Está en la página 1de 1

Mi padre me dijo una vez: Nunca dejes que te digan que eres demasiado joven para hacer algo.

Si tienes un sueño
debes protegerlo. Ve tras ello. Y punto.

Muy buenos días honorables jurado calificador, maestros, compañeros participantes, público en general; es un
honor participar en este concurso de oratoria, mi nombre es Ricardo Antonio Salazar Escalante y vengo
representado orgullosamente a la carrera de Ingeniería Mecatrónica del Instituto Tecnológico de Cancún, con el
tema titulado:

“SALUD Y JUVENTUD”

La juventud es un factor determinante en el cambio social. Su imaginación, sus ideales, sus perspectivas y su
energía resultan imprescindibles para el desarrollo de las sociedades en las que viven.

Los jóvenes representan el conjunto de la población de entre 15 y 24 años de edad.

Quiero hacerles una pregunta ¿Vivimos actualmente, en una sociedad con jóvenes mexicanos saludables?
Tomando como base que la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, podríamos seguir
diciendo mentiras. Perdónenme compañeros pero decir mentiras seria hipócrita, la realidad es que estamos
viviendo en un mundo de trastornos alimenticios, enfermedades de transmisión sexual, inmundicia, hambruna y
pobreza extrema, en donde cada uno de nosotros somos responsables.

Con el tan solo hecho de salir a la calle nos damos cuenta, de la gran problemática que enfrenta este país, la salud
en nuestra juventud es deficiente, se ha perdido el respeto por nosotros mismos.

Me es lamentable informarles de nuestra realidad. En México mueren 400 mil jóvenes al año a causa de trastornos
alimenticios y enfermedades de transmisión sexual.

Encabezamos el primer lugar de la OCDE en embarazos no deseados, cada minuto una joven mexicana se convierte
en madre, lo cual significa que al año hay en el país medio millón de embarazos en jóvenes menores de 19 años.

Si queremos un México con una juventud sana y prospera, que en verdad este encamina a lograr sus sueños,
debemos multiplicar los esfuerzos, crear, desarrollar y exigir políticas y programas que estén específicamente
destinados a los jóvenes.

Debemos reorientar la relación del gobierno con la propia juventud para hacer una relación más sana, más
productiva, que verdaderamente nos lleve y nos oriente al desarrollo del país a través del derecho que cada uno
de nosotros tiene por salvaguardar su salud.

Compañeros y público aquí presente es necesario, es urgente que conozcamos los principales problemas de salud
que enfrentan nuestros jóvenes; para poder arrancarlos de raíz; y solo así iniciar una transformación social
encaminada al bienestar de nuestra juventud; llevamos la razón dentro de nosotros.

Por ello compañeros, los exhorto a promover y preservar una nueva cultura de integridad, enfocada a la salud de
nuestros jóvenes mexicanos.

Porque nunca es demasiado tarde para luchar contra la injusticia de nuestro pueblo y avanzar a un futuro
verdadero.

¡He dicho!