Está en la página 1de 2

Autor: Stefany Valentina Ruano Durán.

¿Qué efectos tiene el calentamiento global?

El incremento de la concentración de gases de invernadero en la atmósfera, genera


un aumento gradual de la temperatura en la superficie terrestre, lo que provoca
consecuencias graves para los ecosistemas naturales, como, el derretimiento de los
glaciares en el monte Kilimanjaro, África, en Rhone, Suiza, en Columbia, Alaska,
Adomello-Mondron, Italia y la Patagonia, Argentina; Estos derretimientos conllevan
a la escases de agua dulce y el aumento tanto del nivel como de la temperatura del
mar, provocando tormentas fuertes, al incrementarse la velocidad del viento y el
contenido de humedad, lo que libera mayor cantidad de energía en los océanos, la
cual es atrapada por huracanes, tornados y tifones. “A medida que se calienten los
océanos las tormentas tropicales que están confinadas en los trópicos se
trasladarán lejos del ecuador, golpeando áreas urbanas que no han sido construidas
para enfrentarse a esta climatología”.

( 𝑆𝑖𝑛𝑔𝑒𝑟. 𝑃𝑒𝑡𝑒𝑟. 𝐿𝑜𝑠 𝑝𝑟𝑜𝑏𝑙𝑒𝑚𝑎𝑠 𝑎𝑚𝑏𝑖𝑒𝑛𝑡𝑎𝑙𝑒𝑠 𝑒𝑛 𝑙𝑎 𝑚𝑢𝑛𝑑𝑖𝑎𝑙𝑖𝑧𝑎𝑐𝑖ó𝑛. 𝑝á𝑔. 27)1

De igual manera, al elevarse entre 9 y 88 centímetros el nivel del mar, las naciones
que viven en tierras bajas, corren el riesgo de ser sumergidas por los fuertes oleajes,
lo que supone un re-ordenamiento geográfico, por la pérdida de pantanos e islas y
una mayor probabilidad de inundaciones en las zonas costeras.

El calentamiento global, también podría llevar a un aumento en las precipitaciones


del agua, generando lluvias descontroladas que dan origen a inundaciones
catastróficas. Así mismo al producirse fuertes olas de calor, se genera una mayor
extracción de humedad de los suelos, causando sequias, suelos infértiles y escases
de agua, por lo que el aumento en la evaporación durante el verano y el otoño podría
elevar los riesgos por incendios y fuegos arrasadores. Este mismo fenómeno afecta
las estaciones y con ello los nichos ecológicos, por lo que al aumentar el calor,
disminuyen los días fríos, permitiendo que los mosquitos asciendan a mayor altitud
promoviendo vectores de infecciones preocupantes como la malaria y el dengue,
que se podrían propagar rápidamente por todos los continentes.
Sin embargo, los ecosistemas biológicos tales como los osos polares y los arrecifes
coral también se ven afectados por estos daños naturales, pues en la Antártida al
derretirse anualmente gran porcentaje de los glaciares, son muchos los osos que
se ahogan anualmente al recorrer grandes distancias para encontrar siquiera un
trozo de hielo, de esta manera se intensifica el riesgo de perder gradualmente estas
especies. Similar a esto, los pingüinos en los últimos años han ido disminuyendo en
un 33% su especie por este mismo fenómeno.

De la misma manera, los arrecifes corales de todo el mundo, están sufriendo de


blanqueo coral, causándoles la pérdida de su color, y poniendo en riesgo todas las
especies que dependen de los arrecifes corales, la razón de este daño se debe a
que el agua de los océanos cada vez seguirá siendo más ácida por las emisiones
de dióxido de carbono, generando que las especies con duros caparazones de
carbonato de calcio se vean deterioradas.

Finalmente científicos alrededor del mundo estiman que la tierra podría calentarse
7.2 grados Fahrenheit más durante el siglo XXI si no se reducen las emisiones, esta
cifra podría seguir creciendo hasta punto tal, que la vida en la tierra se limite a la
supervivencia.

Bibliografía:
1. Singer Peter. Los problemas ambientales en la mundialización. Una sola
atmósfera. Capítulo 2.