Está en la página 1de 7

PARADIGMAS Y CORRIENTES TEÓRICAS ACTUALES EN LA Se ~abla así de un paradigma relativista cuántico caracterizado

PSICOLOGÍA SOCIAL. por la ruptura de la relación temporal entre causa y efecto; por el
rechazo al determinismo a partir del principio de incertidumbre; por la
concepción monista según la cual mundo exterior, cerebro y sujeto
Dra. Maritza Montero cognoscente no se hallan separados; por la concepción dinámica de la
Universidad Central de Venezuela naturaleza y por el reconocimiento de la intervención del investigador
sobre el fenómeno estudiado.

Se suele decir que al estar dentro del bosque, quien se La psicología social comienza a evidenciar los síntomas del
aventuró o perdió en él, no puede ver ese bosque como totalidad; no cambio a fines de la década pasada. Pero si bien los lineamientos que
r alcanza a aprehender su magnitud. Sólo ve árboles. Y sólo sabe que se
halla en medio del él, incapaz de conocer sus dimensiones y
van a ser propugnados, tienen raíces que a veces pueden rastrearse
hasta los orígenes mismos de la disciplina, su reconocimiento, no ya
características. Por ello, las mejores descripciones suelen darlas quienes como una forma vergonzante de hacer psicología, o como un
lo ven desde fuera. En tal situación me ha puesto esta invitación del movimiento rebelde, marginal y peligroso; sino como una vía legítima e
Depto. de Psicología Aplicada de la Universidad de Guadalajara, que igualmente científica, sólo comienzan a hacerse públicos a mediados de
agradezco de todo corazón, a dictar una conferencia sobre "Las los 80, haciendo eclosión en varias publicaciones simultáneas, tanto de
Corrientes actuales de la Psicología Social". habla hispana cuanto inglesa y francesa, y en dos continentes.

Mi propia pertenencia al bosque de la psicología social, mi Las obras de Lincoln y Guba (1985¡1991} en los EE.UU.; las
condición de psicóloga comprometida con determinadas posiciones obras de Parker 1989 de Parker y Shotter (1990) en Inglaterra; la de
teóricas, me convierten en sujeto sospechosa de parcialidad, se sesgo, Ibañez (1989) en España y, entran o os , a e Ma mez (1993) en
de intención. Pero ... , y esto es ya quizás un comienzo, una de las 'lenezuela, asi como nuestra propia contribución, iniciada en 1987 y
corrientes actuales del pensamiento social, cuya influencia se hace recientemente publicada ~ontero,1993, 1994), presentan los
sentir en nuestra disciplina, considera que la inclinación, la intención, la lineamientos de un nuevo para 1ama.
tendencia, en tanto que temas humanos, están siempre presentes en el
discurso. Asumo pues, lo inevitable y emprendo el encargo, consciente Tal paradigma puede resumirse brevemente en los siguientes
de que omisiones o distorsiones pueden ser hitos del mismo. puntos:

La psicología social, al igual que otras disciplinas de lo l. Carácter histórico de los fenómenos psicosociales, los cuales
r colectivo, vive momentos de profundos cambios. Tampoco escapan a pertenecen a un contexto temporal, cultural, espacial. Carácter
esta situación las iencias naturales, como ya lo han demostrado relativo de la verdad.
Prigogine y Stenghers , así como muchos otros
investigadores de uno u otro campo (Briggs y Peat,1990; 2. Bús ueda del conocimiento, ue no de la verdad, como objetivo de
Balandier,1989¡ Hacking,1991; Martínez,1993; Ortiz,1990, entre otros). ~ la ciencia. ª- conocimiento tambien es istorico y por en e,
Esfo se debe a que el paradigma pos1bv1sta, dominante hasta hace una igualmente transitorio, perfectible y déStiñ'aa"o a ser superado,
década, parece haber agotado ya sus explicaciones y comienza a ser enmendado, transformado y aún desechado y olvidado, en la medida
sustituido por un nuevo modelo de hacer ciencia. en que deje de responder a las exigencias sociales.

,.
• Conferencia dictada en la Universidad de Guadalajara, Depto. de
Psicolog ía Aplicada. Octubre de 1994.
3. La realidad es una construcción colectiva cotidiana, de carácter ocultadora, destinada al mantenimiento social de la hegemonía de
diaféctico, en la cual individuos y sociedad se transforman ciértas ideas.
m~~uamente en el curso de su mevjtable interacci6n.
9. El interés por los procesos de transformación, por el cambio,
4. Los seres humanos son los actores fundamentales de ese proceso de descentrando la atenc1on de la estasis social, ya gue la sociedad es
construcción, tanto social cuanto ersonal. Esas construcciones se esencialmente dinámica.
expresan como elaboraciones e cará er simbólico y se transmiten
mediante el lenguaje, en las redes que crea la intersubjetividad. !O.Crítica a los modelos representacionistas que suponen la existencia
Consecuencia de esto es el carácter activo y productor de parálela de dos realidades: una exterior · terior al su'eto,
conocimiento de los "sujetos" de la investigación, así como su generan o as1 la imposibilidad de comunicación entre ambos, debido
¡
( derecho a intervenir en ello, a demandar el conocimiento de al carácter engañoso de la percepción.
resultados. Se plantea entonces una relación
entre investigadores e investigados.
~
11.lnterés por el estudio de la vida cotidiana y del sentido común como
productor de significado, de conoc1m1ento y de ldeologta.
S. No existe "objetividad" en la ciencia. Ese ideal positivista ha probado
ser una utopía. En la ciencia, en general, la presencia del/la
investigador/a, su selección del problema, su escogencia de sujetos, De algunos de estos aspectos podemos decir que se inician
su determinación de las condiciones de observación y recolección de tiempo atrás y que ya habían sido anunciados o denunciados de alguna
datos, así como de intervención, influyen en la construcción del manera por los desarrollos psicosociales, sociológicos o antropológicos,
objeto de conocimiento. No hay neutralidad en la ciencia. Somos marginales a la corriente dominante. Baste recordar los argumentos de
parte del fenómeno y él es parte nuestra. Esto tiene inmediatas Lucien Goldmann (19 ) contra la objetividad como condición para la
consecuencias metodológicas, abriendo el camino a métodos investigación científica de lo social; o la creac1on y uso de métodos
alternativos. cualitativos tales como la historia de vida; no sólo en la antropología,
sino por psicólogos tales como Dollard (1935) . ... O el surgimiento y
6. Como corolario de lo anterior, este paradigma propugna que el desarrollo de la psicología social comunitaria latinoamericana, que
método sigue al objeto, nunca viceversa, lo cual coliduce presenta muchos del os rasgos que caracterizan a este arad1 ma. Lo
necesariamente al desarrollo de nuevos procedimientos, técnicas e i po an e es que ya no son argumentados de manera aislada o
instrumentos. defensiva ante la prepotencia de una forma de hacer ciencia, vista como
la única posible, sino que son reconocidos como parte de otro modelo
;(
7. La investigación psicosocial debe incluir no sólo la perspectiva de las de producción de conocimiento.
mayorías, sino también la persR_egiva de las minorías, de la
resistencia. No sól ion romedio de la gente, o la de Por otra parte, la presencia de un nuevo paradigma no anula
quienes detentan el poder establecido, sino tambien a e la existencia de otros. "'"'ffi) consideramos, como lo hizo Kuhn
opo sición . El conflicto debe estudiarse entonces no como una (19 ue a ciencia avanza por revoluciones. Como lo
disfunción, sino como parte de un proceso de cambio, reconociendo demuestran las ciencias socia es, va(;IQá___,mo e os coexisten
la natural existencia de disparidades. Admitir, en consecuencia, que predominante ejerce su imperio hasta '' ' -;:
la ciencia, al igual que el sentido común:'""'conbene contradicciones y erosiona, se fatiga y cede el lugar primordial a otros con mayor
que de ellas surge un nuevo conoc1m1ento. éapacidad de respuesta. Pero el modelo saliente, así como otros
modelos rivales pueden seguir resistiendo y aún resurgir y ser
,..
8. El estudio sicosocial, en tanto ue renovados.
fenómeno su acepcion falseadora,
--- 2
Ahora bien, el.término paradigma ciertamente no parece ser Esto nos lleva a proponer la existencia de otro paradigma, de
uno de los más claros en la literatura científica, el propio Kuhn, segun otro modelo del ser humano, que dé cuerita de esta tendencia
MaSterman (1975), lo usa con 21 connotaciones diferentes. ~unné latiooamencana, y que podría llamarse, hasta encontrar una mejor
(1989), desde el campo de la psicología, propone reservar la noción de - déñominación, "¡.qnstrucción y transformación crítica", ya que en
paradigma para definir conjuntos coherentes y relativamente autónomos algunos de los mov1m1entos psicosociales surgidos en nuestro
de premisas referentes a modelos del ser humano¡ en tanto que la continente podemos decir que hay una clara orientación hacia la
con epción de ciencia s s ían meta aradigmas. transformación social, pero no como revolución prefabricada, ni como
Personalmente he definido el concepto de PJlradigma (Montero,1994: · verdad evangelizadora, sino como una construcción colectiva llevada a
como un modelo constituido or un con "unto sistemático de idea~ que cabo por sujetos de una realidad, cuya manifestación debe ser
presenta relaciones e interpretaciones acerca de la activt a umana/ cambiada, sustituida, a partir del examen crítico de la misma, también
( de sus productores/ de su génesis/ de sus efectos sobre los seres llevado a cabo por las personas que la sufren. Agreguemos pues, este
\
humanos y sobre la sociéda(t señalando modos de hacer preferentes nuevo paradigma al cuadro anterior y veamos como puede ser analizado
para conoce '- en función de la ontología, epistemología y metodología.

La pluralidad aradi mática de la psicología social se evidencia El análisis indica que el realismo ontológico predomina en los
en el análisis que hace Guba en 9J_ ara ese autor, en este tres primeros paradigmas y el relatrv mo n los dos últimos. __!!
momento estarían coincidiendo cuatro paradigmas en nuestra disciplina: dualismo epistemológico (sujeto-objeto) es propio de los paradigmas
el positivista; el postpositivista, especie de corrección o actualización del marcados por el positivismo, pero cede lugar al sub]etrvrsmo
anterior; la teoría crítica, de origen frankfurtiano, y el construccionismo. predominantemente en los tres siguientes. En cuanto a la metodología,
el método experimental-mani ulativo, igualmente ro io del ositivismo
da paso a os metodos dialógico-transformativos de la teoría crítica: el
metodo dialéctico-hermeneútico del construccionismo, y al método
dialógico-transformativo-dialéctico de la construcción transformación
c~ .

Corrientes o tendencias actuales en la Psicología Social

Partiendo de estos cinco paradigmas, examinaré algunas de


En efecto, si observamos las descripciones que presenta, las principales expresiones teórico-metodológicas de la actualidad, que
creemos que si bien en nuestro continente encontramos trabajos que se insertan en ellos. Esto significa que sobre la psicología social
pueden perfectamente encajar en alguno de esos modelos; también tradicional, ubicada en el paradigma positivista, y que continúa la línea
encontramos una corriente que no se adecua a ninguno ya que rompe de los años 50,60,70, no diré nada aquí. Ella constituye el marco o
con la tradición positivista en cualquiera de sus expresiones; no puede telón de fondo, contra el cual destacan las nuevas tendencias, y de
ubicarse en la teoría crítica puesto que postula aspectos que podrían ser hecho, el modelo positivista ortodoxo ha desaparecido en casi todas
catalogados como construccionistas; ni en el construccionismo, puesto partes.
que se caracteriza por formas de pensamiento y de acción críticas. Y a
la vez, no se trata de un híbrido o de la producción de una colección de Sin embargo, las corrientes que se ubican en el paradigma
r retazos, sino que responde a una situación social muy específica y está neopositivista, constituyen un intento de puesta al día o de renovación
produciendo concepciones teóricas específicas. del paradigma dominante hasta hace unos 20 años. Ubicadas en este
campo encontramos al menos dos corrientes que gozan de popularidad

3
y que han sido sumamente productivas en la psicología social, en recopilados por Henriques (1982), en los cuales la influencia de la
cuanto a la abundancia de estudios tanto de campo cuanto Escuela de Frankfúrt es evidente en cuanto plantean la necesidad de
experimentales. Se trata del so,ciocognitivismo, cuyas raíces se hallan estudiar la ideología y sus efectos en los individuos y en la vida social.
en las teorías del equilibrio y en las teorías relativas a los procesos
mediadores, de los años 50-60. Dentro de esta corriente pOdemos Dentro de este paradigma se puede incluir alguna de la
ubicar las teorías de la atribución, las teorías de los guiones, de los psicología marxista, la menos ortodoxa, en el sentido de que
es uemas o marcos ue buscan explicar la conducta en filnclón de apoyándose en los escritos de Marx y Engels (Manuscritos económico-
estructuras cognoscitivas desarro a as , filosóficos de 1844, Ideología Alemana, p.e.), hacen una lectura crítica
summ1s ra oras e encuadres o guías para a accion de os individuos. de las cond iciones socioeconómicas y de sus efectos psicológicos en los
Igualmente, la teoría de las motivaciones sociales, gue busca explicar ind ividuos, propugnando que todo cambio en tal sentido, pasa por un
las atribuciones de causalidad. Así mismo, hay una corriente de lacual cambio del sistema de relaciones económicas de producción. ~s
un representante connotado esHoward Gardner, que plantea el estudio ex resiones de esta corriente se presentan fundamentalmente en la
de los wocesos cognoscitivos en funcion del procesamiento ~ psicolog1a cien 11ca occi ental en a unos
(México, Colombia, Venezuela). La psicología social soviética caeJ.....lli2r
su método y enfoque, en el paradigma positivista y salvo la influencia
A su vez, el conductismo social igualmente ha sido remozado, que ejerció en la osjcología cubana, no puede decirse que constituya
mostrando la influencia kantoriana, que lleva incluso a redefinir el objeto una corriente en los momentos actr ralei
de la ciencia como la acción, el movimiento, la energia.ffioca,1992). La
línea de la psicología interconductual incluso propugna una concepción
monista, dinámica, del estudio de la conducta . Teorías en transición

El paradigma de la teoría crítica ha tenido una influencia Entre sociocognoscitivismo, la teoría crítica y el
destacada en la psicología social, particularmente en las líneas que construccionismo encontramos al unas teonas caJan con
Munné (1982) llama de las "psicologías sociales marginadas". Dentro de propiedad en ninguna de esas clasificaciones. Dos ejemp os 1us ran
esta corriente podemos ubicar la psicología social marxista, el este campo, ambos de importancia, puesto que constituyen corrientes
freudomarxismo; una sicolo ía social que suele ser llamada crítica, • de gran impacto en la psicología social europea desarrollada de fines de
en e sentido ntra en el examen de la ideo o 1a, e sus la década del 70 hasta hoy. Se trata del modelo de las representaciones
causas de sus efectos psicológicos y de los procesos cultura es so.siales y de la psicología etogenica.
producidos por las relaciones economicas de oder, ue no cons 1 uye
un movimiento omogeneo, sino más bien la asunción del calificativo La teoría de las representaciones sociales constituye un buen
cntica por diversos autores, en diversos lugares y momentos, durante ejemplo de 10· que podría considerarse una fase de transición hacia él
los últimos 20 años. La diferencia entre su carácter crítico y el que es n1J,evo metaparadigma. Su creador, Serge Moscovici (1961), un
también evidente en ciertas líneas construccionistas o en el paradigma psicólogo de gran influencia e importancia en Europa, introduce en su
de la construcción y transformación crítica, es que en esta corriente se teoría elementos propios de la nueva concepción de la ciencia, a la vez
lo asume como una forma de protesta y diferenciación en relación con que conserva nexos con la línea dominante tradicional, con la cual, sin
la psicología al uso bajo el paradigma positivista. En esta corriente embargo, busca romper y a la cual critica. Pero, como suele ocurrir en
podemos ubicar la psicología radical postulada inicialmente por Pf'lil muchas familias, una cosa es romper con ella y otra seguir acarreando
BrÓwn (1975). Esta denommac1on que actualmente ha sido adoptada una cierta carga genética.
,.. por un movimiento liderado por Isaac Prilleltensky y Dennis Fox,
quienes, sin embargo, hacen una psicología ubicable en otro paradigma. El modelo de las re resentaciones se origina a inicios de los
En los años 80 encontramos trabajos como los de Wexler (1983) y los años 60, simultáneamente con las teonas del equilibrio, con as cu es

4
guarda algunos puntos de semejanza, por lo cual Ibáñez ha llegado a el mundo actual. en el orimer caso, y la
calificarlo de " negativo de la teoría de la disonancia cognoscitiva" necesidad de hacer una lectura de textos sistemáticos, que permífa
(Ibáñez,1988). Sin embargo, la propuesta de Moscovici sólo comenzará revelar sus contradicciones internas los si nificados reprimidos u
a ser conocida a mediados de la década del 70, llegando a su mayor o~ia os, en e segundo caso. Es decir, desconstruir para mostrar como
popularidad en los 80. Moscovici retoma la idea de hacer una psicología se ha construido una realidad. En una tercera acepción, el
del sentido común, propugnada por Heider en los años 30, pero perdida construcc1onismo tra a d r ltar as ectos distmtos a los que se
en su tránsito hacia los EE.UU. La acompaña del énfasis en el estudio presen an explícitamente en el discurso (Parker y Shotter,1989).
de la vida cotidiana, postulando así mismo la necesidad de estudiar el
conflicto, hacer del lenguaje el campo fundamental del estudio, y dar Esta tendencia ostula ue la realidad es una construcción
relevancia a los procesos de cambio más que al equilibrio y la cotidiana de as personas, como ta · cia. Y el lenguaje
conformidad. A la vez, conserva la estructura cognoscitiva tripartita es el campo e construcción por excelencia. Los trucos y estratagemas,
propia de las teorías del equilibrio (conación, cognición, emoción) y el las estrategias y formas de comunicación que en él se emplean, sirven
método experimental, aunque no desdeña el uso de la encuesta. para argumentar diferentes puntos de vista, ocultando o resaltando
Conserva así mismo el dualismo, lo cual se refleja en el hecho de que según los intereses de las personas. Entonces, la psicología social debe
las representaciones sociales son construcciones hechas por los tratar con textos y prácticas, por lo cual el discurso debe ser su campo
individuos, expresadas a través del lenguaje, que reconstituyen el de estudio.
mundo exterior al sujeto. En, este sentido, podría decirse que e~
~eoría es pre-construccionista y post-cognitivista. En su _versión socioconstruccionista, rechaza la dicotomía o
dua idad entre sujeto y objeto, así como 1 1 conocimiento
A la vez, la psicología eto énica o de la acción Harré 1979· de ese 1 om10, por lo cual el reoresentacjoojsmo queda excluido. Al
Harré, Clarke y D"e ro, 9) es una corriente que igualmente argumentar que todo conocimiento es una construcción, mal puede
reacciona contra la psicología tradicional, planteando el carácter creador haber una representación en el cerebro, más o menos correcta, de
de sentido de los seres humanos, revalorando igualmente el sentido alguna realidad externa al sujeto. Por lo tanto, la idea del cerebro como
común y la racionalidad del mismo, el lenguaje cotidiano, a fin de sede del conocer es igualmente rechazada; así como lo es también la
analizar los episodios para revelar las estructuras acto/acción. Sus ideas verdad como criterio absoluto. La verdad, para esta corriente, es
centrales son: a) el control consciente de la acción se apoya en relativa y cambiante (Ibáñez,1994).
"subrutinas" no conscientes, b) la psicología debe estudiar las
"jerarquías constitutivas", en las cuales las partes de un nivel se Su influencia tanto en el campo anglosajón cuanto en el
convierten en conjuntos del siguiente, y c) el pensamiento constituye hispanoparlante es notoria. Sin embargo, no se trata de nmguna
una actividad social basada en la conversación. El análisis de la mañera de un movimiento monolítico. Desde R>s pnmerós artítalus
conversación pondrá de manifiesto las estructuras del lenguaje y, a definidamente construccionistas de Gergen a inicios de los 80, hasta la
partir de ellas, las líneas de pensamiento que guían la acción. En este psicología discursiva de Edwards y Potter eii 1992, el movimiento ha
caso, podríamos también decir que se trata de una teoría post- tenido oportunidad de desarrollar diversas subtendencias. Encontramos
cognitivista, pero no que sea pre-construccionista, a pesar de las así la lí~ socioconstruccionista de Gergen y de Ibáñez, al lado de la
relaciones con la hermenéutica. línea retórica< con énfasis en la argumentación en el discurso, cuyo
representante 'más prominente es Michel Billig. Hay también una línea
El paradigma construccionista presenta una corriente con su hermenéutica, que busca el sentido del discurso, la cual tiene un 'Dleñ
mismo nombre: el Construccionismo, movimiento teórico que tiene su cónocido reoresentante en Eernández-Christlieb. A ella se une la línea
,. origen en la obra de los franceses Michel Foucault (1977,1980,1981) y de la ~cología discursiva (Edwards y Potter), centrada en el analis1s del
Jacques Derrida (1976,1978), quienes plantean la necesidad de- discurso, de la cual participan Wetherell, Litton, Potter y Edwards, entre
descubflr la vfc! de operac1on de las relacionesde poder que estructuran otros. Sobre estas tendencias es posible decir que su ub1cac1on

5
académica se reparte entre la Universidad de Loughborough, en
Inglaterra; la Universidad Autónoma de Barcelona, en España; 3. Construcción de una identidad social que permita a los pueblos
Swarthmore College, en los EE.UU. y el Laboratorio de Psicología Social látTrí.oamerjcanos desarrollar una conciencia de su ser .... rFÁ m•>-
de la UNAM, en México. Otra expresión de gran impacto y amplio poniendo en acción esas potencialidades (Montero,1992).
campo de expresión y aplicación, es la llamada Escuela de Ginebra,
entre cuyos representantes principales están Mugny, Doise y 4. Incorporar el conocimiento ular, al
Papastamou. son constru oras e cultura v P
Baro,1987,1989; Montero,1994).
En el aradigma de la construcción y transformación crítica
~
incluiré las siguientes corrientes: la sicolo 1a de la líberacion, a S. Incorporar a los sujetos de investigación a la investigación como
¡~~/ psicología marxiana ara el cambio social, y la psico og1a socia pro agonistas activos del proceso e cons rucc1on
comunitaria. Las tres son corrientes que han surgido en a America que e a 1mp 1ca. sto supone la participación popular y la
Latina, en ella se han desarrollado o están iniciando su desarrollo, y s1 autogest1on.
bien no desdeñan la influencia de teorías europeas o estadounidenses
(algo bien difícil en un mundo marcado por la globalización), puede Es interesante hacer notar que las e!Presiones
decirse que su constitución es claramente latinoamericana. norteamericanas de esta corriente, surgidas en canadá, provienen de un
investigador de origen latinoamericano (Isaac Prilleltensky) trasladado a
La sicología de la liberación es una corriente apenas ese país. En su estado actual, hay algunas propuestas de modelos de
incipiente, cuyo origen pue e ser atado con absoluta prec1s1on en explicación teórica (Montero,1992; Prilleltensky,1992), unidas a una
1986, con un trabajo pionero de Ignacio Martín-Baró, publicado en el praxis que se funde con otras de las corrientes pertenecientes a este
1
Boletm de Psicólogía de la Universidad Centroamericana "José Simeón paradigma: la psicología del fortalecimiento o de la potenciación y la del
cañas": Hacia una psicología de liberación, donde aparece el primer iluminismo, que alimentan a la psicología social comunitaria
esbozo de esta tendencia. Las ideas alli expresadas vuelven a aparecer, latinoamericana.
más desarrolladas, en ~en una conferencia titulada Retos
perspectivas de la psicología latinoamericana, dictada en la Universidad Sobre esta corriente no me extenderé, justamente por ser una
de Costa Rica y luego, en :t.289 en esta Universidad de Guadalajara, y
cuyo texto ha sido incluido en una recopilación de 1991 (Pacheco y
Jiménez). La línea iniciada por Martín-Baró ha sido retomada y
con la cual estoy comprometida. Baste decir que surge en la América
latina a mediados de la década del 70, simultáneamente en varios -
países del continente y con postulados que la diferencian claramente de
ampliada en otros centros académicos centroamericanos (Dobles, s/ f), la que comenzara a hacerse diez años antes en el subcontinente
norteamericanos (Prilleltensky,1992) y sudamericanos (Montero,1992). estadounidense. S orientación se dirige fundamentalmente a lo rar
que el centro del control y del poder se ubique en as comunidades
Los postulados básicos de esta corriente son : muchas veces despose1das y carentes de v1as para ex resar sus
nE;_cesidades y desarro lar sus recursos. Propone la union de teona y
l. La incorporación en la psicología social de la perspectiva de las praxis; la inclusión del estudio de la ideología; la aparición, autogestión
- -- ---- - :¡ :J _J 1 -- - --- -"- _J - -~J.. _J 1 • ..__ _J_ , __

y organización popular; a la vez ue un rol de a ente o catalizador del


cam 10 social ara los sicólo os; la construcción de formas de
conciencia e identidad social movilizadoras de la en 1ca y a
transformacion lo radas en procesos de construcción social e incorpora
r 2. Iniciar, como decía Martín-Baró ( 1986), _11na praxis que contribuya a as formas populares del conocimiento como elementos para a
transformar al hombre y a la sociedad, reconociendo sus construcción de nuevas expresiones del saber.
potencialidades negadas.
-
6
·.~EtE~:..·~'·:)..

Como hemos visto, el panorama actual de la psicología social Kuhn,T. (1962) Las revoluciones cient/ficas. México:FCE, 1971.
refleja un proceso de cambio y a la vez muestra una intensa y dinámica Lincoln,Y. y Guba,E. (1985) Naturalistic Inquiry. Beverly Hills: Sage.
actividad. Diferentes paradigmas, diferentes corrientes surcan esta Martín- Baró,I. (1986) Hacia una Psicología de la Liberación . Bolet/n de
disciplina como ríos caudalosos, y en ese sistema, en ese delta de la Psicolog/a. San Salvador: UCA
ciencia, también nuestro continente está haciendo una contribución. Martín-Baró,I. (1989) Retos y perspectivas de la psicología en América
Latina. En: G. Pacheco y B. Jiménez (Comps.) Ignacio
Referencias Mart/n-Baró. Psicología de la Liberación para América
Latina. Guadalajara : Universidad de Guadalajara-ITESO.
Balandier,G. (1989) El desorden. La teoría del caos en las ciencias Martínez,M. (1993) El paradigma emergente. Barcelona: Gedisa.
.,..,........ sociales. Barcelona: Gedisa. Masterman,M. (1975) La naturaleza de los paradigmas. En: I. Lakatos y
l. \
Billig,M. (1987) Arguing and Thinking. A Rhetorical Approach to Social A. Musgrave (Eds.) La cdtica y el desarrollo del
!.
Psychology. cambridge University Press. conocimiento. México: Grijalbo.
Billig,M. (1991) Ideology and Opinion. London: Sage. Montero,M. (1992) Psicología de la Liberación. Propuesta para una
Billig,M. (1992) Talking of the Royal Family. London: Routledge. teoría psicosociológica. En: H. Riquelme (Coord.) Otras
Briggs,E.D. y Peat,J. (1990) Espejo y Reflejo. Del caos al orden. alternativas/ otras vías de acceso. caracas: Nueva
Barcelona: Gedisa. Sociedad.
Brown,P. (1975) Radical Psychology. Montero,M. (1993) Permanencia y cambio de paradigmas en la
Dobles,!. (s/f) Psicología de la Liberación: Dificultades de una búsqueda. construcción del conocimiento científico. Interacción social.
San José: Universidad de Costa Rica . Inédito. (3) : 11-24.
Dollard,J . (1935) Criteria for the Lite History. New Haven: Yale Montero,M. (1994) Un nuevo paradigma para la Psicología Social.
University Press. Reflexiones desde el quehacer en América Latina. En : M.
Edwards, D. y Potter,J. (1992) Discursive Psychology. London: Sage. Montero (Coord.) Construcción y Cdtica de la Psicolog/a
Fernández-Christlieb,P. (1994) La lógica epistémica de invención de la Social. Barcelona: Anthropos.
realidad. Bolet/n AVEPSO Nº 6. caracas. Munné,F. (1989) Entre el individuo y la sociedad. Barcelona: PPU.
Gergen,K. ( 1982) Toward Transformation in Social Knowledge. New Ortiz,J.R. (1991) La lógica del caos. Caracas: Kapelusz.
York: Springer. Parker,I. (1989) The Crisis in Modern Social Psycho/ogy - and How to
Gergen, K. (1985) The Social Constructionist Movement in Modern End it London: Routledge.
Psychology. American Psychologist, 10 (3): 266-275 . Parker, I. Y Shotter,J . (1990) Deconstructing Social Psychology. London :
~
¡.;~.·
Gergen,K. y Davis,K.E. (1985) The Social Construction of the Person. Sage.
New York: Springer. Prilleltensky,I. (1992) Psychology of Oppresion. Williamsburg, 1ª
\
Goldmann,I. (19 ) Reunión bienal de la Sociedad para la Investigación y
Guba,E. ( 1991) The Alternative Paradigm Dialog. En: E. Guba (Comp.) Acción Comunitaria. APA.
The Paradigm Dialog. Newbury Park: Sage. Roca,J . ( 1992) Problemas filosóficos de la Psicolog/a Interconductua/.
Hacking,I. ( 1991) La domesticación del azar. Barcelona : Gedisa . Barcelona: Institut Nacional d'Educaió Física de catalunya.
Henriques, ( 1982) Changing the Subject. London : Methuen. Wexler,P. (1983) Critica/ Social Psychology. Boston : Routledge & Kegan
Ibáñez,T. (1988) Ideolog/as de la vida cotidiana. Barcelona: Sendai. Paul.
Ibáñez,T. (1989) El conocimiento de la rea/Jdad social. Barcelona ;
Sendai.
Ibáñez,T. (1994) La construcción del conocimiento desde una
r perspectiva socio-construccinosta. Bolet/n AVEPSO, Nº 6.
Caracas.

También podría gustarte