Está en la página 1de 2

Revista Bíblica' 133

Cuando Cristo nos . exhortó a ser co- do justificada . su inquebrantable con-


mo niños, fué para ·que lleguemos a ser fianza en Dios, su Roca inquebrantable, '
en nuestro pensar tan sencillos como inmóvil... Dios lo había librado de to-
ellos, para poder entender el lenguaje dos sus enemigos, también de la mano
sencillo de Dios en la Sagrada' Escri- de Saúl.
tura. Sólo los sabios según el mundO" La idea de la roca cautivó y entusias-
buscan un simbolismo ·c omplicado en mó al Salmista. En horas de angustia
el lenguaje de Dios, porque ignoran que clamaba: "Roca mía, no te hagas sordo
en Dios todo es simple. a mis ruegos", para llegar a la convic-
Contemplando una roca, .cada niño ción : "La fortaleza de salvación para su
concibe su solidez, su indestructibili- ungido es El" (Salmo 27), confianza
dad, su firmeza. La roca es un punto de que debe animarnos en nuestras luchas
descanso para el hombre tan inestable, espirituales, pues todos somos "Sus un-
tan expuesto al vaivén de la vida, tan ·gidos", ungidos con el Crisma en el sa-
inseguro en su posición, tan variable en cramento del Bautismo y en el de la
su ser. Confirmación. Tenemos que gemir con
Di~s sabe que el hombre necesita un David: "Sé para mí Roca inexpugnable,
punto de descanso, pero sabe también ciudadela de mi salvación" para seguir
que el hombre encuentra únicamente llenos de , confianza : "Tú serás cierta-
descanso en El. Por eso en el lenguaje mente mi Roca, mi ciudadela, por el ho-
bíblico, para hacerse entender por los nor de tu nombre" (Sal'fuo 30). Y des:
hombres·, .como Padre amoroso por sus pués de la plegaria: "Desde el cabo de
hijos, Dios se eompara ·c on la roca. "El la tierra clamo a ,Tí con angustiado co-
es la Roca", 1xclama Moisés al entonar razón; ponme sobre la alta Roca" (~.
su ·c ántico, alabando a Dios en su bon - 60) . cantaremos, llenos de júbilo: "Sólo
dad . y poniendo de rieleve la ingratitud en Dios se aquieta mi alma; El me so-
del pueblo de Israel. "Yahvé es mi corre, El solo es mi Roca y mi salva-
Roca, mi fortaleza, mi refugio, mi Dios, ción, mi refugio. N o vacilaré nunca. De
la Roca en que me amparo; mi escudo Dios viene mi protección y mi gloria,
el .c uerno de mi salvación, ·mi inaceesi- Dios es mi fuerte R oca, mi asilo" (Sal-
ble asilo", ·canta David c\].ando entona mo 61).
'Un cántico de aceión de gradas, un can- Pero no · sólo David ve en Dios · la
to triunfal, en el ·c ual canta toda su ale- Roca inmóvil, segura, indestructible y
gría, todo su gozo por haber encontra- salvadora, sino también' Isaías, pues pro-
' nunciando el oráculo sobre Damasco,
bellezas de su espíritu ~ue podíanlo reprocha: "Has olvidado al Dios de tu
conducir a la vanagloria. salvación, y no te has acordado de la
Roca de tu fortaleza" (17, 10), r>pro-
- Ante el espectáculo excepcional de
esta existencia verdaderamente gran- che que hizo ya Moisés al pueblo de Is- \
rael, diciendo: "Despreció la Roca de
diosa, no podemos sjno admirar la obra
su salvación (Deut. 32, 15). La concep-
magnífica producida por el mutuo en-
lace de la naturaleza y la Gracia, que ción de Dios como Roca llena también
realmente eh Pablo han tejido uno de a Isaías de confianza y de inmensa se-
los más estupendos destinos humanos. guridad, lo que se ve · en el cántico de
los redimidos, donde exclama: "Confiad
P.• Benito, dé Rosario. siempre en Yahvé, pues Yahvé ·es la
O. F. M. Cap. Roca Eterna" (26, 4) . \
Revista Bíblica

través de la Biblia
1 ritual, no comprendería, o no aceptarí~
"Jesús hizo también muchas otras esas ~nucha::, otrac; cosas d= Jesús, las
· cosas: si se quisiera ponerlas por es- ~uales, según añaden algunas variantes,
crito una por una, creo\que el mun- cóincidentes con Jluan 20, 30, fueron
do no soportaría los libros . escritos".
hechas "ante los discípulos de El". Esta
(.Juan, 21. 25). interpretación, que concuerda con lo di-
El mundo no soporta1·ía: (jorésein ' o cho po.T el mismo Señor en 16, 12, es
jorésai) ; el verbo griego joreo es usa-Jo tanto más plausible cuap.to más difícil
en sentido de comprender (Mat. 19, 11), resultaría atribuir al lenguaje, tan ex·
entender · (ibid, 12), admitir o recibic tremadamente sobrio, del Evangelio una
(II Cor. ·7, 2) y caber o dar cabida. En hip€rbore tan desmesurada como sería
esta última acepción Jesús lo usa como decir que en el mundo entuo no r;abría
aquí, respecto dE; sus Palabras en el sen- materialmente el relato de lo que una
t ido espiritual: "Procuráis matarme pQr- persona hizo en sólo tres años. A <ie- ·
que mi palabra no cabe en vosotros" . más en tal caso el texto diría "en ~odo
(8,37). Aquí el sujeto no es la palabra el ~undo;'. Pero no dice "todo",r po'r lo
que no cabe sino el mundo que no Je cual se ve que alude probablemente al
daría cabida, es decir, en sentido espi- ~undo en el sentido espiritual, al mun-
do cuyo príncipe es Satanás, al mundo
que es precisamente un tema especial
Sdn Pablo, viendo en la roca del de- d'e l Evangelio de S. Juan. Cf. 7, 7; 15,
sierto, d~ la cual brotaba 'agua para 18 ss. etc. Los diccionarios y léxicos se-
preservar dE; 'la mu,erte al pueblo ,de Is- ñalan ampliamente el sentido indicado,
r ael (Ex. 17,6· y Num. 20. 10), una: pre- tanto del verbo como del participio: jo-
figurac;ión de Cristo, de cuyo costado 1- retós, é ón = el que puede ~nt_e,rider,_ per-
brotaba el agúá, símbolC> del Espíritu cibir. Es notable que la B1bha vaticana
Santo, escribe a los Corintios: "La Rota de Gramática señala, como único lugar
era Cristo" (I, 10; 4) ~ paralelo al presente, el texto de Amós
Y Roca es Cristo también para los 7 10 donde Amasías, falso profeta del
m ísticos q,ue oyen la' voz del Divino Es- Becerro de oro en Betel, acusa ante el
poso: ' ~ ¡Levántate, amiga mía, hermosa rey Jeroboam al santo profeta Amós
mía, y ven! Paloma mía, que anidas en diciendo: "Amós levanta una rebelión
las grietas de la peña" (Cantar 2, 14); contra ti en medio del pueblo de Israel:
Yoz que los ·invita a cumplir su misión
la gente no puede sufrir todas las
nara eón los otros miembros en el Cuer- cosas que dice". La nota de la Biblia
po místico de ·Cristo, para cumplir la
Guadalupe a ese pasaje podría ser--
misión 'del Cristo místico en el mundo,
vir •también al presente: El sacerdote
en vez de 'quedarse "en los escondri-
~os", en sus llagas. · . apóstata que servía al becerro de Be-
tel no puede soportar las palabras de
.. Roca" llama Cristo mismo a su,rep:re-
sentante en la tierra, identificándose verdad y aprovecha la profecía de Amós
con él, El la Cabeza del Cuerpo místico acerca de la casa real para acusarle del
e n la cabeza de la Iglesia visible, Cris- crimen de lesa majestad · y para inti-
: visible, f{¡nd!amento de la Iglesia, di- mar le que se retir·e a su país. ¿Acaso
cendo a San Pedro: "Tú eres Pedro, un profeta sería bien recibido , en su
- sobre esta Roca edificaré mi Iglesia; patria? ( cf. Luc. 4, 24). Es que l~ ver-
:_ =.as puertas del ·Infi'e rno no prevale- dad es insufrible para los de corazon do-:
-~án contra ella" (Mateo 16, 18).
ble como Jesús lo enrostraba a los fa- ,
riseos (8 143; 3, 19). También hoy hay
Fed,erica de Hauser . / quienes ~o p\leden sufrir la franqueza
..

~ ---~ ---