Está en la página 1de 2

ETICA JUDICIAL

Reflexión sobre artículos, 1, 2, 32 y 34 del Código de Ética Profesional.


Actualmente, de conformidad con la Ley de la Carrera Judicial vigente, para ser
Juez, es requisito esencial, ser abogado colegiado activo, por lo que el abogado
se convierte en un auxiliar de la administración de justicia, ejerciendo una función
pública, donde tiene la oportunidad de evidenciar rectitud, honradez e integridad
en cada una de sus actuaciones, lo cual coadyuvará en la administración de
justicia, fomentando confianza en la población hacia el Organismo Judicial. Ahora
bien, con relación a la forma de conducir su vida profesional y laboral, debe
hacerlo de una manera digna y decente, lo cual implica, ser una persona
respetuosa hacia los usuarios y demás personas con que se relaciona, demostrar
ser responsable en el ámbito familiar, procurando evitar todo tipo de vicio con el
propósito de tener solvencia para administrar justicia.
El Juez, constantemente debe participar en actividades académicas que le
permitan una actualización ya sea en las leyes o ciencias afines al derecho, ya
que de esa manera su misión de administrar justicia siempre será apegada a leyes
vigentes y con conocimientos bien afirmados. Además, el Juez no debe olvidar
que tiene que demostrar que posee principios morales, relacionados al respeto,
puntualidad, cortesía y sinceridad, en todas sus actuaciones, ya sea hacia sus
compañeros de trabajo, usuarios y abogados litigantes.

Principios de las Normas Éticas del Organismo Judicial, contenidos en Acuerdo 7-


2001 de la Corte Suprema de Justicia.
a) Moderación y autocrítica. El juzgador debe emplear adecuadamente los
recursos que dispone para llevar una buena marcha en su función, procurando la
economía procesal en todo momento, a la vez, periódicamente debe hacerse una
autoevaluación sobre la forma que ha administrado justicia, velando que se mejore
la atención a los usuarios.
b) Motivación y razonabilidad de las resoluciones judiciales: principio que exige
al juez fundamentar con argumentos fácticos y legales sus resoluciones.
c) Restricción de las formalidades: este principio permite al juez evitar
formalismos en la tramitación de algunos asuntos, garantizando de esa manera el
acceso a la justicia a la población y descongestionando el despacho judicial.
d) Relaciones personales: Las relaciones del juez con los auxiliares judiciales y
usuarios, debe ser cordial y armoniosa, fomentando el respeto mutuo, la
solidaridad y compañerismo, de esa manera la labor judicial será agradable.
e) Entrevistas privadas con las partes: Es recomendable y sano que el juez no
sostenga entrevista con una sola de las partes, ya que de esa manera promueve
la igualdad y el derecho de defensa de la otra parte.
f) Deber de consideración y cortesía: La atención que debe brindar el juez
hacia los usuarios tiene que ser con respeto, sin distinción alguna.
g) Decoro y comportamiento público: el juez, debe demostrar integridad en sus
actuaciones, tanto en el ámbito laboral como en sus relaciones de familia, porque
el usuario o la población donde administra justicia, de alguna manera está vigilante
de sus actuaciones.
Cabe mencionar que el Juez o Abogado, tiene que ser un estudioso del derecho,
conocedor de los cambios que constantemente sufren las leyes, en tal sentido, es
importante hacer notar que el Acuerdo 7-2001 de la Corte Suprema de Justicia
que contenía las Normas Éticas del Organismo Judicial de la República de
Guatemala, fue derogado por el Acuerdo 22-2013, siendo este último, el que
actualmente contiene las Normas de Comportamiento Ético del Organismo
Judicial.