Está en la página 1de 2

Convocatoria Brumal, monográfico: El humor y lo fantástico.

Coordinación: Anna Boccuti


Entrega: ????
Publicación: junio 2018

Las afinidades existentes entre humor y fantástico proveen materiales para la investigación que la
crítica todavía no ha examinado y que merecen, en cambio, reflexiones desde distintos ámbitos
disciplinarios, a las que los invitamos en esta ocasión. Más allá de las manifestaciones superficiales y
antitéticas que el texto fantástico y el texto humorístico producen en el lector – situadas en los polos
opuestos del espectro que va del miedo a la risa –, los puntos de convergencia entre el humor y lo
fantástico son numerosos, como se ha venido señalando a partir de la época moderna: desde Baudelaire
(La esencia de la risa, 1859) a Freud (Lo ominoso, 1899; El chiste y su relación con lo inconsciente,
1905; El humor, 1927), varios autores han intentado desentrañar el funcionamiento de estas fuerzas de
la imaginación, asimilables por su carácter rebelde.
Lo fantástico y el humor comparten el intento de criticar y subvertir el orden de lo real, se configuran
como estéticas y modos de representación que, internalizando lo real como norma – o sea como
conjunto de leyes fijas por naturaleza o por convención – actúan su violación y ponen al desnudo la
fragilidad de lo real. Respecto al orden supuestamente racional de la realidad, lo cómico-humorístico se
caracterizaría como una ruptura (U. Eco), mientras que lo fantástico actuaría una verdadera
transgresión (R. Campra, R. Jackson), proponiendo una lógica alternativa. Por su vocación crítica de
las formas cristalizadas, muchos escritores del siglo XX – entre los que recordamos a Adolfo Bioy
Casares, Dino Buzzati, Italo Calvino, Julio Cortázar, Augusto Monterroso, Julio Ramón Ribeyro,
Virgilio Piñeira – han elegido el discurso humorístico y la enunciación irónica para enfatizar el efecto
distorsionador de lo fantástico. Ya en el siglo XXI, la dimensión meta-ficcional de los textos fantástico-
humorísticos participa frecuentemente en la deconstrucción posmoderna tanto de la realidad textual
como de la realidad extra-textual, dimensiones que se revelan a menudo coincidentes (por ejemplo, en
las microficciones fantásticas de Ana María Shua, Fernando Iwasaki, Ángel Olgoso, David Roas,
Andrés Neuman). La metaficcionalidad, el humor y la enunciación irónica posibilitan por lo tanto
también la renovación de motivos y convenciones típicas del género, afirmándose como los principales
detonantes de la mutación del relato fantástico contemporáneo (D. Roas).
El interés del presente número monográfico de Brumal se centra especialmente en trabajos que se
propongan analizar de forma convincente, mediante atinadas herramientas teóricas y resuelta destreza
comparativa, la relación entre el humor y las formas afines con lo fantástico (quedan por lo tanto
excluidos otros géneros no miméticos que no se ajustan a dicha definición, como la
ciencia ficción, lo maravilloso o el fantasy) en la literatura y las artes visuales.
Entre las otras, proponemos aquí algunas áreas temáticas:

– Reflexiones teóricas sobre las convergencias (y las divergencias) entre fantástico y humor
– La retórica y el discurso del humor y la retórica y el discurso de lo fantástico en la literatura y en las
artes
– Teoría y análisis de la traducción (o de la transposición) de textos fantástico-humorísticos
– La ironía y lo fantástico
– La parodia humorística y la metaficción como recursos para la actualización del modo fantástico
– El humor negro y lo fantástico
– Estudios sobre autores específicos