Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD DA VINCI DE GUATEMALA

PROGRAMA DE ACTUALIZACIÓN Y CIERRE PROFESIONAL


CATEDRATICO: ELIOTH OROZCO
DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

CASO MARBURY CONTRA JAMES MADISON

JAYRON EDUARDO LOPEZ BAUTISTA


CARNE 201727829
SAN MARCOS 29 DE JULIO DE 2017
CASO WILLIAM MARBURY CONTRA JAMES MADISON
Todo empieza durante el gobierno del señor Adams, quien nombro durante sus últimos días de

gobierno a cuatro personas como jueces de paz de distrito del estado de Columbia, Estados

Unidos de América, durante los años de 1803, dentro de las actuaciones que tuvo Marbury como

encargado de representar de las otras tres personas, fue quien tomó la decisión de exigirle al

secretario Madison los nombramientos que les habían sido firmados y sellados por el presidente

de ese entonces, negándose a entregar los nombramientos de Marbury, quien luego de haber

interpuesto una demanda ante la Corte de los Estados Unidos amparándose para que se le

obligara al señor Madison para que entregara los nombramientos teniendo como resultado la

sentencia emitida en este caso por la misma Corte Suprema de Justicia, precedida por John

Marshall, como la primera manifestación del denominado Judicial Review –revisión judicial-.

Como conclusión del fallo de la Corte Suprema se establece que cualquier ley contraria a la

Constitución debe ser inaplicada por los jueces y tribunales, a partir del reconocimiento de la

Jerarquía superior la constitución.

Durante la etapa embrionaria de la Constitución estadounidense, se perfilaba la idea de que a

ese instrumento debía suponérsele preponderancia sobre el producto del legislador, al aplicar

los jueces el Derecho a los casos concretos sometidos a su jurisdicción. En el fallo se puede

apreciar del poder constituyente originario como ley superior y suprema a cualquier otra ley, como

fuente natural de la soberanía popular del pueblo, siendo importante que los jueces hagan valer

esa supremacía Constitucional cuando sea necesario.

Como conclusión de la aplicación de la revisión judicial podemos mencionar que:

1) El poder judicial está obligado a aplicar la ley.

2) En los casos en que existan dos leyes contradictorias, la aplicación de una de ellas

excluye la aplicación de la otra.


3) La Constitución es la ley suprema y, en cuanto tal, establece las condiciones para que las

otras normas sean leyes.

4) La supremacía de la Constitución implica que en los casos de conflicto entre ésta y una

norma emitida por el legislador, esta última carezca de validez.

5) Si lo enunciado en 4 no es verdadero, el poder legislativo podría modificar la Constitución

mediante una ley ordinaria.

6) El legislador se encuentra limitado por la Constitución.

7) Si una norma no es ley valida, carece de fuerza obligatoria.

8) Si una norma emitida por el legislador es contraria a la Constitución, el poder judicial no

debe aplicarla.

Así es como queda claro que el judicial review es el de controlar la constitucionalidad de las

demás normas jurídicas, como corolario de la supremacía constitucional sobre las demás leyes

producto del legislador.

Por el control difuso de constitucionalidad


Empezamos con un ejemplo como lo es el sistema de competencia en materia de amparo:

1. SISTEMA CONCENTRADO O EUROPEO: Este sistema establece que únicamente

debería de existir un tribunal competente en materia de amparo.

2. SISTEMA DIFUSO O AMERICANO: Este sistema establece, a diferencia del anterior que

no debe de existir tribunal especifico en materia de amparo.

3. SISTEMA MIXTO: Este opera en Guatemala, ya que no solo la Corte de

Constitucionalidad puede conocerlos.

Partimos de que con lo anterior se demuestra que nuestro sistema se basa específicamente con

aspectos de ambos sistemas, formando un sistema mixto. Luego de la sentencia en el caso

Marbury contra madison y la instauración del Tribunal Constitucional ideado por Kelsen surgen
dos modelos clásicos de control de constitucionalidad sobre las normas jurídicas. El difuso o

americano y el concentrado o europeo.

Características del sistema de control constitucional Difuso o Americano:

i. Lo llevan a cabo todos los jueces y tribunales;

ii. Es, por tanto, un control descentralizado;

iii. Se suscita con ocasión de aplicar la ley para resolver un caso, por lo que es concreto;

iv. La declaración de inconstitucionalidad no produce nulidad de la norma, sino solo su

inaplicación al caso concreto;

v. Son las partes del proceso las que pueden denunciar la inconstitucionalidad de una ley

y, por ende, su inaplicación al caso.

Características del sistema de control constitucional Concentrado o Europeo o Americano:

i. Lo ejerce un órgano que es especializado ad hoc, un Tribunal Constitucional, cuya

función principal es precisamente la de controlar la adecuación de las leyes a la

constitución;

ii. El tribunal Constitucional no forma parte del poder judicial, por lo que los asuntos

constituciones se sustraen del conocimiento de los jueces ordinarios;

iii. Concentra la competencia para declarar la inconstitucionalidad de las leyes en un solo

órgano, de ahí que reciba ese nombre;

iv. Se trata de un control abstracto, no de la aplicación de la ley a un caso concreto;

v. Para impugnar las leyes de inconstitucionalidad están legitimados ciertos órganos

políticos; y

vi. Los efectos de la sentencia de inconstitucionalidad son erga omnes –frente a todos- y

suponen la expulsión de la ley.

Cada Estado ha diseñado e implementado su particular sistema de control de constitucionalidad

normativa, adoptando para ello en mayor o menor medida los rasgos de aquellos modelos.