Está en la página 1de 6

¿Como Medir la Gestión Empresarial?

Ante la necesidad de hacer empresas más eficientes y eficaces y de mantener el control de la organización,

los Indicadores de Gestión Empresarial, permiten medir, conocer y analizar los resultados de esta labor,

convirtiéndose en el mecanismo más eficaz y menos costoso para saber hacia dónde va una empresa.

Carolina Obregón Sánchez


Periodista M&amp
En el mundo de hoy, las empresas exitosas cuentan con una clara orientación a nivel estratégico soportada

en sistemas de información que les permite establecer los parámetros para medir la efectividad de sus

negocios.

Estos parámetros son conocidos como los Indicadores de Gestión Empresarial (IGE) y según Andrés Sánchez

Prieto, Coordinador de Mercadeo VISION de la Universidad de La Sabana, se pueden definir como “los

procesos integrales que facilitan la medición de los logros y el cumplimiento de la misión y objetivos de la

organización en sus diferentes áreas”.

Los IGE se han convertido en el modo más rápido y confiable de tantear oportuna y objetivamente las

actividades de gestión, financieras, operativas y administrativas propias de una empresa. Tanto los

resultados, el control empresarial y el desempeño de los empleados, son medidos para saber exactamente

hacia dónde va la empresa. Los beneficios que reporta este método de medición empresarial son

importantes a la hora de identificar los aciertos y errores en las actividades de cada nivel de la

organización.

A nivel del negocio y sus actividades, los indicadores impulsan la eficiencia, eficacia y productividad de cada

área, permiten priorizar actividades y procesos basados en la necesidad de cumplimiento de objetivos a

corto, mediano y largo plazo, identifica oportunidades de mejoramiento y optimización en aquellas labores

o procesos que por su comportamiento y tendencias requieren de una reorientación o un refuerzo.

Otras ventajas de la aplicación de los indicadores a nivel organizacional es la de disponer de información

corporativa con la cual se establecen prioridades de acuerdo con los factores críticos de éxito, necesidades

y expectativas de los clientes de la organización, se establece una gerencia basada en datos y hechos

corroborados con información confiable y oportuna, permite reorientar políticas y estrategias con respecto a

la gestión y control de la organización.

Igualmente, los IGE, fortalecen la cultura y clima organizacional ya que promueve el trabajo en equipo,

motiva a sus miembros a alcanzar metas retadoras propiciando una gestión de mejoramiento continuo,

contribuye al desarrollo y crecimiento a nivel personal y profesional y genera e impulsa procesos de

innovación y creatividad enfocados a la gestión del día a día.


¿Pero qué se requiere para llegar a este punto de medición? Sánchez Prieto, explica que “esto conlleva un

proceso integral de planeación estratégica y operativa” en la que se tienen en cuenta todos los procesos y

proyectos de todas y cada una de las áreas de la empresa (presidencia, gerencias, jefaturas, operativas), las

cuales realizan un trabajo colaborativo y multifuncional bajo los mismos objetivos, estrategias e

indicadores.

La Información: Base del Éxito Empresarial

La clave del éxito empresarial está determinada por “una clara orientación a nivel estratégico soportada en

sistemas de información” afirma Andrés Sánchez, lo que permite que en todos los niveles de la organización,

además de conocer su misión, visión, objetivos o logros; se conozca a ciencia cierta qué se está evaluando

mediante los IGE.

De esta manera cada área encamina sus esfuerzos para cumplir con los objetivos trazados y sabe cómo van a

ser medidos estos esfuerzos. En este sentido los IGE tienen como finalidad brindar información sintética,

concreta y relevante para conocer el desempeño de la empresa y de sus negocios.

Para este proceso es importante determinar qué tipo de información se requiere para cada empresa de

acuerdo a su actividad, para optimizar la relación costo-beneficio de su autogestión; teniendo en cuenta que

la calidad y claridad de ésta, va a fijar las actividades para el éxito empresarial.

Andrés Sánchez, explica que la falta de información y/o la baja calidad de la misma, pueden hacer que se

tomen decisiones erróneas y llevar a la empresa a un “navegar sin rumbo”.

¿Qué se Puede Medir?

Andrés Sánchez asegura que “en el campo de la administración moderna, la administración de la

organización está fundamentada en los procesos que se manejan al interior de la misma”, razón por la cual

son las directivas o el responsable de cada área quienes determinan qué se debe medir de acuerdo a una

labor previa en la que se definen los objetivos de esta medición, teniendo en cuenta que ellos deben estar

acordes con los lineamientos a nivel organizacional y/o empresarial.


Sin embargo, los indicadores de gestión en la empresa, deben cumplir con las siguientes características:

 Ser medibles: Es decir que lo que se desea medir se pueda medir, ya sea en términos del grado o

frecuencia de la cantidad. Por ejemplo, el número de muebles hechos por operario en un período de

tiempo.

 Tener significado: El medidor o indicador debe ser reconocido fácilmente por todos aquellos que lo usan y

participan en el proceso. Es decir, el indicador debe tener una breve descripción sobre qué es y que

pretende medir.

 Poderse Controlar: El indicador debe poderse controlar por parte del equipo de trabajo responsable del

proceso.

Teniendo en cuenta estas características, se determinan los indicadores que van a ser analizados, que

pueden ser de de efectividad o de eficiencia. Así, si una empresa está orientada hacia los procesos, un

indicador puede ser el proceso o los resultados. Así, si una empresa está orientada hacia los procesos, un

indicado puede ser el proceso o los resultados.

Sánchez lo explica de esta manera: “haciendo un paralelo con el deporte, podemos entender en qué

consisten los indicadores del proceso y de resultados mirando como los llevamos a los procesos de la

empresa, tomando como fuente la cadena de valor. Si miramos por ejemplo en el fútbol y hoy en día con la

entrada en el juego del Ganagol, los indicadores de resultados son entre otros: número de partidos ganados,

empatados y perdidos, discriminando estos resultados si el equipo juega de local o visitante.

En contraste y analizando el mismo ejemplo del fútbol, los indicadores de proceso pueden ser: el número de

horas entrenamiento, la cantidad de partidos amistosos jugados, el porcentaje de fallas cometidas, entre

otros”.
Para realizar un indicador se debe tener en cuenta que éste debe tener los siguientes componentes:

 Objetivo: Para qué servirán los resultados de la medición de determinado indicador.

 Definición: Construir el significado colectivo del indicador.

 Diseño: Compuesto por: Nombre de la variable: Lo que se mide. Denominador. Es la meta que se proyecta

realizar. Numerador: Es lo que se realizó, tendiendo en cuenta la meta proyectada.

 Responsabilidad: Quién lidera el proceso de creación y realización de los IGE.

 Tiempo: Es el límite de tiempo de realización de la medición.

 Procesamiento: Labor de llevar a cabo la medición y efectuar los resultados (éstos se pueden dar en cifras

absolutas, en porcentajes, en tasas o en medidas estadísticas).

 Toma de decisiones: De acuerdo a los resultados, evaluar qué se puede hacer.

 Consideración de gestión: valorar si las decisiones fueron correctas y/o si necesitan corregirse.

Ilustremos lo anterior con el siguiente ejemplo de Indicador de Gestión de Efectividad:

Resultado: Según resultados de la fórmula, sólo se realizó un 40.49% de la producción total de marcos para

ventanas que se deben producir en un mes. Esto se traduce en una deficiencia del 59.51% en la

productividad mensual. Es decir que si la meta proyectada es de 5000 marcos para ventanas en tres meses,

éste indicador de productividad debe analizarse para tomar los correctivos necesarios para cumplir la meta.
Así se muestra cómo los resultados de IGE, son de gran utilidad a la hora de tantear si las metas

empresariales se están cumpliendo. Sin embargo, “no solo debemos conformarnos con la identificación y

construcción de los indicadores de gestión en nuestra organización, ahora es necesario mirar qué se va ha

hacer con la información proveniente de estos al interior de la organización”, dice Andrés Sánchez.

El análisis posterior a estas mediciones debe guiar la toma de decisiones para hacer los correctivos

necesarios. De esta manera se pueden suplir las falencias o eliminar los obstáculos que impiden que el

indicador sea positivo.

Lo importante es involucrar a tiempo este tipo de procesos, como parte de la planeación de la empresa. Los

IGE, son una herramienta que permite al empresario a saber hacia dónde va y si su negocio va por el camino

correcto a convertirse en una empresa de éxito.

Clases de indicadores

Algunos indicadores están enfocados en medir aspectos de alto impacto en una organización, éstos son:

 De Productividad: Miden la eficiencia de las operaciones en una organización, así como el rendimiento de

los recursos utilizados en las actividades ejecutadas dentro del proceso. Tiene una relación directa con la

productividad del negocio y sus procesos (con lo que se tiene, ¿qué se puede hacer?).Ejm: Relación de horas

humanas laboradas frente a las unidades producidas.

 De Efectividad ó Comerciales: Miden el logro de los resultados propuestos, indicándonos si se hicieron las

cosas que se debían hacer, es decir el cumplimiento de objetivos, metas. Muestran el proceso evolutivo de

la empresa en función de las ventas, la participación en el mercado, el número de clientes, su tasa de

crecimiento, entre otras clasificaciones que requiera la empresa teniendo en cuenta la naturaleza y

finalidad. Ejm: Número de quejas recibidas de los clientes, tasa de participación en el mercado.

 Financieros: Analizan la contabilidad frente al comportamiento financiero de la empresa. Ellos reflejan el

comportamiento que ha tenido la empresa en el pasado pero no proporcionan una guía adecuada, válida y
estratégica para las acciones que la organización, en cabeza de sus directivos, debe realizar hoy y en el

largo plazo, para crear un valor financiero futuro sostenible. Ejm: Rentabilidad sobre las ventas,

patrimonio.

Fuentes:
Andrés Sánchez Prieto.
Coordinador de Mercadeo VISION
Universidad de La Sabana.