Está en la página 1de 3

cómo hacer la validación de una idea de negocios

Una buena idea es la que soluciona un problema del cliente y que, justamente por
eso, cubrirá una demanda en el mercadoCómo hacer la validación de
una idea de negocios

Una buena idea es la que soluciona un problema del cliente y que, justamente por eso,
cubrirá una demanda en el mercado, define Santiago J. Salom, cofundador de
Superhábitos.com.

Pero antes de celebrar el haber encontrado una oportunidad, debes realizar la validación
de tu idea de negocio.

Los métodos son los más variados e incluyen desde análisis hasta la aplicación
del Producto Mínimo Viable (MVP, por sus siglas en inglés), una especie de prototipo
de tu producto, que ayuda a probar resultados.

El Producto Mínimo Viable ayuda a analizar los resultados que tu producto puede
ofrecer. Foto: iStock, Getty Images
“Dan Norris, por ejemplo, propone evitar validaciones previas y pasar al MVP en 7
días, mientras que otros proponen enfoques más complejos. Un emprendedor debe
probar los métodos y adoptar el que vaya mejor con su estilo de trabajo”, apunta Salom.

Otro enfoque posible es comenzar con un proceso de validación cualitativa, que se


realiza a partir de entrevistas que buscan entender si existe un problema para solucionar
y si la propuesta para resolverlo es adecuada.

Después se aplica el MVP. Mientras más próximo esté de lo que consideras ideal,
mejor. Si el MVP se aprueba, ya puedes llevar tu idea de negocio al mercado. Antes
debes realizar los ajustes necesarios. Tras esa fase de pruebas, es común observar más
posibilidades de mejorar el producto o servicio.

Errores a evitar
Si estás buscando una idea de negocio, o no sabes cómo desarrollar una que ya tienes,
merece la pena conocer los deslices más comunes.
El error más común de las personas que están emprendiendo por primera vez es
el exceso en los detalles y la demora en colocar su idea en el mercado, especialmente
por inseguridad, indica el cofundador del Superhábitos.com. El resultado es que muchos
proyectos con auténtico potencial terminan no concretizándose.

Entre los empresarios que ya tiene experiencia, el principal problema es la falta de


tiempo para desarrollar un nuevo proyecto de la empresa. Por más que haya muchas
tareas y que se acumulen, coordinar de cerca la idea en desarrollo sigue siendo la mejor
forma de tener éxito.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, deja un comentario y
colabora con el intercambio de ideas. Aprovecha para compartir este contenido con tus
amigos, compañeros y colaboradores en las redes sociales

1. VERIFICÁ LA DEMANDA

Es fundamental comprobar si existe demanda por el producto o


servicio que ofrecerás. Tal como señala Lorena Baus,
Subdirectora de la Escuela de Negocios AIEP, de la Universidad
Andrés Bello (Unab), el segmento de mercado debe tener un
tamaño que haga el negocio rentable y factible de crecer en el
mediano plazo.

2. ESTUDIÁ LA FACTIBILIDAD DEL NEGOCIO

Analizar la factibilidad técnica, operacional y financiera del


negocio implica preguntarse si se cuenta con los recursos
humanos, técnicos y monetarios necesarios para su puesta en
marcha. También hay que evaluar la motivación y disponibilidad
de tiempo de quien quiere emprender dicha idea.

3. ANALIZÁ LA TASA DE RETORNO DEL NEGOCIO

Alberto Rubio, Decano de la Escuela de Posgrado en Negocios


de laUniversidad de Belgrano, recuerda que es crucial saber si
el proyecto tendrá una contribución positiva y en qué tiempo
podrá cubrir los costos de lanzamiento.

4. COMPROBÁ QUÉ TAN INNOVADORA ES LA


PROPUESTA

Lo ideal es encontrar un nicho donde la propuesta sea única.


Sin embargo, seguramente la competencia no tardará en llegar
con un producto mejorado, por lo que la reinvención deberá ser
una constante en la vida del negocio.

5. TENER GANAS DE EMPRENDER Y CREERSE CAPAZ


DE TRIUNFAR

No importa si no sos un experto en el área del negocio –siempre


podrás rodearte de alguien que aporte todo ese conocimiento y
experiencia en el nuevo emprendimiento-. Lo más importante
es tener las ganas y creerse capaz de lograrlo.

También podría gustarte