Está en la página 1de 28
Derecho civil navarro (2020) Tema 26. La sucesion legal en Navarra José Antonio Alvarez Caperochi Magistrado Palabras clave Derecho foral, Derecho de sucesiones, Troncalidad, Derecho de acrecer, Derecho de representacién, Navarra (Comunidad Auténoma) INDICE: |. La formacién histérica de la sucesién legal en Navarra Il, Sucesién legal y sucesién voluntaria en la Compilacién foral navarra 1. Compatibilidad entre sucesién legal y voluntaria 2, El derecho de acrecer Ill. El doble sistema de llamamiento legal a los bienes troncales y no troncales en la Compilacién foral 1. Raiz histérica del doble llamamiento a los bienes troncales y no troncales 2, Sucesién en los bienes no troncales 3. La sucesién en los bienes troncales A) Requisitos de la sucesién troncal B) El concepto de linea de donde proceden los bienes C) Orden de los llamamientos a la sucesién troncal IV. El derecho de representacion Bibliografia La Compilacién deroga el régimen historico de la vocacién necesaria del heredero a la universalidad de los bienes y establece la compatibilidad entre la sucesién legal y la voluntaria (ley 300), El derecho de acrecer se regula dentro del régimen de la Formacién a Distancia 1 - 2020 746 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra sucesién legal, y es significativo de que ya no se considera una prerrogativa natural del heredero, sino que se basa en una presuncién de voluntad del testador (ley 312), que debe poderse deducir expresa o tacitamente del testamento, y que la ley solo presume entre coherederos. Se mantiene, con todo, la primacia de la sucesién voluntaria en el derecho de Navarra y veremos que el derecho de acrecer tiene una funcionalidad mayor en Navarra que en el derecho comin. En el régimen legal sucesorio de Navarra se diferencia entre la sucesién de bienes troncales y no troncales. La regulacién de la troncalidad es netamente restrictiva, acorde con la evolucién sociolégica y econémica de la figura en la sociedad navarra La Compilacién regula la sucesién troncal como especial, referida exclusivamente a los inmuebles troncales, recibidos de los parientes tronqueros a titulo gratuito 0 por subrogacién con otros inmuebles troncales. La sucesién troncal procede cuando el ‘causante no haya dispuesto de tales bienes (supletoriedad a la sucesién voluntaria) y fallezca sin descendientes A suceder en los bienes troncales, son llamados parientes (tronqueros) de donde proceden los bienes. La ley 307, en su redaccién anterior, llamaba, en primer lugar, a los hermanos, sin preferencia de doble vinculo y con derecho de representacién; en segundo lugar, al ascendiente de grado mas préximo, siempre que pertenezca a la linea de origen de los bienes; y, finalmente, a los parientes colaterales hasta el cuarto grado, sin representacién y por partes iguales, con exclusién del grado mas proximo al mas remoto, y con divisién igualitaria de los llamados que estén en el mismo grado. La Ley Foral 21/2019, de 4 de abril, de modificacién y actualizacién de la Compilacién de Derecho Civil de Navarra o Fuero Nuevo, cambia el orden de llamamientos entre hermanos y ascendientes y lo acerca al orden de la sucesién intestada, llamando, en primer lugar, al ascendiente de grado mas préximo; y, en segundo lugar, alos hermanos, tanto de doble vinculo como de vinculo sencillo, Frente a este sistema troncal especial, el régimen sucesorio comtin: 1. Llama a los descendientes, cényuge, ascendientes, hermanos de doble vinculo o sencillo, colaterales y Comunidad Foral, como érdenes sucesorios excluyentes (ley 304) 2, Los descendientes en linea recta heredan por estirpes y no por cabezas (ley 304.1 y 2; al contrario del derecho comin, en el que los de ulterior grado parece heredan por cabezas). 3. La Ley Foral 21/2019 mejora el llamamiento al cényuge viudo, que en su anterior redaccién era pospuesto a los hermanos (ley 304.5, al contrario que enel Cédigo Civil, art. 944), y que ahora es llamado en los bienes notroncales ‘en segundo lugar, a falta de descendientes. Formacién a Distancia 1 - 2020 747 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra 4, Son llamados los ascendientes de grado mas préximo, distinguiendo por lineas dentro de cada grado 5. Los hermanos de doble vinculo ya no constituyen un orden sucesorio propio ‘que se anteponga a los de vinoulo sencillo (en la previa redaccién, ley 304.2 y 3, al contrario que en el Cédigo, en el que los hermanos de doble vinculo toman doble porcién, art. 949), y en el nuevo régimen introducido por la Ley Foral 21/2019, los hermanos, tanto de doble vinculo como de vinculo sencillo, son llamados por partes iguales, y los descendientes de los premuertos por representacién 6. Los colaterales son llamados ahora solo hasta el cuarto grado, sin representacién y por partes iguales. Tanto en la sucesién troncal como en la no troncal,, la Compilacién regula la sucesién por representacién como excepcién al lamamiento por proximidad de grado, y en favor de los descendientes, A falta de disposicién del causante, el derecho de representacin se da, tanto en la sucesién legal como en la voluntaria, a favor de sus descendientes sin limitacién y, en la linea colateral, solo en favor de los descendientes de hermanos (ley 304.4; ley 307.2). Y, como se ha dicho, en Navarra los descendientes en linea recta de ulterior grado heredan por estirpes y no por cabezas (ley 304.1) |, LA FORMAGION HISTORICA DE LA SUCESION LEGAL EN NAVARRA Desde un régimen alto medieval de perpetuacién de la propiedad familiar en unas parentelas, el derecho escrito navarto (Fuero General, titulo IV, libro Il) reconoce y regula un orden legal sucesorio que posibilita la particién de herencia en favor de sujetos individuales (propiedad privada) (1); pero no propugna como principio la division y desvinculacién forzosa de la propiedad, sino que favorece la concentracién de la propiedad en la familia (la Casa) mediante un régimen de heredero tinico, que permite a los "ticos homes" mejorar a los hijos legitimos dejando a los demas "huerto y era en la que pudiesen trllar" (FGN 2,4,4 y 3,1,20). Y, por otra parte, la sucesién legal en el Fuero General frente al sistema romano de llamamiento por cercania del parentesco instaura la troncalidad como llamamiento hereditario en funcién de la pertenencia a una parentela (capitulo XVI, para los que fallecen sin hijos los bienes deben volver al lugar del que proceden), El derecho sucesorio romano, que se recibe como derecho comtin en el occidente europeo, parece nacer como derecho popular en el contexto de las luchas sociales de la Repiiblica romana, En Roma, la nocién de propiedad evoluciona de una primitiva Formacién a Distancia 1 - 2020 748 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra ‘concepcién agraria y familiar (parentelas) a una mas burguesa e individualista, divisoria y desvinculadora de la propiedad. La formulacién de los dogmas del derecho sucesorio probablemente se origina en la constatacién de que "los latifundios pierden a Roma’. El momento de la muerte de una persona se utiliza, entonces, por el derecho para dividir su propiedad, y evitar la concentracién familiar y personal de las riquezas. A esta funcién practica responden las mas genuinas instituciones sucesorias: la legitima material y formal, y también otras instituciones sucesorias, como la colacién e imputacién de donaciones. Con fin desvinculador, el derecho romano prohibe los pactos sucesorios y nace el testamento como acto formal, unilateral y revocable El Fuero General se reconoce como distinto del romano, pero, a la vez, de él toma sus categorias conceptuales basicas. Navarra, en su zona media y montafiosa, no instaura de modo estable y permanente las leyes sucesorias desvinculadoras romanas (al contrario del reino castellano), y desarrolla un derecho propio de fuerte identidad familiar y troncal, Su singularidad esta principalmente al servicio de la conservacién de la propiedad en la familia, con un sesgo econémico de conservacién de la unidad de la Casa. Todo ello envuelto en una bruma conceptual imprecisa, porque, como ha sido subrayado reiteradamente, la sucesién legal en el Fuero General de Navarra solo esta perfilada a grandes rasgos, y se presta a interpretaciones diversas. Frente al derecho sucesorio romano de divisién forzosa (legitimas), el derecho navarro desarrolla como principio fundamental la libertad de testar (se establece en 1688 que limita la legitima de los hijos a cinco sueldos y una robada en montes comunales, Novisima Recopilacién 3,13,16), regula una legitima meramente honoraria y permite los pactos sucesorios. La sucesién legal tiene la peculiaridad de deslindar dos regimenes legales diferenciados, uno para los bienes llamados troncales y otro para los llamados no troncales. En los bienes familiares denominados troncales, rige una sucesién de la "parentela", con llamamiento preferente a la linea colateral y descendente, derecho de representacién por estirpes, y con un régimen peculiar de colacién e imputacién de donaciones. Y frente a este sistema troncal de los bienes de familia, existe un segundo orden legal para los bienes ganados o de conquistas, donde el régimen sucesorio esta mucho més préximo a los principios divisorios y desvinculadores del derecho comuin Tras la conquista castellana se acenttia la influencia del derecho romano en Navarra (el derecho romano se reconoce como supletorio en la ley 9 de Cortes de Pamplona de 1576; Novisima Recopilacién 1,3,1). Juristas formados en el derecho romano introducen en Navarra nuevas categorias conceptuales del derecho sucesorio, y a través de sucesivas leyes de Cortes o por practica consuetudinaria. La sucesién de estirpes se desdibuja, la troncalidad no deja de restringirse, se introduce un nuevo orden de sucesién legal de llamamientos por proximidad del parentesco (asi se introduce el llamamiento sucesorio de los ascendientes en leyes de Tudela, de 1583, y Pamplona, de 1596, 1604 Formacién a Distancia 1 - 2020 749 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra y 1624), Pero esta influencia es compatible con sus principios basicos de libertad de testar y tutela de la sucesién legal de parentelas en los bienes troncales de familia. No es el momento de relatar aqui todos los avatares del proceso y de la defensa y desarrollo del derecho foral de Navarra en los dificiles siglos XIX y comienzos del XX, solo el de destacar que el régimen legal sucesorio de Navarra se enfrentaba entonces no solo ala enemistad de los liberales, sino también a un grave problema de adaptacién del derecho histérico a los radicales cambios culturales, econémicos y sociales de la Navarra contemporanea, enfrentada a un centralismo autoritario e uniformador que negaba el derecho propio de Navarra (2). La crisis del liberalismo es también el fin del antiforalismo militante, y la segunda mitad de! siglo XX asiste a un nuevo modelo de epistemologia juridica que reconoce la importancia de la historicidad en el derecho y en el orden politico. La incerteza que sufria el derecho foral navarro del XIX y comienzos del XX parece haberse superado con el fenémeno de la codificacién del derecho foral, y el atavico desprecio politico de los principios forales es sustituido hoy en dia por un reconocimiento constitucional pleno del derecho propio de Navarra, que se inserta en el orden politico del derecho de las autonomias. La Compilacién es el primer texto legislativo del derecho civil foral que resuelve 0 pretende resolver el problema de incerteza ¢ interpretaciones encontradas que tenia la regulacién histérica de la sucesién legal en Navarra, y pretende respetar y remozar las instituciones civiles navarras, La Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de Navarra ha dicho en diversas ocasiones que las normas histéricas navarras no son de aplicacién directa en el foro (por ejemplo, STSJ de 15 de julio de 1993), y, asi, la sucesi6n legal en Navarra esta basada en la historicidad de sus principios, pero se aplica en un contexto legislativo, que le da certidumbre y coherencia (3). ll, SUCESION LEGAL Y SUCESION VOLUNTARIA EN LA COMPILACION FORAL NAVARRA 1. Compatibilidad entre sucesién legal y voluntaria En el derecho de Navarra, el valor de la voluntad mortis causa es mucho mas relevante que en el derecho comtin, y no solo se admiten formas no testamentarias de disposicién ‘mortis causa (como los pactos sucesorios, los codicilos y las memorias testamentarias, que no estan admitidas en el derecho comtin), sino que se establece con toda claridad y rotundidad la preeminencia de la sucesién voluntaria sobre la legal (4) Formacién a Distancia 1 - 2020 750 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra La Compilacién rechaza expresamente la corriente doctrinal y jurisprudencial, que, con base en la continuidad de la vigencia en Navarra del derecho romano, sostenia que en Navarra el testamento debia contener una institucién expresa de heredero y que el heredero, por su condicién de tal, tenia vocacién de ser llamado a la totalidad de la herencia (5), La Compilacién establece formalmente la compatibilidad entre la sucesién legal y la voluntaria (ley 300), y también dispone que valga el testamento sin designacién de heredero (ley 215). En la Compilacién, la primacia de la sucesién voluntaria no excluye por si misma la sucesién legal, y puede llegar a abrirse la sucesién legal, aunque exista testamento u otro acto particular de disposicién mortis causa. Esto no quiere decir que haya una doble delacién, un doble llamamiento voluntario y legal, y tampoco que el llamamiento legal sea supletorio o subsidiario del voluntario. Antes al contrario, existe en toda sucesién un Unico llamamiento hereditario en el que el llamamiento voluntario se completa y, a la vez, se informa por el llamamiento legal. El supuesto mas claro en que se manifiesta que no existe propiamente una doble delacién voluntaria y legal supletoria es la ley 316: 'El que renuncie a una herencia deferida por voluntad del causante quedara excluido de la sucesién legal de éste. El que renuncie a la sucesi6n legal renuncia también a la voluntaria, a no ser que ignorase el llamamiento" Y también la ley 301 “Quedan excluidas de la sucesién legal las personas que hubieren renunciado a su derecho, tanto en vida del causante como después de la muerte de este" La complementariedad de la sucesién legal significa que, cuando es llamado el sucesor legal a una herencia en la que hay un heredero voluntario, el sucesor legal no necesariamente ser llamado a titulo de heredero, sino que, en principio, se deferira la condicién de heredero al sucesor voluntario, todo ello a no ser que por la entidad de los bienes 0 por la naturaleza del llamamiento voluntario pueda deducirse que el lamamiento legal se hace también a titulo de heredero, Esta es también la perspectiva desde la que se debe interpretar la debatida cléusula de exclusién de los herederos legales (6). Yo entiendo que la ley no puede ser excluida en si misma, se excluye solo en la medida en que la ley misma permite su exclusién, pero siempre en un contexto de preeminencia formal de la ley y de exigencia, por tanto, de constancia expresa y formal de la voluntad particular. Por eso mismo, también si en un testamento simplemente se excluye a los herederos legales sin disponer efectivamente de los bienes, hay que entender que se les excluye solamente en su condicién de herederos, pero no en el llamamiento legal al contenido patrimonial de la herencia, y hay que entender también que la Comunidad Foral de Formacién a Distancia 1 - 2020 751 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra Navarra en ningtin caso puede ser excluida de su llamamiento y, por eso, seria llamado en todo caso el lucro vacante como liquidador del caudal relicto (7) 2. El derecho de acrecer Launiversalidad del llamamiento del heredero a todos los bienes vacantes en la sucesién hereditaria era el régimen histérico generalmente admitido, tanto en Navarra como en Las Partidas (6,6,18). La compatibilidad entre la sucesién legal y la voluntaria supone que la Compilacién deroga el régimen histérico de la vocacién necesaria a la universalidad de los bienes del heredero, que junto con el principio de la institucién conjunta (coniuctio) eran los dos pilares fundamentales del derecho de acrecer. El derecho de acrecer se regula en la Compilacién dentro del régimen de la sucesién legal, lo que es muy significative del alma de la institucién, que ya no se considera una prerrogativa natural del heredero, sino que se justifica en una presuncién de voluntad del testador entre coherederos (ley 312), 0 también en una presuncién de voluntad que pueda deducir expresa 0 tacitamente del testamento (coniuctio), cuando el disponente hubiese establecido grupos de llamamientos (ley 312). Las cuotas hereditarias y los bienes hereditarios objeto de acrecimiento pueden quedar vacantes por premoriencia, incapacidad 0 renuncia del instituido, y también porque el causante simplemente haya dispuesto de parte de sus bienes, o porque por cualquier otra causa haya resultado ineficaz el llamamiento de un heredero o legatario. El derecho de transmisién y la sustitucién en el llamamiento de la cuota o bien vacante excluyen el derecho de acrecer, y, normalmente, el derecho de acrecer se entiende también excluido por el derecho de representacién, aunque vamos a ver que, tras la reforma de la Ley Foral 21/2019, es muy dudoso que con caracter general persista el derecho de representacién en los pactos sucesorios (ley 180), por lo que no seré excepcién al derecho de acrecer de Ios instituidos conjuntamente que no fueran herederos legales con derecho de representacién. EI ambito del derecho de acrecer, aunque parece basarse en los mismos principios (de presuncién de voluntad del testador e institucién conjunta), es mas amplio en Navarra por la prevalecia en Navarra de la sucesién voluntaria sobre la legal, lo que permite configurar un derecho de acrecer fundado en la presumible voluntad del testador de espectro mas ampli. Se establece con cardcter general el derecho de acrecer entre ‘coherederos, a falta de voluntad contraria del testador, "en proporcién a lo que cada uno hubiese adquirido" (8), y si la institucién se hace por grupos con preferencia de! llamamiento dentro de cada grupo. Formacién a Distancia 1 - 2020 752 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra La instituci6n conjunta funda también el derecho de acrecer y se aplica de igual manera entre herederos (ley 312) y colegatarios (ley 313). Salvo institucién conjunta, el derecho de acrecer no se da entre donatarios, y tampoco parece que el donatario universal sea por ese solo titulo llamado a toda la herencia, pues el derecho de acrecer se prevé, en principio, solo para herederos testamentarios (ley 312). La cuota originaria y la acrecida forma un tinico llamamiento y, por ello, no se pueden aceptar o renunciar separadamente (ley 312). ll. EL DOBLE SISTEMA DE LLAMAMIENTO LEGAL A LOS BIENES TRONCALES Y NO TRONCALES EN LA COMPILACION FORAL 1. Raiz histérica del doble llamamiento a los bienes troncales y no troncales Es muy llamativa en la historia del derecho de Navarra la concurrencia de dos sistemas legales sucesorios contrapuestos: un sistema de troncalidad y uno de llamamiento personal. No es facil discernir el Ambito territorial y personal de ambos sistemas, que se superponen en el tiempo y en el espacio. El derecho de Navarra parece nacer como un sistema legal de sucesién troncal forzosa, que es el que parece que se recoge en el Fuero General de Navarra, libro Il, titulo IV, de llamamiento a los parientes del causante que pertenezcan a la familia de que proceden los bienes; pero este derecho de sucesién troncal se transforma por la creciente influencia del derecho romano en un sistema dual que de una parte favorece la indivisién (troncalidad) y posibilta la indivisibilidad del patrimonio familiar en favor de una parentela, y, de otra parte, regula un sistema de llamamiento en funcién de la cercania del parentesco, para todos aquellos territorios y bienes que no estén sometidos al principio de troncalidad. Y la evidencia final es que el sistema troncal va a ir perdiendo poco a poco influencia, hasta convertirse en la Compilacién foral en un sistema supletorio de la sucesin voluntaria, referido solo como sucesién particular a una especie de bienes (los inmuebles. troncales) recibidos de ciertos parientes, llamados troncales, y atribuido a los parientes. tronqueros No es facil fotografiar la evolucién del llamamiento legal sucesorio en la historia de Navarra; faltan estudios histérico-juridicos rigurosos que nos permitan seguir con detalle el proceso evolutivo del régimen de la sucesién legal en Navarra, y, por otra parte, junto al derecho sucesorio, parecen pervivir érdenes particulares consuetudinarios (junto Formacién a Distancia 1 - 2020 753 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra a la dualidad histérica y sociolégica de regimenes troncales y de patrimonio, también existe un sistema estamental de infanzones y villanos, el Fuero Reducido regula un régimen particular de sucesién en titulos nobiliarios, vinculaciones y mayorazgos, etc.). Por eso creo que las descripciones histéricas son necesariamente simplificadoras. Con todo, creo que puede decirse con bastante aproximacién que el derecho navarro se adapta a una diversidad social y econémica, y ambos tipos de familia agnaticia (troncal) y cognaticia parecen responder la existencia de dos modelos de propiedad y sucesorios diferenciados de sucesién de la parentela y sucesién legal divisoria. Existe en Navarra una fascinante superposicién entre los limites de las estructuras familiares troncales y la lengua vasca, y la divisién igualitaria y el llamamiento "romano" en funcién del parentesco parece asentarse en las zonas burguesas y de la ribera, donde predomina el castellano, y que es casi exclusivamente agraria (y donde hay censos y arrendamientos, y estructuras no propietarias, corporativas o artesanales) (9) En todo caso, la historia europea del Antiguo Régimen esta marcada también por la coexistencia de estos dos sistemas sucesorios distintos, tradicionalmente considerados “romano” y "germanico”. El sistema romano divisorio y desvinculador de la propiedad, recogido en Las Partidas, designa al heredero en funcién de un sistema de cercania del parentesco definido a prion; mientras que el sistema germanico designa al heredero entre una parentela y en funcién del interés preferente de conservar el patrimonio familiar en un linaje, y es especifico de muchos derechos territoriales hispanos, En Espafia, el derecho de Navarra seguramente supone el exponente més perfecto de sucesién troncal y de llamamiento a las parentelas en bienes troncales, que se identifican y conservan la condicién de tal (10). 2. Sucesién en los bienes no troncales La dualidad histérica de bienes troncales y no troncales o ganados se conserva en la Compilacién foral, si bien en el régimen legal vigente la regulacién de la troncalidad es netamente restrictiva, acorde con la evolucién sociolégica y econémica de la sociedad navarra en la modernidad La Compilacién define particularmente los bienes troncales, y no existe definicién de los bienes no troncales, que son todos los demas; 0, mejor dicho, los bienes no troncales son categoria comin y general del régimen sucesorio legal en Navarra, y los bienes troncales se definen como excepcién, Son bienes troncales (ley 306) los inmuebles adquiridos a titulo lucrativo de parientes hasta el cuarto grado o por permuta con otros bienes troncales, y conservan el cardcter de troncales los inmuebles adquiridos por retracto gentilicio. Formacién a Distancia 1 - 2020 754 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra EI llamamiento legal hereditario en los bienes no troncales se basa, igual que en el derecho comin, en distinguir érdenes y grados. Cada orden hereditario es llamado en defecto de los anteriores y excluye los posteriores (ley 304). Dentro de cada orden hereditario, el grado mas proximo excluye el mas remoto, y los llamados heredan por partes iguales, salvo el derecho de representacién en la linea descendiente o la divisién por lineas en la linea ascendiente. El llamamiento legal sucesorio supone una definicién a priori de la familia, como cercania en el afecto y en la comunidad de vida, que tiene respecto del derecho comtin unas destacadas particularidades: 1, Se definen unos érdenes sucesorios excluyentes (ley 304), modificados por la Ley Foral 21/2019: descendientes, cényuge no excluido del usufructo de fidelidad, ascendientes, hermanos de doble vinculo 0 vinculo sencillo, colaterales y Comunidad Foral. 2. Los descendientes en linea recta heredan por estirpes y no por cabezas (ley 304.1; al contrario de! derecho comtin, en los que los de ulterior grado heredan por cabezas). 3. El cényuge es antepuesto a los ascendientes y hermanos (ley 304.2). 4, Los ascendientes se anteponen a los hermanos (ley 304.3) 5. Los hermanos de vinculo sencillo se asimilan a los de doble vinculo (ley 304.4), 6. Los colaterales son llamados en Navarra hasta el cuarto grado (ley 304.5), sin representacién (salvo hijos de hermanos) y siempre por partes iguales. La sucesién de! orden descendente consagra el principio de no discriminacién entre los hijos matrimoniales, adoptivos y no matrimoniales (11) Una ley de Cortes de Pamplona de 1580 (Novisima Recopilacién 3,13, 1) establece que “los descendientes heredan por representacién en lugar de sus padres y ascendiente y se ha entendido normalmente que la sucesién descendiente en grados sucesivos se hace por estirpes y no por cabezas (Fuero Reducido 3,8,23) (12). El ascendiente es excluido en el supuesto de la ley 52IIl, esto es, cuando la paternidad © la maternidad han sido determinadas judicialmente con la oposicién infundada del ascendiente o en sentencia penal condenatoria (13). El llamamiento al cényuge, no excluido del usufructo de fidelidad conforme a la ley 254, se produce en la nueva redaccién de la Ley Foral 21/2019 con preferencia del llamamiento a los hermanos y ascendientes (14) La Sentencia del Pleno del Tribunal Constitucional 93/2013, de 23 de abril, declara la inconstitucionalidad de diversos preceptos de la Ley Foral 6/2000, de 3 de julio, que Formacién a Distancia 1 - 2020 755 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra regula las parejas estables en Navarra y niega la equiparacién del cényuge viudo con el supérstite de una pareja estable en orden a su llamamiento en la sucesién intestada no troncal, EI llamamiento a los ascendientes introduce el concepto de linea, que luego va a ser decisivo en la sucesién troncal. Seguin la ley 304.3, tienen preferencia en el llamamiento los ascendientes de grado mas préximo, que excluyen a los de grado mas remoto. Si hubiese dentro del mismo grado ascendientes de distintas lineas, la herencia se divide entre las lineas y, dentro de cada linea, por partes iguales (15). en Navarra antes inculo eran un orden El llamamiento a los hermanos en el derecho histérico se recono que a los ascendientes o al cényuge, y los hermanos de doble preferente a los de vinculo sencillo (16). El cényuge era considerado un extrafio a la familia, pues era a través del cényuge como se consumaba el cambio de linea de los bienes. La Ley Foral 21/2019 antepone ahora el llamamiento del cényuge no excluido del usufructo de fidelidad respecto de los hermanos y ascendientes, y los hermanos de vinculo sencillo se asimilan a los de doble vinculo. El lamamiento al orden colateral se simplifica al maximo: se llama a los parientes hasta el cuarto grado, sin distincién de vinculo doble o sencillo, ni de lineas, excluyendo los de grado més préximo a los de mas remoto, sin representacién y siempre por partes iguales (17) EI lamamiento de la Comunidad Foral sustituye en 1987 al llamamiento de la Compilacién a la Diputacién, y se justifica en la Recopilacién Privada en razén de la autonomia tributaria de Navarra, pues el llamamiento en ultimo lugar, segtin la tradicién romana, debe hacerse al fisco. La Ley Foral 10/2016, de 1 de julio, de actualizacién del régimen regulador de la sucesin legal a favor de la Comunidad Foral de Navarra, modifica el apartado séptimo de la ley 304 de la Compilacién del Derecho Civil Foral de Navarra, que queda redactado del modo siguiente: "7. En defecto de los parientes comprendidos en los nimeros anteriores, sucederd la Comunidad Foral de Navarra, la cual, tras proceder a la liquidacion de los bienes y derechos de la herencia, la destinara a fines de interés social, incrementando la dotacién presupuestaria que para estos fines se prevea en los Presupuestos Generales de Navarra’. Esta redaccién se conserva textualmente en el niimero 6 del actual texto tras la reforma de la Ley 21/2019, En la STC 40/2018, de 26 de abril, en el recurso de inconstitucionalidad 572-2008, contra los articulos 15 y 16 de la Ley Foral 14/2007, de 4 de abril, del patrimonio de Navarra, sobre constitucionalidad de los preceptos legales forales que regulan el destino de bienes mostrencos (inmuebles vacantes y saldos y depésitos abandonados), se concluye “la concurrencia de conexién suficiente entre las figuras de los inmuebles vacantes y depésitos y saldos abandonados con los vacantes abintestatos, que no dejan Formacién a Distancia 1 - 2020 756 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra de pertenecer a una misma clase o institucién, que es la de los bienes abandonados y sin duefio conocido, que, paralelamente, se proyectan sobre un instituto propio del derecho civil foral navarro como son los "bienes" y, en particular, la propiedad y la posesién de las cosas regulados en la Compilacién de! Derecho civil Foral de Navarra” ‘Surge la duda de si la Comunidad Foral es propiamente un heredero o si es un mero liquidador de una herencia que carece de heredero, lo que, a mi parecer, es la interpretacién més verosimil. La doctrina constitucional parece justificar la competencia de Navarra en tratarse de una sucesién intestada, pero la sucesién intestada no previene necesariamente un llamamiento a titulo de heredero. Doctrinalmente, se ha considerado elllamamiento al Estado como la consolidacién de un derecho inminente, la actualizacién de la soberania del Estado como propiedad, pero, a mi entender, ese planteamiento no deja de ser una generalizacién, y toda sucesién se justifica en presupuestos practicos y liquidatorios (antes pagar las deudas del causante que heredar), y no tiene sentido que la Administracién publica pueda repudiar una herencia vacante y que los bienes y telaciones patrimoniales queden en el limbo. Sabido es que la Ley de Mostrencos, de 9 de mayo de 1835, se interpreté por la jurisprudencia como una ley general que se aplicaba en Navarra; supone una consideracién ideolégica en que el orden de los llamamientos intestados presupone una nocién de familia y organizacién social y politica. En mi opinién, no tiene sentido la Administracién publica como heredero, porque las personas solo pueden ser sucedidas por personas reales y no por ficciones juridicas, y el orden intestado debe definir la supremacia del individuo sobre el Estado. A mi entender, tal cuestién se perfila con claridad en el articulo 24 de la Ley de Patrimonio del Estado de 1964, que consolida la nocién liquidatoria de la Administracién piblica que siempre recibe a titulo de inventario y nunca responde de las deudas més alla de lo recibido. Esto es, la Administraci6n publica es llamada como fisco, si bien en la distribucién de! remanente tiene que tener en cuenta la persona del causante, sus intereses y su entomno, lo que explica, por otra parte, la preferencia del llamamiento de la Comunidad Foral respecto del Estado, por su relacién de mas proximidad al causante. 3. La sucesi6n en los bienes troncales A) Requisitos de la sucesién troncal A tenor de la ley 305, la sucesién en bienes troncales tendra lugar cuando el causante que no haya dispuesto de tales bienes fallezca sin descendientes que le hereden (18) La sucesién troncal se configura en la Compilacién como supletoria de la voluntaria. La jurisprudencia ha declarado en varias ocasiones que el llamamiento testamentario al Formacién a Distancia 1 - 2020 787 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra ‘cényuge rompe la sucesién troncal, lo que se ha declarado fundamentaimente a efectos del retracto gentilicio (19). La reforma de 1987 suprime la llamada reserva troncal "por it (20). La sucesién troncal de los que fallecen sin descendencia es una sucesién particular que se refiere solo a bienes inmuebles; si bien parece que la coherencia misma de la sucesién troncal predica que los bienes inmuebles no habran de ser solo los inmuebles por naturaleza, y se comprenderan también en el llamamiento troncal los inmuebles por destino; esto es, el inmueble con todos sus accesorios, y bienes afectos a su uso ordinario (21). posibilidad del supuesto” Conservaran el caracter de troncales los inmuebles adquiridos por permuta de otros bienes troncales 0 por retracto gentilicio (22). B) El concepto de linea de donde proceden los bienes "Son llamados a suceder en los bienes troncales los parientes del causante que pertenezcan a la familia de la que procedan los bienes". Como hemos dicho, el concepto de tronco y linaje no son univocos en Ia historia del derecho, y es dificil determinar qué significa la nocién "linea", que creo hemos de tomar de la ley 304.3. A mi entender, esté claro que la sucesién troncal es una sucesién del causante mismo y no del origen de la sucesién; es decir, el llamado ha de ser e/ mas cercano pariente del causante, como expresamente previene la ley 307, y la linea se computa de abajo arriba y no de arriba abajo. Esto es, cada persona tiene dos lineas fundamentales de sucesién, la patema y la materna, son las dos familias de las que proceden los bienes de la ley 307. El ascendente comiin al origen de la troncalidad y al causante de la herencia es el padre © la madre del causante que delimita el concepto de linea (familia de la que proceden los bienes), esto es, a los bienes recibidos de los hermanos o sobrinos paternos seran llamados con preferencia los hermanos paternos 0 familiares mas cercanos de la linea paterna (paterna patemis, matera matemis). Para explicarlo, podemos mirar hacia arriba nuestro parentesco, donde reconocemos claramente como diferenciadas la familia de nuestro padre y de nuestra madre; y con mas dificultad, pero también nitidamente, reconocemos como diferenciadas, dentro de la familia de la madre, dos familias: la de los abuelos maternos y la de los abuelos matemos. En el abolorio (segundo grado ascendente), para cada una de las lineas de los progenitores se abren otras dos lineas, paterna y matema, lo que da lugar a cuatro lineas de abolorio (cuatro familias diferenciadas), abuelo y abuela paternos, y abuelo y abuela matemnos, es decir, cuando los bienes provengan de un tio paterno, los bienes. se deferiran a la familia del abuelo patemo (excluyendo las otras tres ramas familiares) Formacién a Distancia 1 - 2020 758 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra El abolorio, en consecuencia, distingue cuatro grandes lineas o linajes. No se asciende mas alld, ni se busca mds alld el origen de los bienes (23) C) Orden de Ios lamamientos a la sucesién troncal A tenor de la ley 307, que modifica la Ley Foral 21/2019, son llamados a suceder en los bienes troncales, en primer lugar, los ascendientes de grado més préximo. EI llamamiento preferente de ascendientes a la sucesién troncal traiciona el sentido histérico de la troncalidad, pues el llamamiento a ascendientes tiene un sentido divisorio de la herencia, Entiendo que el llamamiento presupone que pertenezca a la linea de origen de los bienes. La norma expresamente no lo dice, el concepto de linea no aparece identificado especificamente en la ley 307, con lo que cabe la duda de si la troncalidad se refiere solo a las dos familias diferenciadas del padre y la madre o si comprende también las cuatro lineas del abolorio, En segundo lugar, el segundo orden de llamamiento se difiere a los hermanos, sin preferencia de doble vinculo y con derecho de representacién en favor de sus descendientes (24) y, finalmente, son llamados a la sucesién troncal los parientes colaterales hasta el cuarto grado, sin representacién y por partes iguales, con exclusion del grado mas préximo al mas remoto y con divisién igualitaria de los llamados que estén en el mismo grado (25). Si los colaterales concurren con ascendientes no troncales del causante, estos tienen, aunque contrajeren nuevas nupcias, el usufructo vitalicio de los bienes troncales (26). ‘Seguin la misma ley 307, "en defecto de estos parientes, la sucesién se deferira conforme ala Ley 304", IV, EL DERECHO DE REPRESENTACION A falta de disposicién del causante, el derecho de representacién se da, tanto en la sucesién legal como en la voluntaria, a favor de sus descendientes sin limitacién, y a favor de los descendientes de los hermanos (ley 309). Y, como se ha dicho, en Navarra, los descendientes en linea recta de ulterior grado heredan por estirpes y no por cabezas (ley 304.1); al contrario del derecho comtin, en el que los de ulterior grado heredan por cabezas. Formacién a Distancia 1 - 2020 759 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra En la Compilacién se establece la representacién, no como un orden legal sucesorio, sino como una presuncién de la voluntad del causante, pues se subraya que solo se aplica a falta de disposicién del causante y que el causante puede excluirlo En Navarra, la representacién se aplica igualmente a la sucesién legal, troncal y voluntaria. La ley 309 establece la representacién en la sucesién testamentaria en favor de la linea descendente y enla colateral en favor de los hijos de hermanos hasta el cuarto grado a contar desde el causante. La ley 170 establece expresamente la representacién en la donacién mortis causa. Ademas, se recuerda la aplicacién de la representacion en todos los supuestos de sucesién forzosa, asi en favor de los descendientes en el Hlamamiento forzoso a los hijos de anterior matrimonio o pareja estable (leyes 274, 275 y 276), y en la liquidacién de la sociedad conyugal habiendo descendientes de uniones anteriores (ley 116). Llama la atencién que, en la reforma de la ley 180 por la Ley Foral 21/2019, se ha omitido la referencia a la representacién en los pactos sucesorios, que antes se hacia expresamente, La nueva regulacién parece contemplar Unicamente una representacion en favor de los descendientes y en favor de la unidad de la Casa, y parece instituirse un personalismo en los pactos sucesorios que excluye la representacién salvo cuando el contrato sucesorio tenga por causa mantener la unidad de la Casa EI supuesto ordinario de representacién se da en la sucesién legal y en favor del premuerto, pues, segiin la tradicién clasica, se representa al premuerto (viventis non datur representatio). La Compilacién comprende también expresamente la incapacidad ‘como supuesto de representacién (ley 308, y ley 202 en el testamento de hermandad).. La Compilacién excluye la representacion en el supuesto de la renuncia a la herencia (ley 311) (27). La representacién es un llamamiento por estirpes (Iey 310) a un grado ulterior, enlalinea descendiente, a una cuota vacante y en nombre de un llamado premuerto o incapaz (ley 308), tanto en la sucesién troncal como en la no troncal. La Compilacién regula la sucesién por representacién como excepcién al llamamiento por proximidad de grado, y en favor de los descendientes; y en la linea colateral, en favor de los descendientes de hermanos (leyes 304.2 y 307.1), El fundamento de la representacién en la sucesién legal esta en la injusticia radical de la exclusion de la estirpe del llamado premuerto (0 incapaz), que se remedia mediante el llamamiento de los descendientes del premuerto. Es una excepcién al principio de proximidad en grado en el llamamiento que toma en cuenta el concepto de parentela © estirpe. La ley 308 impropiamente establece que el descendiente "se subroga” en el lugar del ascendiente premuerto o incapaz, lo que no es exacto, pues el llamado por representacién hereda directamente del causante, no responde con los bienes recibidos de las deudas del representado y puede heredar aunque hubiese renunciado a la Formacién a Distancia 1 - 2020 760 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra herencia del representado (ley 311). Tampoco parece que le afecten las condiciones que se hayan impuesto al representado, salvo que estuviesen en la naturaleza misma de la institucién, Toda sustitucién excluye el derecho de representacién (ley 221). Es dudoso que se excluya la representacién cuando en un llamamiento testamentario el llamado renuncié antes a un llamamiento legal (ley 316), y es que es preciso determinar si la exclusion de la representacién en la renuncia se funda en una presumible voluntad del causante de excluir de la sucesién legal a quien rechaz6 su herencia testamentaria o si se funda en el principio vivientis non datur representatio (esto es, la excepcionalidad de la representacién). En este supuesto de previo rechazo de un llamamiento voluntario, a mi me parece que excluir la representacién no se puede explicar por ninguno de estos dos fundamentos, sino que se basa en la necesidad de simplificar el fenémeno hereditario, por el hecho de que el llamamiento legal y testamentario no se consideran dos llamamientos, sino uno solo, pues, como hemos dicho, no hay dos delaciones hereditarias distintas, y para evitar que el heredero llamado por el testamento (donde puede haber unas cargas) rechace la herencia testamentaria para aprovecharse de un llamamiento legal que no tiene cargas. Por ello, la norma de la ley 316 solo se aplica si el llamamiento es simultaneo no sucesivo, y en la representacién hay dos llamamientos sucesivos, pues hemos dicho que la delacién del representado es distinta de la del representante y proviene directamente del causante; el llamado por representacién hereda en su propio nombre y no en nombre de su causante, de donde no tiene sentido su interpretacién extensiva. Y no se puede aqui llamar por analogia el régimen del derecho de transmisién (ley 317), porque hay una diferencia fundamental, pues la cuota representada se adquiere con independencia del representado, el representado nunca ha llegado a adquirir los bienes, y la vocacién y delacién provienen directamente del primer causante, mientras que el derecho trasmitido se adquiere (en Navarra esto queda especialmente claro) por medio de la herencia del primero llamado, y como parte integrante de esta (28). Bibliografia 1. ABASCAL GARAYOA, Angel. La influencia de la inmigracién en la estructura demografica de Pamplona. En: Principe de Viana, 1956, afio 17, n.° 63. ISSN 0032-8472 2, ALONSO, José, Recopilacién y comentario de los fueros y leyes del antiguo Reino de Navarra. Reedicién de la edicién de 1848-1849. Pamplona: Diputacién Foral de Navarra, 1964, tomo |. Formacién a Distancia 1 - 2020 781 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra 10. "1. 12, 13. 14, 15. 16. 17. 18. ALVAREZ CAPEROCHIPI, José Antonio. Curso de derecho hereditario, Madrid Civitas, 1990. ISBN 84-7398-783-7, BARACHINA Y PASTOR, Federico, Derecho foral espariol. Castellon: J, Armengot é hijos, 1912. tomo Il BARBER CARCAMO, Roncesvalles. Comentarios. En: Comentarios al Cédigo civil y Compilaciones Forales. Albaladejo Garcia, Manuel (dir.). Madrid: Edersa, 2001, tomo XXXVII, vol. 2. ISBN 978-84-8494-008-1 BELMARTINO, Susana, Estructura de la familia y edades sociales en la aristocracia de Leén y Castilla segtin las fuentes literarias e historiogréficas (siglos X-XIll). En Cuademos de Historia de Espana, 1968, n.° 47-48. ISSN 0325-1195. BRAGA DA CRUZ, Guilherme. A exclusdo sucesséria dos ascendentes. Braga: Livraria Cruz, 1947. tomo Il. BRAGA DA CRUZ, Guilherme. © direito de troncalidade e 0 regime juridico do patriménio familiar, Braga: Livraria Cruz, 1944. tomo |. CAMARA LAPUENTE, Sergio. La exclusién testamentaria de los herederos legales. Madrid: Civitas, 2000. ISBN 84-470-1421-5. CARO BAROJA, Julio, La casa en Navarra. Pamplona: Caja de Ahorros de Navarra 1982. ISBN 84-500-5257-2. La casa en la sociedad vasca del Antiguo Régimen. Imizcoz Beunza, José Maria (edit. Vitoria: 1998. CILVETI GUBIA, Maria Belén, Comentarios. En: Comentarios al Fuero Nuevo. Compilacién del Derecho civil de Navarra, Rubio Torrano, Enrique (dir. ). Pamplona: Aranzadi, 2002. ISBN 84-8410-893-7. DEKKERS, René. El Derecho privado de los pueblos. Madrid: Editorial Revista de Derecho Privado, 1957 DURAN RIVACOBA, Ramén, Comentarios. En: Comentarios al Cédigo civil y compilaciones forales. Albaladejo Garcia, Manuel (dir.). Madrid: Edersa, 2001, tomo XXXVI, vol. 2. ISBN 978-84-8494-008-1. ERDOZAIN AZPILICUETA, Pilar. Las estrategias familiares a través de los contratos matrimoniales en el Norte de Navarra: Lesaka, 1790-1879, En: ura vasconiae: revista de Derecho histérico y autonémico de Vasconia. 2004, n° 1 ISSN 1699-5376, ERDOZAIN AZPILICUETA, Pilar. Relaciones entre el sistema sucesorio, la estructura del hogar y la propiedad de la tierra en la Navarra media occidental ‘Comunicacién presentada a la IV Reunién del SEHA, Mélaga, octubre de 1991. ESTIBALEZ, Luis Maria. La sucesién intestada y troncal en las regiones forales segtin el Tribunal Supremo, En: Estudios de Deusto. 1959, vol. 7, n.° 14. FERNANDEZ ASIAIN, Eugenio. La troncalidad. En: Estudios de Derecho Foral ‘Navarro, Pamplona: Editorial Gomez, 1952 Formacién a Distancia 1 - 2020 762 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra 19. 20. 24. 22. 23. 24. 25. 26. 27. 28. 29. 30. 31. FRAUCA LLAMAS, Domingo. La representacién sucesoria en el derecho navarro. Zaragoza: Facultad de Derecho de Zaragoza, 1956. GARCIA DE VALDEAVELLANO, Luis. La comunidad patrimonial de la familia en ef derecho espafiol medieval. Salamanca: Universidad de Salamanca, 1956. GARCIA DE VALDEAVELLANO, Luis. La comunidad patrimonial de la familia en el Derecho espafiol medieval. En: Estudios medievales de Derecho Privado. Sevilla: Universidad de Sevilla, 1977. ISBN 84-7405-033-2. GARCIA-GALLO DE DIEGO, Alfonso. Bienes propios y derecho de propiedad en la Alta Edad Media espafiola. En: Anuario de historia del derecho espafiol. 1959, n2 29, ISSN 0304-4319, GARRIDO DE PALMA, Victor Manuel. La desheredacién y la exclusién. En: Revista Juridica del Notariado, Enero-marzo 2005, n.° 53. ISSN 132-0044. GIL BERGES, Joaquin. Los mostrencos en el Supremo, o sea, estudio sobre la vigencia de las instituciones forales espariolas en materia de sucesiones intestadas. Zaragoza: Tip. La Académica, 1920. GUTIERREZ FERNANDEZ, Benito. Cédigos 0 estudios fundamentales sobre el Derecho Civil Espafiol. Madrid: Libreria de Sanchez, 1868. MANRESA Y NAVARRO, José Maria. Comentarios al Cédigo civil espafiol. 4.* edicién, Madrid: Reus, 1911 MARTINEZ GIJON, José. La comunidad hereditaria y la particion de la herencia en el derecho medieval espafiol. En: Anuario de historia de! derecho espafiol. 1957-1958, n.° 27-28. ISSN 0304-4319, MIKELARENA PENA, Fernando, ERDOZAIN AZPILICUETA, Pilar y PAUL ARZAK, Juan Ignacio. Las estrategias familiares de los campesinos propietarios de la Vasconia cantabrica: una perspectiva micro analitica. En: Historia social. 2002, n.° 43. ISSN 0214-2570. MIKELARENA PENA, Fernando. Estructuras familiares en Espafia y en Navarra en los siglos XVIII y XIX: factores etnoculturales, diferenciacién socioeconémica y comportamientos estratégicos. En: Revista de antropologia social. 1993, n.° 2. ISSN 1131-558X, MIKELARENA PENA, Fernando. Modelos de matrimonio y regimenes de herencia en Navarra a finales del siglo XVIII. En: Principe de Viana. 1992, anejo, n.° 16. ISSN 1137-7054. (Ejemplar dedicado a: Il Congreso de Historia de Navarra de los siglos, XVIIEXIX y XX). MORENO ALMARCEGUI, Antonio y ZABALZA SEGUIN, Ana. I origen histérico de un sistema de heredero nico: el Prepirineo navarro, 1540-1739. Madrid: Rialp, 1999, ISBN 84-321-3257-8 Formacién a Distancia 1 - 2020 763 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra 32. 33, 34, 35. 36. 37. 38, 39, 40. 41 42. 43. 44, 45. NOAIN IRISARRI, José Joaquin. Nobleza media y transmisién del patrimonio familiar en la Navarra modema. En: Jura vasconiae: revista de Derecho histérico y autonémico de Vasconia, 2004, n.° 1. ISSN 1699-5376. NUNEZ NUNEZ, Maria. La sucesién intestada de los parientes colaterales. Madrid: Dykinson, 2007. ISBN 978-84-9849-091-6. PLANITZ, Hans. Principios de derecho privado germédnico. Melén Infante, Carlos (trad.). Barcelona: Bosch, 1957. SAINZ DE VARANDA, Ramén, La Ley Paccionada de Navarra y la vigencia de las normas forales sobre sucesi6n intestada. Pamplona: Aranzadi, 1970. tomo 14. SANCHO REBULLIDA, Francisco de Asis. Comentarios al Cédigo Civil y Compilaciones Forales. Albatadejo Garcia, Manuel (coord.). Madrid: Edersa, 1990. tomo XXXVI, vol. 1. ISBN 978-84-7130-126-0, SANTAMARIA ANSA, Juan. La jurisprudencia y ef derecho civil de Navarra (1940-1948). Pamplona: Publicaciones del Consejo de Estudios de Derecho Navarro, 1948, SANTAMARIA ANSA, Juan. Los nietos no suceden por cabezas sino siempre por estirpes, La sucesién abintestato en el Derecho foral de Navarra. En: Curso de Derecho Foral Navarro. Pamplona: Estudio General de Navarra, 1958 SERRANO GARCIA, Javier. La reserva troncal del Art. 811 CC. Barcelona: José Maria Bosch Editor, 1991. ISBN 978-84-7698-133-7. SERRANO GARCIA, José Antonio. Troncalidad y comunidad conyugal aragonesa (Relaciones del recobro de liberalidades, a sucesién troncal y el derecho de abolorio con la comunidad conyugal legal). Zaragoza: Centro de Estudios Registrales, 2000. ISBN 84-95240-07-6 TOMAS Y VALIENTE, Francisco. La sucesién de quien muere sin parientes y sin disponer de sus bienes, En: Anuario de historia del derecho espafiol. 1966, n.° 36. ISSN 0304-4319. VALVERDE Y VALVERDE, Calixto. Tratado de derecho civil espariol. 3.* edicién. Valladolid: Tip. Cuesta, 1926. tomo V. YABEN Y YABEN, Hilario. Los contratos matrimoniales en Navarra y su influencia en la estabilidad de la familia, Madrid: Est. Tip. de Jaime Ratés, 1916 YANGUAS Y MIRANDA, José. Diccionario de los fueros del reino de Navarra. Reedicién de la edicién de 1828-1829. Pamplona: Institucién Principe de Viana, 1964 ZABALZA SEGUIN, Ana. El heredero ideal: practicas sucesorias en la Navarra pirenaica durante la Edad Modema (1550-1725). En: Actas del Congreso Intemacional de 1a Poblacién, V Congreso de la ADEH (Logrofio, 15, 16 y 17 de abril de 1998). Reher Sullivan, David Sven (coord). Logrofio: Instituto de Estudios Riojanos, 1999, vol. 4. ISBN 84-89362-63-7, Formacién a Distancia 1 - 2020 784 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra 46. ZABALZA SEGUIN, Ana. La historia de la familia en Navarra: una aproximacién cualitativa. En: Cuadernos de investigacién histérica. 1999, n.° 17. ISSN 0210-6272. Notas (ty (2) (3) (4) (8) (6) (7) (8) (9) Roncesvalles Barber (2001), afirma que el Fuero General de Navarra se dicta en una época de afirmacion de la propiedad privada frente a la sucesi6n forzosa; el Fuero tiene interés en separarse de un sistema de propiedad colectiva. En mi opinién, siendo esto cierto, debe quizas subrayarse que el derecho navarro no llega a una afirmacién de la propiedad privada tan radical como la del derecho romano, y conserva unos tintes mucho mas acentuados de propiedad familiar por estirpes y de propiedad comunitaria, Se produjo, incluso, el sobresalto de llegar a decirse en alguna sentencia del Tribunal ‘Supremo que por la ley de mostrencos estaba derogado el régimen histérico de la sucesion legal en Navarra. Cuestion que se repitié con machacona insistencia hasta mediados del siglo XX (Joaquin Gil, 1920; Juan Santamaria, 1948; Luis Maria Estibalez, 1959; Ramon ‘Sainz de Varanda, 1970). EI régimen legal sucesorio codificado se complementa con un importante numero de normas procesales que se aplican tanto a la sucesién voluntaria como a la legal (sobre declaracién de herederos, medidas cautelares de proteccion de la herencia cuando no se conoce el heredero 0 en espera de su aceptacion, o de puesta de la herencia en administracion en favor de los acreedores del causante, del heredero o de los legatarios), normas estrictamente procesales, principalmente recogidas en la Ley de Enjuiciamiento Civil, y que, salvo que existiese disposicién expresa al respecto en la legislacion navarra, se han venido aplicado a Navarra en nombre de la unidad jurisdiccional de la Corona La ley 149, que establece el principio de libertad de disposici6n mortis causa de los navarros. En virtud de este mismo principio, el instituido en cosa cierta y determinada es llamado a la totalidad de la herencia si es instituido como heredero (ley 216, la regulacién del derecho de acrecer es en consecuencia distinta en Navarra) y, en condiciones ordinarias, el legatario de parte alicuota no tiene la condicién de heredero (ley 219), y toda sustitucién excluye el derecho de representacién y el derecho de acrecer (ley 221). El derecho sucesorio codificado, influido por el Cédigo de Napoleén, sufre, por el contrario, una reaccién formalista y legalista: solo admite la voluntad mortis causa plasmada en un testamento, y favorece el orden legal sobre el voluntario, en cuyo contexto hay que estudiar la compatibilidad entre la sucesién legal y la voluntaria. Por ejemplo, José Alonso (1964), p. 313. Este autor sostiene, con todo, que vale el testamento otorgado en Cintruénigo ante el escribano Pascual Malumbres, por el que se instituia a los parientes en la legitima foral y el resto de la herencia se distribuia en legados a extrafios (p. 314), Sergio Camara (2000); Victor Manuel Garrido (2005); Marta Nufiez (2007), p. 40. Vid. Maria Nuhez, op. cit, p. 47. Ley 312 (vid., en este sentido, José Alonso, op. cit,, p. 321). Segun la ley 216, el heredero instituido en cosa cierta y determinada se entender llamado a toda la herencia. Y, por otra parte, la institucién en parte alicuota no se entiende como institucién hereditaria (ley 219), salvo a efectos particionales (ley 337). Femando Mikelarena (1993). La sociedad vasca en la montafia, Zuberoa y Baja Navarra evoluciona desde una sucesion familiar necesaria donde la parentela se perpetiia a Formacién a Distancia 1 - 2020 765 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra (10) (11) (12) tuna estrategia de heredero inico (Etxorakoa), patrimonio indivisible y posposicion det primogénito en interés de la Casa (que hace compatibles la troncalidad y la libertad de testar), evolucién que se manifestarla especialmente a partir de la Baja Edad Media (Hilario Yaben, 1916, pp. 71 ys.; Pilar Erdozain, 1991). El concepto de propiedad en las estructuras familiares patriarcales no es el propio concepto romano que distingue lo privado y lo publico con precisién, antes al contratio, la propiedad en los valles y localidades de la Montafia, la Zona Media y la Baja Navarra entrafa una facultades jurisdiccionales y politicas con derechos exclusivos de voto en las asambleas vecinales y de disfrute del comunal (Angel ‘Abascal, 1956). Por otra parte, Ia estructura troncal y agnaticia de familia parece también corresponderse con una cultura donde la produccién ganadera es mucho mas importante que la agraria y artesanal predominante en la ribera. Vid. también Julio Caro Baroja (1982) José Maria Imizcoz (1998); Antonio Moreno y Ana Zabalza (1999); Femando Mikelarena (1992), pp. 19-33; Ana Zabalza (1999a), pp. 239-250, y (1899b), pp. 67-80; Fernando Mikelarena, Pilar Erdozain y Juan Ignacio Paul Arzak (2002), pp. 77-104; Pilar Erdozain (2004), pp. 485-522; y José Joaquin Noain (2004), pp. 523-550, Para Aragon, puede verse Javier Serrano (2000) Sobre el sistema germénico de parentelas, Hans Planitz (1957) y René Dekkers (1957). Se generalizaria en Espafia en la Alta Edad Media: Luis Garcia de Valdeavellano (1956 y 1977), pp. 295 a 321; José Martinez (1957-1958), pp. 221-303; Alfonso Garcia-Gallo (1959), pp. 351-387 y Susana Belmartino (1968), pp. 256-328. Diversos sistemas de troncalidad se conservan en el Fuero Juzgo, el Fuero Real y en muchos fueros municipales, por ejemplo, los que provienen de la familia del Fuero de Cuenca, que regulan, sin la deseable minuciosidad, distintas estrategias de conservacién de la propiedad familiar (bienes propincuos) en la familia (Francisco Tomas y Valiente, 1966, p. 127). Si bien este sistema de troncalidad no es uniforme y existen distintas troncalidades: Guilherme Braga da Cruz (1941 y 1947). La ley IV, titulo XIll, partida 8. y la ley 6 de Toro reconocen expresamente esta extension de la troncalidad (‘ciudades villas y lugares do, segun el fuero de la tierra, se acostumbra a tomar los bienes al tronco y la ralz a la ralz’). La ley 6 de Toro, en el mismo sentido, ordena respetar el derecho de "las ciudades, villar y lugares do, segiin Fuero de la tierra se acostumbra a tomar los bienes al tronco, y la raiz a ralz”, que era de aplicacién previa prueba de su observancia y uso segiin la ley 3, titulo Il, Ho ill de la Novisima Recopilacién de las leyes de Castil, y la jurisprudencia habia reconocido con anterioridad al Cédigo Civil expresamente la pervivencia de la troncalidad en el Fuero de Sepilveda (STS de 31 de diciembre de 1883). Se puede afirmar con cardcter general que el derecho historico de Navarra, al contrario de lo que sucedia en la peninsula, solo exclula de la sucesién alos hijos sacrilegos o adulterinos y no a los extramatrimoniales, que eran denominados de muy diversas maneras en las fuentes, y en el derecho histérico de Navarra existe también una contrastada tendencia a asimilar los hijos adoptivos a los matrimoniales, lo que algunos autores ponen en relacién con la unidad de la Casa (més en detalle, Roncesvalles Barber, op. cit, pp. 1223 ss.) Juan Santamaria (1958), pp. 183 y ss. Roncesvalles Barber (op. cit, pp. 1228) considera que esta regia se deduce de la ley 304 y de la 310, pero, a mi parecer, el texto legal no es expreso y, en particular, no est claro que los sobrinos, cuando son llamados a una sucesi6n, heredasen por estirpes y no por cabezas, pues es dudoso que la representacién existiese en la linea colateral (José Alonso, op. cit, pp. 325 y 365). Y en el actual texto de la ley 304 se excluye expresamente la representacién en los colaterales, salvo en favor de los hijos de hermanos hasta el cuarto grado a contar desde el causante (ley 309). El llamamiento de los descendientes por estirpes es la interpretacion mas comun antes del Cédigo Civil (art. 923, vid. José Antonio Alvarez, 1990, p. 133). La renuncia del ascendiente excluye con cardcter general el derecho de representacién del renunciante, pero se plantea el problema de si, renunciando todos los llamados 0 1 tinico llamado, Formacién a Distancia 1 - 2020 766 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra (13) (14) (18) (18) son llamados los descendientes de! grado anterior (por representacién) o si es llamado el orden siguiente (como opina Roncesvalles Barber, op. cit, p. 1229). La adopcién y la filiacién extramatrimonial configuran un vinculo familiar pleno y no se limitan a ser una relacién recipraca de adopcién 0 reconacimiento, como se decia en el derecho anterior a la Constitucién de 1978, En Ia antigua redaccién de la ley 72.2 se interpretaba que su exclusion se producia ope legis, como incapacidad sucesoria, Francisco de Asis Sancho (1990) entiende que no seria aplicable si hay un allanamiento del demandado, y refiere la exclusion a que se determine la paternidad dentro de la propia sentencia penal; a mi me parece también que quizas serla factible interpretar que la exclusién por sentencia penal condenatoria significa que la condena por delitos sexuales o por abandono de familia se interpreta ope legis como causa de incapacidad por indignidad, y, por tanto, exclusién automatica del llamamiento intestado. La actual redaccién de la ley 62.III se cuida en afirmar que solo se pierden los derechos "por ministerio de la ley", lo que no excluye el llamamiento a la sucesién voluntaria, y es dudoso Sila exclusién se produce ope legis y es causa de indignidad 0 incapacidad, La mejora del llamamiento intestado del cényuge es una caracteristica del derecho burgués ¥y posesorio moderno, pero no es propio del derecho de una economia agraria apegada a la propiedad de la tierra, El llamamiento al conyuge después de los ascendientes es una innovacién de la Compilacién que no existia en el derecho histérico de Navarra; cuesti6n que no es, con todo, una especifica foral, sise tiene en cuenta que en Las Partidas el cényuge es llamado después del décimo grado de la linea colateral (6,13,6). Del mismo modo, en pleno siglo XIX, en la sucesi6n intestada de la Ley de Mostrencos el cényuge aparecia también pospuesto a la linea colateral. La posposicién del cényuge, en cierto sentido, contrasta con la mentalidad moderna, pero la proteccién del viudo se hizo en Navarra de una manera mucho mas radical y extensa de la que se hizo en el derecho comtin, por medio del usufructo de fidelidad. Y socialmente, en el sistema burgués de libertad de testar, también por medio de la extendida costumbre de otorgar testamento de hermandad entre los conyuges. La Ley Foral 21/2019 culmina una evolucién favorecedora del llamamiento preferente al conyuge, en relacién con la pérdida del arraigo social de la familia agnaticia. El llamamiento hereditario a los ascendientes parece que tiene un sentido divisorio de la herencia, y el Fuero General, que establece un sistema legal de troncalidad, no llama a la herencia a los ascendientes. El Fuero Reducido, de clara influencia romana, introduce la regla del liamamiento de los ascendientes alos bienes no troncales y de la reversion de las donaciones; el lamamiento a ascendientes se hace con preferencia a los hermanos (FR, 3, 7, 3). Sin embargo, esa norma no lleg6 a ser ley, y el lamamiento a los ascendientes se fue introduciendo progresivamente por influencia del sistema romano. Como ya se ha dicho, la ley 44 de Cortes de Tudela de 1588 (NR 3,13,3) introduce, después de los hermanos, la sucesién legal de ascendientes, que la ley 12 de Cortes de Pamplona de 1600 (NR 3,13,5) y la ley 59 de las Cortes de Pamplona de 1604 (NR 3, 13,6) precisan que es un llamamiento que no se extiende a los bienes troncales o dotales; la ley 16 de las Cortes de Pamplona de 1624 (NR 3,13,7) precisa que la exclusién del llamamiento a los dotales de ascendientes se refiere solo a los dotales troncales. Como se establece expresamente en el Fuero General (2,4,10), y normalmente se explica ara mantener!a indivisibilidad de la Casa y para la defensa de la familia matrimonial, pero es una norma comtin en el derecho histérico no especificamente foral (Partidas 6,13,5; Cédigo de Napoleén, art. 733). El texto del cédigo se explica por el precedente del Proyecto de 1851, donde en el comentario al art. 768 dice Garcia Goyena que es una innovacién adoptada por la comisién "a propuesta mia’. La critica doctrinal de la época inmediatamente anterior era también partidaria de la no exclusién radical como orden sucesivo de los hermanos de vinculo sencillo (Benito Gutiérrez, 1868, p. 609). Los descendientes de los hermanos premuertos heredan por representacién, pero, si todos o el Unico hermano premueren, son Formacién a Distancia 1 - 2020 787 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra a7 (18) incapaces o renuncian a la herencia, los sobrinos no heredan por representacién, sino que heredan en nombre propio y por cabezas (en contra, Roncesvalles Barber, op. cit, p. 1243; Maria Belén Cilveti, 2002, p, 972; y Ramén Duran, 2001, p, 1342), Del mismo modo, si todos © el Unico hermano premueren, son incapaces o renuncian a la herencia, se llama el orden del cényuge, y justamente porque el interés preferente ha de ser la defensa del orden de llamamientos establecido en la Compilacién, que llama al cényuge tras los hermanos, sin que tenga sentido que el cényuge sea también pospuesto a los sobrinos por aplicar ahora la nocién de representacién sucesoria, Se decide asi la polémica histérica sobre si los sobrinos heredaban por estirpes 0 por cabezas (Partidas 6, 13,5, parece que establece la sucesién solo de la linea descendiente por estirpes, por lo que los sobrinos heredan por cabezas, "ouiesse sobrinos de los hermanos de parte de su padre o de su madre, e fuessen los hermanos amos muertos heredaran los sobrinos los bienes de su tio, entre si por cabezas", y tal era la opinién de Azon y Baldo, contra Accursio y Bartolo). A mi me parece que la preferencia que se establece en la ley 37 de Cortes de Pamplona de 1604 (NR 3,13,13), del tio sobre el primo, nos muestra que para un amplio sector de la practica el llamamiento a los parientes se entendia que debia excluirse la linea colateral ascendiente, y, en todo caso, que era preferente la linea colateral descendiente, pues de lo contrario no tendria sentido establecer formalmente que el primo (cuarto grado) se pospone al tio (tercer grado) de la linea colateral. Que los sobrinos heredaban antes que los tios era, por otra parte, la postura mayoritaria de la doctrina antes de la codificacion en aplicacion del criterio de la ley 8 de Toro (Covarrubias, Antonio Gémez, Sancho de Llamas, y la principal doctrina del derecho comun, Culacio, Vinio; vid. José Antonio Alvarez, op. cil, p. 136, nota 13) Las fuentes de Navarra, que aparecen dispersas y asistematicas en el XIX, no tienen tna regulacion coherente y univoca de la troncalidad. Como ya he referido, la troncalidad aparece reconocida y regulada en el Fuero General, que establece que las heredades del muerto sin hijos no han de tornar a los padres y ascendientes, sino a la hermandat o a os mas cercanos parientes de donde provienen los bienes (capitulo VI, titulo IV, libro I), y parece, aunque esto es mas dudoso, que en los bienes troncales no hay particién entre los hermanos (asi podria deducirse del capitulo IX del mismo titulo y libro). Distintas formas de troncalidad estan muy extendidas en los fueros locales (véase en detalle Roncesvalles Barber, op. cit, pp. 1260 y ss.). Como hemos visto al hablar de la sucesién legal de los bienes no troncales (considerados no troncales principalmente muebles ¢ inmuebles adquiridos a ganados por el causante), el sistema romano de sucesién se introduce progresivamente en Navarra, y se recoge asi en el Fuero Reducido un doble sistema sucesorio (en bienes troncales y no troncales). Cuando por ley 44 de las Cortes de Tudela de 1583 se introduce con cardcter general la sucesién de ascendientes, oponiéndose en este punto al Fuero General, se hace necesario recordar a continuacién, por leyes de las cortes de Pamplona de 1596, 1600 y 1604 (Novisima Recopilacién de Joaquin de Elizondo, leyes IV, V, VI, del titulo XIll, de libro Ill, que en los bienes troncales debe seguirse el fuero y los bienes deben volver al tronco de donde provienen. En el XIX, undnimemente aplicaba la troncalidad solo a los bienes raices de abolengo, considerando el término troncal como analogo a inmueble, y seguramente el llamamiento preferente se determinaba desde el origen de los bienes entre los herederos legales del causante de la reserva (vid. José Yanguas y Miranda, 1964, p. 224), Entiendo que el gran problema con el que se enfrenta la troncalidad en Navarra en los albores del XIX es desiindar entre sucesién troncal y sucesién en los mayorazgos: la doctrina navarra se decanta por entender que en Navarra se aplica la legislacién desvinculadora, aunque contintia vigente el régimen histérico de sucesién troncal (José Alonso, op. cit pp. 410 y ss.). Seguramente, la sucesién troncal se aplicaba en el derecho histérico como luna sucesién necesaria y vinculada (vid. por ejemplo, la ley citada de 1604) y es en la jurisprudencia del XIX donde puede fundarse una nueva restriccién que refiere la troncalidad Formacién a Distancia 1 - 2020 788 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra (19) (20) como supletoria de la sucesién voluntaria, y no como una sucesién necesaria siquiera referida a los inmuebles, La Sentencia de 31 de octubre de 1991 concluye que, “al haberse transmitido el bien del padre a su esposa mediante testamento de hermandad, se ha producido una ruptura de la linea de sangre y en su consecuencia han perdido los referidos bienes el cardcter de bien de patrimonio, por lo que no procederia en tal supuesto el retracto gentilicio", aunque “en orden al principio de unidad de la familia y la unidad de la Casa, no puede predicarse que la madre no forma parte de la Casa en que se ha integrado por su matrimonio, y en consecuencia y dada la similitud existente en derecho navarro entre Casa y Familia, no puede mantenerse que la mujer es un extrafio o un tercero a la familia, sino que de ella forma parte, por lo que ha de concluirse que al haber otorgado el padre del enajenante un testamento de hermandad en favor de su mujer pocos dias antes de su fallecimiento, y ésta, no ha enajenado a un tercero, sino que ha transmitido a su hijo, a titulo gratuito, es decir a un descendiente de la linea del abuelo de la que devenia el bien objeto de autos, no ha pretendido sustraer el bien de la linea de procedencia, sino mantenerlo en ésta". Pero esa doctrina no es continuada posteriormente, y las SSTSJ de Navarra de 10 de diciembre de 1991, de 17 de marzo de 1993, de 21 de diciembre de 1993 y de 18 de diciembre de 2008 concluyen que para que pueda considerarse intacta la linea de procedencia de los bienes familiares, en los supuestos en los que haya habido un testamento de hermandad, es preciso, al menos, que el causante, afin al tronco de aquellos, no haya podido disponer de ellos en favor de personas distintas que las pertenecientes a dicha linea, pues, de lo contrario, la inea de procedencia de los bienes de patrimonio ha de estimarse rota, y decae, en consecuencia, un presupuesto esencial para el éxito de la accién de retracto. Explicacién inaceptable, puesto que, siendo la sucesién troncal supletoria de la voluntaria, la reserva troncal cumplia una funcién sustancial, de defensa de la familia de origen de los bienes, para evitar el cambio de linea en la sucesién de los ascendientes. El nuevo régimen supone una restriccién de la troncalidad en Navarra, seguramente, al perder esta sus bases sociolégicas, y es llamativo que en este punto el Cédigo Civil, por virtud del art. 811, es mas foral que la propia Compilacién. El art. 8171 CC parece que tiene una inspiracién directa en el derecho histérico navarro, La relacién entre el art, 811 CC y el régimen navarro de la troncalidad ha aparecido siempre clara a los tratadistas del derecho foral navarro. Eugenio Femandez (1952) afirma que el art. 811 CC se basé en el derecho navarro y, concretamente, en la ley 6, titulo 13, libro 3 de la Novisima Recopilacion de Navarra, y cita en este sentido el trabajo de Salamero Resa (Las sucesiones intestadas en Navarra, Pamplona, 1928), que afirma que es en el derecho navarro en el que se investigé siempre el origen de los bienes en el conflicto entre llamados, en coherencia con los principios y la indivisibilidad de! caudal hereditario propios de la tradiciOn foral, Manresa y Navarro, que, como es sabido, fue uno de los autores del texto del art. 811 CC por haber formado parte de la subcomisién redactora, cita también como precedente del art. 811 CC el derecho de Navarra, aunque luego, en razén de la cuadratura del circulo, es contrario a considerar el art. 811 una especie de sucesién troncal (vid. José Maria Manresa y Navarro, 1911, p. 248). EI mismo autor cita posteriormente el régimen del derecho foral de Navarra, para sostener que el llamamiento debe hacerse solo a los mas préximos parientes dentro del tercer grado (p. 269). Y repite esta opinién Gonzalo de las Casas (citado por Javier Serrano, 1991, p.61, nota 169). Calixto Valverde y Valverde (1926, pp. 231 y ss.) explica que la subcomisién de cédigos formada por Manresa, Goyena, Duran y Franco redacté el art. 811 CC con el fin de armonizar la legislacién castellana y foral, especialmente la navarra, donde regia el sistema de troncalidad. Por su parte, Mucius Scaevola afirmaba en su primer comentario al Cédigo que el precepto supone una consagracién en el Cédigo de la troncalidad de Navarra (citado por Federico Barachina y Pastor, 1912, p. 637) Formacién a Distancia 1 - 2020 769 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra (21) (22) (23) Felipe Pou, Roncesvalles Barber (op. cit, p. 1270) y Maria Belén Cilveti Gubia (op. cit. p. 959) han defendido que el llamamiento troncal es un liamamiento a titulo de heredero. Sin embargo, esta interpretacién no se corresponde con el hecho de ser el llamamiento del sucesor troncal siempre a titulo particular y a bienes concretos, y que por ello no esta claro que el sucesor troncal sea participe de la comunidad hereditaria como heredero. Por otra parte, si tenemos en cuenta que, en Navarra, el llamamiento al heredero se basa Prioritariamente en la voluntad del causante, parece mas coherente no considerar heredero al sucesor troncal, un mero sucesor a titulo particular; por otra parte, obsérvese que la Compilacién no habla en ningin lugar de heredero troncal, sino que refiere con preferencia el término sucesor troncal. Yo creo que no pueden predicarse conceptos generales, pues, en cada caso, para calificar el caracter de heredero del sucesor troncal habré que estar a la entidad de los bienes troncales en el conjunto de la herencia del fallecido y también a la cercania del parentesco del llamado, aunque, con caracter general, no creo que pueda predicarse que el sucesor troncal sea llamado a titulo de heredero. Entiendo que Su consideracién como legatario puede explicar alguna de las peculiaridades del régimen de los bienes troncales, que deben estar afectos a las deudas hereditarias en los mismos términos que el legatario de cosa determinada (antes pagar que heredar), y entiendo que, sino es heredero, no recibe la posesién civilisima de los bienes del causante y serd el heredero voluntario o legal el que le deberd hacer entrega de los bienes. Por eso, por propio caracter de sucesi6n particular, la exigencia de los bienes troncales no es incompatible con luna declaracién de herederos abintestato en favor de los llamados no troncales (SSAT de 5 de julio de 1944 y de 22 de julio de 1953). La subrogacién real parece, pues, que se limita al supuesto de permuta con otro bien inmueble. Y un inmueble pierde su condicién de troncal si se enajena a titulo oneroso, Porque no hay propiamente una continuidad de la condicién troncal mas que si hay una perfecta identificabilidad del inmueble y su origen troncal, En cuanto al retracto gentilicio, Eugenio Fernandez se habia mostrado contrario a reconocerles el caracter de troncales con anterioridad a la Compilacion, justamente por haber sido enajenados y adquiridos por la familia retrayente a titulo oneroso (op. cit, p. 105); en todo caso, parece que solo es referible a aquellos bienes originariamente troncales sobre los que se ejercita retracto gentilicio que conservan después del retracto su condicion de troncales, pues es obvio que, silos bienes no eran originariamente troncales, no adquieren esta condicion porque se ejercite sobre ellos un retracto gentilcio, y también sera exigible que el familiar retrayente se encuentre en el cuarto grado de parentesco con el familiar desde el que él se causé el titulo lucrative originario de adquisicién Es el concepto de linea que se deduce de la ley 304.3, que cuenta dos lineas en el orden ascendente para cada generacién; distintas lineas y dentro de cada linea presupone distinguir, al menos, dos lineas ascendentes diferenciadas, e, igualmente, de la ley 314, que refiere la linea al orden ascendente. Es la interpretacién del concepto de linea que parece referirse en el Fuero Reducido (3.7,3; 3.8.11) y, ademas, es la interpretacién mas coherente con la patticularidad de la sucesién troncal, que solo tiene el sentido de la exclusién de los familiares que no forman parte de la linea de donde los bienes proceden. No me parece coherente la interpretacién de Eugenio Femandez (op. cit, pp. 104 y 109, con cita de Salamero Resa, y p. 112) y de Roncesvalles Barber (op. cit, p. 1285) de que antes de la Compilacién se exigia que los llamados fueran descendientes del tronco, esto es, del que introdujo los bienes troncales en la familia (aunque esta era la opinién de José Alonso, op. cit, p. 368, Roncesvalles Barber le llama, siguiendo a Guilherme Braga, "troncalidad pura’, aunque afirma que la Compilacién introduce la troncalidad continuada que solo exige Un ascendiente comin, y referida la sucesion al cuarto grado, solo extiende la troncalidad hasta el bisabuelo), porque yo no creo que haya investigacién ninguna de los origenes en las fuentes, sino solo limitacién de las lineas, La limitacién de las lineas al abuelo esta, Formacién a Distancia 1 - 2020 770 Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra (24) (25) (26) (27) (28) por otra parte, en el concepto histérico de abolorio, pues el sentimiento social no reconoce lazos familiares diferenciados mas arriba de la relaci6n con los abuelos, que, por otra parte, define el limite del lamamiento al cuarto grado; y no tiene sentido, en la sociedad moderna, buscar el origen de los bienes mas alld de la relacién de abolorio (lo que es mas propio de la sucesién nobiliaria). El concepto de linea se aplica a los llamamientos de los parientes colaterales, y el cuarto grado de la linea colateral delimita el concepto de abolorio. Eugenio Femandez (1962) considera tradici6n navarra empezar a contar el orden de los llamamientos desde el causante de la troncalidad. Siguiendo a Salamero Resa, y con base en la indivisibilidad natural del patrimonio troncal, afirma también Femandez Asiain que en el derecho de Navarra no hay representacion en la delacién troncal (op. cit, p. 113), planteando una cuestién que apasiona despues a la doctrina y a jurisprudencia del derecho comin, Afirmacién dudosa, porque en el derecho navarro se recogié expresamente la representacién, al menos para la sucesién en los mayorazgos, anteponiendo la linea a la proximidad del parentesco (José Alonso, op. cit, p. 410). Hist6ricamente, parece haber sido también muy debatida la representacién en la linea colateral que el Fuero General negaba (Via. bro 3, titulo 13, ley 1 de la Novisima Recopitacién), La representacion de los hijos de hermanos exige la concurrencia con hermanos, porque los sobrinos heredan por cabezas y no por estirpes (en contra, Roncesvalles Barber, op. cit, p. 1243). Parece que la Compilacién se ve necesitada de precisar, ademas, una cuestién que era dudosa en el derecho histérico, esto es, sila troncalidad era sinénimo de indivisibiidad, lo que parece recogido en ciertas fuentes historicas y que, de hecho, ya no aparece en la jurisprudencia del XIX. Parece obvio que el derecho de reversién de los bienes donados por ascendientes prevalece sobre el amamiento troncal a los hermanos (Eugenio Femandez, op. cit, p. 107). Dado que el usuftucto de fidelidad se extiende también a los bienes troncales, parece que el llamamiento al usufructo por el ascendiente no troncal sera supletorio del usuffucto de fidelidad del conyuge viudo (Roncesvalles Barber, op. cit, p. 1308). La doctrina navarra se habia manifestado en favor de la representacién en la sucesién testamentaria en favor de la linea descendiente (José Alonso, op. cit, p. 326; Domingo Frauca, 1956). Es muy dificil determinar si existe representacién en la desheredacién pues sila ley 308 parece no incluirla, sin embargo, la ley 311 in fine parece contenerla expresamente, Las interpretaciones doctrinales de la antinomia son, a mi parecer, poco satisfactorias (segun Ramén Duran, op. cit, p. 1339, la referencia de la ley 311 queda en el vacio; segiin Maria Belén Cilveti [2002], hay representacién en la desheredacién). Quizas la tinica manera de resolver la cuadratura de este circulo (en los que a todas luces parece una antinomia legislativa) es recordar que se trata de una norma interpretativa de la voluntad del causante, y que si cuando se deshereda formalmente o no se instituye a un legitimario hay que entender que se excluye también su estirpe (ley 308), lo que es la norma general, que se recoge expresamente en la reserva del cényuge binubo (ley 276) y en la representacién de los hijos de anterior matrimonio (ley 272), en este sentido se manifestaba José Alonso, op. cit, p. 337, que afimaba "que entonces no ha lugar propiamente a la exheredacién: en cuyo supuesto no es necesario instiuir ni exheredar al nieto”, "que en realidad es una vverdadera institucién pero limitada a solo cinco sueldos y una robada de tierra en los montes comunales” (p. 338). Sin embargo, cuando la desheredacisn tiene por causa la indignidad, no es coherente presuponer que la pena se extiende a la estitpe, sino que solo es excluido elllamado (ley 311), en estos casos, la causa de la desheredacion hay que probarla, y debe interpretarse restrictivamente, como todas las leyes penales. Notese que la representacién se regula también en la Compilacion en sede de sucesién legal y forzosa, que es su sede natural; su extensién a la incapacidad y a la sucesién voluntaria tiene algo de artificial, es historicamente muy debatida y no puede ser exagerada, pues tiene Formacién a Distancia 1 - 2020 ™ Awvarez Caperochipi, José Antonio Tema 26. La sucesién legal en Navarra la diferencia esencial del doble llamamiento respecto de la representacién en la sucesién legal en la que solo existe un llamamiento. Formacién a Distancia 1 - 2020 m™m Informacién sobre el articulo Titulo del articulo: "Tema 26. La sucesi6n legal en Navarra” ‘Autor: José Antonio Alvarez Caperochipi Incluido en el ntimero monogréfico sobre Derecho civil navarro (2020) de Formacién a Distancia 1 - 2020 (Director: Joaquin Cristdbal Galve Sauras) Dor: Editor: Consejo General del Poder Judicial (Madrid) Fecha de publicacién: 2020 Copyright 2020, Consejo General del Poder Judicial License: Notas 46 referencias bibliograficas