Está en la página 1de 53

Sector primario

El sector primario está formado por las actividades económicas relacionadas con
la transformación de los recursos naturales en productos primarios no elaborados.
Las principales actividades del sector primario son la agricultura, la ganadería, la
silvicultura, la apicultura, la acuicultura, la caza y la pesca. Usualmente, los
productos primarios son utilizados como materia prima en las producciones
industriales.

La minería y otros sectores extractivos, a pesar de ser actividades cuya definición


corresponde con la obtención de materias primas, no suelen considerarse como
parte del sector primario a efectos de contabilidad nacional y se engloban con el
sector energético y otros sectores industriales con los que comparten
características (como la industria pesada).

Por el contrario, los procesos industriales que se limitan a empacar, preparar o


purificar los recursos naturales suelen ser considerados parte del sector primario,
especialmente si dicho producto es difícil de ser transportado en condiciones
normales a grandes distancias. Del mismo modo, la industria agroalimentaria está
tan estrechamente ligada al sector primario que se la suele considerar
conjuntamente con él en muchas cuestiones.

El dominio del sector primario, tanto si se reduce al sector agrario como si se


considera la totalidad de los sectores extractivos, suele ser una característica
definitoria de la economía de los países subdesarrollados.
Historia

Desde el Paleolítico, el ser humano ha aprovechado los recursos de los bosques


(maderas, frutos, plantas...). Estas actividades económicas son las más antiguas.

El descubrimiento de la agricultura dio lugar a la Revolución Neolítica. Los


primeros pueblos nómadas de cazadores recolectores aprendieron a cultivar la
tierra y cambiaron su modo de vida: se hicieron sedentarios y empezaron a
producir sus propios alimentos. Paralelamente al descubrimiento de la agricultura,
surgió la ganadería. Las personas comenzaron a domesticar y criar determinadas
especies animales. Con la ganadería se obtenían alimentos (carne, leche, huevos,
grasas...) y pieles. También utilizaron animales de tiro para las faenas agrícolas y
el transporte.

Agricultura

La agricultura (del latín agri ‘campo’, y cultūra ‘cultivo’, ‘crianza’)

es el conjunto de técnicas y conocimientos para cultivar la tierra y la parte del


sector primario que se dedica a ello. En ella se engloban los diferentes trabajos de
tratamiento del suelo y los cultivos de vegetales. Comprende todo un conjunto de
acciones humanas que transforma el medio ambiente natural.

Las actividades relacionadas son las que integran el llamado sector agrícola.
Todas las actividades económicas que abarca dicho sector tienen su fundamento
en la explotación de los recursos que la tierra origina, favorecida por la acción del
hombre: alimentos vegetales como cereales, frutas, hortalizas, pastos cultivados y
forrajes; fibras utilizadas por la industria textil; cultivos energéticos y tubérculos;
etc.

Es una actividad de gran importancia estratégica como base fundamental para el


desarrollo autosuficiente y riqueza de las naciones.

La ciencia que estudia la práctica de la agricultura es la agronomía.


Antigua agricultura

Trilla de cereales en el antiguo Egipto.

El Creciente Fértil de Oeste de Asia, Egipto e India fueron los sitios de la primera
siembra y cosecha planificada, de plantas que habían sido recogidas previamente
en la naturaleza. El desarrollo y la independencia de la agricultura se produjo en el
norte y sur de China, en el Sahel de África, en Nueva Guinea y en varias regiones
de las Américas. Los ocho cultivos llamados fundadores del Neolítico de la
agricultura, fueron en primer lugar los cereales: trigo "espelta", el trigo "mocho",
luego la cebada; las leguminosas: guisantes, lentejas, yeros, garbanzo; y el lino.

En el año 7000 a. C., la naciente agricultura llegó a Egipto. Por lo menos desde
7000 a. C., en el subcontinente indio se cultivó trigo y cebada, como lo
demuestran excavaciones arqueológicas en Mehrgarh en Baluchistán, en lo que
hoy es Pakistán.

En el año 6000 a. C., la agricultura campesina se atrincheró en las orillas del Nilo.
Esto debido al poco desarrollo aún de las técnicas de riego. Durante este tiempo,
la agricultura se desarrolló de forma independiente en el Lejano Oriente, con el
arroz, en lugar de trigo, como cultivo principal. Los agricultores de China e
Indonesia lograron domesticar el taro o papa china (Colocasia esculenta) y el frijol
mung (Vigna radiata), la soja y el azuki (Vigna angularis). Como complemento a
estas nuevas fuentes de hidratos de carbono, una red de pesca altamente
organizada en los ríos, lagos y las costas del océano en estas áreas trajo consigo
grandes volúmenes de proteínas esenciales. En conjunto, estos nuevos métodos
agrícolas y de pesca originaron un auge de la población humana que
empequeñeció todas las expansiones anteriores y que continúa en la actualidad.
En 5000 a. C., los sumerios habían desarrollado las principales técnicas agrícolas,
incluyendo el cultivo intensivo de la tierra a gran escala, el monocultivo, técnicas
de riego, y el uso de mano de obra especializada, particularmente a lo largo de la
vía acuática ahora conocida como el canal de Shatt al-Arab, del delta de Golfo
Pérsico a la confluencia de los ríos Tigris y Éufrates.

La domesticación de especies silvestres: uros y muflones en ganado vacuno y


ovino, respectivamente, dio paso a la utilización a gran escala de animales para
comida / fibra y como bestias de carga. El pastor se unió al agricultor como un
proveedor esencial para las sociedades sedentarias y seminómadas. El maíz, la
mandioca y el arrurruz fueron domesticadas por primera vez en el continente
americano y se remontan al 5200 antes de Cristo.

Cómo nació la agricultura en el mundo

Campesino arando. Pintura en la tumba de Sennedyem, ca. 1200 a. C. Egipto.


Inicios de la agricultura en diferentes regiones del planeta; solo se consideran las
áreas de desarrollo primario, no las que domesticaron plantas por influjo de
regiones que previamente habían desarrollado la agricultura.

El inicio de la agricultura se encuentra en el período Neolítico, cuando la economía


de las sociedades humanas evolucionó desde la recolección, la caza y la pesca a
la agricultura y la ganadería. Las primeras plantas cultivadas fueron el trigo y la
cebada. Sus orígenes se pierden en la prehistoria y su desarrollo se gestó en
varias culturas que la practicaron de forma independiente, como las que surgieron
en el denominado Creciente Fértil (zona de Oriente Próximo desde Mesopotamia
al Antiguo Egipto), las culturas precolombinas de América Central, la cultura
desarrollada por los chinos al este de Asia, etc.

Se produce una transición, generalmente gradual, desde la economía de caza y


recolección de productos agrícolas. Las razones del desarrollo de la agricultura
pudieron ser debidas a cambios climáticos hacia temperaturas más templadas;
también pudieron deberse a la escasez de caza o alimentos de recolección, o a la
desertización de amplias regiones. A pesar de sus ventajas, según algunos
antropólogos, la agricultura significó una reducción de la variedad en la dieta,
creando un cambio en la evolución de la especie humana hacia individuos más
vulnerables y dependientes de un enclave que sus predecesores.

La agricultura y la dedicación de las mujeres a una maternidad intensiva 3


permitieron una mayor densidad de población que la economía de caza y
recolección por la disponibilidad de alimento para un mayor número de individuos.
Con la agricultura las sociedades van sedentarizándose y la propiedad deja de ser
un derecho sólo sobre objetos móviles para trasladarse también a los bienes
inmuebles, se amplía la división del trabajo y surge una sociedad más compleja
con actividades artesanales y comerciales especializadas, los asentamientos
agrícolas y los conflictos por la interpretación de linderos de propiedad dan origen
a los primeros sistemas jurídicos y gubernamentales. La nueva situación de la
mujer, recluida ahora a un espacio doméstico, la excluye de la economía y de la
vida social dando origen al patriarcado.

Agricultura en la antigua Roma


Artículo principal: Agricultura y ganadería en la antigua Roma

En los primeros tiempos de Roma se cultivaban principalmente cereales,


leguminosas y hortalizas, pero en la época de la expansión republicana e imperial
la agricultura incluía, además del trigo (el pan fue siempre la base de la
alimentación) los otros dos elementos de la llamada tríada o trilogía mediterránea.

El campesino trabajaba con su familia, en un modelo literariamente idealizado de


vida sencilla (base de los valores morales, familiares y públicos, y de la
participación en la res publica); pero con la expansión territorial, la continuidad del
esfuerzo bélico, que exigía un prolongado servicio militar de los ciudadanos,
arruinó las pequeñas explotaciones en beneficio del modo de producción
esclavista. En ese sistema se incluía la mayor parte de la producción agrícola,
tanto la de los modestos lotes de tierras repartidos a soldados veteranos como los
grandes latifundios en manos de la aristocracia senatorial. En la lenta transición
del esclavismo al feudalismo, a partir de la crisis del siglo III, se sustituyeron los
esclavos por siervos, y el Imperio se ruralizó, pasando las villas rurales a ser
centros autosuficientes, en perjuicio de las decadentes ciudades.

Las técnicas agrícolas se basaban en el uso del arado romano, tirado


habitualmente por bueyes, y en el sistema de barbecho. Otros aportes fueron la
prensas de aceite, algunas técnicas de regadío y de abono.
Edad Media

Labores agrícolas, 818 d. C., Salzburgo.

A lo largo de la Edad Media europea, surgen importantes innovaciones


tecnológicas que aportarán algunos elementos positivos al trabajo de los
campesinos. Las principales innovaciones en la agricultura medieval se debieron
al mayor dinamismo del modo de producción feudal, que suponía para los siervos
un mayor incentivo en la mejora de la producción que para los esclavos. Las
Partidas de Alfonso X de Castilla definen a los campesinos dentro de la sociedad
estamental como los que labran la tierra e fazen en ella aquellas cosas por las que
los hombres han de vivir y de mantenerse. Este campesinado activo fue la fuerza
fundamental del trabajo en la sociedad medieval.

La introducción del uso de arados pesados (con ruedas y vertedera) permitió un


cultivo más profundo de los suelos del norte de Europa (se incorporó a lo largo del
siglo XI en las regiones al norte de los Alpes, mientras que los suelos frágiles de la
zona mediterránea seguían vinculados al arado romano). Los molinos hidráulicos
(posteriormente los de viento introducidos desde Persia) incrementaron de forma
importante la productividad del trabajo, al igual que la mejora paulatina de los
aperos agrícolas, como nuevos tipos de trillos, hoces y guadañas.
Trilla tradicional con un trillo (imagen del Oriente Próximo).

El cambio del buey por el caballo como animal de tiro fue el resultado de dos
avances tecnológicos —el uso de la herradura y el desarrollo de la collera— que
permitían al caballo tirar de mayores cargas más fácilmente. Esto aumentó la
eficiencia del transporte por tierra, tanto para el comercio como para las campañas
militares, y sumado a la mejora general de la red de carreteras aumentó las
oportunidades comerciales para las comunidades rurales mejor comunicadas. En
algunas zonas con tierras especialmente fértiles, se introdujo la rotación de
cultivos de tres hojas (rotación trienal, asociando un cereal de primavera o una
leguminosa a un cereal de invierno), lo que reducía al 33 en vez de al 50 % la
necesidad de barbecho frente al sistema de año y vez, aumentando la producción
y haciéndola más diversificada. La posibilidad de abonado, estaba restringida a la
disponibilidad de ganadería asociada, que, en las zonas y periodos en que se
incrementó, tuvo un importante impacto en la vida campesina, aunque no siempre
positivo para los agricultores, cuyos intereses estaban en contradicción con los de
los ganaderos, habitualmente de condición privilegiada (el Concejo de la Mesta y
asociaciones ganaderas similares en los reinos cristianos peninsulares). El
ejemplo de los monasterios, especialmente de la Orden benedictina expandidos
por toda Europa occidental (Cluny y Císter), extendió prácticas agrícolas, de
gestión de las propiedades y de industria alimentaria. En zonas de Europa
meridional (la Sicilia y la España musulmanas), los árabes introdujeron mejoras
agrícolas, especialmente en sistemas de regadío (norias de Murcia, acequias de
Valencia), el aprovechamiento de las laderas (bancales de las Alpujarras), zonas
inundables (arroz) y el cultivo intensivo de huertas, con la generalización de los
frutales mediterráneos (naranjos, almendros) y todo tipo de verduras, que
caracterizarán el estereotipo de la alimentación de los campesinos sometidos de
estas zonas, de origen musulmán, frente a los conquistadores cristianos (villano
harto de ajos llamaba Don Quijote a Sancho).

Estos cambios causaron un crecimiento, tanto en la variedad como en la cantidad


de las cosechas, que tuvo efectos importantes en la dieta de la población. El
campo fue el gran protagonista en la Plena Edad Media europea. Los recursos
que aportaba la agricultura y la ganadería eran la base de la economía y la tierra
era el centro de las relaciones sociales, siendo la distribución de sus excedentes la
que permitió la revolución urbana que se vivió entre los siglos XI y XIII, cumbre del
periodo denominado óptimo medieval, beneficiado por un clima especialmente
benigno. La tasa de crecimiento promedio interanual de la población europea
durante el período 1000-1300 fue de 0,2 %. Entre las causas de la reducción de la
tasa de mortalidad que permitió ese crecimiento, leve pero sostenido, se ha
sugerido la mejora en la alimentación producto de la incorporación del octavo
aminoácido, gracias al consumo de la lenteja.4

La expansión agrícola de las tierras cultivables se hizo a costa de la reducción de


la superficie del bosque y de la incorporación de tierras marginales y aunque
contribuyó al crecimiento de la producción de alimentos, inevitablemente conducía
a las consecuencias negativas de la ley de los rendimientos decrecientes, lo que
estuvo entre las causas lejanas o precondiciones de la crisis del siglo XIV. A pesar
de los progresos, la agricultura medieval manifestó siempre signos de precariedad
debido a la imposibilidad de realizar la inversión productiva de los excedentes
(extraídos en forma de renta feudal por la nobleza y el clero) y su estrecha
dependencia de las condiciones naturales.

Véase también: Revolución agrícola del islam medieval


Edad Moderna

Durante el Antiguo Régimen los países del sur y este de Europa prolongaron el
sistema económico feudal, especialmente en la agricultura, pudiéndose hablar de
una refeudalización evidente desde la crisis del siglo XVII, en que se reafirmó la
posición predominante de los señores frente a los campesinos, que seguían
siendo la inmensa mayoría de la población, pero que no tenían posibilidad de
iniciar la acumulación del capital necesaria para la transformación agraria. En
cambio, en la Europa noroccidental, especialmente en Holanda e Inglaterra, los
cambios sociales y políticos (revolución burguesa) se vieron acompañados en el
campo por una revolución agrícola previa a la Revolución Industrial del siglo XVIII,
que intensificó los cultivos, aumentando los rendimientos gracias a mejoras
técnicas y productivas (rotación de cultivos de cuatro hojas de Waasland; aperos
de Jethro Tull) y a la introducción de nuevos cultivos.5

La integración de la economía mundial tras la era de los descubrimientos permitió


un intercambio de cultivos a nivel planetario: productos del Viejo Mundo, tanto de
zonas templadas como el trigo y la vid, como de zonas cálidas como la caña de
azúcar, el algodón y el café, fueron introducidos con éxito en América; mientras
que productos del Nuevo Mundo como el maíz, la patata, el tomate, el pimiento y
el tabaco diversificaron la agricultura europea y del resto de los continentes. Ya en
época industrial, la explotación del caucho, restringida inicialmente a la silvicultura
amazónica, también se acabó extendiendo a otras zonas ecuatoriales a pesar de
todo el cuidado que se puso en impedirlo.

Edad Contemporánea

La ideología del liberalismo económico propugnó la liberación del mercado de


tierras y la imposición de la propiedad privada sobre ellas, con distintas
manifestaciones según los países (enclosures en Inglaterra desde el siglo XVIII;
en España supresión de mayorazgos y señoríos desde los Cortes de Cádiz,
desamortización de Mendizábal en 1836). La formación de mercados nacionales
unificados implicaba la unificación de los pesos y medidas, y la liberalización de
los precios frente al anterior proteccionismo mercantilista, tarea que el despotismo
ilustrado había iniciado desde supuestos fisiócratas a mediados del siglo XVIII. La
supresión de la tasa del trigo en España en 1765 estuvo entre las causas del
motín de Esquilache, a partir de lo cual la lenta tramitación de una Ley Agraria no
llegó a resultados efectivos (Informe de Jovellanos, 1795). En el Imperio austríaco
se produjo la abolición de la servidumbre (José II, 1785), que en el Imperio ruso no
llegó hasta 1861 (reforma de Alejandro II). En Francia, la Revolución de 1789
suprimió los derechos feudales, proporcionando una base de pequeños
propietarios pero con suficiente capacidad de capitalización, muy implicados con
su tierra, que caracterizó desde entonces la vitalidad y especial fuerza social y
política del campo francés. En Inglaterra, el predominio de los terratenientes y la
gentry en el Parlamento logró mantener hasta bien entrado el siglo XIX el
proteccionismo de las Corn Laws para evitar un descenso en el precio del trigo, en
perjuicio de los industriales que patrocinaron la Escuela de Mánchester. Lo que sí
se había producido es la drástica reducción de la población activa agraria ante
cada vez mayor productividad del trabajo. La falta de expectativas de trabajo en el
campo para una población creciente (explosión demográfica), y la ruptura de las
redes de solidaridad tradicionales en las parroquias rurales (Poor Laws,
desaparición de los comunales -en España con la desamortización de Madoz,
1855-) condujo a un imparable éxodo rural que alimentó los suburbios de las
ciudades industriales.

Barra de corte originalmente tirada por un caballo.


El uso de abonos químicos (fosfatos, nitratos, etc.) la mecanización y los estudios
científicos de la edafología y la ingeniería agrícola transformaron la agricultura, a
finales del siglo XIX, en una actividad similar a la industrial en cuanto a su
conexión con la ciencia y tecnología. No obstante, la dependencia de la
climatología y la periódica irrupción de plagas (hambre irlandesa de 1845-1849,
con afectación de la patata, filoxera desde 1863, con afectación de la vid) produjo
periódicas crisis agrícolas.

La división del mundo en países desarrollados y subdesarrollados tuvo en la


agricultura uno de sus aspectos: los primeros caracterizados por una agricultura
especializada y de mercado con altos rendimientos (incluso en los denominados
países nuevos donde la presión de la población sobre la superficie es menor);
mientras que en los segundos se produjo una división por zonas entre una
agricultura de subsistencia de explotaciones familiares con tecnología tradicional y
sometida a la presión del crecimiento demográfico, y una agricultura de plantación
de monocultivos destinados al mercado internacional, que también presiona sobre
los cada vez más reducidos espacios naturales (deforestación).

La revolución verde de la segunda mitad del siglo XX significó un salto cualitativo


en la tecnificación de la agricultura en todo el mundo, basándose en mejoras
tecnológicas avanzadas como las semillas de alto rendimiento, que a finales de
siglo XX experimentó un nuevo impulso con la biotecnología (OGM).
Simultáneamente, la evolución generalizada hacia una agricultura de mercado
produjo la cada vez mayor dependencia de los plaguicidas y el abonado intensivo,
con graves problemas medioambientales como la contaminación de suelos y
acuíferos y una drástica reducción de la biodiversidad; a lo que se ha pretendido
responder con el planteamiento de una denominada agricultura sostenible. 6

Gran parte de la agricultura de muchas regiones del planeta precisa de una


cantidad enorme de trabajo humano, ayudado por muy pocos medios técnicos,
debido a la falte de capital para invertir en maquinaria, abono químico, etc.

Actualidad
Maquinaria agrícola moderna.

Siglo XX, especialmente con la aparición del tractor, las exigentes tareas de
sembrar, cosechar y trillar pueden realizarse de forma rápida y a una escala antes
inimaginable. Según la Academia Internacional de Ingeniería de EE.UU. La
mecanización agraria es uno de los 20 mayores logros de la ingeniería del siglo
XX. A principios del siglo XX, en EE.UU. se necesitaba un granjero para alimentar
de 2 a 5 personas, mientras que hoy, gracias a la tecnología, los agroquímicos y
las variedades actuales, un granjero puede alimentar a 130 personas. El costo de
esta productividad es un gran consumo energético, generalmente de combustibles
fósiles.

La difusión de la radio y la televisión (medios de comunicación), así como de la


informática, son de gran ayuda, al facilitar informes meteorológicos, estudios de
mercado, etc.

Además de comida para humanos y sus animales, se produce cada vez con más
amplia utilidad tales como flores, plantas ornamentales, madera, fertilizantes,
pieles, cuero, productos químicos (etanol, plásticos, azúcar, almidón), fibras
(algodón, cáñamo, lino), combustible (biodiesel, el propio etanol, que ahora ya se
está obteniendo del maíz), productos biofarmacéuticos, y drogas tanto legales
como ilegales (tabaco, marihuana, opio, cocaína). También existen plantas
creadas por ingeniería genética que producen sustancias especializadas (como,
por ejemplo, el maíz transgénico, que, al igual que la obtención de etanol, está
modificando la economía de los cultivos de esta planta y la vida de las
comunidades que de ella siguen dependiendo).

La manipulación genética, la mejor gestión de los nutrientes del suelo y la mejora


en el control de las semillas han aumentado enormemente las cosechas por
unidad de superficie, a cambio estas semillas se han vuelto más sensibles a
plagas y enfermedades, lo que conlleva una necesidad de estos últimos mayor por
parte del agricultor; Prueba de ello es el resurgimiento de antiguas variedades,
muy resistentes a las enfermedades y plagas, por su rusticidad. Al mismo tiempo,
la mecanización ha reducido la exigencia de mano de obra. Las cosechas son
generalmente menores en los países más pobres, al carecer del capital, la
tecnología y los conocimientos científicos necesarios.

La agricultura moderna depende enormemente de la tecnología y las ciencias


físicas y biológicas. La irrigación, el drenaje, la conservación y la sanidad, que son
vitales para una agricultura exitosa, exigen el conocimiento especializado de
ingenieros agrónomos. La química agrícola, en cambio, trata con la aplicación de
fertilizantes, insecticidas y fungicidas, la reparación de suelos, el análisis de
productos agrícolas, etc.

Las variedades de semillas han sido mejoradas hasta el punto de poder germinar
más rápido y adaptarse a estaciones más breves en distintos climas. Las semillas
actuales pueden resistir a pesticidas capaces de exterminar a todas las plantas
verdes. Los cultivos hidropónicos, un método para cultivar sin tierra, utilizando
soluciones de nutrientes químicos, pueden ayudar a cubrir la creciente necesidad
de producción a medida que la población mundial aumenta.

Otras técnicas modernas que han contribuido al desarrollo de la agricultura son las
de empaquetado, procesamiento y mercadeo. Así, el procesamiento de los
alimentos, como el congelado rápido y la deshidratación han abierto nuevos
horizontes a la comercialización de los productos y aumentado los posibles
mercados.
Simbología

La agricultura se representa del mismo modo que a la diosa Ceres, coronada de


espigas, con un arado al lado y un arbusto que empieza a florecer. Algunas veces
tiene un cuerno de la abundancia lleno de toda clase de frutos y ambas manos
sobre una pala o azada. Otros la pintan apoyada sobre el Zodiaco, para significar
que las estaciones arreglan los trabajos de la agricultura y revestida de un ropaje
verde, símbolo de la esperanza.

En algunas medallas es representada con una mujer que tiene echados a sus pies
un león y un toro, el uno emblema de la tierra y el otro, de la labranza. En una
piedra grabada de la biblioteca del Vaticano, se ve representada la Agricultura por
Psiquis, apoyándose, en una pala como trabajo en que el alma encuentra lugar
para la meditación. El genio de la Agricultura se simboliza por medio de un niño
desnudo, de una fisonomía risueña y coronado de adormideras; en una mano
tiene un manojo de espigas y en la otra un racimo de uvas.7

Tipos de agricultura

Riego en un cultivo de algodón.

Los tipos de agricultura pueden dividirse según muchos criterios distintos de


clasificación:

Según su dependencia del agua:


 De secano: es la agricultura producida sin aporte de agua por parte del
mismo agricultor. nutriéndose el suelo de la lluvia o aguas subterráneas.
 De regadío: se produce con el aporte de agua por parte del agricultor,
mediante el suministro que se capta de cauces superficiales naturales o
artificiales, o mediante la extracción de aguas subterráneas de los pozos.

Según la magnitud de la producción y su relación con el mercado:

 Agricultura de subsistencia: Consiste en la producción de la cantidad


mínima de comida necesaria para cubrir las necesidades del agricultor y su
familia, sin apenas excedentes que comercializar. El nivel técnico es
primitivo.
 Agricultura industrial: Se producen grandes cantidades, utilizando costosos
medios de producción, para obtener excedentes y comercializarlos. Típica
de países industrializados, de los países en vías de desarrollo y del sector
internacionalizado de los países más pobres. El nivel técnico es de orden
tecnológico. También puede definirse como Agricultura de mercado.

Según se pretenda obtener el máximo rendimiento o la mínima utilización de otros


medios de producción, lo que determinará una mayor o menor huella ecológica:

 Agricultura intensiva: busca una producción grande en poco espacio.


Conlleva un mayor desgaste del sitio. Propia de los países industrializados.
 Agricultura extensiva: depende de una mayor superficie, es decir, provoca
menor presión sobre el lugar y sus relaciones ecológicas, aunque sus
beneficios comerciales suelen ser menores.

Según el método y objetivos:

 Agricultura tradicional: utiliza los sistemas típicos de un lugar, que han


configurado la cultura del mismo, en periodos más o menos prolongados.
 Agricultura industrial: basada sobre todo en sistemas intensivos, está
enfocada a producir grandes cantidades de alimentos en menos tiempo y
espacio -pero con mayor desgaste ecológico-, dirigida a mover grandes
beneficios comerciales.
 Agricultura Orgánica: biológica o ecológica (son sinónimos): crean diversos
sistemas de producción que respeten las características ecológicas de los
lugares y geobiológicas de los suelos, procurando respetar las estaciones y
las distribuciones naturales de las especies vegetales, fomentando la
fertilidad del suelo.
 Agricultura natural: se recogen los productos producidos sin la intervención
humana y se consumen.

Agricultura y medio ambiente

La agricultura tiene un gran impacto en el medio ambiente. En los últimos años,


algunos aspectos de la agricultura intensiva a nivel industrial han sido cada vez
más polémicos. La creciente influencia de las grandes compañías productoras de
semillas y productos químicos y las procesadoras de comida preocupan cada vez
más tanto a los agricultores como al público en general. El efecto desastroso
sobre el entorno de la agricultura intensiva han causado que varias áreas
anteriormente fértiles hayan dejado de serlo por completo, como ocurrió en
tiempos con Oriente Medio, antaño la tierra de cultivo más fértil del mundo y ahora
un desierto.

Algunos problemas actuales

 Contaminación por desechos orgánicos


 Contaminación por nitrógeno y fósforo magnesio en ríos, lagos y aguas
subterráneas.
 Contaminación por residuos de pesticidas del suelo, agua y aire.
 Causar desequilibrios en la biota por el uso indiscriminado de pesticidas.
 Erosión del terreno.
 Agotamiento de minerales del suelo.
 Salinización del suelo en zonas secas.
 Competencia entre los agro combustibles y la alimentación.
Muchos de estos problemas van agotando y desertizando el suelo, obligando a
abandonar unos terrenos para arar otros nuevos que, a su vez, se agotan,
creando un círculo vicioso que va destruyendo el entorno. Un ejemplo claro es la
progresiva deforestación de la selva del Amazonas.

Maquinaria, equipos y herramientas agrícolas

Maquinaria agrícola
Artículo principal: Maquinaria agrícola

Tractor Lamborghini.

Las maquinarias son elementos que se utilizan para dirigir la acción realizada por
las fuerzas de trabajo a base de energía; por su parte en el campo agrícola, los
mecanismos a motor que se emplean en estas labores aligeran la producción y
mejoran las técnicas de cultivo. Entre las máquinas agrícolas más utilizadas en las
labores del campo se mencionan:

 Tractor: es una máquina agrícola muy útil, con ruedas o cadenas diseñadas
para moverse con facilidad en el terreno y potencia de tracción que permite
realizar grandes tareas agrícolas, aun en terrenos encharcados. Tiene dos
pedales de freno y está acondicionando para halar rastras. Hay dos tipos de
tractores: el de oruga, de gran estabilidad y fuerza, y el de ruedas, capaz de
desplazarse hasta por carreteras; posee mayor velocidad que el de oruga.
 Motocultor: es una máquina agrícola de un solo eje y se opera por manillar;
suele tener mediana potencia pero, en cambio puede ser muy versátil con
los numerosos aperos e implementos que se han venido desarrollando. Es
la maquinaria ideal para parcelas pequeñas o minifundios, muy frecuentes
en los países del Sur de Europa, y también del sudeste asiático, así como
de otras partes del mundo; la fuerza del motor es bastante reducida
(motores mono cilíndricos de gasolina o diesel de unos 200 cc en promedio)
pero queda compensada por la escasa velocidad, lo que le da una gran
potencia. Aunque también puede emplearse en parcelas relativamente
grandes con un asiento para el conductor, su empleo ha venido siendo
sustituido parcialmente por los tractores más grandes, esenciales en las
labores de integración parcelaria, como la que se ha llevado a cabo en
Francia y en otros países, por lo que su uso ha venido limitándose cada vez
más para las labores hortícolas, en jardinería y de ornamento en las
parcelas minifundistas. Los implementos del motocultor pueden variar
desde las cosechadoras, sembradoras, fumigadoras, transporte y hasta
toma de fuerza para bombas de riego y otros fines. Seguirá siendo esencial
en las parcelas en los terrenos bastante desnivelados y fragmentados por el
relieve.
 Cosechadora: o segadora es una máquina agrícola de motor potente, peine
cortador para segar las plantas maduras de cereales y un largo rastrillo que
va delante de la máquina y gira sobre un eje horizontal.

Equipos agrícolas
Artículo principal: Equipos agrícolas
Arado de cultivador, Cuenca, España.

Los equipos agrícolas son un grupo de aparatos diseñados para abrir surcos en la
tierra, desmenuzar, fumigar y fertilizar en el suelo.

 Arado: es un equipo agrícola diseñado para abrir surcos en la tierra; está


compuesto por una cuchilla, reja, vertedera, talón, cama, timón y mancera,
las cuales sirven para cortar y nivelar la tierra, sostener las piezas del
arado, fijar el tiro y servir de empuñadura. Existen diversos tipos de arados,
pero los más conocidos son:
o arado de vertedera, formado por la reja, cuchillas y la vertedera.
o arado de discos: formado por discos cóncavos para abrir surcos
profundos.
o arado superficial, para remover la capa superior del suelo.
o arado de subsuelo, para remover la tierra a profundidad.
 Rastra: es un equipo agrícola diseñado para desmenuzar las partes o
porciones de tierra que han sido removidas por el arado; están compuestas
por un armazón que pueden ser de madera y metal, los dientes y el
enganche que la une al tractor.
 Asperjadora: es un equipo agrícola diseñado para fumigar; está compuesta
por un depósito de líquido, bomba de presión, tapa, boca, tanque y válvula
de presión, correas, manguera, llave y la boquilla por donde sale el líquido
para fumigar, sea insecticida, fungicida o herbicida. La asperjadora manual
se coloca en la espalda del rociador y este lleva colocada en la boca y nariz
una mascarilla especial para evitar que los fuertes olores despedidos por la
sustancia que expele la asperjadora le hagan daño.
 Sembradora de siembra directa: es un equipo para colocar las simientes
sobre la cama de siembra, sin laboreo previo.
 Abonadora: es un equipo agrícola diseñado para distribuir fertilizantes; está
compuesta por tres partes principales: la tolva o depósito del abono, el tubo
de caída del fertilizante y el distribuidor del fertilizante.
 Empacadora: es un equipo agrícola diseñado para empaquetar o empacar
la paja de los cereales u otras plantas herbáceas forrajeras en balas
(también llamadas pacas o alpacas).

Herramientas agrícolas
Artículo principal: Herramientas agrícolas

Colección de aperos agrícolas, de izquierda a derecha: hoz, pala, hachas, horcas,


sierra, rastrillo, pico y azadas. Recogidos en Cuenca, España.

Las herramientas agrícolas son instrumentos que se utilizan para labrar la tierra,
cargar arena, deshierbar, remover la tierra, abrir zanjas, transportar abono o
material, etc. Son muchas y muy variadas las herramientas agrícolas, entre las
que se mencionan:

 Barretones: son palancas de acero terminadas en hoja planta y semiplanta


del mismo metal, mango de mediana longitud.
 Carretillas: son cargos pequeños que tienen una rueda y sirven para cargar
y descargar material agrícola, sea arena, tierra, abonos.
 Escardillas: son herramientas con extremo en forma de pala; es de metal
con borde inferior de filo cortante; sirve para remover la tierra.
 Machetes: son herramientas diseñadas para cortar; tienen una hoja de
acero larga y afilada, unida a un mango de madera.
 Palas: son láminas de metal, preferiblemente acero, que se usan para
labrar la tierra; pueden ser de punta o de forma ancha; tienen borde inferior
con filo cortante y mango largo de madera terminado en un asa de metal.
 Picos: son instrumentos compuestos de una parte de acero cuyos extremos
terminan en forma de pala rectangular, por un lado, y por la tierra en forma
vertical; tiene una pala rectangular con borde inferior de filo y mango de
madera o metal.
 Rastrillos: diseñados para cubrir o rastrillar semillas; tienen una parte
horizontal de metal y formada por dientes delgados o gruesos según el uso.
 Regaderas: son envases de metal con depósito para agua, con un tubo que
termina en una pieza redonda con muchos agujeros pequeños; sirve para
regar plantas.
 Trasplantadora: son pequeñas palas de metal en forma de cuchara
pequeña, de bordes afilados y mango de madera. Sirven para sacar
semillas.

Diferencias entre maquinarias, equipos y herramientas según su uso

La diferencia es que las maquinarias se encargan de remover la tierra, mientras


que los equipos se encargan de ayudar al terreno, de deshacerse de lo que no
debería estar en la tierra, y las herramientas ayudan a transportar y excavar para
sembrar un nuevo cultivo.

Importancia de las maquinarias, equipos y herramientas en la labor agrícola

La importancia que existe en:


 Las maquinarias agrícolas se utilizan para arrastrar, desmenuzar o remover
la tierra, limpieza y para sembrar.
 Los equipos agrícolas se utilizan para labrar la tierra, eliminar la maleza,
fumigar las plantas y para abonar el suelo.
 Las herramientas agrícolas se utilizan para abrir zanjas, cargar tierra,
extraer raíces, arrancar hierbas, perforar el suelo y rociar con agua las
plantas.

Políticas agrarias

La política agraria es muy compleja debido a la necesidad de equilibrar la


ecología, las necesidades del país y los problemas sociales de quienes viven del
campo.

La agricultura es un tema clave en la lucha por la justicia global. A pesar de existir


un exceso de comida en los mercados mundiales, que hace que los precios caigan
de forma continuada, aún no se ha resuelto el problema del hambre en el mundo.
La rápida pérdida de tierras cultivables y la disminución de la cantidad de agua
dulce disponible, de la que un 70 % se utiliza para la agricultura, son hoy una de
las principales causas de la pobreza. La lucha contra el hambre que sufren 800
millones de seres humanos no es posible sin una profunda reforma de la política
agraria global.

Los países ricos protegen a sus agricultores, bien a través de subvenciones a la


producción, bien a través de fuertes aranceles a los productos extranjeros. Esto
causa que los agricultores de países pobres se vean incapaces de competir en
igualdad, por lo que actualmente existe una gran oposición por parte de muchos
sectores a estos apoyos.

Las patentes otorgadas a las compañías que desarrollan nuevos tipos de semillas
por ingeniería genética han permitido que se licencien a los agricultores las
semillas de forma muy similar a la utilizada para licenciar software. Esto ha
cambiado la balanza de poder en favor de los fabricantes de semillas, que pueden
ahora dictar términos y condiciones antes imposibles. Debido a que si el agricultor
no accede a las demandas de la compañía, esta no le vende la semilla. Esto ha
hecho que muchos les acusen de biopiratería, ya que muchas de estas empresas
se dedican a investigar las propiedades de las plantas, partiendo de conocimientos
milenarios. Dándose la paradoja de que al patentar estos conocimientos,
obligando a los pueblos de los que han aprendido dicho conocimiento, a pagarles
por su uso.

Estudios económicos

Con objeto de impulsar las exportaciones de productos agrícolas, diversos


organismos gubernamentales publican estudios económicos por productos y por
países, a través de internet. Entre otros, se encuentran el FAS del Departamento
de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), Agricultura y Agroalimentario
Canadá (AAFC), Austrade y NZTE, que representan cuatro de los países más
importantes a nivel de exportación de productos agrícolas. La Federación de
Asociaciones de Comercio Internacional publica estudios de FAS y AAFC, así
como de otros organismos no gubernamentales, en su página web globaltrade.net.

Filosofía de la agricultura

La filosofía de la agricultura es, a grandes rasgos, una disciplina dedicada a la


crítica sistemática de los marcos filosóficos (o cosmovisiones éticas) que son la
base para las decisiones relativas a la agricultura.

Muchos de estos puntos de vista también se utilizan en la toma de decisiones


sobre el uso del suelo en general. En el uso diario, puede definirse como la
búsqueda de la sabiduría asociada a la agricultura, como uno de los componentes
que fundan la civilización.
Ganadería

La ganadería es una actividad económica de origen muy antiguo que consiste en


el manejo de animales domesticables con fines de producción para su
aprovechamiento. En cambio, el manejo de animales pertenecientes a especies
silvestres (no domésticas) cautiverio o semicautiverio se conoce como zoocría.

Dependiendo de la especie ganadera, se pueden obtener diversos productos


derivados, tales como la carne, la leche, los huevos, los cueros, la lana y la miel,
entre otros. La ciencia encargada del estudio de la ganadería es la zootecnia y los
profesionales encargados directamente del desarrollo de la producción animal son
los ganaderos, ayudados por los zootecnistas y los ingenieros de producción
animal, en estrecha colaboración con los médicos veterinarios que son los
encargados de la prevención y control de las enfermedades de los animales.

Los ganados más importantes en número a nivel mundial son los relacionados con
la ganadería bovina, la ovina y la porcina. Sin embargo, en algunas regiones del
planeta otros tipos de ganado tienen mayor importancia, como el caprino y el
equino, como así también la cunicultura, la avicultura y la apicultura.

La ganadería está relacionada con la agricultura, ya que en una granja ambas


pueden estar relacionadas. En estos casos el ganado aporta el estiércol, que es
utilizado como abono, y los cultivos aportan el alimento para los animales.
Historia de la ganadería
Esquema de las actividades ganaderas del Neolítico relacionadas con sus
herramientas. Se han elegido tanto dibujos de herramientas reales (hallazgos
arqueológicos), como actividades representadas, en este caso en
representaciones mesopotámicas.
Un proceso esencial en la historia de las sociedades fue el paso de una economía
de recolección (caza, recolección y pesca) a una economía de producción
voluntaria de ciertas plantas y de ciertos animales. En un número restringido de
lugares de la Tierra, ciertas sociedades, manteniendo a tensiones particulares,
inventaron el dominio de la reproducción de especies vegetales y animales.

Para asegurar sus necesidades de alimento, cuero, huesos, y otros productos, las
primitivas sociedades cazadoras-recolectoras debían seguir las migraciones de los
grandes rebaños de bóvidos, cérvidos y otros animales. Hace unos 10.000 años
los seres humanos del neolítico descubrieron que capturar animales,
domesticarlos y mantenerlos vivos para utilizarlos cuando fuera preciso, les
permitía reducir la incertidumbre que, en relación con las posibilidades de
alimentación, les suponía el hecho de tener que depender de la caza. El proceso
debió constar de un periodo de predomesticación en el que, en un primer
momento, los seres humanos habituaron a sus presas a su presencia mientras las
seguían en sus búsquedas de alimento para, posteriormente, irlas reteniendo; esto
supuso que ellos mismos tenían que encargarse de suministrar alimento a los
animales. Así, consiguieron domesticar varias especies, encargándose de mover
los rebaños de unas zonas de pasto a otras, emulando los movimientos naturales
de los mismos, pero ahora bajo su control.

Este sedentarismo estuvo unido al nacimiento de las prácticas agrícolas, que


ligaban al hombre a la tierra y que, además, permitían el cultivo de forraje para los
animales. De ese modo, cuando el hombre inició la domesticación de animales
herbívoros como vacas, ovejas, cabras y abandonó la caza y la recolección de
frutos, nació la ganadería, durante el neolítico y, muy probablemente, al mismo
tiempo que la agricultura.

Estos animales como el ganado vacuno sirvieron, además de proporcionar carne,


como animales de carga de mercancías, tiro del arado, suministro de pieles y, más
tarde, de leche y derivados. El estiércol acumulado en los establos, estabulados y
cuadras, debió haber servido de abono para los primeros cultivos.
Carta del Creciente Fértil, una región de Oriente Medio que abarcaba el Antiguo
Egipto, el Levante mediterráneo, Mesopotamia y otras civilizaciones, donde se
cree que nació la ganadería hace unos diez milenios.

La domesticación de animales permitió también utilizarlos para realizar trabajos


agrícolas o transportar cargas. Además, los restos de las cosechas que no eran
utilizables en la alimentación humana podían aprovecharse como alimento para el
ganado.

La agricultura y la ganadería permitieron a las poblaciones humanas conseguir


una mayor certidumbre respecto a sus posibilidades de sustento, así como reducir
el esfuerzo en obtenerlo, lo que posibilitó un mayor desarrollo cultural, ya que el
ser humano podía entonces empezar a disponer de más tiempo para la creación
intelectual. En este sentido, parece que el desarrollo de la ganadería tuvo lugar en
Oriente Próximo, precisamente en zonas donde, a su vez, el desarrollo cultural fue
más intenso y temprano. A partir de esos lugares se difundió esta nueva relación
con la naturaleza, ya sea que las sociedades convertidas en sociedades de
agricultores y/o de pastores se fueron expandiendo (en gran parte gracias al
potencial demográfico que su nuevo modo de producción, de alimentación y de
materias primas permitía), ya sea que sociedades vecinas, todavía paleolíticas,
hayan adoptado, por su propia voluntad o por la fuerza, este nuevo modo de vida.

El término "neolitización" para designar a este proceso de domesticación, deriva


de "Neolítico" o Edad de la Piedra Pulida, palabra inventada por los
prehistoriadores del siglo XIX para caracterizar el tipo más reciente, en Europa, de
industria prehistórica (de producción de instrumentos de piedra), justo antes de la
Edad de los Metales.

Los lugares de la neolitización primaria son escasos y cada uno comprende sólo
un pequeño número de especies. En primer lugar, la Medialuna Fértil (hace 10.000
años) donde se domesticó el cerdo, la cabra, el asno y el carnero. El norte de la
China (hace 8.500 años) donde, de modo independiente, también se domesticó el
cerdo; Mesoamérica (hace 8.000 años) en donde se domesticó el pavo (Meleagris
gallopavo) y los Andes, donde hace unos 6.000 años comenzó la domesticación
de la llama (Lama glama), la alpaca (Vicugna pacos) y el cuy (Cavia porcellus).

La producción cárnica se comenzó a desarrollar a finales del siglo XV, como una
producción precaria, de escasos recursos, escasa comercialización y escaso
consumo. Luego fue desarrollándose a gran escala, generando alta ganancia, y
producción en creces. Durante los siglos XIX y XX, con la colonización europea de
América, tuvo un desarrollo intensivo, que agotaba los recursos naturales.

En la actualidad, el área de extensión de la ganadería es superior que la de la


agricultura, ya que el ganado puede ser criado en áreas donde el duro clima
imposibilita el crecimiento de los cultivos, como en las altas montañas o las zonas
con una aridez extrema. La estabulación del ganado y el desarrollo de nuevas
técnicas de alimentación han contribuido para disminuir la dependencia de las
condiciones del medio.

Especies de ganado

Se distinguen distintos tipos de ganadería en función de las especies, por otra


parte variadas, objeto de explotación. Así, además de la ya conocida cría de
ganado vacuno, ovino o caprino, se puede distinguir la cría de conejos
(cunicultura), la de aves (avicultura), etc. Casos peculiares los constituyen la
apicultura, ya que se trata de la cría extensiva de un insecto, o la lumbricultura,
que se desarrolla para la obtención de mantillos. En la actualidad existen incluso
explotaciones dedicadas a la cría de grillos para su uso en la alimentación de
animales de compañía tan peculiares como los reptiles. Otras ganaderías son las
desarrolladas con destino a la industria peletera, siendo su máximo exponente la
cría de visones.

Ganado bovino

Una vaca con su cría en Arauca, Colombia.

El bovino doméstico desciende de un grupo de razas de uros, Bos taurus


primigenius, hoy desaparecidos. Los uros, de los cuales el último espécimen murió
en un parque polaco en 1627, fueron en otras épocas muy comunes en Europa y
su territorio se extendía a través de África del norte y el Medio Oriente hasta el
sudeste asiático y la China.7 Hay dos tipos principales de bovinos domésticos, los
cebúes (Bos primigenius indicus) que tienen una joroba marcada a nivel de las
espaldas, y los taurinos (Bos primigenius taurus) que no tienen joroba, estos
últimos son los más populares en regiones como África y Asia.

Los dos tipos, debido a su total interfertilidad, son habitualmente considerados


como subespecies. Además, se ha comprobado a nivel molecular que todas las
razas europeas y africanas de bovinos domésticos, ya sean de origen cebuino o
taurino, son de una misma línea mitocondrial, en tanto que las razas indias son de
otra. Estudios similares utilizando el ADN del cromosoma Y muestran los
antecedentes cebú de las poblaciones de bovinos africanos con cuernos. La
interpretación de estos resultados es que los cebú africanos se han desarrollado a
partir de un origen híbrido siendo la introducción de la sangre cebú principalmente
hecha a través de los machos. Hay entonces algunas pruebas de dos
domesticaciones separadas, sin dudas de dos subespecies diferentes de uros.

El ganado bovino se cría a lo largo y ancho del planeta por su capacidad de


trabajo, su carne, su leche, y su cuero. También se siguen empleando en los
espectáculos taurinos en algunos países. La hembra es la vaca y el macho, el toro
(si ha sido castrado se le llama buey). Las crías de la vaca son los terneros o
becerros y los ejemplares jóvenes son conocidos como añojos cuando cumplen un
año, erales cuando tienen más de un año y no llegan a los dos, y novillos hasta la
edad adulta (los animales de más de dos años y menos de tres se les llama
también utreros, y cuatreños cuando tienen cuatro). La cría y utilización de estos
animales por parte del hombre se conoce como ganadería bovina. Estados Unidos
es el país donde se localiza la mayor parte de la producción de carne y leche. Este
país tiene una gran diferencia con sus escoltas, entre los que se encuentran
Brasil, China, India, Argentina y Australia en la producción de carne, y la India,
Rusia, Alemania y Francia en la producción lechera.1 Existen centenares de razas
en todo el mundo con características particulares que las hacen más adecuadas
para un uso particular o más adaptadas para ser criadas en determinadas
regiones.
Ganado ovino y caprino

Cabra bezoar, ancestro de las razas actuales de cabra.

Las cabras (Capra aegagrus hircus), junto con las ovejas (Ovis orientalis aries),
fueron una de las primeras especies en ser domesticadas. Existen restos de
cabras en sitios arqueológicos distribuidos por todo el Creciente Fértil, lo que
permite datar la domesticación de ambas entre los 6.000 a 7.000 años a. C. y las
convierte en el primer animal para pastoreo domesticado en el mundo (Zohary,
Tchernov y Kolska Horwitz, 1998, p. 130). El antepasado de la oveja se considera
el muflón del oeste asiático (Ovis orientalis), que es el único congénere de la oveja
en esa área con el que puede producir individuos fértiles, pues tienen el mismo
número cromosómico (2n=54). En el caso de la cabra, el principal ancestro de las
razas modernas se considera la cabra bezoar (Capra aegagrus aegagrus) la cual
se distribuye desde las montañas de Asia Menor a través del Medio Este hasta el
Sind (Zohary, Tchernov y Kolska Horwitz, 1998, p. 130). Sin embargo, a diferencia
de la oveja, la cabra revierte a la condición silvestre o feral con facilidad si se le da
la oportunidad. Existen actualmente decenas de razas de cabras en todo el
mundo.

En el caso de los ovinos, a la hembra se la denomina oveja y al macho carnero


(que generalmente presenta grandes cuernos, normalmente largos y en espiral).
Las crías de la oveja son los corderos y los ejemplares jóvenes son conocidos
como moruecos. Un grupo de ovejas conforman un rebaño, piara o majada
(Argentina), y al cercado donde se meten se le denomina aprisco, brete, redil o
corral. La cría y utilización de estos animales por parte del hombre se conoce
como ganadería ovina. En los caprinos, la hembra se denomina cabra, el macho
se llama cabro, chivato, macho cabrío, castrón o cabrón, y a las crías cabrito,
chivo o chivito.

De los ganados ovino y caprino se utilizan su carne; su leche, con la que se


elaboran quesos, destacándose los de cabra; la piel, y la lana y otras fibras del
pelo del animal; también se utilizan sus deyecciones como fertilzante. China es el
principal productor de carne y lana de estos animales, seguido por Nueva Zelanda
y España. Turquía y Siria se destacan en la producción de leche de oveja,
mientras que la India, Bangladés y Sudán lo hacen en la de cabra.

Ganado porcino

Jabalí, ancestro de los porcinos actuales.

El ancestro salvaje de la mayoría de las razas domésticas de cerdos es el jabalí


(Sus scrofa). Se considera que fue domesticado independientemente en varios
lugares muy alejados geográfica y temporalmente, utilizando diferentes bases
fundadoras desde el comienzo según las subespecies y razas locales. El cerdo
salvaje de Sulawesi (Sus celebensis) ha sido domesticado en la isla de Sulawesi,
probablemente al comienzo del Holoceno.

Del ganado porcino se aprovecha su carne; su grasa, la cual es comestible; su


piel, para la elaboración de cuero, y las cerdas, para la fabricación de cepillos,
entre otros productos. China es el principal productor del mundo, con una amplia
diferencia con sus escoltas, entre los que se destacan Estados Unidos, Alemania,
España y Francia.

Aves

Macho y hembra de avestruz criados en una granja de Nueva Zelanda.

Artículo principal: Avicultura

Gallinas, patos, gansos, pintadas, codornices, palomas y pavos ayudan a


satisfacer las necesidades proteicas de los más pobres en el mundo y contribuyen
de forma importante a los regímenes alimenticios del mundo desarrollado a través
de la industria avícola. Estas aves son a menudo criadas en libertad, es decir que
encuentran el alimento por si mismas, a menor costo, en zonas donde los bovinos
no pueden sobrevivir tales como aquellas infestadas con la mosca tse tse
(Glossina spp.). Avestruces, emúes, ñandúes y casuarios están en grados
diversos de domesticación por su piel, su carne o para otras producciones.

La gallina roja de la jungla y sus parientes próximos del género Gallus son los
ancestros de la gallina doméstica (G. domesticus). Muchas especies de patos se
adaptan fácilmente a la cautividad y varias especies salvajes tropicales parecen
tener un buen potencial para la semi-domesticación en los países del Tercer
mundo de los cuales son originarios. El ánade real salvaje (Anas platyrhyncos),
especie muy difundida, es el ancestro de las razas de patos domésticos
modernos. Los patos domésticos tienen una gran importancia como fuente de
alimentos en Asia, especialmente en el sudeste. Allí sus huevos son lo más
importante, en tanto que hacia el norte la producción de carne toma mayor
significación. Por el contrario, los patos son por el momento de importancia menor
en África, América Latina y Cercano Oriente.

Los gansos domésticos de hoy día descienden todos de dos especies: las razas
del oeste Europa del ganso cenizo (Anser anser) y las razas asiáticas del ganso
cigüeña (Anser cygnoides). Estos dos parientes salvajes de los gansos
domésticos son originarios de las zonas templadas del hemisferio norte. El ganso
cenizo, el más meridional de los "gansos grises" que se reproducen en Europa, ha
sido conservado por el hombre desde la época del neolítico. Es el ancestro de la
mayor parte de las razas europeas de gansos. El ganso cisne es originario de
China y Mongolia. A pesar que fue domesticado bajo el nombre de "ganso chino"
desde hace unos 3000 años, en estado salvaje sigue siendo una de las especies
de aves acuáticas subárticas menos estudiadas. A diferencia de las gallinas, los
gansos tienen la gran ventaja de poder ser criados únicamente a partir de
proteínas provistas por la hierba. Los gansos tienen tendencia a consumir más de
lo que les es necesario, tendencia que ha sido explotada durante largo tiempo
tanto para su engorde como para hacerlos demasiado pesados para volar. Puesto
que los gansos amansados se reproducen libremente con los individuos salvajes
cuando se encuentran, la domesticación no ha resultado en la creación de razas
identificadas.
Gallo y gallina (Gallus gallus domesticus).

La pintada doméstica ( Numida meleagris) desciende de una sola de las siete


subespecies salvajes (Numida meleagris galeata). Las pintadas fueron
domesticadas en Egipto y en Grecia aproximadamente en los años 1745 a. C. y
400 a. C. respectivamente.

Los pavos domésticos indígenas de América Latina, fueron domesticados a partir


de Meleagris gallopavo gallopavo, la especie salvaje de México. Estos se han
difundido en América Central y del Sur y subsisten como pavos domésticos
"indígenas". Su plumaje es mayormente negro. Algunos pavos de América Latina
fueron llevados a Europa en el siglo XVI y después a América del Norte en los
siglos XVIII y XIX. Allí se cruzaron con otra subespecie salvaje, Meleagris
gallopavo sylvestris, para dar lugar al pavo bronce, precursor de todos los pavos
comerciales de los países desarrollados.

Enormes aves caminadoras y las más grandes existentes en nuestros días, el


avestruz (Struthio camelus) es actualmente endémico solamente en África, pero
en otras épocas estaba difundido hasta la península arábiga de donde
desapareció hacia 1968. El avestruz está actualmente difundido en toda África
oriental y central, desde el sur del Sahara a la provincia del Cabo. Se encuentra
también en el sur de Marruecos, en el norte de Sudán y en el sur de Egipto. Los
avestruces se reproducen sin problemas en cautividad, cuando están bien
alimentados y mantenidos. La domesticación, que comenzó en Argelia hacia 1860,
está en curso en Sudáfrica desde hace más de 100 años. Las pieles de
avestruces son procesadas en Sudáfrica y en Alemania y son utilizadas en la
fabricación de carteras para damas, zapatos y portafolios en Francia y en Italia. La
mayor demanda por estos artículos proviene de Japón. Casi nada de lo producido
por el avestruz es descartado. Hay un buen mercado para sus plumas y por el
plumón, la carne se vende para el consumo humano (fresca o desecada) y
también, con el hueso y desecada y esterilizada, es utilizada como un alimento
complementario en la dieta de los avestruces. Aún las cáscaras de los huevos
pueden ser utilizadas para la confección de collares y brazaletes. El producto de
mayor valor es sin embargo la piel, que se obtiene a los 14 meses de edad.

Los ñandúes (Rhea americana) son grandes aves caminadoras de América del
Sur. En toda su área de expansión la especie ha sido desde siempre explotada
por su carne, sus huevos, sus plumas, su piel y su aceite con diversas
aplicaciones en las culturas aborígenes y criollas. En Argentina, la piel del ñandú
es utilizada para fabricar artículos de cuero y las plumas sirven para hacer
plumeros. La carne, especialmente la de los muslos llamada "picana", es
consumida localmente a lo largo de la costa argentina y en el sur del Brasil. Los
huevos son también consumidos.

Del ganado avícola se obtienen principalmente su carne y los huevos, aunque en


algunas especies se extraen su piel y sus plumas. Los productores más
destacados son los Estados Unidos y China, mientras que en la Unión Europea
sobresalen Francia, el Reino Unido, Italia y España.

Asnos

Hasta la época de los romanos, parecen haber existido tres razas salvajes. Una de
ellas, Equus asinus asinus, de la cual deriva probablemente el asno doméstico,
existía al noroeste de África y desapareció del estado salvaje en la época romana.
Un segundo tipo de asnos salvajes vivía en los desiertos montañosos de Nubia y
en el este de Sudán, entre el Nilo y el Mar Rojo. Esta subespecie, E. africanus
africanus, que contribuyó igualmente a la creación del asno doméstico, se supone
que actualmente ha desaparecido del estado salvaje. La tercera especie, y la
única sobreviviente, es el asno salvaje de Somalia, E. africanus somalicus.

Civetas

La civeta africana (Viverra viveta) ha sido criada en cautividad en Etiopía desde


hace varios siglos. El almizcle de la civeta, un producto de olor infecto de las
glándulas anales del macho, posee un marcado poder fijativo de fragancias y es
utilizado en la fabricación de perfumes costosos. Las granjas se encuentran en su
mayor parte en la zona baja de las montañas occidentales y en la región de
Sidamo. Las civetas son alimentadas con una mezcla de frutas, legumbres,
harinas de maíz y carne. Etiopía tiene prácticamente el monopolio mundial de la
producción de almizcle y exporta cada año alrededor de 2000 kg La pequeña
civeta hindú (Viverricula indica) es criada en India y Tailandia. El almizcle es
exportado a China para la industria farmacéutica. Los criaderos de civeta
tailandeses son conducidos en asociaciones con incubadoras de pollos y las
civetas son alimentados con huevos hervidos con pollos muertos en su interior.
Las pequeñas civetas son también criadas en jaulas en muchos hogares en el
Estado de Kerala, al sur de la India, para la recuperación del almizcle que es
producido por las glándulas anales. El almizcle y el compuesto cetónico "civetona"
son vendidos a los médicos Ayurvedicos para uso medicinal.

Conejo

Se piensa hoy que la forma ancestral del conejo doméstico era Oryctolagus
cuniculus huxleyi, que existe solamente en España y Portugal así como en
algunas islas del Mediterráneo. Todos los otros conejos salvajes en Europa
pertenecen a la subespecie típica y descenderían de conejos semidomésticos
introducidos por los romanos, que apreciaban mucho comer los fetos y los conejos
recién nacidos que ellos llamaban "laurines". En este sentido, O. c. cuniculus
debería sin duda ser considerado como vuelto al estado salvaje. La diferenciación
entre las dos subespecies está confirmada por estudios morfométricos y del ADN.
Los monjes de la Edad Media tenían el hábito de comer "laurines" durante la
Cuaresma, ya que estos animales estaban clasificados dentro de los "platos
acuáticos". La cría controlada del conejo así como su domesticación, comenzó en
el siglo XVI y, probablemente, fue principalmente debido a la obra de los monjes.

Elefante

Domesticado desde hace millares de años, el elefante de Asia (Elephas maximus)


es siempre de gran utilidad para la industria maderera en muchos países de Asia
donde permite hacer cortes selectivos más que dar golpes en blanco. El corte
selectivo es una forma mucho más sustentable de explotar los bosques y es
mucho menos dañino para el ambiente. Las ventajas económicas y ambientales
de la utilización del elefante en la explotación forestal son numerosas. Los
elefantes entrenados son buenos para el ambiente y para el usuario. Su empleo
evita de trazar costosas rutas en los bosques, indispensables para el pasaje de las
máquinas pesadas. Los elefantes pueden trabajar en relieves difíciles,
accidentados donde ninguna máquina puede ir. Al contrario de las máquinas, el
elefante no se oxida, no se corroe ni contamina el ambiente. No tienen
necesidades de repuestos costosos y su deshechos sirven a la vez como abono y
como medio de diseminación de granos en la selva. El empleo de elefantes para el
desmonte reduce mayormente los daños al ambiente causados por las máquinas
pesadas y por tal razón se reduce la erosión y la compactación de los suelos. Los
elefantes de Asia son cada vez más utilizados como plataformas de observación
para los turistas en los parques nacionales y se transforman en un elemento
esencial de numerosas empresas de turismo ecológico.

Otros animales domésticos

Otros animales domésticos son los camélidos como el Camello bactriano, el


Dromedario, las Llamas, la Alpaca y la Vicuña; sin olvidarnos del Búfalo de agua y
el Reno. En el siglo XX se ha iniciado la domesticación del Ciervo, del que existen
numerosas explotaciones en Nueva Zelanda y otros países. Y en algunos países
del hemisferio sur de África se está iniciando la domesticación de diversos
ungulados silvestres, para la producción en medios difíciles, donde el clima
subdesértico, las enfermedades y los parásitos dificultan la producción zootecnica
con animales de procedencia Europea.

Clasificación de la industria ganadera

La industria ganadera clasifica al ganado de acuerdo al fin de éste:

 Ganado pie de cría


 Ganado de engorde
 Ganado lechero
 Ganado de doble propósito
 Ganadería extensiva e intensiva
 Ganadería de chupado intensivo

Formas de explotación

Ganadería intensiva

Cría intensiva de pollos en una granja.

En la ganadería intensiva el ganado se encuentra estabulado, generalmente bajo


condiciones de temperatura, luz y humedad que han sido creadas en forma
artificial, con el objetivo de incrementar la producción en el menor lapso de tiempo;
los animales se alimentan, principalmente, de alimentos enriquecidos. Es por esto
que requiere grandes inversiones en aspectos de instalaciones, tecnología, mano
de obra y alimento, entre otros.

Entre sus ventajas se destaca una elevada productividad, que tiene como
contraparte la gran contaminación que genera.

La ganadería intensiva se practica principalmente en el centro y oeste de los


Estados Unidos, en Canadá y en Europa Occidental y China. Con el correr de los
años se han instalado en las cercanías de las ciudades granjas, las cuales se
encuentran muy industrializadas. En ellas se crían principalmente porcinos, aves y
conejos, con el objetivo de abastecer a las ciudades de su carne.
Es la aplicación de múltiples tecnologías y las formas de pensamiento surgidas del
capitalismo, que nacen con la Revolución Industrial, a la ganadería. Esta
aplicación ocurrió en el siglo XX y en España a partir de la década de 1960. Los
principios de la ganadería intensiva son la de obtener el máximo beneficio, en el
menor tiempo posible, concentrando los medios de producción y mecanizando y
racionalizando los procesos, para incrementar constantemente el rendimiento
productivo.

El ejemplo de ganadería intensiva es la avicultura, en la que existe una selección


artificial de gallinas, bien sea para la producción de huevos o carne. Estas aves se
crían en enormes naves no siempre acondicionadas, con los animales hacinados
en baterías, en un ambiente regulado en temperatura, luz y humedad, mecanizado
al máximo, donde por una parte entra el agua y el pienso y por otra salen huevos y
deyecciones (excrementos). La ganadería intensiva se rige pues por las leyes de
la producción industrial.

 Ventajas de la ganadería intensiva:

1. Eficiencia: la ganadería intensiva obtiene la máxima producción por unidad


de tiempo y por animal reproductor.
2. Adaptación a la demanda del mercado: Se ajusta a la demanda de los
consumidores.
3. Homogeneidad: es la obtención de productos homogéneos o de
características iguales, para satisfacer las necesidades de la distribución y
comercialización a gran escala.

 Inconvenientes de la ganadería intensiva:

1. Gran consumo de energía, generalmente de procedencia energía fósil, en


ocasiones hasta 20 kilojulios por kilojulio en el alimento obtenido.
2. Extremadamente contaminante, debido a la acumulación de enormes
masas de deyecciones, que no pueden ser recicladas en los agrosistemas
convencionales y que provocan la contaminación atmosférica, la
contaminación del suelo y de las aguas con nitrógeno, fosfatos eutrofización
y metales pesados Cobre, fármacos etc.
3. Efímero: la ganadería intensiva no es perdurable, es decir, es
"insostenible", que implica que no puede mantenerse indefinidamente en el
tiempo, por ser una producción lineal y no estar basada en el reciclaje de
los nutrientes dentro de la base territorial de la explotación y el
aprovechamiento de la energía fijada en la misma.
4. Requiere una alta concentración de capital y un elevado nivel de control de
los ciclos de producción.

Ganadería extensiva

Ejemplo de ganadería extensiva en la comarca de Tierra del Pan, Zamora.

Los sistemas extensivos, tradicionales o convencionales de producción animal se


caracterizan esencialmente por formar parte de un ecosistema natural modificado
por el hombre, es decir, un agroecosistema, y tienen como objetivo la utilización
del territorio de una manera perdurable, están sometidos a los ciclos naturales,
mantienen siempre una relación amplia con la producción vegetal del
agroecosistema de que forman parte y tienen, como ley no escrita, la necesidad
de llegar a la generación siguiente los elementos del sistema tanto inanimados
como animados e incluso los construidos por el hombre, en un estado igual o
superior que los que se recibieron de la generación precedente.

Dentro de la ganadería extensiva podríamos incluir a la ganadería sostenible que


es la ganadería perdurable en el tiempo y que mantiene un nivel de producción sin
perjudicar al medio ambiente o al ecosistema. La ganadería sostenible se incluye
dentro del concepto de desarrollo sostenible.

Se considera extensiva la explotación ganadera que para la alimentación del


ganado utiliza los aprovechamientos a diente de los pastos procedentes de
prados, pastizales, hierbas y rastrojos; propios, ajenos o comunales, de forma
permanente o temporal.

 Ventajas de la ganadería extensiva:

1. Requieren un escaso aporte de energía fósil, en ocasiones se requiere 0,1


kilojulio o menos para obtener 1 kilojulio de alimento en la mesa del
consumidor. Mayor eficiencia energética global.
2. Contribuyen a mantener los agroecosistemas de los que forman una parte
esencial, manteniendo los agroecosistemas naturales del entorno, como la
biodiversidad.
3. En climas áridos o semiáridos como la mitad de España, contribuyen al
mantenimiento de la cubierta vegetal, es decir, evitar la erosión.
4. Prevenir los incendios forestales mediante el control arbustivo, la reducción
de biomasa combustible, etc.

 Inconvenientes de la ganadería extensiva:

1. Menor control del ambiente en que se desenvuelven los animales y


sometida a los ciclos climáticos.
2. Menor eficiencia de producción por unidad de superficie.
3. No pueden ajustarse fácilmente a la demanda de los consumidores.
4. No pueden proporcionar productos tan homogéneos como solicita la
distribución y el mercado de las grandes superficies comerciales.

Ganadería trashumante

La trashumancia se define como un tipo de ganadería que es móvil, adaptándose


en el espacio a zonas de productividad cambiante. Se diferencia del nomadismo,
en el que los lugares de pastoreo en cada estación son fijos. Se calcula que esta
actividad, sumada a la de la ganadería nómada, ocupa a unos 100-200 millones
de personas en el mundo; los terrenos explotados bajo estos sistemas representan
aproximadamente 30 millones de km², el doble de las tierras dedicadas a la
agricultura.

Este tipo de ganadería tiene grandes ventajas, como el aumento de la fertilidad de


los suelos, que se benefician con la incorporación de estiércol y otros vegetales.
En España, por ejemplo, muchos bosques se han conservado gracias al paso del
ganado, como los pinares en Guadarrama y en la Serranía de Cuenca; los
hayedos y robledales en la Cornisa Cantábrica y los encinares y los alcornocales
en Andalucía y Extremadura. Los animales también contribuyen a la lucha contra
los incendios, ya que tienen como alimentos materiales muy combustibles.

Pastoreo nómada

El pastoreo nómada es, aún en la actualidad, la forma de subsistencia de diversos


pueblos que se encuentran marginados, como los tuareg, que habitan en el
desierto del Sahara; los masái, que ocupan las zonas montañosas de Kenia y
Tanzania; y los lapones, también llamados saamis, que se encuentran en norte de
la península escandinava y de Rusia. En la actualidad, el futuro de estos grupos
humanos y de su actividad económica se encuentra amenazado por normas que
prohíben el libre movimiento del ganado y ocupan los territorios nómadas con fines
agrícolas, industriales y urbanos.

Desde el siglo XII existe en España una ley que protege unos 125.000 kilómetros
de caminos ganaderos, que equivalen a unas 400.000 hectáreas. Estos caminos
permiten el movimiento de los rebaños por todo el país en régimen de
trashumancia.

Producción de huevos
Su finalidad es la producción del huevo comercial para el consumo, bien sea
blanco (aquellos producidos por gallinas de raza Leghorn) o de color (los
obtenidos de gallinas marrones, con base en las razas New Hampshire y Rhode
Island Red, por lo general). Al no desearse huevos fecundados, esas gallinas
están sin gallos. Típicamente, este producción intensiva está basada en sistemas
de grandes baterías, donde las gallinas se hallan confinadas en un reducido
espacio. Este sistema, utilizado en casi todo el mundo, está siendo modificado en
algunos países, especialmente en la Unión Europea, debido a la presión ejercida
por grupos ecologistas. La modificación alternativa productiva es la crianza de las
gallinas sobre yacija y/o con salida al campo. Con ello se obtienen unos huevos
idénticos a los "industriales" pero que satisfacen a los consumidores que buscan
unos productos más "naturales", pese al inconveniente de resultar de un costo
mayor.

Producción de carne

Tiene como finalidad la formación de animales que posean una apropiada


cantidad y calidad de tejido muscular al momento de la faena, el cual es conocido
con el nombre de carne; estos requisitos deberán ser acordes al mercado que
consumirá el producto. En la producción se distinguen dos etapas, la cría y el
engorde.

La etapa de cría tiene como principal objetivo la generación de terneros,


obteniendo terneros destetados. En cambio, la etapa de engorde es realizada para
llevar a los animales a las mejores condiciones posibles para la faena. Si los
animales obtienen su alimento a través del pastoreo y a campo abierto, el proceso
es denominado invernada, mientras que si se realiza en corrales y el alimento es
balanceado, se lo llama feedlot. El producto final de ambos procesos es un novillo
que alcance el grado de terminación(o sea la deposición de tejido graso)que
demande el mercado al cual está dirigido y es denominado comúnmente "gordo",
o sea en condiciones de ser faenado.
Silvicultura

Corcho apilado. El alcornoque es uno de los árboles más preciados del bosque
mediterráneo.

La silvicultura (del latín silva, selva, bosque, y cultura, cultivo) es el cuidado de los
bosques, cerros o montes y también, por extensión, la ciencia que trata de este
cultivo; es decir, de las técnicas que se aplican a las masas forestales para
obtener de ellas una producción continua y sostenible de bienes y servicios
demandados por la sociedad. Estas técnicas se pueden definir como tratamientos
silvícolas, cuyo objetivo es garantizar dos principios básicos: la persistencia y
mejora de la masa (continuidad en el tiempo y aumento de su calidad) y su uso
múltiple. El silvicultor emplea diferentes tratamientos silvícolas en función de lo
que quiera obtener, como madera, leña, frutos, calidad ambiental. Por ello, la
silvicultura siempre ha estado orientada a la conservación del medio ambiente y
de la naturaleza, a la protección de cuencas hidrográficas, al mantenimiento de
pastos para el ganado y a la fruición pública de los bosques. La silvicultura origina
una producción diversa (diferencia clara con la agricultura), siendo necesaria la
compatibilización de todas las producciones y externalizaciones que produce. Será
el principio de preferencia quien rija el orden de éstas, mediante listas de
preferencias jerarquizadas...
Tala silvicultural de abeto blanco en bosque en los Alpes italianos.

La producción de una masa se puede dividir en:

 Producción directa: (maderable y no maderable): productos inmediatos o


materias primas ( ej.: madera, leñas, corcho, resina, caza, entre otras, etc.)

 Producción indirecta: productos mediatos o externalidades positivas. Lo


generan las masas por el hecho de existir (por ejemplo: fijación de carbono,
regulación del ciclo hidrológico, biodiversidad, etc.)

Forman parte de su campo el arte de crear o conservar un bosque, y la teoría y la


práctica de regular el establecimiento de una masa arbórea, su composición y
desarrollo; para ello se apoya en la geobotánica, ecología, edafología, climatología
y dendrología entre otras.

Dentro de este campo encontramos la pascicultura, ciencia que estudia las


técnicas necesarias para obtener una producción sostenible de los pastos; la
silvopascicultura o silvopastoralismo, que relaciona y estudia en conjunto a ambas.
En esta última disciplina es donde se encuadra la gestión sostenible de las
dehesas, que supone el aprovechamiento tanto del ganado como de los
elementos vegetales, de forma que unos son instrumento para la conservación de
los otros y viceversa, consiguiéndose un equilibrio dinámico vital para estas
formaciones, en las que un exceso de ganado implicaría la imposibilidad de
regeneración de la dehesa, y un exceso de pasto supondría la pérdida paulatina
de calidad del mismo pudiendo llegar a convertirse en alguna de las peores clases
de pasto, inservibles para el ganado doméstico.

La silvicultura es mucho más joven que la agricultura, que comenzó allá en la


Edad de Piedra. Los señores feudales de Europa Central comenzaron a
aprovechar sus bosques como fuente natural de recursos para la construcción,
para la actividad cinegética. La silvicultura como disciplina científica no emergió
hasta finales del siglo XVII,

Características

La silvicultura debe adaptarse a los fines que se persiguen. Si el objetivo principal


es la función de producción, deben considerarse por lo menos dos aspectos. Si lo
que interesa es la cantidad, hay que hacer todo lo posible para conseguir el
máximo crecimiento anual. Si se busca la calidad (carpintería, contrachapado,
etc.), se aumentará o reducirá el crecimiento, según sean las características del
monte; generalmente, en un monte espeso, se intentará favorecer la poda natural
(lo cual disminuirá el número y el diámetro de los futuros nudos del árbol). En caso
de que se pretenda mantener el suelo en buen estado, o regularizar el curso de
manantiales y arroyos, o regenerar un bosque degradado, se deberá evitar en lo
posible poda o corte de árboles, siendo más prudente aplicar una silvicultura
ecológica más conservadora.

El medio de acción más importante para el silvicultor es la tala. Hay varios tipos de
talas: en el monte alto regular, se realiza la tala de sementero, la de repoblación y
las talas de mejora; en el monte alto irregular, la distinción no es tan clara, y las
talas tienen generalmente un carácter mixto; en el monte bajo, la tala suprime
todos o casi todos los tallos existentes, aislados o en macollas.

Una de las nociones básicas de la silvicultura es la de explotación. Un árbol puede


ser clasificado como "explotable" según criterios bastante diferentes.

La silvicultura, y en esto se distingue de la agricultura, se basa no en el estudio de


producciones anuales, sino en el de producciones escalonadas a lo largo de 30,
50, 100 o 200 años; es necesario esperar y prever, trabajar para las generaciones
siguientes; todo esto implica gran cantidad de consecuencias. Otra particularidad
es la incorporación de las ganancias al capital: resulta difícil sacar exactamente lo
que ha crecido desde la última tala, ya que este crecimiento viene expresado en
anillos leñosos apretados y unidos; así, se pueden cometer abusos (capital
sacrificado) o tomar medidas excesivamente prudentes y conservadoras
(acumulación de material con el árbol).

La silvicultura depende en gran manera del origen de los bosques: la mayoría de


éstos son residuos (muy transformados) de la vegetación forestal primitiva que
sólo se han conservado en los suelos demasiado inclinados, en los excesivamente
pedregosos, en suelos muy húmedos o infértiles: ciertamente, el bosque extrae el
mejor partido posible de estas tierras, pero no llega a alcanzar el desarrollo que
adquiriría en los mejores suelos vecinos.

Pesca

La pesca es la captura y extracción de su medio natural de los peces u otras


especies acuáticas como crustáceos, moluscos y otros invertebrados, además de
mamíferos en el caso de culturas orientales. Ancestralmente, la pesca ha
consistido en una de las actividades económicas más tempranas de muchos
pueblos del mundo.
De acuerdo con estadísticas de la FAO y sus cifras del año 2010 (publicadas en
2012), el número total de pescadores y piscicultores en el mundo se estima en
54,8 millones. La misma estadística indica que el 87% de las personas empleadas
en el sector pesquero se encuentran en Asia. Mientras que el crecimiento de la
actividad pesquera de captura se ha detenido o incluso muestra una cierta
tendencia a la disminución, se observa un aumento sostenido en la cantidad de
personas ocupadas en la acuicultura.

Modalidades

Una perca capturada en redes.

Entre las artes de pesca más comunes se pueden citar la de arrastre, la pesca al
cerco, la pesca al curricán, la almadraba, el trasmallo, la pesca a palangre y las
redes de deriva.

Pero para llevarlas a cabo existen varias modalidades, que se suelen dividir en
pesca deportiva y comercial. Esta última se puede considerar artesanal, industrial
o sostenible, dependiendo de la envergadura de las técnicas empleadas y del
carácter de la actividad

Pesca deportiva
Artículo principal: Pesca deportiva

La pesca deportiva es la actividad pesquera que se realiza por ocio o


competencia. El motivo es lúdico principalmente, aunque hay diversos tipos de
competencias. Esta actividad está regida por la legislación de las diferentes
administraciones, que reglan el uso de artes y aparejos, delimitando el cupo de
capturas y su tamaño según especies. También gestionan el uso y actividad de los
diferentes hábitats.

Cuando esta actividad pasa de ser mero ocio o afición a ser del ámbito deportivo,
pasa a gestionarse por las diferentes federaciones de pesca, tanto a nivel regional
como nacional, organizando concursos, campeonatos y actividades a todos los
niveles.

La diferencia de pesca tanto de estilos como de aparejos, varían tanto como los
entornos en los que se desarrollan, como la especie a capturar. La pesca
deportiva se desarrolla mediante dos instrumentos principales: caña y carrete, los
cuales se subdividen a su vez según la clase de equipo que se usa en: spinning,
baitcasting, convencional y mosca.

Pesca comercial
Artículo principal: Pesca comercial

Según la distancia de la costa a los caladeros y de cómo se realizan las


actividades pesqueras, éstas pueden ser: pesca de bajura, pesca de altura y
pesca de gran altura.

La pesca comercial es la actividad pesquera efectuada con fines de beneficio


comercial. Originariamente era el sustento de algunas poblaciones costeras o
isleñas.

Esta actividad actúa de referencia para identificar los grandes grupos de pesca: en
agua salada (desarrollada en la masa de agua oceánica) y en agua dulce
(practicada en aguas continentales como ríos, embalses o lagos). Esta distinción
suele realizarse también a nivel legislativo, ya que está regulada por los diferentes
Estados, correspondiendo las competencias en la materia a diferentes
administraciones.
Hoy en día se han industrializado los sistemas de pesca, aunque en algunos
países se siguen usando artes de pesca tradicionales para la obtención de
recursos hidrobiológicos. Por ello, y según el fin económico, esta pesca se puede
distinguir entre pesca artesanal y pesca industrial.

Pesca industrial
Artículo principal: Pesca industrial

La pesca industrial emplea las técnicas más avanzadas desde el punto de vista
tecnológico. Tiene como objetivo obtener un gran número de capturas, por eso
necesita: capital para equipar a los barcos e investigar nuevos sistemas de pesca;
tecnología a la vanguardia de la industrialización para aumentar el volumen de
capturas, y por lo tanto que la actividad sea rentable; infraestructuras portuarias
donde puedan desembarcar y donde se puedan distribuir las capturas.

BIBLIOGRAFIA:

http://actividadeseconomicasgeografia.blogspot.mx/p/sector-primario.html

http://www.sagarpa.gob.mx/agricultura/Paginas/Agricultura.aspx

www.sagarpa.gob.mx/ganaderia/Paginas/inicio.aspx

www.conafor.gob.mx › Inicio › Temas Forestales

www.inapesca.gob.mx/