Está en la página 1de 3

Partes y funciones del microscopio óptico

Sistema mecánico

El pie : Constituye la base del microscopio y su apoyo principal, puede tener distintas formas, siendo
las más habituales rectangulares y con forma de Y.

El tubo :Tiene forma cilíndrica y por dentro es de color negro para evitar las molestias del reflejo de
la luz. Al final del tubo es donde se colocar los oculares.

El revólver: Es una pieza giratoria en la que se enroscan los objetivos. Cuando giramos este
dispositivo, los objetivos pasan por el eje del tubo y se colocan en posición de trabajo. Se le llama
revolver por el ruido que hace el piñón al encajar en un lugar fijo.

La columna o brazo: La columna o el brazo, en algunos casos conocida por asa, es la pieza de la
parte posterior del microscopio. Sujeta al tubo en su parte superior y en la parte inferior se acopla
al pie del aparato.

La platina: La platina es la pieza metálica plana en la que se coloca la muestra a observar. Tiene un
orificio en el eje óptico del tubo que permite que pase el rayo de luz en dirección a la muestra.

La platina puede ser fija o giratoria. Si es giratoria, mediante tornillos puede centrarse o moverse
con movimientos circulares.

El carro: Permite mover la muestra con un movimiento ortogonal, hacia adelante y atrás, o de
derecha a izquierda.
El tornillo macrométrico: El dispositivo enganchado a este tornillo hace que el tubo del microscopio
se deslice verticalmente gracias a un sistema de cremallera. Estos movimientos permiten que se
enfoque rápidamente la preparación.

El tornillo micrométrico: Este mecanismo ayuda a enfocar la muestra con un enfoque exacto y nítido
a través del movimiento casi imperceptible de la platina. Los movimientos son a través de un tambor
que tiene divisiones de 0,001 mm. Y que también sirve para medir el grosor de los objetos acoplados.

Partes del sistema óptico

Oculares: Son los sistemas de lentes más cercanos a la mira del observador. Son cilindros huecos en
la parte superior del microscopio provistos de lentes convergentes.

Dependiendo de si existe uno o dos oculares, los microscopios pueden ser monoculares o
binoculares

Objetivos: Son las lentes que se regulan mediante el revólver. Son un sistema de lentes
convergentes en las que se pueden acoplar varios objetivos. El acople de los objetivos se realiza de
forma creciente según sus aumentos en el sentido de las agujas del reloj.

Los objetivos llevan su aumento en un lateral y también están distinguidos por un anillo coloreado.
Algunos de los objetivos no enfocan la preparación en el aire y necesitan utilizarse con aceite de
inmersión.

Condensador: Es un sistema de lentes convergentes que capta los rayos de luz y los concentra en la
muestra proporcionando mayor o menor contraste.

Tiene un regulador para ajustar la condensación a través de un tornillo. La localización de este


tornillo puede variar dependiendo del modelo de microscopio

Fuente de iluminación: La iluminación está constituida por una lámpara halógena. Dependiendo del
tamaño del microscopio puede tener mayor o menor voltaje.

Los microscopios pequeños más utilizados en laboratorios tienen un voltaje de 12 V. Esta


iluminación se encuentra en la base del microscopio. La luz sale de la bombilla y pasa a un reflector
que envía los rayos en dirección a la platina

Diafragma: También conocido como iris, se encuentra sobre el reflector de la luz. A través de este
se puede regular la intensidad de la luz abriéndolo o cerrándolo.

Transformador: Este transformador es necesario para enchufar el microscopio a la corriente


eléctrica ya que la potencia de la bombilla es menor que la corriente eléctrica.

Algunos de los transformadores también cuentan con un potenciómetro que sirve para regular la
intensidad de la luz que pasa por el microscopio.