Está en la página 1de 5

Los condenados de la Tierra

Frantz Fanon
La obra Los condenados de la tierra (Les Damnés de la terre) última obra escrita
por Frantz FANON, es, para sus lectores, un clásico de la década de los 60´s pues
gracias a su manera directa de redactar la realidad humana, lleva a un proceso de
conciencia purita; pues expresa desde su prefacio, escrito por Jean-Paul SARTRE,
que la división inconsciente de elementos contrarios siempre han permeado en
nuestra realidad de manera discriminatoria, es decir, separar lo bueno y lo malo;
blanco y negro; inteligente e ignorante, se encuentra arraigado como una cultura
colonial en nuestra sociedad.

SARTRE explica que el proceso de colonización por parte de la civilización


dominante del momento, es un suceso sanguinario y des-humanizado por el cual el
ser humano se niega a expresar su odio a este elemento de una falsa superioridad
racial, donde después de una colonización de violencia llega la cultural, haciendo
de este elemento la piedra angular de todo movimiento de esta índole, ya que
desentrañan de los caídos todo rastro de su pensamiento para suplantarlo por el
pensamiento triunfante y de este modo hacerlos creer que pertenecer a esta
civilización es un privilegio por ser la civilización fuerte.1

El hombre colonizado se ha vuelto un ser con un alma sin esperanza y


carente de poder expresar con orgullo sus raíces, por otro lado, ha creado un
sentimiento de odio para con sus similares, los colonos, ya que, ¿Qué es el colono
si no un oprimido más por el poder dominante?,2 dando paso a la violencia que es
alimentada por este primer odio, que a su vez alimentara los movimientos de
descolonización.

1
Cfr. Frantz Fanon, Los condenados de la Tierra, Fondo de Cultura Económica, México, 1936, pp. 7-8
2
Cfr. Pág. 20 Esta pregunta surge en mi al momento de leer lo que describen como,…”matar a un europeo
es matar dos pájaros de un tiro, suprimir a la vez a un opresor y a un oprimido: quedan un hombre muerto y
un hombre libre; el superviviente,”…
FANON escribe que la violencia para estos movimientos, es algo que no
puede evitarse ya que el odio presente en los colonizados les da el poder de utilizar
la violencia de manera absoluta ya que se encuentran con la única esperanza de
ser libres y la pertenencia a que si ellos son libres volverán a ser hombres, como
cito a contignación.

“La descolonización no pasa jamás inadvertida puesto que afecta


al ser, modifica fundamentalmente al ser, transforma a los
espectadores aplastados por la falta de esencia en actores
privilegiados... La descolonización realmente es creación de
hombres nuevos. Pero esta creación no recibe su legitimidad de
ninguna potencia sobrenatural: la "cosa" colonizada se convierte en
hombre en el proceso mismo por el cual se libera.”3

El odio no solo es alimentado por el hecho de su colonización, es también


nutrido por las formas de diferenciación discriminativa de las cuales son objeto,
ejemplo de ello son las ciudades o poblados de los colonos y los colonizados, “La
ciudad del colono es una ciudad dura, toda de piedra y hierro. Es una ciudad
iluminada, asfaltada… los pies de un colono no se ven nunca… están cubiertos de
zapatos fuertes…”4 a lugar contrario de una ciudad de un colonizado pues, “La
ciudad del colonizado es una ciudad hambrienta, hambrienta de pan, de carne, de
zapatos, de carbón, de luz. La ciudad del colonizado es una ciudad agachada, una
ciudad de rodillas, una ciudad revolcada en el fango. Es una ciudad de negros, una
ciudad de boicots.”5 El colono cree estar haciendo la historia civilizada.

Este odio colectivo da paso a una organización social, uno de los elementos
primeros en cualquier civilización, pues FANON escribe que los movimientos de
descolonización no pueden ser nunca desorganizados, ya que, si habrá momentos

3
Ibídem pág. 17
4
Ibídem pág. 19
5
Ídem
de Espontaneismo, pero debe ser un movimiento planeado para una victoria
asegurada.

Esta organización de la cual habla FANON se da también en los primeros


acercamientos en el fetichismo político por las elites coloniales y en una pequeña
fracción del proletariado colonizado, que es una parte esencial de esta gran
maquina colonial que alimenta a la gran colonia. Donde los partidos políticos antes
de un movimiento siembran la semilla de ayuda, que después es cosechada durante
el movimiento en nulidad para con la parte campesina.

El rol que juega la insurrección de pueblo para con las elites coloniales se
funde, lo militar y lo político, es decir los combatientes desaparecen las estructuras
partidarias tradicionales con espontaneidad y dirección, y el colono para el
insurrecto ahora se convierte en un hombre al que solo haya que matar. 6 FANON
escribe que “Sólo la violencia ejercida por el pueblo, violencia organizada y aclarada
por la dirección, permite a las masas descifrar la realidad social, le da la clave de
ésta. Sin esa lucha, sin ese conocimiento en la praxis, no hay sino carnaval y
estribillos.”7

Dentro de una sociedad hay dos lados de la moneda, los que viven bien y los
que luchan por vivir mejor. Esto es lo que FANON escribe en su tercer capítulo,
donde nos habla de una burguesía educada la cual lucha por un status quo el cual
lo encuentra en la opresión a su clase trabajadora con malos salarios o jornadas
excesivas (esto también alimenta el odio del que se habló arriba), es decir solo
quieren a masar su fortuna a costillas de los colonizados mal aventurados.

Esta burguesía solo crea patios de descanso en lugares que para ellos son
necesarios, a la vista del capitalismo brutal con serias divisiones burguesas, y
desorganizaciones internas, pues esta clase solo maniquea a los trabajadores a sus
propios intereses, a lo que el autor escribe “Los pueblos no son rebaños y no tienen
necesidad de ser conducidos.” Es decir que debe haber una separación de esta

6
Ibídem pp.70-72
7
Ibídem pág. 73
clase burguesa la cual de nada nutre a la lucha por la libertad interna de los
hombres.

EL gobierno en si pasa a tomar el papel que le merece en suma importancia


ya que mucho de lo que suceda en direcciones equivocas es gran culpa de quien
está a a la cabeza del pueblo. Si la clase burguesa es la que gobierna quien
gobernara a los burgueses.

“el gobierno nacional si quiere ser nacional, debe gobernar


por el pueblo y para el pueblo, por los desheredados y para los
desheredados. Ningún líder, cualquiera sea su valor, puede sustituir
a la voluntad popular, y el gobierno nacional debe antes preocuparse
por el prestigio internacional, devolver la dignidad a cada ciudadano,
poblar los cerebros, llenar los ojos de cosas humanas, desarrollar un
panorama humano, habitado por hombres concientes y soberanos.”8

Es decir que esta separación de la burguesía con el fetiche político debe


separarse y hacer una especie de equidad en el sistema nacional.

Por último, el elemento cierre que el autor toca es esta sed imperante del
conocimiento, donde la cultura popular es borrada por el pensamiento occidental,
ese pensamiento europeo con la premisa de que todo lo que provenga de ahí es
bueno y es verdad, como ya habíamos dicho, el elemento angular de todos los
movimientos de colonización.

Es ahí donde la imagen borrosa de esa Europa que ellos creen es la mejor
demuestra que esa Europa “ha detenido el progreso de los demás hombres, y los
ha sometido a sus designios y a su gloria; hace siglos que, en nombre de una
pretendida “aventura espiritual”9 ahoga a casi toda la humanidad” y la cual solo
habla de la grandeza del hombre para asesinarlo,

8
Ibídem pág. 101
9
Ibídem pág. 159
Debe haber una verdadera conciencia humana para con el prójimo, pro que
como hemos visto anteriormente, el hombre si es malo por naturaleza, pero así
también es bueno si se le educa. Esta educación no debe estar en manos de los
que por codicia ven el matar como algo esencial en el progreso, o quienes abrevan
la palabra esclavitud para el desarrollo, debe recae el elemento de la equidad, la
paz y el mantenimiento idóneo de la maquinaria social, ya que si estos primeros
elementos son aplicados a la realidad, tenemos como un ejemplo el caso de los
Estados Unidos a mediados del siglo XIX, cuando el periodo de esclavitud con la
recolección de algodón y trabajos forzados llego a su mayor auge en el país
estallando en una “revolución negra” que si dejo una época de relativa tranquilidad
pero a un costo muy elevado en vidas humanas.

Si el hombre realmente pone de su parte para una colonización espiritual, no


religiosa, sino de carácter educativo, este podría dejar de des-humanizarse y ser
más allá que una simple herramienta política, o una herramienta de trabajo y dar
lugar a una comunidad utópica de la que muchos autores hablan.

Fuente.

Frantz Fanon, Los condenados de la Tierra, Fondo de Cultura Económica, México,


1936, PP. 161 disponible en https://drive.google.com/file/d/0B-ieFTa_U3q-
WE4tNnJuVS1BNkU/view (última fecha de consulta. 23 de octubre 2017)

También podría gustarte