Está en la página 1de 11

Ortografía y Redacción

 Hiato (Caso)
 Diptongo (Caso)
 Acento Prosódico o Fonético (Tipo)
 Acento Ortográfico (Tipo)
 Acento Normativo
 Acento Diacrítico (Tipo)
 Acento Enfático (Tipo)
 Grafía
 Palabra
 Enunciado u Oración
 Párrafo
 Terminación
 Sustantivo
 Adjetivo
 Terminación Verbal
 Primera Persona
 Singular
 Presente Indicativo
 Presente Subjuntivo
 Funciones Gramaticales
 Sílaba Tónica
 Palabra Aguda
 Palabra Grave
 Palabra Esdrújula
 Palabra Sobreesdrújula
 Monosílabos
 Pronombre
 Exclamación
 Interrogación
 Vocablos
 Fuerza Expresiva

 Signos de Puntuación
 Redacción
 Relaciones entre los Enunciados u Oraciones
 Función e Importancia de los Enunciados u Oraciones
 Sentido y Claridad del Escrito
 Coma
 Punto y Coma
 Punto y seguido
 Punto y aparte
 Dos Puntos
 Puntos suspensivos
 Comillas
 Diéresis o Crema
 Signos de Interrogación y de Admiración
 Guión
 La raya (Guión Mayor)
 Paréntesis
 Oraciones con Sentido Completo (Sujeto, Verbo y Complemento)
 Conjunción Adversativa
 Oraciones Incidentales
 Vulgarismo
 Neologismo
 Barbarismo

 Preposición (palabras que sirven para expresar relaciones de tiempo, lugar,


modo, dirección, causa, compañía, propiedad, etc.)
 Giro Preposicional.
 Gerundio
 Mensaje
 Verboide
 Orden Sintáctico.

 Estructura Interna
 Estructura Externa
 Extensión
 Unidad
 Oración Principal
 Idea Principal
 Coherencia
 Elementos de Transición
 Énfasis
 Variedad
 Repetición
 Claridad
 Orden

 Composición
 Prosa
 División Lógica
 División Básica
 Tema
 Oraciones Relacionadas
 Organización Precisa de las Ideas
 Unidad de Pensamiento Coherente
 Detalles del Tema
 Orden de Presentación de las Ideas
 Estructura del Párrafo
 Consciencia de la Estructura del Párrafo
 Extensión del Párrafo
 Propósito del Párrafo
 Énfasis de la Idea
 Hilo Conductor (Idea que relaciona todos los detalles a través de las oraciones)
 Vinculación Temática
 Materiales que forman el Párrafo
 Singularidad del Párrafo
 Habilidad (para formular el Pensamiento en Unidades de Sentido íntimamente
trabadas).
 Unidades de Sentido
 Párrafo expositivo
 Oración que resume la Idea Central o Tema
 Idea Central
 Características del Párrafo
 Redacción Correcta
 Oración Principal o Exposición de la Idea Principal
 Análisis de la Oración Principal
 Comienzo del Párrafo
 Centro del Párrafo
 Final del Párrafo
 Oración Inicial
 Oración Central
 Oración Ilustrativa
 Oración Explicativa
 Oración Reiterativa
 Oración Conclusiva
 Ilación de Ideas
 Continuidad
 Orden Lógico que siguen las Oraciones
 Relación entre las Ideas y Detalles
 Orden Temporal o Cronológico
 Orden Espacial
 Orden de Interés
 Orden Causal
 Elementos de Transición en el Párrafo
 Transición de una Oración a Otra
 Coherencia del Párrafo
 Elemento de Transición o Relación
 Conjunciones
 Énfasis en el Párrafo
Elemento de Transición o Relación

Oposición

Palabras que indican oposición o adversación. La oración que introducen indica


oposición al pensamiento expresado en la oración principal.

 Pero (conjunción adversativa). Denota que un concepto se contrapone a uno


anterior: El dinero hace rico al hombre, pero no dichoso. O que un concepto
amplía uno anterior, introduciendo una objeción o restricción: Le injurié, en
efecto, pero él primero me había injuriado a mí.
 Aunque (conjunción concesiva). Introduce una objeción posible, a pesar de la
cual puede hacerse una cosa: Aunque estoy solo, no faltaré. A veces hace el
oficio de conjunción adversativa como “pero”: No traigo nada de eso, aunque
traigo otra cosa.
 Mas, empero, sino, sin embargo (conjunciones adversativas o correctivas).
Denotan oposición o diferencia entre las oraciones enlazadas.
 O, u (conjunciones disyuntivas). Expresan contradicción, lo que sigue es una
alternativa a lo anterior.
 A pesar de. Contra la voluntad o el gusto de las personas; por extensión, contra
la fuerza o resistencia de las cosas: No tiene frío, a pesar de estar helado.
 En vez de, lejos de. Denotan sustitución de una cosa o persona por otra, una
acción al contrario de otra.
 Por el contrario, por lo contrario, al contrario (frases adverbiales).
Significan al revés, de un modo opuesto.
 Sin embargo (conjunción); no obstante(adverbio). Denotan que lo ya dicho
no es impedimento ni perjuicio para lo que sigue, aunque pudiera serlo.
 De hecho. Dentro de una particular situación, lo que sigue a esta oración es lo
que el autor presenta como la verdad objetiva: La situación que me pintaste era,
de hecho, muy distinta.
 Mientras que. Cuando hay oposición entre los dos verbos, la oración adquiere
carácter adversativo: Tú te diviertes, mientras el otro sufre las consecuencias.
 Por más que (conjunción concesiva). Lo mismo que “aunque”.

Adelantan el desarrollo del pensamiento

Palabras que adelantan el desarrollo del pensamiento y que lo hacen fluir en la


misma dirección.

 y, e, ni (conjunciones copulativas). Denotan simple enlace.


 Pues, pues que, supuesto que, puesto que, luego, conque. Presentan un
pensamiento como consecuencia de otro.
 Además, también, asimismo, en adición a, igualmente (adverbio).
Representan adición de formas de lo mismo o de la misma manera.
 Así como, así también, de modo que, tal como, mejor que (conj.).
Establecen relaciones de comparación.
 En conclusión, en suma, finalmente, por consiguiente, en fin, por lo tanto.
Preceden un resumen o una conclusión de lo anterior.
 Los adjetivos ordinales: primero, segundo, tercero, etcétera, señalan el orden
de lo que se está presentando.

Detienen brevemente el pensamiento

Palabras que detienen brevemente el pensamiento en un punto particular,


mientras que el escritor nos da luz sobre el asunto:

 Porque, pues, ya que, como, como que (conjunciones causales). Indican que
lo dicho en una parte de la oración es causa o motivo de lo dicho en la otra.
 Si, por tal que, a condición de que, en caso de que, (conjunciones
condicionales). Denotan que en la parte subordinada existe la condición para
que se realice lo que se dice en la principal.
 A que, para qué, a fin de que. Expresan en la parte subordinada el fin de la
principal.
 Conforme, como, según, de modo que, de manera que, (conjunciones
modales). Se refieren al modo en que va a realizarse la acción.
 Cuando, aún no, no bien, desde que, luego que, antes que, mientras que,
siempre y cuando que, (conjunciones temporales). Se refieren al tiempo de la
acción.
 Por ejemplo, pongamos por caso, específicamente, para ser exactos,
particularmente, principalment. Estas frases preparan para un ejemplo o
ilustración.

El énfasis en el párrafo

Es el realce que se da a determinadas ideas o detalles dentro de un párrafo, de manera


que se destaquen.

Puede lograrse mediante la organización misma, por la colocación del detalle o idea a
destacar en determinadas posiciones dentro del párrafo: al principio, al final, antes o
después de una ilustración, etc.

La repetición de palabras, frases o aun de oraciones completas, así como el uso de


construcciones de estructura paralela son también recursos de énfasis.

La pregunta retórica es otro importante medio de subrayar lo que se quiere destacar.

La variedad en el párrafo

Es el efecto que resulta del empleo en el párrafo de diversos tipos y extensiones de


oraciones.
La variedad determina el ritmo interior del párrafo y evita la monotonía.

La estructura interna se realiza por medio del proceso mental que sigue una persona
para la planeación de un escrito. Es el producto de variados elementos, entre los que
se pueden mencionar: la información con la que se cuente que puede ser fruto del
poder inventivo, la educación, la cultura, la tradición, etc., que posee el que escribe y
que están determinados, en suma, por los factores subjetivos que constituyen cada
personalidad.
La estructura interna se realiza por medio del proceso mental que sigue una persona
paraelementos
Los la planeación
quede un escrito.
integran esta Es el producto
estructura debásicamente:
son, variados elementos, entre
objetivo, los que
receptor,
se pueden
asunto mencionar: la información con la que se cuente que puede ser fruto del
y selección.
poder inventivo, la educación, la cultura, la tradición, etc., que posee el que escribe y
que están determinados, en suma, por los factores subjetivos que constituyen cada
personalidad.

Los elementos que integran esta estructura son, básicamente: objetivo, receptor,
asunto y selección.

La diversidad puede consistir en emplear con libertad oraciones de distinta extensión,


alternando cortas y largas.

También se consigue variedad empleando ocasionalmente, junto a las oraciones


enunciativas que son las de más frecuente uso, oraciones de los otros tipos.

La alternancia de oraciones de distintos tipos de estructura (simples compuestas por


coordinación y compuestas por subordinación) contribuye, asimismo, a la variedad.

La estructura interna de un escrito

La estructura interna se realiza por medio del proceso mental que sigue una persona
para la planeación de un escrito. Es el producto de variados elementos, entre los que
se pueden mencionar: la información con la que se cuente que puede ser fruto del
poder inventivo, la educación, la cultura, la tradición, etc., que posee el que escribe y
que están determinados, en suma, por los factores subjetivos que constituyen cada
personalidad.

Los elementos que integran esta estructura son, básicamente: objetivo, receptor,
asunto y selección.

Objetivo

Con la intención de escribir y la decisión de hacerlo, nace la interrogante ¿para qué?

En respuesta, se da el objetivo, que es el punto de partida para la elaboración de todo


escrito y debe fijarse de antemano para que sea posible promover su desarrollo
posterior. Su motivación es la necesidad de comunicación humana en todos los
campos.

El contenido de los objetivos tiene la posibilidad de ser amplísimo: ordenar,


recomendar, pedir, ofrecer, analizar, informar, autorizar, aclarar, recordar, enseñar,
vender, convencer, agradecer, invitar, atacar, defender, expresar sentimientos o
emociones en general; todas las causas que puedan impulsar al ser humano a
comunicarse por escrito, tomando en cuenta sus necesidades.

Receptor

Al mismo tiempo que se establece el objetivo, debe determinarse a quién se escribe:


las características esenciales que posee, ya sean sociológicas o sicológicas. Así surge el
receptor, que es la persona o personas a quienes se dirige el documento del autor.
Este receptor puede ser alguien expresamente nombrado, la opinión pública o los
lectores en general.

Asunto

El siguiente acto mental que ha de realizarse es responder a la pregunta: ¿acerca de


qué voy a escribir?

Esto constituye el contenido o asunto escrito, es su parte medular y puede dividirse en


temas generales y subtemas. Por ejemplo, el objetivo “analizar” puede referirse a
diversos asuntos: emociones, reflexiones, sueños, actitudes, sucesos económicos,
políticos, religiosos, sociales, etc.

A partir de un asunto determinado pueden surgir diversos temas. Tomando el asunto


“sucesos políticos”, los temas que es posible abarcar van desde personajes, tiempo,
modo, lugar; hasta causas y consecuencias. Los subtemas comprenden puntos de vista
sociológicos, económicos, históricos, psicológicos, morales, etc.

En determinado tipo de escritos, principalmente periodísticos y literarios, el asunto


subordina a los demás elementos que conforman la estructura interna; pues el
escritor, basándose primordialmente en el asunto, precisa el destinatario, los
objetivos, los integrantes y las formas de expresión idóneas para manifestar ese
contenido.

Selección

Una vez determinado el asunto, debe hacerse una elección con sentido crítico de
aquellas ideas que se guardan archivadas en la memoria y que constituyen un cúmulo
de información, sentimientos, necesidades, etc., pero no pueden insertarse en su
totalidad en el escrito.

La estructura externa de un escrito


La estructura externa se concreta en la forma expresiva en que el escritor lleva al
papel sus ideas. Está determinada por los recursos de los que dispone quien va a
emitir el mensaje. Pueden ser abundantes si se trata de una persona con cierto grado
de educación formal o sumamente reducidos en caso contrario.

Los elementos constitutivos de la estructura externa son: orden, lenguaje, estilo y


tono.

Orden

Es la secuencia que deben seguir dentro de la producción escrita las partes que la
conforman. Se logra respondiendo a las preguntas: ¿en qué parte del escrito
(principio, cuerpo o final) deben situarse los datos de acuerdo con su importancia?
¿En qué orden presentar las ideas?

Dependiendo del documento que se vaya a redactar, los pasos que dan cuerpo a la
creación escrita pueden ser, entre otros: acercamiento, atracción, introducción al
asunto, noticia o noticias, estímulo, convencimiento, ilustración, persuasión,
conclusiones, formulismos de cierre. Todos estos elementos deben obedecer a cierto
plan preliminar de ordenamiento o esquema.

Antes de iniciar la redacción formal del documento es conveniente realizar un


esquema en donde se ordenen los puntos principales que se van a tratar por medio de
oraciones que resuman los temas y subtemas básicos. De esta manera se evitará
omitir asuntos prioritarios para el escrito.

Lenguaje

Con fines didácticos, tomaremos el término lenguaje como la manera específica como
cada grupo social usa el idioma para la comunicación de sus sentimientos y
pensamientos.

Al determinar el tipo de lenguaje que se empleará para redactar un documento, el


escritor debe inquirirse: ¿cómo exponer el asunto? Es necesario tener en cuenta las
características del receptor del documento, de manera que sea posible entablar
comunicación. El lenguaje se adecuará en función del lector a quien se dirige el escrito.

Estilo

Es la forma personal de expresión usada por el autor en la creación de un escrito.


Para la determinación del estilo, las interrogantes son: ¿de qué manera?, ¿en qué
forma se expone? Es, en suma, el modo peculiar de cada persona para realizar sus
producciones.
El estilo en la redacción de documentos comprende seis puntos básicos, que deben
tenerse siempre presentes:

1. Claridad. Un documento estará redactado con claridad, cuando la


comunicación que contiene se lea y se comprenda fácilmente, sin hacer ningún
esfuerzo y sin tener que preguntar al autor qué quiso decir.
2. Precisión. Consiste en expresar la idea fundamental, sin omitir datos
necesarios para la cabal comprensión del texto.
3. Propiedad. Se logra cuando se usan términos y expresiones adecuados tanto
en el significado como en el manejo de las normas morfosintácticas.
4. Concisión. Radica en formular el pensamiento brevemente, con el menor
número de palabras, sin que la comunicación escrita pierda claridad y
precisión.
5. Sencillez. Reside en la naturalidad con que se expresen los pensamientos, sin
ninguna afectación ni rebuscamiento.
6. Cortesía. Se refiere al trato apropiado que se da a la persona o personas a las
que nos dirigimos.

Tono

Para establecer el tipo de sentimientos o intenciones de un escrito es imprescindible


preguntarse: ¿en qué tono se escribirá?

Así es importante tener en cuenta el tipo de relaciones emocionales-afectivas que


puedan existir entre el autor y el destinatario del escrito. La sutileza empleada por el
autor puede dar la impresión de un trato cordial, respetuoso, confidencial, ameno,
moralizador, persuasivo, comprensivo, estimulante; o, por el contrario, irónico,
desdeñoso, agresivo, ofensivo, etcétera.

Una vez que se hayan elegido los elementos que habrán de configurar la estructura
interna y externa, se está en condiciones de dar vida a una creación escrita. Sin
embargo, no debe pensarse que es indispensable la presencia de todos los elementos
estructurales, internos o externos; habrá documentos que por sus peculiaridades
carezcan de uno o algunos de ellos.

Partes esenciales de un escrito

La obra escrita es un todo que consta de varias partes o secciones. Naturalmente éstas
dependen del tipo de escrito: una crónica, por ejemplo, no tiene las mismas partes de
una carta; y dentro de las cartas tampoco contendrá los mismos elementos una carta
familiar, una comercial o de tipo protocolar.

De cualquier manera, es evidente que todo escrito consta de tres partes, como
consecuencia de los pasos sucesivos seguidos en su realización:
Terminación de Adjetivo Terminación de Sustantivo
-so, -sor, -sible, -sivos -sión
-to, -do -ción
-xo, -jo -xión
-cto, -ctor -cción

Terminación del Adjetivo Terminación del Sustantivo


-ante -ancia
-ente -encia

Terminación del Adjetivo Terminación del Sustantivo


-z -cia, -cidad

Palabra Condición para el acento ortográfico


Aguda Terminación en N, S o Vocal
Grave Terminación no en N, S o Vocal
Esdrújula
Sobreesdrújula

Preposición Uso
a Presentar, recomendar, quejar.
en Indicar materia
Hasta Límite temporal, espacial, cuantitativo

Gerundio
Uso Correcto 1. Con el verbo estar, siempre y cuando
sea una acción que inicie en el pasado y
continúe en el presente.
2. Con verbos que implican
simultaneidad.
3. Con verbos que se refieren al mismo
sujeto directamente.
4. Con verbos de percepción sensible o
intelectuales en el complemento directo.
Incorrecto 1. Como consecuencia o efecto de una
acción.
2. Como adjetivo, excepto con hirviendo y
ardiendo.
3. Para unir oraciones yuxtapuestas.

 El aprendizaje transforma a los individuos.


El aprendizaje transforma a los individuos independientemente del contenido de
éste. Lo que tienen que pensar las escuelas y los sistemas educativos de los que
participan es la dirección que requiere la sociedad actual.

 Me gusta más la fruta que las golosinas.

A mi me gusta más la fruta que las golosinas porque no le provocan problemas a mi


cuerpo, a diferencia de los dulces preparados con cantidades insanas de azúcar, y
porque siempre dejan una sensación de frescura.