Está en la página 1de 7

El siglo XVIII: La Ilustración

La filosofía de la época

El siglo XVIII es el llamado "Siglo de las Luces" por la confluencia de corrientes


intelectuales basadas en la razón, los métodos científicos, la propagación del saber y la
modernización de la sociedad que lo caracterizan. Empiezan a desempeñarse
actividades propias de la burguesía, rompiendo las estructuras sociales tradicionales.

En la filosofía de la época, se adoptan el racionalismo y el empirismo como métodos


de conocimiento científico que conducen a un gran desarrollo individual y social.
Estas ideas fueron propuestas en el siglo anterior por filósofos y científicos como
Descartes, Locke, Bacon y Newton. A finales del siglo XVIII, el filósofo alemán Kant
publica su Crítica de la razón pura, obra que sirve de base para explicar que la razón
sólo debe aplicarse a los hechos de los que tenemos experiencia. El empirismo se
convierte en el instrumento más válido para el estudio de la realidad objetiva. En
España, el que más expone las ideas de la Ilustración es el padre Benito Jerónimo
Feijoo en sus obras Teatro crítico universal y Cartas eruditas y curiosas.

Otra corriente intelectual muy importante del Siglo XVIII es el enciclopedismo. En


los años 1751-72 se publica en Francia la famosa Enciclopedia de Diderot y
D'Alembert. El espíritu didáctico ejemplificado por el enciclopedismo se nota en
España en obras literarias de todos los géneros.
Con las ideas de Kant se observa una
limitación del racionalismo y el paso al
idealismo trascendental propio del
Romanticismo. Ese idealismo se
transforma en un interés en los derechos
del individuo y por lo tanto en una
preocupación por mejorar las condiciones
sociales. El concepto de la utopía se nota
en la filosofía y la literatura. Las ideas de
Rousseau sobre la influencia nociva de la
sociedad y la importancia de una vuelta a
la Naturaleza tienen particular
"El sueño de la razón produce
resonancia en España a finales del siglo
mónstruos," uno de los Caprichos,
XVIII y al principio del siguiente.
una serie de estampas grabadas en
que Francisco de Goya (véase abajo)
satiriza la sociedad de su tiempo.

En cuanto a la filosofía política, hay una insistencia en la libertad espiritual, al


mismo tiempo que aumenta la política centralizadora. Como parte de la
centralización del poder, hay una abolición de la mayoría de las instituciones políticas
autónomas. Los reinados de Felipe V, Fernando VI y Carlos III son los del llamado
"despotismo ilustrado," caracterizado por un monarca absoluto rodeado de una
minoría culta cuya política se basa en las reformas encaminadas al progreso cultural y
material del país, sin la intervención de la mayoría de los ciudadanos. Esta política
puede resumirse en el lema "Todo para el pueblo, pero sin el pueblo."
Se fundan varias instituciones sociales como la Biblioteca
Nacional (1712), la Real Academia Española (1713), y la Real
Academia de la Historia. Entre 1726 y 1739 se publica
el Diccionario de Autoridades, iniciando una estandardización
del idioma.

La Biblioteca
Nacional de España

Arte y literatura del Siglo XVIII

En la arquitectura del Siglo XVIII se observa la continuación del estilo barroco


junto a las formas más sencillas y simétricas del neoclasicismo. Durante el reinado de
Felipe V se construyó el Palacio Real en Madrid. La arquitectura neoclásica alcanzó
su máximo vigor durante en reinado de Carlos III con la construcción en Madrid del
Ministerio de Hacienda, la Puerta de Alcalá, el Museo del Prado y el Observatorio
Astronómico. La fuente de Cibeles y la fuente de Neptuno son otros ejemplos del arte
neoclásico de la época.

El pintor más famoso del Siglo


XVIII y de principios de Siglo XIX
es Francisco de Goya y Lucientes,
nacido en Zaragoza en 1746. Llegó a
ser Pintor de Cámara de Carlos IV
y como pintor de la corte hizo
retratos de los reyes y de los
personajes más poderosos de la
Autoretrato de Goya
época.
En la literatura del Siglo XVIII predomina el neoclasicismo, que puede
considerarse tanto reacción contra las rebuscadas complejidades estilísticas de la
literatura barroca como reflejo del racionalismo y empirismo de la época. El estilo
neoclásico se caracteriza por un afán didáctico y un estilo preciso y claro. La
literatura del Siglo de las Luces es sobre todo una literatura de ideas.

El género más propio de la época es la prosa y en particular se cultiva mucho el


ensayo. La prosa se emplea para criticar los vicios sociales y las costumbres de la
época en obras como la Vida de Diego de Torres Villaroel y la Historia de fray
Gerundio de Campazas del padre Isla. En las Cartas marruecas, José Cadalso emplea la
forma epistolar para hacer sus observaciones sobre la cultura contemporánea.
Las Fábulas morales de Félix María Samaniego y las Fábulas literarias de Tomás de
Iriarte manifiestan a su manera el espíritu didáctico del neoclasicismo. Las Exequias
de la lengua castellana de Juan Pablo Forner presentan una defensa del idioma
nacional; su Oración apologética por España y su mérito literario es una defensa de la
cultura y literatura españolas.

Los poetas del Siglo XVIII muestran el mismo afán didáctico mostrado por los
prosistas. Del año 1737 es la Poética de Ignacio de Luzán, obra en que se critican los
excesos de la literatura barroca y se propone una nueva estética poética basada en una
revalorización de las formas clásicas. La poesía descriptiva alcanza un gran auge en el
siglo XVIII, reflejo de las nuevas teorías de la óptica y de la compenetración de lo
literario y lo científico. En su respectiva obra poética José Cadalso y Gaspar Melchor
de Jovellanos sostienen un tipo de diálogo sobre ideas contemporáneas. Jovellanos es
además autor de múltiples monografías sobre problemas nacionales, y presidió la
Junta Central creada contra José Bonaparte durante la invasión francesa. Otro
famoso escritor de la época es Manuel José Quintana, autor de Vidas de españoles
célebres y de grandes odas como "A la expedición española para propagar la vacuna
en América" y "A la invención de la imprenta."
El teatro neoclásico se caracteriza por su insistencia en las tres unidades--de
tiempo, lugar y acción--y por su finalidad moral. Un género dramático cultivado por
dramaturgos como Ramón de la Cruz es el sainete, una comedia breve de carácter
popular en que se retratan las costumbres del Madrid de aquel tiempo. Otros
dramaturgos como García de la Huerta, Nicolás Fernández de Moratín y el mismo
Jovellanos se empeñan en conseguir una revaloración de la tragedia, forma dramática
casi desconocida en la literatura del Siglo de Oro. La figura más importante del teatro
de la época es Leandro Fernández de Moratín, hijo de Nicolás y autor de cinco
comedias de intención moral.

Acontecimientos políticos del Siglo XVIII

1700 Muere Carlos II sin hijos

La Guerra de Sucesión: Al morir sin hijos Carlos II, se provoca en


España la Guerra de Sucesión, entre los partidarios de Carlos de
1700-1714
Austria (de la Casa de los Habsburgos) y los del nieto de Felipe XIV
de Francia, Felipe de Anjou (de la Casa de Borbón)

El Tratado de Utrecht pone fin a la Guerra de Sucesión.


Felipe V, es nombrado el primer rey de España de la Casa de Borbón
1714
España cede los Países Bajos y sus posesiones en Italia; también
entrega Gibraltar, Menorca y Terranova a Inglaterra

Los Pactos de Familia: alianzas entre los monarcas de la Casa de


1733/1743/1
Borbón; los intereses de España se subordinan a los de Francia;
761
España se involucra en la rivalidad entre Francia e Inglaterra

1746 Fernando VI sube al trono; comienzo del "despotismo ilustrado"


El reinado de Carlos III, hermano de Fernando VI
1759-88 Carlos III continúa el espíritu de progreso con reformas urbanísticas
y propugna un desarrollo agrícola, industrial y comercial

1767 La expulsión de los jesuitas

1782-83 España recupera Menorca y Florida

Reinado de Carlos IV
1788-1808 Bajo Carlos IV gobiernan su esposa, María Luisa de Parma y
Manuel Godoy, el favorito de ella.

La revolución en Francia; polarización política en España entre


1789
los tradicionalistas y los reformadores

1793 Carlos IV firma la declaración de guerra contra Francia

Con el primer Tratado de San Ildefonso, España se une con


1796
Francia en contra de Gran Bretaña

1797 Gran Bretaña derrota la flota española en el cabo San Vicente

España y Francia firman el segundo Tratado de San Ildefonso;


1800
continúan las hostilidades contra Gran Bretaña

1805 España pierde su flota en la Batalla de Trafalgar

2 de mayo: La sublevación del pueblo contra Godoy, comenzando


la Guerra de la Independencia. (Godoy había permitido al ejército
francés cruzar España para dirigirse contra Portugal; Francia se
1808 apodera de varias bases estratégicas españolas.)

Carlos IV abdica en favor de su hijo, Fernando VII, pero Napoleón


obliga a éste devolverle el poder a Carlos IV, quien a su vez se lo
entrega al emperador francés, poniendo fin a la política de la
Ilustración

1810 Nuevo parlamento elegido en Cádiz

1812 Nueva constitución votada en Cádiz

Las tropas de Napoleón regresan a Francia; Fernando VII


recobra la corona española y decide abolir la constitución de Cádiz;
1814
represión brutal contra los liberales; período de caos interno que
provoca y facilita las guerras de Independencia en América (1808-24)