Está en la página 1de 2

Crónica de la invasión

de Estados Unidos a Uruguay


Día 1: Varios buques de guerra y porta-aviones yanquis llegan al Río de la
Plata. Los barcos encallan ni bien entran en nuestras aguas territoriales: la
empresa de dragado no trabaja desde hace 2 meses porque el gobierno no le
paga los subsidios prometidos en los contratos de privatización.

Día 2: Inicio de los bombardeos en las principales ciudades del sur del país,
(las del norte están tan olvidadas que ni los yanquis se acuerdan de ellas). Las
explosiones pasan prácticamente desapercibidas. Las bombas caen en
edificios como el hospital Maciel, el Clínicas, el Vilardebó, etc., y nadie nota la
diferencia entre el estado de los edificios antes y después del ataque. Las que
impactan en las calles de Canelones y San José se pierden entre los baches.
Corre el rumor de que han hecho volar el Palacio Legislativo y la Casa de
Gobierno, pero el Presidente Batlle, en cadena nacional, desmiente la versión.
La gente, que ya había comenzado el festejo, vuelve a sus casas visiblemente
consternada.

Día 3: Desembarcan Infantes de Marina en Colonia pero no pueden avanzar,


ya que en el peaje de la Ruta 1 se acepta sólo moneda nacional. Una nave
americana que realizaba navegación de cabotaje se estrella contra la Escollera
de Cufré.

Día 4: En Montevideo los marines sufren numerosas bajas. No hay


enfrentamiento armado, pero el Barrio Borro y el Cerro Norte no es para
cualquiera: patotas, choreos, copamientos, patovicas, riñas, etc.

Día 5: Desaparecen tanques y lanzamisiles yanquis. Se presume que se podría


encontrar partes de los mismos en los desarmaderos de Camino Maldonado;
algunas ya habrían sido adquiridas en las ferias de Tristán Narvaja y Villa
Biarritz.

Día 6: La división de los Boinas Verdes hace sus primeras incursiones en la


ciudad. Atacan centros de comunicaciones. Destruyen varias emisoras de AM y
las oficinas de los principales periódicos, así como los canales de televisión por
aire: 4, 5, 10 y 12. Manifestaciones de júbilo por parte de la población en 18 de
Julio.

Día 7: Tratando de asegurarse la logística, las tropas invasoras secuestran


alimentos para consumo propio. Se producen entonces intoxicaciones varias
con harina contaminada, chorizos de procedencia dudosa (faenas
clandestinas), transgénicos y productos vencidos. En Maldonado varios
oficiales americanos cometen la imprudencia de beber agua de la canilla.
URAGUA deslinda responsabilidades por sus defunciones.

Día 8: Se suspenden las operaciones en el Este por razones climáticas. Llovió


30 milímetros y la Ciudad de la Costa se inundó por completo. Tanques y
vehículos varios se cubren de agua y barro y no pueden circular. Afirman que
uno de los soldados americanos declara, llorando: «Quiero volver a Irak».

Día 9: Comienza la distribución de víveres por parte de organizaciones


humanitarias con la ayuda de ADEOM. Se debe suspender ya que los jefes del
sindicato exigen a la ONU la reducción de la jornada y aumento en la canasta
familiar.

Día 10: Solicitan la rendición uruguaya. La misma es rechazada porque no fue


presentada por triplicado, falta autenticación de las firmas ante escribano
público, el sello notarial y la oficina respectiva trabaja sólo los días pares de los
meses impares en horas múltiplo de tres.

Día 11: Violento enfrentamiento a palo limpio entre fuerzas del Ministerio del
Interior y una tropa americana, parece que la policía creyó que se trataba de
una marcha de Fucvam hacia Punta del Este. Varios soldados americanos
permanecen detenidos en la seccional 5ª de Maldonado. No se sabe porqué el
periodista Alberto Silva también fue encarcelado.

Día 12: Se suspende momentáneamente las operaciones. Según análisis de


laboratorio, el comandante norteamericano fue víctima de un violento virus. Lo
entierran en el Cementerio Central.

Día 13: El informe médico era de Biofarm. El comandante fue enterrado vivo.
Los yanquis se desmoronan psicológicamente.

Día 14: Un escuadrón americano es confundido con la barra brava de Rampla


Juniors a la salida del Trócoli. Los hinchas de Cerro (que esa tarde había
perdido), al grito de «Aguante la Villa» y «Se la vamo’ a da’», según la CNN
aún no hay noticias de los soldados desaparecidos.

Día 15: Sin comandante, intoxicados, sucios, mojados, robados, intentan


reembarcarse para volver a USA. No encuentran los barcos: fueron dejados en
el Puerto de Montevideo y la Dirección de Aduanas los decomisó.

Día 16: Los norteamericanos presentan la rendición incondicional y se ponen a


hacer dedo hasta Washington y New York. Triunfamos.

Leopoldo Andrada

También podría gustarte