Está en la página 1de 15

CONCEPTOS TEÓRICOS SOBRE JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL

Es el conjunto de órganos estatales que cumplen la función de administrar justicia


vinculado con los derechos constitucionales, resolviendo conflictos relacionados o
vinculados con la jerarquía de normas establecidas en el Ordenamiento Jurídico.

JURISDICCIÓN:

Es una categoría jurídica procesal, la palabra jurisdicción deriva de las dos voces
latinas: JURIS: derecho; y DICERE: aplicar o declarar.
Etimológicamente la palabra Jurisdicción es la de aplicar o declarar el derecho en
caso concreto.
En concordancia con esta definición se llama potestad jurisdiccional a la facultad
de administrar justicia. Facultad que según el artículo 138º de nuestra Constitución
“Emana del pueblo” y se ejerce por el poder judicial a través de sus órganos, con
arreglo a la Constitución y a las leyes.
Es la potestad que tiene los jueces para administrar justicia. "Es el poder que
corresponde al estado para resolver los conflictos que se susciten entre los
particulares. Mediante la actuación de la ley.
Jurisdicción es la actividad del estado, actividad conferida a ciertos órganos para
administrar justicia en los casos litigiosos.

COMPETENCIA:

Categoría jurídica procesal, etimológicamente competencia deriva del


vocablo:"COMPETERE" que significa lo que toca y corresponde. En este caso se
podrá decir que competencia es la facultad que tiene todo juez para conocer un
litigio.
Esta facultad está limitada por la clase por el grado y por el lugar de la jurisdicción
Derecho que tiene todo juez para conocer determinado asunto. Todo juez tiene el
poder de administrar justicia (jurisdicción), pero no puede hacerlo sobre cualquier
asunto, sino solo sobre los que son de su competencia.

EL SISTEMA DUAL DE LOS PROCESOS CONSTITUCIONALES EN EL PERU

I. ANTECEDENTES:

Entendiéndose claramente en la actualidad que el objeto de Derecho Procesal


Constitucional es el estudio de los procesos constitucionales y que éstos se
dividen en dos grupos principales:

a) la libertad (buscan tutelar a la persona respecto de terceros)

b) orgánicos (se orientan a tutelar el poder entre las entidades públicas), se


conviene de manera pacífica que históricamente hay dos modelos de justicia
constitucional a saber el modelo americano y el modelo europeo.
II. ASPECTOS BASICOS DE LOS MODELOS HISTORICOS DE JUSTICIA
CONSTITUCIONAL

Son cuatro las variables que diferencian los modelos históricos (americano y
europeo):

1. LA FORMA DE APLICACIÓN: en el modelo americano se aplica el “control


difuso”, por parte de los jueces y de manera general, mientras que en el modelo
europeo se tiene un “control concentrado”, de uso exclusivo de un órgano
independiente.

2. AUTONOMIA DEL PROCESO: en el modelo americano se configura un


“ingreso incidental” porque el pronunciamiento de aplicación jurisdiccional se
origina al interior de un proceso en el que originalmente no se discute la
constitucionalidad, mientras que el modelo europeo se tiene un “ingreso principal”,
a partir de un proceso cuyo objeto específico es el control de la constitucionalidad.

3. ALCANCES DE LA DECISION: en el modelo americano se tiene “alcance


especial” porque la decisión alcanza de manera específica a las partes procesales,
en tanto que para el modelo europeo se genera “alcance general”, para toda la
colectividad.

4. EFECTOS DE LA SENTENCIA: en el modelo americano se tienen “efectos


declarativos”, que se retrotraen al momento de la causa que originó el incidente
(de tipo ex tunc), mientras que en el modelo europeo se configuran “efectos
constitutivos”, es decir, hacia adelante (de tipo ex nunc).

III. EL MODELO MIXTO Y EL MODELO DUAL ADOPTADO POR EL PERU

Estos modelos históricos, en la versión mencionada, han dejado de ser


químicamente puros y han generado que se configure en el tiempo un “modelo
mixto”, en base a la mixtura de algunas variables propias de uno y otro sistema,
por lo que en nuestra actualidad cada país adopta un sistema propio que dista
mucho de ser el típico o histórico, generándose incluso diversas modalidades de
modelos mixtos.
A nivel sudamericano citamos dos muestras claras: el caso argentino, en el cual se
tiene que el Poder Judicial controla la constitucionalidad de las normas a través de
procesos autónomos, con efectos generales. Por su parte, en Colombia, la Corte
Constitucional pertenece a la Rama Judicial (equivalente a nuestro Poder Judicial),
en virtud de la Constitución Política de 1991, sin embargo, eso no resta su
autonomía.

Para el caso peruano el legislador ha previsto un “SISTEMA DUAL”, en el que no


hay un solo organismo y son dos entes los que imparten justicia constitucional,
“repartiéndose” la dirección de los procesos constitucionales y sin que uno (Poder
Judicial) entre en las competencias del otro (Tribunal Constitucional). De ello se
tiene que existen en nuestra legislación dos tipos de procesos constitucionales:
a) EXCLUSIVOS: Son los procesos en los que el conocimiento, trámite y
resolución son de exclusividad de un solo órgano (Poder Judicial o Tribunal
Constitucional). Ejemplo: los procesos de inconstitucionalidad y competencial
(para el Tribunal Constitucional) y la acción popular (para el Poder Judicial).

b) COMPARTIDOS: En los que el conocimiento, trámite y resolución son de


secuencia compartida entre el Poder Judicial y el Tribunal Constitucional. Ejemplo;
el habeas corpus, amparo, habeas data y proceso de cumplimiento, inician y
culminan en el Poder Judicial, aunque cabe la posibilidad que vía recurso de
agravio constitucional sean conocidos y culminados en sede del Tribunal
Constitucional.
IV. CONCLUSIONES

1. La justicia constitucional y en especial el Derecho Procesal Constitucional


vienen desarrollándose y recreando sus bases, aunque tomando siempre como
premisa que la finalidad básica es el respeto y vigencia de los derechos
fundamentales a través de los procesos constitucionales.

2. Si bien de manera histórica se tienen los modelos americano y europeo, en la


actualidad ningún país los asume en su legislación en su versión químicamente
pura u originaria, de ahí que cada país adopta el sistema que considere más
adecuado. Por lo mismo, no es factible la simple “importación” de modelos en
base a que en el país de origen resultan adecuados.

3. En el caso peruano, el sistema dual se inicia realmente con la Constitución


Política de 1993, por la creación del Tribunal Constitucional, toda vez que su
antecesor el Tribunal de Garantías Constitucionales no recibió de parte de la
Constitución Política de 1979 verdaderas atribuciones de control constitucional.

4. Si bien podamos, como usualmente ocurre, discrepar con resoluciones emitidas


por el Poder Judicial o Tribunal Constitucional en procesos constitucionales, eso
no amerita en sí mismo que se califique como deficiente al sistema dual, pues en
realidad, conforme pasa con los seres humanos, las entidades se van
perfeccionado y aprendiendo de sus propios errores y aciertos.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL

La “Jurisdicción Constitucional” tiene sus antecedentes en la experiencia inglesa


en el siglo XIII al XIX y en la experiencia francesa y norteamericana del siglo XVIII
al XX.
En el período de la Revolución Francesa apareció la concepción teórica del Jurado
Magistrado Constitucional, con el aporte de Emmanuel Sieyes en una de sus
concepciones denominadas “OPINIONES”, La cual presento en la Convención
(Parlamento de la Revolución Francesa).En dicha concepción propuso la selección
de un grupo de representantes encargados de vigilar que los actos del Órgano
legislativo se ajuste a la Constitución. La cual donde además señalo que para
resguardar una constitución rígida, se requería necesariamente de un jurado de
ciento ochenta miembros, a efectos de denunciar los actos y leyes que le fuesen
contrarios.
Debería de renovarse anualmente por tercios, en la misma que el cuerpo
legislativo, Encargado del propio Jurado Constitucional, mediante escrutinio
secreto.
La propuesta de Sieyés, fue rechazada en la elaboración de la Constitución de
1795, Dando lugar a la aceptación de la propuesta en la Constitución de 1799.
Finalmente, en 1803, la Suprema Corte de los Estados Unidos a través de la
Resolución del célebre caso Marbury Vs. Madison, delineó en definitiva la doctrina
de la Supremacía de la Constitución. Al término Jurisdicción Constitucional que
comúnmente se le conocía como: “Control de Normas o Supremacía
Constitucional, cualquiera sea la naturaleza de la norma. Posteriormente con los
trabajos publicados en el año de 1928 de Kelsen, Eisenmann y Mirkine-
Guetzevitch (publicistas notables que aportaron notables trabajos a la Jurisdicción
Constitucional de 1993), quienes establecían semejanzas y a la vez diferencia
entre los términos: “Justicia Constitucional y Jurisdicción Constitucional”
La utilización de “Justicia” así como de “Jurisdicción Constitucional”, fue hecha por
Kelsen en sentido habitual procesal. Para tal efecto Kelsen, dentro del contexto
europeo y austríaco (soberanía del parlamento, separación de poderes, estado
Federal), creyó que lo más conveniente era crear un órgano especializado que
esté sobre la base del Tribunal del imperio, llamado Tribunal Constitucional
austríaco (1919), plasmado en 1920. Para ese entonces “La Jurisdicción
Constitucional era simplemente la capacidad del Estado para resolver litigios
presentados por terceros, que afectaban el Ordenamiento Constitucional Vigente”
Posteriormente fue considerado, por cuanto es considerado un órgano especial
con capacidad para pronunciarse sobre los casos litigiosos sometidos a la
constitución,
fue llamado “Jurisdicción Constitucional” sin mayores matizaciones novarse
anualmente por tercios, en la misma que el cuerpo legislativo,
encargado del propio Jurado Constitucional, mediante escrutinio secreto.
La propuesta de Sieyés, fue rechazada en la elaboración de la Constitución de
1795, dando lugar a la aceptación de la propuesta en la Constitución de 1799.
Finalmente, en 1803, la Suprema Corte de los Estados Unidos a través de la
Resolución del célebre caso Marbury Vs. Madison, delineó en definitiva la doctrina
de la Supremacía de la Constitución.
Al término Jurisdicción Constitucional que comúnmente se le conocía como:
“Control de Normas o Supremacía Constitucional, cualquiera sea la naturaleza de
la norma. Posteriormente con los trabajos publicados en el año de 1928 de
Kelsen, Eisenmann y Mirkine-Guetzevitch (publicistas notables que aportaron
notables trabajos a la Jurisdicción Constitucional de 1993), quienes establecían
semejanzas y a la vez diferencia entre los términos: “Justicia Constitucional y
Jurisdicción Constitucional”
La utilización de “Justicia” así como de “Jurisdicción Constitucional”, fue hecha por
Kelsen en sentido habitual procesal. Para tal efecto Kelsen, dentro del contexto
europeo y austríaco (soberanía del parlamento, separación de poderes, estado
federal), creyó que lo más conveniente era crear un órgano especializado que esté
sobre la base del Tribunal del imperio, llamado Tribunal Constitucional austríaco
(1919), plasmado en 1920. Para ese entonces “La Jurisdicción Constitucional era
simplemente la capacidad del Estado para resolver litigios presentados por
terceros, que afectaban el Ordenamiento Constitucional Vigente”Posteriormente
fue considerado, por cuanto es considerado un órgano especial con
capacidad para pronunciarse sobre los casos litigiosos sometidos a la constitución,
fue llamado “Jurisdicción Constitucional” sin mayores matizaciones.

JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL O JUSTICIA CONSTITUCIONAL


Este es un problema a nivel teórico, es que se habla de "jurisdicción
constitucional" o "justicia constitucional", sobre todo en el famoso texto de Kelsen,
en donde ambas
palabras aparecen utilizadas indistintamente e indefinidas. La preocupación de
Kelsen, en ese momento, era de justificar el por qué debería haber un control de
Constitucionalidad, y porque ese control no lo podía hacer el parlamento, pero
como
tampoco lo podía hacer los jueces, entonces se trató de justificar la existencia de
un Órgano AD HOC, porque fue el tribunal constitucional. En suma así como
existiese
una jurisdicción constitucional o justicia constitucional, en estos términos era lo
mismo
decir Jurisdicción Constitucional con Justicia Constitucional.
Para FIX ZAMUDIO, dice que existe una diferencia entre "jurisdicción
constitucional “y "justicia constitucional". Esta última lo fundamenta en un (orden
filosófico), en el sentido que persigue las consecuencias de valores que estén
encima del Ordenamiento jurídico positivo y en (un orden jurídico), en el cual
justicia Constitucional es el conjunto de procedimientos de carácter procesal.
Mientras que
Jurisdicción constitucional, es más reducida, pues solo existe en rigor cuando hay
Órganos especializados para su aplicación.
GARCÍA BELAUNDE, dice que lo correcto es jurisdicción constitucional porque es
Fundamentalmente la capacidad de los órganos del Estado (no importa cuáles)
para
pronunciarse sobre temas constitucionales y que sus decisiones sean de carácter
vinculante.
LA JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL EN EL PERÚ
La Constitución de 1993 ha mantenido las características fundamentales del
sistema de Jurisdicción Constitucional diseñado por la Carta Política de 1979.
Gran parte de la doctrina se ha encargado definir este sistema como uno de
naturaleza mixta o dual,se advierte en su estructura la coexistencia de un Tribunal
Constitucional con potestades de declarar en abstracto la inconstitucionalidad de
las normas jurídicas al tiempo que se le otorga al Poder Judicial la potestad de
inaplicar las leyes cuando contravienen el ordenamiento constitucional.
LA JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL
Mauro Cappeletti se basa en una concepción tripartita que abarca los siguientes
puntos:

JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL DE LA LIBERTAD:


Conjunto de instrumentos procesales llamadas garantías. La Constitución vigente
establece 3 instrumentos protectores de los derechos fundamentales:
-Acción de Hábeas Corpus
-Acción de Hábeas Data
-Acción de Amparo
JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL ORGÁNICA:
Constituida fundamentalmente por:
1) Control de constitucionalidad de las leyes y de todo el ordenamiento jurídico
2) Resolución de conflictos de competencia entre los órganos del Estado
3) Juzgamiento de los altos funcionarios del Estado.
Formando parte de la jurisdicción constitucional orgánica:
-Acción de Inconstitucionalidad
-Excepción de Inconstitucionalidad
-Acción Popular
-Acción de Cumplimiento
-Conflictos de competencia o atribuciones
-Juicios Políticos
JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL COMUNITARIA:
También llamada Jurisdicción Supranacional, en ella se encuentran contenidos los
diversos instrumentos
Los diversos instrumentos procesales de carácter internacional de los que pueden
valerse la personas de un determinado Estado a fin de hacer valer sus derechos
fundamentales en la esfera internacional ante tribunales con
competencia regional si es que, agotada la vía interna el afectado considera
que sus derechos fundamentales quebrantados no han obtenido reparo en la
esfera nacional.
CAPÍTULO II
CONCEPTOS TEÓRICOS SOBRE JURISDICCIÓN
CONSTITUCIONAL
Es el conjunto de órganos estaduales que cumplen la función de administrar
administrar justicia vinculado con los derechos constitucionales, resolviendo
conflictos relacionados o vinculados con la jerarquía de normas establecidas
en el Ordenamiento Jurídico.
JURISDICCIÓN:
Es una categoría jurídica procesal, la palabra jurisdicción deriva de las
dos voces latinas JURIS: derecho; y DICERE: aplicar o declarar.
Etimológicamente la palabra Jurisdicción es la de aplicar o declarar el derecho
en caso concreto.

[2] Teoría del Estado y Derecho Constitucional. Víctor García Toma. Pag. 629.
Edición2014

En concordancia con esta definición se llama potestad jurisdiccional al a


facultad de administrar justicia. Facultad que según el artículo 138º de
nuestra constitución "emana del pueblo y se ejerce por el poder judicial a través
de sus órganos jerárquicos, con arreglo a la Constitución y a las leyes. [3]
La jurisdicción consiste en que el estado sustituye por medio de sus órganos
jurisdiccionales la actividad de los titulares de los intereses
en conflicto eliminándole autotutela pero, al mismo tiempo, otorgando al
justiciable el derecho de acudir a ella, mediante la acción.
Es la potestad que tiene los jueces para administrar justicia. "Es el poder que
corresponde al estado para resolver los conflictos que se susciten entre los
particulares mediante la actuación de la ley.
[4]
Jurisdicción es la actividad del estado, actividad conferida a ciertos órganos
para administrar justicia en los casos litigiosos.
 COMPETENCIA:
Categoría jurídica procesal, etimológicamente competencia deriva del vocablo
"COMPETERE" que significa lo que toca y corresponde. En este caso se podrá
decir que competencia es la facultad que tiene todo juez para conocer un litigio.
Esta facultad está limitada por la clase por el grado y por el lugar de la
jurisdicción.
Derecho que tiene todo juez para conocer determinado asunto. Todo juez tiene
el poder de administra justicia (jurisdicción), pero no puede hacerlo sobre
cualquier asunto, sino solo sobre los que son de su competencia.

[3] Constitución Política del Perú de 1993.De la Estructura del Estado - Título IV-
Cap. VIII.Art- 138.
[4] Mario Alzamora Valdez, Derecho Procesal Civil (Teoría General del Proceso)
Págs.77 y 86
11
JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL
Tiene como premisa, la supremacía de la Constitución sobre cualquier otra norma
del
sistema jurídico y la necesidad de someter el ejercicio del poder estatal a la
racionalidad del derecho, se ocupa de garantizar el pleno respeto de los principios,
valores y normas establecidas en el contexto. Su existencia ratifica la fuerza
normativa de la Constitución.
[5]
La jurisdicción constitucional es aquella parte de nuestra disciplina que, teniendo
como presupuestos la supremacía jerárquica de la Constitución sobre cualquier
otra
norma del sistema jurídico y la necesidad de someter el ejercicio de la fuerza
estatal a
la racionalidad del derecho, se ocupa de garantizar el pleno respeto de
los principios, valores y normas establecidas en el texto fundamental.
Dentro de la jurisdicción constitucional es donde se ejerce la actividad
del control constitucional. Por ende, viabiliza la utilización del conjunto de procesos
que permiten asegurar la plena vigencia y respeto del orden constitucional, al cual
se
encuentra sometido toda la normatividad que emane de los poderes Constituidos y
la conducta funcional de sus apoderados políticos.
FUNCIONES:
 Se encarga de cuidar y resguardar la constitucionalidad.
 Interpretar y controlar que la Constitución realmente exista como norma jurídica
suprema.
 Garantizar y asegure su vigencia y el respeto del orden constitucional
[5] Víctor García Toma. Teoría del Estado y Derecho Constitucional. Pag. 630.
Edic. 2014
12
LOS ALCANCES DE LA JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL
La Jurisdicción Constitucional se manifiesta plenamente en el seno de un Estado
constitucional de Derecho ya que dicho Estado se encarga de verificar ,la
consagración de la seguridad jurídica, con relación de gobernantes y
gobernados ,asimismo asegurar
Estado Constitucional de Derecho, ya que dicho Estado se encarga de
verificar la consagración de la seguridad jurídica, con relación de gobernantes
y gobernados, eliminar cualquier tipo de arbitrariedades en el ejercicio del
funcionamiento del Estado y asimismo asegurar que dicho Estado se someta a las
leyes establecidas en la constitución y el Ordenamiento Jurídico del mismo; y
exclusivamente velar por los derechos de la personas.
“La Jurisdicción Constitucional defiende y preserva la constitucionalidad,
entendida esta como el vínculo de armonía y concordancia plena entre la
Constitución y las demás normas que conforman el Sistema Jurídico que
esta diseña” [6]
[6] Ernesto Blume Fortini. El Control de la Constitucionalidad. Lima: 1996
L
13
“La Constitucionalidad como expresión jurídica, política y social es la
expresión de la supremacía de la Constitución”

La jurisdicción constitucional solo cobra sentido plenario en el seno del Estado de


Derecho, ya que este último tiene como objetivos verificar la consagración de
la seguridad jurídica en la relación entre gobernantes y gobernados; el eliminar
cualquier rastro de arbitrariedad en el funcionamiento del Estado; el asegurar el
sometimiento de este al derecho; y el velar por la afirmación de los derechos de
la persona. La jurisdicción constitucional defiende y preserva la constitucionalidad,
entendida esta como el vínculo de armonía y concordancia plena entre la
Constitución
y las demás normas que conforman el sistema jurídico que esta diseña. Al
respecto, Víctor Ortecho Villena señala que "la constitucionalidad como expresión
jurídica, política y social es la expresión de la supremacía de la Constitución".
En ese aspecto, la jurisdicción constitucional supone la imagen de un "guardián de
la
constitucionalidad". El control que se ofrece dentro de la jurisdicción constitucional
implica asegurar la regularidad del ordenamiento jurídico, así como la tarea
paulatina
de su integración mediante la interpretación dinámica de la Constitución; en este
último rubro expresa la actividad de intérprete sumo de la constitucionalidad.
Entre los fundamentos sobre los cuales se erige la noción de jurisdicción
constitucional, tenemos los cuatro siguientes:
a) La Constitución es un corpus normativo que enuncia normas, principios y
valores que la elevan a la condición de centro del ordenamiento jurídicopolítico-
social
de una colectividad y por donde transitan todos los aspectos
centrales del derecho nacional. En ese contexto, como afirma Luís Carlos
Sáchica, las normas constitucionales no derivan ni son consecuencia
del Desarrollo de otros preceptos superiores que pudieran orientar y/o
Condicionar su aplicación, sino que se trata de un conjunto de "normas de
normas".
[7]
James Bryce. Constituciones Rígidas y Flexibles. Madrid-1952
14
La existencia de las normas constitucionales tiene una relación inmediata y
directa con los hechos políticos, históricos y culturales determinantes de su
tendencia, contenido y finalidades de su modo de ser preceptivo, hechos que
son condicionantes a su vez de todo el orden normativo nacional. Walter F.
Carnota señala que la Constitución es el referente de vida de todas las demás
normas positivas; por ende "no es un mero catálogo de ilusiones en donde se
apilan y amontonan las aspiraciones sociales, sino que es fuente de legalidad;
cuyos preceptos obligan de manera imperativa". Al colocarse a la Constitución
en la cúspide o cima del ordenamiento jurídico se requiere y exige que las
demás normas del sistema le deban fidelidad y acatamiento; de allí que estas
últimas tengan que ser redactadas y aprobadas de manera consistente,
congruente y compatible con sus sentidos y alcances axiológicos, teleológicos,
basilares y preceptivos.
b) La Constitución tiene efectos vinculantes erga omnes, ya que es de
acatamiento obligatorio tanto por los gobernantes como por los gobernados.
c) La Constitución contiene –a través de los principios, valores y normas que
declara un proyecto de vida comunitaria que se debe asegurar en su
proclamación y goce, teniendo los derechos fundamentales de la persona, en
ese contexto, particular importancia.
d) La relación entre gobernantes y gobernados y todo el funcionamiento de
la organización estatal se rige por la Constitución. Esto es, la sociedad política
"vive" bajo una Constitución; empero no debe olvidarse que la Constitución es
aquello que sus intérpretes oficiales dicen que es. Alrededor de la jurisdicción
constitucional se entrelazan los sistemas o modelos encargados de la tarea de
la salvaguarda de la constitucionalidad, y los procesos a través de los cuales se
vela por la vigencia plena de los derechos fundamentales de la persona.
La existencia de la jurisdicción constitucional se justifica en razón de la
necesidad de revisar la inquietante y creciente "voracidad" legislativa de los
órganos estatales; por la fundamentales como valladar frente al abuso y la
arbitrariedad estatal. NUEVA JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL: EL TRIBUNAL
CONSTITUCIONAL (Constitución de 1993) El Título V del texto de 1993,
denominado al igual que la Carta de 1979 "De las Garantías Constitucionales",
diseña el modelo de Jurisdicción Constitucional vigente. Además, el artículo 138
regula el sistema difuso en el capítulo sobre "Poder Judicial". Este modelo,
mantiene las mismas garantías previstas por la Carta de 1979 -hábeas corpus,
amparo, acción de inconstitucionalidad, acción popular-, aunque con algunas
modificaciones. Incluye, además, tres nuevos instrumentos procesales: el hábeas
data, la acción de cumplimiento y los conflictos de competencia o atribuciones.
Asimismo, luego de iniciales anuncios de desaparición, mantiene un Tribunal
Constitucional. 1.- EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL La Constitución Política de
1993, consagra al Tribunal Constitucional como "el órgano de control de la
Constitución", ello quiere decir que es el Tribunal Constitucional al que se le
encomendó la especial función de resguardar la supremacía de la Constitución
frente a otras normas estatales, interpretando las normas infraconstitucionales
bajo el parámetro de la Constitución. Tiene, también, la función de velar por la
protección de los derechos fundamentales de todos los ciudadanos frente a
cualquier acción u omisión ya sea por parte de los órganos del Estado o de
cualquier persona que pretenda afectar sus derechos.  Competencias del Tribunal
Constitucional a) Resolver la acción de inconstitucionalidad contra las normas con
rango de ley (leyes, decretos legislativos, decretos de urgencia, tratados,
reglamentos 16 del Congreso, normas regionales de carácter general y
ordenanzas municipales) que vulneren la Constitución, b) Conocer en última y
definitiva instancia las resoluciones denegatorias de las acciones de hábeas
corpus, amparo, hábeas data y acción de cumplimiento, c) Resolver los conflictos
de competencia que se susciten a propósito de las atribuciones asignadas
directamente por la Constitución o las leyes orgánicas que delimiten los ámbitos
propios de los poderes del Estado, los órganos constitucionales, los gobiernos
regionales o municipales. 2.- Las Garantías Constitucionales Las garantías
constitucionales – o procesos constitucionales como lo denomina el Código
Procesal Constitucional – están regulados en el artículo 200º de la Constitución.
Son mecanismos de defensa que tiene toda persona ante la vulneración de sus
derechos fundamentales o también pueden ser planteados para ejercer un control
normativo de normas infraconstitucionales. 3.- Los procesos constitucionales a) El
Proceso de Habeas Corpus: Establecido en el artículo 200º, inciso 1) de la
Constitución, y en título II del Código Procesal Constitucional, procede ante la
acción u omisión, por parte de cualquier autoridad, funcionario o persona, que
vulnera o amenaza la libertad individual o los derechos constitucionales conexos
como son: el derecho a no ser objeto de desaparición forzada, a no ser sometido a
tortura o tratos inhumanos o humillantes, etc. b) El Proceso de Amparo:
Establecido en el artículo 200º, inciso 2) de la Constitución, así como en el Título
III del Código Procesal Constitucional, procede contra la acción u omisión, por
parte de cualquier autoridad, funcionario o persona, que vulnera o 17 amenaza los
demás derechos reconocidos por la Constitución y que no son materia de
protección de las demás garantías constitucionales. Entre los derechos que
protege tenemos: el derecho de igualdad, a la libre contratación, de reunión, de
trabajo, de sindicación, de propiedad, de nacionalidad, de seguridad social, de
libertad de cátedra, a la salud, etc. c) El Proceso de Habeas Data: Establecido en
el artículo 200º, inciso 3) de la Constitución y en el Título IV del Código Procesal
Constitucional, procede ante la acción u omisión, por parte de cualquier autoridad,
funcionario o persona, que vulnera los incisos 5º y 6º del artículo 2° de la
Constitución. El primero tutela el derecho de toda persona a solicitar, sin expresión
de causa, la información que requiera y a recibirla de cualquier entidad pública
siempre que no afecten la intimidad personal de otra persona o que no esté
expresamente excluido por ley o por razones de seguridad nacional. El segundo
protege el derecho de toda persona a la autodeterminación de su información si es
que con su difusión se atenta contra su intimidad personal y familiar. d) El Proceso
de Cumplimiento Establecido en el artículo 200º, inciso 6) de la Constitución y en
el Título V del Código Procesal Constitucional, procede contra cualquier autoridad
o funcionario renuente a acatar una norma legal o un acto administrativo, por lo
que el objeto de este proceso es que: 1) se dé cumplimiento, en cada caso
concreto, a una norma legal, o ejecute un acto administrativo firme. 2) se
pronuncie expresamente cuando las normas legales le ordenan emitir una
resolución o dictar un reglamento. Para que el cumplimiento de la norma legal, la
ejecución del acto administrativo y la orden de emisión de una resolución sean
exigibles a través del proceso de cumplimiento. 18 g). El Proceso de Acción
Popular: Establecido en el artículo 200º, inciso 5) de la Constitución y en el Título
VII del Código Procesal Constitucional, procede por infracción de la Constitución y
de la ley, contra los reglamentos, normas administrativas y resoluciones y decretos
de carácter general, cualquiera sea la autoridad de la que emanen. Con este
proceso se busca la adecuación de las normas infralegales a las que tienen rango
de ley. Se tiene que hacer la precisión de que este tipo de proceso no es
competencia del Tribunal Constitucional, por lo que todo el proceso se lleva acabo
exclusivamente en el Poder Judicial. h). El Proceso Competencial Se encuentra
establecido en el artículo 202º, inciso 3) de la Constitución y en el Título IX del
Código Procesal Constitucional. Lo que se busca en este tipo de procesos es que
el Tribunal Constitucional dirima sobre las competencias o atribuciones asignadas
directamente por la Constitución o por las leyes Orgánicas a distintos órganos
estatales. 19 CAPÍTULO IV DE LOS ELEMENTOS JURÍDICOS, NATURALEZA
JURÍDICA Y OBJETIVOS DE LA JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL lementos
jurídicos esenciales para el establecimiento de la jurisdicción constitucional son: a)
La existencia de una Constitución morfológicamente rígida: Porque solo pueden
ser modificadas mediante un proceso de reforma, de tal manera que así queda
garantizada la Supremacía de la Constitución. b) La existencia de un órgano de
control de la Constitucionalidad, con competencias resolutivas: De tal manera que
les permita separar, anular, o E 20 inaplicar la normatividad infraconstitucional
contraria a los principios, valores y normas de la Constitución. c) La existencia de
un conjunto de procesos y procedimientos que permitan orientar las demandas o
solicitudes de defensas de control de la constitucionalidad: Las decisiones que se
adopten deben responder al conjunto de rubros vinculados con el quehacer
jurídico.

NATURALEZA DE LA JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL


Consta de dos elementos, Jurídico y Político:
Elemento Jurídico.- En la medida que resuelve conflictos y controversias
respecto a las conductas institucionales o personales, sujetos a un orden coactivo,
mediante un proceso.
Elemento Político.- Asegura de alguna manera los límites del ejercicio del poder,
para así garantizar los valores y principios constitucionales relativos al Estado y al
Gobierno.
LOS OBJETIVOS DE LAJURISDICCION CONSTITUCIONAL
a) Principio de Soberanía Constitucional: Frente al mandato constitucional no
cabe oposición, resistencia u obstáculo que impida su cumplimiento.
b) Las Realizaciones del ejercicio del Poder: Con ello se busca la sujeción del
ejercicio del poder público al control del derecho.
c) La Vigencia Plena de los Derechos Fundamentales: Se busca asegurar el
respeto y protección de los derechos básicos dela persona humana.
d) La Afirmación de la acción interpretativa e Integradora de la Constitución:
Se busca afirmar los valores y principios contenidos en el corpus Constitucional, y
así asegurar su correspondencia con la realidad.
CAPÍTULO V DE LAS FUNCIONES DE LA JURISDICCION CONSTITUCIONAL Y
EL CASO MARBURY Vs MADISON a Jurisdicción Constitucional cumplen las
siguientes funciones: [9] a) Función de Valoración.- Mediante esta función la
Jurisdicción Constitucional examina, estima y aprecia la relación de concordancia
o discordancia entre lo preceptuado en una ley o norma con rango de ley en
relación a los principios, valores y normas supraordinantes se encuentran
consignadas en la Constitución. b) Función de Pacificación.- Luego de efectuada
la valoración determina la expulsión u otorga la certificación de concordancia de la
norma que generaba incertidumbre en cuanto a la validez constitucional. [9] Víctor
García Toma-Teoría del Estado y Derecho Constitucional-pag 647-Marzo 2014 L
23 c) Función de Ordenación.- Luego de una interpretación sobre los principios,
valores y normas constitucionales, determina la sujeción del Estado y de los
particulares relacionados con dichas decisiones. d) Función de Estabilización.-
Garantiza que no se produzca una discrepancia entre la norma constitucional y la
realidad. Todo esto se da a través de sentencias interpretativas. e) Función de
Colaboración.- Por medio de esta acción, la jurisdicción sugiere o propone la
adopción de prácticas funcionales o decisiones normativas para así optimizar el
pleno funcionamiento del Sistema Constitucional. EL CASO MARBURY Vs
MADISON Marbury Vs Madison es el caso más famoso del Constitucionalismo
Moderno. Todos los manuales de derecho Constitucional de los Estados Unidos
comienzan con su exposición para explicar el significado del Constitucionalismo es
ese país, Además con este caso se da el lugar que ahora tiene la constitución
dentro del Sistema Jurídico. Con dicho caso se garantiza la efectividad de la
Constitución. El Caso Marbury contra Madison, es un proceso judicial abordado
ante la Corte Suprema de los Estados Unidos y resuelto el 24 de febrero de 1803.
Se considera el caso más importante de la jurisprudencia estadounidense, no por
el asunto específico tratado, que no era menor, sino por los principios que
estableció. La sentencia afirma la capacidad de los tribunales de realizar control
de constitucionalidad, es decir juzgar la conformidad de una ley con la
Constitución y para abrogar, dejándola inaplicables, aquellas que pudieran
contravenirla. Este principio instituye la atribución más 24 importante del poder
judicial estadounidense, y hace de ellos los primeros tribunales constitucionales de
la historia El caso surgió como resultado de una querella política a raíz de las
elecciones presidenciales de 1800, en las que Thomas Jefferson, republicano
demócrata, derrotó al entonces presidente John Adams, federalista. En los últimos
días del gobierno saliente de Adams, el Congreso dominado por los federalistas,
estableció una serie de cargos judiciales, entre ellos 42 jueces de paz para el
Distrito de Columbia. El Senado confirmó los nombramientos, el presidente los
firmó y el secretario de Estado estaba encargado de sellar y entregar las actas de
nombramiento. En el ajetreo de última hora, el secretario de Estado saliente no
entregó las actas de nombramiento a cuatro jueces de paz, entre los que se
contaba William Marbury. El nuevo secretario de Estado del gobierno del
presidente Jefferson, James Madison, se negó a entregar las actas de
nombramiento porque el nuevo gobierno estaba irritado por la maniobra de los
federalistas de tratar de asegurarse el control de la judicatura con el nombramiento
de miembros de su partido justo antes de cesar en el gobierno. Sin embargo
Marbury recurrió al Tribunal Supremo para que ordenara a Madison entregarle su
acta. Si el Tribunal fallaba a favor de Marbury, Madison todavía podría negarse a
entregar el acta y el Tribunal no tendría manera de hacer cumplir la orden. Si el
Tribunal se pronunciaba contra Marbury, se arriesgaba a someter el poder judicial
a los jeffersonianos al permitirles negar a Marbury el cargo que podía reclamar
legalmente. El presidente del Tribunal Supremo John Marshall resolvió este dilema
al decidir que el Tribunal Supremo no estaba facultado para dirimir este caso.
Marshall dictaminó que la Sección 13 de la Ley Judicial, que otorgaba al Tribunal
estas facultades, era inconstitucional porque ampliaba la jurisdicción original del
Tribunal de la jurisdicción definida por la Constitución misma. Al decidir no
intervenir en este caso, el Tribunal Supremo aseguró su posición como árbitro final
de la ley. necesidad de a
segurar la vigorosa defensa de lo
BIBLIOGRAFIA

 Víctor García Toma. Teoría del Estado y Derecho Constitucional. Pág. 630.
Edic.12- 2014.
 Ernesto Blume Fortini. El Control de la Constitucionalidad. Lima: 1996.Edic
13.
 James Bryce. Constituciones Rígidas y Flexibles. Madrid-1952, pág. 14.
 Víctor García Toma-Teoría del Estado y Derecho Constitucional-pág. 640-
Marzo 2014, Edic. 21
 Teoría del Estado y Derecho Constitucional. Víctor García Toma. Pág. 629.
Edición.2014