Está en la página 1de 22

The Xavier Zubiri Review, Volume 2, 1999, pp.

5-26

Zubiri, Lakatos y la crisis gödeliana del fundamento ma-


temático

Guillerma Díaz Muñoz


Centro de Enseñanzas Integradas
Zaragoza, España

Introducción verdad, respectivamente— son ejes de sus


El Teorema de Incompletitud 1 (1931) filosofías de la matemática y del conoci-
ha proporcionado a Gödel 2 una fama le- miento. Sus posturas son dos alternativas
gendaria: es considerado “el descubridor a la crisis gödeliana del fundamento ma-
de la verdad matemática más significativa temático. Por tanto, su estudio posibilitará
de este siglo”. 3 Marca un hito en la histo- un rico debate sobre esta cuestión capital
ria de la lógica matemática. Examinare- para el filósofo. Nuestra aportación será la
mos, en primer lugar, esta contribución lectura del falibilismo lakatosiano desde la
gödeliana y su significación en la historia perspectiva zubiriana de inteligencia sen-
de la lógica y de la matemática. 4 tiente, que permite presentarlo como un
El alcance filosófico del Teorema de falibilismo concipiente frente al falibilismo
Gödel no ha sido menor. Supone la con- sentiente de Zubiri. Argumentaremos que
moción de las distintas filosofías de la ma- el lakatosiano desemboca en el escepticis-
temática de finales del siglo XIX y princi- mo (a pesar de su empeño por evitarlo)
pios del siglo XX: el logicismo de Russell, el mientras que el zubiriano posibilita el co-
formalismo de Hilbert y el intuicionismo de nocimiento matemático y su progreso. Este
Brouwer. Como dicen Nagel y Newman, resultado lo arrojará la fundamentación
“provocó una nueva valoración, todavía en del regreso al infinito —piedra de toque del
trance de desarrollo, de una extendida filo- escepticismo— en la respectividad de lo
sofía de la matemática y de la filosofía del real.
conocimiento en general”. 5 Por último, analizaremos lo que de-
La gravedad de la situación es tal que nominamos revolución gödeliana en la
va a obligar al filósofo a tomar una nueva “noología” zubiriana y la inviabilidad de
posición intelectual. El propio Gödel, como una inteligencia artificial y racionalidad
examinaremos, inicia el giro del “aprioris- algorítmica.
mo-idealismo” del Positivismo Lógico al
“realismo” de la nueva filosofía de la ma- El Teorema de Gödel y su significación
temática. En este punto, nuestra contri- en la matemática.
bución consistirá en interpretar y poten- El Teorema de Gödel está en el contex-
ciar, desde la perspectiva zubiriana de la to del planteamiento que Hilbert hace de
inteligencia sentiente, el realismo tanteado los sistemas formales. El programa forma-
de Gödel. lista de éste tiene la pretensión de formali-
Creemos que la exigencia, planteada zar toda la matemática clásica. 6 Establece
por los resultados de Gödel, de una nueva como requisitos y problemas fundamenta-
filosofía no-dogmática de la matemática (y les de un sistema formal matemático la
del conocimiento, en general) tiene su consistencia 7 y la completitud. 8 Los resul-
máximo cumplimiento en dos autores: La- tados de Gödel resuelven de modo negativo
katos y Zubiri. Sus interpretaciones del estas dos cuestiones.
Teorema de Gödel —el principio de conser- En 1931, Gödel da pruebas de sus
vación de la falibilidad o de la sofisticación descubrimientos en el artículo “Sobre sen-
y la anterioridad de la realidad sobre la tencias formalmente indecidibles de los

5
6 Guillerma Díaz Muñoz
________________________________________________________________________________________

Principia Mathematica y sistemas afines”. 9 prueba alguna de la consistencia del


Muestra que no hay ningún sistema for- cálculo que pudiera ser formalizada en el
mal matemático 10 con un número finito de mismo, suponiendo que sea consistente
axiomas que sea completo; por el contra- (de lo contrario cualquier fórmula sería
rio, hay problemas relativamente simples deducible). A este resultado se le denomina
de la aritmética de números naturales que el segundo teorema de incompletitud 13.
no pueden ser decididos con sus axiomas y La repercusión del trabajo de Gödel
reglas. dentro del área de la fundamentación ma-
Para probarlo, lleva a cabo la aritmeti- temática es difícil de exagerar. 14 Sin em-
zación de la metamatemática partiendo de bargo, resulta decepcionante —y en primer
la asignación biunívoca de números natu- lugar lo sería para el autor que concentró
rales (números de Gödel) a los signos pri- toda su energía y entusiasmo intelectual
mitivos, sentencias y pruebas. 11 De este en esta área convencido de su relevancia
modo, espera que unas proposiciones me- en la totalidad matemática— constatar que
tamatemáticas acerca de un sistema for- su impacto en la práctica de los matemáti-
malizado de aritmética puedan ser repre- cos es insignificante. Como dice Hao
sentadas por proposiciones aritméticas Wang,
contenidas dentro del propio sistema. Este
IA [el Teorema de incompletitud de la
método le permitió construir una fórmula
Aritmética] ha tenido en conjunto po-
que afirma su propia indeducibilidad y re-
ca influencia sobre la práctica ma-
sulta ser indecidible, con lo cual es verda-
temática. Naturalmente, si (algún sis-
dera. 12 La sentencia indecidible en el sis-
tema formal de ) la aritmética hubiera
tema formal de Principia Mathematica es
resultado ser completo (y, por ende,
decidida mediante consideraciones meta-
decidible), la investigación en teoría de
matemáticas. Al ser, pues, la sentencia
números habría adoptado una forma
indecidible y verdadera, los axiomas del
totalmente distinta.
sistema formal que incluye la aritmética
son incompletos, esto es, no podemos de- Su impacto ha sido mayor “sobre las
ducir todas las verdades aritméticas de los cuestiones conceptuales que tienen que
axiomas. ver con los computadores y la mecaniza-
La incompletitud es esencial en los ción, cuestiones que son una preocupación
sistemas formales que incluyan la aritmé- central en la tecnología actual”. 15 Sin em-
tica, porque aunque se introduzca como bargo, esta rama no interesó directamente
axioma aquél que permita derivar la pro- a Gödel.
posición indecidible surgirá otra proposi-
ción indecidible, y así sucesivamente. A Su incidencia en las “escuelas” de filo-
este resultado se le suele denominar pri- sofía de la matemática: logicismo, for-
mer teorema de incompletitud. malismo e intuicionismo
Una consecuencia de la incompletitud El Teorema de Gödel ha pretendido
es la relativa a la prueba de consistencia revolucionar la filosofía de la matemática
del sistema. En efecto, Gödel muestra que mostrando su inadecuación e insuficiencia
es imposible obtener una prueba finitaria para explicar el fundamento de la matemá-
de consistencia (en los términos plantea- tica y comprender su naturaleza. Breve-
dos por los formalistas) para un sistema mente aludimos a su impacto en las tres
formal que contenga formalizados todos “escuelas” de filosofía de la matemática de
los modos finitarios de prueba. A través finales del s. XIX y principios del s. XX.
del mismo método, pudo construir otra
fórmula aritmética correspondiente a la a) El Teorema de Gödel y el logicismo.
proposición metamatemática “el cálculo es El Teorema de incompletitud significa
consistente” y demostrar su indemostrabi- para el logicismo de Russell y Whitehead el
lidad dentro del cálculo. No hay, pues, fracaso de su intento de construir un sis-

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


Zubiri, Lakatos, y la crisis gödeliana del fundamento matemático 7
__________________________________________________________________________________________

tema lógico que permita incluir la aritmé- fecundidad limitada. Las afirmaciones
tica. Pone de manifiesto que la verdad ma- aritméticas son irreductibles a las de un
temática es de amplitud mayor que la ver- sistema formalizado (tanto si sus axiomas
dad lógica y, por tanto, la irreductibilidad son lógicos como si son una sistematiza-
de la matemática a la lógica. W. y M. ción de axiomas lógicos y aritméticos).
Kneale (1961) señalan el desafío del resul- Como señala Morris Kline,
tado gödeliano a la identificación que hace
El fenómeno de la incompletitud cons-
Russell entre matemática y lógica. Escribe
tituye un importante defecto porque
Russell en el último capítulo de su Intro-
entonces el sistema formal no es ade-
duction to Mathematical Philosophy:
cuado para demostrar todas las afir-
Si todavía hay quien no admita la maciones que podrían serlo correcta-
identidad de la lógica y la matemática, mente (sin contradicción) dentro del
podemos desafiarle a que nos muestre sistema. 18
en qué punto de la cadena de defini-
Y explícitamente dice W.V. Quine:
ciones y deducciones de los Principia
Mathematica considera que concluye El descubrimiento de Gödel constituyó
la lógica y comienza la matemática. una sacudida a la concepción clásica.
Se suponía que la misma naturaleza
Los Kneale comentan:
de la verdad matemática era su de-
Desde Gödel, parece razonable res- mostrabilidad. Pero no es así. 19
ponder que la lógica no se extiende
c) El Teorema de Gödel y el intuicionismo
más allá de la teoría de la cuantifica-
Estos resultados también son decisi-
ción. Cuando decimos que la aritmé-
vos para el intuicionismo de Brouwer. Aun-
tica y, con ella, todos los llamados
que de algún modo ya habían sido vistos
cálculos funcionales de orden supe-
por éste —razón por la que se extrañaba
rior, así como todas las versiones de la
de la gran importancia que se les había
teoría de conjuntos, son esencialmen-
dado— sin embargo, el mérito de Gödel
te incompletos, estamos efectivamente
está en haber construido unas pruebas
admitiendo que esas teorías envuelven
formales claras para mostrar la existencia
alguna noción, o más de una, de la
concreta de proposiciones indecidibles a
que no cabe ofrecer una exhaustiva
partir del sistema formal que incluye la
caracterización mediante el estableci-
aritmética elemental. Del mismo modo
miento de una serie de reglas de infe-
probó que la consistencia no puede demos-
rencia: y ésta parece constituir una
trarse dentro del sistema. Por tanto,
buena razón para excluirlas del domi-
nio de la lógica.... carecería de objeto el trabajo les hizo ver de qué modo el
afirmar la posibilidad de reducir toda uso apropiado de métodos formales
la matemática a la lógica si, al mismo podía llevar a conclusiones precisas
tiempo, hubiera que admitir que la que ellos sólo podían ver en parte y de
lógica incluye dentro de sí todos y ca- forma imprecisa. 20
da uno de los diversos apartados de la
matemática”. 16 Gödel y la conmoción de la filosofía de
la matemática del Positivismo Lógico.
b) El Teorema de Gödel y el formalismo En la figura de Gödel, el matemático y
Respecto al formalismo de Hilbert, el filósofo quedan maravillosamente auna-
Gödel demostró los límites internos de los dos. Por consiguiente, para valorar las
sistemas formales. 17 La matemática es in- consecuencias filosóficas de su Teorema de
agotable desde cualquier sistema formal: Incompletitud, hemos de dirigir nuestra
siempre contendrán verdades matemáticas mirada, en primer lugar, al Gödel-
indecidibles. El método axiomático es de filósofo, 21 quien dice:

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


8 Guillerma Díaz Muñoz
________________________________________________________________________________________

Es cierto que mi interés por los fun- física actual es escaso, tienen alguna rea-
damentos de la matemática surgió a lidad.
través del contacto con el “Círculo de ...a pesar de su lejanía de la experien-
Viena”, pero las consecuencias filosó- cia sensible, tenemos algo parecido a
ficas de mis resultados, lo mismo que una percepción de los objetos de la te-
los principios heurísticos que llevan a oría de conjuntos, como se puede ver
ellos son cualquier cosa menos positi- por el hecho de que los axiomas mis-
vistas o empiristas... He sido un re- mos nos fuerzan a aceptarlos como
alista conceptual y matemático desde verdaderos. No veo ninguna razón por
1925 aproximadamente. Nunca he la cual debamos tener menos confian-
mantenido la tesis de que la matemá- za en este tipo de percepción, es decir,
tica sea sintaxis del lenguaje, sino que en la intuición matemática, que en la
por el contrario esta tesis, en cual- percepción sensible, que nos induce a
quiera de sus sentidos razonables, construir teorías físicas y a esperar
puede ser refutada con mis resulta- que futuras percepciones sensibles
dos. 22 concuerden con ellas y, además, a
Con frecuencia, Gödel es erróneamen- creer que cuestiones no decidibles por
te considerado miembro del Círculo de el momento tengan significado y pue-
Viena. 23 Como él constata, éste es su hori- dan ser decididas en el futuro. 29
zonte filosófico; 24 sin embargo, su postura Ciertos axiomas, no deducidos dentro
es no-positivista. 25 Más aún, es consciente del sistema, se nos imponen con la fuerza
de que sus resultados son puntal de la de tener que admitirlos como verdaderos.
concepción realista de la matemática (co- Podemos decir que su verdad nos tiene
mo las geometrías no-euclídeas lo fueron poseídos. Que esto sea así, sólo se explica
de la objetivista y convencional). El Teore- si admitimos, como hace Gödel, algún tipo
ma de Incompletitud conmociona la con- de realidad en las verdades matemáticas,
cepción del Positivismo Lógico. 26 Breve- frente al Positivismo Lógico.
mente, ésta puede caracterizarse por la
Pero, ¿está defendiendo Gödel un rea-
defensa de las siguientes tesis: 27 la natu-
lismo platónico de los entes matemáticos?
raleza logicista de la matemática, esto es,
Él reconoce la influencia de Platón; sin
la reducción de la matemática a la lógica;
embargo, a nuestro modo de ver, no se
la identificación de la verdad matemática
identifican ambas posturas. Para Platón la
con la demostrabilidad, y la existencia ma-
intuición racional da de modo inmediato el
temática con la consistencia lógica; el
objeto matemático (aunque pasemos de
carácter tautológico —a priori y vacío de
unos a otros de modo discursivo); no te-
contenido factual— de sus proposiciones;
nemos que formarlo. Mientras que para
y, en definitiva, la tesis de que la matemá-
Gödel la intuición no da el contenido ma-
tica es “sintaxis” del lenguaje: sólo nos
temático de la intuición, sino algo que
ilustra la manera como utilizar ciertos sig-
permite elaborarlo. Tienen suma impor-
nos o símbolos y de sus implicaciones y
tancia para constatarlo las siguientes pa-
posibilidades. Gödel se opone a esta con-
labras de este suplemento de 1963:
cepción que defienden sus maestros,
Hahn, Schlick y Carnap, y afirma que el Debería observarse que la intuición
formalismo, nominalismo e instrumentalis- matemática no tiene que ser concebi-
mo son insatisfactorios como interpretación da como una facultad que proporcione
de las matemáticas. La matemática es, pa- un conocimiento inmediato de los ob-
ra él, ciencia de “entes” reales. 28 Refirién- jetos que le conciernen. Parece más
dose a los objetos de la teoría de conjuntos bien que, como en el caso de la expe-
transfinita dice que, aunque no pertenecen riencia física, formamos también
al mundo físico e incluso su papel en la nuestros conceptos de estos objetos a

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


Zubiri, Lakatos, y la crisis gödeliana del fundamento matemático 9
__________________________________________________________________________________________

partir de algo más que es inmediata- realidad “según conceptos”.


mente dado. Sólo que este algo más no El giro gödeliano, que acabamos de
es aquí, o no principalmente, la sen- examinar, permite hablar de una filosofía
sación. Que además de las sensacio- de la matemática antes de Gödel y otra
nes hay algo real e inmediatamente después de él. A continuación examinamos
dado se sigue (independientemente de dos alternativas post-gödelianas al Positi-
las matemáticas) del hecho de que in- vismo Lógico: Lakatos y Zubiri.
cluso nuestros conceptos referentes a
los objetos físicos contienen constitu- Dos alternativas post-gödelianas al Po-
yentes cualitativamente diferentes de sitivismo Lógico en filosofía de la ma-
las sensaciones o meras combinacio- temática
nes de las sensaciones. 30 El Teorema de incompletitud abre una
crisis del fundamento matemático que po-
Este “más” que subyace a las matemá-
ne en grave peligro la noción de verdad
ticas es donación de la realidad objetiva,
matemática. El dogmatismo matemático
pero de un modo distinto a la de las sen-
resulta inviable: no hay un conocimiento
saciones,
adecuado y completo de la matemática.
Lo “dado” que subyace a las matemá- Ahora bien, ¿cómo evitar el escepticismo?
ticas... pueden representar más bien Esta es la cuestión que nos ocupa en las
un aspecto de realidad objetiva, pero, filosofías de la matemática de Lakatos y de
en oposición a las sensaciones, su Zubiri.
presencia en nosotros puede deberse a 1. Falibilismo crítico de Lakatos
otro tipo de relación entre la realidad
Lakatos señala que el problema de los
y nosotros mismos. 31
fundamentos del conocimiento matemático
Desde la perspectiva zubiriana, ade- de finales del s. XIX y principios del s. XX
lantamos que la concepción del realismo es un capítulo del problema del fundamen-
matemático de Gödel es concipiente y no to del conocimiento en general 32; por con-
sentiente. Parte de la dualidad entre senti- siguiente, es a su luz donde debe exami-
dos e inteligencia. De ahí que esta explica- narse. Las dos posturas dadas al problema
ción conceptiva de la naturaleza realista de del conocimiento son: 1. el dogmatismo
la matemática resulta, a la luz de inteli- que defiende la posibilidad del conocimien-
gencia sentiente, un balbuceo del realismo to y cuya tarea consiste en encontrar un
zubiriano. Éste queda explícito si susti- fundamento “infalible” sobre el cual cons-
tuimos las expresiones de Gödel por las de truir con certeza todas las verdades; 2. el
Zubiri: “intuición” por “aprehensión pri- escepticismo que considera imposible el
mordial de realidad”; “algo más que es in- conocimiento porque no puede evitarse el
mediatamente dado” por “formalidad de regreso al infinito.
realidad”; “sensaciones” por “contenido de De estas dos posturas, el escepticismo
realidad”. ha ido ganando terreno en las ciencias
La inteligencia sentiente aprehende empíricas; sin embargo, no ha podido pe-
por la potencia del sentir un componente netrar en el área de la matemática, que
específico, el contenido o cualidades sensi- permanece como baluarte del dogmatismo.
bles, y por la potencia de la inteligencia un Después de cualquier crisis de fundamen-
componente inespecífico, la formalidad de tos surgen nuevas “escuelas” que restau-
realidad. La unidad de inteligencia sen- ran la certeza matemática. Las filosofías
tiente ofrece la unidad de la realidad en su logicista y formalista de las matemáticas,
contenido y formalidad. La formación de dice Lakatos, constituyen los últimos esla-
nuestros conceptos de los objetos matemá- bones “de la larga cadena de filosofías
ticos es, desde la inteligencia sentiente, dogmáticas de las matemáticas”. He aquí
construcción sentiente del contenido de la el reto lakatosiano: poner fin al refugio ma-

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


10 Guillerma Díaz Muñoz
________________________________________________________________________________________

temático del dogmatismo. 1.1 Teorema de Gödel: Principio de con-


servación de la falibilidad o sofistica-
Las matemáticas han constituido la ción
orgullosa fortaleza del dogmatismo.
El Teorema de Gödel tiene una honda
Siempre que el dogmatismo matemáti-
repercusión en la génesis de la filosofía de
co de la época entraba en ‘crisis’, una
la matemática de Lakatos, el falibilismo
nueva versión suministraba de nuevo
crítico, y, por otra parte, como veremos que
genuino rigor y fundamentos últimos,
ocurre también en Zubiri, su pensamiento
restaurando con ello la imagen autori-
arroja nueva luz sobre la interpretación de
taria, infalible e irrefutable de las ma-
dicho teorema. Dice Lakatos:
temáticas...La mayoría de los escépti-
cos se rindieron ante el carácter inex- “En realidad, el primer teorema de
pugnable de este reducto de epistemo- Gödel constituye un principio de con-
logía dogmática. Ya es hora de lanzar- servación de la sofisticación, o un
le un reto. 33 principio de conservación de la falibi-
lidad” 37
El Teorema de Gödel es precisamente
la lanza de Lakatos contra el dogmatismo El teorema de Gödel significa, pues, el
matemático. Significa el fracaso del ideal triunfo en la matemática de la sofisticación
leibniziano de infalibilidad de la matemáti- falible frente a la trivialidad infalible. Acla-
ca, 34 continuado en la doble dirección logi- ramos a continuación a qué programa
cista (Frege y Russell) y formalista (Hil- aplica Lakatos la trivialidad infalible y
bert). Pero, ¿necesariamente tenemos que cómo a partir de los resultados del Teore-
adoptar el escepticismo que se detiene en ma de Gödel se propaga la sofisticación y
la duda permanente? Lakatos trata de evi- la falibilidad matemática.
tarlo desde una postura mucho más mo- Según el nivel en el que se inyecta el
desta que la certeza, la falibilidad. valor-de-verdad y el significado de los
Lakatos sigue el falibilismo crítico de términos, las teorías pueden ser, según
Popper en la ciencia. Lakatos, euclídeas y empiristas. Mientras
que el Programa Euclídeo los pone en la
El falibilismo crítico de Popper toma cúspide, el Programa empirista 38 los pone
en serio el regreso infinito en las en la base. De estos dos, al primero lo de-
pruebas y definiciones; no se hace ilu- nomina Programa de trivialización del co-
siones acerca de su “detención”; acep- nocimiento, en cuanto que las teorías
ta la crítica escéptica de toda inyec- están formadas por axiomas infalibles que
ción de verdad infalible. En su plan- constan de términos primitivos perfecta-
teamiento no hay fundamentos del mente conocidos, y el tipo de prueba que
conocimiento, ni en la cúspide ni en la emplea para demostrar los teoremas ga-
base de las teorías, pero puede haber rantiza la verdad y la transmite de arriba-
inyecciones de verdad tentativas e in- abajo.
yecciones de significado tentativas en
Puesto que el Programa Euclídeo im-
cualquier punto. 35
plica que todo conocimiento puede de-
Pero, a diferencia de Popper, se propone ducirse de una conjunción de proposi-
aplicarlo a la matemática: ciones trivialmente verdaderas que
constan sólo de términos cargados de
Pero albergo sentimientos muy duros significado trivial, lo llamaré el Pro-
contra la teoría lingüística y conven- grama de la Trivialización del Conoci-
cionalista de Popper sobre la matemá- miento. 39
tica y la lógica... Y, en consecuencia, Dos tipos de Programas Euclídeos o de
soy falibilista, no sólo en ciencia, sino Programas de la Trivialización del Conoci-
también en matemáticas y lógica. 36 miento son: el programa “logicista” y el

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


Zubiri, Lakatos, y la crisis gödeliana del fundamento matemático 11
__________________________________________________________________________________________

programa “formalista” de la matemática. temática.


Su fin es fundamentar la matemática fren-
El segundo teorema de Gödel supuso
te a la crítica escéptica. La pretensión de
un golpe decisivo para esta confianza
verdad infalible, o certeza absoluta, la rea-
en una meta-matemática euclídea. El
lizan a costa de la trivialización del conte-
regreso al infinito de las pruebas no
nido. Ahora bien, este intento choca con el
desaparece en una meta-teoría ‘finitis-
Teorema de Gödel, que pone de manifiesto,
ta’ trivial: Las pruebas de consistencia
según Lakatos, que el regreso al infinito en
han de poseer la suficiente compleji-
pruebas y definiciones no puede detenerse;
dad como para hacer dubitable la
ello obliga a logicistas y formalistas a ad-
consistencia de la teoría en la que ta-
mitir la sofisticación y falibilidad del cono-
les pruebas se llevan a cabo, y por
cimiento.
tanto están condenadas a ser fali-
a) Regreso al infinito y el logicismo de
bles. 44
Russell.
Lakatos constata el giro dado por El primer teorema de Gödel es otra
Russell desde el dogmatismo a su descon- manera de mostrar que la meta-
cierto posterior, 40 que le lleva a abandonar matemática no detiene el regreso al infinito
el euclideanismo y a decir: “la espléndida en las pruebas. La formalización que in-
certeza que yo siempre había esperado en- cluye la aritmética “está irreparablemente
contrar en la matemática se había perdido enferma”, porque siempre hallaremos mo-
en un laberinto desconcertante...”. 41 Pero delos no pretendidos, esencialmente dife-
no ha sacado todas sus consecuencias del rentes al pretendido, tal que en unos se
abandono del euclideanismo, a saber, mostrará una fórmula y en otros la contra-
ria, con lo cual siempre habrá verdades
El regreso al infinito en las pruebas y
aritméticas indecidibles en el sistema for-
definiciones de la matemática no se
mal. La verdad y el resultado de una prue-
puede detener con una lógica euclí-
ba no son, pues, equivalentes. Esto supo-
dea. La lógica tal vez explique la ma-
ne el final del ‘formalismo’ hilbertiano, que
temática, pero no puede probarla. La
creía haber proporcionado un concepto
matemática conduce a una especula-
claro de prueba en matemática. Los post-
ción sofisticada que es cualquier cosa
hilbertianos con sus meta-teorías enrique-
menos algo trivialmente verdadero... 42
cidas vienen a confirmar la sofisticación y
Por consiguiente, según Lakatos, la falibilidad.
pretendida trivialización lógica de las ma- En conclusión, el Teorema de incom-
temáticas degeneró en un sistema sofisti- pletitud —en manos de Lakatos— es la
cado. afirmación del regreso al infinito (que im-
plica la falibilidad y sofisticación). ¿En qué
La teoría lógica de la matemática
punto nos sitúa frente al dogmatismo y al
constituye una especulación estimu-
escepticismo? ¿Qué repercusión tiene para
lante y sofisticada, como cualquiera
la fundamentación de la matemática?
otra teoría científica. Constituye una
Respecto al dogmatismo, logra la vic-
teoría empirista, y en consecuencia si
toria ante el reto que inicialmente se había
no se muestra que es falsa, permane-
planteado Lakatos: acabar con el refugio
cerá conjetural para siempre. 43
matemático del dogmatismo y, en concreto,
b) Regreso al infinito y la meta- de sus dos últimas fortalezas, el logicismo
matemática de Hilbert. de Russell y el formalismo de Hilbert. Pone
Igual que en el logicismo, la preten- fin al sueño euclídeo-cartesiano de la tri-
sión de certeza absoluta de la meta- vialización del conocimiento no sólo en la
matemática, dice Lakatos, choca con los ciencia, sino también en lógica y en ma-
resultados de Gödel, que llevan a admitir temática. Nunca llegaremos a tener un co-
la sofisticación y la falibilidad de la ma- nocimiento completo ni último en la ma-

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


12 Guillerma Díaz Muñoz
________________________________________________________________________________________

temática. ¡Cuánto ha costado este triunfo! matemática al renacimiento del empirismo


Sin embargo, ¿no conduce a la derrota en la reciente filosofía de la matemática. 48
escéptica? Responde Lakatos: Éste no es un hecho aislado, sino que se
da en numerosos filósofos de la matemáti-
Pero ello no lleva necesariamente al
ca. 49 Por tanto, queda invalidada la demar-
escepticismo matemático: sólo obliga
cación logicista de las ciencias sostenida
admitir la falibilidad de una especula-
por el Positivismo Lógico entre las ciencias
ción audaz. 45
naturales —a posteriori, empíricas y fali-
Su propósito es mostrar que la ma- bles— y la matemática —a priori, tautológi-
temática es conjetural, pero sin que signifi- ca e infalible. 50 En la Tabla 1, vemos es-
que necesariamente abandonar la razón quemáticamente el giro en matemática del
por completo. La matemática no puede se- ideal euclídeo al ideal cuasi-empírico, al
guir sosteniendo su certeza pareja a la tri- que contribuye poderosamente el Teorema
vialidad de su contenido, como ha preten- de Gödel.
dido el Positivismo Lógico, sino que consis-
te en conjeturas audaces y profundas, a 2. Realismo constructivo de Zubiri
costa de su falibilidad. El regreso al infini-
to matemático imposibilita la fundamenta- La tarea de fundamentar la matemáti-
ción de la matemática (conclusión no com- ca le viene impuesta a Zubiri por su situa-
partida por Zubiri, como veremos). Lakatos ción intelectual, la crisis gödeliana de los
sustituye esta tarea fundamentalista por el fundamentos matemáticos tal y como los
problema del avance del conocimiento. Pe- conciben el formalismo, el logicismo y el
ro ¿Cómo sabemos que avanzamos? Afir- intuicionismo. Afirma que “los problemas
ma: “lo conjeturamos”. 46 filosóficos nacen de la necesidad de fun-
A la luz de la filosofía de Zubiri, po- damentar la ciencia objetiva y de interpre-
demos ver que Lakatos tiene una noción tar sus resultados”; 51 de ahí el interés fi-
“concipiente” de fundamento: éste es prin- losófico de la ciencia, y de modo específico
cipio lógico o intuición evidente. Zubiri de la matemática. 52 Por ello, pensamos
dará una nueva noción que permite una que los problemas filosóficos zubirianos de
salida distinta a la que plantea Lakatos la intelección y de la realidad se forjan, al
con los siguientes interrogantes: menos en gran parte, ante la necesidad de
fundamentar la Matemática y de interpre-
Pero ¿Por qué empeñarse en pruebas tar los resultados del Teorema de Gödel.
‘últimas’ y autoridades ‘decisivas’? El choque de las tres “escuelas” de fi-
¿Por qué buscar fundamentos, si se losofía de la matemática: intuicionismo,
acepta que son subjetivos? ¿Por qué formalismo y logicismo, con el Teorema de
no admitir honestamente la falibilidad Incompletitud significa, en el fondo, la
matemática, e intentar defender la conmoción de la noción de inteligencia de
dignidad del conocimiento falible con- la que parten, a saber, de la inteligencia
tra el escepticismo cínico, en lugar de sensible o inteligencia concipiente. 53. La
hacernos la ilusión de que podremos solución a la crisis gödeliana del funda-
reparar, hasta que no se note, el últi- mento matemático lleva a Zubiri a debatir-
mo rasgón del tejido de nuestras in- se con el legado del pasado y a alumbrar la
tuiciones ‘últimas’? 47 nueva noción de inteligencia sentiente, 54
cuyo acto único es impresión de realidad.
1.2 Giro matemático del ideal euclídeo La tesis zubiriana clave es que “la inteli-
al ideal empírico gencia concipiente está constitutivamente
Lakatos considera que el Teorema de fundada en la inteligencia sentiente”. 55. En
Gödel contribuye, junto a la conservación la perspectiva de inteligencia sentiente hay
de la sofisticación falible, al giro revolucio- que apoyarse, según él, para toda conside-
nario de la concepción racionalista de la ración filosófica.

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


Zubiri, Lakatos, y la crisis gödeliana del fundamento matemático 13
__________________________________________________________________________________________

Ideal euclídeo Ideal cuasi-empírico

Busca verdades auto-evidentes. Busca “hipótesis imaginativas y audaces


con una gran potencia explicativa y
heurística”. Es siempre conjetural.

La lógica infalibilista del descubrimiento es La lógica falibilista del descubrimiento es


instrumento de prueba. El método es la instrumento de crítica. El patrón dialéctico
deducción-—prueba demostrativa— de teo- es: conjeturas, pruebas y refutaciones. 56
remas a partir de axiomas, lemas o defini-
ciones.

El resultado es el desarrollo continuo y El resultado es la lucha de teorías competi-


acumulativo de verdades eternas. tivas, la Revolución permanente y Prolifera-
ción de teorías.

Tabla 1. Comparación del ideal euclídeo y el ideal cuasi-empírico de la matemático

El realismo constructivo no nace como Fraenkel y los conjuntos de Cohen


una escuela añadida a las anteriores en su como el intuicionismo de Brouwer. 59
intento de fundamentar la matemática,
sino que tiene la pretensión de fundamen-
2.1. Teorema de Gödel.
tar y vertebrar las otras escuelas. Todo lo
matemático, dice Zubiri, es una construc-
2.1.1 Anterioridad de la realidad so-
ción de inteligencia sentiente. 57 La cons-
bre la verdad.
trucción sentiente, a diferencia de la cons-
Zubiri considera insuficiente la inter-
trucción conceptiva, no es una forma de
pretación “usual” del Teorema de Gödel
conceptualización sino de realización, lle-
como limitación de los sistemas formales;
vada a cabo sentientemente. Se trata de
porque, a nuestro modo de ver, es una in-
realizar un contenido creado “según con-
terpretación “lógica” o “concipiente”, vía
ceptos” en la formalidad de realidad dada
que dicho descubrimiento conmociona.
en inteligencia sentiente. Sólo sintiendo,
Zubiri, desde su concepción de inteligencia
en primer lugar, lo matemático podemos
sentiente, da una interpretación más ade-
construir la matemática. 58
cuada.
El intuicionismo y el axiomatismo for-
I. Primer Teorema de Gödel: los Princi-
malista tienen en común que son cons-
pia u otro sistema que permita desarrollar
trucciones “conceptivas” de la matemática
la aritmética es esencialmente incomple-
y, por tanto, insuficientes como fundamen-
to. 60
tación de la misma; ambas precisan ser
Este Teorema significa que los postu-
incardinadas en un fundamento común, la
lados no son enunciados lógicos, sino con-
inteligencia sentiente. Se contraponen
tenidos de realidad. 61 Se postula, pues,
desde el punto de vista del contenido, pero
contenido de realidad, no verdad. De este
no desde la formalidad de realidad. Tanto
modo, se pone de manifiesto la anteriori-
la construcción de Gödel-Cohen como la
dad de la realidad matemática sobre su
de Brouwer requieren una fundamenta-
verdad. La realidad da su verdad. Es el
ción.
alegato de realismo frente a todo idealis-
Sin esta construcción y postulación mo. Así, pues, el objeto matemático no re-
radical y primaria serían imposibles sulta de una construcción “conceptiva” o
tanto los axiomas de Zermelo- acto de “ideación”, sino de una realización

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


14 Guillerma Díaz Muñoz
________________________________________________________________________________________

“según conceptos” en “la” realidad física. Si matemática fuera lógica, porque la mera
descubrimos nuevas propiedades no pos- posibilidad lógica sería posibilidad ma-
tuladas en el sistema, esto es, verdades no temática. Por el contrario, la realidad del
deducibles del sistema de axiomas, es por- objeto de la matemática muestra que su
que la realidad tiene un carácter abierto, posibilidad física no es mera posibilidad
respectivo y es “más” que cualquier con- lógica. 65
junto de notas determinado: Ciertamente, lo contradictorio no
podrá realizarse jamás. Pero ¿Cuándo es
El objeto real postuladamente realiza-
algo contradictorio? El principio de con-
do según conceptos tiene, por estar
tradicción —que afirma que jamás pueden
realizado, más notas o propiedades
realizarse en la misma cosa y aspecto dos
que las definidas en su postulación.
notas contradictorias— es verdadero y evi-
Por esto y sólo por esto es por lo que
dente. Ahora bien, con seguridad sólo lo
plantea problemas que pueden no ser
podemos aplicar “en el orden de lo for-
resolubles con el sistema finito de
malmente concebido en cuanto tal”:
axiomas y postulados que han defini-
do su realización. Lo construido en Si lo trasladamos del orden de la obje-
“la” realidad es, por estar realizado, tividad al orden de la realidad, es de-
algo más que lo postulado al realizar- cir, a las cosas en que los conceptos
lo. Es a mi modo de ver el alcance del objetivos están realizados según su
teorema de Gödel. 62 propia razón formal, la cuestión cam-
bia de aspecto. Porque la condición
II. Segundo teorema de Gödel. Zubiri lo para que se aplique el principio de
recoge y saca sus implicaciones filosóficas. contradicción es que se trata de una
La verdad es que jamás podrá demos- cosa que no sea sino lo que formal-
trarse positivamente la no contradic- mente contienen las notas objetiva-
ción de un verdadero sistema de notas mente concebidas. Y aquí empiezan
o conceptos objetivos, ni tan siquiera las dificultades. Porque esta condi-
en el dominio de la matemática (teo- ción, ¿es ella misma posible? No lo
rema de Gödel). 63 creo. 66

¿Cuál es el alcance de esta no- Gödel muestra que el programa de


contradicción? Constituye un límite, pero Hilbert de probar que la matemática care-
no funda una entidad positiva. No es lo ce de contradicción es inviable por las difi-
mismo hablar de “incontradicción” referida cultades con que se encuentra. Un grave
a conceptos objetivos que a realidad física. problema para la aplicación del principio
Y en la matemática, según hemos visto en de no-contradicción a la matemática es
la interpretación zubiriana del teorema de que el objeto matemático no es “ser posi-
incompletitud, no se trata de conceptos ble” sino “realidad postulada”, inagotable
objetivos sino de realidad postulada. Y esto desde el punto de vista del contenido. En
es esencial. efecto, por estar realizados los postulados y
La unidad real no es simple incontra- definiciones, tienen más propiedades que
dicción, sino solidaridad física, esto es, las notas objetivamente concebidas; no sólo
versión de cada nota al “estar desde sí las implicadas, sino también todas las
misma determinada a formar unidad con propiedades “com-plicadas”, “co-puestas”,
las demás”. Las notas son nota-de las de- por el mero hecho de haber sido puestas o
más. Hay una “vinculación física como realizadas las primeras. El contenido que
momento intrínseco de la realidad física de expresan los postulados matemáticos al
cada nota”. No se trata, pues, de posibili- realizarse se abre al “más” en que consiste
dad objetiva sino de posibilidad física del la realidad.
sistema de axiomas o postulados. 64 Esto “La realización, sea en el orden físico o
sería una sutileza si la naturaleza de la en el objetual, es en cuanto tal, raíz de

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


Zubiri, Lakatos, y la crisis gödeliana del fundamento matemático 15
__________________________________________________________________________________________

otras propiedades. En tal caso no es el equívoco de aplicar la necesidad lógica


que no sea verdadero para esas cosas como un a priori a las afirmaciones sobre
el principio de contradicción, sino que la realidad. Por el contrario, la realidad es
su aplicación resulta problemática y vi- incontradictoria y nos fuerza a respetar es-
driosa, dado que el sujeto al que se te carácter suyo en toda afirmación o rea-
aplica es complejo y la pureza formal lización de una simple aprehensión en ella.
del concepto puede sufrir limaduras El ámbito del principio de contradicción
importantes”. 67 está en la afirmación en cuanto afirmado,
no en el acto de la afirmación. 70.
Otra dificultad estriba en que la apli-
cación del principio de contradicción re- 2.1.2 Toda verdad matemática es
quiere acotar la realidad, lo cual es artifi- aproximación aspectual
cioso porque la realidad está toda ella co- El teorema de Gödel significa que la
nectada. La comunicación o extensidad es, verdad matemática es conforme, pero no
en efecto, un carácter trascendental de la adecuada a la realidad matemática; es me-
realidad. El dato primario es la unidad de ra aproximación a la realidad “postula-
la respectividad de la realidad en cuanto da”. 71 Zubiri sale al paso de la objeción de
tal, esto es, el mundo. Así, pues, para la que la matemática enuncia proposiciones
aplicación adecuada del principio de “con- exactas de la realidad matemática, acla-
tradicción” tendría que estar presente “la rando que no quiere decir que sean ade-
totalidad de la realidad en su integridad”, cuadas, sino que su aproximación es dis-
como sujeto de atribución del logos. Pero tinta de la inexactitud. 72 La cuestión es si
este logos no se da, en ningún caso, en el las propiedades rigurosamente conformes
ser humano. a la cosa recubren adecuadamente aquello
a que se refieren, por ejemplo, a un núme-
De ahí que muchas cosas que perti-
ro o a una figura.
nazmente han podido parecer contra-
Todo objeto matemático se define y
dictorias, no lo sean en realidad y
postula no aisladamente, sino en relación
recíprocamente; no porque no sea
con el conjunto entero a que pertenece. En
verdad el principio de contradicción,
este sentido, “cada cosa [ente matemática]
sino porque la realidad no realiza el
no es sino un ‘aspecto’ de esta totalidad,
supuesto de la “dicción”, a saber, con-
es una realización aspectual de lo definido
tener sujetos desconectados. 68
y postulado... Sólo de este carácter aspec-
No puede identificarse la existencia de tual recibe su realidad cada “cosa” ma-
“entes” matemáticos con su mero concepto temática”. 73 Si el todo sólo fuera el conjun-
incontradictorio, porque son insalvables las to de las partes postuladas y definidas,
dificultades de lograr el supuesto en el que éstas serían conocidas en cuanto aspectos
se apoya el principio de no- de forma adecuada. Pero, según el Teore-
contradicción. 69 Los conceptos lógicos, ma de Incompletitud, lo postulado y defi-
frente a toda concepción racionalista, no nido por ser contenido de realidad, siem-
son fundamentos de las realidades ma- pre tiene más caracteres que los meramen-
temáticas. Éstas son posible por un mo- te postulados y definidos. La conclusión
mento esencial físico de ellas, no por la que saca Zubiri es que “entonces, la inte-
consistencia de un sistema formal. Se han lección adecuada de cada cosa en ese todo
invertido los términos: no es lo posible se deja, en cada paso, fuera de lo definido
fundamento de lo real, sino lo real funda- y postulado, propiedades a las que no al-
mento de lo posible. La realidad matemáti- canza el movimiento intelectivo”. 74
ca es anterior a la lógica matemática. La Cada conformidad es una inexorable
no-contradicción es primariamente un aproximación a una adecuación. De ahí
carácter de la realidad dada, y no necesi- que haya en la matemática aproximación
dad de un concepto. Zubiri quiere disipar de aspectualidad. En la concepción logicis-

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


16 Guillerma Díaz Muñoz
________________________________________________________________________________________

ta y formalista de la matemática no hay su interpretación, Zubiri elabora una filo-


esta distinción entre conformidad y ade- sofía realista de la matemática. En clara
cuación, porque el objeto matemático es oposición a su concepción anterior, dice
idéntico al objeto lógico. Por ello, el teore- Zubiri en Inteligencia y razón
ma de Gödel pone de relieve: primero, la
Es usual llamar al objeto de la ma-
“realidad” postulada de lo matemático y,
temática ‘objeto ideal’. Pero no hay ob-
segundo, el carácter de aproximación as-
jetos ideales; los objetos de la matemá-
pectual de la verdad matemática. Trans-
tica son ‘objetos reales’. 79
cribimos el texto de Zubiri que refleja lúci-
damente la potencia filosófica del Teorema Los objetos de la matemática son tan
de Gödel, barruntada por otros autores: reales como las cosas “físicas”. La formali-
dad de realidad, por ejemplo, de “un espa-
Si la matemática no fuera más que un
cio” es idéntica a la de “esta hoja”; sólo
sistema de teoremas y demostraciones
difieren en su contenido y modo de reali-
lógicamente encadenadas, la distin-
dad, en el primer caso postulado y en el
ción entre conformidad y adecuación
segundo dado inmediatamente. El ámbito
no pasaría de ser una sutileza concep-
trascendental de la realidad aprehendida
tual. Pero la matemática no es eso; es
posibilita la postulación de un contenido
la intelección de realidades matemáti-
“según conceptos”. Por tanto, el objeto ma-
cas, dotadas de estructura propia. Por
temático es realidad postulada.
eso es por lo que a mi modo de ver el
teorema de Gödel no sólo remite a la La realidad de los objetos matemáticos
“realidad” postulada sino que muestra es el “más”, ese mismo “más” de toda
que respecto de ella toda verdad ma- cosa real en y por sí misma y preci-
temática es una aproximación aspec- samente por ser un “más” es por lo
tual, porque aquella realidad tiene una que se presta a tener un libre conte-
“estructura” propia translógica. 75 nido por postulación. 80

2.2 Interpretación objetivista ideal Y respecto al método matemático, Zu-


‘versus’ interpretación realista de la biri abandona su anterior identificación
matemática. con la deducción lógica.

En la filosofía de la matemática de No basta con deducciones rigurosas


Zubiri hay dos etapas: la primera objetivis- sino que es menester “hacer” la de-
ta-ideal y la segunda realista. Esta evolu- ducción operando, transformando,
ción filosófica es paralela al desarrollo de construyendo, etc. “en la realidad ma-
la matemática. temática”. Sólo esto es método ma-
En su tesis doctoral (1921), 76 Zubiri temático; no lo es la deducción lógica.
adopta la postura objetivista ideal de la Por tanto la deducción por sí misma
matemática. 77 no es método sino estructura lógica, y
además no es método de lo matemáti-
Las ciencias ideales son perfectamente co. 81
autónomas; no implican la existencia
de su objeto como su esencia específi- Y respecto de la verdad matemática,
ca. Por esto todas estas ciencias son abandona su “apriorismo”, para acentuar
absolutamente ciertas con evidencia su dependencia de la realidad dada “en y
apodíctica y se construyen con arreglo por postulados”.
al método a priori. Tal es el caso de
Las verdades matemáticas son cier-
las Matemáticas, de la lógica, de la Fi-
tamente necesarias, pero su necesidad
losofía de los valores, etc. 78
pende de postulados, por tanto de rea-
El Teorema de Incompletitud (1931) lidad dada en y por postulados. En
conmociona esta concepción, y a partir de última instancia, las verdades ma-

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


Zubiri, Lakatos, y la crisis gödeliana del fundamento matemático 17
__________________________________________________________________________________________

temáticas están ancladas en algo da- la verdad matemática sería otra. 82


do. Y por esto, podrían ser perfecta-
mente de otra manera. Los postulados En la Tabla 2 contraponemos es-
están, en efecto, libremente elegidos. quemáticamente las concepciones de la
Me bastaría con cambiar los postula- matemática pre-gödeliana (objetivista-
dos y ideal) y post-gödeliana (realista) de Zubiri.

Concepción objetivista de la matemática Concepción realista de la matemática


antes de Gödel despues de Gödel.

Objetos ideales. 83 Objetos reales. 84

Existencia ideal. Existencia real postulada. 85

Método: razonamiento deductivo. Modo de experiencia 86: com-probación 87 físi-


ca de realidad.

Es vía en la verdad. Es vía en la realidad postulada.

Es enunciación lógica de nuevas proposi- Es actualización de lo real matemático que


ciones. respeta la estructura lógica del matemático y
descubre nuevas direcciones de marcha inte-
lectiva en la realidad.

Son verdades de razón a priori. Se identifi- No son verdad de razón 88, sino verdad de
can con demostrabilidad. Se fundan en con- realidad cósmica del campo de la realidad.
tenidos objetivos de los conceptos. Se fundan en realidad dada. 89

La historia es acumulación de verdades Es tanteo progresivo de la verificación:


apodícticas obtenidas demostrativamente. marcha hacia una verificación en lontananza.

Adecuación y completitud. Parcial inadecuación e incompletitud.

Tabla 2. Concepciones objectivista y realista de la matemática

3. Valoración crítica: respectividad de miento, requiere un tratamiento mayor


lo real y regreso infinito. que el de Lakatos. En Zubiri no aparece
Lakatos, como hemos visto, considera explícitamente esta cuestión, pero hay
que el teorema de Gödel significa que el elementos que permiten su análisis.
regreso al infinito en matemáticas (como Podríamos aventurar que Zubiri for-
en el resto de las ciencias) no puede dete- mula en metafísica un teorema equivalente
nerse —de ahí que no haya fundamentos al de Incompletitud de Gödel en la ma-
infalibles de la matemática. Ahora bien, ¿a temática; lo denominamos Principio de ex-
qué se debe? Dado que ésta es la piedra de tensidad de lo real. 90 Puede formularse del
toque para decidir el problema del conoci- siguiente modo: Ningún sistema de notas

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


18 Guillerma Díaz Muñoz
________________________________________________________________________________________

del contenido de una cosa real agota su rea- respectiva a través de tanteos. La inagota-
lidad, sino que ésta, por su apertura respec- bilidad de la matemática es, pues, un capí-
tiva a todo lo real, es “más” que su conteni- tulo de la del conocimiento en general, de-
do específico. A la unidad de la respectivi- bido a la inagotabilidad de la realidad dada
dad de la realidad en cuanto tal la deno- en impresión sentiente.
mina Zubiri “mundo”. Pues bien, la respec-
La realidad es abierta en cuanto reali-
tividad de la realidad es la clave de la re-
dad, porque su apertura no es sino su
misión infinita de la realidad actualizada.
constitutiva respectividad. La tarea de
Cada nota remite a otra y “jamás sabre-
la razón es indefinida no sólo en el
mos la amplitud de esta remisión”. 91
sentido de que jamás agotará lo que
La remisión, en efecto, se funda ante en concreto se propone inteligir, sino
todo en la respectividad constitutiva que es indefinida ante todo y sobre to-
de lo real en cuanto real, esto es, se do porque lo inteligido mismo, a sa-
funda en que lo real es constitutiva- ber, lo real en cuanto real, es formal y
mente mundanal. 92 constitutivamente abierto, y por tanto
jamás clausurado. En este ámbito
La regresión infinita del conocimiento
abierto, en este mundo, es en el que
no se debe a la mera limitación de nuestro
acontece la búsqueda intelectiva de la
entendimiento, sino que se funda en la
razón: es búsqueda en la realidad. 94
respectividad o remisión infinita de la rea-
lidad actualizada. En efecto, la apertura Lakatos y Zubiri ofrecen un nuevo
absoluta de la formalidad de realidad ori- modelo de razón, irreductible a cualquier
gina la inadecuación del conocimiento. mecanismo electrónico, que va tanteando
Zubiri, como Lakatos, no tienen por la realidad profunda entre los dos umbra-
objeto del conocimiento matemático la tri- les cognitivos: dogmatismo y escepticismo.
vialidad, sino la profundidad. Ahora bien, El regreso al infinito, implicado por el Teo-
no es lo mismo profundidad y ultimidad, rema de Gödel, los aleja del dogmatismo
pues mientras que la primera es posible, la matemático, y en general. Pero ¿del escep-
segunda no. El conocimiento matemático, ticismo?
frente a todo dogmatismo, resulta siempre Si aceptamos que falible significa co-
un problema abierto. nocimiento “penúltimo”, y crítica acicate
de mayor profundidad en la construcción
La profundidad tiene grados; y esta
del contenido, es posible compatibilizar el
gradación va hasta el infinito. La pro-
falibilismo y el rechazo del escepticismo;
fundidad tiene hondura insondable.
pero si falible es duda permanente, ¿cómo
Conocer algo en profundidad no es
es posible evitar el escepticismo? Sin nada
conocerlo ya en su realidad última.
dado de modo inmediato a la razón para
Más aún, la intelección en profundi-
apoyarse en la marcha o aventura cognos-
dad es un hecho; pero el acceso a la
citiva, ¿cómo construir el contenido sin
ultimidad es constitutivamente un
que sea una quimera? ¿No sería tan impo-
problema siempre abierto hasta el in-
sible como el volar en el vacío?, ¿Se podría
finito. 93.
pensar sin un principio que activara a la
La provisionalidad del conocimiento, inteligencia, es decir, sin estar ya en el
dice Zubiri, es parcial inadecuación. La ámbito de la realidad y en el ámbito de la
adecuación es un límite en el infinito. Un verdad? La falibilidad del conocimiento si
conocimiento sería adecuado si tuviéramos nos atenemos exclusivamente al contenido
presente la totalidad de la realidad, lo cual de realidad nos conduce a un escepticis-
es imposible por su carácter respectivo. La mo. ¿No es el falibilismo lakatosiano un
verdad matemática es aproximación aspec- falibilismo concipiente?
tual a la realidad postulada. La inteligen- Zubiri creemos que fundamenta, des-
cia sentiente se mueve siempre en realidad de la inteligencia sentiente, el falibilismo

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


Zubiri, Lakatos, y la crisis gödeliana del fundamento matemático 19
__________________________________________________________________________________________

lakatosiano para salvarlo del escepticismo; No se puede entificar la realidad, sino


y lo hace sin aproximarse ni remotamente que por el contrario hay que reificar el
al dogmatismo, pues la razón es búsqueda ser... No se puede logificar la intelec-
incesante. En efecto, la firmeza de la mar- ción, sino justamente al revés: hay
cha intelectiva está dada por el carácter que inteligizar el logos. 95
sentiente de la razón. La formalidad de
La revolución gödeliana de la filosofía
realidad es un dato dado sentientemente,
de Zubiri se opone a la revolución
que lanza hacia lo real en “la” realidad, y
copernicana de la filosofía de Kant: El
en ello radica toda la provisionalidad del
principio último del conocimiento no es el
conocimiento.
sujeto, sino la realidad. He aquí la
El fundamento de la matemática,
diferencia entre el idealismo kantiano y el
según Zubiri, no es un principio lógico in-
realismo zubiriano.
mutable ni evidencias últimas, sino la for-
El sorprendente isomorfismo entre los
malidad física de realidad dada en inteli-
resultados de la intelección matemática y
gencia sentiente.
los de Zubiri sobre la intelección en gene-
ral lleva a pensar que éste se dirige, con
Extensión filosófica del Teorema de
gran acierto, a la matemática gödeliana
Gödel
para que le sugiera una visión más pro-
funda de la inteligencia, el “problema
1. Revolución gödeliana en la “noolog-
mismo de la filosofía”. 96
ía” zubiriana
La revolución gödeliana en la matemá- 2. Hacia una racionalidad no-
tica consiste, negativamente, en mostrar algorítmica
que la logificación de la matemática (la Gödel, en 1964, a la luz de la aporta-
lógica funda la matemática) y la idealiza- ción de A.M Turing de las funciones com-
ción de su objeto (el objeto de la matemáti- putables (1936), precisa su noción de sis-
ca es un tipo de ser ideal) han sido los dos tema formal y la identifica con un conjun-
errores fundamentales de la tradición for- to recursivamente enumerable o generado
malista y logicista de la matemática. Y, por una máquina de Turing. Considera la
positivamente, apoya la impresión de algo esencia de un sistema formal la operación
dado, y no creado, en la matemática, y la mecánica, con filas de signos y fórmulas
realidad de su objeto deducibles.
Zubiri ha “experienciado” este giro del
La obra de Turing proporciona un
objetivismo-ideal al realismo en la filosofía
análisis del concepto de ‘procedimien-
de la matemática y en general. Interpreta
to mecánico’ (‘algoritmo’, ‘procedi-
la tradición filosófica europea con la mis-
miento computacional’ o ‘procedimien-
ma clave del campo matemático. Según él,
to combinatorio finito’). Se ha probado
los dos errores fundamentales de la tradi-
que este concepto es equivalente al de
ción filosófica europea (desde los griegos)
‘Máquina de Turing. 97.
son: la logificación de la intelección (el logos
funda la inteligencia) y, respectivamente, Pues bien, su célebre descubrimiento
la entificación de la realidad (el ser funda muestra que todos estos términos equiva-
la realidad). Su filosofía lleva a cabo una lentes —sistema formal, algoritmo, compu-
inversión en el orden de la fundamenta- tabilidad, procedimiento combinatorio fini-
ción respecto de la tradición. El logos no to, máquina de Turing (y puede añadirse la
funda la inteligencia, ni el ser la realidad inteligencia concipiente)— no son adecua-
sino que, por el contrario, la inteligencia dos a la matemática, ni a cualquier otro
funda el logos y la realidad el ser. Ésta es tipo de conocimiento. Su repercusión es
la revolución zubiriana, que consideramos honda en el modelo de racionalidad: El
extensión filosófica de la gödeliana: ideal matemático de Leibniz de un conoci-

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


20 Guillerma Díaz Muñoz
________________________________________________________________________________________

miento lógico-deductivo infalible ha fraca- que recobre su luz, espíritu y auténtica


sado. La razón humana se despierta con la vida intelectual. La matemática es para la
modestia de un conocimiento falible, pero nueva filosofía de la matemática una cien-
también con el entusiasmo aventurero de cia libre y creativa y, a la vez real y empíri-
explorar nuevos y más profundos aspectos ca; y, como tal, ningún mecanismo
de la realidad, sin esperar, dada su inago- electrónico puede originarla, sino sólo la
tabilidad, alcanzar la ultimidad de la mis- razón humana —que, según Zubiri, es sen-
ma. Pensar es bucear en la realidad misma tiente—. La falibilidad y la aproximación
de lo real —tarea imposible para una aspectual a la realidad postulada, como
Máquina de Turing. Como dice Zubiri, rea- caracteres de la verdad, son fermento de
lidad e inteligencia son congéneres; la inte- una continua vida intelectual: la matemá-
ligencia, y sólo ella, siente la realidad: tica es tarea inacabable.
El teorema de Gödel supone para
...lo ejecutado, sea por el animal, sea
Gödel, Lakatos y Zubiri —y es un común
por el mecanismo electrónico, no es
denominador en los filósofos de nuestro
inteligencia, porque todo ello concier-
tiempo— la inviabilidad de la logificación
ne tan sólo al contenido de la impre-
de la matemática; sin embargo, los prime-
sión, pero no a su formalidad de reali-
ros afirman el empirismo de la matemática
dad. Son impresiones de contenido,
desde la inteligencia concipiente, o logifica-
pero sin formalidad de realidad. Por
ción de la inteligencia, mientras que Zubiri
eso es por lo que no son inteligencia. 98
lo hace desde la inteligencia sentiente, o
“empirificación” de la inteligencia. De este
Conclusión modo, el realismo constructivo de Zubiri —
La matemática es, según la concep- “a una” realidad y construcción— sugerido
ción del Positivismo Lógico, una “máquina en gran parte por el teorema de incomple-
de tautologías”, esto es, de verdades a prio- titud de Gödel, permite fundamentar la
ri, infalibles y vacías de contenido empíri- matemática y el conocimiento en general
co. Se reduce a una técnica de fórmulas y frente al escepticismo, pero no dogmáti-
proposiciones, que bien puede desarrollar camente, sino dando razón del regreso in-
cualquier Máquina de Turing. El Teorema finito por la respectividad inagotable de lo
de Gödel contribuye de modo importante a real. Este es su valor histórico.

BIBLIOGRAFIA
AYER,A. J.: Lenguaje, verdad y lógica. Teoría y metodología de las ciencias. Gijón.
Martínez Roca, Barcelona, 1971 Abril, 1998.
AYER,A. J.: (Comp.) El positivismo lógico. CARNAP,R.: Fundamentos de lógica y
F.C.E., Madrid, 1981 matemática, Taller J., Madrid, 1976
BETH, E.W. Y PIAGET, J.: Epistemología DE LORENZO, J.: "Lógica y matemática en K.
matemática y psicología. Trad. cast. de V. Gödel". Estudios Filosóficos, vol. 28, núm.
Sánchez Zavala. Ed. Crítica, Grijalbo, Bar- 79, pp. 391-453
celona, 1980, 2ª ed. DOU, A.: Fundamentos de la matemática., La-
BROWN, H. I.: La nueva filosofía de la ciencia, bor, Barcelona, 1974, 2ªed.
tecnos, Madrid, 1983 FREGE, G.: Fundamentos de la aritmética,
BRUNSCHVICG, L.: Las etapas de la filosofía Barcelona, Laia, 1972
matemática, Latauro, B. Aires, 1ª ed. cast. GARRIDO, M.: Lógica simbólica, ed. Tecnos,
1945. Madrid, 1978
CAÑON, C.: "Epistemologías falibilistas en GARCIA BACCA, D.: Assaigs moderns per a la
Matemáticas: Lakatos". IV Congreso de fonamentació de les matemàtiques. Societat

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


Zubiri, Lakatos, y la crisis gödeliana del fundamento matemático 21
__________________________________________________________________________________________

catalana de ciències. V.I, fas. 4. Barcelona, Trad. esp. de D. Ribes, ciencia y


Institut d´estudis catalans,1933. epistemología, en Alianza Universidad, Ma-
GÖDEL, K.: "Russell´s mathematical logic". En drid, 1981.
Schilpp 1944, pp. 123-154 y en CWII (trad. NAGEL, E. y NEWMAN, J. R.: El teorema de
cast. en 1981). Gödel, Madrid, Tecnos, l979
GÖDEL, K.: "What is Cantor's continuum POPPER, K.: El desarrollo del conocimiento
problem?". Amer. Math. Monthly 54, pp. científico, Paidos, B. Aires, 1967
515-525, 1947, Reimp. en CWII, junto a la RADNITZKY, G., y ANDERSON, G. (ed.),
edición ampliada de 1964, (trad. cast. en Estructura y desarrollo de la ciencia, Alianza
1981). universidad, Madrid, 1984
GÖDEL, K "Sobre proposiciones formalmente RADNITZKY, G., y ANDERSON, G. (ed.),
indecidibles de los Principia Mathematica y Progreso y racionalidad en la ciencia,
sistemas afines, I", Cuadernos Alianza, Madrid, 1982
Teorema,(1980)
RUSSELL, Obras completas, Trad. y selecc. de
GÖDEL, K(1981) Obras completas, Jesús. J. Barrio, Madrid, Aguilar (2 vol.)
Mosterín (ed.). Madrid, Alianza. 2ª edición
ampliada en 1987. TARSKI, A.: Introducción a la lógica y a la
metodología de las ciencias deductivas.
GÖDEL, K(1986) Collected Works, vol I, Publi- Espasa-Calpe, Madrid, 1968
cations 1929-1936 (CWI), S. Feferman et al.
(eds.), Nueva York, Oxford University Press. TURING, ALAN M. ¿Puede pensar una
máquina? trad. cast. de M. Garrido y A. An-
GONSETH, F.: Les Mathématiques et la réalité. ton, Cuadernos Teorema, Valencia,1974
Essai sur la méthode axiomatique. Libraire
Félix Alcan, 1936. VARIOS: Matemática, Verdad, Realidad.
Antología y notas de J. R. Newman, Barce-
HILBERT, D.: Fundamentos de la Geometría, lona, Grijalbo, l974
Madrid, Publicaciones del Instituto "Jorge
Juan" de Matemáticas, 1953 WANG, HAO, (1987) Reflexiones sobre Kurt
Gödel. trad. esp. de Pilar Castillo. Alianza
KLEENE, S. C.: Introducción a la Universidad, Madrid, 1991
metamatemática, Tecnos, Madrid, l974
WITTGENSTEIN: Tractatus logico-
KLINE M.: El pensamiento matemático de la philosophicus, Alianza, Madrid, 1973.
Antigüedad a nuestros días, III Alianza Edi-
torial, Madrid, l992 ZUBIRI, X.: Tesis Fenomenológica del Juicio,
(TFJ), Rev. de arch. Bibl. y Museos, Madrid,
KNEALE, WILLIAM Y MARTHA.: El desarrollo
1923
de la lógica, trad. cast. Madrid, Tecnos,
1972 ZUBIRI, X.: Le probleme de l' objetivité d' aprés
Ed. Husserl: La logique pure, tesis de
KÖRNER, STEPHAN.: Introducción a la filosofía
licenciatura (no publicada), Lovaina, 1921.
matemática. Trad. de Carlos Gerhard, Méxi-
co, S. XXI, 1967. ZUBIRI, X.: Ensayo de una teoría
LADRIERE, J.: Las limitaciones internas de los fenomenológica del juicio, (TFJ), Tesis doc-
formalismos, trad. de J. Blasco, Madrid, toral, revista de Archivos, Bibliotecas y
Tecnos, 1976 Museos. Madrid, 1923

LAKATOS, I.: Proofs and Refutations. The Logic ZUBIRI, X.: Naturaleza, Historia, Dios, (NHD),
of Mathematics Discovery (edited by J. Alianza Editorial, Madrid, 1987
Worral- E. Zahar). London: Cambridge. ZUBIRI, X.: Sobre la Esencia, (SE), Alianza Edi-
Univ. Press. Trad. esp. de Carlos Solís, torial, Madrid, 1985
Pruebas y refutaciones: la lógica del
descubrimiento matemático, Alianza Univer- ZUBIRI, X.: Cinco lecciones de filosofía, (CLF),
sidad, Madrid, 1986 Editor Moneda y Crédito, Madrid,1970.

LAKATOS, I.: Mathematics, science and episte- ZUBIRI, X.: Inteligencia Sentiente, (IS), Alianza
mology, Matemáticas, (edited by J. Worral- Editorial, Madrid, l980 ZUBIRI,
G. Currie). London: Cambridge. Univ. Press. X.:Inteligencia y Logos, (IL), Alianza Editori-

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


22 Guillerma Díaz Muñoz
________________________________________________________________________________________

al, Madrid, l982 (EDR), Alianza Editorial, Madrid, 1989.


ZUBIRI, X.: Inteligencia y razón, (IR), Alianza ZUBIRI, X.: Sobre el sentimiento y la volición,
Editorial, Madrid, l983 (SSV), Alianza Editorial, Madrid, 1992.
ZUBIRI, X. El hombre y Dios., (HD), Alianza ZUBIRI, X.: El problema filosófico de la historia
Editorial, Sociedad de Estudios y de las religiones, (PFHR), Alianza Editorial,
Publicaciones, Madrid, 1984 Madrid, 1993.
ZUBIRI, X.: Sobre el hombre, (SH), Alianza Edi-
ZUBIRI, X.: Los problemas fundamentales de la
torial, Madrid, l986
metafísica occidental, (PFMO), Alianza Edito-
ZUBIRI, X.: Estructura dinámica de la realidad, rial, Madrid, 1994.

NOTAS
1 Siguiendo la opción de Ferrater Mora en su 7 Un sistema formal es consistente si no puede
Diccionario filosófico, usamos los términos de deducirse en él una proposición y su contra-
“completitud” e “incompletitud” para referir- ria, A y no-A. De resultar inconsistente, se
nos a la propiedad lógica de los sistemas derivaría cualquier cosa y, por tanto, sería
formales. inútil.
2 Gödel, de descendientes germano-austríacos, 8 Un sistema formal es completo si cada sen-
nace en 1906 en Brünn (Brno), Moravia. En tencia expresable en su lenguaje formal es
1929 renuncia a la ciudadanía checa y ad- decidible a partir de sus axiomas y la aplica-
quiere la austríaca, posteriormente, en 1949, ción de las reglas lógicas, esto es, se puede
la americana. Desde 1940 hasta su falleci- llegar a concluir una sentencia A o su con-
miento en 1978, vivió en Princeton, New Jer- traria no-A.
sey, donde trabajó en el Instituto de Estudios 9 Escrito por Gödel en 1930 y enviado a la
Avanzados. revista Monatshefte für Mathematik und Phy-
3 Mención que le hace la Universidad de Har- sik, que lo publicó en 1931 en su número
vard en 1952, con motivo de su investidura 38, págs. 173-198. El artículo “Algunos re-
como doctor honorario en ciencias. sultados metamatemáticos sobre completud
y consistencia” (1930), es un resumen-
4 En este trabajo nos vamos a limitar al Teo-
anticipo de sus descubrimientos de la in-
rema de incompletitud (1931); otras aporta-
completitud de los sistemas formales que
ciones valiosas de Gödel en lógica matemáti-
comprendan la aritmética y la imposibilidad
ca son: la completitud de la lógica elemental
de probar en ellos su propia consistencia.
(1929), la inclusión de la aritmética formal
Apareció en el Anzeiger der Akademie der
clásica en la aritmética intuicionista (1932) y
Wissenschaften in Wien, mathematisch-
la consistencia del axioma de elección y de la
naturwissenschaftliche Klasse, 67 (1930),
hipótesis generalizada del continuo (1938).
págs. 214-215. Gödel anuncia que las
5 Nagel y Newman, El teorema de Gödel, Ma- pruebas de estos teoremas aparecerán en
drid, Tecnos, l979, p. 21. Monatsshefte für Mathematik und Physik.
6 Hilbert se propuso la completa formalización 10 Es aplicable al sistema de Principia Mathema-
de un sistema deductivo para obtener una tica y a la teoría axiomática de conjuntos de
prueba de consistencia absoluta de un sis- Zermelo-Fraenkel (y su complementación por
tema y de este modo no tener que recurrir a parte de J. von Neumann).
la consistencia de otro sistema distinto. Pa- 11 Hilbert distingue entre teoría formal o ma-
ra lograr esta formalización, los conceptos se
temática formal, que es un sistema formal o
sustituyen por signos gráficos, las proposi-
formalismo resultante de la formalización de
ciones por sucesiones de signos y el razona-
una teoría, y, por otra parte, metamatemática
miento o comprobación de teoremas se lleva
o teoría de la demostración, que es el estudio
a cabo por la deducción formal conforme a
matemático de los sistemas formales, su de-
reglas mecánicas que los relacionan.

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


Zubiri, Lakatos, y la crisis gödeliana del fundamento matemático 23
__________________________________________________________________________________________

finición y propiedades. La metamatemática del Teorema de Gödel).


tiene carácter intuitivo a diferencia del carác- 23 Incluye a R. Carnap, Hans Hahn, Otto
ter formal de los sistemas formales matemá- Neurath, Moritz Schlick, F. Waismann, H.
ticos. Los formalistas consideran como Feilg, V. Kraft, K. Menger y otros.
métodos de la metamatemática únicamente
los finitistas que emplean exclusivamente 24 Desde 1926 hasta probablemente 1933, par-
objetos intuitivamente concebibles y proce- ticipa en los seminarios del Círculo de Mo-
sos efectuables. ritz Schlick —lo que será más tarde el Círcu-
lo de Viena—.
12 Su planteamiento es análogo, según Gödel, a
la antinomia de Jules Richard (1905) y a la 25 Tal como se entiende este término “positivis-
paradoja del Epiménides (mentiroso), pero ta” en el manifiesto de 1929. Gödel está en
evitando cuidadosamente la paradoja. desacuerdo, por ejemplo, con la tesis positi-
vista de que los problemas metafísicos care-
13 S. C. Kleene denomina al primer teorema,
cen de interés; y considera este rechazo de la
que implica al segundo como su corolario,
filosofía como un prejuicio de la época.
“Teorema de Gödel”. Cf. Introducción a la me-
tamatemática, pág. 191. 26 El Positivismo Lógico incluye, además del
Círculo de Viena —anteriormente, en 1928,
14 Gödel hace uso en su demostración de fun-
Asociación Ernest Mach—, a la Sociedad de
ciones recursivas primitivas definidas con tal
filosofía empírica de Berlín —Hans Reichen-
claridad que se toman como definición
bach, Kurt Lewin, C.G. Hempel, Richard von
estándar.
Mises—, al grupo de Praga —fundado por
15 Wang, H.: pág. 234. Carnap y Philipp Frank—. Después de la
16 W. y M. Kneale, El desarrollo de la lógica. diáspora en 1938, con la anexión de Austria
pág. 673. La cita interna es de Russell, o.c. a Alemania, se unieron al espíritu vienés: en
Londres, 1919, pp.194-5. E.E.U.U, Quine, Nagel, Church; en Inglate-
rra, Ayer, Braithwaite, Wisdom, Ramsey; en
17 Véase Ladrière: Las limitaciones internas de
Europa nórdica, von Wriht; en Francia, Rou-
los formalismos, Nagel y Newman: El Teorema
gier; en Polonia, Lukasiewicz, Addukiewicz,
de Gödel.
Tarski.
18 M.Kline, El pensamiento matemático, III. pág.
1596.
27 El Positivismo Lógico tiene como precursor
fundamental a Russell; en concreto, su obra
19 Quine, W. V.: “Los fundamentos de la ma- conjunta con Whitehead, Principia Mathema-
temática”, 1964, en Matemáticas en el mundo tica (1910-1913), va a tener gran significado
moderno, de M. Kline, pág. 223. en este Círculo. Son precursores también el
20 H. Wang, , pág. 375. Wittgenstein del Tractatus Lógico-
21 H. Wang distingue dos etapas en Gödel: pri- Philosophicus; los lógicos: Leibniz, Peano,
mera, de 1929 a 1943, de investigación y va- Frege; y los axiomatistas: Pasch, Peano, Hil-
liosas contribuciones en el campo de la lógi- bert.
ca matemática y segunda, de 1943 a 1978, 28 Así, por ejemplo, cuando P. Cohen (1963)
de dedicación y gran interés por la filosofía completa sus resultados sobre la Hipótesis
de la matemática (cfr. p. 47). Congenia con del Continuo de Cantor, viniendo a ser inde-
Platón, Leibniz y Husserl (pág. 122). cidible respecto a los axiomas de teoría de
conjuntos, ello no le lleva a un nominalismo
22 Carta que Gödel dirige a Mr. Grandjean en
o convencionalismo, sino que está convenci-
1975, pero que no envió, H. Wang, pág. 57.
do de que tiene que ser verdadero o falso, y
Hao Wang dice (pág. 61) que las consecuen-
que habrá que seguir completando los axio-
cias filosóficas de sus resultados se conside-
mas para llegar a resolver esta cuestión en el
ran ampliamente en sus dos ensayos escri-
futuro.
tos en la década de los 50, pero no publica-
dos: La Gibbs Lecture y el ensayo sobre Car-
29 Gödel, Suplemento a la segunda edición de
nap. (Poco después de esta ponencia se han “¿Qué es el problema del continuo de Can-
publicado). Hacemos un análisis de ellos en tor?” (1963), Obras Completas, pág. 427. (El
un libro sobre las Implicaciones filosóficas subrayado es nuestro).

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


24 Guillerma Díaz Muñoz
________________________________________________________________________________________

30 Gödel, o. c. pág. 427. 46 Ibid, pág. 24


31 Ibid. 428. 47 Ibid, pág. 41
32 Cf. Lakatos, “Regresión infinita y fundamen- 48 Lakatos, “¿Existe un renacimiento del empi-
tos de la matemática”, (ponencia dada en el rismo en la reciente filosofía de la matemáti-
simposio sobre fundamentos de matemática, ca?” (1967) en Matemáticas, ciencia y episte-
celebrado en la Aristotelian Society -Mind As- mología, cap. 2:. págs. 42-66.
socciation Joint Session at the University of 49 Dentro del “nuevo campo falibilista”, Lakatos
Leicester, Julio 1962). Está recogida en Ma-
incluye a Russell, que en 1924 dice que la
temáticas, ciencia y epistemología , (pp. 15-
lógica y matemática es aceptada, igual que la
41), pág. 16
electrodinámica de Maxwell, por sus conse-
33 Lakatos, pág. 20. cuencias observadas; a Church, que en 1939
34 Leibniz sostiene el carácter necesario de las sostiene la imposibilidad de tener fiabilidad
verdades de razón, es decir, “su validez para de la consistencia del sistema formal de
todos los mundos posibles” y el carácter “in- Russell o Zermelo; a Gödel, que en 1944 dice
falible” de los “argumentos formales” (que que la crítica de fundamentos lleva al aban-
con la aportación de Gödel y Turing se han dono de su certeza absoluta; a Carnap, que
precisado como procedimientos mecánicos o en 1958 encuentra una cierta semejanza en-
algorítmicos). Considera que el silogismo tre la física y la matemática en cuanto a su
aristotélico “garantiza la infalibilidad”. Este falta de certeza absoluta; a Quine, que en
ideal tiene entusiastas seguidores, en primer 1958 constata el carácter evaluativo de los
lugar Frege. En efecto, la Begriffsschrift fre- datos empíricos también en las matemáticas;
geana (1879) es el intento de realizarlo susti- a Rosser, que en 1953 se une a Gödel, mani-
tuyendo la intuición (que puede ser errónea) festando nuestra inseguridad de que un sis-
por un procedimiento lógico, sin posibilidad tema formal esté libre de contradicciones;
de “huecos” en la cadena. Weyl, que en 1949 propone el parangón de la
matemática con la física; Mostowski, que en
35 Lakatos: Matemáticas, ciencia y epistemolog-
1955 toma el teorema de Gödel como corro-
ía, pp. 23-4.
borador de la caracterización de la matemá-
36 Lakatos, o.c, p. 173. tica como una ciencia natural más, con el
37 Ibid. 39. mismo método que ésta, la experiencia; Kal-
mar, que en 1967 afirma que la matemática
38 Lakatos amplía el término empirista a toda tiene que ser, como el resto de las ciencias,
teoría que tenga el valor de verdad “inyectado contrastada en la práctica.
en la base” sea ésta espacio-temporal,
aritmética o de cualquier otro tipo.
50 Cf. “El método de análisis-síntesis”, en Ma-
temáticas, ciencia y epistemología, pág. 130-1
39 Lakatos, Matemática, ciencia y epistemología,
p.17.
51 TFJ, p. 23.
40 Manifiesto en su afirmación de 1901: “la ma-
52 TFJ p. 36.
temática constituye una reprobación conti- 53 La inteligencia concipiente o sensible tiene
nua de tal escepticismo; pues su edificio de por objeto primario lo sensible; su acto es
verdades se mantiene firme e inexpugnable concebir lo dado por los sentidos a la inteli-
contra todos los proyectiles de la duda cíni- gencia; su forma de concebir es concipiente;
ca”. (Russell, 1901 b, pág. 71, cita de Laka- es una facultad distinta de los sentidos.
tos, o.c. 29) 54 La inteligencia sentiente tiene por objeto
41 Russell,1959, pág. 212, cita de Lakatos, o.c. formal lo dado por los sentidos en la inteli-
pág. 34. gencia; su acto formal es aprehender la rea-
lidad: es impresión de realidad; su forma de
42 Lakatos, o.c, pág. 35
concebir es sentiente; forma una única fa-
43 Ibid. pág. 35 cultad con los sentidos; su acto es mera ac-
tualización de lo real en su apertura respec-
44 Ibid. pág. 37
tiva.
45 Ibid, pág. 39

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


Zubiri, Lakatos, y la crisis gödeliana del fundamento matemático 25
__________________________________________________________________________________________

55 IS, p. 224. conceptos puros y su consistencia, sino que


es preciso también la intuición.
56 Una deducción no aumenta el contenido y,
por tanto, es puramente analítica y estéril. 66 SE, pág. 67
Lakatos afirma: “el estilo deductivista, es- 67 Ibid. pág. 68 (subrayado mío)
conde la lucha y oculta la aventura”. La so-
fisticación y la falibilidad destruyen “el mito
68 Ibid. pág. 68 (subrayado mío)
de la deducción infalible”. El reto Lakatosia- 69 Cfr. Ibid. pág. 70
no es mostrar que ésta no es el patrón de la 70 Cfr. IR, pp. 281-2
lógica del descubrimiento matemático, del
mismo modo como Popper mostró que la in-
71 Zubiri distingue dos momentos en la verdad
ducción no es la lógica del descubrimiento dual (o juicio verdadero): la conformidad y la
científico (cfr. Pruebas y Refutaciones, pág. adecuación. Conformidad significa “que
166, nota 40). Reconoce la paternidad pop- aquello que en el juicio se afirma de la cosa
periana de la metodología empírica, y trata real está realizado en ella”; y Adecuación sig-
de mostrar, por primera vez, “...hasta qué nifica que lo afirmado está realizado en la
punto el sistema conceptual popperiano de cosa real de forma tal que hay “un recubri-
la lógica del descubrimiento en las ciencias miento total entre la simple aprehensión, cu-
empíricas es aplicable a la lógica del descu- ya realización se da efectivamente en la cosa,
brimiento en las ciencias cuasi-empíricas y a y lo que esta cosa es en realidad”. De los dos
la matemática en particular” (Pruebas y refu- momentos, la conformación se da siempre en
taciones, pág. 166). la verdad dual, sin embargo, la adecuación
no. El origen de la diferencia entre conformi-
57 IL, pág. 143. dad y adecuación es la de la aprehensión
58 Cfr. IL, pág. 145 primordial de realidad e intelección en dis-
59 IL, pág. 143. tancia de lo que es en realidad. Son dos
momentos distintos de la verdad dual, pero
60 Cfr. la afirmación del teorema de Gödel en articulados: cada conformidad apunta hacia
ZUBIRI, X.: IR, pág. 253; IL, pág. 327; y SH, la adecuación, como índice de un camino; su
pág. 649. La interpretación zubiriana se ori- término es “una remota adecuación en lejan-
gina no en la línea de la afirmación, sino de ía”.
lo afirmado; no del contenido, sino de la for-
malidad; en definitiva, no en la línea de inte-
72 Aproximación de inexactitud se da en las
ligencia concipiente, sino de inteligencia sen- cosas dadas inmediatamente en la aprehen-
tiente. sión primordial de realidad; por ejemplo, en
“este papel es blanco” hay conformidad, pero
61 Desde la inteligencia sentiente es posible no adecuación; para que ésta se diera habría
distinguir contenido y formalidad de reali- que precisar es “blanco en tal o cual grado”,
dad. La formalidad de realidad es el modo de y así sucesivamente hasta el infinito. (cfr. IL,
quedar el contenido “de suyo”, “en propio”, pág. 120)
en la intelección. Es independiente del sujeto
en la aprehensión. Cada cosa real tiene un
73 IL, pág. 326
momento individual y otro campal en respec- 74 IL, pág. 327.
tividad a las demás cosas entre las que está. 75 IL, pág. 327-8 (el subrayado es mío).
Este campo, liberado del contenido, posibili-
ta construir en él un contenido por postula-
76 Zubiri está influido por la crisis de la ma-
ción. Así pues, lo que se crea no es la reali- temática de finales del s. XIX y principios del
dad, sino el contenido de la realidad. s. XX que aleja a la matemática de la intui-
ción y emprende la vía de su logificación y
62 IL, pág. 138 formalización.
63 SE, pág. 66 77 Establece la demarcación logicista entre ma-
64 Cf. SE, pp. 281-2 temática y ciencias físicas. La primera queda
asimilada a la lógica y a su método. Se opo-
65 Kant hace también la distinción entre posibi- ne a las ciencias físicas, que tienen por obje-
lidad lógica y posibilidad matemática. Para to puros hechos, parten de una evidencia
que se dé el objeto matemático no basta con asertórica y se desarrollan por un procedi-

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999


26 Guillerma Díaz Muñoz
________________________________________________________________________________________

miento inductivo. De los dos tipos de ciencias, 87 Las tres fases del método matemático son las
la matemática y las ciencias formales son siguientes (IR, pp. 253-4):
perfectamente autónomas y, dado que la a). Sistema de referencia del cual partimos
idealidad es anterior a la existencia, fundan para crear el esbozo del “podría ser”. La rea-
las ciencias físicas. lidad campal es fuente de sugerencia, si bien
78 TFJ, pág. 180 la matemática se refiere a ella de modo “in-
79 IR, pág. 144 (la cursiva es mía) dependiente”.
80 IR, pág. 134 b). Esbozo de un libre sistema de postulados
o axiomas del contenido de la realidad
81 IR, pág. 208
profunda.
82 IR, pág. 281
c). Com-probación, que consiste en la unidad
83 En esta primera etapa objetivista, Zubiri intrínseca de los dos momentos del método
considera que la objetividad tiene tres órde- matemático: de verdad y aprehensión de
nes: el real, el fantástico y el ideal. El orden realidad. Por ello es probación-con. No se
de la matemática es el ideal que, a diferencia prueba si nuestra afirmación es verdad o no,
del real, excluye la existencia y, a diferencia sino la presencia de la realidad ‘con’ la ver-
del fantástico, excluye la individualidad. Las dad deducida; “es la probación de la realidad
verdades matemáticas son “término de un al hilo del “cum” de la verdad”.
acto ideativo” (Cf. TFJ, pág. 31, y pág. 104).
En los juicios matemáticos no se juzgan rea-
88 La verdad matemática no se identifica con la
lidades, sino objetividades. demostración en el sistema. Zubiri rechaza
la distinción entre verdades de hechos y ver-
84 En 1935 (tres años después del Teorema de dades de razón. Sólo hay verdades de reali-
Gödel), Zubiri concede cierta realidad a los dad, campal o mundanal.
objetos matemáticos. No es lo mismo, por
ejemplo, la idea de círculo que el círculo
89 La verdad matemática es el encuentro y
mismo. (Cfr. NHD, pág. 74). En 1962, en SE, cumplimiento del esbozo del “podría ser” en
Zubiri denomina a los entes matemáticos: el campo de la realidad.
“cosas objetuales”, frente a los conceptos ob- 90 La ex-tensidad es el carácter estructural de
jetivos. En la Trilogía utiliza claramente la la realidad en condición de respectividad.
noción de “objetos reales”. 91 IR, pág. 114
85 Por lo mismo que los objetos matemáticos no
son ideales, tampoco tienen existencia ideal,
92 IR, pág. 115
sino postulada en “la” realidad. La existencia 93 IR, pág. 168
y las notas no conciernen a la formalidad de
realidad, sino al contenido de la realidad. 94 IR, pág. 103
Gracias a un postulado se realizan tanto las 95 IL, pág. 50
notas como la existencia del contenido en la
formalidad de realidad dada en aprehensión 96 Cfr. NHD, pág. 143
primordial. 97 Gödel, Posdata a “Sobre sentencias indecidi-
86 La experiencia, desde inteligencia sentiente, bles de los sistemas formales matemáti-
es un logro de profundización; es probación cos”,Obras completas, pág. 197
física de la cosa real en profundidad. No se 98 IS, pág. 85

trata de una operación pensada, sino de


“hacer” la probación. La realidad prueba si
se inserta o no en el campo de realidad el
esbozo creado.

XAVIER ZUBIRI REVIEW 1999