Está en la página 1de 20

Revista Portuguesa de Filosofia

La Compasión en Rousseau y Kant Author(s): Alicia Villar Ezcurra Source: Revista Portuguesa de Filosofia, T. 61, Fasc. 2, Herança de Kant: I - Razão, Sociedade e Crença (Apr. - Jun., 2005), pp. 559-577

Published by: Revista Portuguesa de Filosofia

Stable URL: http://www.jstor.org/stable/40314298 .

Accessed: 13/12/2014 13:18

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at . http://www.jstor.org/page/info/about/policies/terms.jsp

.

JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide range of content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and facilitate new forms of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

.

information about JSTOR, please contact support@jstor.org. . Revista Portuguesa de Filosofia is collaborating with JSTOR

Revista Portuguesa de Filosofia is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend access to Revista Portuguesa de Filosofia.

http://www.jstor.org

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

R.P.F I

61 '2005

La Compasión en Rousseau y Kant

Alicia Villar Ezcurra*

Resumo:A vinculagào do nomede Kantcomo deRousseautemsido objecto de numerosos estudosdesdeo séculoXIX.Nestalinha, o objectivo do presenteartigoéfazer umlevan- tamentoda problemática da compaixaopresente nos dois autores.Com efeito, tanto KantcomoRousseauconsideram que a compaixao é umsentimento naturai,masambos diferem entresi no que respeita ao valor moral que Ihe deve ser outorgado. Para Rousseau, a compaixao é a raízda benevolenciae de todosos valoreshumanitarios.Em Kant,porém,verificase urnacerta evolugàoquando se tratade avaharestesentimento. No comego, ressaltamsobretudoos aspectosnegativos: Kantconsidera que a compai- xao é expressao de debilidade ypassividade e sublinhaa sua cegueira.Apesar disso,a separagáorígida entreo mundosensívele o inteligível atenuase no segundo livroda MetafísicadosCostumes, no qual se outorga um papel instrumentalà compaixao.Aqui,

a compaixao é valorizada positivamente comoumsentimento quefomenta a benevolen- cia fundada na razào, dondese segue o deverde a cultivar, sendoa sua urnavalidade provisoria,prevalecendoenquanto os recursosmoráisdo devernao sejamsuficientes. Nestamedida,para Kanta compaixao constituíuuma predisposigáo naturalmuitoútil para a moralidadeem relagáo comos outroshomens" (Metafísica dosCostumes,2; II, 1 7). Assim, Kantacaba por considerar que a compaixao é um impulsoque a natureza colocouemnosemordema levar-nos afazer aquiloque a representagao do dever por si só nao lograría.Segundo o artigo, estanova valorizagáo da compaixao emKanté

Rousseau para quem a compaixao é tambémumsentimento

precisamente umeco de

perfectívelquefaz amara virtude.

Palavras-Chave: Compaixao; Dever; Educagáo; Kant, lmmanuel (1724-1804); Lei Moral; Liberdade;Moralidade; Passividade; Piedade; Pobreza; Rousseau, Jean- Jacques(1712-1778);Sentimento;Sofrimento;Solidariedade; Virtude.

Abstract: Theestablishment of a linkbetweenthenames of KantandRousseauhas been

the objectof numerousstudiessincethe19th century. In this sense, theaim of the present articleis to clarify theissue ofcompassion intheworks of thetwo philosophers. As a

matter offact, bothKantandRousseauunderstand compassion as a natural feeling. But thetwo differ whenitcomesto the understandingof themoralvaluethatwe should attributetothat feeling. ForRousseau,compassion is theroot of benevolenceand of all theotherhumanitarianvalues.In Kant,however,a certainevolutioncanbe found when

* Universidad Pontificia Comillas (Madrid,Espanha). - Segundo a autora, "esteartícu- lo forma parte del proyecto de Investigación tituladoFundamentos filosóficos de la idea de solidaridad: Compasión,desgraciay sentido, financiado por el Plan Nacionalde I+D+I

(HUM2004-02454,2004-2007).

[215]

-

©Revista Portuguesa de Filosofía I

61-2005 1559-577

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

560

Alicia Villar Ezcurra

itcomestoan evaluation of this feeling. Atan earlystage, Kant beginsbyunderlining

its negativeaspects. For example, the philosopherofKonigsberg considersthat compas-

sionis an expressionof weaknessand

theless,the rigidseparation betweenthesensibleandthe intelligible worldis mitigated

inthesecondbook of The Metaphysics ofMorals,where compassion is endowedwith

an instrumentalrole. Compassion is hereevaluated positively as a feeling that fosters thebenevolencethatis founded in reason, a statement from whichKantderivestheneed

validity is provisory, sinceit remainsas long as themoral

to cultivate it, even if its

resources ofduty are not sufficient.Accordingly, Kantconsiders compassion tobe "a

natural predisposition,highlyuseful,formorality inrelationtotheotherhuman beings (The Metaphysics ofMorals,2; II, 17). In this way, Kantends upconsideringcompas- sionas an impulse thatnaturehas placed inthehuman being inordertoleadhimtodo

the

According tothearticle,thisnewevaluation ofcompassion inKantis precisely an echo

ofRousseau,for whom compassion is a perfectiblefeelingby means of whichwecome tolovevirtue.

passivity and underscoresitsblindness.Never-

"

things thata mere representationof duty alone wouldbe unable to achieve.

Key Words: Compassion;Duty;Education;Feeling;Freedom;Kant, Immanuel (1724- 1804); Moral Law; Morality;Passivity;Piety;Poverty;Rousseau, Jean-Jacques (1712-1778);Solidarity;Suffering; Virtue.

Introducción

vinculacióndel nombrede Kantcon el de Rousseau puede resultarsor- prendentepara el no especialista en estosfilósofos.Efectivamente,¿qué tienenen comúnestosdos pensadores,cuya vida y estiloscaracterísticos

sontandistintos?Las

vincularel nombrede Kantconel de Rousseau. Los biógrafos de Kantdierona conocervaríasanécdotas que testimonianla atención prestada a la figuray la obradel ginebrino. Son bienconocidas.La pri- merade ellas nos describecómo en el austerocuartode trabajo de Kant,que prescindía de cualquier elemento decorativo, se encontrabaunretratode Rousseau

colgado a la pared. La segunda anécdotatiene que verconla característica puntua-

lidad y la regularidad de

pocas ocasionesenla que sushábitosvariaron.Conmotivodela edicióndelEmilio de Rousseau, el filósofoalemán suspendió su proverbialpaseo diario. Más alláde las anécdotas y antesde que entremosenlas opiniones delosdiver- sos especialistas sobreel alcancerealde esta influencia, convienetener presente las propiaspalabras de Kantal referirsea la evoluciónde su pensamiento. Resume muy bienlo que Rousseaule enseñó.En plenamadurez, a la edaddecuarenta años, cuandoreflexionasobresu recorrido y su propiatrayectoria, reconoce:

biografías vienen prontoayudar a aquel que se empeña en

las costumbresde Kant.Los biógrafos resaltanunade las

Yo mismo soy,por vocaciónun investigador. Sientoenmíla sedde conocerlotodo y la ávida inquietudpor extendermi saber, así comola satisfacción que produce cada nuevo descubrimiento.Huboun tiempo en el cual yo creía que sólo esto podíadignificar a la humanidad y despreciaba al ignorantepopulacho. Rousseaufue quien me desengañó.

Revista Portuguesa de Filosofia

61-2005

[216]

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

La Compasión en Rousseau y Kant

5^

Esa deslumbrante superioridad se desvaneció,aprendo a honrara los hombres y me consideraríael másinútilde los trabajadores sino creyeraque estalaborreflexiva puede proporcionar a los demás algúnvalor, cuales el de establecerlos derechosde la huma- nidad (Ak.,XX,p. 44) 1.

En este texto, se plantean dos cuestionesdistintas y de granpeso que Kant aprendió del ginebrino. La primera de ellas advierteun peligro: la sed de conoci- mientos puede llevara idolatraral saberenmenoscabode la dignidad de toda per- sonahumana.La segunda cuestiónorientala laborreflexivaa establecerlos dere- chosde la humanidad.

del presente artículo, reflexionaremossobrelos planteamientos

moralesen

contaremoscon los diversostextos que Kantdedicaa Rousseau y con algunos estudiosllevadosa cabo por los especialistas sobrelos dos filósofos.En segundo lugar, dadala amplitud del problemamoral, noslimitaremosa analizarel diferente

papelque

más

XIX se dedicarona Kant y el ginebrino.

A lo largo

Kant y Rousseau, sobresu común legado. Para ello, en primerlugar

losdosautores asignaron a

la compasión,presentando el elencodetextos

significativos. Antes, recordaremoslos principalestrabajosque ya desdeel

1. Los estudiossobrela influenciade Rousseauen Kant

Los estudiossobrela huellade Rousseauen Kantsontannumerosos que sólo

cabe

etapa

de Rousseauen la formulaciónde la razón práctica kantiana.Veinteaños más

tarde,Hòffding centrósu análisisen el concepto de voluntad generaly su reflejo

enel formalismoéticokantiano.

La influenciade RousseauenKantse amplió a los ámbitosde la filosofíade la

historia y de la religión,y a sus ideas jurídicopolíticasgracias a la obrade V.

Delbos (Francia,1905). GurvitcrP (1922).

aquípresentar una panorámicamuygeneral delasdistintas etapas. La primera se iniciaen 1878, en Alemania, conla obrade K. Dieterich2sobrelos ecos

Al finalde esta primerafase, destacael estudiode G.

Enla segundaetapa, merecenun

lugarespecial losestudiosdeCassirer4 que in-

sistieronen el parentesco entreel formalismoéticokantiano y el entusiasmodel

1 Estetextose incluíaen las anotacionesdel propio Kanten su obra:Observaciones sobreel sentimientode lo bello y lo sublime (Bemerkungen). Hemos seguido la traducción que presenta R. RodríguezAramayo en su ediciónde la Antología de los textosde Kant, Península,Barcelona,1991,p. 156.

2

3 Antecedentede las tesisformuladas por Cassirer.

4

Dieterichtomacomoreferencia pnncipal las Bemerkungen.

El interésde Cassirer porprecisar el papelque la lecturade Rousseau desempeño en la evoluciónde la trayectoria kantianaes bien antiguo. Ya en 1907, en el segundo volumen de suobrasobreEl problema del Conocimiento, unaHistoriade la FilosofíaModernadesde el Renacimientohasta Kant, Cassirer planteaba la cuestióndel influjo de la obra de

2I7]

I

Revista Portuguesa de Filosofía 61 «2005 1559-577

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

562

Alicia Villar Ezcurra

ginebrinopor la ley,expresión de una voluntad legisladoray general. Posterior- mente, otrosautoresincidieronde nuevoen el problema de la religión(E. P. Barthel)y las ideas políticas(B. Weisel y H. Williams). Hay que recordartambién otros estudios realizados por intérpretes anglosajonesque suelen limitarla relaciónde Rousseau con Kant a ciertos

aspectospuntuales del periodopre-crítico, así comolas investigaciones llevadasa

caboenItalia y

remitimosal lectorinteresadoal artículode J.RubioCarracedo5 que presenta

ademásuna panorámicamuycompleta sobrela bibliografíageneral en tornoal tema.Volvamosahoraa la lecturade Cassirer.

enFrancia (P.Burguelin, A. Philonenko, Edna Kryger). En España,

Rousseauen la época en la que el filósofoalemánescribíaLos ensueñosde unvisionario

(1766).Efectivamente, ahíKantafirmaba que descubrirla simplicidad de la ley moral puede

servir paradespertar delensueño y reconocerla vanasutilidadde la sofistería.Los intereses

que hasta entonces había mantenidoKant han cambiado. Si anteriormente, las

preocupaciones de la ciencia ocupaban un lugarcentral, ahoraen palabras de Cassirer:"nos hablael espírituy admiradorde Rousseau".

A estas primerasreflexiones, se sumaronnuevosestudiosde Cassirer que precisaron o

desarrollaronla cuestióndel parentesco de Rousseau y Kant.Citaremosbrevementeesos análisis.Las referenciasa la lectura que Kanthacede Rousseau aparecen en sus estudios Kant:Su vida y su obra y La Filosofía de las Luces (en dos capítulos distintosabordael pensamiento de Rousseau). Aludede nuevoa estetemaen susobrasEl problema de Jean

JacquesRousseau;y La unidaden la obrade Rousseau. Finalmente,hayque

ensayo dedicado expresamente a Rousseau y

destacarel

Kant.

5

J.Rubio Carracedo, "El influjo de Rousseauen la Filosofía práctica de Kant".En:

Esperanza Guisan (coord.),Esplendory miseriade la éticakantiana.Barcelona: Antrophos,

1988,pp. 29-74. Entrelos autores españoles, destacan:J.Gómez Caffarena, que encuentra "sugestiva la

hipótesis de que

pensamientopolítico de Rousseau" {El teísmomoralde Kant.Madrid: Cristiandad,1983,p.

166). R. RodríguezAramayo, en Antología de los textosde Kant (Barcelona:Península, 1990),que presenta unamuestrade las acotaciones que Kantrealizósobresu ejemplar de las Observacionessobreel sentimientode lo bello y lo sublime,y subraya la incidenciade

Rousseauenlos

Kant.Se handedicado expresamente a la relación

de KantconRousseau:AntonioPonce (La HumanidadenRousseau yKant)y FranciscoJ.

NavarroHaro (El estadocomo persona moral y el temade la paz enRousseau yKant)que

analizaronnuevasrelacionesentrelos dos autores, conmotivodel

celebraba

el bicentenariode la publicación de la Metafísica de las Costumbresen Kant. (Los trabajos

fueron publicados en Moral,Derecho y PolíticaenInmanuelKant.CoordinadorJ. Carvajal, Universidadde Castilla-La Mancha, 1999). Otrosautorestambiénmencionanen sus

trabajos la vinculaciónentre algunos de los problemas morales y políticosplanteadospor los dos filósofos.

la moralautónomasea unainteriorización y esencializacióndelmásbásico

intereses albergadospor

Congresoque

Revista Portuguesa de Filosofía

61-2005

[218]

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

La Compasión en Rousseau y Kant

553

1.1.La primacía de lo moral:Clave de la unidaddel pensamiento de Rousseau y una nuevadireccióndescubierta por Kant

Uno de los méritosde los estudiosde Cassirer, consistióen mostrarla unidad del pensamiento de Rousseau, cuestiónnadafácilenel ginebrinopormuy diversos

motivos.Poruna

de Rousseau,por otrolado,por la ausenciadeunaobrasistemática.Todoellohabía

propiciado una

Rousseauteóricode la educación, teórico político, etc. Sin embargo, Cassirerdefendióla profunda unidaddel pensamiento de Rous- seau y destacóel horizonte que operaba comoel elementounificadorde todossus

análisis:el problema moral6.Cassirertambiénadvirtió que fue precisamente el propio Kant,quiensupo entenderla trascendenciade los planteamientos morales

de Rousseaucomo pocos de sus

íntimos amigos. De

Hayque

sulecturade la NuevaEloísa, unade las obrasmáscélebresensu tiempoyque se leía comounamerahistoriade amorromántico.Por debajo de estahistoria, Kant adviertelos elogiosy la encarnaciónde la virtudenlos distintos personajes.

¿Qué es lo que Kantviode interésenlos planteamientos moralesde Rousseau?

¿Cómo es posibleque

dierancoincidiren

Rousseau, era

Peroademás,queríacomprender las consecuenciasde sus propuestas. Confiesa:

"Debo continuar releyendo a Rousseauhasta que la bellezade su estilono me

distraigaypueda

parte, debidoa la disparidad de interpretaciones del pensamiento

peligrosa "desmembración"de su filosofía.De hecho,hay un

contemporáneos7 e incluso mejorque

sus más

hecho, nodudabaencalificarle"el Newtondelordenmoral".

advertir que Kant primaba la interpretación moralde Rousseauinclusoen

dos naturalezas y estilosde pensamiento tandiferentes pu-

sus ideales?En la época en la que Kantcomenzabaa leera

muy sensiblea su artede escribir y admirabala bellezade suestilo.

estudiarlo, antetodo,conla razón"*(Ak.,XX,p. 30).

Kant

leyó,

con un gran entusiasmo, las

grandes obras9de Rousseau apenas

publicadas, comoha mostradoFerrarien su recopilación de los textoskantianos.

Comohemosvisto,ya enlasAnotacionesa las Observacionessobreel sentimiento

6 Con esta postura, Cassirerse distanciabade la interpretaciónque los románticos

distingue varíaslíneas de confluencia:la antropología

habíanhechode la obrade Rousseau que habían visto, casi exclusivamente, al defensorde

los sentimientos y al exaltadordela Naturaleza, comofuentede sentido.En suestudiosobre

los Kant y Rousseau, Cassirer

filosófica, la leyy el Estado, el problema del optimismoy,por último, la religión en los límitesde la merarazón.

7 La misma opinión es mantenida por Ene Weilen su estudio J.-J.Rousseauetsa po-

Essais et conferences, IL Paris:Plon.Weilmantiene que fuenecesario

estabaocultoenRousseau:la razón, a la vez, teórica ypráctica.

1. Kant, "Acotacionesa las «Observacionessobrelo bello y lo sublime». bn:Antolo-

litique"(1952) en

Kant para descubrirlo que

8

gía de textos.Ediciónde R. RodríguezAramayo. Barcelona:Península,p. 156.

Cita expresamente a los y El Emilio.

9

dosPrimerosDiscursos, La NuevaEloísa, El contratosocial

[219]

Revista Portuguesa de Filosofia I

6i «2005 1559-577

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

564

Alicia Villar Ezcurra

de lo bello y lo sublime (Bemerkungen 1764- 1765), así comoenlos borradoresde

sus lecciones, se recogen claramentelas reaccionesa estalectura.Sin embargo, es

importante destacar que

que pareceprobarque el influjo de Rousseauno se limitóal primerperiodo, tesis mantenida poralgunos críticos.Se encuentranreferencias expresas enobrastardías

como en la Ideas para una Historiauniversalen sentido cosmopolita, en La religión dentrode los límitesde la propia razón y en La Metafísica de las costumbres10.Bien es verdad que muchasde las últimasreferenciasson críticas,

pero se muestra, entodo caso, un largodiálogo conunaobra que conoce muy bien.

tambiénensusúltimosescritosse ocupa del ginebrino, lo

Quizá el

insistente diálogo de Kantcon granparte de la obrade Rousseaues lo

se

que

"toma muy enserio".Le descubrenuevos problemasque le incitana buscarnuevas

soluciones.Por debajo de la disparidad de los planteamientos de Rousseau, Kant

supo descubrircómo sus propuestas se encaminabana defenderla

igualdad de todoser humano, clave

suposición de la desigualdad tambiénhace desigual al hombre.Sólo la doctrina

de R. puede conseguirque apoyarse en la religión, no

p. 176)12. TantoRousseaucomoKantse alejan delcultode su época al saber y se esfuer- zan por establecerlos derechosde la humanidad.

le permitió descubrirlas intencionesmás

profundas del ginebrino a quien

dignidad e

tambiénde las propuestas kantianas11:"La

el filósofo ilustradosé sincerocon su saber

y,

sin

se considere mejorque el hombrecomún" (AK.; XX,

1.2.El problema de la moralización

Entérminos generales, la descripción delestadodenaturalezade Rousseau, había sido interpretada comounallamadaal regreso a la vida salvajey unacondenade la

civilización.Kant supo ver que el estadode la naturalezaaludido operaba comoun principioregulador, comola descripción dela naturaleza esencial, constitutivadelser humano.Se referíaal horizontedel deber ser, a lo que nunca, en ninguna cir-

cunstancia,podría ser negado, más

la lecturaatentadelostextosde

ensusintenciones:no pretende describirlos hechos13, niremontarsea unestado que

a costade anularlo humano. Efectivamente,

Rousseau,atestigua estadimensión.Él siempre insiste

que

10 Loscríticoshantratadodeestablecerdiversas etapas enla recepción deRousseau por

la segunda entornoa

parte deKant. Hòffdingdistingue dos:la primera entornoa 1762 y

1783

deRousseauenescritos que datande 1755.

11

36.

12

deTextos.SeleccióndeR.

13

RodríguezAramayo,p.

y centradaenla cuestióndela voluntad general. Delbosadvierte quehay referencias

162.

J.Rubio Cariacedo,o.c, p.

I. Kant,Acotacionesa las "Observacionesobrelobello y losublime".En: Antología

Rousseauadvierte: "Comencemos,puespordejar a unladotodosloshechos,porque

se puedan realizarsobre

no afectan a la cuestión.No hayque tomarlas investigacionesque

estetema por verdadeshistóricas,sinosólo por razonamientos hipotéticosycondicionales,

Revista Portuguesa de Filosofía

61-2005

[220]

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

La Compasión en Rousseau y Kant

5^5

quizá nuncaexistió.Hablaliteralmentede ficcioneso de hipótesis, de descripciones que vanmásalláde lo físico, de ahí que las califique demetafísicas.

Rousseau enjuiciay condena aquello que niega esa naturaleza constitutiva, originaria. Por debajo delas apariencias, delosintereses y delas máscaras,hayque descubrirlo esencialmentehumano.Y unode los procedimientospara hacerloes

distinguir lo

es accesorio y arbitrario, delo

que hemos adquiridopor convención ycapricho, lo que, en definitiva,

quepodemos tomarcomoesencial yque hacedueño

de sf'14.Comoseñala Cassirer, estoes lo que explicaque,muylejos de asociarla libertada la espontaneidadque caracterizabaal estadode naturaleza,para Rous- seau y Kant, la libertadsea la obedienciaa una ley estricta que el individuose

prescribe internamente, nola meraarbitrariedad.

En opinión de Kant, el problema central que el ginebrino tratóde resolverse

resumeen el

siguienteinterrogante:¿Cómo es posibleque la especiehumana, en

tanto que perfectible,progrese moralmente?Kantalude insistentementea este

problema15y distingue dos

tintamente:civilización y moralización16.

realidades que muchosilustrados presentaban indis-

más propiospara esclarecerla naturalezade las cosas que para mostrarsu verdadero origen". J.-J.Rousseau, Discursosobreel origeny los fundamentos de la desigualdad entre los hombres.Madrid:AlianzaEditorial,1989,p. 207.

14 J.-J.Rousseau, ContratoSocial. Madrid:AlianzaEditorial,1989, Primer libro,cap.

VIL, p. 26.

Este problema es expresamente abordadoen Probableiniciode la Historiahumana

(1786). A juicio de

y

plenamente su destino".En esa medida, culturalización y civilización constituyen una pér-

dida para el

rización, a la civilización y a la moralizacióncomoun

ahoralo que le preocupa es explicar "cómoha de progresar la

disposiciones de la humanidadconformea su destinoen cuanto especie moral",pero sin

entrarencontradicciónconellaentanto especie física.Estees el resumendela utopía russo- niana.Cf.I. Kant,Filosofía de la Historia.Trad,de E. Imaz.Madrid: F.C.E.,2000,p. 79.

15

Kant,Rousseau, enlos Discursosse ocupaba delconflictoentrecultura

tanto "especie físicaen la que cada individuodebieraalcanzar

naturalezadelhombre, en

individuo.Encambioenel Contratosocial y enel Emilio, se presenta a la cultu-

progreso(para la especie)porque

cultura para desarrollarlas

16 Enel siguiente texto, Kant distingue claramentela civilizaciónde la moralización:"El

el uso de estaidea que se reducea las costumbresen cuestionesmatrimoniales y de

la formación interiorde la manerade pensar de sus ciudadanos,

todolo bueno que no está empapado de unsentirmoralmentebuenono

Filosofía de la Historia.Trad,de EugenioImaz,p. 56-57.

arte y la ciencianoshanhechocultosenalto grado. Somoscivilizadoshastael exceso, en todaclase de maneras y decorossociales.Pero para que nos podamos considerarcomo

moralizados falta muchotodavía. Porque la ideade la moralidad formaparte de la cultura;

pero

decenciaexterior, es lo que se llamacivilización.En tanto que los Estados sigangastando

todassus energías en sus vanas y violentasansias expansivas, constriñendosin cesar el

lento esfuerzo de

privándoles de todo apoyo en estesentido, nada hayque esperar en lo moral; porque es

necesariauna largapreparación interiorde cada comunidad para la educaciónde sus

ciudadanos;pero

es más quepurahojarascay brillantemiseria". I. Kant, "La ideade unaHistoriauniversal

en sentido cosmopolita". En:

[221]

Revista Portuguesa de Filosofia

61 2005

I

|559-577

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

566

Alicia Villar Ezcurra

Como Rousseau, defiendela existenciade un germen del bien, una disposición naturalal bienenel serhumano17.Peroesa disposición al bien,que hacereferencia a unabondadnaturalo virtual, tiene que convertirseenrealidad efectiva, es decir, las virtualidadesde lo humanodebenorientarsehaciala perfección18.¿Qué papel juegan las inclinacionesnaturalesen este proceso?¿Cuál es la función que desempeña la compasión o la bondad19en las propuestas moralesde los dos autores? Ambos,aunque coincidenen pensarque ningún hombrecarece por completo de sentimiento moral,asignan un papel distintoa la compasión.

3. Sobrela compasión en Kant y Rousseau

A pesar de la reiteradainsistenciadel ginebrino en la amplitud de la deprava- ción humana, al igualque Kant, mantiene que el serhumanonoestáabsolutamente

corrompido.Así, en cierto modo, el

ción originaria en sí destinadaal bien20. Aunque los dos reconocenla aplastante

presencia del malen la Historia humana, defienden que la disposición naturalal bientieneunasraícesmuchomás profundasque la radicalidaddelmal. Comoes sabido, enel estadode naturalezadescrito porRousseau, las relacio-

nes interpersonales se

el amor

de sí y el sentimientode piedad, la capacidadpara sentirel sufrimiento ajeno. A su

mal procede de la fragilidad de unaconstitu-

guíanpor dos tendencias que se equilibran entresí:

juicio, estesentimientode piedad,que "atempera" o equilibra el amorde sí, es la raízde la misericordia, la benevolenciao los sentimientosde humanidad.Es el sentimientode piedad el que dictala máximanatural:"no hagas al otrolo que no

17 Véaseel interesanteestudiorealizado por AntonioPérez Quintana sobreKant:"Una

disposiciones naturales.

disposición naturalal bien".En: Ética yAntropología: Undilemakantiano. (Compiladores:

RobertoR. Aramayoy F. Oncina). Granada:Ed. Comares,1999,p. 91. En dichoestudiose abordatambiénel rastrode Rousseau, enla consideraciónde la éticade Kanta la luz de la

teoríade las

18 El filósofode Kònigsberg se muestra optimistay piensaque la disposición morales

un principio de la posibilidad delbien y, enesa medida, es posible una esperanza enun pro- gresoposible haciaunfuturo mejor(La Religión dentrode los límitesde la sola razón). Es

el principio de posibilidad del carácterbueno y, al tiempo,aquello que posibilita la

conversióndelhombre entregado al mal,pues si nose poseen ciertas disposiciones morales,

tampocopuede haberundeberde adquirirlas. En la segundaparte de la Metafísica de las

conciencia moral, al

costumbres, como disposiciones moralescitaal sentimiento moral, a la

amoral prójimoy al respetopor sí mismo. (Metafísica de las Costumbres, trad,de A. Cortina y J. Conill,Tecnos,p. 253). iy bn La Religión dentrode los limitesde la sola razón, Kantconsiderael instintode la

bondadde corazón análogo al de compasión. Cf. I. Kant, Sobre Dios y la Religión. Barcelona:Ed. Zeus, 1972,p. 222.

20 Este aspecto hasidoresaltado por P.Ricoeural comentarlasideasde Kant y Rousseau

en Finitud y culpabilidad. Cf.A. Pérez Quintana, "Una disposición naturalal bien".En:

Ética yAntropología: Undilemakantiano. (R. R. Aramayoy F. Oncina eds.),p. 101.

Revista Portuguesa de Filosofia

61«2005

[222]

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

La Compasión en Rousseau y Kant

557

hagan a ti".En estoconsistela bondadnatural21. Hayque advertir

quieresque te

que eneste punto, Rousseaues deudorde la insistenciade losmoralistasbritánicos

en el sentimientonaturalde interés por la propiaespecie, tendencia que llevaa buscarel biencomún.Insisteen la presencia de estesentimientoen el estadode naturaleza y, desdeel punto de vistade la educación,proyecta cómoencauzarel desarrollomoraldel niño, de modo que estesentimientonaturalno se pierda nise acalle.Por tanto,para Rousseau, como despuésparaSchopenhauer, la compasión orientala conductamoraldel serhumano y nosllevaa la humanidad:

sonnuestrasmiseriascomuneslas

que llevannuestroscorazoneshaciala humanidad

sicadaunodenosotrosnotuviéramos ninguna necesidaddelos demás,apenaspensaría- mosenunirnosa ellos. Así, de nuestramismadebilidadnacenuestra frágil felicidad (El

Emilio)22.

En principio, nada puedeparecer más alejado del rígido formalismokantiano,

que

reflexionasobrela compasión a lo largo de su largatrayectoriaintelectual, desta-

cando

seguidamente. Coincidecon Rousseauen estimar que la piedady la compasión

"son

animales (Lecciones de

puedegestarse unaaccióncruel que se ensañaenhacerdesdichadosa los demás.

Otrotemaes la

radicalmentede Rousseauen unode los puntos centralesde su filosofía.Como advertía Ortega24, en su ética, Kant deniega el atributode bondada todosenti-

la

apología de la piedad llevadaa cabo por el

ginebrino. Efectivamente, Kant

especialmente las sombrasde este ambiguo sentimiento, como veremos

rasgosespecíficamente humanos,que

diferenciana los sereshumanosde los

Ética,269)"23. Por ello, consideradifícil comprender cómo

funciónmoral queasigna a la compasión,pues inicialmentese aleja

21 Para Rousseaues la compasión: "la que, sin reflexión, nos lleva en socorrode

a quienes vemos sufrir; es ella la que, enel estadode naturaleza, hacede leyes, de

aquellos

costumbres, con la ventaja de que nadiese sientetentadoa desobedecersu dulcevoz: es ella la que hará desistira todo salvaje robustode quitar a un débilniño, o a un viejo

inválido, susubsistencia adquirida con esfuerzo, si él mismo esperapoder encontrarla suya

es ella la que, en lugar de estamáximasublimede justicia razonada: "haz quequierasquehagancontigo",inspira a todosloshombresestaotramáxima

en otra parte; conel otrolo

de bondadnaturalmuchomenos perfecta,pero másútil que la precedente: "haztubiencon

el menormal posiblepara el otro".

en los argumentos sutiles, donde hayque buscarla causa de la repugnanciaque todo

hombre experimenta en hacerel mal

existiría ya si suconservaciónhubiera dependido solamentede los razonamientosde quines

lo componen ". J.-J.Rousseau, Discursosobreel origeny los fundamentos de la desigualdad entrelos hombres.Trad,de M. Armiño.Madrid:Alianza Editorial,1990,p. 240.

En una palabra, es enestesentimientonatural, más que

pues hace mucho tiempoque el género humanono

22 J.-J.Rousseau, El Emilioo sobrela Educación.Trad,de M. Armiño.Madrid:Alianza

Editorial,1990,p. 295.

23

1.Kant, LeccionesdeEtica.Trad,deR. R. Aramayoy C.

Roldan.Barcelona:Editorial

Crítica, 1988.A

24 J. Ortegay

partir de ahora, estaobrase citarácomoL.E.

Gasset, Kant: Reflexiones delcentenario (1724-1924). Madrid:Revistade

Occidente,1972,p. 40.

[223]

Revista Portuguesa de Filosofía

I

6i 2005 1559-577

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

568

Alicia Villar Ezcurra

miento que brotede la percepción. Como la percepción en el conocimiento, la emociónen la moraldeberásercuidadosamenteexaminada y sólo seráhonesta cuandola razónreflexivala haya elevadoa deber.

3.1. La compasión en Kant 3.1.1.El pliego de cargos

La ceguera de la compasión

Las primeras valoracionesde Kantsobreestesentimiento aparecen enescritos

tempranos. En Las observacionessobreel sentimientode lo bello y lo sublime (1763), se recoge unavaloraciónclaramente negativa de la compasión, enel orden de las cualidadesmorales. Compara a la compasión conla "sublime"virtud. Ciertamentereconoce aspectospositivos en el sentimientode compasión: su

"calidez", favorecida por unaciertablandura que,

amable". Efectivamente, lo es en la medidaen la que revelaunabondadosa parti-

cipación enel destinode los sereshumanos que es encomiable.Sin

con todo para Kant, a diferenciade Rousseau, esta pasión es "débil

y siempre

ciega". Un ejemplopráctico,que será repetidopor Kanten otrasmuchas ocasiones, ilustrasu severo juicio. Es el caso de ayudar a los necesitados.PiensaKant que, si sólo actuamoscuandosomosmovidos por la compasión,podemos desatendera otrosmuchosnecesitados.De este modo, nos incapacitamosparacumplir el estric-

to deberde justicia, de ahí que hablede la ceguera de la compasión,pues nos impide verotrosmuchoscasos posibles. En cambio, cuandola benevolenciahacia el género humanose ha convertidoen un principio internoal que subordinanlos actos,entonces, dice Kant, el amoral necesitado perdura,pero ahoravinculadoa la totalidadde los deberes por lo que alcanzaunvalor superior.

inicialmente, calificade

"bella

y

embargo, aún

Una obligaciónimperfecta

Unanueva perspectiva hacedistanciarsea Kantde la compasiónque impulsa a socorrera los necesitados.En sus escritossobre Pedagogía25(en tornoa 1776),

calificala obligación de

imperfecta".¿Porqué

las "al-

mas compasivas", con mucha frecuencia, son engañadasy

futurose conviertanendurasde corazón y desconfíende los demás.

socorrer por sentimientos compasivos, como "obligación

primera de lasrazones esgrimidas es que

esto hará que en el

motivo?La

25 Comoes sabido, estasleccionesfueron recogidas en apuntespor sualumnoF.T. Rink ypublicadas en 1803, conla autorizaciónde Kant.Puedeverseuneco de Rousseauen las

referenciasde Kanta la "educación negativa" enlos primeros añosde vidadelniño y enel

pesootorgado a

Fernández Enguita en su ediciónde la Pedagogía(Madrid: Editorial Akal,2003,p. 24).

la formación y a la instrucción.Veáseel estudio preliminar realizado por M.

Revista Portuguesa de Filosofia

61-2005

[224]

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

La Compasión en Rousseau y Kant

5$)

La segunda razónse vinculaconla ideadeldeber. Reprocha a los eclesiásticos

algo meritorio,pues, en realidad,

cuandosocorremosa los pobres no hacemosmás que cumplir connuestrodeber.

Subyace el convencimientode Kantde que la

circunstanciasocasionales, observación aquí de resonanciasrussonianas (Pedago-

gía,p. 84). Sin

zónde los niños,dejándose afectar por la suertede los

Recordemos que el autordelEmiliorecomendabavivamente que el niñocono- cierala suertede los másdesfavorecidos:sólo así,dejándose afectar por las des- gracias de los demás, se puede evitar que el corazónse endurezca y que crezcael egoísmo. Por tanto, a diferenciade Kant, Rousseau aconseja cultivarla compasión comoinclinacióno disposición natural.La insensibilidadle parece el caminomás seguropara la inmoralidad.

que presenten las obrasde beneficenciacomo

desigualdad de bienestar surge de

embargo, a diferenciadel ginebrino,aconseja no ablandarel cora-

demás.

Obligacióny no inclinación

Para comprender la valoración negativaque Kanthace de la compasión,hay que recordar que, a su juicio, en moralhemosde intentaradecuartodasnuestras

acciones, no conformea la sensibilidad, sinoa las leyeséticas, a una legislación universal.La moral representa el verdaderodominiode unomismo yparalograrlo, se ha de concedera la moralidadel podersupremo,pues debe dominarnuestra sensibilidad (LE, 179). En este sentido, Kant reprueba moralmentea la compasión

por

su mismocaráctersensible.A diferenciade Rousseau,que proyectó escribir

unaMoralsensitivao materialismodel sabio26, comoes sabido,para Kanttodo aquelloque sea empírico es unaadiciónal principio de moralidad y es altamente

perjudicialpara la

Ética21,

argumentos. Ahí, considera que la compasión o la piedad, como entrega a

ción, nos deja sumidosenla heteronomíamoral.Bienes verdad que reconoce que

es un rasgo natural yespecíficamente humano (LE, 269),pero noes unsentimiento

moral.Comolos estoicos, estima que

propia inclinación y es incapaz de mantenerla

Estaes la razón por la que se

sentimientos y las pasiones,que

pureza de las costumbres (FMC, 79). En sus Leccionesde

de un valor discutible para algunos autores,pueden seguirse sus

la propia inclina-

unhombre apasionado se deja cegarpor la

dignidadpropia del serhumano.

debeevitarel apasionamiento. Así, en general, los

nosinducencon

gusto a la acción, son sospecho-

moral.Kantinclusoabominade las expresiones de

sos y no pueden seruna guía

26 Este

proyecto, concebidoen su época de retiroen L 'Hermitage, nuncafue comple-

sentimental.Madrid:Alianza Editorial, 1999.

tado.Nos quedanalgún eco enlas Cartas dirigidas a Sofíad'Houdetot, conocidascomolas

CartasMorales.Véase mi ediciónde estas Cartasen: J.-J. Rousseau, Cartas a Sofía:

Correspondenciafilosóficay

27 Comoes sabido, Las Leccionesde Eticasonun conjunto de trascripciones realizadas susalumnos, fechadasa principios de los ochenta y a largo de estadécada.Véasela tra-

por

duccióndeR. RodríguezAramayoy ConchaRoldan.Barcelona:Editorial Crítica,1988,p. 17.

[225]

Revista Portuguesa de Filosofía I

6i 2005 1559-577

This content downloaded from 132.248.9.8 on Sat, 13 Dec 2014 13:18:00 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

570

Alicia Villar Ezcurra

dolor, del pusilánimeque "se lamenta y llora,quejumbroso de su destino"28.A su

juicio, sólo quien "padece su suscitanuestra compasión". La

las víctimasno puede más que sorprender. Bienes verdad que a Kantle interesaaclararcuál es el alcanceexactode los

deberes para con los otrossereshumanos.Para ello, distingue dos clases de

obligación o de la

deberes:los del afectoo de la benevolencia y los deberesde la

justicia. En el primercaso, nuestrasaccionesson bondadosas, en el segundo son

desgracia con valor, sin quejarseamargamente, durezade Kant aquípara con respecto al dolorde

tan justas como obligatorias(LE,

pregunta:¿tenemos el deberde amara los demás?.Si afectoa partir de una inclinación, entonces ¿cómo se

no descansaen mi voluntad, sino en una inclinación? Efectivamente, no amo cuando quiero, sinocuando soypresa de ese impulso(LE, 235). Sin embargo, la benevolenciatambién puede basarseen principios.Llegamos así de nuevoal caso aplicado de socorrera los necesitadosmovidos porcompasión. A juicio de Kant, uncorazóncaritativoencuentra placerycomplacencia inmediatosenhacerel bien. Inclinación que, experimentada como necesidad, ha de versesatisfecha.Sin embargo, Kantse ocupa del punto de vistadel moralista. Aquí tambiénmantiene

que nose debefavorecertal inclinación,puessupone un comportamientoirregular. Citael ejemplo utilizadorecurrentemente:una personaque es caritativacon todos,

si es engañadaporalguien, se arrepentirá de suactuación yadoptará enlo sucesivo

la normade no hacerel biena nadie.De ahí que el máximovalormoralde la acción por deber radique en emprenderla másallá de unainclinaciónfavorable.

Por tanto, si el único principiosubjetivo o móvil que la voluntadnecesita para atenersea la ley morales sólo el respeto a la ley,mejor dicho,a la legislación universal,entonces, desdeel punto de