Está en la página 1de 5

Es importante que todo centro médico u hospital que trabaje con fuentes radiactivas

garantice un control de calidad donde provea seguridad al paciente y elimine cualquier


tipo de mala práctica presente en el personal de medicina nuclear, para ello el residente
de medicina nuclear y el físico médico deberán estar altamente capacitados para su labor.

Además de tener amplio conocimiento en medicina interna y aquellas especialidades


relacionadas a la medicina nuclear, es necesario que el medico nuclear cuente con
aptitudes y actitudes que permitan un buen desempeño como también atención de
excelencia, por ejemplo de acuerdo a (Caja Costarricense de Seguro Social, 2007)

o “Debe ser capaz de diseñar, realizar, analizar y sacar conclusiones de


trabajos de investigación.
o Administración de Radio-fármacos Terapéuticos en Cáncer, Reumatología y
Hematología, respectivamente
o Debe ser capaz de preparar, administrar Radio-fármacos, manipular
sustancias radiactivas con seguridad y efectuar los controles radio
farmacéuticos apropiados.
o Debe ser capaz de efectuar procedimientos de Radio-protección, manejar
emergencias e incidentes con radioactivos”

El físico medico tiene como responsabilidad “optimizar el uso de la radiación para


asegurar la calidad de un procedimiento de diagnóstico o de terapia” (Brandan, Educación
y entrenamiento clínico de físicos, 2009) , además el médico nuclear y personal tienen el
deber de proteger al paciente, asegurando que la exposición sea mínima, esto se logra al
administrar pequeñas dosis en cada estudio, individualizar las dosis puesto que hay
personas que requieren menores que otras, tener una correcta identificación del paciente
al cual se le aplicará el tratamiento para evitar dosis erróneas.

El error humano es inevitable pero puede disminuirse entrenando correctamente al


personal en materia de control de calidad y manejo de desechos radiactivos.
Es de suma importancia que el centro de salud cuente con controles de calidad bien
elaborados que permita detectar anomalías y así ser corregidas evitando que el paciente
esté involucrado o peor aún que su salud se encuentre en riesgo. Para ello el servicio de
Medicina Nuclear debe contar con guías donde establezca control a las fuentes
radioactivas selladas, “se entenderá por fuentes selladas, a todo material radiactivo que
se encuentre confinado en un recipiente sólido, inoxidable, consistente y estanco, que
impida la fuga del material radiactivo.” (Ramos & Villareal, 2007)

Ante la ausencia de un control fuentes radiactivas selladas, nos vemos expuestos a fugas
las cuales presentan un gran riesgo para el personal de salud como a los pacientes pues
pueden causar lesiones graves y muerte. Es transcendental mencionar que las fuentes
selladas con fugas como también materiales radiactivos que no fueron sellados, pueden
producir contaminación al medio ambiente.

Es necesario que los equipos utilizados para el servicio de medicina nuclear se encuentren
en condiciones aceptables, calibrados y cuenten con mantenimiento necesario para evitar
anomalías técnicas.

Según (Cambronero Soto & Fonseca Sáenz, 2016) “La capacitación constante de los
encargados de prescribir las dosis y de administrarlas, debe ser uno de los criterios
prioritarios dentro de cualquier servicio de medicina nuclear, pues aunque se cuente con
equipos de alta calidad y perfectamente calibrados, el desconocimiento o negligencia en
su uso puede ser altamente perjudicial.”

Cuando termina la vida útil del material radioactivo se convierte en desecho radiactivo
este no es considerado como desecho común pues es altamente peligroso y se debe
seguir un protocolo para que la exposición sea mínima.
Algunas de las Fuentes Radiactivas más utilizadas en Costa Rica:

Fuente radiactivas usadas en Lugar donde se utiliza Periodo de


Costa Rica semidesintegración
Cobalto-60 Servicios de radioterapia 5.27 años

Yodo-125 Laboratorios de 60.1 días


radioinmunoanálisis
Tecnecio-99m Servicios de Medicina 6.02 horas
Nuclear
Iridio-192 Radiografías industriales y Periodo de
Gamagrafías semidesintegración

Cesio-137 Industrial 30 años


Americio/Berilio242 Industrial

Industrial (Control de 29.1 años


Estroncio-90 Calidad)
https://estadonacion.or.cr/files/biblioteca_virtual/011/Situacion_manejo_desech
os_solidos.pdf

Como se observó anteriormente los compuestos radiactivos pueden semidesintegrarse en


horas, días e incluso años, por lo que el manejo del desecho radiactivo requiere gran
responsabilidad.

“Es importante indicar que formalmente no existe un plan de manejo de los desechos
radiactivos, sin embargo, las fuentes que ingresaron antes de 1998 se encuentran depositadas
en almacenes temporales de desechos radiactivos. Posterior a esta fecha las fuentes que
ingresan al país, según decreto ejecutivo, deben venir con el compromiso para devolverlas al
país de origen una vez que sean consideradas desechos radiactivos. En total hay 270 fuentes
que se usan con fines médicos y 43 fuentes en empresas.”
http://derecho.ucr.ac.cr/Posgrado/wp-content/uploads/bsk-pdf-manager/2018/01/etd-final-
tesis-completa-correciones-2016.pdf
Según lo anterior nuestro país no cuenta con un plan concreto sobre el debido manejo de
los desechos radiactivos, lo cual es un dato alarmante debido al constante uso que se da a
las fuentes radiactivas en los centros médicos como el Hospital San Juan de Dios, Hospital
México, Hospital Calderón Guardia y el Hospital CIMA San José.

Es importante que el médico nuclear y personal procure implementar medidas de


seguridad estrictas ante la ausencia de un plan de manejo de desechos radiactivo, para
garantizar tanto la seguridad del paciente como propia.

Además es esencial evitar el error médico en Centros de salud como servicios de Medicina
nuclear, por ejemplo según https://rpop.iaea.org/RPOP/RPoP/Content-
es/InformationFor/HealthProfessionals/3_NuclearMedicine/DiagnosticNuclearMedicine/D
NM_Misadministrations.htm entre las principales causas administración errónea de
radiofármacos podemos encontrar

o Problemas de comunicación (por ejemplo, una comunicación insuficiente, el


etiquetado incorrecto de los viales y jeringas);

o Entorno de trabajo muy concurrido, las distracciones


o Desconocimiento de las reglas locales;
o Falta de formación para las situaciones de emergencia;
o Falta de claridad en la definición de las responsabilidades;
o Ineficacia o inexistencia de un programa de garantía de calidad (programa que
debería incluir las auditorías para poner de manifiesto las deficiencias y los
procedimientos para hacer frente a situaciones de emergencia).

Las principales medidas a adoptar en caso de un error de administración de


radiofármacos
o Utilizar inmediatamente todos los medios disponibles para reducir al mínimo los
efectos adversos;
o Informar al médico especialista en medicina nuclear responsable;
o Informar al paciente y al médico solicitante
o Calcular la dosis;
o Presentar un informe al jefe del departamento, al servicio de protección radiológica y,
si fuera necesario, a la autoridad reguladora;
o Informar a todo el personal sobre el accidente o incidente y de las medidas correctivas
que se hayan adoptado.

Es importante que el paciente informe al médico sobre su condición antes de someterse a


la administración del radiofármaco.