Está en la página 1de 484

https://www.google.com.pe/search?

ei=KHR7Wu6VOs-L5wLti4-
QDQ&q=delitos+de+peligro+e+imputacion+objetiva&oq=delitos+de+peligro+y+ob&gs_l=psy-
ab.3.0.0i22i30k1.7467.12826.0.14681.23.14.0.2.2.0.247.1804.0j7j3.10.0....0...1c.1.64.psy-
ab..11.12.1812...0j0i67k1.0.eQHg4BMtpfQ

delitos de peligro e imputacion objetiva

delito de resultado y de peligro

https://www.google.com.pe/search?ei=6Hl7Wu6TL8Xt5gLHuIGYBw&q=excepcion+de+improceden
cia+de+accion+casacion+&oq=excepcion+de+improcedencia+de+accion+casacion+&gs_l=psy-
ab.3..33i160k1.10834.19104.0.19740.55.27.1.19.19.0.198.2948.0j17.17.0....0...1c.1.64.psy-
ab..18.37.3078...0j0i67k1j0i131k1j0i10k1j0i22i30k1.0._fapqSqir1s

excepcion de improcedencia de accion casación

acto procesal excepcion casacion

https://www.google.com.pe/search?q=como+sacar+bienes+incautados+del+poder+judicial+CUAN
DO+NO+ESTAS+INVOLUCRADO+EN+INVESTIGACION+PENAL&oq=como+sacar+bienes+incautad
os+del+poder+judicial+CUANDO+NO+ESTAS+INVOLUCRADO+EN+INVESTIGACION+PENAL&aqs
=chrome..69i57.57740j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

como sacar bienes incautados del poder judicial CUANDO NO ESTAS INVOLUCRADO EN
INVESTIGACION PENAL

1
http://www.senado.gov.ar/upload/18824.pdf

INFORME SOBRE INCAUTACIÓN Y DECOMISO DE BIENES EN EL PROCESO PENAL

https://detorquemada.wordpress.com/2013/12/17/la-exhibicion-forzosa-y-la-incautacion/

http://legis.pe/casacion-646-2014-sullana-juez-puede-devolver-bienes-incautados-incluso-
antes-que-se-emita-resolucion-de-sobreseimiento-o-absolucion/

Casación 646-2014, Sullana: Juez


puede devolver bienes incautados
incluso antes de que se emita
resolución de sobreseimiento o
absolución

http://laley.pe/not/3022/se-debe-anular-lo-actuado-solo-si-el-vicio-afecto-gravemente-
desarrollo-del-proceso/

TC REITERA APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE TRASCENDENCIA EN LAS


NULIDADES PROCESALES

Se debe anular lo actuado solo


si el vicio afectó gravemente
desarrollo del proceso
2
https://www.google.com.pe/search?q=miranda+estampres+doctrina+espa%C3%B1ola+nulidad
+de+sentencia+condenatoria+por+vicio+insubsanable+autoriza+revocar+sentencia+condenator
ia&oq=miranda+estampres+doctrina+espa%C3%B1ola+nulidad+de+sentencia+condenatoria+
por+vicio+insubsanable+autoriza+revocar+sentencia+condenatoria&aqs=chrome..69i57.72795
j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

miranda estampres doctrina española nulidad de sentencia condenatoria por vicio insubsanable
autoriza revocar sentencia condenatoria

https://www.google.com.pe/search?q=como+dejar+sin+efecto+invcautacion+de+bienes+de+pe
rsonas+no+involucradas+en+investigacion+jurisprdencias+peru&oq=como+dejar+sin+efecto+
invcautacion+de+bienes+de+personas+no+involucradas+en+investigacion+jurisprdencias+per
u&aqs=chrome..69i57.37165j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

3
como dejar sin efecto invcautacion de bienes de personas no involucradas en investigacion
jurisprdencias peru

https://tc.gob.pe/jurisprudencia/2013/02989-2012-AA.pdf

http://legis.pe/analisis-del-modelo-de-habeas-corpus-en-el-codigo-procesal-constitucional-
peruano/

4
Análisis del modelo de hábeas corpus
en el Código Procesal Constitucional
peruano

https://www.google.com.pe/search?ei=iD4fWvrHFeHk_Qb_hr74Cg&q=lesion+del+derecho+funda
mental+a+la+prueba+ilicita+insuficiente+habeas+corpus+peru&oq=lesion+del+derecho+fundame
ntal+a+la+prueba+ilicita+insuficiente+habeas+corpus+peru&gs_l=psy-
ab.3...26741.31812.0.34015.29.10.0.0.0.0.209.1028.0j5j1.6.0....0...1c.1.64.psy-
ab..26.0.0....0.2Zw5kPyGdTc

lesion del derecho fundamental a la prueba ilicita insuficiente habeas corpus peru

valoracion de la prueba y lesion al derecho fundamental a la prueba ilicita insuficiente habeas


corpus peru

https://www.google.com.pe/search?ei=CDwfWsakI5Dr_Ab6y5zoAQ&q=diferencias+valoracion+de
+la+prueba+y+lesion+al+derecho+fundamental+a+la+prueba+habeas+corpus+peru&oq=diferencia
s+valoracion+de+la+prueba+y+lesion+al+derecho+fundamental+a+la+prueba+habeas+corpus+pe
ru&gs_l=psy-
ab.3...282465.319206.0.320216.132.93.1.2.2.0.532.15098.0j33j23j8j1j1.66.0....0...1c.1.64.psy-
ab..66.34.7299...0j0i67k1j0i131k1j0i22i30k1j33i160k1j0i13k1j0i13i30k1j0i8i13i30k1j33i22i29i30k1j33i
21k1.0.Bh6LgAQaxgU

diferencias valoracion de la prueba y lesion al derecho fundamental a la prueba habeas corpus


peru

suficiencia probatoria corroboracion objetiva de la prueba jurisprudencia penal

5
https://www.google.com.pe/search?q=medios+de+prueba+procedimiento+administrativo+discipli
nario&oq=medios+de+prueba+procedimiento+administrativo+disciplinario&aqs=chrome..69i57.20
111j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

medios de prueba procedimiento administrativo disciplinario

https://www.google.com.pe/search?q=tacha+oposiones+declaraciones+de+menores+inverosimilit
ud+procedimientos+administrativos+disciplinarios+peru&oq=tacha+oposiones+declaraciones+de
+menores+inverosimilitud+procedimientos+administrativos+disciplinarios+peru&aqs=chrome..69
i57.79707j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

tacha oposiones declaraciones de menores inverosimilitud procedimientos administrativos


disciplinarios peru

https://www.google.com.pe/search?q=LEY+27444+ACTUALIZADA+MODIFICADA&oq=LEY+2744&
aqs=chrome.0.69i59j0j69i57j69i61l2j0.2031j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

LEY 27444 ACTUALIZADA MODIFICADA

https://www.google.com.pe/search?q=habeas+corpus+vulneracion+derechgo+a+la+prueba+ilicita
+inidonea&oq=habeas+corpus+vulneracion+derechgo+a+la+prueba+ilicita+inidonea&aqs=chrom
e..69i57.17806j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

habeas corpus vulneracion derechgo a la prueba ilicita inidónea

https://www.google.com.pe/search?q=juicio+fiabilidad+probatoria+interpretacion+medio+prueba+
y+versomilitud+del+medio+prueba+penal+jurisprudencia+penal&oq=juicio+fiabilidad+probatoria+
interpretacion+medio+prueba+y+versomilitud+del+medio+prueba+penal+jurisprudencia+penal&a
qs=chrome..69i57.27966j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

6
juicio fiabilidad probatoria interpretacion medio prueba y versomilitud del medio prueba penal
jurisprudencia penal

https://www.google.com.pe/search?ei=Tz0fWuLsNcHF_Qa_ooPQBQ&q=valoracion+de+la+prueba
+y+lesion+al+derecho+fundamental+a+la+prueba+ilicita+insuficiente+habeas+corpus+peru&oq=v
aloracion+de+la+prueba+y+lesion+al+derecho+fundamental+a+la+prueba+ilicita+insuficiente+hab
eas+corpus+peru&gs_l=psy-
ab.3...3042.74886.0.79443.35.27.0.0.0.0.328.2365.0j11j1j1.13.0....0...1c.1.64.psy-
ab..25.0.0....0.03MIPtTut4o

valoracion de la prueba y lesion al derecho fundamental a la prueba ilicita insuficiente habeas


corpus peru

https://www.google.com.pe/search?ei=iD4fWvrHFeHk_Qb_hr74Cg&q=lesion+del+derecho+funda
mental+a+la+prueba+ilicita+insuficiente+habeas+corpus+peru&oq=lesion+del+derecho+fundame
ntal+a+la+prueba+ilicita+insuficiente+habeas+corpus+peru&gs_l=psy-
ab.3...26741.31812.0.34015.29.10.0.0.0.0.209.1028.0j5j1.6.0....0...1c.1.64.psy-
ab..26.0.0....0.2Zw5kPyGdTc

lesion del derecho fundamental a la prueba ilicita insuficiente habeas corpus peru

https://www.google.com.pe/search?ei=CDwfWsakI5Dr_Ab6y5zoAQ&q=diferencias+valoracion+de
+la+prueba+y+lesion+al+derecho+fundamental+a+la+prueba+habeas+corpus+peru&oq=diferencia
s+valoracion+de+la+prueba+y+lesion+al+derecho+fundamental+a+la+prueba+habeas+corpus+pe
ru&gs_l=psy-
ab.3...282465.319206.0.320216.132.93.1.2.2.0.532.15098.0j33j23j8j1j1.66.0....0...1c.1.64.psy-
ab..66.34.7299...0j0i67k1j0i131k1j0i22i30k1j33i160k1j0i13k1j0i13i30k1j0i8i13i30k1j33i22i29i30k1j33i
21k1.0.Bh6LgAQaxgU

diferencias valoracion de la prueba y lesion al derecho fundamental a la prueba habeas corpus


peru

7
https://www.google.com.pe/search?q=suficiencia+probatoria+corroboracion+objetiva+de+la+prue
ba+jurisprudencia+penal&oq=suficiencia+probatoria+corroboracion+objetiva+de+la+prueba+juris
prudencia+penal+&aqs=chrome..69i57.1834087j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

suficiencia probatoria corroboracion objetiva de la prueba jurisprudencia penal

http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2007/01014-2007-HC.html

DEBIDO PROCESO CONSTITUCIONAL Y DERECHO FUNDAMENTAL A LA PRUEBA

8. Este Tribunal Constitucional ha señalado (vid. STC 010-2002-AI/TC, FJ 133-135) que el derecho
fundamental a la prueba tiene protección constitucional, en la medida en que se trata de un
derecho comprendido en el contenido esencial del derecho al debido proceso, reconocido en
el artículo 139, inciso 3, de la Constitución. Una de las garantías que asisten a las partes del
proceso es la de presentar los medios probatorios necesarios que posibiliten la creación de
convicción en el juzgador sobre la veracidad de sus argumentos. Sin embargo, como todo
derecho fundamental, el derecho a la prueba también está sujeto a restricciones o
limitaciones, derivadas tanto de la necesidad de que sean armonizados con otros derechos o
bienes constitucionales –límites extrínsecos–, como de la propia naturaleza del derecho en
cuestión –límites intrínsecos.

9. Sin embargo, el reconocimiento del derecho a la prueba en la normatividad es restringido y se


lo relaciona casi exclusivamente con la presunción de inocencia. Por eso, normalmente
aparece bajo la fórmula siguiente: “la persona se considera inocente mientras no se haya
declarado judicialmente su responsabilidad”. Este es el enunciado utilizado en el artículo 2,
inciso 24, acápite e, de la Constitución, que reproduce lo estipulado por el artículo XXVI de la
Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, y, en cierta forma, lo prescrito
en los artículos 11, inciso 1, de la Declaración Universal de Derechos Humanos; 14, inciso 2, del
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y 8, inciso 2, de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos.

10. No obstante, es menester considerar también que el derecho a la prueba lleva aparejada la
posibilidad de postular, dentro de los límites y alcances que la Constitución y las leyes
reconocen, los medios probatorios pertinentes para justificar los argumentos que el justiciable

8
esgrime a su favor. Por ello, no se puede negar la existencia del derecho fundamental a la
prueba. Constituye un derecho fundamental de los justiciables producir la prueba relacionada
con los hechos que configuran su pretensión o su defensa. Según esta dimensión subjetiva del
derecho a la prueba, las partes o un tercero legitimado en un proceso o procedimiento tienen
el derecho de producir la prueba necesaria con la finalidad de acreditar los hechos que
configuran su pretensión o defensa.

11. Atendiendo al doble carácter de los derechos fundamentales en general y del derecho a la
prueba en particular, éste, en su dimensión objetiva, comporta también el deber del juez de la
causa de solicitar, actuar y dar el mérito jurídico que corresponda a los medios de prueba en la
sentencia. En la medida en que el objetivo principal del proceso penal es el acercamiento a la
verdad judicial, los jueces deben motivar razonada y objetivamente el valor jurídico probatorio
en la sentencia. Esto es así por cuanto el proceso penal no sólo constituye un instrumento que
debe garantizar los derechos fundamentales de los procesados, sino también debe hacer
efectiva la responsabilidad jurídico-penal de las personas que sean halladas culpables dentro
de un proceso penal.

12. Por ello, la prueba capaz de producir un conocimiento cierto o probable en la conciencia del
juez debe reunir las siguientes características: (1) Veracidad objetiva, según la cual la prueba
exhibida en el proceso debe dar un reflejo exacto de lo acontecido en la realidad;
asimismo, prima facie, es requisito que la trayectoria de la prueba sea susceptible de ser
controlada por las partes que intervienen en el proceso, lo que no supone desconocer que es
al juez, finalmente, a quien le corresponde decidir razonablemente la admisión, exclusión o
limitación de los medios de prueba. De esta manera, se puede adquirir certeza de la idoneidad
del elemento probatorio, pues éste se ajustará a la verdad de lo ocurrido y no habrá sido
susceptible de manipulación; (2) Constitucionalidad de la actividad probatoria, la cual implica
la proscripción de actos que violen el contenido esencial de los derechos fundamentales o
transgresiones al orden jurídico en la obtención, recepción y valoración de la prueba;
(3) Utilidad de la prueba, característica que vincula directamente a la prueba con el hecho
presuntamente delictivo que se habría cometido, pues con esta característica se verificará la
utilidad de la prueba siempre y cuando ésta produzca certeza judicial para la resolución o
aportación a la resolución del caso concreto; (4) Pertinencia de la prueba, toda vez que la
prueba se reputará pertinente si guarda una relación directa con el objeto del procedimiento,
de tal manera que si no guardase relación directa con el presunto hecho delictivo no podría
ser considerada una prueba adecuada.

9
http://legis.pe/casacion-4623-2014-lima-la-falta-de-respuesta-a-cada-una-de-las-pretensiones-
planteadas-no-vulnera-el-debido-proceso/

Casación 4623-2014, Lima: La falta de


respuesta a cada una de las
pretensiones planteadas no vulnera el
debido proceso

https://www.google.com.pe/search?q=motivacion+insuficiente+justificacion+externa+prueba+ins
uficiente+ilicita+inidonea+obtencion+ilicita+de+la+prueba&oq=motivacion+insuficiente+justificaci
on+externa+prueba+insuficiente+ilicita+inidonea+obtencion+ilicita+de+la+prueba&aqs=chrome..6
9i57.58220j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

motivacion insuficiente justificacion externa prueba insuficiente ilicita inidonea obtencion ilicita
de la prueba

http://legis.pe/casacion-618-2015-cusco-valoracion-pruebas-no-ofrecidas-debida-motivacion-
justificacion-externa/

Casación 618-2015, Cusco: Valoración


de pruebas no ofrecidas vulnera la
debida motivación (justificación
externa)

10
https://sites.google.com/a/leonpastor.com/destrezas-legales/lecturas

https://www.google.com.pe/search?q=ricardo+leon+pastor+argumentacion+juridica&oq=RICARD
O+LEON+PASTOR&aqs=chrome.1.69i57j0l3.8991j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

ricardo leon pastor argumentacion juridica

https://sites.google.com/a/leonpastor.com/destrezas-legales/lecturas

BUENAZO VARIOS
ARTICULOS SOBRE
MOTIVACION
ARGUMENTACION
LOGICA JURIDICA ETC
11
http://www.mpfn.gob.pe/escuela/sec_actividades.php?comando=pZak&codigo=opmjmA&modulo
=

Curso-Taller: Litigación Oral y Técnicas de Investigación

http://legis.pe/casacion-4129-2015-lima-sur-distinguir-plazo-prescripcion-caducidad/

Casación 4129-2015, Lima Sur:


¿Cómo distinguir si un plazo es de
prescripción o de caducidad?

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=27650

PLANTEAN FORTALECER LA INVESTIGACIÓN POLICIAL.

24 de octubre (Alerta Informativa).- El Poder Ejecutivo al Congreso presentó el proyecto de ley N°


2029/2017-PE como una propuesta legislativa para fortalecer la función de investigación de la Policía
Nacional del Perú (PNP), respetando la labor del Ministerio Público como titular de la acción penal y
conductor de la persecución penal en el país, presentó el Poder Ejecutivo al Congreso.

12
La propuesta implementa acciones para la lucha contra la delincuencia común, con el objetivo de
proteger las buenas prácticas en los negocios entre privados, sancionando penalmente los actos de
violencia o amenaza para el cumplimiento de las obligaciones contractuales, sea cualquiera su origen o
naturaleza mediante una mejora del marco punitivo.

De acuerdo con la iniciativa, la función de investigación de la PNP se sujetará a la conducción del fiscal
y se ejercerá conforme a las atribuciones conferidas a los miembros del orden por el Código Procesal
Penal (CPP) y otras disposiciones que pueda emitir el fiscal en el marco de su competencia.

Así, las fuerzas del orden –en cumplimiento de sus funciones– deberán, por propia iniciativa, tomar
conocimiento de los delitos, dar cuenta inmediata al fiscal, recibir las denuncias, al igual que tomar las
declaraciones a los denunciantes.

Además, vigilarán y protegerán el lugar de los hechos, a fin de que no sean borrados los vestigios y
huellas del delito; y prestarán el auxilio que requieran las víctimas. El propósito es abordar
determinadas problemáticas que afectan a nuestra población y que, por su frecuencia, requieren
perfeccionar su marco normativo, a fin de evitar la impunidad de las conductas delictivas.

Así, las fuerzas del orden también deberán practicar las diligencias orientadas a la identificación física
de los autores y partícipes del delito, recibir declaraciones de quienes hayan presenciado la comisión
de los hechos, capturar a los presuntos autores o partícipes en caso de flagrancia, informándoles de
inmediato sus derechos, y allanar locales de uso público o abiertos al público.

Los policías que realicen funciones de investigación estarán obligados a apoyar al Ministerio Público
para llevar a cabo la investigación preparatoria. Las diligencias realizadas por la PNP se desarrollarán
respetando las formalidades previstas en la investigación y los derechos fundamentales de los
ciudadanos, y deberán constar detalladamente en actas que se entregarán al fiscal. Durante la
investigación preparatoria, el representante del Ministerio Público podrá disponer lo conveniente en
relación con el ejercicio de las atribuciones reconocidas a la PNP.

Tomado del portal web: Diario Oficial El Peruano.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=27628

AGENTES INTERVINIENTES EN LA DETERMINACIÓN DE LA PENA.

Sala Penal Permanente

Nulidad nº 921-2016 Lima


Fecha de emisión: 15 de noviembre de 2016

Extracto: Décimo. Del lado de las circunstancias, se debe considerar su grado cultural, situación
laboral y familiar, así como su carencia de antecedes y que no está vinculada a una organización que
distribuye grandes cantidades de drogas, ni forma parte de una cadena de distribución, es una
microcomercializadora.

Décimo primero. Atendiendo a estas circunstancias del caso, se debe tener presente (…) la afectación
al bien jurídico, la acción desplegada y el perjuicio causado, la pena privativa de libertad debe ser
menor, pero no en exceso, pues también cumple funciones de prevención general que no pueden ir

13
más allá de la culpabilidad del agente.

Fuente: Poder Judicial

Descarga el PDF en el siguiente enlace.


http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4959

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=27643

CIDH EXHORTA A TODOS LOS ESTADOS A ADOPTAR MEDIDAS INTEGRALES


E INMEDIATAS PARA RESPETAR Y GARANTIZAR LOS DERECHOS
SEXUALES Y REPRODUCTIVOS DE LAS MUJERES.

Washington, D.C. - La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llama a todos los
Estados a adoptar medidas inmediatas para asegurar el pleno ejercicio de todos los derechos sexuales
y reproductivos de las mujeres.

Estos derechos incluyen los pertinentes a la no discriminación, la vida, la integridad personal, la salud,
la dignidad, y el acceso a la información, entre otros. En este sentido, una obligación fundamental de
los Estados es garantizar el acceso pronto y adecuado a servicios de salud que sólo las mujeres,
adolescentes y niñas necesitan en función de su sexo/género y función reproductiva, libre de toda
forma de discriminación y de violencia, de conformidad con los compromisos internacionales vigentes
en materia desigualdad de género.

En la región, las mujeres, niñas y adolescentes continúan enfrentando serios desafíos para el pleno
respeto y la protección de sus derechos fundamentales, en un contexto profundamente marcado por la
violencia y la discriminación contra ellas. En el caso de sus derechos sexuales y reproductivos, estos
obstáculos incluyen la negación del acceso a bienes y servicios que sólo las mujeres necesitan,
sometimiento de su acceso a servicios de salud a la autorización de terceros, obteniendo servicios de
salud reproductiva de mala calidad e incluso clandestinos; así como la realización de procedimientos
sin su debido consentimiento informado. La información recibida por la Comisión indica que algunos
grupos de mujeres, particularmente las mujeres en situación de pobreza, las que habitan en zonas
rurales, las mujeres indígenas y/o afrodescendientes, así como las niñas y adolescentes, son quienes
más a menudo ven vulnerado sus derechos al acceso a servicios de salud sexual y reproductiva en
condiciones de igualdad y libre de toda forma de discriminación.

En términos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la


Salud (OPS), los derechos sexuales y reproductivos forman parte del derecho humano a la salud
integral, comprendida como un estado general de bienestar físico, mental y social, y no de mera
ausencia de enfermedades o dolencias. El derecho a la salud reproductiva trata de todos los aspectos
relacionados con el sistema reproductivo así como la capacidad de disfrutar de una vida sexual
satisfactoria y sin riesgos, y de tener la libertad para decidir si procrear o no, cuándo hacerlo y con qué
frecuencia. Para mantener su salud sexual y reproductiva, las mujeres, niñas y adolescentes necesitan
tener acceso a información veraz y a un método anticonceptivo de su elección que sea seguro, eficaz,
asequible y aceptable y deben estar informadas y empoderadas para auto-protegerse de las
infecciones de transmisión sexual.

14
Para mayor información ingresar al siguiente enlace.
http://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/2017/165.asp

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=27644

PRECEDENTE VINCULANTE: CONTIENDA DE COMPETENCIA.

Sala Penal Permanente

Competencia nº 12-2017 Ica

Extracto: 3.1. La competencia es objetiva, funcional, territorial y por conexión, que precisa e identifica a
los órganos jurisdiccionales que deben conocer un proceso -conforme el artículo 19, inciso 1 y 2, del
Código Procesal Penal-; y, la contienda de competencia surgen en el proceso cuando durante su
tramitación se presentan problemas sobre la determinación de competencia -conforme el artículo 42 y
ss. del acotado Código-; siendo dos las situaciones: a)Positiva, cuando dos o más jueces
simultáneamente toman conocimiento del mismo delito y pretenden conocer de él; y, b) Negativa,
cuando dos o más jueces simultáneamente rehúsan tomar conocimiento del mismo delito. Así, se
determina que en el presente caso este Tribunal Supremo es competente para admitir la contienda
de competencia, conforme el artículo 45, inciso 3, del Código Adjetivo, que indica: “La contienda de
competencia entre Salas Penales Superiores será resuelta por la Sala Penal Suprema”.

3.2. En la apelación de sentencias, durante la audiencia de apelación se observarán, en cuanto


sean aplicables, las normas relativas al juicio de primera instancia, conforme al artículo 424, inciso
1 del Código Adjetivo; además, rige para la deliberación y expedición de la sentencia de segunda
instancia lo dispuesto, en lo pertinente, en el artículo 393 del citado Código e indica que el plazo para
dictar sentencia no podrá exceder de diez (10) días, conforme lo prevé el artículo 425, inciso 1, del
Código Adjetivo.

3.3. En ese sentido, para la deliberación y emisión de la sentencia, el ordenamiento procesal,


remitiéndose a las normas relativas al juicio de primera instancia, conlleva a considerar que una vez
transcurrido el plazo sin que se produzca el fallo, el juicio deberá repetirse ante otro órgano
jurisdiccional, conforme al precepto señalado en el artículo 392, inciso 3, del Código Adjetivo.

3.4. En atención a ello, efectuando una interpretación sistemática del ordenamiento procesal
penal, este Tribunal Supremo considera que también debe aplicarse el artículo 392, inciso 3, del
Código Procesal Penal, para casos de apelación de sentencias, en el sentido que una vez
transcurrido el plazo sin que se produzca el fallo, la audiencia de apelación deberá repetirse
ante otro Colegiado, a fin de emitirse la sentencia correspondiente, toda vez que durante la
audiencia de apelación se observan también las normas relativas al juicio de primera instancia, en
armonía con el artículo 424, inciso 1, del citado Código

Fuente: Poder Judicial.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=27651

15
COLOMBIA: EL CONTADOR PÚBLICO ES EL ÚNICO FACULTADO PARA
DAR FE SOBRE INFORMACIÓN FINANCIERA Y CONTABLE.

24 de octubre (Alerta Informativa).- El Consejo Técnico de la Contaduría Pública (CTCP) de Colombia


indicó que teniendo en cuenta lo previsto en el artículo 2º de la Ley 43 de 1990, el único profesional que
tiene la facultad de dar fe pública sobre la información financiera y contable es el contador público.

Esta disposición regula las actividades relacionadas con la ciencia contable en general, como aquellas
que implican organización, revisión y control de contabilidades, certificaciones y dictámenes sobre
estados financieros, certificaciones fundamentadas en libros de contabilidad, revisoría fiscal y
prestación de servicios de auditoría.

Así mismo, todas las conexas con la naturaleza de la función profesional de contador público, como la
asesoría tributaria y la asesoría gerencial en aspectos contables y similares.

Dentro del mismo concepto se precisó que las funciones del CTCP fueron establecidas en el artículo 33
de la Ley 43, en la Ley 1314 del 2009 y en el artículo 1° del Decreto 3567 del 2011. Igualmente,
enfatizó que no es el competente para pronunciarse sobre aspectos fiscales y/o tributarios, siendo
competente para ello la Dirección de Impuestos y Aduana Nacionales (Dian).

Pero agregó que sí tiene la función de servir de órgano asesor y consultor del Estado y de los
particulares en todos los aspectos técnicos relacionados con el desarrollo y el ejercicio de la profesión.

Tomado del portal web: ambitojuridico.com

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=27657

VÍAS DE TRANSITO PÚBLICO.

Expediente n° 01517-2015-PHC/TC - Arequipa

Fecha de publicación: 24 de octubre de 2017


Fecha de emisión: 27 de enero de 2017

Extracto: “3. Exceptuados los ámbitos de lo que constituye el dominio privado, todo aquel espacio que
desde el Estado haya sido estructurado como referente para el libre desplazamiento de personas
puede ser considerado una vía de tránsito público. Dentro de tales espacios (avenidas, calles, veredas,
puentes, plazas, etc.) no existe, en principio, restricción o limitación a la locomoción de los individuos,
esto es, no existe la necesidad de pedir autorización alguna ni ante el Estado ni ante particular alguno,
pues se presume que la vía pública pertenece a todos y no a determinada persona o grupo de
personas.

16
4. Las vías de tránsito público, por otra parte, sirven no solo para permitir el desplazamiento peatonal,
sino para facilitar otros ámbitos de su autodeterminación o el ejercicio de una diversidad de derechos
constitucionales (trabajo, salud, alimentación, descanso, etc.); y, como tales, se constituyen en un
elemento instrumental sumamente importante del cual depende la satisfacción plena o la realización de
una multiplicidad de objetivos personales.

5. Ahora bien, a pesar de que las vías de tránsito público son libres en su alcance y utilidad, pueden ser
objeto de regulaciones y restricciones en determinadas circunstancias. Cuando dichas limitaciones
provienen directamente del Estado, se presumen acordes con las facultades que el propio
ordenamiento jurídico reconoce en determinados ámbitos (como ocurre, por ejemplo, con las funciones
de control de tránsito efectuadas por los gobiernos municipales); no obstante, cuando provienen de
particulares, existe la necesidad de determinar si existe alguna justificación razonable sustentada en la
presencia o ausencia de determinados bienes jurídicos.

Fuente: Tribunal Constitucional


https://tc.gob.pe/jurisprudencia/2017/01517-2015-HC.pdf

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=27677

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA PÚBLICA SENTENCIA PLENARIA


CASATORIA SOBRE LAVADO DE ACTIVOS.

26 de octubre (Alerta Informativa).- El Poder Judicial publicó, la sentencia plenaria casatoria del Primer
Pleno Casatorio Penal de la Corte Suprema de Justicia sobre el lavado de activos, expedida por los
jueces que integran las tres salas penales: Permanente, y Primera y Segunda Transitoria.

La sentencia plenaria casatoria nº 1-2017/CIJ-433, precisa que los principios jurisprudenciales que
contiene la doctrina legal antes mencionada tiene carácter vinculante y, por consiguiente, debe ser
invocada por los jueces de todas las instancias judiciales.

El fallo, como ya adelantó el magistrado coordinador de dicho Pleno, César San Martín Castro, resolvió
dejar sin efecto el carácter vinculante de la sentencia casatoria N° 92-2017- Arequipa del 8 de agosto
del 2017.

Como se recuerda, el plenario estableció cuatro precisiones referidas al artículo 10 D.L. 1106 (reiterado
por el vigente D.L. 1249), las nociones de “gravedad” del delito y de “actividades criminales”, así como
sobre el estándar de prueba del delito de lavado de activos.

En relación con esta última precisión (estándar de la prueba) varía de manera progresiva en intensidad,
conforme avanzan las actuaciones correspondientes. Así, para iniciar diligencias preliminares solo son
requeridos los elementos de convicción que sostengan lo que es llamado “sospecha inicial simple”.

Para formalizar la investigación preparatoria es necesario la “sospecha reveladora”, en tanto que para
emitir una acusación y dictar el auto de enjuiciamiento resulta como requerimiento la “sospecha
suficiente”.

Tomado del portal web: Poder Judicial.

17
http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=27658

SENTENCIA PLENARIA CASATORIA Nº 1-2017/CIJ-433. I PLENO


CASATORIO PENAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA
REPÚBLICA.

ESTABLECER como doctrina legal, al amparo de los criterios expuestos en los fundamentos
precedentes –que se asumirán como pautas de interpretación en los asuntos judiciales respectivos–,
los siguientes lineamientos jurídicos:

A. El delito de lavado de activos es un delito autónomo, tanto en su configuración material como para
los efectos de su persecución procesal.
B. El artículo 10 del Decreto Legislativo 1106, modificado por el Decreto Legislativo 1249, es una
disposición meramente declarativa y de reconocimiento. No es un tipo penal o un tipo complementario.
C. El “origen delictivo” mencionado por el citado artículo 10 es un componente normativo. El origen del
activo debe corresponder necesariamente a actividades criminales que tengan la capacidad de generar
ganancias ilícitas y requerir el auxilio de operaciones de lavado de activos. La ley no alude a un
elemento de gravedad de la actividad criminal precedente; no optó por el enfoque del “umbral”.
D. La noción “actividades criminales” no puede entenderse como la existencia concreta y específica de
un precedente delictivo de determinada naturaleza, cronología, intervención o roles de agentes
delictivos individualizados y objeto. Basta la acreditación de la actividad criminal de modo genérico.
E. El estándar o grado de convicción no es el mismo durante el desarrollo de la actividad procesal o del
procedimiento penal: la ley fija esos niveles de conocimiento. Varía, progresivamente, en intensidad.
F. Para iniciar diligencias preliminares solo se exige elementos de convicción que sostengan una
“sospecha inicial simple”, para formalizar la investigación preparatoria se necesita “sospecha
reveladora”, para acusar y dictar el auto de enjuiciamiento se precisa “sospecha suficiente”, y para
proferir auto de prisión preventiva se demanda “sospecha grave” –la sospecha más fuerte en
momentos anteriores al pronunciamiento de una sentencia–. La sentencia condenatoria requiere
elementos de prueba más allá de toda duda razonable.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=27660

PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL EN EL DELITO DE COLUSIÓN.

Segunda Sala Penal Transitoria

R.N. nº 1842-2016 Lima

18
Fecha de emisión: 20 de octubre de 2017

Extracto: “Cuadragésimo Sexto. a) Como se ha demostrado en los fundamentos de la presente


sentencia, existe concierto entre el procesado Kouri Bumachar y los terceros interesados, que han
ocasionado el perjuicio motivado. b) Nuestra interpretación de la ley penal aplicable en el tiempo,
artículo 384 del Código Penal, modificado por la Ley 26713, que prevé una sanción de 3 a 15 años de
pena privativa de libertad, desarrollado en el cuarto considerando, coincide con el voto por Mayoría que
es de aplicación cuando hubiera perjuicio patrimonial real demostrado como en el presente, siendo
subsumible al caso, por cuanto los hechos datan de 1999 a marzo de 2006. c) Posteriormente, se
reformó varias veces como se indicó en el tercer considerando y en el artículo único de la Ley nº 30111,
del 26 de noviembre de 2013, estableciéndose que la Colusión simple es cuando no haya perjuicio con
una pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de seis años, y Colusión agravada, cuando
haya perjuicio patrimonial con una pena privativa de libertad no menor de seis ni mayor a quince años,
que no resulta aplicable por lo expuesto y porque tiene un extremo mínimo mayor que aquella.

Cuadragésimo Séptimo. Por lo que, estando a los artículos ochenta y ochenta y tres del Código Penal,
el plazo ordinario de la acción penal es de quince años, que es el máximo de la pena más siete años y
seis meses, resultando el plazo extraordinario de la acción penal de veintidós años y seis meses, y al
ser funcionario público y tratarse de un delito que perjudica el patrimonio del Estado, se duplica,
conforme al último párrafo del artículo ochenta del Código Penal, por lo que no ha operado la
prescripción de la acción penal invocada por el acusado Kouri Bumachar.

Fuente: Poder Judicial

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=27668

EL ESTÁNDAR DE LA PRUEBA.

Edhín Campos Barranzuela - Juez Superior Titular de la Sala Penal Nacional, Phd en Ciencias Legales
por la Atlantic International University, Doctor en Derecho y Educación, Magíster en Ciencias Penales,
Licenciado en Ciencias de la Educación, Licenciado en Comunicación Social y Docente Universitario.

25 de octubre (Alerta Informativa).- I.- INTRODUCCIÓN. Mucha expectativa viene causando ante la
comunidad jurídica nacional, la reciente sentencia plenaria casatoria, que acordó dejar sin efecto la
sentencia casatoria Nro. 092 – 2017 – Arequipa del 08 de agosto del 2017, sobre el delito de lavado de
activos.

Esta decisión suprema, cuya integridad será publicada en el Diario Oficial El Peruano en los próximos
días, ha establecido 04 precisiones que están referidas al Art. 10 del Decreto Legislativo 1106 y
reiterado por el D. Leg. Nro. 1249 y que establece también las nociones de “gravedad del delito”,

19
actividades criminales y además sobre el estándar de la prueba en los delitos de lavado de activos.

II.- DESARROLLO DEL TEMA.

Es así que en la doctrina y en la jurisprudencia penal peruana, existe mucha discusión sobre el
estándar de la prueba, pues el derecho penal en este caso regula la actividad probatoria que puede ser
directa o indirecta y así destruir el derecho constitucional de la presunción de inocencia.

En tal sentido el estándar de la prueba, varía de manera progresiva en intensidad, conforme avanzan
las actuaciones judiciales, pues el Juez debe estar seguro en cada decisión que tome, desde el inicio
de la investigación preliminar, preparatoria, etapa intermedia, hasta la etapa de juzgamiento.

Para tal efecto los Jueces Supremos en la sentencia plenaria casatoria han precisado una escala
gradual de la denominada “sospecha jurídica”, que se debe tener en cuenta desde los primeros
elementos de convicción, hasta la valoración de la prueba que debe despejar toda duda razonable.

Así para iniciar las diligencias preliminares solo son requeridos los elementos de convicción que
sostengan lo que es llamado “sospecha inicial simple “.

Para formalizar investigación preparatoria es necesario la “sospecha reveladora”, en tanto que para
emitir una acusación y dictar auto de enjuiciamiento, resulta como requerimiento la “ sospecha
suficiente”.

En tanto para dictar la medida de prisión preventiva, es necesario una “sospecha grave” y para emitir
una sentencia, el elemento de la prueba tiene que despejar toda duda razonable.

Indudablemente será de mucha interés jurídico la publicación de la sentencia plenaria casatoria, pues
su vigencia será de obligatorio cumplimiento para todos los jueces de la República y el estándar de la
prueba, no solo será patrimonio exclusivo para los delitos de lavado de activos, sino se extenderá para
todos los delitos y en forma particular para los delitos de criminalidad organizada.

No dudo que la decisión judicial suprema realizará importante aportes dogmáticos y doctrinales y se
realizará una correcta diferencia jurídica entre la prueba indiciaria y la sospecha, pues la sospecha
puede convertirse en un indicio, pero este no puede adquirir el carácter de sospecha.

Para tal efecto el abogado Allan Arburola Vallverde, precisa que un indicio es una prueba indirecta, la
sospecha no es una prueba indirecta ni directa.

La sospecha tiene una vinculación subjetiva y el indicio tiene una valoración objetiva. La sospecha
carece de una estructura probatoria, en cambio el indicio posee una estructura probatoria.

El indicio tiene como función probar, con algunos agrados de probabilidad la existencia de un hecho,
mientras que la sospecha es una institución que no tiene una base externa y objetiva para demostrar un
hecho.

Un conjunto de indicios pueden ser utilizados para fundamentar una sentencia condenatoria o
absolutoria, la sospecha, sea individual o en conjunto, no se puede utilizar para el dictado de ningún
tipo de sentencia.

III.- A MODO DE CONCLUSIÓN.


En resumen lo que se requiere del Juez una certeza y correcta valoración de la prueba, como
instrumento procesal para consolidar una noble impartición de justicia, es por ello que esperaremos los
argumentos dogmáticos y doctrinarios del Pleno Casatorio Penal, que sin duda será de mucha utilidad
para la jurisprudencia peruana. Se corre traslado.

Para mayor información:


http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4962

20
https://www.google.com.pe/search?q=CASACION+EXCEPCIONAL+LEGIS.PE&oq=CASACION+EX
CEPCIONAL+LEGIS.PE&aqs=chrome..69i57.5279j0j4&sourceid=chrome&ie=UTF-8

CASACION EXCEPCIONAL LEGIS.PE

https://www.google.com.pe/search?q=INTERES+CASACIONAL+PRESCRIPCION+EXTRAORDINAR
IA+PENAL+PERU&oq=INTERES+CASACIONAL+PRESCRIPCION+EXTRAORDINARIA+PENAL+PE
RU&aqs=chrome..69i57.3273j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

INTERES CASACIONAL PRESCRIPCION EXTRAORDINARIA PENAL PERU

https://www.google.com.pe/search?q=%5DAcuerdo+Plenario+N%C2%B0+9+-
+2007&oq=%5DAcuerdo+Plenario+N%C2%B0+9+-
+2007&aqs=chrome..69i57.217j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

]Acuerdo Plenario N° 9 – 2007

https://www.google.com.pe/search?q=PRESCRIPCION+ACUERDO+PLENARIO+2012&oq=PRESCR
IPCION+ACUERDO+PLENARIO+2012&aqs=chrome..69i57j0l5.5791j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-
8

21
PRESCRIPCION ACUERDO PLENARIO 2012

https://www.google.com.pe/search?q=CASACION+EXCEPCIONAL+LEGIS.PE&ei=k0rdWcKkN87y
wATyzYDYBw&start=10&sa=N&biw=1600&bih=745

http://legis.pe/casacion-613-2015-puno-conclusion-investigacion-preparatoria-doctrina-
jurisprudencial/

http://legis.pe/plazo-prescriptorio-para-demandar-indemnizacion-opera-desde-que-el-dano-puede-
ser-probado/

INDEMIZACION

https://www.google.com.pe/search?q=CASACION+EXCEPCIONAL+LEGIS.PE&ei=k0rdWcKkN87y
wATyzYDYBw&start=10&sa=N&biw=1600&bih=745

ANÁLISIS DE LAS PROPUESTAS DE MODIFICACIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN

por Christian Cárdenas Manrique

22
Sumario: 1. Antecedente, 2. Introducción, 3. Recursos en Código Procesal Civil, 3.1. Recurso de
reposición, 3.2. Recurso de apelación, 3.3. El recurso de queja, 3.4. El recurso de casación, 4.
Epílogo.

1. Antecedentes

Mediante Ley 29364 de fecha 28 de mayo de 2009, se modificó el régimen del recurso de casación
en el Código Procesal Civil peruano. En la exposición de motivos de la citada Ley[1], se indicó
que: “la predictibilidad de las decisiones judiciales es un objetivo que no fue alcanzado con la
regulación del recurso de casación, prueba de ello es que existen decisiones contradictorias
entre órganos jurisdiccionales para casos idénticos, todo lo cual contribuye a la generación de
inseguridad jurídica”, ello porque desde el año 1993 (año que entró en vigencia el Código
Procesal Civil) hasta el año 2008, solo se había emitido una sentencia vinculante, es decir, no se
estaba cumpliendo de manera adecuada con unificar la jurisprudencia en el país; además, se
percataron que los abogados utilizaban al recurso de casación como una tercera instancia, lo que
desvirtuaba sus fines.

Desde la modificación del recurso de casación en el año 2009, los operadores judiciales y la
comunidad jurídica, advirtieron que los cambios realizados no produjeron los objetivos deseados,
por ello, se han dado las siguientes propuestas legislativas, las cuales desarrollaremos en el
presente artículo:

i) Proyecto de Ley 1873/2012-CR, se propone la modificación de los artículos 384° al 400° del
Código Procesal Civil, que regula el recurso de casación, y tiene como objetivo que la Corte
Suprema cumpla a nivel jurisdiccional su rol esencial en la unificación del contenido de la
jurisprudencia, para lo cual le brinda al máximo órgano del Poder Judicial, un novedoso marco
legal procesal para la tramitación del recurso de casación solo en cuanto a las materias civil y
contencioso administrativo.

ii) Proyecto de Ley 3732/2014-PJ, se propone la modificación de los artículos 41°, 128°, 410°,
403°, 688° y 384° al 400°, que regula el recurso de casación, en el que busca privilegiar la función
dikelógica (justicia) y nomofiláctica (preservar la norma jurídica de las arbitrariedades que puedan
cometer los jueces) del recurso de casación.

2. Introducción

En principio, se debe indicar que en el campo procesal se entiende por impugnación, el acto que
consiste en objetar, rebatir o contradecir cualquier acto jurídico procesal que provenga de las
partes, de un tercero legitimado, del juez, en definitiva, de cualquier sujeto del proceso.

Un acto procesal puede estar afecto de un vicio o de un error. Se dice que el acto está viciado
cuando está afecto de alguna causal de nulidad que la invalida y se entiende por acto erróneo
cuando contiene una equivocada aplicación de la norma jurídica o una equivocada apreciación de
los hechos.

23
Los medios impugnatorios, por lo tanto, son los mecanismos procesales mediante los cuales las
partes o los terceros legitimados solicitan la anulación o la revocación, total o parcial de un acto
procesal presuntamente afectado por un vicio o un error (art. 355º del Código Procesal Civil).

Según el artículo 356º del Código Procesal Civil, hay dos clases de medios impugnatorios: los
remedios y los recursos.

Los remedios,están destinados para atacar toda suerte de actos procesales, salvo aquellos que
estén contenidos en resoluciones. No ataca una resolución sino un acto procesal, la notificación.
Solo se interponen en los casos expresamente previstos en el Código y dentro del tercer día de
conocido el agravio, salvo disposición legal distinta. Ejemplo: la tacha a un testigo o a un
documento, la oposición a una pericia, el pedido de nulidad de una audiencia o del acto de
notificación, etc.

Los recursos, a diferencia de los remedios, se utilizan con exclusividad para atacar a los actos
procesales contenidos en las resoluciones; pueden formularse por quien se considere agraviado
con una resolución judicial, pudiendo ser parte en el proceso o tercero legitimado, para que luego
de un nuevo examen de la decisión se subsane el vicio o el error alegado o denunciado.

3. Recursos en el Código Procesal Civil

En doctrina[2], los recursos se clasifican en ordinarios y extraordinarios. Los ordinarios se


caracterizan por estar regulados en todos los ordenamientos procesales, donde sus reglas no
son tan rigurosas en cuanto a su proposición como en su admisión que le atribuye, basta
argumentar el vicio o el error (apelación, reposición, queja por denegación de apelación).

Los extraordinarios se caracterizan por su rigurosidad formal, su utilización es excepcional y


limitada, donde el rigorismo es su nota característica, pues las motivaciones para su proposición
son precisas y el ámbito de acción del organismo que debe resolver se circunscribe
rigurosamente alrededor de las referidas motivaciones, como en la casación.

Otra clasificación es la de recursos propios e impropios. Son propios cuando son resueltos por
un órgano superior y son impropios cuando los resuelve el mismo juez que emitió la resolución
impugnada.

Nuestro Código Procesal Civil, prevé los siguientes recursos impugnatorios: reposición,
apelación, casación, y de queja.

3.1. Recurso de reposición

Es un recurso que se hace valer contra decretos. Se propone ante el propio organismo que ha
dictado la resolución que pretende invalidar. Su plazo es de tres días. Si la resolución impugnada
se expidiera en una audiencia, el recurso debe ser interpuesto verbalmente y se resuelve de
inmediato (art. 363º del Código Procesal Civil).

El recurso de reposición tiene como finalidad cuestionar los errores o vicios contenidos
únicamente en decretos, es decir, resoluciones de mero trámite que impulsan el proceso. Lo que
el Código Procesal busca es que aquellas decisiones de escasa trascendencia sean revisadas en

24
forma expeditiva y sin mayor trámite, en virtud de los principios de economía y celeridad
procesal. En ese sentido, el juez correrá traslado del recurso por tres días, si es que lo considera
necesario. A pesar de que la norma no señala un plazo para que el juez resuelva el recurso de
reposición, se entiende que debe hacerlo con presteza[3].

3.2. Recurso de apelación

Es el medio impugnatorio que hace tangible el principio de la doble instancia (art. X del Título
Preliminar del Código Civil). Se interpone ante el órgano que emite la resolución y propicia el
pronunciamiento del órgano superior jerárquico ya sea anulando, revocando, o confirmando la
decisión cuestionada.

Este recurso hace viable no solo la revisión de los errores in iudicando, sean los de hecho como
de derecho, sino también los errores in procedendo, relacionados a la formalidad de la resolución
impugnada. El superior jerárquico, al examinar la resolución impugnada, debe determinar si en
ella se han cumplido o no con las formalidades que señala el ordenamiento procesal, tal como lo
establece el artículo 382º del Código Procesal Civil.

Si bien el recurso de apelación previsto por el Código Procesal Civil exige para su admisibilidad y
procedencia la fundamentación, la indicación de los errores de hecho y derecho y de los agravios
que le causa la parte impugnante; esto no limita al organismo revisor a encontrar de oficio
causales no invocadas para emitir declaración anulatorio o revocatoria (esta es la principal
diferencia con la casación, ya que la Corte Suprema solo revisa las causales denunciadas en el
recurso).

3.3. El recurso de queja

El recurso de queja tiene por objeto el reexamen de la resolución que declara inadmisible o
improcedente un recurso de apelación (antes también procedía en el caso de la casación).
También procede contra la resolución que concede apelación en efecto distinto al solicitado.

Interpuesto el recurso, el juez superior puede rechazarlo si se omite algún requisito de


admisibilidad o de procedencia. De lo contrario, procederá a resolverlo sin trámite. Si se declara
fundada la queja, el superior concede el recurso y precisa el efecto de la apelación, comunicando
al inferior su decisión para que envíe el expediente o ejecute lo que corresponda. Esta
comunicación se realiza sin perjuicio de la notificación a las partes (art. 404º del Código Procesal
Civil).

3.4. El recurso de casación

Se instauró con el Tribunal de Casación, aquel órgano creado por la Asamblea Constituyente
francesa por decreto de fecha 27 de noviembre de 1790. Dicho Tribunal “debía ser el guardián de
la ley, el órgano enderezado a reprimir con la casación toda sentencia que contenga una
contravención al texto de la ley y a las formalidades del proceso”, a fin de evitar que el judicial
invadiera los predios del legislativo, de allí que fuera instituido como un anexo al legislativo, o
sea, como órgano político más no como jurisdiccional.

25
Luego, el Tribunal fue convertido en Corte de Casación, órgano jurisdiccional cúspide de la
organización francesa, pero de igual manera seguía controlando la actuación de los jueces y
reenviaba a otro juez para que juzgue nuevamente, pues bajo ningún pretexto y en ningún caso el
Tribunal de Casación podía conocer el fondo del asunto. Además, se necesitaba que el error in
iudicando auténticamente viciara el fallo. Si el fallo pese al error jurídico era correcto el recurso
debía ser desestimado, pues un abstracto atentado a la ley no podía fundar la casación de la
sentencia que resultaba siendo correcta en el concreto fallo[4].

Es un recurso extraordinario, en el sentido que propicia el juzgamiento de las resoluciones que


emiten las Salas Civiles para verificar si en ellas se han aplicado o no correctamente las normas
positivas en materia civil. Además, los motivos para acceder a su procedencia son adicionales a
las exigencias formales que se prescriben para la interposición de cualquier otro recurso.

3.4.1. Diferencias entre apelación y casación[5]

RECURSO EXTRAORDINARIO DE
RECURSO ORDINARIO DE APELACIÓN
CASACIÓN

El objeto es que el superior jerárquico examine


No se trata de un examen general, sino
la resolución que produzca agravio, a fin que
exclusivamente de las causales señaladas por el
sea anulada o revocada, total o parcialmente.
recurrente. El fin esencial es la adecuada
Este recurso contiene íntrinsecamente el de
aplicación del derecho objetivo y la
nulidad, sólo en los casos que los vicios estén
uniformización de la jurisprudencia de la Corte
referidos a la formalidad de la resolución
Suprema.
impugnada.

El superior jerárquico actúa como segunda Solo lo conoce la Corte Suprema y no cumple
instancia. función de instancia.

Procede contra sentencias y autos que ponen


Procese contra sentencias, autos y cuando lo
fin al proceso emitidos por salas superiores que
señale el código procesal civil.
actúan como órganos de segunda instancia.

Antes que agravio, se tiene que fundamentar


Sin agravio no hay apelación. una o más causales previstas en el artículo 386º
del Código Procesal Civil.

Para que sea revisado el contenido del recurso


La apelación se concede con efecto suspensivo,
debe pasar previamente por una calificación de
sin efecto suspensivo y con la calidad de
los requisitos de admisibilidad y de
diferida.
procedencia.

26
Garantiza la pluralidad de instancia.
No forma parte de la pluralidad de instancia.

3.4.2. Finalidades del recurso

Según el artículo 384° del Código Procesal Civil, el recurso de casación tiene por fines “la
adecuada aplicación del derecho objetivo al caso concreto y la uniformidad de la jurisprudencia
nacional por la Corte Suprema de Justicia”.

Se entiende por derecho objetivo el conjunto de normas legales que constituyen el ordenamiento
jurídico de un país, y está constituido tanto por normas procesales y materiales. Norma material o
sustantiva son aquellas que regulan relaciones jurídicas; y, las normas procesales o adjetivas
son las que regulan la forma en que se accede al órgano jurisdiccional.

En la doctrina se señalan como finalidades del recurso las siguientes:

i) La defensa de la ley o correcta aplicación de la norma (fin nomofiláctico)

ii) La uniformidad de la jurisprudencia (fin uniformizador).

iii) La justicia del caso concreto (fin dikelógica).

iv) Enseñar a los órganos inferiores como resolver (fin pedagógico).

3.4.2.1. Modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 3732/2014-PJ: Se reemplaza la palabra “fines” por funciones, con lo cual se trata
de determinar el contenido de la actividad jurisdiccional casatoria. También se elimina la
referencia “al caso concreto”, cuando se refiere a la adecuada aplicación del derecho objetivo, de
manera que el interés particular de las partes quede claramente apartado de las funciones del
recurso.

3.4.3. Causales de casación

Antes de la modificatoria que se dio con la Ley 29364, habían ocho causales de casación, que
estaban contenidas en el artículo 386º del Código Procesal Civil, y eran:

1. La aplicación indebida o la interpretación errónea de una norma de derecho material, así como
de la doctrina jurisprudencial;

2. La inaplicación de una norma de derecho material o de la doctrina jurisprudencial, o;

27
3. La contravención de las normas que garantizan el derecho a un debido proceso, o la infracción
de las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

Está incluida en el inciso 1 la causal de aplicación indebida del artículo 236 de la Constitución.

Dicho artículo fue modificado por el artículo 1 de la Ley 29364, publicada el 28 mayo 2009, cuyo
texto es el siguiente: “El recurso de casación se sustenta en la infracción normativa que incida
directamente sobre la decisión contenida en la resolución impugnada o en el apartamiento
inmotivado del precedente judicial”.

Como señala la exposición de motivos de la modificación del recurso de casación, se han dejado
de lado las categorías empleadas por el artículo 386º derogado, ya que se desperdiciaba el tiempo
estableciendo qué significa una u otra causal, además de perderse de vista los verdaderos fines
del recurso. En ese sentido, fue inútil descifrar si en un caso concreto, nos encontrábamos frente
a un caso de inaplicación, de aplicación indebida o de interpretación errónea.

En consecuencia, al generarse muchas dificultades interpretativas, se han unificado las variables


en una sola causal: la infracción normativa. Esta engloba todas las hipótesis que entrañan una
necesidad impostergable de intervención de la corte de casación, sin dejar de mantener la calidad
de recurso extraordinario, ya que al referirse a “infracción normativa” se incluye a los
denominados errores in iudicando de derecho, así como los errores in procedendo[6].

3.4.3.1. Modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 3732/2014-PJ: Se mantiene como causal la infracción normativa que incida
directamente sobre la decisión contenida en la resolución impugnada; y, se añade que la segunda
causal de casación es el apartamiento de los precedentes vinculantes de la Corte Suprema.

Los precedentes, por formar parte de nuestro ordenamiento jurídico son de obligatorio
cumplimiento, por ello, se retira la palabra ”inmotivado”, pues será la Corte Suprema la que
evaluará si existieron circunstancias especiales que permitieron a la Sala Superior apartarse del
precedente.

3.4.4. Requisitos de admisibilidad de la casación

i) Contra las sentencias y autos expedidos por las salas superiores que, como órganos de
segundo grado, ponen fin al proceso;

ii) Ante el órgano jurisdiccional que emitió la resolución impugnada o ante la Corte Suprema,
acompañando copia de la cédula de notificación de la resolución impugnada y de la expedida en
primer grado, certificada con sello, firma y huella digital, por el abogado que autoriza el recurso y
bajo responsabilidad de su autenticidad.

En caso de que el recurso sea presentado ante la Sala Superior, esta deberá remitirlo a la Corte
Suprema sin más trámite dentro del plazo de tres días;

iii) Dentro del plazo de diez días, contado desde el día siguiente de notificada la resolución que se
impugna, más el término de la distancia cuando corresponda;

28
iv) Adjuntando el recibo de la tasa respectiva.

Si no se cumplen con los requisitos previstos en los numerales 1 y 3, la Corte rechazará de plano
el recurso e impondrá al recurrente una multa no menor de diez ni mayor de cincuenta unidades
de referencia procesal en caso de que considere que su interposición tuvo como causa una
conducta maliciosa o temeraria del impugnante.

Si el recurso no cumple con los requisitos previstos en los numerales 2 y 4, la Corte concederá al
impugnante un plazo de tres días para subsanarlo, sin perjuicio de sancionarlo con una multa no
menor de diez ni mayor de veinte Unidades de Referencia Procesal si su interposición tuvo como
causa una conducta maliciosa o temeraria. Vencido el plazo sin que se produzca la subsanación,
se rechazará el recurso.

3.4.4.1. Modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 3732/2014-PJ: Se pretende hallar concordancia con la modificación que se


realizará al artículo 128° del Código Procesal Civil, en la que se pretende establecer que “el juez
declarará la inadmisibilidad de un acto procesal cuando adolece de un efecto subsanable”. Por
tanto, los únicos requisitos de admisibilidad del recurso de casación que serán revisados por la
Corte Superior serán aquellos que consisten en la obligación de adjuntar el recibo de la tasa
judicial por concepto de interposición del recurso, salvo que se cuente con el beneficio de auxilio
judicial y los documentos que correspondan cuando se trate de la causal del apartamiento de
precedentes vinculantes; los demás requisitos de inadmisibilidad ahora serán de procedencia.

3.4.5. Requisitos de procedencia de la casación

i) Que el recurrente no hubiera consentido previamente la resolución adversa de primera


instancia, cuando esta fuere confirmada por la resolución objeto del recurso;

ii) Describir con claridad y precisión la infracción normativa o el apartamiento del precedente
judicial;

iii) Demostrar la incidencia directa de la infracción sobre la decisión impugnada;

iv) Indicar si el pedido casatorio es anulatorio o revocatorio. Si fuese anulatorio, se precisará si es


total o parcial, y si es este último, se indicará hasta donde debe alcanzar la nulidad. Si fuera
revocatorio, se precisará en qué debe consistir la actuación de la Sala. Si el recurso contuviera
ambos pedidos, deberá entenderse el anulatorio como principal y el revocatorio como
subordinado.

3.4.5.1. Modificaciones propuestas

Proyecto de ley 3732/2014-PJ: El recurso de casación debe interponerse ante el órgano


jurisdiccional que emitió la resolución impugnada. Con esa regulación, se elimina la posibilidad
de interponer el recurso directamente ante la Corte Suprema, lo cual podría generar una
discriminación indirecta contra los litigantes que no viven en la ciudad de Lima y tienen menos
probabilidades de ejercer este derecho. Además, se descartan los inconvenientes

29
procedimentales que ha generado en la práctica dicha posibilidad y queda expedito el camino
para encargar la calificación de los requisitos de admisibilidad a la Corte Superior.

El nuevo plazo de quince días para interponer el recurso permitirá al recurrente preparar de
manera adecuada su impugnación. Se incorpora, la innovación del denominado “doble y
conforme”, cuando se establece que el recurso de casación se interpondrá contra resoluciones
preclusivas que no sean confirmatorias de las de primer grado, es decir, que aquellos recursos
que sean planteados contra resoluciones en las que exista el doble y conforme serán declarados
improcedentes, salvo que el recurso verse en infracción normativa de carácter procesal.

También se ha previsto proponer un monto para que prospere el recurso casatorio, el cual tiene
congruencia en el sistema jurídico en el que se establece cuantías para los casos de materia
laboral (100URP), o en materia contenciosa administrativa (140 URP), por lo que la propuesta para
el Proyecto es de 150 URP.

Proyecto de Ley 1873/2012-CR: Dado el carácter extraordinario y formal del recurso de casación,
se le ha otorgado al recurrente un plazo razonable, suficiente y amplio de 15 días hábiles
contados a partir de la fecha de la notificación de la resolución recurrida, para su preparación e
interposición.

Sobre el doble y conforme se establece que sólo procede el recurso de casación en casos en
donde existen resoluciones contradictorias. Con ello garantiza el principio de la doble instancia, y
también la poca incidencia de los recursos casatorios en el Perú.

Respecto a la procedencia del recurso, el primer supuesto se da cuando en un colegiado se


produce una discordia de algún magistrado, en tal caso de oficio la Sala eleva todo lo actuado a la
Sala Suprema competente para que deliberen cuál de las posiciones es la correcta. Este inciso
introduce la innovación que cuando la resolución materia de casación haya sido expedida en
discordia, la Sala Suprema se pronunciará tanto por la resolución mayoritaria como por la
minoritaria pudiendo incluso considerar como la arreglada a ley esta última o emitir un
pronunciamiento diferente.

El segundo caso de procedencia del recurso, se da cuando existe una resolución distinta en un
caso similar, dictado por otro órgano jurisdiccional de la misma instancia y especialidad. En tal
situación se requiere como requisito de admisibilidad la copia de la resolución que expresa
fundamentos contrarios a la recurrida.

Finalmente, un tercer caso de procedencia del recurso de casación se produce cuando una
resolución contraría una ejecutoria vinculante, con lo cual opera un efectivo control para que los
demás órganos jurisdiccionales no puedan escapar de lo ya resuelto por la Corte Suprema.

En relación a los requisitos de fondo de la casación el justiciable que la interpone deberá


fundamentarla con exquisita claridad, orden y precisión, indicando cual es la norma violada la
afectación al debido proceso o la injusticia notoria. Además se señala que cada agravio debe
tener fundamento de hecho, de derecho y prueba en que se apoye.

Se precisa en este proyecto de ley que, el recurso de casación no se constituye en una tercera
instancia, por lo que no procede admitir nueva prueba; y, se le retira la facultad a las Salas de la

30
Corte Suprema para declarar procedente o improcedente el recurso de casación, pues ahora se
propone que quién analice, admita y conceda el recurso, sea el propio órgano revisor
jurisdiccional que emitió la sentencia.

3.4.6. Trámite

Recibido el recurso, la Corte Suprema procederá a examinar el cumplimiento de los requisitos


previstos en los artículos 387° y 388° y resolverá declarando inadmisible, procedente o
improcedente el recurso, según sea el caso.

Declarado procedente el recurso, la Sala Suprema actuará de la siguiente manera:

i) En caso de que el recurso haya sido interpuesto ante la Sala Superior, fijará fecha para la vista
de la causa.

ii) En caso de que el recurso haya sido interpuesto ante la Sala Suprema, oficiará a la Sala
Superior ordenándole que remita el expediente en el plazo de tres días. La Sala Superior pondrá
en conocimiento de las partes su oficio de remisión, a fin de que se apersonen y fijen domicilio
procesal en la sede de la Corte Suprema. Recibido el expediente, la Sala Suprema fijará fecha
para la vista de la causa.

Las partes podrán solicitar informe oral dentro de los tres días siguientes de la notificación de la
resolución que fija fecha para vista de la causa.

3.4.6.1. Modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 1873/2012-CR: Se ha previsto que la presentación del recurso ante la Sala
Superior facilita la calificación de los requisitos de admisibilidad y tramitación del recurso en
forma adecuada, pues, de esta manera de concederse el mismo se eleva el expediente completo
lo que simplifica el estudio de autos para la expedición e la resolución de los Jueces Supremos.
Aquí se presenta algo novedoso, pues se obliga al justiciable que lo interpone la obligación de
señalar nuevamente el domicilio real, procesal y electrónico, con la finalidad de dar a este
procedimiento la seguridad jurídica que le corresponde. También se exige un compromiso del
abogado patrocinante de abrir su correo todos los días, ya que ello relevará de responsabilidad al
Colegiado.

Proyecto de Ley 1873/2012-CR: Con el proyecto se pretende sistematizar su trámite, el mismo que
hasta la fecha ha estado regulado de una manera dispersa e incoherente lo que ha facilitado que
no exista uniformidad por parte de las propias resoluciones de las Salas Supremas. Al respecto el
proyecto ha establecido uno muy sencillo, ya que tan sólo se debe de expedir un auto
conteniendo el traslado del recurso por diez días hábiles; el señalamiento de la fecha y hora
designada para la vista de la causa en un plazo máximo de 30 días hábiles; la designación de
Juez Ponente; la concesión de la palabra; y el avocamiento del colegiado.

En este procedimiento la única notificación escrita que se realiza es la del auto del traslado del
recurso; luego las notificaciones serán al domicilio electrónico señalado por las partes y en todo
caso, toda información respecto al proceso se hará por la mesa de partes de la correspondiente

31
Sala. Se apertura un Libro de Quejas que servirá de control de los magistrados para el
cumplimiento de los plazos.

En el acto de la fecha de la vista de la causa, los letrados podrán solicitar el uso de la palabra, el
mismo que será concedido por la Sala por un plazo razonable. Siendo el derecho de defensa uno
de carácter fundamental resulta razonable que se otorgue a los abogados de las partes la
posibilidad de hacer uso de la palabra en el trámite del recurso de casación. En dicho acto, los
Magistrados podrán interrogar a los abogados respecto a los diferentes aspectos de la cuestión
controvertida; pudiendo dejar constancia en acto de sus incidencias y respuestas

3.4.7. La concesión excepcional del recursos de casación

El artículo 392-A regula la procedencia excepcional del recurso de casación, la que se sustenta en
la necesidad de contar con una Corte Suprema como institución promotora de patrones de
conducta, en ese sentido, la Corte Suprema tiene la facultad de admitir un recurso de casación
pese a que no se ha cumplido con alguno de los requisitos de fondo del recurso.

En ese caso, si el tema a resolver, tiene gran importancia a fin de que la Corte Suprema cumpla
sus funciones, ésta podrá declarar concedido el recurso, en tanto a través de él podrá hacer
efectiva su relevancia y trascendencia social.

3.4.7.1. Modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 3732/2014-PJ: La casación excepcional se centrará en observar si las normas


jurídicas que se aplican en la resolución impugnada han sido correctamente desarrolladas e
interpretadas o si las normas del proceso han sido observadas regular y adecuadamente, además
de garantizar la observancia de los derechos fundamentales; y, de procurar y promover la
uniformidad de los decisorios finales de las instancias que pueden generar jurisprudencia.

3.4.8. Sentencia fundada y efectos de recurso

Si la Sala Suprema declara fundado el recurso por infracción de una norma de derecho material,
la resolución impugnada deberá revocarse, íntegra o parcialmente, según corresponda. También
se revocará la decisión si la infracción es de una norma procesal que, a su vez, es objeto de la
decisión impugnada.

Si se declara fundado el recurso por apartamiento inmotivado del precedente judicial, la Corte
procederá conforme a lo indicado en el párrafo anterior, según corresponda a la naturaleza
material o procesal de este.

Si la infracción de la norma procesal produjo la afectación del derecho a la tutela jurisdiccional


efectiva o del debido proceso del impugnante, la Corte casa la resolución impugnada y, además,
según corresponda:

1. Ordena a la Sala Superior que expida una nueva resolución; o

2. Anula lo actuado hasta la foja que contiene la infracción inclusive o hasta donde alcancen los
efectos de la nulidad declarada, y ordena que se reinicie el proceso; o 3. anula la resolución

32
apelada y ordena al Juez de primer grado que expida otra; o 4. anula la resolución apelada y
declara nulo lo actuado e improcedente la demanda.

En cualquiera de estos casos, la sentencia casatoria tiene fuerza vinculante para el órgano
jurisdiccional respectivo.

3.4.8.1. Modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 3732/2014-PJ: El proyecto otorga a la Sala Suprema la posibilidad de abstenerse


de realizar reenvío y resolver directamente el fondo de la materia, aun cuando la causal del
recurso se refiera a la infracción de una norma. Por otro lado, se puede apreciar en la norma que
la Sala Suprema, cuando corresponda debe revocar total o parcialmente la resolución impugnada,
es decir la resolución de la Sala Superior, o anularla y ordenar que se expida nuevo fallo o anular
lo actuado hasta donde alcance los efectos de la nulidad declarada ordenando continuar el
proceso o incluso que el juez de primera instancia expida nueva resolución, o también declarar la
improcedencia de la demanda.

Sobre la sentencia infundada, en lo que respecta a la frase “por contener una motivación errónea
o aparente o compruebe incorrectas indicaciones de textos legales u otro tipo de error material”
no es contradictoria cuando se indica que el recurso puede ser declarado fundado por defecto de
motivación, todo lo contrario pues las normas resultan ser complementarias.

El defecto de motivación es aquel que implica una infracción procesal, es decir que afecta el
contenido esencial del debido proceso, por ser arbitrario o absurdo. Sin embargo, la motivación
absurda de una resolución de la Sala Superior no significa que necesariamente el recurrente tiene
razón sobre el fondo de la controversia. En tal sentido, si bien es cierto la Sala Suprema ante un
defecto de motivación puede anular la resolución superior y ordenar el reenvío, u optar por
revocarla directamente total o parcialmente, o debe también declarar infundado el recurso cuando
as! corresponda, sin perjuicio de exponer una motivación adecuada. Con el proyecto se pretende
brindar una herramienta a la Sala Suprema para cumplir dicha función. Esta norma, en principio,
le permite corregir los errores en la motivación de la Sala Superior, que aún sin ser absurda sea
jurídicamente equivocada. Pero, obviamente, le permite a la Sala Suprema declarar infundado el
recurso corrigiendo los errores que si provengan del absurdo o de la arbitrariedad.

3.4.9. Precedente judicial

Tiene como antecedente inmediato el artículo 400° del Código Procesal Civil vigente donde se
establece la forma de constitución de los precedentes judiciales, donde lo decidido en el pleno de
magistrados supremos tendrá la calidad precedente vinculante, siento de obligatorio
cumplimiento para todos los órganos jurisdiccionales hasta que sea modificado por otro, no
teniendo este calidad de sentencia casatoria para ningún caso concreto ni afectará la cosa
juzgada.

3.4.9.1. Modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 3732/2014-PJ: En cuanto a la doctrina del precedente, se destaca que la


formación de precedentes en el Poder Judicial es una de las finalidades esenciales de esta
norma. Se plantea que la formación precedente sea gradual, de manera que primero se constituya

33
doctrina jurisprudencial mediante la elección que hace la Sala Suprema entre los fundamentos
jurídicos de sus propias sentencias, y sólo luego de tres oportunidades en que se reitere la
elección del mismo fundamento la Sala Suprema tenga la opción de convertirlo en precedente
vinculante. No basta un solo caso, ni es necesario un Pleno Casatorio de la especialidad o de la
Sala Plena de la Corte Suprema, para formar el precedente. Una vez cumplido el procedimiento
predeterminado por esta norma, el precedente vincula a los jueces quienes pueden apartarse
excepcional y motivadamente, lo cual permitirá a la Sala Suprema mediante nuevos recursos de
casación, mantener o variar su precedente. No obstante, la variación del precedente requiere
también de tres casos en los que la Corte Suprema va anunciando dicha inminente variación.

En tal sentido, la norma trata de encontrar un balance entre la necesaria pausa que debe tomar la
Sala Suprema para la fijación de un precedente vinculante y el dinamismo que requiere su
variación cuando sea necesario, siendo la propia Sala Suprema la que determinará la frecuencia y
número de sentencias que fijando doctrina jurisprudencial puedan llevar a un precedente. Incluso
se contempla la posibilidad de que el precedente judicial se convierta en ley, mediante el ejercicio
de su facultad legislativa, esto en virtud del artículo 107 segundo párrafo de la Constitución
Política y el artículo 80 inciso 7 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

En cuanto al pleno jurisdiccional, se tiene que la excesiva carga de la Corte Suprema ha


determinado que exista más de una Sala Suprema por especialidad, lo cual podría constituir un
impedimento para construir precedentes sólidos si existieran criterios discrepantes, por lo que se
plantea un mecanismo alternativo de creación de precedente vinculante que alivie este problema.
El precedente vinculante en ningún modo tendrá la calidad de sentencia casatoria para ningún
caso en concreto y no afectará la cosa juzgada; en la realización del Pleno tampoco se permitirá
la intervención de las partes pero por decisión discrecional del Pleno sí podrán asistir Colegios
de Abogados, Facultades de Derecho, Entidades Académicas y amicus curiae pudiendo limitar su
número.

Proyecto de Ley 1873/2012-CR: En cuanto a los Plenos, se materializarán cuando dos o más Salas
de la Corte Suprema tengan pronunciamientos contradictorios, cualquier de los Presidentes de
las Salas podrá convocar a un pleno jurisdiccional casatorio. El acuerdo que se adopte
constituirá precedente vinculante.

3.4.10. Casación por salto: Modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 3732/2014-PJ: Se pretende recuperar una institución que se encontraba regulado
en el artículo 389° del código procesal civil, modificado por ley 29364, pero concordante con el
artículo 361° del código, de manera que deja claramente establecido que si las partes renuncian a
recurrir ello incluye renuncia al recurso de casación, salvo por la causal de infracción normativa
de orden procesal.

3.4.11. Casación en interés de la ley: Modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 3732/2014-PJ: Es una innovación, se permitirá a la Corte Suprema avocarse al


conocimiento de un proceso en el plazo de un año de concluido, si considera que al pronunciarse
sobre la cuestión jurídica discutida en él cumplirá con alguna de las funciones de la casación, es
decir si al pronunciarse cumple con asegurar la aplicación e interpretación adecuada del derecho
objetivo, garantizar la observancia de los derechos fundamentales o promover la uniformidad de

34
la jurisprudencia, en ese caso, se debe entender también por el contenido de la norma que el
pronunciamiento que emita la Sala Suprema respecto a dicha cuestión no surtirá efecto entre las
partes ni afectará la decisión judicial que adquirió la calidad de cosa juzgada.

Además, esta norma confiere a la Corte Suprema la oportunidad de sentar doctrina


jurisprudencial sin resolver un caso concreto. Hoy la Corte Suprema realiza esta función a través
de los Plenos Jurisdiccionales en aplicación del artículo 116 de la Ley Orgánica del Poder
Judicial.

3.4.12. Respecto a la ejecución de la sentencia de casación: modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 3732/2014-PJ: Sobre la ejecución de la sentencia impugnada, se hace referencia


a la ejecución anticipada de la sentencia, lo que implica la oportunidad de ejecutar una sentencia
antes que el proceso judicial termine.

Respecto a las sentencias impugnadas no ejecutables, se precisa que el recurso de casación sí


tiene efecto suspensivo, y es justamente respecto de sentencias no ejecutables, o propiamente
aquellas que no requieren para su actuación de una etapa de ejecución, es decir las sentencias
meramente declarativas y las sentencias constitutivas. La propuesta normativa ha tomado en
cuenta que en ocasiones una sentencia constitutiva como es la de divorcio, es analizada
erróneamente como una sentencia de condena ejecutable, porque se confunden los actos
exteros, como la inscripción de dicha sentencia, con actos de ejecución de la misma. Por dicha
razón se ha considerado conveniente detallar algunos casos de sentencias que no requieren para
su actuación de un proceso de ejecución, como se aprecia en el artículo bajo comentario.

3.4.13. Actos procesales de las partes: Modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 3732/2014-PJ: la actividad procesal en la tramitación del recurso casatorio se


concentra en la Sala Suprema que lo conoce, otorgándose a las partes oportunidades concretas
para expresar su posición. Asimismo, se le está imponiendo una multa a los abogados que no
concurran a la vista de la causa cuando solicitaron informe oral, la misma que será impuesta a
discrecionalidad del juez y no será menor de 5 URP ni mayor a 20 URP, la cual no será impuesta
si Ia parte ha reemplazado oportunamente a su abogado.

3.4.14. Plazo para sentenciar: modificaciones propuestas

Proyecto de Ley 3732/2014-PJ: Sobre el plazo para sentenciar, se tiene que el cumplimiento de los
plazos legales procesales es una meta a la que debe apuntar todo órgano jurisdiccional como
parte de sus deberes funcionales, no obstante la sanción por su incumplimiento solo es viable
cuando la dilación se configura como indebida atendiendo a la carga y logística del órgano
jurisdiccional. Es previsible que el nuevo modelo casatorio disminuya la carga procesal de la
Corte Suprema, al eliminarse el efecto suspensivo del recurso respecto de los decisorios de
condena. El Código Procesal Civil en el artículo 395 si bien es cierto contempla un plazo para
expedir sentencia que es 50 días al igual que el del presente Proyecto, no contempla una posible
prórroga a dicho plazo.

4. Epílogo

35
De la revisión de los proyectos, se aprecia que los cambios que se pretenden realizar tienen
como propósito que el recurso de casación cumpla eficazmente sus fines principales, es decir: la
aplicación adecuada de la norma logrando con ella la justicia y la predictibilidad de las decisiones
judiciales.

Como se mencionó al inicio del artículo, con la modificación que se dio mediante ley 29364 en el
año 2009, se intentó corregir algunos defectos que se producía en la práctica judicial con la
versión primigenia del código. Lamentablemente, la citada ley no logró su objetivo, y nuevamente
se pretenden realizar cambios, incluso, le han dado importancia a figuras procesales que se
pensó hacían lento el trámite del recurso de casación (cómo que la Sala Superior revise
requisitos de forma) o su efectividad (la suspensión de la ejecución hasta que la Corte Suprema
emita su resolución), entre otros; o, se ha introducido una figura de la que se habla mucho en
doctrina comparada, como es el “doble conforme”; ya analizados a lo largo del artículo.

Estamos seguros y esperamos, por los autores y juristas que han participado en su elaboración,
que los proyectos de modificación de la casación cumplan sus objetivos, haciéndolo uno eficaz y
justo.

[1] Dictamen de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, recaído en los proyectos de ley Nº
672/2006-CR; 749/2006-PE; 1725/2007-CR; 1726/2007-CR y 2881/2008-CR, que proponen modificar
diversos artículos del código procesal civil, referidos al recurso de casación.

[2] Monroy Gálvez, Juan. (2009) “Los medios impugnatorios en el Código Procesal Civil”, en:
Estudios de derecho procesal civil. Lima: Jurista Editores.

[3] Távara Córdova, Francisco. (2009). Los recursos procesales civiles. Lima: Gaceta Jurídica.

[4] Dictamen de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, recaído en los proyectos de ley Nº
672/2006-CR; 749/2006-PE; 1725/2007-CR; 1726/2007-CR y 2881/2008-CR, que proponen modificar
diversos artículos del Código Procesal Civil, referidos al recurso de casación.

[5] Guerra Cerrón, María Elena. (2011) “El extraordinario recurso de casación”, en: Estudios sobre
los medios impugnatorios en el proceso civil. Lima: Gaceta Jurídica.

[6] Dictamen de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, recaído en los proyectos de ley Nº
672/2006-CR; 749/2006-PE; 1725/2007-CR; 1726/2007-CR y 2881/2008-CR, que proponen modificar
diversos artículos del Código Procesal Civil, referidos al recurso de casación.

36
http://legis.pe/analisis-las-propuestas-modificacion-del-recurso-casacion/

http://raejurisprudencia.blogspot.pe/2011/01/la-casacion-penal-en-la-corte-suprema.html

LA CASACIÓN PENAL EN LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DEL


PERÚ (*)

https://www.google.com.pe/search?q=INTERES+CASACIONAL+PRESCRIPCION+EXTRAORDINAR
IA+PENAL+PERU&oq=INTERES+CASACIONAL+PRESCRIPCION+EXTRAORDINARIA+PENAL+PE
RU&aqs=chrome..69i57.9519j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

INTERES CASACIONAL PRESCRIPCION EXTRAORDINARIA PENAL PERU

http://legis.pe/interes-casacional-momento-solicitar-identidad-colaborador-eficaz/

Interés casacional: ¿En qué momento


se puede solicitar el levantamiento de
reserva del colaborador eficaz?

http://boletines.actualidadpenal.com.pe/resumen-de-la-jurisprudencia-penal-procesal-penal-y-
penitenciaria-de-la-ultima-semana/derecho-procesal-penal/casacion-n-626-2013moquegua-noticia-
594.html

37
Casación N.° 626-2013/Moquegua

PAG WEB NCPP

http://legis.pe/edu-saettone-corte-suprema-fundado-recurso-queja-excepcional/

Caso Edu Saettone: Resolución de la


Corte Suprema que declaró fundado
recurso de queja excepcional

http://legis.pe/corte-suprema-interes-casacional-prision-preventiva/

38
Corte Suprema consideró de interés
casacional estas dos importantes
cuestiones en torno a la prisión
preventiva

http://legis.pe/casacion-912-2016-san-martin-variarse-lesiones-homicidio-culposo-victima-fallece-
acusacion-fiscal-doctrina-jurisprudencial-vinculante/

Casación 912-2016, San Martín: Puede


variarse de lesiones a homicidio
culposo si víctima fallece antes de
acusación fiscal (doctrina
jurisprudencial vinculante)

http://legis.pe/resolucion-inadmisible-ausencia-interes-casacional-jorge-acurio-gustavo-salazar/

Resolución que declara inadmisible


por ausencia de interés casacional
recurso de Jorge Acurio y Gustavo
Salazar

39
https://www.google.com.pe/search?q=Recurso+de+Queja+N%C2%B0+142-2012-
MADRE+DE+DIOS+SALA+PENAL+CORTE+SUPREMA&oq=Recurso+de+Queja+N%C2%B0+142-
2012-MADRE+DE+DIOS+SALA+PENAL+CORTE+SUPREMA&gs_l=psy-
ab.3...11923.19647.0.20048.28.27.0.0.0.0.442.4727.2-16j1j1.18.0....0...1.1.64.psy-
ab..10.5.1246...33i21k1.0.phI_0g-gihA

Recurso de Queja N° 142-2012-MADRE DE DIOS SALA PENAL CORTE SUPREMA

Recurso de Queja N° 142-2012-MADRE DE DIOS, de fecha 28 de enero de 2013

http://legis.pe/contra-la-ponderacion-reciente-conferencia-magistral-de-juan-antonio-garcia-
amado/

«Contra la ponderación»,
reciente conferencia magistral
de Juan Antonio García Amado

https://www.google.com.pe/search?q=esquema+procesal+del+juicio+feminicidio&oq=esquema+p
rocesal+del+juicio+feminicidio&aqs=chrome..69i57.15118j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

esquema procesal del juicio feminicidio

40
https://www.google.com.pe/search?q=SI+PAGA+DEVENGADOS+SE+PUEDE+REVOCAR+INTERN
AMIENTO+POR+OMISION+ASISTENCIA+FAMILIAR+PERU&oq=SI+PAGA+DEVENGADOS+SE+PU
EDE+REVOCAR+INTERNAMIENTO+POR+OMISION+ASISTENCIA+FAMILIAR+PERU&aqs=chrome..
69i57.69740j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

SI PAGA DEVENGADOS SE PUEDE REVOCAR INTERNAMIENTO POR OMISION ASISTENCIA


FAMILIAR PERU

http://laley.pe/not/4102/la-corte-suprema-precisa-que-debe-probarse-en-el-delito-de-lavado-de-
activos/

CORRESPONDE AL MINISTERIO PÚBLICO ACREDITAR EL ORIGEN ILÍCITO DE LOS


BIENES

La Corte Suprema precisa qué


debe probarse en el delito de
lavado de activos

http://laley.pe/not/4095/puede-prescindirse-de-pericia-contable-para-probar-el-delito-de-peculado-
por-utilizacion/

SOLO SE REQUIERE PROBAR EL USO DEL BIEN PÚBLICO

Puede prescindirse de pericia


contable para probar el delito
de peculado por utilización

41
https://www.google.com.pe/search?q=31+MARZO+2015+LIBERTAD+ANTICIPADA+NO+PROCEDE
&oq=31+MARZO+2015+LIBERTAD+ANTICIPADA+NO+PROCEDE&aqs=chrome..69i57.14559j0j7&s
ourceid=chrome&ie=UTF-8

31 MARZO 2015 LIBERTAD ANTICIPADA NO PROCEDE

https://www.google.com.pe/search?q=Casaci%C3%B3n+N%C2%B0+251-
+2012+Corte+Suprema&oq=Casaci%C3%B3n+N%C2%B0+251-
+2012+Corte+Suprema&aqs=chrome..69i57.5353j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

Casación N° 251- 2012 Corte Suprema

http://legis.pe/persuadir-al-tribunal-la-construccion-argumentos/

Cómo persuadir al tribunal y la


construcción de argumentos

http://legis.pe/ley-crimenes-odio-peru-informes-cidh-principios-derecho-penal/

42
La ley de crímenes de odio en el
Perú a la luz de los informes de la
CIDH y su contraposición a los
principios del derecho penal

https://es.scribd.com/

nlidad absolución axcudacion soclogica forense

https://www.google.com.pe/search?q=COMO+ARCHIVA+FISCAL+CODIGO+PROCEDIMIENTOS+P
ENALES&oq=COMO+ARCHIVA+FISCAL+CODIGO+PROCEDIMIENTOS+PENALES&aqs=chrome..6
9i57.24761j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

COMO ARCHIVA FISCAL CODIGO PROCEDIMIENTOS PENALES

http://www.derechopenalonline.com/derecho.php?id=14,714,0,0,1,0

43
BUENAZO SUSTENTO PARA PEDIR ARCHIVO FISCAL O A NIVEL JUDICIAL CON
SOBRESEIMIENTO

https://www.google.com.pe/search?q=considera+el+fiscal+diferencia+valorar+el+juez+peru&oq=c
onsidera+el+fiscal+diferencia+valorar+el+juez+peru+&aqs=chrome..69i57.52253j0j7&sourceid=chr
ome&ie=UTF-8

considera el fiscal diferencia valorar el juez peru

http://laley.pe/not/3590/es-inconstitucional-rechazar-apelacion-porque-imputado-no-acude-a-la-
audiencia/

TC REITERA QUE CÓDIGO PROCESAL PENAL AFECTA DERECHO A LA


PLURALIDAD DE INSTANCIA

Es inconstitucional rechazar
apelación porque imputado no
acude a la audiencia

44
https://www.google.com.pe/search?q=principios+establecidos+en+el+C%C3%B3digo+Modelo+Ibe
roamericano+de+%C3%89tica+Judicial&oq=principios+establecidos+en+el+C%C3%B3digo+Mode
lo+Iberoamericano+de+%C3%89tica+Judicial&aqs=chrome..69i57.917j0j7&sourceid=chrome&ie=U
TF-8

principios establecidos en el Código Modelo Iberoamericano de Ética Judicial

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=R.+N%C2%B0+2349-2014+%E2%80%93+Madre+de+Dios

R. N° 2349-2014 – Madre de Dios

http://laley.pe/not/3518/trata-de-menores-aqui-la-polemica-definicion-de-la-corte-suprema-/

¿QUÉ DEBE ENTENDERSE POR EXPLOTACIÓN SEXUAL O LABORAL SEGÚN EL


PODER JUDICIAL?

Trata de menores: Aquí la


polémica definición de la Corte
Suprema
45
https://www.google.com.pe/search?q=DECLARACION+JURADA+NO+ES+PRUEBA+DELITOS+CO
NTRA+EL+PATRIMONIO+ROBO+CASACION+PENAL+PERU&oq=DECLARACION+JURADA+NO+E
S+PRUEBA+DELITOS+CONTRA+EL+PATRIMONIO+ROBO+CASACION+PENAL+PERU&aqs=chro
me..69i57.27712j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

DECLARACION JURADA NO ES PRUEBA DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO ROBO CASACION


PENAL PERU

http://entrepenasygracias.blogspot.pe/2010/10/ilicitos-contra-el-patrimonio-acredite.html

Acredite la preexistencia de sus bienes, por favor.

https://www.google.com.pe/search?q=no+constituye+prueba+declaracion+jurada+preexistencia+
del+bien+robo+agravado+jurisprudencia+penal+peru&oq=no+constituye+prueba+declaracion+jur
ada+preexistencia+del+bien+robo+agravado+jurisprudencia+penal+peru&aqs=chrome..69i57.223
17j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

no constituye prueba declaracion jurada preexistencia del bien robo agravado jurisprudencia
penal peru

http://salamixtacusco.blogspot.pe/2008/07/sentencias-penales-en-procesos_895.html

46
“Sentencia absolutoria por el delito Contra el patrimonio, en su modalidad de robo agravado. No
existe prueba directa alguna que acredite los hechos y la responsabilidad del acusado. De los
actuados no existe medio probatorio o documento alguno que acredite la preexistencia de los
cuatro mil ochocientos nuevos soles, ni la agresión que señala haber sufrido el agraviado. En
suma, ante la insuficiencia probatoria del injusto atribuido al procesado, no es posible subsumir
hecho alguno dentro del supuesto normativo aplicable al caso”.[1]

https://www.google.com.pe/search?q=Acuerdo+Plenario+N%C2%BA+3-2006-
116+de+las+Salas+Penales+y+Transitorias+del+13+de+octubre+2006&oq=Acuerdo+Plenario+N%
C2%BA+3-2006-
116+de+las+Salas+Penales+y+Transitorias+del+13+de+octubre+2006&aqs=chrome..69i57.793j0j7
&sourceid=chrome&ie=UTF-8

Acuerdo Plenario Nº 3-2006-116 de las Salas Penales y Transitorias del 13 de octubre 2006

47
https://www.google.com.pe/search?q=ENANO+EROTICO+JURISPRUDENCIA+QUERELLA&oq=EN
ANO+EROTICO+JURISPRUDENCIA+QUERELLA&aqs=chrome..69i57.7927j0j7&sourceid=chrome&
ie=UTF-8

ENANO EROTICO JURISPRUDENCIA QUERELLA

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=ayma+2016+excepcion+improcedencia+accion

ayma 2016 excepcion improcedencia accion

https://www.youtube.com/watch?v=47UaeQQaQ90

VIDEO AUDIENCIA (COMPLETA)


EXCEPCIÓN DE IMPROCEDENCIA DE
48
ACCIÓN - NUEVO CÓDIGO PROCESAL
PENAL

Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para Procesos Sumarios con Reos Libres de
la Corte Superior de Justicia de Lima del 17 de Setiembre de 1977.

EXP. Nº 1281-97:

“Solo existe tipicidad cuando el hecho se ajusta al tipo, o sea cuando corresponde a las
características objetivas y subjetivas del modelo penal formulado por el legislador, por lo tanto la
tipicidad no está limitada solamente a la descripción del hecho objetivo –manifestación de
voluntad y resultado perceptible en el mundo exterior-, sino que también contiene la dirección de
la voluntad del autor como proceso psicológico necesario para la constitución del tipo de delito,
esto es, la parte subjetiva que corresponde a los procesos psíquicos y constitutivos del delito:
dolo, culpa, elementos subjetivos del injusto o del tipo”.

https://www.google.com.pe/search?q=Ejecutoria+Superior+de+la+Sala+Penal+de+Apelaciones+p
ara+Procesos+Sumarios+con+Reos+Libres+de+la+Corte+Superior+de+Justicia+de+Lima+del+17+
de+Setiembre+de+1977.&oq=Ejecutoria+Superior+de+la+Sala+Penal+de+Apelaciones+para+Proc
esos+Sumarios+con+Reos+Libres+de+la+Corte+Superior+de+Justicia+de+Lima+del+17+de+Setie
mbre+de+1977.&aqs=chrome..69i57.753j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

Ejecutoria Superior de la Sala Penal de Apelaciones para Procesos Sumarios con Reos Libres de
la Corte Superior de Justicia de Lima del 17 de Setiembre de 1977.

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/CorteSuperiorLimaPJcs/s_csj_lima_nuevo/as_servicios/
as_servicios_ciudadano/as_decisiciones_judiciales/?WCM_PI=1&WCM_Page.dcd566804ddc2df48
38cdbcdee6548b3=2

49
IMPUTAR

DESDE EL PLANO SEMANTICO IMPUTAR SIGNIFICA ATRIBUIR LA REALIZACION DE UNA


CONDUCTA (COMISIVA U OMISIVA) A UNA PERSONA. EN OTRAS PALABRAS, IMPUTAR ES DAR
SENTIDO O SIGNIFICADO AL COMPORTAMIENTO REALIZADO POR UN SUJETO.

EL VALOR QUE SE HACE DE LA CONDUCTA SERA POSITIVO O NEGATIVO DEPENDIENDO SI SE


INFRINGE O NO LA NORMA IMPUESTA (PROHIBICION, MANDATO Y PERMISIÓN).

https://www.youtube.com/watch?v=C_INzOecTrY

50
http://esnoticia.co/noticia-14529-10-cosas-que-debes-saber-sobre-el-virus-del-papiloma-humano-
vph

http://invdes.com.mx/galeria-general/8843-nueve-cosas-que-debes-saber-acerca-de-la-sangre

http://sistemas.amag.edu.pe/publicaciones/libros1/MANUAL%20DE%20REDACCI%C3%93N%20DE
%20RESOLUCIONES%20JUDICIALES.html

http://www.slideshare.net/guestf360b7/estructura-de-la-teoria-del-caso

ESTRUCTURA DE LA TEROIA DEL CASO

http://agenciabk.com/basededatos.htm

http://agenciabk.net/basededatos377.htm

https://www.youtube.com/watch?v=vtn2Bp5w9Cc

PROCESO INMEDIATO

51
https://www.youtube.com/watch?v=9-WMHiiUMcM

TESIS DERECHO

https://www.youtube.com/watch?v=mantnmQECjg

https://www.youtube.com/watch?v=LqKOisMaA_0&feature=share

En tiempos de plagio : Hoy, revisando el perfil del doctor Francisco Celis(quien compartió la
publicacion de buena fe, sin lo cual nunca me habria dado cuenta además), para ubicar un
comentario suyo sobre proceso inmediato para citarlo correctamente, me encontré esta
publicación del 23 de enero del 2016 del doctor Feliciano Francia Flores, y se me hizo conocida la
redacción y las ideas. Al parecer al doctor Francia se le olvidó entrecomillar el texto, consignarme
como autor e indicar que se trata de una publicación hecha en Gaceta Penal 31 de enero del
2012. Espero que el doctor Francia corrija su publicación o en todo caso me avise para ser
coautores.

https://www.youtube.com/watch?v=7PZ0gdagz3s&feature=youtu.be

LP | Nakazaki: «No puede haber proceso


inmediato si no hay abogado que
garantice defensa eficaz»

52
Resulta siendo atentatorio al derecho de defensa en estricta necesidad; mucho cuidado, que el
Estado ponga turbo al proceso penal no implica justicia mas rápida si no podría llegar a ser
INJUSTICIA rápida en perjuicio del investigado y por ende carente de un debido proceso con el
garantisismo necesario, para manejarlo con muchas muchas pinzas, se tiene que ir mejorando y
ajustando tuercas...

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=252362638437809&set=a.150329131974494.107374183
1.100009922242694&type=3&theater

http://www.animalpolitico.com/2016/03/juicios-orales-aun-no-fiscales-y-abogados-leen-
argumentos-en-lugar-de-exponerlos/

http://www.andina.com.pe/agencia/noticia-juzgado-ucayali-condena-a-cinco-anos-a-dos-
usurpadores-terreno-602625.aspx

Juzgado de Ucayali condena


a cinco años a dos
usurpadores de terreno

https://www.youtube.com/watch?v=Zn4wFhj9YSM

53
Sepa cuándo y cómo se aplica la prisión
preventiva: Entrevista a Vanesa Cuentas
del IDL

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1687278904830159&set=a.1427581374133248.1073741
828.100006441978748&type=3&theater

http://portal.mpfn.gob.pe/ncpp/files/689e4a_PROCESO%20INMEDIATO-pdf.pdf

https://www.youtube.com/watch?v=WzCw6nywrhc

https://www.youtube.com/watch?v=GjN8ee93Qto&feature=youtu.be

ALEGATO CLAUSURA

https://www.youtube.com/watch?v=Ewd8LAKjCEY&list=PLsG12CO-
HyRMGqMtl8ojoXzwKleAIiTRj&index=16

ALEGATO APERTURA

https://www.youtube.com/watch?v=YSptsWREbFQ

54
¿QUE ES UN PRINCIPIO EN DERECHO?

TÉCNICAMENTE no debería llamarse principio, sino fundamento, ya que un principio solo existe en las
ciencias exactas (Lógica, Matemática). En ciencias sociales, como el Derecho, existe el fundamento. Pero por
el amplio uso doctrinario, aun utilizaremos esta palabra: principio.

¿ PARA QUÉ SIRVE UN PRINCIPIO? Un principio sirve para cumplir con la función de:

* Dirección, porque guía a los órganos públicos en la elaboración de la legislación;


* Interpretación, porque constituyen un firme asidero en la interpretación de las normas;
* Integración, porque permite suplir las insuficiencia de las normas escritas.

¿CUAL LA DIFERENCIA DE UN PRINCIPIO CON UNA GARANTIA, Y CON LA NORMA JURÍDICA?

* Un principio no es una garantía. Un principio es el fundamento, es la base de una garantía.

Un Principio generalmente se establece en lasDeclaraciones. Una Garantía se establece en las


Constituciones Políticas o en las leyes.

* Un principio no es una norma. Esta confusión solo obedece a la influencia que han tenido los juristas, en la
Concepción normativista del Derecho que simplifica el fenómeno jurídico reduciendo al marco de las fuentes
del Derecho, a la ley positiva.

Entonces, ¿QUE ES UN PRINCIPIO EN DERECHO?

En Derecho un principio es un axioma que plasma una determinada valoración de justicia de una sociedad,
sobre la que se construyen las instituciones del Derecho y que, en un momento histórico determinado informa,
guía y sirve de fundamento al contenido de las normas jurídicas de un Estado.

Más en...
bit.ly/1LefuLZ

CASO ALEXIS - CARUSHA

POLICÍAS SERÁN INVESTIGADOS POR INTERVENIR IRREGULARMENTE EN CASO DE FLAGRANCIA

Juzgado Penal Colegiado lo dispuso luego de absolver a acusada por agresión a unefectivo policial

A través de la Resolución Nº 07 de fecha nueve de marzo del 2016, el Juzgado Penal Colegiado de Puno,
resolvió absolver a la acusada Nelly Roxana Poma, como presunta autora de la comisión del delito Contra la
Administración Pública, en su modalidad de Violencia y Resistencia a la Autoridad, y en su forma de Violencia
contra la Autoridad para trabar el ejercicio de sus funciones.

55
Los magistrados del Colegiado Penal de Puno, conformado por los jueces Víctor Calizaya Coila, en calidad de
director de debates; Roger Istaña Ponce y Jackeline Luza Cáceres, como miembros del colegiado, decidieron
por la absolución luego de escuchar los alegatos de los sujetos procesales al culminar la audiencia de juicio
oral.

Según los hechos imputados por el Ministerio Público, Nelly Roxana Poma Mamani, fue intervenida bajo la ley
de flagrancia el 02 de marzo del presente año, por supuesta agresión física a un efectivo policial y con la
finalidad de evitar que le impongan una papeleta a su unidad vehicular, al haberse estacionado sobre la
vereda; generando que en un primer momento se le dicte prisión preventiva por dos meses.

Sin embargo luego de la actuación de la prueba en el juicio oral, para los magistrados del Colegiado Penal, no
se habría acreditado la agresión ni ejercido violencia contra la agente; contrariamente se evidencio actos
desproporcionales e irregulares no relacionadas a la imposición de la papeleta, por lo que en la sentencia en
el considerando quinto determinaron remitir copias a la inspectoría del Frente Policial Puno, a fin de que
procedan conforme a sus atribuciones en contra de los efectivos policiales intervinientes.

Cabe señalar que el Colegiado en su parte considerativa de la resolución, señalo además que “En un Estado
democrático de Derecho, asentado en la libertad de los ciudadanos, nunca debe dejar de reconocerse el
Derecho de resistir las arbitrariedades de los funcionarios o servidores públicos”.

Debemos precisar que esta sentencia es una de las primeras a nivel del Distrito Judicial Puno, al absolver a
una persona procesada en flagrancia y en donde además el órgano jurisdiccional dispuso que los efectivos
policiales intervinientes (supuestas víctimas), sean sometidos a las investigaciones de la inspectoría del
Frente Policial Puno, por una supuesta actuación irregular.

En cuanto a la acusada Nelly Roxana Poma Mamani, de ocupación trabajadora social, el Colegiado dispuso la
libertad inmediata, así medie impugnación en contra de la presente sentencia.

Finalizada la audiencia, el director de debates del Colegiado Penal de Puno, magistrado Víctor Calizaya Coila,
invocó a los efectivos policiales para que cumplan sus funciones según sus normas y de conformidad a la
verdad de los hechos, durante las intervenciones que realicen.

A propósito del Proceso Inmediato, adjuntamos la Resolución Ministerial N°0145-2016-


IN/PNP, por medio de la cual SE APRUEBA EL “PROTOCOLO DE ACTUACIÓN
INTERINSTITUCIONAL PARA EL PROCESO INMEDIATO EN CASOS DE FLAGRANCIA Y
OTROS SUPUESTOS BAJO EL D. LEG. N°1194, EN LO QUE COMPETE A LAS
RESPONSABILIDADES ASIGNADAS A LA POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ”.

No obstante a lo acotado, si bien el Protocolo en mención establece las responsabilidades


asignadas al personal de la PNP; sin embargo, consideramos que hubiera sido idóneo abordar
algunos tópicos de actuación policial como es, por ejemplo, la diferenciación entre
“intervención y detención”, pues, muchas veces, su concepción llega a ser difusa y ello,
obviamente, podría configurar un tropiezo para la actuación policial.

56
Ante ello, aprovechamos la oportunidad en poder asignar algunas acepciones sobre esta
diferenciación. Veámoslas:

La “intervención” se da cuando el efectivo policial se dirige al perímetro del -supuesto- acto


delictivo, por ello es que ésta llega a configurar el nexo para evaluar la posible existencia de la
flagrancia delictiva. En esta actividad no se requiere de orden judicial.

Mientras que la “detención”, por su parte, llega a ser la actividad que realiza el efectivo policial
al momento de inmovilizar, disipar o disuadir a la persona que -supuestamente- ha cometido el
hecho delictivo; obviamente, apuntamos que el hecho es "supuestamente" de carácter
delictivo porque ello ha de tener que ser evaluado en la sede correspondiente. Así también, de
forma contraria a la intervención, en ésta sí se requiere de un mandato judicial.

Por lo acotado, consideramos de carácter esencial que, en la medida de lo posible, se estipule


una suerte de disposición complementaria que agregue los tópicos mencionados líneas arriba
(V.gr., la disimilitud entre intervención y detención) y otros más, si se diera el caso.

http://busquedas.elperuano.com.pe/normaslegales/aprueban-protocolo-de-actuacion-
interinstitucional-para-el-p-resolucion-ministerial-no-0145-2016-inpnp-1353521-1/

Estimados amigos, comparto algunas apreciaciones sobre la aprobación del “PROTOCOLO DE


ACTUACIÓN INTERINSTITUCIONAL PARA EL PROCESO INMEDIATO EN CASOS DE
FLAGRANCIA Y OTROS SUPUESTOS BAJO EL D. LEG. N°1194, EN LO QUE COMPETE A LAS
RESPONSABILIDADES ASIGNADAS A LA POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ”.

https://www.youtube.com/watch?v=JQAET5uD1zs

http://www.docsity.com/es/noticias/curiosidades-derecho/los-9-casos-mas-extranos-de-derecho-
penal-que-debe-conocer-un-estudiante/

http://larepublica.pe/impresa/sociedad/747166-liberan-mujer-acusada-de-agredir-policia-durante-
intervencion

57
Liberan a mujer acusada de
agredir a policía durante
intervención
DECISIÓN FINAL. Magistrados decidieron que en el caso no existían pruebas que
incriminen a Nelly Poma Mamani.

Liubomir Fernández
Puno
El Juzgado Colegiado absolvió a Nelly Roxana Poma Mamani (42) de cometer el
presunto delito de violencia y resistencia a la autoridad contra tres policías
femeninas. La mujer fue detenida la noche del 02 de marzo por supuestamente
agredir a las agentes para que no le impongan una papeleta porque su unidad, de
placa Z1Z-319, se había estacionado sobre la vereda, por lo que se la intervino bajo
la ley de flagrancia.
Los magistrados Víctor Calisaya Coila, Roger Istaña Ponce y Jackeline Luza
Cáceres, manifestaron que no se probó que Nelly agrediera a una de las agentes. A
ella no se le practicó un examen biológico para determinar si en sus uñas había
restos de piel de la suboficial Jayliz Sayuri La Rosa Mejía, a quien supuestamente
había arañado.
A pesar de ello, la oficial acreditó la supuesta agresión con un certificado médico.
Sin embargo, este documento fue desacreditado con el video que grabó la propia
oficial y el hijo de la acusada. En la grabación que se presentó en la audiencia no se
evidencia agresión ni violencia alguna contra la agente.
Más bien se acredita que Poma Mamani, le quita un celular a la suboficial Jayliz La
Rosa, pero porque se sentía intimidada que la filmen y no porque estaba en contra de
la papeleta.

58
Con ello el colegiado decidió dejar libre a la imputada que permaneció detenida
siete días. Además se determinó que los actuados sean remitidos a Inspectoría de la
Policía Nacional, porque la policía y sus dos colegas, habrían faltado a la verdad e
hicieron una mala intervención.
El penalista Juan Paredes, sostuvo que si no existiera el video, probablemente Poma
Mamani habría sido sentenciada. “Estos procesos inmediatos no permiten tener
pruebas idóneas y científicas”, cuestionó el letrado.
Este caso pasó a ser emblemático porque develó una de las deficiencias del proceso
inmediato. Se opta por esta vía cuando el imputado detenido en flagrancia, acepta o
se encuentra evidencias contundentes de un delito. La causa debe culminar en no
más de 72 horas.
Existen cuestionamientos contra este tipo de procesos porque se priva de su
libertad al procesado hasta el desarrollo del juicio. ♣
Síguenos en Facebook

https://www.facebook.com/AlertaInformativa/photos/a.104799589597960.6905.102182073193045/
954996354578275/?type=3&fref=nf&pnref=story

Recuerda que el requerimiento fiscal de prolongación de #PrisiónPreventiva no afecta de manera


negativa el derecho a la libertad personal. Visita nuestra web. http://goo.gl/NPYQfX

http://linkis.com/elferrolchimbote.com/JwGV7

http://conciliaperu15.blogspot.pe/2015/10/50-libros-en-pdf-para-estudiantes-
de.html?platform=hootsuite&m=1

59
El CONTROL DE LA DETENCIÓN EN FLAGRANCIA Y EL PROCESO INMEDIATO.
FLAGRANCIA Y DETENCIÓN POLICIAL
Una diferencia esencial entre el proceso inmediato “sin plazo”, y el proceso inmediato “con
plazo”, es el control de detención; en efecto: i) el inicio del proceso inmediato “sin plazo”, se
activa por el contexto de flagrancia delictiva, y determina necesariamente un control
constitucional de la detención, como presupuesto del inicio del proceso inmediato; ii) huelga
señalar que el proceso inmediato, sin detención por flagrancia delictiva, no requiere ese
control. En ese orden, el proceso inmediato por flagrancia –sin plazo- tiene como presupuesto
habilitante el control jurisdiccional de la legitimidad y regularidad de la detención policial.
La detención policial en i) supuestos de flagrancia clásica –infraganti-, no genera mayores
problemas, pues la inmediatez personal, temporal, espacial y la urgencia, son verificables sin
mayor dificultad. La detención policial en ii) supuestos de cuasi flagrancia o flagrancia
presunta -inmediatez ficta-, sí genera problemas, pues la detención policial no se realiza en el
escenario espacial y temporal del evento delictivo, sino en otro escenario espacial y temporal
–incluso hasta 24 horas después-; esta situación condiciona una débil configuración del
requisito inmediatez tornando difícil su verificación y, puede decaer en una detención ilegítima.
LA URGENCIA: Requisito esencial de la detención en flagrancia.
La flagrancia delictiva está prevista en la Constitución , como supuesto de excepción que
habilita la detención policial; sus contornos han sido definidos por el Tribunal Constitucional;
así, son requisitos necesarios la inmediatez, temporal, espacial y personal; empero, la
urgencia se erige en conditio sine qua non de la configuración de la detención policial por
flagrancia .
La flagrancia delictiva, habilita la intervención y detención policial, precisamente por la
urgencia. La necesidad de la detención policial tiene su ratio esencial en la urgencia, que del
caso concreto se desprenda. En efecto, el requisito de la urgencia atiende a razones
concretas, de prevención, de interrupción del iter criminal, de evitación de mayor lesión la
lesión al bien jurídico, o carácter irreparable de éste, riesgo de fuga, de no identificación, etc.;
por tanto, este requisito de la urgencia no está presenta en casos en que la persona esté
identificada, no exista riesgo de fuga, carácter reparable del bien, etc. .
CONTROL DE FLAGRANCIA. Operatividad
La detención constituye una grave limitación a la libertad, -derecho y valor fundamental en un
Estado de Derecho-. En un contexto de flagrancia delictiva la Policía tiene atribución para
detener; el Ministerio Público, verifica la legalidad de la detención; pero es atribución y función
jurisdiccional controlar los excesos punitivos en la detención en flagrancia.
El Juez de investigación preparatoria (JIP) controla la plena configuración de la flagrancia
delictiva para habilitar la detención policial; así de manera concéntrica, evaluará como
presupuestos necesarios: i) la inmediatez personal, espacial y temporal, y ii) la urgencia de la
detención policial. Cada uno de estos filtros debe ser de exhaustiva verificación. Solo después
corresponde el control de los supuestos habilitantes del proceso inmediato.
En el primer nivel, se verificará los requisitos de inmediatez –espacial, personal y, temporal,
que atiende a razones de “proximidad tempo espacial”. Los supuestos de flagrancia clásica –
infraganti- la verificación de la proximidad no presenta mayores problemas. Los supuestos de
cuasi flagrancia y flagrancia presunta, sí presentan situaciones problemáticas de proximidad,

60
por defecto o ausencia de inmediatez espacial, temporal y personal; en ese orden el control
debe ser más riguroso porque el requisito de inmediatez o proximidad se extiende fictamente,
e incide negativamente, en la legitimidad de la detención.
En el segundo nivel, se verifica la concurrencia del requisito de la urgencia de la detención; se
trata de evaluar las razones de necesidad concreta “para” detener al agente; se justificaría
privar de libertad a una persona “para” evitar la realización –en devenir- de un riesgo concreto;
ese es el fundamento de la necesidad y urgencia de la detención del agente. Debe evitarse el
artilugio de utilizar el término “urgencia”, pero desprovisto de contenido concreto. El juez tiene
que realizar un ejercicio ponderativo entre las razones materiales que se presenta en esa
situación concreta de flagrancia en un contexto de razonabilidad concreta y la libertad del
agente; solo con ese ejercicio de ponderación se evalúa la concurrencia del requisito de la
urgencia.
URGENCIA: Resistiendo a la Autoridad
La policía no tiene atribución para realizar detenciones en supuestos de flagrancia en faltas,
infracciones de tránsito, etc., precisamente por la ausencia de urgencia. En esos casos debe
utilizar otros mecanismos –protocolizados- de disuasión o persuasión, con eficacia y
corrección. En efecto, en estos supuestos no se configura el requisito de la urgencia, que
justifique una drástica privación del derecho a la libertad del ciudadano; esa urgencia, es
“para” evitar o superar una situación lesiva de magnitud – mayor intensidad de lesión del bien
jurídico, fuga de sujeto no identificado, etc.-; y en estos supuestos no se presenta en los
supuestos de intervención policial harto difundidos
La ausencia del requisito de la urgencia se evidencia con notoriedad en los caso de delitos de
violencia y resistencia a la autoridad; en efecto, su difusión mediática con intensidad, aparejó
también la difusión de intervenciones policiales deficientes, con reacciones negativas de los
ciudadanos intervenidos.
Son estas intervenciones policiales, -infracciones de mínima magnitud- las que generan
resistencia en los ciudadanos intervenidos; forzadamente considerada como flagrancia
delictiva, no obstante la ausencia del requisito esencial de la urgencia. Esta situación de
“apariencia de flagrancia” debe ser evaluada y comprendida por los jueces de control
conforme a los alcances limitantes y de contención de la Constitución.
CONTROL DE FLAGRANCIA: MOMENTO PROCESAL.
Es incuestionable la necesidad del control jurisdiccional de la detención; empero, existe cierta
indefinición respecto del momento procesal del control. Por mandato constitucional, el
detenido debe ser puesto a disposición del juzgado correspondiente, dentro de las veinticuatro
horas o en el término de la distancia –Art.2.24.d) de la Constitución-. En ese orden, si la
persona humana es el fin supremo de la sociedad y el Estado -Art. 1 Constitución -, una
interpretación conforme a este principio, determina el imperativo de que el control de la
legitimidad de la detención policial se realice inmediatamente sea puesto a disposición del
juzgado correspondiente. En efecto, la privación de libertad de una persona humana es una
emergencia, y ante esa situación, el juez como garante de la libertad de los ciudadanos debe
realizar un control de eventuales desbordes punitivos que se manifiestas en detenciones
arbitrarias.
Sin embargo, aún en la audiencia única de incoación del proceso inmediato se puede y debe
realizar este control sin mayor problema, pues operativamente es presupuesto del proceso
inmediato por flagrancia –el imputado ha sido sorprendido y detenido en flagrante delito-; es
un presupuesto que debe ser objeto de control. Lo contrario supondría asumir, per se, que

61
todas la detenciones policiales en flagrancia delictiva sería regulares y legítimas.
Este control de la detención en flagrancia no solo será determinante en la procedencia del
inicio del proceso inmediato, sino tendrá repercusión en la eventual exclusión de información
probatoria obtenida con una detención arbitraria; en efecto, si se determina que la detención
fue arbitraria y que sed afectó el contenido esencial de la libertad del imputado, entonces, toda
información obtenida a propósito de esa detención arbitraria tendrá –ulteriormente- que ser
excluida por configurar prueba prohibida.
FLAGRANCIA Y CONSTRUCCIÓN DE LA IMPUTACIÓN
La flagrancia clásica está directamente vinculada con fuentes directas e inmediatas de
información que permiten la construcción, general sin mayor dificultad, de una imputación
concreta; en ese línea, “el delito flagrante encierra en sí la prueba de su realización” (San
Martín Castro, pág. 154 Gaceta T. 79 enero 2016) .
Sin embargo, en la flagrancia presunta y cuasi flagrancia se acude, generalmente a
información de fuentes indirectas que, por su propia naturaleza, no permite una construcción
adecuada de la imputación concreta. Ciertamente en los supuestos ampliados de flagrancia –
art. 259.2.3 del CPP- se dificulta la construcción de una imputación concreta pues sus fuentes
de información son de fuentes indirectas; y su resultado, urgido por la celeridad del proceso
inmediato, será una imputación defectuosa, con directa incidencia en situaciones de
indefensión . En esa línea se señala que: “...si fuese preciso elaborar un proceso deductivo
más o menos complejo para establecer la realidad del delito y la participación en él del
delincuente no puede considerarse un supuesto de flagrancia” (San Martín Castro, pág. 155
Gaceta T 79, enero 2016.).
Por esa razón, los supuestos de cuasi flagrancia y flagrancia presunta, pueden presentar
situaciones problemáticas en la configuración de la imputación concreta; en efecto, puede
requerir de información que provenga de fuentes indirectas. En ese orden, si la imputación
descansa en fuentes indirectas de información, se tiene que habilitar un plazo de investigación
que de sustento a las fuentes indirectas y, por tanto, declarar improcedente el la petición de
inicio del proceso inmediato.

https://www.youtube.com/watch?v=uwNlsKCLki8&feature=youtu.be

GARANTIZAR LA NO REVICTIMACIÓN, VICTIMIZACIÓN SECUNDARIA Y SOBREVICTIMACIÓN DEL


NIÑO/NIÑA EN EL PROCESO PENAL. También de los testigos; buscando oír a través de tecnologías de la
comunicación, evitando el contacto con el agresor y fomentar la práctica de pruebas preconstituidas y anticipadas.
(Regla Séptima. DECALOGO PARA LA PROTECCIÓN DE LA INFANCIA FRENTE A LOS ABUSOS SEXUALES,
LA PORNOGRAFIA INFANTIL Y LA EXPLOTACION SEXUAL, suscrito por expertos de Iberoamérica reunidos en
Cartagena de Indias-Colombia, octubre 2015)

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10209201690342350&set=pcb.10209201697502529&t
ype=3&theater

62
http://interjuez.blogspot.com.es/2016/03/autoria-penal-acuerdo-previo-y-dominio.html

Casación 367-2011: Niveles de


intervención delictiva y la
acreditación del dolo
DERECHO·LUNES, 7 DE MARZO DE 2016

CRÍTICA En la sentencia existen dos aspectos que llaman la atención: a) el


primero, que es bastante positivo por la importancia que se otorga a la
“prueba del dolo”; en efecto, el dolo es un elemento constitutivo del tipo
subjetivo en delitos dolosos, en ese orden, tanto su propuesta como
enunciado fáctico y la prueba de ese enunciado, es de imperiosa necesidad de
un proceso cognitivo; obviarlo y omitir su configuración, y teniéndolo como
ya presupuesto, configura una vulneración de diversos derechos del
imputado en el proceso penal (v. gr. el derecho de defensa, presunción de
inocencia); en efecto, no sería el Ministerio Público, quien tendría la carga de
acreditar la presencia de este elemento subjetivo, sino la defensa quien
tendría que verse obligada a demostrar lo contrario. b) El segundo aspecto,
que es evidentemente negativo, es la toma de postura del Tribunal Supremo,
respecto al dolo; en efecto, de la sentencia se desprende que los jueces
supremos asumen la vieja teoría de la representación (Vorstellungstheorie) -
pero esta vez desde un punto de vista normativo- que lo que hace es soslayar
el elemento volitivo del dolo. Una primera argumentación, sin mayor
sustento, que se extrae de la sentencia, es que la prueba del conocimiento sí
sería posible mediante aspectos objetivos; pero la prueba de la voluntad se

63
considera de imposible probanza, debido a que se trata de un concepto
eminentemente subjetivo. Por nuestra parte, consideramos errónea esta
conclusión. Comencemos por la imposibilidad de separación de la voluntad
en el dolo; en efecto, si bien es cierto que un elemento negativo del dolo es el
error de tipo, que supone la falta de conocimiento de un elemento del tipo
objetivo, ello no debe llevarnos a concluir que el dolo es únicamente
conocimiento. Esto es fácilmente demostrable, en atención al menor
contenido del injusto en la tentativa inacabada que reside, a diferencia de la
tentativa acabada, precisamente por la falta de voluntad de consumación del
hecho delictivo, pues en ambos supuestos la consumación del delito no se vio
realizada (En España el tribunal supremo reduce la pena en caso de tentativa
acabada en un grado, mientras que en la inacabada, dos grados como lo
establecen las SsTS 798/2006, de 14 de julio; 522/2007, de 2 – Al respecto
ver nota al pie del artículo “Tentativa inacabada, tentativa acabada y
desistimiento ALASTUEY DOBÓN, CARMEN. Revista de Derecho Penal y
Criminología, 3° época, N° 5, 2011, pág. 15) Otro ejemplo se da en los tipos
de tendencia interna trascendente, en los que se considera es la
trascendencia de la voluntad como parte constitutiva del dolo. Por otro lado,
cuando si se afirma que el conocimiento –del dolo- se puede demostrar
mediante aspectos objetivos, no existe ningún problema en que también la
voluntad –del dolo- sea demostrable mediante datos objetivos, pues
precisamente el contexto es el que nos otorga la posibilidad de inferir este
aspecto subjetivo.

Podemos ingresar a la sentencia MATERIA DE CRÍTICA en el siguiente link

https://www.facebook.com/franciscocelis.mendozaayma?fref=ts

64
Legis.pe - Pasión por el derecho

Me gusta esta página · 6 de marzo · Editado ·

www.legis.pe | Lee "¿Cómo realizar los interrogatorios en sala?" aquí: http://wp.me/p75olY-Cd

LA IMPUTACIÓN CONCRETA: Criterio de procedencia del proceso inmediato

La imputación concreta, se erige como criterio y punto de referencia, para que el juez de
investigación preparatoria (JIP) decida la procedencia del inicio del proceso inmediato. En efecto,
se evalúa los componentes, fácticos, jurídicos y elementos de convicción, que estructuran y
configuran la imputación concreta, y sobre su base se decidirá la procedencia del inicio del
proceso inmediato.

El artículo 446.2, del CPP, establece que el requerimiento fiscal de incoación del proceso
inmediato, debe cumplir con los requisitos los previstos en el artículo 336.2 del CPP . Este
dispositivo plantea las exigencias correspondientes a los componentes fácticos y jurídicos, -
imputado, hechos y la tipificación -; empero, no hace referencia a los elementos de convicción
suficientes. Es el artículo 446.1 del CPP, el que regula este componente de la imputación concreta

En efecto, el artículo 446.1 del CPP, regula como “supuestos de aplicación del proceso
inmediato”, tres formas de configuración de causa probable; en efecto, los tres supuestos de
aplicación del proceso inmediato, son en realidad supuestos de suficiencia de los elementos de
convicción –causa probable-, que sirven de base material para la construcción de las
proposiciones fáctica y la propuesta de calificación jurídica.

Ciertamente los tres supuestos son modos de configuración de elementos de convicción


suficientes –causa probable-. Pero, no se trata solo del cumplimiento formal de cada uno de los
supuestos, sino de verificar la materialidad de los elementos de convicción suficientes. Así, en el
supuesto del literal a) si el imputado fue sorprendido y detenido en flagrante delito, lo importante
será verificar que la situación de flagrancia determinó el acopio de suficientes elementos de
convicción –causa probable- y el aseguramiento de sus fuentes. Empero, puede presentarse
situaciones de flagrancia delictiva, pero sin acopio de los elementos de convicción suficientes -
emergentes de esa situación de flagrancia- ; bien por la no realización diligente del acopio o del
aseguramiento de elementos y fuentes, en el brevísimo tiempo de la flagrancia; o, porque, por la
naturaleza del elemento de convicción, sea necesario un órgano de experticia para su
procesamiento y producción; en esos supuestos y otras situaciones límite no es procede el

65
proceso inmediato. En los supuestos de cuasi flagrancia y flagrancia presunta, decae
significativamente su capacidad de producir una causa probable; en efecto, encontrar, dentro de
la veinticuatro horas, a sujetos con los efectos de los bienes sustraídos, es únicamente un indicio
posterior que conduce a una sospecha razonable, pero nunca a una causa probable, puesto que
ese único elemento de convicción no es suficiente para vincular al imputado con la comisión del
delito.

El supuesto del literal b) establece como criterio configurador de causa probable a la confesión
del imputado, en los términos del artículo 160 ; exige que el imputado admita, libremente de
manera sincera y espontanea, ante el juez, o el fiscal en presencia del abogado, los cargos o la
imputación formulada en su contra. Pero, lo relevante es la admisión esté debidamente
corroborada por otro u otros elementos de convicción; éste es el requisito nuclear, de cara a la
configuración de una causa probable. Finalmente, el supuesto del literal c) establece la exigencia
directa de que los elementos de convicción acumulados durante las diligencias preliminares sean
evidentes, y con previo interrogatorio del imputado. El término “evidente” es una exigencia de
suficiencia, esto es que los elementos de convicción sean suficientes –causa probable-.

Conforme se aprecia el inicio del proceso inmediato descansa sobre la base de elementos de
convicción suficientes que configuran una imputación concreta; y, deben verificarse desde el
momento de la solicitud del inicio del proceso inmediato. No se debe esperar el control de
acusación -audiencia única del juicio inmediato- para verificar la suficiencia de los elementos de
convicción, sería demasiado tarde y eventualmente podría perjudicar la eficacia de la persecución
punitiva; en efecto, si los elementos de convicción no son suficientes para fundamentar un
requerimiento acusatorio , configura un supuesto de sobreseimiento, conforme lo dispone el
artículo 344.2.d) del CPP . En ese orden, el control de la suficiencia de los elementos de
convicción debe realizarse desde la audiencia única de inicio del proceso inmediato, pues la
ausencia de elementos de convicción suficientes, solo determinará la improcedencia del proceso
inmediato, y permitiría el tránsito por la formalización investigación preparatoria para el acopio de
elementos suficientes de convicción.

Por lo demás, debe cumplir con los fundamentos fácticos y jurídicos, que son los componentes
que estructuran la imputación concreta –facticos y calificación jurídica-; la exigencia es expresa
en el artículo 446.2 del CPP.

Imputación concreta y causa probable.

Es sesgado y reductivo pretender contraponer el concepto de “imputación concreta” con el de


“causa probable”. El concepto epistémico de causa probable es componente básico de la
imputación concreta, no lo sustituye; en efecto, la imputación concreta –pretensión punitiva- se
sostiene sobre una causa probable. No es posible construir una imputación si no es,
precisamente, sobre la base de una causa probable; empero, no existe identidad conceptual, pues
encierran conceptos relacionados pero diferentes. Los contornos de la imputación, están definido
en legalidad típica por las proposiciones fácticas que realizan los elementos del tipo; las
proposiciones fácticas están definidas sobre la base de la suficiencia de los elementos de
convicción -causa probable-.

El concepto de causa probable, constituye el estándar conviccional necesario, para decidir


diferentes situaciones procesales; una de ellas es decidir el inicio del proceso inmediato. Por esa

66
razón es necesaria su precisión conceptual. Este concepto ha sido ampliamente desarrollado por
la Corte Suprema de los EE.UU, así en el caso “Alabama vs. White” 496, U.S. 325 (1990), se
efectúo una distinción entre “sospecha razonable” y “causa probable”; se preciso que el
concepto “sospecha razonable” surge de información aún deficiente en calidad o contenido y,
por tanto, menos confiable, y tiene un estándar inferior al concepto de “causa probable”; empero,
señala que la validez de estos conceptos depende del contexto en que es obtenida y del grado de
credibilidad de la fuente. Sin embargo, en ambos casos se ha considerado como criterio la
“totalidad de la circunstancias del caso” -the whole picture-.

La causa probable se configura en un requisito esencial para restringir o limitar un derecho


fundamental; es una conditio sine qua non, de cualquier mandato judicial, que restrinja o limite
derechos fundamentales; así, un registro, una incautación o un allanamiento, intervención
policial, exigen elementos de convicción; en efecto, el artículo 203.1 del CPP, establece que las
medidas que disponga la autoridad deben realizarse con arreglo al principio de proporcionalidad
–solo si resulta indispensable- y en la medida que existan suficientes elementos de convicción.

Causa probable y elementos de convicción

El Código Procesal Penal, emplea el término “elementos de convicción”, para referir la


información producida por los actos de investigación; y, utiliza los términos de “fundados y
graves” , “suficientes”, “evidentes” para referir la cantidad y calidad de la información requerida:
para formalizar investigación preparatoria, para requerir la medida coercitiva de prisión
preventiva, para acusar, para el inicio del proceso inmediato, etc.

Por mero purismo no es razonable cuestionar la utilización del término “causa probable”, pues
está previsto en el art.8 del C.P.C . Lo importante es comprender el alcance conceptual que
encierra los términos “causa probable” o “elementos de convicción evidentes”; de cara a su
operatividad como criterio para decidir el inicio del proceso inmediato.

La determinación de causa probable no tiene regulación expresa como fase o etapa procesal;
empero, qué duda cabe, es la base material para definir una imputación concreta, y, por tanto, de
necesaria verificación y determinación, conforme a los supuestos previstos en el artículo 446.1
del CPP para decidir el inicio del proceso. El Juez de investigación preparatoria determinara la
configuración de causa probable –como contenido de la imputación concreta-, como presupuesto
para decidir la procedencia del inicio del proceso inmediato.

La determinación de causa probable exige la verificación de la existencia de elementos de


convicción suficientes que conduzcan a un juicio de probabilidad positivo. Esta determinación se
realiza en función de los elementos de convicción que emergen en el momento de la flagrancia.
Puede resultar que solo se alcance el estándar de “sospecha razonable”, en ese sentido se tiene
que evaluar y precisar la necesidad de practicar determinados actos de investigación para
obtener elementos de convicción que permita afirmar la concurrencia de elementos de convicción
suficientes que hagan causa probable, y no apresurar el proceso inmediato. El proceso inmediato
requeriría de elementos de convicción suficientes -causa probable-; este estándar probatorio
tiene que ser evaluado por el juez para efectos del inicio de un proceso inmediato. La sospecha
razonable, habilita únicamente la formalización de la investigación preparatoria, sobre la base de
indicios reveladores de la existencia de un delito, conforme a lo dispuesto por el artículo 336.1 del
CPP

67
Imputación concreta y proposiciones fácticas.

El núcleo del requerimiento de incoación del proceso inmediato es la imputación concreta, que se
exterioriza en proposiciones fácticas. Sin embargo, se presentan casos en los que no, obstante
concurrir suficientes elementos de convicción –causa probable-, el Ministerio Público no elabora
proposiciones fácticas, con la información emergente de los elementos de convicción, y como
consecuencia no postulan proposiciones fácticas que estructuran la imputación concreta.

Se argumenta en contra de la exigencia de la imputación concreta, que en la formalización de la


investigación preparatoria la imputación es provisional, que no sería exigible la concreción de los
base fáctica, y que, por tanto, no se exige una imputación definida; sin embargo, de cara al
proceso inmediato este argumento carece de base real, pues está asumido que para solicitar el
inicio del proceso inmediato, el Ministerio Público cuenta con elementos de convicción
suficientes y, que, en consecuencia, no hay necesidad de investigación; precisamente esa sería la
razón para solicitar el inicio del proceso inmediato, correspondiente, entonces al Ministerio
Público completar la construcción de la imputación concreta con la elaboración de las
proposiciones fácticas, de manera clara expresa y concreta, para que sea comunicada al
imputado.

La comunicación al imputado de los cargos imputados es un derecho fundamental; en efecto,


debe informarse al imputado de las razones de su detención y notificar, sin demora, del cargo o
cargos formulados contra ella”; y la única forma de realizar una comunicación exteriorizada y
controlable, es por medio del uso de lenguaje escrito o verbal. El uso del lenguaje escrito o verbal
exige la formulación de proposiciones fácticas, con las características de ser precisas, claras y
concretas; no se satisface esta exigencia con aproximaciones intuitivas, sospechas o
deducciones implícitas por “máximas de experiencia”; en efecto, argumentos como que el
imputado “ya sabe los hechos imputados, por que los cometió” , afectan varios principios,
principalmente la presunción de inocencia, presupuesto de otros principios, como contradictorio,
el derecho de defensa etc., además limita la función de control jurisdiccional, pues el objeto del
proceso no está definido.

El juez de investigación preparatoria (JIP) deberá controlar que las proposiciones fácticas no
sean sustituidas por términos generales y abstractos, que integran el dispositivo normativo, tales
como: “acceso carnal”, “violencia”, “grave amenaza”, “culpa”, etc., y exigirá la concreción de
esos conceptos en enunciados fácticos.

Si el Ministerio Público, con el requerimiento del inicio del proceso inmediato, no presenta las
proposiciones fácticas de la imputación concreta, entonces el juez de investigación preparatoria
(JIP), en la audiencia única de incoación, deberá requerir al Ministerio Público la subsanación del
defecto u omisión –si esta fuera subsanable, con la información que se desprenda de los
recaudos que se acompañe al requerimiento de inicio del proceso inmediato. Si no se subsana el
defecto u omisión, se declarará improcedente el pedido de inicio del proceso inmediato.

Imputación concreta y calificación jurídica

Se presenta casos en los que la imputación cuenta con i) elementos de convicción suficientes –
causa probable-, ii) las proposiciones fácticas describen un hecho con contenido penal, sin
embargo, iii) la calificación jurídica propuesta por el Ministerio Público no corresponde a los

68
hechos. Este problema tiene que ser resuelto elementalmente, con la exigencia por parte del
órgano jurisdiccional de la base fáctica correspondiente a la cada uno de los elementos del tipo.
En efecto, el Ministerio Público tiene el poder de la imputación jurídica, pero a su vez tiene el
deber de realizar esa imputación con corrección. De lo señalado se desprende que una vez que el
Ministerio Público postule una determinada calificación jurídica asume la carga de postular la
base fáctica que corresponda a cada uno de los elementos del tipo, pero sobre todo la
proposición fáctica que corresponda a la afectación del bien jurídico, esta será una proposición
central, puesto que determinará una adecuada tipificación y el grado de desarrollo delictivo. Si no
lo hace, entonces el juez de investigación preparatoria deberá declarar la improcedencia del
proceso inmediato, puesto que la indefinición de la calificación jurídica es por falta de elementos
informativos que permitan una adecuada calificación jurídica.

El Juez de investigación preparatoria (JIP) no tiene atribución para desvincularse de la


calificación jurídica, pues la titularidad de la imputación jurídica corresponde al Ministerio
Público; solo de manera, excepcional el juez de juzgamiento puede plantear una tesis de
desvinculación; empero, no es atribución del juez de investigación preparatoria (JIP); éste órgano
jurisdiccional controla la legalidad de la imputación exigiendo al Ministerio Público la base fáctica
que corresponda a la calificación jurídica propuesta.

En ese orden, si en la audiencia de inicio del proceso inmediato se evidencia que en el


requerimiento fiscal, falta información fáctica correspondiente a la tipificación propuesta,
entonces el juez de investigación preparatoria (JIP) exigirá al Ministerio Público su postulación, y
en caso no se satisfaga esta exigencia fáctica, se tendrá que declarar la improcedencia del
proceso inmediato.

Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Primera Sala Penal Transitoria de 11 de Marzo de 2005
(Expediente: 002809-2004)

Procedimiento: RECURSO DE NULIDAD

Ponente: Prado Saldarriaga

Vocales: Prado Saldarriaga, Villa Stein, Valdez Roca, Ponce De Mier, Quintanilla Quispe

Fecha de Resolución: 11 de Marzo de 2005

Expediente: 002809-2004

69
Emisor: Primera Sala Penal Transitoria

RESUMEN

Trafico ilícito de drogas Ausencia de elemento subjetivo del tipo: dolo

CONTENIDO

CORTE SUPREMA DE JUSTIICIA SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA R.N. EXP. N° 2809-2004
AMAZONAS LIMA. ONCE DE MARZO DEL AÑO DOS MIL CINCO.- VISTOS; INTERVINIENDO COMO
PONENTE EL SEÑOR VOCAL SUPREMO VÍCTOR PRADO SALDARRIAGA; DE CONFORMIDAD EN
PARTE CON LO OPINADO POR EL SEÑOR FISCAL SUPREMO EN LO PENAL; Y

CONSIDERANDO

PRIMERO

QUE VIENE EN RECURSO NULIDAD INTERPUESTO POR EL SEÑOR FISCAL SUPERIOR, LA


SENTENCIA DE FOJAS SETECIENTOS UNO, SU FECHA UNO DE SETIEMBRE DE DOS MIL
CUATRO, QUE ABSUELVE A ARISTIDES FRANCISCO SAAVEDRA ZUMAETA DE LA ACUSACIÓN
FISCAL POR EL DELITO DE TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS EN AGRAVIO DEL ESTADO.

SEGUNDO

QUE SE IMPUTA AL PROCESADO QUE EN COORDINACIÓN CON LOS SENTENCIADOS FÉLIX


PINGUS SANTIAGO Y MARCELO CHINGO PERALTA, SE DEDICARON A CULTIVAR PLANTAS DE
AMAPOLA EN EL PREDIO EL EDÉN, UBICADO EN LAS MORTAÑAS DEL ANEXO DE PANAMÁ.
DISTRITO DE JAZÁN, PROVINCIA DE BONGORA, HECHO OCURRIDO DESDE EL MES DE
OCTUBRE DE DOS MIL UNO HASTA EL UNO DE FEBRERO DE DOS MIL DOS.

TERCERO

QUE EL RECURRENTE EN LA FUNDAMENTACIÓN DE SU RECURSO DE NULIDAD, ALEGA QUE EL


COLEGIADO HA EFECTUADO UNA INDEBIDA APRECIACIÓN DE LOS HECHOS PUESTO QUE LA
PRESUNCIÓN DE INOCENCIA HA SIDO DESVIRTUADA CON LAS DECLARACIONES DE LOS
SENTENCIADOS FÉLIX PINGUS SANTIAGO Y MARCELO CHINGO PERALTA, QUIENES SINDICAN
DIRECTAMENTE A LOS PROCESADOS SAAVEDRA ZUMAETA Y SILVA ROMERO, COMO
PROPIETARIOS DE LAS SEMILLAS DE AMAPOLA; ADEMÁS, AGREGA EL RECURRENTE, QUE LOS
ENCAUSADOS NO SON AGENTES ENCUBIERTOS, NI INFORMANTES PORQUE NO HAN SIDO
CAPACITADOS PARA ELLO.

CUARTO

70
QUE PARA EVALUAR EL CASO SUB JUDICE ESTA SALA PENAL SUPREMA CONSIDERAR
NECESARIO HACER LAS SIGUIENTES PRECISIONES: A) QUE LA DOCTRINA Y LA
JURISPRUDENCIA IDENTIFICAN COMO AGENTE PROVOCADOR A QUIEN CON SU CONDUCTA
PRETENDE INDUCIR A OTRO A COMETER UN DELITO CON LA FINALIDAD DE OBTENER
PRUEBAS DE SU VOLUNTAD Y PROCEDER DELICTIVO. QUE, SIN EMBARGO, EL AGENTE
PROVOCADOR NO PERSIGUE LA CONSUMACIÓN DEL DELITO AL QUE INDUCE. DE ALLÍ QUE LA
DOCTRINA CONSIDERE QUE DEBE QUEDAR IMPUNE PORQUE ACTÚA SIN DOLO, JOSÉ
HURTADO POZO SEÑALA AL RESPECTO: "EL AGENTE PROVOCADOR ES QUIEN DETERMINA A
OTRO A COMETER EL DELITO, PERO, SIN QUERER QUE LO CONSUME Y SÓLO CON EL
PROPÓSITO DE QUE SE LE DETENGA AL DELINCUENTE, GENERALMENTE SE ADMITE SU
IMPUNIDAD EN RAZÓN A QUE NO QUIERE QUE SE REALICE LA INFRACCIÓN" (CFR. JOSÉ
HURTADO POZO. MANUAL DE DERECHO PENAL. PARTE GENERAL. SEGUNDA EDICIÓN. LIMA,
MIL NOVECIENTOS OCHENTISIETE, PÁGINA QUINIENTOS CUARENTIUNO. EN ESE MISMO
SENTIDO CRF. SANTIAGO MIR PUIG. DERECHO PENAL. PARTE GENERAL. CUARTA EDICIÓN.
BARCELONA. ESPAÑA MIL NOVECIENTOS NOVENTISÉIS, PÁGINAS CUATROCIENTOS UNO Y
CUATROCIENTOS DOS). B) QUE LAS CAUSAS DE ATIPICIDAD SON AQUELLAS QUE IMPIDEN LA
ADECUACIÓN DE LA CONDUCTA A LOS PRESUPUESTOS DE UN TIPO PENAL Y, POR LO TANTO,
EXCLUYEN LA TIPICIDAD DE LA CONDUCTA; LA CONGRUENCIA ENTRE EL TIPO PENAL Y EL
COMPORTAMIENTO DEL SUJETO DEBE SER PLENA, TANTO EN SU ASPECTO OBJETIVO COMO
SUBJETIVO, DE LO CONTRARIO LA CONDUCTA DEVIENE EN ATÍPICA; EN ESTE PROCESO DE
SUBSUNCIÓN EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD FUNCIONA COMO GARANTÍA PARA EL SUJETO,
DADO QUE ÉSTE NO PUEDE SER PROCESADO POR LA REALIZACIÓN DE COMPORTAMIENTOS
DIFERENTES A LOS ESTABLECIDOS EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO COMO CONSTITUTIVO
DE UN HECHO PUNIBLE. C) QUE SIENDO ELLO ASÍ, EN EL CASO SUB JUDICE, LOS
PROCESADOS ACTUARON COMO AGENTES PROVOCADORES, CON LA FINALIDAD QUE LOS
SENTENCIADOS FÉLIX PINGUS SANTIAGO Y MARCELO CHINGO PERALTA, PUEDAN SER
DESCUBIERTOS Y SANCIONADOS, PARA LO CUAL ACTUARON CON LA ANUENCIA DE CÉSAR
ALEJANDRO SALAZAR CASTAÑEDA, MAYOR DE LA POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ, Y DEL
REPRESENTANTE DEL MINISTERIO PÚBLICO, CONFORME ES DE VERSE DE LAS ACTAS DE
FOJAS CUATROCIENTOS SETENTIUNO Y CUATROCIENTOS SETENTITRÉS; CORROBORADO
CON LA DECLARACIÓN DE DICHO EFECTIVO POLICIAL OBRANTE A FOJAS QUINIENTOS
SESENTISÉIS.

QUINTO

QUE DE LA VALORACIÓN DE LOS HECHOS Y DE LAS PRUEBAS ACTUADAS EN EL PROCESO,


SE ADVIERTE QUE CONCURRE LA CAUSAL DE ATIPICIDAD SUBJETIVA EN EL
COMPORTAMIENTO DESPLEGADO POR LOS PROCESADOS SAAVEDRA ZUMAETA Y SILVA
ROMERO, POR LO QUE PROCEDE SU ABSOLUCIÓN DE LOS CARGOS IMPUTADOS EN SU
CONTRA, CONFORME LO DISPUESTO EN EL ARTÍCUIO DOSCIENTOS OCHENTICUATRO
DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS PENALES; EN CONSECUENCIA POR LAS
CONSIDERACIONES ANTES EXPUESTAS: DECLARARON NO HABER NULIDAD EN LA
RESOLUCIÓN RECURRIDA DE FOJAS SETECIENTOS UNO, SU FECHA UNO DE SETIEMBRE
DE DOS MIL CUATRO, QUE ABSUELVE A ARISTIDES FRANCISCO SAAVEDRA ZUMAETA DE
LA ACUSACIÓN FISCAL POR EL DELITO CONTRA A SALUD PÚBLICA- TRÁFICO ILÍCITO DE
DROGAS EN AGRAVIO DEL ESTADO; HABER NULIDAD EN IA PROPIA RESOLUCIÓN EN EL
EXTREMO QUE RESERVA EL JUZGAMIENTO AL PROCESADO AUSENTE NIXON ALEXANDER
SILVA ROMERO POR EL DELITO DE TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS, REFORMANDOLA

71
ABSOLVIERON A NIXON ALEXANDER SILVA ROMERO DE LA ACUSACIÓN FISCAL POR EL DELITO
CONTRA A SALUD PÚBLICA- TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS EN AGRAVIO DEL ESTADO.
ORDENARON: QUE LA SALA SUPERÍOR OFICIE A LAS AUTORIDADES CORRESPONDIENTES
PARA QUE DEJE SIN EFECTO LAS ÓRDENES DE UBICACIÓN Y CAPTURA A NIVEL NACIONAL DE
NIXON ALEXANDER SILVA ROMERO. NO HABER NULIDAD EN LO DEMÁS QUE CONTIENE; Y LOS
DEVOLVIERON.-

S.S.

VILLA STEIN.

VALDEZ ROCA

PONCE DE MIER

QUINTANILLA QUISPE

PRADO SALDARRIAGA

W/V.

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=R.N.+2809-2004+AMAZONAS

R.N. 2809-2004 AMAZONAS

72
Ejecutoria Suprema del 11/3/2005. R.N.Nº 2809-2004 AMAZONAS:

“Las causas de atipicidad son aquellas que impiden la adecuación de la conducta a los
presupuestos de un tipo penal y, por lo tanto excluyen la tipicidad de la conducta; la congruencia
entre el tipo penal y el comportamiento del sujeto activo debe ser plena, tanto en su aspecto
objetivo como subjetivo, de lo contrario la conducta deviene en atípica; en este proceso de
subsunción, el principio de legalidad funciona como garantía para el sujeto, dado que este no
puede ser procesado por la realización de comportamientos diferentes a los establecido en el
ordenamiento jurídico como constitutivos de un hecho punible”.

Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala Penal Permanente de 5 de Mayo de 2011


(Expediente: 000150-2010)1

Procedimiento: CASACION

Materia: DELITOS CONTRA LA FE PUBLICA

Fecha de Resolución: 5 de Mayo de 2011

Expediente: 000150-2010

Emisor: Sala Penal Permanente

1 http://vlex.com.pe/vid/-472545062

73
RESUMEN

El delito de falsedad ideológica no es un delito de resultado sino un delito de peligro, por lo que la técnica
legislativa utilizada en este tipo penal, responde a esta clase de delitos. En este sentido, la naturaleza
jurídica referida a la técnica "si de su uso puede resultar algún perjuicio" o, también denominada, "la
posibilidad de causar perjuicio", pertenece a los elementos objetivos de este delito.

CONTENIDO

AUTOS y VISTOS; el recurso de casación por "INOBSERVANCIA DE GARANTÍAS


CONSTITUCIONALES DE CARÁCTER PROCESAL", "ERRÓNEA INTERPRETACIÓN DE LA
DOCTRINA JURISPRUDENCIAL" Y "DESARROLLO DE LA DOCTRINA. JURISPRUDENCIAL",
interpuesto por la defensa del encausado Exdduar WILHELM ACUÑA Ruiz contra el auto de fojas
setenta, del treinta y uno de agosto de dos mil diez, que confirmando el auto de primera instancia de
fojas cuarenta y cinco, del veinticuatro de junio de dos mil diez, declaró infundada la Solicitud de
Excepción de Improcedencia de Acción, por el presunto delito de Falsedad Ideológica en agravio del
Estado.

Interviene como ponente el señor Juez Supremo RODRÍGUEZ TINEO.

CONSIDERANDO

PRIMERO

El recurso de casación no es de libre configuración, sino que, por el contrario, para que esta Suprema
Sala Penal pueda tener competencia funcional para casar una sentencia o auto que ponga fin al
procedimiento o a la instancia o que deniegue la extinción, conmutación, reserva o suspensión de la
pena, luego de agotadas las dos instancias, debe cumplirse con las disposiciones previstas en el artículo
cuatrocientos veintiocho y normas concordantes del Código Procesal Penal, cuyos presupuestos deben
satisfacerse acabadamente para que se declare bien concedido.

SEGUNDO

Que, ante este Supremo Tribunal se ha recurrido un auto de vista que confirmó el auto de primera
instancia que declaró infundada la solicitud de Excepción de Improcedencia de Acción, por el presunto
delito de Falsedad Ideológica en agravio del Estado.

TERCERO

Que, se cumplió parcialmente el presupuesto objetivo del recurso de casación, pues la resolución
recurrida no se encuentra comprendida en ninguno de los supuestos del apartado uno del artículo
cuatrocientos veintisiete del citado Código ?pues se trata de un auto que no pone fin al procedimiento?.
Sin embargo, a pesar de ello la norma procesal ha regulado la casación excepcional en el inciso cuatro
del artículo cuatrocientos veintisiete del citado Código, que permite al Supremo Tribunal,

74
excepcionalmente, superando la barrera de las condiciones objetivas de admisibilidad, que pueda
aceptarse el recurso de casación, pero sujeto a que se estime imprescindible para el desarrollo de la
doctrina jurisprudencial, y que el recurrente consigne adicional y puntualmente las razones que justifican
el desarrollo jurisprudencia) que pretende, con arreglo al apartado tres del artículo cuatrocientos treinta
del Código Procesal Penal.

CUARTO

Que, el acusado Exdduar WILHEL M ACUÑA Ruiz en su recurso de casación de fojas setenta y tres
expresamente anot6 que promovía i) la casación vinculado a la "INOBSERVANCIA DE GARANTIAS
CONSTITUCIONALES DE CARACTER PROCESAL" afirmando que: el Colegiado Superior lejos de
resolver sobre los puntos que han sido materia del debate, si bien se pronuncia sobre la excepción de
improcedencia de acci6n, lo hace en función a otros puntos que no han sido fijados por la defensa, lo que
manifiesta una ausencia de motivación necesaria y suficiente que soporte un análisis lógico y jurídico de
lo que se ha debatido entre la defensa y la fiscalía; ii) que, adem6s promovió Ia casación excepcional,
vinculado a la "Errónea Interpretación de la Doctrina Jurisprudencial", y expresó lo siguiente:

A Es necesario que se desarrolle doctrina jurisprudencial para determinar si en el delito de falsificación


ideológica la expresión "....si de su use puede resultar algún perjuicio..." es un elemento objetivo o es una
condición objetiva de punibilidad de este tipo penal.

En el caso concreto, el Colegiado Superior consider6 que los hechos no se pueden subsumir dentro de la
Excepción de Improcedencia de Acción toda vez que los hechos tal y conforme los plantea la Fiscalía
merecen atención en un juicio oral correspondiente a efectos de establecer los otros elementos que
permitan acreditar la culpabilidad y la individualización de la persona que habría cometido este tipo
penal.

QUINTO

Que, en consecuencia, se colige sin mayor esfuerzo que el casacionista incurre en un desacierto cuando
postula los cuestionamientos at fallo impugnado, pues si bien por un lado solicitó el desarrollo de la
jurisprudencia, sin embargo, además alegó que el Tribunal de Apelaciones "lejos de resolver sobre los
puntos que han sido materia del debate, aún cuando se pronuncia sobre la excepción de improcedencia
de acción, lo hace en función a otros puntos que no han sido fijados por la defensa, lo que manifiesta una
ausencia de motivación necesaria y suficiente que soporte un análisis lógico y jurídico de lo que se ha
debatido entre la defensa y la fiscalía"; que, en consecuencia, no es posible que se invoque la casación
excepcional para además alegar motivos distintos a los señalados en los fundamentos referidos al
desarrollo de la doctrina jurisprudencial -fundamentos: cuarto (punto "A" y "B")- que no guardan
conexidad con el tema que solicitó que sea interpretado. En tal sentido, la invocación de esta modalidad
de casación no autoriza a este TRIBUNAL SUPREMO a extender la revisión de otra hipótesis:
"INOBSERVANCIA DE GARANTIAS CONSTITUCIONALES DE CARACTER PROCESAL 0 MATERIAL",
que no tengan relación o correspondencia con los fundamentos alegados para el desarrollo de la doctrina
jurisprudencial, pues solo a esos eventos se restringe la admisibilidad de esta modalidad de casación. En
consecuencia, este argumento debe ser desestimado.

SEXTO

75
Que, debe resaltarse además que no es necesario el desarrollo de la doctrina jurisprudencial para
establecer si en el delito de falsificación ideológica la expresión "...si de su uso puede resultar algún
perjuicio..." es un elemento objetivo o es una condición objetiva de punibilidad de este tipo penal, por las
siguientes razones: a) Que, el delito de falsedad ideológica, tipificado en el artículo cuatrocientos
veintiocho, primer párrafo del Código Penal, sanciona al que "inserta o hace insertar, en instrumento
público declaraciones falsas concernientes a hechos que deban probarse con el documento, con el
objeto de emplearlos como si de la declaración fuera conforme a la verdad, será reprimido si de su uso
puede resultar algún perjuicio(...) "; b) Este tipo penal no es un delito de resultado sino un delito de
peligro, por lo que la técnica legislativa utilizada en este tipo penal, responde a esta clase de delitos. En
este sentido, la naturaleza jurídica referida a la técnica "si de su uso puede resultar algún perjuicio" o,
también denominada, "la posibilidad de causar perjuicio", pertenece a los elementos objetivos de este
delito. El fundamento radica en que dicho elemento objetivo tiene como finalidad configurar la idoneidad
de la creación de un riesgo no permitido materializado en la falsificación, que debe reunir antes del
ingreso al tráfico jurídico, esto es, que el riesgo creado esté en condiciones y en la aptitud de producir un
determinado daño, de lo que se concluye que la función que cumple la posibilidad de perjuicio, "se
encuentra íntimamente relacionado con la acción típica de crear un documento falso o adulterar uno
verdadero" (véase, expresamente, CASTILLO ALVA, José Luis, La Falsedad Documental, Editorial
Jurista, Lima, dos mil uno, página ciento noventa y cuatro y doscientos)

SÉTIMO

Que, en el caso concreto, en principio nos encontramos ante un hecho típico -según el requerimiento de
acusación emitida por el Fiscal, se le incrimina al imputado Exdduar WILHELM ACUÑA RUIZ el delito de
falsedad ideológica, tipificado en el artículo cuatrocientos veintiocho, primer párrafo del Código penal,
toda vez que luego que el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil -RENIEC-, implementara el
Sistema Automatizado de Identificación Dactilar -AFIS (Automatic Fingerprint Identification System), con
la finalidad de detectar la identidad de una persona comparando la impresión dactilar con la base de
datos de Registro, a efectos de detectar suplantaciones, identidades múltiples y otros casos, con fecha
cuatro de diciembre de dos mil dos, se detectó que este encausado, titular de la inscripción número uno
ocho ocho nueve tres uno ocho dos, posteriormente a su inscripción y mediante trámite de inscripción,
ante la Agencia de RENIEC en Virú - La Libertad, insertando datos falsos en el Formulario de Identidad
número uno cinco cero tres tres tres tres cinco, que obra en autos, obtuvo indebidamente una segunda
identidad como Wilmer Alberto Matsuda Andrade, modificando datos de su fecha y lugar de nacimiento,
grado de instrucción, nombre de sus padres y domicilio declarados en su primera inscripción. Que, la
excepción de improcedencia de acción regulado en el numeral b) del inciso uno del artículo seis del
Código Procesal Penal constituye un medio de defensa frente a la imputación para evitar la prosecución
de un proceso penal y se va discutir, entre otros, la subsunción normativa de la conducta en el tipo legal -
tipicidad del hecho que recoge los aspectos objetivos y subjetivos-, esto es, que Ia conducta incriminada
no este prevista como delito en el ordenamiento sustantivo, que el suceso no se adecue a la hipótesis
típica de la disposición penal preexistente invocada por el representante del Ministerio Público o que no
exista voluntariedad de la conducta, siempre que se manifieste con toda evidencia de los términos de la
imputación.

OCTAVO

Que, los argumentos alegados por el recurrente en su recurso de casación en cuanto a la excepción de
improcedencia de acción requieren de una actividad probatoria (tal como lo ha precisado el Tribunal
de Apelación) para demostrar su ausencia de participación en el hecho incriminado por ausencia de

76
capacidad de acción, referido a la ausencia de idoneidad del perjuicio, con el hecho principal, situación
que es imposible de tramitarse en vía incidental, en tanto en cuanto invoca ajenidad respecto a la
comisión delictiva que se le imputa, es decir que no esta acreditado el perjuicio y por ende no cometió el
delito.

NOVENO

Que, articulo quinientos cuatro, apartado dos, del nuevo Código Procesal Penal, establece que las costas
serán pagadas por quien interpuso un recurso sin éxito, las cuales se imponen de oficio conforme al
apartado dos del articulo cuatrocientos noventa y siete del citado Código Procesal, y no existen motivos
para su exoneración en atención a que el recurrente tuvo un comportamiento malicioso o temeraria,
puesto que invocó la casación excepcional para además alegar motivos distintos que no guardan
conexidad con el tema que solicitó que sea interpretado.

DECISION

Por estos fundamentos:

Declararon INFUNDADA el recurso de casación interpuesto por la defensa del encausado Exdduar
WILHELM ACUÑA RUIZ contra el auto de fojas setenta, del treinta y uno de agosto de dos mil diez, que
confirmando el auto de primera instancia de fojas cuarenta y cinco, del veinticuatro de junio de dos mil
diez, que le declaró infundada la Solicitud de Excepción de Improcedencia de Acción, por el presunto
delito de Falsedad Ideológica en agravio del Estado, por "INOBSERVANCIA DE GARANTIAS
CONSTITUCIONALES DE CARACTER PROCESAL", "ERRONEA INTERPRETACION DE LA
DOCTRINA JURISPRUDENCIAL" Y "DESARROLLO DE LA DOCTRINA JURISPRUDENCIAL".

CONDENARON al pago de las costas de la tramitación del recurso de casación al acusado Exdduar
WILHELM ACUÑA RUIZ, y ordenaron que el Juez de la Investigación Preparatoria cumpla con su
liquidación y pago.

MANDARON se notifique a las partes la presente Ejecutoria y se archive definitivamente lo actuado.

S.S.

VILLA STEIN

RODRÍGUEZ TINEO

PARIONA PASTRANA

NEYRA FLORES

CALDERÓN CASTILLO

77
EL INFORME PERICIAL CONTABLE ES SUFICIENTE PARA
DESVIRTUAR LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA.

Sala Penal Transitoria

Recurso de Nulidad nº 253-2014 Ayacucho


Fecha de emisión: 30 de abril de 2015

Extracto:
Tercero. El delito de peculado, previsto en el artículo trescientos ochenta y siete, del Código Penal, se
configura cuando el funcionario o servidor público se apropia o utiliza, en cualquier forma, para sí o
para otro, caudales o efectos cuya percepción, administración o custodia le estén confiados por razón
de su cargo. Por ello, es exigible como elemento constitutivo de dicho tipo una determinada cualidad
del agente, y también acreditar que tenga competencia funcional sobre los bienes (relación funcional-
poder de vigilancia y control sobre ellos) y la posibilidad de libre disposición (disponibilidad jurídica).

Sexto. A mayor abundancia, la Hoja Informativa número cero cero cuatro-dos mil-E/OAI –véase folios
seiscientos setenta y ocho, tomo cuatro-, donde se consigna que en la agencia de Ayacucho se
evidenció doble emisión de boletas de venta, también corroboran las conclusiones señaladas; además,
existe el Informe Pericial Ampliatorio, realizado también por (…), donde concluyó que durante el mes de
diciembre de mil novecientos noventa y nueve hubo doble emisión de las boletas de venta, de las
cuales, las que figuran en el cuadro número dos (…) no ingresaron a la caja –ver fojas novecientos
cuarenta y cuatro, tomo cinco-. Para ratificar esta conclusión, el citado perito concurrió al plenario,
donde señaló que las boletas no son las mismas, pues tienen el mismo número pero las personas
(consignadas como compradores) son diferentes y los montos también. Aseguró que existió doble
facturación; que el monto que no ingresó a la cuenta de (…) fue de tres mil ochocientos noventa nuevos
soles con ochenta y dos céntimos; por lo tanto, señaló que este es el monto de perjuicio a la entidad
agraviada (véase fojas mil doscientos cincuenta, tomo siete).

Fuente: Poder Judicial

78
Recurso de Nulidad Nº 1144-2006 Puno ("Riesgo permitido y las conductas neutrales) de fecha veinticuatro de
julio de dos mil siete, se establece:

“Que, el planteamiento decisivo para establecer en el presente caso la relevancia o irrelevancia penal de la
conducta imputada a Isidoro Vargas Ramos, radica en el análisis de la imputación jurídico-penal del hecho,
más aún, cuando el hecho riesgoso se exterioriza en un contexto interactivo, la intervención de varios sujetos
adquiere relevancia penal, Uno de los criterios es el riesgo permitido, en
este sentido, quien obra en el marco de un rol social esteriotipado o inocuo, sin extralimitarse de sus
contornos, no supera el riesgo permitido, su conducta es “neutra y forma parte del riesgo permitido, ocupando
una zona libre de responsabilidad jurídico-penal, sin posibilidad alguna de alcanzar el nivel de una
participación punible” (CARO JHON, José Antonio, “Sobre la no punibilidad de las conductas neutrales”, en
Revista Peruana de Doctrina y Jurisprudencia Penales número cinco, dos mil cuatro, página ciento cinco), en
aplicación del Principio de Prohibición de Regreso. Quinto: Que, habiéndose precisado las bases dogmáticas
de la
teoría de la imputación objetiva aplicada al ámbito de la participación delictiva, en el presente caso se tiene
que Isidoro Vargas Ramos obró sin extralimitarse a los deberes inherentes a su rol de pasajero, por lo que no
responde penalmente, en la medida que sólo se limitó a viajar en el vehículo donde se detectó residuos de
adherencias de pasta básica de cocaína, saliendo a relucir la neutralidad de su conducta a pesar de ser parte
del curso causal como pasajero del vehículo".

https://www.google.com.pe/search?q=Casaci%C3%B3n+n%C2%B0+150-
2010%2FLA+LIBERTAD&oq=Casaci%C3%B3n+n%C2%B0+150-
2010%2FLA+LIBERTAD&aqs=chrome..69i57.776850j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

Excepción de improcedencia de acción. Casación n° 150-2010/LA LIBERTAD

Corte Suprema de Justicia

Sala Penal Permanente

Casación n° 150-2010/La Libertad (sentencia)

Fecha de Emisión: 05 de mayo de 2010

79
SÉTIMO: (…) Que, la excepción de improcedencia de acción regulado en el numeral b) del inciso
uno del artículo seis del Código Procesal Penal constituye un medio de defensa frente a la
imputación para evitar la prosecución de un proceso penal y se va discutir, entre otros, la
subsanación normativa de la conducta del tipo legal – tipicidad del hecho que recoge los
aspectos objetivos y subjetivos-, esto es, que la conducta incriminada no esté prevista como
delito en el ordenamiento sustantivo, que el suceso no se adecué a la hipótesis típica de la
disposición pena preexistente invocada por el representante del Ministerio Público o que no
exista voluntariedad de la conducta, siempre que se manifieste con toda la evidencia de los
términos de la imputación. OCTAVO: Que, los argumentos alegados por el recurrente en su
recurso de casación en cuanto a la excepción de improcedencia de acción requieren de una
actividad probatoria (tal como lo ha precisado el Tribunal de Apelación) para demostrar su
ausencia de capacidad de acción, referido a la ausencia de idoneidad del perjuicio, con el hecho
principal, situación que es imposible de tramitarse en vía incidental, en tanto en cuanto invoca
ajenidad respecto a la comisión delictiva que se le imputa, es decir que no está acreditado el
perjuicio y por ende no cometió el delito”.

Palabras clave: Excepción de improcedencia de acción, casación excepcional, falsedad


ideológica.

Fuente: Poder Judicial

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/CorteSuperiorLimaPJcs/s_corte_superior_lima_utilitario
s_antiguo/as_enlaces/as_ncpp/as_documentos/as_sentencias_relevantes/?WCM_PI=1&WCM_Pa
ge.1e600f804f447278905ef8049c8bb817=3

Casación Excepcional

80
http://primerasalapenaldeapelacionespiura.blogspot.pe/2012/10/excepcion-de-improcedencia-de-
accion.html

EXCEPCION DE IMPROCEDENCIA DE ACCION

FALSEDAD IDEOLÓGICA

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=ayma%20excepcion%20improcedencia%20accion

ayma excepcion improcedencia acción

LA SEDE CASATORIA SOLO EXAMINA INFRACCIONES NORMATIVAS Y


NO CUESTIONES FÁCTICAS.

Casación nº 1782-2015 Junín

Fecha de emisión: 24 de junio de 2015

Extracto:

Sexto.- Que, del examen de la argumentación expuesta por la recurrente se advierte que la causal
denunciada no cumple con los requisitos exigidos en los incisos 2 y 3 del artículo 388 del Código
referido, al no describirse en forma clara y precisa la infracción normativa denunciada, ni se demuestra
la incidencia directa que tendría dicha infracción sobre la decisión impugnada en efecto, lo que la parte
pretende es controvertir asuntos de orden probatorio (firmas de abogado y fiscal, y la preexistencia de
los bienes), temas que, como se ha señalado en el considerando anterior, están fuera del análisis
casatorio porque aquí lo que se examina son infracciones normativas y no cuestiones fácticas. Por lo
demás, no se observa en la diligencia respectiva que la recurrente haya dejado constancia de la
ausencia que ahora señala y con respeto a los bienes, ellas han sido acreditadas con las expresiones
de los agraviados y las propias declaraciones referenciales de los tres menores infractores;
consecuentemente esta causal resulta improcedente.

Fuente: Poder Judicial.

81
EL CONTROL DE LOGICIDAD DE LA CORTE SUPREMA IMPLICA
VERIFICAR SI EL RAZONAMIENTO LÓGICO SEGUIDO POR LOS
JUZGADORES ES CORRECTO.

CIVIL

Sala Civil Transitoria


Casación nº 526-2011 Lima
Fecha de emisión: 13 de enero de 2013

Extracto:

Quinto: (…) el derecho de retracto establecido en nuestra norma sustantiva en el artículo 1592, debe
ejercerse dentro del plazo de treinta días contados a partir de la comunicación de la fecha cierta a la
persona que goza de este derecho (…)

Sétimo: (…) el Principio denominado Motivación de los Fallos Judiciales, constituye un valor jurídico
que rebasa el interés de los justiciables por cuanto se fundamenta en principios de orden jurídico, pues
la declaración del derecho en un caso concreto, es una facultad del Juzgador que por imperio del
artículo 138 de la Constitución Política del Estado, impone una exigencia social de que la comunidad
sienta como un valor jurídico, denominado, fundamentación o motivación de la sentencia (…)

Octavo: (…) el principio precedente de motivación de los fallos judiciales tiene como vicio procesal dos
manifestaciones: 1) La falta de motivación, y 2) La defectuosa motivación. (…) este Supremo Tribunal
está facultado para ejercitar su control de logicidad, lo que implica verificar si el razonamiento lógico
jurídico seguido por los juzgadores de las instancias respectivas es correcto desde el punto de vista de
la lógica formal, esto es como elemento de validación del pensamiento, como eslabón de la cadena de
conocimientos que nos conducen a la posesión de la verdad (…).

Fuente: Poder Judicial.

CORTE CONSTITUCIONAL DE COLOMBIA ORDENÓ A CIUDADANA PUBLICAR


DISCULPAS EN RED SOCIAL

CORTE CONSTITUCIONAL DE COLOMBIA ORDENÓ A CIUDADANA PUBLICAR


DISCULPAS EN RED SOCIAL

Reputación de las personas puede afectarse a través de Facebook


82
http://laley.pe/not/3183/reputacion-de-las-personas-puede-afectarse-a-traves-de-
facebook/

Según un reciente fallo de la Corte Constitucional colombiana, es posible establecer


límites al derecho a la libertad de expresión en redes sociales cuando su uso vulnera
otros derechos fundamentales como el de la dignidad humana, la intimidad y el buen
nombre. Conoce aquí el caso.

Las afirmaciones que puedan difundirse a través de Facebook pueden vulnerar derechos
fundamentales relacionados a la dignidad humana. Así lo consideró la Corte Constitucional de
Colombia con una polémica sentencia emitida en febrero pasado y que hoy sienta precedente
sobre la regulación de expresiones en el uso de redes sociales.

El caso tuvo como protagonistas a dos ciudadanas colombianas que se mantenían en conflicto
por una deuda de tres millones de pesos. Tras meses de reclamos y comunicaciones sin
resultado, la acreedora decidió hacer pública su molestia por la red social Facebook,
adjuntado una foto y especificando el nombre de la deudora. Esto ocurrió en diciembre de
2014.

Luego de la difusión, la deudora exigió que el post fuese eliminado, pues afectaba su honor y
buen nombre. Además, la deudora alegaba que las afirmaciones no era del todo exactas,
pues, si bien no había pagado todo el dinero, venía cancelando los intereses generados de la
deuda, los cuales sumaban un total superior a la tasa máxima establecida legalmente en el
país sudamericano.

Sin embargo, la autora de la publicación se negó al pedido e insistió con dejar que la
información siga disponibles en la red. En su defensa, la deudora presentó un amparo ante el
Juzgado Cuarto Penal Municipal con Función de Control de Garantías, perteneciente al
municipio de Pasto. Contrario a sus pretensiones, el Juzgado rechazó la demanda, alegando
que no hubo vulneración alguna de los derechos a la dignidad humana, buen nombre e
intimidad de la deudora.

Convencida de su argumento de defensa, la deudora impugnó la sentencia y recurrió esta vez


al Juzgado 5° Penal del Circuito de Pasto, que finalmente revocó el fallo de la primera
instancia. Para el Juzgado 5°, los derechos de la deudora sí fueron vulnerados y, dado que lo
publicado en Facebook la identificaba y estaba en absoluto control de la autora, la agraviada
quedaba en estado de indefensión.

83
Asimismo, se confirmó que el uso no permitido de una foto para complementar el reclamo de
la deuda afectó el derecho a la intimidad, a la honra y al buen nombre de la aludida. Como
efectos secundarios igual de agraviantes, se concluyó que la publicación en sí misma
socavaba permanentemente la vida social y familiar de la agraviada, pues fue expuesta a
posibles comentarios en su contra y de carácter ofensivo o denigrante. Esta decisión de
segunda instancia tuvo que ser revisada por la Corte Constitucional tras su notificación.

¿Qué concluyó la Corte?

En su fallo de revisión, la Corte Constitucional reconoció en parte lo expuesto por el Juzgado


5° y además destacó que, si bien la libertad de expresión prevalece en la mayoría de casos, la
afectación de otros derechos fundamentales como el de la honorabilidad, dignidad, buen
nombre e intimidad puede justificar que se establezcan límites respecto de su uso.

Así, la Corte ordenó a la demandada publicar en su muro personal de Facebook las disculpas
correspondientes a la demandante por considerar que su publicación anterior afectó sus
derechos a la dignidad humana, al buen nombre y a la intimidad. De igual manera, se dispuso
que la rectificación permanezca bajo dominio público en el perfil de la red social durante el
mismo tiempo que el texto agraviante, esto es, por dos meses y ocho días.

No obstante, se dio opción a la demandante para presentar, dentro de los tres días posteriores
a la notificación de la Corte, un recurso ante el Juzgado Cuarto Penal Municipal si es que
decide librar de esta medida a la demandada.

Sentencia T-050/16

ARGENTINA: LA USURPACIÓN POR DESPOJO INCLUYE LA VIOLENCIA


SOBRE LAS COSAS.

16 de marzo (Alerta Informativa).- El Tribunal Superior de Justicia de Argentina revocó una sentencia
de la Cámara de Apelaciones en lo Penal Contravencional y de Faltas que había sobreseído a una
persona en orden al delito de usurpación.

La causa dio en los autos donde la Sala III de la Cámara de Apelaciones revocó la decisión de grado
que había rechazado el planteo de excepción formulado por la defensa oficial y, en consecuencia,
declaró la atipicidad de la conducta imputada y sobreseyó a una mujer en orden al delito de usurpación.

En el caso, los camaristas consideraron que “la violencia contemplada en dicha figura penal no incluiría,
como medio comisivo del despojo, la fuerza en las cosas”. De acuerdo al relato del Tribunal, la
imputada “habría ingresado al mediante un despliegue de fuerza (…) sobre una de las aberturas que se

84
encontraba asegurada con cadena y candado”.

Sin embargo, los jueces del Máximo Tribunal entendieron que “el alcance que los jueces le otorgaron al
concepto de violencia, para la configuración del tipo penal previsto en el art. 181 del CP, no se
compadece con una interpretación razonable del texto legal pues excluye la fuerza en las cosas cuando
el propio legislador estableció -demás de la violencia a secas, esto es, sin agregar física contra las
personas como sí lo hace en el robo (art. 164 del CP)-, a las amenazas, el engaño, abuso de confianza
y a la clandestinidad como otros medios comisivos del despojo”.

En consecuencia, el fallo destacó que “la resolución del a quo configura un acto de pura autoridad pues
desconoce la ley aplicable al caso sobre la base de una fundamentación lábil e inconsistente. Actos de
tal naturaleza no se exhiben como una derivación razonada del derecho vigente con aplicación a las
circunstancias de la causa y deben, por tanto, ser descalificados como actos jurisdiccionales válidos”.

Tomado del portal web: diariojudicial.com

A PROPÓSITO DE LA APROBACIÓN DEL PROYECTO QUE SANCIONA A EMPRESAS POR CORRUPCIÓN

http://laley.pe/not/3181/societas-delinquere-potest-a-la-peruana-

Societas delinquere potest a la peruana


El autor considera que el recientemente aprobado proyecto de ley que regula la responsabilidad
administrativa de las personas jurídicas por el delito de cohecho activo transnacional no cuenta con
las garantías para su efectiva aplicación. Asimismo, afirma que no se han incluido otras formas de
criminalidad de suma lesividad que se realizan con el concurso de personas jurídicas como la
corrupción de funcionarios, el narcotráfico o el lavado de activos, entre otras.

85
http://laley.pe/not/3180/en-el-delito-de-lavado-de-activos-debe-corroborarse-minimamente-el-
delito-fuente-/

PUEDEN VALORARSE CONDUCTAS ILÍCITAS PREVIAS DE LOS PROCESADOS

En el delito de lavado de
activos debe corroborarse
mínimamente el delito fuente

Fonkona Abogados

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=vioelacion%20sexual%20menor%20de%20edad%20jurisprudenciaz

vioelacion sexual menor de edad jurisprudenciaz

86
https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=CASACION+38+-+2010+-+HUAURA

CASACION 38 - 2010 - HUAURA

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=CASATORIA+PENAL+HUAURA+USURPACION

CASATORIA PENAL HUAURA USURPACION

http://www.parthenon.pe/publico/penal/distorsion-de-la-violencia-como-medio-en-el-delito-de-
usurpacion-analisis-a-un-ano-de-la-vigencia-de-la-ley-no-30076/

Distorsión de la violencia como medio


en el delito de usurpación: Análisis a
un año de la vigencia de la ley Nº
30076
I. INTRODUCCIÓN
A más de un año de la publicación de la Ley N.°30076[1] que modificó diversos artículos del
Código Penal –en adelante CP−, así como la normativa procesal y de ejecución, la cual
constituyó una de las modificaciones más importantes a la legislación sustantiva por la
cantidad de dispositivos que fueron abordados, corresponde evaluar los cambios a la
regulación a efecto de establecer la correlación estructural y sistemática que debe guardar el
ordenamiento penal, como modelo negativo de convivencia. Ello porque el sistema penal

87
desvalora los comportamientos humanos que considera más insoportables en la medida en
que atacan los bienes jurídicos más relevantes para el orden de la vida social[2].
En los últimos años, el legislador, con sus diversas modificaciones, ha generado una
distorsión en el quantum de las penas impuestas como sanción, las que han dejado de ser
proporcionales en su relación con los bienes jurídicos protegidos por cada tipo penal;
asimismo, ha pretendido dar solución a la problemática social, a través de la exacerbada
aplicación del sistema penal, que casi siempre se ve desbordado por diversos factores[3].
Echar mano al Derecho Penal se ha convertido en el medio más utilizado para pretender
apaciguar el constante incremento de la criminalidad, cada vez más organizada[4], y mandar
como mensaje a la sociedad “que el Estado reacciona frente a este fenómeno”.

En este marco se desarrollaron modificaciones de la legislación penal, una de las cuales


afectó sustancialmente los alcances normativos del artículo 202 del CP que regula el delito de
usurpación, la cual no solo incrementó el baremo de los años de privación de libertad, sino
que adicionó un supuesto de hecho y generó una inconsistencia entre el desarrollo legal y
doctrinario sobre el concepto violencia.

Por su parte, las agravantes del delito, previstas en el artículo 204 del CP, presentaron
también un aumento del reproche en la pena conminada y algunas cuestiones de
trascendencia en relación con el delito base.

La reforma –parcial– del delito de usurpación se dio en el contexto de las constantes


invasiones de terrenos eriazos de propiedad del Estado o de particulares, por grupos
organizados, para fines habitacionales o agrícolas que generaron y generan en la actualidad
preocupación en la población, la que se ha visto capitalizada por la prensa, quienes como
siempre exigen frente a estas acciones una mayor reacción de las autoridades.

II.MODIFICACIONES AL ARTÍCULO 202 Y 204 DEL CP

En el siguiente cuadro comparativo se aprecian las versiones originales de los artículos 202 y
204 del CP y las modificaciones efectuadas por la Ley Nº 30076:

VERSIÓN ORIGINAL MODIFICACIÓN POR LA LEY 30076

Artículo 202.- Usurpación


Artículo 202.- Usurpación
Será reprimido con pena privativa de libertad no menor
Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de uno nimayor de cinco años:
mayor de tres años: 1. El que, para apropiarse de todo o en parte de un
1. El que, para apropiarse de todo o parte de un inmueble, destruye o altera los linderos del mismo.
destruye o altera los linderos del mismo. 2. El que, con violencia, amenaza, engaño o abuso de
2. El que, por violencia, amenaza, engaño o abuso de confianza, despoja a otro, total o parcialmente, de la posesión
despoja a otro, total o parcialmente, de la posesión o tenencia de un inmueble o del ejercicio de un derecho real.

88
de un inmueble o del ejercicio de un derecho real. 3. El que, con violencia o amenaza, turba la poses
3. El que, con violencia o amenaza, turba la posesión de un inmueble.
inmueble. 4. El que, ilegítimamente, ingresa a un inmueble, med
ocultos, en ausencia del poseedor o con precauc
asegurarse el desconocimiento de quienes tengan
oponerse.

La violencia a la que se hace referencia en los numera


ejerce tanto sobre las personas como sobre los bienes.

Artículo 204.- Formas agravadas de usurpación

La pena privativa de libertad será no menor de cuatro n


ocho años e inhabilitación, según corresponda,
usurpación se comete:
1. Usando armas de fuego, explosivos o cualq
instrumento o sustancia
2. Con la intervención de dos o más
3. Sobre inmueble reservado para fines hab
4. Sobre bienes del Estado o de comunidades cam
nativas, o sobre bienes destinados a servicios
Artículo 204.- Formas agravadas de usurpación inmuebles que integran el patrimonio cultural de
declarados por la entidad competente.
2. Afectando la libre circulación en vías de com
La pena será privativa de libertad no menor de dos ni mayor de seis
6. Colocando hitos, cercos perimétricos, cercos viv
años cuando:
o anuncios, demarcaciones para lotizado, inst
1. La usurpación se realiza usando armas de fuego, explosivos o esteras, plásticos u otros
cualquier otro instrumento o sustancia peligrosos. 7. Abusando de su condición o cargo de funcionario
2. Intervienen dos o más personas. público.
3. El inmueble está reservado para fines habitacionales. Será reprimido con la misma pena el que organice
4. Se trata de bienes del Estado o destinados a servicios públicos ofacilite, fomente, dirija, provoque o promueva la rea
de comunidades campesinas o nativas usurpaciones de inmuebles de propiedad pública o pr

La primera modificación del artículo 202 del CP se refirió al quantum de la pena, la cual eleva
el reproche penal a los autores de este tipo de delitos, incrementándose el mínimo de uno a
dos años y pasando de un límite máximo de tres a cinco años de privación de libertad, con lo
que se inserta la potencial posibilidad de imponer una sanción con carácter de efectiva a los
condenados por este ilícito.
Se agregó además un inciso a la forma básica que sanciona a quien sin conocimiento del
agraviado y mediante actos ocultos o tomando precauciones para asegurarse el
desconocimiento de quienes tengan derecho a oponerse, ingresa a un inmueble entiéndase
con el objeto de despojar de la posesión al que la ostentaba. La norma claramente coloca
supuestos de hecho bastantes conocidos en nuestra realidad, como son las constantes
invasiones a terrenos baldíos o desocupados o, aún peor, de propietarios que no tienen la

89
posibilidad de cercarlos.La primera modificación del artículo 202 del CP se refirió
al quantum de la pena, la cual eleva el reproche penal a los autores de este tipo de delitos,
incrementándose el mínimo de uno a dos años y pasando de un límite máximo de tres a cinco
años de privación de libertad, con lo que se inserta la potencial posibilidad de imponer una
sanción con carácter de efectiva a los condenados por este ilícito.
El problema más grave de esta modificación fue la incorporación del último párrafo a este
artículo, el cual de modo incorrecto puntualiza que la violencia a la que se hace referencia en
los numerales 2 (despojo) y 3 (turbación), se ejerce tanto sobre las personas como sobre los
bienes. Este tema será desarrollado en el siguiente acápite, pero desde ya resalto que nos
encontramos ante una inadecuada fórmula legislativa que distorsiona aspectos tan básicos
como la semántica de violencia[5].
En cuanto a la forma agravada del delito, más allá del incremento de la pena de privación de
libertad−conminada de un mínimo de dos a uno de cuatro y un máximo de seis a uno nuevo
de ocho años− y la incorporación de la pena de inhabilitación como copenalidad[6] que, en
este caso, debe ser impuesta como principal bajos los alcances del artículo 38 del CP[7], el
legislador desarrolló tres supuestos adicionales que circunstancian la conducta y amplió los
alcances del cuarto inciso de la versión original.

Esta extensión de la agravante hace referencia a una usurpación cometida en perjuicio de


intereses difusos como el patrimonio cultural de la Nación (en inmuebles que lo integran)
−declarados por la entidad competente−, aunque protege de manera adicional los bienes
culturales, centra dicha protección no solo en el valor histórico del bien −como patrimonio
cultural−, sino también en su valor como bien inmueble, lo que refuerza la posición del Estado
como titular de estos.

De ello surge la necesidad de distinguir los supuestos de hecho que se enmarcan dentro de
esta norma penal, de los que corresponden ser tratados como delito de atentados contra
monumentos arqueológicos, previsto en el artículo 226 del CP[8] y determinar si se configura
un concurso de delitos o, en su defecto, existe un conflicto de subsunción por concurso
aparente.

En cuanto a la agravante prevista en el inciso 5 “afectando la libre circulación en vías de


comunicación”, considero que dada la construcción normativa, los únicos lugares sobre los
que puede recaer la acción de los sujetos activos, son:

 Las carreteras, las que constituyen bienes de dominio público, por lo que su protección
penal vía este delito, a mi parecer resulta inadecuada, por cuanto existe el delito de
entorpecimiento o afectación al normal funcionamiento del transporte contemplado en el
artículo 283 del CP[9].

90
 La red ferroviaria, los puertos y aeropuertos cuya afectación se encuentra prevista también
en el artículo 283 del CP.
Estimo que esta incorporación constituye una sobre regulación penal y genera que un mismo
hecho sea regulado en dos normas jurídicas que no guardan relación por la disimilitud de los
bienes jurídicos protegidos, dado que no se ha tomado en cuenta que los agentes delictivos
que “usurpasen” una vía de comunicación no lo hacen con la intención de despojar de la
posesión y asumir tal derecho real para ellos, sino que trascienden otro tipo de intenciones
como son precisamente el de perturbar la comunicación y a través de ello condicionar su
salida al cumplimiento de una exigencia, supuesto también incorporado en la modificación del
artículo 200 del CP[10]. Se generó con ello una sobrecriminalización o, mejor dicho, una falta
de sistematización en la construcción normativa que origina confusiones al momento de su
aplicación, sin considerar, además, el aumento punitivo desproporcionado.

En el inciso 6 del “renovado” artículo 204 del CP se señala que comete usurpación agravada
quien coloca hitos, cercos perimétricos, cercos vivos, paneles o anuncios, demarcaciones para
lotizado, instalación de esteras, plásticos u otros materiales. A mi parecer, cuando se ha
construido esta norma, el legislador no ha considerado que el empleo o utilización de estos
constituyen los medios para asentar la posesión obtenida ilícitamente, por lo que surge la
interrogante si la previsión penal se estaría extendiendo a no solo la fase consumación del
delito, sino a la de su agotamiento.

Considero que existe confusión, dado que lo trascendente en el delito de usurpación es que el
agente ocupe ilegalmente un terreno en perjuicio del derecho real de un tercero, la que luego
se verá plasmada con actos propios del ejercicio de derecho de posesión, los cuales no
pueden ser criminalizados porque no implican por sí mismos un desvalor adicional de la
conducta.

El numeral 7, por su parte, se enfoca en el abuso de la calidad del agente como funcionario o
servidor público, el cual se justifica en que la concretización de grandes invasiones de terrenos
ha implicado también la intervención de malos funcionarios que conocen de las debilidades
administrativas del Estado (representado por sus Municipalidades, Gobiernos Regionales y
Policía Nacional), para actuar frente a tales conflictos; y que sea por negligencia o de manera
dolosa, han actuado contra la exigencia de un comportamiento conforme al derecho de toda
persona que labore para el Estado.

Finalmente, es menester precisar que el último párrafo prescribe que se debe imponer la
misma pena a la persona que organice, financie, facilite, fomente, dirija, provoque o promueva
la realización de usurpaciones de inmuebles de propiedad pública o privada. Este supuesto no
toma en cuenta la regulación preexistente de los supuestos de intervención en la comisión de
un delito, llámese autoría, coautoría y participación (instigación o complicidad), que desde

91
hace mucho se encuentran previstos en la parte general del CP, cuya falta de aplicación
deriva muchas veces del desconocimiento o de la deficiente investigación de los hechos.

Como corolario, debo concluir que la modificación de las circunstancias agravantes del delito
de usurpación no trae consigo importantes innovaciones, sino que, por el contrario, algunas de
ellas vulneran derechos sustantivos y procesales[11].
III. EL CONCEPTO DE VIOLENCIA EN LA DOGMÁTICA Y EN EL CP PERUANO

Si hacemos una breve revisión a la estructura de nuestro CP y de los delitos en los que se
hace referencia a la violencia como medio para cometer el ilícito, saltará a la vista que el
concepto violencia se ha relacionado a la posibilidad que sea percibida o recibida por una
persona como sujeto pasivo de la acción.

Lo dicho se desprende del tenor del catálogo de delitos contemplados en los artículos 118,
121 b, 151, 153, 166, 168, 170, 176, 179, 181, 188, 189 c, 200, 206, 283, 285, 296 a, 301, 310
b, 315 323, 338, 348, 354, 355, 365, 366, 369, 413, 414 y 441 del Código sustantivo.

La doctrina penal, particularmente la española, sobre la violencia en la usurpación


desarrollada, entre otros, por QUINTERO OLIVARES y VALLE MUÑIZ, precisa que la
característica determinante para la configuración del delito de usurpación violenta es
precisamente el uso de la violencia en su doble forma de violencia física y violencia
intimidatoria, cuyo significado es el mismo que el de la violencia en el delito de robo[12].
Por su parte RODRÍGUEZ DEVESA y SERRANO GÓMEZ expresan que los medios para la
ejecución del delito de usurpación por despojo violento son precisamente la violencia o
intimidación en las personas y no ofrecen peculiaridad alguna que los diferencie de los
necesarios para el robo. La violencia o intimidación constituye la forma de exteriorizar la
voluntad de ocupar o usurpar y, por consiguiente, al no tener en la ley otro alcance es posible
el concurso con el delito de coacción, siempre que rebasen la intensidad necesaria para
obligar al propietario o a quien le represente, a ceder en su derecho[13].
Por su lado, SERRANO GÓMEZ señala que es necesario que la ocupación de un inmueble o
la usurpación de un derecho real inmobiliario ajeno se realicen con violencia o
intimidación[14], mientras que VIVES ANTÓN y GONZÁLEZ CUSSAC indican que la violencia
o la intimidación determinan la relevancia típica del hecho, pero forman parte del contenido de
injusto del mismo. La usurpación aparecerá, pues necesariamente, en el seno de un concurso
real de delitos, con las coacciones, lesiones, etc.[15] MUÑOZ CONDE indica que la acción
requiere para su tipificación la realización de violencia o intimidación en las personas; es por
tanto, atípica o constituye otro delito, la usurpación empleando fuerza en las cosas[16].
En la doctrina nacional BRAMONT-ARIAS TORRES describe la violencia en la usurpación
como la fuerza física que se ejerce sobre la persona, suficiente para vencer su resistencia, no
se incluye, por tanto la denominada violencia o fuerza sobre las cosas[17].

92
El abogado penalista SALINAS SICCHA puntualiza que la violencia, conocida también como
vis absoluta, vis corporalis ovis phisica, está representada por la fuerza material que actúa
sobre el cuerpo de la víctima para arrebatarle o despojarle su inmueble[18].Continúa el autor
haciendo referencia a ROY FREYRE en cuanto indica que la violencia consiste en el empleo
de materiales para anular o quebrantar la resistencia que ha sido ofrecida por la víctima o para
evitar una resistencia que se esperaba, obligándola de esta manera a padecer la sustracción
del bien. Por su parte PEÑA CABRERA precisaba que existe violencia o “vis absoluta” cuando
se aplica una energía física destinada a vencer la resistencia de la víctima. Atar, amordazar,
golpear, empujar, apretar o utilizar cualquier mecanismo, es emplear violencia material[19].
La jurisprudencia nacional también ha precisado aspectos sobre la violencia; así la Corte
Suprema por Ejecutoria del 6 de junio de 2000, ha indicado que para la configuración del
delito de robo es necesario que exista una vinculación tanto objetiva como subjetiva de la
violencia con el apoderamiento; ello implica que su empleo haya sido el medio elegido por el
agente para perpetrarlo o consolidarlo. En tal contexto se entiende por violencia aquella
energía física, mecánica o tecnológica que ejerce el sujeto activo sobre su víctima con la
finalidad de vencer por su poder material, su resistencia natural o en su caso, evitar la
materialización de la resistencia que hace la víctima entre violencia y acción final de
apoderamiento de modo que la violencia está subordinada al apoderamiento[20].
El Acuerdo Plenario Nº 03-2009/CJ – 116 al referirse a la violencia señala cualquier género e
intensidad de violencia física vis in corporoe– energía física idónea para vencer la resistencia
de la víctima– es penalmente relevante.
No debemos soslayar que la violencia se entiende como la “vis absoluta” ya desarrollada y la
“vis compulsiva”. ROY FREYRE sostiene que la amenaza no es más que la violencia moral
conocida en el derecho como vis compulsiva, la misma que vendría a ser el anuncio del
propósito de causar un mal inminente que ponga en peligro la vida, la integridad corporal o la
salud de una persona con el objeto de obligarla a soportar la sustracción o entregar de
inmediato una cosa mueble[21].

En este entendido, queda claro que es imposible aplicar este alcance de la violencia contra las
cosas, fundamento que se corresponde con la postura que la violencia solo puede ser
percibida por las personas.

El supuesto básico en el delito de usurpación, hasta antes de la modificatoria, era el vinculado


a la violencia considerada como vis absoluta, vis corporalis o vis phisica, el que está
representado por la fuerza material que actúa sobre el cuerpo de la víctima para arrebatarle o
despojarle su inmueble. SALINAS SICCHA ha precisado que aquella consiste en una energía
física ejercida por el autor sobre la víctima. El autor o agente recurre al despliegue de una
energía física para vencer con ella, por su poder material, la voluntad opuesta a la víctima[22].

93
Otro de los supuestos del referido delito consiste en despojar a otro, total o parcialmente de la
posesión o tenencia de un inmueble o el ejercicio de un derecho real por medio de la vis
compulsiva, que en algunos delitos del CP se ha especificado como amenaza[23].

Con base a lo expuesto y más allá de lo regulado en el artículo 202 del CP, queda claro que la
violencia a la que se hace referencia en el tipo penal, de conformidad con la sistematicidad de
la propia norma sustantiva y de los conceptos dogmáticos:

 Debe efectuarse con anterioridad al despojo, es decir, que esta debe servir para despojar
de la posesión y,
click here style="text-align: justify;">

 Lo más importante, sólo puede ejercitarse contra las personas, dado que las cosas
no tienen la capacidad de percibir, son objetos inertes y por tanto, solo se puede
ejercer en su contra fuerza.
Lo indicado es entendido de esta forma por el propio legislador, pero su confusión respecto a
conceptos básicos y la necesidad de hacer notar su reacción ante actos desaprobados por la
sociedad, hace que la legislación penal se convierta en asistemática, confusa y
desproporcional. Una prueba de ello es que la propia Ley N° 30077, al modificar las
agravantes del segundo párrafo del artículo 186, consignó en el inciso 6, que el hurto se
agrava por “empleo de materiales o artefactos explosivos para la destrucción o rotura de
obstáculos”; es decir, el legislador considera que la destrucción o rotura de obstáculos
empleando para ello materiales o artefactos explosivos no implica el ejercicio de violencia
contra dichos obstáculos[24], lo que confirma que las cosas no pueden percibir violencia.

No debe confundirse la noción “actos violentos” con el concepto dogmático jurídico violencia.

A la lógica esgrimida se suma el artículo 348 del CP, que indica que quien, en forma
tumultuaria, empleando violencia contra las personas o fuerza en las cosas, se atribuye los
derechos del pueblo y peticiona en nombre de éste para exigir de la autoridad la ejecución u
omisión de un acto propio de sus funciones, será reprimido con pena privativa de libertad no
menor de uno ni mayor de seis años.
1. IMPLICANCIAS DE LA DISTORSIÓN DEL CONCEPTO VIOLENCIA EN EL DELITO DE
USURPACIÓN
La distorsión del concepto violencia por el legislador, en la modificación del artículo 202 del
CP, no sólo afecta la estructura básica del Código Penal, sino que a su vez trae consigo dos
efectos prácticos importantes:
a. Respecto de las penas

La redacción modificada del artículo 202 del CP, prevé el mismo baremo punitivo para todos
los supuestos; así la misma pena conminada se encuentra prevista para:

94
El agente que ingresa a un inmueble sin causar ningún tipo de daño, aunque aproveche la
ausencia del titular del derecho.

1. El agente que rompe obstáculos y causa daños ejerciendo fuerza contra las cosas.
2. El agente que ejercita violencia contra una persona o personas para lograr el despojo o la
turbación.

Esta manera de regular el delito y en específico las penas vulnera el principio de


proporcionalidad.

En la legislación comparada, este análisis básico ha sido desarrollado considerando una


escala punitiva diferente para supuestos en los que se utilice violencia y en los no se emplee
este medio comisivo, por ejemplo el artículo 245 del Código penal español establece[25]:
1. “Al que con violencia o intimidación en las personas ocupare una cosa inmueble o usurpare
un derecho real inmobiliario de pertenencia ajena, se le impondrá, además de las penas en
que incurriere por las violencias ejercidas, la pena de prisión de uno a dos años, que se
fijará teniendo en cuenta la utilidad obtenida y el daño causado”.
Por su parte el numeral del citado artículo regula:
2. “El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no
constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será
castigado con la pena de multa de tres a seis meses”.
Por su parte en el Código Penal chileno, también se hace una diferencia a escala punitiva,
respecto a las acciones cometidas con empleo de violencia y sin que medie la misma en la
ejecución del ilícito, así el artículo 457 regula:
“Al que con violencia en las personas ocupare una cosa inmueble o usurpare un derecho real
que otro poseyere o tuviere legítimamente, y al que, hecha la ocupación en ausencia del
legítimo poseedor o tenedor, vuelto éste le repeliere, además de las penas en que incurra por
la violencia que causare, se le aplicará una multa de once a veinte unidades tributarias
mensuales”.

En el artículo 458 del mismo Código se establece:

“Cuando, en los casos del inciso primero del artículo anterior, el hecho se llevare a efecto sin
violencia en las personas, la pena será multa de seis a diez unidades tributarias mensuales”.

Se evidencia con lo indicado que la modificación del CP peruano equiparó, en temas de


reproche penal, el hecho cometido empleando fuerza contra las cosas al empleo de violencia
contra las personas, lo cual afecta el principio de proporcionalidad. Por ello, será reprimido con
la misma pena quien se asegure que no exista ninguna persona en el inmueble para ingresar,
quien rompa una puerta o alguna tranquera para ingresar al inmueble o quien ejerza violencia
contra alguna persona para cometer el despojo de la posesión.

95
b. Respecto a la derogación tácita de los interdictos
Dado que la posesión constituye un derecho real que se ejerce sobre un bien inmueble, la
normativa civil también ha previsto soluciones al despojo y a la turbación de la posesión. Esta
regulación la encontramos en el artículo 598 del Código Procesal Civil (en adelante CPC) que
establece:
“Todo aquel que se considere perturbado o despojado en su posesión puede utilizar los
interdictos, incluso contra quienes ostenten otros derechos reales de distinta naturaleza sobre
el bien objeto de la perturbación”.
En el mismo sentido el artículo 603 del CPC respecto al interdicto de recobrar establece:[26]
“Procede cuando el poseedor es despojado de su posesión, siempre que no haya mediado
proceso previo”.

Como se aprecia, el CPC prevé también una fórmula legal para proteger la posesión, puesto
que en caso que se declare fundada la demanda, el Juez Civil ordenará se reponga al
demandante en el derecho de posesión del que fue privado y, en su caso, el pago de los frutos
y de la indemnización que corresponda (artículo 604 CPC).

Hasta antes de la modificatoria, la utilización del interdicto de recobrar calzaba a justa medida
en los supuestos en los que los agentes cometían justamente un despojo no violento de la
posesión; lamentablemente la distorsión del concepto violencia ha derogado tácitamente esta
institución civil, porque desde hace más de un año todos los despojos de la posesión
encuentran cabida en la vía penal, la cual prevé como medida preventiva una vez formalizada
la investigación preparatoria el desalojo preventivo[27], que deberá ser evaluado por el Juez
en cada en particular, no procediendo por ejemplo en el caso que el poseedor haya tenido la
calidad de precario[28]
2. PROPUESTA DE MODIFICACIÓN DEL ARTÍCULO 202 DEL CP SIN MARCO PUNITIVO
Expuestas las ideas respecto a la que estimo debe ser la más adecuada regulación del delito
de usurpación se debería considerar esta de la siguiente manera:

Artículo 202.- Usurpación

PRIMER NIVEL DE REPROCHE PENAL:


El que, ilegítimamente, ingresa a un inmueble, mediante actos ocultos, en ausencia del
poseedor o con precauciones para asegurarse el desconocimiento de quienes tengan derecho
a oponerse.
SEGUNDO NIVEL DE REPROCHE PENAL:
El que para cometer el delito ejerce fuerza sobre las cosas, independientemente de la pena
que merezca por los daños generados.
1. El que, para apropiarse de todo o en parte de un inmueble, destruye o altera los linderos
del mismo, independientemente de la pena que merezca por los daños generados.

96
TERCER NIVEL DE REPROCHE PENAL:
1. El que, con violencia, amenaza, engaño o abuso de confianza, despoja a otro, total o
parcialmente, de la posesión o tenencia de un inmueble o del ejercicio de un derecho real.
2. El que, con violencia o amenaza, turba la posesión de un inmueble.
IV. CONCLUSIONES
 La distorsión a los conceptos dogmático-jurídicos generan problemas de a sistematicidad,
confusión y desproporcionalidad.
 El legislador y los operadores jurídicos deben efectuar una distinción entre la noción “actos
violentos” con el concepto dogmático jurídico violencia.
 La violencia sólo puede ejercitarse contra las personas, dado que las cosas no tienen la
capacidad de percibir, son objetos inertes y por tanto, solo se puede ejercer en su contra
fuerza.
 La modificatoria del artículo 202 del CP prevé la misma pena conminada en los caso en
que el hecho se haya cometido empleando fuerza contra las cosas, violencia contra las
personas, cuando el agente se asegure que no exista ninguna persona en el inmueble para
ingresar o cuando rompa una puerta o alguna tranquera para ingresar al inmueble, lo cual
atenta contra el principio de proporcionalidad.

[1] Publicada el 19 de agosto de 2013 en el diario oficial El Peruano.

[2] BORJA JIMÉNEZ, Emiliano: Acerca de lo universal y lo particular del derecho penal, Tirant
lo Blanch, Valencia, 2012, p 11.
[3] No es secreto que el Sistema de Justicia y sobre todo el encargado de juzgar las conductas
penalmente relevantes cuenta con sobrecarga de trabajo, tanto por la cantidad de casos que
se tramitan, por la falta de órganos judiciales y por la deficiente capacitación de los
operadores.
[4] En la actualidad, el crimen organizado es el centro del problema penal, porque es el que
gana mayor terreno debido a su poder económico, de organización y su capacidad de
corromper o amenazar a los funcionarios estatales.
[5]En el supuesto de turbación de posesión, el legislador ha generado que la ruptura de una
puerta por ejemplo, ejercitando fuerza sobre la cosas, pero solo para amedrentar al
posesionario, constituya delito de usurpación (inciso3).
[6] Se señala que la inhabilitación constituye una copenalidad por cuanto el legislador la ha
establecido como pena conjunta a la privación de libertad.
[7]Según el artículo 38 del CP, modificado por la Ley N.° 30076, la inhabilitación se extiende
de seis (6) meses a diez (10) años, salvo en los supuestos de incapacidad definitiva a que se
refieren los numerales 6 (posibilidad de portar armas), 7 (licencia de conducir) y 9 (posibilidad
de ingresar al servicio docente) del artículo 36 del CP.

97
[8]El artículo 226 del CP, modificado por la Ley N.° 28567 –vigente–, en uno de sus
presupuestos sanciona al agente que se asienta, sin autorización en un monumento
arqueológico, sin importar la relación de derecho real que ostente el agente sobre el terreno;
de lo cual se desprende que una persona puede cometer el citado delito solo con
establecerse [su proceder no debe tener el fin de acentuar su posesión en el mismo con fines
patrimoniales].
[9] El artículo 283 del CP estipula el delito de entorpecimiento al funcionamiento de servicios
públicos y sanciona a quien sin crear una situación de peligro común, impide, estorba o
entorpece el normal funcionamiento del transporte o de los servicios públicos de
telecomunicaciones, saneamiento, electricidad, hidrocarburos o de sustancias energéticas
similares, con pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de seis años.

En los casos en que el agente actúe con violencia y atente contra la integridad física de las
personas o cause grave daño a la propiedad pública o privada, la pena privativa de la libertad
será no menor de seis ni mayor de ocho años.

[10] El artículo 200 del CP, regula los supuestos del delito de extorsión, así, lo comete quien
mediante violencia o amenaza, toma locales, obstaculiza vías de comunicación o impide el
libre tránsito de la ciudadanía o perturba el normal funcionamiento de los servicios públicos o
la ejecución de obras legalmente autorizadas, con el objeto de obtener de las autoridades
cualquier beneficio o ventaja económica indebida u otra ventaja de cualquier otra índole, será
sancionado con pena privativa de libertad no menor de cinco ni mayor de diez años. […].
[11] Como se indica por diversos autores la sobre criminalización y el aumento de penas no
implica la disminución de la comisión de delitos. No existe una relación inversamente
proporcional (mayores penas, menor cantidad de delitos), sino muchas veces una relación
directamente proporcional (mayores penas, mayor cantidad de delitos).
[12] QUINTERO OLIVARES, Gonzalo y VALLE MUÑÍZ, José Manuel: “Comentarios a la Parte
Especial del Derecho Penal”, Ed. Aranzadi, Navarra, 1996, p. 479.
[13] RODRIGUEZ DEVESA, José María y SERRANO GOMEZ, Alfonso: “Derecho Penal
Español – Parte Especial”, Ed. DYKINSON, Madrid, 1995, p. 478.
[14] SERRANO GOMEZ, Alfonso: “Derecho Penal – Parte Especial”, Ed. DYKINSON, Madrid,
2002, p. 386.
[15]VIVES ANTÓN, Tomás S. y GONZÁLEZ CUSSAC, José: “Derecho Penal Parte Especial”,
Editorial Tirant Lo Blanch, Valencia, 1999, p 431.
[16] MUÑÓZ CONDE, Francisco: “Derecho Penal Parte Especial”; Ed. Tirant Lo Blanch,
Valencia, 1999, p.353.
[17]BRAMONT ARIAS TORRES, Luis: “Manual de derecho Penal Parte Especial”, Ed. San
Marcos, Lima, 1994, p.282.

98
[18] SALINAS SICCHA, Ramiro: “Delitos Contra el Patrimonio”, Ed. IDEMSA, Lima, 2002, p.
372.
[19] SALINAS SICCHA, Ramiro: Derecho Penal Parte Especial. Volumen II. Cuarta Edición
2010, p. 939.
[20] SALINAS SICCHA, Ramiro: op cit, p. 939 y 940.
[21] SALINAS SICCHA, Ramiro: op cit, p. 943.
[22] SALINAS SICCHA, Ramiro: op cit, p. 1194-1196.
[23]Se precisa que la amenaza es el anuncio de un mal o perjuicio inminente para la víctima,
la cual necesariamente debe ser idónea o eficaz.
[24]Considerar que las cosas pueden percibir violencia implicaría que, paradójicamente, este
supuesto debería ser considerado como delito robo, lo cual es un absurdo.
[25]Número 1 del artículo 245 redactado por el apartado sexagésimo del artículo único de la
L.O. 5/2010, de 22 de junio, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del
Código Penal («B.O.E.» 23 junio).Vigencia: 23 diciembre 2010.
[26]Artículo según lo regulado en la Ley N° 30199, publicada el 18 mayo 2014.
[27]Artículo 311 modificado por el Artículo 3 de la Ley Nº 30076, publicada el 19 agosto 2013 –
en los delitos de usurpación, el juez, a solicitud del fiscal o del agraviado, ordenará el desalojo
preventivo del inmueble ocupado en el término de veinticuatro horas, ministrando
provisionalmente la posesión al agraviado, siempre que exista motivo razonable para sostener
que se ha cometido el delito y que el derecho del agraviado está suficientemente acreditado.
El desalojo se ejecuta dentro del término de setenta y dos horas de concedida.
[28] En este sentido la Casación Nº 38-2010- Huaura de 17 de febrero de 2011 señaló:

NOVENO: En dicho orden de ideas, se advierte que el agraviado Huapaya Sánchez fue
declarado poseedor precario del bien inmueble sub materia y por ello el propietario del mismo,
que resulta ser el sentenciado Tsutsumi Cueva, en la vía civil logró que se declare fundada su
demanda; que el artículo novecientos once el Código Civil señala que “la posesión precaria es
la que se ejerce sin título alguno o cuando el que se tenía ha fenecido”. Al respecto, la
posesión precaria siempre es ilegítima, sin embargo, se encuentra estrechamente ligada a la
posesión de mala fe, así como a la manifiesta invalidez del título que invoca el poseedor, por
ello, nuestro Código Civil establece dos supuestos i) cuando se ejerce sin título; y, ii) cuando el
que se tenía ha fenecido; éste último apropiado para dilucidar la presente controversia. Nos
encontramos frente a quien en algún momento mantuvo posesión con título legítimo, pero que,
por alguna razón, dicho título feneció; en este caso se puede citar, por ejemplo, a aquel
poseedor que accedió a la posesión de un predio en virtud de un contrato de alquiler -como en
el presente caso- otorgado por su propietario, para lo cual el inquilino mantendrá la posesión
legítima en tanto se encuentre vigente el contrato, pero si éste es resuelto por cualquier causa,
el título que justificaba su posesión válida fenecerá, deviniendo, en adelante la posesión en

99
precaria. DÉCIMO: En este contexto, se tiene que el sentenciado tiene la calidad de
propietario del inmueble que usurpó, el agraviado fue declarado ocupante precario y,
actualmente, el sentenciado arrendó el inmueble a favor de la Caja Municipal de Ica, por lo
que resulta un exceso disponer la restitución de la posesión del inmueble usurpado a favor del
agraviado. En tal sentido, el Juez de Ejecución debe ejecutar la sentencia de vista sin el
extremo que dispone la desocupación y restitución del bien inmueble al agraviado, es decir, en
los términos que fue confirmado por la sentencia de vista; por consiguiente, este mismo
extremo consignado en la sentencia del Juez Sentenciador de fojas diecisiete, del trece de
noviembre de dos mil ocho, debe declararse nula.

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=JURISPRUDENCIA+EXCEPCION+IMPROCEDENCIA+ACCION+Y+SUS+ELEMENTOS+DE+CON
VICCION+QUE+LA+FUNDAMENTAN

JURISPRUDENCIA EXCEPCION IMPROCEDENCIA ACCION Y SUS ELEMENTOS DE CONVICCION


QUE LA FUNDAMENTAN

http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=
3890

CASO CASTAÑEDA LOSSIO

100
https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=se+puede+probar+una+excepcion+improcedencia+accion+JURISPRUDENCIA+PERU

se puede probar una excepcion improcedencia accion JURISPRUDENCIA PERU

https://www.google.com.pe/search?q=asaci%C3%B3n+n%C2%B0+150-
2010%2FLA+LIBERTAD&oq=asaci%C3%B3n+n%C2%B0+150-
2010%2FLA+LIBERTAD&aqs=chrome..69i57.5243768j0j7&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

asación n° 150-2010/LA LIBERTAD

JURISPRUDENCIA

SENTENCIA DE CORTE SUPREMA DE JUSTICIA - SALA PENAL PERMANENTE DE 5 DE MAYO DE


2011 (EXPEDIENTE: 000150-2010)

Procedimiento : CASACION

Materia : DELITOS CONTRA LA FE PUBLICA

Fecha de Resolución : 5 de Mayo de 2011

Expediente : 000150-2010

Emisor : Sala Penal Permanente

RESUMEN

El delito de falsedad ideológica no es un delito de resultado sino un delito de peligro, por lo que la
técnica legislativa utilizada en este tipo penal, responde a esta clase de delitos. En este sentido, la

101
naturaleza jurídica referida a la técnica "si de su uso puede resultar algún perjuicio" o, también
denominada, "la posibilidad de causar perjuicio", pertenece a los elementos objetivos de este
delito.

CONTENIDO

CORTE SUPREMA SALA PENAL PERMANENTE DE JUSTICIA CASACIÓN N°150-2010

DE LA REPUBLICA LA LIBERTAD

Lima, cinco de mayo de dos mil once.

AUTOS y VISTOS; el recurso de casación por "INOBSERVANCIA DE GARANTÍAS


CONSTITUCIONALES DE CARÁCTER PROCESAL", "ERRÓNEA INTERPRETACIÓN DE LA
DOCTRINA JURISPRUDENCIAL" Y "DESARROLLO DE LA DOCTRINA. JURISPRUDENCIAL",
interpuesto por la defensa del encausado Exdduar WILHELM ACUÑA Ruiz contra el auto de fojas
setenta, del treinta y uno de agosto de dos mil diez, que confirmando el auto de primera instancia
de fojas cuarenta y cinco, del veinticuatro de junio de dos mil diez, declaró infundada la Solicitud
de Excepción de Improcedencia de Acción, por el presunto delito de Falsedad Ideológica en
agravio del Estado.

Interviene como ponente el señor Juez Supremo RODRÍGUEZ TINEO.

CONSIDERANDO

PRIMERO

El recurso de casación no es de libre configuración, sino que, por el contrario, para que esta
Suprema Sala Penal pueda tener competencia funcional para casar una sentencia o auto que
ponga fin al procedimiento o a la instancia o que deniegue la extinción, conmutación, reserva o
suspensión de la pena, luego de agotadas las dos instancias, debe cumplirse con las
disposiciones previstas en el artículo cuatrocientos veintiocho y normas concordantes del Código
Procesal Penal, cuyos presupuestos deben satisfacerse acabadamente para que se declare bien
concedido.

SEGUNDO

Que, ante este Supremo Tribunal se ha recurrido un auto de vista que confirmó el auto de primera
instancia que declaró infundada la solicitud de Excepción de Improcedencia de Acción, por el
presunto delito de Falsedad Ideológica en agravio del Estado.

TERCERO

Que, se cumplió parcialmente el presupuesto objetivo del recurso de casación, pues la resolución
recurrida no se encuentra comprendida en ninguno de los supuestos del apartado uno del artículo
cuatrocientos veintisiete del citado Código ?pues se trata de un auto que no pone fin al
procedimiento?. Sin embargo, a pesar de ello la norma procesal ha regulado la casación
excepcional en el inciso cuatro del . artículo cuatrocientos veintisiete del citado Código, que
permite al Supremo Tribunal, excepcionalmente, superando la barrera de las condiciones objetivas

102
de admisibilidad, que pueda aceptarse el recurso de casación, pero sujeto a que se estime
imprescindible para el desarrollo de la doctrina jurisprudencial, y que el recurrente consigne
adicional y puntualmente las razones que justifican el desarrollo jurisprudencia) que pretende, con
arreglo al apartado tres del artículo cuatrocientos treinta del Código Procesal Penal.

CUARTO

Que, el acusado Exdduar WILHEL M ACUÑA Ruiz en su recurso de casación de fojas setenta y
tres expresamente anot6 que promovía i) la casación vinculado a la "INOBSERVANCIA DE
GARANTIAS CONSTITUCIONALES DE CARACTER PROCESAL" afirmando que: el Colegiado
Superior lejos de resolver sobre los puntos que han sido materia del debate, si bien se pronuncia
sobre la excepción de improcedencia de acci6n, lo hace en función a otros puntos que no han sido
fijados por la defensa, lo que manifiesta una ausencia de motivación necesaria y suficiente que
soporte un análisis lógico y jurídico de lo que se ha debatido entre la defensa y la fiscalía; ii) que,
adem6s promovió Ia casación excepcional, vinculado a la "Errónea Interpretación de la Doctrina
Jurisprudencial", y expresó lo siguiente:

A Es necesario que se desarrolle doctrina jurisprudencial para determinar si en el delito de


falsificación ideológica la expresión "....si de su use puede resultar algún perjuicio..." es un
elemento objetivo o es una condición objetiva de punibilidad de este tipo penal.

En el caso concreto, el Colegiado Superior consider6 que los hechos no se pueden subsumir
dentro de la Excepción de Improcedencia de Acción toda vez que los hechos tal y conforme los
plantea la Fiscalía merecen atención en un juicio oral correspondiente a efectos de establecer los
otros elementos que permitan acreditar la culpabilidad y la individualización de la persona que
habría cometido este tipo penal.

QUINTO

Que, en consecuencia, se colige sin mayor esfuerzo que el casacionista incurre en un desacierto
cuando postula los cuestionamientos at fallo impugnado, pues si bien por un lado solicitó el
desarrollo de la jurisprudencia, sin embargo, además alegó que el Tribunal de Apelaciones "lejos
de resolver sobre los puntos que han sido materia del debate, aún cuando se pronuncia sobre la
excepción de improcedencia de acción, lo hace en función a otros puntos que no han sido fijados
por la defensa, lo que manifiesta una ausencia de motivación necesaria y suficiente que soporte
un análisis lógico y jurídico de lo que se ha debatido entre la defensa y la fiscalía"; que, en
consecuencia, no es posible que se invoque la casación excepcional para además alegar motivos
distintos a los señalados en los fundamentos referidos al desarrollo de la doctrina jurisprudencial -
fundamentos: cuarto (punto "A" y "B")- que no guardan conexidad con el tema que solicitó que sea
interpretado. En tal sentido, la invocación de esta modalidad de casación no autoriza a este
TRIBUNAL SUPREMO a extender la revisión de otra hipótesis: "INOBSERVANCIA DE
GARANTIAS CONSTITUCIONALES DE CARACTER PROCESAL 0 MATERIAL", que no tengan
relación o correspondencia con los fundamentos alegados para el desarrollo de la doctrina
jurisprudencial, pues solo a esos eventos se restringe la admisibilidad de esta modalidad de
casación. En consecuencia, este argumento debe ser desestimado.

SEXTO

103
Que, debe resaltarse además que no es necesario el desarrollo de la doctrina jurisprudencial para
establecer si en el delito de falsificación ideológica la expresión "...si de su uso puede resultar
algún perjuicio..." es un elemento objetivo o es una condición objetiva de punibilidad de este tipo
penal, por las siguientes razones: a) Que, el delito de falsedad ideológica, tipificado en el artículo
cuatrocientos veintiocho, primer párrafo delCódigo Penal, sanciona al que "inserta o hace insertar,
en instrumento público declaraciones falsas concernientes a hechos que deban probarse con el
documento, con el objeto de emplearlos como si de la declaración fuera conforme a la verdad,
será reprimido si de su uso puede resultar algún perjuicio(...) "; b) Este tipo penal no es un delito
de resultado sino un delito de peligro, por lo que la técnica legislativa utilizada en este tipo penal,
responde a esta clase de delitos. En este sentido, la naturaleza jurídica referida a la técnica "si de
su uso puede resultar algún perjuicio" o, también denominada, "la posibilidad de causar perjuicio",
pertenece a los elementos objetivos de este delito. El fundamento radica en que dicho elemento
objetivo tiene como finalidad configurar la idoneidad de la creación de un riesgo no permitido
materializado en la falsificación, que debe reunir antes del ingreso al tráfico jurídico, esto es, que
el riesgo creado esté en condiciones y en la aptitud de producir un determinado daño, de lo que se
concluye que la función que cumple la posibilidad de perjuicio, "se encuentra íntimamente
relacionado con la acción típica de crear un documento falso o adulterar uno verdadero"

(véase, expresamente, CASTILLO ALVA, José Luis, La Falsedad Documental, Editorial Jurista,
Lima, dos mil uno, página ciento noventa y cuatro y doscientos)

SÉTIMO

Que, en el caso concreto, en principio nos encontramos ante un hecho típico -según el
requerimiento de acusación emitida por el Fiscal, se le incrimina al imputado Exdduar WILHELM
ACUÑA RUIZ el delito de falsedad ideológica, tipificado en el artículo cuatrocientos veintiocho,
primer párrafo del Código penal, toda vez que luego que el Registro Nacional de Identificación y
Estado Civil -RENIEC-, implementara el Sistema Automatizado de Identificación Dactilar -AFIS
(Automatic Fingerprint Identification System), con la finalidad de detectar la identidad de una
persona comparando la impresión dactilar con la base de datos de Registro, a efectos de detectar
suplantaciones, identidades múltiples y otros casos, con fecha cuatro de diciembre de dos mil dos,
se detectó que este encausado, titular de la inscripción número uno ocho ocho nueve tres uno
ocho dos, posteriormente a su inscripción y mediante trámite de inscripción, ante la Agencia de
RENIEC en Virú - La Libertad, insertando datos falsos en el Formulario de Identidad número uno
cinco cero tres tres tres tres cinco, que obra en autos, obtuvo indebidamente una segunda
identidad como Wilmer Alberto Matsuda Andrade, modificando datos de su fecha y lugar de
nacimiento, grado de instrucción, nombre de sus padres y domicilio declarados en su primera
inscripción. Que, la excepción de improcedencia de acción regulado en el numeral b) del inciso
uno del artículo seis del Código Procesal Penal constituye un medio de defensa frente a la
imputación para evitar la prosecución de un proceso penal y se va discutir, entre otros, la
subsunción normativa de la conducta en el tipo legal -tipicidad del hecho que recoge los aspectos
objetivos y subjetivos-, esto es, que Ia conducta incriminada no este prevista como delito en el
ordenamiento sustantivo, que el suceso no se adecue a la hipótesis típica de la disposición penal
preexistente invocada por el representante del Ministerio Público o que no exista voluntariedad de
la conducta, siempre que se manifieste con toda evidencia de los términos de la imputación.

104
OCTAVO

Que, los argumentos alegados por el recurrente en su recurso de casación en cuanto a la


excepción de improcedencia de acción requieren de una actividad probatoria (tal como lo ha
precisado el Tribunal de Apelación) para demostrar su ausencia de participación en el hecho
incriminado por ausencia de capacidad de acción, referido a la ausencia de idoneidad del
perjuicio, con el hecho principal, situación que es imposible de tramitarse en vía incidental, en
tanto en cuanto invoca ajenidad respecto a la comisión delictiva que se le imputa, es decir que no
esta acreditado el perjuicio y por ende no cometió el delito.

NOVENO

Que, articulo quinientos cuatro, apartado dos, del nuevo Código Procesal Penal, establece que las
costas serán pagadas por quien interpuso un recurso sin éxito, las cuales se imponen de oficio
conforme al apartado dos del articulo cuatrocientos noventa y siete del citado Código Procesal, y
no existen motivos para su exoneración en atención a que el recurrente tuvo un comportamiento
malicioso o temeraria, puesto que invocó la casación excepcional para además alegar motivos
distintos que no guardan conexidad con el tema que solicitó que sea interpretado.

DECISION

Por estos fundamentos:

Declararon INFUNDADA el recurso de casación interpuesto por la defensa del encausado


Exdduar WILHELM ACUÑA RUIZ contra el auto de fojas setenta, del treinta y uno de agosto de
dos mil diez, que confirmando el auto de primera instancia de fojas cuarenta y cinco, del
veinticuatro de junio de dos mil diez, que le declaró infundada la Solicitud de Excepción de
Improcedencia de Acción, por el presunto delito de Falsedad Ideológica en agravio del Estado, por
"INOBSERVANCIA DE GARANTIAS CONSTITUCIONALES DE CARACTER PROCESAL",
"ERRONEA INTERPRETACION DE LA DOCTRINA JURISPRUDENCIAL" Y "DESARROLLO DE
LA DOCTRINA JURISPRUDENCIAL".

CONDENARON al pago de las costas de la tramitación del recurso de casación al acusado


Exdduar WILHELM ACUÑA RUIZ, y ordenaron que el Juez de la Investigación Preparatoria
cumpla con su liquidación y pago.

I. MANDARON se notifique a las partes la presente Ejecutoria y se archive definitivamente lo


actuado.

S.S.

VILLA STEIN

RODRÍGUEZ TINEO

PARIONA PASTRANA

NEYRA FLORES

CALDERÓN CASTILLO

105
http://projusticia.org.pe/site.php?plantilla=contenido&ncategoria1=109&ncategori
a2=110&ncategoria3=191&ncontenido=8458

PRESENTACION DE EXCEPCION DE NATURALEZA DE ACCION CONTRA LA


PRETENSION PUNITIVA DEL MINISTERIO PUBLICO PRESENTADA POR
FERNANDO OPHELAN EN EL PROCESO PENAL SEGUIDO EN SU CONTRA

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-
instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=VALOR+PROBATORIO+PERICIA+GRAFOTECNICA+EN+DELITOS+USO+DOC
UMENTO+FALSO+JURISPRUDENCIA+PERU

SEGUNDA SENTENCIA CONGRESISTA

ULADECH

106
https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-
instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=VALOR+PROBATORIO+PERICIA+GRAFOTECNICA+EN+DELITOS+USO+DOC
UMENTO+FALSO+JURISPRUDENCIA+PERU

PRIMERA SENTENCIA CONGRESISTA

VALOR PROBATORIO PERICIA GRAFOTECNICA EN DELITOS USO DOCUMENTO


FALSO JURISPRUDENCIA PERU

SENTENCIA ABSOLUTORIA: USO DE DOCUMENTO PUBLICO FALSO2

EXPEDIENTE : 617-2011-54
PROCESADO : FÉLIX IGNACIO ALCÓCER PORRAS
DELITO : USO DE DOCUMENTO PÚBLICO FALSO.
AGRAVIADO : ESTADO
APELANTE : ABOGADO DEL IMPUTADO
ASUNTO : APELACION DE SENTENCIA.
PROCEDENCIA : CUARTO JUZGADO UNIPERSONAL DE PIURA

PONENTE : MEZA HURTADO

Resolución N° 24

Piura, dieciséis de abril del dos mil doce.-

2 http://primerasalapenaldeapelacionespiura.blogspot.pe/2012/07/sentencia-absolutoria-uso-de-
documento.html

107
VISTA Y OIDA: la audiencia de apelación de
sentenciacelebrada el veintiuno de marzo del año en curso, por los Jueces
Integrantes de la Segunda Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de
Justicia de Piura, Daniel Meza Hurtado, Tulio Villacorta Calderón y Oscar Álamo
Rentería, en la que intervienen como parte apelante el Ministerio Público
representado por el Fiscal Superior Manuel Rodolfo Sosaya López y el
imputado Félix Ignacio Alcocer Porras, asesorado por suAbogado Segundo
César Gutiérrez Sánchez, no habuiéndose admitido nuevos medios probatorios.

ALEGATOS DE LAS PARTES

a. El Ministerio Público.

Fundamenta su apelación en el sentido que se debe revocar la apelada al no


haberse efectuado una correcta valoración de los medios probatorios
actuados en el proceso penal llevado acabo, no se ha tenido en cuenta que
en el caso concreto no sólo han quedado configurados los elementos del tipo
objetivo sino que en esta figura de falsificación de documentos en la
modalidad de hacer uso de un documento público falso que se le atribuye al
acusado, existe dolo directo por su parte ya que éste quien es de
Huancabamba y que según su propia manifestación, no se encontraba en
buenas condiciones físicas cuando ocurrieron los hechos, contrató a un
tramitador a quien le canceló la cantidad de S/ 300.00 (Trescientos y 00/100
nuevos soles) con el fin de que le pueda revalidar su licencia de conducir,
siendo el caso que por tratarse del simple hecho de contratar a un tramitador
para efectuar esta diligencia de carácter personal, se pone en evidencia que
ha existido pleno conocimiento y voluntad es decir dolo, en la conducta del
encausado puesto que no se ha respetado el procedimiento establecido por
la entidad.

b. La defensa del imputado.

Por su parte la defensa del imputado sostiene que en los elementos de todo
delito, además de los componentes objetivos del delito que se trate, en la
parte de subjetividad debe existir dolo o sea en este caso su patrocinado al
usar la licencia tenía que haberlo hecho con conocimiento que era falsa, sin
embargo en este caso se puede apreciar que su defendido, no ha tenido
conocimiento de los hechos, motivo por el cual se traslada a la Dirección de
Transportes, a fin de que se le entregue su licencia de conducir, contradiciendo
las máximas de la experiencia y de la lógica que quien falsifica un documento
no se acerca a la misma entidad con el fin de ser descubierto, por lo que
considera que en este caso debe confirmarse la absolución a favor de su
patrocinado.

108
CONSIDERANDO

Primero.- Delimitación del recurso.

La apelación se interpone contra la sentencia expedida por el Cuarto Juzgado


Unipersonal de Piura su fecha nueve de enero del año dos mil once, por la que
se absuelve de la acusación fiscal al procesado Félix Ignacio Alcocer Porras por
el delito contra la fe pública en la modalidad de hacer uso de documento
público falso en agravio del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, y de
conformidad con los artículos 409° y 419° del Código Procesal Penal esta Sala
Penal asume competencia para realizar un reexamen de los fundamentos de
hecho y derecho que tuvo el a quopara dictar la sentencia recurrida, así como
la pena impuesta, incluso si fuere el caso para declarar su nulidad

Segundo.- Hechos imputados.

Los hechos que se atribuyen al procesado Félix Ignacio Alcocer Porras


consisten en que éste con fecha ocho de abril del año dos mil diez, acudió a
la oficina de la Unidad Vial de la Dirección Regional de Transportes y
Comunicaciones de Piura, con la finalidad de revalidar su licencia de conducir,
presentando para ello el ticket N° B-007212, el mismo que había sido emitido el
día 05 de septiembre del 2009, es así que la servidora de dicha institución
doña Olga García Rodríguez observa el ticket y concluye que éste era falso
pues el sello de agua era distinto al que se usa en la entidad y no había sido
firmado por la persona encargada del Ministerio de Transporte y Comercio.

Tercero.- El delito de uso de documento falso o “falsedad de uso”.

a. El delito materia de la imputación se encuentra previsto por el segundo


párrafo del artículo 427° del Código Penal que sanciona la conducta del que
hace uso de un documento falso o falsificado como si fuese legítimo, siempre
que de su uso pueda resultar algún perjuicio, entendiéndose que usa un
documento el agente cuando pretende emplear, utilizar el documento falso o
falsificado como si fuese legítimo, para los mismos fines que hubiera destinado
de ser un documento auténtico.

b. Para que se configure el delito materia de la imputación, no sólo se requiere


la concurrencia en el caso concreto de los elementos objetivos requeridos por
el tipo, es decir, que el documento que usa el sujeto activo sea falso y que
generalmente ha sido elaborado en otro momento consumativo por otro
sujeto, sino que se requiere la concurrencia del elemento subjetivo consistente
en el dolo, el conocimiento por parte del agente que el documento es falso, así
como la voluntad de usarlo a pesar de ello[1] [2], este delito sólo es posible de
ser cometido a título de dolo.

109
c. Asimismo, en la falsedad de uso se requiere la acusación de un perjuicio o la
posibilidad de causar perjuicio, ya que si del uso no se deriva el perjuicio o su
posibilidad, la conducta es atípica, no existe delito alguno, como ha precisado
URTECHO BENITES, dicha posibilidad debe tener además como origen o causa
directa el uso del documento que debe conectarse con la acción de falsedad
–primer párrafo del mismo Art. 427º CP-[3].

Cuarto.- Fundamentos de la Juez a quo.

a. Que en Juicio Oral ha quedado probado que el ticket B-007212 es un


documento falso, lo cual se concluye gracias a la declaración del testigo
Héctor Manuel García Ruesta, las conclusiones de la pericia grafotécnica, la
declaración del acusado, así como los informes 003-2010/GOB.REG.PIURA-DRT y
C-DR-DCT-UC y SV.

b. Que, no tiene lógica alguna, que el acusado conociendo que no se


hizo el trámite correspondiente para la obtención de la licencia de conducir,
haya acudido a la Dirección Regional de Trasportes y Comunicaciones para
recogerla; con lo que concluye, que el acusado pese a ser una persona que
tiene licencia de conducir hace más de treinta años y hasta en dos
oportunidades haber tramitado la revalidación de su licencia, en esta
oportunidad no realizó el trámite personalmente, en la creencia que con el
ticket o comprobante que le había entregado el tramitador podía recogerla.

c. No se ha acreditado que el acusado haya actuado con dolo, al momento


de presentarse ante la Dirección Regional de Transportes y Comunicaciones el
ticket B-007212, por lo que no es posible poder declarar la responsabilidad
penal del acusado ya que el principio de presunción de inocencia, tal y como
se desprende del articulo 8 inciso 2) de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos, y del inciso 11) del artículo 139° de la Constitución Política
del Estado constituye un principio de la función jurisdiccional, que exige para
ser desvirtuada una mínima actividad probatoria, producida con las debidas
garantías procesales, que no se ha producido.

Quinto.- Pruebas actuadas en el Juicio Oral.

a. La declaración del testigo Héctor Manuel García Ruesta, quien indicó que
él no entregó el ticket que dio origen al caso en análisis, que la firma que figura
en el referido documento no es suya y que el sello no es el que usa para
colocar en los ticket que entrega en un trámite de revalidación de licencias de
conducir.

b. La declaración de la perito grafo técnico Karen Paola Canterac Niño,


quien concluyó que la firma que figuraba en el ticket B-007212 no correspondía
al señor Héctor Manuel García Ruesta.
110
c. La declaración del acusado quien alega haber sido víctima de un
tramitador.

d. El informe 003-2010/GOB.REG.PIURA-DRT y C-DR-DCT-UC y SV suscrito


por la persona de Olga García Rodríguez el cual advierte que el ticket
presentado por el hoy acusado resulta ser falso.

e. El informe 333-2010/GOB.REG emitido por la persona de Donal Gracia


Rodríguez, el cual indica que el acusado es titular de la licencia de conducir Q-
25686272, e informe N° 080-2010/GOB.REG.PIURA-DRT Y C-DR-DCT .UCSV-AAC.

Sexto.- Análisis del caso y justificación de la resolución.

1. No habiéndose actuado en la audiencia de apelación nuevas pruebas, para


resolver la apelación se realizará un examen de los fundamentos de la
sentencia recurrida teniendo en cuenta las argumentaciones expuestas por las
partes procesales con las limitaciones contenidas en el artículo 425°. 2 del
NCPP.

2. En el presente caso se trata del delito previsto por el último párrafo del
articulo 427° del Código Penal de uso de documento falso, que se configura
cuando el agente introduce al tráfico jurídico un documento que sabía que
era falso, es decir que la utilización del documento falsario previamente
falsificado tiene que ser abarcado por el dolo del sujeto.

3. Pero además esta figura delictiva requiere que esta acción de utilizar dicho
documento falsificado, pueda generar algún perjuicio, hallándose en debate
por la doctrina penal nacional y por la jurisprudencia, sobre el significado de
esta frase, algunos consideran que cuando el Código señala respecto del
documento falso “que de su uso pueda resultar algún perjuicio” se está
haciendo alusión expresa a un requisito del tipo objetivo, mientras que otro
sector considera que se trata de un condición objetiva de punibilidad, pero ya
se trate de una u otra posición, finalmente lo concreto es que de la acción
delictiva imputada al agente se tiene que verificar para su configuración la
realización de un perjuicio.

4. Respecto a la tipicidad subjetiva de esta figura, este delito sólo se puede


configurar a título de dolo y si bien, en el caso concreto ha quedado
acreditado la falsificación del ticket mediante el cual el imputado pretendía
recoger su licencia renovada, no existe evidencia probatoria del conocimiento
de la falsedad de dicho documento, mas aún, si como se tiene conocimiento
que es práctica general en nuestro país que en todo lugar donde se hayan
generado trámites para la obtención de documentos, aparecen los

111
denominados tramitadores que agilizan la realización de los engorrosos trámites
de nuestra administración pública y cuya actuación en muchos casos no es de
naturaleza delictiva.

5. El artículo 158° del NCPP establece que para la valoración de la prueba


actuada en el proceso se deberá observar las reglas de la lógica, de la
ciencia y las máximas de la experiencia, que posibilita efectuar el
razonamiento a la Juez a quo en el sentido que el imputado no habría tenido
conocimiento de la falsedad del ticket entregado por el tramitador al
presentarse a la administración sin ningún temor a recabar su licencia, lo
efectivamente no permite determinar la tipicidad subjetiva de esta figura
delictiva, por lo que se comparte la posición expresada en la sentencia
apelada.

Sétimo. Decisión.

Por las consideraciones expuestas, analizando los hechos y las pruebas


conforme a las reglas de la sana crítica y de conformidad con las normas antes
señaladas, la SEGUNDA SALA PENAL DE APELACIONES DE LA CORTE SUPERIOR DE
JUSTICIA DE PIURA, POR UNANIMIDAD, RESUELVE CONFIRMAR la sentencia
apelada su fecha nueve de enero del dos mil once, que absuelve de la
acusación fiscal a FELIX IGNACIO ALCOSER PORRAScomo autor del delito
contra la Fe pública – Falsificación de documento en general, en la modalidad
de hacer uso de un documento público falso en agravio de la Dirección
Regional de Transportes y Comunicaciones de Piura.

SS.
MEZA HURTADO
VILLACORTA CALDERÓN
ALAMO RENTERÍA

[1] URTECHO BENITES, Santos Eugenio. “El Perjuicio como elemento del tipo en los
delitos de falsedad documental”, IDEMSA, Lima, 2008, pp. 218.223, quien explica que
esta figura de falsedad de uso sólo puede cometerse mediante la conducta típica
dolosa, directa o de segundo grado. como en la primera hipótesis de la falsificación
documental, ya que la noción misma de falsedad supone la exigencia de una carga
subjetiva y una determinada intención del agente, por ello el dolo debe abarcar todos
los elementos objetivos del tipo como el de usar un documento a sabiendas que es
falso, excluyéndose la posibilidad de poder imputarse mediante dolo eventual, por
contener la descripción típica un elemento subjetivo del injusto contenido en la
expresión “siempre que de su uso pueda resultar algún perjuicio”, explicando que

112
cuando la ley penal admite el dolo eventual requiere quela formulación típica no
contenga alguna referencia a un elemento subjetivo.
[2] En el mismo sentido FRISANCHO APARICIO, Manuel. “Delitos contra la fe Pública”
AVRIL Editores, Lima, 2011, pp. 203-205, quien refiere que el sujeto activo debe actuar
con la conciencia y voluntad de usar un documento como si fuera legítimo.
[3] URTECHO BENITES, op. cit. p. 225.

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-
instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=NO+SE+PUEDE+REALIZAR+PERICIA+GRAFOTECNIA+SOBRE+COPIAS+SI
MPLES+JURISPRUDENCIA+PERU

NO SE PUEDE REALIZAR PERICIA GRAFOTECNIA SOBRE COPIAS SIMPLES


JURISPRUDENCIA PERU

IDONEIDAD DE LAS MUESTRAS DE COMPARACIÓN PARA UN ESTUDIO DE


FIRMAS3

A. INTRODUCCIÓN

La interacción de los hombres tiene como un gran medio social vinculante, la presencia
de los llamados “documentos escritos”, que le permiten consolidar o acreditar

3 http://criminalisticaycienciasforenses03.blogspot.pe/

113
situaciones diversas. Es el caso de aquellos que nos sirven de una parte como medio
para identificarnos, por otra para acreditar actos públicos o privados, como también
podría ser el de plasmar hechos o datos, entre otras finalidades.

Es en éste sentido, que los documentos escritos de mayor complejidad criminalística,


son aquellos que van a contener como elemento “validante” del acto que representan,
la denominada “Firma” del o los obligados o intervinientes. Así, por ejemplo, tenemos
la firma del funcionario responsable, en una Resolución –Judicial, administrativa o de
otra índole-; de la persona titular de un documento de identidad –Pasaporte, Carné de
Extranjería, Documento Nacional de Identidad, etc.-; de los celebrantes de un Acto
Jurídico -como puede ser un Contrato de locación de servicios, de compra venta, de
alquiler, etc.-; y así, de ésta forma nos vemos envueltos en un universo de documentos
escritos, que en su mayoría tienen como parte primordial “una o más firmas”.

Gran parte de los conflictos sociales se ven comprometidos con la veracidad de lo que
ese documento escrito representa y para cuando el llamado a reconocer su firma,
expresa que ésta “no lo es”, entonces surge un problema bastante delicado con
implicancias que suelen ser aún mayores. ¿Qué nos queda entonces por hacer ante
éste hecho?. Por suerte contamos con una “disciplina” para unos y “ciencia” para
otros, sea cual fuere el caso, se vale de conocimientos y técnicas de análisis, que
permite informarnos en cuanto a la firma controversial, si se encuentra comprendida en
alguna de las tres calidades que enunciamos a continuación: Saber si la firma negada,
es una firma “Adulterada o Disfrazada” (es decir, que proviene del puño gráfico de la
persona a la que le está siendo atribuida, pero que no guarda estrecha relación de
semejanza con la firma que aquella tiene desarrollada para ser empleada en todos sus
actos; y, que se constituye en su identidad gráfica pública o privada); o sino, podría
tratarse de una firma “Falsa” (cuando ésta proviene del puño gráfico de persona distinta
a la del titular, respecto de quien se pretende adjudicar el origen); como también
pudiera ser el caso de una firma calificada como“Auténtica” (que efectivamente
proviene del puño gráfico de su titular y guarda relación evidente con su identidad
gráfica)[1] , en suma, este cuerpo de conocimiento al que nos estamos refiriendo recibe
en nuestro medio el nombre de Grafotecnia” (“…Por esto, con sus principios, normas y
leyes generales, la Grafología tomó ya un aspecto indiscutiblemente científico. Los
métodos de identificación se fueron perfeccionando y lograron cobrar organismo propio
y apto para las experiencias probatorias más indispensables en todos los pueblos y en
todas las legislaciones. Modernas aplicaciones fueron informando el sistema; se
sentaron bases que progresivamente sirvieron para la más adecuada manera de
diferenciar todas y cada una de las escrituras o manuscritos y se preparó así camino a
una nueva ciencia, calificada con el nombre de Grafotecnia, que es la misma
Grafología, ya desarrollada por su propia obra y con fines puramente prácticos [2]…”).

En todo caso y a modo de ilustración, debemos saber que ésta rama del saber humano
aún viene siendo objeto de una particular controversia y ésta se encuentra circunscrita
al hecho de que aún no se tiene consenso en cuanto al término que la defina con
propiedad; por ello es que en unas sociedades suele conocérsele
como Grafotecnia, Grafística,Grafocrítica, Grafoscopía, PericiaCaligráfica, Documentos
copía, Documentología, etc., lo que en realidad no tiene gran significancia, puesto que

114
se conoce el “Objeto de estudio”, siendo al menos un punto de partida (“Puesto que
todos los términos que se definen son definidos mediante otros términos, es evidente
que el conocimiento humano debe siempre contentarse con aceptar algunos términos
como inteligibles sin definición, con el fin de tener un punto de partida para sus
definiciones”. BERTRAND RUSSELL [3] ). Pero sí, está el hecho de tenerse disponible
un cuerpo de doctrina, así como la existencia de métodos, procedimientos y técnicas
propias de éste dominio, que permiten llegar a una conclusión categórica, que resuelva
el problema materia de controversia; y no nos deje como en un principio o peor aún.

Justamente ésta problemática, bastante común en nuestro medio, y que de seguro lo


es también para otras sociedades, es de la que nos haremos cargo durante el
desarrollo del presente artículo, interés que pongo en él desde hace algún tiempo y que
resulta de una investigación experimental teórico-aplicativa, en la que he actuado como
observador participante, esperando sea de interés y utilidad para el lector, cuando no
de punto de partida para sus propias investigaciones.

B. ANTECEDENTES
01. En cuanto al marco teórico al respecto

¿Qué conocimiento nos da las pautas necesarias para la solución de ésta problemática
surgida a raíz de la negativa para reconocer la autoría de una firma?. Como bien lo
tenemos expresado, corresponde su temática al conocimiento Grafológico que se
constituye en parte del dominio de la Grafotecnia, que entre otras cosas, nos permite
informarnos sobre las circunstancias particulares que confluyen en cada persona para
lograr ese producto escrito denominado “Firma”.

Para llevar a cabo una investigación criminalística de índole grafotécnico, se debe en


principio “delimitar el problema objeto de estudio”: Nos referimos a establecer si una
firma es“Adulterada o Disfrazada”, si es “Falsa” o por último establecer si corresponde
a una firma “Auténtica”. Problema que en todo caso podríamos identificarlo como
sigue: ¿La firma que aparece suscrita a nombre de la persona “X”, proviene de su puño
gráfico?. Ya sabemos que en materia de investigación científica, los problemas se
enuncian como interrogación.

Como consecuencia de ello, el Perito Grafotécnico tendrá que elaborar la


correspondiente “Hipótesis de Trabajo” que muy bien puede quedar redactada así:
“La firma dubitadasuscrita a nombre de «X», proviene del mismo puño gráfico de la
persona que con el nombre de ésta ha suscrito las firmas de comparación” (hipótesis
afirmativa).

Y, en adelante, no nos queda sino discurrir por el Método General de la Investigación


Científica, adaptado al Examen Grafotécnico. Investigación que necesariamente debe
de tener en consideración a ese gran “Marco Teórico” disponible, analizando las
Variables, como sus Indicadores; valiéndonos además de los instrumentos más
adecuados que nos permitan obtener los datos suficientes que habrán de ser
interpretados y sistematizados para, de ésta manera, “Verificar el cumplimiento o no de
la hipótesis”, lo que de hecho dará solución al problema surgido.

115
Para llegar a una “Conclusión Categórica” (de confirmación o rechazo de la hipótesis);
es indispensable que las denominadas “Muestras de Estudio”, que no son sino, por una
parte, la “Muestra Dubitada” (que puede estar dada por una o más firmas); y, por la otra
la “Muestra de Comparación” (que a veces puede corresponder a una o más firmas,
ofrecidas con ese objeto y según sea el caso), reúnan condiciones técnicas de
“Idoneidad”, es decir, tenemos que comprobar que el estado en el que se encuentran,
permitirán que éstas muestras sean “aprovechables” para practicar un examen
adecuado; caso contrario, el Perito Grafotécnico, no estaría en condiciones de emitir
pronunciamiento categórico alguno, remitiéndose como consecuencia de ello a la
formulación de una “Conclusión Abstensiva” (cuando no se cuenta con los elementos
necesarios para un estudio adecuado [4]), ya que la condición de las muestras o mejor
dicho su idoneidad, se ha visto afectada.

02. Hechos fácticos

No es de extrañar, que durante investigaciones de índole policial con participación del


Ministerio Público; y, posteriormente Judicializadas (Vía Penal); como también en
Procesos Civiles o tal vez Laborales, entre otros (que pueden ser los Administrativos),
nos encontremos con “Peritajes o Informes Grafotécnicos contradictorios” elaborados
por “Peritos”, que se entiende han tenido similar formación grafotécnica, sobre todo en
cuanto al empleo de la doctrina vigente, la misma que versa sobre aspectos
sustanciales referentes al procesamiento de las “Muestras” objeto de estudio.

Estos casos hoy en día suelen ser muy comunes, al menos en nuestro medio, en los
que más de una persona luego de enterarse del resultado, se formula la siguiente
pregunta: Pero, ¿A qué se debe ésta controversia?; y, esto se torna más complicado
cuando los Peritos o Expertos, son llamados para informar sobre los Métodos y
Técnicas utilizados por cada uno de ellos para llegar a esas conclusiones finalmente
contradictorias, “luciéndose” ante la autoridad competente, informando sobre “las
diferencias” o “las similitudes” identificadas por ellos, entre ambos grupos de muestras,
lo que les permitiera llegar a concebir con que son “Falsas” o “Auténticas”; y, que luego
del conocido “Debate”, ninguno modifica su parecer, manteniendo su posición;
circunstancias en las que el operador pertinente, deberá de esperar una tercera
opinión, que para colmo de males, puede ser justamente “una tercera opinión”,
diferente a las anteriormente citadas.
Para corroborar lo dicho, traigo a colación otro ejemplo, de un caso que llegó a mi
conocimiento, en el que habiendo dos “Firmas Dubitadas” suscritas a nombre de una
persona “XX” inexistente (hecho que fuera acreditado fehacientemente), once (11)
peritos que intervinieron tanto de modo “Oficial”, como “De parte”, emitieron opiniones
discordantes.El caso es el siguiente. Se trata de los documentos “A” y “B”, en los que
como repito, aparece la firma suscrita a nombre de la persona “XX” inexistente. Se
presume que estas dos firmas, tal vez podrían provenir de algunas de las personas:

“PP”, “QQ” o “RR”. Un primer Perito al que nombraremos como 01, emite su
pronunciamiento diciendo que las firmas de los documentos “A” y “B” fueron hechas por
la persona “PP”. Posteriormente los Peritos 02 y 03, se pronuncian como que la firma
puesta en el documento “B”, proviene de la persona “PP”, omitiendo pronunciarse
sobre la firma puesta en el documento “A”. En fecha posterior, los Peritos 04 y 05, más

116
bien concluyen que las firmas de los documentos “A” y “B”, fueron hechas por la
persona “QQ”. Siguiendo el séquito, los Peritos 06 y 07, ratifican lo dicho por los Peritos
04 y 05. Luego intervienen los Peritos 08 y 09; y se pronuncian en el sentido de que la
firma que aparece en el documento “A”, no proviene de la persona “QQ”, omitiendo
pronunciamiento alguno respecto de la firma puesta en el documento “B”. Finalmente
aparece el aporte de los Peritos 10 y 11, que concluyen categóricamente que las firmas
puestas en los documentos “A” y “B” suscritas a nombre de la persona “XX”, provienen
del puño gráfico de la persona “RR”. ¿Qué les parece?. Cuando llegó el caso a
nuestras manos, el funcionario a cargo sólo quería saber ¿Qué pasó?. Lo que
complicaba el asunto, es que ocho (08) de los Peritos, provenían de una misma
formación (misma entidad, de la que somos conocedores en cuanto a su didáctica); y,
de los otros tres (03) Peritos, dos (02) pertenecían a la misma entidad laboral que los
otros ocho (08) Peritos; y, el tercero, junto con los dos (02) antes citados, provenían de
otra formación en materia de Grafotecnia, se entiende más actualizada. Pero en todo
caso, la totalidad de los Peritos intervinientes, tenían cabal conocimiento de lo que las
técnicas de estudio recomiendan para éstos casos en materia de Grafotécnica.

Un segundo caso es aquel en el que los Peritos a cargo del pronunciamiento pericial,
contando con cinco (05) firmas dubitadas contenidas en igual número de Cheques
bancarios, de cuentas distintas, fueron estudiadas teniéndose como una “única firma de
comparación”, la contenida en una Escritura Pública, con cuatro años de antigüedad a
las fechas de los cheques controvertidos (la persona de quien se estimaba era la firma,
había fallecido a los pocos días del giro de los cheques, no contándose con otras
firmas para estudio). En el presente los Sres. Peritos eran dos, opinando que las firmas
de los Cheques bancarios eran “Falsas”.

Por último, otro Perito, se pronunció respecto de una (01) “Firma dubitada” de una
fecha “x”, teniendo como patrón de confronte también una (01) sola “Firma de
comparación”, pero de ocho (08) años posteriores a la data de la anterior.
¿Cómo explicar lo sucedido?.

La explicación, para ambos casos, fue muy simple. Los peritos no tomaron en
consideración alguna, la determinación de la “idoneidad de las muestras de
comparación”.
Además de estos casos, existe también otra gran gama de pronunciamientos periciales
grafotécnicos, extremadamente controversiales, en los que las muestras de
comparación “son idóneas”; pero la interpretación de los signos, ha sido
completamente equivocada.

Seguidamente veremos lo que la doctrina prevé en cuanto a la determinación de


“idoneidad” respecto de las muestras de comparación que habrán de ser objeto de
estudio grafotécnico.

C. IDONEIDAD DE LAS MUESTRAS DE COMPARACIÓN (FIRMAS) PARA UN


ANÁLISIS GRAFOTÉCNICO

01. Aportes doctrinarios

117
En principio, es necesario saber si los parámetros bajo los que deben de ser
examinadas unas muestras manuscritas –entre éstas las firmas-, son propuestos hace
mucho o corresponden a una data reciente.Evitando extendernos sobremanera,
citaremos lo que nos dicen algunos tratadistas del tema en particular; y, para ser más
didácticos, lo haremos cronológicamente:

a. FÉLIX DEL VAL LA TIERRO (1956):

“Una consecuencia inmediata se desprende de lo dicho: el estudio de una firma sólo se


puede hacer acertadamente cotejándola con otras firmas. La firma que hay que
estudiar se llama dudosa; las que sirven de cotejo son las indubitadas. Para realizar
este cotejo, el perito debe procurarse el mayor número posible de firmas indubitadas,
coetáneas de la dudosa, y a ser posible realizadas en las mismas condiciones de papel
(calidad y dimensiones), pluma, tinta y espacio disponible; ya sea en documentos
públicos o privados, ya sea obtenidas ex profeso en un cuerpo de escritura. [5]”

Para ajustarnos a nuestro tema, tenemos entonces que el tratadista considera como
“Requisitos técnicos” de las “Muestras de Comparación”, los siguientes: Suficiencia,
Coetaneidad; y, Equicircunstancialidad; la explicación de éstos términos la veremos al
final de éste punto.

b. JEAN GAYET (1965)

“Piezas de comparación.a) Escritos «espontáneos»Deben ser los más numerosos


posible, de origen indubitado y de época aproximadamente igual a la del texto de
autos… [6]”

En éste caso, éste autor consigna los “Requisitos técnicos” para las “Muestras de
Comparación”: Espontaneidad, Suficiencia, Fiabilidad; y, Coetaneidad.

c. ANDRÉS MEYNIEL ROYÁN (1992)

“Antes de nada, recordaremos que en todo cotejo hay dos tipos de documentos, o
dicho con mayor precisión, dos tipos de grafismos, dubitado e indubitados…
Según el criterio técnico, desde el punto de vista grafocrítico, los documentos
indubitados han de reunir, a ser posible, para su validez como muestra comparativa, las
siguientes características:

III.2.1. Ser originales…Las reproducciones no permiten…


III.2.2. Ser espontáneos…

Es, pues, importante que sean preferentemente escritos improvisados, ni dictados, ni


copiados, ni siquiera memorizados.

III.2.3. Estar hechos en condiciones normales…

III.2.4. Ser coetáneosLa evolución de las personas a lo largo del tiempo, es algo que se
da a nivel físico, ideológico y psíquico, siendo la grafía fiel reflejo de dichos cambios,

118
modificándose paralelamente, por lo que entre dos grafías, cronológicamente distantes,
pueden darse diferencias importantísimas, fruto de la evolución mencionada de la
personalidad y de enfermedades significativas aparecidas con el tiempo, que hagan
casi inviable su identificación. Esto es aún mucho más evidente en la firma, síntesis de
la personalidad de cada individuo.

III.2.5. Ser extensos…


III.2.6. Ser numerosos

Es evidente también que a mayor número de muestras indubitadas, mayor número de


posibilidades de cotejo… [7]”

En el presente caso, se consideran significativamente: Originalidad, Espontaneidad,


Coetaneidad, y Suficiencia.

d. FRANCISCO ANTÓN BARBERÁ; y, FRANCISCO MÉNDEZ BAQUERO (1998)

“Determinación del grado de idoneidad de las piezas sometidas a dictamenEn este


aspecto debemos precisar sí los escritos:- Tienen la extensión suficiente- Son
originales- Son coetáneos entre sí- Tienen rasgos gráficos con valor identificador en
cantidad suficiente- Son espontáneos…” [8]

Estos autores, consideran los siguientes “Requisitos”: Originalidad, Coetaneidad; y,


Espontaneidad.

e. LUÍS G. VELÁSQUEZ POSADA (2004)

“3. Material de examen


Antes de adentrarse en análisis grafonómicos y signaléticos es preciso cerciorarse de
que se cuenta con material idóneo para el efecto. Hay que empezar distinguiendo, en
este orden de ideas, dos clases de documentos y grafismos: los dubitados o
cuestionados, y los indubitados.

La primera condición que debe reunir el material indubitado de comparación es la


autenticidad… La certeza en la autenticidad de la muestra, en consecuencia, es de
importancia vital…

La abundancia de material permite al experto apreciar con detalle las diferentes


características del grafismo genuino, descartando formas y rasgos puramente
adventicios y accidentales…

La adecuación o similitud consiste en reconstruir, en la medida de lo posible, las


circunstancias en que se presume fue elaborado el documento o grafismo
cuestionado…

La contemporaneidad es otro de los requisitos importantes del muestreo… Las


innegables variaciones de la escritura con el paso del tiempo exigen, pues, un material
de estudio perteneciente a fechas próximas a la presunta del grafismo cuestionado…

119
La espontaneidad es otra exigencia, obvia por demás, sin la cual difícilmente podrá
tenerse éxito en la identificación…

Los documentos y manuscritos materia de estudio pericial deben ser suministrados en


su original y sólo por excepción en fotocopia o fotografía… ”[9]

En el presente caso, el tratadista prevé los siguientes: Suficiencia, Homología,


Contemporaneidad, Espontaneidad; y, Originalidad.

f. JOSÉ DEL PICCHIA (h), CELSO M. R. DEL PICCHIA; y, ANA MAURA G. DEL
PICCHIA (2006)

“3. Patrón gráfico de comparación

En la Grafoscopía –el capítulo más importante de la Documentoscopía-, los patrones


son prácticamente obligatorios y de uso diario.

El perito debe saber elegirlos. De la buena selección y aceptación de los patrones


depende, en la mayor parte de los casos, el éxito del examen grafotécnico,
garantizando una conclusión correcta.

De ahí la importancia de su conocimiento y, principalmente, de los requisitos que se


deben obedecer.

EN GENERAL, LOS PATRONES GRÁFICOS DE CONFRONTE DEBERÁN


SATISFACER CUATRO REQUISITOS:

a) Autenticidad
b) Adecuación
c) Contemporaneidad, y
d) Cantidad… [10]”

De lo expresado por los autores, identificamos los siguientes: Fiabilidad,


Equicircunstancialidad, Coetaneidad; y, Suficiencia.

g. POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ (2006)

“3. Requisitos técnicos que deben reunir las muestras grafotécnicas

A. ORIGINALES

Las muestras incriminadas y las de comparación no deben ser fotocopias, fotografías,


fax, impresiones computarizadas, etc.

B. ESPONTÁNEAS

Trazadas en documentos públicos, privados y de identidad del individuo, para evitar el


disfrazamiento gráfico.

120
C. COETÁNEAS

Que hayan sido realizadas en la misma época del documento dubitado o próximamente
anteriores y posteriores a la data de éste.

D. HOMÓLOGAS

Se deben comparar elementos de similar forma y estructura, firmas con firmas y


manuscritos con manuscritos en sus diferentes variedades respectivamente.

E. SUFICIENTES

Involucra la calidad y la mayor cantidad posible de muestras mediante las cuales pueda
determinarse la presencia y persistencia de las características gráficas
individualizadoras.

F. FIABLES

Que exista certeza que proviene de su titular, que sean honestas, que estén vigentes y
que no posean alteraciones fraudulentas.

G. EQUICIRCUNSTANCIALES

Que se encuentren trazadas en documentos similares, el mismo espacio gráfico y con


igual instrumento escribiente.” [11]

Para completar la identificación de los “Requisitos Técnicos”, para el caso de ésta


Institución Policial, tenemos: Originalidad, Espontaneidad, Coetaneidad, Homología,
Suficiencia, Fiabilidad; y, Equicircunstancialidad. Al respecto, preferimos emplear el
término de “Autenticidad” en reemplazo del término “Fiabilidad”.

Como es de apreciar entonces, la doctrina es rica en cuanto a considerar que las


“Muestras”; y, particularmente las “De Comparación” o “Indubitadas”, etc., tienen que
reunir condiciones particulares para poder ser objeto de un estudio de identificación y
contrastación de características.

Entonces, los Sres. Peritos Grafotécnicos, Documentoscopistas, Caligráficos, etc.


tienen en ésta doctrina, las bases y fundamentos suficientes para que al momento de
llevar a cabo su estudio pericial, se ciñan a lo que aquella prevé, de tal forma que
lleguen a conclusiones valederas.

02. ¿Qué ha ocurrido en la práctica?

Tomando en cuenta los casos propuestos en el presente, como aquellos otros que han
sido objeto de estudio particular, lo que viene ocurriendo es que la gran mayoría de los
Sres. Peritos, han omitido lo que la doctrina nos tiene previsto en cuanto a la
“Idoneidad de las muestras de comparación”, aplicando cada uno de ellos de modo

121
totalmente arbitrario el proceso de “Calificación de Idoneidad” para las muestras
materia de estudio.

Se trata entonces que las muestras de comparación no son en cuanto a su calidad


congruentes con lo señalado, circunstancia que conduce a los Peritos a llegar a errores
de interpretación, y por consiguiente a conclusiones nada ajustadas a la verdad, con
perjuicio de alguna de las partes en el proceso; pero perjuicio provocado por los Peritos
Grafotécnicos intervinientes.

En suma, trabajaron con “MUESTRAS NO IDÓNEAS”. Esto no es sino signo de falta de


calidad profesional, ya que no pretendo dar otra interpretación a ésta forma de
proceder, que podría más bien lindar en lo delictivo, hecho que me rehúso a aceptar.

D. CONCLUSIONES

01. Dentro de la gama de los estudios que son del dominio de la Grafotecnia, se
encuentra el relacionado con el examen de “Firmas” controversiales, a las que se les
puede atribuir como consecuencia la calidad de ser “Adulteradas o Disfrazadas”,
“Falsas” o “Auténticas”.

02. Para lograr la identificación de alguna de éstas calidades, se requiere del estudio
comparativo de las características identificadas tanto en la “Muestra Dubitada”
(Cuestionada, controvertida, etc.), como de las “Muestras de Comparación” (De cotejo,
indubitadas, auténticas, etc.), las que luego de ser confrontadas, conducen a un
resultado que se manifiesta como “Conclusión” del pronunciamiento pericial.
03. Es de particular significancia, que las “Muestras de Comparación”, deban de tener
la calidad de “IDÓNEAS” para llevar adelante el examen pericial, caso contrario “NO
SERÍAN IDÓNEAS”.

04. La condición técnica de “Idoneidad”, es adquirida por las “Muestras de


Comparación”, si es que reúnen los “Requisitos Técnicos” que la doctrina tiene previsto
para éstas, como son: Ser originales, ser espontáneas, ser coetáneas, ser homólogas,
ser suficientes, ser auténticas; y, ser equicircunstanciales, como muy bien lo ha
incorporado el Manual de Criminalística de la Policía Nacional del Perú.

05. Suele ser común, que los Sres. Peritos Grafotécnicos, no trabajen con “Muestras
idóneas”, soslayando sobremanera las exigencias doctrinarias, dejando a su libre
albedrío tal calificación de idoneidad.

06. Es imprescindible, que quien tiene que calificar el mérito probatorio de éstos
pronunciamientos periciales, no soslaye éste asunto, ya que de lo contrario, estaría
tolerando la arrogancia e ineficiencia de éstos peritos.

El tema que aquí presento, no pretende estigmatizar o perjudicar la imagen de aquellos


que siendo llamados a poner en práctica lo mejor de su saber y entender, así no lo
hacen; sino, servir de alerta para aquellos que poseen la facultad de supervisión de los
mismos y exigirles que cumplan con lo que su doctrina plantea, bajo apercibimiento de

122
ser apartados de la función en ellos encomendada, en bien de una sociedad más
transparente y más justa.

___________________

[1] RODRÍGUEZ REGALADO, Pablo Alfonso, “La Prueba Pericial Grafotécnica en el


Proceso Civil”, Tipografía EL ALBA, Arequipa-Perú, 1996, p. 16 (véase: a. Exámenes
para identificar el origen gráfico).
[2] POSADA ANGEL, Alberto, “Grafología y Grafopatología”, Paraninfo, Medellín-
Colombia, 1977, pp. 28-29.
[3] COPI, Irving M., “Introducción a la Lógica”, Eudeba, Cuarta Edición, Bs. Aires-
Argentina, 2000, p. 123.
[4] RODRÍGUEZ REGALADO, Pablo A., “La Prueba Pericial Grafotécnica en el
Proceso Civil”, Editorial EL ALBA, Arequipa-Perú, 1996, pp. 18-19.
[5] VAL LA TIERRO, Félix Del; “Grafocrítica”, Editorial Tecnos, Madrid-España, 1956,
p.122.
[6] GAYET, Jean; “Manual de la Policía Científica”, Editorial Zeus, Madrid-España,
1965, p.395.
[7] MEYNIEL ROYÁN, Andrés; “Tratado de Grafocrítica”, Editorial Trivium, Madrid-
España, 1992, pp. 66-69.
[8] ANTÓN BARBERÁ, Francisco; y, MÉNDEZ BAQUERO, Francisco; “Análisis de
textos manuscritos, firmas y alteraciones documentales”, Tirant lo Blanch, Valencia-
España, 1998, p. 179.
[9] VELÁSQUEZ POSADA, Luís G.; “Falsedad documental y laboratorio forense”,
Ediciones La Rocca, Bs. Aires-Argentina, 2004, pp. 772-781.
[10] PICCHIA, José Del; PICCHIA, Celso M. R. Del; y, PICCHIA, Ana Maura G. Del;
“Tratado de Documentoscopía-La Falsedad Documental”, Ediciones La Rocca, Bs.
Aires-Argentina, 2006, pp. 104-113.
[11] POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ; “Manual de Criminalística”, Servicios Gráficos
JMD, Lima-Perú, 2006, pp. 493-494.

123
La pericia grafotécnica se practica sobre documentos originales y no sobre fotocopias
(Trib. de Cont. del Estado, R. 1200-2012-TC-S1, 7/11/2012 )

A juicio del Tribunal de Contrataciones del Estado, la idoneidad y validez del dictamen pericial
grafotécnico depende de saber si el cotejo se realizó o no sobre los documentos originales.

Según el tribunal, se descarta la posibilidad de aceptar informes periciales realizados sobre


fotocopias de documentos, tal y como señaló la Corte Suprema en la Casación N° 867-98-
Cusco. (V. P. María Hilda Becerra Farfán)

http://criminalisticaycienciasforenses03.blogspot.pe/

124
IDONEIDAD DE LAS MUESTRAS DE
COMPARACIÓN PARA UN ESTUDIO DE
FIRMAS

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=NO+SE+PUEDE+REALIZAR+PERICIA+GRAFOTECNIA+SOBRE+COPIAS+SIMPLES+JURISPR
UDENCIA+PERU

NO SE PUEDE REALIZAR PERICIA GRAFOTECNIA SOBRE COPIAS SIMPLES JURISPRUDENCIA


PERU

http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2012/02703-2011-HC.html

Respecto a lo alegado en el sentido de que se habría realizado una nueva


pericia grafotécnica sin que el juez la haya ordenado, este Tribunal al margen de determinar si
la valorización de un medio probatorio aportado por un perito sin que la parte o el juez lo haya
solicitado vulnera o no el derecho a la prueba, considera que el presente extremo de la demanda
debe ser desestimado por cuanto no resulta cierto lo alegado. Así, se tiene a la vista lo ordenado
por la Primera Sala Mixta de Huancavelica, resolución Nº. 26 de fecha 29 de agosto de 2007 (f.
358),de que se practique una homologación y comparación de la supuesta firma falsificada del
comprador que corre a fojas 128, con la firma auténtica que corre en dicha acta de nacimiento
teniendo en cuenta los escritos de fojas 198, 248, 281 y 283 y el Informe del Dictamen Pericial
de Grafotecnia N.º 257/07-VII-DIRTEPOL-OFICRI-HYO, de fecha 22 de octubre de 2007, en
el que se realiza la homologación y comparación de la supuesta firma falsificada del comprador
con la firma auténtica dispuesta, concluyendo que no proviene del puño escribiente de
Fernando Turco Villalva (f. 74). En ese sentido se advierte que el órgano judicial sí había

125
ordenado la realización de la referida pericia, por lo que al respecto se debe desestimar este
extremo de la demanda.

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=homologar+y+comparar+firma+falsificada+proviene+o+no+del+pu%C3%B1o+grafico+del+ac
usado+PARA+RESPONSABILIZARLO+JURISPRUDENCIA+PENAL+PERU

homologar y comparar firma falsificada proviene o no del puño grafico del acusado PARA
RESPONSABILIZARLO JURISPRUDENCIA PENAL PERU

homologar y comparar la supuesta firma falsificada si proviene o no del puño grafico del acusado
PARA RESPONSABILIZARLO PENALMENTE JURISPRUDENCIA PENAL PERU

SE DEBE homologar y comparar la supuesta firma falsificada si proviene o no del puño grafico
del acusado PARA RESPONSABILIZARLO PENALMENTE JURISPRUDENCIA PENAL PERU

SE DEBE homologar y comparar la supuesta firma falsificada si proviene o no del puño grafico
del acusado PARA RESPONSABILIZARLO PENALMENTE PERU

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=pericia+grafotecnica+prueba+suficiente+delitos+contra+la+fe+publica+JURISPRUDENCIA+P
ERY

pericia grafotecnica prueba suficiente delitos contra la fe publica JURISPRUDENCIA PERY

126
https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=PRUEBA+PLENA+PERICIA+GRAFOCTENICA+DELITOS+FALSEDAD+sentencia+casacion+pe
ru

PRUEBA PLENA PERICIA GRAFOCTENICA DELITOS FALSEDAD sentencia casacion peru

PRUEBA PLENA PERICIA GRAFOCTENICA DELITOS FALSEDAD JURISPRUDENCIA SUPREMA


PENAL PERUANA

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=PRUEBA+PLENA+PERICIA+GRAFOCTENICA+DELITOS+FALSEDAD+sentencia+casacion+pe
ru

PRUEBA PLENA PERICIA GRAFOCTENICA DELITOS FALSEDAD sentencia casacion peru

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/3d45b6804122236381d8f154c6ece4d7/RPP+F3+-+2013-
02+-+Jurisprudencia+NCPP+25-2.pdf?MOD=AJPERES

jurisprudencias NCPP

http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2008/01924-2008-HC.html

EXP. N.° 01924-2008-PHC/TC


LAMBAYEQUE
LUIS BALLESTEROS
OLAZABAL Y OTRA

La naturaleza jurídica de los documentos en el ordenamiento jurídico peruano

127
15. Son documentos los escritos públicos o privados, los impresos,
fotocopias, facsímil o fax, planos, cuadros, dibujos, fotografías, radiografías,
cintas cinematográficas, microformas tanto en la modalidad de microfilm como
en la modalidad de soportes informáticos, y otras reproducciones de audio o
video, la telemática en general y demás objetos que recojan, contengan o
representen algún hecho, o una actividad humana o su resultado.

16. Tal como lo disponen los artículos 235º y 236º del Código Procesal Civil se
considera documento público al otorgado por funcionario público en el
ejercicio de sus atribuciones, y a la escritura pública y demás documentos
otorgados ante o por notario público, según la ley de la materia; mientras
que se considera documento privado a todo aquel que no tiene las
características del documento público. La legalización o certificación de un
documento privado no lo convierte en público.

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=valor+probatorio+pericia+grafotecnica+jurisprudencia+tc&start=20

valor probatorio pericia grafotecnica jurisprudencia tc

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=PERICIA+GRAFOTECNICA+STC+jurisprudencia

128
PERICIA GRAFOTECNICA STC jurisprudencia

http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2010/02740-2010-HC%20Resolucion.html

Que, sobre el particular, no es función del juez constitucional proceder a la verificación de la


comisión o no del delito, a la subsunción de la conducta en un determinado tipo penal; a la
calificación específica del tipo penal imputado; a la resolución de los medios técnicos de
defensa; a la realización de diligencias o actos de investigación; al reexamen o revaloración de
los medios probatorios, así como al establecimiento de la inocencia o responsabilidad penal del
procesado, pues ello es tarea exclusiva del juez ordinario que escapa a la competencia del juez
constitucional; por tanto, lo pretendido resulta manifiestamente incompatible con la naturaleza
de este proceso constitucional de hábeas corpus.

http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2010/00539-2010-HC.html

EXP. N.° 00539-2010-PHC/TC


JUNÍN
GERMÁN ADOLFO
PÁUCAR MEJÍA

De lo expuesto, se advierte que la resolución en cuestión se encuentra debidamente motivada


sobre la existencia de suficientes elementos reveladores de la comisión de los delitos de
expedición de certificado médico falso y de cohecho pasivo propio, así como sobre la
existencia de elementos de prueba que lo vinculan con los delitos, habiendo cumplido el juez
emplazado con la exigencia constitucional de la debida motivación de las resoluciones
judiciales (fojas 64). En efecto, se aprecia que la referida resolución contiene de manera
objetiva y razonada las conductas o los hechos supuestamente delictuosos imputados
al accionante, los que se subsumen en el delito de expedición de certificado médico falso
previsto en el artículo 431º del Código Penal y en el delito de cohecho pasivo propio previsto
en el artículo 393º del Código Penal, así como el material probatorio que lo sustenta, los que
han sido acompañados por el Representante del Ministerio Público al formalizar la denuncia,
estando, por tanto, individualizada la conducta atribuida, adecuándose en rigor a lo que tanto la

129
Norma Suprema del Estado como el artículo 77º del Código de Procedimientos Penales
predican; por lo que, en este extremo, la demanda debe ser desestimada.

http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2011/02110-2009-HC%2002527-2009-HC.html

&. ¿Es procedente un proceso de hábeas corpus contra investigación fiscal? Un análisis
a partir de su tipología

&. El control constitucional de la actividad fiscal

existe estacion probatoria excepcion de improcedencia accion TC jurisprudencia ncpp

se debe probar excepcion improcedencia accion TC jurisprudencia

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=se+debe+probar+en+una+excepcion+improcedencia+accion+STC+jurisprudencia

se debe probar en una excepcion improcedencia accion STC jurisprudencia

130
http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2009/00862-2008-HC.html

Tal como lo señaló este Tribunal en la sentencia recaída en el Exp. N.º 010-
2002-AI/TC, el derecho a la prueba forma parte de manera implícita del
derecho a la tutela procesal efectiva; ello en la medida que los justiciables se
encuentran facultados para poder presentar todos los medios probatorios
pertinentes, a fin de que puedan crear en el órgano jurisdiccional la
convicción necesaria de que sus argumentos planteados son correctos. En tal
sentido, este Tribunal ha delimitado el contenido del derecho a la prueba:

http://justiciasincorrupcion.blogspot.pe/2014/11/ponen-en-conocimiento-de-jueza-irma.html

DENUNCIA PREVARICATO

CASO QUISPIALAYA VILCAPOMA VS. PERÚ.

131
Corte Interamericana de Derechos Humanos

Serie C nº 308 (Excepciones preliminares, fondo, reparaciones y costas)


Fecha de emisión: 23 de noviembre de 2015

Extracto:
Debido a la duplicidad de investigaciones sobre los mismos hechos, se trabó una contienda de
competencia a pedido del fuero militar, la cual fue resuelta por la Sala Penal Permanente de la Corte
Suprema a favor de la justicia militar el 12 de mayo de 2003, bajo el entendimiento que los hechos
objeto de instrucción fueron cometidos en acto de servicio, al ocurrir durante actividades militares y en
instalaciones del Ejército (supra párr. 84). Entonces, primero debe determinarse si la derivación de las
investigaciones al fuero militar y el proceso penal llevado a cabo por el mismo, fueron compatibles con
los términos de la Convención Americana, tanto por la naturaleza del juez militar como por la de los
delitos configurados por los hechos del presente caso. (Párrafo 143)

La Corte recuerda que su jurisprudencia relativa a los límites de la competencia de la jurisdicción militar
para conocer hechos que constituyen violaciones a derechos humanos ha sido constante, en el sentido
de afirmar que en un Estado democrático de derecho la jurisdicción penal militar ha de tener un alcance
restrictivo y excepcional y estar encaminada a la protección de intereses jurídicos especiales,
vinculados a las funciones propias de las fuerzas armadas. Por ello, la Corte ha señalado que en el
fuero militar sólo se debe juzgar a militares activos por la comisión de delitos o faltas que por su propia
naturaleza atenten contra bienes jurídicos propios del orden castrense. (Párrafo 144)

El hecho que los sujetos involucrados pertenezcan a las fuerzas armadas o que los sucesos hayan
ocurrido durante una práctica de tiro en un establecimiento militar no significa per se que deba
intervenir la justicia castrense. Esto así porque, considerando la naturaleza del crimen y el bien jurídico
lesionado, la jurisdicción penal militar no es el fuero competente para investigar y, en su caso, juzgar y
sancionar a los autores de violaciones de derechos humanos sino que el procesamiento de los
responsables corresponde siempre a la justicia ordinaria o común. (Párrafo 145)

La jurisdicción militar se establece para mantener el orden en las fuerzas armadas. Por ello, su
aplicación se reserva a los militares que hayan incurrido en un delito o falta en ejercicio de sus
funciones y bajo ciertas circunstancias. En consecuencia, tomando en cuenta la jurisprudencia
constante de este Tribunal, debe concluirse que si los actos delictivos cometidos por una persona que
ostente la calidad de militar activo no afectan los bienes jurídicos de la esfera castrense, dicha persona
debe ser siempre juzgada por tribunales ordinarios. Lo anterior se aplica aún en el caso de delitos en
que el imputado sea miembro de las fuerzas armadas y no sea un civil el sujeto pasivo del delito o
titular del bien jurídico protegido, porque, conforme su jurisprudencia constante, la jurisdicción penal
militar debe estar encaminada a la protección de intereses jurídicos especiales, vinculados a las
funciones propias de las fuerzas armadas y todas las vulneraciones de derechos humanos deben ser
conocidas en la jurisdicción ordinaria, lo cual incluye las cometidas por militares contra militares.
(Párrafo 147)

Al respecto, la Corte recuerda que desde la sentencia del caso Durand y Ugarte Vs. Perú, emitida en
agosto de 2001, ha sido el criterio jurisprudencial constante que la jurisdicción militar no es el fuero
competente para investigar y, en su caso, juzgar y sancionar a los autores de alegadas vulneraciones
de derechos humanos, sino que el procesamiento de los responsables corresponde siempre a la
justicia ordinaria. La situación fáctica del caso Durand y Ugarte se refiere a hechos ocurridos en el año
1986. Por lo tanto, dicha consideración también es aplicable en el presente caso en que los hechos
ocurrieron en el año 2001. Además, la Corte reitera que, independientemente del año en que
sucedieron los hechos violatorios, la garantía del juez natural debe analizarse de acuerdo al objeto y fin
de la Convención Americana, que es la eficaz protección de la persona humana. (Párrafo 150)

De lo expuesto, la Corte concluye que el recurso idóneo para investigar y en su caso juzgar y sancionar
a los responsables de los hechos del presente caso sería un proceso penal en el fuero ordinario. De lo
anterior, la Corte concluye que la decisión de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de inhibir
a la jurisdicción ordinaria de investigar y juzgar los hechos delictivos del presente caso, aunada al largo
período entre los años 2002 y 2007 durante el cual el caso se mantuvo en la jurisdicción militar, vulneró
el principio del juez natural, al extralimitar la esfera de la justicia castrense, constituyéndose en aquel

132
momento una violación del artículo 8.1 de la Convención, en relación con el deber de respetar y
garantizar los derechos establecido en el artículo 1.1 del mismo instrumento, en perjuicio de (…) y (…).
(Párrafo 152)

Fuente: Corte Interamericana de Derecho Humanos.

CORTE SUPREMA GARANTIZA LA PLURALIDAD DE INSTANCIA.

La Sala Penal Permanente de la Corte Suprema ha establecido en la Casación N° 454-2014-Arequipa


que el tribunal de apelaciones, en el marco de aplicación del nuevo Código Procesal Penal (CPP), no
puede condenar al absuelto en primera instancia.

Así, señaló que cuando la Sala Penal de Apelaciones detecta un error en la aplicación del derecho que
ameritaría una condena, solo podrá anular el fallo de primera instancia para que se emita una nueva
sentencia acorde con el Derecho.

Asimismo, indicó que si bien como máxima instancia judicial tiene mayor jerarquía que la sala penal de
apelaciones, en la práctica, como supremo tribunal, no tiene competencia para realizar una revisión
integral, independientemente de la denominación que se le pueda dar al recurso; pero cumple así una
función constitucional y, además, demuestra que al solucionar recursos de casación, sobre todo con la
vigencia del CPP 2004, ejerce control sobre la formalidad y la manera de manejar los procesos,
comentó.

Con esta doctrina jurisprudencial se garantizan la prevalencia del principio constitucional de la doble
instancia y la imposibilidad de renunciar al derecho de defensa, que también tiene carácter
constitucional, según expresó el penalista Luis Lamas Puccio.

Tomado del portal web: Poder Judicial

LOS PELIGROS DEL DERECHO PENAL EN LA SOCIEDAD DEL RIESGO.

Urs Kindhäuser - Director del Instituto de Derecho Penal de la Universidad de Bonn, profesor de la
materia.

133
09 de febrero (Alerta Informativa) I.- INTRODUCCIÓN.- En una sociedad cambiante también se
transforma el derecho penal. Este tipo de transformaciones no tienen nada de espectacular. Ellas son
lentas y se llevan a cabo sin contornos precisos, como por sí mismas. De igual forma, quien hoy por
hoy fija su atención en los cambios del derecho penal bien podría aun permanecer tranquilamente
despreocupado: el núcleo en su totalidad ofrece una sólida apariencia, solo en las áreas marginales
parece haber movimiento. Ahora bien, quien de esta forma se sosiega simplifica las cosas en demasía.
El llamado del destacado penalista Hellmuth Mayer [1], elevado hace décadas, a restringir de una vez
por todas la penalización permanente, desmedida y, por eso mismo, desdeñosa del valor humano, en
favor de una política criminal sensata, científicamente respaldada y éticamente reflexiva ha ido
apagándose sin consecuencias. El derecho penal se expande sin traba. Él es comprendido –tal como lo
sostiene un defensor de la tendencia expansionista[2] - simple y llanamente como el medio para una
reducción óptima de molestias. Al respecto no debería perderse de vista que el derecho penal solo
encontrará legitimación por referencia a su área nuclear [3]. En efecto, todo aquel que emprenda la tarea
de justificar el derecho penal, lo justificará pensando en asesinato, violación y robo. A nadie se le
ocurriría erigir una institución como el derecho penal, ni tampoco justificar la mera necesidad de su
existencia, para asegurar, por ejemplo, que los comerciantes observen el deber de llevar libros
contables (§ 283b StGB). Ahora bien, si a nadie se le ocurriría fundamentar la existencia del derecho
penal a causa de la particular dañosidad social del quebrantamiento del deber de llevar libros
contables, entonces una forma de comportamiento tal tampoco es merecedora de pena. De allí que la
disposición que ordena llevar libros contables constituya un delito “rémora”, es decir, un delito que, a
diferencia de los delitos del área nuclear jurídico penal, viaja sin poseer el tiquete del merecimiento de
pena. Se trata de un pasajero ciego al que se le permite acompañar en el viaje a los viajeros legítimos
porque (aparentemente) no los estorba, pero que realmente está autorizado a viajar con ellos solo en la
medida en que releva al legislador de la tarea de asegurar la observancia del deber de llevar libros
contables de otra manera quizás más complicada.

Este pasajero ciego no es el único que hay en derecho penal, y tampoco se trata de dos o tres más.
Los viajeros sin tiquete son un número amplio y constantemente se están subiendo nuevos. El derecho
penal legitimado por referencia al asesinato, la violación y el robo ha cambiado su apariencia. Y esto
significa que los que antes eran viajeros sin tiquete ya no son más viajeros sin tiquete y, antes bien, han
pagado el importe de su viaje. Es simplemente que en este precio ya no se trata más de una profunda e
inhumana intromisión en las esferas de libertad personal de los cociudadanos, del quebrantamiento de
las reglas fundamentales de coexistencia bajo formas jurídicas, como sí es el caso en tratándose de
asesinato, violación y robo, sino de una molestia en la seguridad en todos las ámbitos de la vida social
y estatal.

Quien observe la vehemente discusión respecto de la punibilidad del aborto podría ser de otra opinión.
Podría pensar que en derecho penal se intenta contestar con gran esfuerzo y paciencia a la pregunta
por el injusto y la culpabilidad punibles. Pero esta discusión no constituye el paradigma de comprensión
del derecho penal de hoy ni de la actual política criminal. Ella es una excepción, y justamente también
porque en dicha discusión se llevan a cabo cruzadas simbólicas [4] en terreno jurídico penal.

Para mayor información ingresar al siguiente enlace:


http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4541

[1] Strafrechtsreform für heute und morgen, 1962, pássim.

[2] Kratzsch, Verhaltenssteuerung und Organisation im Strafrecht, p. 407.

[3] Respecto de este planteamiento véase Kindhäuser, GA, p 493.

[4] Básico al respecto Gusfield, Symbolic Crusade. Status Politics and the American Temperance
Movement, passim.

134
https://www.google.com.pe/search?q=RESOLUCI%C3%93N+ADMINISTRATIVA+N%C2%B0+031-
2016-CE-PJ&oq=RESOLUCI%C3%93N+ADMINISTRATIVA+N%C2%B0+031-2016-CE-
PJ&aqs=chrome..69i57.335j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

IMPRESION INDIVIDUAL

http://busquedas.elperuano.com.pe/normaslegales/establecen-que-denuncias-sobre-casos-de-
flagrancia-omision-resolucion-administrativa-n-031-2016-ce-pj-1344669-2/

Establecen que denuncias sobre casos de flagrancia, omisión a la


asistencia familiar y conducción en estado de ebriedad o
drogadicción, serán de competencia de los órganos
jurisdiccionales constituidos mediante RR. Adms. N° 347-2015-
CE-PJ y N° 010-2016-CE-PJ
RESOLUCIÓN ADMINISTRATIVA

N° 031-2016-CE-PJ

Lima, 3 de febrero de 2016

VISTA:

La propuesta presentada por el señor Bonifacio Meneses Gonzales, Juez Superior y Coordinador Nacional
para la Implementación de Órganos Jurisdiccionales de Flagrancia, Delitos de Omisión a la Asistencia
Familiar; y Conducción en Estado de Ebriedad o Drogadicción.

CONSIDERANDO:

Primero. Que mediante Decreto Legislativo N° 1194 se dictó medidas para regular el proceso inmediato en
casos de flagrancia y se modificó los artículos 446°, 447° y 448° del Código Procesal Penal; disponiendo,
además, que la norma, en un enfoque de carácter cautelar, sea de aplicación para los casos de omisión a la
asistencia familiar y a los delitos contra la seguridad pública que se deriven de la conducción en estado de
ebriedad o drogadicción. Se establece también que dicha norma entrará en vigencia a los 90 días de su
publicación, esto es, a partir del 29 de noviembre de 2015.
Segundo. Que el proceso inmediato constituye uno de los principales mecanismos de simplificación procesal
en el que se prescinde de la etapa de investigación preparatoria, y se refunde la etapa intermedia para el
control de los presupuestos materiales en la etapa de juzgamiento, quedando así expedito los hechos para su
resolución; siempre que los hechos materia de juzgamiento estén enmarcados dentro de los supuestos

135
contemplados en el Decreto. Legislativo N° 1194 como son: a)el imputado ha sido sorprendido y detenido en
flagrante delito, b) el imputado ha confesado la comisión del delito, c) los elementos de convicción
acumulados durante las diligencias preliminares son evidentes, d) delitos de omisión a la asistencia familiar;
y e) conducción en estado de ebriedad o drogadicción.
Tercero. Que, al respecto, el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial expidió la Resolución Administrativa N°
347-2015-CE-PJ por la cual se aprobó medidas administrativas que uniformizan y estandarizan
procedimientos y metodologías de trabajo en todas las Cortes Superiores de Justicia de la República, sin dejar
de considerar la primacía de la realidad de cada Corte Superior.
Asimismo, se designó órganos jurisdiccionales que administren justicia bajo los preceptos del Decreto
Legislativo N° 1194, estableciendo mecanismos tendientes a la cautela y garantía para el desarrollo de
audiencias efectivas, que conocerán el trámite del proceso inmediato en caso de flagrancia, omisión a la
asistencia familiar y conducción en estado de ebriedad o drogadicción; así como la aprobación de documentos
normativos relacionados a dicho proceso, atendiendo las propuestas que presentaron las Cortes Superiores
de Justicia, en la medida que estén en la misma línea de trabajo que ha dispuesto el Consejo Ejecutivo del
Poder Judicial.

Cuarto. Que, en ese contexto, debe entenderse que de acuerdo a lo establecido en el Decreto Legislativo N°
1194, todas denuncias sobre casos de flagrancia, omisión a la asistencia familiar; y conducción en estado de
ebriedad o drogradicción, derivadas de hechos ocurridos antes de la vigencia de la mencionada ley, esto es
29 de noviembre de 2015 y que no se hayan judicializado, serán de competencia de los órganos
jurisdiccionales constituidos por el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial, mediante Resoluciones
Administrativas N° 347-2015-CE-PJ y N° 010-2016-CE-PJ.
En consecuencia, en mérito al Acuerdo N° 066-2016, de la quinta sesión del Consejo Ejecutivo del Poder
Judicial de la fecha, adoptado con la intervención de los señores Ticona Postigo, De Valdivia Cano, Lecaros
Cornejo, Ruidias Farfán, Vera Meléndez y Álvarez Díaz; en uso de las atribuciones conferidas por el artículo
82° del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Por unanimidad,

SE RESUELVE:

Artículo Primero.- Establecer que todas las denuncias sobre casos de flagrancia, omisión a la asistencia
familiar; y conducción en estado de ebriedad o drogadicción, derivadas de hechos ocurridos antes de la
vigencia del Decreto Legislativo N° 1194, que no se hayan judicializado, serán de competencia de los órganos
jurisdiccionales constituidos mediante Resoluciones Administrativas N° 347-2015-CE-PJ y N° 010-2016-CE-
PJ.
Artículo Segundo.- Transcribir la presente resolución a la Presidencia del Poder Judicial, Oficina de Control
de la Magistratura del Poder Judicial, Equipo Técnico Institucional de Implementación del Código Procesal
Penal, Cortes Superiores de Justicia del país, Coordinación Nacional de Flagrancia, Delitos de Omisión a la
Asistencia Familiar; y Conducción en Estado de Ebriedad o Drogadicción; y a la Gerencia General del Poder
Judicial, para su conocimiento y fines consiguientes.
Regístrese, publíquese, comuníquese y cúmplase.

S.

VICTOR TICONA POSTIGO

Presidente

1344669_2

136
Descargar Contenido en

Enviar a un amigo

- See more at: http://busquedas.elperuano.com.pe/normaslegales/establecen-que-denuncias-


sobre-casos-de-flagrancia-omision-resolucion-administrativa-n-031-2016-ce-pj-1344669-
2/#sthash.IciH920q.dpuf

RESOLUCIÓN ADMINISTRATIVA N° 031-2016-CE-PJ.- ESTABLECEN


QUE DENUNCIAS SOBRE CASOS DE FLAGRANCIA, OMISIÓN A LA
ASISTENCIA FAMILIAR Y CONDUCCIÓN EN ESTADO DE EBRIEDAD O
DROGADICCIÓN, SERÁN DE COMPETENCIA DE LOS ÓRGANOS
JURISDICCIONALES CONSTITUIDOS MEDIANTE RR. ADMS. N° 347-
2015-CE-PJ Y N° 010-2016-CE-PJ.

Se muestra un resumen. Para mayor información sírvase revisar el Diario Oficial El Peruano.

Artículo Primero.- Establecer que todas las denuncias sobre casos de flagrancia, omisión a la
asistencia familiar; y conducción en estado de ebriedad o drogadicción, derivadas de hechos ocurridos
antes de la vigencia del Decreto Legislativo N° 1194, que no se hayan judicializado, serán de
competencia de los órganos jurisdiccionales constituidos mediante Resoluciones Administrativas N°
347-2015-CE-PJ y N° 010-2016-CE-PJ.

Para revisar el texto completo visitar la sección de normas legales del Diario Oficial El Peruano.

DOCTRINA JURISPRUDENCIAL: CONDENA DEL ABSUELTO EN


PRIMERA INSTANCIA.

Sala Penal Permanente

137
Casación n° 454-2014 – Arequipa
Fecha emisión: 20 de octubre de 2015
Fecha de publicación: 05 de febrero de 2016.

Extracto:

4.15. Con lo anterior expuesto, se concluye que si bien esta Sala Suprema tiene mayor jerarquía y
rango que la Sala Penal de Apelaciones, siendo por tal razón un órgano judicial distinto; sin embargo,
esta máxima instancia judicial no tiene competencia para poder realizar una revisión integral,
independientemente de la denominación que se le pueda dar al recurso, ya que su competencia
resolutiva está limitada producto de la interposición y fundamentación del recurso extraordinario de la
casación penal, no siendo este último recurso uno de carácter eficaz para el caso en concreto por
limitarse al análisis de los aspectos formales y legales de la sentencia expedida, esto es, de control de
constitucionalidad y de legalidad, así como de unificación jurisprudencial.

4.16. Asimismo, bajo la línea jurisprudencial anotado y con el objeto de garantizar el derecho a
impugnar el fallo –toda vez que con ello se protege el derecho de defensa en la medida que otorga la
posibilidad de interponer un recurso para evitar que quede firme una decisión adoptada en un
procedimiento viciado-, mientras no se implemente ninguna de las propuestas dadas por este Supremo
Tribunal –Órgano jurisprudencial capaz de revisar la condena en primera y segunda instancia para que
si en un nuevo juicio se le encontrara culpable del delito imputado, tenga la posibilidad de impugnar la
sentencia condenatoria por medio de un recurso de apelación.

LA FALTA DE ACTUACIÓN Y VALORACIÓN DE LOS MEDIOS PROBATORIOS


VULNERA EL DERECHO CONSTITUCIONAL A LA PRUEBA.

Expediente n° 3997-2013-PHC/TC - Lima Norte

Fecha de publicación: 03 de febrero de 2016


Fecha de emisión: 24 de noviembre de 2015

Extracto:

6. Por tanto, existe un derecho constitucional a probar, aunque no autónomo, que se encuentra
orientado por los fines propios de la observancia o tutela del derecho al debido proceso. Constituye un
derecho básico de los justiciables de producir la prueba relacionada con los hechos que configuran su
pretensión o su defensa. Según este derecho, las partes o un tercero legitimado en un proceso o
procedimiento, tienen el derecho a producir la prueba necesaria con la finalidad de acreditar los hechos
que configuran su pretensión o defensa. Así, por ejemplo, el artículo 188° del Código Procesal Civil
establece que los medios probatorios tienen por finalidad acreditar los hechos expuestos por las partes,
producir certeza en el juez respecto de los puntos controvertidos y fundamentar sus decisiones. Se
trata de un derecho complejo que está compuesto por el derecho a ofrecer medios probatorios que se

138
consideren necesarios, a que estos sean admitidos, adecuadamente actuados, que se asegure la
producción o conservación de la prueba a partir de la actuación anticipada de los medios probatorios y
que estos sean valorados de manera adecuada y con la motivación debida, con el fin de darle el mérito
probatorio que tenga en la sentencia. La valoración de la prueba debe estar debidamente motivada por
escrito, con la finalidad de que el justiciable pueda comprobar si dicho mérito ha sido efectiva y
adecuadamente realizado (…).

10. Este último hecho confirma la afirmación reiterada de la recurrente respecto al ofrecimiento del DVD
como prueba al proceso penal seguido en su contra, así como también conlleva a inferir su falta de
actuación reclamada. Por tanto, atendiendo que el derecho a probar no solo está compuesto por el
derecho a ofrecer medios probatorios que se consideren necesarios, sino también a que estos sean
admitidos, adecuadamente actuados, que se asegure la producción o conservación de la prueba a
partir de la actuación anticipada de los medios probatorios y que estos sean valorados de manera
adecuada y con la motivación debida, con el fin de darle el mérito probatorio que tenga en la sentencia,
tal como ya se advirtió en el fundamento 6 supra; este Tribunal considera que en el caso de autos se ha
configurado la invocada afectación del derecho a la prueba de la recurrente por lo que su demanda de
habeas corpus deberá ser estimada.

Fuente: Tribunal Constitucional


http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2016/03997-2013-HC.pdf

CIDH PRESENTA CASO SOBRE COSTA RICA A LA CORTE IDH.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó ante la Corte Interamericana de


Derechos Humanos (Corte IDH) el caso 12.798, Gómez Murillo y otros (FIV), con respecto de Costa
Rica.

El caso se relaciona con la violación de los derechos a la integridad personal, libertad personal, vida
privada y familiar, a fundar una familia y a la igualdad y no discriminación, en perjuicio de Daniel
Gerardo Gómez Murillo, Aída Marcela Garita Sánchez, Roberto Pérez Gutiérrez, Silvia María Sosa
Ulate, Luis Miguel Cruz Comparaz, Raquel Sanvicente Rojas, Randall Alberto Torres Quirós, Geanina
Isela Marín Rankin, Carlos Edgardo López Vega, Albania Elizondo Rodríguez, Miguel Acuña Cartín y
Patricia Núñez Marín. Estas violaciones ocurrieron como consecuencia de la prohibición general de
practicar la técnica de reproducción asistida de la Fecundación in Vitro (FIV), prohibición que ha estado
vigente en Costa Rica desde el año 2000 tras una decisión emitida por la Sala Constitucional de la
Corte Suprema de Justicia de dicho país.

En virtud del principio de economía procesal y tratándose de una problemática de alcance general ya
resuelta por ambos órganos del sistema interamericano, la Comisión determinó la responsabilidad
internacional del Estado de Costa Rica con referencia al análisis de derecho y artículos aplicados tanto
en su Informe de Fondo 85/10, respecto del caso 12.361 - Artavia Murillo y otros, como en la Sentencia
de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas emitida por la Corte Interamericana en el
mismo caso.

Para mayor información ingresar al portal web de la CIDH.


http://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/2016/013.asp

139
LICITUD, REGULARIDAD Y SUFICIENCIA PROBATORIA DE LAS
IDENTIFICACIONES VISUALES.

Manuel Miranda Estrampes - Doctor en Derecho (Universidad de Barcelona). Fiscal de la Fiscalía ante
el Tribunal Constitucional.

18 de febrero (Alerta Informativa) I.- INTRODUCCIÓN.- Los estudios científicos llevados a cabo por
la Psicología del Testimonio evidencian la fragilidad de las identificaciones visuales y su escasa
fiabilidad. La psicología de la memoria ha puesto de manifiesto que nuestras creencias o “teorías
implícitas” sobre la exactitud de las identificaciones visuales no guardan correspondencia con los datos
obtenidos de los estudios científicos y empíricos. Así, está muy generalizada la creencia de que los
testigos honestos adultos son exactos en sus identificaciones, incluso aunque haya transcurrido un
periodo de tiempo largo y haber visto a la persona solo unos instantes. También, que la seguridad y/o
confianza (subjetiva) que muestra el testigo equivale a exactitud (objetiva) en la identificación.
Creencias que tienen su proyección en el proceso penal, especialmente en el momento de la valoración
probatoria de los reconocimientos de identidad. Pues bien, estas y otras creencias carecen de base
científica y no se corresponden con las respuestas que se ofrecen desde la psicología del testimonio.
En este ámbito el discurso jurídico suele discurrir por derroteros totalmente alejados del discurso propio
de la Psicología del Testimonio. Como ejemplo, no deja de llamar poderosamente la atención la
trascendental importancia que normalmente se da en la práctica judicial al reconocimiento en rueda,
elevado a los altares de la prueba privilegiada, cuando no legal o tasada, y el cuestionamiento que de
esta diligencia se hace desde la Psicología del Testimonio por los altos porcentajes de error en la
identificación visual. Resulta, por tanto, imprescindible acomodar el discurso jurídico para adaptarlo a
las aportaciones científicas procedentes de la Psicología del Testimonio, con el fin de desterrar esas
creencias que con demasiada frecuencia impregnan aún la praxis de los operadores jurídicos. Este
esfuerzo de adaptación debe estar presidido por una idea-fuerza: la especial vulnerabilidad de los
testigos presenciales al error, que tiene una singular proyección en el campo de las identificaciones
visuales.

En el presente trabajo me propongo examinar los reconocimientos visuales de identidad en el proceso


penal y su valor probatorio desde un triple plano de análisis. El primero relativo a su licitud, el segundo
relacionado con su regularidad y el tercero conectado con su suficiencia probatoria. Ciertamente estos
tres planos aparecen, muchas veces, imbricados en el contexto del proceso penal. Aunque cada uno de
ellos tiene un espacio autónomo de actuación. Es obligado, por tanto, identificar cuál es ese respectivo
espacio de aplicación y las consecuencias procesales que derivan del incumplimiento de los requisitos
y condiciones propios de cada uno de ellos.

Ciertamente la licitud, regularidad y suficiencia es predicable de cualquier tipo de reconocimiento. No


obstante, su distinción adquiere una mayor trascendencia en el ámbito del denominado reconocimiento
en rueda. Así, no es solo el más utilizado en la práctica forense, sino que además, cuando el
reconocimiento es positivo ha sido elevado a la categoría de prueba legal y/o tasada sobre la que
fundamentar un pronunciamiento de culpabilidad. Su utilización como prueba de cargo en no pocas
ocasiones bunkeriza la condena penal frente a todo intento de impugnación procesal, avocada de
antemano al fracaso, frente a la socorrida invocación, a modo de mantra, de la mínima actividad
probatoria suficiente para destruir la presunción de inocencia.

La distinción de este triple plano de análisis al que me referí debería tener proyección en el esquema
argumental del razonamiento probatorio de la decisión jurisdiccional. El juez o tribunal del
enjuiciamiento debe examinar la licitud, regularidad y suficiencia de todo reconocimiento visual de
identidad que pretenda ser utilizado como prueba y debe hacerlo, precisamente, en este orden. En

140
otras palabras, la licitud es un presupuesto básico de la regularidad y de la suficiencia probatoria del
reconocimiento. Por su parte, la regularidad es un presupuesto, también, de su suficiencia. Por ello, la
sentencia debe dar cumplida cuenta de las condiciones de licitud, regularidad y suficiencia de la
diligencia de reconocimiento de identidad. Pero cuando esta no supera el test de licitud, debe quedar
excluido todo examen de su regularidad y de su suficiencia, como expondré más adelante. Al igual que
si no se supera el test de regularidad, el mismo no puede soslayarse ni sustituirse por el de su
suficiencia, a modo de atajo probatorio.

Para mayor información ingresar al siguiente enlace:

http://es.scribd.com/doc/298897124/Casacion-Laboral-N%C2%BA-12475-2014

Caso Marco Arenas PDF –b

LA NULIDAD DEL PROCESO PENAL POR EL HÁBEAS CORPUS EN LA


JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL.

Recomendamos leer el libro: La nulidad del proceso penal por el hábeas corpus en la jurisprudencia del
Tribunal Constitucional

Autor: Joel Rosas Alcántara

Editorial: Gaceta Jurídica

Año: 2015.

Extracto: “La presente obra constituye un instrumento de trabajo para la defensa de las personas
afectadas en su libertad individual o sus aspectos conexos a ella. Tiene como derrotero el estudio
doctrinario y jurisprudencial del hábeas corpus contra resoluciones judiciales, desarrollando la nulidad
del proceso penal en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, comentando el autor los casos
emblemáticos resueltos por dicho tribunal. Asimismo, contiene análisis de los precedentes vinculantes
del tribunal en materia de hábeas corpus, así como las partes más pertinentes de sentencias relevantes
que debe tener en cuenta el abogado que utiliza este instrumento de tutela a favor de sus
patrocinados.”

141
HÁBEAS CORPUS CONTRA LAS ACTUACIONES DEL MINISTERIO PÚBLICO
SOLO PROCEDEN CUANDO TIENEN INCIDENCIA NEGATIVA EN LA
LIBERTAD PERSONAL Y DERECHOS CONEXOS.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=21
298

Expediente n° 6115-2015-PHC/TC - Lima Este

Fecha de publicación: 04 de febrero de 2016


Fecha de emisión: 26 de enero de 2016

Extracto: “7. Este Tribunal Constitucional, en relación al derecho con el debido proceso, ha precisado
que este derecho puede ser analizado a través del proceso de hábeas corpus, siempre que la presunta
amenaza o violación al derecho constitucional conexo constituya también una afectación directa y
concreta en el derecho a la libertad personal. En efecto, un pronunciamiento de fondo respecto de los
derechos conexos del derecho a la libertad personal, tales como los derechos al debido proceso, al
plazo razonable de la investigación fiscal y al principio ne bis in idem, se encuentra condicionado a que
la amenaza o violación al derecho constitucional conexo incida también, en cada caso, en una
afectación negativa y directa en el derecho a la libertad personal (…)

9. Como se aprecia, las resoluciones fiscales que se cuestionan no están referidas al contenido
constitucionalmente protegido del derecho a la libertad personal de la favorecida, toda vez que dichos
pronunciamientos que conceden el recurso de queja de derecho y disponen la ampliación de la
investigación preliminar respecto de otros investigados no determinan una afectación negativa, directa y
concreta al derecho a la libertad personal de [la referida].

11. Este Tribunal considera que sí cabe un control constitucional de las actuaciones del Ministerio
Público, aunque dentro de determinados supuestos y bajo ciertos parámetros. En ese sentido, y
atendiendo a que el ejercicio de las facultades de los fiscales no tiene, en principio, incidencia negativa
directa en la libertad personal y derechos conexos, puesto que la imposición de medidas que restrinjan
o limiten la libertad personal es propia de los jueces, dicho control no corresponde ser realizado
mediante el proceso de hábeas corpus, sino mediante el proceso de amparo, porque el proceso de

142
hábeas corpus requiere que la presunta amenaza o violación al derecho constitucional conexo
constituya una afectación directa y concreta al derecho a la libertad personal.

Fuente: Tribunal Constitucional

PARA LA COMISIÓN DEL DELITO DE PARRICIDIO SE REQUIERE QUE


LA VÍCTIMA Y EL AUTOR TENGAN UNA RELACIÓN DE PARENTESCO.

Cuarta Sala Penal para Reos en Cárcel

Expediente nº 23374-2013
Fecha de emisión: 27 de enero de 2016

Extracto:

112. En conclusión el delito de parricidio debe reunir en sí dos elementos primordiales, el primero de
ellos es dar muerte a una persona y el segundo que el homicida tenga con la víctima una de las
relaciones de parentesco a los que se refiere el tipo penal; en cuanto a la participación Peña Cabrera
refiere "...en nuestro sistema punitivo rige el principio de accesoriedad en la participación, según este
criterio general, quienes colaboran, o dígase, coadyuvan en el injusto que perpetra el autor, importan
contribuciones de naturaleza dependiente; por ende, si ellos colaboran en un delito que pertenece a
otro(autor), su participación debe ser punible conforme el mismo tipo penal, lo que se desprende de la
Unidad en el título de imputación".

124. En este marco probatorio, si bien es cierto el vínculo consanguíneo entre el acusado (…) con la
agraviada (…), estaría acreditado con la partida de nacimiento antes glosada y que en el plenario se ha
actuado una prueba de ADN que determina lo contrario, este Superior Colegiado pondera la validez de
ambas pruebas, una legal y otra científica, optando por ésta última siguiendo los lineamientos
esbozados por la Sala Civil Permanente en las Ejecutorias Supremas Números Casación 3797-2012-
AREQUIPA que aún cuando deniega la pretensión del demandante deja establecido que la verdad
biológica debe imponerse a la verdad legal y la Casación Número 864-2014- ICA que en un proceso de
reconocimiento extramatrimoníal señala que el derecho a la identidad incluye el derecho a conocer a
sus padres y llevar sus apellidos, debiendo entenderse esta referencia a los verdaderos padres,
interpretando adecuadamente el artículo 395 del Código Civil, razones por las cuales ponderando
ambas pruebas declaramos que la verdad biológica se impone a la verdad legal y por ende no existe
vinculo consanguíneo entre la agraviada (…) con el acusado (…), por lo que no concurren los
elementos objetivos y subjetivos del tipo penal contemplado en el artículo ciento siete del Código Penal.
En el mismo sentido, estando a los fundamentos fácticos y jurídicos esbozados con respecto al
acusado Marco Arenas Castillo y teniendo la acusada (...), acusación como cómplice primaria del delito
de parricidio en agravio de María Rosa Castillo Gonzales, en atención al principio de accesoriedad

143
debe seguir la suerte de lo principal, declarándose su irresponsabilidad penal respecto a este delito.

122. En mérito a lo expuesto, haciendo el juicio de subsunción de las conductas atribuidas al acusado
(…) en su calidad de autor y (…) en su condición de cómplice primaria, en autos se ha llegado a
establecer fehacientemente que en su ilícito accionar se encuentran presentes los elementos objetivos
y subjetivos del tipo penal contemplado en el artículo ciento seis del Código Penal - homicidio simple-
concordante con el artículo veinticinco del mismo cuerpo legal respecto a la segunda de las nombradas
- complicidad-, por lo que es del caso declarar su responsabilidad penal.

Fuente: Poder Judicial

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=21255

PROGRAMA DE PASANTÍAS DE LA CIDH.

PERÍODO PARA ENVIAR LA SOLICITUD

LOS PELIGROS DEL DERECHO PENAL EN LA SOCIEDAD DEL RIESGO.

Urs Kindhäuser - Director del Instituto de Derecho Penal de la Universidad de Bonn, profesor de la
materia.

09 de febrero (Alerta Informativa) I.- INTRODUCCIÓN.- En una sociedad cambiante también se

144
transforma el derecho penal. Este tipo de transformaciones no tienen nada de espectacular. Ellas son
lentas y se llevan a cabo sin contornos precisos, como por sí mismas. De igual forma, quien hoy por
hoy fija su atención en los cambios del derecho penal bien podría aun permanecer tranquilamente
despreocupado: el núcleo en su totalidad ofrece una sólida apariencia, solo en las áreas marginales
parece haber movimiento. Ahora bien, quien de esta forma se sosiega simplifica las cosas en demasía.
El llamado del destacado penalista Hellmuth Mayer [1], elevado hace décadas, a restringir de una vez
por todas la penalización permanente, desmedida y, por eso mismo, desdeñosa del valor humano, en
favor de una política criminal sensata, científicamente respaldada y éticamente reflexiva ha ido
apagándose sin consecuencias. El derecho penal se expande sin traba. Él es comprendido –tal como lo
sostiene un defensor de la tendencia expansionista [2] - simple y llanamente como el medio para una
reducción óptima de molestias. Al respecto no debería perderse de vista que el derecho penal solo
encontrará legitimación por referencia a su área nuclear [3]. En efecto, todo aquel que emprenda la tarea
de justificar el derecho penal, lo justificará pensando en asesinato, violación y robo. A nadie se le
ocurriría erigir una institución como el derecho penal, ni tampoco justificar la mera necesidad de su
existencia, para asegurar, por ejemplo, que los comerciantes observen el deber de llevar libros
contables (§ 283b StGB). Ahora bien, si a nadie se le ocurriría fundamentar la existencia del derecho
penal a causa de la particular dañosidad social del quebrantamiento del deber de llevar libros
contables, entonces una forma de comportamiento tal tampoco es merecedora de pena. De allí que la
disposición que ordena llevar libros contables constituya un delito “rémora”, es decir, un delito que, a
diferencia de los delitos del área nuclear jurídico penal, viaja sin poseer el tiquete del merecimiento de
pena. Se trata de un pasajero ciego al que se le permite acompañar en el viaje a los viajeros legítimos
porque (aparentemente) no los estorba, pero que realmente está autorizado a viajar con ellos solo en la
medida en que releva al legislador de la tarea de asegurar la observancia del deber de llevar libros
contables de otra manera quizás más complicada.

Este pasajero ciego no es el único que hay en derecho penal, y tampoco se trata de dos o tres más.
Los viajeros sin tiquete son un número amplio y constantemente se están subiendo nuevos. El derecho
penal legitimado por referencia al asesinato, la violación y el robo ha cambiado su apariencia. Y esto
significa que los que antes eran viajeros sin tiquete ya no son más viajeros sin tiquete y, antes bien, han
pagado el importe de su viaje. Es simplemente que en este precio ya no se trata más de una profunda e
inhumana intromisión en las esferas de libertad personal de los cociudadanos, del quebrantamiento de
las reglas fundamentales de coexistencia bajo formas jurídicas, como sí es el caso en tratándose de
asesinato, violación y robo, sino de una molestia en la seguridad en todos las ámbitos de la vida social
y estatal.

Quien observe la vehemente discusión respecto de la punibilidad del aborto podría ser de otra opinión.
Podría pensar que en derecho penal se intenta contestar con gran esfuerzo y paciencia a la pregunta
por el injusto y la culpabilidad punibles. Pero esta discusión no constituye el paradigma de comprensión
del derecho penal de hoy ni de la actual política criminal. Ella es una excepción, y justamente también
porque en dicha discusión se llevan a cabo cruzadas simbólicas [4] en terreno jurídico penal.

Para mayor información ingresar al siguiente enlace:


http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4541

[1] Strafrechtsreform für heute und morgen, 1962, pássim.

[2] Kratzsch, Verhaltenssteuerung und Organisation im Strafrecht, p. 407.

[3] Respecto de este planteamiento véase Kindhäuser, GA, p 493.

[4] Básico al respecto Gusfield, Symbolic Crusade. Status Politics and the American Temperance
Movement, passim.

145
CORTE SUPREMA GARANTIZA LA PLURALIDAD DE INSTANCIA.

La Sala Penal Permanente de la Corte Suprema ha establecido en la Casación N° 454-2014-Arequipa


que el tribunal de apelaciones, en el marco de aplicación del nuevo Código Procesal Penal (CPP), no
puede condenar al absuelto en primera instancia.

Así, señaló que cuando la Sala Penal de Apelaciones detecta un error en la aplicación del derecho que
ameritaría una condena, solo podrá anular el fallo de primera instancia para que se emita una nueva
sentencia acorde con el Derecho.

Asimismo, indicó que si bien como máxima instancia judicial tiene mayor jerarquía que la sala penal de
apelaciones, en la práctica, como supremo tribunal, no tiene competencia para realizar una revisión
integral, independientemente de la denominación que se le pueda dar al recurso; pero cumple así una
función constitucional y, además, demuestra que al solucionar recursos de casación, sobre todo con la
vigencia del CPP 2004, ejerce control sobre la formalidad y la manera de manejar los procesos,
comentó.

Con esta doctrina jurisprudencial se garantizan la prevalencia del principio constitucional de la doble
instancia y la imposibilidad de renunciar al derecho de defensa, que también tiene carácter
constitucional, según expresó el penalista Luis Lamas Puccio.

Tomado del portal web: Poder Judicial

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=21283

CASO QUISPIALAYA VILCAPOMA VS. PERÚ.

Corte Interamericana de Derechos Humanos

Serie C nº 308 (Excepciones preliminares, fondo, reparaciones y costas)


Fecha de emisión: 23 de noviembre de 2015

Extracto:
Debido a la duplicidad de investigaciones sobre los mismos hechos, se trabó una contienda de
competencia a pedido del fuero militar, la cual fue resuelta por la Sala Penal Permanente de la Corte
Suprema a favor de la justicia militar el 12 de mayo de 2003, bajo el entendimiento que los hechos
objeto de instrucción fueron cometidos en acto de servicio, al ocurrir durante actividades militares y en
instalaciones del Ejército (supra párr. 84). Entonces, primero debe determinarse si la derivación de las
investigaciones al fuero militar y el proceso penal llevado a cabo por el mismo, fueron compatibles con
los términos de la Convención Americana, tanto por la naturaleza del juez militar como por la de los

146
delitos configurados por los hechos del presente caso. (Párrafo 143)

La Corte recuerda que su jurisprudencia relativa a los límites de la competencia de la jurisdicción militar
para conocer hechos que constituyen violaciones a derechos humanos ha sido constante, en el sentido
de afirmar que en un Estado democrático de derecho la jurisdicción penal militar ha de tener un alcance
restrictivo y excepcional y estar encaminada a la protección de intereses jurídicos especiales,
vinculados a las funciones propias de las fuerzas armadas. Por ello, la Corte ha señalado que en el
fuero militar sólo se debe juzgar a militares activos por la comisión de delitos o faltas que por su propia
naturaleza atenten contra bienes jurídicos propios del orden castrense. (Párrafo 144)

El hecho que los sujetos involucrados pertenezcan a las fuerzas armadas o que los sucesos hayan
ocurrido durante una práctica de tiro en un establecimiento militar no significa per se que deba
intervenir la justicia castrense. Esto así porque, considerando la naturaleza del crimen y el bien jurídico
lesionado, la jurisdicción penal militar no es el fuero competente para investigar y, en su caso, juzgar y
sancionar a los autores de violaciones de derechos humanos sino que el procesamiento de los
responsables corresponde siempre a la justicia ordinaria o común. (Párrafo 145)

La jurisdicción militar se establece para mantener el orden en las fuerzas armadas. Por ello, su
aplicación se reserva a los militares que hayan incurrido en un delito o falta en ejercicio de sus
funciones y bajo ciertas circunstancias. En consecuencia, tomando en cuenta la jurisprudencia
constante de este Tribunal, debe concluirse que si los actos delictivos cometidos por una persona que
ostente la calidad de militar activo no afectan los bienes jurídicos de la esfera castrense, dicha persona
debe ser siempre juzgada por tribunales ordinarios. Lo anterior se aplica aún en el caso de delitos en
que el imputado sea miembro de las fuerzas armadas y no sea un civil el sujeto pasivo del delito o
titular del bien jurídico protegido, porque, conforme su jurisprudencia constante, la jurisdicción penal
militar debe estar encaminada a la protección de intereses jurídicos especiales, vinculados a las
funciones propias de las fuerzas armadas y todas las vulneraciones de derechos humanos deben ser
conocidas en la jurisdicción ordinaria, lo cual incluye las cometidas por militares contra militares.
(Párrafo 147)

Al respecto, la Corte recuerda que desde la sentencia del caso Durand y Ugarte Vs. Perú, emitida en
agosto de 2001, ha sido el criterio jurisprudencial constante que la jurisdicción militar no es el fuero
competente para investigar y, en su caso, juzgar y sancionar a los autores de alegadas vulneraciones
de derechos humanos, sino que el procesamiento de los responsables corresponde siempre a la
justicia ordinaria. La situación fáctica del caso Durand y Ugarte se refiere a hechos ocurridos en el año
1986. Por lo tanto, dicha consideración también es aplicable en el presente caso en que los hechos
ocurrieron en el año 2001. Además, la Corte reitera que, independientemente del año en que
sucedieron los hechos violatorios, la garantía del juez natural debe analizarse de acuerdo al objeto y fin
de la Convención Americana, que es la eficaz protección de la persona humana. (Párrafo 150)

De lo expuesto, la Corte concluye que el recurso idóneo para investigar y en su caso juzgar y sancionar
a los responsables de los hechos del presente caso sería un proceso penal en el fuero ordinario. De lo
anterior, la Corte concluye que la decisión de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de inhibir
a la jurisdicción ordinaria de investigar y juzgar los hechos delictivos del presente caso, aunada al largo
período entre los años 2002 y 2007 durante el cual el caso se mantuvo en la jurisdicción militar, vulneró
el principio del juez natural, al extralimitar la esfera de la justicia castrense, constituyéndose en aquel
momento una violación del artículo 8.1 de la Convención, en relación con el deber de respetar y
garantizar los derechos establecido en el artículo 1.1 del mismo instrumento, en perjuicio de (…) y (…).
(Párrafo 152)

Fuente: Corte Interamericana de Derecho Humanos.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=21273

147
CORTE SUPREMA ESTABLECE QUE EL DERECHO A LA PRUEBA
IMPLICA UNA DOBLE EXIGENCIA.

08 de febrero (Alerta Informativa).- La Primera Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la


Corte Suprema a través de la sentencia recaída en la Casación nº 4827-2014 Arequipa, estableció las
obligaciones de los jueces, derivadas del derecho a la prueba que tiene las personas involucradas en
un proceso judicial.

De este modo, a criterio del supremo tribunal, del derecho a la prueba se deriva una doble exigencia
para el juez a cargo de un proceso; en un primer lugar, la exigencia para el magistrado de no omitir la
valoración de aquellas pruebas que son aportadas por las partes al proceso en el marco del respeto a
los derechos fundamentales y a lo especificado en las leyes pertinentes; y en segundo lugar, existe la
exigencia para el juez de que tales pruebas sean valoradas motivadamente con criterios objetivos y
razonables. Así, ambas exigencias constituyen obligaciones que los jueces deben asumir en resguardo
al derecho a la prueba de cada una de las partes en un proceso.

La Primera Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema considera que si el
juez al expedir su sentencia incumple con las exigencias derivadas del derecho a la prueba, incurre en
motivación insuficiente.

Por tanto, advierte que en ese escenario el magistrado infringe lo dispuesto en el inciso 3 del artículo
139 de la Constitución, que reconoce los derechos al debido proceso y a la tutela jurisdiccional.

Tomado de portal web: Diario Oficial El Peruano.

SI SE ACREDITA LA EXISTENCIA DE UN PERJUICIO PATRIMONIAL

Pericia contable puede desvirtuar


presunción de inocencia en el peculado
SI SE ACREDITA LA EXISTENCIA DE UN PERJUICIO PATRIMONIAL

148
Pericia contable puede
desvirtuar presunción de
inocencia en el peculado
Mediante un reciente pronunciamiento, la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema ha
sostenido que el informe pericial contable puede desvirtuar la presunción de inocencia si con
él se puede determinar la existencia de un perjuicio patrimonial en el delito de peculado. Sin
embargo, es necesaria la concurrencia de otras pruebas. Entérate más aquí.

El informe pericial contable que determina la existencia de un perjuicio patrimonial en el delito


de peculado es suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia del procesado.

A esta conclusión llegó la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia en el


Recurso de Nulidad N° 253-2014. En este proceso, el valor probatorio de la pericia contable
se determinó junto con las demás pruebas que permitieron enervar la presunción de
inocencia.

Resumamos el caso: diversos funcionarios de la Empresa Nacional de la Coca (ENACO), en


Ayacucho, fueron denunciados por el delito de peculado luego de verificarse la existencia de
boletas de venta similares y que los montos ingresados al sistema eran distintos a los
consignados en las boletas emitidas. Para ello –sostuvo la fiscalía– dichos funcionarios
presentaron boletas de venta falsificadas.

Durante el proceso, fue presentado el informe pericial contable donde se determinó la


existencia de una doble emisión de algunas boletas de venta, lo que fue acompañado por el
informe pericial ampliatorio que corroboraba la existencia de varias boletas no ingresadas a la
caja de la institución.

Por este motivo, la Sala Penal de la Corte Superior de Justicia de Ayacucho condenó a los
funcionarios por la comisión del delito de peculado. No obstante, uno de los sentenciados
interpuso recurso de nulidad contra la sentencia que lo condenó como autor de peculado a
cuatro años de pena privativa de libertad suspendida e inhabilitación de tres años.

En su recurso, el procesado sostuvo que no se había valorado correctamente las pruebas y


que, además, se había vulnerado la presunción de inocencia que lo asiste, pues las boletas se
habían emitido por error involuntario. Además, argumentó que en otro proceso por falsificación
de documentos se determinó que no se había demostrado la falsificación de las boletas, por lo
que debía absolverse.

La Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema concluyó que al proceso se había incorporado
una hoja informativa donde se evidenciaba la doble emisión de boletas de venta, a lo que se

149
suman el informe pericial contable y el informe pericial contable ampliatorio. Sobre la base de
esta documentación, la Suprema afirmó que quedó demostrada la responsabilidad penal del
recurrente.

En consecuencia, la Corte declaró no haber nulidad en la condena de cuatro años que se le


impuso como autor de peculado. Sin embargo, declaró la nulidad de la sentencia de
inhabilitación e impuso una de un año, porque esta debía ser proporcional a la pena privativa
de libertad impuesta.

http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2013/02583-2012-HC.html

INDEBIDA MOTIVACIÓN DE LA RESOLUCIÓN DE DETENCIÓN


JUDICIAL.

Tribunal Constitucional

Exp. N.° 02583-2012-PHC/TC HUAURA


Fecha: 22 de noviembre de 2012.

Extracto:

(…) se debe indicar que este Tribunal viene señalando en su jurisprudencia que “[l]a Constitución no
garantiza una determinada extensión de la motivación, por lo que su contenido esencial se respeta
siempre que exista fundamentación jurídica, congruencia entre lo pedido y lo resuelto y, por sí misma,
exprese una suficiente justificación de la decisión adoptada, aun si esta es breve o concisa, o se
presenta el supuesto de motivación por remisión. Tampoco garantiza que, de manera pormenorizada,
todas las alegaciones que las partes puedan formular dentro del proceso sean objeto de un
pronunciamiento expreso y detallado (…)” [véase, entre otras, la sentencia recaída en el Expediente N.°
1230-2002-HC/TC, fundamento 11]. Esto es así en tanto hay grados de motivación, pues la motivación

150
ausente resulta inconstitucional, sin embargo la fundamentación jurídica que presente una suficiente
justificación que sustente lo resuelto no resulta inconstitucional, lo que debe ser apreciado en el caso
en particular [Cfr. STC 02004-2010-PHC/TC,fundamento 5].

La motivación respecto a los suficientes elementos probatorios de la comisión de un delito que vincule
al imputado implica que el Juez explicite la relación indiciaria de aquel o aquellos medios probatorios
que relacionen de manera preliminar al procesado con el hecho imputado. La motivación en cuanto a la
pena probable a imponerse concierne a la argumentación de que aquella será superior a un año de
pena privativa de la libertad, lo cual importa al delito imputado y de la pena prevista por el Código
Penal.

En lo que al caso de autos respecta, debe tenerse en cuenta que la ausencia de motivación en
referencia a la obstaculización del proceso o de la eventual sustracción del actor al proceso convierten
a la imposición de la medida cautelar de la libertad personal (llámese prisión preventiva o mandato de
detención provisional) en arbitraria y, por tanto, vulneratoria de lo establecido por la Constitución
(artículo 139º, numeral 3).

Tomado del portal web: Tribunal Constitucional

EXP. N.° 02583-2012-PHC/TC


HUAURA
PABLO MAURO
MAYO VÁSQUEZ

https://www.google.com.pe/search?q=Exp.+N.%C2%B0+02583-2012-
PHC%2FTC+HUAURA&oq=Exp.+N.%C2%B0+02583-2012-
PHC%2FTC+HUAURA&aqs=chrome..69i57.684j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

Exp. N.° 02583-2012-PHC/TC HUAURA

http://laley.pe/not/3076/el-proceso-penal-inmediato-en-casos-de-flagrancia-de-violencia-contra-la-
policia/

151
LO QUE LOS FISCALES Y JUECES DEBEN TENER EN CUENTA

El proceso penal inmediato en


casos de flagrancia de
violencia contra la Policía

http://legis.pe/nakazaki-no-puede-haber-proceso-inmediato-si-no-hay-abogado-que-garantice-
defensa-eficaz/

Nakazaki: «No puede haber


proceso inmediato si no hay
abogado que garantice defensa
eficaz»

http://legis.pe/que-hacer-tras-una-mordedura-de-perro-demandas-por-ataques-de-perro/

Un ataque de perro puede llevarle al hospital y resultar en tratamientos largos y facturas por cientos
de dólares. Por eso, la ley estadounidense cuenta con normas que ayudan a establecer la culpa y la
compensación cuando ocurre un ataque.

152
http://legis.pe/omision-a-la-asistencia-familiar-capacidad-economica-se-debe-probar-en-sede-
penal/

Omisión a la asistencia familiar:


«Capacidad económica se debe
probar en sede penal»

http://legis.pe/si-el-proceso-inmediato-fuera-facultativo-los-fiscales-no-lo-usarian-texto-completo-
de-la-ponencia-de-cesar-nakazaki-en-el-ii-pleno-jurisdiccional/

«Si el proceso inmediato fuera


facultativo los fiscales no lo
usarían». Texto completo de la
ponencia de César Nakazaki en
el II Pleno Jurisdiccional

153
CONDUCTA SE VUELVE ATÍPICA

Arma inoperativa no permite condenar


por tenencia ilegal de armas

La Corte Suprema ha establecido que si el arma incautada no estaba operativa en el


momento de la detención, no es posible condenar por el delito de tenencia ilegal de
armas. Más detalles aquí.

http://laley.pe/not/3075/arma-inoperativa-no-permite-condenar-por-tenencia-ilegal-de-armas-/

Si el arma incautada en un operativo policial no funciona o no es apta para ser usada como
tal, no podrá condenarse al intervenido por tenencia ilegal de armas, pues en este caso la
conducta será atípica. ¿La razón? Para que se configure este delito debe crearse un peligro
abstracto para un número indeterminado de personas.

A esta conclusión llegó la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema en la Resolución N°


2840-2013-Lima. Allí, sostuvo, además, que aun cuando el arma hubiera estado en óptimas
condiciones antes de la intervención, esto no puede dar lugar a una responsabilidad penal por
ser incierto el estado del arma al momento de la detención.

Veamos el caso: luego de una persecución policial, a un sujeto se le encontró en posesión de


drogas, armas y municiones. Por este motivo se le abrió un proceso por tenencia ilegal de
armas y tráfico ilícito de drogas; delitos por los cuales fue procesado y condenado en primera
instancia a nueve años de prisión.

154
Frente a esto, el procesado apeló la resolución por considerar que el juzgador no tomó en
consideración que el arma incautada se encontraba inoperativa, por lo que no podía
configurarse el delito de tenencia ilegal de armas. Además, adujo que la droga establecida en
el acta de incautación fue sembrada. No obstante, en segunda instancia, la Primera Sala
Penal Especial Penal para Procesos con Reos en Cárcel de la Corte Superior de Lima
confirmó la sentencia de primera instancia.

Ya en sede suprema, luego de presentado un recurso de nulidad por parte del procesado, la
Sala Penal Transitoria advirtió que el dictamen de balística forense determinó que el arma
incautada al momento de la detención se encontraba inoperativa. Por ello, la Corte consideró
que, en estas circunstancias, era imposible la configuración del delito de tenencia ilegal de
armas, en la medida que este es un delito de peligro abstracto, lo que significa que su
comisión implica la creación de un riesgo para un número indeterminado de personas. En
consecuencia, dada la inoperatividad del arma, la conducta debía ser considerada atípica.

Pese a ello, la Sala Penal Transitoria precisó que también era aplicable al caso el delito de
tenencia ilegal de municiones. Por este motivo, declaró no haber nulidad en la sentencia de
vista, pero precisando que la condena de nueve años de privación de libertad correspondía a
los delitos de tráfico ilícito de drogas y tenencia ilegal de municiones, conforme puede
determinarse de las penas conminadas para ambos tipos penales.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=21197

SI LA SANCIÓN IMPUESTA ES INFERIOR AL MÍNIMO LEGAL NO


PROCEDE LA DISMINUCIÓN.

Sala Penal Transitoria

Recurso de Nulidad nº 3184-2014 Lima Este


Fecha de emisión: 04 de mayo de 2015

155
Extracto:

QUINTO. (…), la pena impuesta, de cinco años de privación de libertad, visto lo anterior y en atención a
como se desarrollaron los hechos –entidad del injusto y culpabilidad por el hecho-, de ninguna manera
puede disminuirse, pues el mínimo legal es de doce años de pena privativa de libertad. Es más, la
sanción impuesta es inusitadamente benigna. El delito anterior debe ser objeto de un procedimiento de
revocación de la condición de la pena, que el Juez Penal debe instar en sede de ejecución (artículo 60º
del Código Penal).

SEXTO. (…), cabe precisar que (…) tiene la calidad de cómplice primario. No intervino en la
interceptación y ataque de la agraviada, solo esperó en el vehículo a su coencausado (…) para huir una
vez ejecutado el ilícito. Procede un cambio de titulo de intervención, mas no de la pena pues la
complicidad primario es sancionada en los mismo términos que la autoría (artículo 25º del código
Penal).

Fuente: Poder Judicial

https://www.google.com.pe/search?q=javier+llobert+rodeiguez+prision+preventiva+limites+consti
tucionaoles+libro&oq=javier+llobert+rodeiguez+prision+preventiva+limites+constitucionaoles+lib
ro&aqs=chrome..69i57.11086j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

javier llobert rodeiguez prision preventiva limites constitucionaoles libro

https://www.google.com.pe/search?q=sentencia+uso+de+documento+falso+primera+sala+penal+
de+apelaciones&oq=sentencia+uso+de+documento+falso+primera+sala+penal+de+apelaciones&
aqs=chrome..69i57.21285j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

sentencia uso de documento falso primera sala penal de apelaciones

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=962898143730921&set=a.904293996258003.107374182
8.100000322330299&type=3&theater

prisión prevntiva libros (castillo alva)

156
https://www.google.com.pe/search?q=acto+juridico+procesal&oq=acto+juridico+procesal&aqs=c
hrome..69i57.6191j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-
8#q=sentencia+absolutoria+de+uso+documento+falso

sentencia absolutoria de uso documento falso

LA TEORÍA DEL DELITO EN LA DISCUSIÓN ACTUAL.

Recomendamos leer el libro: La teoría del delito en la discusión actual, Tomo I y II, de autoría de: Claus
Roxin (Traducido por Manuel A. Abanto Vásquez). Grijley, 2016.

Extracto: “En todas estas publicaciones se trata no solamente de exponer la concepción de Claus
ROXIN, sino también de poner al alcance de los alumnos y estudiosos del Derecho penal de esta parte
del continente los nuevos avances en la discusión de importantes temas de dogmática penal.

El eco que tuvieron las publicaciones en el público peruano e hispano-parlante, me ha animado a


realizar una nueva recopilación. En esta se recogen algunas traducciones ya publicadas en 1998 y
2004, pero se agregan otras nuevas que, en parte, reemplazan a algunas anteriores. Aquí no
solamente se ha tratado de actualizar las ideas del profesor alemán (p. ej, el nuevo artículo “Dominio de
la organización y resolución del hecho”), sino en especial de confrontar su concepción con la de la
concepción del “normativismo radical” (o funcionalismo sistémico).”

EL ENDURECIMIENTO DEL DERECHO PENAL ¿UNA ALTERNATIVA FRENTE A


LA INSEGURIDAD CIUDADANA?

César Mayta Acevedo - Abogado en la especialidad de Derecho penal.

157
26 de enero (Alerta Informativa) I.- Consideración Preliminar.- Una de nuestras preocupaciones
actuales es la falta seguridad en la sociedad. Los datos estadísticos resaltan el aumento de la
criminalidad en algunas regiones de nuestro territorio, como La Libertad, Ancash, Arequipa y
Lima[1] que aunada a la cifra negra y oculta, dan cuenta del avance del fenómeno de inseguridad
ciudadana.

No solo ello, como expone Dammert[2] la percepción de los ciudadanos respecto al aumento de la
inseguridad se ve reflejada en la disminución de la confianza interpersonal e institucional. Así expone
“cuando la percepción de inseguridad es alta, la confianza interpersonal e institucional se reduce, el
individualismo se radicaliza y el capital social se debilita generando mayores barreras para la
construcción de ciudadanía. Actitudes que sumadas al déficit institucional, van mermando la calidad de
la democracia”.

En el reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano (en adelante
PNUD), se señala que la seguridad ciudadana es un tema delicado que preocupa a muchos tomadores
de decisión y repercute al calor de las campañas electorales. Además, destaca que “el nivel de
inseguridad que muchos sufren en la región impide el desarrollo humano”[3]; el delito, la violencia y el
temor limitan profundamente las capacidades y las libertades de las personas, la manera como
construyen su vida en sociedad y su relación con las instituciones del Estado. Así también, se
determinó que el porcentaje de personas que reportan haber limitado sus lugares de recreación por
temor a ser víctima del delito va de un 20.6% a un 59.1% para distintos países de América Latina.

De igual forma, este informe da a conocer que los gobiernos de turno y sus antecesores, demuestran
déficits de capacidades en materia de justicia y seguridad. “Esto se refleja en índices de impunidad
alarmantes, la crisis que atraviesan sus sistemas carcelarios y en la desconfianza de la ciudadanía
hacia las instituciones de justicia y policía”[4].

Paralelamente, los vínculos comunitarios como la familia, la escuela y la comunidad han perdido fuerza
en algunos contextos como tensores sociales que permiten la cooperación y convivencia positiva;
propiciando, en algunos casos, formas de organización distorsionadas por el temor y la desconfianza
como la llamada “justicia por mano propia”, y el apoyo a las políticas de “mano dura”.

A entender del profesor Herzog[5], el recurrir a políticas de “mano dura” constituye una práctica común
en todas las sociedades modernas, y en la mayoría de casos esta desorganización social lleva a
reclamar mayor presencia del Derecho penal y una intensa actividad legislativa.

Los gobiernos de turno o sus adversarios han dictaminado una serie de propuestas políticas cuya única
finalidad es la del aumento de castigos, la disminución de la edad de imputabilidad penal, el
endurecimiento de las penas, entre otros. Para Dammert “estas experiencias se han instalado en el
discurso colectivo como herramientas probadas en este objetivo, las cuales se han basado en prácticas
aplicadas internacionalmente como la tolerancia cero, la tercera es la vencida, entre otras”[6].

En palabras de Rivera y Monclús[7], al referirse a la España contemporánea, “constatamos una elevada


inversión tanto pública como privada en sistemas de seguridad: alarmas, sistemas de videovigilancia,
personal de seguridad privada, etc. La seguridad se ha convertido en una mercancía que centra los
debates políticos, a la vez que también se recurre como instrumento electoral a las promesas de mayor
rigor y severidad penal. Las ofertas de una cada vez mayor penalidad y seguridad han tenido un papel
central en las citas electorales de los últimos años”; y añaden, “se ha generado una «obsesión
securitaria» que la sociedad ha ido paulatinamente internalizando en detrimento, de garantías y
libertades”.

El propósito del presente trabajo es, en esencia, analizar si las políticas de “mano dura” resulta ser
eficaz o no en la lucha contra la inseguridad ciudadana.

Antes, es preciso advertir ya en estas consideraciones introductorias que no se van a desarrollar todas
las cuestiones relacionadas con esta problemática (inseguridad ciudadana), no porque no revistan
interés sino, antes al contrario, porque el número e importancia de las mismas precisan, sin duda, de un

158
estudio más detenido.

Para mayor información ingresar al siguiente enlace:


http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4537

[1] Ver la última encuesta publicada por la organización “Lima como vamos” en la que se señala que la
percepción de los ciudadanos sobre la inseguridad ciudadana a aumentado de 2012 (50.8%) a 2013
(65.6%).

[2] Dammert, Lucia / Salazar Felipe, ¿Duros con el delito? Populismo e Inseguridad Ciudadana, p. 9.

[3] En Informe Regional de Desarrollo Humano 2013-2014 - Seguridad Ciudadana con Rostro Humano:
diagnóstico y propuestas para América Latina. p. 8.

[4] Informe Regional de Desarrollo Humano 2013-2014 - Seguridad Ciudadana con Rostro Humano:
diagnóstico y propuestas para América Latina. p. 18.

[5] Herzog, Félix, Algunos riesgos del Derecho penal de riesgos. p. 3. (…) “Creo que cabe compartir mi
impresión de que hoy en día casi todas las manifestaciones de desorganización social y de
debilitamiento de la conciencia de la responsabilidad llevan a reclamar el Derecho penal y a una
actividad legislativa temperamental”, continúa y señala que, “Tales reacciones consternadas con
comprensibles” (…) sin embargo, no debemos caer en una Política criminal emotiva”.

[6] Dammert, Lucia / Salazar Felipe, ¿Duros con el delito? Populismo e Inseguridad Ciudadana, p. 19.

[7] Cfr. Rivera/Monclús, Presentación del libro de De Giorgi, Tolerancia Cero, p. 19.

EL DERECHO A SER PROCESADO DENTRO DE UN PLAZO


RAZONABLE.

Tribunal Constitucional

Exp. n.° 04802-2013-PHC/TC Lima Norte


Fecha: 30 de mayo de 2014

Extracto:

6. El derecho a ser juzgado en un plazo razonable constituye una manifestación implícita del derecho al
debido proceso establecida en el artículo 139º, inciso 3, de la Constitución Política del Perú. El Tribunal
Constitucional ha señalado que sólo se puede determinar la violación del contenido constitucionalmente
protegido del mencionado derecho a partir del análisis de los siguientes criterios: a) la actividad
procesal del interesado; b) la conducta de las autoridades judiciales; y, c) la complejidad del asunto.
Estos elementos permitirán apreciar si el retraso o dilación es indebido, lo cual, como ya ha indicado el
Tribunal Constitucional, es la segunda condición para que opere este derecho.

159
7. El Tribunal Constitucional en la Sentencia recaída en el expediente N.º 5350-2009-PHC/TC, caso
Salazar Monroe, respecto de la determinación de los extremos dentro de los que transcurre el plazo
razonable del proceso penal, es decir, el momento en que comienza (dies a quo) y el instante en que
debe concluir (dies adquem) ha explicitado que: “(…) a. La afectación del derecho a ser juzgado dentro
de un plazo razonable, reconocido en el inciso 1) del artículo 8º la Convención Americana sobre
Derechos Humanos, se debe apreciar en relación con la duración total del proceso penal que se
desarrolla en contra de cierto imputado (análisis global del procedimiento), hasta que se dicta sentencia
definitiva y firme (dies ad quem), incluyendo los recursos de instancia que pudieran eventualmente
presentarse; y, b. El plazo razonable del proceso penal comienza a computarse (dies a quo) cuando se
presenta el primer acto del proceso dirigido en contra de determinada persona como probable
responsable de cierto delito, que a su vez puede estar representado por i) la fecha de aprehensión o
detención judicial preventiva del imputado; o, ii) la fecha en que la autoridad judicial toma conocimiento
del caso”.

Sin embargo, dicha dilación no ha afectado el derecho a ser juzgado dentro de un plazo razonable pues
el plazo razonable del proceso penal comienza a computarse cuando se presenta el primer acto del
proceso dirigido en contra de determinada persona como probable responsable de cierto delito, que a
su vez puede estar representado por i) la fecha de aprehensión o detención judicial preventiva del
imputado; o ii) la fecha en que la autoridad judicial toma conocimiento del caso”. Y, en el caso de autos,
el recurrente se encontraba en calidad de reo ausente y recién se apersonó al proceso el 26 de octubre
del 2011, fecha a partir de la cual se comienza a computar el plazo razonable del proceso penal
cuestionado porque es cuando se presenta el primer acto del proceso en su contra como probable
responsable del delito imputado.

Fuente: Tribunal Constitucional

INFORME: “ESTÁNDARES JURÍDICOS: IGUALDAD DE GÉNERO Y DERECHOS


DE LAS MUJERES”.

Esta edición especial del informe – Estándares Jurídicos Vinculados con la Igualdad de Género y los
Derechos de las Mujeres en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos:

Desarrollo y Aplicación – incluye el texto original aprobado por la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos el 3 de noviembre de 2011 y una actualización aprobada el 26 de enero de 2015. La
publicación de esta edición especial ha sido impulsada por Tracy Robinson, en su capacidad como
Relatora de las Mujeres de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en conmemoración del
20 aniversario de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra
la Mujer (Convención de Belém do Pará).

Para revisar el informe visita el siguiente enlace.


http://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/2015/132.asp

160
http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=21140

CASO RUANO TORRES Y OTROS VS. EL SALVADOR.

Corte Interamericana de Derechos Humanos

Serie nº 303 (Fondo, reparaciones y costas)


Fecha de emisión: 05 de octubre de 2015

Extracto:
El Estado reconoció su responsabilidad internacional por la violación del derecho a la defensa
establecida en el artículo 8.2.d) de la Convención Americana, como fue establecido por la Comisión
Interamericana en su informe de fondo. Los defensores incluyeron también en sus alegatos los artículos
8.1 y 8.2.e) de dicho tratado. Al respecto, la Corte recuerda que las presuntas víctimas y sus
representantes pueden invocar la violación de otros derechos distintos a los comprendidos en el
Informe de Fondo, siempre y cuando se atengan a los hechos contenidos en dicho documento, en tanto
son las presuntas víctimas las titulares de todos los derechos consagrados en la Convención. Por ende,
en razón de lo expuesto anteriormente (supra párr. 36), la Corte evaluará a continuación la aplicabilidad
de las disposiciones invocadas y el alcance de las violaciones alegadas. (Párrafo 150)

La Corte ha señalado que el derecho al debido proceso se refiere al conjunto de requisitos que deben
observarse en las instancias procesales a efectos de que las personas estén en condiciones de
defender adecuadamente sus derechos ante cualquier acto del Estado, adoptado por cualquier
autoridad pública, sea administrativa, legislativa o judicial, que pueda afectarlos. El debido proceso se
encuentra, a su vez, íntimamente ligado con la noción de justicia, que se refleja en: i) un acceso a la
justicia no sólo formal, sino que reconozca y resuelva los factores de desigualdad real de los
justiciables, ii) el desarrollo de un juicio justo, y iii) la resolución de las controversias de forma tal que la
decisión adoptada se acerque al mayor nivel de corrección del derecho, es decir que se asegure, en la
mayor medida posible, su solución justa. (Párrafo 151)

En términos convencionales el debido proceso se traduce centralmente en las “garantías judiciales”


reconocidas en el artículo 8 de la Convención Americana. La referida disposición convencional
contempla un sistema de garantías que condicionan el ejercicio del ius puniendi del Estado y que
buscan asegurar que el inculpado o imputado no sea sometido a decisiones arbitrarias, toda vez que se
deben observar “las debidas garantías” que aseguren, según el procedimiento de que se trate, el
derecho al debido proceso. Asimismo, otras disposiciones de dicho instrumento internacional, tal como
los artículos 7 y 25 de la Convención, contienen regulaciones que se corresponden materialmente con
los componentes sustantivos y procesales del debido proceso. En el Caso Cantoral Huamaní y García
Santa Cruz Vs. Perú, que se refería a las ejecuciones extrajudiciales de líderes sindicales, la Corte
Interamericana sostuvo que las exigencias del artículo 8 de la Convención “se extienden también a los
órganos no judiciales a los que corresponda la investigación previa al proceso judicial […]”. Por lo tanto,
desde el inicio de las primeras diligencias de un proceso deben concurrir las máximas garantías
procesales para salvaguardar el derecho del imputado a la defensa. Asimismo, deben concurrir los
elementos necesarios para que exista el mayor equilibrio entre las partes, para la debida defensa de
sus intereses y derechos, lo cual implica, entre otras cosas, que rija el principio de contradictorio.
(Párrafo 152)

Si bien la norma contempla diferentes alternativas para el diseño de los mecanismos que garanticen el
derecho, cuando la persona que requiera asistencia jurídica no tenga recursos ésta deberá
necesariamente ser provista por el Estado en forma gratuita. Pero en casos como el presente que se
refieren a la materia penal en la cual se consagra que la defensa técnica es irrenunciable, debido a la
entidad de los derechos involucrados y a la pretensión de asegurar tanto la igualdad de armas como el
respeto irrestricto a la presunción de inocencia, la exigencia de contar con un abogado que ejerza la
defensa técnica para afrontar adecuadamente el proceso implica que la defensa que proporcione el
Estado no se limite únicamente a aquellos casos de falta de recursos. (Párrafo 155)

Sin embargo, la Corte ha considerado que nombrar a un defensor de oficio con el sólo objeto de cumplir

161
con una formalidad procesal equivaldría a no contar con defensa técnica, por lo que es imperante que
dicho defensor actúe de manera diligente con el fin de proteger las garantías procesales del acusado y
evite así que sus derechos se vean lesionados y se quebrante la relación de confianza. A tal fin, es
necesario que la institución de la defensa pública, como medio a través del cual el Estado garantiza el
derecho irrenunciable de todo inculpado de delito de ser asistido por un defensor, sea dotada de
garantías suficientes para su actuación eficiente y en igualdad de armas con el poder persecutorio. La
Corte ha reconocido que para cumplir con este cometido el Estado debe adoptar todas las medidas
adecuadas. Entre ellas, contar con defensores idóneos y capacitados que puedan actuar con
autonomía funcional. (Párrafo 157)

Fuente: Corte Interamericana DDHH

INPE: EN MAYO SE COMENZARÍA CON EL USO DE GRILLETES


ELECTRÓNICOS.

25 de enero (Alerta Informativa).- El Jefe del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe), Julio Magán
manifestó que se espera firmar el contrato con el consorcio ganador de la buena pro de la licitación en
abril y comenzar a aplicar el sistema de vigilancia electrónica desde mayo.

Según informó, para que el sistema se ponga en funcionamiento, tanto el Inpe y el Poder Judicial deben
armonizar sus protocolos, proceso que ya ejecutó la entidad penitenciaria.

Asimismo, Magán indicó que la aplicación de grilletes a procesados y sentenciados, ayudará a


descongestionar los penales al alcanzar a un 5% de los internos, aproximadamente, lo que representa
entre 3,500 y 5,000 personas.

Existirá una primera fase piloto que se desarrollará en Lima y Callao, y cada interno que quiera
acogerse a ese beneficio deberá pagar su propio sistema de vigilancia electrónica, lo que representará
un gasto de unos cinco dólares diarios, tanto por la instalación del sistema, el alquiler de los grilletes y
el servicio de monitoreo. Podrán acceder a este beneficio aquellos a los que se les abre un proceso con
prisión preventiva. En vez de ir a un penal, esa persona puede solicitar al juez la comparecencia con el
uso de grilletes electrónicos mientras dure su proceso, de esa manera se evitará aumentar la población
penal.

Tomado del portal web: Andina.

EN VIRTUD DEL PRINCIPIO DE CULPABILIDAD ES NECESARIO QUE SE


COMPRUEBE LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA DEL AGENTE.

Tribunal de Contrataciones del Estado

162
Resolución nº 2971-2015-RCE-S1
Fecha de emisión: 30 de diciembre de 2015

Extracto:

(…) en virtud del Principio Culpabilidad que rige la potestad sancionadora del Estado, es necesario que,
en principio, se compruebe la responsabilidad subjetiva del agente infractor a efectos de imponerle una
sanción administrativas; no obstante, en materia de Contrataciones Públicas, el propio Tribunal de
Contrataciones del Estado, ha señalado que en determinados casos el Principio de culpabilidad no
siempre puede exigirse en el ámbito administrativo, en el cual sí podrán existir sanciones por
responsabilidad objetiva cuando las reglas existentes y los procedimientos de aplicación del derecho
así lo permitan (…).

Fuente: OSCE

CONFIGURACIÓN DE HOMICIDIO CALIFICADO POR ALEVOSÍA Y


ABSOLUCIÓN.

Sala Penal Transitoria

R.N. nº 540-2015 Lima


Fecha de emisión: 06 de enero de 2016

Extracto:

(…) i) Las víctimas se encontraban indefensas, fueron sorprendidas por la operación militar y estaban
desarmadas. ii) En cuanto al jefe del (…) no existe prueba que intervino en la planificación de la
operación en cuestión ni que cursó órdenes específicas respecto a lo que iba a ocurrir y a lo que debían
hacer los integrantes del Batallón, ni elementos de prueba que revelen que sabía de las ejecuciones
extrajudiciales. Respecto a la responsabilidad del Jefe de Estado Mayor Operativo en la lógica directiva
del plan OEI de Pucará, sólo se tiene la versión sumarial del G dos. Pese a la negativa del Comandante
General de la Trigésima Primera División, se entiende que fue quién ordenó proporcionar para la
referida OEI, el personal y la logística necesaria para su ejecución. El Batallón (…), como Unidad de
Refuerzo, dependía funcionalmente del Comandante General y, en consecuencia, un cambio de misión
requería de su orden expresa Conforme a la doctrina expuesta, pruebas valoradas, así como al mérito
de los manuales militares, los aludidos oficiales subalternos del (…) no tuvieron injerencia alguna tanto
en el planteamiento militar como en su implementación y la propia ejecución de las muertes de os ocho
agraviados. El rango militar de los encargados de constituir los anillos de seguridad, sumado al carácter
vertical de la estructura militar, haría imposible imponer una competencia para prevenir o evitar este
resultado lesivo. Además, el carácter secreto de a OEI y el compartimentaje de su ejecución permite
inferir que no era propio del ámbito de su competencia tener conocimiento de los superiores, lo que
excluye el conocimiento de que la operación iba a traer consigo la comisión de un hecho delictivo.

Fuente: Poder Judicial.

163
https://www.google.com.pe/search?q=CASO+WALDO+MULTAS+PERU&oq=CASO+WALDO+MULT
AS+PERU&aqs=chrome..69i57.4231j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

SI ES QUE COBRO DE MULTA HA PRESCRITO

Condenado está rehabilitado


aunque no pagó pena de multa
La falta de cumplimiento de la pena de multa no impide declarar rehabilitado al condenado
cuando esta ya no pueda ser exigida por el Estado. En la medida que la rehabilitación del
condenado es automática al cumplimiento de condena, no debe rechazarse una solicitud de
rehabilitación si es que ya ha vencido el plazo de prescripción de la pena de multa.

Así lo entendió el Juzgado Supremo de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia en la


resolución recaída en el expediente de Asuntos Varios N° 05-02. Repasemos el caso que
derivó en este pronunciamiento: en junio de 2008, Waldo Ríos fue condenado a cuatro años
de privación de la libertad suspendida por el delito de cohecho pasivo impropio y el de
receptación por la Sala Penal Especial de la Corte Suprema; motivo por el cual se le impuso
una serie de reglas de conducta.

Asimismo, fue sancionado con una pena de inhabilitación por el periodo de tres años y otra
correspondiente al pago de noventa días-multas. Luego de un largo trámite procesal, su
sentencia obtuvo firmeza mediante una ejecutoria suprema del 2009 que confirmó su
condena.

Luego de cumplido el plazo impuesto para las reglas de conducta, Waldo Ríos solicitó se
declare su rehabilitación respecto de la condena impuesta por la Sala Penal Especial
Suprema. Además, sostuvo que también se había cumplido con el pago de la totalidad de la
reparación civil.

Si bien consideró que, por estos aspectos, era procedente la declaración de rehabilitación, el
juez supremo instructor observó que el condenado no había cumplido con una de las penas: el
pago de los noventa días-multa.

Para hallar solución a este conflicto, el juzgador tuvo que valorar los plazos de prescripción de
la acción penal y de la pena a la luz del tiempo transcurrido. En tal sentido, tomó en
consideración el artículo 86 del Código Penal que establece que el plazo de prescripción de la

164
pena será el mismo que el fijado por la ley para la acción penal; y se descontará desde que la
condena quedó firme. Igualmente, conforme al artículo 80 cuando la pena impuesta en un
delito no sea privativa de la libertad, la acción prescribirá a los dos años.

Por tal motivo, el juez supremo instructor sostuvo que en la condena de Waldo Ríos la pena
de multa tenía carácter principal y que, como tal, el cómputo de su plazo inició desde que
quedó firme en el 2009. En consecuencia, concluyó que habían transcurrido muchos más
años que los requeridos para la prescripción de la pena de multa.

Por lo tanto, al haber prescrito la pena de multa, ya no podía ser exigible por el Estado a pesar
del incumplimiento de Waldo Ríos. Así, finalmente, el juez instructor tuvo que declarar
procedente la rehabilitación y ordenar la anulación de sus antecedentes penales y policiales.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=21115

EVALÚAN NORMAS SOBRE DELITOS DE VIOLENCIA Y RESISTENCIA A


LA AUTORIDAD.

22 de enero (Alerta Informativa).- El día de ayer fue evaluada por los jueces de las Salas Penales de la
Corte Suprema de JusticIa, la determinación judicial de la condena que se aplica por el delito de
violencia y resistencia a la autoridad, en sus diversas modalidades.

De este modo, los magistrados reunidos en el Segundo Pleno Jurisdiccional Supremo Extraordinario en
materia penal y procesal penal, revisaron los artículos 365, 366 y 368 del código Penal, sobre el
atentado a la autoridad, violencia contra la autoridad y resistencia a la autoridad. Así, la reunión se dio
con el fin de contribuir a la correcta interpretación y aplicación de esta polémica legislación, de acuerdo
con los hechos que sean presentados y que podrían redundar en la pena a imponerse.

Asimismo, también fueron evaluadas las normas sobre proceso inmediato para delitos flagrantes y
otros previstos en el Decreto Legislativo nº 1194. De esta manera, se espera establecer una mejor y
adecuada interpretación de esta norma procesal, con el objetivo que garantice el debido respeto de los
derechos de las partes procesales.

165
Tomado de portal web: Diario Oficial El Peruano.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=21110

PRESENTE UNA PETICIÓN.

Mediante la presentación de una petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos


(CIDH), las personas que han sufrido violaciones a sus derechos humanos pueden obtener ayuda. La
Comisión investiga la situación y puede formular recomendaciones al Estado responsable para que se
restablezca el goce de los derechos en la medida de lo posible, para que hechos similares no vuelvan a
ocurrir en el futuro y para que los hechos ocurridos se investiguen y se reparen.

En esta hoja informativa podrá encontrar información relevante sobre las peticiones bajo estudio inicial.

Asimismo, el folleto que se presenta debajo busca informar sobre algunos conceptos básicos que
deben conocer antes de presentar sus denuncias. También busca exponer en términos claros y
sencillos cuáles son sus derechos humanos protegidos, cómo y cuándo presentar una denuncia, los
requisitos que deben cumplirse y, en general, cuáles son los procedimientos que deben seguirse.

El folleto está dividido en cuatro partes:

1. Los Derechos Humanos en el Sistema Interamericano


2. Guía para Presentar una Petición
3. Situaciones de Gravedad y Urgencia
4. Formulario para Presentar una Petición ante la CIDH

Para mayor información ingresar al portal web de la CIDH.


http://www.oas.org/es/cidh/mandato/peticiones.asp

https://www.google.com.pe/search?q=PLENO+JURISDICCIONAL+2016+CRITERIOS+PROCESO+I
NMEDIATO&oq=PLENO+JURISDICCIONAL+2016+CRITERIOS+PROCESO+INMEDIATO&aqs=chro
me..69i57.19622j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

PLENO JURISDICCIONAL 2016 CRITERIOS PROCESO INMEDIATO

166
http://laley.pe/not/3067/lo-que-dijeron-los-amicus-curiae-en-el-ii-pleno-penal-sobre-los-procesos-
inmediatos/

VIDEO

LA RUTA DE LOS TRIBUNALES DE FLAGRANCIA DELICTIVA EN EL PERÚ.

Edhín Campos Barranzuela - PhD en Ciencias Legales por la University International Atlantic, Past -
Presidente de la Corte Superior de Justicia de Ancash, Actual Jefe de la ODECMA – ANCASH, Doctor
en Derecho y Educación, Magíster en Ciencias Penales, Licenciado en Ciencias de la Educación,
Licenciado en Comunicación Social y Docente Universitario.

21 de enero (Alerta Informativa) I.- Introducción.- Desde el primero de agosto, se estableció como
Plan Piloto, en el Distrito Judicial de Tumbes, la implementación, de los Tribunales de Flagrancia
Delictiva, cuyo propósito a decir el Presidente del Poder Judicial, es establecer un tratamiento especial
y célere en la investigación y juzgamiento de los delitos flagrantes, a fin de obtener una decisión judicial
pronta y eficaz.

Según la Resolución Administrativa Nro. 231 – 2015 – CEPJ, se dispone que los órganos
jurisdiccionales competentes, para tramitar los delitos de flagrancia delictiva son: El cuarto Juzgado de
Investigación Preparatoria, el primer Juzgado Unipersonal y la Sala Penal de Apelaciones de Tumbes.

La implementación de este Plan Piloto, ha tenido como propósito replicarlo a nivel nacional, y además
ha tenido la finalidad de dar una respuesta inmediata, eficaz y eficiente a los delitos flagrantes que
atentan contra la seguridad ciudadana, que es uno de los principales problemas que afronta el país, en
vista del incesante incremento de la ola delictiva.

Para mayor información ingresar al siguiente enlace:


http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4511

CORTE SUPREMA PRECISA REQUISITOS DE LA DESVINCULACIÓN PROCESAL

167
Es posible condenar a una persona por
un delito no previsto en la acusación

http://laley.pe/not/3060/es-posible-condenar-a-una-persona-por-un-delito-no-previsto-en-la-
acusacion-/

La desvinculación procesal es una figura que permite al juez condenar a un procesado por
un delito distinto al expuesto en la acusación. La Corte Suprema ha precisado que esto
solo será procedente si los hechos materia de acusación no constituyen un único delito.
Además, deben cumplirse otros presupuestos. Entérate más aquí.

La desvinculación procesal es una figura que permite al juez condenar a un procesado por un
delito distinto al expuesto en la acusación. Sin embargo, para que sea procedente es
necesario que concurran los siguientes presupuestos: la homogeneidad del bien jurídico
tutelado, la inmutabilidad de los hechos y las pruebas; la preservación del derecho de defensa;
coherencia entre los elementos fácticos y normativos para realizar la correcta adecuación al
tipo; y la favorabilidad.

A este criterio arribó la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema en el Recurso de Nulidad
N° 3424-2013-Junín. Aquí, sostuvo que el juicio de tipicidad será incorrecto cuando de la
actuación probatoria se evidencie que los hechos imputados se subsumen en un tipo penal
determinado.

Resumamos el caso: en su acusación, el Ministerio Público imputó a un sujeto la comisión del


delito de violación sexual de una menor de edad de diez años. La fiscalía afirmó que, durante
los hechos, el procesado tuvo un interés permanente por mantener acceso carnal con la
menor. Asimismo, señaló que, pese a que no hubo penetración, el delito se consumó cuando
el sujeto, antes de huir, utilizó otras partes del cuerpo para acceder a la vagina de la víctima.

Sin embargo, la Primera Sala Mixta Descentralizada de La Merced de la Corte Superior de


Justicia de Junín se desvinculó de la acusación por delito de violación sexual de menor de
edad e impuso una pena privativa de libertad suspendida de dos años por el delito de actos
contra el pudor contra la menor.

168
El Ministerio Público interpuso recurso de nulidad contra la sentencia por considerar que la
Primera Sala Mixta no podía recurrir a la desvinculación procesal pues los hechos formulados
en la acusación configuran el delito de violación sexual. ¿La razón? Porque, a criterio de la
fiscalía, existió una voluntad del procesado de tener acceso carnal, lo que no se presenta en el
delito de actos contra el pudor.

Ya a nivel de la Corte Suprema, la Sala Penal Transitoria sostuvo que para la procedencia de
la desvinculación procesal es necesaria la homogeneidad del bien jurídico tutelado, la
inmutabilidad de los hechos y las pruebas; la preservación del derecho de defensa; coherencia
entre los elementos fácticos y normativos; y la favorabilidad.

Por tal motivo, dado que los hechos atribuidos en la acusación al procesado y por los cuales
ejerció su derecho de defensa solamente pueden subsumirse en el delito de violación sexual
de menor de edad, no procedía la desvinculación procesal por el delito de actos contra el
pudor de menor.

Finalmente, la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema declaró la nulidad de la sentencia


por actos contra el pudor e impuso al procesado cadena perpetua por el delito de violación
sexual de menor de edad.

 Imputado puede ser absuelto pese a que reconoció culpabilidad


 ¿Cuáles fueron las jurisprudencias penales más relevantes del 2015?
Enlaces automáticos por temática

 Reflexiones sobre el "caso de la familia Sánchez Paredes"


 Imputado puede ser absuelto pese a que reconoció culpabilidad
 Juzgados de flagrancia: ¿sobre qué delitos y supuestos se aplica el proceso
inmediato?
 Violaciones sexuales cometidas por miembros del Sodalicio no han prescrito
 ¿En qué casos puede condenarse a solo horas de cometido el delito?
 Hallar droga junto a los documentos de una persona no justifica que se le
condene
 Corte Suprema precisa las diferencias entre complicidad primaria y secundaria
 Primer ministro podría ser investigado por delito de omisión de funciones
 Las 7 sentencias más vistas en abril de la Corte Suprema
 Las 8 sentencias penales más relevantes del Poder Judicial del 2014

169
http://laley.pe/not/3064/-esta-facultada-la-policia-para-investigar-las-infracciones-de-los-
trabajadores-/

LO QUE PUEDEN Y NO HACER A PEDIDO DEL EMPLEADOR

¿Está facultada la Policía para


investigar las infracciones de
los trabajadores?

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=CASACION+38+-+2010+HUAURA+USURPACION

CASACION 38 - 2010 HUAURA USURPACION

170
BONDADES DEL NUEVO CÓDIGO PROCESAL PENAL SERÁN
DIFUNDIDAS POR CANAL DEL PJ.

18 de enero (Alerta Informativa).- El presidente del Poder Judicial (PJ), doctor Víctor Ticona Postigo,
manifestó que a través del canal de televisión de su institución, “Justicia TV”, se transmitirán 16
capítulos que explicarán con claridad y sencillez las peculiaridades del Nuevo Código Procesal Penal,
mediante entrevistas a jueces, fiscales, abogados especialistas, defensores públicos y representantes
de la Policía Nacional del Perú.

Asimismo, el titular de PJ señaló que con este producto se avanza hacia la reconexión de la justicia con
los ciudadanos, ya que se contribuye a que conozcan mejor sus derechos y deberes en el marco de
este nuevo sistema.

También indicó que este programa adquiere especial importancia considerando que el Poder Judicial
culminó el año pasado la implementación del Nuevo Código Procesal Penal en el interior del país y que
en este año se tiene previsto su aplicación en las Cortes Superiores de Ventanilla y Callao.

De igual forma, resaltó que debe tenerse en cuenta que actualmente se encuentra vigente el Decreto
Legislativo 1194, que regula el proceso inmediato para casos de flagrancia delictiva, el cual constituye
un adelanto sobre este nuevo modelo en Lima Metropolitana y Callao.

Tomado del portal web: Diario Oficial El Peruano.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=21054

LA DECLARACIÓN DE LA VÍCTIMA ES VÁLIDA SI CUMPLE CON LO


ESTABLECIDO EN EL ACUERDO PLENARIO Nº 2-2005/CJ-116.

Sala Penal Permanente

R.N. nº 521-2015 Del Santa


Fecha de emisión: 30 de abril de 2015

Extracto:
NOVENO. La declaración del agraviado al ser la principal prueba de cargo debe ser analizada de
conformidad con el Acuerdo Plenario número dos-dos mil cinco/CJ-ciento dieciséis, que da valor a las
declaraciones del agraviado que cumplen con las garantías de certeza que este Acuerdo adoptó, como
son: i) Ausencia de incredibilidad subjetiva, ii) Verosimilitud y iii) Persistencia en la incriminación.

DÉCIMO. Sobre la primera garantía, solo el acusado (…) señaló que tuvo problemas con la madre del
agraviado (…); sin embargo, no ha presentado medios de prueba que acrediten su dicho, quedando
solo en una mera afirmación sin sustento; por lo que este requisito ha sido superado en el caso de
ambos acusado.

DÉCIMO PRIMERO. Respecto a la verosimilitud, el relato del agraviado es lógico y coherente, además,
se corrobora con otros medios de prueba como el acta de hallazgo y reojo, el acta de reconocimiento

171
físico de persona, el certificado médico, que da cuenta del forcejeo.

DÉCIMO TERCERO. Sobre la persistencia de la incriminación, el agraviado declaró a nivel prelminar y


de instrucción frente al juez, por lo que, al haberse cumplido los requisitos del referido Acuerdo
Plenario, la declaración de la víctima, es válida y tiene la entidad para acreditar los hechos imputados.

Fuente: Poder Judicial.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=21053

¿QUÉ TIPOS DE MEDIDAS DE REPARACIÓN SE PUEDEN OBTENER?

A. Restitución del derecho afectado

La restitución comprende medidas cuya finalidad es devolver a la víctima a la situación anterior a la


alegada violación. Su efecto genera la terminación de la actividad o conducta que se considera
violatoria de los derechos de las víctimas y el restablecimiento de las cosas al estado que guardaban
antes de que los hechos ocurrieran45. La Comisión entiende que la naturaleza de los hechos que
dieron origen a la supuesta violación es lo que determina si la restitución puede considerarse una
medida de reparación factible. En este sentido, la restitución puede ser una forma de reparación eficaz
cuando se persigue, por ejemplo, el restablecimiento de la libertad, la devolución de bienes o la
expedición de documentos de identidad.

B. Rehabilitación médica, psicológica y social


Las medidas de rehabilitación médica y psicológica han sido incorporadas en 21 de los 106 acuerdos
de solución amistosa que han sido homologados a través de un informe por la Comisión Interamericana
de Derechos Humanos hasta el 2012. Su finalidad es ayudar a las personas a superar las afectaciones
sufridas a raíz de los hechos, en particular las enfermedades y el deterioro de sus condiciones de vida.

C. Medidas de satisfacción: verdad, memoria y justicia


Las modalidades que pueden adoptar las medidas de satisfacción dependen de las circunstancias de
cada caso en particular. Sin perjuicio de lo anterior, en la experiencia de la Comisión, las medidas de
satisfacción que han sido incorporadas en acuerdos de solución amistosa pueden ser identificadas en
cinco categorías: reconocimiento de responsabilidad y aceptación pública de los hechos; búsqueda y
entrega de los restos de las víctimas de violaciones de derechos humanos; declaraciones oficiales y
decisiones judiciales dirigidas a restablecer la honra y reputación de la víctima; aplicación de sanciones
judiciales y administrativas a los responsables de las violaciones y; medidas dirigidas a mantener viva
la memoria de las víctimas y/o su legado, mediante la construcción de monumentos, edificaciones y
otros homenajes.

D. Compensación Económica
Mediante la firma de numerosos acuerdos de solución amistosa, las víctimas de violaciones de
derechos humanos y sus derechohabientes han recibido un pago monetario como reparación por las
afectaciones sufridas a consecuencia de los hechos violatorios. El pago de una compensación
monetaria como medida de reparación ha permitido, en algunos casos, que los familiares de las

172
víctimas de violaciones de derechos humanos puedan tener una vida digna.

E. Medidas de no repetición
A través de los años, los acuerdos de solución amistosa homologados por la Comisión han generado
un impacto significativo no solo en relación a las víctimas directas de violaciones de derechos
humanos, sino también a nivel de la sociedad en su conjunto, ya que contemplan medidas de
reparación que han servido para modificar la situación estructural que sirve de contexto a las
violaciones. Dichas medidas reciben el nombre de “garantías de no repetición” y su finalidad es prevenir
la comisión de futuras violaciones de derechos humanos. Dichas medidas pueden incluir reformas
legislativas y reglamentarias, adopción de políticas públicas y capacitación de funcionarios estatales.

Para mayor información ingresar al portal web de la CIDH.


http://www.oas.org/es/cidh/soluciones_amistosas/preguntas-frecuentes.asp#acc9

NO ES PRUEBA SUFICIENTE DE QUE SEA AUTOR DE TRÁFICO ILÍCITO

Hallar droga junto a los


documentos de una persona no
justifica que se le condene
La Corte Suprema ha establecido que no es posible condenar a una persona por tráfico
ilícito de drogas por el solo hecho de encontrar documentos personales en el inmueble
donde se hallaron los estupefacientes. Como la conducta del agente es neutral o
socialmente aceptada no podrá imputársele responsabilidad penal. Más detalles aquí.

No puede imputarse responsabilidad penal a una persona por el solo hecho de haberse
hallado sus documentos personales en un lugar donde se encontraron paquetes conteniendo
droga.

Asimismo, debe determinarse si los motivos por los que una persona se encuentra vinculada
con un hecho delictivo derivan del ejercicio de conductas neutrales o socialmente adecuadas.
En este escenario, no podrá imputársele ningún tipo de responsabilidad penal.

173
A esta conclusión llegó la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema en el Recurso de
Nulidad N° 849-2015-Huánuco.

Resumamos el caso: en un operativo policial de inspección de un inmueble se incautaron


costalillos con paquetes de drogas y se encontró también documentos personales de una
persona. Por esta razón, este sujeto fue procesado por el delito de tráfico ilícito de drogas y
condenado como autor de este ilícito.

No obstante, el condenado cuestionó la condena, debido a que consideró que su vinculación


con el delito de tráfico ilícito de drogas solamente se habría fundamentado en la presencia de
sus documentos personales en el lugar de la intervención policial. Es decir, únicamente se
valoró lo establecido en el acta de registro domiciliario, dejándose de lado aspectos
importantes de su declaración que explicaban el motivo de la presencia de sus documentos en
ese lugar.

Así, afirmó que él era maestro de obras y que el dueño del inmueble lo había contratado para
construir columnas y realizar arreglos dentro de la propiedad, lo que motivó que trasladara
documentos y artículos personales durante el desarrollo del trabajo. Esto pudo comprobarse
con el certificado laboral encontrado durante la inspección de registro y su trabajo previo como
trabajador de construcción civil.

Asimismo, consideró que se había afectado el principio de imputación necesaria al omitir


formalizar los cargos concretos en su contra, lo que generó que la sentencia afectara su
derecho a la defensa y a la debida motivación de las resoluciones judiciales en la medida que
no hubo cargos concretos de los cuales pueda haberse defendido.

En sede suprema, la Sala Penal Permanente tomo en consideración lo expresado por el


condenado y, además, valoró el hecho que no era la única persona que tenía acceso al
inmueble, pues varias personas realizaban visitas al lugar. Por lo tanto, dado que estaba
demostrado que él se encontraba en el inmueble para construir dos columnas en ejercicio de
su labor de maestro de obras, su conducta era neutral y no representaba un acto ilícito. Por
este motivo, la Corte Suprema decidió absolverlo, por lo que declaró la nulidad de la
sentencia.

174
https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=SOCIO+PUEDE+REPRESENTAR+EN+PROCESO+USURPACION+A+PERSONA+JURIDICA+SIN+POD
ER+ESPECIAL+POR+ESCRITURA+PUBLICA+JURISPRUDENCIA+PERU

SOCIO PUEDE REPRESENTAR EN PROCESO USURPACION A PERSONA JURIDICA SIN PODER


ESPECIAL POR ESCRITURA PUBLICA JURISPRUDENCIA PERU

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=20925

LEY Nº 30403. LEY QUE PROHÍBE EL USO DEL CASTIGO FÍSICO Y


HUMILLANTE CONTRA LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES.
(30/12/2015)

Se muestra un resumen. Para mayor información sírvase revisar el Diario Oficial El Peruano.

Artículo 1. Objeto de la Ley


Prohíbese el uso del castigo físico y humillante contra los niños, niñas y adolescentes.

Esta prohibición abarca todos los ámbitos en los que transcurre la niñez y adolescencia,
comprendiendo el hogar, la escuela, la comunidad, lugares de trabajo, entre otros relacionados.

Artículo 2. Definiciones
Para los efectos de esta Ley, se entiende por:

1. Castigo físico: el uso de la fuerza, en ejercicio de las potestades de crianza o educación, con
la intención de causar algún grado de dolor o incomodidad corporal, con el fin de corregir,
controlar o cambiar el comportamiento de los niños, niñas y adolescentes, siempre que no
constituya un hecho punible.
2. Castigo humillante: cualquier trato ofensivo, denigrante, desvalorizador, estigmatizante o
ridiculizador, en ejercicio de las potestades de crianza o educación, con el fin de corregir,
controlar o cambiar el comportamiento de los niños, niñas y adolescentes, siempre que no
constituya un hecho punible.

175
DISPOSICIONES COMPLEMENTARIAS MODIFICATORIAS

PRIMERA. Incorporación del artículo 3-A al Código de los Niños y Adolescentes


Incorpórase el artículo 3-A al Código de los Niños y Adolescentes en los términos siguientes:

“Artículo 3-A. Derecho al buen trato


Los niños, niñas y adolescentes, sin exclusión alguna, tienen derecho al buen trato, que implica recibir
cuidados, afecto, protección, socialización y educación no violentas, en un ambiente armonioso,
solidario y afectivo, en el que se le brinde protección integral, ya sea por parte de sus padres, tutores,
responsables o representantes legales, así como de sus educadores, autoridades administrativas,
públicas o privadas, o cualquier otra persona.

El derecho al buen trato es recíproco entre los niños, niñas y adolescentes”.

SEGUNDA. Derogación del literal d) del artículo 74 del Código de los Niños y Adolescentes y el
numeral 3 del artículo 423 del Código Civil
Derógase el literal d) del artículo 74 del Código de los Niños y Adolescentes y el numeral 3 del artículo
423 del Código Civil.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=20931

CASO QUISPIALAYA VILCAPOMA VS. PERÚ.

Corte Interamericana de Derechos Humanos

Serie C n° 308 (Excepciones preliminares, fondo, reparaciones y costas)


Fecha de emisión: 23 de noviembre de 2015

Extracto:

En relación con el artículo 2 de la Convención Americana, el Tribunal ha indicado que el mismo obliga a
los Estados Parte a adoptar, con arreglo a sus procedimientos constitucionales y a las disposiciones de
la Convención, las medidas legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para hacer efectivos
los derechos y libertades protegidos por la Convención. Es decir, los Estados no sólo tienen la
obligación positiva de adoptar las medidas necesarias para garantizar el ejercicio de los derechos en
ella consagrados, sino que también deben evitar promulgar aquellas normas que impidan el libre
ejercicio de estos derechos, y evitar que se supriman o modifiquen las normas que los protegen.
(Párrafo 219)

De la lectura del artículo 6 de la Convención Interamericana contra la Tortura se desprende la


obligación de los Estados partes de “tomar medidas efectivas para prevenir y sancionar” dichas
conductas “en el ámbito de su jurisdicción”. Lo anterior refleja el carácter de prohibición absoluta de la
tortura y los tratos crueles, inhumanos o degradantes en el derecho internacional (supra párrs. 125 a
126). [Párrafo 222]

176
En este orden de ideas, la Corte ha establecido que “los Estados deben adoptar las medidas
necesarias, entre ellas, la emisión de normas penales y el establecimiento de un sistema de justicia
para evitar y sancionar la vulneración de derechos fundamentales, como la vida y la integridad
personal. Por lo que toca a la materia penal sustantiva, ese propósito se proyecta en la inclusión de
tipos penales adecuados sujetos a las reglas de legalidad penal, atentos a las exigencias del derecho
punitivo en una sociedad democrática y suficientes para la protección, desde la perspectiva penal, de
los bienes y valores tutelados”. Sin embargo, no es indispensable instituir tipos específicos si basta con
las figuras generales y existen reglas pertinentes para la consideración judicial de la gravedad del
delito, las circunstancias en que éste fue cometido y la culpabilidad del agente. (Párrafo 224)

En lo referente al uso del Protocolo de Estambul en la investigación de hechos de tortura y otros tratos
crueles inhumanos o degradantes, la Corte destaca que dicho documento contiene recomendaciones
respecto de estándares mínimos para la actuación de los agentes de los Estados que van desde
medidas de prevención y reconocimiento de estos hechos, hasta el modo de recolección y análisis de
las pruebas. En lo atinente a la evidencia, el Protocolo abarca una gran variedad de medios
probatorios, resaltando la importancia de su preservación de manera que pueda utilizarlas en
procedimientos jurídicos futuros, incluido un posible procesamiento penal. Al respecto, en la prueba
aportada al expediente, la Corte advierte que la Fiscalía Superior Coordinadora informó que, en la
investigación de denuncias de tortura y violaciones a la integridad personal por parte de jóvenes del
servicio militar, cuentan con el apoyo del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, quienes
aplican las disposiciones del Protocolo de Estambul y estándares internacionales. (Párrafo 238)

La Corte considera que el desgaste físico y emocional derivado de los hechos y la búsqueda de la
justicia, han causado un impacto negativo en el conjunto familiar, principalmente en relación con los
aspectos económicos, social y laboral. Asimismo, este Tribunal constata que ella participó de manera
activa en el impulso del proceso, por lo que mantuvo una participación constante ante el sistema judicial
nacional y ante el Sistema Interamericano. (Párrafo 247)

Fuente: Corte Interamericana de Derechos Humanos

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=20968

PROYECTO DE LEY Nº 5113/2015-CNM: PROYECTO DE LEY QUE MODIFICA


EL ARTÍCULO 11 DE LA LEY ORGÁNICA DEL CONSEJO NACIONAL DE LA
MAGISTRATURA. (30/12/2015).

Para revisar el texto completo, sírvase consultar: http://www.congreso.gob.pe/

177
FÓRMULA LEGAL

“Artículo 11.- El cargo de Consejero vaca por las siguientes causas:

1. Por muerte;

2. Por renuncia;

3. Por incapacidad psíquica o incapacidad física permanente, debidamente comprobada y declarada


por un profesional de la salud, que le imposibilite continuar ejerciendo el cargo;

4. Por incompatibilidad sobreviniente;

5. Por haber sido condenado por la comisión de delito doloso, mediante sentencia consentida o
ejecutoriada o haber sido pasible de reserva del fallo condenatorio o de una exención de pena por
delito doloso;

6. Por haber sido incorporado en el Registro de Deudores Alimentarios Morosos; y

7. Por haber sido pasible de una sentencia firme por violencia familiar.

La vacancia en el cargo de Consejero por las causas previstas en los incisos 1), 2), 3) y 8) se declara
por el Presidente. En los demás casos decide el Consejo en Pleno. Para declarar la vacancia se
requieren los votos conformes de dos tercios del número legal de miembros del Consejo. Debe
emitirse resolución debidamente motivada y con previa audiencia del Consejero cuya vacancia
se tramita. Corresponde al Pleno reglamentar el procedimiento de vacancia.

De existir fundados y graves elementos de convicción de la presunta responsabilidad del


Consejero respecto a la causal que motiva la solicitud de vacancia que sobre él recae, el Pleno
del Consejo podrá dictar una medida de suspensión preventiva en el ejercicio del cargo,
mediante resolución motivada, hasta que se emita la decisión final sobre los alcances de dicha
responsabilidad; ello a fin de garantizar la protección de la investigación y el correcto ejercicio
del cargo. Dicha medida podrá extenderse hasta por un período de treinta (30) días, los mismos
que podrán prorrogarse por única vez por igual término.

Los miembros adicionales a que se refieren los dos últimos párrafos del Artículo 17 vacan en el cargo
en la fecha en que expiran los nombramientos de los Consejeros que decidieron la ampliación del
número de miembros.”

Para revisar el texto completo del proyecto puede ingresar al siguiente enlace: http://goo.gl/yLT1aR

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=20962

CASO GARCÍA IBARRA Y OTROS VS. ECUADOR.

Corte Interamericana de Derechos Humanos

Serie nº 306 (Excepciones preliminares, fondo, reparaciones y costas)

178
Fecha de emisión: 17 de noviembre de 2015

Extracto: “La Corte Interamericana ha establecido que el derecho a la vida juega un papel fundamental
en la Convención Americana, por ser el presupuesto esencial para el ejercicio de los demás derechos.
Los Estados tienen la obligación de garantizar la creación de las condiciones que se requieran para que
no se produzcan violaciones de este derecho inalienable y, en particular, el deber de impedir que sus
agentes atenten contra él. La observancia del artículo 4, relacionado con el artículo 1.1 de la
Convención Americana, no sólo presupone que ninguna persona sea privada de su vida arbitrariamente
(obligación negativa), sino que además requiere que los Estados adopten todas las medidas
apropiadas para proteger y preservar el derecho a la vida (obligación positiva), conforme al deber de
garantizar el pleno y libre ejercicio de los derechos de todas las personas bajo su jurisdicción. (Párrafo
97)

En la jurisdicción internacional, las partes y la materia de la controversia son, por definición, distintas de
la jurisdicción interna, pues el aspecto sustantivo de la controversia ante la Corte es si el Estado
demandado ha violado las obligaciones internacionales que contrajo al hacerse Parte en la Convención
y, en tal caso, si corresponde establecer las consecuencias jurídicas. Así, este Tribunal debe recordar
que la responsabilidad internacional del Estado sólo puede ser exigida después de que el Estado haya
tenido la oportunidad de reparar el hecho ilícito internacional por sus propios medios. Por ello, una
reparación posterior (en sentido amplio) de ese hecho ilícito internacional llevada a cabo en el derecho
interno, si bien no inhibe a la Corte para conocer un caso que ya se ha iniciado bajo la Convención
Americana y en su caso declarar la violación alegada de determinados derechos, eventualmente puede
conducirla a no pronunciarse sobre determinados hechos o consecuencias; a considerar innecesario
entrar en el análisis de fondo de determinadas violaciones alegadas en un caso concreto cuando
encuentra que han sido adecuadamente reparadas a nivel interno; o a tomar en cuenta lo actuado por
órganos, instancias o tribunales internos cuando han dispuesto o pueden disponer reparaciones
razonables, lo cual depende de una valoración acerca de la disponibilidad, idoneidad, adecuación y
efectividad de los recursos administrativos y judiciales relevantes en cada caso para responder,
subsanar o reparar la violación del derecho que se alega violado. (Párrafo 102)

En este punto, la Corte recuerda que no es un tribunal penal en el que pueda determinarse la
responsabilidad penal de los individuos y que “corresponde a los tribunales del Estado el examen de los
hechos y las pruebas presentadas en las causas particulares”, por lo que la responsabilidad de los
Estados bajo la Convención no debe ser confundida con la responsabilidad criminal de individuos
particulares. La responsabilidad internacional del Estado se funda en actos u omisiones de cualquier
poder u órgano de éste, independientemente de su jerarquía, que violen la Convención Americana. Es
un principio de Derecho Internacional que el Estado responde por los actos y omisiones de sus agentes
realizados al amparo de su carácter oficial, aun si actúan fuera de los límites de su competencia. Por
ello, para establecer que se ha producido una violación de los derechos reconocidos en la Convención
no se requiere determinar, como ocurre en el derecho penal interno, la culpabilidad de sus autores o su
intencionalidad, ni es preciso identificar individualmente a los agentes a los cuales se atribuyen los
hechos violatorios. Es suficiente que exista una obligación del Estado que haya sido incumplida por
éste. (Párrafo 109)

En relación con la alegada violación del derecho a la protección de niños y niñas, el Tribunal reitera que
revisten especial gravedad los casos en los cuales las víctimas de violaciones a los derechos humanos
son niñas y niños, quienes son titulares de los derechos establecidos en la Convención Americana,
además de contar con las medidas especiales de protección contempladas en su artículo 19, las cuales
deben ser definidas según las circunstancias particulares de cada caso concreto. Al reiterar que los
Estados tienen particulares y especiales deberes de prevención y protección en relación con el uso de
la fuerza por parte de agentes de seguridad en situaciones en que están o puedan estar involucrados
niños, niñas o adolescentes, la Corte considera que en este caso no han sido aportados elementos
para analizar si agentes de seguridad habían recibido capacitaciones sobre el deber de protección de
niños y adolescentes, por lo cual no se pronuncia al respecto. Sin perjuicio de ello, la Corte estima
pertinente recordar que, “en atención al principio de igualdad ante la ley y no discriminación, el Estado
no puede permitir por parte de sus agentes, ni fomentar en la sociedad prácticas que reproduzcan el
estigma de que determinados grupos de niños y jóvenes están condicionados a la delincuencia, o
necesariamente vinculados al aumento de la inseguridad ciudadana. Esa estigmatización crea un clima
propicio para que aquellos menores en situación de riesgo se encuentren ante una amenaza latente a
que su vida y libertad sean ilegalmente restringidas”. La Corte considera que, dado que la víctima era
adolescente al momento de su muerte, la violación de su derecho a la vida se configuró también en

179
relación con el artículo 19 de la Convención Americana.”

Fuente: Corte Interamericana de Derechos Humanos

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=20981

¿QUÉ TIPO DE MEDIDAS DE REPARACIÓN SE PUEDE OBTENER?

A. Restitución del derecho afectado

La restitución comprende medidas cuya finalidad es devolver a la víctima a la situación anterior a la


alegada violación. Su efecto genera la terminación de la actividad o conducta que se considera
violatoria de los derechos de las víctimas y el restablecimiento de las cosas al estado que guardaban
antes de que los hechos ocurrieran45. La Comisión entiende que la naturaleza de los hechos que
dieron origen a la supuesta violación es lo que determina si la restitución puede considerarse una
medida de reparación factible. En este sentido, la restitución puede ser una forma de reparación eficaz
cuando se persigue, por ejemplo, el restablecimiento de la libertad, la devolución de bienes o la
expedición de documentos de identidad.

B. Rehabilitación médica, psicológica y social


Las medidas de rehabilitación médica y psicológica han sido incorporadas en 21 de los 106 acuerdos
de solución amistosa que han sido homologados a través de un informe por la Comisión Interamericana
de Derechos Humanos hasta el 2012. Su finalidad es ayudar a las personas a superar las afectaciones
sufridas a raíz de los hechos, en particular las enfermedades y el deterioro de sus condiciones de vida.

C. Medidas de satisfacción: verdad, memoria y justicia


Las modalidades que pueden adoptar las medidas de satisfacción dependen de las circunstancias de
cada caso en particular. Sin perjuicio de lo anterior, en la experiencia de la Comisión, las medidas de
satisfacción que han sido incorporadas en acuerdos de solución amistosa pueden ser identificadas en
cinco categorías: reconocimiento de responsabilidad y aceptación pública de los hechos; búsqueda y
entrega de los restos de las víctimas de violaciones de derechos humanos; declaraciones oficiales y
decisiones judiciales dirigidas a restablecer la honra y reputación de la víctima; aplicación de sanciones
judiciales y administrativas a los responsables de las violaciones y; medidas dirigidas a mantener viva
la memoria de las víctimas y/o su legado, mediante la construcción de monumentos, edificaciones y
otros homenajes.

D. Compensación Económica
Mediante la firma de numerosos acuerdos de solución amistosa, las víctimas de violaciones de
derechos humanos y sus derechohabientes han recibido un pago monetario como reparación por las
afectaciones sufridas a consecuencia de los hechos violatorios. El pago de una compensación
monetaria como medida de reparación ha permitido, en algunos casos, que los familiares de las

180
víctimas de violaciones de derechos humanos puedan tener una vida digna.

E. Medidas de no repetición
A través de los años, los acuerdos de solución amistosa homologados por la Comisión han generado
un impacto significativo no solo en relación a las víctimas directas de violaciones de derechos
humanos, sino también a nivel de la sociedad en su conjunto, ya que contemplan medidas de
reparación que han servido para modificar la situación estructural que sirve de contexto a las
violaciones. Dichas medidas reciben el nombre de “garantías de no repetición” y su finalidad es prevenir
la comisión de futuras violaciones de derechos humanos. Dichas medidas pueden incluir reformas
legislativas y reglamentarias, adopción de políticas públicas y capacitación de funcionarios estatales.

Para mayor información ingresar al siguiente enlace.


http://www.oas.org/es/cidh/soluciones_amistosas/preguntas-frecuentes.asp#acc4

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=20982

EL DELITO DE CONTAMINACIÓN AMBIENTAL ES UN DELITO OMISIVO


DE CARÁCTER PERMANENTE.

Sala Penal Permanente

Casación Nº 383-2012 – LA LIBERTAD.

Fecha de emisión: 15 de octubre de 2013.


Fecha de Publicación: 25 de abril de 2024

Extracto: Ahora bien, en dicho tipo penal se aprecian tres verbos rectores: “infringir”, “contaminar” y
“verter”, siendo éstos dos últimos aparentemente de carácter comisivo, “contaminar” en la modalidad de
“verter” que significa derramar o vaciar líquidos, los cuales pueden ser de forma inmediata o directa que
se realiza sobre un curso de agua, cauce público o canal de riego, o indirectamente realizándose a
través de canales de desagüe y pluviales (Véase: REÁTEGUI SÁNCHEZ, James, Estudios de Derecho
penal. Parte especial, Jurista Editores, Lima, dos mil nueve, página ciento setenta y siete); sin embargo,

181
realizando una interpretación teleológica y de la ratio legis de la norma, dichos verbos rectores se
producen con la infracción de las normas que regulan la protección ambiental, causando o pudiendo
causar un perjuicio o alteración a la flora, fauna, recursos hidrobiológicos, es decir que la
responsabilidad penal en materia ambiental nacerá fundamentalmente de un incumplimiento del deber
de actuación y el peligro nace de la omisión de los dispositivos o normas ambientales, en esta línea se
ha pronunciado, con toda razón, el profesor Roxin: “En primer lugar no es admisible desde un punto de
vista político social que el arma más grave del Estado, el ius puniendi, se use sin objeciones frente a
cada bronca, cada riña a cuchilladas o cada pequeño robo, y sin embargo deba retroceder en la lucha
de peligros contra la vida e integridad u otros bienes jurídicos fundamentales de millones de hombres,
como por ejemplo, los que se derivan de los fallos en los productos, de los daños al medio ambiente,
del uso de la energía nuclear, de las instalaciones industriales, de la tecnología de la genética o de la
moderna información tecnológica (...)” (Claus ROXIN, Conclusiones finales, citado por ARROYO
ZAPATERO, Luis / NEUMANN, Ulfrid / NIETO MARTÍN, Adán (coordinadores), “Crítica y justificación
del derecho penal en el cambio de siglo”, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca,
dos mil tres, página trescientos veintinueve). FJ 4.7

Siendo así, estamos frente a un delito de naturaleza omisiva, lo cual es acorde a la imputación fáctica
que pesa contra el procesado, toda vez que se le atribuye que en su condición de representante legal
de una persona jurídica dedicada a actividades extractivas, omitió realizar una actuación debida para
controlar el peligro de dicha actividad de riesgo desarrollada en el ámbito de su dominio (por la gran
diversidad de sustancias químicas que se utilizan, que pueden producir resultados potencialmente
lesivos al bien jurídico protegido), infringiendo así una ley dispositiva (dispositivos medioambientales) y
una prohibitiva (no contaminar), a pesar que suscribió un contrato, donde a su firma asumió
voluntariamente el compromiso de implementar el Plan de pasivos ambientales, de acuerdo con la
legislación medioambiental; por tanto, el agente tenía el deber de vigilar una fuente de peligro
determinada, constituida por los impactos negativos como son los vertidos a través de los efluentes
acuíferos al río Sayapullo -conforme lo señala la Disposición fiscal número siete, de fojas uno, en el que
precisa que el Informe número cero cero cinco punto diez oblicua DESA oblicua DEPA oblicua JFDC,
concluye que las muestras tomadas en la inspección del Cerro Sayapullo superan el estándar de
calidad ambiental de agua, establecido por el Decreto Supremo número cero dos guión dos mil ocho
guión MINAM punto RJ punto cero doscientos dos guión dos mil diez guión ANA y del Informe Pericial
de Ingeniería Forense número ITQ cero setenta y tres guión diez, emitido por el Laboratorio Regional
de Criminalística III DIRTEPOL de la Policía Nacional del Perú-. En ese sentido, la omisión está referida
a la falta de implementación de las medidas para la correcta eliminación de los residuos, a pesar que
conocía de la propia situación generadora del deber, como de la posibilidad de realización de la acción
debida. FJ 4.8

Ahora bien, corresponde analizar la fase de consumación del delito, esto es si se trata de un delito de
carácter permanente o de comisión instantánea con efectos permanentes; al respecto, debemos
precisar que el primero se refi ere a que la acción delictiva se pueda prolongar en el tiempo, pues el
estado de antijuridicidad no cesa y se mantiene durante un período cuya duración está puesta bajo la
esfera de dominio del agente, se diferencia con los delitos denominados de comisión instantánea con
efectos permanentes, en que en estos el tipo se consuma en un instante, pero sus consecuencias
permanecen en el tiempo, en cambio en los permanentes la mantención del resultado sigue
importando consumación (Véase: GARRIDO MONTT, Mario, Etapas de ejecución del delito. Autoría y
participación, Editorial Jurídica de Chile, Santiago de Chile, mil novecientos ochenta y cuatro, página
ciento setenta y cuatro). En el presente caso, nos encontramos ante un delito omisivo de carácter
permanente, toda vez que para la consumación requiere, de la realización de todos los elementos
constitutivos de la fi gura legal, generando una mínima extensión temporal de la acción, ya que su
estado antijurídico dentro de la circunscripción del tipo se prolonga temporalmente merced a la voluntad
del autor (Véase: BORJA JIMÉNEZ, E. La terminación del delito, ADPCP. Fascículo I, 1995, página
ciento uno), pues se le atribuye al representante legal de la empresa Corporación Minera San Manuel
Sociedad Anónima, el omitir la implementación del Plan de pasivos ambientales y la renuencia a dar
cumplimiento a los dispositivos medioambientales, conducta atribuible dada la probabilidad de que el
daño resulte irreparable, no siendo necesario demandar daño efectivo sino uno potencial. FJ. 4.9

Fuente: Poder Judicial.

182
https://www.google.com.pe/search?q=Casaci%C3%B3n+N%C2%B0+631-2015-
Arequipa&oq=Casaci%C3%B3n+N%C2%B0+631-2015-
Arequipa&aqs=chrome..69i57.956j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

Casación N° 631-2015-Arequipa

INCLUSO SI PROCESADO TIENE ALTO MOVIMIENTO MIGRATORIO

Ser extranjero no justifica


prisión preventiva por peligro
de fuga
La Corte Suprema ha establecido que al momento de determinar el arraigo para la
imposición de una prisión preventiva, el juzgador deberá valorar las posesiones del
imputado, así como su arraigo familiar y laboral. Asimismo, no podrá fundamentarse esta
medida de coerción en el solo hecho que el investigado sea extranjero. Aquí más detalles
sobre este importante fallo.

Para la imposición de una prisión preventiva, debe entenderse el arraigo como el


establecimiento de una persona en un lugar por su vinculación con otras personas o cosas.
Esto se debe determinar analizando tres dimensiones: 1) la posesión, 2) el arraigo familiar y 3)
el arraigo laboral.

A este criterio llegó la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia de la República
en la Casación N° 631-2015-Arequipa. Allí precisó el contenido de cada una de las
dimensiones del arraigo.

183
Así, por posesión debe entenderse la existencia de un domicilio conocido o de bienes propios
situados dentro del alcance de la justicia. Por su parte, el arraigo familiar implica el lugar de
residencia de aquellas personas que tienen lazos familiares con el imputado. Y, finalmente, el
arraigo laboral se expresa en la capacidad de subsistencia del imputado, que debe provenir de
un trabajo desarrollado en el país.

Resumamos el caso: en el marco de una investigación preparatoria por el delito de colusión


agravada, el Juzgado de Investigación Preparatoria de Paucarpata ordenó la prisión
preventiva de un ciudadano extranjero. Para adoptar su decisión, tomó en consideración que
el imputado tenía un amplio movimiento migratorio debido al trabajo que realiza y, además,
que cuenta con familiares en el extranjero, lo que -en opinión del juzgado- acreditó el peligro
de fuga por ausencia de arraigo.

La Sala Penal Superior de Arequipa compartió la decisión del juez de primera instancia; sin
embargo, modificó la duración de la prisión preventiva de seis meses por una de nueve
meses. Asimismo, sostuvo que la prisión preventiva se encontraba fundamentada en que la
presencia de familiares en el extranjero facilitaba no solo la posibilidad de salir del país del
procesado sino de instalarse en otro.

Sin embargo, la defensa del imputado interpuso recurso de casación por considerar que los
argumentos utilizados por los jueces no se corresponden con el presupuesto de peligro de
fuga para la imposición de prisión preventiva.

Aceptado el recurso, la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema evaluó los fundamentos de
las partes y consideró que no era correcta la interpretación realizada por el Juzgado de
Investigación Preparatoria y la Sala Superior respecto del arraigo del imputado.

En tal sentido, estableció que el arraigo debe determinarse con la existencia de tres
dimensiones:1) la posesión, 2) el arraigo familiar y 3) el arraigo laboral. Además, precisó que
la pena, por más relevante que pueda ser, no permite dictar automáticamente una prisión
preventiva si es que no constan más elementos de convicción.

Asimismo, la Corte sostuvo que para fijar una prisión preventiva debe tenerse presente
también el comportamiento del imputado durante el proceso, su personalidad y/o sus
relaciones privadas. Por último, consideró que asumir un peligro de fuga por la sola condición
de extranjero del imputado configuraría un acto discriminatorio por razón de la nacionalidad.

184
http://laley.pe/not/3019/en-pleno-supremo-penal-se-fijaran-criterios-para-aplicar-proceso-
inmediato/

i NTERPRETACIÓN DE DELITOS DE VIOLENCIA Y RESISTENCIA A LA AUTORIDAD


TAMBIÉN EN AGENDA

En Pleno Supremo Penal se


fijarán criterios para aplicar
proceso inmediato
La Corte Suprema ha convocado para este 21 de enero al II Pleno Jurisdiccional Supremo
Extraordinario en materia penal y procesal penal. La cita tiene por objetivo analizar la
correcta interpretación de los delitos de violencia y resistencia a la autoridad así como
uniformizar criterios para aplicar el proceso inmediato en los casos de flagrancia delictiva.

¿Cómo es que deben interpretarse correctamente los delitos de atentado, violencia y


resistencia a la autoridad? ¿Qué criterios deben tomar en adelante los jueces del país cuando
apliquen el proceso inmediato en casos de flagrancia? Estas son dos interrogantes que
pretende resolver la Corte Suprema con el II Pleno Jurisdiccional Supremo Extraordinario en
materia penal y procesal penal a realizarse el próximo 21 de enero .

Así lo dispuso el presidente de la institución, Víctor Ticona Postigo, con la Resolución


Administrativa Nº 503-2015-P-PJ publicada este lunes 4 de enero en el diario oficial. El Pleno
en el que participarán los miembros de las Salas Penales Permanente y Transitoria de la
Corte Suprema será presidido por el magistrado Josué Pariona Pastrana y contará con el
apoyo del Centro de Investigaciones Judiciales del Poder Judicial.

185
En la primera discusión, los magistrados penales supremos delimitarán la correcta
interpretación de los delitos de atentado, violencia y resistencia a la autoridad, regulados por
los artículos 365, 366 y 368 del Código Penal. Las conclusiones a las que llegue el Pleno
ayudarán a uniformizar jurisprudencia sobre casos particulares en los que se detenga a
ciudadanos por los delitos mencionados. Como se recuerda, el más sonado fue el de Silvana
Buscaglia, una mujer que recibió seis años y ocho meses de prisión por agredir a un policía
que se disponía a multarla.

El segundo tema que resolverán los jueces supremos son los reales alcances, interpretación y
sentido del proceso inmediato obligatorio para casos de flagrancia, en aplicación del Decreto
Legislativo Nº 1194 que modificó el Código Procesal Penal. Cabe destacar que el Poder
Judicial viene tramitando2,047 procesos de flagrancia delictiva en los últimos 32 días desde la
puesta en vigencia de esta disposición.

Resolución Administrativa Nº 503-2015-P-PJ

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=20946

CASO VELÁSQUEZ PAIZ Y OTROS VS. GUATEMALA.

Corte Interamericana de Derechos Humanos

Serie C nº 307 (Excepciones preliminares, fondo, reparaciones y costas)


Fecha de emisión: 19 de noviembre de 2015

Extracto:
Esta Corte ha establecido que la obligación de garantizar los derechos a la vida e integridad personal
presupone el deber de los Estados de prevenir las violaciones a dichos derechos. Este deber de
prevención abarca todas aquellas medidas de carácter jurídico, político, administrativo y cultural que
promuevan la salvaguarda de los derechos humanos y que aseguren que las eventuales violaciones a
los mismos sean efectivamente consideradas y tratadas como un hecho ilícito que, como tal, es
susceptible de acarrear sanciones para quien las cometa, así como la obligación de indemnizar a las
víctimas por sus consecuencias perjudiciales. Es claro, a su vez, que la obligación de prevenir es de
medio o comportamiento y no se demuestra su incumplimiento por el mero hecho de que un derecho
haya sido violado. (Párrafo 107)

El artículo 7 de la Convención de Belém do Pará instituye deberes estatales para prevenir, sancionar y
erradicar la violencia contra la mujer que especifican y complementan las obligaciones que tiene el
Estado respecto al cumplimiento de los derechos consagrados en la Convención Americana, tales
como los establecidos en los artículos 4 y 5. Al respecto, el Tribunal ha establecido que los Estados
deben adoptar medidas integrales para cumplir con la debida diligencia en casos de violencia contra las

186
mujeres. En particular, deben contar con un adecuado marco jurídico de protección, con una aplicación
efectiva del mismo y con políticas de prevención y prácticas que permitan actuar de una manera eficaz
ante las denuncias. La estrategia de prevención debe ser integral, es decir, debe prevenir los factores
de riesgo y a la vez fortalecer las instituciones para que puedan proporcionar una respuesta efectiva a
los casos de violencia contra la mujer. Asimismo, los Estados deben adoptar medidas preventivas en
casos específicos en los que es evidente que determinadas mujeres y niñas pueden ser víctimas de
violencia. Todo esto debe tomar en cuenta que, en casos de violencia contra la mujer, los Estados
tienen, además de las obligaciones genéricas contenidas en la Convención Americana, obligaciones
específicas a partir de la Convención de Belém do Pará. (Párrafo 108)

La Corte ha considerado reiteradamente que ante tal contexto surge un deber de debida diligencia
estricta frente a denuncias de desaparición de mujeres, respecto a su búsqueda durante las primeras
horas y los primeros días. Esta obligación de medio, al ser más estricta, exige la realización exhaustiva
de actividades de búsqueda. En particular, es imprescindible la actuación pronta e inmediata de las
autoridades policiales, fiscales y judiciales ordenando medidas oportunas y necesarias dirigidas a la
determinación del paradero de la víctima. Deben existir procedimientos adecuados para las denuncias y
que estas conlleven una investigación efectiva desde las primeras horas. Las autoridades deben
presumir que la persona desaparecida sigue con vida hasta que se ponga fin a la incertidumbre sobre
la suerte que ha corrido. (Párrafo 122)

En su jurisprudencia reiterada este Tribunal ha señalado que el deber de investigar es una obligación
de medios y no de resultado, que debe ser asumida por el Estado como un deber jurídico propio y no
como una simple formalidad condenada de antemano a ser infructuosa, o como una mera gestión de
intereses particulares, que dependa de la iniciativa procesal de las víctimas o de sus familiares o de la
aportación privada de elementos probatorios. La investigación debe ser seria, imparcial y efectiva, y
estar orientada a la determinación de la verdad y a la persecución, captura, enjuiciamiento y eventual
castigo de los autores de los hechos. La obligación referida se mantiene “cualquiera sea el agente al
cual pueda eventualmente atribuirse la violación, aún los particulares, pues, si sus actos no son
investigados con seriedad, resultarían, en cierto modo, auxiliados por el poder público, lo que
comprometería la responsabilidad internacional del Estado”. Asimismo, la debida diligencia exige que el
órgano que investiga lleve a cabo todas aquellas actuaciones y averiguaciones necesarias para
procurar el resultado que se persigue. De otro modo, la investigación no es efectiva en los términos de
la Convención. (Párrafo 143)

La Corte también ha señalado que del artículo 8 de la Convención se desprende que las víctimas de
violaciones de derechos humanos, o sus familiares, deben contar con amplias posibilidades de ser
oídos y actuar en los respectivos procesos, tanto en procura del esclarecimiento de los hechos y del
castigo de los responsables, como en busca de una debida reparación. Asimismo, el Tribunal ha
establecido que la obligación de investigar y el correspondiente derecho de la presunta víctima o de los
familiares no solo se desprende de las normas convencionales de derecho internacional imperativas
para los Estados Parte, sino que además se deriva de la legislación interna que hace referencia al
deber de investigar de oficio ciertas conductas ilícitas y a las normas que permiten que las víctimas o
sus familiares denuncien o presenten querellas, pruebas o peticiones o cualquier otra diligencia, con la
finalidad de participar procesalmente en la investigación penal con la pretensión de establecer la verdad
de los hechos. (Párrafo 144)

Fuente: Corte Interamericana de Derechos Humanos

http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=
4463

La imputación como elemento determinante del modelo procesal de

187
investigación.
Por: José María Asencio Mellado

Resumen:
Pocos conceptos son tan complejos como el de imputación y pocos, a su vez, han adquirido una relevancia,
procesal y extraprocesal, tan determinante. Tal vez esa característica, los efectos que provoca y las
repercusiones que tiene en materias tan sensibles, como el derecho de defensa, nos han llevado a una
cierta indeterminación, a análisis que se limitan a medidas de choque ante la importancia del concepto y su
desatención reiterada, a propuestas nominales o a declaraciones legales que solo pueden ser eficaces si se
analiza el sentido del concepto en su significación actual como derivación del modelo de investigación
vigente. Y es que dicho modelo influye tanto en la conformación de la noción de imputación, que
desatenderla o no entrar a considerarla bajo grandes declaraciones, necesarias, pero insuficientes y en
ocasiones incompatibles con la realidad forense, comporta una gran confusión que resulta inservible para
responder con eficacia a los retos que el derecho de defensa plantea si se quiere eficaz. El distanciamiento
entre la legalidad y la realidad es tal, que la regulación que se haga de la imputación ha de ser coherente
con el funcionamiento del proceso y de lo que debe ser previo al mismo, eminentemente administrativo o
policial, sin confundir ambos momentos, pues esa confusión, que expresa más un deseo que una certeza o
posibilidad, lleva a consecuencias muchas veces incluso perversas. Cuando se confunden actuaciones que
no pueden compatibilizarse, incluso si la intención es justificada, los resultados suelen ser negativos y la
práctica, que tiende siempre a la restricción de derechos cual si se tratara de una tendencia natural
inevitable, aprovecha los resquicios dejados para imponer realidades ancladas en métodos aparentemente
superados, pero siempre presentes aunque se revistan de ropajes que disimulan su propia esencia.

Fecha de públicación: 06 de enero de 2016

https://www.google.com.pe/search?q=Consulta+SALA+PENAL+n%C2%BA+16-
2014+Lima&oq=Consulta+SALA+PENAL+n%C2%BA+16-
2014+Lima&aqs=chrome..69i57.2956j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

Consulta SALA PENAL nº 16-2014 Lima

CUANDO ESTÁ COMPROBADA FEHACIENTEMENTE LA MUERTE DEL


ENCAUSADO NO RESULTA NECESARIA LA ELEVACIÓN DE LA CAUSA
EN CONSULTA.

Sala Penal Transitoria

Consulta nº 16-2014 Lima


Fecha de emisión: 21 de agosto de 2015

Extracto:
2.3. Es obvio que el deceso del imputado imposibilita que se le procese y se le condene, es decir,
impide con carácter definitivo la perseguibilidad que el Estado pueda ejercer –ius persequendi-, a pesar
de que la resolución resulte desfavorable, puesto que contra la decisión de la extensión de la acción
penal por muerte no hay recurso viable que interponer, siempre y cuando esté comprobado

188
fehacientemente e fallecimiento.

2.4. Debe entenderse que la consulta, por su lógica y función procesal solo es procedente respecto de
resoluciones de mérito que se pronuncien, de un modo u otro, sobre el objeto procesal en orden a su
falta de relevancia jurídica penal o a la insuficiencia probatoria acerca de los cargos atribuidos, pero no
cuando a partir de u medio de prueba irrefutable –específicamente, documental pública no tachada u
observada- o de la simple aplicación normativa se ampara o declara la presencia de su impedimento
procesal que importa la clausura o archivo definitivo de la causa referida a un concreto imputado.

Fuente: Poder Judicial.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=20956

LA IMPUTACIÓN COMO ELEMENTO DETERMINANTE DEL MODELO


PROCESAL DE INVESTIGACIÓN.

José María Asencio Mellado

José María Asencio Mellado[1].

I. Reflexión General
Pocos conceptos son tan complejos como el de imputación y pocos, a su vez, han adquirido una
relevancia, procesal y extraprocesal, tan determinante. Tal vez esa característica, los efectos que
provoca y las repercusiones que tiene en materias tan sensibles, como el derecho de defensa, nos han
llevado a una cierta indeterminación, a análisis que se limitan a medidas de choque ante la importancia
del concepto y su desatención reiterada, a propuestas nominales o a declaraciones legales que solo
pueden ser eficaces si se analiza el sentido del concepto en su significación actual como derivación del
modelo de investigación vigente. Y es que dicho modelo influye tanto en la conformación de la noción
de imputación, que desatenderla o no entrar a considerarla bajo grandes declaraciones, necesarias,
pero insuficientes y en ocasiones incompatibles con la realidad forense, comporta una gran confusión
que resulta inservible para responder con eficacia a los retos que el derecho de defensa plantea si se
quiere eficaz. El distanciamiento entre la legalidad y la realidad es tal, que la regulación que se haga de
la imputación ha de ser coherente con el funcionamiento del proceso y de lo que debe ser previo al
mismo, eminentemente administrativo o policial, sin confundir ambos momentos, pues esa confusión,
que expresa más un deseo que una certeza o posibilidad, lleva a consecuencias muchas veces incluso
perversas. Cuando se confunden actuaciones que no pueden compatibilizarse, incluso si la intención es
justificada, los resultados suelen ser negativos y la práctica, que tiende siempre a la restricción de
derechos cual si se tratara de una tendencia natural inevitable, aprovecha los resquicios dejados para
imponer realidades ancladas en métodos aparentemente superados, pero siempre presentes aunque
se revistan de ropajes que disimulan su propia esencia.

La imputación se ha abordado siempre desde perspectivas que atienden a sus efectos, tales como la
defensa en un sentido amplio, la posición del imputado en la investigación, la contradicción en la fase
inicial del proceso, el valor probatorio de esta última etc… Pero, se ha olvidado o ignorado, por las
consecuencias que supone entrar de lleno en esta materia, analizar su contenido y exigencias, es decir,
qué ha de entenderse por imputación, cuándo ha de considerarse que la misma debe surgir y producir
efectos en el proceso, cuándo es suficiente para que implique la constitución de un sujeto como parte

189
pasiva de un proceso, que es penal y cuándo es ineficaz o debería serlo para generar tales
consecuencias. En suma, dónde hay que poner la frontera entre lo meramente policial y lo procesal y
cuál debe ser el régimen aplicable a cada uno de estos momentos diferenciados, pero hoy
entremezclados en la práctica causando los efectos perniciosos de una delegación judicial en la policía
de la misma fase de instrucción. Y la respuesta a esta pregunta nos sitúa, directamente, en la referida a
los fines del proceso, de la actividad jurisdiccional, de la intervención del Estado ante el fenómeno de la
prevención y la investigación del delito. Esto es, si el proceso sirve o debe servir para investigar
conductas sin relevancia penal inicial suficiente o si, por el contrario, ésta es una actividad
estrictamente policial o administrativa previa y el proceso solo ha de ponerse en marcha una vez
constatado que un hecho presenta los caracteres de delito y se ha determinado su autor. Aunque sea,
evidentemente, a nivel indiciario, entendiendo este término no en su sentido técnico, sino como
presencia en el caso de elementos que sirvan para calificar unos hechos como delito.

Se trata de discernir si al Poder Judicial compete la investigación acerca de si unos hechos, en los que
no consta su tipicidad y en los que solo coinciden elementos que permiten una sospecha, una
valoración subjetiva, una hipótesis que ni siquiera serviría para constituirse en prueba indiciaria, sobre
su posible carácter delictivo, deben investigarse mediante un procedimiento, que ha de ser
contradictorio o si, por el contrario, la intervención judicial y de unas partes constituidas como tales solo
debe producirse concluida una actividad administrativa o policial, aunque en ella participe, dirigiéndola,
el Ministerio Fiscal.

Porque, como es sabido aunque se interprete de manera extensiva, la Ley de Enjuiciamiento, vincula la
apertura del sumario, en sentido amplio, a la noción de delito (1), en grado incipiente, pero de un delito,
no de una conducta que no puede ser precisada en esta calidad (2).

No se aborda en este trabajo la diferencia entre lo que se suele llamar imputación material y la formal,
derivada de un acto expreso motivado, que se aplica al auto de procesamiento o al auto de
transformación de las Diligencias Previas en Procedimiento Abreviado (3). Este trabajo versa sobre la
primera imputación, la que debe surgir de los momentos que establece el art. 118 LECrim, así como las
modificaciones en ella que se producen sucesivamente con anterioridad a la emisión de la decisión que
contempla el art. 779 LECrim. Una imputación, no formal, pero que produce los efectos de someter a
una persona al proceso y que abre la fase de instrucción.

En definitiva, uniendo ambas reflexiones, si por imputación ha de entenderse únicamente aquella que
es suficiente para producir efectos procesales, no una mera sospecha acerca de hechos que carecen
de entidad para inicialmente ser considerados delictivos en un sentido concreto. Porque, se afirma
desde este momento, aunque esta cuestión no se haya resuelto, ni siquiera abordado salvo mediante
reflexiones muy genéricas, una imputación delictiva ha de serlo siempre de un hecho con relevancia
penal, no de un acontecimiento del que se desconoce si la tiene, aunque pudiera tenerla. Un hecho
punible según el art. 118 LECrim. (4). Una cosa es investigar un hecho que hipotéticamente puede ser
delictivo; otra, muy diferente, que se pueda entender suficiente esa mera hipótesis para constituir a un
sujeto en parte de un proceso penal, imputarlo y dotarlo de un derecho de defensa sin objeto penal
definido, sin que consten sus elementos típicos esenciales. Más aún, que esa imputación de un hecho
no delictivo sirva para interrumpir, entre otros extremos, la prescripción (art. 132 CP). No cabe duda de
que aceptar que una mera inculpación de hechos no punibles sirve a efectos de interrumpir la
prescripción, se traduce en poco más que admitir lo propio de una denuncia o una querella sin
fundamento. Poco se habría avanzado si no se acude a una interpretación material, no formal de una
cuestión tan esencial.

Como manifiesta CORTÉS DOMÍNGUEZ (5) se imputa inicialmente la comisión de unos hechos con
apariencia delictiva. Es decir, se exige esa apariencia en todo caso, lo que no puede ser equiparado a
la sospecha sobre una posible ilicitud penal. Sospecha sobre un futurible no equivale a esa apariencia
delictiva necesaria. Con tan escaso bagaje fáctico no es posible ordenar una imputación delictiva, ni
incoar un proceso (6).

El propio TS se ha manifestado al respecto de forma clara en su auto de 24 de julio de 2013:

«En el caso, no concurren todos los elementos de la tipicidad delictiva lo que impide la consideración
de hecho delictivo, y por lo tanto, la incoación de un proceso penal».

190
En definitiva, se han de adoptar decisiones acerca de si puede considerarse imputación

y generar los efectos que la ley reconoce a quien se ve afectado por ella, una mera relación de hechos
no concretados en su significación delictiva, pero que pudieran hipotéticamente ser delictivos; una mera
sospecha que excede a la autoría ya que tiene como objeto el mismo carácter delictivo de la conducta
imputada. Si una mera sospecha debe abrir un proceso penal, producir una imputación precedida de
una resolución judicial, determinar el nacimiento del derecho de defensa sin que el mismo pueda recaer
sobre hechos punibles determinados y, en fin, generar efectos extraprocesales en diversos ámbitos de
la vida que pueden llegar a ser más graves que la pena que en su día se pueda imponer.

Para mayor información ingresa al siguiente enlace.

http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4463

[1] Catedrático de Derecho Procesal – Universidad Alicante.

https://www.google.com.pe/search?q=TACHA+POR+FALSEDAD+DOCUMENTARIA2012.doc&oq=T
ACHA+POR+FALSEDAD+DOCUMENTARIA2012.doc&aqs=chrome..69i57j69i60l2.1000j0j7&sourcei
d=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

191
http://www.docfoc.com/tacha-por-falsedad-documentaria2012docx

BUENOS ARTICULOS SENTENCIAS Y ESCRITOS SOBRE FALSEDAD

http://www.docfoc.com/falsedad-material

SENTENCIA SALINAS SICCHA (COHECHO)

Al realizarse una investigación deficiente no se puede adquirir la calidad de


inamovible. Expediente n° 05811-2015-PHC - LIMA.

Fecha de emisión: 20 de octubre de 2015


Fecha de publicación: 20 de octubre de 2015

Extracto: “38. En tal sentido, se aprecia que la investigación desarrollada en la carpeta fiscal 122-2009 fue
deficiente y, por lo tanto, no pudo adquirir la calidad de inamovible, pues se decidió su archivamiento sin
ponderar, entre otros elementos, la complejidad que implica este tipo de indagaciones, el número de
investigados y la necesidad de esclarecer la licitud o ilicitud de transferencias bancarias que vienen
ingresando al sistema financiero a favor de la hoy demandante; hechos que necesariamente requieren de
una investigación exhaustiva, pues es necesario determinar el origen de dicho ingreso económico, a fin de
cumplir con nuestras obligaciones internacionales devenidas de la Convención de las Naciones Unidas
contra la Delincuencia Organizada Transnacional, la Convención Interamericana contra la Corrupción, las
Reglas y Prácticas de Control de las Operaciones Bancarias, elaboradas por el Comité de Basilea, y las
recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional para Sudamérica, en cuanto sean
aplicables, que exigen de los países firmantes el establecimiento de medidas para combatir el blanqueo de
dinero.

39. (…) este Tribunal considera que la segunda investigación desarrollada en la carpeta fiscal 480-2014 no
afecta el principio ne bis in idem, dado que el Fiscal emplazado dispuso la ampliación de la investigación,

192
identificando nuevos hechos y material probatorio que no fueron materia de investigación en la carpeta
fiscal 122-2009 (reporte UIF 025-2015-DAO-UIF-SBS y otras transferencias bancarias), y ha identificado
también otros sujetos.

40. (…) dada la existencia de nuevos hechos y nuevos sujetos que, independientemente de cierta identidad
de fundamento, permite justificar reabrir la investigación fiscal en contra de la demandante, razón por cual
corresponde desestimar la demanda.”

Fuente: Tribunal Constitucional


http://tc.gob.pe/jurisprudencia/2015/05811-2015-HC.pdf

El Juez Supremo que participó en el proceso del cual se derivó la condena


del accionante en Revisión, resolviendo el Recurso de Nulidad y Casación,
no puede avocarse al conocimiento de su demanda de Revisión. Sentencia
Plenaria nº 1-2015/301-A-2-ACPP.
Salas penales permanente y transitoria
Fecha de publicación: 24 de octubre de 2015.

Extracto:
(...) la acción de revisión implica el análisis de una condena que adquirió la calidad de cosa juzgada, y a
pesar de ser un proceso autónomo e independiente, su indesligable antecedente lógico es el proceso
declarativo del que se derivó la sentencia que se cuestiona, respecto al cual –en la mayoría de los casos–
debe completar su análisis con la prueba de cargo que anteriormente valoró.

En tal sentido, no es razonable que el juez supremo que conoce de una acción de revisión sea el mismo
que antes emitió una sentencia producto del juicio oral o decidió recursos de nulidad o de casación, de los
que se derivó una sentencia condenatoria con carácter de cosa juzgada. En estos supuestos, sin duda, las
referencias a la parcialidad del juez se pueden considerar objetivamente justificadas.

Como ya se puntualizó, la imparcialidad de los magistrados judiciales es una garantía que debe asentarse
en la confianza de los ciudadanos en el valor justicia.

La garantía de imparcialidad objetiva establece, una incompatibilidad de funciones del juez que participa en
la instancia anterior o en otra sede o proceso conexo para conocer el objeto de la revisión de sentencia. En
consecuencia, la existencia del temor fundado en aquella falta de imparcialidad del juez que intervino
anteriormente, justifica el apartamiento del magistrado a fin de no perjudicar sus intereses de redención de
justicia a través de la acción de revisión.

En ese contexto, los magistrados que emitieron decisión previa, en apariencia, no se hallan en condición de
imparcialidad para el accionante y ante la colectividad en cuyo nombre ejerce función, y si bien el juez no
necesariamente debe gozar del consenso de la mayoría, debe contar, sin embargo, con la confianza de los
sujetos concretos que juzga, de modo que estos no solo no tengan sino ni siquiera alberguen, el temor de
llegar a tener un juez enemigo o de cualquier modo no parcial, lo que en este caso no se cumple, por tener
el magistrado una posición formada y concretamente expresada en relación al caso.

Fuente: Poder Judicial

193
http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4453

Precedente Vinculante. Dictan reglas a aplicar en las investigaciones


realizadas por el Parlamento. Exp. nº 04968-2014-PHC/TC Lima
Fecha de emisión: 04 de noviembre de 2015

Extracto:
21. (…) Así, bajo una interpretación sistemática, puede agregarse que, en general, los asuntos relacionados
con el resguardo de la debida gestión estatal son de interés público, y por tanto, pueden ser objeto de
investigación por el Congreso de la República. (…)

23. (…) Con prescindencia de si se trata de la única excepción o no, el Tribunal Constitucional coincide con
el criterio de que una comisión de investigación parlamentaria puede investigar hechos concernientes a
personas que no son funcionarios públicos si ellos guardan una estrecha vinculación con la regular
actuación o no de los órganos del Estado. De ser así, el asunto reviste interés público. (…)

33. La decisión del Pleno del Congreso de instituir una Comisión de Investigación para el análisis de un
asunto de interés público no es per se restrictiva de ningún bien constitucional. Ergo, no existe una
estructura que permita analizar dicha medida a la luz del principio de proporcionalidad.

42. (…) Ciertamente, el contenido de una pregunta, su manera de formulación o su contexto puede denotar,
eventualmente, la afectación de otros derechos fundamentales, tales como el derecho a no ser obligado a
declarar contra uno mismo o el derecho a ser juzgado por un juez independiente e imparcial, pero no per se
el derecho de defensa. De hecho, antes bien, que se haya permitido plantear las objeciones evidencia que
el derecho a la asistencia técnica ha sido efectivamente ejercido.

45. (…) Así, pues, ni la formulación de preguntas utilizando palabras como 'mintió' o 'si es cierto' o ‘no
cierto’, ni una solicitud de confesión sincera, ni la reiteración de interrogantes, pueden ser razonable y
objetivamente entendidos como factores que en sí mismos obliguen a nadie a confesarse culpable. Esta
conclusión no varía por el hecho de que la pregunta sea formulada por una autoridad menos aún si la
persona se encuentra en dicho momento efectivamente asistida por un abogado defensor de su libre
elección.(…)

49. (…) La exhortación del Tribunal Constitucional tiene, entre otros objetivos, optimizar el contenido
protegido de los derechos fundamentales que conforman el debido proceso, aminorando los riesgos de su
violación. Pero no siempre puede ser interpretada en el sentido de que haya venido justificada por la
detección de una omisión per se inconstitucional. Si así fuera, los principios de supremacía y de fuerza
normativa de la Constitución hubiesen exigido que el camino a adoptarse sea en el de la cobertura de la
laguna inconstitucional vía integración del Derecho o, cuando ello no resulte posible, la inclusión en el fallo
de la orden dirigida al órgano competente para su respectiva superación, entre otros. (…)

55. (…) Y, en tercer lugar, cuando se alude al deber de "dar a conocer con claridad bajo qué cargos y por
qué circunstancias se cita a una persona a declarar", ello se hace bajo el umbral del parámetro
constitucional sine qua non para una comisión de investigación que, como ya se dijo, cual es permitir al
notificado "conocer con el mayor detalle posible los hechos que se le atribuyen", tal como se señala en el
párrafo 31 de la sentencia de la Corte IDH recaída en el Caso Barreto Leiva vs. Venezuela y en el F. J. 18
de la STC 00156-2012-PHC. De ahí que el deber de dar a conocer los "cargos" respectivos dependerá del
ámbito y del estado en el que se encuentre la respectiva investigación, no siendo una obligación que pueda
imponerse con prescindencia del análisis de cada caso en particular.

63. Así, más allá de que aún no se proceda a la previsión de dicho plazo, la violación del derecho
fundamental a la concesión del tiempo para preparar la defensa resultará efectivamente constatado si, a la
luz de las circunstancias del caso concreto, se aprecia que no se brindó al investigado un plazo razonable
para articular su defensa. (…)

194
67. Sobre el particular, corresponde recordar que, a diferencia de otros procedimientos que pueden
activarse en sede parlamentaria, el de las comisiones de investigación no es un procedimiento acusatorio,
ni tampoco sancionatorio; sus conclusiones no siempre culminan en una recomendación de acusación; y,
aunque así 'itere, ellas no vinculan a ningún poder público. No es, pues, un ámbito en el que, a criterio de
este Tribunal, opere el derecho fundamental a interrogar testigos como parte del derecho fundamental a la
defensa.

82. Lo que sí resulta claramente exigible a los miembros de una comisión de investigación es el respeto por
la imparcialidad desde un punto de vista subjetivo. De ahí que ningún miembro de la comisión pueda tener
un interés personal directo o indirecto en el resultado de la investigación. De ahí que, en lo que resulte
pertinente, por analogía, son aplicables a los miembros de una comisión las causales de inhibición previstas
en el artículo 53°, inciso 1, del Nuevo Código Procesal Penal. (…)

83. De esta manera, mientras exista respeto por el honor y la buena reputación de las personas (articulo 7 0
de la Constitución) y no se realice una imputación directa de responsabilidad penal que resulte reñida con la
presunción de inocencia (artículo 2°, inciso 24, literal e, de la Constitución), no resulta inconstitucional que
los miembros de una comisión de investigación en sus intervenciones deslicen abrigar una hipótesis sobre
el caso, una vez analizados los actuados respectivos. Por lo demás, sostener la tesis de que se encuentran
jurídicamente impedidos de hacerlo es incompatible con la naturaleza eminentemente política del
Parlamento. (…)

90. En tal sentido, es oportunidad para que este Tribunal rectifique dicho criterio y precise que el suceso
que debe necesariamente verificarse antes de solicitar el levantamiento del secreto bancario es la
confirmación de la Comisión, más no la comunicación al investigado de los hechos por los cuales se va a
investigar. Ello por el sencillo motivo de que esta última no es una condición previa que deba verificarse ni
siquiera en el ámbito jurisdiccional, tal como deriva del artículo 235°, inciso 1), del Nuevo Código Procesal
Penal, el cual dispone lo siguiente:

El Juez de la Investigación Preparatoria, a solicitud del Fiscal, podrá ordenar, reservadamente y sin trámite
alguno, el levantamiento del secreto bancario, cuando sea necesario y pertinente para el esclarecimiento
del caso investigado.
(…)

Fuente: Tribunal Constitucional

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4393

El robo simple y el robo con agravantes.


Por: Delia Quilla Tipula y Carlos Francisco Raúl Zavaleta Barrera.

Resumen: El delito de Robo Simple es un Delito contra el Patrimonio, que se configura en el mundo
exterior cuando el sujeto activo o agente, se apodera ilegítimamente, esto es, sin derecho alguno, de un
bien mueble total o parcialmente ajeno, para aprovecharse de él, sustrayéndolo del lugar donde se
encuentra o ubica, empleando violencia contra el sujeto pasivo o víctima, o amenazándolo de un peligro
inminente contra su vida o integridad física.

Palabras clave: Robo simple y con agravantes, patrimonio, bien mueble.

Fecha de publicación: 13 de julio de 2015.

195
http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4402

La omisión como modalidad comisiva del encubridor personal – un análisis


del tercer párrafo del art. 404° del Código Penal.
Resumen: El autor adecua la comisión por omisión como criterio de imputación para los funcionarios y
servidores públicos a los que se refiere el art. 404° del código penal peruano, de manera que las omisiones
realizables bajo esta lupa no constituyan omisión de actos funcionales [art. 337° del CP], sino que por la
valoración normativa del resultado imputable a la conducta, resulte dogmáticamente coherente la aplicación
de la figura de encubridor personal [tercer párrafo del Art. 404° del CP]. Dando contenido normativo a la
posición de garante en la que se halla el agente sobre la situación que describe el tipo en comento;
tomando como base el aspecto cognitivo y el concepto social de acción para justificar la comisión omisiva
del resultado típico “sustraer”, que en atención al “cargo”, resulta atribuible al agente que infrinja su deber
de garante frente a una situación que exige de éste una determinada expectativa de comportamiento.

Índice:
I.- Planeamiento de la Cuestión.
II.- Alcance Normativo Del Art. 404° Del CP Peruano.
2.1.- Comportamiento Relevante del Encubridor Personal Atendiendo Al Tercer Párrafo Del Art. 404° Del CP
Peruano.
2.2.- ¿Cuándo La Omisión Constituye Una “Sustracción” a Efectos Del Tercer Párrafo Del Art. 404° Del CP
Peruano?
III.- Encubrimiento Personal y No Omisión de Actos Funcionales.
IV.- La Imputación Normativa a La Conducta Omisiva Del Encubridor.
V.- Los Deberes Exigibles A Los Funcionarios Y Servidores Públicos Atendiendo Al Tercer Párrafo Del Art.
404° Del CP.
VI.- La Conducta Omisiva Sintetizada en el Resultado Típico.
VII.- Conclusiones.
VIII.- Bibliografía.

Palabra claves: Encubridor personal, fiscal encubridor; policía encubridor, sustracción de persecución
penal, obstaculización y entorpecimiento, infracción de deber.

Fecha de publicación: 14 de agosto de 2015.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4409

La ponderación de intereses: criterios para la valoración de la prueba


prohibida en el nuevo proceso penal.
Por: Aron Denis Prado Estrada.

Resumen: El argumento principal del presente trabajo, está referido a determinar cuáles serán
los criterios que debe tener en cuenta el juzgador penal al momento de que
se presenten medios probatorios que han sido obtenidos

196
vulnerando derechos fundamentales previstos en nuestra Constitución Política del
Estado. Muchas veces en la práctica judicial y fiscal de nuestro país se aprecian casos en
los que se va a tener una colisión de derechos fundamentales, cuando surja determinado medio
probatorio con valor fundamental importante para el esclarecimiento de un
determinado hecho delictivo; sin embargo, se ha de apreciar que el mismo fue obtenido vulnerando un
determinado derecho fundamental, generándose así conflicto entre derechos fundamentales. Siendo así, a
lo que se orienta el presente trabajo es establecer cuando se puede utilizar el medio probatorio
que vulnera un determinado derecho fundamental y si dicho uso contrae derechos más
importantes que el derecho fundamental transgredido.

Palabras clave: Prueba prohibida, derechos fundamentales, ponderación.

Fecha de publicación: 26 de agosto de 2015.

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4412

Derecho de defensa en la audiencia de apelación. Casación nº 413 – 2014 –


Lambayeque.
Sala Penal Permanente
Doctrina Jurisprudencial: Fundamentos jurídicos décimo sexto al cuadragésimo segundo
Fecha de publicación: 22 de julio de 2015.

Extracto: El artículo cuatrocientos veinticuatro del Código Procesal Penal, regula el desarrollo que debe
seguir la audiencia de apelación; allí se expresa, entre otras cosas, que se dará oportunidad a las partes
para desistirse total o parcialmente de la apelación interpuesta, así como ratifiquen los motivos de la
apelación.

En tal sentido, es obligación de la parte recurrente esgrimir los agravios expresados en su escrito de
fundamentación del recurso de apelación en la respectiva audiencia, para los efectos que la parte contraria
pueda examinarla, discutirla o rebatirla en pleno ejercicio de su derecho de defensa, de esa manera no se le
vulnerará sus derechos constitucionales y no se le dejará en indefensión.

(...)

Las facultades del Actor Civil y el Principio acusatorio.

Extracto: Este Supremo Tribunal considera que la Sala de Apelaciones no tiene más que confirmar la
absolución; toda vez que, el inciso cinco del artículo ciento cincuenta nueve de la Constitución Política del
Estado, establece que corresponde al Ministerio Público ejercitar la acción penal de oficio o a petición de
parte, mientras que el artículo catorce del Decreto Legislativo número cero cinco dos, de la Ley Orgánica
del Ministerio Público, señala que sobre el Ministerio Público recae la carga de la prueba, y el artículo once
de la precitada norma regula que el titular de la acción penal es el representante del Ministerio Público;
aunado a ello, se debe tener presente que el artículo quinto de la Ley Orgánica aludida, establece la
autonomía del Ministerio Público y preceptúa que están jerárquicamente organizados y deben sujetarse a
las instrucciones que pudieren impartirles sus superiores.

Ahora bien, este Supremo Tribunal considera que no puede sostenerse el cumplimiento del principio
acusatorio cuando el Fiscal Superior en la audiencia de apelación -sin tener la condición de impugnante,
sino parte del proceso- discrepa con la sentencia absolutoria emitida en primera instancia; en tal situación,
el Tribunal de Apelación está expedito para analizar el fondo del asunto en los términos de los agravios

197
expresados por las partes procesales recurrentes en su escrito impugnatorio.

Fuente: Poder Judicial

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=20911

EL ARRAIGO COMO PRESUPUESTO DEL PELIGRO DE FUGA.

Sala Penal Transitoria

Casación nº 631-2015 Arequipa


Fecha de emisión: 21 de diciembre de 2015

Extracto:
Cuarto. (…), ahora bien, el peligro procesal (periculum in mora) es el elemento más importante para
valorar en un auto de prisión preventiva. Éste tiene un carácter subjetivo, pero objetivo legalmente a
través de diversos criterios de carácter meramente enumerativos, y, por ende, reconoce un margen de
discrecionalidad en los jueces. La Ley, como se sabe, establece la presencia de dos peligrosismos:
fuga –que es el paradigma del periculum libertatis-, y obstaculización (artículos 268º apartado 1, literal c
y 269º-270º del Nuevo Código Procesal Penal).

El peligro de fuga hace referencia a la probabilidad de que el imputado en caso de permanecer en


libertad, vaya a sustraerse a la acción de la justicia, evitando ser juzgado o bien se vaya a sustraer de
la pena que se le podría imponer (…).

Dentro de los criterios que el juez debe tomar en cuenta para determinar el peligro de fuga están
aquellos vinculados a la situación personal, familiar y económica del imputado, conocido como “arraigo”
–que tiene esencialmente un carácter objetivo, y ni puede afirmarse con criterios abstractos, sino debe
analizarse conforme al caso concreto- (artículo 269º del Nuevo Código Procesal Penal). el arraigo debe
ser entendido como el establecimiento de una persona en un lugar por su vinculación con otras
personas o cosas. El arraigo tiene tres dimisiones: 1) La posesión, 2) el arraigo familiar y 3) el arraigo
laboral. El primero se refiere a la existencia de un domicilio conocido o de bienes propios situados
dentro del ámbito de alcance de la justicia. El segundo se circunscribe al lugar de residencia de
aquellas personas que tiene lazos familiares con el imputado. El tercero se expresa en la capacidad de
subsistencia del imputado, que debe provenir de un trabajo desarrollado en el país. Todo ello, visto en
su conjunto, acreditaría el establecimiento de una persona en un determinado lugar. (…)

Fuente: Poder Judicial

198
https://www.google.com.pe/search?q=peligro+fuga+es+una+certeza+o+una+posibilidad&oq=pelig
ro+fuga+es+una+certeza+o+una+posibilidad&aqs=chrome..69i57.9830j0j1&sourceid=chrome&es_
sm=93&ie=UTF-8

peligro fuga es una certeza o una posibilidad

http://www.derechoycambiosocial.com/revista036/EL_PELIGRO_PROCESAL_COMO_PRESUPUES
TO_DE_LA_MEDIDA_COERCITIVA_PERSONAL.pdf

https://www.google.com.pe/search?q=comportamiento+del+imputado+durante+el+procedimiento
&oq=comportamiento+del+imputado+durante+el+procedimiento&aqs=chrome..69i57.3486j0j1&so
urceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

comportamiento del imputado durante el procedimiento

https://www.google.com.pe/search?q=que+implica+someterse+a+la+persecuci%C3%B3n+penal&
oq=que+implica+someterse+a+la+persecuci%C3%B3n+penal&aqs=chrome..69i57.8582j0j1&sourc
eid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

199
https://www.google.com.pe/search?q=que+implica+someterse+a+la+persecuci%C3%B3n+penal&
oq=que+implica+someterse+a+la+persecuci%C3%B3n+penal&aqs=chrome..69i57.8582j0j1&sourc
eid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

que implica someterse a la persecución penal

LA PERSECUCIÓN PENAL EN LOS NUEVOS CÓDIGOS PROCESALES PENALES


PROVINCIALES

https://www.google.com.pe/search?q=comportamiento+del+imputado+durante+el+procedimiento
+ejemplos+de+peligro+de+fuga&oq=comportamiento+del+imputado+durante+el+procedimiento+e
jemplos+de+peligro+de+fuga&aqs=chrome..69i57.8990j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-
8

comportamiento del imputado durante el procedimiento ejemplos de peligro de fuga

https://www.google.com.pe/search?q=ejemplos+verbigratia+de+peligro+de+fuga+del+imputado&
oq=ejemplos+verbigratia+de+peligro+de+fuga+del+imputado&aqs=chrome..69i57.13302j0j1&sour
ceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

ejemplos verbigratia de peligro de fuga del imputado

http://www.rosario.com/nota.aspx?idNot=3619&%22Ha_habido_un_deseo_de_burlar_la_acci%C3
%B3n_de_la_Justicia%22

200
"Ha habido un deseo de burlar la acción de la
Justicia"

burlar la acción de la justicia

https://www.google.com.pe/search?q=burlar+la+acci%C3%B3n+de+la+justicia+jurisprudencia+pe
nal+peru&oq=burlar+la+acci%C3%B3n+de+la+justicia+jurisprudencia+penal+peru&aqs=chrome..
69i57.12174j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

burlar la acción de la justicia jurisprudencia penal peru

http://cornejotimote.blogspot.pe/2015/03/encubrimiento-personal-peru.html

ENCUBRIMIENTO PERSONAL PERU

http://ocma.pj.gob.pe/site/portal.aspx?view=quejas&opcion=registro

Presentación de una Queja por internet

201
https://www.youtube.com/watch?v=R3InyrKAo9Q

16/12/2015 - CASO WALTER OYARCE:


RECURSO DE NULIDAD DE
SENTENCIA (AUDIENCIA COMPLETA)

https://www.youtube.com/watch?v=oA-2DGMrRnk

21/12/2015 - Eva Bracamonte Fefer:


alegatos finales

https://www.youtube.com/watch?v=uxt4iNGCrps

20/12/2015 - Condenan a Silvana


Buscaglia Zapler a 6 años 8 meses por
agredir a un policía

202
DEBIDO PROCESO (BUENAZO)

http://www.jurisperu.com/boletin/649m.htm

Examinado el error in procedendo denunciado es del caso señalar que en materia casatoria si es
factible ejercer el control casatorio de las deciones jurisdiccionales para determinar si en ellas se
ghan infringido o no las normas que garantizan el derecho al debido proceso, El derecho a un
debido proceso supone la observancia rigurosa por todos los que intervenienen en unj proceso no
solo de las reglas que regulan la estructuración de los órganos jurisdiccionales, sino también de las
normas, de los principios y de las garantías que regulan el proceso como instrumento judicial,
cautelando sobre todo el ejercicio absoluto del derecho defensa de las partes en litigio.

EL PRINCIPIO DE TEMPORALIDAD Y EL DERECHO AL PLAZO RAZONABLE DE LA PRISIÓN


PREVENTIVA.

Miriam Margot Umbo Ruiz - Abogada Titulada por la Universidad Nacional de Tumbes. Asistente en
Función Fiscal del Distrito Fiscal de Tumbes. Becaria del III Congreso Nacional de Asistentes de la
Reforma Procesal Penal organizado por el INCIPP.

22 de diciembre (Alerta Informativa) I. Introducción.- En el Perú, desde 1991 la opción legislativa


respecto de la prisión preventiva establece plazos legales, como límites dentro de los cuales esta medida
cautelar no puede extralimitarse.

No obstante ello, recientemente han surgido algunos cuestionamientos a la falta de materialización de


dichos plazos, pues en la práctica, el cumplimiento del máximo plazo legal no impedía que, con
posterioridad, el juez pueda ordenar nuevamente la prisión preventiva.

Así, el problema es nuevamente actualizado con ocasión de la reforma procesal en materia penal, pues
el legislador del 2004 no ha precisado cuales podrían ser los efectos de dicho supuesto de hecho. Es
decir, no ha precisado, por ejemplo, si el cumplimiento del plazo de la prisión preventiva podría
subsumirse dentro de un supuesto de caducidad establecido en el art. 144 CPP del 2004.

Sobre el particular, el objeto del presente artículo tiene por finalidad dar algunos alcances acerca de cuál
podría ser la opción jurídicamente correcta y políticamente aceptable a efectos de identificar los
verdaderos alcances del principio de favor libertatis como valor constitucional que nos puede servir como
instrumento clave para resolver el presente problema planteado.

203
II. El derecho al plazo razonable de la prisión preventiva y el derecho al plazo razonable del
proceso penal

Consagrado en los instrumentos normativos de carácter supranacional (art. 9.4 PIDCP, art. 7.6
CADDHH), el derecho al plazo razonable de la detención constituye una forma cómo se manifiesta el
derecho al plazo razonable, pues en ambos casos el plazo no puede determinarse in abstracto, sino
tomando en consideración la concurrencia de una serie de presupuestos objetivos que permiten
determinar en cada caso si el término de la prisión preventiva es razonable o no a los fines que con ella
se busca alcanzar, no obstante que la finalidad de cada derecho difiere entre sí, de modo que el primer
derecho busca restringir en la medida necesaria la privación de libertad en la que se encuentra el titular
del derecho en referencia, mientras que el segundo se predica del proceso en su totalidad.

Ello se encuentra reflejado en doctrina, pues si bien cabe resaltar que el derecho al plazo razonable del
proceso consiste en un “(…) derecho subjetivo con rango constitucional, que asiste a todos los sujetos
que hayan sido parte en un procedimiento penal, de carácter autónomo, aunque instrumental del derecho
a la tutela, y que se dirige frente a los órganos del poder judicial aun cuando en su ejercicio han de estar
comprometidos todos los demás poderes del Estado, creando en ellos la obligación de satisfacer dentro
de un plazo razonable las pretensiones y resistencias de las partes o de realizar sin demora la ejecución
de las sentencias (…)”; el derecho al plazo razonable de la duración de la prisión preventiva se traduce
como aquella prerrogativa a favor de todo detenido a no ser privado de su libertad de manera
indeterminada, de modo que las causas penales donde existan procesados privados de su libertad sean
atendidos con especial prontitud.

Esta matización existente entre ambas categorías se advierte también en las decisiones que, sobre el
particular, ha tomado el Tribunal Constitucional. Así, según el referido órgano jurisdiccional, si bien el
derecho al plazo razonable “(…) se infiere de los derechos al debido proceso y a la tutela judicial
efectiva, reconocidos en el artículo 139.3 de la Constitución, e implica no sólo la protección contra
dilaciones indebidas, sino también la protección del justiciable frente a procesos excesivamente breves
(…)”; el derecho al plazo razonable de la duración de la prisión preventiva, al guardar estrecha relación
con el derecho a la libertad personal consagrado en el art. 2.24 Const., supone que “(…) la
constitucionalidad de la prisión provisional encierra el deber estatal de perseguir eficazmente el delito,
como una manifestación negativa del derecho a la libertad personal (…)”, de modo que su
reconocimiento “(...) coadyuva al pleno respeto de los principios de proporcionalidad, razonabilidad,
subsidiariedad, necesidad, provisionalidad y excepcionalidad que debe guardar (...)”.

204
http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=20902

Para leer el texto completo, ingrese al siguiente enlace:

http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=documento&id=4096

205
http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&i
d=20893

CASO RUANO TORRES Y OTROS VS. EL SALVADOR.

Corte Interamericana de Derechos Humanos

Sentencia nº 303 (fondos, reparaciones y costas)


Fecha de emisión: 05 de octubre de 2015

Extracto:
El artículo 5.1 de la Convención reconoce en términos generales el derecho a la integridad personal,
tanto física, psíquica como moral. Por su parte, el artículo 5.2 establece, de manera más específica, la
prohibición absoluta de someter a alguien a torturas o a penas o tratos crueles, inhumanos o
degradantes, así como el derecho de toda persona privada de libertad a ser tratada con el respeto
debido a la dignidad inherente al ser humano. Cualquier violación del artículo 5.2 de la Convención
acarreará necesariamente la violación del artículo 5.1 de la misma. (Párrafo 118)

Ahora bien, para definir lo que a la luz del artículo 5.2 de la Convención Americana debe entenderse
como “tortura”, de conformidad con la jurisprudencia de la Corte, se está frente a un acto constitutivo de
tortura cuando el maltrato: a) es intencional; b) cause severos sufrimientos físicos o mentales, y c) se
cometa con cualquier fin o propósito. Asimismo, se ha reconocido que las amenazas y el peligro real de
someter a una persona a lesiones físicas producen, en determinadas circunstancias, una angustia
moral de tal grado que puede ser considerada tortura psicológica. (Párrafo 121)

En cuanto al uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad, esta Corte ha señalado que el
mismo debe atenerse a criterios de motivos legítimos, necesidad, idoneidad y proporcionalidad.
Asimismo, el Tribunal ha indicado que todo uso de la fuerza que no sea estrictamente necesario por el
propio comportamiento de la persona detenida constituye un atentado a la dignidad humana, en
violación del artículo 5 de la Convención Americana. (Párrafo 122)

El artículo 8.2 de la Convención dispone que “[t]oda persona inculpada de delito tiene derecho a que se
presuma su inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad”. Por ello, la Corte ha
señalado que el principio de presunción de inocencia constituye un fundamento de las garantías
judiciales. La presunción de inocencia implica que el imputado goza de un estado jurídico de inocencia
o no culpabilidad mientras se resuelve acerca de su responsabilidad penal, de modo tal que debe
recibir del Estado un trato acorde con su condición de persona no condenada. En relación con lo
anterior, el principio de presunción de inocencia requiere que nadie sea condenado salvo la existencia
de prueba plena o más allá de toda duda razonable de su culpabilidad, tras un proceso sustanciado de
acuerdo a las debidas garantías. (Párrafo 126)

En este sentido, la Corte estima que la presunción de inocencia exige que el acusador deba demostrar
que el ilícito penal es atribuible a la persona imputada, es decir, que ha participado culpablemente en
su comisión y que las autoridades judiciales deban fallar con la certeza más allá de toda duda
razonable para declarar la responsabilidad penal individual del imputado, incluyendo determinados
aspectos fácticos relativos a la culpabilidad del imputado. (Párrafo 128)

En casos que suponen una violación grave de los derechos humanos, tales como masacres,
desapariciones forzadas de personas, ejecuciones extrajudiciales y, más recientemente, tortura, la
Corte ha considerado que la Comisión o los representantes no necesitan probar la vulneración a la
integridad personal, ya que opera una presunción iuris tantum. La presunción iuris tantum tiene como
consecuencia una inversión de la carga argumentativa, en la que ya no corresponde probar la violación

206
del derecho a la integridad psíquica y moral de tales “familiares directos”, sino que corresponde al
Estado desvirtuar la misma. Así pues, la Corte ha considerado como “familiares directos” a las madres
y padres, hijas e hijos, esposos y esposas, y compañeros y compañeras permanentes de personas
consideradas víctimas de una violación grave de los derechos humanos. La existencia de esta
presunción iuris tantum a favor de los “familiares directos” no excluye que otras personas no incluidas
en esta categoría puedan demostrar la existencia de un vínculo particularmente estrecho entre ellas y
las víctimas del caso que permita a la Corte declarar la violación del derecho a la integridad personal.
(Párrafo 177)

Habiendo constatado las afectaciones a la integridad personal sufridas por (…) y sus familiares (…) por
los hechos del presente caso (supra Capítulo VII), la Corte estima, como lo ha hecho en otros casos,
que es pertinente disponer una medida de reparación a favor de todos ellos, que brinde una atención
adecuada a los padecimientos psíquicos derivados de las violaciones establecidas en la presente
Sentencia. Por consiguiente, el Tribunal dispone la obligación a cargo del Estado de brindar
gratuitamente, a través de sus instituciones de salud especializadas, y de forma inmediata, adecuada y
efectiva, el tratamiento psicológico y/o psiquiátrico si así lo solicitan, previo consentimiento informado,
incluyendo el suministro gratuito de los medicamentos que eventualmente se requieran. Asimismo, el
tratamiento respectivo deberá prestarse, en la medida de lo posible, en el centro más cercano a sus
lugares de residencia en El Salvador por el tiempo que sea necesario. (Párrafo 215)

Fuente: Corte Interamericana de Derechos Humanos.

https://www.google.com.pe/search?q=el+derecho+a+probar&oq=el+derecho+a+pro
bar&aqs=chrome..69i57.86462j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

el derecho a probar

https://www.google.com.pe/search?q=DECALOGO+DEL+JUEZS&oq=DECALOGO+D
EL+JUEZS&aqs=chrome..69i57.3255j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

DECALOGO DEL JUEZS

207
SI NO SE SIGUE LÍNEA DE DEFENSA UNIFORME EN EL PROCESO

Defensa técnica deficiente


genera nulidad de conclusión
anticipada
Corte Suprema sostiene que la mala defensa técnica puede hacer incurrir en error al
imputado, incluso generar vicios en su voluntad. Asimismo, sostiene que no puede
absolverse mediante sentencia conformada cuando no se alega existencia de eximente de
responsabilidad en acusación fiscal.

El juzgador debe tener presente la línea de defensa seguida por el imputado y su abogado
defensor durante el juicio al momento de calificar la procedencia de la conformidad procesal y
la conclusión anticipada del juicio oral.

En este sentido, si durante el desarrollo del juicio oral el imputado invoca inocencia y ausencia
de dolo, no puede ampararse la decisión del imputado para acogerse a la conclusión
anticipada del juicio. Al resolver, es necesario que el juez defina si la decisión del imputado
deriva de una mala defensa técnica.

Así lo sostuvo la Corte Suprema en el R.N. N° 2925-2012-Lima. Además, expone que una
mala defensa vicia la voluntad del imputado al momento de aceptar los cargos.

Asimismo, el supremo tribunal sostiene que el juzgador no puede absolver de los cargos a un
imputado mediante sentencia conformada si en la acusación fiscal no se alega la existencia de
eximentes de responsabilidad.

El caso
La decisión de la Suprema deriva de un proceso por tráfico ilícito de drogas en el que dos
personas fueron detenidas por trasladar pasta básica de cocaína en un ómnibus de pasajeros.

Uno de los procesados rechazó los cargos imputados durante el juicio oral. Al respecto, su
abogado defensor sostuvo que su defendido no sabía que el otro coimputado realizaba dicha
actividad. A pesar de ello, se acogió a la conclusión anticipada de juicio oral.

Mediante sentencia conformada, la Sala Superior decide absolverlo de los cargos por
considerar que sus actos eran atípicos. Sin embargo, el fiscal adjunto superior apeló la
sentencia.

La Corte Suprema consideró que el acogimiento a la conclusión anticipada no era acorde con
la línea de defensa del imputado. Además, al no alegarse en la acusación fiscal la existencia

208
de una eximente de responsabilidad, no era posible absolverlo mediante conclusión
anticipada.

En tal sentido, el imputado sostuvo que la decisión de acogerse a la conclusión anticipada fue
consecuencia de una defensa técnica deficiente, “pues la información jurídica que le
proporcionó (su abogado) fue a todas luces equivocada”.

Finalmente, la Corte Suprema declaró nula la sentencia absolutoria y ordenó la realización de


nuevo juicio oral por otro tribunal.

La mala defensa técnica vicia la voluntad del imputado

Mediante la R.N. N° 2925-2012-Lima, la Corte Suprema determinó que el juzgador debe


tener presente la línea de defensa seguida por el imputado y su abogado defensor durante
el juicio al momento de calificar la procedencia de laconformidad procesal y
la conclusión anticipada del juicio oral.
La autoridad jurisdiccional precisó que el juez, al momento de resolver, debe definir si la
decisión del imputado deriva de una mala defensa técnica. Pues, en este caso una
deficiente defensa vicia la voluntad del imputado al momento de aceptar los cargos.
Además, sostiene que el juzgador no puede absolver de los cargos a un imputado
mediantesentencia conformada si en la acusación fiscal no se alega la existencia de
eximentes de responsabilidad.
Así lo dispuso al resolver un proceso por tráfico ilícito de drogas en el que dos personas
fueron detenidas por trasladar pasta básica de cocaína en un ómnibus de pasajeros. Uno de
los procesados rechazó los cargos imputados durante el juicio oral, y su abogado defensor
sostuvo que su defendido no sabía que el otro coimputado realizaba dicha actividad. No
obstante, el imputado se acogió a la conclusión anticipada de juicio oral. La Sala Superior
decidió absolverlo de los cargos por considerar que sus actos eran atípicos. Sin embargo, el
fiscal adjunto superior apeló la sentencia.

Al llegar el caso a la Corte Superior, la autoridad consideró que el acogimiento a la


conclusión anticipada no era acorde con la línea de defensa del imputado. Además, al
no alegarse en la acusación fiscal la existencia de una eximente de responsabilidad, no era
posible absolverlo mediante conclusión anticipada. Por lo que declaró nula la sentencia
absolutoria y ordenó la realización de nuevo juicio oral por otro tribunal.
Fuente: La Ley.
Acerca de estos anuncios

209
https://www.scribd.com/fullscreen/164644274?access_key=key-
2hlczbmico64b2yliaul&allow_share=true&escape=false&view_mode=scroll

https://www.google.com.pe/search?q=LA+ACCI%C3%93N+DE+AMPARO+Y+SU+VIG
ENCIA+EN+LAPROTECCI%C3%93N+DE+DERECHOS+FUNDAMENTALES+1+Ra%C3
%BAl+B.+Canelo+Rabana&oq=LA+ACCI%C3%93N+DE+AMPARO+Y+SU+VIGENCIA
+EN+LAPROTECCI%C3%93N+DE+DERECHOS+FUNDAMENTALES+1+Ra%C3%BAl+
B.+Canelo+Rabana&aqs=chrome..69i57.511j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=U
TF-8

LA ACCIÓN DE AMPARO Y SU VIGENCIA EN LAPROTECCIÓN DE DERECHOS


FUNDAMENTALES 1 Raúl B. Canelo Rabana

http://sutenovenosector.blogspot.pe/2008/11/accion-de-amparo-del-sutep.html

MODELO ACCION DE AMPARO

https://estudioraulcaneloabogados.wordpress.com/2013/09/01/la-accion-de-amparo-
y-su-vigencia-en-la-proteccion-de-los-derechos-fundamentales/

https://estudioraulcaneloabogados.wordpress.com/2013/09/01/el-recurso-de-
casacion/

EL RECURSO DE CASACIÓN

https://estudioraulcaneloabogados.wordpress.com/articulo/

210
https://estudioraulcaneloabogados.wordpress.com/2014/05/15/la-mala-defensa-
tecnica-vicia-la-voluntad-del-imputado/

https://estudioraulcaneloabogados.wordpress.com/category/derecho-penal/

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&i
d=20878

EL ÁMBITO DE CONOCIMIENTO DE UNA PERSONA SOBRE LA


COMISIÓN DE UN DELITO NO LO HACE CÓMPLICE DEL MISMO.

Sala Penal Transitoria

R.N. nº 936-2015 San Martín


Fecha de emisión: 12 de noviembre de 2015

Extracto:

3.1. El recurrente (…), al fundamentar sus agravios sostiene que el encuentro que se produjo con el
menor (…) fue causal y que el hecho de que le prestara un polo y se quedara en el lugar de los hechos
no es razón suficiente para que se sostenga que coopero en el evento delictivo cuando no tuvo
conocimiento que dicho menor cometería los hechos materia de imputación, tesis defensiva que a
consideración de este colegiado supremo son de recibo; pues si bien la incriminación fiscal (contenida
en la requisitoria oral obrante a fojas 350) sostiene que el encausado (…) fue la persona que “prestó su
polo color negro al menor (…), para que este perpetre el robo a la tienda de la agraviada”, dicho aporte
causal o naturalismo no sugiere que el actuar o comportamiento del encausado (…) tuviera el propósito
de cooperar –contribuir o auxiliar- en el suceso o desarrollo del evento delictivo, pues el solo hecho de
que el citado menor le haya referido que pensaba cometer un robo y que para ello le prestara su polo,
ese ámbito de conocimiento de parte del encausado –de que dicho menor iba a cometer un hecho
delictivo- no lo hace cómplice del delito. Ello tiene sustento probatorio con la declaración referencial
brindada por el menor (…) el mismo día de los hechos –tres de junio de dos mil ocho- en sede
preliminar, obrante a fojas 15, quien sostuvo que solo pidió al encausado le prestara su polo y le
comentó que la agraviada era un familiar y que solo quería darle un susto (…). La diligencia de
reconocimiento llevada a cabo también el mismo día de los hechos obrante a fojas 18, confirma el
suceso descrito precedentemente; esto es, que fue el menor quien ingresó a la bodega y cometió el
robo, y que el encausado solo “se encontraba fuera de la bodega”; lo que evidencia que el préstamo de
la prenda de vestir no constituye, desde la perspectiva jurídica penal, un aporte causal al accionar
desarrollado por el encausado, lo que se condice a su vez con la versión brindada por el encausado
(…) en el decurso del proceso (fojas 10, 34, 36, 38) y a nivel del juicio oral, quien justificó su
comportamiento y señaló como tesis defensiva que pensó que todo era una broma. (…).

211
Fuente: Poder Judicial

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=20879

DENTRO DEL DEBIDO PROCESO SE ENCUENTRA EL DERECHO A


OBTENER DE LOS ÓRGANOS JUDICIALES UNA RESPUESTA
RAZONADA, MOTIVADA Y CONGRUENTE.

Sala Civil Transitoria

Casación nº 702-2014 Junín


Fecha de emisión: 20 de maro de 2015

Extracto:

SÉTIMO.- (…) resulta oportuno destacar que la motivación de las resoluciones judiciales constituye una
principio y a s vez una de las garantías de la Administración de Justicia la cual se encuentra
incorporada en el artículo 139 inciso 5 de la Constitución Política del Perú estableciendo dicho principio
la exigencia de “(…) la motivación escrita de las resoluciones judiciales en todas las instancia, excepto
los decretos de mero trámite con mención expresa de la Ley aplicable y de los fundamentos de hecho
en se sustentan (…)”. En ese mismo sentido el artículo 122 inciso 3 del código Procesal Civil exige que
en las resoluciones judiciales se expresen los fundamentos de hecho y de derecho que sustentan la
decisión acorde a lo actuado en el proceso destacándose que la motivación no es sólo un deber de
orden constitucional sino además un derecho del justiciable quien a través del discurso argumentativo
que el juez emita podrá conocer las razones de su decisión pudiendo en caso de no encontrar
conforme a derecho a fallo impugnarlo ante el Órgano Superior el cual debe proceder a efectuar el
debido control del razonamiento.

Fuente: Poder Judicial

LA UNIFICACIÓN DE JURISPRUDENCIA TIENE LA FINALIDAD DE


CONFORMAR UNIDAD JURÍDICA RESPECTO DE SITUACIONES
SIMILARES.

PENAL

212
Sala Penal Permanente
Casación nº 385-2013 San Martín
Fecha de emisión: 05 de mayo de 2015

Extracto:

6.8. En tal sentido, la Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de San Martín, al
fundamentar la condena del acusado (…) por el delito de homicidio calificado efectuó una
distinta valoración a la prueba documentada –medio de prueba que no exigen imprescindiblemente de
inmediación-, como son, los dictámenes periciales de balística forense Número 800-2010 y 801-2010,
determinando la materialidad del referido delito, y con relación a la responsabilidad penal del
encausado dio sentido distinto a sus declaraciones vertidas en primera instancia, las cuales fueron
objeto de inmediación por el Juez de primera instancia; sin considerar que su valor probatorio no fue
cuestionado por una prueba actuada en segunda instancia, conforme se aprecia del acta de registro de
audiencia de apelación –fojas doscientos cuarenta y cuatro del cuaderno de debates-; advirtiéndose
que efectuaron una errónea interpretación del numeral segundo del artículo cuatrocientos veinticinco
del Código Procesal Penal, afectando además la unificación de la doctrina jurisprudencial establecida
por este Tribunal supremo respecto a los parámetros de interpretación y aplicación de una determinada
norma, esto es, del numeral segundo del artículo cuatrocientos veinticinco del Código Procesal Penal,
conforme la Sentencia Casatoria Nº 195-2012 del cinco de setiembre de dos mil trece; pues, la finalidad
de unificación de la jurisprudencia sirvió para conformar la unidad jurídica y los órganos de justicia,
dando señales de relativa permanencia de sus decisiones respecto de situaciones similares –seguridad
jurídica-, en tanto condicen al ciudadano a la convicción de que su servicio de justicia traza
determinadas líneas vectoriales que deben ser seguidas, a fin de evitar situaciones de conflicto que
inexorablemente serían resueltas en la línea propuesto por los precedentes; en consecuencia, debe
anularse la sentencia materia de grado, y confirmarse la sentencia de primera instancia.

Fuente: Poder Judicial.

CORRESPONDE DESPLEGAR ACTIVIDAD PROBATORIA A CARGO QUE


ENERVE LA PRESUNCIÓN CONSTITUCIONAL DE INOCENCIA.

Sala Penal Transitoria

R.N. nº 1264-2014 Huancavelica


Fecha emisión: 09 de marzo de 2015

Extracto:

QUINTO. (…) desde la perspectiva de las circunstancias atenuantes privilegiadas, sólo constan,
primero, la tentativa del delito (artículo 16º del Código Penal); segundo, la minoría de edad; y, tercero,
el estado de ebriedad relativa del imputado, como consta del dosaje etílico de fojas ciento noventa y
cinco: cero punto noventa miligramos de alcohol en la sangre. Debe acotarse que el nivel de ebriedad
no es significativo para una exención de penal: el imputado pudo movilizarse y atacar a la agraviada, a
la vez que darse a la fuga a toda velocidad (…).

SEXTO. (…) si se tiene en cuenta la gravedad del hecho; naturaleza y modalidad del hecho punible; y
que el informe y la pericia psicológica del imputado (…) revelan que tiene personalidad esquizoide y
algunas características disóciales al punto que tiene que apropiarse de lo ajeno, pese a que no tiene
antecedentes (…); personalidad del agente, no existen razones para disminuirle aún más la pena y,
además, para suspender su ejecución. No constan elementos razonables que permitan formarse una

213
prognosis favorable de no reiteración delictiva (…).

Fuente: Poder Judicial

INICIO DEL CÓMPUTO DEL PLAZO PARA INTERNAMIENTO DE MENORES.

Expediente n° 01665-2014-PHC/TC - Ica

Fecha de publicación: 07 de noviembre de 2015


Fecha de emisión: 25 de agosto de 2015

Extracto: “31. Un problema adicional tiene ver con la determinación del inicio del cómputo del plazo de
3 días que se tiene para apelar la sentencia. En la identificación del inicio de dicho cómputo, entiende el
Tribunal, caben considerarse las siguientes alternativas interpretativas:

(i) Si la sentencia se notifica, y no contiene una medida de internación, el plazo es de 3 días, se


entiende que contados a partir del día siguiente de realizado dicho acto procesal;

(ii) Si la sentencia se lee, por contener una medida de internación, el plazo se computa desde que se
efectúa dicho acto procesal, siempre que se entregue simultáneamente una copia de la sentencia; y,

(iii) En los casos en los que se realiza el acto de lectura de sentencia (existiendo una medida de
internación) y, con posterioridad, se notifica la sentencia, el cómputo del plazo para apelar deberá
contarse desde el día siguiente a la realización de este último acto procesal.

32. El Tribunal hace notar que el inicio del cómputo del plazo acotado en cualquiera de los ítems del
Fundamento anterior empieza siempre que la notificación documental de la sentencia al menor coincida
en el tiempo con la realizada a los padres y a su abogado. Y es caso de que no exista dicha
coincidencia, esto es, que se notifique la sentencia en fechas diversas al menor, a los padres o los
responsables y al abogado, el plazo de 3 días solo empezará a computarse desde el día siguiente que
se notifique al último de cualquiera de los antes mencionados. A juicio del Tribunal, esta es una
exigencia que se deriva del primer párrafo del artículo 219 del Código de los Niños y Adolescentes [cf.
supra, Fund. n° 29] y es una concreción de carácter garantista introducida por el legislador en el
procedimiento que se sigue a los menores por infracción de la ley. Su propósito es asegurar que los
niños y adolescentes cuenten con el mayor margen de posibilidades en el goce y ejercicio de los
derechos fundamentales de carácter procesal y, en ese sentido, se trata de una medida legislativa
compatible con el principio del interés superior del niño y la obligación del Estado de dispensar a los
menores de una protección especial.

33. Esta no es una regla que, a partir de una interpretación literal, se infiera del artículo 219 del Código
de los Niños y Adolescentes. En realidad, su identificación es consecuencia de la obligación de
interpretársela de conformidad con el principio pro infante, que se deriva del artículo 4 de la
Constitución y del artículo 3 de la Convención de los Derechos del Niño y del Adolescente, además de
una interpretación sistemática con el articulo IX del Título Preliminar del Código de los Niños y de los
Adolescentes. Puesto que detrás de la determinación de la fecha que debe empezar a computarse el
plazo para apelar, en buena cuenta, se halla la identificación de una de las condiciones con las cuales

214
el menor podrá (o no) ejercer su derecho a los recursos y su derecho a la pluralidad de la instancia,
esta identificación no puede realizarse prescindiendo de identificar el supuesto que mejor posibilita el
goce y ejercicio de ambos derechos.

34. Esta regla interpretativa está directamente conectada a la finalidad que tienen los derechos
concernidos. En ambos casos, el propósito de estos es permitir que lo resuelto por el juez sea revisado
íntegramente por un tribunal superior. Para que una revisión de tal envergadura sea posible es preciso
no solo conocer la decisión en sí misma, sino también los argumentos y las razones que lo justifican. El
Tribunal entiende que la posibilidad de una revisión efectiva por parte de un tribunal superior requiere
que el afectado con la misma, sus padres o responsables y su abogado expresen las razones por las
que no las comparten. Esto solo es posible si el menor, sus padres, o responsables, y su abogado
tienen la posibilidad de revisar exhaustivamente la sentencia misma. Su sola lectura no satisface este
requerimiento. Tampoco la sola notificación de la sentencia al menor.”

Fuente: Tribunal Constitucional


http://tc.gob.pe/jurisprudencia/2015/01665-2014-HC.pdf

http://www.corteidh.or.cr/docs/comunicados/cp_49_15.pdf

CORTE EMITE SENTENCIA SOBRE AGRESIÓN OCURRIDA A UN RECLUTA


DURANTE EL SERVICIO MILITAR EN PERÚ

http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_308_esp.pdf

CASO QUISPIALAYA VILCAPOMA VS. PERÚ SENTENCIA DE 23 DE NOVIEMBRE


DE 2015 (Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas)

http://www.corteidh.or.cr/docs/asuntos/freire_16_12_15.pdf

RESOLUCIÓN DEL PRESIDENTE DE LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS


HUMANOS EN EJERCICIO PARA EL PRESENTE CASO DE 16 DE DICIEMBRE DE 2015
CASO FLOR FREIRE VS. ECUADOR CONVOCATORIA A AUDIENCIA

215
http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=co
ntenido&id=20842

EL ARGUMENTO DEL ACCIONANTE EN LA DEMANDA DEBE ESTAR


EDIFICADO SOBRE HECHOS Y MEDIOS DE PRUEBA
SUFICIENTEMENTE SÓLIDOS.

Sala Penal Permanente

Rev. Sent. nº 136-2014 LimaFecha de emisión: 10 de febrero de 2015

Extracto:
Cuarto: Sentado lo anterior, es de subrayar que, entre los principios que rigen el proceso de revisión se
tiene el principio de transcendencia, en virtud del cual, el argumento del accionante expuesto en la
demanda debe estar edificado sobre hechos y medios de prueba suficientemente sólidos, que tengan
vocación para derrumbar la sentencia pasada a cosa juzgada. esto significa que existiendo un hecho o
una circunstancia que se pueda encuadrar conforme a este principio, dentro de una de las causales de
revisión, debe tener una relación de causa a efecto, que sí no se hubiera presentado, la sentencia
demandada no habría resultado gravosa para el accionante. Acorde con ello, la técnica que debe
observar el demandante, radica en relacionar las pruebas en las que funda su pretensión con los
basamentos probatorios de la sentencia impetrada, anexarlas a la demanda y demostrar que si
hubieran sido oportunamente conocidas en el curso de los debates ordinarios del proceso, por su
contundencia demostrativa la resolución del caso habría sido la absolución del sentenciado, la
eliminación de un concurso delictivo, o una agravante de punición o la declaratoria de haber actuado en
estado de inimputabilidad, etc.

Fuente: Poder Judicial

http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=co
ntenido&id=20809

LAS DISCREPANCIAS DE OPINIONES SOBRE LA VALORACIÓN


PROBATORIA NO PUEDE SER ALEGADA COMO ILOGICIDAD EN LA
MOTIVACIÓN.

Sala Penal Permanente

Casación nº 431-2014 Arequipa


Fecha de emisión: 25 de febrero de 2015

216
Extracto:

CUARTO.- En cuanto al motivo de falta o manifiesta ilogicidad de la motivación, significa que para su
análisis no se ha de acudir a un acto procesal distinto de la propia sentencia, puesto que su examen
comprenderá el propio mérito o contenido del fallo. Así, tenemos que tras examinar la sentencia de
vista se aprecia que la Sala Penal Superior no sustentó su decisión únicamente en el contenido de la
pericia psicológica(…), son que compulsó el certificado médico legal (…), practicado a la víctima, la
declaración que brindó vía prueba anticipada y la testimonial de (…), es decir, no se advierte
ilegitimidad alguna en la valoración de la prueba que determinó la absolución de una imputación grave;
por ello, no se puede predicar de tal apreciación una restricción de las condiciones que garantizan una
adecuada defensa del recurrente.

QUINTO.- (…), los motivos casacionales son los mismo argumentos que el Ministerio Público, replicó
en su recurso de apelación; por ello, las discrepancias referentes a la valoración de los medios
probatorios no tienen entidad casacional, en tanto se sujetó a los parámetros de la libre convicción
judicial. En efecto, en el considerando segundo, referido a la “Declaración de la menor agraviada”, (…),
razones alegadas por la Sala Penal para desestimar la declaración incriminatoria como prueba de
cargo suficiente para enervar la presunción de inocencia con el cual ingresó al escenario procesal el
justiciable. Aunado a ello, se tiene que el Superior Colegiado expone sus dudas respecto a la fisura
verificada en la pericia médica (…); por consiguiente la Sala Penal Superior esgrimió las razones por
las cuales confirmó la recurrida, cumpliendo con ello en dar una respuesta objetiva coherente,
proporcionado un respuesta adecuada en derecho a la cuestión planteada, cumpliéndose con el deber
de motivación de las resoluciones judiciales, deviniendo en inatendible el agravio referido a la ilogicidad
en la motivación.

Fuente: Poder Judicial.

http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=co
ntenido&id=20841

SE INCUMPLE CON EL REQUISITO DE DEBIDA MOTIVACIÓN AL


PRESCINDIR INDEBIDAMENTE DE UN MEDIO PROBATORIO.

Sala Civil Transitoria

Casación nº 2712-2014 Lima Norte


Fecha de emisión: 17 de agosto de 2015

Extracto:

DÉCIMO.- (…) estando a lo señalado se advierte que el A quo prescindió indebidamente del medio
probatorio consistente en la evaluación psicológica practicada al demandado, al sostener que éste no
había recibido el oficio correspondiente para que se lleve a cabo dicha evaluación, lo que no se ajusta
al mérito de lo actuado, pues el citado Oficio fue debidamente recepcionado por el demandado, tal
como consta en la parte inferior derecha de dicho documento, donde obra el nombre, la firma y
documento de identidad del demandado, así como la fecha y hora de recepción. Además, según se
advierte de la citación y la constancia del Área de Psicología de la Corte Superior de Lima Norte, el
demandado sí fue objeto de evaluación psicológica en fecha veintitrés de enero de dos mil doce; sin
embargo, el A quo expidió sentencia en fecha cuatro de octubre de dos mil doce, sin tener a la vista los
resultados de dicha evaluación, pese a que el demandado mediante escrito de fecha tres de setiembre
de dos mil doce, le solicitó al Juzgado que disponga que el Área de Psicología remita el resultado de su
evaluación practicada a fin de emitir sentencia.

DÉCIMO PRIMERO.- (…), en ese sentido, tanto la sentencia de primera instancia como la de vista
devienen en nulas, pues en el caso concreto se trata de determinar de manera objetiva si la denuncia

217
sobre Violencia Familiar por Maltrato Psicológico contra el demandado se encuentra acreditada
fehacientemente, lo que no a sucedido en el caso de autos, (…).

Fuente: Poder Judicial.

LA FALTA DE PERSISTENCIA EN LA INCRIMINACIÓN NO HACE


POSIBLE SOSTENER UNA SENTENCIA CONDENATORIA.

Sala Penal Permanente

R.N. nº 1995-2014 Ayacucho


Fecha de emisión: 05 de marzo de 2015

Extracto:
Tercero. (…) de la evaluación de los actuados se advierte que la absolución resuelta se encuentra
arreglada a la ley. Los agravios expuestos por el Fiscal Superior no resultan atendibles habida cuenta
que existe duda de la participación del encausado (…) en el robo perpetrado el tres de noviembre de
dos mil doce, en el interior de la vivienda de (…). En efecto, si bien a nivel preliminar, en la diligencia de
reconocimiento de personas, indicó que el encausado fue una de las personas que ingresó a su
domicilio y sustrajo sus pertenencias, no es menos cierto también que en su manifestación policial
ampliatoria, dijo lo contrario, es decir, precisó que el citado encausado no es uno de los asaltantes, son
que tiene rasgos parecidos, aclaró incluso que en la diligencia de reconocimiento no afirmó que lo
reconocía, pues su agresor era una persona de porte encorvado.

Cuarto. (…) en este orden de ideas, la falta de persistencia en la incriminación y de pruebas objetivas
que vinculen al procesado con los hechos materia de de juzgamiento, no hacen posible sostener una
sentencia de condena, por lo que la absolución se encuentra arreglada a derecho y debe mantenerse.

Fuente: Poder Judicial.

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-
instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=duda%20contradiccion%20entre%20pruebas%20de%20cargo%20y%20de%20d
escargo%20jurisprudencia%20penal%20peru

218
duda contradiccion entre pruebas de cargo y de descargo jurisprudencia penal peru

http://www.monografias.com/trabajos75/duda-razonable-decisiones-corte-
suprema/duda-razonable-decisiones-corte-suprema2.shtml

La duda razonable frente a la prueba indiciaria en las


decisiones de la Corte Suprema de la República (página 2)

No ampara la duda razonable:

RN N° 2779-2006 PRIMERA SALA PENAL TRANSITORIA ( CASO ERNESTO


CASTILLO PAEZ )[4]
QUINTO:" Que, partiendo del hecho completamente probado de la presencia del encausado
Mejía León en el distrito de Villa El Salvador y la detención del agraviado Ernesto Rafael
Castillo Paez por lo acusados Aragon Guibovich, Arotuma Valdivia, Depaz Briones, se llega a la
inferencia de la culpabilidad del referido acusado Mejia Leon, por la quaestio facti, sobre la
base de la concurrencia de varios indicios de signos incriminatorias: que dentro de este
contexto, se advierten: de oportunidad y capacidad; de actitud sospechosa y de
móvil; indicio de mala justificación en la conductaprocesal post Facttum del
acusado..(.)"
OCTAVO:" Que, es de enfatizar que para la dosimetría punitiva el Tribunal Superior tomó en
consideración la responsabilidad, gravedad del hecho punible e importancia del daño causado;
asimismo, para la individualización de la pena dentro del marco legal fijado por el artículo
trescientos veinte delCódigo Penal- que fija una sanción no menor de quince años- se aprecia
que se merituó además las circunstancias previstas en el artículo cuarenta y seis del referido
cuerpo legal, como son los medios empleados en el injusto típico, la unidad o pluralidad de
agentes, el modo en que se realizaron los hechos, los móviles o fines y las condiciones
personales ( el grado que ostentaba el acusado dentro de la institución policial ); por lo que la
pena fijada en la sentencia recurrida se encuentra arreglada a ley."

[7] INSUFICIENCIA PROBATORIA: Entiéndase como aquella actividad incompleta que no despeja
la incertidumbre jurídica producto del proceso, además no existen medios probatorios o los que
aparecen son mínimos. No puede ser invocada en forma alternativa frente a la duda razonable.

219
ERRORES Y VICIOS

Como se ha indicado la fabilidad humana propia del magistrado, y en general de


cualquier ser humano, se puede verificar a través de la presencia de errores o vicios
en los actos procesales (contenidos en las resoluciones y sentencias que se emitan
en un caso determinado) y que serán materia de la interposición de medios
impugnatorios (apelaciones, cuando nos causa perjuicio o agravio); la diferencia
entre estos dos defectos, que pueden presentarse en un acto procesal, radica
en que LOS VICIOS, son consecuencia de una aplicación indebida o inaplicación
de una norma procesal (Código Procesal Civil, Código Procesal Penal, Código Procesal
Constitucional, Ley Procesal Laboral, Ley N° 27444, etc.) que conlleva a la afectación
al debido proceso, y por su parte LOS ERRORES, son aquellos defectos que se
proceden por la aplicación indebida, inaplicación o interpretación errónea de una
norma de derecho material o sustantivo (Código Civil, Código Penal, Constitución,
Leyes Laborales, Leyes Administrativas, etc.), siendo común denominar al primero
como ERROR IN PROCEDENDO4, y al segundo como ERROR IN IUDICANDO5.

Es importante precisar que la naturaleza de una norma como sustantiva o adjetiva


(procesal) no está dada por la ubicación que tengan en un determinado Código,
ya que es común que en los Códigos Sustantivos existan normas que establecen
un determinado procedimiento, y por ende, se tratan de Normas Procesales, o puede
acontecer que al interior de un Código Procesal existan normas relativas a derechos
fundamentales (Constitución), y que por ende son sustantivas (Código Civil, Penal, etc.).

Como corolario podemos mencionar que el fundamento central de la impugnación


(apelación de resoluciones o de sentencias), es la fabilidad humana, la misma que
4
GARCIA DEL RIO, señala que los errores in procedendo pueden dividirse en errores de derecho
(que incluyen a la inaplicación de normas de derecho material, así como a la aplicación indebida
de normas de igual naturaleza) y errores de hecho, que están referidos a situaciones en las que el
juzgador ha omitido evaluar un medio probatorio, o le da una alcance inexistente o distorsiona su
contenido.
5
GARCIA DEL RIO, señala que lo errores in iudicando se dividen en errores de estructura (errores
que afectan el tramite propio del proceso o rompen con la logicidad inmanente al mismo) y errores
de garantía (cuando se desconocen derechos de los sujetos procesales.

Por su parte HINOSTROZA MINGUEZ, señala que los vicios o errores que motivan la impugnación
(apelación) pueden ser de dos clases: vicios o errores in procedendo y vicio o errores in iudicando,
incluyendo los primeros a la inaplicación o aplicación indebida de norma adjetivas (procesales),
y los segundos, a la inaplicación, aplicación indebida o interpretación errónea de normas de derecho
material (sustantivo).
220
puede materializarse a través de la existencia de vicios o errores al interior de un
acto procesal, y en la medida que estos produzcan un perjuicio o gravamen (agravio)
a un sujeto procesal (demandante, y demandado), este tiene expedito su derecho a
impugnar dicha decisión jurisdiccional (resolución, o sentencia -final-).

TIPOS DE ERRORES EN LOS MEDIOS DE IMPUGNACIÓN6 (APELACIÓN)

Cuando se interponen los correspondientes recursos impugnativos en un proceso judicial,


es importante conocer los errores que se pueden denunciar en el mismo, ello a fin de
hacer más técnico el recurso interpuesto. Cuando el error se refiera a la forma del
proceso (debido proceso) estaremos ante un error in procedendo, cuando se refiera al
fondo del proceso, a la sustancia, estaremos ante un error in iudicando y cuando se
verifique la existencia de una contravención a las normas de la lógica se está ante un
caso de error in cogitando.

1. ERRORES IN PROCEDENDO. Son conocidos como vicios de actividad o defectos en


el proceso. Se generan por no ejecutar lo impuesto en una norma procesal o contravenir
lo dispuesto en las normas procesales. Constituyen irregularidades o defectos del
proceso, se relacionan con la violación del debido proceso.

2. ERRORES IN IUDICANDO. Son los vicios en el juicio y se refieren al contenido


de fondo del proceso (fundabilidad o infundabilidad de la demanda). Se presentan en la
violación del ordenamiento sustantivo. Pueden ser:

2.1. ERROR DE HECHO. Cuando se ha dado una interpretación diferente a las


pruebas actuadas en el proceso.

2.2. ERROR DE DERECHO. Referido a la inaplicación, aplicación indebida,


interpretación errada de una norma de derecho sustantivo.

3. ERRORES IN COGITANDO. Se refiere al vicio del razonamiento. Se produce por


ausencia o defecto de una de las premisas del juicio o violación de las reglas de la lógica.
Se verifica la falta de motivación o motivación defectuosa.

6
ÁREA: DERECHO PROCESAL / LÍNEA: MEDIOS IMPUGNATORIOS.

221
https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=IMPUGNACION+NCPP+VICIOS+O+ERROR

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=VICIOS+EN+LA+APLICACION+INDEBIDA+O+INAPLICACION+NORMA+PROCESAL+ATE
NTA+DEBIDO+PROCESO

VICIOS EN LA APLICACION INDEBIDA O INAPLICACION NORMA PROCESAL ATENTA


DEBIDO PROCESO

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=IMPUGNACION+VICIOS+O+ERROR

IMPUGNACION VICIOS O ERROR

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=TIPOS+DE+VICIOS+EN+LA+RESOLUCIONES+PERU

TIPOS DE VICIOS EN LA RESOLUCIONES PERU

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=VICIO+VS+ERROR+IN+PROCEDENDO+IN+IUDICANDO+IN+COGITANDO+RESOLUCION
ES+JUDICIALES+PERU

VICIO VS ERROR IN PROCEDENDO IN IUDICANDO IN COGITANDO RESOLUCIONES


JUDICIALES PERU

222
http://www.msn.com/es-pe/estilo-de-vida/relaciones/c%C3%B3mo-besas-seg%C3%BAn-tu-
signo-zodiacal/ss-AAcJxQm?OCID=mailsignoutes

LAS PRUEBAS NUEVAS PRESENTADAS DEBEN SER SUFICIENTES Y


CONTUNDENTES SI SE DESEA LA REMOCIÓN DE LA SENTENCIA Y
ESTABLECER LA INOCENCIA DEL AUTOR.

Sala Penal Permanente

Rev. de Sent. nº 309-2014 NCPP


Fecha de emisión: 13 de febrero de 2015

Extracto:
Quinto: (…) el recurrente adjunta declaraciones juradas como prueba nueva no conocida con anterioridad
durante el proceso; no obstante, debe precisarse que dichas declaraciones son manifestaciones personales,
verbales o escritas, donde se asegura su veracidad bajo juramento ante autoridades administrativas o
judiciales, mediante una presunción iuris tantum, es decir, que admite prueba en contrario, lo que no
constituye un medio de prueba absoluto, capaz de enervar otros medios probatorios de mayor valor, máxime
si no fueron incorporadas en el tiempo y la forma que exige la norma procesal.

Sexto: Además, el recurrente adjunta la partida de nacimiento de la hija de la menor agraviada para acreditar
que ésta mantenía relaciones sexuales con su enamorado y a consecuencia de ello tuvo una hija, por tanto no
es responsable del ilícito; no obstante, es menester indicar que ésta nació el treinta y uno de marzo de dos mil
trece, mientras que el ilícito fue perpetrado el diecisiete de agosto de dos mil once; advirtiéndose que no ha
conexión entre las datas del ilícito y el nacimiento de la hija de la menor; en consecuencia, las pruebas nuevas
presentadas no son suficientes ni contundentes para determinar la remoción de una sentencia que tiene
calidad de cosa juzgada y establecer la inocencia del recurrente.

Fuente: Poder Judicial

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/1b74ef004e441717b1e9f1af21ffaa3b/3.+Secci%C3%
B3n+Judicial+-
+Salas+Civiles.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=1b74ef004e441717b1e9f1af21ffaa3b

223
INDEMNIZACIÓN POR DETENCIÓN ARBITRARIA: APLICACIÓN DE NORMAS
CIVILES SOBRE RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL

Pag 37

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=SENTENCIA+ABSOLUTORIA+ATIPICIDAD+CONDUCTA+LA+LEY

SENTENCIA ABSOLUTORIA ATIPICIDAD CONDUCTA LA LEY

http://www.monografias.com/trabajos60/teoria-del-delito/teoria-del-delito2.shtml?monosearch

ELEMENTOS DEL DELITO Y SUS ASPECTOS NEGATIVOS.


Noción de los elementos del delito.
Los elementos del delito son las partes que lo integran a saber:
1) Conducta.
2) Tipicidad.
3) Antijuricidad.
4) Culpabilidad.
5) Imputabilidad.
6) Punibilidad.
7) Condicionalidad objetiva.
Noción de aspectos negativos.
Los elementos del delito son los aspectos positivos, a cada uno de los cuales corresponde uno
negativo, que llega a ser la negación de aquel, significa que anula o deja sin existencia al
positivo y, por tanto, al delito.
1. --------à ausencia de conducta.
2. --------à atipicidad.
3. --------à causas de justificación.
4. --------à inculpabilidad.
5. --------à inimputabilidad.
6. --------à excusas absolutorias.
7. --------à ausencia de condicionalidad objetiva.

224
CONDUCTA Y SU ASPECTO NEGATIVO
NOCIÓN DE CONDUCTA

https://www.google.com.pe/search?q=Decreto+Legislativo+1194&oq=Decreto+Legislativo+119
4&aqs=chrome..69i57.1922j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

Decreto Legislativo 1194

Lima resuelve primer caso tras entrar en rigor


proceso inmediato en situaciones de flagrancia
Caso fue resuelto en solo 25 minutos tras intervención del titular de la 35º Fiscalía
Provincial Penal de Lima

(AFN, 2 de diciembre de 2015).- En una audiencia que duró tan solo


veinticinco minutos, el distrito fiscal de Lima resolvió el primer caso tras
entrar en vigencia el Decreto Legislativo 1194, que incorpora el proceso
inmediato para los casos de flagrancia delictiva.

El caso se registró el último sábado en Surco, donde fue detenido Henry


Méndez Cruz (36) por conducir en estado de ebriedad. El proceso fue
planteado por el Ministerio Público ante el Poder Judicial, que declaró
procedente el principio de oportunidad luego que Méndez Cruz admitiera su
responsabilidad.

El planteamiento del mecanismo jurídico del principio de oportunidad fue


expuesto y sustentado por el fiscal José Rubén Ulloa Gavilano, de la 35º
Fiscalía Provincial Penal de Lima, quien planteó que el imputado se acoja a
esta medida que permite dar inmediatez a los procesos, luego que
reconociera haber conducido bajo los efectos del alcohol.

El principio fue aceptado por la jueza Ingrid Morales Deza, titular del Tercer
Juzgado de Investigación Preparatoria de Lima, que dispuso el pago de una
multa de mil nuevos soles a favor del Estado y otro monto a favor del
Ministerio Público.

225
Cabe señalar que caso constituye el primero en ser resuelto tras la entrada
en vigencia del Decreto Legislativo 1194 el pasado 1 de diciembre, el mismo
que busca dar mayor rapidez a los procesos que se deriven de casos de
flagrancia delictiva.

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=vinculacion+del+imputado+con+el+delito+que+se+le+imputa+analisis+NCPP&start=20

vinculacion del imputado con el delito que se le imputa analisis NCPP

http://es.scribd.com/doc/35288799/Estudio-de-La-Prision-Preventiva-con-el-Codigo-Procesal-
Penal-peruano#scribd

LA PRISIÓN PREVENTIVA ESTUDIOS EN 112 DISTRITOS - AUDIENCIAS JUDICIALES

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=obligacion%20del%20ministerio%20publico%20obtener%20elementos%20de%20convicc
ion%20necesarios%20para%20acreditar%20los%20hechos%20delictivos

obligacion del ministerio publico obtener elementos de conviccion necesarios para acreditar
los hechos delictivos

http://www.secretariadoejecutivo.gob.mx/docs/pdfs/ConcertacionFASP2015/INFORMACION%
20COMPLEMENTARIA/3%20PROTOCOLO_INVESTIGACION_DELITO_ROBO.pdf

Protocolo de investigación del delito de robo

http://www.eumed.net/rev/cccss/20/yst3.html

226
A PRESUNCIÓN DE INOCENCIA Y LA CARGA DE LA PRUEBA

http://www.criminalistica.com.mx/areas-forenses/criminalistica/217-manejo-de-la-escena-del-
crimen-ecuador

Manejo de la escena del crimen

https://www.google.com.pe/search?q=Estudio+de+La+Prisi%C3%B3n+Preventiva+con+el+C%C3
%B3digo+Procesal+Penal+peruano&oq=Estudio+de+La+Prisi%C3%B3n+Preventiva+con+el+C%C
3%B3digo+Procesal+Penal+peruano&aqs=chrome..69i57j69i60l2.759j0j7&sourceid=chrome&es_s
m=93&ie=UTF-8

Estudio de La Prisión Preventiva con el Código Procesal Penal peruano

http://es.slideshare.net/apinilloss03/proyecto-tesis-prisin-preventiva-aguacondo-13880618

Proyecto tesis prisión preventiva


aguacondo

227
Acabo de leer una noticia donde la Congresista Rosa Núñez ha propuesto la creación de un
nuevo inquilino del Código Penal. El delito de nepotismo, modificando los artículos incluso
referentes al cohecho. El nepotismo definitivamente es un acto de corrupción, pero su
regulación corresponde al Derecho administrativo. Así tenemos la reciente Ley N° 30294,
norma que modificó el artículo 1 de la Ley N° 26771. La Ley administrativa extendió los
alcances a las uniones de hecho (convivencia) e incluso consideró como modalidad inducir a
otro a hacerlo en su entidad respecto a sus parientes. Las sanciones también están descritas
en la norma administrativa. La misma llega hasta la destitución de la autoridad. No veo
necesidad para la creación de este delito. Me explico: El Estado sanciona por vía del derecho
penal o a través del derecho administrativo sancionador. Eso de que uno protege bienes
jurídicos y el otro la infracción de la norma, son argumentos equívocos, que no han podido dar
una respuesta satisfactoria a lo que debería entenderse como "identidad de argumento". Al
final el bien jurídico tiene sustento constitucional. Y lo que no esta dentro de la constitución, no
tiene ni debe recibir tal mención. Tanto el derecho penal como derecho administrativo
protegen bienes jurídicos. En el presente caso la identidad de fundamento es el mismo. El
posible delito penaliza el mismo injusto que lo normando en el derecho administrativo. Es la
misma infracción. No entiendo cómo se podría por ejemplo penalizar el comportamiento de la
autoridad, donde dicha pena conlleve (accesoriamente) la destitución de la autoridad y al
mismo tiempo tener dentro de la administración normas sancionadoras del mismo hecho con
las mismas consecuencias. Al final la diferencia seria las ramas del derecho que la contienen.
Dejemos de ver al derecho penal como el llamado a desterrar los actos de corrupción. En mi
opinión el presente proyecto, de convertirse en ley, sería una norma más, sin ningún tipo de
utilidad y finalidad alguna.

http://www.sunedu.gob.pe/files/normatividad/designan_procurador_publico_SUNEDU.pdf

DESIGNAN PROCURADOR DE LA SUNEDU

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=LIBROS+JURIDICOS+SAN+BERNARDO+NCPP+2004

LIBROS JURIDICOS SAN BERNARDO NCPP 2004

228
https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=BIBLIOTECA+DEL+NUEVO+CODIGO+PROCESAL+PENAL+2004+LIBROS+JURIDICO
S+SAN+BERNARDO&start=0

BIBLIOTECA DEL NUEVO CODIGO PROCESAL PENAL 2004 LIBROS JURIDICOS SAN
BERNARDO

http://issuu.com/rprocesalpenal/docs/manual_de_investigaci_n_preparatoria

Manual de la Ivestigación Preparatoria del Proceso Penal Común

Conforma a las previsiones del Nuevo Código Procesal Penal, Decreto Legislativo Nº 957

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=BIBLIOTECA+DEL+NUEVO+CODIGO+PROCESAL+PENAL+2004+LIBROS+JURIDICO
S+SAN+BERNARDO

BIBLIOTECA DEL NUEVO CODIGO PROCESAL PENAL 2004 LIBROS JURIDICOS SAN
BERNARDO

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=DS+004-2015JUS&start=0

file:///C:/Users/PC/Downloads/2015-08-08.PDF

DS 004-2015JUS

http://pinedomartin.blogspot.pe/2015/08/opinion-la-ampliacion-de-la.html

OPINIÓN: LA AMPLIACIÓN DE LA OBLIGATORIEDAD DE LA CONCILIACIÓN NO BASTA,


SE NECESITA MEJORAR EL SISTEMA.

El pasado día sábado 08 de agosto de 2015 se publicó en el diario oficial el Decreto Supremo
N° 004-2015-JUS, por el que se aprueba el “Calendario Oficial para los años 2015 y 2016 de
la entrada en vigencia de la obligatoriedad del intento conciliatorio”, previo a un proceso

229
judicial, previsto en el artículo 6° de la Ley Nº 26872, Ley de Conciliación, modificada por
Decreto Legislativo Nº 1070.

http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=boletin&com=boletin&id=1551

LA CIDH LLAMA A LOS ESTADOS MIEMBROS A GARANTIZAR


DERECHO DE PUEBLOS INDÍGENAS A VIVIR EN SU TERRITORIO
ANCESTRAL.

En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que se celebra el 9 de agosto, la Comisión


Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urge a los Estados Miembros a garantizar en forma
efectiva el derecho de los pueblos indígenas a vivir en su territorio ancestral y poder realizar sus
actividades tradicionales de subsistencia, así como también preservar su identidad cultural.

La Comisión Interamericana destaca que las tierras tradicionalmente utilizadas y ocupadas por los
pueblos indígenas son un factor primordial de su vitalidad física, cultural y espiritual. Por ese motivo,
para dichas comunidades la relación con la tierra no es meramente una cuestión de “posesión” y
“producción” sino un elemento de importante contenido material y espiritual del cual deben poder gozar
plenamente, inclusive para preservar su legado cultural y transmitirlo a las generaciones futuras.

En tal sentido, la CIDH manifiesta su preocupación por el desarrollo de actividades empresariales e


industriales en la región que tengan un efecto negativo sobre el goce de los derechos humanos de los
pueblos indígenas. La CIDH ha recibido información de violaciones del derecho al acceso a la
información, a la consulta libre, previa e informada y al consentimiento de los pueblos indígenas, así
como vulneraciones al derecho a la participación ciudadana, en el desarrollo de estos proyectos.
Incluso, la CIDH ha recibido información preocupante sobre situaciones en que comunidades enteras
se ven forzadas a desplazarse ante la ocupación de sus territorios o por la afectación de recursos
naturales vitales, tales como cursos de agua, acuíferos o tierras utilizadas para actividades de
subsistencia.

Para mayor información ingresar al siguiente enlace.

La CIDH llama a los Estados Miembros a garantizar


derecho de pueblos indígenas a vivir en su territorio
ancestral

Washington, D.C. – En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que se celebra el 9 de


agosto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urge a los Estados Miembros
a garantizar en forma efectiva el derecho de los pueblos indígenas a vivir en su territorio

230
ancestral y poder realizar sus actividades tradicionales de subsistencia, así como también
preservar su identidad cultural.

La Comisión Interamericana destaca que las tierras tradicionalmente utilizadas y ocupadas por
los pueblos indígenas son un factor primordial de su vitalidad física, cultural y espiritual. Por ese
motivo, para dichas comunidades la relación con la tierra no es meramente una cuestión de
“posesión” y “producción” sino un elemento de importante contenido material y espiritual del
cual deben poder gozar plenamente, inclusive para preservar su legado cultural y transmitirlo a
las generaciones futuras.

En tal sentido, la CIDH manifiesta su preocupación por el desarrollo de actividades empresariales


e industriales en la región que tengan un efecto negativo sobre el goce de los derechos
humanos de los pueblos indígenas. La CIDH ha recibido información de violaciones del derecho
al acceso a la información, a la consulta libre, previa e informada y al consentimiento de los
pueblos indígenas, así como vulneraciones al derecho a la participación ciudadana, en el
desarrollo de estos proyectos. Incluso, la CIDH ha recibido información preocupante sobre
situaciones en que comunidades enteras se ven forzadas a desplazarse ante la ocupación de sus
territorios o por la afectación de recursos naturales vitales, tales como cursos de agua, acuíferos
o tierras utilizadas para actividades de subsistencia.

“Es imperativo que los pueblos indígenas sean consultados de manera previa, libre e informada
sobre cualquier proyecto que pueda afectar sus derechos”, indicó la Presidenta de la CIDH y
Relatora sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Comisionada Rose Marie Antoine. “Los
pueblos indígenas deben participar en la toma de decisiones para el goce efectivo de su derecho
a la propiedad comunal y a la identidad cultural. Resulta indispensable que los Estados Miembros
de la OEA implementen de manera urgente las medidas necesarias para que todos los proyectos
sean implementados con el consentimiento de las comunidades y los pueblos indígenas
afectados”.

Asimismo, la CIDH insta a los Estados Miembros a obtener el consentimiento libre e informado
de los pueblos indígenas, el cual debe ser previo a la licitación y ejecución de planes o proyectos
que puedan afectar sus derechos sobre sus territorios ancestrales y recursos naturales que en
ellos se encuentren.

“Los proyectos empresariales e industriales que contribuyan al desarrollo económico de los


países son una pieza clave para avanzar en el combate contra la pobreza y en la garantía de los
derechos económicos, sociales y culturales de la población”, señaló el Comisionado Paulo
Vannuchi, encargado de la Unidad sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la CIDH.
“Sin embargo, estos proyectos deben desarrollarse siempre en estricto y total respeto a los
derechos humanos de los pueblos indígenas afectados por dichos emprendimientos. Los
emprendimientos de las industrias extractivas, forestales, hidroeléctricas, mineras y alimenticias,
entre otras, deben desarrollarse en beneficio de las poblaciones y no perjudicarlas. Para lograrlo,
los Estados deben asegurarse de cumplir con el requisito de consulta previa, libre e informada
para obtener su consentimiento”, agregó.

La Comisión Interamericana también ha recibido información sobre supuestos actos de violencia


perpetrados contra los pueblos indígenas, en especial contra las personas que asumen roles de
liderazgo en la oposición a dichos proyectos. Esto incluye asesinatos, agresiones físicas, violencia
sexual y destrucción de viviendas. En algunos casos, la información recibida indica que algunos
de estos hechos habrían sido perpetrados por agentes de las fuerzas estatales de seguridad,
mientras que en otros los autores habrían sido personas contratadas por las empresas e
industrias. Según la información recibida, las autoridades en algunos casos no han adoptado las
medidas adecuadas ante agresiones y ataques contra pueblos indígenas y sus líderes
perpetrados por parte de agentes privados de seguridad o empleados de seguridad de algunas
empresas encargadas de proyectos de extracción, desarrollo o inversión.

231
En adición a esto, la Comisión ha recibido información relativa al uso excesivo de la fuerza en
operativos de fuerzas estatales de seguridad para disolver manifestaciones y protestas contra
este tipo de proyectos que afectan a pueblos indígenas. En este sentido, la CIDH reitera
enfáticamente que la desconcentración de una manifestación debe justificarse en el deber de
protección de las personas, y deben utilizarse las medidas más seguras y menos lesivas para los
manifestantes. El uso de la fuerza en manifestaciones públicas debe ser excepcional y en
circunstancias estrictamente necesarias conforme a los principios internacionalmente
reconocidos.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos


(OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los
derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La
CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea
General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

NO SE PUEDE ALEGAR DESCONOCIMIENTO DE LA PROHIBICIÓN


NORMATIVA CUANDO ES EVIDENTE PARA UNA PERSONA MEDIA QUE
DAR DINERO A UN POLICÍA ES UNA CONDUCTA DELICTIVA. RECURSO
DE NULIDAD Nº 695-2012 – LIMA.

Sala Penal Transitoria

Fecha de publicación: 15 de marzo de 2013.

Extracto: Que la alegación de desesperación u ofuscación para aceptar el requerimiento policial y la de


ignorancia de la criminalidad de la conducta perpetrada es inaceptable. El acto de solicitud y posterior
entrega del dinero, así como la devolución del mismo, no revela un estado emocional que lo exima de
sanción por exclusión de culpabilidad. Asimismo, el agravio referido al desconocimiento de la
prohibición normativa carece de viabilidad, pues es evidente para una persona media, incluso con
estudios inconclusos de la carrera profesional de educación, que dar dinero a un efectivo policial para
que lo favorezca en una investigación a su cargo es una conducta delictiva. La regla de experiencia así
lo determina.

El juicio de culpabilidad por la comisión como autor del delito de cohecho activo genérico – artículo
397º, primer párrafo, del Código Penal-, la necesidad de una sanción penal y reparación civil son
inobjetables.

Fuente: Poder Judicial.

232
Un primer paso en la lucha por la presunción de inocencia
Con mucha satisfacción y expectativa informó a la comunidad jurídica (peruana y de
hispanoamérica) que ha sido admitida a trámite la demanda de acción popular que
presentamos, junto a otros colegas penalistas, contra la vigencia del Decreto Supremo 005-
2012 JUS que autoriza la presentación pública ante los medios de comunicación (v. gr.
conferencia de prensa, etc.) de cualquier persona sospechosa de la comisión de un delito y en
la que pedimos se declare la inconstitucionalidad de dicha norma.
La presentación pública de las personas a las que se les imputa la comisión de un delito
contraviene de manera directa y abierta el derecho humano y fundamental de la presunción de
inocencia (art. 2, inciso 24, e de la Const.; art. 8.2 de la CADH y el art. 14.2 del PIDCP) en su
vertiente extraprocesal, ya que sin la existencia de una sentencia firme (y a veces sin una
investigación fiscal concluida y sin un proceso penal) se las hace ver como si fueran culpables
de los delitos que se les atribuye, denigrando su dignidad personal lo que constituye una
declaración material de culpabilidad.
Dicha norma, vigente en el Perú desde el 23 de febrero del 2012, viene a reiterar y consolidar
una vieja práctica de nuestro sistema punitivo, en la década de los 80 y 90, de presentar a las
personas acusadas de ciertos delitos graves (v. gr. terrorismo) como si fueran culpables,
generando estigma social, desprecio hacia la persona y un anticipo de la culpabilidad.
El Perú ha sido condenado en varias oportunidades tanto por la Corte IDH (caso Lori
Berenson, cantoral Benavides y Caso J.) y por el Comité de Derechos Humanos (Caso Víctor
Polay) por mantener dichas prácticas que contravienen los principios elementales de los
Tratados internacionales en la protección de derechos humanos.
Hasta donde alcanzo a ver se trata en nuestro país de una de las primeras demandas en la
que vía acción popular en materia penal se pretende la expulsión (o derogación) del
ordenamiento jurídico de una norma inconstitucional y abiertamente contraria a la
jurisprudencia internacional de los derechos humanos.
La demanda ha sido presentada como integrantes de la RED INOCENTE, creada e impulsada
en la Universidad de San Diego (California) por el profesor y querido amigo Justin Brooks.
PD. Invitamos de manera abierta a instituciones públicas o privadas, y en especial, a los
profesores de Derecho procesal penal y constitucional que tengan interés por el tema a ayudar
a este proyecto con la elaboración de amicus curia y promover, de este modo, el respeto de la
presunción de inocencia en el Perú y América Latina.

https://www.google.com.pe/search?q=reparacion+civil+de+percy+garcia+cavero&oq=reparaci
on+civil+de+percy+garcia+cavero&aqs=chrome..69i57.11311j0j1&sourceid=chrome&es_sm=9
3&ie=UTF-8

reparacion civil de percy garcia cavero

233
https://www.facebook.com/AlertaInformativa/photos/ms.c.eJyzsDQzNDI3MzMwMTM1NDHVsw
DyDQ0tjY0tDAwMTA0BZekGTA~-~-
.bps.a.104799589597960.6905.102182073193045/896127660465145/?type=3&theater

Recuerda que la finalidad de la #Casación es revertir lo resuelto por la instancia de


mérito. http://goo.gl/1xgtRd

LA CASACIÓN SE DA CON LA FINALIDAD DE REVERTIR LO RESUELTO


POR LA INSTANCIA DE MÉRITO.

Sala Civil Transitoria

Casación 1434-2015 La Libertad


Fecha de emisión: 01 de setiembre de 2015

Extracto:

QUINTO.- (…) analizada la fundamentación de las causales denunciadas se advierte


que no puede estimarse, debido a que el recurso de casación no satisface el requisito
de procedencia del inciso 3 del artículo 388 del Código Procesal Civil, al no haberse
demostrado la incidencia directa de las infracciones denunciadas respecto a la
decisión impugnada toda vez que el recurso interpuesto tiene por finalidad que esta
Sala Suprema revierta lo resuelto por la instancia de mérito, la misma que estableció
claramente que con los medios probatorios consistentes en las constancias de
Separación de Hecho expedidas por las autoridades y comuneros del anexo
Nunamarca, Distrito de Chilca, Provincia de Pataz está demostrado el alejamiento
físico del domicilio conyugal por mas de dos años de manera ininterrumpida, que
estando a que los hijos son mayores de edad no corresponde fijas alimentos, ni
régimen de patria potestad, tenencia, visitas, siendo ello así se ha configurado todos
los elementos de la causal de divorcio resultado necesario declarar por fenecido el
régimen de sociedad de gananciales.

Fuente: Poder Judicial

https://www.google.com.pe/search?q=%C2%BFEl+Juez+puede+declarar+la+rehabilitaci%C3
%B3n+incluso+si+el+reo+no+ha+pagado+la+reparaci%C3%B3n+civil%3F&oq=%C2%BFEl+J
uez+puede+declarar+la+rehabilitaci%C3%B3n+incluso+si+el+reo+no+ha+pagado+la+reparaci
%C3%B3n+civil%3F&aqs=chrome..69i57.683j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

234
¿El Juez puede declarar la rehabilitación incluso si el reo no ha pagado la reparación civil?

http://es.scribd.com/doc/289573471/Nadine-Heredia-reconoce-ante-el-fiscal-que-son-sus-
agendas

SE INCUMPLE CON EL REQUISITO DE LA DEBIDA MOTIVACIÓN DE


RESOLUCIONES, CUANDO SE PRESCINDE INDEBIDAMENTE DE UN
MERITO PROBATORIO.

Sala Civil Transitoria

Casación nº 2712-2014 Lima Norte


Fecha de emisión: 17 de agosto de 2015

Extracto:

DÉCIMO.- (…), estando a lo señalado se advierte que el A quo prescindió indebidamente del medio
probatorio consistente en la evaluación psicológica practicada al demandado, al sostener que éste no
había recibido el oficio correspondiente para que se lleve a cabo dicha evaluación, lo que no se ajusta
al mérito de lo actuado, tal como consta en la parte inferior derecha de dicho documento, donde obra el
nombre, la firma y documento de identidad del demandado, así como la fecha y hora de recepción.
Además, según se advierte de la citación y la constancia del Área de Psicología de la Corte Superior de
Lima Norte, el demandado sí fue objeto de evaluación psicológica en fecha veintitrés de enero de dos
mil doce; sin embargo, el A quo expidió sentencia en fecha cuatro de octubre de dos mil doce, sin tener
a la vista los resultados de dicha evaluación. Pese a que el demandando mediante escrito de fecha tres
de setiembre de dos mil doce, le solicitó al Juzgado que disponga que el Área de Psicología remita el
resaltado de su evaluación practicada a fin de emitir sentencia.

DÉCIMO PRIMERO.- (…), en este sentido tanto las sentencia de primera instancia como la de vista
devienen en nulas, pues en el caso concreto se trata de determinar de manera objetiva si la denuncia
sobre Violencia Familiar por Maltrato Psicológico contra el denunciado se encuentra acreditada
fehacientemente, lo que no ha sucedido en el caso de autos, en tanto que la sentencia de primera
instancia no advirtió que el demandado cumplió con apersonarse al juzgado a recabar el oficio
correspondiente para que se le practicara la evaluación psicológica y con acudir a las Oficinas del
Servicio de Psicología donde le practicaron la evaluación respectiva; omisión que resulta evidente si se
tiene en cuenta que, luego que el A quo prescindiera indebidamente de dicha evaluación, el
demandado le advirtió de su error a fin de que ordenara que el Área de Psicología remita el resultado
de la evaluación practicada a su persona y una vez recibida se dicte sentencia; sin embargo, el A quo
dictó sentencia sin proveer dicho escrito en su debida oportunidad, generando indefensión en el
demandado, al soslayar dicha prueba que fue precisamente incorporada de oficio porque el juez
consideraba que los medios probatorios ofrecidos por las partes resultaban insuficientes.

Fuente: Poder Judicial.

235
http://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/cortesuprema/s_cortes_suprema_home/as_inicio/as_e
nlaces_destacados/as_imagen_prensa/as_actualidad_importante?WCM_PI=1&WCM_Page.5
505af004d73fd689aa5baebdce25060=2

En Trujillo enfrento un peculiar caso de lavado de activos. La Fiscalía en el año 2012 acusa
por LA agravado por realizarse en organización criminal y provenir del tráfico ilícito de drogas,
solicitando una pena de 25 años de privación de la libertad.
En la acusación, como en la mayoría de casos que enfrento, se señala expresamente a un
delito fuente: el hecho de haber hallado en un inmueble un pistón hidráulico en el que se
acondicionaba clorhidrato de cocaina para ser transportado a Miami, USA, donde sería
comercializado.
Conteste la acusación con dos defensas:
a) observación de la acusación por falta de imputación necesaria; no había una descripción
clara, precisa y circunstanciada de la organización criminal; pues esta exige un conjunto de
elementos.
b) Excepción de improcedencia de acción porque los actos preparatorios de transporte de
droga no constituyen delito fuente de lavado de activos.
La observación fue declarada fundada y años la Fiscalía, no supo cómo actuar, se desistió de
este extremo, se arrepintió del desistimiento, incorporó pericia en la acusación subsanada,
etc.
Lo cierto es que llegamos a 3 años de etapa intermedia.
Al final la acusación solo quedo con el agravante de ser el delito fuente tráfico ilícito de drogas.
Al llegar el momento de sustentar la excepción, ya la Corte Suprema, a través de acuerdo
plenario, aceptó que las tentativas no pueden ser consideradas delitos previos porque no
generan dinero sucio como efecto o ganancia; salvo que exista pago previo del precio; lo que
por cierto debe ser postulado y probado.
Durante el debate se demostró que el hecho acusado como delito fuente no era siquiera
tentativa, sino acto preparatorio de trasporte de droga.
Fiscalía, ante la falta de contra argumento, trato de modificar la figura señalado que la
posesión si es delito fuente, lo que motivó precisar que la acción típica es posesión con fin de
comercialización, etapa posterior al trasporte.
La juez de la etapa intermedia si genero un grave problema, no sólo desestimó la excepción,
lo que es previsible en casos graves en que se prefiere resolución en principal y en etapa de
juicio, sino que a pesar de aceptar que el hecho es un acto preparatorio de transporte, afirmó
que existía otro delito presupuesto, un tráfico de drogas cometido años atrás.
Tal afirmación no tiene respaldo en la acusación; la fiscalía al desarrollar en apartado titulado
y específico el delito fuente solo describe un hecho; el acondicionamiento de droga en el
pistón hidráulico.
La juez desestimó la excepción introduciendo un hecho en la acusación, cometiendo una
inconstitucionalidad porque violó el principio acusatorio y el derecho a la defensa.

236
Durante el procedimiento de recurso de apelación del auto, se logró documentar un hecho que
ya se dio a conocer durante el momento final del control de la acusación, la Corte Suprema
declaró no haber nulidad en la sentencia que absolvió al supuesto dueño de la droga, que es
el principal
acusado en el proceso de lavado de activos, pues a través de él se produjo el dinero sucio que
lavaron el resto de acusados.
En sentencia con efecto de cosa juzgada se ha determinado que no existe delito fuente; no es
posible probarlo y establecerlo en el juicio oral pendiente.
La Sala de Apelaciones debe revocar el auto y declarar fundada la excepción de
improcedencia de acción, pues no se justifica someter a los acusados a la pena banquillo.
Me gusta Comentar

Compartir

Más recientes

A 199 personas les gusta esto.

80 veces compartido

Comentarios

Pepito Grillo War Maestro!!! Sin duda alguna.

Me gusta · Responder · 1 · 31 de octubre a las 22:05

Elio Maximiliano Albarran Burgos Justo lo que necesitamos, como lo diría Paola Ochoa en este
link http://app.eltiempo.com/.../abogados-del-diablo.../16406882. Y ciertamente si se tratara de hurto famélico
ya estarían condenados; pero se trata de "nachos" con mucho dinero de por medio verdad?

Abogados del diablo - Columnistas - El Tiempo


ELTIEMPO.COM|DE CASA EDITORIAL EL TIEMPO

Me gusta · Responder · 4 · 31 de octubre a las 22:12

Cesar Nakazaki No Elio, porque el hurto famélico es un caso de estado de necesidad justificante, no hay
delito por falta de antijuricidad

Me gusta · Responder · 10 · 31 de octubre a las 22:27

Ver más respuestas

237
Enrique Pedro Usted es una gran fuente de aprendizaje... Saludos

Me gusta · Responder · 31 de octubre a las 22:19

Enrique Coronado Advocatus Estimado y querido profesor


Según el abogado penalista Carlos Caro, la principal razón por la que una persona puede ser investigada por
lavado de activos es el desbalance patrimonial; es decir, cuando una persona no puede justificar sus bienes o
ingre...Ver más

Me gusta · Responder · 7 · Ayer a las 18:19 · Editado

Cesar Nakazaki De acuerdo Enrique. La falta de investigacion o resolución sobre delito fuente sirve para que
se investigue, no para acusación y sentencia condenatoria

Me gusta · Responder · 6 · 31 de octubre a las 22:29

Ver más respuestas

Aldo Alonso Alvarez El primero es una cuestion formal que ayuda a ver todos los vacios sustanciales del
delito y que estrategicamente debilitara y resaltaran errores de acusacion.
El segundo la tipicidad creo que ha sido la.mejor decision al no reunirmlos requisitos de tipicidad del tipo. Es
una victoria totalmente sustentable.
Felicitaciones y coml dirian en las grandes ligas ....paren esa masacre...felicitaciones doctor.

Me gusta · Responder · 31 de octubre a las 22:33

Jorge Zevallos Nada más sencillo para el cliente adjuntar sus boletas de pago que demostrarían el origen
sacrosanto de su ganada riqueza

Me gusta · Responder · 31 de octubre a las 22:39 · Editado

Cesar Nakazaki Es cierto Jorge. Pero para que la persona deba probar su inocencia es necesario una
acusación debida.

Me gusta · Responder · 4 · 31 de octubre a las 22:50

238
Javier Antonio Solis Ramirez En Ancash ningún juez declara fundada una excepción de improcedencia de
acción por atipicidad relativa solo lo hacen por atipicidad absoluta aducen que el fiscal se puede desvincular
de la tipificación en el JOral y recalificar los hechos que le parece?

Me gusta · Responder · 31 de octubre a las 22:37

Cesar Nakazaki Pero nunca alterar los hechos, que es la inconstitucionalidad de este caso.

Me gusta · Responder · 3 · 31 de octubre a las 22:57

Javier Antonio Solis Ramirez Bueno también el CPP lo prohibe taxativamente

Me gusta · Responder · 31 de octubre a las 23:03

Cesar Nakazaki Correcto, expresión del principio acusatorio y exigencia de la prohibición de indefensión

Me gusta · Responder · 1 · Ayer a las 0:14

Salvador Queque Villanueva Como siempre, un resumen acertado y didactico. Siempre aprendo algo nuevo
cuando veo sus entrevistas en Youtube, espero algun dia se anime a subir videos de sus lecciones en
derecho penal.

Me gusta · Responder · 3 · Ayer a las 0:21

Cesar Nakazaki Prometo hacerlo Salvador, gracias

Me gusta · Responder · 4 · Ayer a las 0:52

Juan Alberto Chunga Espinoza Filosophon EXCELENTE EXPOSICIÓN...SIEMPRE ES UN HONOR


LEERLO Y PLACER ALIMENTARNOS DE SU GRAN TALENTO COMO ABOGADO...UN MAESTRO

Me gusta · Responder · 4 · Ayer a la 1:28

Rygnner Chavez Loarte Tiene toda la razón se puede recalificar los hecho pero nuca introducir hechos.
Nuevos

Me gusta · Responder · Ayer a las 9:59

239
Roling Marcellini Durand Dr. Estas cosas pasa por la culpa del CNM todos los días nombran fiscales k
desconocen el derecho, ello se hace fácil para una defensa que si conoce como usted.

Me gusta · Responder · Ayer a las 10:47

Cesar Nakazaki No creas Roling, es como pelear contra alguien que tiene técnica y uno que lo hace como
sea; siempre es mejor un técnico.
Si el litigio es utilizando el Derecho el caso no hubiese llegado a este nivel.

Me gusta · Responder · 1 · Ayer a las 16:55

Ver más respuestas

Roling Marcellini Durand Pork si un fiscal hace una correcta investigación desde el inició, no se demoraría
tanto ni se darían los problemas k usted publica.

Me gusta · Responder · Ayer a las 10:48

Peritajes Contables Integrales Dr. en los casos de LA existe una gran confusión tanto en el PJ como en la
FN-MP ; en relación a qué norma procesal penal debe ser aplicado: el antiguo código de Procedimientos
Penales y/o en Nuevo Código Procesal Pena. Falta capacitación al más alto nivel. No son suficientes las
charlas y las Conferencias, sino una Especialización de 6 meses como mínimo, para los jueces, fiscales,
peritos y abogados.

Me gusta · Responder · Ayer a las 10:55

Cesar Nakazaki Un nuevo código siempre lo exige, de acuerdo

Me gusta · Responder · Ayer a las 12:45

Carlos Rodriguez Monzon Interesante doctor, gracias por compartir la práctica procesal y penal. A tenerlo en
cuenta en las futuras defensas con similares imputaciones.

Me gusta · Responder · Ayer a las 11:39

Angel Alberto Mendoza Supo El problema radica parece simple en el delito precedente. Ahora no es
necesario o si lo es. Parece que ya no, es autonomo.

240
Me gusta · Responder · Ayer a las 11:50

Cesar Nakazaki Más allá Alberto que forma parte del tipo penal, en el
caso que motiva la reflexión fiscalía acusó con delito previo

Me gusta · Responder · Ayer a las 12:44

Ver más respuestas

Justo Fernando Balmaceda Quirós Don César, interesante discusión sobre el hecho previo. Es bueno
argumentar como lo ha hecho, porque hay que ayudar a interpretar mejor la autonomía del LA como de todos
los tipos conexos - subsiguientes... por otro lado la juez entiende que la tipicidad del LA exige un hecho previo,
pero hay una teoría que no exige la determinación exacta del mismo, si no solo su aproximación. El litigio es
una tentación. ..

Me gusta · Responder · 21 h

Cesar Nakazaki Saludos Justo, cuando presente tu libro te rete a entrar en el tema.
Pero en el caso que hoy trato no se discute presencia del delito fuente en el tipo; sino si los actos
preparatorios del trasporte de drogas califican como delito previo; y si para superar lo que se reconoce como
debilidad de la acusación, se corrige agregando un hecho al resolver excepción de improcedencia de acción

Me gusta · Responder · 1 · 12 h

Miguel Angel Albújar Collao maestro, por qué en casos graves si requiere resolución final en juicio, si en
etapa intermedia se demuestra que no hay delito o que este no se le puede atribuir al acusado???!!!

Me gusta · Responder · 1 · 10 h

Cesar Nakazaki Es una característica de los procesos por hechos graves, más aún si se convierten en
emblemáticos

Me gusta · Responder · 9 min

Cesar Nakazaki Aún la etapa intermedia, una de las mayores revoluciones del nuevo proceso, no termina de
funcionar bien.

Me gusta · Responder · 2 · 7 h

241
1 respuesta

ANÁLISIS DEL DELITO DE USURPACIÓN7

RESUMEN: I) Introducción, II) Incorporación del inciso 4 del artículo 202 – delito de usurpación,
III) Innovación a la parte procesal: La ministración provisional, IV) Conclusiones, V) Bibliografía.

I) INTRODUCCIÓN.

El delito denominado “usurpación” es sin temor a equivocarnos, el delito con mayor número de denuncias a
nivel nacional, es así, que solamente en el anuario del 2010 de la Policía Nacional del Perú, se tuvo
intervenciones por el presunto ilícito penal de usurpación alrededor de 53711 personas[1]. Siendo así, que
el delito de usurpación en sus diferentes modalidades típicas de despojo y turbación en la posesión, su
necesario desvalor debe venir precedido por los medios comisivos de violencias y de la amenaza, factor que
dotan de material sustantivo a las conductas susceptibles de incriminación[2].

Este valor de incriminación, se basa que el Derecho Civil ha resultado un instrumento insuficiente para
prevenir y contener la alta incidencia que se registra en país de ocupaciones ilegítimas de terrenos con el
avance de la globalización y económico del país, por lo que apelar a los fines disuasivos de la pena es una
postura legítima en un orden democrático de Derecho, que se ve en la imperiosa necesidad de utilizar el ius
puniendi para reprimir esta clase de hechos que vulneración el normal desarrollo patrimonial de las
personas.

Es así que encontramos al delito de usurpación, dentro de los delitos patrimoniales, o también llamados
delitos convencionales, siendo así existe una zona de delimitación; sin embargo, existe una confusión entre
los injustos civiles y los injustos penales, lo cual genera riesgo de criminalizar mera discrepancias
contractuales o de conductas que encajan únicamente en las disposiciones del Derecho Privado, lo cual
puede conmover el principio de última ratio. Debemos señalar que el Código Civil, señalan figuras como la
prescripción adquisitiva de propiedad y del mejor derecho de propiedad, que pueden implicar posesiones
que aparentemente son ilícitas, y estas de ningún modo puede ser objeto de penalización; siendo el
Derecho Civil su medida más apropiada, idónea y que no vulnera los principios fundamentales de última
ratio, y mínima intervención del derecho.

7 http://davinsoncarlospinoticona.blogspot.pe/2014/04/analisis-del-delito-de-usurpacion.html

242
Con las premisas anteriores, podemos diferir que el delito de usurpación requiere de un real contexto de
violencia, donde el agente activo del delito desborde todo marco de aplicación del Derecho Privado, en el
entendido de que la posesión sea obtenida a través de vías de hechos, que aun cuando no sea una
violencia directa a la integridad personal de sus ocupante, importe una conducta que merezca una
reprobación jurídico-penal.

La doctrina nacional siempre tan tradicional, no había tenido siempre una posición uniforme respecto al
presente artículo, al no haberse señalado en el artículo 202 del Código Penal el cual prescribía el delito de
usurpación:

“Usurpación

Artículo 202.- Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de uno ni mayor de tres años:

1. El que, para apropiarse de todo o parte de un inmueble, destruye o altera los linderos del mismo.

2. El que, por violencia, amenaza, engaño o abuso de confianza, despoja a otro, total o parcialmente, de
la posesión o tenencia de un inmueble o del ejercicio de un derecho real.

3. El que, con violencia o amenaza, turba la posesión de un inmueble”.

Una particularidad especialmente llamativa de la forma de solucionar este artículo, puesto que tuvo hasta un
carácter muchas veces regional el hecho de la interpretación si la violencia también podía ser dirigida sobre
las cosas. En efecto, en más de una ocasión se ha escuchado decir que, en un determinado distrito judicial
se resolvió de una manera el delito de usurpación, mientras que en otro distrito judicial se resolvió de otra
manera, lo que encuentra explicación que se hayan realizado diferentes plenos jurisdiccionales en nuestro
país, para determinar si la violencia podía ser dirigida sobre las cosas. Aunque debemos de señalar que
los plenos jurisdiccionales no son de obligatorio cumplimiento para los operadores judiciales, pero si
constituyen lineamientos de interpretación a considerar del tipo penal, y que ciertamente contribuyen al
fortalecimiento de la seguridad jurídica de nuestro país.

Tras la discusión si lo prescrito por el inciso 2 del artículo 202, protegía la violencia dirigida sobre las cosas.
Existiendo esta línea de discusión entre una posición y otra, es que el Estado en su política criminal, publica
el 19 de agosto del presente año, en el diario oficial “El Peruano”, una ley que modifica varios artículos del
CP, Código Procesal Penal –en adelante CPP-, Código de Ejecución Penal –CEJ- y Código del Niño y de
los Adolescentes –CNA-, es así que el texto del artículo 202, queda prescrita de la siguiente manera:

"Artículo 202. Usurpación

Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos ni mayor de cinco años:

1. El que, para apropiarse de todo o en parte de un inmueble, destruye o altera los linderos del mismo.

243
2. El que, con violencia, amenaza, engaño o abuso de confianza, despoja a otro, total o parcialmente, de la
posesión o tenencia de un inmueble o del ejercicio de un derecho real.

3. El que, con violencia o amenaza, turba la posesión de un inmueble.

4. El que, ilegítimamente, ingresa a un inmueble, mediante actos ocultos, en ausencia del poseedor o con
precauciones para asegurarse el desconocimiento de quienes tengan derecho a oponerse.

La violencia a la que se hace referencia en los numerales 2 y 3 se ejerce tanto sobre las personas
como sobre los bienes"[Negrita nuestra].

De la modificatoria del artículo 202, podemos se desprende que existe un aumento del tipo penal, que existe
otro supuesto estipulado por el inciso 4; y por último que existe una determinación que, el delito de
usurpación protege al sujeto pasivo del delito frente a la violencia ya sea contra la persona; así como
también de sus bienes.

II) INCORPORACIÓN DEL INCISO 4 DEL ARTÍCULO 202 – DELITO DE USURPACIÓN.

La variedad de casos descritos en el artículo 202, así como la incorporación del inciso 4 del precepto
analizado, según los cuales se sancionarán penalmente, “el que ilegítimamente ingresa a un inmueble,
mediante actos ocultos, en ausencia del poseedor o con precaución para asegurarse el desconocimiento de
quienes tengan derecho a oponerse[3].

El legislador, ha querido describir el tipo penal, con detalles como una persona que ingresa a un bien
inmueble con el propósito de lograr el éxito de su plan y seguro de no ser descubierto. Es como si se
indicara normativamente: el que ingresa a una casa con los apremios necesarios para alcanzar su plan
criminal y evitar ser descubierto por sus moradores[4].

Es así, que el precepto analizado, podemos describir el tipo penal de usurpación –con la modificatoria-, se
desnaturaliza completamente de los medios indispensables para dotarla de materialidad sustantiva y así
poder predicar la legitimidad normativa. Esto que, que si no hay violencia sobre las personas o sobre los
bienes –como se establece con la ley N° 30076- el Derecho Penal no puede intervenir de ninguna manera;
situaciones como esta no puede ser cubiertas por las normas penales sino por el Derecho Civil; puesto que
se vulneraria los principios de mínima intervención y última ratio.

El delito de usurpación en palabras del maestro Muñoz Conde: “la usurpación no es sino una forma de
ataque contra el patrimonio inmobiliario, por lo que el bien jurídico protegido es el tranquilo disfrute de las
cosas inmuebles, entendiéndose como ausencia de perturbación en el ejercicio de la posesión o de
cualquier derecho real sobre las mismas”[5].

Es así que el maestro Muñoz Conde, critica la técnica legislativa de su país, puesto que –al igual que el
caso peruano- esta criminalización no tiene en cuenta, que ya por la vía de los interdictos civiles y de las
Leyes de Arrendamiento se les da a los titulares de los inmuebles ocupados suficientes medios para acabar
con la ocupación y que, en principio, el problema se debe situar en la vía civil, sin necesidad de reforzar los
derechos legítimos, cuando lo son, de los titulares por la vía penal[6].
244
Nada más correcto que el análisis del maestro Muñoz Conde, quien da a conocer que la problemática de
la denominada “usurpación pacífica”, tiene como consecuencia un control formal por parte del Derecho Civil;
esto es, el afectado en su derecho podrá recurrir a las vías civiles necesarias para recobrar su derecho sin
necesidad de recurrir al Derecho Penal.

III) INNOVACIÓN A LA PARTE PROCESAL: LA MINISTRACIÓN PROVISIONAL.

Sin lugar a dudas, el delito de usurpación es un injusto penal que denota particularidades criminológicas
muy complejas dadas la escasez de vivienda de muchos peruanos, sobre todo aquellos pertenecientes a los
estratos socioeconómicos más bajos, esto es aprovechado precisamente por individuos inescrupulosos que
operan desde el interior de verdaderas organizaciones criminales estructuradas[7].

Son estos quienes, aprovechando de una posición económica privilegiada o muchas veces de una posición
política privilegiada o de información reservada, promueven usurpaciones de inmuebles, con la ventaja de
que no están presentes en el lugar de los hechos, sustrayéndose del ámbito de punición en busca de
impunidad.

Los sujetos activos del delito, de manera general, ejecutan sus actos con una fuerte dosis de violencia,
merced a los medios que emplean sus agente para proceder a la ocupación ilegítima, sobre todo cuando se
trata de extensa áreas de terrenos, que no están destinadas a fines habitacionales, sino al cultivo. Dado que
los propietarios de estos predios no se encuentran en su interior y existe una escasa vigilancia particular, la
ocupación del inmueble se torna en empresa fácil para sus autores[8].

Creemos frente a estos hechos, que la incorporación de la ley N° 30076 que modifica el artículo 202 del CP,
aclarando que la violencia no solo puede recaer sobre las personas, sino también sobre los bienes. Además
de lo anterior señalado, se debe dejar un análisis sobre lo modificado al artículo 311 del CPP. Tal es así
que lo modificado, queda prescrito de la siguiente manera:

"Artículo 311. Desalojo preventivo

1. En los delitos de usurpación, el juez, a solicitud del fiscal o del agraviado, ordenará el desalojo
preventivo del inmueble ocupado en el término de veinticuatro horas, ministrando provisionalmente la
posesión al agraviado, siempre que exista motivo razonable para sostener que se ha cometido el delito y
que el derecho del agraviado está suficientemente acreditado. El desalojo se ejecuta dentro del término de
setenta y dos horas de concedida.

2. La Policía Nacional, una vez que tenga conocimiento de la comisión del delito, lo pondrá en
conocimiento del fiscal y llevará a cabo las investigaciones que el caso amerita. El fiscal, sin perjuicio de
disponer las acciones que correspondan, realizará inmediatamente una inspección en el inmueble. El
agraviado recibirá copia certificada de las actuaciones policiales y de la diligencia de inspección del fiscal.

3. La solicitud de desalojo y ministración provisional puede presentarse durante las diligencias


preliminares o en cualquier estado de la investigación preparatoria. Se acompañarán los elementos de
convicción que acrediten la comisión del delito y el derecho del ofendido.

245
4. El juez resolverá, sin trámite alguno, en el plazo de veinticuatro horas. Contra la resolución que se
dicte procede recurso de apelación. La interposición del recurso suspende la ejecución de la resolución
impugnada.

5. El juez elevará el cuaderno correspondiente dentro de veinticuatro horas de presentada la


impugnación, bajo responsabilidad. La Sala se pronunciará en el plazo de tres días, previa audiencia con
notificación de las partes. Si ampara la solicitud de desalojo y ministración provisional de posesión,
dispondrá se ponga en conocimiento del juez para su inmediata ejecución."

Es claro que el precepto legal modificado, busca que las situaciones descritas en párrafos anteriores, cuente
con mecanismos idóneos para evitar que los efectos antijurídicos del delito de usurpación se prolonguen en
el tiempo; de esta manera, se posibilitaría tanto al fiscal como a la parte agraviada, una medida cautelar real
de “ministración provisional”, según los contornos mencionados en el artículo modificado, la cual tiene como
principal propósito desposeer al agente activo del delito del bien inmueble y otorgar provisionalmente su
posesión al agraviado. Eso debe ocurrir de forma inmediata –dentro de las 24 horas- si es que en realidad
queremos dotar a la medida de una verdadera eficacia.

Debemos señalar que para efecto de que sea otorgada la solicitud de ministración provisional, se
debe contar con los siguientes elementos como señala el profesor Peña Cabrera:

1) Firmeza del derecho del solicitante, que puede ser un poseedor mediato o inmediato –no necesariamente el
propietario del bien inmueble- debiendo existir título legal que lo ampare; y

2) Que se verifique la ilícita ocupación del bien inmueble por el agente, sin necesidad de que se tengan
evidencias suficientes de su culpabilidad; es decir cuando el artículo 311.1 del CPP del 2004 requiere que
exista motivo razonable para sostener que se ha cometido el delito, demanda que estemos ante un injusto
penal: que la conducta del agente sea subsumible en el artículo 202 del CP, y que no concurra de
justificación alguna.

Además de lo anterior, debemos ser claros que la ministración provisional, no exige la individualización de
los autores y participes, ni que se demuestre la responsabilidad penal de cada uno de los agentes –los
cuales serás demostrado en el proceso- con la medida provisional, solamente se busca un juicio provisorio y
probabilístico de imputación jurídico penal.

Siendo así, este tipo de medidas tiene como naturaleza jurídica la coerción real cuya ejecución no tiene por
qué esperar de una investigación preparatoria formalizada, de ahí la exigencia de contar con evidencias de
que se ha perpetrado el delito de usurpación y no de recaudos suficientes sobre la responsabilidad penal de
los ocupantes, lo que no se ajustaría a la ratio de esta fase de indagación preliminar[9].

IV) CONCLUSIONES.

1. El delito de usurpación, sufrió importantes modificaciones con la incorporación de la ley N° 30076, es así
que se amplía la pena para esta clase de delitos, asimismo, se incorpora el supuesto de la usurpación
pacífica.

246
2. Dentro del análisis de la usurpación pacífica, el legislador crea un mecanismo que está en contra de los
principios fundamentales de última ratio y mínima intervención del Derecho Penal, puesto que existe
mecanismos alternativos primarios como son el Derecho Civil; los cuales serían procedimientos más
apropiados para hacer valer este tipo de derechos.

3. La ministración provisional, nace por la urgencia de la posesión dentro de la propiedad. Es así que dilatar
hasta que el proceso llegue a una sentencia, determinaría una desprotección hacia el agraviado. Por ende,
el legislador –y a buen criterio- estableció que la ministración provisional se puede dar hasta en el etapa de
investigación preliminar, buscando así una medida preventiva del derecho penal así como la tutela
jurisdiccional de la víctima.

4. Ciertamente que el delito de usurpación es el delito con mayor incidencia dentro del país; es así, que la
necesidad del legislador de endurecer las penas, de determinar medidas provisorias y aumentas los
supuestos de hecho, los cuales tratan de hacer frente a este tipo de delito.

V) BIBLIOGRAFÍA.

· BOBINO, Alberto “La administración de Justicia en nuestros Países, en problemas del Derecho Procesal
Penal Contemporáneo”, Buenos Aires, 1988.

· BRAMONT-ARIAS TORRES Luis Miguel, Manuel de Derecho Penal (Parte General), Cuarta Edición-
Editorial San Marcos-Perú 2008.

· BUSTOS RAMIREZ, Juan – “Bases críticas de un nuevo Derecho Penal”, Editorial Temis, Bogota 1982.

· CACERES JIMENEZ, Roberto E. –“Código Procesal Penal comentado”, Jurista Editores, Perú, 2008.

· CÓRDOVA RODA, Juan/ RODRIGUEZ MORULLO, Gonzalo. “Comentarios al Código Penal”. Editorial
Barcelona, Barcelona 1972.

· DE LA CORTE IBAÑEZ, Luis/ GIMÉNEZ SALINAS, Andrea. “Crimen Organizado”. Editorial Ariel,
Barcelona 2010.

· ESTUDIOS DE DERECHO PROCESAL PENAL. “Plenos Jurisdiccionales Penales Supremos –Acuerdos y


Ponencias”. Editorial BLG, Lima 2012.

· FERREIRA De Francisco José, Derecho Penal, Tomo II editorial TEMIS Bogotá- Colombia, 2006.

· GARCIA CAVERO, Percy. “Derecho Penal-Parte General”. Editorial Jurista-Editores, Lima 2012

· HURTADO POZO, José. “Manual de Derecho Penal-Parte General”. Editorial Idemsa Tomo I, Lima 2011.

· MIR PUIG, Santiago-“Derecho Penal-Parte General”, 5° Edición. Editorial TECFOTO, Barcelona, 1998.

· MUÑOZ CONDE, Francisco. “Derecho Penal- Parte Especial”. Editorial Tirant lo Blanch, Valencia 2004

· PEÑA CABRERA FERYRE. “La reforma del delito de usurpación: aspectos penales y
procesales”. Editorial revista Gaceta Penal, lima 2013.

247
· SAN MARTIN CASTRO, Cesar- “Derecho Procesal Penal” Vol I y II, Editorial jurídica Grijley, Lima, 1999.

· URTECHO BENITES, Santos Eugenio. “Los medios de defensa técnicos y el nuevo procesal penal
peruano”. Editorial Idemsa, Lima 2014

· VILLA STEIN, Javier –“Derecho Penal”- Parte General, 2° Edición, Editorial Temis, Bogotá, 1995.

· VILLAVICENCIO TERREROS Felipe A. “Derecho Penal- Parte General”, Editorial Grijley, Lima, 2005.

[1] http://www.pnp.gob.pe/documentos/ANUARIO%20PNP%202010.pdf, visto el 19 de noviembre del 2013.

[2] PEÑA CABRERA FERYRE. “La reforma del delito de usurpación: aspectos penales y
procesales”. Editorial revista Gaceta Penal, lima 2013, pág. 81.

[3] PEÑA CABRERA FERYRE. “La reforma del delito de usurpación: aspectos penales y
procesales”. Editorial revista Gaceta Penal, lima 2013, pág. 84.

[4] Ídem.

[5] MUÑOZ CONDE, Francisco. “Derecho Penal- Parte Especial”. Editorial Tirant lo Blanch, Valencia 2004,
pág. 417.

[6] Ibídem, pág. 419.

[7] PEÑA CABRERA FERYRE. “La reforma del delito de usurpación: aspectos penales y
procesales”. Editorial revista Gaceta Penal, lima 2013, pág. 86.

[8] Ibídem pág. 87.

[9] Íbidem 88.

248
PAG WEB DERECHO NCPP

https://www.google.com.pe/search?q=motivo+razonable+desalojo+
preventivo+en+la+jurisprudencia+penal+peruana&oq=motivo+razo
nable+desalojo+preventivo+en+la+jurisprudencia+penal+peruana&
aqs=chrome..69i57.7399j0j7&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-
8#q=motivo+razonable+desalojo+preventivo+en+la+jurisprudencia
+penal+peruana&start=20

motivo razonable desalojo preventivo en la jurisprudencia penal


peruana

https://www.google.com.pe/search?q=motivo+razonable+desalojo+
preventivo&oq=motivo+razonable+desalojo+preventivo&aqs=chrom
e..69i57j69i59.2495j0j7&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-
8#q=desalojo+preventivo+y+ministracion+provisional

desalojo preventivo y ministracion provisional

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-
instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-8#q=desalojo+preventivo+ncpp

desalojo preventivo ncpp

249
https://www.google.com.pe/search?q=motivo+razonable+desalojo+
preventivo&oq=motivo+razonable+desalojo+preventivo&aqs=chrom
e..69i57j69i59.599j0j7&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

motivo razonable desalojo preventivo

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-
instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=desalojo+preventivo+ncpp&start=10

desalojo preventivo ncpp

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-
instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=desalojo+preventivo+ncpp&start=30

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-
instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=desalojo%20preventivo%20giampol%20taboada%20pilco

desalojo preventivo giampol taboada pilco

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-
instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-8#q=7661-2006-PH%2FTC

250
7661-2006-PH/TC

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-
instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=casacion+penal+amazonas+2012

casacion penal amazonas 2012

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-
instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=desalojo%20preventivo%20en%20la%20corte%20superior%2
0de%20ca%C3%B1ete

desalojo preventivo en la corte superior de cañete

EL DELITO DE USURPACIÓN DE INMUEBLES

“El obispo guardó un momento de silencio y luego se volvió


bruscamente hacia el director del hospital y le preguntó:

- Dígame, señor, ¿cuántas camas cree usted que cabrían sólo en esta sala?
- ¡En el comedor del monseñor! –exclamó el director estupefacto.

251
El obispo recorrió la sala con la mirada y pareció hacer en ella con
los ojos mediciones y cálculos.

- Cabrían bien veinte camas –dijo, como si se hablara a sí mismo;


luego añadió, elevando la voz-. Escuche, señor director del hospital,
lo que voy a decirle. Hay, evidentemente, un error. Ustedes son
veintiséis personas en cinco o seis pequeñas habitaciones. Nosotros
somos aquí tres y tenemos lugar para sesenta. Hay un error, le digo.

Usted ocupa mi alojamiento y yo ocupo el suyo. Devuélvame mi casa.


Ésta es la de usted.

Al día siguiente los veintiséis pobres se hallaban instalados en el palacio


del obispo y el obispo en el hospital.”

Víctor Hugo, Los Miserables, 1862

El “delito” de usurpación de inmuebles

Por Alejandro C. Toledo

Introducción

El estudio de las figuras penales reguladas en el título de los “Delitos contra la


Propiedad”, permite percibir, en primer lugar, el esfuerzo y particular atención
que el legislador ha dedicado a la tipificación de aquellas acciones lesivas del
patrimonio en general; circunstancia para nada casual, si se tiene en cuenta
que el patrimonio es, sin lugar a dudas, uno de los atributos más importantes
con los que cuenta una persona en el mundo moderno.

Ante tal panorama, a las normas penales que pretenden proteger la


propiedad de cosas muebles, deben sumarse aquellas que tipifican las
eventuales lesiones sobre inmuebles, que no por tratarse de diferentes
horizontes de afectación han quedado huérfanas de tutela legislativa[1]. Con
idéntica inteligencia a la ya propiciada respecto de las muebles, el codificador
también ha pretendido brindar un catálogo represivo omnicomprensivo –y a
veces excesivo- a la hora de encarar la pretendida protección de la propiedad
inmueble.

252
Esta circunstancia encuentra mayor relación lógica en la denuncia constante y
periódica que desde las agencias de comunicación social, principalmente, se
enerva hacia el imaginario social, haciendo eco de un aparente estado de
inseguridad que hoy en día tendería a atacar la estabilidad económica de
aquellos individuos poseedores de valores negociables, sean éstos muebles o
inmuebles.

Justamente en esta inteligencia, las acciones mediante las cuales una


categoría particular de individuos -en la mayoría de los casos desposeídos de
todo derecho y expectativa de detentar en un futuro cercano el dominio o la
posesión de un bien inmueble- que priva del ejercicio de su derecho de
posesión a otro individuo, ha sido visto por la sociedad en su conjunto como
un grave ataque a la propiedad de toda persona.

Tal vez por ello, las agencias de criminalización primaria han bregado por
insumirle diferentes grados de tutela a la incolumidad del derecho de
propiedad sobre estos objetos; circunstancia que, en definitiva, ha
desembocado en la creación de innumerables institutos que, por ejemplo,
desde el orden civil, pretenden otorgarle una protección amplísima, siempre
en función de los distintos grados de afectación y los derechos reales que
pueden estar en juego, sean éstos de dominio, posesión, usufructo, uso,
habitación, etc.

Ante este panorama, deberíamos preguntarnos si este pretendido refuerzo


normativo otorgado por el sistema penal en general –materializado en la
legislación penal y procesal penal, en particular- es necesario, pertinente,
razonable y susceptible de brindar una solución adecuada a la situación social
de hoy en día o si, por el contrario, la creación de tipos penales constituye,
ante el fracaso de las políticas públicas y las respuestas punitivas anticipadas
provenientes ya desde la órbita del derecho civil y su par administrativo, la
consecuencia natural de la administrativización del Derecho Penal; contraria,
por ende, al principio de ultima ratio.

Sea cual fuere la respuesta a esta problemática, lo cierto es que las pulsiones
provenientes del ejercicio del poder punitivo estatal no deberían echar por
tierra la interpretación restrictiva de los tipos penales en general –y de los
que a continuación se hará referencia, en particular-, propiciadas por las
nociones de bien jurídico y de los principios de estricta legalidad
penal, proporcionalidad de la respuesta punitiva y culpabilidad.

253
Antecedentes legislativos

Los incisos 1° y 2° del art. 181 en su redacción actual, encuentran su primer


antecedente en las disposiciones del Proyecto Tejedor, el cual establecía
que: “El que empleando violencia despoje a otro de una cosa raíz, de uso,
usufructo o servidumbre que en ella goce sufrirá un año de prisión y multa de
veinte y cinco a quinientos pesos fuertes, según la entidad de lo usurpado, y
la calidad de la violencia. Si el despojo se cometiese por fraude o astucia, la
pena corporal será arresto de uno a tres meses, sin perjuicio de la pena
pecuniaria.”, a la par que disponía: “En la misma pena de uno a tres meses
de arresto, y multa de veinte y cinco a quinientos pesos fuertes incurrirá el
que para cometer usurpación destruya o altere los términos o linderos de las
fincas o heredades”.

El Proyecto de 1881 (Villegas, Ugarriza y García) mantuvo en términos


similares la redacción señalada anteriormente, aunque describiendo los tipos
penales en un solo artículo (el art. 316).

Recién en el Proyecto de 1891 (Piñero. Rivarola y Matienzo) la norma fue


distribuida en tres incisos, tal como surge en la actualidad –incluyendo la
figura de la turbación de la posesión-, aunque suprimiendo la enumeración de
los diversos modos comisivos a la cual hacía referencia el primero.

Los Proyectos de 1906 y 1917 tomaron como base esta línea de


pensamiento, luego seguida por el Código Penal de 1921, que al
respecto rezaba:

“Será reprimido con prisión de un mes a dos años.

1° el que por violencia, engaño o abuso de confianza, despojare a otro de la


posesión o tenencia de un bien inmueble o de un derecho real de uso,
usufructo, habitación, servidumbre o anticresis, constituido sobre un
inmueble;

2° el que, para apoderarse de todo o parte de un inmueble, destruyere o


alterare los términos o límites del mismo;

3° el que, con violencias o amenazas, turbare la posesión de un inmueble.”

Posteriormente, con la sanción de la ley 17.567 se amplió el catálogo de

254
medios comisivos susceptibles de afectar los derechos sobre la cosa,
incorporando las amenazas y la clandestinidad, por un lado, mientras que por
el otro se especificó que el resultado despojo podía producirse por la invasión
del inmueble, manteniéndose en él o expulsando a sus ocupantes.

La ley 20.509 derogó el punto precedentemente señalado, disminuyendo la


escala penal de un mes a dos años. Así, la usurpación quedó descripta de la
siguiente manera: “El que por violencia, engaño o abuso de confianza,
despojare a otro de la posesión o tenencia de un bien inmueble o de un
derecho real de uso, usufructo, habitación, servidumbre o anticresis,
constituido sobre un inmueble”.

Finalmente, por imperio de la ley 24.454 (B.O. 7/03/95) se aumentó el monto


de la pena y se reintrodujo la clandestinidad como medio comisivo del
despojo; a raíz de lo cual, el texto del art. 181 del C.P –en su versión actual-,
ha quedado redactado de la siguiente manera:

“Será reprimido con prisión de seis meses a tres años:

1) el que por violencia, amenazas, engaños, abusos de confianza o


clandestinidad despojare a otro, total o parcialmente, de la posesión o
tenencia de un inmueble o del ejercicio de un derecho real constituido sobre
él, sea que el despojo se produzca invadiendo el inmueble, manteniéndose en
él o expulsando a sus ocupantes;

2) el que, para apoderarse de todo o parte de un inmueble, destruyere o


alterare los términos o límites del mismo;

3) el que, con violencia o amenazas, turbare la posesión o tenencia de un


inmueble”.

Pero detengámonos un momento en esta última reforma, como una buena


excusa para volver sobre uno de los fenómenos señalados en la introducción
de este trabajo.

Dentro de los fundamentos vertidos en el Senado en torno al Proyecto que


desembocaría en la sanción de la ley 24.454, debe destacarse la constante
alusión a “...la ineficacia de los programas de promoción de vivienda para
sectores de escasos recursos, la inexistencia de una red de salvataje mínima
que pueda dar respuesta a las emergencias habitacionales […] la falta de

255
medidas de prevención de los delitos que afectan los derechos de propiedad
inmueble y la impotencia de la Justicia tanto para reprimir las conductas
delictivas antes señaladas como para restituir las cosas a su estado anterior.

El problema, sin duda es grave. Así lo ha reconocido el gabinete nacional


anunciando que faltan tres millones doscientas mil viviendas. […] Un sesenta
y siete por ciento de los ocupantes ilegales del Gran Buenos Aires vive, de
acuerdo al censo de 1991, en casas precarias, ranchos o casillas, el cincuenta
y cinco por ciento de los ocupantes de la Capital vive en departamentos
o «conventillos», un uno con treinta y siete por ciento de los habitantes del
Gran Buenos Aires son ocupantes ilegales, un cero con setenta y uno por
ciento de los habitantes de la Capital Federal están en esa condición […] La
solución del problema, como puede verse, requiere de un enfoque múltiple,
siendo conscientes de que una reforma legislativa no es la panacea para las
familias que están «sin techo».” [2].

De la lectura de las cuestiones indicadas en el párrafo anterior surge la


circunstancia sorprendente de que, a pesar de admitir que la solución
habitacional no vendría de la mano de una reforma legislativa que agrave la
cantidad y cualidad de las penas, el mismo legislador incurre en la paradoja
de confesar que, por el momento, ésta parece ser la única “solución” a la
problemática.
Paradoja que, al menos, importa desobedecer el mandato de los Tratados
Internacionales de Derechos Humanos[3], en tanto y en cuanto incorporan
como deberes innegables en cabeza del Estado argentino, la promoción,
provisión y efectivización del derecho a una vivienda digna en beneficio de
sus habitantes.

En otro orden de ideas, tampoco han sido pocas las experiencias similares
que nos han llevado a concluir que la respuesta penal no resulta ser la
solución para este tipo de problemáticas, además de ser una solución a
medias, ya que en la mayoría de los casos, su empleo termina agravando la
situación. Ello, por cuanto no remedia el problema del poseedor despojado,
que solamente desea el retorno a la situación ex ante al despojo; ni el del
sujeto activo que, a su problema habitacional que lo llevó a tomar la decisión
última de ocupar un inmueble ajeno, ahora deberá también sufrir la
selectividad y violencia propia del sistema penal que lo ha cooptado.

En consecuencia, partiendo de la base de la proporcionalidad exigida al


legislador a la hora de sancionar normas en general, la solución adoptada por
la ley 24.454 aparece como inapropiada e inconstitucional, por utilizar la

256
herramienta penal, más represiva por antonomasia, teniendo dentro del
catálogo de posibles soluciones previstas normativamente, opciones menos
lesivas para paliar tal cuestión.

A su vez, la conclusión encuentra refuerzo al reparar en (el hecho de que) la


reintroducción de la clandestinidad como medio comisivo, circunstancia que,
como veremos infra, permite incorporar al catálogo punitivo los casos de
usurpación por excelencia, cometidos por personas desposeídas que, a fin de
paliar su dramático déficit habitacional, se introducen en un inmueble que por
lo general posee signos evidentes de abandono.

Tales circunstancias se erigen en un mandato específico hacia el juez penal, a


quien le corresponderá por ello analizar las normas relativas a la usurpación
de inmuebles teniendo en cuenta los principios señalados hasta el momento y
también el principio de ultima ratio; a raíz de lo cual deberá optar por la
solución menos gravosa del conflicto que vendrá dada de la mano, según el
caso, de la esfera civil o contencioso administrativa.

Bien jurídico afectado y objeto de afectación

Visto desde una óptica multifacética, el Derecho penal tiene como función
primordial, en lo que a la criminalización primaria se refiere, prevenir los más
graves costes individuales y sociales provenientes de prohibiciones
injustificadas.

En este sentido, Ferrajoli establece una doble limitación a la potestad


prohibitiva del Estado, echando mano del principio de necesidad, por un lado,
y del principio de lesividad, por el otro[4].

Respecto del primero, se ha puesto de resalto la estrecha vinculación entre la


necesidad de la pena y la reserva de ley, que en palabras del maestro
italiano “...debería vetar o, cuando menos, obstaculizar la inflación penal, y,
por otro lado, con la función [...] del derecho penal mínimo como ius
necessitatis y de la pena como mal menor para quien la sufre y para la
generalidad. Si el derecho penal responde al sólo objetivo de tutelar a los
ciudadanos y de minimizar la violencia, las únicas prohibiciones penales
justificadas por su ««absoluta necesidad»» son, a su vez, las prohibiciones
mínimas necesarias, esto es, las establecidas para impedir comportamientos
lesivos que, añadidos a la reacción informal que comportan, supondrían una

257
mayor violencia y una más grave lesión de derechos que las generadas
institucionalmente por el derecho penal.” [5].

Por otro lado, el segundo principio va dirigido a la ciencia y a la práctica


jurídica, a quien le competerá la carga de la demostración de la lesividad que
proporcione relevancia jurídicopenal a la conducta habilitando, de esta
manera, la conminación penal.

En este contexto, la noción de bien jurídico adquiere una función práctica


fundamental, erigiéndose como un concepto minimizador de la respuesta
punitiva en la interpretación misma de los tipos penales en general. A su vez,
incorporando al análisis las pautas provenientes del principio de última ratio,
la habilitación de poder punitivo quedará también restringida allí cuando
existan otros medios con menor entidad lesiva a la hora de solucionar el
conflicto; siempre teniendo en consideración la potencialidad aflictiva y
conflictiva inherente al sistema penal en general, y al castigo penal en
particular.

En función de tales premisas, nos encontramos con que en el Derecho civil


existen una serie de institutos que también intentan dar una solución
adecuada a la problemática de la usurpación de inmuebles, a saber: la acción
policial del art. 2470 del C.C., la acción reivindicatoria, la posesoria, los
interdictos y el desalojo poseen capacidad suficiente para restituir el derecho
desapoderado al primigenio poseedor o tenedor.

En consecuencia, la intervención del sistema penal sólo se encontrará


justificada allí cuando las acciones civiles enunciadas anteriormente sean
incapaces de dar una solución satisfactoria a conflictos de esta índole;
situación que difícilmente se configure en los hechos, tras poner de resalto
que las mismas medidas restitutivas que operan en el ámbito civil han sido
luego extrapoladas a la esfera penal, en una clara muestra de
la administrativización penal que caracteriza a la legislación criminal.

Sentado lo anterior y centrando el análisis en la noción de bien jurídico, cabe


destacar que, en el delito de usurpación, el mismo redunda en el derecho de
uso y goce pacífico del inmueble[6].

Por ello, cuando la acción lesiva esté dirigida a la afectación del


pacífico uso y goce de la cosa inmueble de manera relevante, podrá afirmarse
que tal acción posee la característica de lesividad requerida por el tipo. De
más está decir que el principio de insignificancia adquiere –al igual que en la

258
mayoría de los delitos contra la propiedad- un carácter fundamental, en virtud
de lo cual en los casos en que la presunta lesión se caracterice por su
nimiedad, mal podrá afirmarse su relevancia jurídicopenal.

Tampoco podrá tenerse por configurada la lesividad, allí cuando la afectación


a la propiedad inmueble colisione con otro derecho de similar o mayor
importancia, como podrían ser, por ejemplo, el derecho a trabajar y ejercer
una industria digna[7], o el derecho de huelga en el marco de un conflicto
laboral. Incluso en el peor de los casos, de considerarse que la posesión del
inmueble se ha visto menoscabada, sólo podría admitirse la hipótesis de
turbación de la posesión, la cual también resultaría atípica, por la importancia
de los bienes jurídicos en juego[8].

Más allá de sus avances y retrocesos, es preferible este tipo de soluciones a


las que vienen dadas, por ejemplo, desde el derecho extranjero.

En el derecho español, por ejemplo, durante muchos años la ocupación


pacífica de un inmueble no estuvo tipificada penalmente, por lo que las
conductas de esta índole eran reencauzadas hacia el tipo penal de coacción o
amenazas[9].

Sin embargo, la Ley Orgánica 10/1995, introdujo el inciso 2 del art. 245 del
C.P. español, que establece: “El que ocupare, sin autorización debida, un
inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se
mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con pena
de multa de tres a seis meses”.

De esta manera, mediante el disfraz de una pena menor a la de usurpación


con violencia, se ha incorporado al catálogo punitivo una conducta que, como
dijimos, hasta el momento no se encontraba tipificada penalmente.

De manera similar al caso argentino, Muñoz Conde ha entendido que “[e]l


legislador ha querido cubrir esta laguna tipificando expresamente el supuesto
de la «ocupación» como tal (que realizan los que en el lenguaje coloquial se
llaman «okupas» y constituyen un movimiento contestatario bastante
extendido en alguna ciudades), pero también las «ocupaciones» más
simbólicas que reales de fincas rústicas.[...] Esta criminalización no tiene en
cuenta, sin embargo, que ya por la vía de los interdictos civiles y de las Leyes
de Arrendamientos se les da a los titulares de los inmuebles ocupados
suficientes medios para acabar con la ocupación y que, en principio, el

259
problema se debe situar en esta vía, sin necesidad de reforzar los derechos
legítimos, cuando lo son, de los titulares de la vía penal”.

Por ello, tampoco la solución propiciada por el codificador español ha sido la


menos lesiva. Por el contrario, una interpretación que, como en el fallo citado,
tenga en cuenta los bienes jurídicos que se encuentran en juego es la que
consideramos más adecuada.

Desde ya que una noción de bien jurídico como la desarrollada hasta el


momento debe ser diferenciada del objeto mismo de la acción lesiva, que
resulta ser la cosa inmueble en sí.

Al respecto, cabe destacar que la noción de inmueble a nivel jurídicopenal es


más restringida que la proveniente del derecho civil; lo cual no es para nada
novedoso, por tratarse de un concepto eminentemente normativo.

Así, sólo será objeto de despojo el inmueble por naturaleza (normado) en el


art. 2314 del Código Civil, consistente en el suelo y las partes sólidas que
forman su superficie y profundidad –ya que las fluidas sólo podrán ser objeto
de sustracción de aguas-, así como también todo aquello que se encuentra
incorporado al suelo de manera orgánica, o que se encuentra adherido al
suelo naturalmente, las edificaciones y toda parte de un inmueble que
conserve cierta independencia e individualidad.

De esta manera, vemos que el concepto de inmueble propio del Derecho


Penal resulta ser más específico que aquel proveniente del derecho civil, toda
vez que dentro de éste no quedan incluidos, por ejemplo, los denominados
inmuebles por destino o por su carácter representativo, aunque ellos puedan
ser encuadrables, ante su sustracción, del delito de hurto[10].

La acción lesiva: el despojo

En referencia al despojo, es útil destacar que tal acción no se define por la ley
civil ni por la penal, no obstante que ambas lo utilizan en su articulado.

Considerado en general, significa privar o quitar a uno de lo que goza y tiene,


implicando un acto de desapoderamiento, que debe ser material, real y
efectivo…”[11], a lo que cabe agregar que el mismo debe necesariamente ser
la consecuencia directa de la violencia, amenazas, engaños, abusos de
confianza o clandestinidad que el agente despliegue contra el sujeto pasivo.

260
Si bien el desapoderamiento es el resultado general que caracteriza a una
determinada gama de delitos, entre los cuales encontramos al hurto, robo,
defraudaciones y la usurpación, en este último caso el resultado lesivo se
produce no ya como consecuencia del apoderamiento del sujeto activo, sino
que el mismo se produce como consecuencia de la invasión del inmueble. De
allí que, si bien por razones sistemáticas, Carrara la denominaba “hurto de
inmuebles”, hacía la aclaración de que la usurpación se consumaba por
acciones diferentes a las del hurto simple o incluso el robo.

El despojo puede ser total o parcial, dependiendo ello de si la privación del


derecho afecta la totalidad del inmueble usurpado o si, por el contrario, el
despojo se produce sobre una porción del inmueble, siempre y cuando la
misma posea los caracteres de independencia e individualidad[12].

Sujeto activo puede ser cualquier individuo; mientras que para caracterizar al
sujeto pasivo, es conveniente echar mano de los conceptos que en la materia
nos vienen dados desde el Derecho Civil.

En su art. 2351, el codificador civil ha delineado los fundamentos básicos de


la posesión, al establecer que la misma estará configurada cuando una
persona, por sí o por otra, tenga una cosa bajo su poder, con intención de
someterla a un derecho de propiedad. En la propia definición de este instituto
nos encontramos con sus caracteres básicos: por un lado, el
denominado corpus y, por el otro, el animus domini. Desde la órbita civil, se
ha definido al corpus como la efectiva posibilidad física de disponer de la
cosa, aunque no se tenga contacto directo con la misma. Por su parte,
el animus domini constituye el componente subjetivo de la posesión,
manifestado en los hechos en la medida en que la persona no reconoce en un
tercero un derecho superior al que la misma ejerce sobre la cosa.

Seguidamente, el art. 2351 del C.C. establece como simple tenedor a quien
tiene efectivamente una cosa, pero reconoce en otro la propiedad (, es simple
tenedor de la cosa), y representante de la posesión del propietario, aunque la
ocupación de la cosa repose sobre un derecho. Vemos aquí que el codificador
definió el concepto general de la posesión y, a partir de allí, fue de mayor a
menor; por lo que, volviendo a los dos elementos fundamentales de la
primera, en la tenencia existe el corpus, pero quien detenta la cosa carece
del animus domini sobre la misma.

Por último, debe destacarse que si bien la doctrina alude a la posesión como
el ejercicio de derechos reales sobre la cosa ajena, en el Código Civil el

261
término sólo se encuentra mencionado en las notas a los arts. 2351, 2400 y
en el texto del art. 3961. Esta categoría proviene del Derecho Romano, en
donde se clasificaba a las cosas en corporales (objetos materiales, más
derechos de dominio y condominio) e incorporales (todos los demás derechos
reales, sumando los derechos creditorios). El derecho real de dominio se
identificaba con la cosa corporal, por absorber todas las facultades posibles
sobre ella. Por descarte, quienes ejercían derechos sobre cosas incorporales
eran denominados cuasiposeedores[13]. En sustento de tal postura, la nota al
art. 2400 C.C. expresa que “…las cosas incorporales, aquellasquoe non in jure
consistunt, no son susceptibles de la verdadera posesión, mas lo son de una
cuasi-posesión. Esta cuasi-posesión de un derecho, consiste en el goce que
tiene aquel a quien pertenece, y es susceptible de las mismas cualidades y de
los mismos vicios que la verdadera posesión”.

Sentado lo anterior, nos encontramos en condiciones de dilucidar el momento


consumativo del despojo.

Para ello, habremos de echar mano de la denominada teoría de la esfera de


custodia, utilizada en general a la hora de delimitar el momento consumativo
en los delitos que tienen como objeto material a las cosas muebles, como
sucede por ejemplo, con el robo y el hurto.

Dicha teoría fue traída por primera vez al ámbito del delito de usurpación por
Rubianes y Rojas Pellerano[14], identificando dentro de la figura dos
elementos básicos, uno material y otro subjetivo.

El elemento material radica en la ocupación lisa y llana del inmueble por parte
del agente, sin ser necesario que la misma sea llevada a cabo por él de propia
mano, ya que la ocupación puede ser efectuada por intermedio de terceros en
nombre del sujeto activo.

Sin embargo, la mera existencia de este elemento material no debe llevarnos


a concluir, sin más, que el despojo ha sido consumado –aunque sí podría
encontrarse configurada la tentativa-, por lo que se vuelve necesario hacer
uso del elemento subjetivo de la usurpación. El mismo consiste en la
posibilidad efectiva de ejercer un poder de hecho sobre el inmueble,
sometiéndolo a su exclusiva potestad. Por ende, el momento consumativo no
acaecerá con la mera ocupación del inmueble si el agente carece de ese
señorío que lo pone en gobierno exclusivo del bien. Recién cuando se ejercen
actos posesorios podrá tenerse por consumado el delito.

262
Se trata de un delito instantáneo con efectos permanentes, por lo que el
mismo se consuma en el mismo momento en que se produce la efectiva
privación de la posesión, tenencia o cuasiposesión que la víctima detentaba
sobre el inmueble, independientemente del lapso temporal durante el cual se
mantenga dicha situación.

Por ello, a partir de la medianoche del día en que se produjo el despojo


comenzará a correr el cómputo para la usucapión y la prescripción de la
acción penal.

Los medios comisivos

El propio Código Penal se encarga de enumerar las modalidades comisivas de


la usurpación, las cuales pueden consistir en la utilización de violencia,
amenazas, engaños, abuso de confianza o clandestinidad. Sí es importante
recalcar que se trata de un numerus clausus, por lo que el resultado que no
sea materializado en alguna de las modalidades mencionadas será atípico por
ausencia de tipicidad objetiva. La única condición es que cualquiera de los
medios elegidos se dirija a producir el resultado lesivo, materializado en el
despojo propiamente dicho. Debe existir entre la acción, la elección del medio
y el resultado lesivo, una estrecha relación que se verá materializada a través
de la imputación objetiva entre acción y resultado, además del elemento
subjetivo, que será estudiado más adelante.

Con respecto a la violencia, es momento de plantear nuestra posición al


respecto. La mayoría de la doctrina considera que por violencia debe
entenderse tanto aquella ejercida de manera indistinta tanto sobre las cosas
como sobre las personas[15]. Por lo general, se aduce que “La ley no
distingue forma alguna de violencia, de manera que está comprendida la que
se ejerce sobre las personas o sobre las cosas...”[16].

El caso paradigmático sería el de la persona que ingresa en un inmueble


quebrando la resistencia puesta sobre la cosa por el sujeto pasivo, como
puede ser una cerradura o un candado. Algunos autores han ido incluso más
allá, y han encuadrado dentro de este presupuesto el caso de la persona que,
una vez dentro del inmueble, coloca un candado o cambia la cerradura para

263
evitar los actos de represalia del despojado, a modo de oposición de
fuerza[17].

Para cualquiera de los dos casos, en una interpretación acorde con el principio
de estricta legalidad yúltima ratio, que considero que ambas conductas serían
atípicas, por no encuadrar dentro de los medios comisivos requeridos por la
figura.

Sobre la aplicabilidad de los mentados postulados, Ferrajoli sostiene


que “...el principio de estricta legalidad, que opera con arreglo a la
fórmula nulla lex poenalis sine necessitate, sine damno, etc., como norma de
reconocimiento de todas las leyes penales formuladas válidamente y sólo de
ellas, tiene para el jurista el valor de una regla metacientífica a la que
podríamos llamar segundo postulado del positivismo jurídico: más
exactamente, en la medida en que condiciona la validez de las normas
penales a la denotación taxativa de las figuras de delito que ellas definen,
equivale a una regla semántica acerca de las condiciones de uso de la
palabra «verdadero» no sólo en la práctica penal sino también en la ciencia
jurídica. También en el plano científico son en efecto posibles definiciones
asertivas y jurídicamente verificables de lo que es delito sólo si las
correspondientes definiciones legislativas satisfacen el principio de estricta
legalidad, es decir, están dotadas de una extensión tan determinada como
sea posible. A la inversa, sólo el análisis y la redefinición teórica rigurosa de
los elementos constitutivos del delito y sus modos de comprobación están en
condiciones de ofrecer al legislador una técnica de formulación de las leyes
penales que se atenga lo más posible al principio de estricta legalidad, es
decir, a las condiciones semánticas establecidas por éste para el uso de la
palabra «verdadero» en el lenguaje penal.”[18].

Teniendo en cuenta estos parámetros, considero que al hacer referencia a


la violencia, debe concebirse que el codificador ha hecho referencia
únicamente a la violencia sobre las personas, abarcativa de la violencia física
y psíquica –o vis coactiva, propia de la coacción, que la diferencia de las
amenazas, también enumeradas en el tipo-; debiéndose descartar de plano la
asimilación de dicho concepto con el de fuerza las cosas, al cual, recordemos,
hace referencia el tipo penal de hurto.

En términos análogos, Rodolfo Moreno (h) ponía de resalto que “[e]l inciso
habla de violencia, la que puede ser –como dice el Doctor Jofré- física o
moral, pudiendo cometerse en el contrato o en la tradición al revés de lo que

264
ocurre en el derecho civil, según lo establece el artículo 2492 del código
respectivo.”[19].

En efecto, visto bajo esta óptica, resulta plausible que sólo echando mano de
una analogía in malam partem podría afirmarse que el legislador penal ha
incluido dentro del tipo a la fuerza en las cosas. De no ser así, nos veríamos
forzados a concluir que la redacción del art. 164 es sobreabundante, al hacer
referencia a la fuerza en las cosas o la violencia sobre las personas por
separado.

Tampoco resulta lógico admitir que en el texto de la misma figura, tanto la


doctrina como jurisprudencia sean pacíficas en atenerse, tanto al analizar
las amenazas como al engaño, a los tipos penales pertinentes –como se
verá infra- y que, en lo relativo a la violencia, no resulte aplicable la remisión
interpretativa al texto del art. 162 del C.P.

Tal vez la respuesta a tal interrogante podría provenir de la redacción


anterior, en cuanto dejaba los casos de clandestinidad fuera del alcance de la
norma penal. A raíz de ello, la doctrina podría haber extendido el alcance del
concepto de violencia a los casos en los que el medio comisivo consistía en el
ejercicio de fuerza sobre las cosas. Tampoco una inteligencia así puede ser
sostenida hoy en día, teniendo en cuenta que la ley 24.454 ha vuelto a incluir
dentro del catálogo de medios a la mentadaclandestinidad. No obstante ello,
si tenemos en cuenta que al analizar la evolución legislativa en la materia
llegamos a la conclusión de que la ampliación del tipo penal del art. 181
resultaba violatoria de los principios de proporcionalidad y razonabilidad,
tampoco esta tesis tornaría típica la conducta analizada.

Sentado lo anterior, lejos de pensar que haciendo uso de la interpretación


postulada nuestro ejemplo quedaría huérfano de toda tutela legislativa,
creemos que en estos casos, además de la dificultad en materia probatoria
que de la propia situación deviene, constituyen el terreno fecundo sobre el
cual resulta factible desarrollar y favorecer en mayor medida, la intervención
de la Justicia en materia civil.

Como ha indicado Molinario, el carácter mueble de determinada clase de


cosas ha determinado que, por estar más expuestas a agresiones de los
delincuentes que las inmuebles, la tutela de las primeras sea más intensa por
parte de la ley penal. Sin embargo, ello no debe llevarnos a afirmar la total
ineficacia del Derecho en materia civil. Por el contrario, señala el autor
que “...la intervención de la justicia civil siempre puede resultar eficaz ante el
desconocimiento de un derecho inmobiliario. La acción de despojo, las

265
posesorias y la reivindicatoria pueden, en efecto, reponer en su tenencia,
posesión o dominio a quien haya sido injustificadamente despojado.”[20].

Por ende, más allá de la aparente tutela omnicomprensiva con que se concibe
la esfera penal, lo cierto es que en muchos casos, la resolución de conflictos
en el ámbito civil resulta ser no sólo la solución más lesiva, sino también la
más efectiva a la hora de determinar la titularidad y los alcances de los
derechos sobre el inmueble que subyacen controvertidos.

Con referencia a las amenazas y por tratarse de un concepto eminentemente


normativo, conviene en este punto remitirnos a lo regulado en el art. 149 bis
del C.P.[21].

Idéntico tratamiento conviene otorgar a la noción de engaños, aunque ahora


propia del delito de estafa (art. 172 C.P.); por lo que la simple mentira no
permitirá encuadrar el despojo dentro de la figura de usurpación[22].

También el abuso de confianza resulta ser una noción proveniente de algunas


modalidades defraudatorias en las cuales éste resulta ser su elemento
fundamental; aunque en lo estrictamente atinente al despojo, lo fundamental
es la denominada interversión del título.

Partiendo de la base propuesta por el Derecho Civil, el art. 2458 prescribe


que “Se pierde la posesión cuando el que tiene la cosa a nombre del
poseedor, manifiesta por actos exteriores la intención de privar al poseedor
de disponer de la cosa, y cuando sus actos producen ese efecto.” Sin
embargo, en la órbita penal, el concepto de interversión del título es más
limitado.

En sentido literal, interversión implica trastorno, desorden, cambio o


transformación, mientras que se llama título al antecedente jurídico que
engendra el derecho. Por ello, el abuso de confianza se traduce en
la interversión del título por el cual se detenta la cosa entregada en virtud de
un acto de confianza;interversión que no debe ser entendida como cualquier
cambio en el título de la tenencia, sino aquel que incide fundamentalmente en
la naturaleza de la llamada relación posesoria del sujeto con el bien de que se
trata[23].

En función de ello, la simple prolongación de la permanencia en el inmueble


sin llevar adelante actos posesorios tendientes a mejorar su situación
pretérita no puede ser encuadrada como usurpación, toda vez que los medios
enunciados por la ley penal deben haber sido empleados para despojar, y no

266
para mantenerse en la tenencia que se venía ejerciendo hasta el
momento[24].

De la clandestinidad ya se ha venido haciendo referencia ut supra, aunque en


lo que sigue, precisaremos un par de cuestiones más.

El art. 2369 C.C. establece que: “La posesión es clandestina, cuando los actos
por los cuales se tomó o se continuó, fueron ocultos, o se tomó en ausencia
del poseedor, o con precauciones para sustraerla al conocimiento de los que
tenían derecho de oponerse”.

La misma consiste en una ocupación subrepticia, disimulada, en la que en la


mayoría de los casos, el sujeto pasivo no se encuentra ocupando el inmueble;
por lo que el despojo se produce sin mediar violencia ni engaños de ninguna
índole.

Sin embargo, el concepto de clandestinidad peca de insuficiente, toda vez que


el mero ocultamiento no resulta condición suficiente para consumar el
despojo, ya que para consolidar el poder de hecho sobre el inmueble, el
agente deberá hacer uso del engaño o de la violencia[25].

En consecuencia, nos encontramos con que la incorporación de


la clandestinidad como medio comisivo implica, paradójicamente, la pura y
simple criminalización de un universo de casos en los cuales no existe forma
de individualizar la modalidad comisiva utilizada por el agente[26].

En tal contexto, no debe sorprendernos que para paliar la falta de medidas


preventivas y las dificultades probatorias que subyacen en la mayoría de los
casos, el legislador haya optado por ampliar el ámbito de criminalización
primaria –y también secundaria-, tal vez bajo la idea nostálgica que de esa
manera se solucionaría el problema de vivienda que trasunta esta cuestión.

Lamentablemente, serán los mismos de siempre los que deberán cargar con
las deficiencias de un Estado que no ha conseguido distribuir de manera más
equitativa los ingresos y las posibilidades de acceso a una vivienda digna.

A la par de ello, surge otra circunstancia preocupante, la cual radica en que


con la incorporación de laclandestinidad como medio comisivo de la
usurpación, teniendo en cuenta que la consecución de la misma se produciría
con la mera ocupación del inmueble -dejando rezagado el resultado lesivo
requerido por todo tipo penal-, se corre el riesgo de criminalizar meros actos
de protesta que, por los bienes jurídicos en juego, deben ser considerados
atípicos, y no modalidades de índole usurpatoria.

267
Piénsese por ejemplo en las consecuencias de criminalizar fenómenos como la
toma pacífica de universidades por parte de los alumnos, o el rescate de
empresas quebradas por parte de los trabajadores, el primero de carácter
eminentemente político y el segundo predominantemente económico;
situaciones que deben ser tenidas en cuenta a la hora de analizar la
aplicabilidad de laclandestinidad –y, en definitiva, de la usurpación- como
forma de despojo.

En tales condiciones, tanto desde el plano fáctico como normativo, la


admisión de la clandestinidad como medio comisivo resulta francamente
inaceptable.

Tipo subjetivo

Se trata de una figura dolosa que, como tal, requiere para su configuración el
conocimiento de la totalidad de los elementos objetivos del tipo penal.

Se admite tanto el dolo de primer como el de segundo grado. Resulta


problemático admitir que pueda afirmarse la tipicidad subjetiva echando
mano del dolo eventual. De hecho, no figuran fallos jurisprudenciales
recientes que dediquen su análisis a esta cuestión.

Por ello, allí cuando el despojo carezca de los elementos congnoscitivos o


conativos requeridos por el dolo, mal podrá afirmarse la tipicidad de la
conducta. Así las cosas, aún si se admitiera que en el caso de toma pacífica
de un inmueble o de una fábrica a fin de continuar con su giro comercial
luego de la declaración de quiebra, el bien jurídico propiedad privada es
superior al derecho de huelga o de trabajar, respectivamente, tampoco en
tales supuestos podría tenerse por configurada la figura del art. 181 del C.P.,
por carecer del dolo requerido por el tipo penal.

Usurpación y vulnerabilidad

Aún si se admitiere que la conducta típica no se encuentra justificada por


alguna causal que elimine la antijuridicidad, las características propias del
hecho y de los sujetos involucrados en la usurpación de inmuebles, vuelve
imperativo el análisis desde la óptica el principio de culpabilidad de acto y de
su síntesis, materializada en la culpabilidad por vulnerabilidad.

268
En palabras de Zaffaroni, Alagia y Slokar: “Con la culpabilidad entendida
como reproche del esfuerzo personal por alcanzar la situación concreta de
vulnerabilidad al poder punitivo, el derecho penal reductor no lleva a cabo un
reproche legitimante del poder punitivo sino del derecho penal mismo, en
cuanto a que agota su poder reductor que, siendo limitado, lo
ejerce contraselectivamente y administrándolo racionalmente en la medida de
sus límites. El derecho penal reductor se encuentra ante el panorama de una
población amenazada por la peligrosidad del poder punitivo, pero no dispone
de los medios para recoger a todos, por lo que debe proceder a una
contraselección. En esta emergencia es legítimo su reproche del esfuerzo
personal por alcanzar la situación de vulnerabilidad, porque ésa es la medida
del esfuerzo que la persona realiza conspirando contra el propio derecho
penal, en cuanto a su cometido pacificador y reductor de violencia.”[27].

De allí que a la hora de determinar el esfuerzo concreto del agente por


alcanzar la situación concreta de vulnerabilidad, deba tenerse en cuenta
previamente su situación concreta de vulnerabilidad. Para ello será
conveniente analizar los presupuestos de los arts. 40 y 41 del Código Penal, a
fin de verificar si al sujeto activo le es reprochable invadir un inmueble para
procurarse la vivienda digna que el Estado ha sido incapaz de brindarle.

No caben dudas que ante tal panorama, la situación del individuo deberá ser
cotejada con la del Administrador, a efectos de que cada uno de ellos haga
frente a su incumplimiento: el sujeto activo, en función de su correspondiente
reproche por alcanzar la situación concreta de vulnerabilidad; y el Estado, por
su imposibilidad de brindar al sujeto las posibilidades efectivas de acceder a
una vivienda digna, desconociendo, de hecho, sus obligaciones
internacionales en materia de Derechos Humanos.

No en vano Marat, hace más de doscientos años, ya vaticinaba:

“A la generación que hizo el pacto social sucede la generación que lo


confirma; pero el número de miembros del Estado cambia sin cesar. Por eso,
cuando no se ha tomado ninguna medida para prevenir el aumento de las
fortunas particulares, por el libre curso que se deja a la ambición, a la
industria y al talento, una parte de los hombres se enriquece siempre a
expensas de la otra, y por la imposibilidad de disponer de sus bienes en favor
de extraños por falta de herederos naturales, las riquezas bien pronto deben
acumularse en un corto número de familias y se encuentran luego en el

269
Estado una multitud de personas indigentes que dejan su posteridad en la
miseria.

En una tierra en que todo es posesión de otro y en la cual no se pueden


apropiar nada, quedan reducidos a morir de hambre. Entonces, no conociendo
la sociedad más que por sus desventajas, ¿están obligados a respetar las
leyes? No, sin género de duda; si la sociedad los abandona, vuelven al estado
natural, y cuando reclaman por la fuerza derechos de que no pudieron
prescindir sino para proporcionarse mayores ventajas, toda autoridad que se
oponga a ello es tiránica, y el juez que los condene a muerte, no es más que
un vil asesino.

Si para mantener la sociedad es necesario obligarles a respetar el orden


establecido, ante todo, debe satisfacer todas sus necesidades. La sociedad
debe asegurarles su subsistencia, un abrigo conveniente, entera protección,
socorro en sus enfermedades y cuidados en su vejez, porque no pueden
renunciar a los derechos naturales, en tanto que la sociedad que no haga
preferible este estado al natural. Solamente después de haber cumplido todas
las obligaciones con sus miembros es cuando tiene derecho a castigar a los
que violan sus leyes. [...] El derecho de poseer procede del derecho de vivir;
así es que todo lo indispensable para la existencia es nuestro, y nada
superfluo nos debe pertenecer legítimamente mientras que otros carecen de
lo necesario. He aquí el fundamento legítimo de toda propiedad, tanto en el
estado natural como en el de sociedad.”[28].

Sin llegar a la solución extrema propuesta por el maestro francés, aplicando


estos parámetros en aquellos casos que hubieran superado los anteriores
filtros de la teoría del delito, podría perfectamente configurarse el
presupuesto requerido tanto para el estado de necesidad justificante como el
exculpante y, en última instancia, admitir una reducción considerable del
reproche –cuando no su cancelación- en aquellos supuestos en los que el
esfuerzo por la vulnerabilidad sea tan insignificante que afecte mediatamente
la capacidad del agente de dirigir sus acciones conforme a la comprensión de
la criminalidad de sus acciones.

Destrucción o alteración de los términos

270
Por su parte, el inciso 2 del art. 181 del C.P. conmina con la pena de seis
meses a tres años de prisión a quien, para apoderarse de todo o parte de un
inmueble, destruyere o alterare los términos o límites del mismo.

En estricta referencia a los antecedentes de la figura, son señeras las


palabras de Carrara, quien ha señalado que: “El delito de remoción de
términos, desconocido en aquellos pueblos que no tenían propiedad
territorial, fue considerado en cambio como gravísimo por los pueblos que
vivían de la agricultura, y aún cuando resultaba trabajoso el reconocimiento
de linderos entre las respectivas posesiones territoriales, por las dificultades
que atravesaba la agrimensura, una piedra clavada en tierra para señalar el
límite de dos predios, adquiría suma importancia. La remoción maliciosa que
un vecino codicioso hiciera de alguna de esas piedras, era considerada una
calamidad, a veces irreparable, para el propietario.”[29].

Y fue la necesidad de mantener incólumes los límites de los campos lo que


llevó a los juristas de la antigüedad al buscar un fundamento a la
criminalización de estas actividades. Esta misma necesidad fue la que llevó a
la aplicación de la figura a todos aquellos países que –como la Argentina-,
mantienen aún hoy en día un modelo de intensa actividad agropecuaria. Y
para fundamentar la penalización de este tipo de acciones, las reminiscencias
a la moral en general y a la religión en particular, siempre estuvieron a la
orden del día.

Ilustraba el maestro de Pisa ya en aquella época que “…la idea de llamar a la


religión en auxilio de la propiedad amenazada, imaginando al dios Término y
haciendo de esas piedras otras tantas divinidades, de modo que incurría en
anatema el que ponía sobre ellas la mano sacrílega. De ahí también los
severísimos castigos de las leyes antiguas contra el delito de remoción de
términos; y aunque hoy este delito haya perdido sus grandes proporciones,
sin embargo su noción se conserva en la mayor parte de los códigos
contemporáneos…”[30].

Sin embargo, con el transcurso de los años y la devenida tecnificación de los


instrumentos y elementos delimitatorios de las heredades, la figura fue
perdiendo importancia, mudándose, en algunos casos, hacia otros capítulos
de la legislación represiva, mientras que en países como el nuestro aún

271
conserva en nuestros días la severidad del castigo carcelario como la única
solución a los conflictos de esta índole.

Características de la figura

Como se señalara ut supra, el delito se configura mediante la alteración o


remoción de las marcas que limitan los confines del inmueble. Destruir
implica deshacer las señales que han sido puestas como testimonio de los
límites entre las heredades, mientras que alteración indica modificación,
cambio o remoción de los elementos que cumplen la función de delimitar los
predios, siempre en perjuicio de otra persona.

Desde ya que la figura requiere ineludiblemente una determinada


intencionalidad por parte del agente, en virtud de la cual la destrucción o
alteración de los términos debe ir dirigida a la consecuente apropiación de
aquella porción del inmueble modificado. Dicha intencionalidad no puede ser
concebida de otra manera que como un elemento subjetivo distinto del dolo.

En tal contexto, no toda destrucción o alteración de los términos permitirá


afirmar la tipicidad de tales conductas, sino que, por el contrario, se requiere
indefectiblemente una conexión subjetiva materializada en
la ultraintención de apropiarse de todo o parte de un inmueble[31]. Cuando la
acción carezca de este vínculo fundamental, podrá ser desviada hacia otro
tipo de delitos, como ser, el daño, el hurto de cercos o alambrados del fundo,
o el robo, según el caso.

De allí que podemos afirmar con Soler[32] que la mentada figura es más un
medio comisivo de la usurpación distinto de los ya señalados que un tipo
penal diferente, a pesar de que para algunas legislaciones antiguas, como por
ejemplo el Código alemán, este delito consista en una mera falsedad
documental por supresión[33].

En este sentido, cabe destacar que “…toda destrucción de límites efectuada


con el fin de apoderarse de todo o parte de un inmueble implica un despojo
producido por invasión (si se destruyen los objetos destinados a marcar el

272
linde), o, por lo menos, clandestinidad (si la destrucción se realiza
ocultamente). Ello así porque no toda invasión de un inmueble produce el
resultado despojo, mientras que toda destrucción o alteración de límites ya
constituye la privación total o parcial del ejercicio de la posesión o tenencia
del inmueble por parte del sujeto pasivo, ello en razón de que la parte o el
todo del inmueble usurpado por la destrucción o alteración de límites sale
inmediatamente de la esfera de custodia del poseedor o tenedor…”[34],
máxime teniendo en cuenta que cada porción del terreno usurpado posee
caracteres de independencia e individualidad.

Por todo ello, recién podrá tenerse por consumada la alteración o remoción de
los límites del fundo allí cuando el sujeto activo se haya apoderado de la
porción del terreno afectada. Por cuestiones probatorias, difícilmente pueda
darse en los hechos una situación de tentativa que, en el peor de los casos,
deberá reconducir el supuesto de hecho hacia alguno de los tipos penales que
protege la propiedad campestre.

Para finalizar este apartado, habré de señalar que, si bien la figura no realiza
distinción al respecto, sujeto activo de la figura sólo podrá ser el vecino del
inmueble afectado[35], ya que si un tercero altera los términos en beneficio
del vecino sin que éste se dé por aludido, ni ocupe la porción afectada, no
habrá dolo ni el delito podrá tenerse por consumado; mientras que si el
tercero remueve o destruye los términos en su propio beneficio (mejorando,
por ejemplo, un camino de sirga) el beneficiario no será él, por tratarse de un
bien público. Así y todo, si la acción se llevara adelante en su exclusivo
beneficio, no podrá reprochársele la usurpación si no hace uso de alguno de
los medios enunciados en el inciso 1° del art. 181 del C.P.[36].

Turbación de la posesión y de la tenencia

El inciso 3° del art. 181 del C.P. castiga con la misma pena para los dos casos
analizados en los puntos anteriores, a quien haciendo uso de violencia o
amenazas, turbare la posesión o tenencia de un inmueble.

En referencia a esta figura, es útil indicar con Carrara que: “El acto por el cual
se ocupa o se invade un predio rústico o urbano, pacíficamente poseído por
otro, y contra su voluntad, para ejercer en él derechos que propiedad,
posesión o servidumbre, o por el cual se perturba al poseedor en el goce de

273
esos derechos, constituye el delito llamado perturbación de la posesión.
Muchas legislaciones no elevan esos hechos al grado de delito, y dejan a los
interesados a la tarea de repararlos mediante los interdictos posesorios, pero
otras, probablemente con el fin de prevenir riñas (como el Código toscano,
art. 426), consideran la perturbación de la posesión como políticamente
imputable, y la castigan con pena pecuniaria en los casos más leves y con
cárcel en los más graves.”[37].

Ya en aquella época, el aludido autor ponía de resalto cuestiones que hoy en


día han causado algunas dudas acerca de qué tipo de casos deben ser
reprimidos por el tipo penal sub examine.

Sobre el particular, Rubianes y Rojas Pellerano, haciendo uso de las


prescripciones del art. 2496 del C. C. -en cuanto señala que “sólo habrá
turbación de la posesión cuando contra la voluntad del poseedor del
inmueble, alguien ejerciere, con intención de poseer, actos de posesión de los
que resultase una exclusión absoluta del poseedor”- llegan a la conclusión de
que el legislador, mediante la criminalización de la turbación, ha venido a
penalizar conductas que forman parte de la fase ejecutiva del despojo.

Así, señalan que dicha conducta “…no requiere ya el «despojo» que implica
desapoderamiento, sino que basta la «turbación», aun cuando se respete la
posesión. Resulta que el Código Penal admite como delito consumado, lo que
es tentativa de otro, por lo que actos de «turbación de la posesión» quedan
así desglosados del «comienzo de ejecución» del despojo de la posesión, para
encuadrar, por razones de especialidad, en el inc. 3.”[38].

Asimismo, añaden que “…el acto turbatorio se dirige subjetivamente hacia la


posesión, y por ende, el sujeto activo debe tener la intención de convertirse
en poseedor. Esto también se expresa en el Código Civil, aunque con
referencia a sus efectos en ese ordenamiento, al decir el art. 2497, en su
primera parte; «si el acto de la turbación no tuviese por objeto hacerse
poseedor el que lo ejecuta, la acción del poseedor será juzgada como
indemnización del daño y no como acción posesoria». […] turbar significa en
el inc. 3 del art. 181, C.P., ejercer actos posesorios sobre el inmueble, contra
quien goza de la posesión, aunque sin llegar al despojo de esta última.”[39].
Considero acertada la posición de los autores, en cuanto señalan que la figura

274
de turbación implica, lisa y llanamente, la tipificación de actos propios del
instituto de la tentativa. En razón de ello, no resultará admisible la posibilidad
de tentativa de turbación, toda vez que ello implicaría la criminalización de
actos preparatorios no punibles.

Ante tal panorama, la turbación, vista como una alteración del estado de
cosas anterior, en perjuicio de quien ejerce la posesión o tenencia del
inmueble –términos que fueron definidos en el punto referente al despojo, por
lo cual vale la remisión-, debe ser llevada a cabo haciendo uso de violencia o
amenazas; quedando de esta manera, fuera del ámbito de aplicación del tipo
penal sub examine, aquellas conductas que producen meras molestias de
entidad cualitativamente inferior que, en el peor de los casos, serán
reconducidas hacia la esfera del derecho contravencional.

Excursus: la medida cautelar del art. 238 bis del C.P.P.N

En este breve apartado, intentaremos analizar las medidas que desde la


esfera procesal penal se han esbozado con el fin de otorgar medios rápidos y
eficaces destinados a lograr la restitución del inmueble al presunto afectado
por el delito.

Así, antes de la aparición del art. 238 bis del C.P.P.N., la doctrina y sobre
todo la jurisprudencia eran vacilantes a la hora de aplicar en sede penal
alguna medida tendiente a la restitución del inmueble al primigenio poseedor
en los casos de usurpación.

Aplicando los enunciados del inc. 2° del art. 29 del Código Penal[40], en la
Capital Federal se echaba mano del interdicto posesorio regulado en el art.
680 bis del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación[41], que habilitaba
al juez en cualquier estado del proceso, siempre que se encontrare trabada
la litis, a disponer la inmediata entrega del inmueble afectado, siempre que el
derecho invocado fuere verosímil y la parte actora ofreciera caución a fin de
cubrir los eventuales daños y perjuicios que la entrega pudiere irrogar.
Sin embargo, tampoco la jurisprudencia lograba ponerse de acuerdo acerca
del momento en el cual debía considerarse trabada la litis, aunque la mayoría
entendía con buen tino que esta instancia procesal se configuraba al
momento de elevar la causa a juicio[42].

275
Esta discusión quedó definitivamente zanjada luego de la sanción de la ley
25.324[43] que incorporó al Código Procesal Penal de la Nación el art.
238 bis, el cual expresamente prescribe:

“En las causas por infracción al artículo 181 del Código Penal, en cualquier
estado del proceso y aun sin dictado de auto de procesamiento, el juez, a
pedido del damnificado, podrá disponer provisionalmente el inmediato
reintegro de la posesión o tenencia del inmueble, cuando el derecho invocado
por el damnificado fuere verosímil. El juez, podrá fijar una caución si lo
considerare necesario.”.

Indudablemente se trata de una medida cautelar cuya finalidad principal


redunda en adelantar el momento en el cual el primigenio poseedor o tenedor
puede solicitar la restitución del inmueble; admitiéndose su aplicación a nivel
jurisprudencial siempre y cuando se haya convocado al imputado a prestar
declaración indagatoria[44].

Empero, considero que la interpretación propiciada jurisprudencialmente peca


de excesiva, al desdibujar el marco general de las medidas cautelares en el
proceso penal, que requieren para la acreditación del presupuesto de
verosimilitud en el derecho, el dictado de auto de procesamiento. Tal
inteligencia surge de la letra del art. 312 que regula la medida cautelar por
antonomasia en el proceso penal, que es la prisión preventiva.

A todo ello, cabe agregar una crítica de legitimación externa, consistente en


la inexistencia de proporcionalidad en la medida aplicable a nivel procesal
penal, ante la existencia en el derecho civil de un amplio espectro de medidas
cautelares que, sin requerir la existencia de causa criminal, están destinadas
a cumplir idénticos fines a los previstos por el art. 238 bis del C.P.P.N.

Repárese en el hecho de que ha sido la misma norma –la ley 24.454- la que
modificó los presupuestos del art. 181 C.P. e incorporó el art. 680 bis del
C.P.C.C.N. a fin de paliar aquella emergencia habitacional denunciada en su
momento por el legislador.

276
En tales condiciones, la aparición del art. 238 bis del C.P.P.N. puede
concebirse como la explicitación del fracaso no sólo de las políticas
habitacionales, sino también de las medidas introducidas por la ley 24.454
tanto en la esfera civil como en la penal. Ante ello, volvemos nuestros pasos
sobre el cuestionamiento de fondo realizado en la introducción de este
trabajo, para preguntarnos si la alternativa penal es la más apropiada en el
camino de la resolución del conflicto o si, por el contrario, lo aconsejable sería
reconducir el marco fáctico hacia soluciones de menor entidad lesiva y con
similar o mayor eficacia que la medida cautelar sub examine.

Consideraciones finales

A lo largo de estas líneas, se ha intentado brindar una interpretación


armónica, coherente y restrictiva del articulado atinente a la usurpación de
inmuebles en general, en favor de un Derecho Penal reductor y respetuoso de
las obligaciones internacionales contraídas por el Estado argentino.

Con ese horizonte, se ha planteado la inconstitucionalidad o, al menos, la


inaplicabilidad material de una reforma legal –y un tipo penal- que,
violentando principios básicos en materia de Derechos Humanos como lo son
los de proporcionalidad, pro homine y progresividad, ha optado por la
solución más gravosa para los clientes del sistema, dirigiendo el poderoso
aparato criminalizador estatal contra determinadas personas que, huérfanas
de toda ayuda gubernamental que les proporcione condiciones dignas de vida,
se encuentran ahora en la paradójica situación de tener que enfrentar el ius
persequendi de un Estado únicamente capacitado para brindarle castigo
penal. Más paradójica aún, si se tiene en consideración en muchos de esos
casos, el sujeto pasivo del despojo se encarna en la persona del propio
Estado[45].

Porque no deben caber dudas que una persona que ingresa a un domicilio
ajeno en busca de un techo donde dormir, más que un criminal, es un
desposeído de sus derechos básicos de subsistencia.

Antes de ser privada, la propiedad es y será social, a raíz de lo cual, mal


podría hablarse de propiedad individual en términos perfectos cuando luego

277
de casi dos centurias de existencia del Estado moderno, el mismo carece aún
de aptitud para allanar el camino hacia el futuro acceso a una vivienda para
cada uno de sus ciudadanos.

Sin embargo, de ello debe concluirse que la Administración se encuentra


imposibilitada de dar una solución no sólo al desposeído, sino también a quien
ha sido víctima del despojo. Lo que debe quedar en claro, en última instancia,
es que la actuación del Estado debe ser racional; por lo que no serán
admisibles las soluciones de máxima cuya finalidad primordial sea la
exacerbación de la venganza pública y privada[46].

Pero el primer paso debe venir de la mano de una solución multifacética que
ponga sobre el tapete los problemas y eventuales soluciones que satisfagan a
todos los sectores involucrados. Desde la esfera criminal, piénsese que tanto
la legislación penal de fondo como la procesal penal son, en definitiva,
instrumentos de una realidad normativa llamada política criminal. Y su propio
carácter instrumental es el que impide modificar la realidad de fondo a través
de una norma. Una teoría que se digne de ser científica no puede proyectar
su ámbito de aplicación desconociendo el contexto fáctico y normativo que
rodea una situación determinada. Y la propia política criminal, como una rama
de la política en general nos obliga a tener en cuenta la totalidad de las
soluciones que desde diferentes ámbitos se han barajado a la hora de intentar
paliar tan dramática situación.

Por ello, la propuesta sería acudir preferentemente a otros institutos que, con
la misma eficacia y menor carácter lesivo que la solución penal, se erigen
como posibles soluciones alternativas a la cuestión.

En última instancia, qué más pertinentes que las reflexiones de Marat, en


cuanto arremete contra el Estado denunciando: “¿Que soy yo culpable? No lo
creo, pero tengo conciencia de que no he hecho nada que no debiese hacer.
El primero de los deberes del hombre es cuidar de su propia conservación;
vosotros mismos no conocéis ningún deber superior a éste; el que roba para
vivir, en tanto no puede hacer otra cosa, no hace más que usar sus
derechos”[47].

278
Bibliografía:

* AA.VV: Comentarios a la Parte Especial del Derecho Penal, Gonzalo


Quintero Olivares (Dir.), Fermín Morales Prats (Coord.), 5ª ed., Ed. Thomson-
Arandazi, Navarra, España, 2005.

* Binder, Alberto: Introducción al Derecho Penal, Ed. Ad Hoc, Buenos Aires,


2004.
* Carrara, Francesco: Programa de Derecho Criminal. Parte Especial, Vol. IV
(6), Ed. Temis, Bogotá, 1997.

* Clemente, José Luis, Romero, Sebastián: El delito de usurpación. Arts. 181


y 182 C.P. Aspectos Sustanciales y Procesales, 2ª ed. ampliada, Ed. Lerner,
Córdoba, 2005.

* Console, José: Usurpación de inmuebles, Ed. La Rocca, Buenos Aires,


1997.
* Creus, Carlos: Derecho Penal. Parte Especial, Tomo I, 6ª ed., Ed. Astrea,
Buenos Aires, 1999.

* D’Albora, Francisco J.: Código Procesal Penal de la Nación. Anotado.


Comentado. Concordado, 6ª ed., Ed. Lexis Nexis, Buenos Aires, 2003.

* Ferrajoli, Luigi: Derecho y razón. Teoría del garantismo penal, trad. de


Perfecto Andrés Ibáñez, Ed. Trotta, Madrid, 2004.

* Fontán Balestra, Carlos: Tratado de Derecho Penal. Parte Especial, 3ª ed.


actualizada por Guillermo Ledesma, Tomo IV, Ed. Lexis Nexis, Buenos Aires,
2003.
* Marat, Jean Paul: Plan de legislación criminal, trad. de A.E.L., Ed.

Hammurabi, Buenos Aires, 2000.

* Mariani de Vidal, Marina: Curso de Derechos Reales, Vol. I, Ed. Zavalía,


Buenos Aires, 1976.

* Molinario, Alfredo: Los delitos, actualizado por Eduardo Aguirre Obarrio,


Tomo II, Ed. Tea, Buenos Aires, 1996.

* Moreno (h), Rodolfo: El Código Penal y sus antecedentes, Tomo V, H. A.


Tommasi Ed., Buenos Aires, 1923.

* Muñoz Conde, Francisco: Derecho Penal. Parte Especial, 14ª Ed., Ed. Tirant
lo Blanch, Valencia, 2002.

279
* Núñez, Ricardo: Derecho Penal Argentino. Parte Especial, Tomo V, Ed.
Bibliográfica Omeba, Buenos Aires, 1967.

* Rubianes, Carlos J., Rojas Pellerano, Héctor E.: El delito de usurpación,


Ed.Omeba, Buenos Aires.

* Soler, Sebastián: Derecho Penal Argentino, Tomo IV, Ed. Tea, Buenos Aires,
1963.
* Villar, Ariel H.: Usurpación de inmuebles, Ed. Némesis, Buenos Aires, 1999.

* Zaffaroni, Eugenio Raúl; Alagia, Alejandro; Slokar, Alejandro, Derecho


Penal. Parte general, 2ª ed. Ed. Ediar, Buenos Aires, 2002.

[1] Tal es así que Carrara ha caracterizado al delito de usurpación de


inmuebles como una especie de “hurto de cosa inmueble”, para así identificar
el grado de tutela otorgado a la mentada figura (cfr. Carrara,
Francesco, Programa de Derecho Criminal. Parte Especial, Vol. IV, Ed. Temis,
Bogotá, 1997, § 2417 a.2439.

[2] Cfr. Diario de Sesiones de la Cámara de Senadores de la Nación, 59ª


Reunión, 25ª Sesión Ordinaria, celebrada el 8 de febrero de 1995 y, en
especial los Fundamentos vertidos por en entonces Senador, Dr. Fernando de
la Rúa.

[3] El Tratado de Derechos Económicos, Sociales y Culturales establece en su


art. 11.2 que: “Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho
de toda persona a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, incluso
alimentación, vestido y vivienda adecuados, y a una mejora continua de las
condiciones de existencia. Los Estados Parte tomarán medidas apropiadas
para asegurar la efectividad de este derecho, reconociendo a este efecto la
importancia esencial de la cooperación internacional fundada en el libre
consentimiento.”. Por su parte, el Art. 25.1 de la Declaración Universal de
Derechos Humanos prescribe que: “Toda persona tiene derecho a un nivel de
vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y
en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los

280
servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso
de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida
de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su
voluntad.”.

[4] Ferrajoli, Luigi, Derecho y razón. Teoría del garantismo penal, trad.
dirigida por Perfecto Andrés Ibáñez, Ed. Trotta, Madrid, 2004, pág. 464 y
sgtes.

[5] Ferrajoli, op. cit., pág. 466.

[6] En sentido similar: Núñez, Ricardo, Derecho Penal Argentino, Parte


Especial, Tomo V, Ed. Bibliográfica Omeba, Buenos Aires, 1967, pág. 485 y
sgtes.

[7] Tal sería el caso de trabajadores que, luego de la quiebra de la fábrica en


la cual trabajaban, deciden tomar el inmueble y continuar con la producción o
el giro comercial de la misma, a fin de paliar los efectos deletéreos
provenientes del cese de actividades.

[8] Así lo entendió la Sala VI de la Cámara del Crimen in re “Bavio, Soledad y


otros”, rta. el 23/06/08, en el cual el voto de la mayoría conformada por los
Dres. Bunge Campos y Bruzzone entendió que“...como ya sostuviéramos
(esta Sala, causa n° 34.097, Juárez, Juan Pablo”, rta. el 29/02/08),
entendemos que en el presente caso, en relación a la toma del
establecimiento laboral, ante la colisión de derechos que surgen entre el
derecho a disfrutar libremente de la posesión (bien jurídico tutelado en el art.
181 del C.P.P., que castiga la mera turbación), por un lado y el derecho de
huelga (estatuido en el art. 14 de la C.N.), por el otro, debe estarse, aún de
existir violencia o amenazas, en función del principio de unidad del orden
jurídico, a lo establecido en el art. 2.469 del Código Civil, que prohíbe sólo la
turbación arbitraria de la posesión o tenencia de un bien.”.

[9] Cfr. Muñoz Conde, Francisco, Derecho Penal. Parte Especial, 14ª Ed., Ed.
Tirant lo Blanch, Valencia, 2002, pág. 402 y sgtes.

281
[10] En este punto conviene hacer una aclaración. En su “Programa”, Carrara
analizaba en el Capítulo destinado a los

DESALOJO PREVENTIVO8

La comisión del delito de usurpación trae como consecuencia en su


modalidad más frecuente , la desposesión del bien inmueble del agraviado.
El antecedente de esta medida cautelar la tenemos en el Dec. Leg. Nº 312
que establecía que si el agraviado - poseedor no había ejercido el derecho
de defensa posesoria extrajudicial que le confería el artículo 920 del Código
Civil y se había iniciado el proceso sumario conforme al Decreto Legislativo
Nº 124, por el delito de usurpación, podía solicitar al juez que practique la
inspección ocular correspondiente, la que se debía a cabo en el plazo
máximo de cuarentiocho horas más, el término de la distancia, bajo
responsabilidad. Si el juez estimaba que había motivo fundado para
suponer que se había cometido el delito de usurpación, dentro del año

8 http://derechopedia.pe/derecho-penal2/derecho-procesal-penal/197-comentarios-de-los-aspectos-
procesales-de-la-ley-n%C2%B0-30076

282
anterior a la apertura de instrucción, y siempre que el derecho del agraviado
estaba fehacientemente acreditado, ordenaba la desocupación en el término
de veinticuatro horas, ministrando provisionalmente la posesión al
agraviado.

En el NCPP, siguiendo ese antecedente, en los delitos de usurpación, el


Juez, a solicitud del Fiscal o del agraviado, puede ordenar el desalojo
preventivo del inmueble indebidamente ocupado en el término de 24 horas,
ministrando provisionalmente la posesión al agraviado, siempre que exista
motivo razonable para sostener que se ha cometido el delito y que el
derecho del agraviado está suficientemente acreditado. (Art. 311.1) Se ha
incluido con la Ley N° 30076 que el desalojo se debe ejecutar dentro del
término de setenta y dos horas de concedida. Se fija un mandato imperativo
y el plazo de ejecución que no existía en la anterior redacción.

En esta clase de delitos se consagra la necesidad que se realice una


inspección ocular por parte de la Fiscalía entregando copia certificada de las
actuaciones policiales y de la diligencia de inspección del Fiscal al
agraviado.

La solicitud de desalojo y ministración provisional puede presentarse


durante las diligencias preliminares o en cualquier estado de la investigación
preparatoria. Se anexará los elementos de convicción que acrediten la
comisión del delito y el derecho del ofendido. Uno de estos debe ser el acta
de inspección ocular.

En la anterior disposición sólo se podía solicitar durante la


investigación preparatoria.

El Juez debe resolver, sin trámite alguno, en el plazo de 24 horas. Se ha


reducido el plazo que antes era de 48 horas. La resolución puede ser
impugnada el juez elevará el cuaderno dentro de 24 horas de presentada la
impugnación, bajo responsabilidad. La interposición del recurso suspende la
ejecución de la resolución, hasta que resuelva la Sala Superior, que se
pronunciará en el plazo de tres días previa audiencia con notificación de las
partes. Si confirma el auto que ampara la solicitud de desalojo y ministración
provisional de posesión, dispondrá se ponga en conocimiento del Juez para
su inmediata ejecución.

Se le ha modificado en el sentido que la audiencia de apelación en la


disposición anterior era con asistencia de las partes. Se entendía que si no
asistía una parte no se podía realizar la audiencia. Ahora solo basta la
notificación correctamente remitida. Si no asisten, por lo menos quien no ha
apelado el auto, la audiencia no se frustrará.

283
El tema de fondo es garantizar cautelarmente la tutela del derecho real
que ha sido afectado por el presunto usurpador.

LAS MEDIDAS DE COERCION DE CARÁCTER REAL EN EL NUEVO


CODIGO PROCESAL PENAL

METAS: El presente artículo tiene como objetivo principal contribuir con un granito de arena al
logro del propósito descrito, si ello fuera posible me sentiría sumamente satisfecha del minúsculo
esfuerzo desplegado; para ello les exhorto a su lectura, a fin de coadyuvar en este rubro a que
muchos abogados defensores y operadores del derecho puedan emplearlo adecuadamente ya que
se trata de un cambio de mentalidad total y rotundo.

1.- INTRODUCCION:

Las medidas cautelares como instrumento procesal cobra mucha relevancia en el decurso del
proceso penal, ya que éstas permiten restringir el ejercicio de los derechos personales o
patrimoniales del imputado o tercero civilmente responsable, a fin de evitar los riesgos de
sustracción de si u obstaculización del proceso, así como el riesgo de la realización de
estratagemas orientadas a disponer del patrimonio del imputado o a ocultar los efectos y
ganancias. Esto es, busca asegura el efectivo aseguramiento de la comparecencia del procesado
ante la autoridad judicial y asegurar el efectivo cumplimiento de la sentencia, es decir están
orientadas a garantizar la expedición y cumplimiento de la sentencia judicial.

Como se sabe el Código Procesal Penal del 2004 se encuentra vigente actualmente en los Distritos
Judiciales de Huaura, La Libertad, Tacna, Moquegua, Arequipa, Piura y Lambayeque; sin embargo,
es necesario precisar que estos distritos judiciales lo están aplicando con mucha osadía pues no
hay que olvidar que si bien tenemos perceptible que en todos estos año ha quedado demostrado
que un modelo fundamentalmente mixto como lo establece el Código Procedimientos Penales no
funciona y que, por tanto ya era hora de cambiarlo, quedando aún pendiente la tarea de acreditar
el buen funcionamiento en los hechos, y no sólo en el nivel teórico, como modelo de corte
acusatorio, sino también en la práctica ya que se caracteriza por una tendencia adversarial.

El cambio significa un intento por mejorar significativamente (en realidad, salvar) la realidad penal
fiscal y judicial de nuestro país, que como todo sabemos, está desde hace muchísimos años en
crisis absoluta por problemas de carga procesal, la lentitud, el formalismo (escrituriedad), la
injusticia, la corrupción entre otros.

2. Principios de Aplicación.- Al respecto el artículo 253º regula que los derechos fundamentales
reconocidos por la Constitución y los tratados relativos a los derechos humanos ratificados por el
Perú sólo podrán ser restringidos, en el marco del proceso penal, si la ley lo permite y con las
garantías previstas en ella.

La restricción de un derecho fundamental requiere expresa autorización legal; se impondrá con


respecto al principio de proporcionalidad y siempre que existan suficientes elementos de

284
convicción, y sólo tendrá lugar cuando fuere absolutamente indispensable, en la medida y por el
tiempo estrictamente necesarios.

a.- Principio de Legalidad.- Según este principio, “sólo serán aplicables las medidas coercitivas
establecidas expresamente en la ley, en la forma y por el tiempo señalado en ella . Es decir, tanto
en el momento de solicitarse como al dictarse una medida coercitiva dentro de un proceso penal,
resulta imprescindible que ésta esté prevista y regulada por ley. Siendo pertinente aplicar para este
caso no únicamente el nuevo Código Procesal Penal, sino cualquier otra ley que contenga la
medida, como es el caso del Código Procesal Civil, a tenor de lo que establece la Primera
Disposición Final de dicho cuerpo legal, ya que, son compatibles con su naturaleza, este principio
se encuentra taxativamente previsto en el inciso 2 del artículo 253° del Nuevo Código Procesal
Penal.

b.- Principio de Proporcionalidad.- La aplicación de las medidas coercitivas tiene que ceñirse a
determinadas reglas. Sus efectos no deben exceder la finalidad perseguida por la ley. La medida
de precaución debe ser proporcional al peligro que se trata de prevenir. Es decir, una medida
coercitiva tiene que ser proporcional a la necesidad o interés principal de la finalidad del proceso,
que es su razón de ser.

c.- Principio de Prueba Suficiente.- Para imponer cualquier medida coercitiva se exige
determinada base probatoria, es decir que exista una razonable y fundada presunción respecto de
la vinculación del imputado con el hecho punible y la necesidad cautelar. Opera también en
concordancia con el principio de proporcionalidad; luego, cuanto más grave la medida coercitiva,
mayor la exigencia de elementos probatorios que acrediten la necesidad de su aplicación.

d.- Principio de Necesidad.- Las medidas coercitivas de naturaleza real se impondrán cuando
resulten absolutamente indispensable para asegurar la averiguación de la verdad, el desarrollo del
procedimiento y la aplicación de la ley. La comprobación, en cada caso, de la necesidad procesal
para disponerlas, es un imperativo que exige considerarlas, solicitarlas e imponerlas luego de un
cuidadoso examen, al margen de un mero trámite formal o burocrático; en necesario tener siempre
presente que toda persona goza de la presunción de inocencia, es decir, que es considerada
inocente mientras no se haya declarado judicialmente su responsabilidad.

Maier refiere que este principio de presunción de inocencia – ligado invariablemente al de


necesidad – es el principio rector para determinar los límites de las medidas de coerción procesal
en contra del imputado

e.- Principio de Provisionalidad.- Por su naturaleza, las medidas coercitivas de carácter real
también son provisionales; ninguna tiene carácter definitivo o duración indeterminada. EL carácter
instrumental de las medidas coercitivas las hace provisorias en tanto están sometidas al proceso, a
su progreso y a cualquiera de sus formas de culminación; pueden extinguirse o modificarse por
otra, según el avance del proceso. Es decir, una determinada medida de coerción tiene su
justificación en tanto subsistan las razones que le dieron lugar.

f.- Principio de Judicialidad.- Según este principio, que surge del espíritu de la Constitución
Política y que, además, está contenido en el artículo VI del Título Preliminar del CPP, las medidas
coercitivas sólo pueden dictarse por orden judicial impartida en resolución debidamente motivada,
en el marco del proceso penal y en el modo y forma establecidos por ley . Este principio también es
llamado como jurisdiccionalidad, ya que las medidas cautelares deben ser ordenadas por la
autoridad judicial, a solicitud del Ministerio Público, de la parte agraviada o de cualquier otra parte

285
legitimada

3. CARACTERISTICAS DE LAS MEDIDAS COERCITIVAS REALES.-

a.- Instrumentales.- Tienen una relación de medio a fin con el proceso. Se busca garantizar que el
proceso penal se desarrolle dentro del marco establecido por la ley y cumpla con sus fines; se trata
garantizar la eficacia de la eventual sentencia condenatoria. Así se pretende evitar la desaparición
de los bienes que hagan imposible el pago de la reparación civil.

b.- Coactivas.- Su concreción puede implicar el empleo de la fuerza pública, al restringirse


derechos fundamentales, es imprescindible brindar las máximas garantías a un proceso.

c.- Urgentes.- Se adoptan estas medidas cuando se aprecian circunstancias que objetivamente
generan un riesgo para la futura eficacia de la resolución definitiva. Para ello, el juez cuenta con
limitados elementales de juicio, y su concesión debe ser rápida, de tal manera que su
procedimiento tiene la nota de sumariedad.

d.- Variabilidad.- La regla “rebus sic stantibus” impone que la permanencia o modificación de una
medida estará siempre en función a la estabilidad o variación de los presupuestos que hicieron
posible su adopción inicial.

http://leidycherrepano.blogspot.pe/2009/10/las-medidas-de-coercion-de-caracter.html

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=desalojo+preventivo+en+el+nuevo+codigo+procesal+penal&start=10

desalojo preventivo en el nuevo codigo procesal penal

http://es.scribd.com/doc/260381941/desalojo-preventivo#

La excepcionalidad del agraviado para solicitar el Desaojo Preventivo

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=desalojo+preventivo+en+el+nuevo+codigo+procesal+penal&start=20
286
desalojo preventivo en el nuevo codigo procesal penal

http://www.catedrahendler.org/doctrina_in.php?id=153

usurpación comparado

https://www.google.com.pe/search?q=motivo+razonable+desalojo+preventivo+en+la+j
urisprudencia+penal+peruana&oq=motivo+razonable+desalojo+preventivo+en+la+juris
prudencia+penal+peruana&aqs=chrome..69i57.7399j0j7&sourceid=chrome&es_sm=93&
ie=UTF-
8#q=motivo+razonable+desalojo+preventivo+en+la+jurisprudencia+penal+peruana&sta
rt=20

motivo razonable desalojo preventivo en la jurisprudencia penal peruana

287
https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/cij-
juris/s_cij_jurisprudencia_nuevo/as_jurisprudencia_sistematizada/as_jurisprudencia_u
niforme/as_materia_penal/as_exclusividaddelministeriopublico/

Título: La Exclusividad del Ministerio Público para Perseguir el Delito como


Manifestación del Principio Acusatorio

http://cuestionesempresariales.blogspot.pe/2013/01/indemnizacion-y-proceso-
penal.html

Indemnizacion y proceso penal: incongruencias

EL PROBLEMA DE LAS REPARACIONES CIVILES DIMINUTAS

Deysy López Zegarra (*)

http://www.incipp.org.pe/es/documentos/derecho-procesal-penal?page=24&key=

288
BUENAZOS ARTICULOS JURIDICOS NCPP

http://www.incipp.org.pe/es/documentos/derecho-procesal-penal?page=15&key=

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=EXCEPCION+IMPROCEDENCIA+ACCION+USURPACION+AGRAVADA+PERU

EXCEPCION IMPROCEDENCIA ACCION USURPACION AGRAVADA PERU

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=excepci%C3%B3n+improcedencia+de+accion+ELEMENTOS+OBJETIVOS+NORMATIV
OS+SUBJETIVOS+peru

excepción improcedencia de accion ELEMENTOS OBJETIVOS NORMATIVOS SUBJETIVOS


peru

imputacion minima necesaria y excepción improcedencia de accion peru

http://es.slideshare.net/polomar23/apelacion-excepcion

289
Apelacion excepcion

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=imputacion+minima+necesaria+y+excepci%C3%B3n+improcedencia+de+accion+per
u&start=10

imputacion minima necesaria y excepción improcedencia de accion peru

http://primerasalapenaldeapelacionespiura.blogspot.pe/2012/10/excepcion-de-
improcedencia-de-accion.html

EXCEPCION DE IMPROCEDENCIA DE ACCION

http://primerasalapenaldeapelacionespiura.blogspot.pe/2012/07/sentencia-
absolutoria-uso-de-documento.html

: USO DE DOCUMENTO PÚBLICO FALSO.

http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2005/03390-2005-HC.html

CASO MIGUEL VS AIPSA VS CAMPO SOL

290
12. Del estudio de autos se advierte que se procesa a la beneficiaria por los delitos contra la fe pública en su
modalidad de falsificación de documentos en general, y contra la tranquilidad pública en la modalidad
de asociación ilícita para delinquir (fs. 35/60).

13. El artículo 427.º del Código Penal, respecto al delito de falsificación de


documentos en general, establece que: “[E] que hace, en todo o en parte,
un documento falso o adultera uno verdadero que pueda dar origen a
derecho u obligación o servir para probar un hecho, con el propósito de
utilizar el documento, será reprimido, si de su uso puede resultar algún
perjuicio, con pena privativa de libertad no menor de dos ni mayor de diez
años y con (...) Si se trata de un documento público, registro público, título
auténtico o cualquier otro transmisible por endoso o al portador y con pena
privativa de libertad no menor de dos ni mayor de cuatro años. Y con (...) si
se trata de un documento privado“.

http://es.slideshare.n
et/kolosoft/imputaci
n-necesaria-final

291
IMPUTACION
NECESARIA NCPP –
TESIS PARA MI
MAESTRIA PENAL

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=imputacion%20minima%20necesaria%20y%20excepcio%20improcedencia%20de%2
0accion%20peru

imputacion minima necesaria y excepcio improcedencia de accion peru

292
https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=CASACION+N%C2%B0+353-2011-AREQUIPA&start=20

CASACION N° 353-2011-AREQUIPA

http://www.mpfn.gob.pe/escuela/contenido/actividades/docs/4055_casacion_353_20
11.pdf

http://www.academia.edu/14666794/1._%C3%8Dndice_pr%C3%B3logo_e_instructivo

http://www.academia.edu/14666794/1._%C3%8Dndice_pr%C3%B3logo_e_instructivo

http://www.cortenacional.gob.ec/cnj/images/pdf/sentencias/contencioso_administrati
vo/2012/octubre2012/Resolucion%20No.%20353-12.pdf

293
EL SUPUESTO DE HECHO DE LA NORMA QUE CONTIENE LA INFRACCIÓN IMPUTADA
REQUIERE PREVIAMENTE ACREDITAR LA FALSEDAD DEL DOCUMENTO CUESTIONADO.

Tribunal de Contrataciones del Estado

Resolución n° 1070-2015-TCE-S4

Fecha de emisión: 24 de abril de 2015

Extracto: 2. El literal j) del numeral 51.1, del artículo 51 de la Ley establece que los
agentes privados de la contratación incurrirán en infracción susceptible de sanción
cuando presenten documentos falsos o con información inexacta a las Entidades, al
Tribunal o al OSCE.

Para la configuración del supuesto de hecho de la norma que contiene la infracción


imputada, se requiere previamente acreditar la falsedad del documento cuestionado; es
decir, que éste no haya sido expedido por el órgano emisor correspondiente o que
siendo válidamente expedido, haya sido adulterado en su contenido.

Por otro lado, la información inexacta supone la presentación de documentos cuyo


contenido no es concordante o congruente con la realidad, lo que constituye una forma
de falseamiento de ésta, a través del quebrantamiento de los principios de Moralidad y
de Presunción de Veracidad, de conformidad con lo establecido en el inciso b) del
artículo 4 de la Ley, en concordancia con lo dispuesto en el numeral 1.7 del Artículo IV
del Título Preliminar, y el numeral 42.1 del artículo 42 de la Ley Nº 27444, Ley del
Procedimiento Administrativo General, en adelante LPAG.

Fuente: OSCE

294
Criterios para determinar cuando existe una vía ordinaria igualmente satisfactoria.
Expediente n° 02383-2013-PA/TC - Junín.

TUTELA DERECHO VS AMPARO

http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2010/03245-2010-HC.html

Análisis del caso

Derecho al plazo razonable en el marco de la investigación fiscal

Principio de responsabilidad personal y proscripción de responsabilidad por


hecho ajeno

http://laley.pe/sec/tribunales/

BUENOS TEMAS NCPP

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id
=20058

LA PRISIÓN PREVENTIVA Y SUS REQUISITOS PARA SU APLICACIÓN.

295
https://www.youtube.com/watch?v=Fnjs4VX8m9k

http://kausajusta.blogspot.pe/2015/05/sentencia-caso-aurelio-pastor-sala.html

https://www.youtube.com/watch?v=hrvqUlfhKgU

https://www.youtube.com/watch?v=JqbharNSnhk

Análisis del Caso Aurelio Pastor


Valdivieso: El ejercicio de la abogacía
como causa de justificación
https://www.google.com.pe/search?q=%2F%2520doc%2F265873746%2FSentencia-
Caso-AurelioPastor-Sala-Penal-de-
Apelaciones&oq=%2F%2520doc%2F265873746%2FSentencia-Caso-AurelioPastor-Sala-
Penal-de-
Apelaciones&aqs=chrome..69i57.4038j0j4&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-
8#q=Sentencia-Caso-AurelioPastor-Sala-Penal-de-Apelaciones

http://idehpucp.pucp.edu.pe/wp-content/uploads/2012/07/Caso-Aurelio-Pastor.pdf

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=SENTENCIA+QUE+CONDENO+A+AURELIO+PASTOR&start=10

http://jhanjimenezsalazar.blogspot.pe/2012/06/codigo-de-etica-de-los-colegios-
de.html

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=codigo%20de%20etica%20del%20abogado%20peru

codigo de etica del abogado peru

http://blogs.upn.edu.pe/derecho/2013/03/14/el-nuevo-codigo-de-etica-para-
abogados/

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=CODIGO+ETICA+DE+ABOGADOS+DEL+PERU

296
https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=JOSE+SILVA+VALLEJOS+STC+20+FEBRERO+2006

JOSE SILVA VALLEJOS STC 20 FEBRERO 2006

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=jose+antonio+silva+vallejos+el+colegio+de+abogados+determina+como+se+ejerce+
la+abogacia

jose antonio silva vallejos el colegio de abogados determina como se ejerce la abogacía

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=reyna%20alfaro%20fiscal

reyna alfaro fiscal

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=stc%20milton%20mercado%20apaza

stc milton mercado apaza

http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2010/03833-2008-AA.pdf

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=caso%20pool%20garay%20no%20se%20parctico%20pericia%20declara%20nula%20
sentencia

caso pool garay no se parctico pericia declara nula sentencia

297
http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id
=19935

CASO CANALES HUAPAYA Y OTROS VS. PERÚ

Corte Interamericana de Derechos Humanos

Sentencia: Serie C nº 296 (Excepciones preliminares, fondo, reparaciones y costas)


Fecha de emisión: 24 de junio de 2015.

Extracto
La Corte observa que el objeto de la presente Sentencia no ha sido determinar el supuesto carácter arbitrario
de los ceses de las presuntas víctimas. Lo declarado por la Corte ha sido la violación de los artículos 8.1 y 25
de la Convención, relativos a las garantías judiciales y protección judicial, en razón de la existencia de
impedimentos normativos y prácticos para un efectivo acceso a la justicia (supra párr. 109). En consecuencia,
la Corte considera que no procede pronunciarse sobre la alegada violación del derecho a la propiedad.
(Párrafo 114)

Además, los Defensores Interamericanos alegaron que la presunta violación al derecho de igualdad ante la ley
“surge evidente desde que el propio Estado al contestar el Informe de Fondo […] admite que [se creó] una
Comisión Multisectorial que podría revisar las razones que motivaron los despidos y determinar los casos en
que se adeudase el pago de remuneraciones o beneficios […] ‘siempre que tales aspectos no hubiesen sido
materia de reclamación judicial´, extremo que […] viola el mencionado derecho de igualdad ante la ley entre
personas en una misma situación y restringe indebidamente el libre acceso a la justicia”. Alegaron que se
vulneró el derecho a la igualdad desde el comienzo de los reclamos a nivel interno, donde en casos similares
el Tribunal Constitucional falló en forma opuesta. Al respecto, señalaron que el “hecho de estar frente a [e]ste
tipo de decisiones tan contrarias derivadas de situaciones idénticas y diferenciadas solamente por el nombre
de los accionantes, no solamente atent[a] contra la seguridad jurídica que debe respaldar las decisiones
judiciales, sino que además demuestra una inclinación de la justicia a juzgar de manera diferente en atención
a quien acciona”. Respecto del caso del señor Salcedo Peñarrieta indicaron que independientemente de que
los lugares de trabajo del señor Salcedo Peñarrieta y las presuntas víctimas de este caso fueran distintos, la
situación que llevó al cese laboral era la misma, al igual que los derechos que los amparaban. Por otro lado,
afirmaron que también se vulneró este derecho debido al “trato desigual que recibieron los trabajadores
cesados por el Estado […] en relación [con] la posibilidad de acogerse a los beneficios previstos en la Ley
27.803, como […] lo dispuesto por las Comisiones Especiales […] y la Comisión Multisectorial[, ya que todas]
habían establecido que se abstendrían de conocer todo reclamo que se enc[ontrara] en instancia judicial” a
nivel nacional o internacional. (Párrafo 117)

El Estado alegó que “no se puede pretender que los hechos acontecidos supongan una posible vulneración
del derecho a la igualdad […] por el solo hecho que el Tribunal Constitucional declaró procedente una
demanda de amparo interpuesta por [el señor] Salcedo Peñarrieta”. Además, indicó que el caso del señor
Salcedo Peñarrieta “no guarda ninguna relación con el marco fáctico del presente caso, pues no es la
situación de un funcionario sometido a un concurso de evaluación del personal sino la de un plan de
incentivos de retiro voluntario de funcionarios del Servicio Diplomático por aplicación de un estado de
reorganización”. Asimismo, destacó que el Tribunal Constitucional que examinó el caso del señor Salcedo
Peñarrieta se encontraba constituido por los mismos jueces “que las presuntas víctimas han cuestionado
durante el presente proceso […] y que ahora es presentado para ejemplificar o aclarar su situación”. El Estado
consideró que si se aceptara la presunta violación del artículo 24 de la Convención, no se le estaría
permitiendo defenderse en el momento procesal oportuno. (Párrafo 118)

El señor C.H. y la señora B.O. plantean que fueron tratados en forma desigual al señor E.S. P., quien
trabajaba como funcionario en el Ministerio de Relaciones Exteriores, particularmente en el Servicio
Diplomático, y fue cesado en la misma época del cese de las víctimas. El señor E.S.P. recurrió el 14 de

298
febrero de 1995 mediante una acción de amparo solicitando la inaplicabilidad de la Resolución N° 453-RE-92
publicada el 29 de diciembre de 1992 en el Diario Oficial El Peruano por la cual se lo dejó cesante por
aplicación del Decreto Ley Nº 25889. Dicho señor no fue sometido a un concurso de evaluación del personal
sino a un plan de incentivos de retiro voluntario de funcionarios del Servicio Diplomático por aplicación de un
estado de reorganización. (Párrafo 125)

Palabras Clave: Igualdad ante la ley, propiedad, protección judicial.

Fuente: Portal web de la Corte Interamericana de Derechos Humanos


http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_293_esp.pdf

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id
=19931

PRUEBA Y PROCESO JUDICIAL.

Recomendamos leer el libro: Prueba y proceso judicial, participan en esta obra: Michele
Taruffo, Sergio Cruz Arenhart, Jordi Ferrer Beltrán, Jordi Nieva Fenoll, entre otros.
Instituto Pacífico, 2015.

299
Extracto: “Si es verdad que el proceso civil es un medio para la tutela de los derechos -y
que la dimensión particular de ese compromiso está precisamente en la emisión de una
decisión justa para el caso concreto- entonces es intuitivo que la formación de una
sólida cultura jurídica vinculada a la prueba judicial es imprescindible para la
consecución de ese intento. Ello porque sin un apropiado dimensionamiento de la
verdad, de su vinculación con la prueba y con la justicia de la decisión, se corre el riesgo
de que el derecho se convierta en un instrumento de arbitrio, cuya aleatoriedad en sus
decisiones sirva apenas para la desorientación de la conducta social.

Es precisamente por causa de ese verdadero proyecto para la justicia civil que los
coordinadores organizaron esta obra colectiva a partir de los seis ejes temáticos que la
estructuran, invitado para formar parte de ella a profesores cuyos trabajo,
incuestionablemente, contribuyeron al desarrollo del tema a partir de bases apropiadas.
Los ejes a partir de los cuales el libro está estructurado -(i) prueba y verdad; (ii) prueba y
motivación de las decisiones judiciales; (iii) prueba de oficio; (iv) prueba ilícita; (v)
prueba científica y (vi) carga de la prueba.”

http://190.12.76.211/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id
=19924

CRITERIOS NECESARIOS PARA INDIVIDUALIZAR EL QUANTUM DE LA PENA. RECURSO DE


NULIDAD Nº 3069-2012 – CALLAO.

Sala Penal Permanente

Fecha de publicación: 18 de abril de 2013.

300
Extracto: Que para imponer una sanción penal debe tenerse presente que el legislador
ha establecido las clases de pena y el quantum de éstas, así se han fijado los criterios
necesarios para individualizarla judicialmente; que dentro de este contexto debe
observarse el principio de proporcionalidad previsto en el artículo octavo del Título
Preliminar del Código Penal, que exige valorar el perjuicio y la trascendencia de la acción
desarrollada por el agente culpable bajo el criterio de la individualización, cuantificando
la gravedad del delito y su modo de ejecución, el peligro ocasionado y la personalidad o
capacidad del presunto delincuente, atado a lo dispuesto por el artículo cuarenta y seis
del citado texto legal.

https://www.youtube.com/watch?v=LHkEgqk34ws&list=PLHt6GLnfF-
1TMUHKUAxhaTuUnqO9rWt4g&index=15

Las Pericias en el Nuevo Proceso Penal

https://www.google.com.pe/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-
8#q=PRESCRIPCIOIN+DE+LA+ACCION+PENAL+MINERA+SAN+MANUEL+CASACION

PRESCRIPCIOIN DE LA ACCION PENAL MINERA SAN MANUEL CASACION

http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&com=cat
egoria&id=187

301
http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=documento&