Está en la página 1de 5

El moldeo a la cera perdida, fundición a la cera perdida o vaciado a la cera perdida es un

procedimiento escultórico que permite obtener figuras de metal (generalmente bronce y oro) por
medio de un molde que se elabora a partir de un prototipo tradicionalmente modelado en cera de
abeja. Esta tecnología fue desarrollada en la Antigüedad de manera independiente y paralela por
los sumerios, indios, chinos, mesoamericanos e incas, la cual fue adoptada por civilizaciones
contemporáneas o posteriores.

Para la fabricación de objetos con la técnica de moldeo a la cera perdida, se utiliza un modelo en
cera. Este modelo previo es rodeado de una gruesa capa de material refractario que se solidifica;
una vez endurecido, se mete en un horno, que derrite la figura de cera, saliendo ésta por unos
orificios creados al efecto (de ahí su denominación) y, en su lugar, se inyecta el metal fundido, que
adopta la forma exacta del modelo. Para extraer la figura es necesario retirar el molde.

La principal ventaja de este procedimiento es la estrecha tolerancia dimensional, la cual no puede


conseguirse mediante otros procesos. Es posible conseguir dimensiones ajustadas de 0,002 mm
por mm. Es un proceso en el que tenemos que controlar numerosas variables, pero obtenemos un
acabado superficial excelente. Es un proceso caro, por lo que se utiliza para la fabricación de
preseries y prototipos, pudiendo ser utilizado en volúmenes de producción bajos.

Esta forma de trabajar el metal (bronce), requiere un largo, costoso y complicado proceso junto
con una perfecta y adecuada combinación de diversos oficios: para el proyecto general y la
coordinación, los escultores; para los primeros pasos, los moldeadores; para la labor de horneado,
los fundidores y para el acabado, los cinceladores y patinadores.

La biblioteca de Asurbanipal fue una gran biblioteca en la ciudad asiria de Nínive, iniciada por el
rey Sargón II, que reinó desde el 722 al 705 a. C. y ampliada por el rey Asurbanipal (669-627 a. C.).
Se encontraba situada en el recinto del palacio.

La biblioteca consistía en una colección de tablas hechas de arcilla, cubiertas de una escritura fina
y apretada por ambos lados. Se llegaron a reunir hasta 22.000 tablillas, encontradas bajo los
escombros del palacio real en Nínive. Fue famosa y muy considerada desde su creación. Cuando
los babilonios arrasaron Nínive al mando de Nabopolasar en el 612 a. C., destruyeron gran parte
de su contenido.

Se trata de la colección más completa que se conoce de escritura cuneiforme, un legado cultural
dejado por el rey Asurbanipal que, según las noticias escritas que se conservan sobre su vida,

1
mostró un gran interés por el saber y la ciencia de Mesopotamia y dio orden de buscar y confiscar
todas las tablillas posibles, sobre todo en Babilonia. En ellas puede encontrase los temas más
diversos:

Ur-Nammu fue un general sumerio de Utu-hegal, que se rebeló y lo destronó fundando la III
dinastía de Ur, con la que vendría el renacimiento sumerio y una nueva etapa de esplendor en
Mesopotamia como no se veía desde Sargón de Acad.

Mitologia sumeria

Adapa: Primer rey

Anat: diosa de la fertilidad y la guerra

Anshar: padre del cielo

Anu: el dios del cielo más elevado

Antu: diosa creadora

Apsu: el gobernante de los dioses y de los océanos subterráneos

Assur: dios nacional de los asirios

Atrahasis: Protagonista del poema épico del mismo nombre**

Baal: deidad superior a todas las demás y principal dios de los Caldeo-Asirios

Damkina: diosa de la madre tierra

Dumuzi: dios de la vegetación

Ea: dios de la sabiduría

Emesh: dios de la vegetación

Enbilulu: dios a cargo del Éufrates y el Tigris

Enmesarraa: dios de las leyes

Endursaga: dios heráldico sumerio

Enkimdu: dios de los ríos y canales

Enlil: dios del clima y las tormentas

Enten: dios agricultor

2
Enurta: dios de la guerra

Ereškigal: diosa del inframundo

Erra: dios de la guerra, disturbios y revueltas

Gilgameš: héroe de la gran epopeya de Gilgameš posterior al diluvio

Geshtu-E: dios menor de la inteligencia

Gugalanna: consorte de Ereshkigal

Gula: diosa de la sanación

Hadad: dios del clima

Huwawa: guardián del bosque de cedros de los corazones

Inanna: diosa del amor y la guerra, protectora de Uruk

Ištar: diosa del amor

Isimud: dios mensajero

Iskur: dios de las tormentas y las lluvias

Kabta: dios responsables de los picos, palas y moldes de ladrillos

Kingu: marido de Tiamat

Kishar: padre de la tierra

Lahar: diosa del ganado

Marduk: dios nacional de los babilonios

Mummu: dios de las neblinas

Mushdamma: dios puesto a cargo de los edificios y las casas

Mušḫuššu: animal mitológico

Nabu: dios de las artes de escribir

Namtar: dios sirviente en el inframundo

Nannar: dios de la luna

Nanse: diosa de la justicia

Nergal: dios del inframundo

3
Nidaba: diosa de la fertilidad y la escritura

Ninazu: dios secundario del inframundo

Ningal: diosa de las cañas

Ningikuga: diosa de la cañas

Ningizzida: dios del árbol bueno

Ninhursag: diosa de la madre tierra

Ninkasi: diosa de la elaboración de alcohol

Ninkurra: diosa madre menor

Ninlil: diosa del aire

Ninmah: diosa creadora

Ninsar: diosa de las plantas

Ninsikil: diosa patrona del paraíso mítico de Dilmun

Ninsubur: diosa o dios mensajero

Ninsuna: diosa de las vacas

Nintu: deidad madre

Ninurta: dios de Nippur

Nunbarsegunu: diosa madre

Nusku: dios de la luz y el fuego

Oannes: Personaje mitad hombre mitad pez

Pasittu: demonio que arrebata bebés

Šamaš: dios del sol y de la justicia

Sin: dios de la luna (otro nombre de Nannar)

Tasmetu: diosa consorte de Nabu

Tiamat: diosa dragón

Tišpak: dios de Ešnunna

Uras: diosa ctónica (véase ctónico)

4
Utnapishtim: protagonista del diluvio

Utu: dios del sol

Uttu: diosa de los tejidos y la ropa

Utukki: demonios del inframundo

Zarpanitu: diosa del nacimiento

Ziusudra: protagonista del diluvio

Los amorreos, amorritas o amoritas1(martu en sumerio y amurru en acadio) fueron un pueblo de


origen semita constituido por tribus nómadas muy belicosas que ocuparon Siria, Canaán y la
región al oeste del río Éufrates, desde la segunda mitad del tercer milenio antes de nuestra era. En
el curso de sus correrías llegaron a conquistar en dos ocasiones la ciudad de Babilonia. Se cree que
el rey Hammurabi era descendiente de amorreos.