Está en la página 1de 2

¿Qué propone la nueva Ley Universitaria?

Comisión del Congreso ya aprobó seis capítulos de la norma, de un total de 16. Polémica gira
en torno a la autonomía y supervisión.

El dictamen de la nueva Ley Universitaria, compuesta por 140 artículos, ya no será aprobado
en esta legislatura del Congreso, pero ha abierto una discusión sobre los cambios
impostergables para una educación superior de calidad en nuestro país.

La reforma elaborada en base a 49 proyectos de ley y centenares de propuestas presentadas


por autoridades y organizaciones universitarias no ha estado exenta de polémicas debido a
los capítulos aprobados hasta ahora.

La comisión presidida por Daniel Mora (Perú Posible) ha aprobado, hasta el momento, los
primeros seis capítulos de un total de 16. La principal polémica gira en torno a la creación de
la Superintendencia Nacional de Educación Universitaria (SUNAU), órgano que reemplazaría
a la Asociación Nacional de Rectores (ANR) y al Consejo Nacional para la Autorización del
Funcionamiento de Universidades (CONAFU). Según las autoridades universitarias, con esto
se vulneraría su autonomía.

1. SUNAU regula

Tras las disposiciones generales, el segundo capítulo de la ley norma la creación de la


SUNAU que, adscrita al Ministerio de Educación, se encargará de la supervisión de la calidad
educativa, además de fiscalizar el uso de los recursos. También podrá autorizar el
funcionamiento de universidades, tarea que cumple la CONAFU. Un punto polémico es la
presencia en su consejo directivo de un representante del sector empresarial. Además, podrá
decidir la cancelación de la acreditación de una universidad, es decir, dispondrá su cierre. 35
universidades públicas y privadas, la Federación Nacional de Docentes Universitarios y la
Federación de Estudiantes (FEP) han advertido que las competencias de la SUNAU violan el
artículo 18 de la Constitución, que dispone que cada centro se rija por sus estatutos.

2. Creación y funcionamiento

En el Capítulo III se señala que para constituir una universidad, pública o privada, se requiere
la opinión favorable de la SUNAU. Debe tener al menos dos facultades, y las carreras
propuestas tienen que satisfacer la demanda. Además se señalan los requisitos para la
creación de universidades y las disposiciones para la autorización de funcionamiento
provisional de universidades privadas, que no será mayor a los cinco años.
3. Acreditación

En el cuarto capítulo se indica que el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y


Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE) establecerá estos procesos para el
mejoramiento de la calidad educativa de forma obligatoria. En tanto, el Consejo de
Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Superior Universitaria
(CONEAU), que depende del SINEACE, acreditará a las universidades o validará procesos de
acreditación externa. Si una universidad no logra acreditar su calidad en tres evaluaciones
inmediatas, será clausurada y disuelta por la SUNAU. Por este punto, la ANR ha pedido la
suspensión del debate en el Congreso.

4. Tesis obligatoria

Según el quinto capítulo, el grado de bachiller se obtendrá a través de una tesis. Se eliminará
el bachillerato automático. Para la licenciatura, además de una tesis, se deberá demostrar el
dominio de un idioma extranjero o una lengua nativa.

5. Más investigación

Se acordó que las universidades públicas destinarán para la investigación, como mínimo, un
10% de sus recursos autogenerados y no menos del 15% del presupuesto estatal, además del
canon. En el caso de las privadas, destinarán no menos de un 15% de su presupuesto,
porcentaje que debe incrementarse hasta un 25% en diez años.