Está en la página 1de 2

ACTIVIDAD TEMA 3: LA ÉPOCA DEL IMPERIALISMO

Presentación del mapa de África donde aparezca el reparto colonial europeo anterior a la

I Guerra Mundial.
Se acompañará un breve resumen de las causas de esta colonización, el reparto y los
conflictos entre las potencias que generó.

El reparto de África empezó en 1884 en la conferencia de Berlín. Las razones de esta, son
principalmente económicas: podían expropias las materias primas de la colonia,
transformarlas, y comercializarlas, con una mano de obra barata. Para las grandes potencias
era muy importante buscar nuevos mercados donde vender su excedente de producción.
También se le añaden factores de carácter político y social, como aumentar el prestigio de la
potencia y expandir sus ideas/creencias.

Al afianzar las fronteras de Europa, los países que querían aumentar su poder mediante la
expansión debían centrarse en zonas extra europeas, lo que produjo conflictos entre potencias
por la competencia de controlar nuevos territorios. Esta idea de expansión, fue en parte
reforzada por la mejora de las comunicaciones, transportes, desarrollo de las finanzas, etc.

Además en este contexto, el etnocentrismo estaba muy extendido, por lo que los europeos se
veían con el derecho de imponerse sobre las colonias.

Como he dicho anteriormente, la distribución de África, se decidió mediante la Conferencia de


Berlín, convocada por Birsmark con el objetivo de repartir el territorio pacíficamente. Éste con
“la política mundial” se propuso aislar a Francia y aseguró las reglas para el control de la
expansión.

La carrera colonial de África finalmente llevó a desacuerdos y a conflictos tanto por las
potencias por el ansia de adquirir más territorios y entre los indígenas.

Los ingleses aspiraban a crear un imperio de norte a sur de África: desde El Cairo hasta El Cabo,
pero no se consiguió debido a que Alemania tenía colonias en África oriental.

Los franceses deseaban crear un imperio de oeste a este: desde Senegal a Somalia.

Ambos imperios entraron en un conflicto entre sí, Francia envió sus fuerzas desde el Oeste y
los británicos enviaron tropas desde Egipto. La retirada de los franceses ante la inferioridad
numérica de sus tropas permitió a los británicos controlar la región de Sudán. Otros territorios
europeos llegaron tarde al reparto y provocaron numerosas tensiones.

Los alemanes deseaban unir Camerún y Tanganica y Portugal quería enlazar Angola con
Mozambique. Mientras que Italia se adueñó de Libia, Somalia y Eritrea. España se quedó con
Guinea Ecuatorial, Sáhara Occidental y parte de Marruecos, y Portugal queriendo unir su
imperio colonial de Este a Oeste despertó la curiosidad de los ingleses, que acabaron
ocupando el territorio a pesar de las reivindicaciones de Portugal.

Finalmente, las posesiones de cada potencia fueron: Gran Bretaña: Sierra Leona, Costa de Oro,
Nigeria, Egipto, Sudán, Anglo-Egipto, Somalia, Uganda, África del este británico, Rhodesia,
Bechuanalandia, Unión Sudafricana y Gambia. Francia: Argelia, África del oeste francesa,
Ecuatorial francesa, Túnez, Marruecos, Somalia, Madagascar, Gabón, África y Guinea.

España: Sahara, Marrueco español, Río de Oro, Río Muni. Portugal: Mozambique, Angola,
Guinea. Bélgica: Congo belga. Alemania: África sudoeste, África del este alemán, Camerún y
Togo. Italia: Libia, Eritrea y Somalia. Y los Estados Independientes: Liberia y Abisinia.