Está en la página 1de 9

Universidad Etac.

Universidad Digital del Estado de México.

Materia: Profesionalización docente.

Asesora: M en C.E.

Alumno:

Título del trabajo: El docente como profesional de la enseñanza

Metepec, México, 13 de junio 2017.


Introducción

La nueva configuración del orden mundial, ha implicado una serie de cambios económicos,
políticos, culturales y tecnológicos que han impactado directamente en la manera en que
nos interrelacionamos dentro de las comunidades, que cada vez son más complejas,
heterogéneas y amplias, debido a los procesos de comunicación que van modificando cada
día aspectos de la vida cotidiana.

El ámbito educativo también se ve influenciado por esa serie de cambios, y la mayoría de


países de ha interesado por investigar y desarrollar nuevos modelos educativos que sean
capaces de responder a las necesidades actuales de los individuos en formación, pero al
mismo tiempo, tratan de ubicar cuáles serían las mejores herramientas y competencias que
se deben dotar a esos estudiantes, para que posteriormente se desenvuelvan dentro de la
sociedad en un esquema productivo, pero también bajo un entorno que fomente una
convivencia sana y pacífica, así como valores universales que garanticen su buena relación
con los otros individuos y con su medio ambiente.

La mayoría de cambios que se han vislumbrado en diferentes latitudes, ponen al docente


como el actor principal dentro de esos cambios deseados, por lo que se ha hecho hincapié
en realizar una profesionalización de este sector laboral, cuya consecuencia a mediano y
largo plazo, sería el brindar una educación de calidad que le permita a los estudiantes
aprender de manera autónoma, desarrollar un pensamiento crítico y tener capacidad para
resolver problemas y tomar las decisiones pertinentes de acuerdo a las situaciones que se
le presenten en la vida cotidiana.

En este texto, se pretende hacer una revisión acerca de la importancia de los nuevos roles
que debe desempeñar actualmente un profesor, de acuerdo a las necesidades que los
planes y programas vigentes determinan, pero también con miras a una mejor calidad
educativa con sentido humanista. A partir de la ejemplificación de situaciones reales, se
expondrá el papel del docente como formador, orientador, tutor, coach, administrador, líder
y modelo de valores dentro de las mismas aulas, pero también en el centro educativo en
general.
DIFERENTES ROLES DEL DOCENTE DENTRO DEL AULA

Como lo vimos en los temas anteriores, la labor docente, además de que requiere ser un
trabajo profesional, exige, quizás de manera exacerbada e injusta, el dominio de varias
disciplinas para un cumplimiento efectivo de su labor. Lejos ha quedado esa noción del
personaje meramente erudito y experto en una rama del conocimiento que se la pasa
únicamente hablando a sus alumnos, o del tipo rudo capaz de mantener el orden cual
sistema militarizado que mantiene una disciplina férrea a base de autoritarismo en las
clases. Además, se ha puesto mucho énfasis que, en el nuevo esquema del proceso
educativo, es el alumno quien debe estar en el centro de éste; es decir, que todas las
actividades deben ser pensadas en función de los estudiantes que se convierten en
protagonistas de su aprendizaje.

El esquema de la llamada escuela nueva, propone que el docente sea un profesionista


multifacético que domine varias disciplinas. En primer lugar, el maestro debe poseer los
conocimientos teóricos y prácticos sobre la clase que va a impartir. Aun siendo un profesor
de primaria se debe tener un dominio de todos los contenidos, lo cual resulta más complejo.
Hablando de niveles superiores se debe contar con un conocimiento más preciso de las
asignaturas que se van a impartir. También debe contar con las herramientas pedagógicas
pertinentes para poder desarrollar de buena forma un curso, entre las que están conocer
los estilos de aprendizaje, tener claros los objetivos de la materia, así como la estructura
curricular, identificar los tipos de evaluación, sus momentos, así como los instrumentos para
llevarla a cabo (prueba, rúbrica, lista de cotejo, etc.). Todo eso le permitirá hacer una
planeación previa a entrar al salón. Una vez en clase, debe tener una comunicación
asertiva, debe procurar que todo mundo participe y debe encontrar la manera para
incentivar a sus alumnos, dotándoles de suficiente autonomía para que gestionen sus
procesos de aprendizaje, fomentando siempre un pensamiento crítico. Por último, deben
incluso desenvolverse como si fueran psicólogos para acercarse a sus alumnos, brindarles
apoyo y confianza, con el fin de que, a pesar de las situaciones de su contexto escolar,
familiar y social, puedan desarrollarse y cumplir con las actividades planteadas.

De todos esos roles diversos que deben cumplir los docentes de hoy en día, analizaremos
los siguientes 6:
1) Formador
Esta característica distingue al docente porque es capaz de desarrollar los contenidos
temáticos del curso, denotando un conocimiento amplio de la disciplina en cuestión y
promoviendo las competencias actitudinales y conceptuales propias de la asignatura. No
se debe confundir con el papel de un simple transmisor, sino que se debe tener la capacidad
para motivar a los alumnos a adentrarse en el tema, investigar por su cuenta y desarrollar
actividades de manera autónoma.
Una situación en la que se ´puede identificar este rol, se da principalmente en las áreas
específicas de una carrera técnica. El profesor Pedro Aldama imparte la asignatura de
Diseño Asistido por Computadora, en la que el objetivo de la materia es que los jóvenes
conozcan el procedimiento para el diseño de envases. El docente es diseñador gráfico y ha
laborado en empresas que se dedican al diseño de latas de refresco. Las primeras
actividades para detonar el interés del tema y reconocer la importancia del mismo, incluyen
un juego en el que se presentan productos en envases sin etiquetar para que traten de
adivinar de cuáles se tratan. Posteriormente se comienzan a analizar algunos términos
específicos, para lo cual se insta a los alumnos a que realicen investigaciones en diversas
fuentes, que serán compartidas en el salón de clases. Una vez asimilados estos conceptos,
se pasa a la parte práctica en la que, con ayuda de software especializado, se acercarán al
diseño de algunos bocetos que buscarán desarrollar las habilidades técnicas necesarias,
pero también se fomentará el uso de la creatividad para innovar y diseñar elementos
atractivos. A partir de este momento el profesor da total libertad a sus estudiantes y los
incita a descubrir algunos procesos que no vienen en el temario, pero que pueden
desarrollar por su cuenta propia y dejándolos experimentar mediante el ensayo y error, pero
estando siempre a un lado para poder acompañar el proceso en todo momento.

2) Orientador
Este papel, tiene el objetivo de buscar un punto de equilibrio entre la relación que guarda el
alumno dentro del espacio educativo con sus compañeros, docentes, directivos y todos los
actores de la comunidad escolar, pero que también procura comprender las situaciones de
su entorno próximo para que, en un sentido empático, se ayude al alumno a tener un mejor
desempeño.
El caso de este tipo de función, está perfectamente ejemplificado en el caso de la Profra.
Olga Barrera, orientadora de una Escuela Secundaria de Sinaloa. Desde los primeros días
del ciclo escolar, la profesora tiene un acercamiento con los alumnos, para que, a manera
de entrevistas individuales, pueda conocer aspectos relevantes de la vida de cada uno de
ellos, preguntando sobre su entorno, la composición de su familia y su relación con ellos, el
tipo de comunidad donde vive, sus gustos personales, su experiencia en grados anteriores,
así como sus materias favoritas y las que le cuestan más trabajo. Eso es a nivel individual,
pero con el paso del tiempo, se hace una observación constante sobre la manera en la que
interactúan en el grupo, reconociendo diferentes formas de relacionarse. Dentro de su
función, detecta algunos puntos negativos identificando las causas del comportamiento
inadecuado o del bajo rendimiento escolar, buscando las mejores alternativas para que
exista un ambiente armónico que permita al alumno enfocarse en su aspecto académico.
Con la forma de tratar a sus alumnos, genera la confianza suficiente para que ellos mismos
sean quienes se acerquen a ella con el objetivo de buscar una solución a las soluciones
problemáticas que se le presenten en el camino.

3) Tutor
Este rol está enfocado en dar un acompañamiento puntual al estudiante en su proceso de
aprendizaje, identificando sus aptitudes y limitaciones, para buscar una alternativa que le
permita alcanzar los aprendizajes esperados.
Se presenta el caso del profesor de 3º grado de primaria Oscar Santos. Él atiende un grupo
de 32 niños con características sociales, económicas y de aprendizaje heterogéneas, por
lo que ha decidido que, de manera complementaria a su planeación de actividades para el
grupo, ha de implementar otro tipo de acciones con un par de alumnos a los que les está
costando trabajo asimilar el tema de fracciones. En primer lugar, lo que hace el docente es
platicar personalmente con ellos para informarles que han de llevar a cabo actividades
diferentes a las del resto del grupo, para reafirmar los conocimientos en cuestión, pero que
no significa que se les esté menospreciando. De igual modo les pide a los demás
compañeros que apoyen a estos alumnos para que puedan adquirir esas competencias. El
profesor busca estrategias diversificadas como actividades lúdicas con material que buscó
para que pudieran manipularlo, ya que estos niños eran quinestésicos, y vinculó los temas
con situaciones cercanas a ellos, trabajando por ejemplo la división en fracciones con los
tazos que ellos tenían. Finalmente, no evalúa de la misma forma que a todo el grupo, sino
en función de los avances obtenidos, de la disposición a realizar las actividades y de la
interacción con sus compañeros, así como la intención de acercarse a preguntar al propio
docente para seguir aprendiendo.

4) Coach
Este papel no tiene la finalidad principal de enseñar, sino de buscar la mejora del
rendimiento, a partir del reconocimiento de la individualidad de cada uno de tus alumnos,
procurando despertar la capacidad innata que tienen para el aprendizaje y buscando
potencializar las características de cada uno de ellos, mediante la motivación.
La promotora de Educación Artística de una primaria, se encuentra con un grupo apático
en cuanto a esta asignatura desde grados anteriores. La profesora descubre que la mayoría
de ellos no posee aptitudes innatas para las artes plásticas, lo que los ha desmotivado al
hacer algunos trabajos que obtuvieron calificaciones muy bajas y que recibieron críticas
bastante severas. Lo que decide la docente, es en primer lugar explicar a sus alumnos que,
si bien no todos tienen el talento natural para elaborar manifestaciones artísticas, lo que si
tenemos todos es algo que expresar y que no debemos etiquetarlo en bueno o malo, sino
que simplemente cada quien tiene ideas diferentes. Posteriormente plantea actividades en
las cuales van a opinar sobre el trabajo de los otros sin decir cosas negativas. Con el paso
de las clases, dará la oportunidad de hacer varios intentos, los que sean necesarios sin que
se perjudique la calificación, hasta lograr realizar un dibujo con características destacadas.
El objetivo es que los alumnos sean perseverantes y tengan la tenacidad para intentar una
y otra vez hacer las cosas sin miedo a equivocarse. Al lograr la meta, se hace una actividad
final en la que cada alumno pudo escoger alguna forma de expresarse ya fuera mediante
la música, el baile, la poesía o la actuación, con la que se celebraría el no haberse rendido
hasta conseguir realizar el trabajo.

5) Administrador
Este rol de administrador, conlleva al maestro a utilizar de manera óptima y ordenada todos
los recursos materiales, humanos y de infraestructura disponibles en un periodo de tiempo
determinado, para poder alcanzar los objetivos del curso.
La Profra. Ruth Fabela tiene a su cargo un grupo de 6º grado de una primaria del Estado
de México. En este grupo hay 20 alumnos, de los cuales sólo 12 cuentan con la tableta
proporcionada por la SEP, ya que a algunos se les rompió, a otros se las robaron y unos
vienen de otro estado y no les dieron. Por ello la maestra debe buscar la mejor manera para
llevar a cabo sus actividades, tomando en cuenta el material que tiene, decidiendo que la
mejor opción es que trabajen por parejas, ocupando sus tabletas y buscándoles material
antes de iniciar la clase para compartirlo vía bluetooth, ya que el internet de México
Conectado no funciona regularmente. De igual forma, se determina que el tiempo de uso
de ese implemento tecnológico no exceda de una hora y media por día, ya que se tienen
que desarrollar otros contenidos para cubrir el programa al 100% en los 200 días efectivos
de clase que marca el calendario escolar. Como los padres de familia no cuentan con
muchos recursos económicos y el material que aportan (hojas, marcadores, etc.) lo aportan
con mucho esfuerzo, se implementan acciones como el uso de hojas recicladas, o el uso
del proyector para no desperdiciar tantos marcadores para pintarrón. Finalmente, también
asignó algunas funciones para sus alumnos en el salón de clases de acuerdo a sus
aptitudes. Al líder lo nombró jefe de grupo, al que sobresalía en matemáticas encargado de
los insumos, y así fue dándole a cada quien una tarea para fomentar su sentido de
responsabilidad.

6) Líder y modelo de valores


Este último papel, es fundamental para fomentar un clima de armonía dentro de los grupos
y centros educativos, pero requiere de una moral y ética arraigada que sea capaz de servir
de ejemplo en la puesta en práctica de valores universales que cada alumno deberá hacer.
En este último caso no pondré ejemplos particulares, sino que me gustaría reconocer al
numeroso grupo de docentes que día con día practica en las aulas este tipo de rol, y que
son todos aquellos profesores comprometidos con su profesión, que más allá de verla
únicamente como un trabajo remunerado, lo ven como una labor que puede generar un
cambio para la sociedad al fomentar valores en sus estudiantes. Lo que hacen en sus
salones es predicar con el ejemplo, cumpliendo con su normalidad mínima escolar al asistir
siempre de manera puntual, dirigiéndose con respeto a sus alumnos y escuchándolos a
todos aunque no concuerde con sus ideas, proponiendo otras actividades más allá de los
programas que cumple, siendo solidario con sus estudiantes cuando se les presenta alguna
situación problemática, trabajando colaborativamente con sus compañeros docentes y
directivos en proyectos que coadyuvarán al desarrollo de los estudiantes, enseñando a los
alumnos a resolver sus diferencias mediante el diálogo y la conciliación y, promoviendo la
participación activa de los alumnos en los aspectos que conciernan a su comunidad,
quitando esa apatía que aqueja a nuestra sociedad y que no nos permite avanzar.

CONCLUSIONES

La práctica educativa en nuestro país, parece estar desde hace algunos años en una crisis
continua, debido a que el diseño de clases que mencionamos anteriormente, obedece más
a la intuición sobre lo que puede ser correcto, lo que puede funcionar, o lo que puede ser
motivador, que a un análisis exhaustivo de los distintos factores que servirían para impactar
de manera positiva en el aprendizaje de los alumnos. En otros casos, que resultan aún más
negativos, las clases simplemente se improvisan, y peor aún, no se toman en cuenta los
objetivos de aprendizaje de todo un sistema educativo, por lo que lamentablemente, esas
asignaturas están destinadas a fracasar.

Los propios docentes debemos asumir que nuestra función es multifacética, ya que requiere
desarrollar competencias de diversas disciplinas, lo que implica el alejarnos de esa zona de
confort que es estar en el papel de mero transmisor de información, para llegar a un rol de
transformador de la vida de los estudiantes, no sólo en el aspecto académico, sino que
debe permear en la manera en la que se desenvolverán en su comunidad en el día a día,
pero sobre todo pensando a futuro.

Estos roles analizados en situaciones reales, pero presentadas en diferentes casos, con
cuestiones que se le presentan al docente en su labor cotidiano, y que tiene que cumplir
cada una de esas funciones para un solo grupo. Sin duda alguna, es una labor exhaustiva
que requiera una mayor capacitación para tener un desempeño suficiente en cada uno de
los aspectos revisados.

REFERENCIAS

Dávila, S. (1999). El papel del docente en la calidad educativa. SEP/FCE. México.


Pérez, J. F. B. (2009). Coaching para docentes: el desarrollo de habilidades en el aula.
Editorial Club Universitario.

Uribe, M. (2005). El liderazgo docente en la construcción de la cultura escolar de calidad:


un desafío de orden superior. Revista PRELAC, 1(1).