Está en la página 1de 3

Espaguetis de agar agar

La Historia

En esta receta de Cuisine Innovation se combina el uso de agar agar como gelificante con una jeringuilla y tubo

de silicona para elaborar “espaguetis”.


Ingredientes
1. 400 g de agua con sirope de granadina (o cualquier otra mezcla dulce que os apetezca)

2. 2 g de agar agar
Utensilios

1 jeringuilla

1 tubo de silicona alimentaria

¿Cómo se hace?

Hay que disolver muy bien el agar agar calentando el líquido que queremos solidificar, en este caso un sirope

de granadina. Luego succionamos líquido dentro del tubo de silicona usando la jeringuilla y una vez dentro, lo

enfriamos en agua fría. Usando otra vez la jeringuilla, esta vez para insuflar, empujamos el espagueti que

acabamos de crear fuera del tubo. Repetimos la operación tantas veces como queramos.
Caviar de licor de café
La Historia

Esta receta es fruto de la creatividad y buena maña de nuestro amigo José de Orense. Hace estas perlas

utilizando licor de café (él nos sugiere que sea gallego) y la pareja más habitual de las esferificaciones como

son el alginato y las sales de calcio. José se ha ofrecido amablemente a compartir su receta, algo que le

agradecemos enormemente.

Ingredientes

- 100ml Agua mineral

- 100ml de licor de café (en este caso gallego)

- 1g de Alginato de Sodio

Para el baño.

- 200ml de agua mineral

- 1g de sales de calcio o 2 g de lactato de calcio o 4 g de gluconolactato


Utensilios

Batidora eléctrica de mano

¿Cómo se hace?

Se me ocurrió mezclar primero los 100ml de agua con 1g de ALGIN, mezclar con batidora eléctrica y después

añadir a esta mezcla los 100ml de licor de café, batiendo de nuevo de nuevo. (He probado sin el agua y no me

ha salido, quizás por exceso de alcohol).

Para el baño, añadí 1g de GLUCO a 200ml de agua de botella, lo batí. Dejé reposar ambas soluciones en la

nevera 18 horas.

Al día siguiente, se dejan caer las gotitas marrones de la mezcla con café con una jeringuilla en el baño. Las

bolitas se formaban de inmediato y se iban al fondo. A los tres minutos, las saque con una cuchara perforada y

las enjuagué en agua limpia y listo. Claro, es licor café rebajado con agua, pero para ser mi primer contacto con

la esterificación, me encantó.