Está en la página 1de 3

CONOCIENDO AL MESÍAS POR LAS RAÍCES HEBREAS

(Mi Pueblo no avanza por falta de conocimiento... Oseas 4:6)


EXISTE UNA PARTE EN NUESTO SER QUE ES “PROPENSA AL MAL”
LLAMADA EN HEBREO YETZER HARÁ (LA MALA INCLINACIÓN)
“Aarón respondió: No se encienda la ira de mi adon (señor);
tú conoces a ese pueblo y sabes que es propenso al mal”
Shemot (Éxodo) 32:22
Leer Shemot (Éxodo) 32:1-23
Uno de los principios más importantes y complejos del judaísmo es reconocer QUE EXISTE
UN YETZER HARÁ (inclinación al mal), en cada alma, en cada ser humano. Esto puede
leerse en Bereshit (Génesis) 3:5 “Sino que sabe Elohim (El Juez Supremo), que el día que
coman de él, serán abiertos sus ojos, y serán como Elohim, conocedores del bien y del mal.”
Si bien es cierto que estas palabras en Bereshit (Génesis) 3:5 fueron dichas por hasatán, por
medio de la boca o mente del Nejash (serpiente), lograron confundir al hombre (Adán - Eva)
haciéndoles creer que al comer del fruto del árbol del “Bien y del mal” serían como Elohim. El
Eterno es UNO y no hay nada arriba en los shamaim (cielos), ni abajo en Aretz (Tierra), que
se le compare. Sin embargo, en lo que sí tenía razón hasatán era en sus siguientes palabras.
“porque Elohim sabe que el día que coman de él, serán abiertos sus ojos, y serán como
Elohim, CONOCEDORES DEL BIEN Y DEL MAL.
De esta manera, entendemos que cuando Adam y Java (Eva), participaron y comieron del
fruto del Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal, ADQUIRIERON EN SU NATURALEZA LA
FUERZA DE ESTAS DOS INCLINACIONES. Sin embargo, Elohim, en Sus divinos planes y
Su gran Rajamin (Misericordia), permitió que el hombre conociera ambos extremos con un fin,
la superación física y espiritual por medio del cumplimiento de Sus Mandamientos (La Torá
oral y Torá escrita: Instrucción, Ley Divina), dadas de boca en boca (Torá oral) desde el
principio, y por el Eterno a través de Su siervo y amigo Moshé (Moisés).
Hay un libro judío que dice: “El Santo, bendito sea, dijo a Israel: Mi hijo, he creado la tendencia
negativa, y he creado La Torá, que es su antídoto. Si ustedes se sumergen en Torá
(Instrucción, Ley Divina), ustedes no serán llevados a manos de la tendencia negativa…” Es
muy importante entender este concepto, puesto que aparentemente lo antes citado podría
desalentar nuestro ser interior al saber que existe algo innato en el ser humano que se inclina
al mal, LLAMADO YETZER HARÁ (la mala inclinación) y que muchos la conocen con el
nombre de “el hombre viejo”. Es bueno definir dos términos: Conciencia y Resignación.
• CONCIENCIA: Conocimiento que el ser humano tiene de su propia existencia, del estado en
que se encuentra y de lo que hace.
• RESIGNACIÓN: Entrega voluntaria que uno hace de sí, poniéndose en las manos de otro,
relacionado también con la conformidad.
Dados los anteriores significados de las palabras mencionadas, es importante entender las
enormes diferencias entre una y la otra. Mientras que por una parte, LA CONCIENCIA nos da
un conocimiento que el ser humano tiene sobre su propia existencia y del estado en que se
encuentra y de lo que hace; LA RESIGNACIÓN, por otra parte, es una entrega voluntaria de
conformidad. Es por eso que debemos estar conscientes de nuestra Inclinación al Mal (Yetzer
Hará), pero NO conformarnos y entregar voluntariamente nuestro ser hacia esa inclinación
sino luchar contra ella, lo cual se logra poniendo en obra los Mandamientos que nos aplican,
escritos en La Tanak (Torá, Profetas y Escritos) y repetidos en el Código Real, llamado
incorrectamente “Nuevo Testamento*”.
* Marción, fue el primer hombre que se atrevió a llamar a La Escritura hebrea (que en hebreo
se llama La Tanák y que consta de La Torah, Profetas y Escritos), “EL ANTIGUO
TESTAMENTO”. Lo llamó incorrectamente “Antiguo Testamento” porque pensaba que su
contenido ya no tenía aplicación para los creyentes en Jesús (Yeshua El Mesías), y que había
sido reemplazado por el Nuevo Testamento. Dijo que era un libro antiguo que pertenecía
solamente a los judíos y que carecía de vigencia para los cristianos. Marción enseñó que en el
“Antiguo Testamento” (La Tanák) no había gracia, y que la gracia aparece por primera vez en
el Nuevo Testamento (llamado correctamente Pacto Renovado).
Según sus enseñanzas, el Dios del “Antiguo Testamento” era un Dios de juicio y condenación,
pero el Dios del “Nuevo Testamento” es un Dios de gracia y amor. Aunque algunos líderes de
la Iglesia Romana señalaron a Marción como un hereje, EL RECHAZO DE LAS ESCRITURAS
QUE ÉL ESPARCIÓ ECHÓ RAÍZ Y PROSPERÓ COMO NECIA MALEZA. Años más tarde,
con fines políticos, el emperador romano Constantino, rechaza La Tanak diciendo por medio
de los credos que impuso:
“Renuncio a todas las costumbres, ritos, leyes, panes sin levadura,
fiestas de los corderos de los hebreos, sacrificios, oraciones,
purificaciones, santificaciones…
observaciones, sinagogas y a las
comidas y a las bebidas de los hebreos…
Acepto todas las costumbres, ritos, leyes, fiestas y sacrificios
romanos…
santificaciones por medio del Pontífice Máximo (el sumo
sacerdote de Roma)…
acepto absolutamente todo lo que es romano,
toda ley nueva, rito y costumbre de Roma, la nueva religión romana.”
(Los del Caminos, Haim Levi, cita Stefano Assemaní, Acta Sactorum Martyrum
Orientallum at Occidentallum, Vol 1.Roma 1748, pág. 105).
Entendemos que existe una parte de nuestro ser que es “propenso al mal” como el Sumo
Sacerdote (Kohen HaGadol) Aharón declaró ante su hermano y líder, como leemos en Shemot
(Éxodo) 32:21-22 “Y le preguntó Moshé (Moisés) a Aharón: ¿Qué te hizo este pueblo para que
hayas traído sobre él tan grande transgresión? Y le respondió Aharón: No se encienda la ira
de mi adon (señor), tú conoces a este pueblo y sabes que es propenso al mal.”
Entendemos entonces que el antídoto para la Mala Inclinación (Yetzer Hará), es la Torá
(Mandamientos, Ordenanzas, Estatutos, dados por Elohim a través de Moshé, Su siervo). Con
el estudio y aplicación de la Tanak (Torá, Profetas y Escritos) y el Código Real en lo que nos
aplica, contrarrestaremos la Inclinación al Mal (Yetzer Hará). Nuestro Padre Celestial, en Su
gran bondad proveyó de las herramientas necesarias para que el hombre entienda su caminar
por este mundo y de esa manera conseguir logros no sólo en ese mundo sino también en el
Olam Habá (Mundo por Venir) EN EL CUAL SE COSECHARÁ LA RECOMPENSA JUSTA
POR LOS ACTOS REALIZADOS EN EL MUNDO PRESENTE.
“No seas jajam (sabio) en tu propia opinión; teme a YHVH, y apártate del mal.” Mishlei
(Proverbios) 3:7
Lo citado anteriormente, nos ayuda a comprender de una mejor manera nuestro existir al crear
un estado de conciencia sobre nuestras vidas puesto que el ser humano NO DEBE DE
AFIRMARSE EN SU PROPIA OPINIÓN, CREENCIA O FILOSOFÍA, SINO QUE DEBE DE
TEMER A YHVH, POR MEDIO DEL CUMPLIMIENTO DE SUS MANDAMIENTOS QUE LE
APLICAN, cuyo ejemplo lo tenemos con nuestro Adón (Señor) Yeshua el Mesías, el cual
nunca contradijo lo ordenado por Su Padre, a través de Moshé (Moisés), escrito en Mattityahu
(Mateo) 5:17-18, Versión Hebraica del Código Real: “¡Ni os pase por la mente la idea que he
venido para declarar abrogada la Torah o los Profetas! No he venido a abrogar SINO A
MOSTRAROS CÓMO INTERPRETARLA CORRECTAMENTE. Porque de cierto os digo,
hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una yud ni un adorno de una letra sagrada, pasará de la
Torah hasta que todo lo dicho en ella haya sido totalmente enseñado y alcanzado su intención
original.”
El ser humano fue dotado de ese maravilloso LIBRE ALBEDRÍO que el Creador del Universo
otorgó para que el hombre pudiera superar sus limitaciones pero que por el pecado quedó ese
LIBRE ALBEDRÍO sin función hasta que, cada persona reconoce que es pecadora y se
arrepiente, pidiéndole perdón a Su Creador y acepta a Su hijo Yeshua HaMashiaj como el
Único Camino de Salvación provisto por El Padre Celestial, entonces empieza a funcionar en
él el LIBRE ALBEDRÍO que lo hace escoger entre el bien y el mal, lo que antes no podía por
estar esclavo al pecado. Aunque en toda criatura hay un “alto” en contra de hacer lo malo en
su conciencia, mientras sucede el nuevo nacimiento. Ese “Alto” puesto por El Eterno en cada
conciencia del hombre son las 7 Leyes de Noaj* para que toda criatura sienta el freno de no
inclinarse al mal, y habiendo aceptado el Único Plan de Salvación, la persona deja de ser
criatura quitándole el Eterno del olivo silvestre (figura del paganismo, sin Ley de Dios), e
injertándole en el Olivo Natural (Israel) para volverse hijo de Eloah (Dios). Leer Romanos 11 y
Efesios 2. El creyente entonces, como nueva criatura, empieza a obedecer en lo que le
corresponde La Tanak (Torá, Profetas, Escritos) y El Código Real. Ya en ese creyente
funciona el LIBRE ALBEDRÍO y ya él tiene conocimiento del bien y del mal. Leemos en la
Carta de Rav Shaul (Apóstol Pablo) a los creyentes en Italia (Romanos) 3:23: “Por cuanto
TODOS pecaron están destituidos de la Gloria de Eloah (Dios). Al “alejarse del mal” por “hacer
el bien” la persona logra trascender su humanidad y cumplir con el propósito ORIGINAL por el
cual fue creado, GRANDEZA Y SEÑORÍO SOBRE LA OBRA DE LA CREACIÓN E HIJO DEL
ETERNO PARA ADORARLE Y SERVIRLE. Bereshit (Génesis) 1:26-28
* Las 7 Leyes (Preceptos) de Noaj, son: 1) No adorar falsas deidades. 2) No blasfemar. 3) No
asesinar. 4) No robar. 5) No adulterio (No mantener relaciones sexuales ilícitas). 6) No comer
carne de animal con vida. 7) Promover el juicio y la justicia en el lugar de residencia.
CONCLUSIÓN
Por tanto, ya como creyente por la Salvación dada por Eloah (Dios), a través de su Hijo
Yeshua HaMashiaj, agradece al Eterno por haberte hecho un ser pensante, inteligente, dotado
de sabiduría de lo alto y con muchísimos dones más. Utilízalos bien y no caigas en manos de
la resignación. Levanta tu cabeza, eleva tus ojos a los Shamaim (Los Cielos), y proclama la
grandeza del Eterno a través de la Tanak (Torá, Profetas, Escritos) y el Pacto Renovado,
venciendo esa parte de nuestro ser que es “propensa al mal”, llamada la mala inclinación
(Yetzer Hará), la cual heredamos de nuestros padres.
Leemos en 1 Kefa (1 Pedro) 1:18-19, Versión Hebraica del Código Real: “sabiendo que
fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir (recibida de vuestros padres), no con cosas
corruptibles, como oro o plata; sino con el alma preciosa de Mashiaj, como de un cordero sin
mancha y sin defecto”.
Así también, leemos en Tehilim (Salmos) 51:5, Versión Escrituras Unidad, cuando el Rey
David dice: “He aquí que fui formado en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre.”
El Apóstol Pablo escribe en La Epístola a los Efesios 2:4-7, Versión Hebraica del Código Real,
lo siguiente: “pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, (aun
estando nosotros muertos en pecados, separados de Dios) os dio vida en Mashiaj, así como
nosotros, pues por gracia recibisteis salvación, y juntamente con Él nos resucitó, y asimismo
nos hizo sentar en los mundos celestiales, para mostrar en los siglos venideros las
abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Mashiaj Yeshua.”