Está en la página 1de 3

RAZONES DEL SALVAMENTO DE VOTO

REVOCATORIA DEL MANDATO ALCALDÍA MAYOR DE BOGOTÁ

CONSEJERO ARMANDO NOVOA GARCÍA

 La mayoría de la Sala Plena del CNE desconoció varias disposiciones de la Ley


estatutaria 1757 de 2015, que fijan las reglas para la revisión de los informes de
ingresos y gastos de los comités promotores de la revocatoria del mandato.
 La ley permite que las organizaciones sociales, entre ellas, las agremiaciones
sindicales, realicen aportes a los procesos de recolección de firmas en los
mecanismos participativos, superiores al 10% del tope máximo de gastos
individuales.
 La negativa a expedir la certificación de que trata el artículo 15 de la Ley 1757 se
encuentra reglada y no es discrecional invocar causales que esa ley no contempla.
 La decisión del CNE constituye una afrenta al principio participativo que establece
la Constitución del 91. Nuevamente el origen partidista del órgano de control
electoral frustra las expectativas ciudadanas de quienes con su firma respaldaron
la iniciativa.

Las siguientes son las razones principales para SALVAR EL VOTO a la decisión adoptada por seis (6)
votos contra dos (2) en relación con el proceso de revocatoria del mandato del Alcalde Mayor del
Distrito Capital:

1°. Una Resolución del CNE no tiene mayor jerarquía normativa que una ley estatutaria.
La decisión que adoptó el CNE afirma que “se establecieron hallazgos relacionados con la
información contable y la documentación soporte que presuntamente determinarían la superación
de topes por concepto de contribuciones y donaciones individuales superiores al 10% del tope de
la financiación establecida en la Resolución N° 0171 de 2017 de la Corporación”. El acto
administrativo debe estar ajustado a la Constitución y a la ley estatutaria, lo que no ocurrió en este
caso.

2°. La decisión se adoptó sin razones válidas probadas legalmente. Se afirma también que
el tope máximo para las donaciones y contribuciones individuales tenía un límite de $41’521.542 y
que el SINDICATO DE TELEFONOS DE LA EMPRESA DE TELÉFONOS DE BOGOTÁ, uno de los
aportantes al proceso de recolección de firmas, aportó $49’580.000 al Comité “UNIDOS
REVOCAMOS A PEÑALOSA”. Es decir, que hubo una superación de topes en los aportes que
efectuó esta agremiación sindical, por cerca de $8’000.000.

3°. Las organizaciones sociales sí pueden hacer aportes a la financiación de recolección


de firmas superiores al 10% de los topes individuales. Esta conclusión es errada porque
desconoce el contenido literal del artículo 12, parágrafo 2° de la Ley 1757 de 2015 que dice:

“ARTÍCULO 12. FIJACIÓN DE LOS TOPES EN LAS CAMPAÑAS DE RECOLECCIÓN DE


APOYOS CIUDADANOS. El Consejo Nacional Electoral fijará anualmente las sumas
máximas de dinero que se podrán destinar en la recolección de apoyos a las
propuestas sobre mecanismos de participación ciudadana. Así mismo, el Consejo
Nacional Electoral fijará la suma máxima que cada ciudadano u organización podrá
aportar a la campaña de recolección de apoyos sobre las propuestas de los
mecanismos de participación ciudadana”.
(…)
“PARÁGRAFO 2o. Ninguna campaña de recolección de apoyos ciudadanos para los
mecanismos de participación de que trata esta ley, podrá obtener créditos ni recaudar
recursos, contribuciones ni donaciones provenientes de personas naturales y jurídicas
de las que trata el Código de Comercio, que superen el diez por ciento (10%) de la
suma máxima autorizada por el Consejo Nacional Electoral para la campaña”.

4°. La mayoría del CNE ignoró algo tan elemental como que las agremiaciones sindicales
están regidas por el Código Laboral y no por el Código de Comercio. Como se observa, la
restricción en el monto de las contribuciones, créditos y donaciones que superen el 10% de la
suma máxima autorizada por el CNE, provenientes de particulares, sean estos personas naturales
o jurídicas, aplica para aquellas cobijadas por el Código de Comercio, pero no para las que se rigen
por el Código Sustantivo de Trabajo (artículos 3 y 353 de este código).

5°. La Corte Constitución permite que entidades sin ánimo de lucro de carácter social
efectúen aportes sin observar el tope máximo de gastos individuales . Al examinar esta
norma en la sentencia C-150 de 2015 la Corte Constitucional señaló lo siguiente:

“… el parágrafo segundo de la disposición examinada prescribe que las personas de


las que trata el Código de Comercio, no pueden realizar aportes mediante
préstamos, contribuciones, o donaciones más allá del diez por ciento (10%) de la
totalidad de la campaña. Conforme a lo anterior los comerciantes y las sociedades
reguladas por el Código de Comercio son los sujetos que (…) quedarían cobijados
por la limitación establecida para realizar aportes. Confrontando el parágrafo
segundo del artículo 12 del proyecto, (…) puede concluirse que ella se apoya en la
expectativa de que los mecanismos de participación ciudadana se encuentren
alineados con una vocación marcadamente democrática y no por intereses
predominantemente económicos. Esta restricción se orienta entonces, a privilegiar
los aportes que provienen de personas naturales o jurídicas cuya actividad no se
funda en el ánimo de lucro, tal y como ocurre con las fundaciones, las corporaciones
y un número importante de organizaciones sociales que no tienen como finalidad
distribuir las utilidades de su actividad entre las personas que se asocian”.

Por tanto, la mayoría del CNE desconoció, injustificadamente, no solo la norma de carácter
estatutario, sino la sentencia de la Corte Constitucional que la declaró constitucional.

6°. La mayoría se negó a aplicar el artículo 15 de la Ley 1757 de 2015 . Por otra parte,
ignoró también el artículo 15 de la misma ley según la cual el CNE debe abstenerse de expedir la
certificación relacionada con el Informe de Ingresos y Gastos de campañas de recolección de
firmas únicamente cuando: (i) no se entregan los informes en el plazo que fije la ley, y (ii) cuando
“la campaña excedió los topes individuales y generales de financiamiento permitidos por el Consejo
Nacional Electoral”.

7°. No existía causal para negar la expedición de la certificación. Ninguno de esos


supuestos se menciona en la decisión. La Resolución se refiere únicamente a recibos de caja de
algunas agremiaciones laborales cuyo beneficiario fue el señor GUSTAVO MERCHÁN FRANCO,
promotor de la iniciativa, a quien se le enrostrar haber actuado como tesorero de
SINTRATELÉFONOS y Vocero/Promotor de la iniciativa ciudadana, aspecto que no está prohibido
por la Constitución o la ley.

8°. No toda infracción en la presentación de Informes contables implica la suspensión del


proceso de revocatoria. Estas infracciones, por graves que parezcan, no configuran causal para
no certificar el Informe de Ingresos y Gastos presentado. Cuando se cometen este tipo de
infracciones la sanción es de carácter pecuniario, pero no afecta el trámite mismo del proceso de
revocatoria de mandato.

9°. La mayoría del CNE decidió archivar el trámite de la revocatoria sin hacer explícita su
decisión. La decisión se abstiene de pronunciarse sobre la certificación (objeto de la actuación
administrativa); lleva al archivo de la iniciativa ciudadana, y cercena su alcance pues la revocatoria
solo puede adelantarse antes de los 12 meses anteriores a la finalización del período
constitucional del mandatario. Si ello llegare a ocurrir, de conformidad con el acto legislativo 2 de
2002, si faltara menos de 18 meses para el cumplimiento de su período, ya no podrá convocarse
una nueva elección, pues en este evento le corresponde al Presidente de la República designar un
alcalde para el resto del período.

10°. Una vez más el CNE frustra un mecanismo de participación ciudadana y quebranta
el principio participativo de la Constitución del 91. La decisión de la mayoría del CNE
constituye una afrenta al principio participativo, columna vertebral de la Constitución de 1991, y
desconoce las normas que regulan la revocatoria del mandato en Colombia.

Bogotá, 27 de febrero de 2018.

Armando Novoa García


Consejero

También podría gustarte