Está en la página 1de 5

Fechas especiales en la iglesia.

Quinceaños: Es muy importante para una joven el llegar a la edad de


quince años, es como si se le dijere al mundo que ya es una señorita y se le
dijera a Dios que la joven ahora entra a la edad de adulto joven, periodo en
el cual ella primero culminara sus estudios, otras en esta edad se
incorporan a trabajar y posteriormente Dios provee al varón que a de ser su
esposo. Ese cumplir de los quince años, proporciona a la joven, a su familia
y a la iglesia una excelente oportunidad de dar testimonio de su fe en
Cristo, por medio de un acto de acción de gracias.
Los padres proveerán de una Biblia nueva para su hija y la subrayaran con
los versículos leídos,, esta será la Biblia que entregaran a su hija en la
ceremonia. Ceremonia Religiosa .Actualmente, la idea de celebrar un
servicio religioso tiene como propósito que la familia y la quinceañera
presenten su agradecimiento a Dios por todas las bendiciones recibidas.

1.- Biblia.- se recomienda una Biblia. Es el primer objeto que se le entregará


a la Quinceañera en el momento del servicio religioso cuando el pastor lo indique.
El hablará de lo que las Sagradas Escrituras significan en la vida de la jovencita.

2.- Corona, tiara o diadema.- es la corona que la designa como la princesa,


hija de Dios. El ministro hablará de las coronas que se mencionan en la Biblia

Bodas:
Un servicio matrimonial en la iglesia es uno de los cultos más bonitos pero
requiere mucha preparación. El pastor debe ser la persona quien presenta
como se debe hacer el servicio, tomando en cuenta los deseos de la novia,
cuando salen del normal. El pastor no permite ningún acto que trae
deshonra a la iglesia.
El matrimonio es una institución civil así como religiosa, y por lo tanto sujeta
a reglamentos legales. El ministro debe familiarizarse con las leyes del
estado o nación donde se celebrará la boda y cumplir al pie de la letra con
los requisitos de la ley. Infórmese con el oficial del gobierno indicado y con
un ministro de experiencia. En muchos países de habla española es preciso
que los contrayentes presentan el certificado de las autoridades civiles,
comprobando que ya se ha verificado el matrimonio. En los EE.UU. se tiene
que presentar la licencia de matrimonio. La ceremonia puede verificarse en
el templo o en una casa particular, pero siempre ante testigos. El ministro
debe estar seguro que los contrayentes han cumplido con los requisitos de
la ley civil.
La fórmula sencilla:

Conviene ensayar de antemano el orden del programa, la manera de entrar


y de salir para evitar confusiones.

Los contrayentes puestos de pie ante el ministro, el hombre a la derecha de


la mujer, y los respectivos testigos.
Funeral: Es una oportunidad de ser una bendición profunda, especialmente
para los que sufren el duelo. Es la oportunidad de dar el consuelo
verdadero, de pronunciar la gran verdad de la resurrección en cuerpo, que
distingue al cristianismo de las religiones paganas, y la esperanza de ver a
nuestros seres queridos en el cielo.
El autor, en lo personal, se acuerda con agrado, de muchos funerales
predicados, porque pudo utilizar su don pastoral para consolar a la gente en
un momento tan difícil, y aun dejar a los familiares satisfechos de que
habían dado "un buen funeral" a su ser querido. Es su opinión que el
funeral protestante supera al funeral católico en dar consolación y
esperanza, y a consecuencia ha ganado miembros para su iglesia después
del evento.
Si la persona no era religiosa, no diga que era; ni es necesario tocar el tema
fuera de declarar la esperanza cristiana de la resurrección. Me acuerdo del
funeral que tuvo que predicar el evangelista Billy Graham para un político
famoso que no había sido muy religioso. Dijo de él que "aunque no llevaba
su religión en las mangas" (a la vista de todos), en su corazón creía." Yo
creo que es correcto usar frases no muy comprometedoras para describir la
fe de una persona, sobre todo si el predicador tuvo la oportunidad de hablar
sobre las cosas de Dios con la persona en vida. Es de consuelo para los
familiares que dudan de la salvación de su ser querido. Simplemente
dejamos estas cuestiones en las manos de Dios. ¿Quien conoce el corazón
de otro y su relación con Dios?
Dedicaciones: La dedicación de un niño al Señor es un momento en que
los padres expresan sus mejores deseos para el futuro de su hijo en el
Señor. Es también una oportunidad de recordar a todos los padres
presentes de su responsabilidad de criar a sus hijos en el Señor, y de
afirmar la responsabilidad de la iglesia de fortalecer a las familias de la
grey. Es un momento de felicidad para toda la familia, por lo cual hay que
reconocer a todos presentes y si desean permitirlos pasar adelante a estar
con el niño. Tenga preparado un Certificado de Dedicación hecho de
antemano y permita a las fotografías, abrazos, etc.
En medio de La Ceremonia con los datos del niño se presenta a Dios y
luego se le indica a los padre sus responsabilidades.

1. ¿Harán todo lo posible para instruir a su hijo/hija en los caminos del


Señor? (Espere la respuesta)

2. ¿Harán todo lo posible para asistir a los servicios de la iglesia con el


propósito de aprender y así ser ejemplo a su hijo/hija? (Espere la
respuesta)

3. ¿Están dispuestos a dejar todo para seguir a Cristo para el bien de su


hijo/hija? (Espere la respuesta)
Y luego la oración final,

Santa Cena:

La celebración de la Santa Cena, también llamada la Cena del Señor, es una


representación simbólica del sacrificio y muerte de Jesucristo, nuestro Salvador,
por el pecado del mundo. Por lo cual, se debe celebrar con dignidad, al recordar la
obra de expiación en la cruz. Jesús mismo mandó a la iglesia a celebrar esta
ordenanza.

Es importante que los miembros entiendan que deben venir a la mesa del Señor
con corazones limpios y sin pecado. Sin embargo, no es el momento de predicar
un sermón reprochando a la gente por sus faltas. Si en la iglesia hay necesidad de
una reconciliación, se puede usar el culto de la semana anterior para anunciar que
viene la celebración, y con un buen espíritu animar a la gente a prepararse para la
ocasión, recordándole cuan gran amor tuvo Cristo por nosotros, y cuanto amor
debe reinar entre los hermanos.

La Ceremonia:

1. Lectura de la Biblia: 1 Corintios 11:27-32

2. Diga: "La Palabra de Dios dice que Cristo tomó el pan y dio gracias. Oremos."

3. Entrega los platillos de pan a los diáconos para ser repartido a la congregación.

4. Al regresar los diáconos con los platillos, el pastor les reparte a los diáconos el
pan.
5. Diga: "Este es el pan que descendió del cielo: no como vuestros padres
comieron el maná, y son muertos: el que come de este pan, vivirá eternamente."
(Juan 6:58)

6. Todos comen el pan y oran en silencio.

7. Entrega los platillos de vino a los diáconos para ser repartido a la congregación.

8. Al regresar los diáconos con los platillos, el pastor les reparte a los diáconos el
vino.

9. Diga: "Y casi todo es purificado según la ley con sangre, y sin derramamiento de
sangre no se hace remisión." (Hebreos 9:22) "Mas si andamos en la luz, como él
está en la luz, tenemos comunión entre nosotros, y la sangre de Jesucristo su Hijo
nos limpia de todo pecado." (1 Juan 1:7)

10. Todos toman el vino y oran en silencio.

11. Diga: "Porque todas las veces que comiereis este pan, y bebieres esta copa, la
muerte del Señor anunciáis hasta el venga." (1 Corintios 11:26)

12. Diga: Dice la Palabra de Dios que después que Cristo y sus discípulos
comieron el pan y bebieron el vino, celebrando así la primera Cena del Señor,
cantaron un himno antes de retirarse del aposento alto. Cantemos un himno y
saldremos en silencio para nuestros hogares.

13. Todos cantan el himno de despedida.

Bautismo: El bautismo es la segunda ordenanza de la iglesia. Es el


propósito de Dios que el creyente declara públicamente su nueva vida en
Cristo, y en obediencia lo hace por el bautismo. El bautismo por inmersión
está en consonancia con el significado simbólico de la obra de Cristo - es
decir, muerte, sepultura y resurrección (Romanos 6:1-4) - y la experiencia
del creyente de morir al pecado y nacer de nuevo en Cristo.

Instrucciones para el ministro:

Cuando los bautismos se realizan en el bautisterio, el ministro bajará primero y


ayudará a los candidatos a bajar para evitar una caída. Procurará dar el frente al
auditorio para que la gente pueda ver el acto del bautismo.
El ministro dirigirá una oración por los candidatos y después cada uno de ellos
dará un testimonio de su fe en el Señor Jesucristo y su determinación de seguir
fiel en la fe. Luego los candidatos serán bautizados uno por uno.

El ministro bautizará de derecha a izquierda. El ministro le pedirá al candidato que


cruce las manos sobre el pecho. Luego, con la mano derecha, el ministro tomará
las manos cruzadas del candidato y con la izquierda sostendrá el cuello del
candidato, para facilitar el ser levantado del agua. Cuando el bautismo se realiza
en el río, bautice contra la corriente; de esta manera la fuerza del corriente le
ayudará a levantarlo.