Está en la página 1de 1

La moral y el origen de la ética

Al referirnos a la moral, no se tendrá en cuenta los movimientos naturales, ni lo que acontece o se padece;
sino a las acciones que son realizadas por un sujeto, en tanto que son voluntarias y libres. Es decir, porque el
agente es responsable (sabe lo que hace o deja de hacer) y tiene la intención de realizar determinado acto.
Entonces, se llamará moral al conjunto de bienes, valores, normas, principios, que regulan esas acciones.
Ahora, por efectuarse en un contexto histórico determinado, serán los diversos grupos sociales y las relaciones
de poder los que distinguirán cuáles son las acciones consideradas moralmente correctas de aquellas
incorrectas.

En cambio, la ética consiste en una disciplina filosófica que toma a la moral como objeto de reflexión, y se
cuestiona porqué determinadas acciones son consideradas morales. La posibilidad de la ética estriba en poder
permitirse reflexionar de modo crítico; y no aceptar pasivamente, ya sea por tradición u opinión, que los seres
humanos desde siempre han valorizado moralmente las acciones.