 43 estudian- tes habían sido calcinados en el basurero. Nadie reparó en la aclaración; la sola confirmación de que sí hubo fuego en gran escala destruía lo que el gobierno había colocado como el principal argu- mento del primer informe del GIEI y, por lo tanto, le restaba todo su valor. El gobierno mexicano le había dado un giro de 180 grados al caso: en septiembre de 2015, cuando concluyó el primer man- dato del Grupo de Expertos y se dio a cono-

40 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

de 2015, cuando concluyó el primer man- dato del Grupo de Expertos y se dio a

ANÁLISIS

John M. Ackerman

cer el primer informe del grupo, nadie

creía en la versión de la PGR y el grupo de expertos era el que tenía el sartén por el mango; ahora, en abril de 2016, cuando concluye el segundo mandato

y el GIEI tiene que rendir su segundo

informe, el desacreditado es él. En parte de la opinión pública mexicana el gobierno logró sembrar la duda respecto a la credibilidad y el valor de los trabajos del GIEI en el mo- mento preciso para dar por concluida su misión en México. La estrategia le funcionó al gobierno mexicano y por ello actúa con tanta seguridad. A pesar de que el presidente de la CIDH, James Cavallaro, reiteró que aunque México presentó su negativa, es facultad de la comisión decidir (en consulta con las partes –el gobierno y

los padres de los normalistas–) concluir

o extender el mandato el próximo 30

de abril, difícilmente la Organización de Estados Americanos (OEA), organis- mo al que pertenece la comisión, y la misma CIDH se atreverán a prolongar su presencia en el país, especialmente porque las dificultades para continuar

con su trabajo serán todavía mayores. Lo que el gobierno mexicano no toma en cuenta es que en el ámbito internacional, especialmente en los organismos internacionales (tanto de derechos humanos como generales –

ONU y OEA–), en las organizaciones in- ternacionales de derechos humanos y en la opinión pública internacional, la precepción de la violación de los dere- chos humanos es la misma o peor que

la que se tenía en octubre del año pa-

sado, y eso se deja sentir en las protes-

tas que tuvo que soportar el presidente Enrique Peña Nieto en su reciente gira por Europa. Es una victoria pírrica que

le puede resultar muy cara.

En pie de lucha

J uan Armando Hinojosa no solamente

construye casas, sino que también las des- truye. Gracias a la generosidad del compa- dre de Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera hoy puede pasear tranquilamente por su millonaria “Casa Blanca” probando vestidos y perfumes extravagantes y de mal gusto. Y debido a la ambición y la avaricia del mis- mo empresario con cientos de millones de dólares en paraísos fiscales, de acuerdo con los #PanamaPapers, el dirigente otomí Ar- mando García Salazar ya no tiene dónde pasar la noche. El pasado lunes 11, la maquinaria pesa- da de la empresa Autovan, filial del Grupo Higa, avanzó en contra de los pobladores de Xochicuautla con el fin de limpiar el cami- no para construir una nueva carretera de cuota en beneficio de las cuentas bancarias de Hinojosa. Los empleados de la construc- tora violaban así una suspensión judicial que tiene detenidas las obras en defensa de los derechos de los pobladores de la zona. Pero la ley importa poco cuando se cuenta con el respaldo de la fuerza despótica del Estado neoliberal. Cientos de granaderos del Estado de México armados con la recién aprobada “Ley Atenco”, que legaliza la violación ge- neralizada de los derechos humanos de manifestantes y activistas sociales, acom- pañaron a los trabajadores de la empresa. La compañía primero aplastó el campa- mento de “la digna resistencia” del Frente

de Pueblos en Defensa de los Recursos de la Madre Tierra para después destruir la casa de García Salazar y otros pobladores de la zona. Mientras, los policías repelieron con la fuerza a los habitantes que querían in- gresar a su propiedad. Llama la atención la inversión total de la historia en comparación con el caso del desafuero de Andrés Manuel López Obra- dor en 2005. En aquella ocasión también se buscaba construir una carretera, pero tan- to las circunstancias como las consecuen- cias fueron radicalmente diferentes. Hace una década el predio era propiedad de un empresario poderoso, el camino tenía el objetivo de facilitar el acceso a un hospital y el jefe de Gobierno no violó amparo algu- no porque había suspendido por completo la obra. Aun así, se utilizó toda la fuerza del Estado y de los medios de comunica- ción para descalificar, desaforar y enjui- ciar al popular político tabasqueño con el fin de descarrilar su eventual candidatura presidencial. Hoy ocurre todo lo contrario. Si bien Eruviel Ávila, Hinojosa y Peña Nieto se han visto obligados a suspender temporalmen- te su obra, no habrá ninguna consecuencia mediática o jurídica de las graves violacio- nes ya cometidas en agravio al pueblo de Xochicuautla. Se ratifica una vez más el doble estándar autoritario de los poderes mediáticos y judiciales respecto de la apli- cación de la ley.

autoritario de los poderes mediáticos y judiciales respecto de la apli- cación de la ley. 2059
autoritario de los poderes mediáticos y judiciales respecto de la apli- cación de la ley. 2059

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

41

Como ha señalado Jenaro Villamil en estas mismas páginas, llama la atención que en el

Como ha señalado Jenaro Villamil en estas mismas páginas, llama la atención que en el mismo momento en que ocurría el desalojo ilegal de los indígenas otomís de sus tierras en el Estado de México, Peña Nieto paseaba con el presidente de Ale- mania, Joachim Gauck, presumiendo las piezas olmecas exhibidas en Berlín como parte del Año Dual México-Alemania. La si- multaneidad de estas dos acciones captura con gran elocuencia la profunda hipocresía que caracteriza al gobierno actual. Al día siguiente, el martes 12, ocurrió otra coincidencia esclarecedora. En el mis- mo momento en que el presidente mexi- cano presumía con los gobiernos europeos su supuesto respeto por los derechos hu- manos, uniformados procedían a desalo- jar violentamente a los normalistas de Michoacán que protestaban por la falta de pago de becas y de gastos operativos para las ocho escuelas normales de la entidad. Con gran valentía, los normalistas recla- man el pago de un monto, 8 millones de pesos, que equivale a menos de una doce- na de spots gubernamentales en Televisa y a una pequeña fracción del costo del nuevo avión presidencial. Pero los normalistas de Michoacán no son compadres del presidente. Así que en lugar de acceder a sus demandas, el gober- nador michoacano, Silvano Aureoles, reci- bió la orden de reprimir a los activistas sin piedad alguna. Recordemos cómo apenas hace unos meses, en diciembre de 2015, Aureoles envió docenas de normalistas a la

cárcel como presos políticos en castigo por su dignidad rebelde. El miércoles 13 un grupo de indígenas tarahumaras clausuró el aeropuerto Ba- rrancas del Cobre en la ciudad de Creel, Chihuahua, en protesta por el incumpli- miento de una sentencia judicial que de- manda una reparación de daño a la comu- nidad por las afectaciones ambientales y sociales generadas por la construcción del aeropuerto. Los indígenas reclaman acceso a agua potable, el saneamiento de dos ojos de agua, reforestación y la liberación de ve- redas naturales que les permiten acceso a escuelas, hospitales y otros servicios públi- cos. Denuncian que lo único que han reci- bido de parte de las autoridades han sido pretextos y tácticas dilatorias. Cada día el pueblo tolera menos los abusos del poder gubernamental y de una economía controlada por una ma- fia de compadres. La tasa de aprobación para el presidente de la República hoy se encuentra en su punto más bajo en las últimas décadas y cada vez menos per- sonas creen que el país “va por buen ca- mino” (sólo 13%, de acuerdo con el últi- mo sondeo del periódico Reforma). Los mexicanos están despiertos y se en- cuentran en pie de lucha a lo largo y ancho del territorio nacional. Ya se inició el proce- so de relevo político tan necesario para sal- var a la patria.

www.johnackerman.blogspot.com

@JohnMAckerman

H ace unas semanas comenté en este semanario (Proceso 2053) la sorpre- sa que despertaba en algunos medios de comunicación internacionales el silencio del gobierno mexicano ante los agravios que el candidato a la nominación del Partido Republicano de Estados Unidos, Donald Trump, infería a México y a los mexicanos. Hoy las cosas han cambiado. El gobierno ha dado un giro en la po- lítica hacia Estados Unidos al nombrar a un nuevo embajador y a un nuevo subse- cretario de América del Norte en la can- cillería. Las tareas que emprenderán esos funcionarios se pueden deducir de sus perfiles profesionales; no hubo boletín de prensa o comunicado que informe sobre las acciones que se intentan poner en pie. El nuevo embajador lleva una larga carre- ra en los consulados más importantes de México en Estados Unidos, y el nuevo sub- secretario se ha movido en el campo de la promoción de imagen bajo el concepto, un tanto polémico, de “marca país”. La necesidad de fijar nuevos derrote- ros se puede explicar por dos motivos. El primero, las movilizaciones en Estados Unidos en particular, aunque no única- mente, entre líderes del Partido Repu- blicano contra la posible nominación de Trump como candidato a la Presidencia. El temor a los efectos de semejante nom- bramiento en los intereses financieros y corporativos de grandes empresas se ha hecho sentir en la prensa y en la televi- sión de ese país. Se abre entonces una oportunidad, que hasta ahora no había ocurrido en una campaña electoral, para que México propicie una movilización al interior de aquella nación que contribu- ya a inclinar la balanza en contra del pro- bable nombramiento de Trump. Está por verse si existen el tiempo, la voluntad y la destreza por parte de nuestro gobierno para hacerlo.

42 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

si existen el tiempo, la voluntad y la destreza por parte de nuestro gobierno para hacerlo.

Olga Pellicer

ANÁLISIS

Nueva estrategia hacia EstadosUnidos: ¿posible?

El segundo motivo es el enojo que ha despertado Trump entre los mexicanos de aquí y de Estados Unidos. Las piñatas y ju- das quemados con su imagen, el avance en la cohesión de los mexicano-estaduniden- ses que, por primera vez, se interesan en unir fuerzas, adquirir la ciudadanía y salir a votar en su contra y, por otra parte, la acti- vidad de partidos políticos de oposición en México que han elaborado cápsulas televi- sivas con el grito de “A México se le respeta” no permiten que el gobierno permanezca indiferente. Independientemente de lo que se lle- ve a cabo antes de la elección del 4 de no- viembre, el efecto más importante del anti- mexicanismo alentado por los candidatos republicanos es tomar conciencia –en Mé- xico– de las omisiones, descuido e indife- rencia del gobierno hacia Estados Unidos durante el presente siglo. Cierto que no se trata solamente de Mé- xico. Los dirigentes de ambos países se dis- tanciaron desde que el 11 de septiembre de 2001 cambiaron las prioridades de la políti- ca exterior de Estados Unidos, que priorizó la lucha contra el terrorismo y dejó en se- gundo lugar, muy por detrás, las relaciones con el vecino del sur. Quince años después, no hay mecanismos ágiles de comunica- ción, objetivos claramente establecidos, metas a cumplir. El problema de fondo para México no es cómo actuar en la coyuntura electoral, sino cómo fijar estrategias de lar- go plazo con quien ocupe la Casa Blanca a partir del próximo año. Las relaciones entre México y Estados Unidos tienen rasgos sobresalientes cuyo conocimiento es indispensable para fijar dichas estrategias. Lo primero es la inten- sidad del vínculo entre los dos países –sin paralelo con otros casos de relación bilate- ral– desde el punto de vista de la integra- ción productiva, de la alta participación de

la integra- ción productiva, de la alta participación de la mano de obra mexicana en la

la mano de obra mexicana en la economía de Estados Unidos, de los acuerdos en ma- teria de seguridad existentes, la correspon- sabilidad en materia de tráfico de drogas y la presencia creciente de la cultura mexica- na en el país del norte. Esa relación tan diversa e intensa está acompañada, desafortunadamente, de un notable deterioro de la imagen de México entre la opinión pública de Estados Unidos. Diversas circunstancias han contribuido a ello: la violencia en varias regiones de nues- tro país (cubierta, profusamente, por los medios de comunicación estadunidenses); el ánimo antiinmigrante que caracteriza a los miembros radicales del Partido Repu- blicano agrupados en torno al Tea Party; la mala opinión que se tiene de la corrup- ción en México y, en particular, del pobre funcionamiento de su sistema de justicia. Semejantes percepciones mejoraron ligera- mente en 2013 para volver a la tendencia

negativa a partir de septiembre de 2014. La poca simpatía hacia los mexicanos no la inventó Trump, ya estaba allí, él la ha aprovechado. Esa vulnerabilidad, sumada a la in- certidumbre sobre el panorama político que dominará en Estados Unidos con posterioridad a las elecciones de no- viembre estrecha el campo de manio- bra del gobierno mexicano para trazar estrategias de corto y de largo plazos; el escepticismo es justificado. Sin embar- go no es ocioso señalar cuatro requisitos que serían indispensables para cumplir la tarea. El primero: estabilidad y profe- sionalismo de los funcionarios respon- sables. Tres subsecretarios para Améri- ca del Norte en tres años, ninguno de los cuales estaba familiarizado con la política hacia Estados Unidos, no es un buen antecedente. Segundo: coordina- ción entre las agencias gubernamenta- les que tienen mayores responsabilida- des en la relación con Estados Unidos:

Relaciones Exteriores, Gobernación, Defensa, Marina, Economía, Educación (urge la creación del gabinete de política exterior). Tercero: diálogo y acción coor- dinada con sectores de la sociedad civil, como empresarios, organizaciones no gubernamentales, líderes de los mexi- canos en Estados Unidos, académicos, grupos de pensamiento. Y, finalmente, fijación de prioridades en los ámbitos centrales de la agenda: comercio e in- versión, migración, manejo de frontera, seguridad y energía, entre otros. Los desmanes de Trump han co- hesionado a los mexicanos en Estados Unidos. Ojalá también sirvan para co- hesionar la política del gobierno hacia el país que ocupa el sitio de mayor im- portancia en nuestras relaciones con el exterior.

Ariel Dorfman*

Una pregunta para Shakespeare y Cervantes

¿Q uién visitó a esos dos hom- bres en su lecho de muerte a fines de abril de 1616, uno en Madrid, el otro en Stratford; quién les susurró una última palabra, una pregunta final? La historia de nuestra propia muer- te es la única experiencia que somos incapaces de transmitir. Si Cervantes y Shakespeare, pese a su divino manejo de la palabra, no escapan a esa férrea regla de la mortalidad, ¿no es posible, al menos, hacer el intento de vislumbrar lo que qui- zás pasaba por la mente de aquellos dos gigantes literarios mientras la vida se les iba extinguiendo? Es cosa de usar la mis- ma imaginación con que ellos poblaron y cambiaron el mundo. El legado de esa imaginación podría ayudarnos a oír las voces que custodiaron a esos autores en su hora extrema. Si dependiera de nosotros, ¿a quién elegiríamos para que se acercara en nues- tro nombre a Miguel de Cervantes al fina- lizar sus días; quién sería nuestro mejor representante ante un William Shakes- peare moribundo? ¿Quién se atrevería a intervenir en ese instante en que la luz se apaga? Dejemos de lado los parientes de duelo, los clérigos ávidos, los espectado- res curiosos. Busquemos a alguien más cercano. Busquemos a alguien que los acom- pañe fielmente durante esa solitaria ago- nía, alguien que ellos desearían tener a su lado. En el caso de Cervantes, la identidad de ese ser entre las sombras no admite dudas. Don Quijote sería el escogido por su creador para que le hiciera aquella pre- gunta final… Con cuánto gusto se la plan- tearía a ese hombre que le abrió a él y a su escudero los caminos de La Mancha, imaginándoles aventuras en un país que no tenía cabida para soñadores como

ellos. Tal vez Don Quijote, siempre tan curioso, hubiese querido descifrar prime- ro algo que fascinaría a sus futuros lec- tores: ¿cómo es posible que un veterano de guerra, abofeteado por el infortunio y la miseria, llegara a escribir una obra tan festiva, tan llena de alegría y vida contem- poránea, forjar tal esperanza a partir de las cenizas de la tristeza y las ilusiones? O tal vez aquel viejo inventado por Cervan- tes, seco de rostro, enjuto de carnes, loco y sagaz, ¿no extraería acaso de su hacedor algunos consejos para guiar a sus compa- triotas en los tiempos turbulentos que los aquejaban, dilemas parecidos a los que nuestra humanidad enfrenta siglos más tarde? Pero El Caballero de la Triste Figura teme malgastar esta oportunidad sin- gular para dirigirse a su Autor acerca de algo absolutamente crucial, algo que hace tiempo le perturba. Sabe que ésta es su última misión. Después de tantas luchas frustrantes por la justicia, tantas empre- sas descalabradas, hará todo lo posible para no equivocarse esta vez. En cuanto a Shakespeare, el escenario de su existencia está habitado por tantos protagonistas favoritos que resulta difícil conjeturar cuál de ellos hará su aparición en ese día irrevocable. ¿Nuestro dramatur- go no recibiría con una sonrisa a Falstaff y Rosalind, a Julieta y Miranda y Puck, aca- so no comprendería que Lear y Macbeth, Otelo y Malvolio, ansían saber las razo- nes por las que se les asignó un destino tan aterrador? ¿O preferiría Shakespeare inducir a Prospero a que abandonara su isla, a la espera de alguna música y magia para consolar esta despedida? Aunque si Shakespeare pudiera elegir –¿y por qué no iba a tratar de vencer la soledad mientras sus ojos se oscurecen?–, hay un candida- to irrefutable. El príncipe de Dinamarca. Su personaje más entrañable. Como Don

Quijote, Hamlet, que también juega el rol de la locura, podría sentirse incitado a sumergirse en los innumerables enigmas que dejó tras sí su creador. Averiguar, por ejemplo, por qué no salvó a Cordelia, por qué tuvo que ahogarse Ofelia, por qué el amor de Desdémona se paga tan caro. O interrogar los misterios más recónditos de Shakespeare: ¿fue católico, dónde pasó los ocho años perdidos de su vida, quién inspiró sus sonetos? Pero la hora nebulosa de la muerte no es para tales indagaciones. Antes de que se haga el silencio que invoca Hamlet mismo en su propio des- enlace, hace falta una pregunta. Sólo hay lugar para una palabra esencial mientras las sílabas del tiempo se van acabando. La misma palabra que Don Quijote ha preparado para Cervantes. ¿Cuál ha de ser? Si dispusiéramos de una sola palabra, una pregunta para estas dos maravillas de nuestra especie a los 400 años de su simultáneo deceso, ¿cuál habría de ser? Una palabra que Hamlet expresaría, que expresaría Don Quijote, la palabra irremplazable e incesante que todos los niños lanzan tan pronto como tienen habla, la pregunta clave que ningún ser humano deja de repetir una y otra vez. Aquella pregunta que nunca alcanza una respuesta definitiva, la respuesta que es- tos dos hombres, Shakespeare y Cervan- tes, persiguieron en todo lo que concibie- ron, tratando de resolverla de una manera tentativa, doliente, siempre milagrosa. La infinita pregunta que escucharon mientras se despedían de este mundo. Esa única pregunta. ¿Por qué?

*La última obra de Ariel Dorfman es Allegro, una novela narrada por Mozart. Vive en Chile y en Estados Unidos con su mujer, Angélica.

44 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

, una novela narrada por Mozart. Vive en Chile y en Estados Unidos con su mujer,

¿Qué es ser feliz?

FABRIZIO MEJÍA MADRID

Para Danny

TIEMPO FUERA

es ser feliz? FABRIZIO MEJÍA MADRID Para Danny TIEMPO FUERA V iendo estos días en los

V iendo estos días en los que na-

die se detiene ante nada, en

que la voracidad es bien vista

o tolerada, me hago una pre-

gunta que hemos dejado de hacernos, preocupados por la próxima quincena, el escándalo de la semana, los resultados del futbol. Viendo estos días me pregun- to si tenemos todavía algo qué hacer para impedir la avalancha del cinismo. Siempre he pensado que la felicidad es una forma de la modestia. Frágil ante el dolor y el tedio, se esconde en peque- ños momentos en los que sentimos que el mundo existe y que formamos parte de él. Ser feliz no es una teoría, sino una experiencia. Hasta aquí hablo de una fe- licidad puramente personal que podría existir como una sensación de bienestar, tranquilidad con cierta disposición al goce, o bien –como quería Bertrand Russell–, de abrirnos al exterior con expectación (las famosas mariposas en el estómago). Es, como escribió Albert Camus, una lucha es- peranzada contra el miedo. Como el mie- do, la felicidad tiene una dimensión po- lítica, colectiva. Estoy convencido de que existe una felicidad de izquierda y otra de derecha. El Partido Único y la derecha que le siguió en el poder enfatizan siem- pre el fatalismo, la resignación ante lo que ellos plantean como “necesidad”, como “inevitable”. Las crisis las inventaron para justificar las medidas que las resuelven. Ambos tonos de la derecha compartieron una idea del éxito individual que abarca por igual a los empresarios de los Panama Papers y al crimen organizado: la felicidad está sólo en los bienes materiales, hoy, hoy, hoy, aunque me maten o me encarcelen mañana. La idea del éxito de derecha es tomar por la fuerza lo que se pueda, como

se pueda. Es por eso que la derecha no está

obligada a tener ninguna ética. No importa

realmente si es un cártel legal o ilegal, ni si

el objeto del deseo es un yate o una arma

con cacha de diamantes o una candida-

tura. Para los que no estamos dispuestos

a usar la fuerza, las derechas nos dejan

fuera del mundo: “Resígnense”, nos dicen todo el tiempo, “este mundo es de los que están dispuestos a ganar a toda costa”. La idea de una felicidad conservadora es la que no se detiene ante la ética: hacer las cosas bien, no porque nos convenga, sino porque en el fondo sabemos que están bien. La alegría de vivir sería sólo conse-

guir lo que se quiere a toda costa. Las más de las veces es una acumulación absurda y ofensiva de dinero. La derecha nunca está dispuesta a aceptar que la alegría de vivir podría estar en no tener hijos, ser gay, des- nudarse en público, morirse cuando uno lo decida, intoxicarse para experimentar con la propia percepción del mundo. De la vida biológica no se puede extraer una éti- ca porque, entonces, sería la supervivencia del más fuerte. Existe una felicidad cultu- ral que necesariamente pasa por hacer el bien y sentir empatía por los otros. Creo que la felicidad de la izquierda no enfatiza lo que nos separa. No es po- sesión, sino la hermana del absurdo: una disposición a tener colectivamente una dimensión heroica. Las sociedades deben anhelar, esforzarse, ser recompensadas,

y también fracasar en sus sueños cultu-

rales. Somos una colectividad necesaria- mente hecha de ficciones, de narraciones, de símbolos. Necesitamos un sentido co-

lectivo en el tiempo: el tic y el tac del reloj,

el sentido de un fin. La felicidad de la iz-

quierda no puede ser la débil compasión, ni siquiera la tolerancia que deja hacer y

pasar mientras no nos afecte directamen- te. Es una narrativa, absurda como todas las ficciones, pero que funciona para di- rigir nuestra fragilidad a un punto en el tiempo. La felicidad es hoy sólo de los ciu- dadanos: una capacidad de ilusionarnos colectivamente en algo que, para fortuna nuestra, siempre resultará insuficiente. Las corporaciones utilizan la anticipa- ción como una forma de excluirnos. Ellos nos dicen: “Ustedes no caben, no tienen derecho a la educación ni al empleo ni a la cultura. Es más, ustedes sobran, son de- masiados, confórmense con sobrevivir”. ¿Qué hacer ante el avance de esta moda- lidad de crudeza, de la violencia de la mo- neda, de la absoluta despreocupación por los demás, por los símbolos y las formas? Se dice que estamos aislados, cada quien en sus pequeñas luchas cotidianas que se acumulan como las listas de Javier Sicilia cuando remata sus artículos aquí junto. Creo que el cambio que hemos emprendi- do no es el de la “alternancia” o lo que los opinólogos llamaron “cambio de régimen”. Es un cambio cultural que es pasar de ser súbditos a ser ciudadanos. Un dejar de ver a los demás como un peligro potencial de que abusen de su poder o como algo que se utiliza y se deshecha. Pero también creo que debemos revisar nuestra idea de la alegría de vivir. La resistencia cultural que viene debe refundar el presente. Debemos despojar a los poderosos de la encuesta y de la siguiente catástrofe, de sus anticipa- ciones, que sólo nos han hecho obedecer resignadamente. Nosotros tenemos el pre- sente en construcción. Una alegría de vivir colectiva, una preocupación genuina por los otros. Una ética. Siempre tendremos nuestra propia alternativa: encontrarnos cara a cara y reír juntos.

Siempre tendremos nuestra propia alternativa: encontrarnos cara a cara y reír juntos. 2058 / 10 DE

2058 / 10 DE ABRIL DE 2016

45

Tim Wimborne /Reuters

Paraíso para mercenarios
Paraíso para
mercenarios

En noviembre de 2011 la policía mexicana detuvo a Gabriela Dávila por su presunta participación en un plan para rescatar y traer a México a uno de los hijos del depuesto líder libio Muamar Gadafi. Apenas un mes antes, el despacho Mossak Fonseca –epicentro del caso #PanamaPapers– dio de alta en las Islas Vír- genes Británicas a tres empresas offshore en las que Dávila aparece como socia y directora, y en torno a las cuales giran exmilitares estadunidenses vincula- dos con empresas de seguridad, contraterrorismo y armas de fuego que operan en Asia y Medio Oriente.

HOMERO CAMPA

G abriela Dávila Huerta –deteni- da el 11 de noviembre de 2011 por participar en un plan para introducir ilegalmente a Mé- xico a Saadi Gadafi, hijo del exdictador libio Muamar Ga-

dafi– aparece como directora de tres compañías offshore representadas por Mossack Fonseca. Más aún, los ejecutivos de este des- pacho –que se precian de investigar la honorabilidad de sus clientes– tardaron 10 meses en detectar que Dávila tenía problemas con la justicia y cuatro me- ses más en dar por terminada su rela- ción con esas empresas. La información consta en la inves- tigación internacional #PanamaPa- pers realizada a partir de la filtración

46 46

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

#PanamaPa- pers realizada a partir de la filtración 46 46 2059 / 17 DE ABRIL DE

Saadi Gadafi. “Refugio” en México

de 11 millones y medio de documentos del despacho Mossack Fonseca al perió- dico alemán Süddeutsche Zeitung (http:// www.sueddeutsche.de/) y compartidos por el Consorcio Internacional de Periodis- tas de Investigación (https://www.icij.org/) con más de 100 medios en el mundo, en- tre ellos la revista Proceso. De acuerdo con los documentos del caso, Dávila –ciudadana mexicana con re- sidencia en California– poseía 45% de las acciones de la compañía GG Global Hol- ding Ltd, dedicada a la “consultoría de ne- gocios”. Esta empresa tenía además dos filiales, GG Global Air Ltd y GG Global Se- curity Ltd. La primera enfocada a la “con- sultoría en logística” y la segunda a la “consultoría en seguridad”. Los socios de Dávila en estas empresas

INTERNACIONAL

INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE

eran los estadunidenses Michael A. Boffo

(20% de las acciones) y Gregory L. Gillispie (35%). Éste, un exoficial de la marina esta- dunidense, también habría participado en

el plan para traer a Saadi Gadafi a México.

La historia de este plan se inició en ju- lio de 2011 cuando la abogada canadiense Cynthia Vanier y el exmilitar australiano Gary Peters, director de la empresa de se- guridad Can/Aust Security and Investiga- tions International, viajaron a Libia para

ofrecerle a Saadi un plan de huida y refu- gio para él y su familia. Para esas fechas, la revolución nacida de la Primavera Árabe estaba en su apogeo y los rebeldes avan- zaban incontenibles hacia Trípoli, la capi- tal. El régimen de Gadafi se tambaleaba y ya se presagiaba su final. El viaje de Vanier y Peters a Libia duró 10 días. Volaron en un jet Hawker 800, el cual fue proporcionado por el menciona- do exmarine Gregory L. Gillispie a través de una de dos empresas: Veritas Worlwide Security o GG Global Holding –en la que es socia Dávila–, que por ese entonces sólo estaba registrada en San Diego, California. Según el blog La política es la política, GG Global Holding subcontrató a Chris- tian Eduardo Esquino Núñez, un ciuda- dano méxico-estadunidense que tenía en

el aeropuerto de Toluca una compañía de

servicio de jets ejecutivos. El contacto con

Esquino fue a través de Dávila, quien era

la mejor amiga de la esposa de éste.

El plan consistía en traer a México a Saadi y a los miembros de su familia uti- lizando documentos de identidad falsos en los que éstos aparecerían con nombres ficticios, entre ellos: Daniel Bejar Hanan, Amira Sayed Nader, Moah Bejar y Sofía Be- jar Sayed, según señaló el 7 de diciembre de 2011 el entonces secretario de Gober- nación, Alejandro Poiré. De acuerdo con las autoridades mexi- canas, los integrantes de esta red habían adquirido para Saadi una residencia de

lujo en el paradisiaco resort de Punta Mita, Nayarit, y habían intentado comprar el de- partamento 2207 del edificio ubicado en el número 439 de Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México. Además, habrían abier-

to cuentas bancarias y alquilado otras “ca-

sas de seguridad”. El plan se aceleró después de que en septiembre de 2011 los rebeldes derroca- ron al régimen de Gadafi y de que el 20

de octubre de ese año el dictador libio fue asesinado. Saadi y su familia se habían re- fugiado provisionalmente en Níger. El 10 de noviembre de 2011 la policía mexicana detuvo a la canadiense Vanier y,

al día siguiente, a Dávila Huerta –que tam-

bién utilizaba el apellido Dávila del Cueto–

y a dos personas más: al mexicano José

/PANAMA PAPERS

Luis Kennedy Prieto y al ciudadano danés Pierre Christian Flensborg, quien trabaja- ba para Dávila y Gillispie. De acuerdo con la versión que ofreció Poiré el 7 de diciembre de ese año, Vanier era la líder del grupo y realizaba los arre- glos financieros; Flensborg era el encarga- do de la logística, y Dávila, el vínculo con Kennedy Prieto, quien obtendría los docu- mentos falsos. La Procuraduría General de la República los acusó de “tráfico de mi- grantes”, “delincuencia organizada” y “fal- sificación de documentos oficiales”. El 18 de enero de 2012 un juez les dictó auto de formal prisión por esos delitos. El siguiente 1 de febrero Kennedy y Flensborg fueron remitidos al penal fede- ral de Villa Aldama, Veracruz, y Vanier y Dávila al área femenil del Cereso de Che- tumal, Quintana Roo.

“La cliente”

El 4 de octubre de 2011 –cuando ya ha- bía caído el régimen de Gadafi y estaba en marcha el supuesto plan para traer a

México a Saadi–, John Alan Donohue en- vió un correo electrónico a Bryan Scatliffe, ejecutivo de Mossack Fonseca, en el que

le pide crear en las Islas Vírgenes Británi-

cas la compañía GG Global Holding Ltd. Le pide, además, que ésta compañía tenga dos subsidiarias: GG Global Air y GG Global

Security Ltd. Le informa que los miembros

de la junta de directores de la empresa se- rán sus tres accionistas: la mexicana Ga- briela Dávila (45% de las acciones) y los estadunidenses Gregory L. Gillispie (35%)

y Michael Boffo (20%). Donohue comenta

que él actuaría como secretario de estas compañías. Los ejecutivos de Mossack Fonse- ca atendieron la petición de manera ex- pedita. En tres días habían obtenido el certificado de incorporación de las tres empresas. No era para menos. Donohue era un cliente especial. Tenía registradas en Mossack Fonseca ocho compañías; en- tre ellas varias que ofrecen servicios al ejército de Estados Unidos en varios paí- ses de Medio Oriente y Asia, en especial en Afganistán. El perfil profesional en LinkedIn de este exoficial del Ejército estaduniden- se lo presenta como abogado afincado en Vermont y experto en contraterrorismo, armas de fuego, investigaciones crimina- les, operaciones de seguridad y seguridad corporativa, entre otros. De hecho, para respaldar el trámite de las compañías, en- vió los pasaportes de los tres accionistas con una apostilla en la que él, como nota- rio público en Vermont, da fe de la auten- ticidad de los documentos.

en Vermont, da fe de la auten- ticidad de los documentos. 2059 / 17 DE ABRIL
en Vermont, da fe de la auten- ticidad de los documentos. 2059 / 17 DE ABRIL

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

47

47

Dávila. Empresas “offshore”
Dávila.
Empresas “offshore”

Pero luego vino la detención de Dávila el 11 de noviembre siguiente y la implicación de Gillispie en el operativo para trasladar a Saadi a México. El caso sólo se conoció el 7 de diciembre, cuan- do Poiré lo hizo público en una confe- rencia de prensa. Entonces Donohue trató de deslin- darse de GG Global y sus accionistas. El 3 de enero de 2012 envió a Mossack Fonseca un correo electrónico en el que pide que no se vincule la dirección pos- tal de una de sus empresas, Edinburgh International (EI), con la de GG Global:

“EI es otro grupo de compañías que tie- nen otros propietarios y está bajo otro control y para el cual yo soy conseje- ro general y secretario de la compañía. EI de ninguna manera está relacionado con GG Global excepto porque yo he ser- vido para ambos grupos de compañías como punto de contacto con Mossack Fonseca”, escribió Donohue. El 5 de abril de ese año, Donohue en- vió otro correo electrónico a Mossack Fonseca para pedir que, en el caso de GG Global, su nombre sea reemplaza- do por el de Gillispie como cliente del despacho. “Yo solamente soy su conse- jero profesional y actúo como secretario para propósitos corporativos y legales”, argumentó. Los ejecutivos de Mossack Fonseca hicieron el cambio. No sospechaban que su cliente “Dávila” ya llevaba tres meses en la cárcel y que Gillispie era señala- do como miembro de la “red” que trae- ría a Saadi a México. De hecho, el 7 de junio Paola Vecchio, de Mossack Fon- seca, realizó una búsqueda electrónica en las páginas de Interpol, la CIA, el De- partamento del Tesoro, el Departamen- to de Justicia, entre otros, para ver si sus clientes de GG Global tenían problemas con la justicia. No encontró nada. “Es- tán limpios”, informó a sus superiores. No fue sino hasta el 12 de septiembre de 2012 –10 meses después de la deten- ción– cuando Carmen Batista, encargada de Corporaciones en Mossack Fonseca, se dio cuenta de que Dávila estaba en la

cárcel. Envió un mensaje a los ejecutivos del despa- cho: “Revisando la página web para ver si encontra- ba la dirección del nuevo administrador (de GG Glo- bal), el señor Gillispie, leí en una de las páginas que los directores de las socie- dades están implicados en un proceso que tiene que

ver con uno de los hijos de Muamar Gadafi”, señala. “La señora Dávila se encuentra de- tenida en México, y según parece viaja- ban en los aviones del señor Gillispie (el nuevo administrador). Ella funge como directora de las tres sociedades”, agregó. De inmediato se prendieron las alar- mas. Rubén Hernández, director ejecu- tivo de Mossack Fonseca ordenó una investigación. Ésta demoró más de lo esperado. “Hola, chicas, ¿qué estamos esperando en este caso para renunciar (a la representación de GG Global)?”, preguntó el 8 de octubre de ese año en un e-mail interno Josette Roquebert, del área de Corporaciones del despacho. Un día después –9 de octubre–, San- dra Cornejo, jefa de Conformidad de Mossack Fonseca, envió a Hernández un resumen del caso de Dávila, Gillispie y la red para traer a Saadi Gadafi a Mé- xico. Le propuso un “curso de acción”:

“Renunciar como agentes de registro de las tres compañías tan pronto como nuestro Departamento de Corporacio- nes obtenga con la debida diligencia in- formación sobre esas tres compañías, incluidos sus directivos y propietarios”. Advirtió: “Si el cliente no está dis- puesto a proveer la información dentro de los próximos 15 días, presentare- mos nuestra renuncia como agentes de su registro”. Luego le pidió a Hernán- dez autorización para “presentar ante las autoridades un Reporte de Actividad Sospechosa (de GG Global)”. Hernández dio luz verde, pero no fue sino hasta el 26 de febrero de 2013 cuando se concretó el trámite de “re- nuncia como agente de registro”. Casi dos meses después –el 11 de abril de 2013– el Noveno Tribunal Cole- giado en Materia Penal del Primer Cir- cuito de la Ciudad de México otorgó un

amparo a favor de la canadiense Va- nier y de la mexicana Dávila, y ordenó su liberación inmediata. Argumentó que no había elementos para decla- rarlas culpables y señaló además que se había incurrido en diversas anoma- lías procesales.

BEATRIZ LECUMBERRI

J ERUSALÉN.- La calle de tierra está inundada de carteles con la fo- tografía de Hadil Awad, algunos ya desgarrados y descoloridos por la lluvia y el viento. La ado- lescente de 14 años convertida

en shahid (mártir) aparece con el cabello cubierto con un velo negro y una sonri- sa infantil. Es duro mirarla y recordar la violencia de su muerte. Es sólo una niña. Siguiendo las imágenes, se llega fácil- mente hasta la puerta de la casa fami- liar en la ciudad palestina de Qalandia, cerca de Ramallah y a escasos metros del asfixiante muro de hormigón que Israel ha construido en los últimos 12 años en torno a Cisjordania. Es un humilde edifi- cio de tres pisos, con puertas y ventanas desvencijadas, convertido en una espe-

edifi- cio de tres pisos, con puertas y ventanas desvencijadas, convertido en una espe- 48 2059

48 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

edifi- cio de tres pisos, con puertas y ventanas desvencijadas, convertido en una espe- 48 2059

cie de altar en recuerdo de Hadil y su herma- no Mahmud, fallecido en 2013 tras recibir un disparo en la cabeza durante enfrentamien- tos con el ejército israelí. La tristeza que invadía a la familia tras su muerte se instaló definitivamente entre las cuatro paredes de la casa tras el deceso de Hadil, el 23 de noviembre de 2015. La ado- lescente fue acribillada y murió en el acto después de haber intentado atacar a varias personas con unas tijeras y haber herido le- vemente a una en la calle Jaffa, en pleno co- razón de Jerusalén. Hadil iba acompañada de su prima, Noura, de 16 años, que resultó he- rida y está presa en una cárcel del norte de Israel. “Se levantó temprano como cada maña- na, comió sus cereales, me pidió 100 shekels (unos 25 dólares) porque quería comprarse un gorro. Y se fue a la escuela, con su unifor- me. La mataron con el uniforme de la escue-

INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE

INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE

INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE Adolescentes palestinos que intentan apuñalar a soldados,

Adolescentes palestinos que intentan apuñalar a soldados, jóvenes desangrados por las balas en el centro de Jerusalén, niñas que sueñan con ser mártires y un número récord de menores de edad en cárceles israelíes. Azuzados por la falta de perspectivas y el sentimiento de tener poco que perder, jóvenes palestinos cometen o intentan co- meter ataques contra israelíes que se saldan a menudo con su propia muerte o su ingreso en pri- sión. Es un rostro inédito y preocupante de este conflicto de décadas.

La guerra de los niños Mussa Qawasma /Reuters
La
guerra
de los niños
Mussa Qawasma /Reuters
décadas. La guerra de los niños Mussa Qawasma /Reuters Palestina. Desesperación 2059 / 17 DE ABRIL

Palestina. Desesperación

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

49

49

Arresto de menores. Cada vez más Mussa Qawasma /Reuters
Arresto de menores. Cada vez más
Mussa Qawasma /Reuters

la. ¿Se da cuenta?”, piensa en voz alta su madre, Maliha Awad. “Yo fui a Ramallah a hacer unas compras y mi cuñada me lla- mó y me dijo: ‘Vuelve porque las chicas no han ido a la escuela y parece que ha habi- do dos jóvenes que han cometido un ata-

que en la calle Jaffa’. No podía creer que fueran ellas, no lo podía creer. Cuando vi el video del ataque en la televisión reco- nocí a mi hija por los zapatos. Perdí la ca- beza”, solloza. Desde hace tres meses esta mujer de

56 años, viuda y madre de otros siete hi- jos, repasa la fatídica jornada. Intenta en- contrar una señal que dé algún sentido a lo ocurrido, una razón que justifique por qué su hija fue a Jerusalén e intentó per- petrar un ataque contra israelíes. Las imágenes grabadas por la cámara de seguridad de la calle muestran clara- mente a las dos jóvenes blandiendo unas tijeras en dirección de varios peatones aunque sus gestos muestren más miedo que aplomo. Tras herir levemente a un hombre, un civil les apunta con un arma pero no se atreve a disparar. Las dos adolescentes es- tán ya en el suelo y desarmadas cuando un policía llega y dispara varias veces con- tra Hadil a escasa distancia y posterior- mente contra su prima Noura. “No lo planeó, estoy segura. Era una excelente estudiante y soñaba con ser doctora para saber qué le pasó a su her-

La dolorosa “normalización” del conflicto

BEATRIZ LECUMBERRI

J ERUSALÉN.- Este domingo 24 se cumplen

dos años de que se rompieron las nego-

ciaciones de paz entre israelíes y pales-

tinos. Desde entonces han pasado muchas cosas: una sangrienta guerra en la Franja de Gaza, un avance notable de la colonización israelí en Cisjordania y Jerusalén Este, elec-

ciones en Israel que acentuaron el giro a la de- recha del gobierno, una nueva ola de ataques calificada por algunos como la Tercera Intifada

y una cierta y dolorosa indiferencia de la comu- nidad internacional –más preocupada por Irán

o Siria– hacia el conflicto palestino-israelí.

El conflicto parece estancado. Los líderes israelíes, palestinos y los mediadores interna- cionales no muestran demasiada voluntad y no ofrecen soluciones. Los ciudadanos por su parte intentan acostumbrarse a vivir inmersos en la violencia, el miedo y, en el caso de los pa- lestinos, la ocupación. “Me preocupa esa normalización del con- flicto. Aquí la gente habla cada vez menos de liberación y nos preocupamos más bien por sobrevivir. Es muy frustrante, porque la dere- cha israelí se ha salido con la suya. Siempre dijeron que era una cuestión de tiempo que el mundo se acostumbrara a la ocupación y la aceptara como un hecho, y al final están te- niendo razón”, explica Meir Margalit, activista israelí y exconcejal de Jerusalén. Dos sondeos mostraron en estos días una fotografía bastante desalentadora del esta-

do de ánimo de palestinos e israelíes. La inte- rrupción del proceso de paz es negativa para 59% de los israelíes y 57% apoya la creación de un Estado palestino tomando como base las fronteras de 1967, es decir sin colonias, y con Jerusalén Este como capital, concluyó una encuesta realizada en marzo por el New Wave Research Institute. Todo ello, siempre y cuando los palestinos reconozcan la existencia de Israel y garanticen unas mínimas condiciones de seguridad. Sin embargo, sólo 13% de los israelíes cuestiona- dos considera que un acuerdo global pueda al- canzarse en la próxima década y 59% cree que el actual statu quo continuará. Del lado palestino, el optimismo no es ma- yor: 51% de los encuestados apoya la solución de dos Estados, pero 65% cree que una Terce- ra Intifada ayudaría a las aspiraciones palesti- nas, según el sondeo realizado en marzo por el instituto de investigación palestino PSR; 61% considera además que la creación de un Esta- do no es físicamente posible debido al avance israelí de las colonias y 82% cree que Israel de- sea en el largo plazo anexionarse todos los te- rritorios palestinos.

Colonias vs. paz

“Mucha gente habla de las negociaciones como si fueran a salvar al mundo: las negociaciones son solamente el instrumento civilizado para re- solver un conflicto, pero si las partes no concuer- dan en cuál es el fin de esas conversaciones, no

sirven de nada, y lo que ocurre aquí es que Israel no cree en la solución de dos Estados ni en ter- minar la ocupación. Y las colonias y la paz no van de la mano. Podríamos negociar 50 años más para nada”, apunta Xavier Abu Eid, portavoz de la Organización para la Liberación de palestina. La expansión de las colonias israelíes en Cisjordania y en Jerusalén Este, ilegal según la comunidad internacional, sigue siendo uno de los principales obstáculos para reiniciar cual- quier negociación de paz. Cada nuevo anun- cio del gobierno israelí sobre la construcción de varios centenares de casas en asentamien- tos provoca el disgusto de Estados Unidos y las críticas de la Unión Europea y la ONU, cuyo secretario general Ban Ki-moon recordó re- cientemente que las colonias “son ilegales y un obstáculo para la paz”. “Pero nadie hace nada para poner freno a esta situación y los palestinos sienten que Israel siempre se saldrá con la suya”, lamenta Abu Eid. Según los más recientes datos de la Ofi- cina de Estadísticas israelí, de 2009, cuando el primer ministro Benjamín Netanyahu regre- só al poder, a 2014 los colonos de Cisjordania aumentaron 23% y llegaron a 355 mil. A ellos se suman los cerca de 300 mil colonos que vi- ven en el este de Jerusalén, ocupada por Is- rael en 1967 y posteriormente anexada pese a las condenas internacionales. Especialmente revelador es el dato de que en los últimos 21 años, cuando se iniciaron las conversaciones de paz entre las partes, el número de colonos israelíes se ha duplicado.

50 50

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

las partes, el número de colonos israelíes se ha duplicado. 50 50 2059 / 17 DE

INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE

INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE

mano Mahmud y cómo esa bala lo mató. Lo echaba mucho de menos. Me gustaría poder hablar con Hadil y preguntarle por qué. ¿Cómo pude no adivinar nada y de- jarla salir de casa?”, se pregunta su madre, secándose las lágrimas con el extremo del velo mientras un profundo silencio se apodera del salón familiar. Hadil murió en el sitio del ataque. Su cadáver fue retenido por las autoridades israelíes 27 días, un castigo añadido para esta familia musulmana en una sociedad donde se enseña a enterrar a los muertos horas después del deceso. El hospital de Ramallah que examinó el cuerpo antes de darle sepultura contó al menos nue- ve balas. Tras prestar declaración, el poli- cía que vació su cargador contra las chicas fue eximido de cualquier responsabilidad. “Dios lo castigará. Pido a Alá que le corte las manos y le quite la vista por lo que hizo”, susurra la madre, sentada en la

cama de su hija, en una habitación pin- tada de rosa y adornada con muñecos de peluche. Hadil Awad no es un caso aislado. La lista de palestinos que han perpetrado o intentado perpetrar ataques en las últi- mas semanas habla por sí sola: según el Shin Bet, los servicios de seguridad inte- rior israelíes, 37% de los atacantes tenía entre 16 y 20 años y 10% era menor de 16. Es un fenómeno nuevo, que no se ha- bía visto durante la primera o la segunda intifadas, cuando los agresores, muchos de ellos kamikazes, eran mayores de edad y actuaban generalmente en nombre de un movimiento armado.

La tentación del martirio

“Desde el fin de la segunda intifada, hace 10 años, los jóvenes palestinos sienten que no ha pasado nada y no hay avances

hacia la creación de un Estado. Al contra- rio, su calidad de vida va mermando y se ven cada día más acorralados. La desespe- ración, la falta de perspectivas, las dificul- tades económicas de la familia y la escasa libertad, sumadas a la decepción que sien- ten hacia los propios dirigentes palesti- nos, impulsa a estos jóvenes a actuar así”, explica Rania Aljawi, responsable en Pa- lestina de los programas de desarrollo infantil y de protección del niño en la or- ganización Save the Children. Además, la “avalancha de informa- ción” gracias a las redes sociales –donde se comparten videos de ataques, enfren- tamientos entre soldados y jóvenes, de- tenciones o situaciones tensas en los retenes– estaría creando un efecto de en- valentonamiento colectivo y un deseo de convertirse en héroes. “Pongámonos en la piel de un estu- diante palestino que para ir a la univer-

“Ya nadie cuestiona el derecho de Israel a existir en 78% de la Palestina histórica, el pro- blema es que está queriendo existir en el 22% restante y construyendo colonias. Entonces no hay espacio físico para un Estado palestino”, agrega Abu Eid. Para el exgeneral de brigada israelí Shlo- mo Brom, que participó en conversaciones de paz con los palestinos en los noventa y hoy es investigador en el Instituto Israelí para Estudios de Seguridad, en este momento no hay cómo negociar bilateralmente ni cómo tomar decisio- nes que conduzcan a un acuerdo duradero. “Falta la confianza mutua: (El presiden- te palestino Mahmud) Abbas no cree que se pueda negociar con este gobierno israelí pero tampoco apoya la lucha armada de los pales- tinos. Por su parte, Netanyahu no considera a Abbas un interlocutor válido. El primer ministro le tiende la mano, pero enseguida lo acusa de instigar la violencia, presionado por la derecha más radical que forma parte de la coalición en el poder. Este gobierno israelí no cree en la re- solución del conflicto y apuesta más bien por gestionarlo”, estima el experto.

Diplomacia multilateral

Ante este panorama, las autoridades pales- tinas decidieron en los últimos años cambiar de estrategia y acudir a la comunidad interna- cional, convencidos de que las negociaciones cara a cara con Israel son estériles. Desde principios de este mes, un bo- rrador de resolución redactado por los pa- lestinos que condena los asentamientos en Cisjordania circula entre los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU. Parece ser la última carta de Abbas, muy desgastado in-

ternamente, quien ha iniciado esta semana una gira internacional que terminará el miér- coles 20 en Nueva York. Su viaje está destinado a defender esta resolución y una negociación multilateral de paz que tenga como garantes a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, a países árabes, al Cuarteto de Orien- te Medio (Estados Unidos, Rusia, la ONU y la Unión Europea) y a países emergentes como Brasil, India y Sudáfrica. “La tercera parte es decisiva en la reso-

Netanyahu. Salirse con la suya Gali Tibbon /AP photo
Netanyahu. Salirse con la suya
Gali Tibbon /AP photo

lución de este conflicto. Sobran ejemplos de problemas que no hubieran podido resolverse sin la comunidad internacional: Kosovo, Timor Oriental, Sudáfrica… Pero no queremos que Estados Unidos siga monopolizando el pro- ceso de paz, lo queremos en la mesa, pero no sólo a él”, explican consejeros de Abbas. En 2011, una resolución parecida impulsa- da por los palestinos obtuvo 14 votos a favor y el veto de Estados Unidos en el Consejo de Se- guridad. En esta ocasión, comentaron conseje- ros de Abbas, se trata de un texto “más suave” que reafirma “posiciones que Estados Unidos sólo puede aceptar”. No está claro si el texto podría ser presentado a votación este mes, du- rante la visita de Abbas, o después. “No hay garantías de que Estados Uni- dos proteja esta vez a Israel, ya que la comuni- dad internacional siente que la obstinación de nuestro gobierno es el primer obstáculo para progresar hacia un acuerdo”, estima Brom. Netanyahu dejó también entrever su preo- cupación ante estos movimientos en el tablero diplomático. “Abbas está dando un paso que alejará las negociaciones. La única forma para avanzar son negociaciones directas y él está impidiéndolas”, dijo en un comunicado. Además del proyecto de resolución, los responsables palestinos cuentan con la ini- ciativa presentada por Francia, que desea- ría organizar una conferencia internacional de paz en los próximos meses, y en el deseo de Barack Obama de dejar un legado en Medio Oriente antes de abandonar el poder. “Obama puede al menos reactivar el pro- ceso e imponer de nuevo la idea de dos Es- tados, una premisa esencial que se ha ido olvidando en los últimos dos años”, confían consejeros de la presidencia palestina.

dos años”, confían consejeros de la presidencia palestina. 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016 2059

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

51

51

dos años”, confían consejeros de la presidencia palestina. 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016 2059

sidad tiene que atravesar todos los días un retén militar donde se le husmea has- ta la comida que lleva. Estos chicos son interrogados, ven cómo sus mayores son arrestados y viven en muchos casos sepa- rados de una parte de la familia. Si son de Jerusalén tienen un documento temporal que los califica de residentes, pero no son ciudadanos plenos. Si tienen un pasapor- te, es en muchos casos jordano. Esa falta de identidad es también humillante para ellos y los fragiliza”, agrega Aljawi. Además, en la sociedad palestina el martirio da un “cierto estatus” y estos jó- venes quieren sentir que juegan un papel importante y se están “sacrificando” por su país, estiman los expertos. “Creo que son actos más emocionales que políticos. Ellos saben que van a morir, lo hacen como un acto suicida, pero bus- can ese reconocimiento del martirio. No se dan cuenta de que su muerte es algo definitivo, que no verán si su familia los quiere más o está orgullosa de ellos, si ha- brá miles de personas en su funeral o si su foto estará en las plazas de las ciuda- des palestinas”, estima Graciela Carmon, psiquiatra israelí perteneciente a Médicos por los Derechos Humanos.

Uso excesivo de la fuerza

Para Husam Zomlot, asesor del presiden- te palestino Mahmud Abbas, las imágenes de la muerte de Hadil Awad en pleno cen- tro de Jerusalén muestran “la ejecución de una niña que tenía unas tijeras en la mano y que podría haber sido neutraliza- da sin problema por las fuerzas de seguri- dad israelíes”. En total, 208 palestinos han muerto violentamente desde finales de septiem-

bre; de ellos, 78% tenía menos de 25 años, según cifras oficiales palestinas. Dos ter- cios de ellos eran agresores o presuntos agresores, apuntan datos israelíes. Ade- más, estos ataques, la mayoría perpetra- dos con arma blanca, han segado también

la vida a una treintena de israelíes.

Los videos extraídos de cámaras de se- guridad o los relatos de testigos describen

la implacable violencia con que los israe-

líes, civiles y fuerzas del orden, reaccionan

o abortan estas agresiones. La Unión Eu-

ropea, la ONU y Estados Unidos han dado

un toque de atención a Israel y han pedi- do contención en el uso de la fuerza. El go- bierno de Suecia fue aún más lejos y pidió que se investigaran las presuntas “ejecu- ciones extrajudiciales” que estaría come- tiendo Israel. El pasado 17 de febrero, el jefe del Esta- do mayor israelí, el general Gadi Eisenkot, sorprendió con unas declaraciones en las que criticaba el excesivo uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad is- raelíes contra jóvenes palestinos. “Cuando una chica de 13 años ame- naza con unas tijeras o un cuchillo y hay una distancia entre ella y los soldados, no quiero ver a un soldado abriendo fuego y vaciando su cargador contra ella, incluso

si la muchacha ha cometido un acto gra-

ve”, dijo el general en unas declaraciones

que parecieran inspiradas por el caso de Hadil Awad. La ola de violencia que se registra des- de octubre no sólo ha aumentado el nú- mero de niños muertos y heridos, sino que ha disparado también el de meno- res palestinos encarcelados. En este mo- mento y según la organización de defensa de presos palestinos Addameer, hay unos 600 menores de edad palestinos en pena-

Hadil Awad. Niña “mártir” Marcus Whisson /Al Jazeera
Hadil Awad. Niña “mártir”
Marcus Whisson /Al Jazeera

les israelíes. Algunos han sido detenidos por cometer o intentar cometer ataques, otros muchos por enfrentarse a los mili- tares con piedras o neumáticos en llamas. Casos como el de Dima al Wawi, pa- lestina de 12 años de un pueblo del sur de Cisjordania, que fue condenada a cua- tro meses de cárcel por intento de homici- dio tras haber sido detenida a las puertas de una colonia israelí escondiendo un cu- chillo entre la ropa y diciendo que quería “matar judíos”, impresionan especialmen- te a la opinión pública. La familia de la niña ha declarado a la prensa palestina que la versión israelí es falsa y que la pequeña ha sido maltratada durante su detención, fue interrogada sola, sin abogados ni allegados presentes, y ha firmado una declaración en hebreo que no entendía. “Israel es plenamente consciente del impacto que un arresto puede causar en niños de 14 años o menores. Saben que esta experiencia los perseguirá el resto de sus vidas. Las condiciones de detención de estos menores son muy preocupantes:

pasan hambre, frío, no hablan hebreo y no entienden qué pasa a su alrededor duran- te los interrogatorios. Aspectos básicos de una detención que deben aplicarse según la ley internacional no son respetados por Israel y los niños sufren muchísimo”, ex- plica Sahar Francis, abogada y directora de Addameer. Algunos menores pasan días en pri- sión; otros, interminables meses. El sis- tema legal es complejo: los menores arrestados en Cisjordania comparecen ante tribunales militares israelíes y me- nores de 14 años pueden ser encarcelados hasta seis meses. En Israel no pueden ser encarcelados menores de 14 años, pero el Parlamento debate un proyecto de ley que prevé que los niños palestinos pueden ser enviados a prisión desde los 12 años por delitos llamados ideológicos, como tirar piedras. “Hace mucho frío, no tienen comida, no tienen mantas ni colchones para dor- mir. Ha perdido mucho peso, tiene el ros- tro muy amarillo y vi que en el cuello tiene marcas como si alguien lo hubiera inten- tado estrangular. Pude verlo 30 minutos y pasé 25 llorando”, explica Khaoula, madre del joven palestino Abdul Nasser Odeh, de 14 años, preso desde septiembre en una cárcel del norte de Israel, sin cargos ofi- ciales hasta el momento, después de que soldados israelíes encontraron en un jar- dín situado frente a la casa una bolsa con material que podría ser usado para fabri- car explosivos. “Temo que esté marcado para siem- pre, que no pueda volver a ser un niño normal”, vaticina su madre.

52 52

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

no pueda volver a ser un niño normal”, vaticina su madre. 52 52 2059 / 17
no pueda volver a ser un niño normal”, vaticina su madre. 52 52 2059 / 17

Mussa Qawasma /Reuters

INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE

INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE

Presos en sus propias casas
Presos
en sus propias casas

Hebrón, una ciudad con casi 4 mil años de historia, es la

única localidad palestina que tiene en su centro histórico

asentamientos israelíes y una vasta presencia militar des- tinada sobre todo a proteger a la población judía. Miles de familias palestinas viven prácticamente presas en sus pro- pias casas y son objeto de acosos y ataques por parte de colonos. Las tensiones y enfrentamientos son cotidianos y la comunidad internacional ha advertido del riesgo de que Hebrón se hunda en una espiral de violencia incontrolable.

dad de Macpela, enfrente de Mamre, que es Hebrón, en la tierra de Canaán”, dice li- teralmente el libro del Génesis. Este capítulo bíblico sería la base de la frenética fundación de colonias en el co- razón de Hebrón y sus alrededores des- de finales de los sesenta. En el centro de la ciudad palestina se situaría esa cue- va comprada por el profeta, llamada ac- tualmente Tumba de los Patriarcas, donde también habría sido posteriormente ente- rrado Abraham, cuya figura es venerada por musulmanes, judíos y cristianos. Hoy en día, judíos y musulmanes cus- todian, se disputan y rezan en este lugar santo, dividido en dos, al igual que todo el centro de Hebrón. Sólo mapa en mano se

llega a entender el complicado rompeca- bezas en que se ha convertido la localidad. En 1997, tras los acuerdos de paz de Oslo, la ciudad fue escindida: 80%, con 120 mil habitantes, quedó bajo control palestino; 20%, que incluye el casco antiguo, donde viven unos 35 mil palestinos y 600 colo- nos, pasó a control de Israel. Desde entonces los decesos violentos en ambos lados se cuentan por decenas, pero la matanza de 29 palestinos en 1994 a manos de Baruj Goldstein, un colono que entró a la mezquita de Ibrahim (parte de la Tumba de los Patriarcas) y abrió fuego du- rante la oración, fue el hecho que marcó un antes y un después y cambió la fisono- mía de la ciudad.

antes y un después y cambió la fisono- mía de la ciudad. BEATRIZ LECUMBERRI lí y

BEATRIZ LECUMBERRI

y

H EBRÓN, CISJORNADIA.- “En Hebrón se puede ver la ocupación israe-

en una hora: retenes militares,

asentamientos, casa confiscadas

demolidas, tierra robada, aco-

so a las familias palestinas y en-

frentamientos casi diarios”, asegura Issa Amro mientras camina con paso seguro por el zoco de esta ciudad palestina. “Los colonos están aquí, allí y también sobre nuestras cabezas”, señala este acti- vista palestino de 35 años, mientras sus palabras resuenan en el corazón de este precioso casco antiguo. Mirando hacia arriba se adivina otra ciudad: varias banderas israelíes ondean sobre algunos tejados en casas a las que se accede por carreteras especiales para colonos; en las azoteas se divisan solda- dos apostados y entre ellos y el mercado, los palestinos colocaron una red metáli- ca sobre la cual se acumula la basura y las piedras arrojadas a menudo por las fami- lias que viven en los asentamientos. Finalmente hace falta menos de una hora para sentir la violencia que late en esta convivencia forzada y enten- der que este puñado de calles es des- de hace años una miniatura del conflicto palestino-israelí. La Biblia habla ya de Hebrón cuando explica que el profeta Abraham compró un lugar para enterrar a Sara, su espo- sa. “Y después de esto, sepultó Abraham a Sara, su esposa, en la cueva de la here-

sepultó Abraham a Sara, su esposa, en la cueva de la here- 2059 / 17 DE

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

53

53

Beatriz Lecumberri

Hebrón. Acoso militar Ammar Awad /Reuters
Hebrón. Acoso militar
Ammar Awad /Reuters

bitadas del casco antiguo. El último caso se registró en enero pasado, cuando 20 fa- milias se instalaron en una propiedad que según ellos habían comprado legalmen- te a palestinos. Fueron recibidos con fies- ta por los habitantes de los asentamientos vecinos, pero varios días después termi- naron desalojados por las fuerzas del or- den después de un debate durísimo en el seno de la coalición gubernamental, en la que hay defensores a ultranza de los asentamientos. Comparado con ellos, el primer minis- tro israelí Benjamín Netanyahu podría pa- recer hasta moderado, aunque el jefe de gobierno ha insistido en que no está en su agenda una evacuación de colonias como las de Hebrón porque “son importantes para los judíos”. Sin embargo, para los colonos de He- brón, calificados en muchos casos de extre- mistas, estas promesas no son suficientes. “Yo no lo llamaría extremismo sino idealismo. Estamos viviendo un ideal, po- blando nuestra tierra. En mi caso, vivo en la ciudad más antigua de Israel. Ésta fue la casa de Abraham”, escribe en su blog David Wilder, uno de los portavoces más conocidos de los colonos de Hebrón, don-

de vive desde hace más de dos décadas. La Cuarta Convención de Ginebra con- sidera ilegales los asentamientos israe- líes en territorios palestinos ocupados y la comunidad internacional ha alertado en varias ocasiones al gobierno israelí de la violencia que entraña la presencia de colonos judíos en toda Cisjordania, pero concretamente en el centro de Hebrón. En 2014, el relator especial de la ONU so- bre la situación de Derechos Humanos en los Territorios Palestinos Ocupados estimó que cada instalación de una familia de co- lonos en el corazón de Hebrón “implicaba

más restricciones para los palestinos en el área, nuevos bloqueos de calles y más hos- tigamiento para los residentes palestinos y los defensores de derechos humanos”. “¿Miedo? No, no tenemos miedo. Des- graciadamente en todo Israel hay terro- ristas que sólo quieren matar judíos. Hay peligro en todas partes. Las familias que vivimos en Hebrón y en otras comunida- des de Judea y Samaria (nombre bíblico de Cisjordania) creemos que si no habitamos

y poblamos estas regiones, serán ocupa-

das por nuestro enemigo, que sólo quie- re conquistar todo Israel”, agrega Wilder.

Una cámara por casa

Desde octubre de 2015 la violencia en He- brón, al igual que en toda la región, se ha intensificado y según ONG israelíes, medio centenar de personas, la inmensa mayoría palestinos, han perdido la vida en sus calles. Las agresiones contra soldados y co- lonos israelíes, la mayoría por apuñala- miento, han traído consigo una severa represión por parte de Israel y un aumen- to de los controles en toda la localidad. La “ciudad fantasma” de Hebrón está,

si cabe, más silenciosa y tensa. Desde ene-

ro, ni siquiera los periodistas y buena par-

te de ONG y observadores internacionales

pueden entrar en Shuhada y Tel Rumeida

Ciudad fantasma

Desde la ya conocida como “masacre Goldstein”, Israel tomó medidas excepcio- nales de seguridad que derivaron en el cie- rre total de una parte del casco histórico de Hebrón, sobre todo la calle Shuhada, anta- ño epicentro comercial, y el barrio de Tel Rumeida. Hoy esta zona se ha convertido en una ciudad fantasma a la que se accede sólo atravesando retenes militares israe- líes. Dentro quedan 300 familias palestinas que cohabitan diariamente con decenas de colonos y sienten una indefensión que ha provocado un éxodo masivo. Para ellos, tareas simples como ir a la escuela, rezar en la mezquita, recibir fa- miliares o ir al hospital requieren gran- des esfuerzos y pueden significar acabar arrestados o, en el peor de los casos y como ocurrió a menudo durante la Segun- da Intifada, heridos o muertos. “No podemos llamar a esto vida. Care- cemos de los derechos más básicos. Nues- tras familias no pueden visitarnos. Las ambulancias no consiguen entrar. Mucha gente no tiene trabajo. El desempleo en estas calles supera el 74%. Tampoco nos sentimos seguros en casa y ponemos cada día nuestra vida y la de nuestros hijos en peligro”, enumera Amro, cuya familia vive en Tel Rumeida. “Mientras los colonos (judíos) tienen automóviles, yo debo pasar varios retenes para entrar y salir de mi propia casa. Es un acoso y una humillación. Me siento un nú- mero, no una persona”, denuncia el activis- ta, quien dirige una organización que pide el fin de las colonias en Hebrón y la recu- peración del centro histórico de la ciudad. Según datos de la ONG israelí B’tselem, más de mil familias palestinas abandona- ron sus casas en el centro de Hebrón des- de 1994 y mil 800 tiendas (77%) cerraron sus puertas. Paralelamente, familias de colonos judíos han llegado paulatinamente a la ciudad. En ocasiones ocupan casas desha-

El activismo de Amro. Con todo en contra
El activismo de Amro. Con todo en contra

54 54

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

ocupan casas desha- El activismo de Amro. Con todo en contra 54 54 2059 / 17

y son bloqueados en los retenes militares

de acceso.

Hace algunos meses Proceso entró en

la “ciudad fantasma” para entrevistar a va-

rios residentes. “Somos 27 miembros de la misma familia y hemos decidido quedar- nos. Teníamos una tienda y la tuvimos que cerrar, y hay momentos en que vivimos prácticamente de la caridad. Nos han pro- puesto bastante dinero por la casa, pero no nos iremos pese a que sufrimos ataques de los colonos prácticamente cada día”, expli- caba Mufid Shaarabati, de 52 años. Afuera el silencio es desolador. Todas las persianas de los comercios y las puer- tas están completamente cerradas y nada permite adivinar que tras esas paredes hay familias que luchan por tener una vida normal. Los rótulos de las tiendas, ya des- coloridos por el paso del tiempo, permiten adivinar la actividad que tuvo la calle hace años: una zapatería, una tienda de ropa, un negocio de comestibles, un café… Prácticamente cada familia palestina que vive en esta conflictiva zona de He- brón tiene una cámara para documentar ataques o excesos de colonos y militares. El pasado 24 de marzo, Imad Abu Shamsiyeh

INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE

INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE

grabó desde su casa un nuevo apuñala- miento contra un soldado israelí perpetra- do por dos jóvenes palestinos. El militar resultó levemente herido y los dos agreso- res recibieron disparos. Uno de ellos murió en el acto. El otro quedó muy malherido en el suelo sin poder apenas moverse. Pasaron varios minutos e Imad, que es voluntario de la ONG israelí Btselem, si- guió grabando. La ambulancia llegó para socorrer al soldado, pero no prestó ningu- na atención al palestino herido. Fue en- tonces cuando un soldado se acercó y lo remató de un disparo en la cabeza. Las imágenes son terriblemente duras y no dejan lugar a dudas sobre lo ocurrido. Inmediatamente después miembros del gobierno, comenzando por Netan- yahu, consideraron el comportamiento del soldado indigno y prometieron una investigación seria. El militar fue acusa- do de homicidio involuntario y está sus- pendido, y el autor del video ha recibido amenazas de muerte y recibe protección de sus amigos y vecinos. “Los colonos nos golpean y nos arrojan basura, y los soldados llegan y nos arres- tan a nosotros”, protesta Ahmad Azza,

palestino de 16 años. El joven tiene por ve- cinos a una de las familias de colonos más radicales de Hebrón. Sus padres y herma- nos sufren ataques prácticamente diarios y él ha sido también detenido varias veces. Pese a las dificultades, Azza dice sen- tirse afortunado. A finales de 2015 fue arrestado por un grupo de soldados is- raelíes. “Me hicieron andar varios minu- tos y me pusieron al lado de un cuchillo. Comenzaron a decirme que era mío y que había querido atacarlos con él. Pasé una semana en la cárcel, sufrí malos tratos hasta que una prueba de ADN exigida por activistas israelíes mostró que yo nunca toqué ese cuchillo”, explica. Por su parte, Amro calcula que fue de- tenido unas 20 veces en 2015 y en 2016 probablemente supere con creces este número. El activista se despide frente al retén militar que da entrada a la zona ce- rrada donde se sitúa su casa:

“Hoy no puedo invitar a nadie a to- mar café a mi casa. Son tiempos duros y yo creo que la situación aún va a empeorar. Pero sigo pensando en que debo quedarme como una forma de resistencia y de prote- ger mi identidad palestina”, comenta.

y de prote- ger mi identidad palestina”, comenta. 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016 2059
y de prote- ger mi identidad palestina”, comenta. 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016 2059

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

55

55

Natacha Pisarenko /AP photo

Macri. “Política de desmontaje”

Censura “por la vía de los hechos”
Censura
“por la vía de los hechos”

El gobierno de Mauricio Macri dio luz verde a las tele- visoras privadas para retirar a Telesur de sus señales y anunció que ya no se mantendrá como socio de este proyecto de comunicación interestatal que nació bajo los auspicios del régimen de Hugo Chávez. Argumenta que en su programación “no hay pluralidad”, que sus noticias son “unidireccionales” y que Argentina “no tiene ninguna injerencia en los contenidos de la señal ni en su dirección”. En entrevista con Proceso, Patricia Villegas, directora de Telesur, afirma que tal decisión se perfila como “un evidente caso de censura” pues, “por vía de los hechos”, el gobierno argentino “privilegia a unos medios sobre otros”.

JENARO VILLAMIL

L a directora de Telesur, el canal inter- estatal más importante de Améri- ca Latina, Patricia Villegas, mantiene un “optimismo moderado” frente a la posibilidad de que el gobierno ar- gentino de Mauricio Macri revierta la

“decisión anunciada pero no concretada” de

retirarse como socio del 16% de este proyec- to que surgió hace 11 años, a iniciativa del en- tonces mandatario venezolano Hugo Chávez. “Ha habido una gran movilización de un sector de la intelectualidad de Argentina para que no se retire esta señal que llega a 20 millones de ciudadanos de ese país. Si el Es- tado argentino decide mantener su anuncio de finales de marzo, estaremos ante un evi- dente caso de censura”, sentencia Villegas en entrevista telefónica con Proceso. –¿Por qué lo considera un caso de censura? –Porque el gobierno de Macri está ca- yendo una vez más en lo que tanto critica- ba cuando (en la ciudad de Buenos Aires) era de oposición (al de Cristina Fernández): pri- vilegiar a unos medios en contra de otros. Ha autorizado a las televisoras por cable retirar nuestra señal. Tres lo han hecho, incluyendo

a

Cablevisión (del poderoso Grupo Clarín), y

el

pasado viernes lo hizo Telecentro.

“Por la vía de los hechos, hay una censura en varios tiempos: primero en la señal por ca- ble, de donde nos quitaron del paquete bási- co de suscripciones, y después en la señal de televisión digital abierta”, argumenta. –¿Influirá el escándalo de los Papeles de Panamá como una posibilidad de que Macri revierta la decisión de cortar con Telesur? –Macri está muy complicado con los lla- mados Papeles de Panamá. Cada día que pa- san aparecen más vínculos. Esto quiere decir que Macri puede ser un prescindible para la política del gobierno de Estados Unidos. El pasado 27 de marzo, Hernán Lombardi, ministro de Medios Públicos del gobierno de Macri, anunció vía Twitter la decisión de reti- rarse de Telesur. Argumentó que en este ca- nal interestatal “no hay pluralidad”, que las noticias son “unidireccionales” y que Argen- tina “no tiene ninguna injerencia en los con- tenidos de la señal ni en su dirección. Esta determinación va en la línea con lo que he- mos propuesto para los medios públicos en términos de pluralismo y austeridad”, abun- dó Lombardi en entrevista publicada en La Nación, uno de los medios conservadores que han apoyado el gobierno de Macri y que fue- ron un respaldo muy claro en su campaña hacia la presidencia, junto con el grupo mul- timedios Clarín. Macri no ha oficializado el retiro de Ar- gentina, nación que se incorporó a la ini- ciativa de crear Telesur en 2005, cuando era presidente Néstor Kirchner. Su sucesora,

56 56

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

en 2005, cuando era presidente Néstor Kirchner. Su sucesora, 56 56 2059 / 17 DE ABRIL

Mariale Fleitas

INTERNACIONAL /MEDIOS

INTERNACIONAL /MEDIO ORIENTE

Cristina Fernández de Kirchner, mantuvo la participación de 16% de su país en esta iniciativa interestatal en la que participan también Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Uruguay. La salida de Telesur forma parte de una clara política de desmontaje de la heren- cia del kirchnerismo en materia de me- dios públicos y relaciones con los grandes consorcios de comunicación. El macrismo decidió echar abajo la reforma de teleco- municaciones y la Ley de Medios del go- bierno anterior y creó el Ente Nacional de Comunicaciones, descentralizado del Mi- nisterio de Comunicaciones. El reciente escándalo derivado de los Papeles de Panamá ha colocado al gobier- no de Macri, por primera vez desde que asumió el poder en diciembre de 2015, en una situación de debilidad frente al blo- que de medios críticos y de izquierda, y colocó a sus aliados de El Clarín y La Na- ción en una bochornosa situación al tratar de minimizar la información que vincula- ba al mandatario argentino.

Mirar al norte

Villegas admite que el caso de México constituye “uno de los países de mayor dificultad en la distribución de nuestros contenidos por la presencia de estas dos grandes empresas de televisión”, en clara referencia a Televisa y TV Azteca. Desde noviembre de 2013 Telesur co- menzó a transmitir su señal a través de televisión de paga. Hasta ahora, sólo dis- tribuye la señal Totalplay, propiedad de Grupo Salinas, pero ni las cableras de Te- levisa –que domina 62% de ese mercado–, ni Grupo Dish, de MVS, han aceptado in- corporar a esta señal en el paquete básico. Villegas comenta que Telesur tiene un convenio con la red de televisión pública del Estado mexicano para distribuir sus con- tenidos. Recuerda que durante el pasado Mundial de Futbol “tuvimos un programa muy exitoso en el que participó Maradona y muchos mexicanos nos escribieron”. “Nuestra señal es gratuita. Está en Satmex y sabemos que algunas pequeñas cableras bajan nuestra señal. Para eso es- tán”, reitera. Dice que los noticiarios de Telesur han realizado una cobertura puntual del caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa e, incluso, varios padres y fa- miliares de estos muchachos han acepta- do dar sólo entrevistas con Telesur. –¿Ha tenido alguna consecuencia su cobertura de la crisis de Ayotzinapa en la relación con el gobierno mexicano? –Para nosotros estaba muy claro desde el principio que es una historia que había que reseñar. Nosotros nos hemos dedica-

do a eso. Esta cobertura jugó un rol muy importante en la penetración de Telesur, sobre todo a través de su plataforma di- gital. Hemos incorporado también la ver- sión del gobierno mexicano. “Nosotros no somos ni pretendemos ser la otra cara de la moneda, ni de CNN ni de otra televisora. Para mí lo que más me desafía es quedarnos en una historia de blanco y negro. “Surgimos como una cadena de Amé- rica Latina con la intención de contar he- chos globales, desde nuestra propia visión latinoamericana y caribeña. Por ejemplo, en la cobertura del golpe de Estado a Hon- duras, nosotros cubrimos desde el prin- cipio, mientras CNN estaba cubriendo la muerte de Michael Jackson. Este es un ejemplo muy claro de la importancia de tener una cadena que le dé prioridad a te- mas latinoamericanos. “La realidad no es dicotómica para no- sotros. Otro ejemplo: desde el principio no- sotros hablamos de ‘conflicto armado en Colombia’, hace más de 10 años. Eso nos costó que las propias autoridades colom- bianas nos desacreditaran, pero finalmente hasta el propio presidente actual de Colom- bia asume que había un conflicto armado”, abunda Villegas, de origen colombiano. –En el caso mexicano, ¿ustedes consi- deran que existe un veto a Telesur por par- te de la televisión privada y del gobierno? –Yo diría que ha influido un poco la de- cisión de abandonar la parte latinoameri- cana para ver más hacia el norte. Es un poco lo que está pasando con el gobierno de Macri. En el caso mexicano es el no re- conocimiento a la latinoamericanidad de México. –¿Percibe usted eso en las audiencias también? –Las audiencias mexicanas, cuan- do tienen acceso a Telesur, nos siguen. Tenemos un año desde que transmiti- mos desde Washington. Era complicadísi- mo entrar. Ahora, los propios mexicanos nos ven desde ahí porque quieren enterarse de lo que está pasando en su país de origen.

Apuesta por la TV aérea

–¿Cómo está Telesur en términos fi- nancieros, sobre todo, ante la crisis de los precios del petróleo que ha afectado a Venezuela? –Somos una empresa pública que de- pende del presupuesto. Venezuela tiene 51% de las acciones, pero desde 2015 se proyectó todo el presupuesto para 2016. “Ahora estamos desarrollando nuevas unidades de negocios que le puedan ge- nerar recursos extra a Telesur. Estamos comenzando a hacer una oferta de nues- tra plataforma tecnológica y tenemos tres estudios en Caracas, Quito y la Ciudad de México”, abunda. En otros países de Sudamérica, la se- ñal de Telesur también ha avanzado con nuevas fórmulas. Villegas señala que en Chile la distribución no ha sido fácil, pero en Perú tienen convenios de aso- ciación con varios canales y en Colom- bia “hemos hecho una estrategia más efectiva en asociación con televisoras comunitarias”. Telesur se ve en televisión abierta en Cuba y en Argentina tenía 100% de la dis- tribución, pero ahora sólo se ve en 30% de los hogares. –¿Van a apostarle a la televisión por internet? –La apuesta de televisión por internet la tenemos desarrollada en nuestra plata- forma. Es un fenómeno muy importante, pero en nuestra región latinoamericana el televisor sigue siendo un lugar donde la gente se conecta. Sigo soñando con poner la señal de Telesur en toda la televisión abierta en América Latina. –¿No es una contradicción que esto suceda cuando están creciendo las au- diencias digitales? –No. Si a mí me preguntan ¿cambiaría internet por estar en todas las cableras del continente? Diría que sí. Aún es muy im- portante la señal de televisión vía aérea, cable o satelital.

la señal de televisión vía aérea, cable o satelital. Villegas afirma que entre los nuevos proyectos

Villegas afirma que entre los nuevos proyectos que tiene Telesur están los llamados “proyectos birregionales”; es decir, las producciones y co- berturas conjuntas con otras televisoras públicas, como RT en Español (de Rusia) o CCTV de China, con quienes reali- zarán en julio próximo una producción en español.

Villegas. “Optimismo moderado”

producción en español. Villegas. “Optimismo moderado” 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016 2059 / 17

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

57

57

La función cultural del multilingüismo ( Segunda y última parte ) JORGE SÁNCHEZ CORDERO* A

La función cultural del

multilingüismo

(Segunda y última parte)

JORGE SÁNCHEZ CORDERO*

A l margen de la prédica cultural oficialista, el multi-

lingüismo en México enfrenta serios problemas. Con-

forme al Catálogo de Lenguas Indígenas Nacionales,

elaborado en 2008, en el país existen once familias

lingüísticas, que comprenden 68 agrupaciones del

mismo rubro; en ellas se pueden identificar 364 va-

riantes idiomáticas. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) asegu- ra que 6 millones 695 mil 228 personas hablan las principales len- guas indígenas nacionales. Sin embargo, la información relevante es la proporcionada por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas a través de su Índice de Reemplazo Etno- lingüístico, que para 2005 comprendía 62 grupos etnolingüísticos. En este documento se puede identificar la transmisión interge- neracional de los idiomas indígenas (Diego Valadés). Su conclu- sión es inequívoca: existe en el ámbito intergeneracional una persistente sustitución de lenguas indígenas por el español; las primeras se encuentran sujetas a un lento pero inexorable proce- so de extinción. William James Sutherland (Parallel extinction risk and global distribution of languages and species) sostiene que cuando menos de 50 personas hablan una lengua, técnicamente se está al borde de su total desaparición.

La jurisprudencia

En México la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se ha significado por ser un adarve del multilingüismo a través de su interpretación de los artículos primero in fine y segundo constitucionales. El primer amparo redactado en chinanteco al que se le dio curso fue promovido por la indígena Amelia Castillo Galán, y a éste le han seguido muchos más (José Alberto González Galván), como el promovido en lengua otomí por César Cruz Benítez, go- bernador tradicional de la comunidad ñähñu (amparo en revisión 1624/2008). Éste último es de especial relevancia, ya que la Corte ordenó no sólo la reposición del procedimiento, sino que se reali- zara en la lengua originaria del promovente. Recientemente la Primera Sala de la SCJN resolvió la incons- titucionalidad del párrafo primero del artículo 230 de la Ley Fede- ral de Telecomunicaciones y Radiodifusión (amparo en revisión 205/2014) por considerar que ese precepto conculcaba los dere- chos de los indígenas a expresarse en su propia lengua. La re- solución motivó que la Cámara de Diputados acordara modificar dicha disposición legal, próxima a ser aprobada por el Congreso. Conforme a esta tesis, la Corte determinó que la cultura abarca la lengua, pues a través de ésta “las comunidades expresan su humanidad y el sentido que dan a su existencia”, y añadió que

58 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016

existencia”, y añadió que 58 2059 / 17 DE ABRIL DE 2016 las lenguas “configuran una

las lenguas “configuran una visión del mundo que representa su encuentro con las fuerzas externas que afectan sus vidas”. Para la Corte, una de las formas de preservar la multicul- turalidad es fortalecer las lenguas minoritarias en los espacios nacionales. En el criterio jurisprudencial queda de manifiesto que hay una diferencia específica entre la integración y la asimilación. La primera constituye un deber primario del Estado, porque es la que asegura la cohesión social. Conforme a la ejecutoria de la Suprema Corte, existe una clara distinción entre la lengua oficial y las lenguas nacionales. El español, como lengua nacional y oficial, resulta el vehículo con el que normalmente “se emiten las comunicaciones del Estado”, en tanto que las lenguas nacionales, pertenecientes al patrimonio cultural de la nación, remiten a la identidad y a la raíz cultural (Diego Valadés). Con esta diferencia se pretende asegurar la fun- cionalidad del sistema jurídico y político mexicano. Las tesis jurisprudenciales de la Suprema Corte, especial- mente las de la Primera Sala, han sido capitales en la delimita- ción del multilingüismo. Para asegurar a los pueblos y comuni- dades indígenas el pleno acceso a la jurisdicción se exige que sean consideradas sus costumbres y especificidades culturales una vez que se haya reconocido su calidad de indígenas. Es con la aplicación de su sistema normativo como se puede asegurar el pleno ejercicio de sus derechos y la expresión de su identidad individual y colectiva, y de esa manera superar paulatinamente la desigualdad de acceso a las oportunidades (amparo directo en revisión 1624/2008). La tendencia de las tesis jurisprudenciales no deja lugar a dudas: es indígena y sujeto de los derechos motivo de la reforma constitucional aquella persona que se autoadscriba y autorreco- nozca como indígena, que asuma como propios los rasgos socia- les y las pautas culturales que caracterizan a los miembros de los pueblos indígenas (tesis 1a. CCXII/2009). Resulta igualmente claro que el criterio diferenciador de la calidad de indígena no es atribuible al monolingüismo; por el solo hecho de ser bilingües, los indígenas no pierden su condición como tales (amparo directo en revisión 1624/2008). Por lo contra- rio, el indígena multilingüe es aquel que conserva su lengua ma- terna pero a quien le asiste el privilegio de optar por un recurso lingüístico imprescindible para acceder a una comunidad política más amplia, como es la hispanoparlante. La máxima intérprete de la Constitución ha determinado que cuando este ordenamiento se refiere a la conciencia de la identidad indígena, su evaluación no queda al arbitrio del juzga- dor, quien está obligado a favorecer la eficacia de los derechos que involucren a grupos estructuralmente en desventaja (amparo en revisión 1624/2008).

la eficacia de los derechos que involucren a grupos estructuralmente en desventaja (amparo en revisión 1624/2008).
ENSAYO El debate sobre el dominio del español en la jurisdicción es enormemente sensible, toda

ENSAYO

El debate sobre el dominio del español en la jurisdicción es enormemente sensible, toda vez que el indígena mexicano se ve confrontado a un sistema de legalidad que le es totalmente extra- ño, y más lo es la comprensión de un lenguaje jurídico que con frecuencia, incluso para los versados, resulta críptico. Así, se debe partir de la premisa de que la ponderación de

las costumbres y especificidades étnicas en los juicios y procedi- mientos en los que sean parte las comunidades indígenas no es un derecho de contenido lingüístico. Los indígenas tienen el derecho a ser asistidos por intérpretes

y defensores que conozcan su lengua y cultura (tesis 1a. CCIX/2009).

Conforme al criterio de la Corte, hay una diferencia específica entre el intérprete y el defensor. La presencia del segundo es irrenuncia-

ble; la del primero es bien acogida. El énfasis está en la satisfacción de un requisito meramente formal, ya que no resulta una condi- ción de legalidad del proceso el hecho de que el defensor conozca la lengua y la cultura del indígena. El énfasis no debe, sin embargo, estar en la formalidad. La presencia del intérprete cuando el defensor desconozca la lengua

y cultura del indígena ha de considerarse obligatoria. El precepto

constitucional va más allá del cumplimiento de un mero requisito de legalidad: una adecuada defensa, en sintonía con la plena com- prensión de la lengua y cultura indígenas, debe ser determinante en la jurisdicción de las personas históricamente vulnerables. Las comunidades indígenas no son las únicas que se ven perturbadas por la imposición de un sistema de legalidad exclu- yente. Las reformas constitucionales son extensivas a todas las comunidades culturales nacionales. Los menonitas en el norte del país, que hablan el bajo alemán, y los mormones, que usan el inglés del siglo XIX evidencian el carácter heterogéneo de la sociedad mexicana (amparo directo 372/2008 en materia penal).

Lengua y derechos humanos

Conviene analizar aquí cómo se delimita la extensión de los diver- sos instrumentos internacionales mediante la interpretación que de ellos se ha hecho. La Declaración Universal de los Derechos del Hombre de 1948 considera que la lengua es un elemento trascen-

dente de la libertad de expresión; criterio que ha sido corroborado por múltiples precedentes, según los cuales el derecho a la lengua es uno de los constituyentes básicos de la libertad de expresión. En la literatura especializada, inicialmente se había asociado la lengua a la libertad de expresión y se le había constreñido al debate político y social, indispensable para la funcionalidad de una democracia. No obstante, esta noción ha tenido profundas mutaciones y ahora abarca también el derecho de los individuos

a comunicarse entre ellos a fin de transmitir y recibir información