Está en la página 1de 9

La usucapión o prescripción adquisitiva

CONCEPTO

La usucapión es un modo de adquirir la propiedad o cualquier otro derecho real, mediante el ejercicio de
la posesión durante el tiempo y con los requisitos exigidos en la ley.

Y así el art 1930 del Código civil señala: "Por la prescripción se adquieren, de la manera y con las
condiciones determinadas en la ley, el dominio y demás derechos reales.

También se extinguen del propio modo por la prescripción los derechos y las acciones, de cualquier clase
que sean."

La usucapión determina la adquisición automática, sin necesidad de declaración judicial del derecho, el
poseedor se convierte en propietario una vez transcurrido el plazo, ello no obstante si se promueve juicio
sobre la propiedad la usucapión ha de ser alegada y probada.

La usucapión tiene carácter retroactivo, una vez transcurrido el plazo se entiende que la adquisición del
derecho tuvo lugar en el momento en que comenzó la usucapión

Hay dos tipos de usucapión, la ordinaria que requiere la buena fe y el justo título y la extraordinaria que
no los requiere.

ELEMENTOS PERSONALES Y REALES

A) Personales

Pueden adquirir bienes o derechos por medio de la prescripción las personas capaces para adquirirlos por
los demás modos legítimos.

Los derechos y acciones se extinguen por la prescripción en perjuicio de toda clase de personas, incluso
las jurídicas, en los términos prevenidos por la ley; Queda siempre a salvo a las personas impedidas de
administrar sus bienes el derecho para reclamar contra sus representantes legítimos, cuya negligencia
hubiese sido causa de la prescripción.

La prescripción ganada por un copropietario o comunero aprovecha a los demás.

La prescripción produce sus efectos jurídicos a favor y en contra de la herencia antes de haber sido
aceptada y durante el tiempo concedido para hacer inventario y para deliberar.

Las personas con capacidad para enajenar pueden renunciar la prescripción ganada; pero no el derecho de
prescribir para lo sucesivo; Entiéndese tácitamente renunciada la prescripción cuando la renuncia resulta
de actos que hacen suponer el abandono del derecho adquirido.

Los acreedores, y cualquiera otra persona interesada en hacer valer la prescripción, podrán utilizarla a
pesar de la renuncia expresa o tácita del deudor o propietario.

B) Reales

Son susceptibles de prescripción todas las cosas que están en el comercio de los hombres.

Las cosas muebles hurtadas o robadas no podrán ser prescritas por los que las hurtaron o robaron, ni por
los cómplices o encubridores, a no haber prescrito el delito o falta, o su pena, y la acción para exigir la
responsabilidad civil, nacida del delito o falta.

POSESIÓN NECESARIA PARA LA USUCAPIÓN

La posesión ha de ser en concepto de dueño, pública, pacífica y no interrumpida.

Sólo la posesión que se adquiere y se disfruta en concepto de dueño puede servir de título para adquirir
el dominio.

Los actos meramente tolerados, y los ejecutados clandestinamente y sin conocimiento del poseedor de
una cosa, o con violencia, no afectan a la posesión.

No aprovechan para la posesión los actos de carácter posesorio, ejecutados en virtud de licencia o por
mera tolerancia del dueño.

En cuanto a la interrupción de la posesión el Código civil distingue entre la interrupción natural y la civil:
1º Interrupción natural: Se interrumpe naturalmente la posesión cuando por cualquier causa se cesa en
ella por más de un año.

2º Interrupción civil: La interrupción civil se produce por la citación judicial hecha al poseedor, aunque
sea por mandato de Juez incompetente.

Se considerará no hecha y dejará de producir interrupción la citación judicial:

a) Si fuere nula por falta de solemnidades legales.

b) Si el actor desistiere de la demanda o dejare caducar la instancia.

c) Si el poseedor fuere absuelto de la demanda.

También se produce interrupción civil por el acto de conciliación, siempre que dentro de dos meses de
celebrado se presente ante el Juez la demanda sobre posesión o dominio de la cosa cuestionada.

Cualquier reconocimiento expreso o tácito que el poseedor hiciere del derecho del dueño interrumpe
asimismo la posesión.

Contra un título inscrito en el Registro de la Propiedad no tendrá lugar la prescripción ordinaria del
dominio o derechos reales en perjuicio de tercero, sino en virtud de otro título igualmente inscrito,
debiendo empezar a correr el tiempo desde la inscripción del segundo.

USUCAPIÓN ORDINARIA

A) Requisitos: La buena fe y el justo título

Para la prescripción ordinaria del dominio y demás derechos reales se necesita poseer las cosas con buena
fe y justo título por el tiempo determinado en la ley.

La buena fe del poseedor consiste en la creencia de que la persona de quien recibió la cosa era dueño de
ella, y podía transmitir su dominio.

Se reputa poseedor de buena fe al que ignora que en su título o modo de adquirir exista vicio que lo
invalide; Se reputa poseedor de mala fe al que se halla en el caso contrario.

La buena fe se presume siempre, y al que afirma la mala fe de un poseedor corresponde la prueba.

La posesión adquirida de buena fe no pierde este carácter sino en el caso y desde el momento en que
existan actos que acrediten que el poseedor no ignora que posee la cosa indebidamente.

Se presume que la posesión se sigue disfrutando en el mismo concepto en que se adquirió, mientras no se
pruebe lo contrario.

Se entiende por justo título el que legalmente baste para transferir el dominio o derecho real de cuya
prescripción se trate.

El título para la prescripción ha de ser verdadero y válido.

El justo título debe probarse; no se presume nunca.

B) Plazos

1º El dominio de los bienes muebles se prescribe por la posesión no interrumpida de tres años con buena
fe.

En cuanto al derecho del dueño para reivindicar la cosa mueble perdida o de que hubiese sido privado
ilegalmente, así como respecto a las adquiridas en venta pública, en Bolsa, feria o mercado, o de
comerciante legalmente establecido y dedicado habitualmente al tráfico de objetos análogos, se estará a
lo dispuesto en el art 464 del Código Civil

Este art 464 señala: "La posesión de los bienes muebles, adquirida de buena fe, equivale al título. Sin
embargo, el que hubiese perdido una cosa mueble o hubiese sido privado de ella ilegalmente, podrá
reivindicarla de quien la posea.

Si el poseedor de la cosa mueble perdida o sustraída la hubiese adquirido de buena fe en venta pública, no
podrá el propietario obtener la restitución sin reembolsar el precio dado por ella.
Tampoco podrá el dueño de cosas empeñadas en los Montes de Piedad establecidos con autorización del
Gobierno obtener la restitución, cualquiera que sea la persona que la hubiese empeñado, sin reintegrar
antes al Establecimiento la cantidad del empeño y los intereses vencidos.

En cuanto a las adquiridas en Bolsa, feria o mercado, o de un comerciante legalmente establecido y


dedicado habitualmente al tráfico de objetos análogos, se estará a lo que dispone el Código de Comercio."

Las cosas muebles hurtadas o robadas no podrán ser prescritas por los que las hurtaron o robaron, ni por
los cómplices o encubridores, a no haber prescrito el delito o falta, o su pena, y la acción para exigir la
responsabilidad civil, nacida del delito o falta.

2º El dominio y demás derechos reales sobre bienes inmuebles se prescriben por la posesión durante diez
años entre presentes y veinte entre ausentes, con buena fe y justo título.

Para los efectos de la prescripción se considera ausente al que reside en el extranjero o en Ultramar.

Si parte del tiempo estuvo presente y parte ausente, cada dos años de ausencia se reputarán como uno
para completar los diez de presente.

La ausencia que no fuere de un año entero y continuo, no se tomará en cuenta para el cómputo.

PLAZOS PARA LA USUCAPION EXTRAORDINARIA

1º También se prescribe el dominio de las cosas muebles por la posesión no interrumpida de seis años, sin
necesidad de ninguna otra condición.

2º Se prescriben también el dominio y demás derechos reales sobre los bienes inmuebles por su posesión
no interrumpida durante treinta años, sin necesidad de título ni de buena fe, y sin distinción entre
presentes y ausentes, salvo la excepción determinada en el art 539 del Código civil (Las servidumbres
continuas no aparentes, y las discontinuas, sean o no aparentes, sólo podrán adquirirse en virtud de
título).

REGLAS SOBRE EL COMPUTO DEL PLAZO

En la computación del tiempo necesario para la prescripción se observarán las reglas siguientes:

1º El poseedor actual puede completar el tiempo necesario para la prescripción, uniendo al suyo el de su
causante.

2º Se presume que el poseedor actual, que lo hubiera sido en época anterior, ha continuado siéndolo
durante el tiempo intermedio, salvo prueba en contrario.

3º El día en que comienza a contarse el tiempo se tiene por entero; pero el último debe cumplirse en su
totalidad.

LA USUCAPION Y EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD

En relación al juego entre la usucapión y el Registro de la Propiedad podemos distinguir las siguientes
situaciones:

A) Usucapión en favor del titular inscrito o Usucapión secundum tabulas

A los efectos de la prescripción adquisitiva en favor del titular inscrito, será justo título la inscripción, y
se presumirá que aquél ha poseído pública, pacífica, ininterrumpidamente y de buena fe durante el tiempo
de vigencia del asiento y de los de sus antecesores de quienes traiga causa.

B) Usucapión contra el Registro o contra tabulas (cuando no coinciden los datos del registro con la
persona que la está poseyendo para la usucapión)

Como regla general: En cuanto al que prescribe y al dueño del inmueble o derecho real que se esté
prescribiendo y a sus sucesores que no tengan la consideración de terceros, se calificará el título y se
contará el tiempo con arreglo a la legislación civil.

Como reglas especiales:

1º Frente a titulares inscritos que tengan la condición de terceros con arreglo al art 34 Ley Hipotecaria
(adquirente de buena fe y a título oneroso de titular inscrito) sólo prevalecerá la prescripción adquisitiva
consumada o la que pueda consumarse dentro del año siguiente a su adquisición, en los dos supuestos
siguientes:

a) Cuando se demuestre que el adquirente conoció o tuvo medios racionales y motivos suficientes para
conocer, antes de perfeccionar su adquisición, que la finca o derecho estaba poseída de hecho y a título
de dueño por persona distinta de su transmitente.

b) Siempre que, no habiendo conocido ni podido conocer tal posesión de hecho al tiempo que la adquisición,
el adquirente inscrito la consienta, expresa o tácitamente, durante todo el año siguiente a la adquisición.
Cuando la prescripción afecte a una servidumbre negativa o no aparente, y ésta pueda adquirirse por
prescripción, el plazo del año se contará desde que el titular pudo conocer su existencia en la forma
prevenida en el apartado a, o, en su defecto, desde que se produjo un acto obstativo a la libertad del
predio sirviente.

2º La prescripción comenzada perjudicará igualmente al titular inscrito, si éste no la interrumpiere en la


forma y plazo antes indicados, y sin perjuicio de que pueda también interrumpirla antes de su
consumación total.

C) Prescripción extintiva contra tabulas

La prescripción extintiva de derechos reales sobre cosa ajena, susceptibles de posesión o de protección
posesoria, perjudicará siempre al titular según el Registro, aunque tenga la condición de tercero.

Esto es aunque el adquirene goce de la protección registral si lo que adquiere es un derecho que no existe
en la realidad extraregistral por haber desaparecido por prescripción , no adquirirá nada

D) Usucapión liberatoria

Los derechos adquiridos a título oneroso y de buena fe que no lleven aneja la facultad de inmediato
disfrute del derecho sobre el cual se hubieren constituido, no se extinguirán por usucapión de éste.
Tampoco se extinguirán los que impliquen aquella facultad cuando el disfrute de los mismos no fuere
incompatible con la posesión causa de la prescripción adquisitiva, o cuando, siéndolo, reúnan sus titulares
las circunstancias y procedan en la forma y plazos que señalados en el párrafo b) para la usucapión contra
tabulas.

USUCAPION EN DERECHO ROMANO

Usucapión, o usucapio es una palabra compuesta del sustantivo usus, término arcaico utilizado para
designar la posesión, y del verbo capere (=tomar, coger), esto es, adquisición de la propiedad mediante la
posesión continuada en el tiempo.

- Origen de la usucapión en la antigua Roma

Que la ratio del instituto fuese la certeza del derecho se evidencia en un texto de Gayo (D. 41, 3, 1), para
quien la usucapión fue introducida en función del interés público (bono público), precisamente para evitar
que la propiedad de algunas cosas aparezca permanentemente incierta. Es claro que la existencia de la
usucapión responde a la exigencia de crear condiciones de seguridad y certeza en torno a la propiedad de
las cosas.

- Finalidad de la usucapión

La finalidad es remediar una adquisición que ha resultado viciosa, bien por defecto de forma, porque el
modo empleado para transmitir la propiedad no fue el adecuado (transmisión de la propiedad de una res
mancipi mediante traditio y no mediante mancipatio), bien por razones de fondo, esto es, cuando el
transmitente no era el propietario o no tenía la capacidad necesaria para transmitir la propiedad. Con un
ejemplo quedará más claro: si alguien, no propietario o sin capacidad para transmitir la propiedad, me
entrega una cosa (traditio), no adquiero la propiedad sino que sólo recibo la posesión, creándose una
situación jurídicamente incierta en la que juegan:

a) El transmitente no propietario, por lo que la adquisición resultó viciosa.

b) El legítimo propietario.

c) El adquirente que cree de buena fe haber adquirido a su dueño.

Para que tal situación de incerteza no se prolongase indefinidamente, mediante la usucapión me


convertiré en propietario, una vez transcurrido el tiempo exigido, y cumplidos otros requisitos que fueron
configurándose más lentamente y de los que después hablaremos.

- Evolución de la usucapión

La usucapión era ya conocida en el antiguo Derecho romano. Según un ambiguo texto de las XII Tablas,
consistía en la adquisición de la propiedad por el paso del tiempo: transcurridos dos años para los fundos
y un año para las demás cosas, el poseedor se convertía en propietario, demostrando tan sólo que la cosa
había estado en su poder durante el tiempo indicado. Es más probable que en esta época sólo eran
necesarios la posesión y el tiempo; la buena fe y el justo título como elementos imprescindibles de la
usucapión fueron producto de una elaboración jurisprudencial más evolucionada y tardía.

A partir de ahí la interpretatio de los juristas fue perfeccionando la institución que se desarrolló
favorablemente hasta cuajar en la compilación justinianea como un modo de adquirir la propiedad, cuyo
fundamento jurídico y elementos esenciales no difieren de aquéllos del derecho moderno.

En el curso de dicha evolución, como quiera que la usucapión era sólo aplicable a los fundos itálicos, la
jurisprudencia clásica creó otra figura paralela denominada longi temporis praescriptio, en relación con
los fundos provinciales, y cuyo mecanismo era el siguiente: todo aquél que hubiese poseído un fundo
provincial durante diez años entre presentes y veinte entre ausentes, frente a la reivindicación del
legítimo propietario podía oponer unaexceptio, en la que hacía valer el tiempo que había estado poseyendo
de buena fe. Aunque el poseedor no adquiría la propiedad, al poder contestar las pretensiones del legítimo
propietario, actuaba como si lo fuese.

Más tarde, a finales del s. III d. C., suprimida la distinción entre fundos itálicos y fundos provinciales, la
separación entre usucapio y praescriptio longi temporis no tiene ya sentido. Fue Justiniano quien fusionó
ambos institutos en el año 531 (C. 7, 31, 1), manteniendo el nombre de usucapión para las cosas muebles y
el de praescriptio para los bienes inmuebles, aunque bajo la doble terminología tan sólo encontramos una
única institución con las mismas reglas: la usucapión o prescripción adquisitiva del derecho moderno.

Ahora sólo resta abordar el concepto y los requisitos de la usucapión tal como quedan definitivamente
perfilados en el derecho justinianeo.

- Concepto de usucapión

Tanto Ulpiano (Tit. ex corp. 19, 8) como su discípulo Modestino (D. 41, 3, 3) coinciden en esencia al
afirmar que la usucapión consiste en la adquisición de la propiedad por la posesión continuada de las cosas
(per continuationem possessionis) durante el tiempo determinado en la ley (temporis lege definiti). Se
exige además la buena fe por parte de quien inicia la posesión y un título justo.

En el Derecho español, la prescripción como modo de adquirir la propiedad aparece simplemente


mencionada en el artículo 609 del Código Civil, en la disposición preliminar del libro tercero, sobre los
diferentes modos de adquirir la propiedad. Pero sus requisitos y reglas se incluyen, no demasiado
acertadamente, en el capítulo segundo del título 18, el último libro IV, dedicado a las obligaciones y
contratos. Podéis encontrar una entrada al respecto en nuestro blog de Derecho civil aquí.

- Requisitos de la usucapión
Según el concepto ya expuesto, para usucapir son necesarios cinco elementos que suelen tradicionalmente
citarse en la siguiente regla mnemotécnica: res habilis, titulus, fides, possessio, tempus. Dichos requisitos
son acogidos y sancionados en el artículo 1.940 del Código Civil: para la prescripción del dominio y
demás derechos reales se necesita poseer la cosa con buena fe y justo título por el tiempo determinado
en la ley.

CÓDIGO CIVIL COLOMBIANO

TITULO XLI.

DE LA PRESCRIPCIÓN

CAPITULO I.

DE LA PRESCRIPCIÓN EN GENERAL

ARTICULO 2512. <DEFINICION DE PRESCRIPCIÓN>. La prescripción es un modo de adquirir las


cosas ajenas, o de extinguir las acciones o derechos ajenos, por haberse poseído las cosas y no
haberse ejercido dichas acciones y derechos durante cierto lapso de tiempo, y concurriendo los
demás requisitos legales.
Se prescribe una acción o derecho cuando se extingue por la prescripción.

ARTICULO 2513. <NECESIDAD DE ALEGAR LA PRESCRIPCIÓN>. El que quiera aprovecharse de la


prescripción debe alegarla; el juez no puede declararla de oficio.

<Inciso adicionado por el artículo 2 de la Ley 791 de 2002. El nuevo texto es el siguiente:> La
prescripción tanto la adquisitiva como la extintiva, podrá invocarse por vía de acción o por vía de
excepción, por el propio prescribiente, o por sus acreedores o cualquiera otra persona que tenga
interés en que sea declarada, inclusive habiendo aquel renunciado a ella.

ARTICULO 2514. <RENUNCIA EXPRESA Y TACITA DE LA PRESCRIPCIÓN>. La prescripción puede


ser renunciada expresa o tácitamente; pero sólo después de cumplida.

Renúnciase tácitamente, cuando el que puede alegarla manifiesta por un hecho suyo que reconoce el
derecho del dueño o del acreedor; por ejemplo, cuando cumplidas las condiciones legales de la
prescripción, el poseedor de la cosa la toma en arriendo, o el que debe dinero paga intereses o pide
plazos.

ARTICULO 2515. <CAPACIDAD PARA RENUNCIAR>. No puede renunciar la prescripción sino el que
puede enajenar.

ARTICULO 2516. <OPOSICIÓN DE PRESCRIPCIÓN POR PARTE DEL FIADOR>. El fiador podrá
oponer al acreedor la prescripción renunciada por el principal deudor.

ARTICULO 2517. <EXTENSIÓN DE LAS REGLAS SOBRE PRESCRIPCIÓN>. Las reglas relativas a la
prescripción se aplican igualmente en favor y en contra de la nación, del territorio, de las
municipalidades, de los establecimientos y corporaciones y de los individuos particulares que tienen la
libre administración de lo suyo.

CAPITULO II.

DE LA PRESCRIPCIÓN CON QUE SE ADQUIEREN LAS COSAS

ARTICULO 2518. <PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA>. Se gana por prescripción el dominio de los


bienes corporales, raíces o muebles, que están en el comercio humano, y se han poseído con las
condiciones legales.

Se ganan de la misma manera los otros derechos reales que no están especialmente exceptuados.

ARTICULO 2519. <IMPRESCRIPTIBILIDAD DE LOS BIENES DE USO PUBLICO>. Los bienes de uso
público no se prescriben en ningún caso.

ARTICULO 2520. <ACTOS DE MERA FACULTAD O TOLERANCIA>. La omisión de actos de mera


facultad, y la mera tolerancia de actos de que no resulta gravamen, no confieren posesión, ni dan
fundamento a prescripción alguna.

Así, el que durante muchos años dejó de edificar en un terreno suyo, no por eso confiere a su vecino
el derecho de impedirle que edifique.
Del mismo modo, el que tolera que el ganado de su vecino transite por sus tierras eriales, o paste en
ellas, no por eso se impone la servidumbre de este tránsito o pasto.

Se llaman actos de mera facultad los que cada cual puede ejecutar en lo suyo, sin necesidad del
consentimiento de otro.

ARTICULO 2521. <SUMA DE POSESIONES>. Si una cosa ha sido poseída sucesivamente y sin
interrupción, por dos o más personas, el tiempo del antecesor puede o no agregarse al tiempo del
sucesor, según lo dispuesto en el artículo 778.

La posesión principiada por una persona difunta continúa en la herencia yacente, que se entiende
poseer a nombre del heredero.

ARTICULO 2522. <POSESIÓN INTERRUMPIDA>. Posesión no interrumpida es la que no ha sufrido


ninguna interrupción natural o civil.

ARTICULO 2523. <INTERRUPCIÓN NATURAL DE LA POSESIÓN>. La interrupción es natural:

1. Cuando sin haber pasado la posesión a otras manos, se ha hecho imposible el ejercicio de actos
posesorios, como cuando una heredad ha sido permanentemente inundada.

2. Cuando se ha perdido la posesión por haber entrado en ella otra persona. La interrupción natural de
la primera especie no produce otro efecto que el de descontarse su duración; pero la interrupción
natural de la segunda especie hace perder todo el tiempo de la posesión anterior; a menos que se haya
recobrado legalmente la posesión, conforme a lo dispuesto en el título De las acciones posesorias,
pues en tal caso no se entenderá haber habido interrupción para el desposeído.

ARTICULO 2524. <Artículo derogado por el artículo 698 del C. de P. C.>

ARTICULO 2525. <PRESCRIPCIÓN ENTRE COMUNEROS>. Si la propiedad pertenece en común a


varias personas, todo lo que interrumpe la prescripción respecto de una de ellas, la interrumpe
también respecto de las otras.

ARTICULO 2526. <PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA CONTRA TITULO INSCRITO>. Contra un título


inscrito no tendrá lugar la prescripción adquisitiva de bienes raíces, o derechos reales constituidos en
éstos, sino en virtud de otro título inscrito, ni empezará a correr sino desde la inscripción del
segundo.

ARTICULO 2527. <CLASES DE PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA>. La prescripción adquisitiva es


ordinaria o extraordinaria.

ARTICULO 2528. <PRESCRIPCIÓN ORDINARIA>. Para ganar la prescripción ordinaria se necesita


posesión regular no interrumpida, durante el tiempo que las leyes requieren.

ARTICULO 2529. <TIEMPO PARA LA PRESCRIPCIÓN ORDINARIA>.

<Inciso modificado por el artículo 4 de la Ley 791 de 2002. El nuevo texto es el siguiente:> El tiempo
necesario a la prescripción ordinaria es de tres (3) años para los muebles y de cinco (5) años para
bienes raíces.

Cada dos días se cuentan entre ausentes por uno solo para el cómputo de los años.

Se entienden presentes para los efectos de la prescripción, los que viven en el territorio, y ausentes
los que residan en país extranjero.

ARTICULO 2530. <SUSPENSIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN ORDINARIA>. <Artículo modificado por el


artículo 3 de la Ley 791 de 2002. El nuevo texto es el siguiente:> La prescripción ordinaria puede
suspenderse sin extinguirse; en ese caso, cesando la causa de la suspensión, se le cuenta al poseedor
el tiempo anterior a ella, si alguno hubo.

La prescripción se suspende a favor de los incapaces y, en general, de quienes se encuentran bajo


tutela o curaduría.

Se suspende la prescripción entre el heredero beneficiario y la herencia.

Igualmente se suspende entre quienes administran patrimonios ajenos como tutores, curadores,
albaceas o representantes de personas jurídicas, y los titulares de aquellos.

No se contará el tiempo de prescripción en contra de quien se encuentre en imposibilidad absoluta de


hacer valer su derecho, mientras dicha imposibilidad subsista.

ARTICULO 2531. <PRESCRIPCIÓN EXTRAORDINARIA DE COSAS COMERCIABLES>. El dominio de


cosas comerciables, que no ha sido adquirido por la prescripción ordinaria, puede serlo por la
extraordinaria, bajo las reglas que van a expresarse:

1a. Para la prescripción extraordinaria no es necesario título alguno.

2a. Se presume en ella de derecho la buena fe sin embargo de la falta de un título adquisitivo de
dominio.

3a. Pero la existencia de un título de mera tenencia, hará presumir mala fe, y no dará lugar a la
prescripción, a menos de concurrir estas dos circunstancias:

1a.) <Ordinal modificado por el artículo 5 de la Ley 791 de 2002. El nuevo texto es el siguiente:> Que
el que se pretende dueño no pueda probar que en los últimos diez (10) años se haya reconocido
expresa o tácitamente su dominio por el que alega la prescripción.

2a.) Que el que alegue la prescripción pruebe haber poseído sin violencia clandestinidad, ni
interrupción por el mismo espacio de tiempo.

ARTICULO 2532. <TIEMPO PARA LA PRESCRIPCIÓN EXTRAORDINARIA>. <Artículo modificado


por el artículo 6 de la Ley 791 de 2002. El nuevo texto es el siguiente:> El lapso de tiempo necesario
para adquirir por esta especie de prescripción, es de diez (10) años contra todo persona y no se
suspende a favor de las enumerados en el artículo 2530.

ARTICULO 2533. <PRESCRIPCIONES ESPECIALES>. <Artículo modificado por el artículo 7 de la Ley


791 de 2002. El nuevo texto es el siguiente:> Los derechos reales se adquieren por prescripción de la
misma manera que el dominio, y están sujetos a las mismas reglas, salvo las excepciones siguientes:

1a. El derecho de herencia se adquiere por la prescripción extraordinario de diez (10) años.

2a. El derecho de servidumbre se adquiere según el artículo 939.

ARTICULO 2534. <EFECTOS DE LA DECLARACIÓN JUDICIAL DE LA PRESCRIPCIÓN>. La


sentencia judicial que declara una prescripción hará las veces de escritura pública para la propiedad
de bienes raíces o de derechos reales constituidos en ellos; pero no valdrá contra terceros sin la
competente inscripción.

CAPITULO III.

DE LA PRESCRIPCIÓN COMO MEDIO DE EXTINGUIR LAS ACCIONES JUDICIALES

ARTICULO 2535. <PRESCRIPCIÓN EXTINTIVA>. La prescripción que extingue las acciones y


derechos ajenos exige solamente cierto lapso de tiempo durante el cual no se hayan ejercido dichas
acciones.

Se cuenta este tiempo desde que la obligación se haya hecho exigible.

ARTICULO 2536. <PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN EJECUTIVA Y ORDINARIA>. <Artículo


modificado por el artículo 8 de la Ley 791 de 2002. El nuevo texto es el siguiente:> La acción ejecutiva
se prescribe por cinco (5) años. Y la ordinaria por diez (10).

La acción ejecutiva se convierte en ordinaria por el lapso de cinco (5) años, y convertida en ordinaria
durará solamente otros cinco (5).

Una vez interrumpida o renunciada una prescripción, comenzará a contarse nuevamente el respectivo
término.

ARTICULO 2537. <PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN HIPOTECARIA Y DE OBLIGACIONES


ACCESORIA>. La acción hipotecaria y las demás que proceden de una obligación accesoria, prescriben
junto con la obligación a que acceden.

ARTICULO 2538. <EXTINCIÓN DE LA ACCIÓN POR PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA>. Toda acción


por la cual se reclama un derecho se extingue por la prescripción adquisitiva del mismo derecho.

ARTICULO 2539. <INTERRUPCIÓN NATURAL Y CIVIL DE LA PRESCRIPCIÓN EXTINTIVA>. La


prescripción que extingue las acciones ajenas, puede interrumpirse, ya natural, ya civilmente.
Se interrumpe naturalmente por el hecho de reconocer el deudor la obligación, ya expresa, ya
tácitamente.

Se interrumpe civilmente por la demanda judicial; salvo los casos enumerados en el artículo 2524.

ARTICULO 2540. <EFECTOS DE LA INTERRUPCIÓN RESPECTO A CODEUDORES Y


COACREEDORES>. <Artículo modificado por el artículo 9 de la Ley 791 de 2002. El nuevo texto es el
siguiente:> La interrupción que obra a favor de uno o varios coacreedores, no aprovecha a los otros, ni
la que obra en perjuicio de uno o varios codeudores, perjudica a los otros, a menos que haya
solidaridad, y no se haya esta renunciado en los términos del artículo 1573, o que la obligación sea
indivisible.

ARTICULO 2541. <SUSPENSIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN EXTINTIVA>. La prescripción que extingue


las obligaciones se suspende en favor de las personas enumeradas en el número 1o. del artículo 2530.

<Inciso modificado por el artículo 10 de la Ley 791 de 2002. El nuevo texto es el siguiente:>
Transcurrido diez años no se tomarán en cuenta las suspensiones mencionadas, en el inciso
precedente.

CAPITULO IV.

DE CIERTAS ACCIONES QUE PRESCRIBEN EN CORTO TIEMPO

ARTICULO 2542. <ACCIONES QUE PRESCRIBEN EN TRES AÑOS>. Prescriben en tres años los
gastos judiciales enumerados en el título VII, libro I del Código Judicial de la Unión, inclusos los
honorarios de los defensores; los de médicos y cirujanos; los de directores o profesores de colegios y
escuelas; los de ingenieros y agrimensores, y en general de los que ejercen cualquiera profesión
liberal.

ARTICULO 2543. <ACCIONES QUE PRESCRIBEN EN DOS AÑOS>. Prescribe en dos años la acción
de los mercaderes, proveedores y artesanos, por el precio de los artículos que despachan al menudeo.

<Inciso 2o. Sustituido por la regla general establecida por el artículo 488 de Código Sustantivo del
Trabajo. El cual establece: "Las acciones correspondientes a los derechos regulados en este código
prescriben en tres (3) años, que se cuentan desde que la respectiva obligación se haya hecho exigible,
salvo en los casos de prescripciones especiales establecidas en el Código Procesal del Trabajo o en el
presente estatuto. ". Según lo expone la Corte Constitucional en la C-607-06>
La de toda clase de personas por el precio de servicios que se prestan periódica o accidentalmente,
como posaderos, acarreadores, mensajeros, barberos, etc.

ARTICULO 2544. <SUSPENSIÓN E INTERRUPCIÓN DE LAS PRESCRIPCIONES A CORTO


TIEMPO>. <Artículo modificado por el artículo 11 de la Ley 791 de 2002. El nuevo texto es el
siguiente:> Las prescripciones mencionadas en los dos artículos anteriores, no admiten suspensión
alguna.

Interrúmpense:

1o. Desde que el deudor reconoce la obligación, expresamente o por conducto concluyente.

2o. Desde que interviene requerimiento.

En ambos casos se volverá a contar el mismo término de prescripción.

ARTICULO 2545. <PRESCRIPCIONES DE ACCIONES ESPECIALES>. Las prescripciones de corto


tiempo a que están sujetas las acciones especiales, que nacen de ciertos actos o contratos, se
mencionan en los títulos respectivos, y corren también contra toda persona; salvo que expresamente
se establezca otra regla.