Está en la página 1de 10

Los No Comprometidos, Los Débiles y Los Rebeldes.

Por Bob Wedin

Este artículo se deriva de una de las lecciones que se enseña en una clase de
entrenamiento de pastoreo de la Iglesia de Cristo del Valle de Phoenix. La cuestión es
cómo diferenciar entre aquellos que son débiles, no comprometidos, o rebeldes. Para
cubrir mejor los temas, de los cuales se tendrá que debatir la definición de cada uno, el
camino que manejo Jesús con cada uno como se describe en el libro de Juan, y vamos
a concluir con soluciones prácticas que tienen una base bíblica sólida. El propósito de
este artículo es equipar mejor a los miembros sobre cómo identificar y tratar los
problemas con cada grupo. Además, queremos que te examines a ti mismo para ver si
presentas alguna de estas cualidades en tu caminar con Dios. Queremos que cada
miembro se vuelvan eficaces y productivos en su conocimiento de Jesucristo (2 Pedro
1:5-111). La meta es que estemos seguros y felices en nuestra relación con Él. Hemos
visto las cosas increíbles que Dios puede hacer cuando confiamos y nos apoyamos en
Él, y no en nuestro propio entendimiento. Este no es un estudio exhaustivo, pero
esperamos que sea beneficioso para ayudarte a ti y a los demás, y que te empuje a
seguir estudiando personalmente en este importante tema.

Definiendo Cada Tipo

Los débiles
1) Crónicos Juan 5:1-82. El hombre del estanque representa a aquellos de
nosotros que sentimos que sufrimos de las mismas debilidades continuamente.
Podría ser la salud, las heridas del pasado, los temores, etc. Jesús preguntó al
hombre inválido "¿Quieres ser sanado?" En muchos aspectos los que están en
esta situación saben que están mal, pero generalmente no saben cómo llegar al
bien. Pueden tener problemas para tomar decisiones y cuando lo hacen, tienen
problemas mantenerse en ellas. Crean excusas y fácilmente pierden la fe en
que las cosas realmente pueden mejorar. Se ven como incapaces de cambiar

1 5
Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento;6 al entendimiento,
dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios;7 a la devoción a Dios, afecto
fraternal; y al afecto fraternal, amor.8 Porque estas cualidades, si abundan en ustedes, les harán crecer en el
conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, y evitarán que sean inútiles e improductivos.9 En cambio, el que no las
tiene es tan corto de vista que ya ni ve, y se olvida de que ha sido limpiado de sus antiguos pecados.10 Por lo
tanto, hermanos, esfuércense más todavía por asegurarse del llamado de Dios, que fue quien los eligió. Si hacen
estas cosas, no caerán jamás, 11 y se les abrirán de par en par las puertas del reino eterno de nuestro Señor y
Salvador Jesucristo.
2 1
Algún tiempo después, se celebraba una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén.2 Había allí, junto a la
puerta de las Ovejas, un estanque rodeado de cinco pórticos, cuyo nombre en arameo es Betzatá. 3 En esos
pórticos se hallaban tendidos muchos enfermos, ciegos, cojos y paralíticos.]5 Entre ellos se encontraba un hombre
inválido que llevaba enfermo treinta y ocho años.6 Cuando Jesús lo vio allí, tirado en el suelo, y se enteró de que
ya tenía mucho tiempo de estar así, le preguntó: —¿Quieres quedar sano? 7 —Señor —respondió—, no tengo a
nadie que me meta en el estanque mientras se agita el agua, y cuando trato de hacerlo, otro se mete antes. 8 —
Levántate, recoge tu camilla y anda —le contestó Jesús.

1
así como de desprenderse de los fracasos del pasado. A menudo, estas cosas
pueden ser tratadas por las personas que están más cercanas y que las
conocen mejor. Para cuestiones más profundas puede requerir asesoría
profesional junto con la ayuda de los de la iglesia.

2) Situacional: Juan 18:25-273. La negación de Pedro nos representa a todos, la


lucha en algún momento de nuestro caminar cristiano. El se había sentido fuerte
para enfrentar la condena de Jesús junto con Él, pero como podemos ver, a
veces dejamos que cosas sencillas se vuelvan abrumadoras. Dios permitió a
Pedro probar su fe para exponer la debilidad de su carácter. Dios nos permite
estar en situaciones en las que podemos sentirnos débiles, a fin de exponer
nuestro carácter. No hay límite en cuánto tiempo para que una debilidad
persista, pero puede convertirse en debilidad crónica si no se trata. Esto puede
ocasionarnos muchas cosas malas, incluyendo la pérdida de amistades,
problemas de salud, el estrés, nuestros puestos de trabajo, la escuela,
problemas familiares, pecados o nuestra relación con Dios. Esto incluso puede
ocurrir después de un gran acontecimiento espiritual. Estos eventos ser similares
a una montaña rusa. Como dijo Gordón, "Nos bajan de 'El Monte de la
Transfiguración" al "Valle de la realidad". "

En la debilidad, ya sea crónica o situacional, se enfrenta una lucha interna.


Principalmente su atención se centra en la manera de sentirse mejor. El impacto en
la gente que trata de ayudarlos a veces puede ser agotador si no hay mejora.

Los no Comprometidos
1) Convicciones en disminución: Juan 12:42-434. Estos fueron los líderes
que decían ser creyentes, pero que no se atrevieron a tomar una posición sobre
sus creencias. Pueden ser clasificados como "cristianos de closet." Pueden ser
personas que actúan como cristianos, cuando están alrededor de otros
cristianos, pero como mundanos cuando están cerca de otros mundanos. Como
dice el versículo: " Preferían recibir honores de los hombres más que de parte de
Dios." Este grupo de los no comprometidos, puede tener miedo de las
consecuencias de la asociación con la iglesia o con otros discípulos. Ellos
pueden sentir que podrían afectar sus actuales relaciones con la familia, la gente
en el trabajo, y/o amigos en curso. Su falta de profundidad de relación hace que
se quejen y fácilmente caen cuando las cosas no van bien. Estas son
condiciones superficiales y no necesariamente significa que no tienen un buen

3 5
Mientras tanto, Simón Pedro seguía de pie, calentándose. — ¿No eres tú también uno de sus discípulos? —le
preguntaron. —No lo soy —dijo Pedro, negándolo. 26 — ¿Acaso no te vi en el huerto con él? —insistió uno de los
siervos del sumo sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro le había cortado la oreja. 27 Pedro volvió a negarlo, y
en ese instante cantó el gallo.

4 42
Sin embargo, muchos de ellos, incluso de entre los jefes, creyeron en él, pero no lo confesaban porque temían
que los *fariseos los expulsaran de la sinagoga.43Preferían recibir honores de los hombres más que de parte de
Dios.

2
corazón, pero pueden estar en esta situación debido a la falta de conocimiento
bíblico y madurez espiritual.

2) Mundano: Juan 2:13-165. Al igual que aquellos en el templo, Los valores


mundanos desplazaron a Dios a un segundo lugar. Éstos son los no
comprometidos, los que se encuentran distraídos por las cosas de este mundo.
Pueden estar demasiado involucrados en el trabajo, los deportes, y/o en su
casa. Incluso pueden tener las mejores intenciones, pero tienen a sus hijos en
demasiadas actividades, dando así prioridad a la familia y por consecuencia
lejos de Dios. Esto se nota en la ausencia a los servicios o reuniones de familia.
Cuando se presentan, a menudo llegan tarde. Dan y sirven de forma esporádica.
Ellos no tienen fuertes relaciones personales y espirituales dentro de la iglesia,
sólo tienen relaciones superficiales, dentro y fuera de la iglesia. La lucha interior
se produce por tener objetivos contradictorios. Ellos pueden tener el deseo de
triunfar en el mundo, sabiendo que necesitan a Dios, en cierta medida. Para
justificar su falta de compromiso en la iglesia, tratan de limpiar su conciencia de
falta de servicio o no dar. No están a la altura de su potencial espiritual. Esto
puede tener un impacto negativo a largo plazo sobre la Iglesia, que es el efecto
externo. Ellos pueden atraer a la gente en su pensamiento poco a poco y en
silencio, mientras participan lo suficiente como para no llamar demasiado la
atención a sus debilidades. Incluso podemos no darnos cuenta de lo que están
haciendo, porque es un proceso gradual. Aquí es donde sus hijos comienzan a
preguntarse si es necesario seguir a Dios. Ellos no ven la gracia de Dios en el
hogar o en las costumbres de sus padres. Ellos escuchan quejas acerca de la
iglesia y en última instancia, se centran en la hipocresía de sus padres y no en
Dios. Esto, sin vigilancia, puede extenderse lentamente por toda la iglesia y
movernos hacia el egoísmo en lugar de centrarnos en Dios.

Los no comprometidos buscan comodidad y por lo general carecen de madurez


espiritual. Se quejan fácilmente y hacen comentarios como "que están cansados del
drama" cuando los problemas de la iglesia salen a la superficie. La Biblia está llena
de drama y así es la vida - con o sin Dios. Las convicciones bíblicas nos ayudan a
mantenernos enfocados en la meta de nuestra salvación. Los no comprometidos
pueden tener la apariencia de ser débiles o rebeldes, pero causa más daño a largo
plazo, porque tienen una presencia e influencia más sutil. Tienen el efecto de la
levadura, la cual no es tan fácil de percibir.

5 13
Cuando se aproximaba la Pascua de los judíos, subió Jesús a Jerusalén.14 Y en el templo halló a los que
vendían bueyes, ovejas y palomas, e instalados en sus mesas a los que cambiaban dinero.15 Entonces, haciendo un
látigo de cuerdas, echó a todos del templo, juntamente con sus ovejas y sus bueyes; regó por el suelo las monedas
de los que cambiaban dinero y derribó sus mesas.16 A los que vendían las palomas les dijo:—¡Saquen esto de aquí!
¿Cómo se atreven a convertir la casa de mi Padre en un mercado?

3
Los Rebeldes
1) Público: Juan 11:49-536. Caifás expreso abiertamente acerca de cómo la muerte
de un hombre, Jesús, podría salvar a la nación entera. Sentía que era el llamado
para salvar la Judíos en el nombre de Dios. Los rebeldes que generalmente son
abiertos con sus sentimientos se centran en un tema particular, sienten que han
sido elegidos para defender a Dios. Pueden estar en contra del liderazgo, la
doctrina de la iglesia, o incluso los principios básicos de la salvación, por
nombrar sólo algunos. Se juntan entre ellos, pues comparten sus sentimientos
rebeldes. Ellos afirman que toda la iglesia se está extraviando y nada menos que
el cambio completo (con sus propias condiciones adjuntas) satisfará su causa.
Incluso cuando se enfrentan con la evidencia bíblica de que es contraria a su
finalidad no escuchan o miran hacia abajo. Muchas veces levantarán el tono y el
esfuerzo hasta que las cosas sean como ellos piensan. Son tan miopes en sus
creencias que van a arriesgar todo para lograr su meta y nadie puede
disuadirlos. En este grupo hay un enfoque externo y creen que tienen la verdad
y la verdad debe ser escuchada. Ellos creen que son el instrumento elegido por
Dios para traer el cambio a la iglesia. Pueden ser abiertamente divisivos y
provocar una escena pública.

2) Secreto: Juan 12:4-67. Judas era parte de los doce, pero al mismo tiempo que
estaba trabajando para socavar todo en relación a Jesús. Judas había visto los
mismos milagros, escuchó las mismas enseñanzas, y sabía lo especial que
Jesús era. Sin embargo por su corazón duro, trabajó las cosas por su propio
bien. Era hábil pues con excepción de Jesús, ninguno de los otros sabían de su
rebeldía. Personas como este pueden ser el tipo más peligroso de manejar.
Pueden ser los líderes de opinión que parecen espirituales por naturaleza, pero
tienen su propia estrategia en mente. Un aspecto de esto es lo que Gordón
denomina "objetivo negativo" Esto es mejor descrito por conversaciones con
personas que dan una advertencia que parece positiva, pero en los extremos
conduce a los sentimientos o comentarios negativos. Hechos 20:30 dice, " Aun
de entre ustedes mismos se levantarán algunos que enseñarán falsedades para
arrastrar a los discípulos que los sigan”. Se han convertido en corruptos en su
sentido propio, su objetivo ahora es el poder, el dinero, o la posición. Son tan
libres que no les importa los daños colaterales que causan a los demás. Son
comparables a los fariseos que Jesús reprendió en Mateo 23. Este grupo tiene
un enfoque interno, quiere tomar el control para su propio beneficio. Ellos

6 49
Uno de ellos, llamado Caifás, que ese año era el sumo sacerdote, les dijo: — ¡Ustedes no saben nada en
absoluto!50 No entienden que les conviene más que muera un solo hombre por el pueblo, y no que perezca toda la
nación. 51 Pero esto no lo dijo por su propia cuenta sino que, como era sumo sacerdote ese año, profetizó que
Jesús moriría por la nación judía, 52 y no sólo por esa nación sino también por los hijos de Dios que estaban
dispersos, para congregarlos y unificarlos.53 Así que desde ese día convinieron en quitarle la vida.

74
Judas Iscariote, que era uno de sus discípulos y que más tarde lo traicionaría, objetó: 5 —¿Por qué no se vendió
este perfume, que vale muchísimo dinero, para dárselo a los pobres? 6 Dijo esto, no porque se interesara por los
pobres sino porque era un ladrón y, como tenía a su cargo la bolsa del dinero, acostumbraba robarse lo que
echaban en ella.

4
sienten que el fin justifica los medios y que cualquiera que se interponga en su
camino, es desacreditado.

Los pecados de los rebeldes, tanto públicos como secretos son: orgullo, inseguridad.
Parecen muy fuertes en el exterior, pero por dentro están llenos de inseguridad.
Pueden sentirse despreciados o subutilizados y quieren ser elevados a una posición
que alimente su propia importancia.

¿Cómo Jesús Trato cada uno?

Los débiles
Juan 4:7-268 – Con la Samaritana en el pozo. Jesús lleva a la mujer a una
conversación espiritual, mediante una simple solicitud de ella. Él habla con paciencia,
rompiendo las fronteras religiosas y culturales. Él habla de asuntos piadosos, aunque a
ella le obstruyan las barreras mundanas. Él sabía de sus necesidades pero no
pretendía juzgarla por ellas: "el hombre que tienes ahora no es tu marido." Pero Él
sabía que ella era débil en su carácter. El intenta que ella se de cuenta de lo que
realmente era importante y como consecuencia de esto el pueblo recibió un gran
impacto (Juan 4:39-429).
Juan 3:1-1510 - Nicodemo era un hombre religioso, que vino a Jesús de noche.
Probablemente no quería que otros de su grupo lo vieran. Estaba débil en la fe y quería

8 7-8
Sus discípulos habían ido al pueblo a comprar comida. En eso llegó a sacar agua una mujer de Samaria, y
Jesús le dijo: —Dame un poco de agua. 9 Pero como los judíos no usan nada en común[a] con los samaritanos, la
mujer le respondió: —¿Cómo se te ocurre pedirme agua, si tú eres judío y yo soy samaritana? 10 —Si supieras lo
que Dios puede dar, y conocieras al que te está pidiendo agua —contestó Jesús—, tú le habrías pedido a él, y él te
habría dado agua que da vida. 11 —Señor, ni siquiera tienes con qué sacar agua, y el pozo es muy hondo; ¿de
dónde, pues, vas a sacar esa agua que da vida?12 ¿Acaso eres tú superior a nuestro padre Jacob, que nos dejó este
pozo, del cual bebieron él, sus hijos y su ganado? 13 —Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed —
respondió Jesús—,14 pero el que beba del agua que yo le daré, no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él
esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna. 15 —Señor, dame de esa agua para que no
vuelva a tener sed ni siga viniendo aquí a sacarla. 16 —Ve a llamar a tu esposo, y vuelve acá —le dijo Jesús. 17 —
No tengo esposo —respondió la mujer. —Bien has dicho que no tienes esposo.18 Es cierto que has tenido cinco, y el
que ahora tienes no es tu esposo. En esto has dicho la verdad. 19 —Señor, me doy cuenta de que tú eres
profeta.20 Nuestros antepasados adoraron en este monte, pero ustedes los judíos dicen que el lugar donde
debemos adorar está en Jerusalén.21 —Créeme, mujer, que se acerca la hora en que ni en este monte ni en
Jerusalén adorarán ustedes al Padre.22 Ahora ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que
conocemos, porque la salvación proviene de los judíos.23 Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los
verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad,[b] porque así quiere el Padre que sean los
que le adoren.24 Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.
25
—Sé que viene el Mesías, al que llaman el Cristo —respondió la mujer—. Cuando él venga nos explicará todas las
cosas. 26 —Ése soy yo, el que habla contigo —le dijo Jesús.

9 39
Muchos de los samaritanos que vivían en aquel pueblo creyeron en él por el testimonio que daba la mujer:
«Me dijo todo lo que he hecho.»40 Así que cuando los samaritanos fueron a su encuentro le insistieron en que se
quedara con ellos. Jesús permaneció allí dos días, 41 y muchos más llegaron a creer por lo que él mismo decía.
42
—Ya no creemos sólo por lo que tú dijiste —le decían a la mujer—; ahora lo hemos oído nosotros mismos, y
sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo.
10 1
Había entre los *fariseos un dirigente de los judíos llamado Nicodemo.2 Éste fue de noche a visitar a Jesús. —
Rabí —le dijo—, sabemos que eres un maestro que ha venido de parte de Dios, porque nadie podría hacer las
señales que tú haces si Dios no estuviera con él. 3 —De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo[a] no puede
ver el reino de Dios —dijo Jesús. 4 —¿Cómo puede uno nacer de nuevo siendo ya viejo? —preguntó Nicodemo—.

5
saber más sobre las cosas esenciales de la salvación. Jesús de nuevo habla de
asuntos espirituales, mientras que Nicodemo esta confundido por las cosas terrenales.
“¿Acaso puede entrar por segunda vez en el vientre de su madre y volver a nacer? "
Jesús entiende la crisis de fe de este hombre. En el final Nicodemo esta con José de
Arimatea, quienes toman el cuerpo de Jesús para su entierro (Juan 19:38-3911). En
ambos casos, Jesús sigue haciendo hincapié en los asuntos del corazón y pasa por
alto las distracciones verbales. Se queda con ellos y comparte su testimonio. Él les
ama y los hace mirar más allá de sus acciones y se centra en llegar a sus corazones.

Los no comprometidos
Juan 6:35-6612 - Jesús enseñó a un grupo judíos una lección difícil de comprender, de
hecho en el grupo estaban todos sus discípulos. En vez de quedarse y hacer preguntas
para aclarar sus declaraciones, murmuraban entre sí. Dios está en desacuerdo con las

¿Acaso puede entrar por segunda vez en el vientre de su madre y volver a nacer? 5 —Yo te aseguro que quien no
nazca de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios —respondió Jesús—.6 Lo que nace del cuerpo es
cuerpo; lo que nace del Espíritu es espíritu.7 No te sorprendas de que te haya dicho: "Tienen que nacer de
nuevo." 8 El viento sopla por donde quiere, y lo oyes silbar, aunque ignoras de dónde viene y a dónde va. Lo
mismo pasa con todo el que nace del Espíritu. 9 Nicodemo replicó: —¿Cómo es posible que esto suceda? 10 —Tú
eres maestro de Israel, ¿y no entiendes estas cosas? —respondió Jesús—.11Te digo con seguridad y verdad que
hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto personalmente, pero ustedes no aceptan
nuestro testimonio.12 Si les he hablado de las cosas terrenales, y no creen, ¿entonces cómo van a creer si les hablo
de las celestiales?13 Nadie ha subido jamás al cielo sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre.14 »Como
levantó Moisés la serpiente en el desierto, así también tiene que ser levantado el Hijo del hombre,15 para que todo
el que crea en él tenga vida eterna.
11 38
Después de esto, José de Arimatea le pidió a Pilato el cuerpo de Jesús. José era discípulo de Jesús, aunque en
secreto por miedo a los judíos. Con el permiso de Pilato, fue y retiró el cuerpo.39 También Nicodemo, el que antes
había visitado a Jesús de noche, llegó con unos treinta y cuatro kilos de una mezcla de mirra y áloe.

12 35
—Yo soy el pan de vida —declaró Jesús—. El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca
más volverá a tener sed.36 Pero como ya les dije, a pesar de que ustedes me han visto, no creen.37 Todos los que
el Padre me da vendrán a mí; y al que a mí viene, no lo rechazo.38 Porque he bajado del cielo no para hacer mi
voluntad sino la del que me envió.39 Y ésta es la voluntad del que me envió: que yo no pierda nada de lo que él me
ha dado, sino que lo resucite en el día final.40 Porque la voluntad de mi Padre es que todo el que reconozca al Hijo
y crea en él, tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final. 41 Entonces los judíos comenzaron a murmurar
contra él, porque dijo: «Yo soy el pan que bajó del cielo.»42 Y se decían: «¿Acaso no es éste Jesús, el hijo de José?
¿No conocemos a su padre y a su madre? ¿Cómo es que sale diciendo: "Yo bajé del cielo" ?» 43 —Dejen de
murmurar —replicó Jesús—.44 Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el
día final.45 En los profetas está escrito: "A todos los instruirá Dios." En efecto, todo el que escucha al Padre y
aprende de él, viene a mí.46 Al Padre nadie lo ha visto, excepto el que viene de Dios; sólo él ha visto al
Padre.47 Ciertamente les aseguro que el que cree tiene vida eterna.48 Yo soy el pan de vida.49 Los antepasados de
ustedes comieron el maná en el desierto, y sin embargo murieron.50 Pero éste es el pan que baja del cielo; el que
come de él, no muere.51 Yo soy el pan vivo que bajó del cielo. Si alguno come de este pan, vivirá para siempre.
Este pan es mi carne, que daré para que el mundo viva. 52 Los judíos comenzaron a disputar acaloradamente entre
sí: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?» 53 —Ciertamente les aseguro —afirmó Jesús— que si no comen
la carne del Hijo del hombre ni beben su sangre, no tienen realmente vida.54 El que come[b] mi carne y bebe mi
sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.55 Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es
verdadera bebida.56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él.57 Así como me envió el
Padre viviente, y yo vivo por el Padre, también el que come de mí, vivirá por mí.58 Éste es el pan que bajó del
cielo. Los antepasados de ustedes comieron maná y murieron, pero el que come de este pan vivirá para siempre.
59
Todo esto lo dijo Jesús mientras enseñaba en la sinagoga de Capernaúm 60 Al escucharlo, muchos de sus
discípulos exclamaron: «Esta enseñanza es muy difícil; ¿quién puede aceptarla?» 61 Jesús, muy consciente de que
sus discípulos murmuraban por lo que había dicho, les reprochó: — ¿Esto les causa *tropiezo?62 ¿Qué tal si vieran
al Hijo del hombre subir adonde antes estaba?63 El Espíritu da vida; la *carne no vale para nada. Las palabras que
les he hablado son espíritu y son vida.64 Sin embargo, hay algunos de ustedes que no creen. Es que Jesús conocía
desde el principio quiénes eran los que no creían y quién era el que iba a traicionarlo. Así que añadió: 65 —Por esto
les dije que nadie puede venir a mí, a menos que se lo haya concedido el Padre. 66 Desde entonces muchos de sus
discípulos le volvieron la espalda y ya no andaban con él.

6
quejas de Israel en el libro del Éxodo y hacia Su Hijo, Jesús, las cosas no iban a ser
diferentes. Jesús, al final se alejo. Él no cambia sus palabras o un mensaje para
ajustarse a las sensibilidades de las personas. Él estaba allí para complacer a su padre
y ayudar a alguien dispuesto a quedarse para obtener una mejor comprensión.

Los Rebeldes
Juan 8:42-47, 59 - Jesús desafió a los fariseos duramente. Jesús sabía del daño que
los fariseos habían hecho en la fé de los demás. Sabía de su hipocresía y con calma
pero con firmeza, les dijo cosas que les llegaron al corazón. Les hablaba con hechos
bíblicos e históricos para hacerles frente y al final se alejaba de ellos antes de que
fueran capaces de hacerle daño físico. En resumen, Jesús se quedó con los que eran
débiles. Permitió que los no comprometidos se alejaran, mientras que se alejó de los
rebeldes.

Soluciones Bíblicas:

Los Débiles
Romanos 15:1-713 - Todos seremos débiles en nuestra relación con Dios en algún
momento. Todos los grandes hombres y mujeres en la Biblia tenían sus luchas. Es en
esos momentos que necesitamos la fuerza espiritual de los demás. Como el pasaje
dice, debemos trabajar para complacer a los demás y no a nosotros mismos. Se
necesita una inversión de corazón y tiempo para ayudar a otros a superar sus
problemas. Tenemos que recordar que Cristo nos aceptó cuando estábamos en
nuestra propia debilidad.
La Biblia nos llama a utilizar el estímulo y la resistencia de las Escrituras para construir
un espíritu de unidad. Es muy importante no abandonar a las personas y al mismo
tiempo debilitarnos nosotros mismos. En el caso de una persona que es crónicamente
débil, es posible que necesitemos que otros que nos ayuden a evaluar la gravedad de
la cuestión (es). Debemos hablar con la persona que estamos ayudando, si tenemos
que pedir consejo de otros, solo debemos asegurarnos que no se viole la
confidencialidad. Se necesita un buen oyente para escuchar cómo alguien se siente y
para averiguar cuál es el problema real. Tenemos que ser capaces de dedicar tiempo y
evitar distracciones para hacer eso." Una vez que conocemos el problema, podemos
ayudar, mostrándoles los versículos de la Biblia relacionados y darles consejos
prácticos. Denles una misión para que tengan un interés personal de superación.
Asegúrense de obtener una afirmación de que ellos entienden y van a seguir el
consejo. Pídanles repetir lo que les dijeron, con fin de evidenciar su entendimiento.
Tenemos que seguir con ellos para asegurarnos de que están teniendo progresos.

13 1
Los fuertes en la fe debemos apoyar a los débiles, en vez de hacer lo que nos agrada. 2 Cada uno debe agradar
al prójimo para su bien, con el fin de edificarlo. 3Porque ni siquiera Cristo se agradó a sí mismo sino que, como
está escrito: «Sobre mí han recaído los insultos de tus detractores.» 4 De hecho, todo lo que se escribió en el
pasado se escribió para enseñarnos, a fin de que, alentados por las Escrituras, perseveremos en mantener nuestra
esperanza. 5 Que el Dios que infunde aliento y perseverancia les conceda vivir juntos en armonía, conforme al
ejemplo de Cristo Jesús, 6 para que con un solo corazón y a una sola voz glorifiquen al Dios y Padre de nuestro
Señor Jesucristo. 7 Por tanto, acéptense mutuamente, así como Cristo los aceptó a ustedes para gloria de Dios.

7
Algunos indicios de cambio o los intentos de cambio son importantes para reconocer a
los débiles. En el fondo, lo que hacen es más importante que lo que dicen.
¿Que tan normal es que la satisfacción este basada en la necesidad?, Nos debemos
involucrar a en la ayuda. Tenemos que enseñar a la gente a escuchar el espíritu de
Dios en sí mismos y nunca debemos tender a arreglar con los talentos del hombre.
Esto solo es una salida fácil. Si después de un período de tiempo no completa las
tareas o, en general parece estancado, el asesoramiento profesional puede ser
recomendado.
En general, el débil se verá favorecido por el discipulado y las relaciones entre sí. La
enseñanza bíblica les ayudará a adquirir más confianza en su conocimiento de la
Palabra de Dios. Orando a solas y rezar con los demás regularmente es la última pieza
de la ayuda que necesitan.

Los no comprometidos

Hebreos 10:35-3914 - Los que carecen de convicciones no están creciendo en la


profundidad del conocimiento de Dios. Sus creencias son superficiales como en la
parábola del sembrador. La Biblia debe ser nuestra fuente para la conexión y la
corrección de los no comprometidos. Cada vez que utilizamos nuestra opinión, o
seguimos las líneas del pensamiento humano, no vamos a tener éxito a largo plazo.
Tienen que darse de una serie de desafíos bíblicos en un tiempo. Estos podrían incluir
el compromiso de comunión, de servicio, el diezmo y otras áreas que la gente tiende a
omitir. A veces sus vidas están tan involucradas en otras cosas que tomará un tiempo
ver resultados. También puede que necesite fortalecer su vida de oración para que su
corazón se vuelva a conectar con Dios. Esto tomará de amigos dedicados a seguir con
ellos y ayudarles a avanzar una vez más en convertirse en miembro activo del cuerpo.
Para los no comprometidos, se ha mencionado anteriormente que, podrían causar un
mayor daño a largo plazo a la iglesia. Si cada vez más deciden no dar ayuda financiera
ó ayudar con su servicio, lentamente moriremos como iglesia. Además, con su ejemplo
le quitará la esperanza a los jóvenes discípulos que creerán que lo que se hace por
Dios y para Dios no tiene ningún significado real. Los que no están comprometidos
necesitan ser buscados y recibir todas las oportunidades para desarrollar un cambio de
corazón. Dejándolos en esta condición (no comprometidos) no les ayudará a tener una
verdadera relación con Dios y atraerán a otros al mismo patrón.

Los Rebeldes

Hebreos 12:14-1515 - Estamos haciendo todo lo posible para vivir en paz con todos los
hombres. A veces tenemos nuestros sentimientos adjuntos a la persona o al pecado en
el cual están envueltos. Debemos ocuparnos de nuestro propio corazón o de las

14 35
Así que no pierdan la confianza, porque ésta será grandemente recompensada.36Ustedes necesitan perseverar
para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido.37 Pues dentro de muy
poco tiempo, «el que ha de venir vendrá, y no tardará. 38 Pero mi justo vivirá por la fe. Y si se vuelve atrás, o será
de mi agrado.» 9 Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen
fe y preservan su vida.
15 14
Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.15Asegúrense de que nadie deje de
alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos;

8
actitudes que tenemos hacia ellos antes de reunirnos con ellos. Si tu eres sentimental o
estas frustrado, no serás capaz de ayudar ni resolver la situación.

En muchos casos los rebeldes tienen la necesidad de reunirse con aquellos que creen
son espirituales y capaces de ayudarles a resolver los problemas. Hay que elegir a la
gente que tiene el tiempo y la madurez para escuchar con paciencia y con un propósito.
Se recomienda que no nos encontramos a solas con los de esta categoría.
Necesitamos otro testigo, que puede ayudar a mantener las cosas en el buen rumbo y
puede informar de cómo son las cosas que realmente ocurrieron. Tenemos que
plantearnos preguntas de sondeo para extraer el corazón y las actitudes de la persona.
Una vez que todo se lleva a cabo, entonces podemos tratar de darles la ayuda que
necesitan. Debemos hacer lo que podamos para llevar a los hombres a entrar en razón.
(Leer: 2 Timoteo 2:22-2616.) Los hombres que viven hasta el final de sus vidas en
rebeldía con Dios pierden relaciones estrechas, porque viven con una mentalidad de
"nosotros contra ellos". La Biblia nos llama a asegurarnos de que nadie pierda la gracia
de Dios, por lo que debe ser cariñoso, pero firme en la Biblia cuando se trata con ellos
pues se espera que respondan a la Palabra de Dios y a nuestras oraciones. No les den
ningún trabajo hasta que entiendan y acepten que se han distanciado del pensamiento
espiritual. Se dice que sin la santidad nadie verá al Señor. La santidad exige una
separación con el mundo. Debemos ser humildes y trabajar en armonía unos con otros.
Si no hay humildad y no hay cambio en la dirección en que se dirigen, díganles que las
consecuencias de seguir el camino que están llevando es la completa lejanía de Dios.
En última instancia no hay lugar para los rebeldes en la iglesia. (Ver Mateo 18:15-1717,
Romanos 16:17-1818; y Tito 3:9-1119.) Si alguien está abierto o encubierto en la
rebelión, si no va a cambiar se le debe pedir que deje la iglesia. Si se niegan a
abandonar o suspender sus acciones de división, entonces la disciplina de la iglesia
debe ser aplicada. La Biblia usa esos términos en la descripción de la raíz rebelde,
como corromper, división, pecado, se condena a sí mismo, lobos, y amargura. El
impacto negativo que pueden tener en la iglesia y sus miembros tiene consecuencias
eternas.

Resumen
A diferencia de los débiles, que se hacen más evidentes por sus palabras, los no
comprometidos se muestran por su falta de acciones y los rebeldes son vistos por sus
16 22
Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con
los que invocan al Señor con un corazón limpio.23 No tengas nada que ver con discusiones necias y sin sentido,
pues ya sabes que terminan en pleitos.24 Y un *siervo del Señor no debe andar peleando; más bien, debe ser
amable con todos, capaz de enseñar y no propenso a irritarse.25 Así, humildemente, debe corregir a los
adversarios, con la esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento para conocer la verdad,26 de modo que
se despierten y escapen de la trampa en que el diablo los tiene cautivos, sumisos a su voluntad.
17 15
»Si tu hermano peca contra ti, ve a solas con él y hazle ver su falta. Si te hace caso, has ganado a tu
hermano.16 Pero si no, lleva contigo a uno o dos más, para que "todo asunto se resuelva mediante el testimonio de
dos o tres testigos" .17 Si se niega a hacerles caso a ellos, díselo a la iglesia; y si incluso a la iglesia no le hace
caso, trátalo como si fuera un incrédulo o un renegado.
18 17
Les ruego, hermanos, que se cuiden de los que causan divisiones y dificultades, y van en contra de lo que a
ustedes se les ha enseñado. Apártense de ellos.18 Tales individuos no sirven a Cristo nuestro Señor, sino a sus
propios deseos. Con palabras suaves y lisonjeras engañan a los ingenuos.
19 9
Evita las necias controversias y genealogías, las discusiones y peleas sobre la ley, porque carecen de provecho
y de sentido.10 Al que cause divisiones, amonéstalo dos veces, y después evítalo.11 Puedes estar seguro de que tal
individuo se condena a sí mismo por ser un perverso pecador.

9
acciones. En los tres casos la necesidad se encuentra realmente en el cuidado de los
otros, la aplicación de soluciones bíblicas y de trabajo, para completar la resolución.
Cuando nos quedamos cerca unos de otros y somos abiertos con nuestras vidas,
Satanás tendrá más dificultades para conseguir un punto de apoyo. Todos tenemos
que crecer en tener un punto de vista maduro de quién es Dios y lo que ha hecho por
nosotros. El ser agradecido y estar en paz con El, puede sobrellevarnos a través de los
tiempos más difíciles que enfrentemos. Tenemos que ver la iglesia como la iglesia de
Dios, construida con la sangre de Cristo. No se trata de usarla para nuestro beneficio
personal o ambiciones perversas. Tenemos el privilegio de ser elegidos por Dios para
ser cuidadores de algo que no se encuentra en ningún otro lugar en la tierra.
Tendremos éxito si seguimos el ejemplo de Cristo (1 Corintios 11:120). ¡hagámoslo -
juntos!

20 1
Imítenme a mí, como yo imito a Cristo.

10