Está en la página 1de 7

Lic.

Lilian Rivera
LICENCIATURA EN LABORATORIO CLINICO
SEMINARIO #8
RESUMEN DEL JUGO GASTRICO Y DUODENAL.

EXAMEN DEL CONTENIDO GASTRICO


El análisis de la secreción gástrica, como ocurre con muchas otras pruebas de laboratorio,
por sí mismo pocas veces tiene un significado patológico, sino que antes debe interpretarse
según la historia del paciente y según los resultados de otras pruebas in vivo e in vitro.

El análisis gástrico se lleva a cabo por las siguientes razones:


1. Para determinar si el paciente puede segregar alguna cantidad de ácido gástrico.
2. Para determinar la cantidad de ácido producida por el paciente con síntomas de ulcus
péptico, en especial el paciente con sospecha de ulcus duodenal o ulcera marginal
postoperatoria, que no representa una lesión demostrable mediante los estudios
radiológicos.
3. Para apoyar un estado hipersecretorio característico del síndrome de Zollinger-Ellison.
4. Para determinar la integridad de la vagotomía.
5. Para contribuir al diagnóstico diferencial del ulcus gástrico y del duodenal.

CARACTERISTICAS DEL JUGO O SECRECION GASTRICA.


El jugo gástrico es un líquido claro segregado en abundancia por numerosas
glándulas microscópicas diseminadas por la mucosa del estómago. El jugo gástrico es una
secreción ácida. Es producida por las glándulas gástricas:
 Glándulas del cardias: - Células mucosas (mucina). - Células parietales u oxínticas
(HCl).

 Glándulas del fundus: - Células mucosas. - Células principales (Pepsinògeno). -


Células parietales u oxinticas.

 Glándulas pilóricas: - Células mucosas. - Células principales. Además en la mucosa


gástrica existen tres tipos de células: - Células G: Localizadas en el antro. Producen
Gastrina. - Células D: Localizadas en el fundus y antro. Producen somatostatina. -
Células epiteliales simples. Producen secreción alcalina rica en mucina.

COMPOSICION DE LA SECRECION GASTRICA

 ACIDO CLORHIDRICO: Es segregado por las células parietales, que se localizan en


el istmo y el cuello de las glándulas gástricas del fundus y del cuerpo del estómago,
pero no en las que se encuentran en el estrecho margen del cardias o en el píloro y el
antro. El estómago segrega ácido clorhídrico a una concentración de más de un millón
de veces la concentración plasmática (aproximadamente 160 mEq/l antes de la
dilución con otros componentes secretorios). El principal papel del ácido clorhídrico en
la digestión consiste en proporcionar la elevada acidez necesaria para que tenga lugar
la activación de la pepsina a partir del Pepsinògeno, pero a sí mismo, hasta cierto
límite, para hidrolizar directamente los polipéptidos y los disacáridos.
 ELECTROLITOS: La secreción gástrica contiene todos los electrolitos observados en
otros líquidos corporales en una concentración osmolar combinada idéntica o
ligeramente superior a la del plasma. En cada individuo, la concentración de los
electrolitos varía ampliamente y, a excepción del ion hidrogeno, dichas variaciones no
tienen un significado clínico conocido.

 MOCO GASTRICO: Es una mezcla compleja de mucoproteinas y mucopolisacarido, y


su significación fisiológica es poco conocida. El moco es segregado por células
especializadas del cuello de las glándulas, del fundus y del cuerpo del estómago,
células del epitelio superficial y células acinares del cardias, antro y píloro.

 ENZIMAS DIGESTIVAS:
o PEPSINA: Es la enzima digestiva principal de la secreción gástrica, es segregada
por las células principales (células pépticas) localizadas en la base de las
glándulas gástricas del cuerpo y el fundus.

o GASTRICSINA: Posee una actividad proteolítica a un pH óptimo más elevado que


la pepsina.

o RENINA: Posee una débil actividad proteolítica.

o LIPASA GÁSTRICA: Desempeña un papel importante en la digestión de las


grasas de la dieta, en especial cuando la función pancreática no está
completamente desarrollada, como en el recién nacido, o está comprometida,
como en la fibrosis quística; tiene un pH optimo entre 4,5 frente a la tricarpilina y
5,5 frente a la trioleína.

 ENZIMAS NO DIGESTIVAS:
o LACTICODESHIDROGENASA.
o ASPARTATO AMINOTRANSFERASA.
o ISOCITRICO DESHIDROGENASA.
o FOSFATASA ALCALINA.
o ALANIN AMINOTRANSFERASA.
o RIBONUCLEASA.
RECOGIDA DE LA MUESTRA
En un estómago adulto promedio se secretan de 2 a 3 litros de jugo gástrico al día. La acidez
y la composición iónica del producto de secreción gástrica no es constante, pero varía con la
velocidad de flujo del volumen, o velocidad de secreción.
METODOS PARA OBTENER LA MUESTRA

 RECOGIDA DEL CONTENIDO GASTRICO POR VIA ORAL


 REGOGIDA DEL CONTENIDO GASTRICO POR VIA NASAL
Cuando se obtiene la muestra por cualquiera de los dos métodos esta se coloca en un
recipiente estéril boca ancha de tapa a rosca el cual contenga Fosfato Trisódico en una
proporción 2 ml por cada 10 ml de muestra. Posteriormente se hace que el paciente ingiera
agua y se procede a aspirar con la jeringa o sonda para recuperar de 15 a 20 ml los cuales
se depositan en el mismo recipiente para su procesamiento en algunos casos para realizar
cultivos por sospecha de micobacterias.

En su llegada al laboratorio la muestra se debe neutralizar con un volumen igual de


carbonato cálcico. Si no se puede procesar inmediatamente se conservar en nevera a 4 °C
(menos de 24 h).

EXAMEN FISICO DEL CONTENIDO GASTRICO.


LA SECRECION GASTRICA NORMAL:
En ayunas es gris pálida, transparente, ligeramente viscosa y con un olor débilmente agrio.
El volumen en ayunas varia hasta aproximadamente 50 mL. Tras 12 horas de ayuno, la
presencia de partículas de alimento es claramente anormal e indica un retraso del vaciado
gástrico, a menudo resultado de una obstrucción pilórica.
BILIS: La coloración amarilla a verde es el resultado de la presencia de bilis, que en
ocasiones es regurgitada al estómago normal y a menudo acompaña una sobreproducción
de nauseas durante la intubación
MOCO: Normalmente en la secreción gástrica se encuentra moco. Tiene un pH de 7,4-8,2 y
está compuesto por mucopolisacáridos y proteínas.
SANGRE: Como resultado de un traumatismo menor durante la intubación, frecuentemente
se observan veteados de sangre. La sangre en mayores cantidades y de duración más
prolongada en el estómago con secreción acida será de color pardo y granular, el
denominado aspecto en poso de color café.
PH: El pH debe medirse electrométricamente con un contador de pH fidedigno. El pH normal
del Jugo Gástrico es de 0.8 – 1.3.

EXAMEN MICROSCOPICO DEL JUGO GASTRICO.


En el examen microscópico pueden reconocerse un gran número de estructuras. En el
estómago normal cabe observar eritrocitos, leucocitos, células epiteliales, levaduras,
bacterias y partículas de moco. Los elementos celulares suelen encontrarse en estadios
variables de autolisis o digestión, y su identidad específica puede ser difícil de determinar.

CONTEO DE LEUCOCITOS EN EL JUGO GASTRICO


Es importante mencionar que para la cuenta de leucocitos del aspirado del contenido gástrico
se aplica una fracción de la muestra a un portaobjetos, siguiendo la técnica conocida y la
tinción de Wright y Gram. Después se contabilizaron los leucocitos por campo mediante
microscopio, usando un objetivo de 100 x (aceite de inmersión), El reporte del frotis se
califica de acuerdo al número de la media de leucocitos reportados por el campo observado
como: Negativo 0 x Campo, Dudoso 1-3 x Campo y Positivo 4 o más x Campo.
La presencia de pequeñas cantidades de eritrocitos esta desprovista de significado. Los
leucocitos pueden ser de origen gástrico o proceder de la secreción deglutida. Un número
más elevado de leucocitos puede ser el resultado de la inflamación de la mucosa gástrica,
boca o vías respiratorias superiores. Menos a menudo proceden del páncreas, vías biliares o
duodeno. Como resultado de la descamación de diversas mucosas, se observaran células
epiteliales en número reducido. Las células escamosas pueden provenir de la boca, nariz,
faringe o esófago. La gastritis a menudo provoca un incremento significativo de las células
epiteliales columnares, pero no suele tener un significado patognomónico.

El estómago normal no posee una flora microbiológica establecida. A pesar de que en la


secreción gástrica pueden cultivarse bacterias y levaduras de una manera regular, suelen
reflejar la flora de la cavidad oral y de las vías respiratorias superiores. En caso de
tuberculosis pulmonar, en la secreción gástrica pueden obtenerse especies de micobacterias.
(Repetidamente, se ha demostrado la asociación de Helicobacter (Campylobacter) pylori con
gastritis antral y gastritis antral con ulcus gástrico y duodenal.

H. pylori se presenta en aproximadamente el 25% de la población adulta, en el 93% de los


pacientes con ulcus duodenal y en el 70% de pacientes con ulcus gástrico. El
microorganismo H. pylori se halla característicamente en la capa mucosa o debajo de esta
sobre lo enterocitos. Por lo tanto, la bacteria puede demostrarse mediante la extensión a
partir de la muestra de una biopsia y la tinción de Giemsa o una técnica de cultivo
microbiológico o la prueba rápida de la ureasa. (La identificación morfológica directa de la
bacteria a partir de la secreción gástrica no se ha conseguido.)

Las levaduras a menudo se encuentran presentes en grandes cantidades en la retención del


contenido gástrico, tal como ocurre en la obstrucción pilórica.

Los protozoos y los parásitos metazoarios se encuentran excepcionalmente y suelen


presentarse con el reflujo del contenido duodenal. También pueden observarse trofozoitos o
quistes de Giardia lamblia, larvas de estrongiloides o ascarisis o anquilostomas.

CULTIVO GÁSTRICO
Es un examen para analizar los contenidos del estómago en búsqueda de la bacteria que
causa la tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis).
La muestra se envía a un laboratorio. Allí, la colocan en un medio de cultivo en este caso
sería Lowenstein Jensen. También se utiliza el medio Ogawa y observan si hay proliferación
de bacterias.
El examen también se hace para ayudar a identificar virus, hongos y bacterias en los
contenidos gástricos de las personas con cáncer, SIDA u otras afecciones que provocan un
debilitamiento del sistema inmunitario.
VALORES NORMALES
Las bacterias que causan la tuberculosis no se encuentran en los contenidos estomacales.
SIGNIFICADO DE LOS RESULTADOS ANORMALES
Si la bacteria que causa la tuberculosis (TB) prolifera en el cultivo gástrico, se diagnostica
esta enfermedad.

PRUEBAS DE EVALUACION GASTRICA.


o SECRECIÓN GÁSTRICA BASAL
Para calcular la secreción basal o BAO (Basal Acid Output) en mEq/h, basta sumar los
valores parciales de cada muestra y el resultado se expresa en mEq/hora. El BAO representa
el ácido gástrico secretado en ausencia de estímulos. Aproximadamente dos tercios de
sujetos sanos secretan algo de ácido gástrico en condiciones basales. El límite alto de la
normalidad del BAO es de unos 10,0 mEq por hora en varones y 5 mEq por hora en mujeres.
El BAO fluctúa en distintos momentos en la misma persona. Los valores más bajos ocurren
entre la 5 y las 11 horas y los más altos entre las 14 y las 23 horas. Las variaciones en estos
valores están relacionadas con la actividad motora cíclica gástrica, probablemente por
fluctuaciones en el tono colinérgico.

En 1953, Kay demostró que la respuesta secretora gástrica va aumentando a medida que las
dosis de los estimulantes de la secreción van siendo crecientes, hasta llegar a una cifra por
encima de la cual las secreciones son iguales o incluso inferiores. Por ello, esta dosis
representa un estímulo máximo y uniforme de la célula parietal secretora de HCl.

o PRUEBAS DE ESTIMULACIÓN MÁXIMA


Las pruebas de estimulación máxima provocan una secreción de ácido clorhídrico que no
puede aumentarse sustancialmente con un estímulo adicional. En estas pruebas se inyecta
una dosis de fosfato de ácido histaminico, un análogo de la histamina (Histalog) o un
pentapeptido sintético, y se recoge la secreción gástrica para el análisis. Dado que el fosfato
del ácido histaminico y el histalog inducen efectos sistémicos de la histamina indeseables,
en la actualidad se han reemplazado completamente por la pentagastrina. La tasa máxima
de la secreción acida se alcanza de forma característica al cabo de 15 min, tras la inyección
de pentagastrina, y se mantiene durante aproximadamente 30 min. A los 60 min, la secreción
acida habitualmente habrá disminuido hasta los niveles basales. La secreción acida máxima,
que representa la suma de las secreciones acidas para las 4 muestras de 15 min, constituye
la expresión de la secreción de ácido gástrico más aceptada en general.
o PRUEBA DE LA ESTIMULACIÓN CON INSULINA (TEST DE HOLLANDER)
Se trata de estudiar la secreción acida utilizando como estímulo la hipoglucemia inducida por
la administración de insulina. Fue muy usada para el diagnóstico de la vagotomía incompleta.
Se basa en la administración intravenosa de 0,1-0,2 unidades de insulina rápida por kg de
peso, lo que provoca una hipoglucemia aproximadamente a los 30 min. La hipoglucemia, por
vía vagal, estimula la secreción acida. Por lo tanto, cuando la vagotomía es completa la
hipoglucemia no provoca variaciones significativas en la secreción acida gástrica. Esta
prueba quedó en desuso por ser potencialmente peligrosa (arritmias cardíacas, hipotermia,
incluso alguna muerte súbita en pacientes de edad avanzada).
o TEST DEL ALIENTO CON UREA-1 3C PARA DETECTAR H. PYLORI
Es un método no invasivo, cuya primera descripción fue realizada por Graham et al en 1987.
Se basa en la capacidad ureasa del H. pylori, hidrolizando la urea presente en el jugo
gástrico, y liberando CO2 e iones amonio. El CO2 liberado se difunde a través de la mucosa
gástrica a la circulación general y de aquí al plexo capilar alveolar y a la luz de los alvéolos, y
se elimina con el aire espirado.

EXAMEN DEL CONTENIDO DUODENAL


COMPOSICIÓN DEL CONTENIDO DUODENAL

El contenido duodenal está constituido por la secreción pancreática exocrina, la bilis y la


secreción intestinal (jugos entéricos) mezclada con la gástrica, puede contener partículas de
alimentos parcialmente digeridas. Los exámenes clínicos suelen llevarse a cabo en ayunas y
las muestras se reconocen de tal forma que la secreción gástrica es excluida efectivamente.

La secreción pancreática exocrina probablemente supera los 1.500 ml diarios en el adulto


normal y, por consiguiente, constituye la máxima contribución al contenido duodenal. Es
incolora, clara, no viscosa y alcalina, y presenta un pH de aproximadamente 8,0. La
secreción está formada por 1-2% de material orgánico, la mayoría enzimas o sus
precursores, que incluyen tripsinogeno, quimotripsinogeno, amilasa, lipasa, lecitinasa,
elastasa, colagenasa, leucin-aminopeptidasa y diversas esterasas. Asi mismo contiene
aproximadamente el 1% de material inorganico, constituyendo el sodio el catión más
principal y el bicarbonato el anión principal. En comparación con el suero, el sodio y el
potasio se encuentran presentes en aproximadamente la misma concentración, mientras q el
calcio y el magnesio se encuentran presentes en concentraciones más bajas.

EXAMEN MACROSCÓPICO Y MICROSCÓPICO DEL CONTENIDO


DUODENAL

En ayunas, el contenido residual del duodeno varia hasta 20 ml. El líquido es trasparente o
ligeramente traslucido, gris perla y moderadamente viscoso, excepto si está mezclado con
secreción gástrica, caso en que se observa una ligera turbidez.

Para el examen microscópico de los elementos celulares, el contenido duodenal debe


recogerse en envases enfriados en un baño de hielo y examinarse tan pronto como sea
posible. Tras centrifugación, los elementos celulares pueden examinarse sin teñir. Es normal
que se observe un pequeño número de leucocitos o células epiteliales. En la inflamación del
duodeno, vías biliares o páncreas pueden observarse cifras elevadas de leucocitos
polimorfonucleares y de células epiteliales exfoliadas, con o sin masas de bacterias
mezcladas con moco. La presencia de tinción biliar puede ser de cierta ayuda para
diferenciar los procesos inflamatorios de las vías biliares.

En casos excepcionales pueden observarse parásitos, como larvas de Strongyloides


stercoralis, quistes o trofozoitos de Giardia lamblia o Entamoeba histolytica, o huevos de
Necátor, Ancylostoma o Áscaris.

El volumen diario de secreción duodenal (jugo entérico o intestinal) no se conoce, pero


posiblemente se trata de una pequeña cantidad. Como ocurre con la secreción pancreática
exocrina, el jugo intestinal contiene diversas enzimas digestivas que son capaces de
desdoblar los alimentos ingeridos. No obstante, se considera que la actividad enzimática es
relativamente débil.

Aproximadamente cada día, penetran en el duodeno de 500 a 1.000 ml de bilis. Esta es de


un color amarillo pardo o verde y suele ser alcalina, con un pH de 7,0 a 8,5. Además de las
sales biliares, principalmente glicocolato sódico y taurocolato, la bilis contiene bilirrubina,
colesterol, fosfolípidos y diversas sales inorgánicas. La fosfatasa alcalina, la única enzima
presente en una cantidad significativa de bilis, esta desprovista de funciones digestivas.

EXAMEN QUÍMICO DEL CONTENIDO DUODENAL

El electrolito más importante del contenido duodenal es el bicarbonato, pero su


determinación solo está indicada en pruebas de función pancreática, como la prueba de la
secretina. La determinación de cloro, bilirrubina y urobilinogeno no proporciona información
de utilidad.